You are on page 1of 36

ANÁLISIS DEL VERDADERO PECADO DE ADÁN Y EVA

LIBRO DE GÉNESIS 2: 16-17

“Y mandó Jehová Dios al hombre, diciendo: De todo árbol del huerto


podrás comer; más del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás;
porque el día que de él comieres, ciertamente morirás”.

“En esta primera parte voy a presentar el análisis de lo que aparentemente,


todos hemos considerado, una verdad irrefutable”. (J.O.E).

La suposición, de que era una MANZANA, debe estar relacionada con el


simbolismo que ya tenía en otras culturas. La manzana como algo que
seduce y genera disputas entre los hombres se puede ver también en el
mito de la manzana dorada de la discordia que terminó, por dar origen a la
guerra de Troya. Ese mito es contemporáneo del mito de la manzana de
Adán y Eva. El cristianismo tomó tantas cosas de las religiones paganas, que
no puede sorprendernos que también, dedujeran que el fruto prohibido fue
una manzana.

Manzana, higo, uva o pera, eso es lo de menos, es obvio que se trata de un


símbolo. Era el fruto del árbol del conocimiento de la ciencia del bien y del
mal, por lo que tiene más sentido, verlo como una genuina representación
del conocimiento, que del sexo, como se ha tratado de insinuar a través de
los años, apelando a la ignorancia de los creyentes. Lo de que sea el sexo,
no tiene ningún fundamento. Aparte que DIOS no había prohibido el sexo,
por el contrario la orden tajante era, multiplicarse sobre la faz de la tierra.

Esta Interpretación, es más grave quizás que la del sexo, por cuanto nos
permitiría pensar, que ¿Si el Dios judeo-cristiano prohibía a los humanos la
búsqueda del conocimiento, que clase de Dios es?

1
¿Acaso uno menos noble que el Titán Prometeo, que se sacrificó a sí mismo
para dar el conocimiento a los hombres y permitirles el fuego, según la
mitología griega?

Estudios serios judíos, conforme a los textos originales hebreos, dicen que
hay 3 opciones en orden de importancia: Las uvas, los Higos y el Trigo.

Lo más probable –suponiendo- serían las uvas, y en menor medida el higo y


el trigo, pero manzana de NINGUNA manera.

En la Biblia encontramos la respuesta a esta cuestión:

Génesis 2:9 claramente dice: “Así Jehová Dios hizo crecer del suelo todo
árbol deseable a la vista de uno y bueno para alimento y también el árbol
de la vida en medio del jardín y el árbol del conocimiento de lo bueno y lo
malo”. Así es, que todos los árboles, incluso el árbol del conocimiento de lo
bueno y de lo malo, literalmente crecieron del suelo. Sin embargo, la Biblia
no especifica la clase de fruto que dio aquel árbol.
El fruto del árbol del conocimiento de lo bueno y lo malo, no era venenoso
sino que era saludable, “bueno para alimento”. ¿Material o Espiritual?
Por eso, lo único que era incorrecto, era comer de él, por la restricción que
Dios había puesto.
El árbol era el símbolo apropiado, del derecho de determinar o establecer
las normas, de lo que era bueno y malo, derecho que Dios se reservó para Sí
Mismo, al prevenirle a Adán que no fuera a comer de él.
Esta advertencia enfatizó, la dependencia necesaria, que el hombre debía
aceptar de su Gobernante Soberano y Creador.
Mediante la obediencia, Adán y Eva, podrían demostrar que respetaban el
derecho que Dios tenía, de permitirles conocer y por ende saber, lo que era
divinamente aprobado y lo que era divinamente condenado.
La desobediencia de ellos significaría una rebelión en contra de la soberanía
de Dios. El árbol del conocimiento del bien y del mal, también llamado
árbol de la ciencia del bien y del mal, es presentado como el instrumento de
la caída de Adán. A diferencia del árbol de la vida, que se presenta como
unidad, el árbol del conocimiento del bien y del mal presenta una dualidad.

2
El mayor conocimiento adquirido fue la capacidad de descubrir valores y
normas que dirigen la conducta del hombre: LA MORAL.
Los seres humanos comenzaron a juzgar si los hechos eran buenos o malos.
Como la desnudez natural en la que se hallaban y se dieron cuenta de las
consecuencias de sus actos y se sintieron avergonzados.

El acto de desobediencia abrió los ojos de la pareja a la experiencia del mal.


Ciro H. Gordon y Gary Rendsburg autores de “La Biblia y el Antiguo Oriente
Próximo”, han sugerido que la frase "‫"ע ָָרו בֹוט‬, traducida como bien y mal,
es un merismo, una figura retórica en la cual un par de opuestos son usados
juntos, para crear una idea de totalidad, como en la frase "Yo soy el Alfa y
la Omega", que significa que DIOS ES EL TODO. PRIMERO y ÚLTIMO.
Ellos conjeturan a partir de esto, que árbol del conocimiento del Bien y el
Mal, significa Árbol del Conocimiento Total. Este significado puede también
verse en traducciones alternativas como Árbol del conocimiento, tanto del
bien como del mal.

3
Serpientes, árboles y frutos son símbolos importantes en las religiones de
origen hebreo, como el Judaísmo, el Cristianismo y el Islam.
Estos símbolos también pueden encontrarse en las sagas nórdicas, con el
ejemplo del Yggdrasil, en el que el árbol, ofrece la fuente del conocimiento.
En oposición a la inmortalidad de la serpiente, se encuentran el águila y
el halcón. En la mitología china el dragón representa la inmortalidad.
El antropólogo escocés, James Frazer en su libro The Golden Bough (1890)
intenta dar, una perspectiva coherente y unificada, a un gran número de
símbolos religiosos, mientras que Ioan Petru Couliano, en su libro The Tree
of Gnosis (1991) provee un análisis del simbolismo religioso, además de las
múltiples interpretaciones concernientes al Árbol de la Vida (Sephiroth).
En el libro de Enoc, Enoc hace una descripción del paraíso, con numerosos
árboles, y menciona al "árbol del conocimiento del bien y el mal" con el
nombre del "árbol de la sabiduría".
El árbol estaba ubicado al lado del Paraíso de la Justicia, en un lugar con
árboles numerosos, grandes y diferentes unos de otros en donde se destaca
un árbol distinto de los demás, muy grande, bello y magnífico: EL ÁRBOL DE
LA SABIDURÍA. El árbol es tan alto como un abeto; sus hojas se parecen a
las del algarrobo y su fruto es como un racimo de uvas; muy bonito y con
una fragancia deliciosa, que penetra hasta muy lejos. Se menciona que los
que comen de su fruto, aprenden gran sabiduría.
En esta descripción, el Arcángel Remiel le recuerda a Enoc que: “Es el árbol
de la sabiduría, del cual comieron tu primer padre y tu primera madre y
aprendieron la sabiduría y sus ojos se abrieron y comprendieron que
estaban desnudos y fueron expulsados del jardín del Edén”.
Menciona detalladamente que en el paraíso, también se halla un árbol que
proporciona vida, siendo lo más posible, que sea la descripción del "árbol
de la Vida". Enoc lo detalla como un árbol rodeado por árboles aromáticos,
el cual supera a los demás, en altura a la manera de un trono.

4
Este árbol presenta un perfume que exhala una fragancia superior a otros y
sus hojas, flores y madera no se secan nunca, y produce un fruto hermoso,
que se parece a los dátiles de las palmas.
El Arcángel Miguel, está encargado de esos árboles y le menciona a Enoc:
“Esta montaña alta que has visto y cuya cima es como el trono de Dios, es
su trono, donde se sentará el Gran Santo, el Señor de Gloria, el Rey Eterno,
cuando descienda a visitar la tierra con bondad. No se permite que ningún
ser de carne toque este árbol aromático, hasta el gran juicio cuando Él se
vengará de todo y llevará todas las cosas a su consumación para siempre,
pero entonces será dado a los justos y a los humildes. Su fruto servirá como
alimento a los elegidos y será trasplantado al lugar santo, al templo del
Señor, el Rey Eterno. Entonces ellos se regocijarán y estarán alegres;
entrarán en el lugar santo y la fragancia penetrará sus huesos; y ellos
vivirán una larga vida, tal y como la que sus antepasados vivieron. En sus
días no los tocará ningún sufrimiento ni plaga ni tormento ni calamidad”.
(Enoc 25:2-6).

LA SIMIENTE DE LA SERPIENTE

“Entonces Jehová Dios dijo a la mujer: ¿Qué es lo que has hecho? Y dijo la
mujer: La serpiente me engañó, y comí”. (Génesis 3:13).

