You are on page 1of 6

MARX Y LA PERSPECTIVA DEMOGRÁFICA

DAYRON ARLEY GIRALDO DUQUE

YERALDIN TABARES ARROYAVE

KARINA ALVAREZ ZAPATA

MARIANA MUÑOZ VELASQUEZ

YAQUELINE ISABEL PARRA ARISTIZABAL

DEMOGRAFÍA

UNIVERSIDAD DE ANTIOQUIA

FACULTAD DE CIENCIAS SOCIALES Y HUMANAS

DEPARTAMENTO DE SOCIOLOGÍA

MEDELLÍN

2018
La perspectiva demográfica de Karl Marx

Karl Marx, nació en el Reino de Prusia el 5 de mayo de 1818 - murió el 14 marzo de 1883 en
Londres. Fue un revolucionario, pensador, filósofo, economista, sociólogo, comunista
alemán, considerado como uno de los pensadores más influyentes de la historia, así como el
padre del socialismo científico, del comunismo moderno, del marxismo y del materialismo
histórico. Karl Marx es más conocido por su crítica a la economía política, también hizo
aportes a la perspectiva demográfica; aunque de una manera implícita.

Para abordar la perspectiva demográfica de Marx es necesario tener en cuenta que él no parte
de una ley general de la población, sino que se deben tener en cuenta múltiples variables de la
sociedad donde se realice el análisis, como la tecnología, el sistema económico, el sistema
político, la división social del trabajo, entre otras. Marx niega, a modo de ejemplo, que la ley
de la población sea la misma en todas las épocas y en todos los lugares. Asegura, por el
contrario, que “cada etapa de desarrollo tiene su propia ley de la población”1. Los análisis
sobre la población que hace Marx están enmarcados dentro de un contexto específico, donde
se pasa de ser una sociedad feudal a una sociedad moderna o capitalista, en términos
Marxistas.

A mediados del siglo XVIII y principios del siglo XIX, Europa sufrió grandes
trasformaciones a nivel político y económico, dos hitos históricos que marcaron estas
transformaciones fueron La Revolución Francesa (1789) y La Revolución Industrial (1820).
A consecuencia de la Revolución Industrial, en Gran Bretaña, se dio la situación migración
campo-ciudad. Según Sánchez (2012) “la revolución industrial consolidó el modo de
producción capitalista y dio lugar a una nueva división de clases sociales: la burguesía y el
proletariado. El objetivo de la clase dominante es la acumulación de capital y, para ello, se
sirve de una continua innovación tecnológica [...] y la explotación del proletariado. A medida
que avanzó el siglo se produjo una emigración masiva del campo a la ciudad, pues las
fábricas necesitaban ‘ejércitos obreros’ que se convirtieron en proletarios procedentes del
campo y se fue reemplazando la mano de obra humana por las máquinas”.

A Karl Marx le preocupaba la situación de los obreros (hombres, mujeres y niños) que
trabajaban en las fábricas, ya que tenían largas jornadas laborales, poco salario y vivían
sumidos en la pobreza. “Para Marx la pobreza y la miseria generalizadas no se debían a

1
Marx. (1989). Pág 80
ninguna ley natural externa, sino a una organización de la sociedad mal concebida. No hay,
según un principio de la dialéctica, leyes eternas ni generales”.2 Este enunciado entra en
oposición a los postulados Malthusianos, ya que Malthus creía que la pobreza era una
consecuencia natural del crecimiento demográfico, además planteaba que los pobres eran los
culpables de su situación.

Para Malthus “la población crece invariablemente cuando aumentan los medios de
subsistencia”(p. 129), para Marx lo que determina el comportamiento demográfico de la clase
obrera, es el desarrollo de las fuerzas productivas en el sistema de producción. Al momento
de comenzar la manufactura, era necesario que gran cantidad de obreros estuvieran “reunidos
bajo un mismo techo sometidos a una división interna del trabajo”3, es así como Marx señala
que: “El capital necesita grandes masas de obreros de edad temprana y masas menores de
edad viril”4. Estos dos teóricos se oponen sustancialmente, Malthus plantea que la población
crece a medida que crece la producción de alimentos o medios de subsistencia, Marx plantea
que la población crece en relación con los puestos de trabajo. En el marco de un modo de
producción capitalista es necesario entender entonces las dinámicas del “mercado”, que
afectan también a la población humana, como por ejemplo, la Ley de oferta y demanda, que
tiene implicaciones a la hora de definir los salarios de los obreros.

