You are on page 1of 10

ANÁLISIS DEL ARTÍCULO N° 139 DE LA CONSTITUCIÓN POLÍTICA DEL PERÚ

1. La unidad y exclusividad de la función jurisdiccional.

No existe ni puede establecerse jurisdicción alguna independiente, con excepción de


la militar y la arbitral.

No hay proceso judicial por comisión o delegación.

COMENTARIO:

El vocablo jurisdiccional deriva de jurisdicción, que tiene como raíz etimológica la


locución latina iurisdidio que, a su vez, deriva de ius, derecho, y dicere, decir, declarar.
Y estas necesidad de administrar justicia proviene de la antigüedad, cuando en las
aldeas las personas escogían a las más cultas, o con mayor experiencia para poder
impartir justicia, actualmente se habla de una unidad y exclusividad de la jurisdicción
que debería entenderse, entonces, como la estructura orgánica y jerarquizada del
Poder Judicial, en cuyo vértice se ubica la Corte Suprema de Justicia con competencia
sobre todo el territorio de la República, las Cortes Superiores de Justicia en el ámbito
territorial de los respectivos Distritos Judiciales, los Juzgados de Primera Instancia,
cualquiera que sea su competencia por razón de la materia, en las capitales de las
provincias, y los Juzgados de Paz Letrados con competencia en los distritos
municipales. Esta estructura no comprende a los Juzgados de Paz no Letrados, que
tienen la competencia que les atribuye la ley pero que no forman parte del Poder
Judicial

La jurisdicción militar tiene antecedentes que se remontan a épocas anteriores al


advenimiento de la República, Se trata de una función jurisdiccional que también
ejerce el Estado pero con competencia exclusiva sobre los miembros de las Fuerzas
Armadas para juzgar y reprimir las infracciones a las normas que establecen sus
deberes y en las que puedan incurrir durante el desempeño de los servicios que les
son inherentes, siendo también un derecho para los mismos miembros de las Fuerzas
Armadas, pero solo en lo que vienen a ser los delitos de función, mientras que la
función jurisdicción arbitral tiene también antecedentes de antigua data y acusa un
reconocimiento en la Constitución de 1839, explicitado por la de 1979 y receptado por
la vigente.1993.

2. La independencia en el ejercicio de la función jurisdiccional.

Ninguna autoridad puede avocarse a causas pendientes ante el órgano jurisdiccional


ni interferir en el ejercicio de sus funciones. Tampoco puede dejar sin efecto
resoluciones que han pasado en autoridad de cosa juzgada, ni cortar procedimientos
en trámite, ni modificar sentencias ni retardar su ejecución. Estas disposiciones no
afectan el derecho de gracia ni la facultad de investigación del congreso, cuyo ejercicio
no debe, sin embargo, interferir en el procedimiento jurisdiccional ni surte efecto
jurisdiccional alguno.

COMENTARIO:

Según la división tripartita, los poderes del estado son el Poder Legislativo, Ejecutivo y
Judicial; así como estos poderes, las demás instituciones que consagra la constitución,
gozan de plena autonomía e independencia en el ejercicio de sus funciones, el
Ministerio Público, la Defensoría del Pueblo, el Consejo de la Magistratura y cuantas
instituciones señale la constitución gozan de autonomía. Por lo tanto, el Poder Judicial
no puede ser la excepción a esta regla y más aún si tiene encomendada una de las
tareas más difíciles, cual es, administrar justicia, Este hace referencia cuando se utiliza
el concepto independencia judicial, debe advertirse que esta categoría tiene por lo
menos dos manifestaciones, la independencia de la institución, que bien puede
denominarse autonomía, aun cuando el uso de esta última puede en algunos
contextos ser entendida como exagerada y, por otra, la independencia del juez, es
decir, la funcional. la independencia es inherente a la calidad de juez, un juez resuelve
un caso con un pronunciamiento sobre el fondo, su intensa y legítima autoridad impide
que tal decisión sea discutida en algún otro fuero, sea el que fuese

3. La observancia del debido proceso y la tutela jurisdiccional.

Ninguna persona puede ser desviada de la jurisdicción predeterminada por la ley, ni


sometida a procedimiento distinto de los previamente establecidos, ni juzgada por
órganos jurisdiccionales de excepción ni por comisiones especiales creadas al efecto,
cualquiera sea su denominación.