“En esta segunda parte, permítanme disentir de las anteriores teorías y


plasmar en estas líneas, otra posición totalmente diferente, pero que tiene
sustento bíblico e interpretación acorde a lo que está escrito, Pero solo a
manera de opinión y estudio personal”. (J.O.E).

Todos los textos, que se acrediten a partir de este momento en la siguiente


exposición, fueron tomados de la Biblia Reina Valera. Si tenemos que hacer
mención a otros, se especificará de qué traducción proviene.

De ahora en adelante, trataremos de responder de manera acertada, a las


incógnitas que este espinoso tema nos presenta.

5
Sabemos que existen diversas interpretaciones sobre los sucesos en el Edén
y todas concluyen, que al final del famoso episodio, todo se circunscribe a
la infracción de la regla de advertencia.

Esto necesariamente, desemboca en DESOBEDIENCIA.

¡Ojala hubiera sido, solo desobedecer una regla!

¡La desobediencia no ameritaba un castigo tan fuerte, temible y radical!

Pero la verdad de este asunto, viene por una revelación e interpretación


del mismo Jesucristo a través de TODA su palabra, por lo que se debe
tener muy en cuenta, que el Libro de Génesis está relatado en símbolos y
solamente en la misma biblia, encontramos el significado de cada uno de
ellos y no en la imaginación humana o en sus teorías.

Antes, debemos derribar los mitos y falsas creencias que se han generado
durante la época del oscurantismo religioso y que perduran hasta la fecha.

Una de las primeras cosas, que hay que sacar de la mente es la idea de que
el animal llamado aquí "la serpiente" era como un reptil ofidio es decir un
tipo de culebra o víbora. Esto no es verdad.

“Y Jehová Dios dijo a la serpiente: Por cuanto esto hiciste, maldita serás
entre todas las bestias y entre todos los animales del campo; sobre tu pecho
andarás, y polvo comerás todos los días de tu vida”. (Génesis 3:14).

Vamos a fijarnos en la maldición de Dios sobre este animal después de la


caída en el huerto de Edén: “sobre tu pecho andarás, y polvo comerás”.

Quizás no podemos definir cuál era su verdadera forma y naturaleza antes


de esta maldición, pero sí queda claro, que era un ANIMAL ERECTO, porque
de otra manera no hubiesen tenido objeto las palabras sancionatorias del
Señor. Esto nos permite deducir que CAMINABA JUNTO A EVA.

6
“Pero la serpiente era astuta, más que todos los animales del campo que
Jehová Dios había hecho; la cual dijo a la mujer: ¿Conque Dios os ha dicho:
No comáis de todo árbol del huerto?”. (Génesis 3:1).

También sabemos, que era más ASTUTA que todos los otros animales, de
modo que superaba aún, al hombre en esta condición: "Pero la serpiente
era astuta, más que todos los animales del campo…”. En esta expresión
está encerrada la capacidad que tenía este animal: Podía RAZONAR, mentir,
recordar, exponer, confrontar, explicar y seducir con su exposición.

“Y Jehová Dios hizo nacer de la tierra todo árbol delicioso a la vista, y bueno
para comer; también el árbol de vida en medio del huerto, y el árbol de la
ciencia del bien y del mal”. (Génesis 2:9).

Dios plantó TRES TIPOS DE ÁRBOLES en el Huerto del Edén:

*El primer tipo fue el Árbol Natural.

*El segundo tipo fue el Árbol de Vida.

*El tercer tipo fue el Árbol de la ciencia del bien y del mal.

Pero ¿Qué es el Árbol de Vida? En primer lugar tenemos que saber qué es lo
que significa el árbol. En el Libro de Números 24: 5-6, cuando Balaám
describía a Israel, dijo:

“!Cuán hermosas son tus tiendas, oh Jacob, Tus habitaciones, oh Israel!


Como arroyos están extendidas, Como huertos junto al río, Como áloes
plantados por Jehová, Como cedros junto a las aguas”.

Eran “como áloes plantados por Jehová”. Árboles, a través de las Escrituras,
por lo tanto, se refiere a personas, como lo dice claramente en el Salmo 1:
“Será como árbol plantado junto a corrientes de aguas…”.

Bajo esta misma concepción, ÁRBOL DE LA VIDA tiene que ser la Persona de
la vida, que es JESÚS, el Verbo, la Palabra, ya que ÉL mismo dijo:

7
“Yo soy el pan de vida.” (Juan 6: 35).

“Yo soy el camino, y la verdad y la vida”. (Juan 14: 6).

“…y él te daría agua viva”. (Juan 4: 10).

EL ÁRBOL DE LA VIDA, se menciona en Génesis en tres oportunidades y tres


veces en Apocalipsis. Es el mismo árbol y simboliza la misma cosa en cada
una de las seis Escrituras:

“El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. Al que venciere,
le daré a comer del árbol de la vida, el cual está en medio del paraíso de
Dios”. (Apocalipsis 2: 7).

Si el Árbol de la Vida es una persona, entonces el Árbol de Ciencia del Bien y


del Mal, NO PUEDE SER UN VEGETAL, por lo tanto, es también otra persona:
“LA SERPIENTE ANTIGUA”.

¡El Árbol Justo y el Árbol Maligno estaban allí! Juntos en medio del Huerto
del Edén. Esto nos refleja claramente, que el “árbol de la ciencia del bien y
del mal”, es SATANÁS.

“En Edén, en el huerto de Dios estuviste; de toda piedra preciosa era tu


vestidura; de cornerina, topacio, jaspe, crisólito, berilo y ónice; de zafiro,
carbunclo, esmeralda y oro; los primores de tus tamboriles y flautas
estuvieron preparados para ti en el día de tu creación”. (Ezequiel 28: 13).

Dios le dio la orden al hombre, de no comer del TERCER ÁRBOL, porque de


hacerlo, estaba condenado a morir irremediablemente. Mientras el hombre
GUARDÓ completamente la Palabra de Dios, todo se mantuvo en perfecta
armonía y tuvo comunicación constante con su Creador.

“Más del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás; porque el día
que de él comieres, ciertamente morirás”. (Génesis 2: 17).

8
Adán y Eva, eran los consentidos de Dios, pero todo se interrumpió cuando
comenzaron a interpretar y razonar humanamente, sobre las PALABRAS de
Dios, cuando les expresó la ÚNICA ADVERTENCIA, NO PROHIBICIÓN.

“Todas las facultades que posee el hombre, se rebelan contra esta orden
negativa que el hombre nunca hubiera podido imaginar. Es más, incluso
después de que esta orden le hubiese sido impartida, el hombre no pudo
encontrarle más justificación que la voluntad absoluta de Dios. Se trata
pues por excelencia de una ley desprovista de fundamento racional para
el hombre”. (La Voz de la Torá. Comentario del Rabino Munk).

El astuto “serpiente” comenzó a razonar sobre lo que, según él, sabía lo que
Dios realmente dijo. Introdujo su razonamiento y comenzó a sembrar en la
mujer DUDA, CUESTIONANDO al Señor Dios. Para que esto pudiera suceder,
necesariamente transcurrió mucho tiempo, pues una persona que teme a
Dios y conversa, planifica, pregunta, agradece, ríe y CONOCE a su creador
personalmente, no va a fallarle de la noche a la mañana.

La constante amistad con “esa criatura”, que no le inspiraba temor alguno,


produjo en ella, la confianza suficiente, para compartirle sus más íntimas
reflexiones, buscando, quizás, una tercera opinión.

“… la cual dijo a la mujer: ¿Conque Dios os ha dicho: No comáis de todo


árbol del huerto?”. (Génesis 3: 1).

Era como decirle: ¿Tú crees eso que Dios te ha dicho?

Era un argumento sumamente astuto con el cual hacía a Dios mentiroso.

Su propósito era, que Ella dudara la Palabra recibida de Dios y creyera el


razonamiento que él estaba exponiendo. Ahora debemos notar, que a Eva
no le extrañó la conversación de la serpiente, lo recibió como algo normal,
dejándonos entender que sabía que ese “árbol” hablaba como un hombre.

9
Por lo tanto, ella le respondió a su pregunta, con lo que sabía, respecto a lo
que Dios les había dicho.

“Y la mujer respondió a la serpiente: Del fruto de los árboles del huerto


podemos comer; pero del fruto del árbol que está en medio del huerto dijo
Dios: No comeréis de él, ni le tocaréis, para que no muráis”. (Génesis 3: 2-3).

Eva agrega una nueva versión: No tocareis, lo que le permitió a la serpiente


entrar en la dimensión de la mentira y la exageración de la mujer. Al decir
que no “podían tocarla”, estaba manifestándole que a ÉL no podían tocarlo,
porque SABÍA QUE ERA PELIGROSO, por las consecuencias que recibirían.

