You are on page 1of 13

Facultad de Psicología

Cátedra: Psicodiagnóstico de Adultos

Informe clínico MMPI-II

Marcela Carvajal
Daniela Hernández M.
Constanza Miralles
Docente: Patricio Meneses
Ayudante: Martín Yañez
23 de octubre, 2018
I. Identificación
Nombre: Felipe Gallegos
Edad: 45 años
Fecha de nacimiento: 2 de diciembre de 1973
Estudios: Enseñanza básica y media en Liceo de Aplicación, Derecho en Universidad Diego
Portales.
Ocupación actual: No se indagó
Estado civil: Divorciado.
Fecha de evaluación: No se informa

II. Motivo de Consulta


Felipe llega a la consulta derivado por su médico psiquiatra debido a su estado de
ánimo, sobre el cual su familia dice que hace dos semanas se ha estado comportando de manera
extraña, su hermana menciona “lleva como dos semanas en que no se puede hablar con él, se
queda solo en su pieza y como que no confía en su familia”. Sin embargo, el paciente no
entiende el por qué de la derivación, pues para él todo se encuentra bien. Además, hace dos
meses empezó a tener dificultades en el trabajo y en reuniones sociales indicando que ‘’Es que
sabe… yo estoy seguro que cuando alguien me habla es para que yo le tenga que dar algo, que
tenga que hacer algo (...) si la gente es así po’ … es aprovechadora”. También, presenta
insomnio e ideas de persecución ‘’A veces en la semana duermo 4 horas durante la noche, y
es como si me sintiera muy bien, no puedo imaginarme durmiendo más porque tengo muchas
ideas que desarrollar, tengo que aprender mucho para demostrar que la gente me quiere hacer
daño, estoy seguro que hay pistas en algún lado’’.

III. Técnicas Aplicadas


Se realizaron dos entrevistas clínicas individuales al paciente, una entrevista clínica a
la hermana de éste y se aplicó el test MMPI-II.

IV. Actitud y Conducta observada


En la primera entrevista, ante las primeras preguntas el paciente se muestra muy
interesado en hablar y mira constantemente hacia los lados, estando en una actitud de alerta la
cual él mismo afirma diciendo “yo estoy como alerta, cualquier cosa de alrededor la sé”. En el
transcurso de la sesión, el paciente en reiteradas ocasiones se dirige al entrevistador
preguntando “¿usted cree que yo tengo razón cierto?”, es decir, tiene una actitud suspicaz al
querer asegurarse y demostrar que sus ideas son ciertas y que ‘él tiene la verdad’. Cuando se le
hacen preguntas por su historia familiar, se muestra evasivo sin querer responder; “si quiere
eso pregúnteselo a mi hermana porque yo no tengo tiempo de andar con contestando cualquier
cosa… yo vengo para que me crean”. Y, al plantearle la posibilidad de una segunda entrevista
con algún familiar, se muestra un tanto agresivo diciendo “sí, será mejor que los entreviste a
ellos, quizás quieran perder el tiempo contando estas cuestiones, porque yo sé que estoy bien”.
En la segunda entrevista, Felipe se muestra inquieto ya que entra muy hablador,
mirando para los lados en su actitud de alerta y tiende a querer pararse. Aquí, el paciente
nuevamente muestra una actitud suspicaz preguntándole al entrevistador “la Daniela le habló
de la Andrea, cierto?, lo que sea que le dijo no es verdad”.
Por último, durante la evaluación él muestra una actitud burlesca y despectiva, ya que
constantemente se ríe de las preguntas afirmando “usted se quiere pasar de listo, yo sé que
estas preguntas son porque quiere mostrar que estoy loco, pero eso no es así”.

