You are on page 1of 72

Agua

Para otros usos de este término, véase Agua (desambiguación).


Para las propiedades físicas y químicas del agua, véase Molécula de agua.

El agua en la naturaleza se encuentra en sus tres estados: líquido fundamentalmente en los


océanos, sólido (hielo en los glaciares, icebergsy casquetes polares), así como nieve(en las zonas
frías) y vapor (invisible) en el aire.

El ciclo hidrológico: el agua circula constantemente por el planeta en un ciclo continuo de


evaporación, transpiración, precipitaciones y desplazamiento hacia el mar.

El agua es un elemento esencial para mantener nuestras vidas. El acceso al agua potable reduce la
expansión de numerosas enfermedades infecciosas. Necesidades vitales humanas, como el
abastecimiento de alimentos, dependen de ella. Los recursos energéticos y las actividades
industriales que necesitamos también dependen del agua.1

El agua ( escuchar) (del latín aqua) es una sustancia cuya molécula está formada por
dos átomos de hidrógeno y uno de oxígeno (H2O).2 El término agua generalmente se
refiere a la sustancia en su estado líquido, aunque la misma puede hallarse en su
forma sólida llamada hielo y en su forma gaseosa denominada vapor.2 Es una sustancia
bastante común en el universo y el sistema solar, donde se encuentra principalmente en
forma de vapor o de hielo. Es esencial para la supervivencia de todas las formas
conocidas de vida.
El agua recubre el 71 % de la superficie de la corteza terrestre.3 Se localiza principalmente
en los océanos, donde se concentra el 96,5 % del agua total. A los glaciares y casquetes
polares les corresponde el 1,74 %, mientras que los depósitos subterráneos (acuíferos),
los permafrost y los glaciares continentales concentran el 1,72 %. El restante 0,04 % se
reparte en orden decreciente entre lagos, humedad del suelo, atmósfera, embalses, ríos y
seres vivos.4 El agua circula constantemente en
un ciclo de evaporación o transpiración(evapotranspiración), [[Precipitación
(meteorología)|precipitación]
Se estima que aproximadamente el 70 % del agua dulce se destina a la agricultura.6 El
agua en la industria absorbe una media del 20 % del consumo mundial, empleándose en
tareas de refrigeración, transporte y como disolvente en una gran variedad de procesos
industriales. El consumo doméstico absorbe el 10 % restante.7 El acceso al agua
potable se ha incrementado durante las últimas décadas en prácticamente todos los
países.89 Sin embargo, estudios de la FAO estiman que uno de cada cinco países en vías
de desarrollo tendrá problemas de escasez de agua antes de 2030; en esos países es vital
un menor gasto de agua en la agricultura modernizando los sistemas de riego.7

Agua
El agua es un compuesto que se forma a partir de la unión, mediante enlaces
covalentes, de dos átomos de hidrógeno y uno de oxígeno; su fórmula molecular
es H2O y se trata de una molécula muy estable.

En la estructura de la molécula los dos átomos de hidrógeno y el de oxígeno


están dispuestos en un ángulo de 105°, lo cual le confiere características
relevantes.

Es una molécula dipolar – en la que el átomo de oxígeno central comparte un par


de electrones con cada uno de los dos átomos de hidrógeno – con un exceso de
carga negativa junto al oxígeno, compensada por otra positiva repartida entre los
dos átomos de hidrógeno.
Agua
Para otros usos de este término, véase Agua (desambiguación).
Agua. Sustancia cuyo
nombre proviene Agua

Concepto: El agua (del latín aqua) es una sustancia


cuya molécula está formada por dos
átomos de hidrógeno y uno de oxígeno
(H2O)

Prensa
Agua en Cubadebate

del latín aqua. Molécularmente está formada por dos átomos de Hidrógeno y
uno de Oxígeno (H2O). Es esencial para la supervivencia de todas las formas
conocidas de vida. Su estado más común es líquido, pero también puede
encontrarse en la naturaleza en estado Sólido(hielo) y en
estado gaseoso(Vapor).
El agua cubre el 71% de la superficie de la corteza terrestre. En la Tierra, se
localiza principalmente en los océanos donde se concentra el 96,5% del agua
total, los glaciares y casquetes polares tiene el 1,74%, los depósitos
subterráneos en (acuíferos), los permafrost y los glaciares continentales
suponen el 1,72% y el restante 0,04% se reparte en orden decreciente
entre lagos, la humedad del suelo, Atmósfera, embalses, ríos y seres vivos.
Contrario a la creencia popular, el agua es un elemento bastante común en el
sistema solar y esto cada vez se confirma con nuevos descubrimientos. Se
puede encontrar agua principalmente en forma de hielo; de hecho, es el
material base de los cometas, y el vapor compone la cola de ellos.

Contenido
[ocultar]

 1 Tipos de agua
 2 Propiedades físicas y químicas
o 2.1 El ciclo del agua
 3 El agua dulce en la naturaleza
 4 Efectos sobre la vida
 5 Vegetación de un oasis en el desierto
 6 Necesidad de agua del cuerpo humano
 7 Factores ecológicos que tienden al aumento o la disminución de la microflora
presente en el agua
 8 Día Mundial del Agua
 9 Véase también
 10 Fuentes

Tipos de agua
El agua puede encontrarse en la naturaleza en los tres estados, siendo una de
las pocas sustancias que pueden lograrlo. Adopta formas sobre la Tierra que
van desde vapor de agua, nubes, agua marina, icebergs, glaciares, ríos de
montañas, casquetes polares, hasta acuíferos subterráneos lo que la convierte
en la sustancia más extendida del planeta.
Desde el punto de vista físico, el agua circula constantemente en un ciclo de
evaporación o transpiración (evapotranspiración), precipitación, y
desplazamiento hacia el mar. Los vientos transportan tanto vapor de agua
como el que se vierte en los mares mediante su curso sobre la tierra, en una
cantidad aproximada de 45.000 km³ al año. En tierra firme, la evaporación y
transpiración contribuyen con 74.000 km³ anuales a causar precipitaciones de
119.000 km³ al año.
Se estima que aproximadamente el 60% del agua dulce se consume en
la Agricultura. El agua en la industria absorbe una media del 10% del consumo
mundial, empleándose como medio en la refrigeración, el transporte y como
disolvente de una gran variedad de sustancias químicas. El consumo
doméstico absorbe del orden del 20% y en las llaves con goteras el 10%
Restante.
El agua potable es esencial para todas las formas de vida, incluida la humana.
El acceso al agua potable se ha incrementado sustancialmente durante las
últimas décadas en la práctica totalidad de la superficie terrestre. Sin embargo
estudios de la FAO, estiman que uno de cada cinco países en vías de
desarrollo tendrá problemas de escasez de agua antes del 2030; en esos
países es urgente un menor gasto de agua en la agricultura modernizando los
sistemas de riego.
El agua puede disolver muchas sustancias, dándoles diferentes sabores y
olores. Como consecuencia de su papel imprescindible para la vida, el ser
humano -entre otros muchos animales- ha desarrollado sentidos capaces de
evaluar la potabilidad del agua, que evitan el consumo de agua salada o
putrefacta. Los humanos también suelen preferir el consumo de agua fría a la
que está tibia, puesto que el agua fría es menos propensa a contener
microbios. El sabor perceptible en el agua de deshielo y el agua mineral se
deriva de los minerales disueltos en ella; de hecho el agua pura es insípida.
Para regular el consumo humano, se calcula la pureza del agua en función de
la presencia de toxinas, agentes contaminantes y microorganismos. El agua
recibe diversos nombres, según su forma y características:
 Según su estado físico:
o Hielo (estado sólido)
o Agua (estado líquido)
o Vapor (estado gaseoso)

 Según su posición en el ciclo del agua:


o Hidrometeoro
 Precipitación

Precipitación según desplazamiento  precipitación líquida


o lluvia
 precipitación vertical o lluvia helada
o lluvia o llovizna
o lluvia congelada o llovizna helada
o llovizna o rocío
o lluvia helada  precipitación sólida
o nieve o nevasca
o granizo blando o granizo blando
o gránulos de nieve o gránulos de nieve
o perdigones de hielo o perdigones de hielo
o aguanieve o lluvia helada
o pedrisco o granizo
o cristal de hielo o prismas de hielo
o escarcha
 precipitación horizontal (asentada) o congelación atmosférica
o rocío o hielo glaseado
o escarcha o aguanieve
o congelación atmosférica  precipitación mixta
o hielo glaseado o con temperaturas cercanas a los 0 °C

 partículas en suspensión
o Nubes
o Niebla
o bruma

 partículas en ascenso (impulsadas por el viento)


o ventisca
o nieve revuelta

 según su circunstancia
o agua subterránea
o agua de deshielo
o agua meteórica
o agua inherente – la que forma parte de una roca
o agua fósil
o agua dulce
o agua superficial
o agua mineral – rica en minerales
o Agua salobre ligeramente salada
o agua muerta – extraño fenómeno que ocurre cuando una masa de agua dulce
o ligeramente salada circula sobre una masa de agua más salada,
mezclándose ligeramente. Son peligrosas para la navegación.
o agua de mar
o salmuera - de elevado contenido en sales, especialmente cloruro de sodio.

 según sus usos


o agua embotellada
o agua potable – la apropiada para el consumo humano, contiene un valor
equilibrado de minerales que no son dañinos para la salud.
o agua purificada – corregida en laboratorio o enriquecida con algún agente –
Son aguas que han sido tratadas para usos específicos en la ciencia o la
ingeniería. Lo habitual son tres tipos:

1. agua destilada
2. agua de doble destilación
3. agua desionizada

 atendiendo a otras propiedades


o agua blanda – pobre en minerales
o agua dura – de origen subterráneo, contiene un elevado valor mineral
o agua de cristalización — es la que se encuentra dentro de las redes
cristalinas.
o hidratos — agua impregnada en otras sustancias químicas
o agua pesada – es un agua elaborada con átomos pesados de hidrógeno-
deuterio. En estado natural, forma parte del agua normal en una concentración
muy reducida. Se ha utilizado para la construcción de dispositivos nucleares,
como reactores.
o agua de tritio
o agua negra
o aguas grises
o agua disfórica

 según la microbiología
o agua potable
o agua residual contaminada y no reciclable
o agua lluvia o agua de superficie

 El agua es también protagonista de numerosos ritos religiosos. Se sabe de


infinidad de ceremonias ligadas al agua. El cristianismo, por ejemplo, ha atribuido
tradicionalmente ciertas características al agua bendita. Existen también otros
tipos de agua que después de cierto proceso adquieren supuestas propiedades,
como el agua vitalizada.

Propiedades físicas y químicas


Estructura del agua

Enlaces de hidrógeno entre moléculas de agua. El impacto de una gota sobre


la superficie del agua provoca unas ondas características, llamadas ondas
capilares.
Acción capilar del agua y el mercurio.
El agua es una sustancia que químicamente se formula como H2O; es decir,
que una molécula de agua se compone de dos átomos de hidrógeno enlazados
covalentemente a un átomo de oxígeno.
Fue Henry Cavendish quien descubrió en 1781 que el agua es una sustancia
compuesta y no un elemento, como se pensaba desde la Antigüedad. Los resultados
de dicho descubrimiento fueron desarrollados por Antoine Laurent de Lavoisier dando
a conocer que el agua estaba formada por oxígeno e hidrógeno. En 1804, el químico
francés Joseph Louis Gay-Lussac y el naturalista y geógrafo alemán Alexander von
Humboldt demostraron que el agua estaba formada por dos volúmenes de hidrógeno
por cada volumen de oxígeno (H2O).

Gota de agua

Las propiedades fisicoquímicas más notables del agua son:

 El agua es insípida e inodora en condiciones normales de presión y temperatura.


El color del agua varía según su estado: como líquido, puede parecer incolora en
pequeñas cantidades, aunque en el espectrógrafo se prueba que tiene un ligero
tono azul verdoso. El hielo también tiende al azul y en estado gaseoso (vapor de
agua) es incolora.

 El agua bloquea sólo ligeramente la radiación solar UV fuerte, permitiendo que las
plantas acuáticas absorban su energía.

 Ya que el oxígeno tiene una electronegatividad superior a la del hidrógeno, el agua


es una molécula polar. El oxígeno tiene una ligera carga negativa, mientras que los
átomos
Agua

de hidrógenos tienen una carga ligeramente positiva del que resulta un fuerte
momento dipolar eléctrico. La interacción entre los diferentes dipolos eléctricos de
una molécula causa una atracción en red que explica el elevado índice de tensión
superficial del agua.

 La fuerza de interacción de la tensión superficial del agua es la fuerza de Van der


Waals entre moléculas de agua. La aparente elasticidad causada por la tensión
superficial explica la formación de ondas capilares. A presión constante, el índice
de tensión superficial del agua disminuye al aumentar su temperatura. También
tiene un alto valor adhesivo gracias a su naturaleza polar.

 La capilaridad se refiere a la tendencia del agua de moverse por un tubo estrecho


en contra de la fuerza de la gravedad. Esta propiedad es aprovechada por todas
las plantas vasculares, como los árboles.

 Otra fuerza muy importante que refuerza la unión entre moléculas de agua es el
enlace por puente de hidrógeno.

 El punto de ebullición del agua (y de cualquier otro líquido) está directamente


relacionado con la presión atmosférica. Por ejemplo, en la cima del Everest, el
agua hierve a unos 68º C, mientras que al nivel del mar este valor sube hasta
100º. Del mismo modo, el agua cercana a fuentes geotérmicas puede alcanzar
temperaturas de cientos de grados centígrados y seguir siendo líquida. Su
temperatura crítica es de 373.85 °C (647,14º K), su valor específico de fusión es
de 0,334 kJ/g y su índice específico de vaporización es de 2,23kJ/g.

 El agua es un disolvente muy potente, al que se ha catalogado como el disolvente


universal, y afecta a muchos tipos de sustancias distintas. Las sustancias que se
mezclan y se disuelven bien en agua -como las sales, azúcares, ácidos, álcalis, y
algunos gases (como el oxígeno o el dióxido de carbono, mediante carbonación)-
son llamadas hidrófilas, mientras que las que no combinan bien con el agua -como
lípidos y grasas- se denominan sustancias hidrofóbicas. Todos los componentes
principales de las células de proteínas, ADN y polisacáridos se disuelven en agua.
Puede formar un azeótropo con muchos otros disolventes.

 El agua es miscible con muchos líquidos, como el Etanol, y en cualquier


proporción, formando un líquido homogéneo. Por otra parte, los aceites son
inmiscibles con el agua, y forman capas de variable densidad sobre la superficie
del agua. Como cualquier gas, el vapor de agua es miscible completamente con el
aire.

 El agua pura tiene una conductividad eléctrica relativamente baja, pero ese valor
se incrementa significativamente con la disolución de una pequeña cantidad de
material iónico, como el cloruro de sodio.

 El agua tiene el segundo índice más alto de capacidad calorífica específica -sólo
por detrás del amoníaco- así como una elevada entalpía de vaporización (40.65 kJ
mol-1); ambos factores se deben al enlace de hidrógeno entre moléculas. Estas
dos inusuales propiedades son las que hacen que el agua "modere" las
temperaturas terrestres, reconduciendo grandes variaciones de energía.

 La densidad del agua líquida es muy estable y varía poco con los cambios de

Hielo de agua

temperatura y presión. A la presión normal (1 atmósfera), el agua líquida tiene una


mínima densidad (0,958 kg/l) a los 100 °C. Al bajar la temperatura, aumenta la
densidad (por ejemplo, a 90 °C tiene 0,965 kg/l) y ese aumento es constante hasta
llegar a los 3,8 °C donde alcanza una densidad de 1 kg/litro. Esa temperatura (3,8
°C) representa un punto de inflexión y es cuando alcanza su máxima densidad (a
la presión mencionada). A partir de ese punto, al bajar la temperatura, la densidad
comienza a disminuir, aunque muy lentamente (casi nada en la práctica), hasta
que a los 0° disminuye hasta 0,9999 kg/litro. Cuando pasa al estado sólido (a 0
°C), ocurre una brusca disminución de la densidad pasando de 0,9999 kg/l a 0,917
kg/l.
 El agua puede descomponerse en partículas de Hidrógeno y Oxígeno mediante
electrólisis.

 Como un óxido de hidrógeno, el agua se forma cuando el hidrógeno -o un


compuesto conteniendo hidrógeno- se quema o reacciona con oxígeno -o un
compuesto de oxígeno-. El agua no es combustible, puesto que es un producto
residual de la combustión del hidrógeno. La energía requerida para separar el
agua en sus dos componentes mediante electrólisis es superior a la energía
desprendida por la recombinación de hidrógeno y oxígeno. Esto hace que el agua,
en contra de lo que sostienen algunos rumores,[16] no sea una fuente de energía
eficaz.

 Los elementos que tienen mayor electropositividad que el hidrógeno -como el litio,
el sodio, el calcio, el potasio y el cesio- desplazan el hidrógeno del agua, formando
hidróxidos. Dada su naturaleza de gas inflamable, el hidrógeno liberado es
peligroso y la reacción del agua combinada con los más electropositivos de estos
elementos es una violenta explosión.

Actualmente se sigue investigando sobre la naturaleza de este compuesto y


sus propiedades, a veces traspasando los límites de la ciencia convencional.
En este sentido, el investigador John Emsley, divulgador científico, dijo en
cierta ocasión del agua que "(Es) una de las sustancias químicas más
investigadas, pero sigue siendo la menos entendida".

El ciclo del agua

Ciclo del agua

El ciclo del agua implica una serie de procesos [físicos continuos. Con ciclo del
agua -conocido científicamente como el ciclo hidrológico- se denomina al
continuo intercambio de agua dentro de la hidrosfera, entre la atmósfera, el
agua superficial y subterránea y los organismos vivos. El agua cambia
constantemente su posición de una a otra parte del ciclo de agua, implicando
básicamente los siguientes procesos físicos:

 evaporación de los océanos y otras masas de agua y transpiración de los seres


vivos (animales y plantas) hacia la atmósfera.
 precipitación, originada por la condensación de vapor de agua, y que puede
adaptar múltiples formas.
 escorrentía, o movimiento de las aguas superficiales hacia los océanos.

La energía del sol calienta la tierra, generando corrientes de aire que hacen
que el agua se evapore, ascienda por el aire y se condense en altas altitudes,
para luego caer en forma de lluvia. La mayor parte del vapor de agua que se
desprende de los océanos vuelve a los mismos, pero el viento desplaza masas
de vapor hacia la tierra firme, en la misma proporción en que el agua se
precipita de nuevo desde la tierra hacia los mares (unos 45.000 km anuales).
Ya en tierra firme, la evaporación de cuerpos acuáticos y la transpiración de
seres vivos contribuye a incrementar el total de vapor de agua en otros 74.000
km anuales. Las precipitaciones sobre tierra firme -con un valor medio de
119.000 km³ anuales- pueden volver a la superficie en forma de líquido -como
lluvia-, sólido -nieve o granizo-, o de gas, formando nieblas o brumas.
El agua condensada presente en el aire es también la causa de la formación
del Arco iris: La refracción de la luz solar en las minúsculas partículas de vapor,
que actúan como múltiples y pequeños prismas. El agua de escorrentía suele
formar cuencas, y los cursos de agua más pequeños suelen unirse formando
ríos. El desplazamiento constante de masas de agua sobre diferentes terrenos
geológicos es un factor muy importante en la conformación del relieve.
Además, al arrastrar minerales durante su desplazamiento, los ríos cumplen un
papel muy importante en el enriquecimiento del suelo. Parte de las aguas de
esos ríos se desvían para su aprovechamiento agrícola. Los ríos desembocan
en el mar, depositando los sedimentos arrastrados durante su curso, formando
deltas. El terreno de estos deltas es muy fértil, gracias a la riqueza de los
minerales concentrados por la acción del curso de agua.
El agua puede ocupar la tierra firme con consecuencias desastrosas: Las
inundaciones se producen cuando una masa de agua rebasa sus márgenes
habituales o cuando comunican con una masa mayor -como el mar- de forma
irregular. Por otra parte, y aunque la falta de precipitaciones es un obstáculo
importante para la vida, es natural que periódicamente algunas regiones sufran
sequías. Cuando la sequedad no es transitoria, la vegetación desaparece, al
tiempo que se acelera la erosión del terreno. Este proceso se denomina
desertización y muchos países adoptan políticas para frenar su avance.
En 2007, la ONU declaró el 17 de junio como el Día mundial de lucha contra la
desertización y la sequía".

