You are on page 1of 11

Uncertainty, evolution, and economic theory

PRIMERA PARTE
Aquí se sugiere una MODIFICACIÓN del análisis económico para incorporar
información incompleta y previsión incierta como axiomas. Este enfoque prescinde de la
"maximización del proyecto"; y no se basa en el comportamiento individual predecible
que usualmente se asume, como primera aproximación, en los tratamientos estándar de
libros de texto. A pesar de estos cambios, los conceptos analíticos generalmente asociados
con dicho comportamiento se mantienen porque no dependen de tal motivación o
previsión. El enfoque sugerido encarna los principios de la evolución biológica y la
selección natural al interpretar el sistema económico como un mecanismo de adopción
que elige entre las acciones exploratorias generadas por la búsqueda adaptativa de "éxito"
o "ganancias". El análisis resultante es aplicable a acciones generalmente consideradas
como aberraciones del comportamiento económico estándar, así como también del
comportamiento cubierto por el análisis habitual. Esta nueva aplicación y la eliminación
de los postulados no realistas de anticipaciones precisas y estados de conocimiento fijos
han motivado el estudio. La exposición se ordena de la siguiente manera: Primero, para
despejar el terreno, un breve estado: la carne es Dado el aspecto generalmente ignorado
de la "maximización del beneficio", que es donde la previsión es incierta, la
"maximización de los beneficios" no tiene sentido como guía para la acción específica.
El desarrollo constructivo comienza entonces con una introducción del elemento de
adopción ambiental por el sistema económico de una acción más apropiada a posteriori
de acuerdo con el criterio de "beneficios positivos realizados". Esto se ilustra en un
modelo extremo de comportamiento aleatorio sin ninguna racionalidad individual,
previsión o motivación. Incluso en este tipo de modelo extremo, se muestra que el
economista puede predecir y explicar los eventos con un uso modificado de sus
herramientas analíticas convencionales. Este fenómeno, la adopción ambiental, se fusiona
con un tipo de comportamiento individual motivado basado en la omnipresencia de la
incertidumbre y en la información completa. El comportamiento adaptativo, imitativo y
de ensayo y error en la búsqueda de "expresiones positivas" se utiliza más que su agudo
contraste, la búsqueda de "ventajas maximizadas". Una última sección discute algunas
implicaciones y conjeturas.

I. "MAXIMIZACIÓN DE BENEFICIOS" NO UNA GUÍA DE ACTUACIÓN


El análisis económico actual del comportamiento económico depende en gran medida de
las decisiones tomadas por unidades racionales habitualmente asumidas que buscan
situaciones perfectamente óptimas. Dos criterios son bien conocidos: maximización de
beneficios y máximos de utilidad. De acuerdo con estos criterios, los tipos de acción
apropiados están indicados por desigualdades marginales o vecinas que, de cumplirse,
producen un óptimo. Pero la calificación estándar generalmente añadida es que nadie
puede realmente optimizar su situación de acuerdo con estos diagramas y conceptos
debido a la incertidumbre sobre la posición y, en algún momento, incluso a la pendiente
de las funciones de demanda y oferta. Sin embargo, el economista interpreta y predice las
decisiones de los individuos en términos de estos diagramas, pos ya que se alega que los
individuos usan estos conceptos implícitamente, si no explícitamente. Los ataques a esta
metodología son generalizados, pero solo un ataque ha sido realmente dañino, el de G.
Tintner. Niega que la maximización de los beneficios tenga sentido incluso cuando hay
incertidumbre. La incertidumbre surge de al menos dos fuentes: previsión imperfecta e
incapacidad humana para resolver problemas complejos que contienen un conjunto de
variables, incluso cuando se puede definir un óptimo. La prueba de Tintner es simple.
Bajo incertidumbre, por definición, cada acción que se puede elegir se identifica con una
distribución de posibles resultados, no con un único resultado. Implícita en la
incertidumbre es la consecuencia de que estas distribuciones de resultados potenciales se
superponen. Vale la pena enfatizar que cada acción posible tiene una distribución de
potencia resultados, solo uno de los cuales se materializará si se toma la acción, y ese
resultado no puede ser previsto. Esencialmente, la tarea venida se convierte en tomar una
decisión (seleccionar una acción) cuya distribución de resultados potenciales es
preferible, es decir, elegir la acción con la distribución óptima, ya que no existe una
distribución tan delgada como la normal. Por ejemplo, permita que cada una de las dos
opciones posibles se caracterice por su distribución subjetiva de resultados potenciales.
Supongamos que uno tiene el mayor "promedio" pero un margen mayor, de modo que
podría generar mayores ganancias o pérdidas, y el otro tiene un "promedio" menor y un
margen menor. ¿Cuál es el máximo? Esta es una pregunta sin sentido; pero pedir la
distribución óptima no es una tontería. En presencia de incertidumbre -una condición
necesaria para la existencia de ganancias- no existe un criterio significativo para
seleccionar la decisión que "maximice las ganancias". El criterio de máximo beneficio no
es significativo como base para seleccionar la acción que, de hecho, resultará en un
resultado con mayores ganancias que cualquier otra acción, a menos que se asuman
distribuciones de resultados potenciales no superpuestas. Debe notarse que la
significación de "ganancias máximas -un resultado realizado que es el más grande que
podría haberse obtenido de las acciones disponibles" es perfectamente consistente con la
falta de sentido de la "maximización de ganancias" - un criterio para seleccionar entre
líneas de acción alternativas, cuyos resultados potenciales son descriptibles solo como
distribuciones y no como montos únicos. Esta dificultad crucial se evitaría utilizando una
función de preferencia como criterio para seleccionar las distribuciones de resultados
potenciales más preferidos, pero la búsqueda de un criterio de racionalidad y elección en
términos de las funciones de preferencia aún continúan. Por ejemplo, el uso de la media,
o expectativa, plantea por completo la cuestión de la incertidumbre al hacer caso omiso
de la varianza de la distribución, mientras que un equivalente de incertidumbre asume la
respuesta. La única forma de hacer que la maximización de los beneficios sea una acción
específicamente significativa es postular un modelo que contenga certeza. Luego, la
cuestión de la confiabilidad predictiva y explicativa del modelo debe ser enfrentada.