V. Antecedentes relevantes
Felipe Gallegos, es un hombre de 45 años que reside en la ciudad de Santiago, llega a
una evaluación por su cambio en el estado del ánimo y porque hace dos meses empezó a tener
dificultades en el trabajo y en las reuniones sociales.
El paciente durante su infancia no tuvo muchos amigos, le gustaba estar solo y no era
muy bueno para la actividad física, además que desde temprana edad fue aficionado por la
lectura. Felipe era el ‘regalón’ de la familia, le iba muy bien en el colegio, por lo que sus padres
le daban todo. Con respecto a su carácter, siempre fue un poco gruñón y pesado con la familia,
sobre todo con la mamá. Según lo que relata la hermana; “El pipe siempre ha sido como el
hermano más regaloneado, porque le iba muy bien, demasiado bien, entonces como que mis
papás le dieron todo”. “Como que en realidad de siempre que ha sido un poco gruñón y pesado
con nosotros, con mi mamá especialmente”.
Por otro lado, Felipe era muy cercano a su abuelo materno (Francisco), ya que durante
su infancia vivían con los abuelos. “Sí, yo creo que desde chico fui lector, me gustaba aprender
de hartas cosas y mi tata Francisco me ayudó en eso”.
Luego, cuando Felipe tenía 17 años el abuelo fallece y esto fue muy difícil para él, ya
que estaba muy triste. Un año más tarde, cuando salió del colegio conoció a Andrea
(actualmente ex esposa) y decidió estudiar Derecho. Con respecto a su carrera le fue muy bien,
ya que empezó a trabajar en la fiscalía de Puente Alto para después desempeñarse en agencias
privadas. Para el año 1997 se casó con Andrea y con ella tuvo dos hijos; Alan (19) y Margarita
(17). Sin embargo, hace un año y medio se divorciaron y fue una situación que a Felipe lo tuvo
muy deprimido, por lo que tomó la decisión de asistir a un profesional de la salud mental.
“Hace un tiempo vine a consultar porque me quería separar, estaba muy deprimido, como sin
ánimo para levantarme en la mañana”. La relación de ellos actualmente es un poco conflictiva,
ya que Felipe amenaza a Andrea con quitarle la tuición de los hijos.
Hoy en día y a consecuencia de la separación con Andrea, es que Felipe vive con su
hermana Daniela de 47 años quien tiene un hijo (Matías) con su esposo Roberto, quienes
además viven con los papás de Daniela en la casa. La hermana afirma que ellos también han
notado un cambio en Felipe y que en tiene miedo de que pueda hacer algo, aunque antes ya lo
habían visto con esa actitud “Felipe está muy extraño, lleva como 2 semanas en que en realidad
no se puede hablar con él, se queda en su pieza y como que no confía en su familia, su esposa
Andrea de 42 años me ha contado que no puede ni verlo, porque él la amenaza con hacer un
juicio por los niños, y ella está super asustada”.
Es por lo anterior y por lo mencionado al principio, que Felipe acude a una evaluación,
pero desde su relato él se siente muy bien, y no sabe en realidad por qué acude a una entrevista.
“En mi casa dicen que estoy como super raro, pero me siento bien, en realidad no sé por qué
estoy acá.”. Con respecto a los problemas que empezó a tener en el trabajo y las reuniones
sociales él dice estar seguro que sólo le hablan para pedirle cosas, lo cual le enoja mucho y lo
pone muy nervioso “es que sabe… yo estoy seguro que cuando alguien me habla es para que
yo le tenga que dar algo… como que me quieren porque soy muy útil, entonces eso me enoja,
me pone nervioso”. Por otro lado, se evidencia insomnio, ya que se queda hasta la madrugada
leyendo y duerme 4 horas, pero aún así piensa que se encuentra muy bien “a veces en la semana
duermo 4 horas durante la noche, y es como si me sintiera muy bien, no puedo imaginarme
durmiendo más porque tengo muchas ideas que desarrollar, tengo que aprender mucho para
demostrar que la gente me quiere hacer daño”.

VI. Estilo de personalidad

Área cognitiva:
A lo largo de la realización del test el paciente no presenta problemas para seguir la
consigna, comprende las preguntas y responde según lo esperado, por lo que se desprende una
capacidad intelectual normal y se descartan trastornos del lenguaje como la dislexia.
Por otro lado, presenta un juicio de realidad conservado, ya que es capaz de reconocer
el origen de los estímulos externos e internos y también distingue la fantasía de la realidad. Al
contrario, presenta un sentido de realidad alterado debido a que no es capaz de mantenerse
objetivo mientras está viviendo emociones significativas. En este sentido, el paciente no
entiende el problema que puede traer para su salud el insomnio que vive día a día, sino más
bien lo ve como algo normal y necesario. Lo mismo ocurre con su estado de salud y sus
relaciones sociales en el trabajo. Lo anterior se relaciona con cómo el mecanismo de defensa
de la negación y la escisión están interfiriendo en sus pensamientos, de manera que no reconoce
las problemáticas ni es autocrítico con su actitud ni estado de salud, ni tampoco tiene una visión
integrada de sí mismo ni de sus pares. Estos mecanismos actúan cuando al paciente se le
pregunta sobre sus compañeros de trabajo, su ex mujer y su madre, personas que para él “solo
quieren hacerle daño”, teniendo una visión no integrada de ellos, por ende, se han visto
alterados los pensamientos relacionados con el área social/relacional. También, el mecanismo
de la escisión actúa al hablar de sí mismo, pues el paciente no menciona aspectos negativos de
su personalidad, sino solo los positivos como su inteligencia, teniendo una visión no integrada
de su personalidad.
Por otro lado, el paciente muestra una lógica predominantemente infantil, ya que tiene
ideaciones paranoides con respecto a sus compañeros de trabajo y su ex mujer, quienes según
él “quieren aprovecharse “y/o “quieren hacerle daño”.

