You are on page 1of 3

c 

c 
          
Ô c 
       
 
 

          

 

 c

 c !

"  


# $  

% &  

'  (
 

) *(

Ô   

ÔÔ   + 

Ô    

Ô         
   
  
   
  +


En los últimos 30 años el área urbanizada ha casi duplicado su extensión, pasando


de 5,200 Ha. en 1966, a aproximadamente 10,000 Ha. en el año 1995. La
"edificación continua" de este a oeste tiene aproximadamente 15 Km. y 7 Km. de
norte a sur por una superficie aproximadamente 150 veces mayor a la de la ciudad
en el año 1900.

La periferia de San Salvador ha crecido de manera discontinua, veloz y de forma


descontrolada. Lo anterior trae como resultado una fuerte presión sobre el Centro
de San Salvador y su consecuente degradación a la infraestructura y a la calidad de
vida, como a la ventaja de su localización y de su competitividad económica dentro
del país y a nivel Centroamericano.
Partiendo del Centro Consolidado de San Salvador, a pesar de los fuertes límites
naturales a su expansión (el Volcán de San Salvador, el Lago de Ilopango, el Cerro
de San Jacinto, la Cordillera del Bálsamo, el Cerro Guaycume y los ríos Acelhuate y
Las Cañas) el área urbana se ha expandido en todas las direcciones donde las
condiciones topográficas y morfológicas lo ha n permitido.

El territorio edificable alrededor de la ciudad ha sido completamente consumido y la


expansión de la construcción empieza a dirigirse a otros lugares o a embestir
territorios de alto valor paisajístico en las colinas de los cerros que rodean la
ciudad.

La expansión de las construcciones de los últimos años ha seguido modelos y


tipologías diferentes en las distintas zonas.

En Apopa, Soyapango, Ilopango y San Martín, donde hay todavía algunas áreas
relativamente planas, se instalaron las grandes lotificaciones de viviendas
populares, formadas por hileras de edificaciones de pequeñísimas unidades
habitacionales de un solo piso y numerosas colonias ilegales.
En los Municipios de Ayutuxtepeque, Mejicanos, Cuscatancingo y Delgado, donde el
terreno es más accidentado y fuertemente marcado por barrancos, se instalaron
principalmente las colonias ilegales y las viviendas informales en forma
desordenada y casual.

En las faldas del Volcán de San Salvador, los Planes de Renderos, y en los
territorios de Antiguo Cuscatlán, Nueva San Salvador se instalaron, y siguen
instalándose las residencias de "alta calidad" constituidas por viviendas de
medianas y grandes dimensiones, frecuentemente de dos pisos. Algunos de estos
asentamientos se están desarrollando en terrenos de cotas altimétricas muy
elevadas, frecuentemente boscosos, comprometiendo sin remedio territorios de
enorme valor ambiental y paisajístico.

Related Interests