You are on page 1of 8

See discussions, stats, and author profiles for this publication at: https://www.researchgate.

net/publication/320004238

Modelo estructural del Macizo de Santander y zonas adyacentes

Conference Paper · September 2017

CITATIONS READS

0 882

6 authors, including:

Helbert García-Delgado Julian Andres Lopez Isaza


Servicio Geológico Colombiano National University of Colombia
11 PUBLICATIONS   3 CITATIONS    55 PUBLICATIONS   31 CITATIONS   

SEE PROFILE SEE PROFILE

Carlos A. Zuluaga Alfredo Taboada


National University of Colombia Université de Montpellier
58 PUBLICATIONS   336 CITATIONS    6 PUBLICATIONS   14 CITATIONS   

SEE PROFILE SEE PROFILE

Some of the authors of this publication are also working on these related projects:

Tectonic Geomorphology and Surface Processes of the Northern Andes of Colombia View project

Thermodynamic modelling View project

All content following this page was uploaded by Julian Andres Lopez Isaza on 23 September 2017.

The user has requested enhancement of the downloaded file.


Modelo estructural del Macizo de Santander
y zonas adyacentes
Velandia, F.1,2, García, H.2, López, J.1,2,
Bermúdez, M.3, Zuluaga, C.1, Taboada, A.4

Resumen

Con base en análisis de cartografía geológica e indicadores cinemáticos de planos


estríados, geoformas identificadas en imágenes de satélite y modelos digitales del
terreno, se propone un modelo estructural de deformación frágil que explica la cine-
mática de las fallas de borde, así como de las fallas transversales al interior del Macizo
de Santander. Con distinto estilo estructural se identifican y separan fallas de la zona
de deformación de Pamplona, más asociada al límite sur de los Andes de Mérida.

INTRODUCCIÓN

El Macizo de Santander hace parte del núcleo de la Cordillera Oriental de Colombia,


con estructuras mayores que controlan el cambio de rumbo NE a NNW. La zona se
incluye en el denominado “Alto de Santander” en los modelos tectónicos de régimen
distensivo (rifting?, backarc?, intra-arc?), y es clave para entender la evolución geo-
lógica de los Andes del Norte en Colombia. La evolución de este alto tectónico jugó
un papel importante en la generación de las dos cuencas adyacentes que albergan
las sucesiones sedimentarias del Jurásico y Cretácico Temprano. Sin embargo, existe
escasa información geológica sobre las estructuras al interior del macizo y sus límites

1 Universidad Nacional de Colombia


2 Universidad Industrial de Santander
3 Universidad de Ibagué
4 Universidad de Montpellier

Santa Marta, Colombia Agosto 28 - Septiembre 1, 2017


994
Geología estructural

con los altos de basamento adyacentes (Floresta, Perijá y Mérida). Tampoco es aún
clara la relación entre las fallas mayores de estos macizos y su evolución tectónica,
salvo en estudios realizados hacia el centro de la Cordillera Oriental que incluyen las
fallas de Boyacá y Soapaga (Cooper et al., 1995, Tesón et al., 2013, entre otros),
donde el borde oriental del Macizo de Floresta se ha relacionado con estructuras de
inversión tectónica.

Debido al escape de Los Andes del Norte hacia el NE (Egbue, et al., 2014), en esta zona
se pueden presentar los tres tipos de deformación (con fallas normales, inversas y de
rumbo), pero con predominio de transcurrencia (Kammer, 1999; Taboada et al., 2000;
Sarmiento, 2001; Cediel, et al., 2003; Velandia, 2005; Acosta et al., 2007). Uno de
los primeros modelos presentados con enfoque integral es el de Boinet et al. (1985),
que propone el Indentor (o Punzón) de Pamplona como causa de la deformación. Se
destacan también estudios detallados de geomorfología y neotectónica (Diederix et al.,
2008, 2009; Osorio et al., 2008).

El presente trabajo muestra los resultados de un análisis cinemático basado en datos


de campo de planos estriados, haciendo un seguimiento a las principales fallas del
Macizo de Santander y zonas adyacentes para lograr un modelo regional que explique
la deformación frágil en esta zona de la Cordillera Oriental.

METODOLOGÍA

La obtención del modelo estructural se basa en el análisis de la cartografía geológica


existente en escalas regionales del SGC (especialmente Gómez et al, 2015), los tra-
bajos geológicos publicados, las geoformas estructurales asociadas e identificadas en
imágenes de satélite y modelos digitales del terreno; y en la medición, procesamiento
e interpretación de datos estructurales de planos estriados en 100 estaciones de cam-
po distribuidas desde Teorama, en Norte de Santander, hasta Paz de Río en Boyacá.