Área afectiva:
Se evidencian rasgos de hipomanía reflejados en su insomnio ‘’A veces en la semana
duermo 4 horas durante la noche, y es como si me sintiera muy bien, no puedo imaginarme
durmiendo más porque tengo muchas ideas que desarrollar, en su autoestima elevada, “si yo
sé lo que digo, por algo vengo aquí, a demostrar que yo tengo la verdad”, “...Ella me tiene
envidia yo lo sé. En la pega es lo mismo, desde que llegué estoy seguro que soy el mejor pero
aun así siento que no me dan lo que merezco”, en la agitación psicomotora (miradas constantes
hacia los lados) observada durante las entrevistas, la fuga de ideas “tengo muchas ideas que
desarrollar, tengo que aprender mucho para demostrar que la gente me quiere hacer daño,
estoy seguro que hay pistas en algún lado’’ y su irritabilidad presente desde su infancia.
Además, se evidencia autoexigencia por parte del entrevistado, reflejado en su relato cuando
dice que tiene que ser el mejor y que siempre se ha esforzado por lograrlo.
Por otro lado, presenta un juicio empobrecido de sus acciones, ya que no es capaz de
darse cuenta que su ánimo ha cambiado y dice estar bien, además de que no logra visualizar
que su insomnio es problemático. Esto se relaciona con el elevado puntaje obtenido en la escala
Pd, en la cual, el paciente no presenta comportamiento antisocial pero sí se evidencia un juicio
pobre de sus acciones. Además, esto se relaciona con la escasa capacidad de insight del
paciente, ya que no es capaz de ver las consecuencias negativas de sus actos ni tampoco se los
cuestiona. No reflexiona acerca de su insomnio ni su relación con los padres, ni tampoco se
cuestiona su comportamiento en el trabajo ni cómo este se está viendo afectado por sus
deficientes relaciones laborales y actitud frente al espacio laboral. Por último, cuando relata los
problemas que está viviendo no se considera a él mismo como un parte del problema y como
un posible factor de cambio, sino que el problema está en los demás ya que todo en él “está
bien”.
Otro aspecto a considerar es la ideación paranoide del paciente sobre la cual él
menciona “la gente me quiere hacer daño”, entre los que se incluyen sus compañeros de
trabajo y su ex mujer. Lo anterior lo ha llevado a leer novelas de asesinatos y espías para
“demostrar que tengo la razón” y a tener una actitud suspicaz frente a los profesionales de la
salud mental. Esto se refleja en la escala Pa que hace sospechar de una posible psicosis
paranoide del paciente.
En cuanto al control de impulsos, no se observaron ni pesquisaron problemas en esta
área.
Por último, con respecto a los mecanismos de defensa se observó el uso de la Negación
por parte del paciente, ya que rechaza la idea de tener algún problema de salud mental y para
él “está bien”, “Si míreme, yo me veo súper normal, no hay nada raro en mí, son los demás
que me quieren hacer creer que estoy loco’’. Lo anterior implica que el paciente bloquea
eventos externos para que no formen parte de la consciencia y por ende, trata aspectos
evidentes, como su insomnio, como si no fueran un problema. Otro mecanismo de defensa que
usa el paciente es la escisión pues en su relato se evidencian binarismos, con respecto a sus
padres, siendo el padre muy bueno y su madre muy mala “Si yo creo que desde chico fui lector,
me gustaba aprender de hartas cosas y mi tata Francisco me ayudó en eso, mi papá también
fue así, como que son grandes para mí… Pero mi mama no, ella siempre me miró con otros
ojos, como que yo tenía que ser de una forma y nunca cumplí lo que ella quería, como que no
se, me da mucha rabia de pensarlo”. En el caso de su autoconcepto, no se tiene un concepto
integrado de sí mismo debido a que el paciente solo menciona aspectos positivos de él mismo.

Área social/ relacional:


El paciente se presenta a la consulta sin motivación propia pues fue derivado por su
médico psiquiatra, lo que implica que el paciente presenta síntomas egodistónicos. A pesar de
lo anterior, se muestra conversador con temas que le interesan, pero cuando se le pregunta por
su familia reacciona de manera esquiva y cortante. A lo largo de la entrevista conserva un
estado de alerta mirando hacia los lados de manera recurrente y en ocasiones intenta levantarse
de la silla.
Con respecto al autoconcepto, Felipe tiene una orientación sexual definida, sintiendo
atracción por el género opuesto, su identidad de género es congruente con su sexo biológico y
posee una expresión de género masculina. El paciente se describe a lo largo de la entrevista
como una persona con muchas capacidades intelectuales y superior a los demás. En este
sentido, con respecto a la integración de los aspectos de él, podemos mencionar que el paciente
es capaz de integrar los aspectos positivos, más no es así con los aspectos negativos, pues no
se da cuenta de los conflictos que ha estado teniendo en los últimos dos meses. Es por esto que
en cuanto al ámbito de adaptación social podemos decir que no logra tener buenas relaciones
sociales, ya que tiene a la base de su comportamiento ideas paranoides porque piensa que los
demás lo buscan por interés o que alguien le quiere hacer daño. Esto le trae conflictos con sus
compañeros de trabajo y con su familia por lo que cada vez se aleja más de estos, alejándose y
generando comportamientos -considerados por los demás- extraños. Lo anterior parece no
importarle por lo que sigue en su mundo interno con sus propios criterios. Considerando lo
anterior, se puede hipotetizar que Felipe tiene aspectos inmaduros en su personalidad ya que
no logra establecer relaciones integradas lo que le impide lograr una maduración integradora
de las experiencias.
En cuanto a sus figuras de autoridad, Felipe siente respeto por su padre pues considera
que él fue el único de sus padres que lo apoyó cuando quería seguir aprendiendo, mientras que
por el otro lado, con su figura materna guarda cierto recelo debido a que siente que su madre
no actuó de la misma manera pues tenía ciertas expectativas que el paciente no pudo satisfacer.
Dado lo anterior, se puede desprender que el paciente no logra una relación integrada con
ambos objetos relacionales padre y madre, ya que no es capaz de visualizar que la madre no
solo es frustradora al no “apoyarlo” de manera incondicional con su forma de ser y el padre
también puede tener rasgos negativos los cuales no menciona en ninguna de las dos entrevistas.
Es importante mencionar que no se puede identificar de manera muy profunda si el paciente es
dependiente o independiente, pero, de acuerdo a la información recaudada de los instrumentos
podemos decir que es dependiente de sus familiares, ya que los conflictos lo han afectado de
manera global por lo que ahora debe vivir en la misma casa con la familia de su hermana y sus
padres, así como también vemos que él no es capaz de darse cuenta de su problema por lo que
necesita de otros para comprenderlo y buscar ayuda.
VII. Hipótesis diagnósticas