II. EL ÉXITO SE BASA EN LOS RESULTADOS, NO EN LA MOTIVACIÓN


Existe un método alternativo que trata las decisiones y los criterios dictados por el sistema
económico como más importantes que los hechos por los individuos en él. Al alejarnos
de los árboles -el cálculo de optimización por unidades individuales- podemos discernir
mejor el bosque de las fuerzas del mercado impersonal. Este enfoque dirige la atención a
las interrelaciones del medio ambiente y los tipos prevalecientes de comportamiento
económico que aparecen a través de un proceso de selección económica natural. Sin
embargo, esto no implica que la previsión y la acción individual no afecten la naturaleza
del estado actual de las cosas. En un sistema económico, la realización de las ganancias
es el criterio según el cual se seleccionan las empresas exitosas y las que sobreviven. Este
criterio de decisión se aplica principalmente por un sistema de mercado impersonal en los
Estados Unidos y puede ser completamente independiente de los procesos de decisión de
las unidades individuales, de la variedad de motivos y habilidades inconsistentes, e
incluso de la conciencia individual del criterio. El motivo es simple Las ganancias
positivas obtenidas, no las ganancias máximas, son la marca del éxito y la viabilidad. No
importa a través de qué proceso de razonamiento o motivación se haya logrado tal éxito.
El hecho de su cumplimiento es suficiente. Este es el criterio por el cual el sistema
económico selecciona a los sobrevivientes: aquellos que se dan cuenta de las ganancias
positivas son los sobrevivientes; aquellos que sufren pérdidas desaparecen.
El requisito pertinente-positivo El requisito pertinente -probaciones positivas a través de
la eficiencia relativa- es más débil que las "ganancias maximizadas", con lo que,
desafortunadamente, se ha confundido. Los beneficios positivos se acumulan para
aquellos que son mejores que sus competidores reales, incluso si los participantes son
ignorantes, inteligentes, hábiles, etc. El elemento crucial es la posición agregada de uno
con respecto a los competidores reales, no con algunos competidores hipotéticamente
perfectos. Al igual que en una carrera, el premio se otorga a los relativamente más rápidos,
incluso si todos los competidores comen pan. Incluso en un mundo de hombres estúpidos
todavía habría ganancias. Además, cuanto mayores son las incertidumbres del mundo,
mayor es la posibilidad de que los beneficios lleguen a ser venturoso y afortunado en
lugar de a individuos lógicos, cuidadosos y de recopilación de datos. La interpretación
precedente sugiere dos ideas. Primero, éxito (supervivencia) acompaña a la superioridad
relativa; y, en segundo lugar, no requiere una motivación adecuada, sino que puede ser el
resultado de circunstancias fortuitas. Entre todos los competidores, aquellos cuyas
condiciones particulares resultan ser las más apropiadas de las ofrecidas al sistema
económico para pruebas y adopción serán "seleccionado" como sobrevivientes. El modo
en que se puede utilizar este enfoque y cómo los individuos ofrecen estos formularios
apropiados para las pruebas son problemas a los que nos referimos ahora.
II EL ÉXITO SE BASA EN LOS RESULTADOS,
NO MOTIVACIÓN
Existe un método alternativo que trata las decisiones y los criterios dictados por el sistema
económico como más importantes que aquellos hechos por los individuos en él. Al
alejarnos de los árboles del cálculo de optimización por unidades individuales, podemos
discernir mejor el bosque de las "fuerzas del mercado impersonal.7 Este enfoque dirige
la atención hacia las interrelaciones del medio ambiente y los tipos prevalecientes de
comportamiento económico que aparecen a través de un 'proceso de selección económica
natural. Sin embargo, esto no implica que la previsión y la acción individual no afecten
la naturaleza del estado actual de las cosas.

