You are on page 1of 8

¿QUÉ SIGNIFICA CANTAR CON EL DIAFRAGMA?

Cuántas veces no hemos escuchado que cuando queremos cantar alguien nos dice:
“canta con el diafragma”. Y siempre nos preguntamos qué significa eso y lo más
importante es cómo se hace.
Generalmente, y posiblemente esto les suene familiar, cuando uno trata de cantar con
el diafragma, lo primero que hace es pensar en “poner soporte” y apretar lo más
fuerte que puede la zona abdominal para que la nota salga con fuerza y que no salga el
famoso “gallo” o “falsete”.
Desgraciadamente para los que tenían esa idea, el poner fuerza en el abdomen no es
cantar con el diafragma, sino todo lo contrario. Pero primero explicaré cuáles son las
funciones del diafragma para que puedan tener una mejor idea de lo que hablamos.
Este es uno de los conceptos más controvertidos y confusos en lo que concierne a la
técnica vocal. Algunos hemos aprendido a “sacar panza” al inspirar, otros a “entrar la
panza”, otros a “sacar hacia los costados”, etc.
Como quien dice, “a cada maestrito su librito”. En general, el alumno de canto no tiene
idea del porqué de esos movimientos que le son indicados, y simplemente adquiere un
automatismo a través de una práctica. Por supuesto, muchas veces al cambiar de
profesor, cambia la indicación, cambia la práctica… A veces realmente pareciera que
hay que empezar todo de cero nuevamente, y el cantante siente confusión. ¿Cuál es la
mejor técnica?...

Algo que me parece sabio de aplicar, en la vida como en el canto, es que nuestro
maestro máximo debemos ser nosotros mismos. Por más famoso que sea el docente
de canto, o por más reconocida que sea la técnica que estemos aprendiendo, si el
cuerpo dice “Stop”, si sentimos dolor o incomodidad, si algo no nos convence,
debemos escucharnos a nosotros mismos. Una técnica no puede ir en contra de uno
mismo. Al fin y al cabo, ¿cómo se puede encarar una actividad, sea este hobby o peor,
profesión, si nos pone en situación de tensión, si nos causa desagrado físico, si nos
demanda un esfuerzo tan tremendo? ¿Cantar debe ser placentero, sino cómo sostener
horas de práctica y ensayos? ¿Cómo querer seguir cantando si duele todo después de
un rato o después de una clase, si cantar es asociado con conceptos como “empujar”,
“sostener”, “forzar”?...

¿Entonces qué hacer?


FORMAS DE USO DEL DIAFRAGMA PARA
EL CANTO
El diafragma es un músculo largo con un tendón central. Su grosor es aproximadamente de
una pulgada y al ser un músculo y no un órgano, no se llena con nada, es decir, que no puede
haber aire dentro de él. De la misma manera es un músculo que no sólo se encuentra en la
parte frontal de nuestra caja torácica. Es como un caparazón que se encuentra alrededor de la
mayor parte de nuestras costillas (casi en toda la caja torácica, menos en la parte abdominal),
y que separa a éstas de los órganos, pero cuando hablamos de este músculo con relación al
canto generalmente sólo nos referimos a la parte delantera, a la altura del esternón (el hueso
que sentimos exactamente arriba del estómago en la parte central el cuerpo), porque es la que
será de utilidad para nosotros al cantar.

La función más importante del diafragma es la de “REGULAR EL FLUJO DE AIRE AL RESPIRAR”.


¿Pero cómo se logra esto? La parte frontal de nuestro diafragma siempre está en movimiento
cuando respiramos. Al inhalar, el diafragma baja empujando a los órganos (por esta razón
nuestro estómago se infla, no porque ahí haya aire, ya que el aire se encuentra en los
pulmones), y al exhalar el diafragma sube y regresa a su posición original o de relajación. Este
proceso que parece tan sencillo se complica al momento de cantar, pero cuando lo logramos
es cuando decimos que estamos cantando con el diafragma, es decir, cuando logramos que
trabaje de manera automática tal y como lo hacemos cuando respiramos. La diferencia es que
cuando cantamos y respiramos lo que generalmente hacemos es que al tomar aire
mantenemos la tensión en la zona abdominal y no permitimos que trabaje de manera libre, ya
que lo apretamos y no dejamos que tenga movilidad. Ahora comienza a queda más claro por
qué cuando nos dicen que apretemos el estómago para poner más soporte, es lo que no
deberíamos hacer, puesto que le prohibimos al diafragma hacer su trabajo, y dejamos de tener
relajación en una de las partes donde más deberíamos de tenerla.