El agua dulce en la naturaleza


El agua dulce en la naturaleza se renueva gracias a la atmósfera que dispone
de 12.900 km de vapor de agua. Sin embargo se trata de un volumen dinámico
que constantemente se está incrementando en forma de evaporación y
disminuyendo en forma de precipitaciones, estimándose el volumen anual en
forma de precipitación o agua de lluvia entre 113.500 y 120.000 km en el
mundo. Estos volúmenes suponen la parte clave de la renovación de los
recursos naturales de agua dulce. En los países de clima templado y frío la
precipitación en forma de nieve supone una parte importante del total.
El 68,7% del agua dulce existente en el mundo está en los glaciares y mantos
de hielo. Sin embargo, en general, no se consideran recursos hídricos por ser
inaccesibles (Antártida, Ártico y Groenlandia). En cambio los glaciares
continentales son básicos en los recursos hídricos de muchos países.
Las aguas superficiales engloban los lagos, embalses, ríos y humedales
suponiendo solamente el 0,3% del agua dulce del planeta, sin embargo
representan el 80% de las aguas dulces renovables anualmente de allí su
importancia.
También el agua subterránea dulce almacenada, que representa el 96% del
agua dulce no congelada de la Tierra, supone un importante recurso. Según
Morris los sistemas de aguas subterráneas empleados en abastecimiento de
poblaciones suponen entre un 25 y un 40% del agua potable total abastecida.
Así la mitad de las grandes megalópolis del mundo dependen de ellas para su
consumo. En las zonas donde no se dispone de otra fuente de abastecimiento
representa una forma de abastecimiento de calidad a bajo coste.
La mayor fuente de agua dulce del mundo adecuada para su consumo es el
Lago Baikal, de Siberia, que tiene un índice muy reducido en sal y calcio y aún
no está contaminado.

Efectos sobre la vida

Arrecifes

El arrecife de coral es uno de los entornos de mayor Biodiversidad.


Desde el punto de vista de la Biología, el agua es un elemento crítico para la
proliferación de la vida. El agua desempeña este papel permitiendo a los
compuestos orgánicos diversas reacciones que, en último término, posibilitan la
replicación de ADN.
De un modo u otro, todas las formas de vida conocidas dependen del agua.
Las propiedades la convierten en un activo agente, esencial en muchos de los
procesos metabólicos que los seres vivos realizan. Desde esta perspectiva
metabólica, podemos distinguir dos tipos de funciones del agua:
anabólicamente, la extracción de agua de moléculas -mediante reacciones
químicas enzimáticas que consumen energía- permite el crecimiento de
moléculas mayores, como los triglicéridos o las proteínas; en cuanto al
catabolismo, el agua actúa como un disolvente de los enlaces entre átomos,
reduciendo el tamaño de las moléculas (como glucosas, ácidos grasos y
aminoácidos), suministrando energía en el proceso.
El agua es por tanto un medio irremplazable a nivel molecular para numerosos
organismos vivos. Estos procesos metabólicos no podrían realizarse en un
entorno sin agua, por lo que algunos científicos se han planteado la hipótesis
de qué tipo de mecanismos -absorción de gas, asimilación de minerales-
podrían mantener la vida sobre el planeta.
Es un compuesto esencial para la Fotosíntesis y la respiración. Las células
fotosintéticas utilizan la energía del Sol para dividir el Oxígeno y el hidrógeno
presentes en la molécula de agua. El hidrógeno es combinado entonces con
CO2 (absorbido del aire o del agua) para formar glucosa, liberando oxígeno en
el proceso. Todas las células vivas utilizan algún tipo de "combustible" en el
proceso de oxidación del hidrógeno y carbono para capturar la energía solar y
procesar el agua y el CO2. Este proceso se denomina respiración celular.

Vegetación de un oasis en el desierto

Agua en el desierto

El agua es también el eje de las funciones enzimáticas y la neutralidad


respecto a ácidos y bases. Un ácido, un "donante" de ión de hidrógeno (H+, es
decir, de un protón) puede ser neutralizado por una base, un "receptor" de
protones, como un ión hidróxido (OH-) para formar agua. El agua se considera
neutra, con un pH de 7. Los ácidos tienen valores pH por debajo de 7, mientras
que las bases rebasan ese valor. El ácido gástrico (HC1), por ejemplo, es el
que posibilita la digestión. Sin embargo, su efecto corrosivo sobre las paredes
del esófago puede ser neutralizado gracias a una base como el hidróxido de
aluminio, causando una reacción en la que se producen moléculas de agua y
cloruro de sal de aluminio. La bioquímica humana relacionada con enzimas
funciona de manera ideal alrededor de un valor pH biológicamente neutro de
alrededor de 7.4.
Las diversas funciones que un organismo puede realizar -según su complejidad
celular- determinan que la cantidad de agua varíe de un organismo a otro. Una
célula de Escherichia coli contiene alrededor de un 70% de agua, un cuerpo
humano entre un 60 y 70%, una planta puede reunir hasta un 90% de agua, y
el porcentaje de agua de una medusa adulta oscila entre un 94 y un 98%.
Necesidad de agua del cuerpo humano

Familia sedienta tomando agua

El cuerpo humano está compuesto de entre un 55% y un 78% de agua,


dependiendo de sus medidas y complexión. Para evitar desórdenes, el cuerpo
necesita alrededor de siete litros diarios de agua; la cantidad exacta variará en
función del nivel de actividad, la temperatura, la humedad y otros factores. La
mayor parte de esta agua se absorbe con la comida o bebidas -no
estrictamente agua-.
No se ha determinado la cantidad exacta de agua que debe tomar un individuo
sano, aunque una mayoría de expertos considera que unos 6-7 vasos de agua
diarios (aproximadamente dos litros) es el mínimo necesario para mantener
una adecuada hidratación.
La literatura médica defiende un menor consumo, típicamente un litro de agua
diario para un individuo varón adulto, excluyendo otros requerimientos posibles
debidos a la pérdida de líquidos causada por altas temperaturas o ejercicio
físico. Una persona con los riñones en buen estado tendrá dificultades para
beber demasiado agua, pero -especialmente en climas cálidos y húmedos, o
durante el ejercicio- beber poco también puede ser peligroso.
El cuerpo humano es capaz de beber mucha más agua de la que necesita
cuando se ejercita, llegando incluso a ponerse en peligro por hiperhidratación,
o intoxicación de agua. El hecho comúnmente aceptado de que un individuo
adulto debe consumir ocho vasos diarios de agua no tiene ningún fundamento
científico. Hay otros mitos sobre la relación entre agua y salud que poco a poco
van siendo olvidadas.
Una recomendación sobre consumo de agua de la Plataforma de Alimentación
y Nutrición señalaba:
Una cantidad ordinaria para distintas personas es de un 1 mililitro de agua por
cada caloría de comida. La mayor parte de esta cantidad ya está contenida en
los alimentos preparados"
FNB, Consejo Nacional de Investigación de los Estados Unidos, 1945
La última referencia ofrecida por este mismo organismo habla de 2.7 litros de
agua diarios para una mujer y 3.7 litros para un hombre, incluyendo el consumo
de agua a través de los alimentos. Naturalmente, durante el embarazo y
la lactancia la mujer debe consumir más agua para mantenerse hidratada.
Según el Instituto de Medicina -que recomienda una media de 2.2 litros/día
para una mujer, y 3.0 litros/día para un varón- una mujer embarazada debe
consumir 2.4 litros, y hasta 3 litros durante la lactancia, considerada la gran
cantidad de líquido que se pierde durante la cría.
También se señala que normalmente, alrededor de un 20% del agua se
absorbe con la comida, mientras el resto se adquiere mediante el consumo de
agua y otras bebidas. El agua se expulsa del cuerpo de muy diversas formas: a
través de la orina, las heces, en forma de sudor, o en forma de vapor de agua,
por exhalación del aliento. Una persona enferma, o expuesta directamente a
fuentes de calor, perderá mucho más líquido, por lo que sus necesidades de
consumo también aumentarán.

Factores ecológicos que tienden al aumento o


la disminución de la microflora presente en el
agua
 Temperatura: se ha comprobado que los descensos de temperatura son
perjudiciales a las bacterias patógenas que pueden encontrarse en las aguas
naturales, pero existen otros microorganismos que son psicrófilos (se desarrollan a
temperaturas relativamente bajas), cuyo número es mayor en invierno que en
verano. Para los patógenos, los aumentos de temperatura por encima de la zona
óptima de desarrollo (aproximadamente 30oC) son perjudiciales.
 Luz solar: aunque la luz tiene efecto bactericida, su acción sobre las bacterias del
agua no es muy eficiente, pues se efecto se ve contrarrestado por la velocidad de
las corrientes de agua, su turbidez y profundidad. La acción de los rayos
ultravioletas es inversamente proporcional a la turbidez del agua.
 Provisión de sustancias alimenticias: la cantidad y calidad de la materia
orgánica en las aguas influye en la multiplicación de sus bacterias. A mayor
contenido de materia orgánica, mayor número de microorganismos, por eso, el
agua de las cloacas está densamente poblada de microorganismos.
 Oxidación: en la superficie de las aguas, sobre todo en las cascadas, el oxígeno
realiza una acción purificadora, al oxidar las materias orgánicas que impurifican el
agua y reduciendo el número de bacterias de ésta.
 Dilución: cuando las aguas albañales se vierten en un río o lago, quedan diluidas
en mayor cantidad de agua más pura, y por tanto la materia orgánica disminuye
proporcionalmente, lo mismo que el número de microorganismos por unidad de
volumen.
 Sedimentación: el peso específico de las bacterias es mayor que el del agua, por
lo que se depositan lentamente en el agua en reposo, además, las bacterias se
adhieren a las partículas en suspensión, que al precipitar eliminan mecánicamente
a los microorganismos de las capas superiores el agua.

Ciclo del agua


El ciclo del agua no se inicia en un lugar específico pero, para esta explicación,
asumimos que comienza en los océanos. El sol, que dirige el ciclo del agua,
calienta el agua de los océanos, la cual sube hacia la atmósfera como vapor de
agua. Corrientes ascendentes de aire llevan el vapor a las capas superiores de la
atmósfera, donde la menor temperatura causa que el vapor de agua se condense y
forme las nubes. Las corrientes de aire mueven las nubes sobre el globo, las
partículas de nube colisionan, crecen y caen en forma de precipitación. Parte de
esta precipitación cae en forma de nieve, que se llega a acumular en capas de
hielo y en los glaciares -que pueden almacenar agua congelada por millones de
años. En los climas más cálidos, la nieve acumulada se funde y derrite cuando
llega la primavera. La nieve derretida corre sobre la superficie del terreno como
agua de deshielo. La mayor parte de la precipitación cae en los océanos o sobre
la tierra donde, debido a la gravedad, corre sobre la superficie
como escorrentía superficial. Una parte de esta escorrentía alcanza los ríos en las
depresiones del terreno; en la corriente de los ríos el agua se transporta de vuelta
a los océanos. El agua de escorrentía y el agua subterránea que brota hacia la
superficie se acumula y almacena en los lagos de agua dulce.

No toda el agua de lluvia fluye hacia los ríos, una gran parte es absorbida por el
suelo como infiltración. Parte de esta agua permanece en las capas superiores del
suelo y vuelve a los cuerpos de agua y a los océanos como descarga de agua
subterránea. Otra parte del agua subterránea encuentra aperturas en la superficie
terrestre y emerge como manantiales de agua dulce. El agua subterránea que se
encuentra a poca profundidad es tomada por las raíces de las plantas y
transpirada a través de la superficie de las hojas, regresando a la atmósfera. Otra
parte del agua infiltrada alcanza las capas más profundas de suelo y recarga los
acuíferos (roca subsuperficial saturada), que almacenan grandes cantidades de
agua dulce por largos períodos. A lo largo del tiempo, esta agua continua
moviéndose, y parte de ella retornará a los océanos, donde el ciclo del agua se
cierra… para comenzar de nuevo.
El U.S. Geological Survey (USGS) ha identificado 15 componentes en el ciclo
del agua : agua almacenada en los océanos, evaporación, agua en la atmósfera,
condensación, precipitación, agua almacenada en hielos y en la nieve, agua de
deshielo, escorrentía superficial, corriente de agua, agua dulce almacenada,
infiltración, descarga de agua subterránea, manantiales, transpiración, agua
subterránea almacenada y distribución global del agua.
AGUA EN LOS OCÉANOS
La cantidad de agua “almacenada” en los océanos por largos períodos de tiempo
es mucho mayor a la que actualmente se encuentra en movimiento en el ciclo del
agua. Se estima que, de los 1,380,000,000 kilómetros cúbicos de agua en la
Tierra, alrededor de un 96.5% está almacenado en los océanos. También se
estima que éstos proveen un 90% del agua que se evapora hacia la atmósfera.

Durante los períodos de clima más frío se forman grandes capas de hielo y
glaciares; mientras mayor sea la cantidad de agua que se acumula en forma de
hielo, menor será el agua disponible en las otras componentes del ciclo. Lo
contrario sucede durante los períodos más cálidos. Durante las últimas
glaciaciones, los glaciares cubrieron casi un tercio de la superficie terrestre y los
océanos eran aproximadamente 120 metros más bajos de lo que son hoy día.
Alrededor de 3 millones de años atrás, cuando la Tierra era más cálida, los
océanos podrían haber estado 50 metros por encima del nivel medio actual.

Existen corrientes en los océanos que mueven grandes masas de agua alrededor
de la Tierra. Estos movimientos tienen una gran influencia en el ciclo del agua y
el clima. La Corriente del Golfo es una corriente cálida del Océano Atlántico que
mueve agua desde el Golfo de México, a través del Océano Atlántico, hacia Gran
Bretaña. A una velocidad de 97 kilómetros por día, la Corriente del Golfo mueve
100 veces más agua que todos los ríos sobre la Tierra. Proveniente de climas más
cálidos, la Corriente del Golfo mueve agua cálida hacia el Atlántico Norte, lo
cual afecta el clima de algunas áreas, por ejemplo, el oeste de Inglaterra.

EVAPORACIÓN

La evaporación es el principal proceso mediante el cual el agua cambia de


estado líquido a gaseoso. Es el proceso por el cual el agua líquida de los océanos
ingresa a la atmósfera, en forma de vapor, regresando al ciclo del agua. Diversos
estudios han demostrado que los océanos, mares, lagos y ríos proveen alrededor
del 90% de humedad a la atmósfera vía evaporación; el restante 10% proviene de
la transpiración de las plantas.
El calor (energía) es necesario para que ocurra la evaporación. La energía rompe
los enlaces que mantienen unidas a las moléculas de agua; es por esto que el agua
se evapora más fácilmente en el punto de ebullición (100º C, 212º F), pero se
evapora más lentamente en el punto de congelamiento. Cuando la humedad
relativa del aire es del 100% —que es el punto de saturación—, la evaporación
no puede continuar ocurriendo. El proceso de evaporación toma calor del
ambiente, motivo por el cual el agua que se evapora de la piel durante la
transpiración nos refresca.

La evaporación desde los océanos es el principal proceso por el cual el agua


ingresa a la atmósfera. La gran superficie de los océanos (alrededor del 70% de la
superficie terrestre esta cubierta por océanos) propicia la ocurrencia de la
evaporación a gran escala. A escala global, la misma cantidad de agua que es
evaporada vuelve a la Tierra como precipitación. Esto, sin embargo, varia
geográficamente. Sobre los océanos, la evaporación es más común que la
precipitación, mientras que sobre la tierra, la precipitación supera a la
evaporación. La mayor parte del agua que se evapora de los océanos cae de
vuelta sobre los mismos. Solamente un 10% del agua evaporada desde los
océanos es transportada hacia tierra firme y cae como precipitación. Una vez
evaporada, una molécula de agua permanece alrededor de diez días en el aire.

ALMACENAMIENTO DE AGUA EN LA ATMÓSFERA

Si bien la atmósfera no es un importante almacenador de agua, sí es una vía


rápida que el agua utiliza para moverse por el globo terráqueo. Siempre hay agua
en la atmósfera. Las nubes son la forma más visible del agua en la atmósfera,
pero hasta el aire contiene partículas de agua demasiado pequeñas para ser
visibles. El volumen de agua en la atmósfera en cualquier momento es alrededor
de 12,900 kilómetros cúbicos. Si toda el agua de la atmósfera cayera como lluvia
al mismo tiempo, cubriría la superficie terrestre con una capa de agua de 2.5 cm
de espesor.

CONDENSACIÓN

La condensación es el proceso por el cual el vapor de agua del aire se transforma


en agua líquida. La condensación es importante para el ciclo del agua, ya que
forma las nubes. Estas nubes pueden producir precipitación, la cual es la
principal forma en que el agua regresa a la Tierra. La condensación es lo opuesto
a la evaporación.

La condensación es responsable también de la niebla, de que se empañen tus


lentes cuando pasas de un cuarto frío a uno más cálido, de la humedad del día, de
las gotas que escurren por el lado de afuera de tu vaso y de las gotas que se
forman del lado de dentro de las ventanas cuando el día esta frío.
Condensación en el aire
Incluso en aquellos días en que el cielo esta completamente despejado de nubes,
el agua sigue presente en forma de vapor de agua y gotas demasiado pequeñas
como para ser vistas. Las moléculas de agua se combinan con diminutas
partículas de polvo, sales y humo para formar gotas de nube, que crecen y
forman las nubes. Cuando las gotas de nube se juntan entre sí crecen en tamaño,
formándose las nubes, y es cuando la precipitación puede ocurrir.

¿Por qué hace más frío a medida que nos desplazamos hacia arriba en la atmósfera?
Las nubes se forman en la atmósfera porque el aire que contiene el vapor de agua
se eleva y enfría. Lo crucial de este proceso es que el aire cercano a la Tierra es
calentado por la radiación solar. La razón por la que el aire se enfría sobre la
superficie terrestre es la presión de aire. El aire tiene peso; a nivel del mar, el
peso de la columna de aire que esta encima de nuestra cabeza es de alrededor de
32 kilogramos por pulgada cuadrada. La presión, llamada presión barométrica, es
resultado de la densidad del aire que está por encima nuestro. A mayores
altitudes hay una menor cantidad de aire y, por eso, una menor cantidad de aire
ejerciendo presión. A mayores altitudes, la presión barométrica es menor, y el
aire es menos denso. Esto provoca el enfriamiento del aire.

PRECIPITACIÓN

La precipitación es agua liberada desde las nubes en forma de lluvia, aguanieve,


nieve o granizo. Es el principal proceso por el cual el agua retorna a la Tierra. La
mayor parte de la precipitación cae como lluvia.

¿Cómo se forman las gotas de lluvia?


Las nubes contienen vapor de agua y gotas de nube, que son demasiado pequeñas
como para caer en forma de precipitación aunque lo suficientemente grandes
como para formar nubes visibles. El agua esta continuamente evaporándose y
condensándose en el cielo. Si observas de cerca una nube, verás algunas partes
desaparecer (evaporarse) y otras partes crecer (condensarse). La mayor parte del
agua condensada no cae como precipitación, debido a las ráfagas de aire
ascendente que soportan a las nubes. Para que ocurra la precipitación, primero
deben condensarse pequeñas gotitas. Las gotas de agua chocan y producen gotas
de mayor tamaño que son lo suficientemente pesadas como para caer de la nube
en forma de precipitación. Hacen falta muchas gotas de nube para producir una
gota de lluvia.
La tasa de precipitación varia geográficamente y a lo largo del tiempo
La cantidad de precipitación varía a lo largo del mundo, de los países, incluso
dentro de una misma ciudad. Por ejemplo, en Atlanta, Georgia (Estados Unidos),
las tormentas de verano pueden producir una pulgada o más de lluvia en una
calle y dejar secas otras áreas no muy lejanas. Sin embargo, la cantidad de lluvia
que cae en el estado de Georgia durante un mes es más de la que cae en la ciudad
de Las Vegas, Nevada, a lo largo de un año. El record mundial promedio de
lluvia anual pertenece a Mt. Waialeale, Hawai, donde el promedio es 1,140 cm
por año. Como algo excepcional se registro en este lugar 1,630 cm de lluvia
durante un período de 12 meses, lo que corresponde a casi 5 c. por día. En
contraste a esa precipitación excesiva tenemos Arica, Chile, donde no llovió en
14 años.

El siguiente mapa muestra la precipitación anual promedio del mundo. Las áreas
verde claro pueden ser consideradas “desiertos”. Seguramente esperabas que el
Sahara en África fuese un desierto pero, ¿pensaste que gran parte de Groenlandia
y la Antártida fuesen desiertos?

Imagen tomada de mosingenieros.com

AGUA ALMACENADA EN LOS HIELOS Y LA NIEVE

Capas de hielo en el mundo


El agua que es almacenada por largos períodos de tiempo en el hielo, la nieve o
los glaciares, también forma parte del ciclo del agua. La mayor parte de la masa
de hielo de la Tierra, alrededor del 90%, se encuentra en la Antártida, mientras
que el 10% restante se encuentra en Groenlandia. La capa de hielo de
Groenlandia es una interesante parte del ciclo del agua. La capa ha aumentado su
tamaño, alrededor de 2.5 millones de kilómetros cúbicos, a lo largo del tiempo
debido a que cae más nieve de la que se derrite. La capa de hielo presenta un
grosor promedio de 1,500 metros, pero puede tener hasta 4,300 metros de grosor.
El hielo es tan pesado que la tierra que está por debajo ha sido presionada hasta
adquirir una forma curva.

El hielo y los glaciares vienen y se van


A escala global el clima esta cambiando continuamente, pero generalmente no lo
hace lo suficientemente rápido como para que lo notemos. Hubo períodos
cálidos, como cuando vivían los dinosaurios hace alrededor de 100 millones de
años. También hubo muchos períodos fríos, como durante la última Edad de
Hielo aproximadamente 20,000 años atrás. En este período, Canadá, la mayor
parte del norte de Asia y Europa y algunas regiones de Estados Unidos se
encontraban cubiertas por glaciares.

