You are on page 1of 20

DEDICATORIA

Dedicamos el presente trabajo en primer lugar


a DIOS quien nos ha dado la inteligencia y
sabiduría. En segundo lugar dedicamos el
trabajo a nuestros padres quienes nos han
apoyado económicamente y moralmente en el
transcurso de nuestras vidas. Considerando
especialmente a la docente del curso de
Derecho Penal quien nos brinda su
conocimiento para seguir este amplio camino
del estudio.

Estos son los preceptos del


Derecho: vivir honestamente, no
ofender a los demás y dar a cada
uno lo suyo.

Ulpiano
1
PRESENTACIÓN

El presente trabajo desarrolla la técnica especial de investigación de “agente

encubierto”, técnica especial para reunir información y elementos de convicción

necesarios para descubrir o identificar a las personas involucradas en la comisión del

delito. Así como, por el carácter reservado de la misma, conocer las medidas de

protección a su identidad en las investigaciones del Ministerio Público, cuando

intervienen en investigaciones para combatir de manera efectiva el lavado de activos y

la corrupción, entre otros delitos que entrañan la participación de un grupo delictivo

organizado.

2
INDICE
PRESENTACIÓN

CAPITULO I

Agente Encubierto .................................................................................................. 5

1. Antecedentes ............................................................................................... 6
2. Agente Encubierto ........................................................................................ 7
3. Tratamiento Constitucional y Penal del Agente Encubierto........................... 9
3.1 El A. E. y la legitimidad constitucional de su intervención ....................... 11
3.2 El Agente Encubierto en el Código Procesal Penal ................................ 12
4. Principios que fundamentan su empleo ........................................................ 13
4.1 Principio de subsidiaridad ....................................................................... 13
4.2 Principio de Necesidad ........................................................................... 13
4.3 Principio de Proporcionalidad ................................................................. 14
4.4 Principio de Especialidad ........................................................................ 14
4.4 Principio de Reserva .............................................................................. 14
5. Procedencia ................................................................................................. 14
6. El Control de la actuación del agente encubierto .......................................... 15
7. Autoridad encargada de entregar la “identidad supuesta” ............................ 15
8. Medidas de protección a la identidad de los agentes encubiertos ................ 16
9. Procedimiento .............................................................................................. 18

CONCLUCIONES
RECOMENDACIONES
ANEXOS
REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

3
AGENTE
ENCUBIERTO

4
CAPITULO I

AGENTE ENCUBIERTO

1. ANTECEDENTES

La regulación de la técnica especial de agente encubierto se introdujo en nuestro país


con la vigencia del Decreto Legislativo Nº 824, Ley de Lucha contra el tráfico ilícito de
drogas, del 24 de abril de 1996, que en su artículo 28°, establece que el Ministerio
Publico con el propósito de permitir la obtención de las pruebas necesarias para
posibilitar la acusación penal, podrá durante la investigación autorizar a los órganos
especializados la ejecución del procedimiento “agente encubierto”, supervisando su
desarrollo y disponiendo la culminación, en cuanto se haya cumplido con los objetivos
propuestos. Si fuera necesario, durante el proceso judicial la autorización respectiva la
otorgará la autoridad judicial.

Esta técnica prevista en el Decreto legislativo 824, bajo la denominación de agente


encubierto, tiene su fuente en la Ley Orgánica Española N° 5/1999 que se adecua a la
Convención de Viena de 1988.

El Decreto legislativo en referencia se adecua especialmente a la Convención de las


Naciones Unidas sobre Delincuencia Organizada Transnacional, suscrita por el Estado
peruano en el 2000, que prevé en su artículo 20.1 las operaciones encubiertas como
una de las técnicas especiales de investigación para combatir la delincuencia
organizada “… cada Estado parte adoptará, dentro de sus posibilidades y las
condiciones prescritas por su derecho interno, las medidas que sean necesarias para
permitir el adecuado recurso a la entrega vigilada y, cuando lo considere apropiado, la
utilización de otras técnicas especiales de investigación, como la vigilancia electrónica
o de otra índole y las operaciones encubiertas, por sus autoridades competentes en su

5
territorio con objeto de combatir eficazmente la delincuencia organizada”. La
Convención fue aprobada por el Congreso de la República en el 2001 mediante
Resolución Legislativa N° 27527, reconociendo que la técnica especial de investigación
del agente encubierto constituye un instrumento jurídico eficaz para prevenir y combatir
el lavado de activos y la corrupción, entre otros delitos que entrañan la participación de
un grupo delictivo organizado.

