You are on page 1of 16

MINERÍA ÉN EQUILIBRIO Y

EL DILEMA DE LAS JUNIOR


PROFESOR : ROLANDO ALBERTO
CANDELA LUNA VICTIRIA
ALUMNAS :
• DAJHIANA LOPEZ VELASQUEZ
• YESICA SUPO CAHUAYA
CURSO : MICROECONOMIA II
MINERÍA EN
EQUILIBRIO
LOS PRECIOS DE LOS MINERALES SE ESTABILIZARÁN A
MEDIANO PLAZO CON CIERTA TENDENCIA AL ALZA DEL
PLOMO Y EL ZINC. ¿QUÉ MEDIDAS DEBEN TOMAR LAS
EMPRESAS PRIVADAS Y EL ESTADO ANTE ESTA SITUACIÓN?
Predecir el camino que recorrerán los precios de los commodities mineros puede resultar una
tarea ingenua, además de arriesgada. La labor de un oráculo escapa al análisis sesudo y está
claro que la evolución del valor de los minerales responde a innumerables variables.
En general, no se prevé un desplome en el valor de los metales. En todo caso, se visualiza una
estabilización de los precios a corto y mediano plazo, con cierta tendencia a subir en el caso
del plomo y el zinc. “En esa medida, consideramos que la evolución de los precios será
positiva, pero sin retornar a los niveles de años previos en el corto plazo”, asegura Óscar
González Rocha, CEO de Southern.

Según cifras de KPMG, en los últimos días de julio, los precios de los metales básicos mostraron
un desempeño mixto: el zinc reportó un incremento de 3,6% a US$ 1,08 la libra, con lo que
logró su máximo nivel desde agosto del 2011, mientras que el cobre se contrajo a mediados
del mes en 0,6%.

“En el caso del zinc, su recuperación fue consecuencia del cierre de minas y un mercado más
ajustado, que se reflejó en la reducción de los inventarios globales”, señala Juan José
Córdova, socio de Auditoría y líder de Energía y Recursos Naturales de KPMG en el Perú.
Por otro lado, “la caída del cobre se sustentó en señales de un aumento en la producción y
en una mayor preocupación sobre la demanda del metal desde el sector de bienes raíces
de China”, añade.
Para Víctor Burga, gerente de Auditoría de EY, se prevén precios favorables del plomo y el
zinc para el 2014 y 2015. Esto, señala, debido a la escasez de oferta por agotamiento de
las reservas de minas de clase mundial y retrasos para poner en marcha nuevas
operaciones.
De este modo, se estima que el zinc tendrá un precio de US$ 2.185/tonelada para el 2014 y
US$ 2.450/tonelada para el 2015. En cuanto al plomo, se estima un precio de US$
2.250/tonelada para el 2014 y US$ 2.450 para el 2015.

“Con respecto al cobre, se estima que existe un exceso de inventario en el mercado


mundial, lo cual, apoyado por la entrada en producción de algunas minas de clase
mundial, ocasionará una disminución a la baja de los precios del cobre”, añade Burga.
Durante los años 2014 y 2015, entran en producción cinco minas de clase mundial en Perú,
Chile, Zambia y México. Por ello, se proyecta un precio de cobre de US$ 6.750/tonelada en
el 2014 y de US$ 6.350/tonelada para el 2015.
En tanto, la cotización del oro se mantuvo sin cambios en US$ 1.310,3 por onza troy
hasta finales de julio, mes en que se presentaron caídas debido a que las ganancias de
la bolsa de Estados Unidos y la falta de acontecimientos en los conflictos en Ucrania y
Oriente Medio llevaron a los inversionistas a tomar ganancias.
“Los precios han tenido dificultades para lograr un avance significativo de cara a la
escalada de los mercados bursátiles, lo que ha disminuido el interés en invertir en oro”,
señala Córdova.

Por su parte, Burga, de EY, añade que se espera una disminución de la demanda de
este metal en parte de Occidente y de los bancos centrales europeos, debido a la
mejora de la economía de Estados Unidos.
“Se estima que el consumo global de China permanecerá fuerte durante el 2014,
mientras que la demanda de otros países asiáticos permanecerá estable, con lo cual la
demanda del consumidor asiático ayudaría a sostener los precios del oro durante el
2014”, asegura. Se proyecta un precio del oro de US$ 1.240/onza para el 2014 y US$
1.250/onza para el 2015.
Ajustes y propuestas:
No hay duda de que el superciclo de los commodities mineros hizo que las empresas
del sector se enfocaran en incrementar su producción. Sin embargo, desde inicios del
año pasado y debido a la disminución de los precios, ha emergido como imperativa
la eficiencia operacional de los costos.

Sobre todo, se han renegociado tarifas con contratistas, reducido personal


administrativo, implementado programas de mejora continua, mejorado el uso de
equipos y se han reducido los ciclos productivos y logísticos. Incluso se han
suspendido o paralizado algunos proyectos.