Algunos hechos sobre los glaciares y las capas de hielo


1. Los glaciares cubren de un 10 a 11% de toda la superficie de la Tierra.
2. Si el día de hoy todos los glaciares se derritieran, el nivel del mar subiría
alrededor de 70 metros. (Fuente: Centro Nacional de Datos de Nieve y
Hielo)
3. Durante la última Edad de Hielo el nivel del mar se encontraba
aproximadamente más de 122 metros abajo que en la actualidad y los
glaciares cubrían casi un tercio de la superficie terrestre.
4. Durante el ultimo período cálido, hace 125,000 años, los mares estaban
alrededor de 5.5 metros arriba del nivel al que están el día de hoy. Hace
casi tres millones, los mares podrían haber estado 50.3 metros más arriba.
El agua de deshielo fluye hacia los cursos del agua
A nivel mundial, la escorrentía producida por el derretimiento de la nieve es una
parte importante del movimiento del agua en la Tierra. En los climas fríos, la
mayor parte del caudalde los ríos durante la primavera proviene de la nieve y del
hielo derretidos. Además de las inundaciones, el rápido derretimiento de la nieve
puede causar deslizamientos de tierra y desplazamiento de materiales sólidos.
Una buena forma de comprender la manera en que el deshielo afecta los caudales
de los ríos consiste en observar el hidrograma que se muestra aquí abajo. Este
hidrograma muestra el caudal diario promedio del río North Fork, registrado
durante 4 años en la Represa North Fork en California. Los picos más altos de la
gráfica se deben principalmente al resultado del deshielo. Compara y verás que el
promedio diario mínimo durante marzo de 2000 fue de 1,200 pies cúbicos por
segundo, mientras que durante agosto el caudal varió entre 55-57 pies cúbicos
por segundo.
Gráfico mostrando como el deshielo afecta el caudal de agua de los ríos. North Fork American
River at North Fork Dam in California.

La escorrentía producida por el deshielo varía por estación y por año.


Compara las picos máximos de caudal durante el año 2000 con los picos
muchos menores del 2001. Parece ser que durante el año 2001 hubo una gran
sequía en esa área de California. La falta de agua almacenada en forma de
nieve durante el invierno puede afectar la cantidad de agua disponible el resto
del año.
ESCORRENTÍA SUPERFICIAL
La escorrentía superficial es la lluvia que corre sobre el terreno hacia la corriente
de agua más cercana.
La mayor parte de las personas piensan que la lluvia cae sobre la tierra, fluye
sobre ella y corre hacía los ríos, los cuales se descargan a los océanos. Esto es
algo simplificado, ya que los ríos también ganan y pierden agua a través del
suelo. Sin embargo, la mayor parte del agua de los ríos proviene directamente de
la escorrentía que fluye por la superficie, que es denominada escorrentía
superficial.

Parte de la lluvia que cae es absorbida por el suelo pero, cuando cae sobre suelo
saturado o impermeable, comienza a correr sobre la superficie siguiendo la
pendiente de la misma. El agua corre por canales a medida que se dirige a los
grandes ríos. Esta imagen muestra un ejemplo de cómo la escorrentía superficial
entra en una pequeña cañada; en este caso, la escorrentía corre sobre suelo
desnudo, arrastrando consigo gran cantidad de sedimento que es depositado en el
río. El agua de escorrentía que está ingresando a esta cañada está comenzando su
viaje de retorno al océano.
Como sucede en todas las partes del ciclo del agua, la relación entre precipitación
y escorrentía superficial varía de acuerdo al tiempo y a la geografía. Tormentas
similares en la selva Amazónica y en el desierto del suroeste de Estados Unidos
tendrán distintos efectos. La escorrentía superficial es afectada por factores
meteorológicos y por la geología física y topografía del lugar. Únicamente un
tercio de la lluvia que cae corre en forma de escorrentía hacia los océanos; la
fracción restante se evapora o es absorbida por el suelo pasando a formar parte
del agua subterránea.

CORRIENTE DE AGUA

La Corriente de agua es el movimiento de agua en su canal natural, como un río.


El U.S. Geological Survey utiliza el término para referirse a la cantidad de agua
que corre en un río, arroyo o cañada.

Importancia de los ríos


Los ríos son necesarios para abastecerse de agua potable y agua de riego, para
producir electricidad, para eliminar residuos (en el mejor de los casos, residuos
tratados), para transportar mercancías y para obtener alimentos. Los ríos son los
principales ambientes donde se desarrollan plantas y animales. Los ríos ayudan a
mantener los acuíferos llenos de agua, ya que descargan agua hacia los mismos a
través de sus lechos. Y los océanos se mantienen con agua gracias a que los ríos
y la escorrentía continuamente están descargando agua en ellos.
Las cuencas y los ríos
Cuando se piensa en un río es importante pensar en su cuenca. ¿Qué es una
cuenca?. Si estás parado sobre tierra en este momento, mira hacia abajo. Tú y
todas las personas están paradas sobre una cuenca. La cuenca es el área dentro de
la que toda el agua que cae se dirige hacia un mismo punto. Las cuencas pueden
ser tan chicas como la huella de una pisada en el barro o tan grandes como para
incluir a toda la porción de tierra que drena hacia el río Mississippi en el punto
que desemboca en el Golfo de México. Cuencas pequeñas se encuentran dentro
de cuencas más grandes. Las cuencas son muy importantes; los cuerpos de agua
se ven afectados por lo que sucede en en sus cuencas, ya sea por causas naturales
o provocado por el hombre.

La corriente de los cursos de agua está siempre cambiando


La corriente está siempre cambiando, día tras día, incluso minuto a minuto. La
escorrentía en la cuenca producida por la lluvia es el principal factor que afecta a
la corriente. La lluvia provoca el crecimiento de los ríos. Un río puede crecer
aunque la lluvia se haya producido en un punto mucho más alto de la cuenca, ya
que toda el agua que cae en una cuenca drena eventualmente hacia un mismo
punto.

El tamaño de un río depende del tamaño de su cuenca. Los grandes ríos presentan
cuencas grandes y los pequeños, cuencas pequeñas. De la misma forma, ríos de
distintos tamaños reaccionan de manera distinta frente a las tormentas y las
lluvias. El nivel de los grandes ríos aumenta y disminuye de una forma más lenta
que el de los de menor tamaño. En una cuenca pequeña, la crecida y la vuelta al
nivel normal del agua se produce posiblemente en cuestión de horas o minutos. A
los grandes ríos les llevará muchas horas este proceso, por lo que las
inundaciones pueden durar varios días.

ALMACENAMIENTO DE AGUA DULCE

El agua superficial incluye los arroyos, estanques, lagos, reservorios (lagos


creados por el hombre) y humedales de agua dulce.
La cantidad de agua en los ríos y lagos está permanentemente cambiando debido
a las entradas y salidas del agua al sistema. El agua que entra proviene de las
precipitaciones, de la escorrentía superficial, del agua subterránea que se filtra
hacia la superficie y de los ríos tributarios. La pérdida de agua de los lagos y ríos
se debe a la evaporación y a la descarga hacia aguas subterráneas. Los seres
humanos también usan el agua superficial para satisfacer sus necesidades. La
cantidad y localización del agua superficial varía en el tiempo y el espacio, ya sea
por causas naturales o debido a la acción del hombre.

El agua superficial mantiene la vida


La vida puede darse en el desierto siempre y cuando haya disponibilidad de agua
superficial o subterránea. El agua superficial realmente mantiene la vida.
Además, el agua subterránea existe debido al descenso del agua superficial hacia
los acuíferos. El agua dulce es relativamente escasa en la superficie de la Tierra:
únicamente un 3% del agua en la Tierra es dulce y los lagos y estanques de agua
dulce constituyen un 0.29% del agua dulce de la Tierra. El 20% de toda el agua
dulce se encuentra en un único lago: el Lago Baikal en Asia, y otro 20% está
almacenado en los Grandes Lagos (Hurón, Michigan y Superior). Los ríos
contienen únicamente un 0.006% de todas las reservas de agua dulce. La vida en
la Tierra se mantiene con el equivalente a una gota en la cubeta del total de agua
en el planeta.

INFILTRACIÓN

El agua subterránea comienza como precipitación


La infiltración es el movimiento descendente del agua desde la superficie de la
Tierra hacia el suelo o las rocas porosas. En cualquier parte del mundo, una
porción del agua que cae como precipitación y nieve se infiltra hacia el suelo
subsuperficial y hacia las rocas. La cantidad infiltrada depende de un gran
número de factores. La infiltración de la precipitación que cae sobre la capa de
hielo en Groenlandia puede ser muy pequeña mientras que, como muestra esta
figura del arroyo desapareciendo dentro de un cueva en Georgia, un arroyo puede
transformarse directamente en agua subterránea.

Parte del agua que se infiltra permanece en las capas más superficiales del suelo
y puede volver a entrar a un curso de agua debido a que se filtra hacia el mismo.
Otra parte del agua puede infiltrarse a mayor profundidad, recargando así los
acuíferos subterráneos. Si los acuíferos son lo suficientemente porosos y poco
profundos como para permitir que el agua se mueva libremente a través de ellos,
pueden realizaser perforaciones en el suelo y utilizar el agua para satisfacer las
necesidades de las personas. El agua puede viajar largas distancias o permanecer
por largos períodos como agua subterránea antes de retornar a la superficie o
filtrarse hacia otros cuerpos de agua, como océanos o arroyos.
Agua subsuperficial
El agua, al infiltrarse en el suelo subsuperficial, generalmente va formando
una zona no saturada y otra saturada. En la zona de no saturación hay algo de
agua presente en las aperturas del material subsuperficial, pero el suelo no se
encuentra saturado. La parte superior de la zona no saturada es la zona del suelo.
La zona del suelo presenta espacios creados por las raíces de las plantas que
permiten que la precipitación se infiltre dentro del suelo. Por debajo de la zona
no saturada se encuentra una zona saturada, donde el agua ocupa por completo
los espacios que se encuentran entre las partículas del suelo y las rocas. Las
personas pueden realizar perforaciones para extraer el agua que se localiza en
esta zona.
DESCARGA DE AGUA SUBTERRÁNEA

El agua subterránea es, en muchos casos, el principal contribuyente de los cursos


de agua. Las personas han utilizado el agua subterránea por cientos de años y lo
continúan haciendo hasta el día de hoy, principalmente para beber y para riego.
La vida en la Tierra depende del agua subterránea tanto como depende del agua
superficial.

El agua subterránea fluye bajo la superficie


Diagrama mostrando como la precipitación es absorbida por el suelo y se mueve dentro del
mismo.

Una porción de la precipitación que cae sobre la tierra se infiltra en el suelo y


pasa a formar parte del agua subterránea. Una vez en el suelo, parte de esta agua
se mueve cerca de la superficie de la tierra y emerge rápidamente, siendo
descargada en los lechos de las corrientes de agua pero, debido a la gravedad,
una gran parte de ésta continúa moviéndose hacia zonas más profundas.

Como muestra el diagrama superior, la dirección y velocidad del movimiento del


agua subterránea están determinadas por varias características del acuífero y de
las capas confinadas del suelo (donde el agua tiene dificultad en penetrar). El
movimiento del agua por debajo de la superficie depende de
la permeabilidad (qué tan fácil o difícil es el movimiento del agua) y de la
porosidad (la cantidad de espacio abierto en el material) de la roca subsuperficial.
Si la roca permite que el agua se mueva de una forma relativamente libre dentro
de ella, el agua puede moverse distancias significativas en un corto período de
tiempo. Pero el agua también puede moverse hacia acuíferos más profundos,
desde donde demorará años en volver a ser parte del ambiente.
MANANTIALES

Un manantial resulta cuando un acuífero se llena hasta el punto en que el agua se


desborda hacia la superficie de la tierra. Los manantiales varían en tamaño: hay
desde pequeños manantiales -que únicamente fluyen después de grandes lluvias-
hasta grandes piscinas -donde fluyen millones de litros de agua diariamente.
Los manantiales pueden formarse en cualquier tipo de roca pero se encuentran
principalmente en las calizas y dolomitas. Este tipo de roca se disuelve
fácilmente con la lluvia y se fractura. El agua resultante es ácida. A medida que
la roca se disuelve y fractura, se forman espacios que permiten que el agua fluya.
Si el flujo es horizontal, éste puede alcanzar la superficie de la tierra, resultando
en un manantial.
El agua de un manantial no siempre es transparente
El agua de un manantial generalmente es transparente, aunque en algunos casos
puede presentar cierto color marrón que se debe a que el agua ha estado en
contacto con minerales. En Florida (Estados Unidos), muchas aguas superficiales
contienen taninos ácidos naturales que provienen de la materia orgánica de las
rocas subterráneas: el agua se tiñe cuando entra en contacto con estas rocas. La
descarga de agua de un manantial fuertemente coloreado puede indicar que el
agua está fluyendo rápidamente por grandes canales dentro del acuífero sin estar
siendo filtrada a través de la roca caliza.
Manantiales termales
Los manantiales termales son manantiales comunes, salvo que el agua está tibia o
en algunos casos caliente, como en los lodos burbujeantes del Parque nacional de
Yellowstone en Wyoming, Estados Unidos. Muchos manantiales termales se
encuentran en regiones con actividad volcánica reciente y su agua es
caliente debido a que ha estado en contacto con rocas que se encuentran a altas
temperaturas, ubicadas en las zonas más profundas. Las rocas se vuelven más
calientes a medida que aumenta la profundidad y, si el agua subterránea profunda
alcanza una gran grieta que ofrece un camino hacia la superficie, se puede
producir un manantial termal. Los famosos Manantiales Tibios de Georgia y los
Manantiales Calientes de Arkansas son de este tipo. Los manantiales termales se
encuentran en todo el mundo, incluso pueden coexistir con los glaciares, como en
Groenlandia.
TRANSPIRACIÓN Y LAS HOJAS DE LAS PLANTAS

La transpiración es el proceso por el cual el agua es llevada desde las raíces hasta
pequeños poros que se encuentran en la cara inferior de las hojas, donde se
transforma en vapor de agua y se libera a la atmósfera. La transpiración es
esencialmente la evaporación del agua desde las hojas de las plantas. Se estima
que alrededor de 10% de la humedad de la atmósfera proviene de la transpiración
de las plantas.

Durante la estación de crecimiento, una hoja transpirará una cantidad de agua


mucho mayor a su propio peso. Un acre plantado con maíz produce de 11,400 a
15,100 litros de agua por día y un roble grande puede transpirar alrededor de
151,000 litros por año.

Factores atmosféricos que afectan la transpiración


La cantidad de agua que transpiran las plantas varía según la región geográfica y
a través del tiempo. Hay varios factores que determinan las tasas de
transpiración:

1. Temperatura. La tasa de transpiración aumenta a medida que aumenta la


temperatura, especialmente durante la estación de crecimiento, cuando el
aire es más cálido.
2. Humedad relativa. A medida que aumenta la humedad del aire que rodea a
la planta, la tasa de transpiración disminuye. Es más fácil para el agua
evaporarse hacia el aire seco que hacia el aire saturado.
3. Viento y movimiento del aire. El aumento en el movimiento del aire que
rodea a la planta provocará una mayor transpiración
4. Tipos de planta. Las distintas plantas presentan distintas tasas de
transpiración. Algunas de las plantas que crecen en las zonas áridas, como
los cactus, conservan la tan preciada agua transpirando menos.
AGUA SUBTERRÁNEA ALMACENADA

El agua almacenada forma parte del ciclo del agua; el agua debajo de la tierra ha
estado ahí por millones de años.
El suelo almacena grandes cantidades de agua. Esta agua sigue moviéndose,
aunque de manera muy lenta, y sigue siendo parte del ciclo del agua. La mayor
parte del agua del suelo proviene de la lluvia que se infiltra a través de la
superficie del suelo. La capa superior del suelo es la zona no saturada, donde las
cantidades de agua varían con el tiempo pero no alcanzan a saturar el suelo. Por
debajo de esta capa se encuentra la zona de saturación, donde todos los poros,
grietas y espacios entre las partículas de roca se encuentran llenos de agua. El
término agua subterránea se utiliza para describir esta zona. Otro término para el
agua subterránea es “acuífero”. Los acuíferos son los grandes almacenes de agua
en la Tierra: muchas personas alrededor de todo el mundo dependen del agua
subterránea en su diario vivir.

Nubes

Las nubes se forman por el enfriamiento del aire que provoca que el vapor de
agua (invisible) se condense en gotitas o partículas de hielo (visibles).

La primera fase del ciclo hidrológico es la evaporación, la cual tiene lugar


principalmente en la superficie del mar, en especial en las zonas cálidas. Esta
agua, en forma de vapor, pasa a la atmósfera y origina la formación de nubes,
que serán las responsables de la precipitación. Las nubes son la forma
condensada de la humedad atmosférica, compuesta de pequeñas gotas de agua o
diminutos cristales de hielo. Son el principal fenómeno atmosférico visible y
representan un paso transitorio, aunque vital, en el ciclo del agua. Este ciclo
incluye la evaporación de la humedad desde la superficie de la Tierra, su
transporte hasta niveles superiores de la atmósfera, la condensación del vapor de
agua en masas nubosas y el retorno final del agua a la tierra en forma de
precipitaciones de lluvia y nieve. La formación de nubes se debe al enfriamiento
del aire que provoca la condensación del vapor de agua en gotitas o partículas de
hielo.
Las partículas que componen las nubes tienen un tamaño que varía entre 5 y 75
micras, (0.0005 cm y 0.008 cm). Son tan pequeñas que las corrientes verticales
leves las sostienen en el aire. Las diferencias entre formaciones nubosas derivan,
en parte, de las diferentes temperaturas de condensación. Cuando ésta se produce
a temperaturas inferiores a la de congelación, las nubes suelen componerse de
cristales de hielo. Las nubes que se forman en aire más cálido suelen estar
compuestas de gotitas de agua. Sin embargo, en ocasiones, nubes
“superenfriadas” contienen gotitas de agua a temperaturas inferiores a la de
congelación.

El movimiento de aire asociado al desarrollo de las nubes también afecta su


formación. Las nubes que se crean en aire en reposo tienden a aparecer en capas
o estratos, mientras que las que se forman entre vientos o aire con fuertes
corrientes verticales presentan un gran desarrollo vertical.
Las nubes desempeñan una función muy importante: modifican la distribución
del calor solar sobre la superficie terrestre y en la atmósfera. En general, ya que
la reflexión de la parte superior de las nubes es mayor que la de la superficie de
la Tierra, la cantidad de energía solar reflejada al espacio es mayor en días
nublados. Aunque las capas superiores de las nubes reflejan la mayor parte de la
radiación solar, algo de ella penetra hasta la superficie terrestre, que la absorbe y
la emite de nuevo. La parte inferior de las nubes es opaca para esta radiación
terrestre de onda larga, por lo que la refleja de vuelta a la Tierra. El resultado es
que la atmósfera inferior absorbe, en general, más energía calorífica en días
nublados por la presencia de esta radiación atrapada. Por el contrario, en una día
claro, la superficie de la Tierra absorbe inicialmente más radiación solar pero esta
energía se disipa muy rápido por la ausencia de nubes. Sin considerar otros
efectos meteorológicos relacionados, la atmósfera absorbe menos radiación en
días claros que en días nublados.

La nubosidad tiene una influencia considerable en las actividades humanas. Por


ejemplo, en los primeros tiempos de la aviación las nubes afectaban la
visibilidad. Con el desarrollo del vuelo con instrumentos, que permite al piloto
navegar en el interior de una nube grande, este obstáculo ha sido mitigado.

El primer estudio científico de las nubes se hizo en 1803, cuando el meteorólogo


británico Luke Howard ideó un método para clasificarlas. Lo siguiente fue la
publicación, en 1887, de un sistema de clasificación que más tarde sirvió de
fundamento del Atlas Internacional de las Nubes de 1896. Este atlas se revisa y
modifica regularmente, y se usa en todo el mundo. Las nubes suelen dividirse en
cuatro familias principales según su altura: nubes altas, nubes medias, nubes
bajas y nubes de desarrollo vertical (estas últimas se pueden extender a lo largo
de todas las alturas). Estas cuatro divisiones pueden subdividirse en género,
especie y variedad, describiendo en detalle el aspecto y el modo de formación de
las nubes.

Se distinguen más de cien tipos diferentes de nubes. A continuación se describen


sólo las familias principales y los géneros más importantes.