En un sistema económico, la realización de las ganancias es el criterio seleccionado según


el cual las empresas son exitosas y sobreviven. Este criterio de decisión se aplica
principalmente por un sistema de mercado impersonal en los Estados Unidos y puede ser
completamente independiente de los procesos de decisión de las unidades individuales,
de la variedad de motivos y habilidades inconsistentes, e incluso de la conciencia del
criterio por parte del individuo. El motivo es simple Las ganancias positivas obtenidas,
no las ganancias máximas, son la marca del éxito y la viabilidad. No importa a través de
qué proceso de razonamiento o motivación se haya logrado tal éxito. El hecho de su
realización es suficiente. Este es el criterio por el cual el sistema económico selecciona a
los sobrevivientes: aquellos que se dan cuenta de los beneficios positivos son los
sobrevivientes; aquellos que sufren pérdidas desaparecen.
El requisito pertinente -recursos positivos a través de la eficiencia relativa- es más débil
que las "ganancias maximizadas", con lo que, desafortunadamente, se ha confundido. Las
ganancias positivas se acumulan para aquellos que son mejores que sus competidores
reales, incluso si los participantes son ignorantes, inteligentes, hábiles, etc. El elemento
crucial es la posición agregada de uno con respecto a competidores reales, no con
competidores hipotéticamente perfectos. Al igual que en una carrera, el premio se otorga
a los relativamente más rápidos, incluso si todos los competidores comen pan. Incluso en
un mundo de hombres estúpidos todavía habría ganancias. Además, cuanto mayores son
las incertidumbres del mundo, mayor es la posibilidad de que los beneficios lleguen a ser
emprendedores y afortunados en lugar de a personas lógicas, cuidadosas y que recopilan
datos.
La interpretación precedente sugiere dos ideas. Primero, el éxito (supervivencia)
acompaña a la superioridad relativa; y, en segundo lugar, no requiere una motivación
adecuada, sino que puede ser el resultado de circunstancias fortuitas. Entre todos los
competidores, aquellos cuyas condiciones particulares resulten ser los más apropiados de
los ofrecidos al sistema económico para pruebas y adopción serán "seleccionados" como
sobrevivientes. El modo en que se puede utilizar un enfoque de este tipo y cómo los
individuos ofrecen estas formas apropiadas para las pruebas son problemas a los que
ahora nos referimos8.
III LA OPORTUNIDAD O LA SUERTE ES UN MÉTODO
PARA LOGRAR EL ÉXITO
La gran posibilidad es un elemento sustancial para determinar la situación seleccionada
y también para determinar su idoneidad o viabilidad. Un segundo elemento es la
capacidad de adaptarse a uno mismo mediante diversos métodos a una situación
apropiada. Para indicar claramente los roles respectivos de la suerte y la adaptación
consciente, el cálculo adaptativo, por el momento, se eliminará por completo. Toda la
racionalidad individual, la motivación y la previsión serán abandonadas temporalmente
para concentrarse en la capacidad del entorno para adoptar sobrevivientes "apropiados"
incluso en ausencia de cualquier comportamiento adaptativo. Este es un enfoque
expositivo aparentemente poco realista, pero no obstante muy útil, para establecer la
atenuación entre el criterio de supervivencia ex post y el papel del criterio de decisión
adaptativa del individuo. También ayuda a evaluar el papel de la suerte y el azar en el
funcionamiento de nuestro sistema económico.
Considera, primero, el tipo más simple de evolución biológica. Las plantas "crecen" al
lado soleado de los edificios, no porque "quieran" tener conciencia del hecho de que
prevalecen condiciones óptimas o mejores, sino porque las hojas que tienen más luz solar
crecen más rápido y sus sistemas de alimentación se vuelven más fuertes. De forma
similar, los animales con configuraciones y hábitos más apropiados para la supervivencia
en las condiciones prevalecientes tienen una viabilidad mejorada y serán con mayor
probabilidad supervivientes típicos. Los organismos menos apropiados de la misma clase
general con menores probabilidades de supervivencia encontrarán difícil la
supervivencia. Los tipos más comunes, los sobrevivientes, pueden parecer aquellos que
se han adaptado al medio ambiente, mientras que la verdad puede ser que el medio
ambiente los haya adoptado. Puede que no haya habido una adaptación individual
motivada sino, en cambio, solo una adopción ambiental.
Un ejemplo útil, pero irreal, en el que los individuos actúan sin previsión indica el tipo de
análisis disponible para el economista y también la capacidad del sistema para "dirigir"
los recursos a pesar de la ignorancia individual. Supongamos que miles de viajeros parten
desde Chicago, seleccionando sus caminos completamente al azar y sin previsión. Solo
nuestro "economista" sabe que en un solo camino hay estaciones de gasolina. Él puede
afirmar categóricamente que los viajeros continuarán viajando solo por ese camino;
