You are on page 1of 8

Resumen

El día 9 de octubre se realizó la visita a la quebrada Fardos la cual se une con la quebrada tesorito

que se encuentra en el departamento de caldas. Se obtuvieron las muestras en el km 3 vía

Manizales alto de letras la cual comprende un ambiente húmedo y zonas aledañas de alta pendiente

y la cual hace parte del flanco occidental de la cordillera central, se recogieron aproximadamente

dos libras de sedimentos, del cual se le hizo su debido proceso para analizar la composición

mineralógica y determinar las diferentes procedencias del mismo. En esta quebrada podemos tener

registros de rocas; ígneas, metamórficas y sedimentarias provenientes de los diferentes complejos

y episodios geológicos de la región, uno de los eventos que más modifico este paisaje fue el

tectonismo presente causando actividad volcánica.

A estos sedimentos se les aplico un proceso para analizar detalladamente los diferentes tipos de

rocas y minerales. Este análisis se llevó a cabo en el laboratorio de mineralogía física de la

universidad de caldas, en el cual se empleó una lupa para tener una mejor visión de los sedimentos,

para identificar cada una de las rocas y minerales presentes en los diferentes tamaños de las

muestras y a partir de esto analizar y comprender las transformaciones químicas y físicas que

sufren algunos minerales con el ambiente y el transporte ocasionado por la quebrada. Este análisis

de cada muestra también nos permite inferir y confirmar los datos presentes en las diferentes

planchas y revistas de la región.


Metodología

La visita se lleva a cabo en las horas de la mañana, partiendo desde Manizales caldas hasta la zona

industrial de la ciudad, dirigiéndonos por la vía que conduce hacia el alto de letras caminando

aproximadamente de 2 a 3 km hasta la quebrada. Nos desviamos de la carretera principal por una

vía secundaria en sentido contrario a la corriente de la quebrada (figura 1) , desplazándonos cerca

de 200 metros hasta el sitio donde extrajimos las muestras, tomando como referencia el meandro

de la quebrada, recolectando las muestras de donde el flujo de energía es menor y se generan

depósitos, tratando de que sean del mismo tamaño y de un tamaño que no sea ni muy fino como

tamaño limo ni tampoco tan grande como una muestra de mano, recogiéndolos en una bolsa ziploc

para ser llevadas hasta el laboratorio de palinología de la universidad de caldas, donde se

depositaron en un recipiente especial para posteriormente ponerlas en un horno para extraer todo

rastro de humedad de la muestra.

El paso a seguir fue llevar la muestra ya seca al ro-tap el cual es una máquina de tamizado en la

cual se tienen 5 tamices para diferentes tamaños de muestras, los cuales fueron: 4mm, 2mm,

250ppm, 63 micras y menos a 63 micras. Se separó cada muestra según cada tamiz en diferentes

bolsas.

Se llevaron al laboratorio donde se analizaron las muestras de 4mm, 2mm, 250ppm, y se examinó

cada tamaño para hacer la descripción mineralógica.


Figura 1

ANALISIS COMPOSICIONAL.

Según el análisis detallado de la composición de los distintos tamaños de los sedimentos de la


quebrada fardos, pudimos observar los diferentes líticos, las diferentes texturas y los diferentes
minerales que encontramos. Estas rocas y minerales son producto de los sucesos geológicos que
han caracterizado la orogenia de la cordillera central y así mismo la geología de Manizales y la
actividad volcánica que caracteriza su litología, en las siguientes imágenes se puede observar el
inicio de la actividad volcánica producto del tectonismo creando una zona de subducción que
ocasiona grandes cambios en la zona:
En el tamiz de 4mm:

Andesita:
Roca ígnea extrusiva proveniente de una colada de lava por la actividad volcánica de cerro bravo
la cual tiene dos periodos de emisión ; uno en el mioceno tardío y otro del holeoceno que son flujos
de pos glaciación
Se pudo establecer que la Milonita Granítica del Guacaica presenta dos estados de
deformación, submagmático y de estado sólido de alta a baja temperatura
Pangea. Adicionalmente se ha interpretado como un intrusivo sintectónico con base
encaracterísticas petrográficas y relaciones de campo, y se encuentra emplazado en el complejo
Cajamarca, y a su vez es intruido por la Tonalita-Granodiorita de Manizales, y cubierto por
depósitos volcanoclásticos al oriente
En el flanco occidental de la Cordillera Central, al este de la Ciudad de Manizales, aflora un cuerpo
alargado de dirección Norte-Sur denominado Milonita Granítica del Guacaica, caracterizada por
presentar deformación en un régimen dúctil en diferentes estados, ya sea submagmático y sólido
de alta a media temperatura, donde el primero es evidenciado por fracturas en feldespato rellenas
de cuarzo,

