You are on page 1of 9

LA MOTIVACIÓN PARA EL APRENDIZAJE DEL IDIOMA INGLÉS COMO

LENGUA EXTRANJERA EN LA EDUCACIÓN SUPERIOR

Barquisimeto, Julio de 2009

INTRODUCCIÓN

En la Educación Superior la enseñanza del idioma inglés como lengua de amplia


difusión internacional tiene como fin el desarrollo de la competencia cognitivo-
comunicativo integrando los principios básicos del método practico consciente para la
sistematización de los contenidos que contribuyen al desarrollo de habilidades
comunicativas y de la enseñanza del inglés a través de otros contenidos para propiciar la
interdisciplinariedad. Para poder aprender este idioma es necesario sentirse motivado para
así entender los aspectos de comprender, interpretar, explicar, reconstruir y transformar esa
realidad objetiva y generar nuevos conocimientos para lograr los propósitos y aspiraciones
que el educando espera comunicar.

La motivación dentro del estudio de esta lengua extranjera en la Enseñanza


Educación Superior ayuda a que los alumnos aprendan de manera significativa el idioma y
comunicarse de forma oral y escrita y a desarrollar sus capacidades en las diferentes
situaciones en su vida diaria, de manera que contribuye a que dicho individuo participen
activamente en la sociedad y estén abiertos al mundo

Lo más importante para los estudiantes que aprenden el inglés de manera motivada
es llegan tener un dominio completo de la lengua extranjera que le servirá para estudios
posteriores y como vehículo para ayudar al proceso de enseñanza- aprendizaje en la
comprensión de asignaturas futuras, permitiendo la comunicación, e interacción social con
personas de diferentes países y culturas.
DESARROLLO

Educación Superior

La Educación Superior, hace referencia a los centros y las instituciones


educacionales, en los cuales se realizan los estudios de cuarto nivel, y en el que se forma
talento humano de la más alta preparación de manera que responda a los requerimientos de
la sociedad actual.
La Universidad de los Andes (s/f), define la educación superior “como el estudio del
cuarto nivel del sistema educativo que comprende la formación profesional. Se imparte en
las Universidades, Pedagógicos, Colegios o Institutos Universitarios e Institutos de
Formación de Oficiales de las Fuerzas Armadas y los Institutos Superiores de Formación
de Ministros de Cultos”.
Después de anteriormente expuesto, se puede decir que la Educación Superior
ofrece estudios para capacitar profesionales actos para el desenvolvimiento en el país; por
lo tanto la misma esta enmarcada bajo unos objetivos que guiaran la formación de los
individuos.

Objetivos de la Educación Superior

De acuerdo con la Ley Orgánica de Educación (1980) en su artículo 27, presenta


que la Educación Superior tiene como objetivos:

1. Continuar el proceso de formación integral del hombre, formar profesionales y


especialistas y promover su actualización y mejoramiento conforme a las necesidades
del desarrollo nacional y del progreso científico.

2. Fomentar la investigación de nuevos conocimientos e impulsar el progreso de la


ciencia, la tecnología, las letras, las artes y demás manifestaciones creadoras del
espíritu en beneficio del bienestar del ser humano, de la sociedad y del desarrollo
independiente de la nación.
3. Difundir los conocimientos para elevar el nivel cultural y ponerlos al servicio de la
sociedad y del desarrollo integral del hombre.
Sobre las bases de las consideraciones anteriores, cabe destacar que los objetivos
planteados ayudan a lograr y mantener una educación de calidad y promover el aprendizaje
en las distintas áreas del saber; así como también, la Educación Superior se plantea una
misión en la cual busca el desarrollo y crecimiento de individuos capacitados.