Para efectos del Decreto legislativo, se establece en el artículo 29° que “el
procedimiento especial, planificado por la autoridad policial y autorizado con la reserva
del caso por el Ministerio Público o el órgano jurisdiccional mediante el cual un agente
especializado, ocultando su identidad se infiltra en una organización dedicada al tráfico
ilícito de drogas, con el propósito de identificar su estructura, dirigentes e integrantes,
recursos, modus operandi y conexiones con asociaciones ilícitas”.

Nuestro Código Procesal Penal de 2004 reconoce la técnica especial de investigación


del agente encubierto en su artículo 341°. A diferencia del Decreto legislativo N° 824
que confería al Fiscal o juez –dependiendo de la etapa procesal- se ha previsto con la
Ley N° 30077 limitar su uso solamente al Fiscal.

Por su parte, el Tribunal Constitucional ha señalado en el Expediente N° 04750-2007-


PHC/TC que, el empleo del agente encubierto es una técnica de investigación eficaz
para la obtención de evidencias probatorias e identificación de los involucrados en el
delito, toda vez que el agente, al lograr infiltrarse de manera clandestina a la escena
misma del crimen, observa in personan los hechos delictivos practicados por los
autores y partícipes de la organización criminal.

2. AGENTE ENCUBIERTO

El agente encubierto o secreto es aquella persona seleccionada y adiestrada que con


identidad supuesta (simulando ser delincuente) se infiltra o penetra por disposición de
autoridad competente a una organización criminal, con el propósito de proporcionar

6
(desde adentro de ella) información que permita el enjuiciamiento de los miembros que
la componen. Y es que, estando a que hay delitos que son susceptibles de ser
descubiertos y probados sólo si los órganos encargados de la investigación son
admitidos en el círculo en el que ellos tienen lugar, resulta necesario su empleo para
que de modo encubierto se introduzcan (como un integrante más) en el corazón mismo
de dicha organización criminal, a fin de proporcionar (desde su interior) información
sobre sus integrantes, funcionamiento y financiación.
Desde el punto de vista operacional, el procedimiento de "agente encubierto" lo realiza
(por lo general) un policía seleccionado y adiestrado, que ocultando su identidad se
infiltra en una organización criminal con el propósito de determinar su estructura e
identificar a sus dirigentes, integrantes, recursos, "modus operandi" y conexiones con
otras asociaciones ilícitas. Su actividad es desarrollada a corto o largo período y
participa en algunos casos con los miembros de la organización en hechos específicos
que sean necesarios para su permanencia en dicha organización.
En concreto, el empleo del agente encubierto es una técnica de investigación eficaz
para la obtención de evidencias probatorias e identificación de los involucrados en el
delito, toda vez que el agente, al lograr infiltrarse de manera clandestina a la escena
misma del crimen, observa en persona los hechos delictivos practicados por los autores
y partícipes de la organización criminal.

Conviene precisar que agente encubierto no es lo mismo que agente provocador. El


agente provocador interviene para inducir o incitar a cometer el delito (para provocar la
realización del delito) y su actuación determina que una o varias personas incurran en
un delito que no tenían propuesto realizarlo con anterioridad, o en caso no hubiesen
dado inicio formal a su preparación; mientras que el agente encubierto se infiltra a una
organización criminal para determinar su estructura, funcionamiento e identificar a sus
integrantes, esto es, para demostrar o acreditar que una o varias personas tenían ya la
predisposición de realizar actividades ilícitas, o que continúan practicando dichas
actividades y cuyo descubrimiento se pretende. El conocimiento y la voluntad de dirigir
el comportamiento hacia la realización del hecho delictivo surge en este caso en la
persona del autor vinculado al crimen organizado y no en el agente encubierto.