“Sin embargo, esto ya no es suficiente y es necesario ir un paso más allá. Por ejemplo,
se requiere hacer cambios a los planes de minado, reevaluar métodos de minado e
incrementar la automatización”, asegura Burga.
Karl Maslo, CEO de Exsa, señala que durante el 2013 y 2014 se han venido dando
ajustes permanentes en los costos de las operaciones, los cuales han sido trasladados
a los proveedores.
“Debemos innovar en productos y servicios para garantizar cada vez una mayor
eficiencia, manteniendo altos estándares de calidad, seguridad y protección del medio
ambiente, a menores precios”, asegura como solución a este problema por parte de los
proveedores.
De este modo, señala las bondades de la tecnología Quantex. Esta permite una gran
disminución de precios en la adquisición de los principales insumos para voladura,
pudiendo representar un ahorro de hasta 20% en el costo total de fragmentación de roca.

Existe consenso sobre las medidas que se deben tomar. Desde la empresa privada,
señalan los entrevistados para este artículo, se debe invertir en procesos de modernización
de las operaciones.
Desde el Estado, el camino pasa por que se otorguen facilidades para que los múltiples
yacimientos existentes en el país entren en operación. Óscar González Rocha, de
Southern, asegura que se requiere el establecimiento de una declaración jurada en la que
se indique qué es lo que se piensa hacer tanto en el área productiva como en lo social.

“Allí también debe consignarse el monto que el Estado tiene previsto otorgar para inversión
de infraestructura en dicha localidad y región en función al desarrollo de la actividad”,
añade.
Por su lado, Venancio Astucuri Tinoco, vicepresidente académico y director de Ingeniería
Química Industrial de la Universidad de Ingeniería & Tecnología (UTEC), señala que se debe
mantener competitividad en el suministro de energía eléctrica y construir vías de
comunicación o mejorar las existentes.
“Los costos de Toromocho, en algún momento, pueden alcanzar valores prohibitivos en el
transporte de sus concentrados, porque la carretera central tiene problemas por el alto
tráfico que soporta”, refiere.
En opinión de Juan José Córdova, de KPMG, es vital para el Estado atraer la exploración.
“Asimismo, se debe entender en qué parte de la cadena de valor el país cuenta con una
verdadera ventaja competitiva para impulsar la producción de commodities con mayor
demanda por parte del mercado, de acuerdo con el actual ciclo económico global”.

Como bien dijo Eva Arias, presidenta de la Sociedad Nacional de Minería, Petróleo y
Energía, es cierto que los niveles de precios son inferiores a los que se tuvo hace unos años,
pero no se podría decir que hay una crisis en ese sentido. No obstante, el sector está
tomando medidas y, ante la estabilización de los precios, las operaciones tienden a ser
más eficientes y modernas. Tiempos de cambio les llaman. Una oportunidad para ser
mejores.
EL DILEMA DE
LAS JUNIOR
LA INVERSION EN EXPLORACION HA DECRECIDO A NIVEL
MUNDIAL. SIN EMBARGO, EL PERÚ ARRASTRA ALGUNOS
PROBLEMAS QUE HACEN QUE ESTA MIGRE A ECONOMIAS
MAS COMPETITIVAS
El futuro de la minería, aquí y en el mundo, se basa en la exploración. Este es el único
camino para descubrir nuevas reservas y asegurar el ingreso de nuevos proyectos mineros
en los años venideros. Por ello, es preocupante la reducción en el Perú en ese sentido. El
ranking mundial de inversión en exploración que realiza Metals Economic Group refleja
esta realidad. En el 2013, el Perú retrocedió una posición respecto del año anterior y
alcanzo el séptimo lugar. El país es superado por Canadá, Australia, Estados Unidos,
México, Chile y China. Si bien el Perú atrajo el 5% de la inversión mundial en exploración,
cabe resaltar que en el 2009 se ocupó el tercer puesto, por detrás de Canadá y Australia.
Una de las razones para explicar la caída en el ranking es que en el 2013 la inversión en
exploración minera en el mundo disminuyo en un 29%, su menor nivel desde el 2008. No
obstante, el Perú arrastra ciertos factores que lo hacen perder competitividad frente a
otros países.
Juan José Córdova, socio de Auditoria y líder de Energía y Recursos Naturales de KPMG en
el Perú, señala que las mineras junior enfrentan una crítica situación debido a que el
interés de los inversionistas por participar en proyectos mineros ha disminuido.
“Como consecuencia, son muchas las junior que han desaparecido en el 2013, mientras
que otras experimentan grandes dificultades para mantener sus operaciones”, añade. La
inversión en exploración minera en el Perú experimento una caída de 26% en el 2013,
según el último reporte de SNL- Minerals & Metals, y llego a US$ 760 millones, de acuerdo
con Gerens.
De otro lado, según cifras de KPMG, a nivel de inversión total (inversión en construcción de
minas, en planta, en preparación y explotación), el Perú mostro un crecimiento constante.
De US$ 1.708 millones registrados en el año 2008, se pasó a US$ 9.824 millones en el 2013.
Esto significó un crecimiento de 475% en cinco años. “Mientras la inversión total minera
crece, la inversión en exploración decrece, y estos resultados son una combinación
peligrosa, pues hay extracción de recursos que no están siendo remplazados con
velocidad, con lo cual el stock de recursos y reservas minerales se ven amenazados si se
acelera el proceso de extracción”, agrega Córdova.
Por su lado, Marcial García Shreck, gerente de Impuestos de EY, señala que las junior que
han logrado sobrevivir se están concentrando en sus mejores proyectos o fusionándose
para reducir costos y poder mantenerse a flote. “ Sin embargo, muchas han suspendido o
recortado sus actividades, han despedido personal o simplemente dejado de existir por
falta de caja ante la imposibilidad de financiarse en la bolsa”, añade.