COMENTARIO:

Cuando se hace referencia al derecho de un debido proceso, se afirma la existencia


de un derecho continente al interior del cual existen cierto número de derechos
fundamentales que aseguran el reconocimiento y plen1tud de un sujeto de derecho
dentro de un procedimiento o proceso. Así, serán expresiones del derecho continente
(debido proceso) el de ser juzgado por un juez competente, de ser emplazado
válidamente, de poder contradecir en un plazo razonable, de ser procesado en base a
un procedimiento previamente establecido legalmente, de poder probar sus
afirmaciones o de impugnar las decisiones que no lo conformen, entre otras.

El debido proceso, se encuentra regulado por la legislación nacional y por la


internacional y ha llegado al rango de ser un Derecho Humano inherente a la persona,
así, el artículo I del título Preliminar del Código Procesal Civil, señala: Toda persona
tiene derecho a la tutela jurisdiccional efectiva para el ejercicio o defensa de sus
derechos o intereses, con sujeción aún “debido proceso”. Así mismo, el artículo 10º de
la Declaración Universal de los Derechos Humanos, señala: Toda persona tiene
derecho, en condiciones de plena igualdad, a ser oída públicamente y con justicia por
un tribunal independiente e imparcial, para la determinación de sus obligaciones o
para exámenes de cualquier acusación contra ella en materia penal. Podemos definir
el debido proceso, como la garantía procesal que determina que la obligación que
tiene el juez y las partes de observar los principios y lo establecido por las normas
adjetivas correspondientes.

4. La publicidad en los procesos, salvo disposición contraria de la ley.

Los procesos judiciales por responsabilidad de funcionarios públicos, y por los delitos
cometidos por medio de la prensa y los que se refieren a derechos fundamentales
garantizados por la Constitución, son siempre públicos.

COMENTARIO:
La publicidad como una de la garantía muy importante dentro del sistema jurídico, toda
vez, que con ello el pueblo pueda hacer el análisis y comentario sobre el ejercicio de
las funciones ejercida por los magistrados, "La actividad jurisdiccional del Poder
judicial tiene por función constitucional el viabilizar la intervención del Estado mediante
órganos de fallo adscritos a una terceridad imparcial y compositiva, tendentes a dirimir
los conflictos interindividuales de naturaleza jurídica con el objeto de restablecer la
convivencia pacífica mediante la resolución de dichas controversias por la vía de la
recta aplicación o integración de la ley en sentido lato”, por lo general, los procesos
son públicos cuando son de acción pública, sin embargo, hay procesos de acción
pública que se ventilan en sesiones privadas, como el caso de los delitos de violación
sexual.

Para el caso de los funcionarios públicos, éstos siempre tienen que ser públicos,
porque ellos (los funcionarios) están supeditados al interés nacional, por ser
personajes que ejercen la carrera pública, así mismo, la constitución señala que para
los delitos que contravengan los derechos fundamentales garantizados por ella deben
ser siempre públicos por la peligrosidad que presentan los agente.

5. La motivación escrita de las resoluciones judiciales en todas las instancias,

Excepto los decretos de mero trámite, con mención expresa de la ley aplicable y de los
fundamentos de hecho en que se sustentan.

COMENTARIO:

"se encuentran huellas de la motivación en las jurisdicciones estatutarias, en la


eclesiástica de la Santa Inquisición y aún antes en la de los magistrados romanos, el
principio de la obligación de reddere rationem de las decisiones judiciales, y
específicamente de las sentencias, es rigurosamente moderna".

Actualmente se dice que la motivación es la expresión del por qué el juez emite una
resolución, es decir, el juez al emitir una resolución en los considerándoos explica las
razones del por qué, de la sentencia dada, Es interesante poner en relieve que en la
Constitución vigente (al igual que en todas las anteriores) el Poder Judicial, frente a
sus "pares" Legislativo y Ejecutivo, es el único órgano al que se le exige motivar sus
actos, casi como poniendo en evidencia que los jueces serán todo lo independientes
que deben ser, pero estando sometidos a la Constitución y a la ley (art. 146.1 Const.),
así debe reflejarse en sus resoluciones. Es así que se ha dicho que la motivación es el
"banco donde el juez paga el precio de la independencia y libertad de decisión”.

