You are on page 1of 5

EUCARISTIA MATRIMONIO

MONICION DE ENTRADA
GUÍA: El sacramento del matrimonio es una gracia que crece y enriquece nuestra
vida en la medida en que la cultivamos y somos fieles a ella. En esta Eucaristía,
queremos renovar nuestra voluntad de seguir el camino de santidad matrimonial a
la cual hemos sido llamados. Al hacerlo, queremos también agradecer al Señor los
dones que él nos ha regalado como matrimonio y como familia, por eso, con gran
alegría nos reunimos para ser testigos del matrimonio de estos hermanos nuestros
Como Familia que se une en un mismo carisma. Recibamos a nuestro celebrante,
entonando nuestro canto de entrada.

SALUDO DEL CELEBRANTE. En el nombre del Padre….

MOMENTO PENITENCIAL. (Los novios encienden las velas del Cirio Pascual)
ESPOSOS:
Perdónanos, Señor, por las veces que, por nuestro egoísmo, nos hemos dedicado
exclusivamente a nuestros propios intereses y no nos hemos preocupado de dejar
tiempo para dialogar con nuestra esposa, con nuestros hijos y nuestros familiares.
Señor, ten piedad.

Canto: Señor, ten piedad.

ESPOSAS:
Perdónanos, Señor, por las veces en que no hemos sabido dar una atmósfera de
acogimiento, de interioridad y de paz a nuestro hogar y nos hemos dejado llevar por
el cansancio, el activismo y la rutina. Cristo, ten piedad.

Canto: Cristo, ten piedad.

JUNTOS:
Señor, perdónanos por no buscarte más en la oración y por dejar de lado nuestra
aspiración a la santidad matrimonial. Señor, ten piedad

Canto: Señor, ten piedad.

LITURGIA DE LA PALABRA:
GUÍA: El amor que Dios entrega a su iglesia es comparado al amor que une a los
esposos, aquel que se siente como un sello en el corazón, como espada en la
batalla, capaz de enfrentar las adversidades de la vida. Escuchemos con atención.

PRIMERA LECTURA
Lectura del Cantar de los Cantares

La voz de mi Amado.
Mirad: ya viene, saltando por los montes, brincando por las colinas; mi Amado es
una gacela, es como un cervatillo.
Mirad: se ha parado detrás de mi tapia; atisba por las ventanas, observa por las
rejas.
Mi Amado me habla así: “Levántate, Amada mía, hermosa mía, ven a mí. Paloma
mía que anidas en los huecos de la peña, en las grietas del barranco, déjame con
tu figura”
Mi amado es para mí y yo para él.
Ponme como sello sobre tu corazón, como un sello en tu brazo.
Porque el amor es fuerte como la muerte; el celo, obstinado como el infierno.
Sus saetas son saetas de fuego.
Las grandes aguas no pueden apagar el amor ni los ríos arrastrarlo.
Palabra de Dios.

SALMO RESPONSORIAL (Salmo 104)

R: La misericordia del Señor llena la tierra


Todos: La misericordia del Señor llena la tierra

La palabra del Señor es sincera, y todas sus acciones son leales;


El ama la justicia y el derecho, y su misericordia llena la tierra.

La palabra del Señor hizo el cielo; el aliento de su boca, sus ejércitos;


encierra en un odre las aguas marinas, mete en un depósito el océano.

Dichosa la nación cuyo Dios es el Señor, el pueblo que Él se escogió como


heredad.
El Señor mira desde el cielo, se fija en todos los hombres.

Nosotros aguardamos al Señor: Él es nuestro auxilio y escudo.


Que tu misericordia, Señor, venga sobre nosotros, como lo esperamos de ti.

GUÍA: El amor es la definición permanente de la relación esencial entre Dios, Cristo,


el Espíritu y los seres humanos, ahora y para toda la eternidad. Escuchemos
atentamente este hermoso mensaje.

