You are on page 1of 3

CURVA DE LA OFERTA A CORTO PLAZO

El análisis de costes a corto plazo no se puede explicar de forma correcta sin el análisis de
las curvas de oferta y demanda y su correcta comprensión, especialmente cómo sus
desplazamientos pueden afectar a la función de costes de la empresa. El total de la oferta
de la industria es el agregado de todas las ofertas de cada empresa.

La cantidad que cada empresa produce está sujeta a su nivel óptimo de producción.
Debemos considerar que el nivel óptimo de producción de una empresa es aquel en el que
el ingreso marginal (precio) es igual al coste marginal, siempre que se cubran sus costes
medios variables. Si este no es el caso, la empresa no alcanzará su nivel máximo de
beneficios y podría incluso incurrir en pérdidas.

Es común que los precios de los factores de producción varíen a lo largo del tiempo,
causando que las empresas ajusten sus precios de venta. Para poder optimizar, las
empresas tendrán que adaptar constantemente su producción a los cambios de sus costes
marginales. Si una empresa falla a la hora de adecuar correctamente su producción a los
nuevos costes marginales, sufrirá una perdida en sus beneficios.

El punto de equilibrio entre la demanda agregada de un producto y su oferta agregada


queda sujeto a variaciones si uno de los anteriores cambia, y por tanto dando un nuevo
precio y cantidad de equilibrio. Estos desplazamientos pueden llegar tanto por parte de la
oferta como de la demanda. Analicemos ahora en más detalle qué ocurre a la cantidad
vendida por una empresa cuando se da un desplazamiento en estas curvas.

Ejemplos de un desplazamiento de la curva de demanda incluyen cambios en las rentas o


cambios en el precio de bienes sustitutos. Hay que resaltar que la curva de la oferta
agregada comienza en X, y no antes, puesto que una cantidad menor haría que los
productores incurrieran en pérdidas. También, asumiremos que las empresas generan al
menos algo de beneficio (área A) puesto que en el corto plazo solo la mano de obra es
variable, lo que significa que no puede haber otras empresas que entren en el mercado,
aunque existan beneficios. En el supuesto de que aumenten la renta de los consumidores
se aumentaría también la demanda agregada a un precio determinado haciendo que la
curva de la demanda se desplazara hacia la derecha, convirtiéndose nuestra nueva curva
de demanda en D’ . Como no se ha dado ninguna condición que afecte a la curva de la
oferta, el nuevo equilibrio será E1, lo que significa una mayor cantidad vendida por cada
empresa, a la vez que una mayor cantidad de ventas totales (Q1). Debido a que las
funciones de costes de cada empresa son las mismas, cada empresa venderá una mayor
cantidad a un mayor precio (p1), lo que incrementa los beneficios de cada empresa por una
cantidad igual al área B–A, la cual dependerá tanto de los costes marginales totales como
de los costes medios totales y del incremento de la cantidad vendida.

Los desplazamientos de la curva de la oferta están causados por cambios en los precios de
la producción, innovaciones tecnológicas y del número de empresas en la industria. Los
últimos dos ejemplos, no obstante, no están asociados al corto plazo. Imaginemos el
supuesto de que hubiera una bajada en los precios de los factores de producción utilizados
por todas las empresas en su proceso de producción. Esto haría que los costes marginales
decrecieran y por tanto también los costes variables y costes totales, lo que hace que la
curva de oferta se desplace hacia abajo (izquierda, en rojo). Como consideramos a la curva
de oferta como el agregado de la oferta de todas las empresas, la curva de oferta agregada
también se desplaza hacia abajo. Debido a que ahora existen costes medios y marginales
más bajos, el punto más bajo de la curva de oferta disminuye hasta X’. El nuevo equilibrio
es E2, con un precio menor de p2. El nuevo beneficio de cada empresa, C, está determinado
por una nueva cantidad producida y la bajada de los costes medios y marginales. Aunque
en este caso concreto los beneficios aumentarían, los beneficios pueden tanto aumentar
como disminuir. Para resumir, en el corto plazo, una reducción en los precios de los
factores de producción hace que la curva de la oferta se desplace hacia la derecha
haciendo que los precios del mercado se reduzcan, aunque esto tiene unos efectos
indeterminados en los beneficios de cada empresa.