7
3. TRATAMIENTO CONSTITUCIONAL Y PENAL DEL “AGENTE ENCUBIERTO”

Esta técnica especial de investigación de “agente encubierto” ha sido recogida por el


Código Procesal Penal de 2004 al establecer en su artículo 341º, numeral 1, que el
Fiscal cuando se trate de Diligencias Preliminares que afecten actividades propias de la
criminalidad organizada, y en tanto existan indicios de su comisión, podrá autorizar a
miembros especializados de la Policía Nacional del Perú, mediante una Disposición y
teniendo en cuenta su necesidad a los fines de la investigación, a actuar bajo identidad
supuesta y a adquirir y transportar los objetos, efectos e instrumentos del delito y diferir
la incautación de los mismos. La identidad supuesta será otorgada por el Fiscal por el
plazo de seis meses, prorrogables por el periodo de igual duración, mientras perduren
las condiciones para su empleo, quedando legítimamente habilitados para actuar en
todo lo relacionado con la investigación concreta y a participar en el tráfico jurídico y
social bajo tal identidad. El fiscal, cuando las circunstancias así lo requieran, podrá
disponer la utilización de un agente especial, entendiéndose como tal al ciudadano que,
por el rol o situación en que está inmerso dentro de una organización criminal, opera
para proporcionar las evidencias incriminatorias del ilícito penal, numeral 2, la
disposición que apruebe la designación de agentes encubiertos, deberá consignar el
nombre verdadero y la identidad supuesta con la que actuaran en el caso concreto.
Esta decisión será reservada y deberá conservarse fuera de las actuaciones con la
debida seguridad. Una copia de la misma a la fiscalía de la nación, que bajo las
mismas condiciones de seguridad, abrirá un registro reservado de aquellas, numeral 3,
la información que vaya obteniendo el agente encubierto deberá ser puesta a la mayor
brevedad posible en conocimiento del fiscal y de sus superiores. Dicha información
deberá aportarse al proceso en su integridad y se valorara como corresponde por el
órgano jurisdiccional competente. De igual manera, esta información solo puede ser
utilizada en otros procesos, en la medida en que se desprendan de su utilización

8
conocimientos necesarios para el esclarecimiento de un delito, numeral 4, la identidad
del agente encubierto se puede ocultar al culminar la investigación en la que intervino.
Asimismo, es posible la ocultación de la identidad en un proceso, siempre que se
acuerde mediante resolución judicial motivada y que exista un motivo razonable que
haga temer que la revelación pondrá en peligro la vida, la integridad o la libertad del
agente encubierto o agente especial, o que justifique la posibilidad de continuar
utilizando la participación de estos últimos, numeral 5, cuando en estos casos las
actuaciones de investigación puedan afectar los derechos fundamentales, se deberá
solicitar al juez de la investigación preparatoria las actuaciones que, al respecto,
establezca la constitución y la ley, así como cumplir las demás previsiones legales
aplicables. El procedimiento será especialmente reservado, numeral 6, el agente
encubierto estará exento de responsabilidad penal por aquellas actuaciones que sean
consecuencia necesaria del desarrollo de la investigación, siempre que guarden la
debida proporcionalidad con la finalidad de la misma y no constituyan una manifiesta
provocación al delito.

En ese sentido, el Tribunal Constitucional ha establecido, mediante sentencia expedida


en el Expediente N° 04750-2007-PHC/TC, que el agente encubierto o secreto es
aquella persona seleccionada y adiestrada que con identidad supuesta (simulando ser
delincuente) se infiltra o penetra por disposición de autoridad competente a una
organización criminal, con el propósito de proporcionar (desde adentro de ella)
información que permita el enjuiciamiento de los miembros que la componen. Y es que,
estando a que hay delitos que son susceptibles de ser descubiertos y probados sólo si
los órganos encargados de la investigación son admitidos en el círculo en el que ellos
tienen lugar, resulta necesario su empleo para que de modo encubierto se introduzcan
(como un integrante más) en el corazón mismo de dicha organización criminal, a fin de
proporcionar (desde su interior) información sobre sus integrantes, funcionamiento y
financiación.

