You are on page 1of 1

El Ministro de Hacienda Federico Pinedo, presenta entonces ante el Congreso de la Nación -para

anticiparse a los temidos efectos de la conflagración- el Plan de Reactivación de la Economía


Nacional. Plan pro-aliado, industrialista, considerado por Juan José Llach como el primer
documento de Estado donde se intenta modificar parcialmente la estrategia de desarrollo
económico vigente; con un objetivo principal: conciliar industrialización y economía abierta,
fomentando el comercio con los Estados Unidos y creando un mercado de capitales. Alienta un
programa de préstamos industriales, aumentar la construcción de viviendas, revisar las tarifas
aduaneras y promover la adquisición por parte del gobierno de los saldos exportables agrícolas no
colocados. En síntesis, propone mantener abierta la economía "oficializando" la industrialización,
pero dejando claramente establecido que el agro sigue siendo "la gran rueda de la economía" y
que la industria actuaría a la manera de engranaje secundario, cuyo funcionamiento sería activado
sólo cuando aquélla tuviera dificultades.
La propuesta de Pinedo da cuenta de la creciente hegemonía de las posiciones industrialistas, de
las dificultades por las que atraviesa el comercio internacional y de la necesidad de dinamizar la
alicaída demanda interna. La acción estatal es vista como la única alternativa. El tránsito del
intervencionismo al dirigismo estatal en la economía, avanza y se propone movilizar los recursos
financieros a través del Banco Central.

FRACASO DEL PLAN PINEDO


La falta de apoyo político hace naufragar el plan propuesto; "modernizante" pero tardío, con
muchas cláusulas provisorias y sin contar con el respaldo de una amplia alianza socio-política.
De todos modos, a través de su lectura queda al descubierto la importancia creciente que cobra el
mercado interno para los empresarios, militares, obreros e intelectuales. "El Plan Pinedo de 1940 y
la economía política mercadointernista del peronismo originario -dirá Juan José Llach- fueron dos
momentos culminantes del gran debate sobre el desarrollo económico nacional."

Su fracaso se debe por el triunfo de la política por sobre la economía en cambio en el peronismo,
es el triunfo de la economía sobre la política, pues no era posible promover desde el Estado, aun
con sus solidos apoyos sociales cualquier política de industrialización basada exclusivamente en el
mercado interno.