La inteligencia y sagacidad de este ser, era enorme y por eso tendemos a


pasar por alto, la astucia y las capacidades que tiene, tan parecidas a las del
ser humano, porque pensamos que el diablo no puede tocarnos ni hacer
daño. Recordemos que Satanás, no puede crear nada; él simplemente usa y
pervierte lo que ya existe y usa en su beneficio nuestras debilidades.

“Entonces la serpiente dijo a la mujer: No moriréis; Sino que sabe Dios que
el día que comáis de él, serán abiertos vuestros ojos, y seréis como Dios,
sabiendo el bien y el mal”. (Génesis 3: 4-5).

La telaraña ya estaba creada y la saeta diabólica entró a Eva, y la serpiente


se atrevió a hacer una afirmación contraria a lo que Dios había dicho.

Esto era una mentira. Este “árbol” tenía capacidad para mentir y tergiversar
la verdad y no solamente mintió, sino que, con este argumento puso a Dios
por mentiroso.

EI propósito de la serpiente era que Eva tuviera acceso y comiera de aquello


que le estaba prohibido, por lo cual sedujo a la mujer y la cautivó con su
hermosura y belleza. Tanto tiempo pasado a su lado, la impulsó a caer y no
vislumbrar lo que vendría posteriormente.

Pero, ¿Qué fue lo que realmente sucedió?

10
¿Existe algo extremadamente oculto en todo este suceso?

“Y vio la mujer que el árbol era bueno para comer, y que era agradable a
los ojos, y árbol codiciable para alcanzar la sabiduría; y tomó de su fruto, y
comió….”. (Génesis 3: 6).

Al decir la escritura “que era algo agradable a los ojos”, nos indica que este
acto era algo de APRECIAR y no algo de DEGUSTAR, por lo que tenemos que
conocer que significa comer de acuerdo a la Palabra de Dios:

*“Como el manzano entre los árboles silvestres, Así es mi amado entre los
jóvenes; Bajo la sombra del deseado me senté, Y su fruto fue dulce a mi
paladar”. (Cantares 2: 3).

*“Venga mi amado a su huerto, Y coma de su dulce fruta”. (Cantares 4: 16).

*“El proceder de la mujer adúltera es así: Come y limpia su boca y dice: No


he hecho maldad”. (Proverbios 30: 20).

La biblia, interpreta la referencia correcta, cuando la mujer habla de comer,


porque sabemos que el árbol de la ciencia del bien y del mal no era uno
natural o vegetal. Entonces en este contexto comer es, necesariamente EL
ACTO SEXUAL.

Por lo que, de acuerdo a Génesis 3: 6, que dice que el Árbol (la serpiente)
“era agradable a sus ojos y comió”, nos está confirmando plenamente, que
ella tuvo relaciones sexuales con la serpiente.

¡No se asuste querido lector: Continúe y conozca la opinión de Jesucristo!

Luego La Escritura nos continúa diciendo: “... y dio también a su marido, el


cual comió así como ella”. (Génesis 3:6).

Así es: Después de tener relaciones sexuales con el serpiente amigo, tuvo
relaciones sexuales con Adán. Aquí hay que hacer un alto, para expresar
mejor esta afirmación. No estamos diciendo que esta hermosa pareja no
había tenido relaciones sexuales.

11
Por el contrario, la actividad sexual era constante y común entre ellos. La
orden del Señor había sido clara y contundente y por ende, disfrutaban de
ese maravilloso regalo y compartían plenamente su unión marital.

¡Y ella sabía que una doncella sólo se entregaba a su esposo!

Porque en caso, de que jamás hubiesen tenido relaciones íntimas –como lo


aducen algunos tratadistas-, esa primera experiencia con la serpiente ha
debido ser traumática y vergonzosa, por el desconocimiento del evento. Y
como ella proviene del tercer cielo, igual que Adán, tiene conocimiento de
las normas de conducta y moral que están establecidas por Dios. Recuerde
usted, que la Escritura dice que de la costilla de Adán fue creada, o sea que
recibió todo el caudal de sabiduría heredado de su marido. Estamos seguros
que ya habían experimentado emocional y corporalmente las agradables
sensaciones de una relación sexual.

Por eso la serpiente logró seducirla y convencerla para que accediera a una
dimensión sexual desconocida, porque seguramente le había insinuado que
sería totalmente diferente a la de su marido.

Minar hasta hacerla caer, ha debido ser un trabajo arduo, persistente y


consistente. De mucho tiempo. ¡Para convencerla pasaron muchos lustros!

Ahora bien, una vez concluida la experiencia con aquel “ser”, Eva reacciona
a la voluntad de Adán y como solía hacerlo, tiene relaciones sexuales con él,
atendiendo a la conducta común y permanente entre ellos como pareja.

Es parte de la penitencia y de sentirse culpable con su amado, querer borrar


las caricias y posesión de otro, con su entrega sexual a Adán.

En ese momento es conocedora de que algo se ha roto dentro de ella.

“Entonces fueron abiertos los ojos de ambos, y conocieron que estaban


desnudos; entonces cosieron hojas de higuera y se hicieron delantales”.
(Génesis 3: 7).

12
El hecho de abrir los ojos significa que perdieron su inocencia, además fue
hasta inmediatamente después de que comieron el “Fruto prohibido”, (no
dice fruta) que supieron que estaban desnudos.

Ahora ¿En qué acto del ser humano, este se siente desnudo?

Esto no hace más que confirmar la relación sexual, primero con la serpiente
y luego con su esposo. Adán debe haber experimentado una novedosa y
libidinosa Eva, que le mostraba nuevas y diferentes maneras de compartir
su apetito sexual. Obviamente estaba agradado y complacido.

“Sin salirme del tema, quiero mostrarle a mis lectores, un pasaje posterior
que nos va a revelar perfectamente, que EVA y ADÁN ya tenían hijos y por
ende, ella ya había experimentado la maternidad”. (J.O.E.).

“A la mujer le dijo: Multiplicaré en gran manera los dolores en


tus preñeces con dolor darás a luz los hijos; y tu deseo será para
tu marido y él se enseñoreara de ti”. (Génesis 3: 16).

La sanción expresada de labios de Dios para la mujer, tiene el carácter de


un VERDADERO CASTIGO. Si Eva, JAMÁS HUBIERE EXPERIMENTADO UN
EMBARAZO, vana sería la sanción Divina, pues ella, al desconocer el dolor
de un parto, no HUBIERA entendido la magnitud de, “Multiplicarlos en el
nacimiento de un hijo”.

Probablemente se hubiere preguntado, si Dios estaría loco o que sería eso


de aumentar los dolores. Además le agrega, que “sus ganas, su interés, su
deseo, su concupiscencia sólo se manifestarían con UN SOLO marido (?)”, so
pena de ser considerada ramera y morir apedreada.

Además le agrega otra sanción: Tu deseo será únicamente para tu marido.


Claramente significa que ella experimentó, un apetito sexual desbordado
por otro y la está conminando a NO volverlo a hacer.

13
Como la sanción a la serpiente, que “se arrastraría sobre la tierra”, pues
sino caminaba erguida, este castigo no tendría razón.

Ahora bien, si sabemos que la serpiente era satanás, el castigo recibido del
Señor, implica que la sentencia de “sobre tu pecho andarás y polvo comerás
todos los días de tu vida”, tiene repercusiones terribles que las explicare en
otro tema más adelante. (La está sancionando a deambular por la tierra).

“Moisés no puede plasmar en este primer episodio de desobediencia, la


realidad de lo sucedido en Edén, pues ello constituiría la excusa perfecta
para las generaciones venideras, en todos los actos pecaminosos que se
cometieran: ¡La serpiente antigua me engañó! ¡Satanás me convenció! Por
eso utiliza imágenes y simbolismos y nos habla de un animal, creando
temor hacia este tipo de criaturas como realmente sucedió. NO olvidemos
que el Señor ordenó a Moisés que hiciera una serpiente en el desierto para
que, todo el que la mirase fuere sano de las mordidas: “Y Moisés hizo una
serpiente de bronce y la puso sobre un asta, y cuando alguna serpiente
mordía a alguno, miraba a la serpiente de bronce y vivía”. (Nm. 21: 9). Esta
figura de serpiente fue usada como elemento benéfico para el pueblo, pero
con una connotación mucho más profunda: Nunca levantaban la mirada
hacia Dios, ahora lo harían hacia el símbolo del enemigo”. (Robert Altman).

De las cuatro sanciones, claras, rotundas y conforme la inteligencia de Dios,


a la serpiente y a la tierra las maldice, pero a la mujer y al hombre NO.