Podemos decir entonces que el agente encubierto es aquel funcionario policial


autorizado, altamente calificado que, prestando su consentimiento y ocultando su
identidad, se infiltra o introduce en las organizaciones criminales o asociaciones

9
delictuosas, con el fin de identificar a los partícipes, reunir información y elementos de
convicción necesarios para descubrir o identificar a las personas involucradas en la
comisión del delito, aportar pruebas al proceso y, en su caso, prestar auxilio a
autoridades extranjeras para estos mismos fines.

En dicha sentencia constitucional se ha establecido que referirse al agente encubierto


no implica lo mismo que el agente provocador. Este último interviene para inducir o
incitar a cometer el delito (para provocar la realización del delito) y su actuación
determina que una o varias personas incurran en un delito que no tenían propuesto
realizarlo con anterioridad, o en caso no hubiesen dado inicio formal a su preparación;
mientras que el agente encubierto se infiltra a una organización criminal para
determinar su estructura, funcionamiento e identificar a sus integrantes, esto es, para
demostrar o acreditar que una o varias personas tenían ya la predisposición de realizar
actividades ilícitas, o que continúan practicando dichas actividades y cuyo
descubrimiento se pretende.

3.1 EL AGENTE ENCUBIERTO Y LA LEGITIMIDAD CONSTITUCIONAL DE SU


INTERVENCIÓN

Desde una perspectiva de validez constitucional el empleo de esta técnica especial de


investigación no deviene en inconstitucional, entre otros fundamentos porque:

i) Se trata de un imperativo constitucional exigible al propio Estado a partir lo de


establecido en el artículo 8º de la Constitución (es deber constitucional del Estado
peruano diseñar su política criminal frente al tráfico ilícito de drogas). En efecto,
esta norma impone al Estado la obligación constitucional de sancionar el tráfico
ilícito de drogas, lo que ha quedado plasmado en el Código Penal y en las leyes
especiales en los cuales se criminaliza el delito de tráfico ilícito de drogas con
penas severas, proporcionales a los bienes constitucionalmente protegidos que se
afligen; evidentemente, que para llegar a dicho cometido se impone la necesidad

10
de adoptar procedimientos de investigación eficaces, siendo uno de ellos, sin
duda, el del agente encubierto;

ii) Su empleo requiere el conocimiento de hechos que revistan las características de


delito, de este modo que no se amenace o vulnere derechos fundamentales de las
personas. Tal proceder no constituye la amenaza o afectación a la privacidad y
desde luego a la dignidad del ser humano, puesto que no existe el derecho a no
ser visto públicamente en el momento de realizar un comportamiento ilícito.

iii) Se adecua a los instrumentos jurídicos internacionales de los que el Perú forma
parte, principalmente la Convención de las Naciones Unidas contra la
Delincuencia Organizada Trasnacional del 2000. Se armoniza también con lo que
el derecho comparado establece, pues legislaciones como las de Alemania,
España, Francia e Italia, o en nuestra región las de Argentina, Colombia y Chile,
han hecho causa común en el empleo de esta técnica especial de investigación,
con el objeto luchar eficazmente contra el crimen organizado.

En definitiva, el agente encubierto es un procedimiento auxiliar indispensable para


superar las dificultades que se presentan en las formas ordinarias de recabar
información en esta clase de delitos (crimen organizado) y constituye una medida
legislativa destinada a combatir eficazmente el tráfico ilícito de drogas.

3.2 EL AGENTE ENCUBIERTO EN EL CÓDIGO PROCESAL PENAL

El Decreto Supremo N° 004-2014-JUS del 6 de mayo de 2014 aprueba el Reglamento


para implementar aspectos de identidad del agente encubierto y garantizar su
protección en el marco de la técnica especial de investigación.