Hipótesis Descriptiva:
Eje I: Ideas de persecución, ideas de grandeza, trastorno de ansiedad, insomnio, irritabilidad.
Posible trastorno bipolar tipo 2 con ideas paranoides, actualmente cursando un episodio
hipomaniaco.
Eje II: No se evidencia trastorno de personalidad, pero sí rasgos de personalidad paranoide.
Eje III: Trastorno del sueño (insomnio).
Eje IV: Divorcio, problemas familiares, en el trabajo y relaciones sociales.
Eje V: 60-51.

Hipótesis Histórico-Evolutiva:
Felipe desde la infancia fue muy regaloneado por sus padres, ellos le daban todo a pesar
de que con su mamá nunca se llevó muy bien, ya que siempre pensó que tenía otras expectativas
de él y que nunca cumplió con lo que ella quería. Aún así, su carácter siempre fue de alguien
gruñón e irritable (sobre todo con su familia) y un tanto solitario. Con su abuelo materno tuvo
una relación muy cercana, que valoraba mucho, por lo que cuando fallece, pasa por un
momento con ánimo bajo. Felipe dice que tanto la imagen de su padre como la de abuelo fueron
y son muy importantes e imprescindibles para él.
Por otro lado, Felipe sufre una ruptura con Andrea (ex esposa) y hace un año y medio
que ya están divorciados y es con este divorcio que Felipe también sufre un bajón de ánimo, y
pasa por un momento complicado, ya que se sentía muy deprimido. Actualmente no se llevan
muy bien, ya que el paciente la amenaza con quitarle la tuición de los hijos. Cuando ellos aún
estaban juntos, Felipe pensaba que ella le tenía envidia, que le robaba la plata y lo engañaba.
A partir de la muerte de su abuelo y la separación con Andrea, es que Felipe podría haber
desarrollado un episodio depresivo. Por otro lado, si se considera la irritabilidad a la base y la
sensación de que en su trabajo no sería valorado, además de presentar ideación paranoide, es
que se desarrollaría un episodio hipomaniaco dando así el resultado de un trastorno bipolar tipo
2, el cual estaría viviendo el paciente hoy en día.

Hipótesis Comprensiva- Dinámica:


A partir del relato de Felipe podemos comprender que presenta un funcionamiento
estancado en la posición esquizo-paranoide, pues posee un yo precario, es decir, no integrado
ya que tiene un autoconcepto que no incluye los rasgos negativos. Esto se condice cuando el
paciente se describe a sí mismo como alguien sumamente inteligente, superior a los demás y
sin ningún problema, lo anterior se refuerza con que también podemos encontrar que, de
acuerdo a lo recaudado en la entrevista, el paciente presenta mecanismos de defensa primitivos
clásicos como lo son la escisión y la negación. Lo anterior se entiende porque Felipe tiene una
compresión del mundo polarizado sin lograr integrar lo positivo y lo negativo, pues insiste
constantemente en que las personas solo lo utilizan, que él es superior a los demás y, como se
mencionó anteriormente, no logra identificar aspectos negativos en su funcionamiento, así
como contrariamente no encuentra aspectos positivos en los demás. Esto se puede explicar a
partir de que el paciente a muy temprana edad no logró acumular experiencias positivas con
quien sería su objeto relacional, es decir, su madre con quien Felipe no era muy cercano. Como
él mismo cuenta, considera que no logró satisfacer las expectativas que ella le tenía de él, es
por esto que su madre en vez de cumplir una función mixta entre frustradora y gratificadora
solo representa la frustración, lo que le trae como consecuencia al paciente que padezca de
constante angustia persecutoria y reafirma su posición del desarrollo. Y con respecto al
mecanismo de defensa de negación, este se ve reflejado en la insistencia de Felipe al decir que
él no tiene ningún problema y que se encuentra en muy buen estado con respecto a su salud
mental. Lo dicho anteriormente lleva a la conclusión de que Felipe tiene un yo precario, que
posee mecanismos de defensas primitivos-ya mencionados-, lo que se ve reflejado en como
Felipe confunde elementos de su mundo interno con elementos de la realidad.

