You are on page 1of 5

OMS

Obesidad y sobrepeso
Nota descriptiva N° 311 Febrero de 2011

¿Qué son la obesidad y el sobrepeso?

La obesidad y el sobrepeso se definen como una acumulación anormal o excesiva


de grasa que puede ser perjudicial para la salud.

El índice de masa corporal (IMC) —el peso en kilogramos dividido por el cuadrado
de la talla en metros (kg/m2)— es una indicación simple de la relación entre el
peso y la talla que se utiliza frecuentemente para identificar el sobrepeso y la
obesidad en los adultos, tanto a nivel individual como poblacional.

El IMC constituye la medida poblacional más útil del sobrepeso y la obesidad,


pues la forma de calcularlo no varía en función del sexo ni de la edad en la
población adulta.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define el sobrepeso como un IMC


igual o superior a 25, y la obesidad como un IMC igual o superior a 30.

Los nuevos Patrones de crecimiento infantil presentados por la OMS en abril de


2006 incluyen tablas del IMC para lactantes y niños de hasta 5 años. No obstante,
la medición del sobrepeso y la obesidad en niños de 5 a 14 años es difícil porque
no hay una definición normalizada de la obesidad infantil que se aplique en todo el
mundo.

Datos sobre la obesidad y el sobrepeso

Los últimos cálculos de la OMS indican que en 2008 había en todo el mundo:

Aproximadamente 1500 millones de adultos (mayores de 20 años)


con sobrepeso.
Más de 300 millones de mujeres y unos 200 millions de hombres
obesos.
En 2010 había en todo el mundo unos 43 millones de menores de 5 años con
sobrepeso.

¿Cuáles son las causas de la obesidad y el sobrepeso?

La causa fundamental de la obesidad y el sobrepeso es un desequilibrio entre el


ingreso y el gasto de calorías. El aumento mundial del sobrepeso y la obesidad es
atribuible a varios factores, entre los que se encuentran:

La modificación mundial de la dieta, con una tendencia al aumento


de la ingesta de alimentos hipercalóricos, ricos en grasas y azúcares, pero
con escasas vitaminas, minerales y otros micronutrientes.
La tendencia a la disminución de la actividad física debido a la
naturaleza cada vez más sedentaria de muchos trabajos, a los cambios en
los medios de transporte y a la creciente urbanización.
¿Cuáles son las repercusiones frecuentes del sobrepeso y la obesidad en la
salud?

El sobrepeso y la obesidad tienen graves consecuencias para la salud. El riesgo


aumenta progresivamente a medida que lo hace el IMC. El IMC elevado es un
importante factor de riesgo de enfermedades crónicas, tales como:

Las enfermedades cardiovasculares, la diabetes, que se ha


transformado rápidamente en una epidemia mundial, las enfermedades del
aparato locomotor, y en particular la artrosis, algunos cánceres, como los
de endometrio, mama y colon.
La obesidad infantil se asocia a una mayor probabilidad de muerte prematura y
discapacidad en la edad adulta.

Muchos países de ingresos bajos y medios se enfrentan en la actualidad a una


doble carga de morbilidad:

Siguen teniendo el problema de las enfermedades infecciosas y la


subnutrición, pero al mismo tiempo están sufriendo un rápido aumento de
los factores de riesgo de las enfermedades crónicas, tales como el
sobrepeso y la obesidad, sobre todo en el medio urbano.
No es raro que la subnutrición y la obesidad coexistan en un mismo
país, una misma comunidad e incluso un mismo hogar.
¿Cómo reducir la carga de obesidad y sobrepeso?

La obesidad, el sobrepeso y las enfermedades relacionadas con ellos son en gran


medida evitables.

A nivel individual, las personas pueden:

Lograr un equilibrio energético y un peso normal.


Reducir la ingesta de calorías procedentes de las grasas y cambiar
del consumo de grasas saturadas al de grasas insaturadas.
Aumentar el consumo de frutas y verduras, legumbres, granos
integrales y frutos secos.
Reducir la ingesta de azúcares.
Aumentar la actividad física (al menos 30 minutos de actividad física
regular, de intensidad moderada, la mayoría de los días). Para reducir el
peso puede ser necesaria una mayor actividad.

ISSSTE
¿QUÉ ES LA OBESIDAD?
La obesidad es una enfermedad crónica, -es decir, que avanza poco a poco-. Es
producida por el consumo excesivo de grasas, azúcares y carbohidratos, lo que
provoca la acumulación de grasa en nuestro cuerpo. Otra causa es que la persona
que tiene sobrepeso u obesidad no realiza, o realiza muy poca actividad física en
su vida diaria.

La obesidad está relacionada principalmente con factores biológicos, sociales,


culturales y psicológicos. En su origen intervienen muchos factores. Idealmente su
tratamiento debe ser manejado de manera integral por un grupo de especialistas:
médicas/os, nutriólogas/os, psicólogas/os y expertos en activación física.

Es muy preocupante que a nivel mundial, nuestro país ocupa actualmente el


primer lugar en obesidad infantil y el segundo lugar en adultos.