JUNIOR PERUANA

En agosto pasado, la Superintendencia de Mercado de Valores (SMV) aprobó cambios


normativos para incentivas y promover el acceso de nuevas empresas junior en la Bolsa
de Valores de Lima (BVL).
Los mecanismos se dieron con la finalidad de reducir los costos de permanencia de estas
y fomentar nuevas ofertas públicas. Sin embargo, hay otros aspectos que frenan la mayor
exploración en el país.
PERÚ: INVERSION EN EXPLORACIÓN 2005 - 2013
1200
MAXIMO HISTORICO
1026.5
1000
MILLONES DE DOLARES

800 759.5
728
630
600 576.7
499.5 512.4

400 356

245
200

0
2005 2006 2007 2008 2009 2010 2011 2012 2013
AÑO

PERU: INVERSION EN EXPLORACION 2005- 2013


Primero, la reducción de la inversión es mundial. No solo en el país ha decrecido la
exploración. El factor que representa la baja en el precio de los metales juega un rol
importante. “En este contexto, las acciones de mineras junior han sido las más castigadas
dada la caída de los precios”, asegura García Shreck, de EY. “Su débil posición financiera y
una mayor incertidumbre sobre el desarrollo de sus proyectos hace que los inversionistas
estén muy temerosos y busquen activos más seguros”.
Sin embargo, pese a que las junior la están pasando mal, en la actualidad hay más listadas
en la Bolsa de Valores de Lima (17) que en el 2011 (14), cuando se vivía aun en el superciclo
de los minerales. En tanto, las mineras junior que cotizan en el Toronto Stock Venture
Exchange (TSXV), la bolsa junior por excelencia, suman 1.285.
Segundo, la regulación del Estado no promueve una inversión más ágil del sector. Cuando
fue presentado el ranking de Metals Economic Group, en Toronto, en marzo de este año,
Roque Benavides, presidente de Compañía de Minas Buenaventura, ya había señalado su
preocupación ante la “permisología” del Estado peruano. De acuerdo con la organización
Gerens, el declive en la inversión en exploración en el Perú fue una consecuencia del lento y
a veces confuso proceso para obtener los permisos de exploración.
“Para obtener solo un permiso para buscar sobre la tierra o bajo esta, se debe contar con
la concesión minera, con certificaciones ambientales, autorización de agua para estudios,
para vertimientos, para aguas residuales, certificados de aprobación del proyecto de
evaluación arqueológica y certificado de inexistencia de restos arqueológicos, entre
otros”, señala Córdova de KPMG.

En tercer lugar, y un factor determinante e interno en esta coyuntura, es que el panorama


sombrío actual pasa más por el tema de las relaciones con las comunidades y los
problemas que ello genera. No hay duda de que las mineras tienen una deuda pendiente
en mejorar sus relaciones con las poblaciones aledañas a los proyectos. Venancio
Astucuri, vicepresidente académico y director de Ingeniería Química Industrial de la
Universidad de Ingeniería &Tecnología (UTEC), señala que esta práctica debe reflejarse en
mayores facilidades antes que en dificultades para que la exploración avance.
“Considero que el futuro de las junior depende fundamentalmente de las relaciones
comunitarias”, asegura.
Si bien muchas de las minerías junior han desaparecido en el 2013, hay otras que
experimentan grandes dificultades para mantener sus operaciones.
“Desde el ámbito tributario, se puede promover la exploración sin cambiar el sistema
vigente. Se podría optar por la devolución anticipada del IGV para reinvertir las sumas
devueltas en nueva exploración, así como analizar la posibilidad de transferir a los
accionistas las pérdidas de la compañía para que las apliquen contra sus utilidades, como
en Canadá y Australia”, asegura Córdova, de KPMG. También “admitiendo la doble
deducción de los gastos que se incurran en exploración o permitiendo que dichos gastos
sean un crédito tributario para los accionistas de compañías que realizan la exploración
minera (denominado METC por sus siglas en inglés“, añade García Shreck, de EY. Este
último mecanismo ha funcionado en Canadá con mucho éxito desde el año 2000 y ha sido
clave para consolidar su sitial como potencia minera mundial. Pero quizás lo más
importante sea acortar la “permisología” y hacer énfasis en la reducción de los conflictos
sociales, dos factores que están en las manos del Estado y las empresas privadas para
resolver. Una nueva era de junior está en camino… una vez que se solucione este dilema.