La motivación escrita (que es lo que exige la Constitución) de las resoluciones


judiciales puede cumplir, dependiendo del ángulo en que se mire, hasta tres funciones:

1) Desde el punto de vista del juez: una función preventiva de los errores, en cuanto
debiendo aquél dar cuenta por escrito de las razones por las que ha llegado a su fallo,
al momento de "redactar" su resolución podría bien darse cuenta de aquellos errores
que podría haber cometido en su "operación intelectiva" previa y "auto enmendarse".

2) Desde el punto de vista de las partes: una función endoprocesal o de garantía de


defensa en cuanto les permite conocer la ratio decidendi de la resolución y, como tal,
detectar esos errores que se mantendrían ocultos si no se explicitaran por escrito, a
los efectos de poder utilizar las impugnaciones enderezadas a reparar tales errores.
3) Desde el punto de vista de la colectividad: una función extra procesal o democrática
de garantía de publicidad (y como tal de exclusión o de detección de la arbitrariedad)
en el ejercicio del poder por parte del juez.

6. La pluralidad de la instancia.

COMENTARIO:

Cuando la Ley Orgánica del Poder Judicial, señala en su artículo 1 que la potestad de
administrar justicia emana del pueblo y se ejerce por el Poder Judicial a través de sus
"órganos jerárquicos" la ley está señalando de manera implícita que los órganos
jerárquicos vienen a constituir las diferentes instancia además Así la LOPJ de 1992 en
su arto 11 señala que "Las resoluciones judiciales son susceptibles de revisión, con
arreglo a ley, en una instancia superior", agregando que "lo resuelto en segunda
instancia constituye cosa juzgada" y que "su impugnación solo procede en los casos
previstos en la ley.

7. La indemnización, en la forma que determine la ley, por los errores judiciales


en los procesos penales y por las detenciones arbitrarias, sin perjuicio de la
responsabilidad a que hubiere lugar.

COMENTARIO:

Desde 1933 se consagró con rango constitucional el derecho que tiene todo
procesado a ser indemnizado por los errores judiciales cometidos en los procesos
penales, garantía que se hizo extensiva en la Constitución de 1979 a la indemnización
por las detenciones arbitrarias. La indemnización, es el pago que tiene como fin
resarcirle a una persona, los daños o perjuicios que se le haya podido ocasionar, por lo
general, se habla de indemnización en la vía civil -la constitución no parece hacer
distinción- en lo penal se habla de reparación civil, que también es lo mismo, pero que
se pide en esta vía. Un sistema penal garantista implica la obligación de los jueces que
imparten justicia de tener especial cuidado en la tramitación de los procesos,
respetando los derechos de los imputados, efectuando además un adecuado control
de la legalidad, razonabilidad y proporcionalidad de la detención. La evolución de los
derechos humanos ha determinado que en las Constituciones se inserte un programa
penal, que otorga diversas garantías procesales y derechos a los justiciables. “La
indemnización por los errores judiciales y por las detenciones arbitrarias es una de
esas garantías”.

8. El principio de no dejar de administrar justicia por vacío o deficiencia de la ley.

En tal caso, deben aplicarse los principios generales del derecho y el derecho
consuetudinario.

COMENTARIO:

Con este artículo, la Constitución garantiza el derecho a la tutela, con lo cual, ningún
juez puede dejar de administrar justicia, por las razones que señala la Constitución, y,
por consiguiente, debe aplicar lo antes señalado. Los Principios Generales del
Derecho, son postulados o máximas, que orientan al derecho en su conjunto, son el
fundamento mismo de este, La integración opera, pues, frente a vacíos y deficiencias
legales. Al respecto, cabe hacer la precisión de que, pese a la terminología empleada
("vacíos"), la norma se refiere en realidad a las denominadas "lagunas del Derecho",
existiendo una diferencia pocas veces advertida entre ambas expresiones, Marcial
Rubio explica que la laguna del Derecho se da cuando existe un suceso para el cual
no existe norma jurídica aplicable, pero se considera que tal suceso debería estar
regulado por el sistema jurídico. El vacío del Derecho, por su parte, consiste en un
suceso para el que tampoco existe normativa aplicable, pero se considera que aquel
no debe estar regulado por el Derecho.

Por otro lado, los principios generales del Derecho suelen ser confundidos con los
apotegmas o con las reglas o máximas jurídicas heredadas del Derecho Romano, que
en suma comprenden afirmaciones resumidas del pensamiento de antiguos autores o
que han sido extraídas de la experiencia jurídica, y que son expresadas en forma de
refranes o fórmulas concisas y de fácil retención.