Misión de la Educación Superior

El Proyecto de Ley Orgánica de Educación (2001), en su Capitulo IV, los Niveles


del Sistema Educativo, articulo 38, plantea que la Educación Superior tienen la Misión de
contribuir al desarrollo sostenible y el mejoramiento del conjunto de la sociedad a partir de:
1. Formar profesionales altamente cualificados y ciudadanos responsables, capaces de
atender a las necesidades de todos los aspectos de la actividad humana, ofreciéndoles
cualificaciones que estén a la altura de los tiempos modernos, comprendida la
capacitación profesional, en las que se combinen los conocimientos teóricos y prácticos
de alto nivel mediante cursos y programas que estén constantemente adaptados a las
necesidades presentes y futuras de la sociedad.
2. Constituir un espacio abierto para la formación superior que propicie el aprendizaje
permanente, brindando una óptima gama de opciones y posibilidad de entrar y salir
fácilmente del sistema, así como oportunidades de realización individual y movilidad
social con el fin de formar ciudadanos que participen activamente en la sociedad y
estén abiertos al mundo, y para promover el fortalecimiento de las capacidades
endógenas y la consolidación en un marco de justicia de los derechos humanos, el
desarrollo sostenible la democracia y la paz.
3. Promover, generar y difundir conocimientos por medio de la investigación y, como
parte de los servicios que ha de prestar a la sociedad, proporcionar las competencias
técnicas adecuadas para contribuir al desarrollo cultural, social y económico de las
sociedades, fomentando y desarrollando la investigación científica y tecnológica a la
par que la investigación en el campo de las ciencias sociales, las humanidades y las
artes creativas.
4. Contribuir a comprender, interpretar, preservar, reforzar, fomentar y difundir las
culturas nacionales y regionales, internacionales e históricas, en un contexto de
pluralismo y diversidad cultural.
5. Contribuir a proteger y consolidar los valores de la sociedad, velando por inculcar
en los jóvenes y las jóvenes los valores en que reposa la ciudadanía democrática y
proporcionando perspectivas críticas y objetivas a fin de propiciar el debate sobre las
opciones estratégicas y el fortalecimiento de enfoques humanistas.
6. Contribuir al desarrollo y la mejora de la educación en todos los niveles, en
particular mediante la capacitación del personal docente.
De lo anteriormente planteado se puede expresar que la educación superior a través
de sus objetivos y su misión busca formar seres sociales altamente cualificados y
responsables, capaces de atender a las necesidades de todos los aspectos de la actividad
humana, que estén a la altura de los tiempos modernos, comprendida la capacitación
profesional, en las que se combinan los conocimientos teóricos y prácticos de alto nivel
mediante cursos y programas que estén constantemente adaptados a las necesidades
presentes y futuras de la sociedad; así como también garantizar el acceso de toda persona
que reúna las condiciones sin discriminación.
Atendiendo a las grandes exigencias que existen hoy día, la Educación Superior
integra como una asignatura más el Inglés como Lengua Extranjera, ya que es idioma
importante y de gran ayuda a los estudiantes en su formación.

Idioma Inglés como Lengua Extranjera

El idioma Inglés forma parte esencial e importante en la Educación Superior dado


que es un medio de comunicación usado en múltiples y variados contextos sociales, que
contribuye al intercambio de ideas dentro y fuera del contexto escolar.
En tal sentido, es necesario señalar que la enseñanza del idioma inglés en
Venezuela, es diseñada y llevada a cabo bajo la modalidad de lengua extranjera (EILE
Enseñanza del Inglés como Lengua Extranjera). De allí que sea definida por Pérez (2006)
como “el contexto donde la enseñanza del inglés se da en un ambiente donde éste no es la
lengua oficial; en estas condiciones los aprendices hablan un mismo idioma” (p. 64-73), es
decir que el estudiante de inglés como lengua extranjera solo se ve necesariamente
relacionado a sí mismo con el idioma dentro del aula de clases, y con ciertas partes del
mismo, ya que su uso no tiene relevancia dentro de su entorno diario.
En esta circunstancia es relevante que exista el deseo interno del estudiante, o
motivación por aprender la lengua meta, que vinculado con otros aspectos, lo conlleven al
aprendizaje significativo, que no es más que resultado de la interacción de los
conocimientos previos y los conocimientos nuevos y de su adaptación al contexto, y que
además va a ser funcional en determinado momento de la vida del individuo.
Como se dijo antes, el deseo interno está relacionado con la motivación, término
que tiene muchas definiciones, específicamente para Woolfolk (2001) “es el estado interno
que estimula, dirige y mantiene un comportamiento o conducta. El ámbito educativo está
estrechamente relacionado con dicho aspecto, es uno de los factores más importantes en el
aprendizaje y sobre todo en el aprendizaje de lenguas extranjeras” (p.515)
Por está razón, estudiosos de la temática han desarrollado definiciones,
investigaciones y teorías puntuales en relación a la motivación y el aprendizaje del idioma
inglés como lengua extranjera.
Motivación para el Aprendizaje del Idioma Inglés como Lengua Extranjera