Pero el hecho es muchísimo más profundo y complejo que esto, ya que a


través de este suceso con la serpiente, fue que Eva engendró en su vientre a
Caín e inmediatamente concibió a Abel, por la relación sexual con Adán.

Veamos si esto es verdad, de acuerdo a Las Escrituras: “Entonces Jehová


Dios dijo a la mujer: ¿Qué es lo que has hecho? Y dijo la mujer: La serpiente
me engañó, y comí”. (Génesis 3: 13).

Ella aseguró que la serpiente la sedujo, que confió en ella, que le mintió,
que creyó en su amistad. La excusa perfecta para su debilidad como mujer.

14
Miremos que dice la Biblia en Éxodo 22: 16: “Si alguno engañare a una
doncella que no fuere desposada, y durmiere con ella, deberá dotarla y
tomarla por mujer”.

“Porque os celo con el celo de Dios; pues os he desposado con un solo


esposo, para presentaros como una virgen pura a Cristo. Pero temo que
como la serpiente con su astucia engañó a Eva, vuestros sentidos sean de
alguna manera extraviados de la sincera fidelidad a Cristo”. (2 Co. 11: 2).

Pablo relaciona a Eva con la Iglesia, como una virgen pura. Quien estando
unida a su legítimo marido (Adán) fue engañada por la serpiente, e incurrió
en transgresión, es decir comió de su fruto, teniendo relaciones sexuales
fuera del hogar.

“Porque no permito a la mujer enseñar, ni ejercer dominio sobre el hombre,


sino estar en silencio. Porque Adán fue formado primero, después Eva; y
Adán no fue engañado, sino que la mujer, siendo engañada, incurrió en
transgresión”. (1ª. Timoteo 2: 12-14).

Es por ello, que CAÍN FUE ENGENDRADO, por la simiente que depositó la
serpiente en Eva y NO ES HIJO de Adán, eso es una completa verdad. Horas
después Adán dejó su simiente en Eva para engendrar a ABEL en la segunda
relación sexual que ahora sí, era con el hombre que Dios dispuso.

“Son casos raros y poco conocidos al menos públicamente, pero es posible


que dos gemelos tengan cada uno un padre distinto, aunque hayan sido
engendrados a la vez por la misma madre. Es el caso de unos gemelos
vietnamitas a quienes, al verlos diferentes, la familia los sometió a una
prueba de ADN para comprobar su identidad. Según los resultados, se
probaba a un 99% que uno de los gemelos no era hijo del marido de aquella
mujer. Este fenómeno que da lugar a gemelos de diferentes padres, se
conoce como fecundación múltiple heteroparental o superfecundación.

15
Sucede cuando los óvulos de la mujer son fertilizados por más de un hombre
dentro de un corto período de tiempo. ¿Pero cómo es posible? ¿Ha quedado
embarazada de un hombre estando previamente embarazada de otro? Así
es, se llama superfetación. No es habitual pero puede ocurrir que la mujer
libere más de un óvulo en un solo período de la ovulación. Lo habitual es
que cuando se produce la concepción, el sistema reproductor de la mujer
deja de producir óvulos. Sólo rara vez el período menstrual puede repetirse
y se libera un nuevo óvulo mientras que ya existe un embrión. Más raro
todavía es que este óvulo sea también fecundado: entonces se produce la
superfetación, que es cuando se juntan dos embriones de distintas edades
gestacionales. Ahora bien, ha sucedido muchas veces en diferentes partes
del mundo”. (Tribuna Médica pág. 37).

“Y Jehová Dios dijo a la serpiente: Por cuanto esto hiciste, maldita serás
entre todas las bestias y entre todos los animales del campo; sobre tu pecho
andarás, y polvo comerás todos los días de tu vida. Y pondré enemistad
entre ti y la mujer, y entre tu simiente y la simiente suya; ésta te herirá en la
cabeza, y tú le herirás en el calcañar”. (Génesis 3: 14-15).

Dios está dirigiéndose a la serpiente, le está hablando solamente a este ser,


claramente podemos deducir, que cuando dice “entre tú simiente”, Dios se
refiere allí a la simiente que la serpiente depositó en la mujer.

“Conoció Adán a su mujer Eva, la cual concibió y dio a luz a Caín, y dijo: Por
voluntad de Jehová he adquirido varón, Después dio a luz a su hermano
Abel.…”. (Génesis 4: 1-2).

“¿Por voluntad de Jehová he adquirido varón? Cualquiera se preguntaría si


en verdad fue “gracias a la voluntad de Dios”. Pero la realidad es diferente.
Como ya habían sido expulsados del paraíso, sus otros hijos, LOS HIJOS DE
DIOS GENUINOS, LOS ETERNOS y PRIMEROS, quedaron dentro de Edén y
ahora agradece que su primer hijo, por fuera DEL TERRITORIO PROTEGIDO y
ETERNO haya nacido varón. Un primogénito con todos los derechos divinos
y terrenales.

16
Estaba convencida que la llegada del varón mostraba la restauración de la
armonía con Dios, conforme la costumbre de BENDECIR AL PRIMOGENITO,
en la seguridad que El Señor, necesariamente DEBÍA bendecir y aceptar al
nacido primero. Era el símbolo del perdón. (No fue así. Dios amó a Abel).

El arrepentimiento de Eva por su debilidad sexual, no conmovió al Señor y


de forma aleatoria, “le permitió que su hijo naciera”, como una respuesta
tacita y real, del rechazo de Dios a su pecado y para que experimentara en
su propio dolor las consecuencias futuras de esa relación contra natura.

Ella vería con sus propios ojos el ataque alevoso y criminal del HIJO DEL
MALO, en contra del hijo bueno de Adán. Era una lección imborrable de que
todo lo que proviene del pecado, no tiene buen final.

Había deseado un hijo varón, para la restauración de la relación con Dios,


pero ahora estaba condenada a perder sus “dos primeros hijos terrenales”.
Cuando Dios se apiadó de ella posteriormente, le permitió que naciera SET
y luego de él, más varones y mujeres.

17
“Y vivió Adán ciento treinta años, y engendró un hijo a su semejanza,
conforme a su imagen, y llamó su nombre Set. Y fueron los días de Adán
después que engendró a Set, ochocientos años, y engendró hijos e hijas. Y
fueron todos los días que vivió Adán novecientos treinta años; y murió”.
(Génesis 5: 3-5).

Aparentemente, la Biblia nos está indicando que de Adán, Eva concibió a su


hijo Caín, pero realmente no fue así. Puede ser que Adán desconociera la
relación previa que tuvo su mujer con la serpiente o en caso de saberlo, no
creyó que Eva estuviera en embarazo producto de esa relación, sino de él.
Estaba habituado a verla encinta, pues para la época, constantemente
tenían hijos, ya que no existía impedimento para procrear en cumplimiento
de las ordenes celestiales.

Esto lo explicaré posteriormente en otro de mis temas.

El acto de CONOCER, significa una relación sexual, de la cual, nació primero


Caín y luego con minutos de diferencia Abel, lo que nos indica, que eran
mellizos o gemelos.

¡Dios nunca reconoció a Caín como hijo de Adán. Era del maligno!

“No como Caín, que era del maligno y mató a su hermano. ¿Y por qué
causa le mató? Porque sus obras eran malas, y las de su hermano justas”.
(1 Juan 3: 12).

En ninguna parte del libro de Génesis, ni siquiera cuando se habla de los


descendientes de Adán, se menciona a Caín, ni tampoco aparece rotulado
Abel, porque fue asesinado antes de tener descendencia y a pesar de tener
condiciones especiales, fue procreado en momentos cruciales para Dios.

Pero Caín si tuvo descendencia de hijos e hijas, pero esta línea genealógica
en ninguna parte de Las Sagradas Escrituras aparece como perteneciente a
la descendencia de Adán.

18
Se les reconoce únicamente, como los hijos del maligno cuyo padre es el
diablo, que es la serpiente antigua. Estuvieron en la tierra, hasta la séptima
generación, cuando uno de ellos, descendiente directo, MATÓ A CAÍN.

Nunca más las Sagradas Escrituras se refirieron a ellos. Pero de su


presencia, posteriormente en la tierra, si hay evidencias bíblicas.

“!Serpientes, generación de víboras! ¿Cómo escaparéis de la condenación


del infierno?”. (Mateo 23: 33).

“…[Sois de vuestro padre el diablo] Respondieron y le dijeron: Nuestro


padre es Abraham. Jesús les dijo: Si fueseis hijos de Abraham, las obras de
Abraham haríais”. (Juan 8:39).

“Vosotros sois de vuestro padre el diablo, y los deseos de vuestro padre


queréis hacer. Él ha sido homicida desde el principio, y no ha permanecido
en la verdad, porque no hay verdad en él. Cuando habla mentira, de suyo
habla; porque es mentiroso, y padre de mentira”. (Juan (8:44).