SEGUNDA LECTURA
Lectura de la primera carta del apóstol san Pablo a los Corintios
Hermanos:
Ambicionad los carismas mejores. Y aún os voy a mostrar un camino excepcional.
Ya podría yo hablar las lenguas de los hombres y de los ángeles; si no tengo
amor, no soy más que un metal que resuena o unos platillos que aturden.
Ya podría tener el don de profecía y conocer todos los secretos y todo el saber,
podría tener fe como para mover montañas; si no tengo amor, no soy nada.
Podría repartir en limosnas todo lo que tengo y aun dejarme quemar vivo; si no
tengo amor, de nada me sirve.
El amor es paciente, afable; no tiene envidia; no presume ni se engríe; no es mal
educado ni egoísta; no se irrita; no lleva cuentas del mal; no se alegra de la
injusticia, sino que goza con la verdad. Disculpa sin límites, cree sin límites,
espera sin límites, aguanta sin límites. El amor no pasa nunca.
Palabra de Dios.

MONICIÓN AL EVANGELIO
GUÍA: En el episodio de las bodas de Caná, San Juan presenta la primera
intervención de María en la vida pública de Jesús, quien dice a sus Apóstoles
“Hagan lo Él les diga” poniendo de resaltando su cooperación en la misión de su
Hijo…Abramos nuestro corazón para acoger el mensaje del Santo Evangelio y
puestos en pie entonemos nuestro canto.

SANTO EVANGELIO
Lectura del santo evangelio según san Juan 2, 1-11
En aquel tiempo, había una boda en Caná de Galilea, y la madre de Jesús estaba
allí. Jesús y sus discípulos estaban también invitados a la boda.
Faltó el vino, y la madre de Jesús le dijo:
-«No les queda vino.»
Jesús le contestó:
-«Mujer, déjame, todavía no ha llegado mi hora.»
Su madre dijo a los sirvientes:
-«Haced lo que él diga.»
Había allí colocadas seis tinajas de piedra, para las purificaciones de los judíos,
de unos cien litros cada una.
Jesús les dijo:
-«Llenad las tinajas de agua.»
Y las llenaron hasta arriba.
Entonces les mandó:
-«Sacad ahora y llevádselo al mayordomo.»
Ellos se lo llevaron.
El mayordomo probó el agua convertida en vino sin saber de dónde venía (los
sirvientes sí lo sabían, pues habían sacado el agua), y entonces llamó al novio y le
dijo:-«Todo el mundo pone primero el vino bueno y cuando ya están bebidos, el
peor; tú, en cambio, has guardado el vino bueno hasta ahora.»
Así, en Caná de Galilea Jesús comenzó sus signos, manifestó su gloria, y creció la
fe de sus discípulos en él.
Palabra del Señor

HOMILIA

RITO DEL MATRIMONIO:


Escrutinio y consentimiento: Nos ponemos de pie ya que como comunidad,
familia franciscana y amigos seremos testigos de este importante momento: a
continuación, los novios serán interrogados sobre su intención y manifestarán su
consentimiento para contraer matrimonio.

SACERDOTE: Queridos novios: el día de hoy han venido a la casa de Dios para que
el Señor consagre su amor, en presencia del ministro de la Iglesia y ante la
comunidad cristiana.
Ustedes ya han sido consagrados por el bautismo. Ahora, Cristo, al bendecir el amor
que ustedes se profesan, les enriquecerá y fortalecerá, por medio de este sacramento,
para que puedan ser mutuamente fieles y asumir las responsabilidades propias de la
vida matrimonial. Por tanto, ante esta asamblea, les pregunto sobre su intención.

ESCRUTINIO:
SACERDOTE: ¿vienen a contraer Matrimonio sin ser coaccionados, libre y
voluntariamente?

ESPOSOS: Si, venimos libremente

SACERDOTE: ¿Están decididos a amarse y respetarse mutuamente durante toda la


vida?

ESPOSOS: Si, estamos decididos.

SACERDOTE: ¿Están dispuestos a recibir de Dios responsable y amorosamente los


hijos, y educarlos según la ley de Cristo y de su Iglesia?
ESPOSOS: Si, estamos dispuestos

CONSENTIMIENTO:
SACERDOTE: Así pues, ya que quieren contraer santo matrimonio, unan sus
manos, y manifiesten su consentimiento ante Dios y su Iglesia.

ESPOSO: Yo, , te recibo como esposa y me entrego a ti para amarte y honrarte


fielmente, en la alegría y en el dolor, con salud o enfermedad, en la abundancia o en
la pobreza, todos los días de mi vida.

ESPOSA: Yo, , te recibo como esposo y me entrego a ti para amarte y honrarte


fielmente, en la alegría y en el dolor, con salud o enfermedad, en la abundancia o en
la pobreza, todos los días de mi vida.