Cuando puede bajar y subir sin problemas, permite que haya una regulación del flujo de aire
que metemos y sacamos. Y sé que sonará extraño para muchos, pero esta regulación del aire
es radical en el canto.

USO DEL DIAFRAGMA


Ahora explicaré el por qué. Por una simple situación física, entre más aire saquemos, más
grave será la nota, ya que en el mismo tiempo hay más espacio para que la cuerda vibre y haya
menos vibraciones, al igual que en una guitarra. Y mientras menos aire saquemos, más aguda
será la nota porque en ese mismo tiempo no hay tanto espacio para que la cuerda vibre y por
consecuencia hay más vibraciones. Lo cual nos lleva a una simple conclusión:
Pero cuando cantamos, normalmente vamos en contra de la teoría, ya que vamos a dar un
gran agudo y tomamos una gran cantidad de aire porque pensamos que no la llegaremos. Esto
provoca que las cuerdas vocales no puedan aguantar la presión de aire que se le está
mandando y a su vez al no poder mantener esa presión hacen uso de los músculos externos
para no abrirse, pero llega un momento en que ya no pueden aguantar más y se abren,
creando el “gallo” o el falsete. Como podemos darnos cuenta, al no controlar el aire que
sacamos para dar cierta nota que el cerebro nos indica, entonces mandamos más de la
necesaria, tensamos los músculos que ayudan a que la cuerda se cierre y los cuales no
deberíamos de utilizar, nos lastimamos y la apertura de las cuerdas que generará el falsete
está latente todo el tiempo.

En caso de que controlemos ese flujo de aire, entonces, si nuestra nota es muy aguda, el
cuerpo sabrá que debe de sacar una mínima cantidad de aire sin tensar las cuerdas ni los
músculos. Hasta este punto no se preocupen por la fuera que tendrá la nota, ya que esa no es
la función del diafragma.

RESPIRACIÓN INTERCOSTAL
La administración de ese aire se logra haciendo que el diafragma no tenga obstáculos para
trabajar. Por lo cual se debe de trabajar con la respiración intercostal, es decir, haciendo que
las costillas siempre se mantengan expandidas hasta que terminemos de cantar.

Cuando respiramos, el proceso es:

Inhalar / Diafragma baja = Costillas expandidas

Exhalar / Diafragma sube = Costillas relajadas (regresan a su posición)

Cuando cantamos el proceso es:

Inhalar / Diafragma baja = Costillas expandidas

Exhalar / Diafragma sube = Costillas continúan expandidas

Esto hará que el diafragma sea el que regule la salida del aire, y no las costillas, que cuando
regresan a su posición de relajación empujan también a los pulmones haciendo que la salida
del aire no sea controlada. Y al mismo tiempo de mantener esa fuerza en las costillas y no en la
zona abdominal haremos que el diafragma no tenga impedimentos para trabajar de manera
natural. Hay que recordar también que el diafragma se vincula con los músculos del cuello, por
lo cual, si tensamos o ponemos fuerza en él, también tensaremos los músculos de la garganta,
y esto hará que sea más difícil poder cantar, sobre todo las notas agudas. Intenten poner
mucha fuerza en la zona abdominal, como si fueran a cargar algo muy pesado. Noten cómo
también sentirán tensión en la garganta.

Lo más importante es que debe de existir la mayor relajación posible en el diafragma y en


todos los músculos del cuerpo, pero sobre todo en los que más intervienen cuando
producimos el sonido, como los músculos de la garganta.

Existen ejercicios específicos para lograr que el proceso para el control de aire sea automático,
y que jamás tengamos que preocuparnos por poner soporte, pensar en cuánto aire sacaremos,
etc., y que simplemente nos dediquemos a interpretar la canción. Sin embargo, estos ejercicios
de respiración necesitan constancia, y un fuerte entrenamiento disciplinado para que el
cuerpo se acostumbre a hacerlo cada vez que cantamos. Estos ejercicios hacen que las costillas
siempre se mantengan expandidas y que logremos dominar el flujo de aire que entra y sale al
momento de tener esta posición. El diafragma tiene la capacidad de regular sus propios
movimientos, hasta el punto en que nada interfiera con él, sin embargo, es necesario
entrenarlo para este proceso.