aquellos en otras carreteras pronto se quedarán sin gasolina. Aunque cada uno seleccionó
su ruta al azar, podríamos haber llamado a aquellos viajeros que tuvieron la suerte de
haber escogido el camino correcto sabio, eficiente, previsor, etc. Por supuesto, los
consideraríamos afortunados. Si los suministros de gasolina ahora se trasladaran a una
nueva carretera, algunos viajeros que antes no tenían suerte volverían a poder moverse; y
se observaría un nuevo patrón de viaje, aunque ninguno de los viajeros había cambiado
su camino particular. Los caminos realmente posibles han cambiado con el entorno
cambiante. Todo lo que se necesita es un conjunto de viajeros variados y arriesgados
(adoptables). Se establecerá la dirección correcta de viaje. A medida que cambian las
circunstancias (entorno económico), el analista (economista) puede seleccionar los tipos
de participantes (empresas) que ahora tendrán éxito; también puede ser capaz de
diagnosticar las condiciones más propicias para una mayor probabilidad de
supervivencia.
IV. LA OPORTUNIDAD NO IMPLICA NONDIRECTED,
ALEATORIZACIÓN ALEATORIA DE RECURSOS
Estos dos ejemplos no constituyen un intento de basar todos los análisis en modelos
adoptivos dominados por el azar. Pero sí indican que el comportamiento aleatorio
colectivo e individual no implica per se una teoría nihilista incapaz de producir
predicciones y explicaciones confiables; ni implica un mundo que carece de orden y
dirección aparente. Sin embargo, podría argumentarse que los hechos de la vida niegan
incluso un papel sustancial al elemento de azar y al principio de adopción asociado en el
sistema económico. Por ejemplo, las vidas largas y los tamaños dispares de las empresas
comerciales y las fortunas hereditarias pueden parecer pruebas confiables de una
motivación previsora constante y un comportamiento no aleatorio. Para demostrar que el
éxito constante no puede ser tratado como evidencia prima facie contra la pura suerte, se
presenta el siguiente modelo de oportunidad de Borel, el famoso matemático francés.
Supongamos que dos millones de parisinos se emparejaron y se dispusieron a arrojar
monedas en un juego de emparejamiento. Cada pareja juega hasta que el ganador en el
primer lanzamiento vuelva a igualarse con el otro jugador. Suponiendo un lanzamiento
por segundo para cada día de ocho horas, al final de diez años todavía habría, en
promedio, alrededor de cien pares de pares; ¡y si los jugadores asignan el juego a sus
herederos, una docena más o menos seguirá jugando al final de mil años! Las
implicaciones son obvias. Supongamos que algunos negocios han estado operando
durante cien años. ¿Debería descartarse la suerte y el azar como la esencia de los factores
que producen la supervivencia a largo plazo de la empresa? No se puede sacar ninguna
conclusión hasta que se conozca la cantidad de participantes originales; e incluso entonces
uno debe conocer el tamaño, el riesgo y la frecuencia de cada compromiso. Uno puede
ver en la ilustración de Borel el peligro de concluir que hay demasiadas empresas con
vidas largas en el mundo real como para admitir un papel importante al azar. Por el
contrario, uno podría insistir en que hay muy pocos.
El postulado al azar se dirigió a dos problemas. Por un lado, existe la forma real en que
una fracción sustancial del comportamiento y la actividad económica se ve afectada. Por
otro lado, está el método de análisis que los economistas pueden usar en sus predicciones
y diagnósticos. Antes de modificar el modelo de probabilidad extrema agregando un
comportamiento adaptativo, se elaborarán algunas connotaciones e implicaciones de la
incorporación de elementos aleatorios para revelar la riqueza que es realmente inherente
al azar. En primer lugar, incluso si todos y cada uno de los individuos actuaran de forma
fortuita y sin motivación, es posible que la variedad de acciones fuera tan grande que el
conjunto colectivo resultante contendría las mejores acciones, en el sentido de una
previsión perfecta. Por ejemplo, en una carrera de caballos con suficientes apostadores
apostando estrictamente al azar, alguien ganará en las ocho carreras. Por lo tanto, el
comportamiento aleatorio individual no elimina la probabilidad de observar decisiones
"apropiadas" 10.
En segundo lugar, y por el contrario, el comportamiento individual de acuerdo con una
previsión y motivación no implica necesariamente un patrón colectivo de
comportamiento que sea diferente de la variedad colectiva de acciones asociadas con una
selección aleatoria de acciones. Donde hay incertidumbre, las opiniones y juicios de las
personas, incluso cuando se basan en la mejor evidencia disponible, serán diferentes;
ninguno de ellos puede hacer su elección arrojando monedas; sin embargo, el conjunto
agregado de acciones de todo el grupo de participantes puede ser indistinguible de un
conjunto de acciones individuales, cada una seleccionada al azar ".