Para determinar el sentido del movimiento a lo largo de los planos de falla se tu-
vieron en cuenta principalmente estructuras tipo Riedel, además de otros criterios
cinemáticos (Petit, 1987; Doblas, 1998). Los datos se analizan para la reconstrucción
de paleoesfuerzos según lo explican entre otros Etchecopar (1981), Angelier (1984,
1990) y Casas et al. (1990). El procesamiento de 2.086 planos estríados se hizo con

Santa Marta, Colombia Agosto 28 - Septiembre 1, 2017


995
el programa WinTensor 5.8.6 (Delvaux y Sperner, 2003). Los resultados arrojaron 236
tensores con el 85% de los datos de campo. En todo el proceso de análisis de estos
indicadores cinemáticos, desde la toma del dato en campo hasta la interpretación del
resultado, se tuvieron en cuenta los cuidados y recomendaciones de Sperner y Zweigel
(2010).

RESULTADOS

La actual configuración del Macizo de Santander y zonas adyacentes al NE de la Cor-


dillera Oriental de Colombia está relacionada con la cinemática y estilos estructurales
asociados a las fallas mayores. En el Macizo de Santander se presenta el cambio de
dirección NE a NW de la Cordillera Oriental por el movimiento lateral izquierdo de fallas
como Haca, Villa Caro, El Carmen, Bucaramanga y Lebrija (Figura 1), las cuales definen
un estilo transpresivo en este macizo, que se distingue de sus vecinos al sur (Floresta)
y al norte (Perijá), donde predomina un estilo estructural compresivo con fallas inver-
sas. Los tres macizos constituyen el antiguo “Alto de Santander”, donde se han docu-
mentado procesos de inversión tectónica. En este trabajo se define de manera regional
como el límite oriental del alto de basamento, al sistema que incluye de sur a norte
las fallas de Soapaga, Río Servitá, Mutiscua y Las Mercedes (S2M2), que constituye la
principal estructura normal del semigraben de la época de distensión, y a lo largo de
la cual se presentó posteriormente la principal inversión tectónica del “Alto de Santan-
der”. La Falla de Lebrija se muestra como otra falla mayor asociada a la estructura en
flor de Bucaramanga y se propone como el límite occidental del Macizo de Santander.

La mayoría de las fallas secundarias al interior del Macizo de Santander presentan una
cinemática lateral derecha limitada por las fallas longitudinales mayores y sinestrales
del macizo.

El modelo regional distingue las fallas de Sulasquilla, Morro Negro, Pamplona y Chi-
nácota, con vergencia al occidente y como parte del frente de deformación en cuña
de Pamplona (o indentor, en el sentido de Boinet et al., 1985). El término cuña es más
descriptivo y se usa aquí por tener menos implicaciones tectónicas que indentor. Las
fallas mencionadas son inversas, aunque de mayor ángulo (>30°), lo cual se atribuye
al efecto de contrafuerte (buttressing effect) que se ocasiona por el enfrentamiento de
la cuña con el centro del Macizo de Santander.

Santa Marta, Colombia Agosto 28 - Septiembre 1, 2017


996
Geología estructural

Figura 1. Mapa generalizado con las principales fallas geológicas del Macizo de Santander y zonas
aledañas.

Santa Marta, Colombia Agosto 28 - Septiembre 1, 2017


997
Hacia el centro de la zona de Pamplona se presentan tensores en distintas direccio-
nes y asociados a todo tipo de fallas, pero se puede distinguir un predominio de Es-
fuerzo Máximo Horizontal W-E y otro SW-NE, el primero con más evidencia de campo
como el más reciente. Hacia los bordes, relacionados con la cinemática dextral y
sinestral de las fallas de Boconó y Chitagá, respectivamente, se observan también
variados tensores en fallas de rumbo, pero además en locales fallas inversas y norma-
les (éstas últimas en relativa abundancia). La deformación de esta zona se interpreta
más asociada a las estribaciones o límite sur de los Andes de Mérida al entrar en
contacto con el borde oriental del Macizo de Santander, en la esquina sur del Bloque
de Maracaibo.

En el centro del Macizo de Santander, hacia la zona del municipio de Vetas, se obser-
van rasgos que se relacionan con la influencia de Pamplona, configurando una zona
de mayor elevación topográfica en “pop-up”.

CONCLUSIONES

El Macizo de Santander es una región geológica con predominio de un régimen trans-


presivo, donde se distinguen dominios limitados por fallas longitudinales mayores con
cinemática sinestral. Este estilo estructural lo diferencia de otras regiones geológicas
como el Macizo de Floresta al sur y la Serranía de Perijá al norte, donde predomina la
compresión (fallas inversas, eventualmente con componente de rumbo).

La estructura principal del Macizo de Santander, heredada del paleorelieve de la época


de distensión (“Alto de Santander”), está constituida por las fallas de Soapaga. Río
Servitá, Mutiscua y Las Mercedes (S2M2).