A CONTINUACIÓN, LES MOSTRARÉ UNA LISTA DE COMPARACIÓN ENTRE


UNA EXHALACIÓN COMÚN CUANDO RESPIRAMOS Y LA DIFERENCIA AL
PRODUCIR SONIDO:

Para una exhalación, las cuerdas se mantienen abiertas.

Para la producción del sonido vocal, las cuerdas se contraen y se cierran varios grados.

Para una exhalación, las costillas regresan a su posición natural e indiscriminadamente


empujan los pulmones haciendo que estos saquen el aire. Ésta es la función primordial de la
exhalación, hacer que el aire salga.

Para la producción del sonido vocal, el aire necesita ser regulado. No sale
indiscriminadamente. Si el flujo de aire que sale es demasiado, habrá demasiada presión en las
cuerdas. Esto produce el impedimento para la creación del sonido y provoca tensión en los
músculos de la garganta.

Para una exhalación, cuando las costillas regresan a su posición natural, empujan el diafragma
desde los lados, haciendo que éste quede en posición de relajación. (Estado Pasivo)

Para la producción del sonido vocal, el diafragma puede levantarse automáticamente con una
variación de grados contra los pulmones. Esto regula el flujo de aire hacia las cuerdas, lo cual
es apropiado para la generación del sonido. (Estado Activo)
Para una exhalación, los músculos abdominales suben hacia el pecho para regresar el
diafragma a una posición de relajación.

Para la producción del sonido vocal, el diafragma automáticamente sube, pero no porque los
órganos abdominales lo levanten. De esta manera, si el diafragma fuera forzado para subir, tal
y como pasa en una exhalación común (estado pasivo), estaría en un estado contradictorio
para su propósito principal y para la generación del sonido.

De esta manera podemos concluir que una buena técnica vocal es aquella que también
desarrolla que el diafragma tenga libertad de movimiento y que este músculo sea el que
regule el flujo de aire que entra y sale para producir el sonido a partir de la nota que
deseamos cantar.

RECOMENDACIONES

La respiración no es un acto consciente, es algo que realizamos de


manera automática. Sin embargo, durante el canto, podemos modificar
nuestro patrón respiratorio. Un adulto respira de 12 a 20 veces de
media, dependiendo de su morfología.
Al cantar, la postura y la respiración son de vital importancia, ambas se
relacionan con la emisión de voz, su calidad, su intensidad… La
respiración ocurre en dos fases:

 Inspiración: proceso por el que entra aire del medio al interior


de los pulmones, obteniendo oxígeno.
 Espiración: proceso en el que el aire sale de los pulmones,
eliminando el dióxido de carbono.

Un músculo de suma importancia en la respiración es el diafragma, que


separa la cavidad torácica y el abdomen. Durante la inspiración el
diafragma se contrae, el tórax se ensancha y los pulmones se dilatan
produciéndose una entrada de aire. En la espiración, el diafragma y los
pulmones se relajan, disminuyendo el diámetro torácico.

La respiración puede realizarse de tres modos:

 Torácica superior: se ascienden los hombros y las clavículas,


se produce aprovechando la parte superior de los pulmones.
 Intercostal: se realiza abriendo las costillas y descendiendo el
diafragma.
 Abdominal o diafragmática: se moviliza la parte más baja del
tórax y la parte más alta del abdomen. El diafragma realiza un
descenso máximo.

En función del tipo de respiración que realicemos, el diafragma influye


de manera diferente en la respiración:

 En la respiración torácica superior: al llenarse de aire la parte


superior del pecho, los hombros ascienden. En esta postura el
diafragma tiene una menor intervención y no es una postura
adecuada para canto, ya que se produce tensión en la
musculatura cervical asociada a la fonación. Es un modelo
clásico de respiración en militares.
 En la respiración intercostal: el aire queda en la parte media
del pecho, por lo que la implicación diafragmática es mayor. Más
que ser útil en el canto, lo es a la hora de realizar nuestras
actividades cotidianas, ya que la postura adoptada dificulta la
emisión de la voz.
 La respiración abdominal: es el tipo de respiración más
adecuada para cantar, puesto que la intervención del diafragma
y la musculatura abdominal es total.