9. El principio de inaplicabilidad por analogía de la ley penal y de las normas que


restrinjan derechos.

COMENTARIO:

Desde el punto de vista del aspecto objetivo la analogía legis se caracteriza por el
hecho de que en ella se comienza en una disposición concreta de la ley, para, sobre la
base de su ratio esendi o idea fundamental, aplicarla a casos idénticos en su esencia;
por el contrario, en la analogía iuris se arranca de una pluralidad de disposiciones
singulares o particulares y se extraen de ellas, vía inductiva, principios más generales,
los cuales se aplican a casos que no caen bajo ninguna de las disposiciones de la ley,
pero en este inciso se fundamenta en los Principio de Legalidad y el de Prohibición de
la Analogía, establecidos en los Artículo II y III del TITULO PRELIMINAR del Código
Penal, que señalan respectivamente: Nadie será sancionado por un acto no previsto
como delito o falta por la ley vigente al momento de su comisión, ni sometido a pena o
medida de seguridad que no se encuentren establecidas en ella. Y: No es permitida la
analogía para calificar el hecho como delito o falta, definir un estado de peligrosidad o
determinar la pena o medida de seguridad que les corresponde.

10. El principio de no ser penado sin proceso judicial.

COMENTARIO:

Es necesario que este respete aquellos elementos o garantías del debido proceso que
son indispensables para que el proceso sea justo. En consecuencia, si el proceso o
procedimiento iniciado para juzgar y sancionar a una persona es una farsa, o no es
más que una mera sucesión de actos procesales sin ninguna razonabilidad, donde la
imparcialidad e independencia del juzgador es una quimera, donde la justicia que se
brinda no es efectiva y oportuna o cuando la decisión tomada por el juzgador es
absurda, arbitraria o materialmente injusta por lo tanto la consecuencia jurídica del
delito es la pena, esta establece la responsabilidad penal del autor y precisa de la
lesión o puesta en peligro de bienes jurídicos, la cual es impuesta por un juez
competente y en debido proceso previo. Por consiguiente, sino hay juez competente,
no hay proceso y si no hay proceso, entonces, no hay pena.

11. La aplicación de la ley más favorable al procesado en caso de duda o de


conflicto entre leyes penales.
COMENTARIO:

El presente inciso está en estrecha relación con los Principios de Combinación y


Retroactividad Benigna de la Ley Penal, establecidos en los artículos 6 y 7 de Libro I
de la Parte General del Código Penal, que señalan respectivamente:

Artículo 6. La Ley Penal aplicable es la vigente en el momento de la comisión del


hecho punible. No obstante, se aplicará la más favorable al reo, en caso de conflicto
en el tiempo de leyes penales. Si durante la ejecución de la sanción se dictare una ley
más favorable al condenado, el Juez sustituirá la sanción impuesta por la que
corresponda, conforme a la nueva ley; y,

Artículo 7. Si, según la nueva ley, el hecho sancionado en una norma anterior deja de
ser punible, la pena impuesta y sus efectos se extinguen de pleno derecho.

Los artículos antes mencionados son muy claros al señalar la aplicación inmediata de
la ley penal, no obstante, se aplicará la más favorable al reo, en caso de conflicto en el
tiempo de leyes penales.

12. El principio de no ser condenado en ausencia.

COMENTARIO:

Constituye también un principio que tanto legisladores como jueces deben tener en
consideración, los primeros al desarrollarlo, en tanto constituye un derecho de
configuración legal; y los jueces cuando resuelven los procesos penales, al considerar
su configuración como derecho fundamental de un procesado, y a la vez, parámetro
de interpretación. Toda vez, que esto va contra el principio de inmediación y
contradicción del ausente, ya que el juez, debe escuchar a ambas partes y en razón a
ello evaluar y meritar los medios de prueba.

13. La prohibición de revivir procesos fenecidos con resolución ejecutoriada. La


amnistía, el indulto, el sobreseimiento definitivo y la prescripción producen los
efectos de cosa juzgada.

COMENTARIO:

Amnistía

La amnistía es la facultad que tiene el congreso según el artículo 102 inciso 6 de la


Constitución, de perdonar a un procesado, la comisión de un delito político, la cual
implica, el olvido de la pena y de los hechos delictuosos, es decir, es un perdón
completo.

