You are on page 1of 113
proyectos: Esteve Bonell y Josep Maria-Gil : DanilFreixes, Vicente Miranda, Viceng Bou y Eulalia Gonzaleg Victor Lépez Cotelo . Jacques Herzog y Pierre de Meuron P10 wi] ; | t | | | El limite posible L hueco ocupa el limite entre el exterior y el interior, alli donde el muro se debilita para conseguir iluminar y ventilar, Del hueco se ha llegado a decir que es el elemento més importante dentro de un edificio, y sin duda su ade- cuada formulacion, colocacién y composicion son fundamentales en cual- quier arquitectura. ‘Los avances en la construccién han ido mareando su camino en la historia al desarrollar elementos caracteristicos de cada period histérico, El roménieo con sus pequeftos huecos rasgados, abjertos con tremendo esfuerzo en el muro macizo; el colorido bario de luz del gotico, expresion de la euforia por el do minio de las tensiones de la estructura; Ja rica composicion de la fachada del barro 9, centrada en gran medida en la decoracién en torno al vano; 0 los nuevos huecos del siglo XX, ajenos a las exigencias del muro portante, son las primeras imégenes que tenemos cuando pensamos en la evolucién de este elemento. En el hueco se han concentrado los mayores esfuerz0s téenicos y artisticos; no en vano en su entorno se generaron algunas de las situaciones mas singulares del edi- ficio que dieron lugar a elementos muy concretos: el dintel o el arco aportaron su es- fuerzo estructural y permitieron vaciar el muro, ocasionando un amplio repertorio de soluciones formales a lo largo de los siglos. Las jambas 0 el umbral, que han es- tado mareados por su papel de apoyo de los dinteles, ha sido la zona mas cuidada del muro ya que tenia que permitir el cierre de la carpinteria y por lo tanto exigia una buena calidad de la fabrica, lo que se aprovech6 para concentrar buena parte de la decoracién de fachada. El alféizar, que derivo en soluciones singulares que permitian alejar el agua, de la misma forma que en algunos casos aparecian protee- ciones en la parte superior del hueco -vierteaguas, capirotes, guardapolvos..—. Por otro lado la carpinteria, siempre de madera hasta la incorporacién del acero, 0 los sistemas de proteccién, persianas y contraventanas, también han evolucionado aunque de manera menos radical dado lo simple de sus mecanismos. Pero todo es- te panorama cambia y se hace més complejo con la transformacion de las maneras constructivas de este siglo: el cerramiento se divide en capas, separando la funcién portante y la envolvente, por lo que la libertad de composicién y dimensiones del hueco se hace casi absoluta; se investiga en torno a los nuevos materiales aplica- dos en carpinterias: del acero se pasa al aluminio, al acero inoxidable o al PVC, aunque la madera sigue ofreciendo unas caracteristicas especificas que la hacen insustituible. Las investigaciones en la industria quimica dan como fruto nuevos materiales sellantes, que garantizan una mayor estanqueidad, y la incorpora de las poliamidas, El vidrio, que permite que a través del hueco se produzea no s6- Jo la ventilacion sino también la iluminaci6n, se ha desarrollado consiguiendo ma- yores dimensiones, mas variedad en el control de la luz, un aumento de la seguri- dad y unas protecciones térmicas cada vez mayores. Los sistemas de climatizaciin han aliviado, en parte, al hueco de una de sus res- ponsabilidades fundamentales: la ventilacion, vinculéndolo mas con la composi- cién de la fachada que con las necesidades interiores. Con todas estas consideraciones podemos llegar a la conclusién de que el hueco no ha variado tanto, sigue siendo el elemento que pone en relaci6n el interior y el ex- terior y debe estar al servicio del usuario de la arquitectura para que esta rela sea garantia de confort. Conover la téenica constructiva es sélo dominar el instru- mento para que el fin sea posible. presentacion = El hueco, punto de inflexion EI hueco, en cuanto que ele mento fundamental en la definicién arquitecténica, concent en su plantea miento y resolucién, los as: pectos fundamentales de es- ta disciplina. Concepto, tra- zado, célculo, dimensionado, funcién, construccién... el trayecto entre intencion y efecto se resume en su defi- nicién. Bl hueco es el ele mento determinante del as- pecto exterior de una edifi- cacién y sigue configurando, tanto su presencia como los efectos que produce, en una a de esca- sucesién contin s, la calidad arquitecténi- a de la obra. Es el punto donde se encuentra lo lejano y lo proximo; lo exte interior; lo grande y lo pe quefio; lo vacio y lo lleno; lo general y lo particular; la idea y la mat te en el cual la luz pasa a ser un material aprehensi- ble, moldeable, manejable y, adojicamente, el lugar a rior y lo ria, Es el limi- partir del cual la luz tam- bien se hace misterio. Solamente la comprension de la esencia de un proble- ma permite aleanz lucién en la que las partes y el todo formen una unidad inseparable que ponga de manifiesto la continuidad del pensamiento desde las ir una s0- ideas basicas hasta su mate- rializacion en los detalles més coneretos. La definicion de los huecos de un edificio muestra la ca: pacidad reflexiva de su au: tor asi como su sensibilidad y destreza. En la medida en que los arquitectos sean capaces de concebir espacios habitables, inteligente bellos, y aleancen a materi lizarlos consecuentemente hasta los ultimos detalles in hacer dejacion de su ca pacidad técnica y creativa Ja arquitectura quedard a salvo de cualq mediocre. r destino Victor Lopez Cotelo Marzo, 1997