La zona de deformación o cuña de Pamplona tiene vergencia al W, con bordes para-


lelos a las fallas de Boconó y Chitagá, y alcanza a afectar la parte central del Macizo
de Santander. •

Santa Marta, Colombia Agosto 28 - Septiembre 1, 2017


998
Geología estructural

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Acosta, J., Velandia, F., Osorio, J., Lonergan, L., Mora, H. 2007. Strike-slip deformation within the
Colombian Andes.Deformation of the Continental Crust. Geological Society of London, Special
Publications, 272: 303-319.
Angelier, J., 1984. Tectonic analysis of fault slip data sets. Journal of Geophysical Re-search, 89 (B7),
5835-5848.
Angelier, J., 1990. Inversion of field data in fault tectonics to obtain the regional stress-III. A new
rapid direct inversion method by analytical means. Geophysical Journal International, 103 (2),
363-376.
Boinet, T., Bourgois, J., Mendoza, H., Vargas, R., 1985. Le poinçon de pamplona (Colombie): Un jalon
de la frontière meridionale de la plaque Caraïbe. Bulletin de la Société Géologique de France,
8: 403–413.
Casas, A.M., Gil, I. y Simón, J.L., 1990. Los métodos de análisis de paleoesfuerzos a partir de pobla-
ciones de fallas: sistemática y técnicas de aplicación. Estudios Geológicos, 46, 385-398.
Cediel, F., Shaw, R., Cáceres, C. 2003. Tectonic assembly of the northern Andean Block, in Barto-
lini, C., Buffler, R. T., and Blickwede, J., eds., The Circum-Gulf of Mexico and the Caribbean:
Hydrocarbon habitats, basin formation and plate tectonics, American Association of Petrolum
Geologists Memoir, 79: 815-848.
Delvaux, D., Sperner, B., 2003. New aspects on tectonic stress inversion with reference to the TEN-
SOR program. In: Nieuwland, D. (Ed.), New Insights into Structural Interpretation and Modelling.
Geological Society, London, Special Publication 212, 75-100.
Diederix, H., Torres, E., Hernández, C., Botero, P. 2008. Modelo de evolución morfotectónica cuater-
naria basado en evidencias estructurales, neotectónicas y paleosimológicas de los principales
sistemas de falla en la región de Bucaramanga. Informe interno INGEOMINAS, 85p.
Diederix, H., Hernández, C., Torres, E., Osorio, J., Botero, P. 2009. Resultados preliminares del primer
estudio paleosimológico a lo largo de la Falla de Bucaramanga. XII Congreso Colombiano de
Geología, Paipa. Memorias, 18p.
Doblas, M., 1998. Slickenside kinematic indicators. Tectonophysics, 295 (1–2), 187-197.
Egbue, O., Kellogg, J., Aguirre, H., Torres, C., 2014. Evolution of the stress and strain fields in the
Eastern Cordillera, Colombia. Journal of South American Earth Sciences, 58, 8-21.
Etchecopar, A., Vasseur, G., Daignieres, M., 1981. An inverse problem in microtectonics for the deter-
mination of stress tensors from fault striation analysis. Journal of Structural Geology, 3, 51-65.
Gómez, J., Montes, N., Nivia. A., Diederix, H. Compiladores. 2015. Mapa Geológico de Colombia,
escala 1:1’000.000. Servicio Geológico Colombiano. Bogotá.
Kammer, A. 1999. Observaciones acerca de un origen transpresivo de la Cordillera Oriental. Geología
Colombiana, 24: 29-53.

Santa Marta, Colombia Agosto 28 - Septiembre 1, 2017


999
Osorio, J., Hernández, C., Torres, E., y Botero, P. 2008. Modelo geodinámico del Macizo de Santander.
Informe interno INGEOMINAS, 152p.
Petit, J.P., 1987. Criteria for the sense of movement on fault surfaces in brittle rocks. Journal of
Structural Geology, 9 (5-6), 597-608.
Sarmiento, L. 2001. Mesozoic rifting and cenozoic basin inversion history of the Eastern Cordillera,
Colombian Andes. Inferences from tectonic models. PhD. Thesis. Vrije Universiteit Amsterdam,
296p
Sperner, B., Zweigel, P., 2010. A plea for more caution in fault–slip analysis. Tectonophysics, 482,
29-41.
Taboada, A., Rivera, L., Fuenzalida, A., Cisternas, A., Philip, H., Bijwaard, H., Olaya, J., Rivera, C. 2000.
Geodynamics of the northern Andes: Subductions and Intracontinental deformation (Colombia).
Tectonics, 19 (5): 787-813.
Tesón, E., Mora, A., Silva, A., Namson, J., Teixell, A., Castellanos, J., Casallas, W., Julivert, M., Taylor,
M., Ibáñez, M., Valencia, V. 2013. Relationship of Mesozoic graben development, stress, shor-
tening magnitude, and structural style in the Eastern Cordillera of the Colombian Andes. In:
Nemcˇok, M., Mora, A., and Cosgrove, J.W. (eds) Thick-Skin-Dominated Orogens: From Initial
Inversion to Full Accretion. Geological Society, London, Special Publications, 377. First published
online June 11, 2013, http://dx.doi.org/10.1144/SP377.10
Velandia, F. 2005 Interpretación de transcurrencia de las fallas Soapaga y Boyacá a partir de Imáge-
nes LANDSAT TM, Boletín de Geología, 27 (1): 81-94.

Santa Marta, Colombia Agosto 28 - Septiembre 1, 2017


1000
View publication stats