La propuesta Marxista aporta un nueva variable a tener en cuenta en la relación con la


población, y ésta es el empleo. La migración, según Sarrible, generó un desequilibrio por
exceso de personas a causa de la incorporación de las mujeres y de los migrantes al mercado
laboral, lo que causa que la población se active y que los puestos de trabajo sean
insuficientes. La competencia ejercida por los obreros desempleados, a su vez, genera una
disminución de los salarios (Ley de oferta y demanda). Este desequilibrio también se generó
por el reemplazo de la mano de obra humana por máquinas, ya que al usarse nueva
tecnología, se podían despedir obreros de las fábricas.

Anteriormente se mencionaba que para Marx “cada etapa de desarrollo tiene su propia ley de
la población” y uno de los conceptos claves para entender ésta, en el marco del capitalismo,
es el de “sobrepoblación relativa”5, ya que algunas variables hacen que ésta sobrepoblación
relativa aumente, variables como: el perfeccionamiento de la técnica de producción, el

2
Tonatiuh, Rafael, (1997) Pág 89
3
Fucaraccio, González, (1975). Pág 33
4
Marx, (1867) Pág 803
5
Tonatiuh, Rafael, (1997) Pág 90
aumento de la jornada laboral y el ingreso de mujeres y niños a las fábricas, es decir, la
sobrepoblación sería relativa en el sentido que la Burguesía no necesita a toda la población en
el proceso de producción y esta “sobrepoblación” nos los beneficiaría; sólo la necesitarían
para que compitiera con los obreros empleados pudiendo así, la Burguesía, mantener estables
-o bajar- los precios de los salarios -aunque esto tuviera implicaciones negativas para los
obreros, lo que sería para ellos pobreza, miseria y hambruna-, o aumentarles la jornada
laboral. Se entendería entonces, que en el marco de una sociedad capitalista no habría pleno
empleo, ya que sería necesario mantener la competencia entre los obreros.

Otra de las variables o consecuencias de la sobre-población, sería el aumento del costo de la


parcela (tierra). “[...] En la misma medida que aumenta la población, y con ella la división del
suelo, se encarece el instrumento de producción, la tierra, y disminuye su fertilidad y en la
misma medida decae la agricultura [...] ”6. Marx plantea que por la ley de oferta y demanda
aumentaría el precio de la tierra y que por la división del suelo, éste disminuiría su
productividad debido a la imposibilidad de los campesinos para acceder a “medios para
mejorar la tierra, tales como la instalación de canales de drenaje y de riego, etc.”7 , es así
que el aumento de la división del suelo implicaría disminución en la producción de alimentos,
generando dificultades para los obreros de acceder a los alimentos, dentro del marco de una
sociedad que se rige por la oferta y la demanda, ya que las personas con mayor poder
adquisitivo podrían adquirir los productos. Aunque este postulado pueda tener semejanzas
con los planteamientos de Malthus, es necesario hacer una diferenciación: Malthus dice que
se deben poner obstáculos al crecimiento de la población para evitar que los medios de
subsistencia sean insuficientes pero Marx plantea que esa problemática no se daría en una
sociedad más igualitaria.