Indulto

El indulto es la facultad que tiene el Presidente de la República, según el artículo 118


inciso 21, de perdonarle la comisión de un delito a un procesado, pero que sólo implica
el olvido de la pena, más no el de los antecedentes, es decir, es un perdón incompleto.

Sobreseimiento Definitivo

Es una de las formas como puede concluir un proceso y el cual puede ser declarado
por el juez o a petición del fiscal, cuando de los hechos se pruebe que no hay
responsabilidad en el inculpado o que no existen indicios razonables de la misma. El
sobreseimiento puede ser definitivo o provisional, es provisional, cuando falta algún
requisito procedimental por ejemplo y definitivo cuando se da lo antes señalado.

Prescripción

Es otra de las maneras como concluye un proceso. La prescripción es el transcurso


del tiempo que extingue la acción o persecución de un delito.

Decir que una resolución ha adquirido la calidad de cosa juzgada equivale a que no
puede ser modificada ni que el proceso sea reabierto. Una resolución adquiere tal
calidad cuando el justiciable ha hecho valer todos los recursos impugnativos que la ley
le otorga en defensa de sus pretensiones; o pudiendo hacerlo ante una resolución
emitida por una instancia intermedia deja transcurrir el tiempo y no acciona ejercitando
un derecho fundamental que la propia Constitución establece: la pluralidad de
instancia.

14. El principio de no ser privado del derecho de defensa en ningún estado del
proceso.

Toda persona será informada inmediatamente y por escrito de la causa o las razones
de su detención. Tiene derecho a comunicarse personalmente con un defensor de su
elección y a ser asesorada por éste desde que es citada o detenida por cualquier
autoridad.

COMENTARIO:

En ese sentido, tanto la Constitución de 1979 como la 1993 establecen las siguientes
garantías del derecho defensa, aunque con un orden distinto: a) nadie puede ser
privado del derecho de defensa en ningún estado del proceso, b) toda persona será
informada inmediatamente y por escrito de la causa o las razones de su detención y c)
toda persona tiene derecho a comunicarse personalmente con un defensor de su
elección y a ser asesorada por este desde que es citada o detenida por cualquier
autoridad. el derecho de defensa, al ser una manifestación de un derecho fundamental
como el debido proceso, debería estar previsto en el catálogo de derechos
fundamentales y desligado de la función jurisdiccional, a fin de facilitar su aplicación y
observancia en el ámbito administrativo y entre particulares.

Finalmente se dice que la Constitución, comete un exabrupto, al señalar en la parte


final: "desde que es citada o detenida por "cualquier autoridad" Hay que señalar, que el
único funcionario investido con la facultad de otorgar detenciones es el juez y que este
último, lo hace por intermedio de la policía, nadie más puede detener, ni ordenar
detenciones, si una autoridad, que no sean las antes señaladas realizan una
detención, entonces, estarán inmersos el delito de abuso de autoridad. Decir, cualquier
autoridad, de una u otra manera, la constitución, permite que otros funcionarios
realicen esta acción.

15. El principio de que toda persona debe ser informada, inmediatamente y por
escrito, de las causas o razones de su detención.

COMENTARIO:

La necesidad de conocer los motivos que justifiquen una detención no es de reciente


aparición, pues, uno de los precedentes en el Derecho comparado fue la Declaración
de Derechos del Buen Pueblo de Virginia, del 12 de junio de 1776, la cual,
posteriormente, formó parte de la Constitución de los Estados Unidos de América. Así
también, en nuestro país, la Constitución de 1823 reconoció la necesidad de informar
sobre las razones de la detención, aunque lamentablemente, no señaló los supuestos
en los cuales se permitía la misma.

16. El principio de la gratuidad de la administración de justicia y de la defensa


gratuita para las personas de escasos recursos; y, para todos, en los casos que
la ley señala.

COMENTARIO:

Constitución vigente ha ido mucho más allá de la Carta de 1979, pues ha terminado
consagrando un derecho de alcance general (o sea válido para cualquier proceso, no
solo penal) a favor (en principio) de todas las personas de "escasos recursos" que
comprende dos aspectos: a) poder litigar sin tener que adelantar lo que técnicamente
se llaman "costas"; y b) contar con un abogado patrocinante gratuito. Por ello la
constitución señala que la administración de justicia es gratuita, ello no implica la
exoneración de las tazas judiciales, las costas y los costos, salvo los casos previstos
en la ley.

17. La participación popular en el nombramiento y en la revocación de


magistrados, conforme a ley.