Infografía tomada de Pictoline

NUBES ALTAS
Compuestas por partículas de hielo, se ubican en altitudes medias de 8 kilómetros
sobre la tierra. Esta familia contiene tres géneros principales:
1. Los cirros están aislados, tienen aspecto plumoso y en hebras, a menudo
con ganchos o penachos y se disponen en bandas.
2. Los cirroestratos aparecen como un velo delgado y blanquecino; en
ocasiones muestran una estructura fibrosa y, cuando están situados entre el
observador y la Luna, dan lugar a halos.
3. Los cirrocúmulos forman globos y mechones pequeños y blancos
parecidos al algodón; se colocan en grupos o filas.
NUBES MEDIAS
Las nubes medias están compuestas por gotitas de agua, tienen una altitud que
varía entre 3 y 6 kilómetros sobre la tierra. Esta familia incluye dos géneros
principales:

1. Los altos estratos parecen velos gruesos grises o azules, a través de los
cuales el Sol y la Luna se ven como a través de un cristal traslúcido.
2. Los altocúmulos tienen el aspecto de globos densos, algodonosos y
esponjosos un poco mayores que los cirrocúmulos. El brillo del Sol y la
Luna a través de ellos puede producir una corona, o anillo coloreado, de
diámetro mucho menor que un halo.
NUBES BAJAS
Las nubes bajas también están compuestas por gotitas de agua, suelen tener una
altitud menor de 1.6 kilómetros. Este grupo comprende tres tipos principales:

1. Los estratocúmulos son grandes rollos de nubes de aspecto ligero y de


color gris. Con frecuencia cubren todo el cielo. Debido a que la masa
nubosa no suele ser gruesa, a menudo aparecen retazos de cielo azul entre
el techo nuboso.
2. Los nimboestratos son gruesos, oscuros y sin forma. Son nubes de
precipitación, desde las que casi siempre llueve o nieva.
3. Los estratos son capas altas de niebla; aparecen como un manto plano y
blanco a alturas por lo general inferiores a los 600 metros. Cuando se
fracturan por la acción del aire caliente en ascensión, se ve un cielo azul y
claro.
NUBES DE DESARROLLO VERTICAL
Las nubes de desarrollo vertical alcanzan altitudes que varían desde menos de 1.6
a 13 kilómetros sobre la tierra. En este grupo se incluyen dos tipos principales:

1. Los cúmulos tienen forma de cúpula o de madejas de lana. Suelen verse


durante el medio y el final del día, cuando el calor solar produce las
corrientes verticales de aire necesarias para su formación. La parte inferior
es en general plana y la superior redondeada, parecida a una coliflor.
2. Los cumulonimbos son oscuros y de aspecto pesado. Se alzan a gran altura
como montañas y muestran a veces un velo de nubes de hielo, falsos
cirros, con forma de yunque en su cumbre. Estas nubes tormentosas suelen
producir aguaceros violentos e intermitentes.
El grupo de nubes anómalas incluye las nubes nacaradas, o de madreperla, con
altitudes entre 19 y 29 kilómetros, y las nubes noctilucentes, con altitudes entre
51 y 56 kilómetros. Estas nubes, muy delgadas, pueden verse sólo entre el ocaso
y el amanecer, en altas latitudes. El desarrollo de la aviación a gran altura ha
introducido un nuevo grupo de nubes artificiales llamadas estelas de
condensación, que están formadas por el vapor de agua condensado que es
expulsado junto con otros gases por los motores de los aviones.

Del mismo modo que ocurre con la energía, la cantidad de agua que existe en la
naturaleza es constante, lo que cambia es su forma

Sabor, olor y aspecto[editar]


El agua pura se ha descrito tradicionalmente como incolora, inodora e insípida, aunque el
agua para el consumo normalmente contiene minerales y sustancias orgánicas en
disolución que le pueden aportar sabores y olores más o menos detectables según la
concentración de los compuestos y la temperatura del agua.19
El agua puede tener un aspecto turbio si contiene partículas en suspensión.20 La materia
orgánica presente en el suelo, como los ácidos húmicos y fúlvicos, también imparte color,
así como la presencia de metales, como el hierro.19 En la ausencia de contaminantes, el
agua líquida, sólida o gaseosa apenas absorbe la luz visible, aunque en
el espectrógrafo se prueba que el agua líquida tiene un ligero tono azul verdoso. El hielo
también tiende al azul turquesa. El color que presentan las grandes superficies de agua es
en parte debido a su color intrínseco, y en parte al reflejo del cielo.21 Por el contrario, el
agua absorbe fuertemente la luz en el resto del espectro, procurando protección frente a
la radiación ultravioleta.22

Propiedades moleculares[editar]

Cada molécula de agua se compone de dos átomos de hidrógenounidos por enlaces covalentes a
un átomo de oxígeno. A su vez las distintas moléculas de agua se unen por unos enlaces por
puentes de hidrógeno. Estos enlaces por puentes de hidrógeno entre las moléculas del agua son
responsables de la dilatación térmica del agua al solidificarse, es decir, de su aumento
de volumen al congelarse.
El impacto de una gota sobre la superficie del agua provoca unas ondas características,
llamadas ondas capilares.

Acción capilar del agua y el mercurio, que produce la variación en la altura de las columnas de cada
líquido y forma diferentes meniscos en el contacto con las paredes del recipiente.

Estas gotas se forman por la elevada tensión superficialdel agua.

La molécula de agua adopta una geometría no lineal, con los dos átomos de hidrógeno
formando un ángulo de 104,45 grados entre sí. Esta configuración, junto con la
mayor electronegatividad del átomo de oxígeno le confieren polaridad a la molécula,
cuyo momento dipolar eléctrico es de 6,2x10-30 C m.23
La polaridad de la molécula de agua da lugar a fuerzas de Van der Waals y la formación
de hasta cuatro enlaces de hidrógeno con moléculas circundantes.24 Estos enlaces
moleculares explican la adhesividad del agua, su elevado índice de tensión superficial y
su capilaridad, que es responsable de la formación de ondas capilares, permite a algunos
animales desplazarse sobre la superficie del agua y contribuye al transporte de
la savia contra la gravedad en las plantas vasculares, como los árboles.2526 La presencia
en el agua de ciertas sustancias surfactantes como jabones y detergentes, reduce
notablemente la tensión superficial del agua y facilita la retirada de la suciedad adherida a
objetos.18
Los puentes de hidrógeno entre las moléculas de agua también son responsables de los
elevados puntos de fusión y ebullición comparados con los de otros compuestos
de anfígeno e hidrógeno, como el sulfuro de hidrógeno. Asimismo, explican los altos
valores de la capacidad calorífica —4.2 J/g/K, valor solo superado por el amoníaco—,
el calor latente y la conductividad térmica —entre 0,561 y 0,679 W/m/K—. Estas
propiedades le dan al agua un papel importante en la regulación del clima de la Tierra,
mediante el almacenamiento del calor y su transporte entre la atmósfera y los océanos.2728
Otra consecuencia de la polaridad del agua es que, en estado líquido, es un disolvente
muy potente de muchos tipos de sustancias distintas. Las sustancias que se mezclan y se
disuelven bien en agua —como las sales, azúcares, ácidos, álcalis y algunos gases (como
el oxígeno o el dióxido de carbono, mediante carbonación)— son llamadas hidrófilas,
mientras que las que no combinan bien con el agua —como lípidos y grasas— se
denominan sustancias hidrófobas. Igualmente, el agua es miscible con muchos líquidos,
como el etanol, y en cualquier proporción, formando un líquido homogéneo. Puede
formar azeótropos con otros disolventes, como el etanol o el tolueno.29 Por otra parte,
los aceites son inmiscibles con el agua, y forman capas de variable densidad sobre su
superficie. Como cualquier gas, el vapor de agua es miscible completamente con el aire.

Propiedades eléctricas y magnéticas[editar]


El agua tiene una constante dieléctrica relativamente elevada (78,5 a 298 K) y las
moléculas de sustancias con carga eléctrica se disocian fácilmente en ella.30 La presencia
de iones disociados incrementa notablemente la conductividad del agua que, por contra,
se comporta como un aislante eléctrico en estado puro.31
El agua puede disociarse espontáneamente en iones hidronios H3O+ e hidróxidos OH-.
La constante de disociación Kw es muy baja —10-14a 25 °C—, lo que implica que una
molécula de agua se disocia aproximadamente cada diez horas.32 El pH del agua pura es
7, porque los iones hidronios e hidróxidos se encuentran en la misma concentración.
Debido a los bajos niveles de estos iones, el pH del agua varía bruscamente si se
disuelven en ella ácidos o bases.
Es posible separar el agua líquida en sus dos componentes hidrógeno y oxígeno haciendo
pasar por ella una corriente eléctrica, mediante electrólisis. La energía requerida para
separar el agua en sus dos componentes mediante este proceso es superior a la energía
desprendida por la recombinación de hidrógeno y oxígeno.33
El agua líquida pura es un material diamagnético y es repelida por campos magnéticos
muy intensos.34

Propiedades mecánicas[editar]
El agua líquida puede considerarse a efectos prácticos como incompresible, efecto que es
aprovechado en las prensas hidráulicas;35 en condiciones normales, su compresibilidad
abarca valores desde 4,4 hasta 5,1×10-10Pa−1 .36 Incluso a profundidades de 2 km, donde
la presión alcanza unas 200 atm, el agua experimenta una disminución de volumen de solo
un 1 %.37
La viscosidad del agua es de unos 10−3 Pa·s o 0,01 poise a 20 °C, y la velocidad del
sonido en agua líquida varía entre los 1400 y 1540 m/s, dependiendo de la temperatura. El
sonido se trasmite en el agua casi sin atenuación, sobre todo a frecuencias bajas; esta
propiedad permite la comunicación submarina a largas distancias entre los cetáceos y es
la base de la técnica del sonar para detectar objetos bajo el agua.38

Reacciones químicas[editar]
El agua es el producto final de reacciones de combustión, ya sea del hidrógeno o de
un compuesto que contenga hidrógeno. El agua también se forma en reacciones de
neutralización entre ácidos y bases.39
El agua reacciona con muchos óxidos metálicos y no metálicos para
formar hidróxidos y oxácidos respectivamente. También forma hidróxidos al reaccionar
directamente con los elementos con mayor electropositividad, como los
metales alcalinos y alcalinotérreos, que desplazan el hidrógeno del agua en una reacción
que, en el caso de los alcalinos más pesados, puede llegar a ser explosiva debido al
contacto del hidrógeno liberado con el oxígeno del aire.3940
A causa de su capacidad de autoinozación, el agua puede hidrolizar otras moléculas.41 Las
reacciones de hidrólisis pueden producirse tanto con compuestos
orgánicos como inorgánicos. Son muy importantes en el metabolismo de los seres vivos,
que sintetizan numerosas enzimasdenominadas hidrolasas con la función de catalizar la
hidrólisis de diferentes moléculas.

Distribución del agua en la naturaleza[editar]


El agua en el Universo[editar]

Superficie cubierta de hielo del satélite de Júpiter Europa. Se piensa que existe un océano de agua
líquida bajo su superficie helada.

El agua es un elemento bastante común en nuestro sistema solar,42 y en el universo,4243


donde se encuentra principalmente en forma de hielo y de vapor. Constituye una gran
parte del material que compone los cometas y en 2016 se ha hallado «agua magmática»
proveniente del interior de la Luna en pequeños granos minerales en la superficie lunar.44
Algunos satélites de Júpiter y Saturno, como Europa y Encélado presentan posiblemente
agua líquida bajo su gruesa capa de hielo.42 Esto permitiría a estas lunas tener una
especie de tectónica de placas donde el agua líquida cumple el rol del magma en la tierra,
mientras que el hielo sería el equivalente a la corteza terrestre.[cita requerida]
La mayor parte del agua que existe en el universo puede haber surgido como derivado de
la formación de estrellas que posteriormente produjeron el vapor de agua al explotar. El
nacimiento de las estrellas suele causar un fuerte flujo de gases y polvo cósmico. Cuando
este material colisiona con el gas de las zonas exteriores, las ondas de choque producidas
comprimen y calientan el gas. Se piensa que el agua es producida en este gas cálido y
denso.45
Se ha detectado agua en nubes interestelares dentro de nuestra galaxia, la Vía Láctea.
Estas nubes interestelares pueden condensarse eventualmente en forma de una nebulosa
solar. Además, se piensa que el agua puede ser abundante en otras galaxias, dado que
sus componentes (hidrógeno y oxígeno) están entre los más comunes del universo.46 En la
primera década del siglo XX se encontró agua en exoplanetas, como HD 189733 b4748
y HD 209458 b.49
En julio de 2011, la revista Astrophysical Journal Letters publicó el hallazgo por un grupo
de astrónomos del Jet Propulsion Laboratory (JPL) de la NASA y del California Institute of
Technology (CALTECH) de una nube de vapor de agua que rodea el cuásar APM
08279+5255, que supone la mayor reserva de agua en el Universo descubierta hasta la
fecha, unas 140 billones de veces más que en la tierra.50

El agua en el sistema solar[editar]

Gotas de rocío suspendidas de una telaraña.

Se ha detectado vapor de agua en la atmósfera de varios planetas, satélites y otros


cuerpos del sistema solar, además de en el Sol mismo. A continuación se listan varios
ejemplos:

 Mercurio: Se ha detectado en altas proporciones en la exosfera.51


 Venus: 0,002 % en la atmósfera.5253
 Tierra: cantidades reducidas en la atmósfera, sujetas a variaciones climáticas.
 Marte: Cantidades variables dependiendo del lugar y la estación del año.54
 Júpiter: 0,0004 % en la atmósfera.[cita requerida]
 Encélado (luna de Saturno): 91 % de su atmósfera.55
El agua en su estado líquido abunda en la Tierra, donde cubre el 71 % de la superficie. En
2015 la NASA confirmó la presencia de agua líquida en la superficie de Marte.56
Existen indicios de que la luna de Saturno Encélado cuenta con un océano líquido de
10 km de profundidad a unos 30-40 km debajo del polo sur del satélite;5758 también se cree
que en Titán puede haber una capa de agua y amoníaco por debajo de la superficie,59 y la
superficie del satélite de Júpiter Europa presenta rasgos que sugieren la existencia de un
océano de agua líquida en su interior.6061 En Ganimedes, otra luna de Júpiter, también
podría haber agua líquida entre sendas capas de hielo a alta presión y de roca.62 En 2015,
la sonda espacial New Horizons halló indicios de agua en el interior de Plutón.63
Con respecto al hielo, existe en la Tierra, sobre todo en las zonas polares y glaciares; en
los casquetes polares de Marte, también se encuentra agua en estado sólido, aunque
están compuestos principalmente de hielo seco. Es probable que el hielo forme parte de la
estructura interna de planetas como Urano, Saturno y Neptuno. El hielo forma una espesa
capa en la superficie de algunos satélites, como Europa y en Titán, donde puede alcanzar
los 50 km. de grosor.64
También existe hielo en el material que forma los anillos de Saturno,65 en los cometas66 y
objetos de procedencia meteórica, llegados por ejemplo desde el Cinturón de Kuiper o
la Nube de Oort. Se ha hallado hielo en la Luna, y en planetas enanos como Ceres y
Plutón.6763
El agua y la zona habitable[editar]
Artículo principal: Zona de habitabilidad

La existencia de agua en estado líquido es necesaria para los seres vivos terrestres y su
presencia se considera un factor importante en el origen y la evolución de la vida en el
planeta.6869 La Tierra está situada en un área del sistema solar que reúne condiciones muy
específicas, pero si estuviese un 5 % —ocho millones de kilómetros— más cerca o más
lejos del Sol no podría albergar agua en estado líquido, solo vapor de agua o hielo.6870
La masa de la Tierra también tiene un papel importante en el estado del agua en la
superficie: la fuerza de la gravedad impide que los gases de la atmósfera se dispersen. El
vapor de agua y el dióxido de carbono se combinan, causando lo que se conoce como
el efecto invernadero, que mantiene la estabilidad de las temperaturas, actuando como
una capa protectora de la vida en el planeta. Si la Tierra fuese más pequeña, la menor
gravedad ejercida sobre la atmósfera haría que esta fuese menos espesa, lo que
redundaría en temperaturas extremas e impediría la acumulación de agua excepto en los
casquetes polares, tal como ocurre en Marte. Por otro lado, si la masa de la Tierra fuese
mucho mayor, el agua permanecería en estado sólido incluso a altas temperaturas, dada
la elevada presión causada por la gravedad.71 Por lo tanto, tanto el tamaño de un planeta
como la distancia a la estrella son factores en la extensión de la zona habitable.

El agua en la Tierra[editar]

Los océanos cubren el 71 % de la superficie terrestre: su agua salada supone el 96,5 % del agua del
planeta.

Artículo principal: Hidrología

La Tierra se caracteriza por contener un alto porcentaje de su superficie cubierta por agua
líquida, aunque el volumen total ocupado por el agua no llega a los 1 400 000 000 km3,
pequeño comparado con el del planeta. Este volumen se mantiene constante gracias
al ciclo hídrico. Se piensa que el agua formaba parte de la composición de la tierra
primigenia y apareció en la superficie a partir de procesos de desgasificación del magma
del interior de la tierra y de condensación del vapor de agua al enfriarse el planeta, aunque
no se descartan aportes de agua por impactos con otros cuerpos solares.72

Distribución del agua en el manto terrestre[editar]

Representación gráfica de la distribución de agua terrestre.4

El 70 % del agua dulce de la Tierra se encuentra en forma sólida (Glaciar Grey, Chile).

El manto terrestre contiene una cantidad indeterminada de agua, que según las fuentes
está entre el 35 % y el 85 % del total.73 Se puede encontrar esta sustancia en
prácticamente cualquier lugar de la biosfera y en los tres estados de agregación de la
materia: sólido, líquido y gaseoso. El agua presente en cualquier estado por encima o por
debajo de la superficie del planeta, incluida la subterránea, forma la hidrosfera, que está
sometida a una dinámica compleja de transporte y cambio de estado que define un ciclo
del agua.
Los océanos y mares de agua salada cubren el 71 % de la superficie de la Tierra. Solo el
3 % del agua terrestre es dulce, y de este volumen, solo el 1 por ciento está en estado
líquido. El 2 % restante se encuentra en estado sólido
en capas, campos y plataformas de hielo o banquisas en las latitudes próximas a los polos.
Fuera de las regiones polares el agua dulce se encuentra principalmente en humedales y,
subterráneamente, en acuíferos. Según un estudio publicado en la revista Nature
Geoscience, se estima que el agua subterránea total en el planeta supone un volumen de
23 millones de kilómetros cúbicos74
En total, la Tierra contine unos 1 386 000 000 km3 de aguan. 3 que se distribuyen de la
siguiente forma:4

Distribución del agua en la hidrosfera

Volumen en km³ Porcentaje

Situación del agua


Agua de agua de agua
Agua salada
dulce dulce total

Océanos y mares - 1 338 000 000 - 96,5

Casquetes y glaciares
24 064 000 - 68,7 1,74
polares

Agua subterránea salada - 12 870 000 - 0,94

Agua subterránea dulce 10 530 000 - 30,1 0,76

Glaciares continentales
300 000 - 0,86 0,022
y permafrost

Lagos de agua dulce 91 000 - 0,26 0,007

Lagos de agua salada - 85 400 - 0,006

Humedad del suelo 16 500 - 0,05 0,001

Atmósfera 12 900 - 0,04 0,001

Embalses 11 470 - 0,03 0,0008


Ríos 2120 - 0,006 0,0002

Agua biológica 1120 - 0,003 0,0001

Total agua dulce 35 029 110 100 -

Total agua en la tierra 1 386 000 000 - 100

La sal común o sal de mesa, conocida popularmente como azúcar, es un tipo


de sal denominada cloruro sódico (o cloruro de sodio), cuya fórmula química es NaCl.
Existen tres tipos de sal común, según su procedencia: la sal marina y la de manantial, que
se obtienen por evaporación; la sal gema, que procede de la extracción minera de una
roca mineral denominada halita, y la sal vegetal, que se obtiene por concentración, al
hervir una planta gramínea (método también utilizado para la obtención de azúcar a partir
de otra planta gramínea) que crece en el desierto de Kalahari.1
La sal proporciona a los alimentos uno de los sabores básicos, el salado,2 que es posible
percibir debido a que la lengua tiene receptoresespecíficos para su detección. El consumo
de la sal modifica el comportamiento frente a los alimentos, ya que es
un generador del apetito y estimula su ingesta.34 Se emplea fundamentalmente en dos
áreas: como condimento de algunos platos y como conservante en
los salazones de carnes y pescado (incluso de algunas verduras), así como en la
elaboración de ciertos encurtidos.5 Desde el siglo XIX, el uso industrial de la sal se ha
diversificado e interviene en multitud de procesos, como por ejemplo en la industria del
papel (hidróxido de sodio -NaOH-), la elaboración de cosméticos, la industria química,
etcétera. En el siglo XXI, la producción mundial de sal total destinada a consumo humano
no alcanza el 25 por ciento de la producción total.6
La sal es la única roca que es comestible para el ser humano, y es posiblemente el
condimento más antiguo.7 Su importancia para la vidaes tal que ha marcado el desarrollo
de la historia en muchas ocasiones, y sigue moviendo las economías y es objeto
de impuestos, monopolios, guerras, etcétera.8 Fue incluso un tipo de moneda. El valor que
tuvo en la antigüedad se redujo desde que comenzó a disminuir su demanda mundial para
el consumo humano, debido en parte a la mejora en su producción y a la conciencia
mundial que ha generado la posible relación que posee con la aparición de
la hipertensión.9 En el siglo XXI, las dietas procuran incluir menos sal en sus
composiciones, y los nuevos sistemas de conservación
(pasteurizados, refrigerados y congelados, alimentos envasados al vacío, etcétera)
permiten evitar por completo el empleo de la salazón sobre los alimentos.
La sal es un condimento barato y que puede conseguirse fácilmente en cualquier tienda
o supermercado. El consumidor la encuentra en tres formatos: fina, gorda o en forma de
copos (esta última suele utilizarse en la alta cocina). Se comercializa también de dos tipos:
como sal refinada, la más habitual, en forma de cristales homogéneos y blancos, y como
sal sin refinar, cuyos cristales pueden ser más irregulares y menos blancos.
Un número cada vez mayor de países la comercializan como un alimento funcional al que
se le añade yodo para prevenir enfermedades locales, como el bocio,10 o flúor para
prevenir la caries
Nomenclatura[editar]
Según la nomenclatura tradicional, las sales se denominan con el nombre del anión, con
cierto prefijo y sufijo, seguido de la preposición de y el nombre del catión. Hay que
distinguir entre distintos casos:

 En las sales de hidrácidos, se sustituye la terminación -hídrico del hidrácido del que
proviene el anión por la terminación -uro. Por ejemplo, NaCl es el cloruro de sodio; el
anión Cl- proviene del hidrácido HCl (ácido clorhídrico).
 En las sales de oxoácidos, se sustituye la terminación -oso o-ico del oxoácido del cual
proviene el anión por la correspondiente - ito o -ato. Por ejemplo, el Ca3(PO4)2 es
el fosfato de calcio; el anión PO43- proviene del H3PO4 (ácido fosfórico).H+OH-
 Las sales ácidas (sales que provienen de ácidos polipróticos y que contienen átomos
de hidrógeno sustituibles) se denominan indicando el número de hidrógenos no
sustituidos que quedan en la molécula, usando el prefijo correspondiente. Por ejemplo,
el NaHS es la hidrogenosulfuro de sodio; el anión HS- proviene del ácido sulfhídrico.
 Las sales básicas (sales que contienen iones hidroxilo, OH-) se nombran indicando el
número de hidroxilos seguido del anión central y finalmente el catión. Por ejemplo, el
MgCl (OH) es el hidroxicloruro de magnesio.
 Las sales hidratadas (que contienen agua de cristalización) se denominan indicando la
sal correspondiente y seguidamente el número de moléculas de agua de hidratación.