Tercero, y. afortunadamente, un modelo dominado por el azar no significa que un


economista no pueda predecir, explicar o diagnosticar. Con un conocimiento de los
requisitos realizados para la supervivencia de la economía y mediante una comparación
de condiciones alternativas, puede establecer qué tipos de empresas o comportamientos
relativos a otros tipos posibles serán más viables, aun cuando las empresas mismas no lo
sepan. las condiciones o incluso intentar alcanzarlas reajustándose a la situación cambiada
si conocen las condiciones. Es suficiente si todas las empresas son levemente diferentes,
de modo que en la nueva situación ambiental aquellos que tienen sus condiciones internas
fijas más cerca de la nueva, pero desconocida, posición óptima ahora tienen una mayor
probabilidad de supervivencia y crecimiento.
En cuarto lugar, las bases de la predicción se han indicado en el párrafo anterior, pero su
carácter debe hacerse explícito. La predicción no afirmará que cada empresa -o, de hecho,
cualquier- necesariamente cambia sus características. Afirma, en cambio, que las
características del nuevo conjunto de empresas, o posiblemente un conjunto de nuevas
empresas, cambiarán.
Esto podría ser caracterizado por la "empresa representativa", un concepto puramente
estadístico como un vector de "promedios", una dimensión para cada una de las diversas
calidades de la población de empresas. Una firma representativa no es típica de un solo
productor, sino que es un conjunto de estadísticas que resume las diversas características
modales de la población. Seguramente, este fue un uso intencionado de la firma
representativa de Marshall.

Quinto, una implicación final extraída de la consideración de este enfoque extremo es que
las investigaciones empíricas a través de la pregunta-V. Los métodos del cuestionario,
hasta ahora utilizados, son incapaces de evaluar la validez del análisis de productividad
marginal. Esto es cierto porque los análisis de productividad y demanda son esenciales
para evaluar la viabilidad relativa, aunque la incertidumbre elimina la "maximización de
los beneficios" e incluso si los cambios tecnológicos y de precios no tendrían un efecto
de redireccionamiento consciente sobre las empresas. Para ilustrar, supongamos que, al
intentar predecir los efectos de las tasas de salario real más altas, se descubre que cada
empresario dice que no ajusta su fuerza de trabajo. Sin embargo, las empresas con una
relación laboral-capital menor tendrán posiciones de costos relativamente más bajos y, en
esa medida, una mayor probabilidad de supervivencia. La fuerza de la supervivencia
competitiva, al eliminar las empresas de mayor costo, revela la población de las empresas
restantes con una nueva proporción promedio de capital de trabajo. El punto esencial es
que la motivación individual y la previsión, si bien son suficientes, no son necesarias. Por
supuesto, no se argumenta aquí que, por lo tanto, está ausente. Todo lo que necesitan los
economistas es su propia conciencia de las condiciones y criterios de supervivencia del
sistema económico y un grupo de participantes que presentan diversas combinaciones y
organizaciones para la selección y el estado del sistema. Ambas condiciones se cumplen.
Como consecuencia, solo el método de uso, más que la utilidad, del eco-. Herramientas y
conceptos nómicos se ve afectado por el enfoque sugerido aquí; de hecho, se vuelven más
poderosos si no se supone de manera pretenciosa que están necesariamente asociados y
dependen de la previsión y el ajuste individual. Son herramientas para, al menos, el
diagnóstico de la operación de un sistema económico, incluso si Rot también para el
comportamiento empresarial interno de cada empresa.

