You are on page 1of 6

UNIVERSIDAD ANDINA DEL CUSCO

FACULTAD DE DERECHO Y CIENCIA POLÍTICA


ESCUELA PROFESIONAL DE DERECHO

CONFLICTOS DE COMPETENCIA Y ABSTENCIÓN

ASIGNATURA:

DERECHO PROCESAL ADMINISTRATIVO

DOCENTE:

CARMEN NATALIA GIBAJA ZAPATA

INTEGRANTES:

 GÓNGORA SÁNCHEZ MARÍA CELESTE


 HUACAHUIRE ACCOSTUPA ZENAYDA
 SURCO PHUYO MADELEINE
 MEJIA CAMARGO CESIA VALERIA
 YULIANA LUNA DELGADO
 LEVITA MEDRANO EDY

CUSCO-PERÚ
CONFLICTOS DE COMPETENCIA Y ABSTENCIÓN

El conflicto de competencia es una situación jurídica que tiene lugar cuando dos
autoridades administrativas se consideran competente para avocarse a conocimiento
de un asunto. En todo conflicto de competencia, el órgano a quien se remite el
expediente dicta resolución irrecurrible en el plazo de cuatro días.

La incompetencia es la falta de competencia de un funcionario para conocer un


asunto determinado.

La forma y las condiciones en que se administran las actividades, funciones y


decisiones estatales. Se refiere a la entidad o al funcionario, en su caso, al que
corresponde intervenir o resolver en determinada situación o reclamo. La competencia
es irrenunciable y se ejerce por los órganos administrativos originarios, salvo los casos
de delegaciones, sustitución o revocación previstos por las disposiciones legales. La
incompetencia puede declararse de oficio o a instancia de los interesados. La
competencia de un funcionario para conocer de un asunto administrativo es sumamente
importante, porque puede decidir la nulidad o validez de un acto administrativo

Conflictos de Competencia es Cuando alguno de los poderes del Estado o de las


entidades públicas toma decisiones que no le corresponden o rehúye actuaciones que
son propias de su competencia, interfiriendo en las atribuciones de otros órganos que
las tienen asignadas por la Constitución o las Leyes Orgánicas.

Los conflictos de competencia se presentan dentro de la misma jurisdicción y la


colisión de jurisdicciones supone conflicto entre dos jurisdicciones diferentes. No puede
olvidarse que la jurisdicción es el Conflictos de jurisdicción y de competencia 47 género
y la competencia la especie. La competencia es la facultad que tiene un juez o
magistrado de una rama jurisdiccional para ejercer la jurisdicción en determinados
asuntos y dentro de cierto territorio (CABRA*, 1977).

La ABSTENCIÓN es la situación que genera controversia respecto del ejercicio


de la competencia administrativa es la abstención, que se genera cuando la autoridad
administrativa se inhibe del conocimiento de un trámite al encontrarse en discusión su
imparcialidad en el mismo. A diferencia del conflicto de competencia, la abstención
implica controversia al interior del órgano en cuestión, sin que exista discusión respecto
a quién le corresponde la citada competencia, sin más bien respecto a la idoneidad o
imparcialidad de quien la ejerce debido a determinadas condiciones. Como obvia
consecuencia, la abstención no desplaza o transfiere la competencia del órgano, sino
que produce el efecto de desplazar a la persona que conforma el mismo (GUZMAN
NAPURI, 2013).

La abstención es entonces la separación de la tramitación de un proceso


administrativo por parte de la propia autoridad, no obstante poseer competencia
administrativa, cuando existen causales objetivas para ello. La abstención permite
asegurar la imparcialidad y objetividad de la autoridad administrativa al momento de
resolver, la misma que debe ser cautelada por los poderes públicos.

Abstención se genera en virtud del principio de imparcialidad de la autoridad


administrativa, cuando este se inhibe del conocimiento de un trámite al encontrarse en
discusión su imparcialidad en el mismo.

La abstención es entonces, en el ámbito procedimental, la separación de la


tramitación de un proceso administrativo por parte del apropia autoridad, no obstante
poseer competencia administrativa, cuando existen causales objetivas para ello

La abstención permite asegura la imparcialidad y objetividad de la autoridad


administrativa al momento de resolver, la misma que debe ser cautelada por los poderes
públicos.

El deber de abstención alcanza a quienes participan en el procedimiento como


autoridad con facultad resolutiva (instructor), de origen electoral o designado, en carrera
pública o no; y también a las autoridades con facultad asesora (asesor legal, técnico o
autoridad dictaminadora) puesto que todas las autoridades están vinculadas al deber de
imparcialidad. Se encuentra incluida también cualquier autoridad individualmente
considerada que conforma un órgano colegiado de tipo decisor o asesor (CABRA*,
1977).

