You are on page 1of 22

Adviento

Tiempo de espera
El Adviento es el período de preparación para celebrar la Navidad y comienza cuatro
domingos antes de esta fiesta. Además se encuentra en el comienzo del Año Litúrgico
católico.
"Adviento" viene del latín adventus, que significa venida,
llegada. El color usado en la liturgia de la Iglesia durante este
tiempo es el morado.

La esperanza es la virtud del


adviento. Y la esperanza es el
arte de caminar gritando
nuestros deseos: ¡Ven, Señor
Jesús!
EL ADVIENTO TIENE UNA TRIPLE DIMENSIÓN:
VINO
Belén
Histórica, en recuerdo, celebración y actualización
del nacimiento de Jesucristo.

VIENE
Hoy y siempre
Presente, en la medida en que Jesús sigue naciendo
en medio de nuestro mundo y a través de la liturgia
celebramos, de nuevo, su nacimiento.

VENDRÁ
Fin
Escatológica, en preparación y en espera de la
segunda y definitiva venida del Señor.
Pasado, futuro y presente son las tres dimensiones del tiempo de Adviento, según explicó el Papa Francisco en la Misa
celebrada este lunes 3 de diciembre en la Casa Santa Marta.

La primera, el pasado. La purificación de la memoria. Recordar que “ha nacido el Señor, el Redentor que vino para
salvarnos”.

En este sentido, advirtió del peligro de “mundanizar la Navidad”. “Sí, tenemos la fiesta…”, y está el peligro de que “la
fiesta impida la contemplación del Nacimiento y se convierta en una fiesta mundana” en vez de “una fiesta de familia
con Jesús en el centro”.

La gente entonces se pierde “en las compras, los regalos, esto, lo otros…, y el Señor se queda ahí, olvidado”. Por eso,
este período de Adviento es necesario “para purificar la memoria de aquel tiempo pasado, de aquella dimensión”.

Futuro, la segunda dimensión, la esperanza, “la purificación de la esperanza”, el prepararse “para el encuentro definitivo
con el Señor”.

“Porque el Señor regresará. Y volverá a preguntarnos: ‘¿Cómo ha ido tu vida?’. Será un encuentro personal, un
encuentro personal con el Señor. Hoy lo tenemos en la Eucaristía y no podemos tener un encuentro así, personal, como
en la Navidad de hace 2000 años: tenemos la memoria de aquello. Pero cuando Él regrese, tendremos ese encuentro
personal”. Por lo tanto: “Hay que purificar la esperanza”.

Por último, el Pontífice exhortó a cultivar la dimensión cotidiana de la fe, la fe en el día a día, eclipsada por las muchas
preocupaciones de la vida sin recordar que Dios es “el Dios de las sorpresas”.

Esa tercera dimensión del Adviento, la dimensión del presente, “es la del día a día”. Consiste en “purificar la vigilancia.
Vigilancia y oración son dos palabras para el Adviento, porque el Señor vino en la historia a Belén, y vendrá, en el fin del
mundo y en el fin de la vida de cada uno de nosotros. El Papa, el Señor “también viene cada día, en cada momento, a
nuestros corazones, por medio de la inspiración del Espíritu Santo”.
ACTITUDES DE ADVIENTO

 “Vigilante espera”
 “Prepararnos con alegría”
 “Velando en oración y cantando su alabanza”
 “Recibir al Señor en la fe, testimoniarlo en el amor y
esperar confiados en su reino”

El adviento es un periodo de tiempo privilegiado para los cristianos,


se nos invita a recordar el pasado, vivir el presente y preparar el futuro.
Símbolo del adviento es la
La corona
Corona de Adviento tiene su origen en una tradición pagana europea que
consistía en prender velas durante el invierno para representar al fuego del
dios sol, para que regresara con su luz y calor durante el invierno. Los
primeros misioneros aprovecharon esta tradición para evangelizar a las
personas. Partían de sus costumbres para enseñarles la fe católica.
La forma de círculo
nos recuerda que
Dios no tiene
principio ni fin, es
eterno. Listón rojo significa
Las 4 velas
el amor de Dios que
significan los 4
nos envuelve y
domingos de
nuestra respuesta
SIGNIFICA

Adviento. Tiempo
también de amor a
de vigilante espera.
ese amor de Dios.
DO

Follaje verde.
Las manzanas Representan a
representan los Cristo eternamente
frutos del jardín del vivo y presente
Edén con Adán y El encendido de las entre nosotros.
Eva. velas, expresión de
alegre expectación.
Este año recibiremos mensajes al móvil. Irán sonando
móviles, llegarán ángeles (mensajeros de Dios) y haremos
un puzzle colocando una pieza cada domingo. Al final, en
el centro, quedará lo central: un corazón que representa el
Amor y que será la cuna donde pondremos en Navidad a
Jesús, que es quien nos llama y nos AMA.

¡Tienes un
mensaje!