Cabe resaltar que el artículo 5° del mencionado decreto establece la obligación de los
funcionarios de guardar secreto de la identidad del agente encubierto, aun cuando haya

11
concluido la técnica especial de investigación, sin embargo, no se precisa cuál será la
sanción para el funcionario que revela la identidad de un agente encubierto.

Para conocer sobre esta técnica especial de investigación regulada en el artículo 341º
del Código Procesal Penal del 2004 se muestran en las siguientes páginas.

4. PRINCIPIOS QUE FUNDAMENTAN SU EMPLEO

El procedimiento especial de agente encubierto debe sustentarse fundamentalmente en


los principios de subsidiariedad y necesidad, entre otros, tal como lo establece el
Tribunal Constitucional.

4.1 Principio de subsidiaridad: El empleo del agente ocurre si no existen


métodos de investigación convencional que posibiliten que el delito sea
detectado o sus autores identificados, esto es, si los medios de prueba no
pueden ser obtenidos por los llamados “métodos tradicionales de
investigación”. Por cierto, esto no implica el agotamiento previo de todas las
alternativas investigativas para luego acudir a dicha técnica, sino que la
autoridad competente deberá evaluar si no cuenta con otras técnicas
investigativas que aseguren el éxito de la investigación.

4.2 Principio de necesidad: El agente se utilizará atendiendo a los fines de la


investigación en relación con la gravedad del delito (delitos cometidos por
organizaciones criminales o criminalidad institucionalizada). Se entiende por
organización criminal al grupo estructurado de tres o más personas que exista
durante cierto tiempo y que actúe concertadamente con el propósito de
cometer uno o más delitos graves con miras a obtener, directa o
indirectamente, un beneficio económico o de otro orden. Pertenecen a este
grupo de delitos el tráfico ilícito de drogas, el tráfico de armas, terrorismo, trata
de personas, secuestro, entre otros.

12
Entre otros de los principios que sustentan el procedimiento especial de agente
encubierto, tenemos:

4.3 Principio de Proporcionalidad: Se usarán sólo si la protección del interés


público predomina sobre la protección del interés privado.

4.4 Principio de Especialidad: La información recolectada solamente podrá ser


usada para probar la acusación que fue materia de la investigación.
Excepcionalmente puede ser utilizada para el esclarecimiento de otros delitos.

4.5 Principio de Reserva: Las actuaciones referidas a las técnicas especiales solo
serán de conocimiento de los funcionarios autorizados por ley.

5. PROCEDENCIA

Según el Reglamento de Circulación y Entrega Vigilada de Bienes Delictivos y Agente


Encubierto, se podrá autorizar la técnica de agente encubierto cuando concurran las
siguientes condiciones:

a) Que existan indicios razonables de la comisión de un delito vinculado a la


criminalidad organizada.

b) Uso en situaciones de riesgo controlado.

c) Participación voluntaria del agente encubierto.

d) Correspondencia de las circunstancias de actuación previstas con el delito


investigado.

e) Posibilidades reales de infiltración del agente en la organización criminal.

f) Preparación especial del agente.

g) Ausencia de antecedentes disciplinarios o criminales del agente.

13
6. EL CONTROL DE LA ACTUACIÓN DEL AGENTE ENCUBIERTO

El uso de esta técnica especial de investigación requiere necesariamente la


autorización de la autoridad competente ante la existencia de indicios razonables de la
comisión de un delito por la persona vinculada al crimen organizado, o que continúa
realizando dicha práctica criminal; es decir, supone el conocimiento de hechos que
revistan las características de delito y suficientes circunstancias fácticas que indiquen
su posible existencia; a partir de ello el agente encubierto tiene la facultad para actuar
con identidad supuesta, entre otras actividades, en el tráfico jurídico y social, participar
en las reuniones de trabajo y desarrollar las demás actividades vinculadas al delito de
que se trate.