COMENTARIO:

La facultad que tiene el pueblo de nombrar y revocar a los magistrados (jueces) sin
embargo, en la práctica esto constituye una realidad, e incluso creo que esta
participación coadyuvaría a que la previsión constitucional de que ''la potestad de
administrar justicia emana del pueblo" (artículo 138 de la Constitución) no sea una
afirmación falsa y alegórica, sino que tenga contenido real, haciendo del Poder Judicial
un verdadero poder estatal (pues en el Estado constitucional todo poder político ha de
ser conferido democráticamente, en el marco de las normas constitucionales).

18. La obligación del Poder Ejecutivo de prestar la colaboración que en los


procesos le sea requerida.

COMENTARIO:

la colaboración del Ejecutivo en los procesos a un solo ámbito: al auxilio de la fuerza


pública para la ejecución de lo ordenado finalmente en el proceso judicial que implique
la suma de esfuerzos no sólo de los poderes constituidos, como el ejecutivo, sino la de
todos los peruanos que deseamos vivir en paz y armonía, conforme a un estado
democrático de gobierno.

19. La prohibición de ejercer función judicial por quien no ha sido nombrado en


la forma prevista por la Constitución o la ley. Los órganos jurisdiccionales no
pueden darle posesión del cargo, bajo responsabilidad.

COMENTARIO:

Dicho derecho fundamental es un verdadero atributo subjetivo consistente en ser


juzgado o procesado por el juez preestablecido de acuerdo a ciertas reglas de
competencia estipuladas en la ley. El derecho al juez natural está comprendido dentro
del derecho al debido proceso y la tutela jurisdiccional, donde nadie puede avocarse al
ejercicio de la función jurisdiccional, sino de la forma y la manera establecida por la
ley, hacerlo constituye delito y el permitirlo implica concurrir en responsabilidad.

20. El principio del derecho de toda persona de formular análisis y críticas de las
resoluciones y sentencias judiciales, con las limitaciones de ley.

COMENTARIO:

Nos encontraríamos ante una manifestación de la libertad de creación intelectual, a


través de la cual se reconoce la facultad de toda persona para escrutar, estudiar y
aplicar sus conocimientos, obteniendo un producto determinado.

En tal sentido, es innegable que a través del análisis de las resoluciones y sentencias
las personas imprimen sus conocimientos y ciencia para elaborar obras, como son
-por ejemplo- los comentarios de jurisprudencia, los libros, las tesis y los artículos en
los cuales se citen o critiquen jurisprudencia, puesto que los jueces por el simple
hecho de ser personas, no son perfectas y por lo tanto, pueden cometer errores, sin
embargo, esto no es una excusa y, por lo tanto, sus resoluciones pueden ser objeto de
análisis o críticas que estén acordes con los límites que establece la ley.

21. El derecho de los reclusos y sentenciados de ocupar establecimientos


adecuados.

COMENTARIO:

Los incisos 21 y 22 de nuestro artículo 139 parecen ser distintos pero


complementarios, si se tiene en cuenta de que el primero de los nombrados hace
referencia al ambiente físico en la que estarán confinados los reclusos y, el segundo, a
los principios sobre los cuales se desenvolverá el tratamiento penitenciario. Tal
separación es más aparente que real puesto que las condiciones físicas o ambientales
de reclusión influyen sobre el tratamiento del

Interno y, de hecho, las etapas del tratamiento y su "progresividad" están


acompañadas de diversos ambientes físicos. De cualquier manera, un ambiente físico
bien puede estimular o desincentivar la readaptación del recluso y puede importar su
progreso o "regresividad" en el tratamiento.

22. El principio de que el régimen penitenciario tiene por objeto la reeducación,


rehabilitación y reincorporación del penado a la sociedad.

COMENTARIO:

El constituyente de 1993 ha prescrito determinadas finalidades al régimen


penitenciario, esto es, a la ejecución de una pena privativa de la libertad: reeducar,
rehabilitar y reincorporar socialmente al penado.

En primer lugar, la "re educación" alude al proceso de adquisición de actitudes al que


es sometido un recluso para ser capaz de reaccionar durante la vida en libertad, la
expresión "reincorporación social" nos remite al resultado fáctico de recuperación
social de un condenado, originalmente considerado antisocial, la recuperación que
implica la introducción en la sociedad de un condenado en las mismas condiciones
que el resto de ciudadanos.