Hipótesis de la organización de la personalidad:


Se puede decir que el paciente tiene a la base una organización limítrofe de la
personalidad ya que se descarta la organización psicótica debido a que el paciente conserva el
juicio de realidad, y se descarta la organización neurótica debido a que no existe una integración
de la personalidad coherente pues no integra elementos positivos ni negativos al mismo tiempo,
sino más bien se refiere únicamente a los aspectos positivos como su inteligencia dejando de
lados sus defectos y vulnerabilidades. Las relaciones personales actuales descritas por el
paciente no son cercanas ya que no tiene amigos en el trabajo, sino más bien los ve como
personas “aprovechadoras” y que le quieren hacer daño”, y con la familia no tiene contacto
pues de encierra en su pieza cada vez que llega a la casa; ocurre algo parecido con la ex esposa,
con quien no tiene una buena relación debido a que la amenaza constantemente con quitarle la
tuición de sus hijos.
Con respecto a los mecanismos de defensa, el paciente, por un lado utiliza la negación
pues bloquea elementos externos y trata aspectos evidentes como si no fueran un problema, lo
que se traduce en que no es capaz de hacer una autocrítica de sus comportamientos ni estado
de ánimo, sino más bien piensa tajantemente que está bien. Por otro lado, utiliza la escisión ya
que vive y piensa sobre las situaciones y personas de manera binaria, sin integrar los elementos
positivos y negativos. Esto se ve reflejado en que para él su padre y abuelo son muy importantes
ya que lo ayudaron en lo que él necesitó, dando una imagen totalmente positiva, sin embargo,
no es capaz de mencionar defectos de ellos. Lo contrario ocurre con su madre, pues tiene una
mala relación con ella ya que según él nunca cumplió sus expectativas. En este caso, se presenta
un binarismo con respecto a los padres, quienes son o muy buenos o muy malos. También, este
mecanismo se puede ver en su autoconcepto pues el paciente solo menciona aspectos positivos
de él, sin tener un concepto integrado de su personalidad, teniendo así una autoimagen con
identificación narcisista.

VIII. Conclusiones y Sugerencias

a) Diagnóstico: Trastorno Bipolar tipo II con ideas paranoides, cursando actualmente un


episodio hipomaníaco.
b) Pronóstico: A partir de lo analizado del caso clínico y estipulado de las hipótesis del
paciente, se estima que el pronóstico por un lado podría ser favorable, ya que se pudo
detectar a tiempo por parte de la familia los síntomas que Felipe estaba presentando,
como los cambios en la personalidad y estados del ánimo, lo que al haber sido
anticipado es un buen indicador para empezar una psicoterapia o tratamiento
farmacológico a tiempo. Sin embargo, por otro lado, se estima que puede haber
complicaciones, ya que al haber diagnosticado al paciente con un Trastorno Bipolar y
ubicarlo en la estructura limítrofe de la personalidad podría no resultar tan fácil ya que
podrían presentarse problemas en la concentración y sentido de realidad. Además,
considerando los resultados que obtuvo en la escala TRT (Indicadores negativos del
tratamiento), la cual resultado dio un puntaje casi en el límite alto, es probable que
Felipe pueda tener una mala actitud o resistencia hacia el tratamiento o hacia los
médicos, tal como se muestra en un principio, ya que dice estar muy bien y no entender
el por qué de la entrevista, además de tener actitud burlesca con respecto a las preguntas
de la evaluación.
c) Sugerencias: Se sugiere al terapeuta asegurar un buen vínculo terapéutico antes de
entrar a indagar en aspectos más profundos de la personalidad, considerando que el
paciente no asistió a terapia por cuenta propia ni tampoco considera la posibilidad de
tener problemas en el área de salud mental. Por otro lado, se sugiere hacer
psicoeducación al paciente y a su familia con respecto a la salud mental de manera que
puedan, en un futuro, distinguir algunos síntomas y asistir a sesión con un profesional
de la salud mental en caso de necesitarlo. Es importante seguir indagando más
profundamente cómo fue su infancia para así comprender desde la base el
funcionamiento del paciente y cómo se conformaron sus relaciones sociales y objetales,
para esto sería útil la utilización del Test de Relaciones Objetales.
También, se sugiere una derivación a psiquiatra para que se confirme o no el
diagnóstico de Trastorno Bipolar tipo II y así apoyar el tratamiento psicológico con los
psicofármacos que sean necesarios y velar por el buen progreso del paciente en la
terapia.
Por último, se sugiere a la familia integrar a Felipe en las actividades familiares
y mejorar aquellas relaciones que se encuentran debilitadas, como en el caso de la
relación con su madre.