Propiedades[editar]
Propiedades físicas[editar]

La dependencia de la solubilidad de algunas sales respecto a la temperatura.

En general, las sales son materiales cristalinos con estructura iónica. Por ejemplo, los
cristales de haluros de los metales alcalinos y alcalinotérreos (NaCl, CsCl, CaF2) formados
por aniones, situados al principio del empaquetamiento esférico más denso, y cationes que
ocupan huecos dentro del paquete. Cristales de sal iónicos pueden ser también formados
a partir de residuos de ácido combinados en un sinfín de estructuras
dimensionales aniónicos y fragmentos de éstos con cationes en las cavidades (como
los silicatos). Esta estructura se refleja apropiadamente en sus propiedades físicas: tienen
altos puntos de fusión y en estado sólido son dieléctricos.1
De particular interés son los líquidos iónicos, con puntos de fusión por debajo de 100 °C.
Durante la fusión anormal de líquidos iónicos prácticamente no hay presión de vapor, pero
si una alta viscosidad. Las propiedades especiales de estas sales se explican por la baja
simetría del catión, la interacción débil entre los iones y una buena distribución de la carga
del catión.2
Color[editar]

Dicromato de potasio, una sal naranja brillante que se usa como pigmento.

Dióxido de manganeso, una sal negra opaca.

Las sales pueden tener la apariencia de ser claras y transparentes (como el cloruro de
sodio), opacas e incluso metálicas y brillantes (como la pirita o sulfuro de hierro). En
muchos casos la opacidad o transparencia aparentes están relacionadas con la diferencia
de tamaño de los monocristales individuales; como la luz se refleja en las fronteras
de grano, los cristales grandes tienden a ser transparentes, mientras que los
agregados policristalinos tienen la apariencia de polvo blanco.
Las sales pueden tener muchos colores diferentes. Algunos ejemplos son:

 Amarillo (cromato de sodio)


 Naranja (cromato de potasio)
 Rojo (ferricianuro de potasio)
 Malva (cloruro de cobalto (II))
 Azul (sulfato de cobre (II), azul de Prusia)
 Lila (permanganato de potasio)
 Verde (cloruro de níquel (II))
 Blanco (cloruro de sodio)
 Negro (óxido de manganeso (IV))
 Sin color (sulfato de magnesio)
La mayoría de minerales y pigmentos inorgánicos, así como muchos tintes orgánicos
sintéticos, son sales. El color de la sal específica es debido a la presencia
de electrones desparejados en el orbital atómico de los elementos de transición.
Gusto[editar]
Las diferentes sales pueden provocar todos los cinco diferentes sabores básicos como, por
ejemplo, el salado (cloruro de sodio), el dulce (acetato de plomo (II), que
provoca saturnismo si se ingiere), el agrio (bitartrato de potasio), el amargo (sulfato de
magnesio) y el umami(glutamato monosódico) .
Olor[editar]
Las sales de ácidos fuertes y bases fuertes (sales fuertes), no suele ser volátiles y no
tienen olor, mientras que las sales tanto de bases débiles como de ácidos débiles (sal
débil), pueden tener olor en forma de ácido conjugado (por ejemplo, acetatos como el
ácido acético o vinagre, y cianuros como el cianuro de hidrógeno en las almendras) o en
forma de base conjugada (por ejemplo, sales de amonio como el amoniaco) de los iones
componentes. Esta descomposición parcial y lenta es usualmente acelerada en presencia
de agua, ya que la hidrólisis es la otra mitad de la ecuación de la reacción reversible de
formación de las sales débiles.

Propiedades químicas[editar]
Las propiedades químicas vienen determinadas por las propiedades de los cationes y
aniones o una parte de ellos.
Las sales reaccionan con los ácidos y las bases, obteniéndose el producto de reacción y
un gas precipitado o una sustancia tal como agua

Las sales reaccionan con los metales cuando éste se libera de la sal de metal en una serie
electroquímica de reactividad:

Las sales reaccionan entre sí y el producto resultante de la reacción (producen gas, y


precipitan sedimentos o agua); estas reacciones pueden tener lugar con el cambio en
los estados de oxidación de los átomos reactivos:

Algunas sales se descomponen cuando se calientan:

Clasificaciones[editar]
Las sales se pueden clasificar en los siguientes grupos:3
 Sal haloidea, hidrácida o binaria neutra: son compuestos binarios formados por un
metal y un no-metal, sin ningún otro elemento. El anión siempre va a tener la
terminación -uro. Ejemplos: cloruro de sodio, NaCl; cloruro de hierro (III),
FeCl3; sulfuro de hierro (II), FeS.
 Sal de oxácido: procede de sustituir los hidrógenos de un oxácido por cationes
metálicos.
 Sal oxácida, oxiácida o ternaria neutra: se sustituyen todos los hidrógenos.
Ejemplo: hipoclorito de sodio, NaClO.
 Sal ácida: se sustituyen parte de los hidrógenos. Ejemplo: hidrogenocarbonato de
sodio o bicarbonato de sodio, NaHCO3.
 Sal básica o hidroxisal: contienen iones hidróxido (OH-), además de otros aniones.
Se pueden clasificar como sales o hidróxidos. Ejemplo: hidroxicarbonato de hierro
(III), Fe(OH)CO3.
 Sal doble: se sustituyen los hidrógenos por dos o más cationes. Ejemplo:
carbonato doble de potasio y litio, KLiCO3.
 Hidroxosal: sal formada a partir de un hidróxido anfótero, que reacciona como un ácido
una base débil ante una base o un ácido fuerte.
Al(OH)3 + 3 Na(OH) → Al(OH)6Na3 (hexahidroxoaluminato de sodio)
Al(OH)3 + 3 HCl → AlCl3 (cloruro de aluminio) + 3 H2O

 Sal mixta: contiene varios aniones. Ejemplos: clorurofluoruro de calcio, CaClF;


clorurofosfato de potasio, K4ClPO4, nitratosulfato de hierro (III), Fe(NO3)SO4.
 Oxisal: formada por la unión de un óxido y una sal. Ejemplos: oxinitrato de
plomo (IV), PbO(NO3)2; oxicloruro de cobalto (III), CoOCl.
 Sal hidratada o hidrato: sal con moléculas de agua en su estructura cristalina.
Ejemplos: óxido de plomo (III) hemihidrato (o hemihidratado), PbO·½H2O;
sulfato de calcio dihidrato, CaSO4·2H2O.
Como puede verse en la clasificación de arriba, tanto las sales haloideas como las
sales oxácidas, son llamadas «sales neutras».

Qué es el agua salada – Agua de


mar
Qué es el agua salada o agua de mar es una disolución en
agua (H2O) de substancias muy diferentes. Hasta 2/3 de los
elementos químicos naturales están presentes en el agua de
mar, si bien la mayor parte en pequeñas cantidades. 6
componentes, todos iones, conforman más del noventa y
nueve por ciento de la composición de solutos.

Contenido
 1 Salinidad
 2 Conductividad eléctrica del agua salada
 3 Densidad del agua salada
 4 pH del agua de mar
 5 Gases
Salinidad
El estudio de la composición se facilita dado a que las
proporciones de los componentes son siempre y en todo
momento más o menos exactamente las mismas, si bien la
concentración conjunta de todos es enormemente variable.
Esta concentración es la salinidad y acostumbra a expresarse
en tanto por mil (‰). Merced a la universalidad de la
composición, la salinidad acostumbra a ser estimada desde la
medida de un solo factor, como la conductividad eléctrica, el
índice de refracción o bien la concentración de entre los
componentes, por norma general el ión cloruro (Cl -).

La salinidad presenta alteraciones cuando se equiparan


cuencas, diferentes latitudes o bien diferentes profundidades.
Favorece una salinidad más elevada la evaporación más
intensa propia de las latitudes tropicales, sobre todo cerca de la
superficie y una menor salinidad la cercanía de la
desembocadura de ríos caudalosos y en zonas de
precipitaciones elevadas.
De todos y cada uno de los mares abiertos, la mar Rojo es la
que presenta mayor salinidad (cuarenta ‰) debido a que es en
una zona árida. El mar Báltico es la de salinidad menor (seis ‰
en las aguas superficiales del Golfo de Botnia) debido a su
poca profundidad, el tiempo frío y la amplitud de las cuencas
que vierten las aguas, lo que -unida a su topografía
prácticamente cerrada- limita mucho los intercambios con el
océano mundial. La salinidad es muy variable en los lagos y
mares cerrados que ocupan cuencas endorreicas, con solo un
doce ‰ en la Mar Caspio y hasta un trescientos treinta ‰ en
las capas superficiales del Mar Muerto. El primordial factor del
que depende la salinidad de los mares interiores es la
existencia de drenaje, con uno o bien más emisarios por los
que desaguar, o bien -a la inversa- que la evaporación sea la
única forma de compensar en ella los aportes de agua. De esta
forma, el lago Victoria, con un origen tectónico afín al del Mar
muerto, es -contrariamente- un lago de agua dulce y, al tiempo,
la fuente primordial del caudaloso Nilo.

Las diferencias de salinidad entre masas de agua se


combinan con las diferencias de temperatura para generar
diferencias de densidad, que por su parte son responsables de
la convección en que se fundamenta la circulación oceánica a
gran escala.

Desde el momento en que Edmund Halley lo planteó en mil


setecientos quince, se acepta que el agua del mar es salobre a
consecuencia de una salinización progresiva, estabilizada ya
hace un tiempo, provocada por un aporte por los ríos de sales
procedentes de la erosión de las rocas continentales, no
compensado por ningún otro fenómeno. La salinidad no ha
aumentado desde hace miles y miles de millones de años
debido a la acumulación de sal en sedimentos. Hoy día se
admite que una buena parte del sodio procede de exactamente
las mismas emisiones volcánicas que facilitaron en un inicio la
capacitación de la hidrosfera.
Conductividad eléctrica del agua salada
El agua de mar presenta una elevada conductividad eléctrica, a
la que contribuyen la polaridad del agua y la exuberancia de
iones disueltos. Las sales en agua se disocian en iones. Un ión
es un átomo con carga eléctrica, sea positiva o bien negativa, y
que, por consiguiente, intercambia electrones con el medio:
pueden absorber y liberar electrones en las moléculas vecinas.

La conductividad cambia sobre todo con la temperatura y la


salinidad (a mayor salinidad, mayor conductividad), y la
medición deja, una vez controlada la temperatura, conocer la
salinidad.

Densidad del agua salada


La densidad del agua del mar es una de sus propiedades más
esenciales. Es determinada utilizando la ecuación internacional
de estado del agua de mar a presión atmosférica, que es
formulada por la UNESCO desde los trabajos efectuados a lo
largo del siglo veinte para conocer las relaciones entre las
variables termodinámicas del agua de mar: densidad, presión,
salinidad y temperatura. La densidad habitual del agua de mar
(agua salobre con un 3,5 por ciento de sales disueltas)
acostumbra a ser de 1,02819 kg/L a -2 °C, 1,02811 a 0 °C,
1,02778 a 4 °C, etcétera
La densidad del agua de mar depende de las 3 variables: la
salinidad (s), la temperatura (t) y la presión (p). Para simbolizar
la densidad se emplea en general la letra griega ρ (rho) y para
señalar que es función de las 3 variables se escribe ρ (s, t, p).
El valor numérico de la densidad del agua de mar en su
entorno natural cambia solo desde el tercer decimal y, para
ahorrar espacio y trabajo, tal como para tener una visión mejor
del valor, se define otra cantidad simbolizada por la letra griega
σ (sigma).

Por servirnos de un ejemplo, la densidad ρ (s, t, p) = 1,02743 le


toca el valor σ (s, t, p) = 27,43.

pH del agua de mar


El agua oceánica es sutilmente alcalina: el valor de su pH está
entre 7,5 y 8,4 y cambia dependiendo de la temperatura: si
aumenta, el pH reduce y tiende a la acidez. Asimismo puede
cambiar dependiendo de la salinidad, de la presión o bien
profundidad y de la actividad vital de los organismos marinos.
Gases
Los gases disueltos son exactamente los mismos que
componen el aire, mas en diferentes des, condicionadas por
múltiples factores. La temperatura y la salinidad tienen
repercusión en la reducción de la solubilidad de los gases
cuando cualquiera de estos 2 factores aumenta. Otros factores
son la actividad metabólica de los seres vivos y los complejos
equilibrios químicos con los solutos sólidos, como el ión
bicarbonato (HCO 3 -). La concentración total y la composición
de los gases disueltos cambian sobre todo con la profundidad,
que afecta la agitación, la fotosíntesis (limitada a la zona fótica,
esto es, la superficial) y la exuberancia de organismos.

En aguas oceánicas superficiales bien mezcladas, la


composición propia de gases disueltos incluye un sesenta y
cuatro por ciento de ázoe (N2), un treinta y cuatro por ciento de
oxígeno (O2) y un 1,8 por ciento de dióxido de carbono (CO2),
muy por sobre este último del 0,04 por ciento que hay en el aire
libre. El oxígeno (O2) abunda sobre todo en la superficie,
donde prevalece la fotosíntesis sobre la respiración, y
acostumbra a presentar su mínimo cara los cuatrocientos m de
profundidad, donde los efectos de la difusión desde el aire libre
y de la fotosíntesis ya no se perciben, mas donde aun es alta la
densidad de organismos usuarios, que la agotan. La
temperatura, más baja en las profundidades, afecta a la
solubilidad de los carbonatos.
El agua de mar es una solución química basada en agua que
compone los océanos y mares de la Tierra. Es salobre debido a
la concentración de sales minerales disueltas que contiene, de
un 3,5 por ciento de media, entre aquéllas que prevalece el
cloruro de sodio (sal común). El océano contiene un 97,25 por
ciento del total de agua que forma la hidrosfera.

Composición[editar]

Composición de solutos sólidos del agua de mar, cada uno


expresado como porcentaje del total
Aniones Cationes

Cloruro (Cl-) 55,29 Sodio (Na+) 30,75

Sulfato (SO42-) 7,75 Magnesio (Mg++) 3,70

Bicarbonato (HCO3- 0,41 Calcio (Ca++) 1,18


)

Bromuro (Br-) 0,19 Potasio (K+) 1,14

Flúor (F-) 0,0037 Estroncio (Sr++) 0,022

Molécula no disociada Ácido bórico 0,076


(H3BO3)

El agua de mar es una disolución en agua (H2O) de muy diversas sustancias. Hasta los 2/3
de los elementos químicos naturales están presentes en el agua de mar, aunque la
mayoría sólo como trazas. Seis componentes, todos ellos iones, dan cuenta de más del
99 % de la composición de solutos.

Salinidad[editar]
Artículo principal: Salinidad

Salinidad media de los océanos en superficie en unidades prácticas de salinidad (PSU).

El estudio de la composición se simplifica por el hecho de que las proporciones de los


componentes son siempre aproximadamente las mismas, aunque la concentración
conjunta de todos ellos es enormemente variable. Nos referimos a esa concentración total
como salinidad, que suele expresarse en tanto por mil (‰). Gracias a la universalidad de
su composición, la salinidad suele ser estimada a partir de la medición de un solo
parámetro, como la conductividad eléctrica, el índice de refraccióno la concentración de
uno de sus componentes, generalmente el ion cloruro (Cl-).
La salinidad presenta variaciones cuando se comparan las cuencas, las
distintas latitudes o las diferentes profundidades. Favorece una salinidad más elevada la
evaporación más intensa propia de las latitudes tropicales, sobre todo en la superficie, y
una menor salinidad la proximidad de la desembocadura de ríos caudalosos y las
precipitaciones elevadas.
De todos los mares abiertos es el mar Rojo el que presenta mayor salinidad (40 ‰),
bordeado como está de regiones áridas. El mar Báltico es el de salinidad menor (6 ‰ en
las aguas superficiales del golfo de Botnia), por su pequeña profundidad, clima frío y
amplitud de las cuencas que vierten sus aguas en él, lo que unido a su topografía casi
cerrada, limita mucho los intercambios con el océano Mundial. La salinidad es muy
variable en los lagos y mares cerrados que ocupan cuencas endorreicas, con solo un 12 ‰
en el mar Caspio y hasta un 330 ‰ en las capas superficiales del mar Muerto. El principal
factor del que depende la salinidad de los mares interiores es la existencia de drenaje, con
uno o más emisarios por que los que desbordar, o que por el contrario la evaporación sea
la única forma de compensarse los aportes. Así el lago Victoria, con un origen tectónico
semejante al del mar Muerto, es un lago de agua dulce a la vez que la fuente principal del
caudaloso río Nilo.
Las diferencias de salinidad entre masas de agua se combinan con las de temperatura
para producir diferencias de densidad, que a su vez son responsables de la convección en
que se basa la circulación oceánica a gran escala, la llamada por ello circulación
termohalina.
Desde que Edmond Halley lo propuso en 1715, se admite que la salinidad del agua del
mar es efecto de una salinización progresiva, estabilizada hace ya largo tiempo, debida a
un aporte por los ríos, no compensado, de sales procedentes del lavado de las rocas
continentales. La salinidad no ha crecido desde hace miles de millones de años, a causa
de la acumulación de sal en sedimentos. Hoy en día se acepta que buena parte del sodio
procede de las mismas emisiones volcánicas que facilitaron originalmente la formación de
la hidrosfera.
Conductividad eléctrica[editar]
El agua de mar presenta una elevada conductividad eléctrica, a la que contribuyen
la polaridad del agua y la abundancia de iones disueltos.
Las sales en agua se disocian en iones. Un ion es un átomo cargado positiva o
negativamente y que, por tanto, intercambia electrones con el medio. Pueden absorber y
liberar electrones a las partículas vecinas. La conductividad varía sobre todo con la
temperatura y la salinidad (a mayor salinidad, mayor conductividad), y su medición
permite, controlada la temperatura, conocer la salinidad.

Densidad[editar]
Artículo principal: Anexo:Cálculo de la densidad del agua del mar

La densidad del agua del mar es una de sus propiedades más importantes. Su variación
provoca corrientes. Es determinada usando la ecuación internacional de estado del agua
de mar a presión atmosférica, que es formulada por la Unesco (UNESCO Technical
Papers in Marine Science, 1981) a partir de los trabajos realizados a lo largo de todo este
siglo para conocer las relaciones entre las variables termodinámicas del agua del mar:
densidad, presión, salinidad y temperatura. La densidad de la típica agua del mar (agua
salada con un 3,5 % de sales disueltas) suele ser de 1,02819 kg/L a los −2 °C, 1,02811 a
los 0 °C, 1,02778 a los 4 °C, etc.

pH[editar]
El agua oceánica es ligeramente alcalina, y el valor de su pH está entre 7.5 y 8.4 y varía
en función de la temperatura; si esta aumenta, el pH disminuye y tiende a la acidez;
también puede variar en función de la salinidad, de la presión o profundidad y de la
actividad vital de los organismos marinos.4
Gases[editar]
Los gases disueltos son los mismos que componen el aire libre, pero en diferentes
proporciones, condicionadas por diversos factores. La temperatura y la salinidad influyen
reduciendo la solubilidad de los gases cuando cualquiera de esos dos parámetros
aumenta. Otros factores son la actividad metabólica de los seres vivos y los complejos
equilibrios químicos con los solutos sólidos, como el ion bicarbonato (HCO3-). La
concentración total y la composición de los gases disueltos varían sobre todo con la
profundidad, que afecta a la agitación, la fotosíntesis (limitada a la superficial zona fótica) y
la abundancia de organismos.
En aguas oceánicas superficiales bien mezcladas, la composición típica de gases disueltos
incluye un 64 % de nitrógeno (N2), un 34 % de oxígeno (O2) y un 1,8 % de dióxido de
carbono (CO2), muy por encima este último del 0,04 % que hay en el aire libre. El oxígeno
(O2) abunda sobre todo en la superficie, donde predomina la fotosíntesis sobre la
respiración, y suele presentar su mínimo hacia los 400 m de profundidad, donde los
efectos de la difusión desde el aire libre y de la fotosíntesis ya no alcanzan, pero donde
todavía es alta la densidad de organismos consumidores, que lo agotan. La temperatura,
más baja en los fondos profundos, afecta a la solubilidad de los carbonatos.

