You are on page 1of 3

ANALISIS

INSTITUCIONES Y TERRITORIO – LA DESCENTRALIZACIÒN EN COLOMBIA

Todos los estados que están en vía de desarrollo, tienen que confrontar diferentes
adversidades ya que estos no han logrado un nivel significativo de industrialización
y no cuentan con estándares de vida altos por medio de ingresos ya que su
economía se encuentra en pleno desarrollo económico y poseen gran crecimiento
de la población en general.

Anteriormente, existieron tres grandes momentos de descentralización en Colombia


que marcaron historia, siendo una de ellas la elección popular de gobernantes y
alcaldes en 1988 y 1992 y mecanismos de democracia participativa del pueblo, un
paquete fiscal y reformas y provisión de servicios al pueblo.

En el pasar de los años, Colombia tuvo muchas transformaciones del sistema


político colombiano, sobre todo con la promulgación de la constitución del 1991, en
este punto, la descentralización empezó a marcar un punto importante en el país ya
que esto desarrollo la eficacia, transparencia y legitimidad del país siendo así
delegadas todas sus funciones a nivel nacional, territoriales y funciones
administrativas. pero que, a su vez, empezó a crear controversia y opiniones en las
decisiones de este. La Constitución del 91 estableció los derechos socioeconómicos
y una serie de mecanismos judiciales e instituciones para su exigencia, tales como
la Corte Constitucional, la Defensoría del Pueblo, la acción de tutela y las acciones
populares. Estos mecanismos han sido considerados por los colombianos como
realmente eficaces para la exigencia de sus derechos frente al Estado y la
administración pública. Por ello, las decisiones judiciales y jurisprudenciales han
generado las mayores controversias jurídicas, políticas y económicas que se hayan
dado en Colombia desde su creación. Debido a sus decisiones, la Corte
Constitucional se convirtió en el símbolo de la búsqueda de la justicia social y por
eso ha cumplido un papel fundamental en la relegitimación del Estado colombiano.
Gracias a esta reforma de la constitución, la descentralización se volvió conocida y
aceptada por el pueblo.

En Colombia ha descentralización cuenta con tres grandes componentes tales


como la organización territorial, política y de servicios.

La descentralización en la que se ha adentrado el país durante la última década


busca cumplir con uno de los principales propósitos de la constitución del 1991 que
es consolidar a Colombia como una República unitaria, descentralizada y con
autonomía de sus entidades territoriales.

La situación actual del país, comparada con la de hace dos décadas, muestra un
cambio significativo mostrando un gobierno que se especializa en la orientación y
coordinación general, manejo macroeconómico y creación ciertas condiciones para
la provisión de bienes y servicios para los departamentos y su impacto en general,
mientras que las entidades territoriales asumen la responsabilidad de garantizar la
prestación de servicios públicos locales con especial énfasis en la educación y la
salud.

Es importante destacar que las transferencias de dicha reforma a departamentos y


municipios han crecido sustancialmente por la descentralización, otorgándoles
mayor capacidad para cumplir con sus funciones y responder a las demandas de
sus comunidades.

La descentralización en Colombia se ha caracterizado por su diseño integral, el cual


comprende aspectos administrativos, políticos y fiscales. Así mismo, ha sido un
proceso constante de ajuste y mejoramiento de los diferentes instrumentos para
garantizar la mejoría de estos resultados que se visualizan en los departamentos.
En efecto, desde mediados de la década de los ochenta cuando se expidió las
primeras normas integrales de medidas descentralistas, se han producido
numerosas normas dirigidas a mejorarlo y complementarlo.

Ya de ahí, encontramos que la constitución expandió vigorosamente la


descentralización política en Colombia, incluyendo al pueblo para la elección
democrática de sus representantes tanto a la presidencia y vicepresidencia,
senadores, representantes, gobernantes, alcaldes, etc.

Se considera, que Colombia no es un país centralizado ya que esos preceptos


constitucionales los establecía la constitución de 1886 como un gobierno
característico de centralización tanto en lo político como administrativo; todo esto
fue modificado en la reforma administrativa en los años 1936 y 1968, desde ese
momento, dichas reformas condujeron a Colombia a un camino de
descentralización.

En Colombia, la descentralización administrativa, permite un mayor nivel de


participación del pueblo a nivel democrático y ambiente participativo en la
comunidad, pudiendo así escoger nuestros gobernantes.

En la actualidad, los departamentos y municipios colombianos reciben


automáticamente cerca de la mitad de los ingresos corrientes de la nación y tienen
la responsabilidad básica por la provisión de los servicios sociales y de
infraestructura local. Tristemente, en la actualidad, dicha “descentralización” no es
administrada de forma correcta para los recursos del pueblo y esto puede causar
departamentos débiles y pobres, teniendo así, déficit de recursos para progresar y
salir de la “pobreza social” en la que se vive actualmente en muchos departamentos
ya que los recursos girados por el gobierno no son bien administrados por las
personas encargadas.