“Y fue lanzado fuera el gran dragón, la serpiente antigua, que se llama


diablo y Satanás, el cual engaña al mundo entero; fue arrojado a la tierra, y
sus ángeles fueron arrojados con él”. (Apocalipsis 12:9).

El Señor sabía que a causa de la inmoralidad sexual entre Eva y la serpiente


antigua, surgiría una simiente maligna que iba pervertir la humanidad, por
lo tanto, Dios utilizó el agua para tratar de eliminarla, durante el diluvio.

En Génesis 3:17 dice: “maldita será la tierra por tu causa”, maldición que
nace después de la relación sexual, que genera el nacimiento de Caín.
Detrás de este acontecimiento existe veladamente, un suceso que no
podemos vislumbrar a simple vista. La tierra ha quedado “maldita” debido
al acto inmoral de Adán, Eva y la serpiente. La actividad sexual en el Huerto
nos conduce a la respuesta lógica del juicio implacable, no por comerse una
manzana, sino por la más aberrante de las situaciones edénicas, en la que la
serpiente antigua lograría descendencia en su idilio con Eva:

19
¡El fruto de esta fornicación fue Caín!

Es el primogénito de una fecundación heteropaternal en la que compartía


CONJUNTAMENTE con Abel, el vientre de Eva, pero A DIFERENCIA de Caín,
su padre, SÍ ERA ADÁN.

“Satanás es malo, es el ser más despreciable del universo, sé que esto es


difícil de asimilar para muchos, ya que están condicionados al molde
teológico en el que fueron criados, pero ahora explicaré paso a paso y
detenidamente la descabellada situación que sucedió en el huerto, no
intento probar nada, usted puede creer lo que quiera con respecto a la
actividad en el huerto del Edén, pero en matemáticas me enseñaron que si
un problema de álgebra lo comienzas mal, obtendrás un desastre al final”.

Analicemos Génesis 3: 6-7:

“Y vio la mujer que el árbol era bueno para comer, y que era deseable a los
ojos, y árbol de codicia para entender; y tomó de su fruto, y comió; y dio
también a su marido, y comió con ella. Entonces fueron abiertos los ojos de
ambos, y conocieron que estaban desnudos; y cosieron hojas de higuera y
se hicieron delantales”.

Si creemos en la teoría, “manzana”, qué sentido tendría cubrirse las partes


íntimas, más bien deberían haberse cubierto el estómago o la boca.

Ahora reflexionemos sobre el primer juicio de la historia: Nuestro Dios es


ante todo justo, equilibrado y sabio, ¿verdad?, entonces midamos un poco,
el calibre de la condena con el acto en la versión “manzana” y con el acto en
la versión “inmoralidad sexual”.

Génesis 3:15: “y enemistad pondré entre ti y la mujer, y entre tu simiente y


su simiente; ella te herirá la cabeza, y tú le herirás el calcañar.”

Vamos a considerar, que el patrón utilizado para este juicio fue el mismo
que se escribió en el Pentateuco, es decir “el ojo por ojo”, apliquemos a
esto una lógica judicial en consecuencia con el delito.

20
Muchos escritos judíos afirman que satanás deseaba a Eva, la codiciaba.
Cuándo Dios sentencia “enemistad” es porque hubo una relación amistosa
anteriormente. Decir que satanás y Eva tuvieron un “apego especial” no es
descabellado, si tenemos en cuenta el desarrollo inmoral que contaminó la
tierra en las siguientes generaciones, y produjo el diluvio.

La versión “manzana” en consonancia con la sentencia “pondré enemistad”,


nada tiene que ver con la equidad y equilibrio que presumimos debe tener
una sanción Divina, por ejemplo es lógica la enemistad que existe entre el
anticristo y Cristo. Polos totalmente opuestos y en permanente oposición.
Pero una enemistad producto de una desobediencia, no puede heredar un
rompimiento total entre dos simientes.

Vamos a centrarnos en la “simiente”, apartándonos del sentido espiritual y


fijémonos más en el contexto del capítulo. Si lo miramos con la versión tan
arraigada de “manzana”, ¿qué sentido tendría esto de la “simiente”?.

Si creemos que el pecado fue la desobediencia por tomarse como aperitivo


una manzana, ¿Qué pasa aquí con la simiente? Olvidémonos un momento
del salto teológico futurista y centrémonos en el contexto, que nos está
sugiriendo algo más. Estamos hablando de descendencia genética. No hace
falta que describa el significado literal de simiente, todos lo sabemos.

Con esta perspectiva la versión “inmoralidad sexual” cobra sentido.

La actividad en el jardín del Edén fue procreativa, satanás se atribuyó una


descendencia, engendrando en la mujer su simiente, entonces el juicio y la
ira de Dios adquiere más sentido. Es repugnante, lo sé, pero ahí están las
escrituras, no estoy inventándome nada, satanás es malo y repugnante.

El resumen lógico es, que Eva estaba embarazada de la serpiente y también


de Adán. Concibió dos hijos. Primero Caín y luego Abel, y desde el vientre
había enemistad entre los dos. La simiente de la serpiente fue “Caín” y la
simiente de Adán “Abel”. “Hermanos heteroparentales”.

21
Lo siguiente fue la muerte de Abel a manos de Caín. En varios libros de
tendencia satanista encontré que para ellos la muerte de Abel fue el primer
sacrificio humano de la historia para rendir culto a su “padre satanás”. En
otro, considerado “la Biblia de los vampiros”, se dice que Caín después de
matar a Abel se bebió parte de su sangre, pero esto ya son teorías.

Juan 8: 44: “Sois de vuestro padre el diablo y queréis hacer los deseos de
vuestro padre. Él fue un homicida desde el principio, y no se ha mantenido
en la verdad porque no hay verdad en él. Cuando habla mentira, habla de
su propia naturaleza, porque es mentiroso y el padre de la mentira.”

Este versículo sería suficiente para demostrar la actividad sexual del huerto
del Edén, pero la tendencia de espiritualizar algunos versículos nos conduce
al error. En Juan 8:44 tenemos dos opciones: Lo interpretamos de forma
figurada o de forma literal. Yo elijo la forma literal, veamos:

“Sois de vuestro PADRE el diablo”.

Hijos genéticamente descendientes del linaje de la serpiente.

“Él fue un homicida desde el PRINCIPIO”.

¿Cuál fue el primer homicidio? ¿Le atribuimos esto a Adán, (Padre de Abel)
o se lo atribuimos al diablo, (Padre de Caín)? Lo cometió CAÍN, su hijo, por
eso las Escrituras lo sindican abiertamente: Su hijo Caín fue el asesino de su
hermano. Heredero sanguíneo de la maldad de su padre, satanás.

“Cuando habla mentira, habla de su propia NATURALEZA”.

Mintió para seducir a Eva, y consiguió engendrar su simiente de mentira y


maldad con la anuencia de la mujer.

No puedo probar que la versión “inmoralidad sexual” del huerto del Edén
es la correcta, pero tampoco pueden demostrarme lo contrario. Cuándo
usted interpreta la versión “manzana” en Génesis, asume que lo correcto es
verlo en su forma literal: árbol-manzana-aperitivo.

22
Pero cuándo interpreta el versículo Juan 8:44 no utiliza el mismo sentido,
sino que lo hace de forma metafórica. Ahora haga el intento de hacerlo al
revés, interprete Juan 8: 44 de forma literal y la actividad del huerto de
forma metafórica. Revise por favor, los resultados frente a su inteligencia.

El Señor ahora enjuicia a la mujer, un juicio implacable y doloroso, ¿por


comer una manzana? (?) O ¿por inmoralidad sexual?

Génesis 3:16: “A la mujer dijo: En gran manera multiplicaré tu dolor en el


parto, con dolor darás a luz los hijos; y con todo, tu deseo será para tu
marido, y él tendrá dominio sobre ti”.

Analicemos rápidamente la versión “manzana”: ¿Acaso tiene algo que ver


la manzana con “parto”, “deseo”, “marido”, “dolor”? NO. No se ve reflejada
la justicia de Dios y su sabiduría en los juicios.

En el caso de la manzana, una sanción equivalente a su desobediencia por


comerla podría ser ésta: “A la mujer dijo: En gran manera multiplicaré las
manzanas en el huerto y NO LAS PODRÁS COMER y el deseo de comerlas te
hará sufrir y sólo tu marido te dirá cuándo”. Sanción acorde a la infracción.