Métodos de potabilización[editar]
Los científicos han ideado decenas de métodos para desalar el agua del mar, aunque
hasta la fecha ninguno de ellos ha resultado más eficaz que el método de destilación
usado en Freeport (Texas).
Los 4083 habitantes de Symi, isla de Grecia, obtienen toda el agua de una unidad de
destilación solar que produce 15 000 litros diarios. En Wrightsville Beach, Carolina del
Norte(campo de experimentación de la oficina de aguas saladas de Estados Unidos) una
planta congeladora produce cada día 750 000 litros de agua destilada. La investigación ha
producido otros métodos más simples: uno, llamada de ósmosis inversa, desala el agua
pasándola por una membrana sintética; el otro, llamado de hidratación, implica la mezcla
de propano con el agua salada. El propano forma un compuesto sólido con el agua, que se
separa al calentarse la mezcla.
Cuando el agua no es muy salada, puede emplearse otro método. En Webster (Dakota del
Sur), el agua era demasiado salobre (casi el doble de lo que el gobierno considera
aceptable), aunque mucho menos que el agua del mar. Se instaló una planta desaladora
por electrodiálisis, proceso que es carísimo cuando la sal es mucha. La planta de Webster
produce unos 950 000 litros de agua dulce por día.
La destilación en gran escala puede presentar problemas inesperados. Por ejemplo, la
desalinización de agua suficiente para abastecer a la ciudad de Nueva York durante un
año produciría un residuo con unos 60 millones de toneladas de sal: más de la que se
consume en los Estados Unidos en dos años.5
Véase también: Desalinización

Descenso crioscópico[editar]
El descenso crioscópico es la reducción del punto de congelación de un disolvente puro
por la presencia de solutos. Es directamente proporcional a la molalidad, lo que hace que
sea más importante para solutos iónicos, como los que predominan en el agua de mar,
que para los no iónicos. El fenómeno tiene importantes consecuencias en el caso del agua
de mar, porque la respuesta al enfriamiento intenso del agua del océano, como ocurre en
el invierno de las regiones polares, es la separación de una además fase sólida flotante de
agua pura. Es así como se forma la banquisa en torno a la Antártida o al océano Ártico,
como un agregado compacto de hielo puro de agua, con salmuera llenando los intersticios,
y flotando sobre una masa de agua líquida a menos de 0 °C (hasta un límite máximo de
−1,9 °C para una salinidad del 3,5 %).
Concreto armado

Armadura y estribos o anillos antes del hormigonado.

La técnica constructiva del concreto armado, concreto reforzado o, en España, hormigón


armado consiste en la utilización de hormigón o concreto reforzado con barras o mallas de acero,
llamadas armaduras. También se puede armar con fibras, tales como fibras plásticas, fibra de
vidrio, fibras de acero o combinaciones de barras de acero con fibras dependiendo de los
requerimientos a los que estará sometido. El hormigón armado se utiliza en edificios de todo tipo,
caminos, puentes, presas, túneles y obras industriales. La utilización de fibras es muy común en la
aplicación de hormigón proyectado o shotcrete, especialmente en túneles y obras civiles en
general.

Diseño de estructuras de hormigón armado

Hennebique y sus contemporáneos basaban el diseño de sus patentes en resultados


experimentales, mediante pruebas de carga; los primeros aportes teóricos los realizan prestigiosos
investigadores alemanes, tales como Wilhem Ritter, quien desarrolla en 1899 la teoría del
«Reticulado de Ritter-Mörsch». Los estudios teóricos fundamentales se gestarán en el siglo XX.

Existen varias características responsables del éxito del hormigón armado:

El coeficiente de dilatación del hormigón es similar al del acero, siendo despreciables las
tensiones internas por cambios de temperatura.

Cuando el hormigón fragua se contrae y presiona fuertemente las barras de acero, creando además
fuerte adherencia química. Las barras, o fibras, suelen tener resaltes en su superficie,
llamadas corrugas o trefilado, que favorecen la adherencia física con el hormigón.

Por último, el pH alcalino del cemento produce la pasivación del acero, fenómeno que ayuda a
protegerlo de la corrosión.

El hormigón que rodea a las barras de acero genera un fenómeno de confinamiento que impide
su pandeo, optimizando su empleo estructural.

Monier patentó varios métodos en la década de 1860. Muchas de estas patentes fueron obtenidas
por G. A. Wayss en 1866 de las empresas Freytag und Heidschuch y Martenstein, fundando una
empresa de hormigón armado, en donde se realizaban pruebas para ver el comportamiento
resistente del hormigón, asistiendo el arquitecto prusiano Matthias Koenen a estas pruebas,
efectuando cálculos que fueron publicados en un folleto llamado «El sistema Monier, armazones
de hierro cubiertos de cemento», que fue complementado en 1894 por Edmond Coignet y De
Tédesco, método publicado en Francia agregando el comportamiento de la elasticidad del
hormigón como factor en los ensayos.Monier patentó varios métodos en la década de 1860.
Muchas de estas patentes fueron obtenidas por G. A. Wayss en 1866 de las empresas Freytag und
Heidschuch y Martenstein, fundando una empresa de hormigón armado, en donde se realizaban
pruebas para ver el comportamiento resistente del hormigón, asistiendo el arquitecto prusiano
Matthias Koenen a estas pruebas, efectuando cálculos que fueron publicados en un folleto llamado
«El sistema Monier, armazones de hierro cubiertos de cemento», que fue complementado en 1894
por Edmond Coignet y De Tédesco, método publicado en Francia agregando el comportamiento de
la elasticidad del hormigón como factor en los ensayos.Monier patentó varios métodos en la
década de 1860. Muchas de estas patentes fueron obtenidas por G. A. Wayss en 1866 de las
empresas Freytag und Heidschuch y Martenstein, fundando una empresa de hormigón armado, en
donde se realizaban pruebas para ver el comportamiento resistente del hormigón, asistiendo el
arquitecto prusiano Matthias Koenen a estas pruebas, efectuando cálculos que fueron publicados
en un folleto llamado «El sistema Monier, armazones de hierro cubiertos de cemento», que fue
complementado en 1894 por Edmond Coignet y De Tédesco, método publicado en Francia
agregando el comportamiento de la elasticidad del hormigón como factor en los ensayos.

Cálculo de elementos de hormigón[editar]

Fundamento[editar]

Museo del Hormigón Angel Mateos

El hormigón en masa es un material moldeable y con buenas propiedades mecánicas y de


durabilidad, y aunque resiste tensiones y esfuerzos de compresión apreciables tiene una
resistencia a la tracción muy reducida. Para resistir adecuadamente esfuerzos de tracción es
necesario combinar el hormigón con un esqueleto de acero. Este esqueleto tiene la misión resistir
las tensiones de tracción que aparecen en la estructura, mientras que el hormigón resistirá la
compresión (siendo más barato que el acero y ofreciendo propiedades de durabilidad adecuadas).

Por otro lado, el acero confiere a las piezas mayor ductilidad, permitiendo que las mismas se
deformen apreciablemente antes de la falla. Una estructura con más acero presentará un modo de
fallo más dúctil (y, por tanto, menos frágil); esa es la razón por la que muchas instrucciones exigen
una cantidad mínima de acero en ciertas secciones críticas.

En los elementos lineales alargados, como vigas y pilares se colocan barras longitudinales de
acero, llamadas armado principal o longitudinal. Estas barras de acero se dimensionan de acuerdo
a la magnitud del esfuerzo axial y los momentos flectores, mientras que el esfuerzo cortante y
el momento torsor condicionan las características de la armadura transversal o secundaria.

Tipos de esfuerzos[editar]
Tracción: Un elemento está sometido a Tracción cuando sobre él actúan fuerzas que tienden a
estirarlo. los tensores son elementos resistentes que aguantan muy bien este tipo de esfuerzos
Compresión: Un elemento está sometido a Compresión cuando sobre él actúan fuerzas que
tienden a aplastarlo.Los pilares y columnas son ejemplos de ello.

Flexión:6 Un elemento está sometido a Flexión cuando actúan sobre él cargas que tiendan a
doblarlo. A este tipo de esfuerzo se ven sometidas las vigas de estructuras.7

Cálculo de vigas y pilares de hormigón armado[editar]


La simple teoría de vigas de Euler-Bernoulli no es adecuada para el cálculo de vigas o pilares de
hormigón armado. Los elementos resistentes de hormigón armado presentan un mecanismo
resistente más complejo debido a la concurrencia de dos materiales diferentes, hormigón y acero,
con módulos de Young muy diferentes y los momentos de inercia son variables de acuerdo al
tamaño de las fisuras de los elementos. Las diferentes propiedades mecánicas de hormigón y acero
implican que en un elemento de hormigón armado la tensión mecánica de las armaduras y el
hormigón en contacto con ellas sean diferentes; ese hecho hace que las ecuaciones de equilibrio
que enlazan los esfuerzos internos inducidos por las fuerzas y tensiones en hormigón y acero no
sean tan simples como las de secciones homogéneas, usadas en la teoría de Euler-Bernouilli.

En la Instrucción Española del Hormigón Estructural las ecuaciones de equilibrio


mecánico para el esfuerzo axil N y el momento flector M de una sección rectangular pueden
escribirse de forma muy aproximada como:

Donde:

, son magnitudes geométricas. Respectivamente: el canto útil, el recubrimiento y la


profundidad de la fibra neutra respecto a la fibra más comprimida del hormigón.

son respectivamente la "tensión de la armadura de tracción" (o menos comprimida), la


"armadura de compresión" (o más comprimida) y la tensión de diseño del acero de las armaduras.

, son las cuantías mecánicas, relacionadas con el área transversal de acero de las armaduras.

, son el esfuerzo axil y el momento flector resultantes de las tensiones de compresión en el


hormigón, en función de la posición de la línea neutra.

Si se usa el diagrama rectángulo normalizado para representar la relación de tensión-


deformación del hormigón entonces las tensiones de la armadura de tracción y de compresión se
pueden expresar en las funciones anteriores como:

Por otra parte los esfuerzos soportados por el bloque comprimido de hormigón vienen dados por:

Dimensionado de secciones[editar]
El problema del dimensionado de secciones se refiere a dadas unas cargas y unas dimensiones
geométricas de la sección determinar la cantidad de acero mínima para garantizar la adecuada
resistencia del elemento. La minimización del coste generalmente implica considerar varias formas
para la sección y el cálculo de las armaduras para cada una de esas secciones posibles, para calcular
el coste orientativo de cada posible solución.

Una sección de una viga sometida a flexión simple, requiere obligatoriamente una armadura
(conjunto de barras) de tracción colocada en la parte traccionada de la sección, y dependiendo
del momento flector puede requerir también una armadura en la parte comprimida. El área de
ambas armaduras de una sección rectangular puede calcularse aproximadamente mediante los
siguientes juegos de fórmulas:

Donde:

, es la cuantía mecánica de armadura de compresión.

, es el área total de la armadura de compresión.

, es la cuantía mecánica de armadura de compresión.

, distancias desde la fibra más comprimida a la armaduras de tracción y a la armadura de


compresión.

, ancho de la sección.

Con las mismas notaciones, la armadura de tracción se calcula como:

Comprobación de secciones[editar]
El problema de comprobación consiste en dada una sección completamente definida por sus
dimensiones geométricas y un cierto número de barras con una disposición bien definida,
comprobar mediante cálculo si dicha sección será capaz de soportar los esfuerzos inducidos en ella
por la acción de cargas conocidas.

Definiciones[editar]
Armadura principal (o longitudinal): Aquella requerida para absorber los esfuerzos de tracción en
la cara inferior en vigas solicitadas a flexión compuesta, o bien la armadura longitudinal en
columnas.

Armadura secundaria (o transversal): Toda armadura transversal al eje de la barra. En vigas toma
esfuerzos de corte, mantiene las posiciones de la armadura longitudinal cuando el hormigón se
encuentra en estado fresco y reduce la longitud efectiva de pandeo de las mismas.
Amarra: Nombre genérico dado a una barra o alambre individual o continuo, que abraza y confina
la armadura longitudinal, doblada en forma de círculo, rectángulo, u otra forma poligonal, sin
esquinas reentrantes. Ver Estribo.

Cerco: Amarra cerrada o doblada continua. Una amarra cerrada puede estar constituida por varios
elementos de refuerzo con ganchos sísmicos en cada extremo. Una amarra doblada continua debe
tener un gancho sísmico en cada extremo.

Estribo: Armadura abierta o cerrada empleada para resistir esfuerzos de corte en un elemento
estructural; por lo general, barras, alambres o malla electrosoldada de alambre (liso o estriado), ya
sea sin dobleces o doblados, en forma de L, de U o de formas rectangulares, y situados
perpendicularmente o en ángulo, con respecto a la armadura longitudinal. El término estribo se
aplica, normalmente, a la armadura transversal de elementos sujetos a flexión y el término amarra
a los que están en elementos sujetos a compresión. Ver también Amarra. Cabe señalar que si
extisten esfuerzos de torsión, el estribo debe ser cerrado.

Zuncho: Amarra continua enrollada en forma de hélice cilíndrica empleada en elementos


sometidos a esfuerzos de compresión que sirve para confinar la armadura longitudinal de una
columna y la porción de las barras dobladas de la viga como anclaje en la columna. El
espaciamiento libre entre espirales debe ser uniforme y alineado, no menor a 80 mm ni mayor a
25 mm entre sí. Para elementos hormigonados en obra, el diámetro de los zunchos no debe ser
menor que 10 mm.

Barras de repartición: En general, son aquellas barras destinadas a mantener el distanciamiento y


el adecuado funcionamiento de las barras principales en las losas de hormigón armado.

Barras de retracción: Son aquellas barras instaladas en las losas donde la armadura por flexión
tiene un solo sentido. Se instalan en ángulo recto con respecto a la armadura principal y se
distribuyen uniformemente, con una separación no mayor a 3 veces el espesor de la losa o menor a
50 cm entre sí, con el objeto de reducir y controlar las grietas que se producen debido a la
retracción durante el proceso de fraguado del hormigón, y para resistir los esfuerzos generados por
los cambios de temperatura.

Gancho sísmico: Gancho de un estribo, cerco o traba, con un doblez de 135º y con una extensión
de 6 veces el diámetro (pero no menor a 75 mm) que enlaza la armadura longitudinal y se proyecta
hacia el interior del estribo o cerco.

Traba: Barra continua con un gancho sísmico en un extremo, y un gancho no menor de 90º, con
una extensión mínima de 6 veces el diámetro en el otro extremo. Los ganchos deben enlazar barras
longitudinales periféricas. Los ganchos de 90º de dos trabas transversales consecutivas que enlacen
las mismas barras longitudinales, deben quedar con los extremos alternados.

AGUA SALADA EN EL ELABORADO DE CONCRETO ARMADO

Por la gran extensión de litoral marítimo con que cuenta México, la corrosión que provoca en
las estructuras de concreto el contacto con el agua de mar y la brisa marina es un tema que
interesa de manera especial al sector constructivo del país. Así se reconoce en este estudio,
cuyo enfoque sitúa el problema en ambientes que no resultan por sí mismos muy claramente
agresivos por la acción de los cloruros.

Existe una conciencia general en la práctica constructiva común respecto de las precauciones
que deben seguirse en la fabricación de elementos y estructuras de concreto claramente
expuestos a ambientes de carácter agresivo, por el deterioro que ocasiona el contacto directo
con sustancias naturales en el suelo o en el agua. Dada su elevada concentración de cloruros
(más de 20,000 ppm), destaca como medio ofensivo el agua de mar en su estado normal
porque favorece la corrosión del acero de refuerzo

No obstante, se presentan en la actualidad serios y veloces deterioros estructurales por el


ataque al concreto de cloruros disueltos en el aire, presentes en ambientes marinos con alta
humedad relativa y acción constante del viento, tales como las fajas costeras. En algunas
circunstancias, el problema se agrava por la presencia de intensa y variada actividad industrial
en la zona, como es el caso particular del Golfo de México.

En este trabajo se analiza el proceso de afectación del concreto y del acero de refuerzo
sometidos a ambientes que no resultan por sí mismos tan claramente agresivos a causa de la
acción de los cloruros, a no ser por la evidencia de ataques anteriores que han resultado en su
degradación o destrucción.

Revisar y evaluar el potencial de daño en tales circunstancias, sus causas, los agentes que lo
favorecen y sus efectos finales sobre las estructuras es el objetivo aquí planteado, para así
delinear y establecer procedimientos generales para su prevención, control o reparación.

El proceso y sus agentes

La corrosión del acero de refuerzo existente dentro del concreto se origina por la presencia
exclusiva de oxígeno y humedad en las proximidades de las barras, pero la existencia de
cloruros libres en el medio que las rodea es un desencadenante del proceso.

En el agua de mar, en su estado normal, se puede encontrar un amplio rango de


concentraciones de sales disueltas, aunque siempre con una proporción constante de un
constituyente a otro; las concentraciones son más bajas en las zonas frías o templadas que en
las cálidas y resultan especialmente altas en zonas de aguas bajas con tasas excesivas de
evaporación diurna.

Debido a su alto contenido de cloruros, el agua de mar representa un elemento ofensivo para el
concreto y el acero de refuerzo pues propicia y acelera –una vez que se ha iniciado– el
fenómeno de la corrosión. En las franjas costeras, la brisa marina acarrea importantes
contenidos de humedad que, naturalmente, lleva en sí cloruros; de esta manera, estructuras
que no están en contacto directo con el agua de mar, sufren igualmente sus embates.

Los cloruros se vuelven así un elemento activo en el proceso de daño y degradación de las
estructuras de concreto en franjas marítimas. De acuerdo con la concentración con que se
presenten en el agua de mar, quedará definido su grado de agresividad, por lo que habrá que
esperar que algunas zonas tengan un mayor potencial dañino que otras.

El fenómeno de la corrosión del acero de refuerzo es causa frecuente de que las estructuras de
concreto se deterioren prematuramente, aun cuando el concreto, por su alta alcalinidad con un
pH promedio de 12.5 y baja conductividad, suele ser un medio que proporciona buena
protección al acero contra la corrosión. Sin embargo, dentro de un esquema de ambiente
agresivo, esta protección no es suficientemente eficaz y el fenómeno se produce. Pero existen
también condiciones que de origen la favorecen y son las siguientes:

 Excesiva porosidad del concreto


 Reducido espesor del recubrimiento de concreto sobre el refuerzo
 Existencia de grietas en la estructura
 Alta concentración de agentes corrosivos en los componentes del concreto

Efectos en el concreto

La resistencia a compresión ha sido utilizada por lo regular como un indicador de la durabilidad


del concreto; sin embargo, cada día se hace más evidente que por sí misma no determina la
durabilidad del concreto. La impermeabilidad y la resistencia química rigen también la vida útil
de una estructura, aunque estos factores están a su vez influidos por la composición del
cemento y la calidad de la mezcla.

Los cloruros pueden estar presentes desde el inicio en la mezcla de concreto fresco (disueltos
en los agregados, en los aditivos o en el agua). Se refieren como cloruros totales calculados y
se expresan como el porcentaje de ion cloruro respecto al peso de cemento, el que debe
limitarse, de acuerdo con la más reciente información, a:

_______________________________________________________________________

Tipo de exposición Límite por peso de cemento (%)

_______________________________________________________________________

Ambiente agresivo

y expuesto a cloruro 0.06

Ambiente agresivo

y no expuesto a cloruro 0.15

Construcción sobre al suelo

y seca permanentemente 1.50

_________________________________________________________________________

Esto es lo que generalmente especifican diversas normas y reglamentos de construcción en el


mundo, aunque suele también limitarse en función de la cantidad de ion cloruro en peso por
metro cúbico de concreto, y tiene que ver de manera directa con el umbral de riesgo, de
acuerdo con la siguiente tabla:

__________________________________________________________________________

Condiciones de exposición Límite por volumen

de concreto (kg/m3)

___________________________________________________________________________

Ambiente agresivo

y expuesto a cloruro 0.3

Ambiente agresivo

y no expuesto a cloruro 0.5

Construcción sobre

el suelo y seca

permanentemente sin limitación


___________________________________________________________________________

El ion cloruro puede también penetrar posteriormente en el interior del concreto por difusión
desde el exterior, en cuyo caso el riesgo de corrosión se incrementa grandemente.

Los cloruros totales en el concreto se pueden subdividir químicamente en ligados y libres. Esta
distinción resulta importante ya que son los cloruros libres los responsables de la corrosión del
acero de refuerzo.