Como ya se mencionó anteriormente, existen estudios específicos enfocados en


la motivación para el aprendizaje de lenguas extranjeras, Bergillos (2004) señala que “la
motivación explica la acción, la intencionalidad y la toma de decisiones respecto a la
adquisición y el uso de un nuevo código lingüístico” (p.305-306), es decir que la
motivación determina el compromiso del alumno con la lengua meta, el grado de esfuerzo
que entrega a la misma; además de su satisfacción y disfrute o no, ante la experiencia de
aprendizaje (Madrid 1999:49). Esto conlleva al hecho de que la motivación presenta ciertas
características necesarias de mencionar y analizar.

Características de la Motivación

Crookes y Schimdt (1991) exponen que la motivación en el aprendizaje de idiomas


posee características internas y externas.
Características Internas. Dentro de las características internas están: el interés
hacia la lengua meta, basada en las actividades existentes, la experiencia y los
conocimientos del alumno; relevancia, la percepción de que las necesidades personales
como la necesidad de logro, de afiliación y de poder, se satisfacen aprendiendo la nueva
lengua; expectativas de éxito o fracaso; y resultados.
Características Externas. Las características externas hacen referencia a asuntos
conductuales que presumen el hecho de que el alumno: decide elegir, pone atención y se
implica en el aprendizaje del idioma, persiste en el aprendizaje, y mantiene un alto nivel de
activación durante todo el proceso.
Estas fuerzas internas o externas desarrollan la capacidad para conocer y valorar las
cosas buenas y los principios elevados. En estos casos, la voluntad es decisiva para que una
motivación se convierta en una conducta. Cuanto más fuerte sea el deseo o la necesidad
mayor será la motivación que se produce en nosotros.
Ante esta proposición, Ryan y Deci (2000), en su paradigma de la
autodeterminación, exponen que existen orientaciones motivacionales que expresan, de
mínima a máxima, la autodeterminación, las cuales son: amotivación, motivación
extrínseca y motivación intrínseca.
Amotivación. La amotivación esta relacionada con la poca valoración que el
estudiante da a la actividad, no demuestra interés en realizarla. La motivación
extrínseca especifica la realización de una actividad por razones externas, y no por placer o
por algún deseo interno. La motivación intrínseca es el deseo interno, lleno de placer por la
realización de alguna actividad.
Generalmente los estudiantes de inglés como lengua extranjera a nivel de educación
superior, tienen como característica primordial la motivación extrínseca. Es decir, para los
mismos la razón para realizar estudios de la lengua mencionada es externa, lo que se puede
traducir en una nota aprobatoria al curso que probablemente esta inmerso en la malla
curricular, o que forma parte de los cursos requisitos de egreso; y no una motivación interna
o intrínseca que incluya algún factor social. Como exponen Williams y Burden (1999:123):
El aprendizaje de un idioma implica mucho más que el simple aprendizaje de
destrezas o de un sistema de normas o de una gramática; implica una alteración de la
autoimagen, la adopción de nuevas conductas sociales y culturales y de nuevas formas de
ser, por lo que produce un impacto importante en la naturaleza social de individuo. Como
acertadamente afirman Crookall y Oxford (1988). “Aprender una segunda lengua es en el
fondo aprender a ser una persona social distinta” (p.136)
En consecuencia, la actitud de los estudiantes y el tipo de motivación presente en
ellos, incide en la perseverancia del aprendizaje de una lengua y en su rendimiento
académico. Con el fin de buscar solventar o revertir dicha situación, es necesario hacer
énfasis en tres aspectos realmente importantes como lo son: el desempeño del profesor; el
ambiente de clases; y la cohesión de grupo, siempre buscando estimular y mantener la
motivación