En la actualidad el postulado sobre la disminución de la fertilidad de tierra no afecta


directamente a la población, ya que con el avance tecnológico se han creado nuevos métodos
para producir alimentos - métodos que serían cuestionables, pero no son objeto de este
estudio- pudiéndose suplir las cantidades necesaria de alimentos para la población mundial;
aunque esto no implica necesariamente que toda la población pueda acceder a dicha
alimentación en las cantidades adecuadas, según un artículo de la Oxfam Intermón donde se
cita al historiador y escritor Inglés, Tristam Sturart: “en sólo EE.UU anualmente se
desperdician 40 millones de toneladas de comida con las que se podrían alimentar mil

6
Marx (2015). Pág.132
7
Ibid
millones de personas”. Según la FAO, anualmente se desperdician 1300 millones de
toneladas de comida, mientras que 870 millones de personas “pasan hambre todos los días”,
se puede ver entonces que existen los medios suficientes para que la población mundial pueda
acceder a la alimentación básica; el problema radica en que actualmente hay una
“organización de la sociedad mal concebida”

A modo de conclusión

El análisis realizado en este trabajo es sólo un esbozo a la perspectiva demográfica de Marx,


ya que su obra es muy extensa y difícil de abordar en un corto tiempo. Se puede concluir que
los aportes que hizo este teórico, los hizo basado en una sociedad que se estaba enfrentando a
grandes transformaciones de diferente índole y que indiscutiblemente han tenido
repercusiones sobre la manera como funciona actualmente el mundo. La sociedades a nivel
mundial -a pesar de que han pasado más de ciento treinta años de la muerte de Marx - todavía
se enfrentan a problemas como el desempleo y el hambre; aunque se producen millones de
toneladas de alimentos que alcanzarian a cubrir las necesidades de toda la población. Cabría
preguntarse entonces, si algunos planteamientos de este teórico aún tienen vigencia o son
obsoletos, tales como que la pobreza sólo se da en sociedades mal concebidas; o la necesidad
de la burguesía -o en términos contemporáneos, El gran capital- de mantener un “ejército de
reserva” para disminuir los costos de producción, allí entrarían los salarios; o el reemplazo
de empleados por máquinas lo que generaría un aumento de la “sobrepoblación relativa”.

Cabe recordar que para analizar una sociedad desde la perspectiva marxiana, o marxista si se
quiere, es necesario tener en cuenta la sociedad específica que se analiza, ya que el método
utilizado por Marx no parte de generalidades y se debe tener en cuenta el contexto histórico.

Bibliografía

GONZÁLEZ, Fucaraccio. Latinoamericano de demografía, notas para una discusión acerca


de la ley de población en Marx. Santiago, Chile. Noviembre 1975. Editorial PISPAL
MARX, Karl. Introducción general a la crítica de la economía política/1857. Traducción José
Arico y Jorge Tula. Edición 15. Ciudad de México. 1989. Siglo XXI editores.

MARX, Karl. Las luchas de clases en Francia de 1848 a 1850. Traducción Grupo de
traductores de la Fundación Federico Engels. Edición 1. Madrid. Fundación Federico Engels.

MARX, Karl. El Capital (Libro primero) El proceso de producción del Capital, (1867).

MALTHUS, Robert. Primer ensayo sobre la población. 1798. Ed. Altaya.

SARRIBLE, Graciela. Teoría de la población.. Edición 2.. Barcelona.1998. Editorial


Universidad de Barcelona.

Tonatiuh, Malthus entre nosotros. Discursos Ambientales y la Política Demográfica en


México, 1970-1995. México. Junio 1997. Ediciones taller abierto..

CHARBI, Yves. Marx y la población: a propósito de la lectura althusseriana .2006.


Universidad Nacional de Córdoba.

Oxfam Intermón https://www.oxfamintermon.org/es/editorial/entrevista/se-desperdicia-mas-


comida-en-mundo-de-que-podrian-consumir-todas-personas-hambr Recuperado
06/agosto/2018.

Informe de la FAO. https://sostenibilidad.semana.com/impacto/articulo/cada-ano-


desperdician-1300-millones-toneladas-comida/29629 Recuperado de Semana
06/agosto/2018.

SÁNCHEZ, (2012), Contexto histórico y sociopolítico de Marx. Aula de filosofía.


.https://www.google.com.co/amp/s/auladefilosofia.net/2012/02/12/contexto-historico-y-
sociopolitico-de-marx/amp/ Recuperado:03/agosto/2018