EJERCICIO DE RESPIRACIÓN CONSCIENTE


Os enseñaré un ejercicio para tomar conciencia de los diferentes tipos
de respiración.
Para realizar el siguiente ejercicio se recomienda estar en una
habitación con espejo, que esté ventilada, lo más silenciosa posible y
que haya suficiente espacio como para tumbarnos en ella. También te
aconsejo que utilices ropa holgada, que no presione tu torso, es
importante que no oprima el cuello, el tórax, ni el abdomen.
Sin ánimo de asustar, debemos tener cuidado con
la hiperventilación durante los ejercicios, que nos generan una
sensación de malestar, mareo o dolor de cabeza. Si sientes una mínima
sensación de mareo, toma agua y descansa volviendo a tu ritmo
respiratorio habitual.
Nos tumbamos en el suelo y desde una postura relajada, nos
concentramos en nuestra respiración: coge aire por la nariz (contando
mentalmente hasta 3 de manera pausada) y lo soltamos por la boca
haciendo ruido (como si apagaras una vela) y contando 3 mentalmente.
Repite este ejercicio 30 veces, tomando consciencia de tu
cuerpo. ¿Hacia dónde va el aire? ¿Qué se mueve más? ¿El abdomen
o quizá el tórax?...
Descansamos estando tumbados, respirando 10 veces a nuestro modo
habitual.

RESPIRACIÓN TORÁCICA SUPERIOR


Continuamos tumbados y colocamos nuestra mano debajo de las
clavículas. Comenzamos a coger aire por la nariz intentando llevar el
aire hacia nuestra mano. Para ello debemos ascender los hombros e
intentar que nuestro abdomen y caja torácica no se ensanchen.
Realizamos este ejercicio 15 veces, contando hasta 3 en cada
respiración y prestando atención a qué sentimos. Al
finalizar respiramos de nuestro modo habitual 10 veces.

RESPIRACIÓN INTERCOSTAL
Sigue tumbado y coloca las manos a los lados del esternón. Respira
hinchando el pecho y las últimas costillas. No debes hinchar el
estómago ni mover los hombros. Realiza el ejercicio con 15 repeticiones
y descansa 1 minuto.

RESPIRACIÓN ABDOMINAL
Continúa tumbado boca arriba. Pon una mano sobre tu abdomen, a la
altura del ombligo. La otra mano debes colocarla en el pecho. Al coger
el aire por la nariz, debes notar cómo la mano de la tripa asciende y la
del pecho no se mueve (o se mueve un poco, pero nunca debe
sobrepasar la mano del abdomen). Los hombros en esta ocasión
tampoco deben moverse.
PRIMERA CONCLUSIÓN: cuando uno “manda el aire a la panza” o “saca panza”, está
refiriéndose al espacio abdominal, situado por debajo del diafragma, el cual no tiene
absolutamente ningún papel en la respiración. Se trata solamente de una imagen que usan los
profesores de canto para intentar que el alumno use la parte más baja de sus pulmones, que
es también la más ancha (los pulmones tienen forma de pirámide). La imagen habilita el uso de
la parte más voluminosa de los pulmones y la inspiración así guiada será más profunda y
utilizará mayor espacio. Pero ojo, no se respira “con la panza”. El desplazamiento aparente de
la pared abdominal hacia delante es una mera consecuencia del descenso del diafragma. Al ser
blandos los órganos y tejidos contenidos en esa cavidad, salen hacia fuera.

SEGUNDA CONCLUSIÓN: no hay distintos tipos de respiración, sino distintos volúmenes de


aire. Sencillamente puedo tomar menos o más aire, pero el sistema siempre es el mismo.

TERCERA CONCLUSIÓN: la “puja” del diafragma jamás favorecerá la emisión vocal, y sí


desencadenará compensaciones de otros músculos y partes del cuerpo que se verán sobre
exigidas. Mantener el diafragma hacia abajo, en posición de inspiración, sí, pero sin empujar.
¿Cómo es posible? Sosteniendo el equilibrio, permitiendo la flexibilidad del diafragma a través
del movimiento, desarrollando la capacidad inspiratoria, y dejando que solito el diafragma
vuelva a su lugar de reposo en la exhalación.

CUARTA CONCLUSIÓN: cuánto menos intervengamos en este hermoso e irrepetible sistema


que es el cuerpo humano, cuánto más cerca estemos de su naturaleza y lo respetemos en sus
procesos, mejor funcionará, estaremos más en armonía con él, y por ende con nosotros
mismos. Cantar se convertirá entonces en sinónimo de bienestar y favorecerá el equilibrio
corporal.