Historia geológica
La zona donde se construyo la actual ciudad de Manizales y sus municipios circunvecinos

Presenta una historia geológica desde el cretáceo inferior hasta hoy, el cual presenta varios episodios

como tectonismo, plutonismo y sedimentación de los cuales surge la formación quebradagrande,

casabianca entre otras mas formaciones.


l área de estudio hace parte de la cadena volcánica activa más norte de la Cordillera Central
Colombiana, donde el ambiente tectónico es el resultado de la convergencia de las placas
Suramérica, Caribe, y Nazca y las microplacas de Coiba y Panamá (Taboada et al., 2000,
Bohórquez et al, 2005). Esta interacción es la responsable de los diferentes estilos estructurales
presentes en la región y la convergencia entre las placas de Nazca y Suramérica de la generación
de volcanismo a lo largo de la cordillera (Pennington, 1979; Taboada et al., 2000).

Litológicamente, el sector se encuentra dominado por la presencia de unidades metamórficas e


ígneas con diferentes grados de deformación, como lo son el Complejo Cajamarca, que
constituye el núcleo de la Cordillera Central (González, 1993), el Complejo Quebradagrande
(Maya y González, 1995) localizado al occidente de la Zona de Falla de San Jerónimo (Cuéllar et
al., 2003), la Milonita Granítica del Guacaica (Cuéllar et al., 2003, López et al., 2007), el
Batolito del Bosque (Barrero y Vesga, 1976) y Tonalita Granodiorita de Manizales, haciendo
referencia a esta unidad litoestratigráfica en el sentido definido por López y Aguirre (2005) - y
que ha sido denominada antes como Stock de Manizales (Mosquera, 1978), Granodiorita de
Manizales (González y Londoño, 2002) o Stock Tonalítico-Granodiorítico de Manizales (Plazas,
2010). Estas rocas se encuentran cubiertas en forma discordante por depósitos piroclásticos y
flujos de lava producidos principalmente por la actividad de los volcanes Cerro Bravo, Santa
Isabel y Nevado del Ruíz (FIGURA 1). La historia eruptiva del Volcán Nevado del Ruiz
comenzó hace 1.8 Ma y ha pasado por tres estados eruptivos constituidos por el Ruíz ancestral,
viejo y presente (Thouret et al., 1990).

A nivel regional, el marco tectónico está caracterizado por el desarrollo de un fallamiento


dominado por estructuras N-S, denominado por algunos autores como el "Sistema de Fallas de
Romeral", pero correspondiente a las fallas Cauca-Almaguer, Silvia-Pijao y San Jerónimo de
Maya y González (1995), estructuras a las que preferiblemente se hará relación en este trabajo.
La Falla San Jerónimo corresponde a la estructura más oriental, marca el contacto entre el
Complejo Cajamarca al oriente y el Complejo Quebradagrande al occidente y tiene expresión en
el área de trabajo. Las estructuras NE-SW se relacionan con el sistema de Fallas de Palestina,
que al igual que las anteriores coinciden en su dirección con la tendencia general del sistema
tectónico andino (Page, 1986). Otras fallas importantes corresponden a las de orientación NW-
SE a EW, como las fallas Villamaría � Termales, Campoalegrito, Río Claro, Campoalegre, San
Eugenio, Nereidas y San Ramón, y algunos lineamientos en el complejo volcánico Ruíz-Tolima
(González, 2001), además de la Falla de Santa de Rosa, con orientación N70°E (Bohórquez et
al., 2005).

Adicionalmente, algunos de los edificios volcánicos, como el Ruíz, El Cisne y Santa Isabel, se
presentan alineados en dirección NE-SW, que coincide perfectamente con la prolongación al
suroeste del trazo de la Falla de Palestina (CHEC, 1983; González y Jaramillo, 2001; Cárdenas,
2004; Cárdenas et al., 2004; Acosta et al., 2007).

Revistauis.edu.co