V. ADAPTACIÓN INDIVIDUAL A TRAVÉS DE IMITACION Y TRIAL Y ERROR


Obsérvese nuevamente que el modelo extremo anterior fue diseñado para presentar y
presentar en su forma más pura solo un elemento del enfoque sugerido. No se argumenta
que no hay un comportamiento intencional y previsor presente en la realidad. Al agregar
este elemento realista, la adaptación de los individuos con cierta previsión y motivación
intencional, estamos ampliando el modelo extremo anterior. No estamos abandonando
ninguna parte de ella o tratando inútilmente de fusionarla con el extremo opuesto de la
previsión perfecta y la "maximización del beneficio". Los objetivos divergentes y
conflictivos activan la actividad económica, sin embargo, aquí dirigiremos la atención a
un solo objetivo en particular: la condición suficiente de ganancias positivas realizadas.
No hay implicaciones de la "maximización de los beneficios", y esta diferencia es
importante. Aunque este último es un objetivo mucho más extremo cuando es deseable,
solo el primero es la condición que lo es para la supervivencia y el éxito. Argumentar
que, con una competencia perfecta, los dos llegarían a lo mismo es ocultar una diferencia
importante por medio de un muy inverosímil supuesto. La búsqueda de ganancias, y no
una situación perfecta hipotética e indefinible, es el objetivo relevante cuya satisfacción
se ve recompensada con la supervivencia. Desafortunadamente, incluso este objetivo
próximo es demasiado alto. Ni el conocimiento perfecto del pasado ni la completa
conciencia del estado actual de las artes dan suficiente previsión para indicar una acción
provechosa. Incluso para este objetivo más restringido, los efectos penetrantes de la
incertidumbre impiden la determinación de las acciones que se supone que son óptimas
para lograr beneficios. Ahora, la consecuencia de esto es que los modos de
comportamiento reemplazan las condiciones de equilibrio óptimas como reglas de acción
rectores. Por lo tanto, en las siguientes secciones se enfatizan dos formas de conducta
adaptativa consciente. En primer lugar, siempre que se observen empresas exitosas, los
elementos comunes a estos éxitos observables se asociarán con el éxito y serán copiados
por otros en su búsqueda de beneficios o éxito. "Nada tiene tanto éxito como el éxito".
Por lo tanto, se tiene en cuenta la necesidad de reglas de conductas "difíciles de preparar".
Lo que de otra manera parecería ser simplemente reglas "convencionales" ortodoxas "no
tradicionales" resulta ser una imitación codificada del éxito observado, por ejemplo,
marcado "convencional", precio "bajo", contabilidad "ortodoxa" y razones operativas,
"propiamente dicha". "política de publicidad, etc. Un tipo de patrón de comportamiento
empleado convencionalmente es consistente con los postulados del análisis empleado,
aunque las razones y justificaciones para las convenciones particulares no lo son.

Muchos factores hacen que este motivo imite patrones de acción observables en éxitos
pasados. Entre estos se encuentran: (11 la ausencia de un criterio identificable para la
toma de decisiones, (2) la variabilidad del ambiente, (3) la multiplicidad de actores que
requieren atención y elección, (4) la incertidumbre asociada a todos estos factores y
resultados, (s) la conciencia de que la superioridad en relación con los competidores es
crucial, y (6) la falta de disponibilidad de un ensayo-y -Proceso de error que converge a
una posición óptima. Además, la imitación proporciona alivio de la necesidad de
realmente tomar decisiones e innovaciones conscientes, que, si son incorrectas, se
vuelven "inexcusables". Desafortunadamente, el fracaso o el éxito a menudo refleja la
voluntad de apartarse de las reglas cuando las condiciones han cambiado; lo que cuenta,
entonces, no es solo el comportamiento imitativo sino la voluntad de abandonarlo en el
momento y las circunstancias "correctas". Aquellos que son diferentes y exitosos "se
convierten en innovadores, mientras que aquellos que fracasan" se convierten en
violadores imprudentes de las reglas probadas y verdaderas. Aunque se puede negar la
idoneidad absoluta de tales reglas, no se puede dudar de la existencia de un fuerte impulso
para crear convenciones y reglas (basadas en el éxito observado) y una voluntad de usarlas
para la acción, así como para racionalizaciones de la inacción. Si otro servidor no probado
de acciones hubiera sido aún más exitoso, tanto peor para los participantes que fracasaron
e incluso para aquellos que se perdieron "el éxito. Incluso la innovación se explica por la
imitación. Si bien hay quienes innovan conscientemente, existen quienes, en su intento
imperfecto de imitar a los demás, innovan inconscientemente adquiriendo
involuntariamente algunos atributos únicos inesperados o no buscados que, en las
circunstancias imperantes, son en parte responsables del éxito. Entonces, a su vez,
intentará copiar la singularidad, y el proceso de imitación-innovación continuará. La
innovación está asegurada, y los aspectos notables de esto, aquí son la posibilidad de
liderazgo y pioneros inconscientes.
El segundo tipo de comportamiento adaptativo consciente, además de la imitación, es
"prueba y error". Esto se ha utilizado con "maximización de ganancias", en el que,
mediante prueba y el éxito o el fracaso subsiguientes, se seleccionan acciones más
apropiadas en un proceso que se supone converge a un límite de equilibrio de
"maximización de beneficios". Lamentablemente, al menos dos condiciones son
necesarias para la convergencia a través de un proceso de prueba y error, incluso si se
admite una situación de equilibrio como límite admisible.