Cuándo Dios juzga a Eva, lo hace en concordancia con algo que sucedió en
el huerto: “multiplicaré tu dolor en el parto”. Esto se puede interpretar que
en el huerto hubo al menos un parto, he aquí el motivo por el cuál Dios se
centra en condenar este aspecto. Nada tiene que ver con manzanas.

Sigamos con el análisis de la condena: “tu deseo será para tu marido”. Es


decir que el delito estaba, en haber deseado carnalmente, alguien diferente
a su marido, y es innegable que esa pasión se impuso sobre su sentido de
lealtad y respeto. Nada tiene que ver con manzanas.

Continuemos: “él tendrá dominio sobre ti”. Clara evidencia de una situación
relacionada con la autoridad y el “dominio y control”, que ejerció Eva sobre
su marido al persuadirlo para que también participara del evento. Dios es
justo y sus juicios son justos. Nada tiene que ver con manzanas.

23
Ahora veamos la perspectiva y el razonamiento sobre el juicio hacia el
hombre.

Génesis 3:20: “Y llamó Adán el nombre de su esposa, Eva; por cuanto ella
era madre de todos los vivientes”.

Eva es reconocida por Adán como “madre de todos los vivientes”. Existe la
probabilidad, de que Adán se resintiera por la infidelidad de su mujer y de
ahí el calificativo excluyente, sembrando duda sobre sus otros hijos dentro
del Huerto: Son hijos de ella, por cuanto provienen de su vientre. ¿Pero de
él? ¿Acaso en otras oportunidades se acostó con ese otro ser? ¿Cómo tener
seguridad de su paternidad anterior? Cuestionamientos naturales en aquél
que descubrió un engaño de su esposa.

Tenga en cuenta que aquí aún, no habían sido expulsados del huerto del
Edén y también, que esto sucede antes de que Adán “conozca” a Eva según
el capítulo 4 del Génesis, fuera de Edén. Considere la posibilidad de que en
el huerto haya habido más de un parto, según se la califica “madre de todos
los vivientes” dentro de aquel lugar llamado también Paraíso Terrenal.

La actividad sexual dentro del huerto es más que evidente. La intención de


satanás siempre ha sido ser como Dios; es un completo imitador del Señor;
el anhela recibir la adoración de toda la creación y para esto puso manos a
la obra desde el principio. Intentó secuestrar el linaje de Adán: La creación
perfecta de Dios, a imagen y semejanza suya, que experimentó un trastorno
genético, gracias a la mentira y maldad de la serpiente y la concupiscencia y
desobediencia de Eva, pero satanás no tuvo éxito, ya que rápidamente el
Señor bloqueó el acceso al “árbol de la vida”, para evitar que no siguieran
“eternos con la transgresión sobre sus vidas” como una afrenta directa a la
creación del Señor y pudiesen buscar el perdón y su misericordia. Permitió
que Adán y Eva continuaran su labor multiplicadora y poblando la tierra.

Ellos aunque desobedecieron, jamás adoraron a satanás, aunque el mismo


diablo quiso que tomasen venganza por la muerte de Abel, procurando que
se rompiese la comunicación con el Creador. No lo consiguió.

24
Quizá lo que ahora le estoy explicando pueda resultarle escandaloso, pero
debe comprender que sus pensamientos, no son suyos, usted vive sometido
al yugo de los moldes teológicos, heredados de generación en generación,
de este modo, usted se ha convertido en un mero repetidor de conceptos,
teorías y opiniones humanas, que le imponen una perspectiva ajena a la
realidad: ¿Ha analizado alguna vez la Biblia por su propia cuenta? ¿Se ha
preguntado muchas veces sobre las aparentes contradicciones en la Biblia?
¿Ha rechazado algunas de las enseñanzas de su pastor, por considerarlas
equivocadas, pero siente temor de refutar a su líder religioso?

“Si cree en Dios debe empezar a asumir su verdadero lugar en este universo,
y no permitir que sean los psiquiatras, ufólogos, astrólogos o científicos,
quiénes expliquen a la gente lo que está sucediendo en el mundo. Somos la
sal de esta tierra, ocupe su lugar y no resuma cualquier desastre social en
“Estaba endemoniado”, “Castigo de Dios” o “Se merecían lo que sucedió”,
pues nadie le tomará en serio, y usted estará engrosando la triste lista de
los sujetos ignorantes. La actividad paranormal va en aumento, y está
siendo cuidadosamente filtrada para que no sea de dominio popular:
sacrificios humanos, torturas grabadas en línea, pederastia, canibalismo,
experimentos con seres vivos, bebedores de sangre, y toda la basura
retorcida que usted pueda imaginar. Sin lugar a dudas, algo más allá de
nuestra percepción sucede día a día, sin embargo no lo podemos percibir,
porque nos han enseñado, que todo se debe a que las personas y los lugares
“tienen demonios” y merecen lo que les ocurra. Miles de persones
desaparecen día tras día sin dejar rastro, mientras que Hollywood nos
entretiene con películas de sadomasoquismo como “hostel” o “saw”, y de
vampiros guapos que salen de su “crepúsculo”, para que los humanos se
identifiquen con ellos”. (Arthur Halland).

Algo sucedió en Edén, más allá de la “manzana”, que solo podrán entender
aquellos que de verdad creen en Jesús, y no en religiones que resumen todo
en “demonio tiene”. Este suceso es la pieza clave del rompecabezas del
conocimiento, para comprender este mundo tan extraño en el que vivimos.

25
UNA PARÁBOLA MISTERIOSA Y REVELADORA.

El Mesías utilizó la parábola del TRIGO Y LA CIZAÑA, para explicar el enigma


del huerto del Edén. (Mateo 13: 24-30).

Sería suficiente este capítulo para avalar la existencia de dos simientes


físicas sobre la tierra, pero también se cumple lo dicho por el profeta Isaías:
“De oído oiréis y no entenderéis y viendo veréis y no percibiréis”. (13: 14).

Jesús dijo, antes de explicar la parábola del trigo y la cizaña a sus discípulos,
que “Abriré en parábolas mi boca; declararé cosas escondidas desde la
fundación del mundo”. (Mateo 13: 35 y Salmo 78: 2). ¿Desde dónde? Desde
la fundación del mundo. Desde el Edén. Desde el Paraíso. Desde el inicio.

“24. Les refirió otra parábola, diciendo: El reino de los cielos es semejante
a un hombre que sembró buena semilla en su campo; 25. Pero mientras
dormían los hombres, vino su enemigo y sembró cizaña entre el trigo, y
se fue. 26. Y cuando salió la hierba y dio fruto entonces apareció también
la cizaña. 27. Vinieron entonces los siervos del padre de familia y le
dijeron: Señor, ¿no sembraste buena semilla en tu campo? ¿De dónde,
pues, tiene cizaña? 28. Él les dijo: Un enemigo ha hecho esto. Y los siervos
le dijeron: ¿Quieres, pues, que vayamos y la arranquemos? 29. Él les dijo:
No, no sea que al arrancar la cizaña, arranquéis también con ella el trigo.
30. Dejad crecer juntamente lo uno y lo otro hasta la siega; y al tiempo
de la siega yo diré a los segadores: Recoged primero la cizaña, y atadla
en manojos para quemarla; pero recoged el trigo en mi granero”. (Mateo
13: 24-30).

Esta parábola es la explicación correcta, de uno de los misterios del reino,


que están escondidos desde la fundación del mundo y que solo a aquellos
que dispongan el corazón y el entendimiento, se les revelará. Por eso Pablo
dice que “oyó palabras inefables que no puedo expresar”.

26
“36. Entonces, despedida la gente, entró Jesús en la casa; y acercándose
a él sus discípulos, le dijeron: Explícanos la parábola de la cizaña del
campo. 37. Respondiendo él, les dijo: El que siembra la buena semilla es
el Hijo del Hombre. 38. El campo es el mundo; la buena semilla son los
hijos del reino, y la cizaña son los hijos del malo. 39. El enemigo que la
sembró es el diablo; la siega es el fin del siglo; y los segadores son los
ángeles. 40. De manera que como se arranca la cizaña, y se quema en el
fuego, así será en el fin de este siglo. 41. Enviará el Hijo del Hombre a sus
ángeles, y recogerán de su reino a todos los que sirven de tropiezo, y a los
que hacen iniquidad, 42. y los echarán en el horno de fuego; allí será el
lloro y el crujir de dientes. 43. Entonces los justos resplandecerán como el
sol en el reino de su Padre. El que tiene oídos para oír, oiga”. (Vr. 36-43).

La buena simiente son los descendientes genuinos de Adán, genéticamente


hijos de YHWH. La cizaña es la simiente de Caín, hijos genéticos de Satanás.

El enemigo que engendró la cizaña, es la misma serpiente de Génesis 3:15.