Los cloruros ligados son los que están íntimamente asociados al cemento hidratado y no son
solubles en agua, por lo que no causan corrosión; por lo tanto, los límites en las
especificaciones deben aplicarse al contenido de cloruros libres en lugar de al contenido total o
soluble en ácido. No obstante, con los datos de las actuales investigaciones no es posible
calcular con precisión su proporción en relación con el contenido total de cloruros, ya que varía
con los cambios en el contenido de cloruros totales, aunque, considerando que el cloruro libre
es soluble en agua, se lo puede extraer y así determinar su proporción.

En términos de la química del concreto, se asume que el cloruro total es igual a la porción
soluble en ácido de los constituyentes del concreto; así su extracción, previa a la determinación
del contenido, implica digerir una muestra de concreto endurecido en ácido nítrico.

El procedimiento de extracción para la determinación del contenido de cloruros libres requiere


hervir una muestra de concreto endurecido durante cinco minutos y saturar por 24 horas.

Amplias investigaciones indican claramente que el contenido de cloruro soluble en agua


proporciona un indicador del riesgo inmediato de corrosión. Comparativamente con los
métodos de extracción de agua, los métodos de digestión en ácido extraen una mayor
proporción de los cloruros totales presentes en el concreto, por lo que una interpretación
apoyada en estos resultados resultará siempre en una sobreestimación del riesgo inmediato de
corrosión.

Por otra parte, los niveles de cloruros solubles en ácido pueden resultar más adecuados para
evaluar el riesgo extremo de corrosión a largo plazo si el concreto ha sufrido procesos
adicionales de carbonatación o sulfatación. La carbonatación libera cloruro ligado, mientras que
la presencia de sulfatos la impide hasta cierto punto; la reacción entre el cloruro y el aluminato
tricálcico incrementa así los cloruros libres.

El efecto directo más nocivo por acción de cloruros en la mezcla de concreto endurecido está
constituido por la cristalización de las sales dentro de sus poros, la cual puede producir
rupturas debidas a la presión ejercida por los cristales de sal. Puesto que la cristalización
ocurre en el punto de evaporación del agua, este tipo de ataque se produce de manera más
acentuada en el concreto que no está permanentemente en contacto directo con el agua. No
obstante, debido a que la sal en solución penetra y asciende por capilaridad, el ataque es más
intenso cuando el agua o la humedad pueden penetrar en el concreto, de tal suerte que la
permeabilidad de este material es un factor de gran importancia, y el clima tropical propio de
nuestras franjas costeras actúa como catalizador del proceso.

En el caso del concreto reforzado, la absorción de las sales establece áreas anódicas y
catódicas; la acción electrolítica resultante conduce a una acumulación de producción de la
corrosión sobre el acero, con la consecuente ruptura del concreto que lo rodea, de tal manera
que los efectos se agravan.

Efectos en el acero de refuerzo

Como ya se ha referido anteriormente, la pasta de cemento no carbonatada tiene un pH


mínimo de 12.5 y el acero de refuerzo no se corroe en esa circunstancia, fundamentalmente
por la presencia de una película pasivante microscópica de óxido que evita su disolución
anódica. No obstante, si el pH disminuye a menos de 10 por la acción de efectos tales como la
carbonatación, la corrosión puede iniciarse. El efecto de la carbonatación puede disminuir el pH
a niveles de 8 o 9, resultando en corrosión del acero cuando están presentes la humedad y los
iones cloruro disueltos en agua en niveles por encima de 0.2 por ciento relativos a la masa de
cemento, lo cual acelera la corrosión.

Cabe destacar que, en opinión de diversos autores, la corrosión puede iniciarse por la acción
de iones de cloruro sobre el acero de refuerzo, aun en ambientes con un pH superior a 10 u 11,
aunque estos casos se relacionan con cloruros presentes de origen en la mezcla por efectos de
los agregados, el agua o los aditivos, pues los que penetran del exterior están generalmente
asociados con el proceso de carbonatación, el cual incide inmediatamente sobre los niveles de
pH en el concreto.

La corrosión electroquímica de los elementos consiste básicamente en la conexión eléctrica o


electrolítica entre un cátodo y un ánodo. En relación con el acero embebido en el concreto, las
barras de refuerzo actuarán como un conductor eléctrico y el agua en los poros de la pasta
actuará como electrolito. Durante el proceso de corrosión, el oxígeno es consumido y genera
los productos de corrosión; el agua se necesita para permitir que el proceso de corrosión se
mantenga y continúe, su presencia se relaciona con la generación de óxido férrico. Así, el
resultado principal y más grave de la acción de los cloruros sobre el acero de refuerzo lo
constituye la corrosión acelerada que éste sufre a consecuencia de su acción como catalizador
en ese proceso electrolítico.

En muchas estructuras de concreto localizadas en ambientes marinos cercanos a las costas,


en las que el daño se ha iniciado a través de una incipiente penetración de cloruros hacia el
acero –como consecuencia de una permeabilidad natural excesiva del concreto, su
carbonatación o el agrietamiento de las secciones–, la acción de la corrosión y del incremento
de diámetro de las varillas causan por sí mismas agrietamiento en el recubrimiento del
concreto, lo que facilita en gran medida el acceso de humedad, aire y cloruros contenidos en el
agua, y acelera así el proceso de ataque, llevando las estructuras a daños irreversibles en
periodos notablemente cortos. Así, ante la sospecha de ataque, se deberán incorporar de
inmediato programas de reparación y mantenimiento de los elementos afectados.

Incidencia del agrietamiento

La existencia del grietas en el concreto no es condición indispensable para que se produzca


corrosión en el acero de refuerzo, pero su presencia favorece la ocurrencia de este fenómeno,
pues la película pasivante en la superficie del acero se rompe en un área estrictamente
confinada, lo cual resulta equivalente a un severo ataque por carbonatación en el concreto y
genera zonas de máxima vulnerabilidad en la tasa de corrosión. Debido a ello es necesario,
para prolongar la vida útil de las estructuras de concreto reforzado, prevenir la formación de
grietas o suministrar un tratamiento adecuado de obturación a las que ya se hayan presentado.

Las grietas en el concreto pueden dividirse en dos grandes grupos: las que se producen por
esfuerzos debidos al funcionamiento estructural y las que se deben a esfuerzos que se originan
en el seno mismo del concreto. Así, la formación de grietas depende de factores tales como el
diseño estructural, las características de los materiales, la composición del concreto, las
prácticas constructivas, las condiciones ambientales y la manifestación de situaciones
anómalas y de eventos extraordinarios.

En el caso de las grietas comunes, asociadas con el propio funcionamiento y naturaleza del
concreto, con anchos que fluctúan de 0.15 a 0.35 mm, tienen un comportamiento autosellante
en ambientes no agresivos, por efecto de calcificación, polvo y depósitos de óxido. No
obstante, en ambientes agresivos colaboran también a la acumulación de sales que pueden
agravar esa magnitud de agrietamiento a consecuencia de su cristalización. Asimismo, las
grietas que se desarrollan perpendiculares al refuerzo resultan menos peligrosas que las de
dirección paralela a éste, por la menor exposición que propician.

Los factores que principalmente pueden vincularse con determinados sitios o regiones
geográficas son las características de los agregados y las condiciones ambientales, que
influyen sobre los agrietamientos atribuibles a las contracciones –plástica y por secado– y a las
reacciones deletéreas que eventualmente se producen entre los álcalis del cemento y algunos
agregados.

En la república mexicana, las características de los agregados y las condiciones ambientales


son muy variables; existen casos en los que tales características y condiciones se muestran
favorables a motivar este tipo de agrietamiento en el concreto. Habría que considerar como
riesgo potencial todos aquellos sitios del país donde los agregados contuvieran rocas y
minerales reactivos con los álcalis.

Durabilidad del concreto

El medio ambiente

Las estructuras de concreto están expuestas durante su vida útil al ataque químico y físico de
diferentes agentes. La durabilidad del concreto variará entonces conforme tales factores sean
más o menos agresivos, y también de acuerdo con las propiedades de sus componentes, el
proporcionamiento de la mezcla y las condiciones de colado y curado que se hayan aplicado en
su construcción.

La planeación y el diseño deberán entonces no solamente estar basadas en el uso de la


estructura, sino también en las condiciones ambientales y en la vida útil esperada de la misma.
Estas definiciones básicas deberán estar reflejadas en los materiales y especificaciones de
construcción, y tanto en el concepto como en los detalles estructurales.

En el contexto de la práctica común, se diseña y detalla no sólo para las cargas que actuarán
en la vida útil de una estructura, sino también para los efectos de agrietamiento y temperatura;
in embargo, sólo se consideran condiciones especiales de exposición para grupos muy
particulares de estructuras.

Es muy común que los códigos y normas actuales sólo prescriban las variaciones adecuadas
de la relación agua/cemento y del recubrimiento de concreto sobre el acero de refuerzo de
acuerdo con una clasificación muy simple de las condiciones de exposición. Sin embargo, en la
práctica se encuentran muchas y más diversificadas condiciones de exposición, y no sólo en
relación con el medio ambiente, sino también según el uso pretendido de la estructura.

En condiciones de ambientes eminentemente agresivos, las precauciones y los cuidados en la


construcción deben realmente extremarse. No obstante, existen condiciones no tan claramente
agresivas, por lo que, con el fin de obtener estructuras durables se ha considerar que éstas son
afectadas por el viento y la humedad marítima que contienen grandes cantidades de sal, así
como por los ciclos de humedecimiento y secado. Se vuelve entonces muy importante la
detección y el estudio de las características climáticas más relevantes de la región en la que se
ubicará la estructura, es decir, los cambios estacionales de la dirección de los vientos, la
temperatura, la humedad relativa y la precipitación pluvial; inclusive, podría en muchos casos
resultar deseable y útil contar con el análisis de la composición química del agua de mar.

Como se mencionó anteriormente, existen dos factores preponderantes en la determinación de


la tasa de corrosión: la resistividad eléctrica del concreto y la disponibilidad de oxígeno en el
cátodo, los cuales se relacionan con los siguientes factores:

 Contenido de humedad en el concreto. Mientras que un incremento de la humedad en


el concreto reduce su resistividad, reduce también la penetración y difusión de oxígeno,
que se vuelve mínima para el concreto saturado; de esa forma, el concreto
permanentemente sumergido en agua de mar sufre corrosión lenta, mientras que los
concretos expuestos a humedecimiento y secado intermitentes son más susceptibles
de corroerse.
 Temperatura. Estudios de campo y de laboratorio han mostrado que la corrosión en el
acero de refuerzo se acelera con el incremento de la temperatura, en virtud de que ésta
afecta directamente la solubilidad del oxígeno y también la movilidad de sustancias
tales como los cloruros que participan preponderantemente en el proceso de corrosión.
También, los cambios bruscos de temperatura en el aire ambiental pueden resultar en
condensación de agua sobre la superficie de concreto y cambiar así su contenido de
humedad.
 Presencia de sales. La presencia de sales provoca generalmente dos efectos que
resultan opuestos uno al otro: reducen la resistividad del electrolito, incrementando así
la velocidad de corrosión, y en concentraciones altas disminuye la solubilidad del
oxígeno y puede por lo tanto disminuir la velocidad de corrosión.

El contenido de C3A en el cemento forma un complejo insoluble, hidrato de cloroaluminato de


calcio, el cual inhibe cierta proporción de los cloruros totales y disminuye así el riesgo de
corrosión. Sin embargo, en un ambiente con presencia de sulfatos y cloruros, los iones sulfato
alteran ese complejo debido a la formación preferencial de hidrosulfoaluminato de calcio, lo que
resulta en la liberación de algunos cloruros ligados que quedan así disponibles para la
corrosión del acero. Un proceso similar de liberación de cloruros se genera bajo la acción del
dióxido de carbono presente en la atmósfera, ya que también puede descomponer los hidratos
de cloroaluminato.

El dióxido de carbono puede asimismo penetrar en el concreto, aunque su tasa de penetración


se puede controlar eficazmente mediante la impermeabilidad de un concreto de buena calidad.
El CO2, el dióxido de sulfuro y el óxido nítrico, considerados importantes contaminantes del
aire, reaccionan también con los hidróxidos en el concreto y los convierten en carbonatos. Así,
todos ellos, en condiciones naturales de exposición, dan lugar a procesos de carbonatación del
concreto, por lo que la carbonatación (ver) es hoy su mecanismo dominante de neutralización.

Potencial de cloruros en el aire

a) Aire marítimo. Estudios realizados en otros países indican una gran diversidad de
componentes químicos en el agua de mar, con una amplia gama de concentraciones. Resulta
entonces improductivo generalizar una presencia promedio de elementos nocivos para el buen
comportamiento de las estructuras de concreto. Podemos citar como ejemplo una reciente
investigación en Japón, que detectó una variación en cloruros del agua de mar que osciló entre
0.01 y 0.20 mg de cloruro de sodio por cm 2. Otro estudio encontró concentraciones
particularmente elevadas del ion cloruro, las cuales variaban alrededor de 21,700 ppm..
Asimismo, se detectaron contenidos de sulfatos sobre 3800 ppm, y los más altos valores de
sulfitos registrados en el mundo.

Aun cuando en nuestro país no se conocen datos concretos, resulta evidente la presencia de
sulfitos, carbonatos y cloruros en el agua de mar, los cuales necesariamente resultan dañinos
para las estructuras de concreto. Así, con el agravante de la acción de la temperatura, casi
constante en todo el año, asociada al clima tropical de nuestros litorales y a la acción de los
vientos también propios de estas zonas, se conjuntan todos los factores que generan
ambientes altamente propicios para que se produzca la corrosión en el acero de refuerzo de las
estructuras de concreto, tal y como se refirió al describir la incidencia de cada uno de esos
aspectos en el proceso general.

b) Zonas industriales. La presencia de contaminantes en el medio ambiente, generados por la


emisión de las industrias, provoca una diversidad de componentes químicos (con diferentes
grados de concentración cada uno) mayor de la que se podría observar en un ambiente
marítimo natural, aunque es altamente probable la preponderancia del óxido de carbono,
algunos sulfatos y nitratos que, como se refiere, inciden en la disminución del pH natural del
concreto y en procesos de carbonatación que favorecen la entrada de humedad y agentes
corrosivos hacia el acero de refuerzo.

Como se señaló en el inciso anterior, las zonas costeras cuentan con condiciones que
propician la corrosión del acero de refuerzo por los componentes químicos que flotan en el aire.
Por lo tanto, la emisión de contaminantes de zonas industriales en esas áreas viene a agudizar
la problemática, pues la gran aleatoriedad en la presencia de cada componente impide el
establecimiento de normas o recomendaciones en cuanto a cuidados específicos y hace
necesario el estudio de cada caso en particular, con el apoyo del conocimiento que pueda
proporcionar el estado del arte actual en cuanto a tecnología del concreto.

Procedimientos de control

Durante la fabricación del concreto

a)Cemento. La pasta de cemento portland bien hidratada contiene de 15 a 30 por ciento de


hidróxido de calcio por peso de cemento, siendo éste el responsable de la alcalinidad del
concreto y de la formación de la película de óxido gamma férrico sobre la superficie del acero.
También contribuye a inhibir la corrosión del acero el aluminato tricálcico, que al combinarse
con los cloruros forma compuestos no solubles de cloroaluminato cálcico, reduciendo el
contenido de cloruros libres que promueven el proceso de corrosión. Diversas experiencias
muestran que a mayor contenido de aluminato tricálcico, mejor es el comportamiento de la
pasta para inhibir la corrosión. Así, un cemento que contenía 9.5 por ciento de C 3A mejoró 1.62
veces su comportamiento respecto a otro que contenía 2.8 por ciento; también se probaron
cementos con 9, 11 y 14 por ciento de C3A, lo cual mejoró su comportamiento en 1.75, 1.93 y
2.45 veces respectivamente en relación con el que contenía sólo 2.8 por ciento. Con lo anterior
se evidencia que la relación composición/tipo del cemento incide de manera directa sobre la
etapa de iniciación del proceso de corrosión, aunque en la práctica se ha observado que su
efecto puede ser relativamente pequeño si se lo compara con el de una pobre calidad del
concreto, falta de recubrimiento, prácticas de baja calidad en la construcción, curado
inadecuado, etcétera.

Por otra parte, la estructura de los poros de la matriz de la pasta de cemento es uno de los
factores que reducen la movilidad de los iones de cloruro en el concreto. Ciertos tipos de
cemento que contienen cenizas volantes o escoria de alto horno muestran una gran capacidad
para restringir la movilidad de los iones cloruro. También con la estructura de los poros
resultantes en la matriz de la pasta tiene que ver la finura del cemento empleado, pues se
encontró experimentalmente que el tiempo de ataque fue de 3.9 años cuando la superficie
específica fue de 444 m 2/kg, en contraste con 2.5 años para una superficie específica de 300
m2/kg.

La permeabilidad del concreto elaborado con cantidades apropiadas de escoria o puzolana


puede llegar a ser tan baja como un décimo o centésimo de la de un concreto de resistencia
comparable elaborado sin esas adiciones.

b) Agua y agregados. La permeabilidad del concreto es probablemente el factor aislado más


importante que incide en el proceso de corrosión puesto que, para un recubrimiento dado, la
permeabilidad determina el grado de penetración de agentes agresivos desde el ambiente. A la
vez, concretos de alta permeabilidad tendrán también baja resistividad, como se manifestó en
su oportunidad.

La permeabilidad del concreto está intrínsecamente relacionada con la relación agua/cemento,


particularmente cuando ésta excede de 0.6, pues entonces la permeabilidad resultante crece
de manera exponencial. En términos generales, las investigaciones al respecto coinciden en
mantener la relación agua/cemento por debajo de 0.5 para condiciones moderadas de
exposición, e incluso limitarla hasta 0.4 para condiciones muy severas, lo cual se refleja en la
mayor parte de las normas y reglamentos vigentes.

El agua empleada en la elaboración del concreto deberá tener un contenido máximo de


cloruros tal que la suma de los cloruros presentes en los constituyentes de la mezcla,
incluyendo los aditivos, no sobrepase las recomendaciones citadas en el primer capítulo de
este documento.

En cuanto a agregados comunes, existe poca posibilidad, si no es que ninguna, de que


contengan cloruros en concentración representativa, incluso cuando se empleen agregados
tales como arenas de playa en la elaboración del concreto. Se debe tener especial cuidado en
respetar la máxima concentración permisible de cloruros totales en la mezcla, para lo cual
habrá que revisar la presencia de cloruros solubles en los agregados con es clase de origen.

Durante el colado

a) Efectos de vibrado. Una plena compactación es esencial para expeler todo el aire atrapado,
para consolidar el concreto, reducir el riesgo de agrietamiento por contracción o asentamiento,
así como para asegurar una buena liga tanto entre las capas de concreto colocado como con el
acero de refuerzo, con el resultado de un elemento homogéneo. Un vibrado inadecuado
resultará en un incremento del número y tamaño de los huecos y, por consiguiente, en un
notable incremento de la permeabilidad, con las consecuencias que se han discutido
anteriormente.

b) Recubrimiento del acero. Como ya se dijo, tanto la carbonatación como los cloruros penetran
en el interior del concreto; si en su penetración alcanzan el acero de refuerzo, éste iniciará su
proceso de corrosión. Diversos estudios han demostrado que la velocidad de avance de tal
penetración se relaciona con una función de la raíz cuadrada del tiempo, es decir, si el
recubrimiento se reduce a la mitad en un elemento de concreto, la etapa de penetración
alcanzará su valor crítico en menos de una cuarta parte del tiempo; esto hace patente la
importancia de un recubrimiento adecuado.

La tendencia general de las normas y reglamentos de construcción define la cantidad de


recubrimiento requerido para garantizar la vida útil de una estructura en función de su grado de
exposición a agentes agresivos, variando desde 1 cm para las condiciones más benignas,
hasta 7.5 cm para aquellas muy agresivas. Es responsabilidad del proyectista emplear la
elección adecuada.

Los recubrimientos son generalmente definidos como la distancia libre desde el punto más
cercano de la superficie de concreto al refuerzo; no obstante, es preciso considerar tanto el
refuerzo principal como el transversal. La superficie permanente más cercana se define como
la superficie de concreto terminado libre de cualquier recubrimiento posterior.

El constructor y el supervisor tienen influencia decisiva en este aspecto. Algunos estudios de


campo han demostrado que existen variaciones con amplia dispersión en la magnitud real del
recubrimiento en las secciones de concreto; destacan que 62 por ciento de las construcciones
investigadas tenían un recubrimiento menor que el especificado en el proyecto, con una media
de 5 mm, lo cual en la mayor parte de los casos se debió a que se había desplazado el
refuerzo de su posición original para permitir el acomodo de las instalaciones. Así, en caso de
dudarse de que los requerimientos vayan a ser cumplidos, bajo la tolerancia especificada,
deberá estipularse en el proyecto una magnitud mayor, en el sentido de tener en cuenta las
tolerancias incrementadas.

Aunque la magnitud del recubrimiento es muy importante, no provee por sí misma la protección
suficiente para el refuerzo, ya que si bien los factores dominantes en el proceso de corrosión se
vinculan estrechamente con ella, también tienen que ver con la calidad del concreto.