Desde luego la institución que autorizó es la que tiene la obligación de señalar el


período de duración y los límites de actuación del agente (el respeto a los derechos
fundamentales), efectuando para dicho efecto la supervisión y control de sus
actuaciones y, eventualmente, dar por concluido su empleo. Se concluye pues que el
agente encubierto no tiene el libre albedrío para desarrollar sus actuaciones, sino que
se encuentra bajo la supervisión y control de la autoridad que la autorizó, a quién está
obligado a proporcionar la información obtenida.

7. AUTORIDAD ENCARGADA DE ENTREGAR LA “IDENTIDAD SUPUESTA”

La identidad supuesta habilita al agente a actuar en todo lo relacionado con la


investigación concreta y a participar en el tráfico jurídico y social bajo tal identidad.

Con la Ley 28950 del 16ENE2007, la autoridad encargada de entregar la “identidad


supuesta” era la Dirección General PNP. Posteriormente fue modificado por la Ley

14
30077 del 20AGO2013, disponiendo que la autoridad encargada de entregar la
identidad supuesta sea el Fiscal.

Ahora, con el Decreto Supremo N° 004-2014-JUS el RENIEC es la entidad que


entregará el DNI al fiscal que solicitó el otorgamiento de una “identidad supuesta” para
un agente encubierto, dejándose constancia en acta en estricta reserva. Además de
dicha documentación, el RENIEC registrará o almacenará la nueva información en los
respectivos sistemas informáticos que le den soporte a la identidad supuesta. Antes era
el propio del Fiscal quien registraba y reservaba la disposición de asignación de agente
encubierto y remitía copia al FN.

Igualmente, todas aquellas entidades que emiten los documentos de identidad


supuesta deben implementar mecanismos seguros que garanticen la adecuada y eficaz
actuación y protección de un agente encubierto.

La identidad supuesta tiene vigencia de seis (6) meses, prorrogables por períodos de
igual duración, mientras perduren las condiciones para su empleo.

8. MEDIDAS DE PROTECCIÓN A LA IDENTIDAD DE LOS AGENTES


ENCUBIERTOS

La Ley de Transparencia y Acceso a la Información Pública, aprobado mediante


Decreto Supremo N° 043-2003-PCM, establece en su artículo 16.1 el carácter
reservado de la información, teniendo por finalidad prevenir y reprimir la criminalidad
cuya relevancia puede entorpecerla. Así, se establece que, la técnica de agente
encubierto requiere de un tratamiento muy especial, es por ello que es necesario contar
con mecanismos de coordinación interinstitucional seguros y ágiles para la actuación
de los agentes encubiertos, orientados a proteger su vida e integridad.

En ese sentido, el Decreto Supremo N° 004-2014-JUS del 06 de mayo de 2014


“Reglamento para implementar aspectos de identidad del agente encubierto y

15
garantizar su protección, en el marco de la técnica especial de investigación”
reglamentó y aprobó las nuevas medidas de protección a la identidad de los agentes
encubiertos en las investigaciones del Ministerio Público, cuando intervienen en
investigaciones para combatir de manera efectiva el lavado de activos y la corrupción,
entre otros delitos que entrañan la participación de un grupo delictivo organizado.

El Reglamento dispone que determinadas entidades públicas en coordinación con el


Ministerio Público, están obligadas a implementar, bajo responsabilidad, mecanismos
seguros que garanticen la adecuada y eficaz actuación y protección de un agente
encubierto. Asimismo, se disponen las obligaciones a los cuales está sujeta el agente
encubierto respecto del uso de la identidad supuesta otorgada por la RENIEC, así
como la obligación de todo funcionario o servidor público o no, de guardar secreto de la
identidad del agente encubierto, bajo responsabilidad administrativa, civil o penal,
según corresponda.

De esta manera, con el aporte del RENIEC y su registro en los sistemas informáticos,
se garantiza la existencia de bases de datos que avalen la identidad supuesta del
agente y le brinda mayor protección durante su rol en las investigaciones. Con la
intervención de RENIEC, a través de su soporte informático se avale la identidad
supuesta del agente encubierto.