La Encuesta Nacional de Salud y Nutrición, (ENSANUT), 2006, señala que en


México uno de cada cinco niños tiene sobrepeso u obesidad y se estima que 30
millones de adultos viven con sobrepeso u obesidad: 18.5 millones con sobrepeso
y 11.4 millones con obesidad.
¿CUÁLES SON SUS EFECTOS EN LA POBLACIÓN?
La obesidad es un problema de salud a nivel mundial y nacional y se ve reflejado
en un alto costo económico para las familias y para las instituciones de salud.

El sobrepeso y la obesidad provocan enfermedades crónicas y degenerativas tales


como: presión arterial alta, enfermedades del corazón, altas concentraciones de
colesterol y triglicéridos, diabetes e inflamación en las articulaciones e infertilidad.

¿CÓMO SE PUEDE DIAGNOSTICAR?


La forma más efectiva para conocer el grado de obesidad y sobrepeso en
personas adultas es de acuerdo al Índice de Masa Corporal (IMC). (Haz click aquí
para que conozca el tuyo).

De acuerdo con criterios establecidos por la Organización Mundial de la Salud,


OMS, se considera que una persona tiene sobrepeso cuando su IMC está entre
25.0 y 29.9; se considera obesidad grado I cuando el IMC está entre 30.0 y 34.9;
obesidad grado II cuando el IMC está entre 35.0 y 39.9 y obesidad grado III
cuando el IMC es mayor o igual a 40.

RECOMENDACIONES GENERALES
Para mejorar la salud de las personas que tienen sobrepeso u obesidad, existen
algunas recomendaciones simples:

1 Toma agua simple, entre 6 y 8 vasos al día (cada vaso de 250 mililitros).
Evita el consumo de refrescos, jugos o cualquier bebida que contenga
azúcar.

2 Realiza actividad física. 30 minutos diarios es lo recomendable para adultos


y 1 hora para niñas, niños y adolescentes.
Puedes realizar actividades sencillas como; caminar, trotar, correr, subir y
bajar escaleras, se trata de rutinas básicas para mover tu cuerpo y que
puedes realizar aumentando gradualmente la intensidad y el tiempo.

3 Modifica tu alimentación. Aumenta el consumo de verduras y frutas y


disminuye el consumo de alimentos que contengan grasas, carbohidratos y
sal.
ISEM

¿Qué es la obesidad?
Es el acumulo de tejido adiposo en algunas partes del organismo, en el hombre en
el abdomen y se conoce como andrógena y en la mujer en la parte externa de los
muslos y se conoce como ginecoide.

SEP

Obesidad: a la enfermedad caracterizada por el exceso de tejido adiposo en el organismo.


Se determina la existencia de obesidad en adultos cuando existe un índice de masa corporal
mayor de 30; en el caso de población infantil el punto de corte varía según la edad. Se
debe a la ingestión de energía en cantidades mayores a las que se gastan, acumulándose
el exceso en el organismo en forma de grasa.

Índice de Masa Corporal: al criterio diagnóstico que se obtiene dividiendo el peso entre
la estatura elevada al cuadrado (se establece al dividir el peso corporal expresado en
kilogramos, entre la estatura expresada en metros elevada al cuadrado). Permite
determinar peso bajo o sobrepeso y la posibilidad de que exista obesidad;

Sobrepeso: al estado caracterizado por la existencia de un índice de masa corporal igual


o mayor a 25 kg/m2, y en las personas adultas de estatura baja, igual o mayor a 23 kg/m2
y menor a 25 kg/m2.

Que la obesidad está relacionada con diversos factores, pero algunos de ellos son los
responsables del inusitado aumento del sobrepeso y la obesidad en los últimos 20 años en el
mundo y en México. Tal es el caso de los hábitos alimentarios y los patrones de actividad física
sedentaria. Los patrones de alimentación asociados a la obesidad y varias enfermedades crónicas
tienen que ver con una dieta alta en contenido de calorías, con consumos elevados de grasas,
especialmente las saturadas y trans, azúcares y sal. Asimismo, los patrones de actividad física
sedentaria, caracterizados por poca actividad física en el trabajo, las labores del hogar, la
recreación y el transporte cotidianos, influyen en el sobrepeso y la obesidad.

Una nutrición óptima requiere de una alimentación correcta que incluya todos los grupos
de alimentos (verduras y frutas, cereales y tubérculos, leguminosas y alimentos de origen
animal) de acuerdo con los requerimientos de cada persona (edad, sexo, estado fisiológico y
nivel de actividad física). Bajo dicho contexto, para que un niño crezca sano, necesita estar bien
alimentado y hacer ejercicio regularmente desde temprana edad.

Por su parte la Secretaría de Educación Pública, en el marco del objetivo prioritario 3


“Disminuir el consumo de azúcar y grasas en bebidas”, llevará acciones encaminadas a
promover el consumo de agua simple potable, como primera alternativa de hidratación en los
planteles escolares y elaborará materiales educativos de apoyo sobre los efectos a la salud
del consumo excesivo de azúcares. Disminuir el consumo diario de grasas saturadas en la dieta y
reducir al mínimo la producción de grasas trans de origen industrial.

Promover la activación física de niñas, niños y adolescentes a través de la práctica diaria de una
rutina que puede realizarse en tres momentos de la jornada escolar: en el arranque de la jornada;
dentro del salón de clase en apoyo a los planes y programas de estudio, y en el “recreo activo” con
la realización de actividades físicas recreativas.