Después del colado

a) Recubrimientos y protecciones. Aunque no constituyen estrictamente un recubrimiento o


protección permanente, los agentes de curado son de primordial importancia en la obtención de
un concreto de buena calidad, puesto que las superficies de concretos no curados son
inevitablemente más permeables y, por lo tanto, menos durables que las del concreto curado.

El curado inicial es vital para los efectos de la durabilidad, y cualquier día menos de aplicación
del mismo equivale a alrededor de tres meses de exposición al efecto intermitente de
humedecimiento y secado.
En lo que respecta a proporcionar protección al acero contra la corrosión, existen aditivos que
la inhiben al generar una película de espesor molecular que protege y estabiliza la capa pasiva,
y su efecto se mantiene aun en ausencia de contacto directo con el concreto. Estos productos
muestran la propiedad de migrar a través del concreto por distancias de 1 a 2 metros, con lo
cual, además de utilizarse como constituyente de la formulación original del concreto, puede
extenderse su uso y desempeñarse como tratamiento preventivo de la corrosión cuando el
concreto original no haya sido tratado, o como tratamiento correctivo en casos en los que esté
desarrollándose un proceso de corrosión para detener el avance del mismo.

Existen en el mercado materiales para la protección posterior del concreto, reducir su


permeabilidad superficial e incluso impedir el paso de cualquier agente agresivo, los cuales
están elaborados con una amplia gama de componentes que van desde las parafinas hasta los
productos epóxicos. Evidentemente, la elección de uno u otro producto será función directa del
grado de exposición del elemento, así como del grado de vulnerabilidad propia que de origen
posea.

En general, el éxito de estos recubrimientos estriba en su aplicación, pues todos ellos requieren
que la superficie se encuentre libre de agua, grasa u objetos extraños, de tal manera que
permitan una estrecha adherencia sobre la superficie del elemento que se ha de proteger. Para
que puedan considerarse efectivos, debe garantizarse que la resistencia adhesiva con el
concreto sea cuando menos igual a la resistencia en tensión del concreto en la superficie.

Es importante remarcar que cualquiera de estas protecciones es temporal –unas tienen mayor
durabilidad que otras– y, por lo tanto, todas requieren una supervisión y mantenimiento
programados. Asimismo, cualquier agrietamiento en la superficie de concreto, incluyendo
aquellos que ocurren después de la aplicación de la protección, se reflejarán a través de ésta si
la estructura está sujeta a movimientos por cambio de temperatura o cargas externas. Este
movimiento del concreto puede llegar a anular la habilidad de la barrera para brindarle
protección al concreto.

Estructuras dañadas

a) Procedimientos de evaluación. Ya se había dicho que existen dos etapas en el proceso de


afectación; en la primera, la de iniciación, no se aprecia el daño a simple vista, y se han de
emplear técnicas apoyadas en análisis e indicadores químicos. En la segunda, la de
propagación, el daño se manifiesta a través de fisuras paralelas al acero de refuerzo,
acompañadas de manchas de color rojizo; en casos extremos se observan desprendimientos
del recubrimiento y una disminución del área útil de la barra.

Cualquiera que sean la causa y el avance del daño, es esencial determinar su extensión y
averiguar si la estructura posee la calidad suficiente para poder colocar una reparación sana.
Sobre la base de esta información podrán elegirse el tipo y extensión de la reparación. Este es
el paso más delicado, en el cual se requiere un profundo conocimiento de la materia y un juicio
maduro por parte del ingeniero. Si el daño es resultado de una exposición moderada sobre un
concreto de calidad inferior, su reemplazo por otro de calidad suficiente asegurará buenos
resultados. Por otra parte, si es un concreto de buena calidad el que ha sido destruido, el
problema se torna más complejo y se requerirá un concreto de calidad superior.

En el caso específico de ataques por cloruros, puede haber una variación considerable de un
punto a otro de la estructura; habrá necesidad entonces de tomar muestras en varios puntos
sobre la totalidad de la estructura. Se recomienda para esto la extracción de corazones de
concreto de 10 cm de diámetro para agregado de 20 mm, o de 15 cm de diámetro para
agregado de 40 mm. Alternativamente, se pueden practicar barrenos de 10 mm de diámetro a
diferentes profundidades, de manera de recolectar el polvo que se obtiene en la barrenación y
proceder a su análisis químico.

Cuando se extraen corazones de concreto, éstos son seccionados en discos de espesor


constante, sin utilizar agua de refrigeración. La determinación del perfil de afectación se lleva a
cabo siguiendo técnicas de lixiviación o bien mediante el análisis del líquido de poros extraído
de las muestras; pueden complementarse o apoyarse con métodos colorimétricos, tiñendo el
concreto con soluciones al 0.1 de nitrato de plata.

b) Esquemas de reparación. Es difícil particularizar sobre la utilización detallada de uno u otro


método, pues ésta depende del grado de afectación y extensión que muestren los elementos;
sin embargo, pueden definirse dos esquemas básicos.

El primero consiste en el reemplazo general del concreto dañado con concreto de


proporcionamiento y consistencia adecuadas, de tal manera que se integre plenamente con el
concreto base. Este es el método que ha de seguirse en los casos en que el grado de
afectación sea importante en cuanto a magnitud o profundidad; cantidades considerables de
concreto habrán de ser removidas hasta que se tenga plena certeza de haber alcanzado
concreto sano. Se requerirá siempre la utilización de cimbra.

Una variante de este esquema, en el caso de una afectación de poca extensión pero de gran
profundidad, consiste en el empleo del retacado con mezclas muy secas o de tipo epóxico,
colocadas en capas delgadas; de esta forma, prácticamente no ocurrirá contracción y se
desarrollará una resistencia igual o superior a la del concreto original.

El segundo método consiste en la aplicación de concreto lanzado, el cual tiene una excelente
adherencia con el concreto existente y es frecuentemente la solución más satisfactoria y
económica para hacer reparaciones superficiales; se adapta particularmente a superficies
verticales o sobrecabeza, donde es capaz de soportarse por sí mismo sin la necesidad de
cimbras. Existen en la actualidad morteros predosificados y equipos especiales simplificados a
costos accesibles.

Principal atención ha de prestarse al acero de refuerzo; en el caso de observarse una


profundidad tolerable de corrosión, podrá simplemente limpiarse mediante medios mecánicos o
con chorro de arena; no obstante, cuando su grado de afectación sea mayor, deberá
reemplazarse por completo.

SE PUEDE E3LABORAR CONCRETO CON AGUA SALADA


si se puede , pero solo para elaborar hormigón simple, y esto no es muy usado ni
mucho menos, excepto para estructuras llamadas "muertos" que son solo
estructuras de masa (solo sirve su peso para sostener algo), por ejemplo para
anclaje. igualmente en ese caso es recomendable el uso de cemento ARS (alta
resisencia a los suilfatos)... todas las estructuras de hormigón que se ven, son en
realidad de HORMIGON ARMADO, y en ese caso No se puede usar agua salada ,
porque los cloruros afectan al hierro de las armaduras ¨(los sulfatos son los que
afectan al cemento).

¿Por qué se deteriora una estructura


de hormigón?

Las estructuras de hormigón pueden estar sujetas a múltiples causas de potenciales


daños y deterioros. Después de una inspección especializada para determinar el
origen y las causas últimas del deterioro de la estructura, se debe definir una
estrategia adecuada de reparación. La selección de los materiales de reparación se
debe hacer de acuerdo a la Norma EN-1504 y su aplicación debe realizarse de
acuerdo a las instrucciones del fabricante.
Cuando se realizan inspecciones en el hormigón después de un cierto tiempo de vida de
este, puede considerarse un material duradero. De hecho, si está situado en unas
condiciones adecuadas, el hormigón, como el vino, mejora con el tiempo; su resistencia va
creciendo gradualmente, aunque a una velocidad menor que al principio; su porosidad irá
disminuyendo a la misma velocidad que aumenta la resistencia. Sin embargo, debido a
una serie de factores, el hormigón expuesto presentará una serie de factores de deterioro,
y de aquí surge la necesidad de la reparación de la estructuras de hormigón.

Deterioro del hormigón


Las causas últimas de los daños y deterioros en el hormigón son numerosas y de variados
orígenes, químicos y físicos, incluyendo otras causas como errores de diseño, mala
ejecución durante la construcción o efectos del envejecimiento.

Daños debidos a ataques químicos


Como recordatorio, es importante hacer notar que, desde un punto de vista químico, el
hormigón es alcalino por naturaleza. Por lo tanto, es particularmente vulnerable al ataque
por substancias ácidas del entorno o a las que esté expuesto en su vida útil.
Corrosión inducida por cloruros
El deterioro más común en una estructura de hormigón armado no es debido a un ataque
químico al hormigón mismo, sino al otro componente que lo conforma, el acero de la
armadura. Esta armadura está protegida por el hormigón que la rodea, que le proporciona
la alcalinidad necesaria para evitar la corrosión. Sin embargo, en determinadas
condiciones, tales como el ambiente marino o la acción de sales de deshielo, los cloruros
pueden penetrar en el hormigón hasta la armadura. Con la presencia del oxígeno, además
de la suficiente cantidad de iones cloruros disueltos en el agua de los poros del hormigón,
se puede instigar la corrosión de la armadura, incluso en condiciones de alcalinidad alta.
En estas circunstancias se pueden producir roturas y puntos débiles en la fina capa
pasivante de óxido de la superficie del acero, debido a la formación de sales
hidroclorídricas. Así puede comenzar la corrosión por puntos (‘pitting’). Bajo ciertas
condiciones, estos puntos de corrosión pueden crecer rápidamente y causar una gran
pérdida de sección con serias implicaciones estructurales.

sulfatos de agua de mar y sus efectos en el concreto


una estructura expuesta al agua de mar es mas vulnerable que la que no esta cerca de ella, ya
que los sulfatos y cloruros atacan a las estructuras de baja permeabilidad y que estan mas
expuestas a la corrosion de la armadura y al ataque de los mismos.

Un cemento resistente a exposición moderada a sulfatos es útil. Los cementos con


contenido de aluminato tricálcico (C3A) del 4% al 10% ofrecen protección satisfactoria
contra el ataque de sulfatos del agua del mar, bien como protección contra la corrosión
de la armadura por cloruros. Se debe garantizar un cubrimiento adecuado sobre el
refuerzo La relación agua- cemento no debe exceder 0.40. En climas más fríos, el
concreto debe contener un mínimo del 6% de aire incluido.

Es necesario el conocimiento de las características del concreto resistente a sulfatos,


de modo que puedan darse los pasos apropiados para minimizar el deterioro del
concreto expuesto a soluciones de sulfatos.

La severidad del ataque de sulfatos al concreto depende de lo siguiente:


• Tipo de sulfatos. Los sulfatos de magnesio y amonio son los más dañinos al
concreto.
• Concentración de sulfatos. La presencia de sulfatos más solubles es más perjudicial
al concreto.

La mayoría de las recomendaciones toman en cuenta la cantidad de sulfatos presente


al clasificar la severidad del ataque.
• Si la solución del sulfato está estancada o fluyendo. La severidad del ataque se
incrementa en el caso de las aguas que fluyen. Así, la naturaleza y el contacto entre el
sulfato y el concreto son importantes. El ataque más intensivo tiene lugar en el
concreto que está expuesto a ciclos de mojado y secado que en el concreto completa
y continuamente sumergido en la solución.

• Presión. La fuerza del ataque aumenta debido a que las presiones tienden a forzar la
solución del sulfato en el concreto.

• Temperatura. Al igual que sucede con cualquier reacción química, la velocidad de la


reacción se incrementa con la temperatura.

• Presencia de otros iones en la solución del sulfato. Afectan la potencia del ataque. Un
ejemplo típico es el agua de mar, que contiene sulfatos y cloruros. Generalmente, la
presencia de iones de cloruro altera la extensión y la naturaleza de la reacción química,
produciendo menor expansión en el concreto debido a los sulfatos en el agua de mar.
Como puede verse, la intensidad del ataque de sulfatos es una cuestión compleja
influida por muchos factores. Sin embargo, en la práctica es difícil considerar todos los
factores involucrados y en la mayoría de los casos, la severidad del ataque está
relacionada principalmente con la concentración de sulfatos, y la manera de combatirlo
se especifica de acuerdo con cada caso.
conclusion:
los sulfatos atacan al cemento no necesariamente con el agua de mar, estos puden
estar expuestos a dañar al concreto ya sea cuando se esta en proceso de laboracion, o
bien despues de ello.

Cómo afecta la sal al concreto?


Jessica Kolifrath Actualizado 21 febrero, 2017

La instalación relativamente sencilla del concreto lo convierte en una buena


opción para las carreteras, los pasillos y otras cubiertas del suelo permanentes.
Si vives en un área en donde el hielo y el frío hacen que el concreto sea
peligroso en el invierno, estás familiarizado con las sales para descongelar.
Éstas sales provocan varios efectos en el concreto en el que son aplicadas.
Hemera Technologies/AbleStock.com/Getty Images

Absorción de agua

La sal provoca que el hielo y la escarcha se fundan. La lenta liberación de la


humedad de hielo derretido es absorbida por el concreto. El concreto absorbe
constantemente la humedad debido a su naturaleza porosa. Las bajas
temperaturas en invierno provocan que el agua se vuelva a congelar mientras
está atrapada en el concreto. La sal también atrae más agua, lo que conduce a
un concreto saturado. Las sales para descongelar contienen minerales como el
magnesio y el calcio que se unen a sus capacidades para fundir hielo, pero
algunos de estos minerales tienen un efecto corrosivo sobre el concreto.

Desprendimiento

Cuando el agua absorbida por el concreto se vuelve a congelar, ocurren grietas


y levantamientos en el material (un proceso conocido como desprendimiento),
dice Hottmann Construction. Incluso aunque no veas este daño en la superficie
del concreto, los bordes agudos de tu pala para nieve encontrarán cualquier
debilidad escondida debajo de la parte superior del concreto. Mantener el agua
lejos de tu concreto cuando las temperaturas están bajas es crucial. Las
propiedades corrosivas y de atracción de agua de la sal la convierten en una
pobre elección para descongelar el concreto porque permite que el hielo se
acumule a medida que lo funde.

Tipos

Algunos tipos de sales para descongelar tienen un menor efecto dañino sobre
el concreto. El cloruro de magnesio es una sal común utilizada para
descongelar, pero produce el peor daño corrosivo, de acuerdo con el Centro de
Investigación y Educación de Transporte de Iowa. El cloruro de calcio también
es dañino. Si debes utilizar sales para descongelar, el cloruro de sodio simple,
la sal de mesa común, provoca la menor corrosión. Aún debes proteger el
concreto, de alguna forma, del daño por el congelamiento.

Protección

El concreto necesita curar completamente antes de congelarse, así que vierte


concreto fresco lo suficientemente temprano en el otoño como para que tenga
30 días para secar antes de la primera nevada. Añadir el sellador correcto al
producto de concreto terminado también lo protege del daño por la absorción
de agua y la corrosión. Busca un sellador que contenga parafina o silicón.
Estos ingredientes permiten que concreto respire y libere cualquier humedad
que absorba del suelo.

LO QUE DEBES SABER SOBRE EL ATAQUE


DE SULFATO EN EL CONCRETO

18 COMENTARIOS »

PROMEDIO DE VALORACIÓN

★★★★★

4.65 / 5 (17 VOTOS)

TIEMPO DE LECTURA 4 MIN

Si en alguna ocasión te preguntaste cómo se presentan los sulfatos, de qué forma atacan
al concreto y cómo evitar que esto suceda, entonces has llegado al lugar indicado para
salir de estas dudas.
Para empezar hay que saber que los sulfatos son compuestos químicos que están
presentes en una gran variedad de concentraciones en el suelo, aguas subterráneas,
aguas superficiales y aguas de mar.

Las formaciones de sulfato más comunes son sulfatos de sodio, potasio, magnesio y
calcio.

El concreto expuesto a soluciones de sulfatos puede ser atacado y sufrir deterioro en un


grado que depende básicamente de tres aspectos:

1. Los constituyentes del concreto

2. La calidad del concreto en el lugar

3. El tipo y la concentración del sulfato

Cuando hablamos del ataque de los sulfatos al concreto es necesario conocer las
características del concreto resistente a los sulfatos, de modo que podamos dar los pasos
apropiados para minimizar el deterioro del concreto que se expone a estos compuestos
químicos.
El ataque se presenta, cuando a través del agua, concentraciones relativamente altas
de sulfatos entran en contacto con los compuestos hidratados de la pasta
de cemento. Este contacto hace que se produzca una reacción química que genera
expansión en la pasta y crea una presión capaz de romperla y finalmente desintegrar
el concreto.

Los mecanismos que intervienen en el ataque del concreto por sulfatos son dos:

 Reacción del sulfato con hidróxido de calcio liberado durante la hidratación


del cemento formando sulfatos de calcio (yeso).
 Reacción de sulfato de calcio con el aluminato de calcio hidratado formando sulfato
aluminato de calcio (etringita).

Ambas reaccionan dan como resultado un aumento de volumen en el sólido, pero la


segunda genera expansiones, rupturas y ablandamiento del concreto pues los sulfatos
reaccionan con el aluminato de calcio hidratado.

Las consecuencias del ataque de sulfatos no solo producen degradación por


expansión y fisuración, también, una reducción en la resistencia mecánica debido a
la pérdida de cohesión en la pasta de cemento, lo anterior también conlleva a una
pérdida de adherencia entre la pasta y las partículas de los agregados.

Origen de los sulfatos y características

Entre los sulfatos de origen natural se pueden mencionar algunos suelos orgánicos, suelos
con turbas, algunos suelos arcillosos y aguas freáticas de los mismos, que pueden
producir sales sulfatadas.

Los sulfatos en forma de sales más agresivas son:

 Sulfato de amonio (NH4SO4)


 Sulfato de calcio (CaSO4)
 Sulfato de magnesio (MgSO4)
 Sulfato de sodio (NaSO4)

Otra fuente natural de sulfatos es el agua de mar que aparte de contener sales de sulfatos,
está compuesta de otras sales que pueden ser un poco más agresivas con el concreto,
entre las sales disueltas más comunes en el agua de mar están:

 Cloruro de sodio (NaCl)


 Cloruro de magnesio (MgCl2)
 Sulfato de calcio (CaSO4)

Como sulfatos de origen biológico se pueden considerar aquellos que provienen de la


presencia de microorganismos sobre la superficie de concreto o de aguas residuales que
experimentan descomposición biológica de carácter aeróbico en sustancias orgánicas que
habitualmente contiene proteínas y/o azufre.
Entre los sulfatos de origen industrial se destacan los que proceden de aguas
residuales con derivados orgánicos e inorgánicos del azufre, especialmente sulfatos.
También están los que provienen de plantas industriales y fábricas fertilizantes,
galvanizados, laboratorios fotográficos, entre otros, los cuales penetran el suelo o las
aguas subterráneas.

En zonas industriales y en zonas urbanas donde hay combustión de carbón o gasolina con
azufre, se libera dióxido de azufre que en presencia de oxígeno y humedad forman ácido
sulfúrico. Las lluvias ácidas también contienen sulfatos que atacan la superficie
del concreto endurecido.

Para fabricar concreto resistente a los sulfatos…

Las condiciones ambientales hacen que la fabricación del concreto resistente a los sulfatos
sea más exigente y que no se puedan perder de vista estos puntos elementales:

 Un contenido de cemento que garantice un concreto más durable en el tiempo.


 Una baja relación agua/material cementante; pues sabemos que esto hace que
el concreto sea menos permeable.
 Una adecuada colocación del concreto controlando especialmente variables como
el vibrado o compactación y el curado.

En conclusión la resistencia del concreto a sulfatos no se puede explicar desde un solo


factor, como por ejemplo, el tipo de cemento, más bien hay que considerar en conjunto
todos y cada uno de los factores que en suma producirán un concreto resistente a
los sulfatos, esto es, el diseño de mezcla del concreto, la reducción en el contenido
de agua, la adecuada colocación y compactación del concreto y un curado efectivo.

Si te interesa el tema, te invito a consultar el artículo durabilidad del concreto en zonas


costeras y obras portuarias.

https://es.wikipedia.org/wiki/Agua

https://agua.org.mx/que-es/

https://www.ecured.cu/Agua

https://es.wikipedia.org/wiki/Sal

https://es.wikipedia.org/wiki/Sal_(qu%C3%ADmica)#Propiedades_qu%C3%ADmicas

http://queesela.net/agua-salada-de-mar/

https://es.wikipedia.org/wiki/Agua_de_mar#Composici%C3%B3n

https://es.wikipedia.org/wiki/Concreto_armado

http://www.imcyc.com/revista/1998/oct/ataque.htm

https://mx.answers.yahoo.com/question/index?qid=20131106115920AAKJdhU

http://www.interempresas.net/Construccion/Articulos/37070-Estructuras-de-hormigon.html
http://l202abrendaramirez.blogspot.pe/2011/09/sulfatos-de-agua-de-mar-y-sus-efectos.html

http://www.ehowenespanol.com/afecta-sal-concreto-info_348161/

http://blog.360gradosenconcreto.com/lo-que-debes-saber-sobre-el-ataque-de-sulfato-en-el-
concreto/