You are on page 1of 3

La acción comunicativa tiene el propósito de generar espacios de encuentro, discusión,

deliberación, diálogo a partir de la racionalidad de los sujetos de acción, se establece la


necesidad del lenguaje como medio e instrumento de transformación. “En la acción
comunicativa el lenguaje desempeña aparte de su función de entendimiento, el papel
de coordinar las actividades teleológicas de los diversos sujetos de acción” (Habermas,
1992: 12). La racionalidad comunicativa plantea procesos de consensos y de validez a
través de la argumentación como resultado del diálogo participativo.

El consenso comunicacional se alcanza si se pone en práctica cuatro condiciones de


validez: que la interrelación de la comunicación sea comprensible y de entendimiento
entre lo sujetos (inteligibilidad), la creación de un diálogo abierto cimentado en la
veracidad en la acción y en el contenido del discurso, en la participación horizontal y
fundamentalmente sea fiable para entablar acuerdos, que la acción comunicacional
pretendida sea correcta y de acuerdo a un contexto normativo de aceptación en
consenso y que la intención sea la que el sujeto pretende expresar basado en la verdad;
estos elementos constituyen las condiciones para desarrollar procesos de comunicación
y de transformación.

En una comunidad de aprendizaje y formación, se pretende generar discursos


comunicacionales a partir del resultado de la interacción y la racionalidad social, la
racionalidad de la acción y del conocimiento argumentativo, la relación intersubjetiva
con la comunidad, la integración participativa en base a intereses comunes de
transformación, “la acción comunicativa […] sirve a la integración social y a la creación
de solidaridad; y bajo el aspecto de socialización, finalmente sirve a la formación de
identidades personales” (Habermas, 1992: 196). Por lo que se pretende desarrollar
relaciones socios educativos participativos en contextos de acción pedagógica, donde la
acción comunicativa constituya la base de interacción para desarrollar procesos de
aprendizaje, formación docente y transformación educativa.

Habermas identifica la sociedad mediante dos niveles: el sistema y el mundo de la vida,


remarca que la racionalidad en la comunicación se establece en el mundo de la vida,
constituida por la cultura, la sociedad y la personalidad, espacio de interacción de los
sujetos, a partir de ello podremos generar relaciones de acción social de convivencia,
“necesitamos una comunicación que construya la cultura de la convivencia […],
promoviendo las expresiones de los pueblos que rompen sus silencios, que se visibilizan
desde sus propias identidades”, (Contreras, 2016: 5). Se podrán establecer relaciones
de comunicación válidas y transformadoras en la medida que se construyan
interacciones entre los actores sociales que pongan de manifiesto la cultura, la sociedad
y la personalidad en el mundo de la vida, como vehículo para encarar y cuestionar la
colonización por el sistema.

Una situación objetiva, es el resultado de un estado social determinado y producto de


una situación subjetiva, por lo que una acción comunicacional confluye en el consenso,
entendimiento y el respeto a partir del reconocimiento e identificación socio histórico
cultural de cada uno de los actores de la comunidad, donde “la complementariedad
provoca encuentros entre diversos-distintos y la reciprocidad dinamiza la capacidad de
corresponder proporcionalmente las solidaridades” (Contreras, 2016: 4). La
comprensión, significación y transformación de la realidad son el resultado de la
interacción crítica entre los sujetos en el mundo de la vida, en la perspectiva de la
producción de conocimientos transformadores y la construcción discursiva para la
práctica transformadora en el fortalecimiento la formación inicial docente crítica a
partir de la lectura de la realidad y la comunicación intersubjetiva con la comunidad
social.

“las estructuras del mundo de la vida se reproducen por vía de la continuación del saber
válido, de la estabilización de la solidaridad de los grupos y de la formación de actores capaces
de responder de sus acciones”

“A estos procesos de reproducción cultural, integración social y socialización corresponden los


componentes estructurales del mundo de la vida que son la cultura, la sociedad y la
personalidad”