Primero, una prueba debe ser clasificable como un éxito o fracaso. La posición lograda
debe ser comparable con los resultados de otras acciones potenciales. En un entorno
estático, si uno mejora su posición con respecto a su posición anterior, entonces la acción
que se realiza es mejor que la anterior, y presumiblemente uno podría continuar en
pequeños incrementos para avanzar a un óptimo local. Una analogía es pertinente. Un
saltamontes miope en un montículo de rocas puede arrastrarse hasta la cima de una roca
en particular. Pero no hay seguridad de que él también pueda llegar a la cima del
montículo, porque podría tener que descender por un tiempo o saltar a nuevas rocas. La
segunda condición, entonces, para la convergencia vía prueba y error es el aumento
continuo hacia algún óptimo sin descensos intermedios. Si las decisiones y las acciones
en la vida económica satisfacen estas dos condiciones no puede ser probada o refutada
aquí, pero la evidencia disponible parece abrumadoramente desfavorable.
Las condiciones de convergencia anteriores no se aplican a un entorno cambiante, ya que
no puede haber una comparación observable del resultado de una acción con ninguna otra.
La comparabilidad de las situaciones resultantes es destruida por el entorno cambiante.
Como consecuencia, se pierde la medida de bondad de las acciones en cualquier cosa
excepto en un sentido tolerable-intolerable, y desaparece la posibilidad de que una
persona converja a la actividad óptima a través de un proceso de prueba y error. Prueba y
error se convierte en supervivencia o muerte. No puede servir como base del método de
convergencia del individuo a una posición "máxima" u óptima. El éxito es descubierto
por el sistema económico a través de un proceso de escopeta blanketing, no por el
individuo a través de una búsqueda convergente.

En general, la incertidumbre proporciona una excelente razón para imitar el éxito


observado. Asimismo, da cuenta de la uniformidad observada entre los sobrevivientes,
derivada de un sistema evolutivo, adoptivo y competitivo que emplea un criterio de
supervivencia, que puede operar independientemente de las motivaciones individuales.
La adaptación del comportamiento a través de la imitación y la innovación emprendedora
amplía el modelo. Los imitadores imperfectos brindan oportunidades para la innovación,
y el criterio de supervivencia de la economía determina los imitadores exitosos,
posiblemente porque son imperfectos. La innovación se proporciona también mediante
una acción deliberada e intencionada, cualquiera que sea la motivación final, ya que la
acción drástica está motivada por la esperanza de un gran éxito así como también por el
deseo de evitar el fracaso inminente.
Todos los argumentos anteriores dejan al participante económico individual con un
comportamiento de adaptación imitativo, arriesgado, innovador, de prueba y error. La
mayoría de las herramientas y conceptos económicos convencionales siguen siendo
útiles, aunque en un marco analítico muy diferente, uno que se asemeja mucho a la teoría
de la evolución biológica. Las contrapartidas económicas de la herencia genética, las
mutaciones y la selección natural son la imitación, la innovación y los beneficios positivos