Artículo 91.- Control de competencia

Recibida la solicitud o la disposición de autoridad superior, según el caso, para iniciar


un procedimiento, las autoridades de oficio deben asegurarse de su propia competencia
para proseguir con el normal desarrollo del procedimiento, siguiendo los criterios
aplicables al caso de la materia, el territorio, el tiempo, el grado o la cuantía. (Texto
según el artículo 80 de la Ley Nº 27444)

A fin de asegurar la tramitación válida de los procedimientos administrativos, así


como la validez de los actos administrativos que se emiten, la Ley establece que las
autoridades, de oficio, deben asegurarse de la idoneidad de su propia competencia para
proseguir con el normal desarrollo del procedimiento. Si la autoridad determina su
incompetencia, deberá remitir el expediente a aquella que la misma considere
competente. Cuando la autoridad a la que se remite la documentación tampoco se
considera competente, se genera el conflicto negativo de competencia, al cual
aludiremos más adelante (GUZMAN NAPURI, 2013).

Esta disposición tiene por finalidad evitar posteriores declaraciones de nulidad


del procedimiento o de la resolución que le pone término, así como las declinatorias de
competencia una vez efectuado un importante avance en la tramitación del expediente;
o los conflictos de competencia que puedan generarse en adelante, hechos que afectan
la eficiencia en la tramitación de los procedimientos administrativos y el derecho de los
administrados a un seguimiento adecuado de los mismos (GUZMAN NAPURI, 2013).

Como veremos más adelante, la generación de conflictos de competencia o la


nulidad de los procedimientos afecta no solo a los administrados, sino además a la
utilidad pública que es la materia que debe priorizar la actuación administrativa. El
conflicto de competencia es en buena cuenta un problema de gestión, que, sin embargo,
resulta funcional a la tramitación de los procedimientos en tanto permita corregir
situaciones ineficientes al interior de la entidad al emplearse los mecanismos adecuados
para corregir los conflictos (GUZMAN NAPURI, 2013).

Artículo 92.- Conflictos de competencia

92.1 La incompetencia puede ser declarada de oficio, una vez apreciada conforme al
artículo anterior o a instancia de los administrados, por el órgano que conoce del asunto
o por el superior jerárquico

92.2 En ningún caso, los niveles inferiores pueden sostener competencia con un
superior debiéndole, en todo caso, exponer las razones para su discrepancia. (Texto
según el artículo 81 de la Ley Nº 27444)

Si bien es cierto, la competencia debe estar definida claramente por el


ordenamiento jurídico y no obstante la obligación de las autoridades de verificar su
propia competencia, es posible que se generen controversias respecto al ejercicio de la
misma. En la práctica, las normas legales no establecen con total especificidad las
atribuciones que posee cada órgano estatal, razón por la cual resulta posible que más
de un órgano se considere competente para la tramitación de un procedimiento
determinado, o que más de un órgano se considere incompetente para dicha
tramitación. Los conflictos de competencia generan importantes perjuicios a la
tramitación de los procedimientos administrativos. En primer lugar, complica los
procedimientos administrativos, pues el administrado desconoce la entidad o la
autoridad que finalmente será la encargada de tramitar su procedimiento administrativo.
En segundo lugar, afecta la celeridad de los procedimientos, puesto que somete los
mismos a indefiniciones de tramitación. Finalmente, la existencia de conflictos de
competencia perjudica la gestión de los organismos públicos, al impedirles funcionar
eficientemente (GUZMAN NAPURI, 2013).

Artículo 93.- Declinación de competencia

93.1 El órgano administrativo que se estime incompetente para la tramitación o


resolución de un asunto remite directamente las actuaciones al órgano que considere
competente, con conocimiento del administrado.

93.2 El órgano que declina su competencia, a solicitud de parte y hasta antes que otro
asuma, puede adoptar las medidas cautelares necesarias para evitar daños graves o
irreparables a la entidad o a los administrados, comunicándolo al órgano competente

Como resultado de la obligación de verificar su propia competencia, el órgano


administrativo que se estime incompetente para la tramitación o resolución de un asunto,
sea ello a solicitud de parte o de oficio, remite directamente las actuaciones al órgano
que la autoridad considere competente584. Dicha actuación debe ser conocida por el
administrado585, a fin de que el mismo pueda ejercer su derecho de defensa, dada la
posibilidad de que la decisión origine indefensión. (pg586).

Por otro lado, el órgano que declina su competencia puede adoptar, las medidas
cautelares necesarias para evitar daños graves o irreparables a la entidad o a los
administrados, siempre y cuando la solicitud en cuestión haya sido presentada por
alguna de las partes, y solo podrán adoptarse dichas medidas hasta que otro órgano
asuma la competencia. Dicha medida debe ser necesariamente comunicada al órgano
que se considera competente, a fin de que este mantenga la medida o la revoque si es
que la misma ya no es pertinente (GUZMAN NAPURI, 2013).

BIBLIOGRAFÍA

CABRA*, M. G. (1977). Conflictos de jurisdicción. bobota : ABC. Obtenido de


file:///C:/Users/Usuario/Downloads/320-1471-1-PB%20(1).pdf

Gardey, J. P. (2008). Definición de conflicto (https://definicion.de/conflicto/). Obtenido de


https://definicion.de/conflicto/

GUZMAN NAPURI, C. (2013). MANUAL DEL PROCEDIMIENTO ADMINISTRATIVO GENERAL. Peru:


Pacifico.