IX. Anexos
A) Análisis resultados MMPI-II
A continuación, se realizará un análisis de cada escala partir de los resultados obtenidos
con la aplicación del test.
En primer lugar, se encuentran las Escalas de Validez, las cuales son condición para
interpretar las escalas clínicas y el resto del Test ya que a partir de ellas es posible saber si el
protocolo es o no analizable.
Las Escalas de Validez son cuatro. Primero, está la Escala de Puntuación ‘?’
(Interrogante) en la cual el paciente tuvo un puntaje 0, lo que quiere decir que el protocolo es
válido, ya que no tiene ninguna pregunta omitida o irreconocible.
La segunda, es la Escala L (Mentira) en la cual Felipe tuvo un puntaje bruto 6 lo cual
al convertirlo en puntaje T corresponde a 55 que significa que el protocolo sigue siendo válido.
La tercera escala es la Escala de Respuestas al Azar (F) en la cual el paciente obtuvo
el puntaje bruto de 12 lo cual en puntaje T corresponde a 58 puntos, que implica que el paciente
se siente conforme con su imagen. Además, este puntaje indica un registro aceptable, es decir,
que sus puntuaciones están en la media y que el paciente tiene un buen funcionamiento y da
típicas respuestas.
Y por último, la cuarta escala corresponde a la Escala de Corrección (K), en la cual el
paciente obtuvo 15 en puntaje bruto que corresponde a 51 en puntaje T. Esto quiere decir que
el paciente tiene perfil válido y una auto-evaluación equilibrada. Por otro lado, esta escala
correlaciona con la escala Ma (Hipomanía) en la cual tuvo un puntaje T muy elevado dando
como resultado un posible Trastorno Bipolar.
El segundo tipo de escalas a analizar corresponde a las Escalas Básicas o también
denominadas Clínicas.
En la escala Hs (Hipocondría) el paciente obtuvo 15 en puntaje bruto, lo que en puntaje
T es 68. Este es un puntaje levemente elevado y da cuenta que el paciente presentaría
preocupación somática significativa, trastornos del sueño y falta de energía, por lo general
asociadas a estas preocupaciones. Con respecto a trastornos del sueño esto puede verse
reflejado cuando Felipe dice que “a veces en la semana duermo 4 horas durante la noche, y es
como si me sintiera muy bien, no puedo imaginarme durmiendo más…”, Sin embargo, el
paciente no parece considerarlo como una problemática, sino todo lo contrario, como un
aspecto en su vida que lo ayudará a ‘desarrollar todas las ideas que tiene’.
La escala D (Depresión) el paciente obtuvo 32 puntos bruto el cual transformándolo a
puntaje T son 70 puntos que corresponde a un puntaje elevado e identifica al paciente con una
depresión moderada. Esto se relacionaría con una insatisfacción general en la vida y una
personalidad depresiva a la base, por lo que podría tener rasgos de personalidad depresiva
como: autoexigencia, manejo deficiente de la agresión, autor reproches e hiperresponsabilidad.
En la viñeta clínica puede verse reflejado algunos aspectos de autoexigencia del paciente y
además, afirma haber estado deprimido un tiempo. “Pero yo siempre quise ser mejor, me
interesaba ganarle a los demás, y poder demostrarle a mi familia que me la podía”. “Hace un
tiempo vine a consultar porque me quería separar, estaba muy deprimido, como sin ánimo para
levantarme en la mañana”.
La escala Hy (Histeria de Conversión) tiene un puntaje bruto de 22 que corresponde a
50 en puntaje T; esto equivale a una puntuación media e indica que la persona es realista,
abierto a los sentimientos, lógico y sensato. Esta descripción no se relaciona con lo que se
puede desprender de la entrevista, ya que el paciente menciona que en la semana duerme más
o menos 4 horas, que no se imagina durmiendo más porque ‘tiene muchas ideas que
desarrollar’, y tiene que aprender para demostrar que ‘la gente le quiere hacer daño’, ya que él
dice estar seguro de que ‘hay pistas en algún lado’.
La escala Pd (Desviación Psicopática) el puntaje bruto que se obtuvo fue 30 y el puntaje
equivalente es de 76 puntos. Siendo este puntaje sumamente alto, debemos considerar al
paciente como una persona que podría presentar comportamiento antisocial, con juicio pobre
de sus acciones, irresponsabilidad, egocentrismo e inmadurez, además de una tendencia a la
agresividad. Según lo visto en la viñeta clínica, queda en evidencia un alto grado de
egocentrismo e inmadurez por parte del paciente; “usted cree que yo tengo razón cierto?, si yo
sé lo que digo, por algo vengo aquí, a demostrar que yo tengo la verdad”. “En la pega es lo
mismo, desde que llegué estoy seguro que soy el mejor pero así siento que no me dan lo que
merezco”. “Míreme, yo me veo súper normal, no hay nada raro en mí, son los demás que me
quieren hacer creer que estoy loco”. Además, se aprecia un juicio pobre de sus acciones ya que