El reglamento, también resume competencia y las obligaciones del agente encubierto y


del funcionario o el servidor público.

Deberes del agente encubierto sobre su identidad supuesta

La “identidad supuesta” genera responsabilidades al agente. Una de ellas es utilizar el


documento de “identidad supuesta” solo en aquellas acciones o actividades derivadas
de la investigación o necesarias para los fines de la misma y durante todas sus
actividades en el tráfico jurídico y social.

16
De igual forma, está obligado a utilizar el documento de identidad supuesta dentro de
los límites del plazo establecidos en la autorización del Fiscal; bajo responsabilidad
administrativa, civil y penal, según corresponda.

Obligación de guardar secreto respecto de la identidad del agente por parte del
funcionario o servidor público

La identidad real o supuesta del agente encubierto deberá ser mantenida en secreto
por el funcionario o servidor público que haya tomado conocimiento de ella. Esta es
una obligación que persiste incluso cuando haya concluido la técnica especial de
investigación.

Dicha obligación no solo recae en los funcionarios públicos que conocen o toman
conocimiento de la identidad real o supuesta, sino que se amplía a todos aquellos que
“no tienen la condición de funcionario o servidor público o que hubieran cesado en ella
y que por algún motivo tomaron conocimiento de dichas identidades”.

El quebrantamiento de la reserva de la identidad implicará sanciones administrativas,


civiles y penales cuando corresponda.

9. PROCEDIMIENTO

La Policía Nacional presentarán al Fiscal un Informe sobre los hechos materia de


investigación (estructura criminal de la organización, recursos con los que cuenta, sus
posibles integrantes, modus operandi y vínculos con otras organizaciones), a dicho
informe se acompañará un Plan de Trabajo el que, debe contener la identidad del
funcionario policial propuesto para realizar la labor de agente encubierto, su hoja de
servicios, la identidad supuesta, el adiestramiento que ha recibido, la duración
aproximada del procedimiento y demás información que corresponda.

Analizado el informe y el plan de trabajo, el Fiscal entrevistará al agente propuesto.


Calificada la procedencia autorizará la utilización de la técnica mediante disposición
motivada con el siguiente contenido:

17
a) Las identidades real y supuesta del agente o agentes designados.

b) La facultad del agente para actuar bajo identidad supuesta en el tráfico jurídico y
social, llevando a cabo actividades vinculadas al delito de que se trate, precisando los
límites de su actuación.

c) El período de duración del procedimiento

d) El propósito perseguido.

e) La designación del oficial responsable del procedimiento

f) La obligación del agente encubierto y del oficial responsable del procedimiento de


informar periódicamente y en detalle los avances del procedimiento.

g) Otras disposiciones que el Fiscal considere necesarias para el mejor cumplimiento


de los fines de la técnica.

El RENIEC es la entidad que entregará el DNI al Fiscal que solicitó el otorgamiento de


una “identidad supuesta” para un agente encubierto, dejándose constancia en acta en
estricta reserva. Se elevará una copia al Fiscal de la Nación para su registro
correspondiente

El Fiscal dará por concluida la técnica especial de investigación, mediante disposición


motivada, en los siguientes casos:

a) Cuando se hayan cumplido los objetivos propuestos

b) Cuando de los informes periódicos de la Policía, se advierta que será materialmente


imposible el cumplimiento de los objetivos

c) Cuando en el desarrollo del procedimiento surja cualquier circunstancia que lo


invalide.

d) Cuando se advierte en el curso de la técnica especial la comisión de ilícitos penales


o la concurrencia de graves riesgos para bienes jurídicamente tutelados. e) A pedido de
la autoridad policial mediante informe debidamente sustentado

18
Las disposiciones mediante las cuales se autorizan y se culminan las técnicas de la
circulación y entrega vigilada de bienes delictivos y agente encubierto serán elevadas
inmediatamente a la Fiscalía de la Nación, para su anotación en el registro
correspondiente, en estricta reserva.

19
20