Los hijos de Adán (trigo) heredarán el Reino después de que la cizaña (los
hijos de Caín) sea destruida.

La alusión constante de ÁRBOLES-SEMILLAS-FRUTOS en la Santa Biblia, son


una connotación clara sobre PERSONAS-SIMIENTES-IDENTIDAD.

Un árbol malo no puede dar frutos buenos, o mejor dicho, un descendiente


de Caín no hace el bien, pero un descendiente de Adán, SÍ, pues fue creado
para hacer el bien.

Dios vio que toda su creación fue buena en gran manera, sin embargo un
incidente en el huerto de Edén, DEGENERÓ aquello que era bueno y causó
un desastre para la creación inteligente, que está próximo a concluir y será
solucionado DEFINITIVAMENTE.

27
OTRA POSICIÓN: ¿ADÁN CONOCIÓ A LA SERPIENTE?

Algunos exégetas manifiestan que es improbable que solamente LA MUJER,


haya experimentado la voluptuosidad de la serpiente, PUES LA BIBLIA DICE:

“…Y dio también a su marido, el cual comió así como ella”. (Génesis 3:6).

Si nos atenemos a lo expresado de forma textual y según el contexto que


estamos manejando, y dependiendo de la concepción ancestral, de que la
serpiente antigua, tenía tanto de masculino como de femenino, en otras
palabras, que su naturaleza sexual, tenía las dos condiciones y según con
quien fuera, podía acomodarse, no podemos descartar que haya expuesto
ante Adán, su lado femenino, atractivo y deseable.

“La palabra SERPIENTE en arameo, al igual que en la lengua usada en la


escuela galilea de los masoraítas, es de género masculino. Es macho y no
hembra”. (LA PESHITA de J. L. Hernández, comentario página 5).

“La serpiente edénica, si aceptamos que no era un animal, tenía los dos
órganos reproductores, para atraer la atención de la pareja”. (Carl J. Rush).

Entonces se haría realidad, por qué “…fueron abiertos los ojos de ambos y
conocieron que estaban desnudos…”. El haber tenido contacto sexual con la
misma entidad, los condicionó a entender, que por fuera de su relación
íntima, habían encontrado placer y novedad, en aquel a quien Dios había
tildado de peligroso para su estadía en Edén y al que les habían advertido
que no podían acercarse.

No solamente habían infringido las normas Divinas, sino que ahora podrían
deducir, que fuera de su entorno marital, existían nuevas experiencias que
les fueron gratas. Se apartaron de las advertencias de su Creador y Señor.

Adán, es quien más temor y vergüenza experimentó: “Y él respondió: Oí tu


voz en el huerto y tuve miedo, porque estaba desnudo y me escondí”.

¡Por primera vez sabe lo que es esconderse por miedo!

28
Nada de lo creado le produce ese sentimiento, ni siquiera los animales, ni
aquel ser, con el que acababa de intimar sexualmente. Algo extraño y muy
diferente a todo, le está sucediendo dentro de su cuerpo y en la mente.

Manifiesta que está desnudo, no sólo corporalmente, sino sin protección


alguna, que no siente fortaleza espiritual sino un decaimiento que le deja
un agridulce sabor y ya sabe que cometió un error.

Que se acostó con otra persona diferente a su mujer y que cohonestó con la
relación de ella con esa otra persona.

Que ese nuevo y extraño placer, le hizo comprender que antes caminaban
de manera ingenua y sin un norte claro, pero que ahora sus ojos estaban
abiertos a mil posibilidades.

“Y Dios le dijo: ¿Quién te enseño que estabas desnudo? ¿Has comido del
árbol de que yo te mandé no comieses?”. (vr. 11).

Nótese como El Señor une la “desnudez” con “comer”. Indefectiblemente


están ligados a la transgresión de Adán.

Recibe la oportunidad para arrepentirse y declarar que pecó. Que falló.

Que no tiene disculpa y pida su perdón. Al Señor no se puede engañar.

¡La condición de vergüenza y pena que su niño mimado está manifestando,


es totalmente diciente en cuanto al hecho que ha cometido! Ha fallado y no
ha obedecido sus órdenes. Ahora, sus expresiones y respuestas tienen otro
carácter y por lo tanto, ENTIENDE y COMPRENDE que muchas de las cosas,
a las que antes no puso atención ni consideró vitales, ahora le producen
resquemor y deseos de preguntar o cuestionar mucho más.

“Y el hombre respondió: La mujer que me diste por compañera, me dio del


árbol y yo comí”. (vr.12).

El primer reproche a su Creador: ¡El culpable eres tú. Y la mujer. YO NO!

29
¡Yo no te pedí esta mujer. Tú la formaste para mí. Sin pedir mi opinión!

Ella me sedujo con la narración de su experiencia sexual con aquel ser, y yo


quise ensayar por cuenta propia, la naturaleza de esa nueva acción.

Me dijo, que ahora entendía muchísimas cosas, que Tú nos habías negado y
que tenía visiones increíbles que jamás había experimentado.

Que lo hiciera para que no fuera a dejar pasar esta maravillosa oportunidad
de salir de la monotonía y que en la variedad estaba la delicia.

La vida del hombre y la mujer en Edén, era sencilla, no estaba sobrecargada


con todos los problemas complejos, las situaciones difíciles y la perplejidad
que la desobediencia a Dios ha traído desde entonces a la raza humana.

No obstante, a pesar de su sencillez, infringir la advertencia coercitiva del


Señor, LA ÚNICA, era romper inexorablemente, con la verdad universal de
su soberanía, así como la dependencia y deber del hombre para con Dios.

Hay que decir que el relato de los acontecimientos ocurridos en Edén NO


NOS PERMITE entender en toda su magnitud, EL DOLOR DE JEHOVÁ por los
eventos que sabía, iban a venir sobre sus amados.

¡Su Gran Creación le había fallado y ahora era objeto de burla de Satanás!

¡Satanás dio un fenomenal golpe, a ese Padre orgulloso de sus hijos!

Satanás le había demostrado -como no lo pudo hacer con Job- que si Dios
permitía que los tocase, fácilmente caerían, e irían en contra de sus
advertencias. Al fin y al cabo eran solamente humanos.

¡Solamente seres humanos con debilidades e inclinaciones pecaminosas!

Sin embargo, es obvio que el propósito del árbol prohibido de Edén no era
servir de espina en la carne para la pareja humana, ni fue designado así con
el fin de plantear un problema o servir de objeto de controversia.

30
Si Adán y Eva hubieran reconocido la voluntad de Dios y respetado sus
instrucciones, su hogar-jardín no se habría perdido y seguiría siendo un
lugar de placer y deleite por toda la eternidad y nosotros herederos de esa
bendición. El que Adán y Eva, ejercieran su libre albedrío, para rebelarse
contra la legítima Soberanía de Dios les llevó a la pérdida del Paraíso
Terrenal y de la bendición de vivir dentro de sus confines.
Como consecuencia aún más grave, perdieron la oportunidad de recibir de
otro de los árboles de Edén (Jesucristo), el derecho a la vida eterna.
¡Nunca fueron a consultarle o simplemente a conversar!

Estamos convencidos que acercarse a Él, les hubiera permitido mantenerse


en obediencia. Recordemos, que Adán y Eva, no parecieron interesados en
tener acceso al fruto del Árbol de la Vida, sobre el cual no pesaba ninguna
advertencia y por lo tanto estaba accesible en todo momento.

“Sin embargo, la libertad no es sólo un privilegio; también es una prueba.


Dios no dicta una orden categórica que se materializa en instinto, como
lo hizo con los animales; sino que deja al hombre libre de escoger entre la
obediencia y la desobediencia, introduciendo así, por primera vez, LA
CONCIENCIA y LA VOLUNTAD como mecanismos de progreso”. (La Voz de
La Torá, comentario página 23).

El relato dice que Jehová “Echó, pues, fuera al hombre, y puso al oriente del
huerto de Edén querubines y una espada encendida que se revolvía por
todos lados, para guardar el camino del árbol de la vida”.

“EL TANAJ no concibe a un ser humano, en uso de su libre albedrío en


forma irresponsable. El ser humano creado a imagen de Elohim, está
dotado de un intelecto que lo faculta para tomar decisiones. Pero su
conflicto será, el uso de su intelecto para tomar las decisiones con
consecuencias constructivas o no. Este dilema no lo tuvo ADAM antes de
comer del fruto del Árbol del conocimiento del bien y del mal”. (La Toráh de
Marcos Edery, página 26).

31
La historia del pecado empieza siempre por una lucha entre el instinto
animal y la conciencia humana. En último término, la historia de la actitud
del hombre frente al problema moral.