CONCLUSIÓN

Resulta innegable la relación existente entre la motivación y la enseñanza del inglés


como lengua extranjera y su aprendizaje significativo, ya que la motivación ya no es
considerada como una característica estable del individuo, sino como una entidad dinámica
que cambia a lo largo del tiempo.
Para dar un primer paso al respecto, primeramente habría que determinar cuáles son
los factores motivacionales reales que llevan al estudiante a aprender inglés, es decir si la
motivación es interna o externa. A partir de esto, se puede tener conocimiento del grado de
compromiso de los mismos con dicho aprendizaje.
Además, resulta necesario establecer metodologías donde el profesor pueda
mantener o aumentar, a través de estrategias, la motivación inicial de los estudiantes. Los
alumnos comienzan su aprendizaje con una motivación que puede ser aumentada o
disminuida como lo expresa Dörnyei (2001).
Dicho autor hace algunas sugerencias prácticas a los profesores de idiomas,
formulando diez pautas a seguir para motivar el aprendizaje de los estudiantes, las cuales
son:
1. Establecer un ejemplo personal con su propia conducta.
2. Crear una atmósfera agradable y relajada en el aula.
3. Presentar la tarea adecuadamente.
4. Desarrollar una buena relación con los estudiantes.
5. Incrementar la autoconfianza lingüística del alumno.
6. Hacer las clases interesantes.
7. Promover la autonomía del alumno.
8. Personalizar el proceso de aprendizaje.
9. Incrementar la orientación de metas del alumno.
10. Familiarizar al alumno con la cultura de la lengua meta.

Por su parte, las estrategias a emplear, por supuesto van a estar condicionadas por la
edad, cultura, nivel de lenguaje y la relación que los estudiantes tengan con la lengua meta.
Además, el autor hace distinción en la existencia de estrategias para crear las condiciones
básicas motivadoras; estrategias para generar la motivación inicial; estrategias para
mantener y proteger la motivación; y estrategias para finalizar la experiencia de
aprendizajes.
Finalmente, es oportuno decir que el rendimiento académico y por lo tanto, el
aprendizaje, va a estar determinado por la motivación tanto del alumno, como del profesor.

REFERENCIAS

Bergillos, L. (2004). “La motivación y el aprendizaje de una L2/LE”, en J. Sánchez


Lobato E I. Santos Gargallo (dirs.), Vademécum para la formación de profesores. Enseñar
español como segunda lengua (L2)/ lengua extranjera (LE). Madrid: SGEL, 305-328.

Crookes, G. y Schmidt R.W. (1991). Motivation: Reopening the research agenda.


Language Learning.

Dornyei, Z. y Schmidt, R. (2001). Motivation and second language acquisition (Tech.


Rep. No. 23) página 131

Dörnyei, Z. (2001). Teaching and Researching Motivation. England: Pearson Education


Limited.

Gardner, R.C. (1982). Language attitudes and language learning. In E. Bouchard Ryan
& H. Giles, Attitudes towards language variation (pp. 132-147). Edward Arnold.

Madrid, D. (1999). La investigación de los factores motivacionales en el aula de


idiomas. Granada: Granada Grupo Editorial. [Documento en línea] Disponible:
http://www.ugr.es/~dmadrid/Doctorado/Investigaci%F3n%20Factores
%20Motivacionales.pdf. [Consultado: 2009, Julio 18]
Pato, E. y Fernández, A. (2007). La enseñanza del español como lengua extranjera en
Quebec. (Actas del CEDELEQ II, 10-13 de mayo de 2007). Montréal: Université de
Montréal / Tinkuy 7. ISSN: 1913-0481

Pérez, C (2006) Motivación Interna Y Rendimiento Académico De Los Estudiantes De


Inglés De La Ula Táchira. Acción pedagógica. Nº 15 / Enero - Diciembre, 2006 - pp. 64-
73.

Proyecto de Ley Orgánica de Educación (2001). Comisión de Educación, Cultura,


Deporte y Recreación. Asamblea Nacional. [Documento en línea]. Disponible:
http://www.analitica.com/Bitblio/asamblea_nacional/proyecto_ley_educ.asp [Consultado:
2009, Julio 23]

Ryan, R. M. y Deci. E. L. (2000). “Self-determination theory and the facilitation of


intrinsic motivation, social development, and well-being”. American Psychologist 55, 68-
78.

Universidad de los Andes (s/f) Conceptos y definiciones de población y vivienda.


[Documento en línea]. Disponible:
http://iies.faces.ula.ve/censo90/Conceptos_definiciones_de_población_vivienda.html
[Consultado: 2009, Julio 23]

Williams, M. y Burden, R. (1997). Psychology for language teachers: A social


constructivist approach. Cambridge: Cambridge University Press.

Woolfolk, A (2001). Educational psychology. Eight editions. Boston: Allyn and Bacon.

Ley Organiza de Educación (1980) CAPITULO V. De la Educación Superior. Editorial


la Torre. Caracas - Venezuela