no es capaz de darse cuenta que su insomnio es problemático para su salud ni que su estado de
ánimo ha cambiado, a pesar de que un profesional y su familia se lo han comentado.
La escala Pa (Paranoia) el paciente obtuvo un puntaje bruto 19 lo que corresponde a 72
en puntaje T. Esto demuestra un puntaje muy elevado, por lo que es importante considerar que
el paciente tenga una probable psicosis paranoide. Esto se ve reflejado durante las entrevistas
realizadas al paciente ya que presenta continuas ideas paranoides de daño; “tengo que aprender
mucho para demostrar que la gente me quiere hacer daño, estoy seguro que hay pistas en algún
lado”.
En la escala Pt (Psicastenia) obtuvo un puntaje bruto de 35 lo que al pasarlo a puntaje
equivalente corresponde a 59, siendo ésta una puntuación media debemos considerar al
paciente como una persona confiable, sincera, adaptable y bien organizada.
En la escala Sc (Esquizofrenia) el paciente obtuvo 32 de puntaje bruto los que en
puntaje equivalente son 51 puntos, esto nos quiere decir que el paciente se encuentra en una
puntuación media por lo que presentaría adaptabilidad, tendencia a la dependencia y buen
equilibrio emocional. En el caso de Felipe, se evidencia tendencia a la dependencia en cuanto
a los problemas emocionales que puede tener, ya que solo a partir de los demás asiste a un
profesional de la salud mental por su cambio de ánimo, situación que él no puede visualizar.
En cuanto al equilibro emocional, se observa en Felipe un estado de hipomanía actual y estados
depresivos pasados, por lo que no existiría equilibrio emocional.
La penúltima escala corresponde a la Ma (Hipomanía), esta escala el paciente obtuvo
un puntaje bruto de 32 los cuales corresponden a 85 en puntaje T. Este puntaje es muy elevado
lo que indicaría que el paciente podría presentar un posible Trastorno Bipolar, que se
caracterizaría por ser de tipo hipomaníaco, con síntomas como la autoestima exagerada, la
disminución de la capacidad de dormir, verborrea, fuga de ideas, agitación psicomotora, entre
otros. En el caso del paciente se presentan todos excepto la verborrea.
Por último, en la escala Si (Introversión social) el paciente obtuvo un puntaje bruto de
40 que al convertirlo en puntaje T es 64. El paciente presentaría tendencia importante a la
introversión, la timidez y a ser reservado. Esta tendencia puede darse en personas generalmente
depresivas, con bajo nivel de energía, ausencia de seguridad en sí mismas, hiper controladas y
sumisas. Si bien, el paciente no muestra una ausencia de seguridad en sí mismo por lo planteado
anteriormente con respecto a su alto nivel de egocentrismo, pero sí presenta rasgos de
personalidad depresiva.
El tercer y último tipo de escala corresponde a la Escala de Contenido. En el caso de
los puntajes mayores a 65, se considerarán puntajes altos, los cuales se deben analizar con
mayor profundidad.
La primera de ellas es la escala ANX (Ansiedad), cuyo puntaje bruto fue de 19 y
transformado en puntaje T corresponde a 73. Este alto puntaje indica síntomas generales de
ansiedad, incluyendo tensión y problemas somáticos, problemas de insomnio y concentración.
Los pacientes se muestran conscientes de estos síntomas y problemas. En el caso de Felipe,
esta escala es la más alta de todas y se evidencian síntomas de ansiedad demostrado en sus
ganas de pararse constantemente durante la segunda entrevista y sus repetitivas miradas hacia
los lados. Además, presenta insomnio. No se observaron ni pesquisaron problemas somáticos.
En cuanto a la consciencia de estos síntomas, el paciente muestra conocimiento con respecto
al insomnio, sin embargo, no demuestra tener conciencia del problema que esto implica.
La segunda escala corresponde a FRS (miedos), cuyo puntaje bruto fue de 9 y
transformado a puntaje T corresponde a 59. En el caso de Felipe, no presenta temores
específicos.
La tercera escala corresponde a OBS (Obsesividad) cuyo puntaje bruto fue de 7 y
transformado en puntaje T corresponde a 53. En el caso del entrevistado, no se evidencian
conductas impulsivas ni dificultad para tomar decisiones.
La cuarta escala corresponde a DEP (Depresión) cuyo puntaje bruto fue de 12 y
transformado en puntaje T corresponde a 57. A pesar de que no se considera un puntaje alto,
en la escala D, Felipe presenta un puntaje alto que podría indicar depresión severa, por lo que
existiría cierta incoherencia entre ambas, lo que se debe indagar con mayor precisión en futuras
sesiones.
La quinta escala es HEA (Preocupaciones por la salud) cuyo puntaje bruto fue de 9, que
corresponde a 52 en puntaje T. En el caso del paciente, no se evidencian preocupaciones por
su salud, ya que el indica “yo sé que estoy bien”.