“Durante siglos, los teólogos especularon con la posibilidad de que el


Paraíso siguiera existiendo en algún lugar. Pero en cierto momento, la
Iglesia adoptó las ideas de filósofos griegos como Platón y Aristóteles, que
afirmaban que la perfección no puede existir en la Tierra.

Por eso, los teólogos concluyeron que el Paraíso debía de estar en algún
lugar más cercano al cielo. Unos sostenían que se encontraba en la cima de
una montaña tan alta que superaba los confines de este corrupto planeta;
otros apuntaban a alguno de los dos polos, y otros, a la Luna.

Como resultado, la historia del Paraíso terminó rodeándose de un halo de


ficción y fantasía. Tanto es así que algunos especialistas de la actualidad
consideran absurda toda referencia geográfica al jardín de Edén y aseguran
que jamás existió.

Pero la descripción que la Biblia hace del Paraíso es muy diferente.

A lo largo de la historia, muchos estudiosos se han devanado los sesos


buscando en el pasaje de Génesis 2:8-15, alguna pista para encontrar el
Paraíso original. Pero lo único que han obtenido ha sido un sinfín de teorías
incompatibles entre sí.

¿Significa eso que la descripción bíblica del jardín de Edén y de sus ríos no es
real y que todo es simplemente un mito?

No nos precipitemos. Para empezar, hay que recordar que los hechos de los
que hablamos ocurrieron hace unos seis mil años.

Cuando Moisés los puso por escrito -basándose en relatos orales o en algún
documento de la época- ya habían pasado alrededor de dos mil quinientos
años. De modo que el relato que escribió, era historia antigua incluso para
él. ¿Es posible que la Tierra haya cambiado con los siglos? Claro que sí.

32
La superficie del planeta está en continua transformación. De hecho, el
lugar donde posiblemente estuvo Edén forma parte de una zona de gran
actividad sísmica: En ella se produce el 17% de los terremotos de mayor
magnitud. Además, no olvidemos que el Diluvio, una catástrofe de origen
divino, debió de ejercer un efecto inimaginable en la topografía del planeta.
Por tanto, es muy probable que los ríos y demás accidentes geográficos de
la región hayan cambiado mucho con el paso de los siglos.

Lo que está claro es que en Génesis se habla del jardín de Edén como un
lugar real. Dos de los cuatro ríos mencionados en el relato -el Éufrates y el
Tigris o Hidequel- siguen existiendo en la actualidad, y algunos de sus
afluentes están muy próximos entre sí.

Además, se citan por nombre los lugares por los que transcurrían, así como
los recursos naturales característicos de cada zona. Sin duda, todos aquellos
datos les sonarían muy familiares a los israelitas de la antigüedad a quienes
originalmente iba dirigido el relato.

Los cuentos y leyendas no suelen ser exactos ni específicos en sus detalles.


Más bien, evitan suministrar datos que puedan verificarse.

Muchos comienzan diciendo: “Érase una vez en un lugar muy lejano...”.

En cambio, la narración del jardín de Edén, incluye detalles concretos


importantes, lo cual es propio de un relato histórico”. (R.B.M.).

Mientras Maimónides sostiene que “estos conceptos pertenecen al reino de


la parábola y la alegoría”, en el capítulo 30 de la Guía de los Perplejos, el
sabio Abarbanel lanza su furia contra esta concepción, diciendo:

“Si vamos a interpretar a estos versículos como meros símbolos, sacándolos


de su contexto podría propagarse esta plaga e interpretar los preceptos de
La Toráh de la misma manera”.

Rambán dice en su introducción a la Toráh:

“Has de saber y has de creer que el huerto de HEDEN está en la tierra”.

33
UNA TERCERA POSICION: ¿LOS ANGELES SON ASEXUADOS?
Satanás es un ángel caído, que perdió al rebelarse, su belleza, su rango en el
Tercer Cielo y su hermosa voz de director musical del coro celestial.

Y como un ángel que alguna vez estuvo en el Tercer Cielo, posee las mismas
características y habilidades de los demás que permanecieron leales.

Jesús dijo: “Porque cuando resuciten de los muertos, ni se casarán ni se


darán en casamiento, sino serán como los ángeles que están en los cielos”.
(Marcos 12: 25) y (Mateo 22: 30).

No dice por ningún lado, que CARECEN DE ÓRGANOS SEXUALES.

“Y la mujer vino y se lo contó a su marido, diciendo: Un varón de Dios vino a


mí, cuyo aspecto era como el aspecto de un ángel de Dios, temible en gran
manera; y no le pregunté de dónde ni quién era, ni tampoco él me dijo su
nombre”. (Jueces 13: 6).

¿Los ángeles tienen sexo cuando toman cuerpo físico y cuando lo hacen, el
cuerpo siempre es de un varón? “Alcé luego mis ojos y miré, y he aquí dos
mujeres que salían y traían viento en sus alas y tenían alas como de cigüeña
y alzaron el efa entre la tierra y el cielo”. (Zacarías 5: 9).

Los ángeles femeninos en el cielo, tienen todas las características de una


mujer y por ello son reconocidas perfectamente y sin lugar a duda alguna.

Si todos en el cielo estuviéramos sin sexo o asexuados, ¿para qué entonces,


diferenciarnos en seres masculinos y seres femeninos? No habría ninguna
necesidad y todos nos veríamos igual y nuestra identidad sería la misma.

Según el Zóhar, libro judío, los ángeles toman diferentes formas, a veces
masculina y otra femenina.

El Libro de Enoc, nos dice que “los ángeles caídos, tomaron para sí mujeres
de las hijas de los hombres…”. Discutible esta aseveración y su respuesta la
daremos en el próximo análisis.

34
Pero está aseverando que ANGELES CAIDOS tenían órganos sexuales.

El Islam alienta la existencia de las “Hurís” (Vírgenes del paraíso) que se


describen en el Corán, dando a entender que están exentas, tanto de la
impureza corporal o física, como de imperfecciones morales.

Estos ángeles femeninos habitan en el cielo y según la literatura islámica,


fueron creadas de azafrán, almizcle, ámbar y alcanfor.

Son tan diáfanas que a través de 70 pliegues de seda, se pueden ver sus
piernas. Y al entrar un creyente en el paraíso, estos encantadores seres le
dan la bienvenida. Reconoce que existen ángeles femeninos.

Para concluir, dejo a la imaginación de todos los que un día van a leer estas
líneas y mis deducciones personales, la aceptación o no, de mis opiniones,
pero invariablemente, los invito, a NUNCA DUDAR DE LA AUTENTICIDAD de
Las Sagradas Escrituras y del contenido que en ellas está registrado.

Estos secretos y revelaciones, son un mecanismo personal para llenarme de


alegría y mayor devoción por HASHEM, pues me están indicando que no he
dejado de buscar permanentemente la verdad de los hechos. Su contenido,
proviene de esa intensa añoranza por conocer más allá de lo aparente. Por
lo tanto es CUESTIONABLE y usted tiene la libertad de aceptarlos o no.

Hay posiciones que para mí no tienen asidero ni sustento escritural, pero no


por eso, las dejaré de mencionar. Por ejemplo, lo que el Zóhar 1, 35ª, dice
respecto a la creación del hombre cuando se hallaba sólo y Dios tuvo que
inducirle profundo sueño para extraerle de su espalda la mujer:

“Dios creó primero un andrógino, ser compuesto de un hombre y de una


mujer que estaban unidos el uno al otro por la espalda. Esto explica que el
hombre también tenga senos. Pero fue sólo cuando el cielo y la tierra se
unieron por primera vez, dando así nacimiento a la lluvia, cuando el hombre
y la mujer, ajustándose al modelo de la naturaleza, realizaron también su
unión cara a cara. El deseo que siente la hembra por el varón se parece a la
humedad que sube de la tierra al cielo.

35
Esta humedad cuaja en nubosidad y entonces el cielo riega la tierra. El
hombre y la mujer verdaderamente se unieron, cuando pudieron mirarse
cara a cara, y fue esta unión perfecta lo que dio nacimiento al principio
mediador: El amor”.

No todo lo que provenga de los judíos debe ser aceptado como una verdad
incuestionable y por lo tanto, no se puede refutar. Por el contrario, algunas
posiciones nos permiten confrontarnos con la realidad de los sucesos.

Pero, independientemente de una u otra exposición, la mejor respuesta a


nuestras dudas y preguntas, las tiene el Espíritu Santo que, conforme la
bendita palabra de Dios, “nos guiará a toda verdad”.
(Hemos complementado algunos pasajes con opiniones de WILLIAM MARRION).

PRÓXIMO CAPÍTULO:
LOS PRIMEROS HIJOS DE ADÁN Y EVA

36