VI. CONCLUSIONES Y RESUMEN

Concluiré con una breve referencia a algunas implicaciones y conjeturas. Los patrones
observables de comportamiento y organización son predecibles en términos de sus
probabilidades relativas de éxito o viabilidad si se prueban. La prevalencia observada de
un tipo de comportamiento depende de esta probabilidad de viabilidad y de la
probabilidad de que los diferentes tipos se envíen al sistema económico para su
evaluación y selección. Una es la probabilidad de aparición de un cierto tipo de
organización (mutación), y la otra es la probabilidad de su supervivencia o viabilidad, una
vez que aparece (selección natural). Hay mucha evidencia para creer que estas dos
probabilidades están interrelacionadas. Pero, ¿hay alguna razón para suponer que una alta
probabilidad de viabilidad implica una alta probabilidad de que se tome una acción, como
estaría implícito en un sistema de análisis que involucra algún "impulso interno dirigido
hacia la perfección"? Si estas dos probabilidades no están altamente correlacionadas, ¿qué
predicciones de tipos de acción puede hacer el economista? Una respuesta ha sido
sugerida en este documento. Si bien es cierto que el economista puede definir un
comportamiento de maximización de beneficios asumiendo condiciones específicas de
costos e ingresos, ¿hay alguna garantía de que las condiciones y conclusiones derivables
no sean demasiado perfectas y absolutas? Si no se puede determinar la maximización de
ganancias (certeza), la confianza sobre los efectos previstos de los cambios, por ejemplo,
impuestos más altos o salarios mínimos, dependerá de qué tan cerca estuvo el acuerdo
anteriormente existente de la situación anteriormente "óptima" (certeza). Lo que
realmente cuenta son las diversas acciones realmente probadas, porque de ellas se
selecciona el "éxito", no de un conjunto de acciones perfectas. El economista puede estar
exagerando al argumentar que las acciones en respuesta a los cambios en el entorno y los
cambios en la satisfacción con el estado actual de las cosas convergerán como resultado
de la adaptación o adopción hacia la acción óptima que debería haber sido seleccionada,
si la previsión había sido perfecta.

En resumen, he afirmado que el economista, utilizando las herramientas analíticas


actuales desarrolladas en el análisis de la empresa con certeza, puede predecir los tipos
de interrelaciones económicas más adoptables o viables que serán inducidas por el cambio
ambiental, incluso si los individuos mismos no pueden averiguarlos. Es decir, aunque los
participantes individuales pueden desconocer sus situaciones de costos e ingresos, el
economista puede predecir las consecuencias de mayores tasas salariales, impuestos,
políticas gubernamentales, etc. Al igual que el biólogo, el economista predice los efectos
de los cambios ambientales en la clase sobreviviente de organismos vivos; el economista
no necesita suponer que cada participante conoce o actúa de acuerdo con su situación de
costo y demanda. Estos son conceptos para el uso del economista y no necesariamente
para el participante individual, que puede tener otros dispositivos analíticos o
tradicionales que, aunque sean de interés para el economista, sirvan como datos y no
como métodos analíticos.
Se ha presentado una alternativa al razonamiento de la maximización del beneficio
individual sin exorcizar la incertidumbre. Para evitar que los argumentos aislados sean
malinterpretados, dejemos bien claro que este trabajo no argumenta que la conducta
objetiva de búsqueda de objetivos está ausente de la realidad, ni tampoco respalda la tesis
conocida de que la acción de las unidades económicas no puede expresarse en el interior
el análisis marginal. Por el contrario, la opinión es que el papel preciso y la naturaleza del
comportamiento intencional en presencia de incertidumbre e información incompleta no
se han entendido ni analizado claramente.
Es sencillo, si no heurístico, comenzar con total incertidumbre y no motivación y luego
agregar elementos de previsión y motivación en el proceso de construcción de un modelo
analítico. El enfoque opuesto, que comienza con certeza y motivación única, debe
abandonar sus principios básicos tan pronto como se reconozcan la incertidumbre y las
motivaciones mixtas.
El enfoque sugerido aquí es intelectualmente más modesto y realista, sin sacrificar la
generalidad. No considera la incertidumbre como una perturbación exógena aberrante,
como lo hace el enfoque habitual desde el extremo opuesto de una previsión precisa. La
existencia de incertidumbre e información incompleta es la base del tipo de análisis
sugerido; la importancia del concepto de una clase de decisiones "casuales" depende de
ello; permite varios objetivos conflictivos; motiva y racionaliza un tipo de conducta
imitativa adaptativa; sin embargo, no destruye la base de predicción, explicación o
diagnóstico. No basa su descripción agregada en la acción óptima individual; sin
embargo, es capaz de incorporar tal actividad cuando esté justificado. La formalización
de este enfoque espera el matrimonio de la teoría de los procesos estocásticos y la
economía: dos campos de pensamiento admirablemente adecuados para la unión. Se
conjetura que la modificación sugerida es aplicable a una amplia clase de eventos y vale
la pena intentar la verificación empírica.