La sexta escala corresponde a BIZ (Pensamiento extravagante) cuyo puntaje bruto fue
de 10 lo que equivale a 69 en puntaje T. Este puntaje es el segundo más alto de todos , lo que
podría indicar alucinaciones auditivas, visuales u olfativas, además de ideación paranoide y /o
sentir que tienen una misión especial. En el caso de Felipe, no se evidenciaron alucinaciones,
sin embargo, se presenta ideación paranoide ya que constantemente piensa que la gente le
quiere hacer daño, como es el caso de sus compañeros de trabajo quienes serían
“aprovechadores” y su ex mujer, sobre la cual asegura tajantemente que lo engañó y le robaba
dinero. Además, el paciente menciona que lo que está viviendo en estos momentos es “una
prueba más de que me la puedo”. Este puntaje se correlaciona con la escala de Paranoia que
también se encuentra alto.
Con respecto a la séptima escala llamada ANG (Hostilidad) el paciente obtuvo un
puntaje bruto de 13 que se traduce en 69 en puntaje T. Este puntaje elevado sugiere problemas
con el control de la ira. Son personas irritables, gruñones, exaltados y tercos. En ocasiones,
pueden perder el control de sí mismos. En el caso del paciente, la hermana menciona que Felipe
siempre ha sido un poco gruñón y que esto se ha mantenido con el tiempo especialmente con
su madre.
La octava escala corresponde a CYN (Cinismo) en la cual Felipe obtuvo un puntaje
bruto de 10 que se traduce a 48 en puntaje T. En el caso del paciente, no se evidenciaron
creencias misantropas.
La novena escala llamada ASP (Conductas antisociales) el paciente obtuvo un puntaje
bruto de 8, el cual corresponde a 46 en el puntaje T. En el caso de Felipe, no se evidenciaron
conductas problemáticas ni prácticas antisociales. Este no se considera un puntaje alto, sin
embargo, es la escala de psicopatía obtuvo un puntaje alto por lo que existe una contradicción
entre estos puntajes, lo cual se debe indagar.
La décima escala corresponde a TPA (Comportamiento tipo A) en la cual el
entrevistado obtuvo un puntaje bruto de 10 que se traduce a 52 en puntaje T. La personalidad
tipo A refiere a personas que tienden al trabajo duro, son autoritarios, directos y se irritan con
facilidad. En el caso del paciente, no se evidenciaron ninguna de estas características.
La undécima escala corresponde a LSE (Baja autoestima) sobre la cual el paciente
obtuvo un puntaje bruto de 3 que se traduce en 40 en el Puntaje T. En el caso de Felipe, se
observa una buena opinión de sí mismo. Sin embargo, se debe poner atención en la frase que
hace mención a que “es el mejor” que se repite constantemente en las entrevistas.
La duodécima escala corresponde a SOD (Malestar social) en la cual Felipe obtuvo un
puntaje bruto de 8 que se traduce en 51 en puntaje T. Sin embargo, a pesar de no considerarse
un puntaje alto, en la actualidad, el paciente presenta dificultades en situaciones sociales hace
más de dos meses.
La decimotercera escala llamada FAM (Problemas familiares) obtuvo un puntaje bruto
de 12 que corresponde a 64 en puntaje T. A pesar de que no se considera un puntaje alto, se
debe tener cuenta que está al límite, lo que se relaciona con su mala relación con su madre y
ex mujer, además de no confiar en ellos y encerrarse en su pieza para no hablar con ninguno
de estos.
La penúltima escala llamada WRK (Interferencia laboral) se tiene un puntaje bruto de
21 que corresponde a 69 en puntaje T. Este puntaje es el segundo más alto de todos, junto a
BIZ y ANG. La elevación de este podría indicar conductas o actitudes que pueden interferir en
la ejecución del trabajo. Además de baja autoconfianza, dificultades en la concentración y en
la toma de decisiones. Por otro lado, se puede relacionar con actitudes negativas hacia los
compañeros de trabajo. En el caso del paciente, él menciona que en su trabajo no se le da el
reconocimiento que cree merecer, que su oficina es fea y que no se siente pagado, además de
la creencia de que sus compañeros lo buscan solo porque “es útil”. Esto se evidencia en que
hace dos meses que tiene dificultades en su trabajo.
Por último, se encuentra la escala TRT (Indicadores negativos de tratamiento) en la cual
Felipe obtuvo un puntaje bruto de 13 que se traduce en 61 en puntaje T. Este es un puntaje que
se encuentra al borde de considerarse alto, por lo que se debe tener en cuenta que Felipe podría
tener una actitud negativa hacia los médicos y el tratamiento de salud mental. En su caso, esta
creencia sí se evidencia ya que Felipe menciona en que su doctora “nunca le ha creído pero
algún día lo hará”. Además, el paciente no asiste a la consulta por cuenta propia, sino porque
su psiquiatra y su familia piensan que su ánimo ha cambiado, lo que podría dificultar el
tratamiento.