SACERDOTE: El Señor, que hizo nacer en ustedes el amor, confirme este


consentimiento mutuo, que han manifestado ante la Iglesia.
Lo que Dios ha unido, que no lo separe el hombre.

Bendición y entrega de los anillos: Los anillos son un signo visible de una
realidad más profunda a la que hoy estos novios se han comprometido,
presenciaremos la bendición de los mismos y el mutuo intercambio.

SACERDOTE: El Señor bendiga + estos anillos que van a entregarse uno al otro en
señal de amor y fidelidad.

ESPOSO: recibe esta alianza en señal de mi amor y fidelidad a ti, en el nombre del
Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.

ESPOSA: recibe esta alianza en señal de mi amor y fidelidad a ti, en el nombre del
Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.

Bendición y entrega de las Arras: Las arras son también la promesa de compartir
los bienes y de ser solidarios con los necesitados, pues, estas monedas indican que
el matrimonio cristiano no es insensible a las necesidades de los demás.

SACERDOTE: Bendice + Señor estas arras, que Manuel pone en manos de y


derrama sobre ellos la abundancia de tus bienes.

ESPOSO:, recibe estas arras como prenda de la bendición de Dios y signo de los
bienes que vamos a compartir.

PLEGARIA UNIVERSAL.

Guía: El amor de Dios se nos manifiesta en todo momento de nuestra vida,


confiados en su bondad a cada invocación respondemos: “SEÑOR, ENSÉÑANOS A
VIVIR EN EL AMOR”
1.- Por el santo Padre Francisco, por los obispos, sacerdotes y religiosos para que el
espíritu del Señor los siga asistiendo en la conducción del nuevo pueblo de Dios
y sigan llevando el mensaje de Paz a todas nuestras familias. Roguemos al Señor

2.- Por la familia que hoy recibe tú bendición, para que el amor reine siempre en
sus vidas y nunca falte tú presencia entre ellos para poder renovar cada día todo
lo bueno. Roguemos al Señor

3.- Por todos los padres de familia del Perú, para que unidos en el trabajo solidario
posibiliten el engrandecimiento de sus familias. El Señor bendiga sus vidas, sus
trabajos y su quehacer cotidiano. Roguemos al Señor

4.- Por los esposos, cabeza del hogar y pilar de seguridad. Para que sepan dar a sus
esposas el cariño del amor, la fraternidad del hermano y la confianza del amigo.
Para que sepan guiar con alegría el camino de sus hijos. Roguemos al Señor

5.- Por las esposas, fortaleza del hogar y ejemplo de cariño. Para que asuman con
responsabilidad el papel de esposa, madre y amiga que les ha confiado el Señor.
Que sepan llevar con paciencia y cariño a sus familias hasta la presencia del
padre. Roguemos al Señor.

6.- Por esta gran familia para que la fuerza del Espíritu renueve cada día nuestro
ardor apostólico y nos haga testigos de la verdad en medio de un mundo que
busca caminos auténticos, fraternos y solidarios. Roguemos al Señor.

PRESENTACIÓN DE LOS DONES.

GUIA: Señor, junto con los dones que traemos ante tu altar en esta mañana te
ofrecemos nuestra historia familiar, nuestras vidas fruto del amor y nuestra
vocación de buenos padres de familia.

1. Flores: Señor, traemos ante tu altar estas flores como símbolo de la vida que tú
nos donas y queremos que florezcan, den alegría y gozo a los demás.

2. Hostias (Pan) y Vino (Uvas): No hay mayor bendición que ser de Ti Señor, con
las hostias y el vino, te entregamos nuestras vidas y Tú nos entregas la tuya.
Recibe estas ofrendas vivas y gratas a tus ojos Señor, que se convertirán en
alimento espiritual.

COMUNION
GUÍA: La familia comparte un mismo pan en una mesa común y la Eucaristía
fortalece nuestro cotidiano esfuerzo por vivir en el amor. Queridos hermanos Jesús
nos invita a compartir de su mesa para permanecer vivo y verdadero en medio de
nosotros.

SALIDA
GUIA: Contentos por haber compartido esta sagrada Eucaristía, comuniquemos con
nuestros gestos y palabras lo que hemos vivido aquí. Que San Francisco de Asís sea
ejemplo del verdadero anuncio de Cristo con nuestras propias vidas y nos anime a
ser misioneros en nuestras familias y en el mundo entero.