You are on page 1of 10

EL OLIGOPOLIO: MODELOS

El oligopolio es un tipo de estructura de mercado considerada como un punto intermedio entre


dos extremos: competencia perfecta y monopolios. Este tipo de competencia imperfecta está
caracterizada por tener una relativa escasez de empresas, pero siempre superior a una, que
produce un bien homogéneo. Debido al escaso número de empresas en el mercado, las
estrategias entre las empresas son interdependientes. Esto implica que los beneficios de una
empresa oligopolista serán altamente dependientes de las acciones de sus competidores.
Las empresas de un mercado oligopolista pueden tener un amplio rango de patrones de
comportamiento haciendo difícil que haya un único modelo. Los modelos estáticos se utilizan
debido a que representan una manera sencilla de analizar los equilibrios en este mercado. Sin
embargo, el problema de maximización al que se enfrenta la empresa estará marcado por el
contexto de las interdependencias de las diferentes estrategias en el que cada mercado funcione.
Por ello, la empresa deberá estimar y recopilar las reacciones de sus competidores en sus
problemas de optimización para elegir la mejor estrategia a seguir. Como resultado debemos
proponer una variación conjetural de cómo los competidores modifican su comportamiento según
cómo varíen las estrategias de la empresa.
Veamos cómo la variación conjetural afecta el comportamiento y producción de cada empresa.
Empezando con un problema de maximización de beneficios (πi), donde Q es la producción total,
q corresponde a la producción de cada empresa y C es el coste de producción:
Igualando a cero para la maximización, tenemos que:

Por ello, si reordenamos la ecuación anterior tenemos que:

En esta última ecuación, podemos asumir lo siguiente:


 Los beneficios de cada empresa están directamente relacionados con el comportamiento
de sus competidores, lo que determina la variación conjetural (VC).
 El comportamiento de cada empresa dependerá de la variación conjetural de sus
competidores: si VC>0, la empresa reaccionará contraatacando con la misma acción
(reducción de precios, por ejemplo); si VC<0, la empresa escogerá la estrategia contraria;
si VC=0, la empresa se adaptará a la estrategia de su competidor, tal y como se asume en
el modelo de duopolios de Cournot.
 El comportamiento de cada empresa, entendido como las reacciones a las estrategias de
cada una, definirá la estructura del mercado y el grado de competencia.

Con el propósito de simplificar, los oligopolios se estudian sobre todo en aquellos casos donde
solo existen dos competidores en el mercado. Este tipo de oligopolios se conocen como duopolios,
y su análisis y conclusiones se pueden extrapolar al resto de oligopolios.

Modelo de Cournot
El duopolio de Cournot, también conocido como modelo de competencia de Cournot, es un modelo
de competencia imperfecta en el que dos empresas con funciones de costes idénticas compiten
con bienes homogéneos en un entorno estático. El duopolio de Cournot representa el comienzo
del estudio de los oligopolios, en concreto los duopolios, y extiende el análisis de las estructuras
de mercado el cual, hasta entonces, se había concentrado en los extremos de la competencia
perfecta y los monopolios. Cournot realmente inventó el concepto de teoría de juegos casi 100
años antes de John Nash, cuando trató el caso de cómo las empresas se comportarían en el caso
de duopolios. Existen dos empresas operando en un mercado limitado. La producción del mercado
es igual a P (Q)=a-bQ, y donde Q=q1+q2 para las dos empresas. Ambas empresas recibirán unos
beneficios derivados de una toma de decisión simultanea hecha por ambas sobre cuánto producir,
y también basada en su función de costes: CTi=C-qi.
De forma algebraica:

Con el fin de maximizar, la condición de primer orden será́:

Por ello, las funciones de reacción (líneas azules), donde la variable clave es el precio fijado por
la otra empresa, tomarán la siguiente forma:

Lo que todo esto contempla y explica es un principio


muy básico. Ambas empresas luchan por conseguir los
máximos beneficios. Estos beneficios derivan del
volumen máximo de ventas (una porción mayor de la
cuota de mercado) y precios más altos (beneficios
mayores). El problema reside en el hecho de que el
incremento de los beneficios mediante mayores precios
puede perjudicar a los ingresos debido a la pérdida de
cuota de mercado. Cournot enfoca esto mediante la
maximización de la cuota de mercado y los ingresos
definiendo el precio óptimo. Este precio óptimo será́ el
mismo para ambas empresas, ya que de otra manera la
empresa con el precio más bajo se hará́ con todo el
mercado, lo que hace de esto un equilibrio de Nash,
también conocido en este modelo como el equilibrio de Cournot-Nash.
Si consideramos las curvas de isobeneficios, aquellas que muestran la combinación de las
cantidades que proporcionarán los mismos beneficios a la empresa (curvas rojas), podemos
observar que el equilibrio del juego no es Pareto eficiente, debido a que las curvas de isobeneficios
no son tangentes. El resultado se encuentra por debajo del de la competencia perfecta y por tanto
no es socialmente óptimo, pero es mejor que el resultado bajo monopolio.
Extendiendo el modelo a más de dos empresas, podemos observar que el equilibrio del juego se
acerca al resultado de la competencia perfecta debido a que el número de empresas aumenta,
decreciendo por tanto la concentración del mercado.
En algunos casos, la competencia mediante la realización de ajustes en el precio es más lógica
que la competencia mediante cambios en las cantidades ofertadas, especialmente en el corto
plazo. Además, una de las hipótesis del modelo de duopolio de Cournot afirma que las empresas
ofertarán un producto homogéneo. Teniendo en cuenta esto, Bertrand propone una alternativa
a Cournot. Si consideramos el modelo de Bertrand desde una perspectiva de la teoría de juegos,
se puede analizar como un juego simultáneo donde la elección estratégica se basa en el precio en
vez de la cantidad.

Modelo de Bertrand
En este modelo los consumidores comprarán los bienes de la empresa que ofrezca el precio más
bajo. De esto se puede intuir que el equilibrio de Nash será́ aquel en el que ambas empresas fijan
el mismo precio. Si asumimos funciones de coste iguales y constantes, la demanda para cada
empresa queda definida con la siguiente formula:

El equilibrio de Bertrand ocurre cuando P1=P2=CM, siendo CM el coste marginal, dando el mismo
resultado que bajo competencia perfecta.
La lógica es simple: si el precio de ambas empresas es igual pero el coste marginal es menor,
existirá́ un incentivo por parte de ambas empresas a disminuir el precio y hacerse con el mercado.
Por ello, el único equilibrio en el que ninguna de las empresas estará́ tentada a desviarse será́
aquel equilibrio en el que el precio sea igual al coste marginal.

El resultado del modelo implica una paradoja,


conocida como la paradoja de Bertrand: en el caso
de competencia imperfecta (aquí́, un duopolio),
donde existe un fuerte incentivo a coludir,
terminamos con el mismo resultado que en
competencia perfecta. El equilibrio no se sostiene
con funciones asimétricas debido a que la empresa
con costes marginales menores se hará́ con todo
el mercado, convirtiéndose así́ en un monopolio.
Un gran análisis de esta paradoja, conocido como
el modelo de duopolio de Edgeworth o duopolio
Bertrand-Edgeworth, fue desarrollado por Francis
Y. Edgeworth.

Modelo de Stackelberg
El duopolio de Stackelberg, también conocido como modelo de competencia de Stackelberg, es
un modelo de competencia imperfecta basado en un juego no cooperativo. Representa un punto
de inflexión en el estudio de las estructuras de mercado, especialmente en lo referente al análisis
de los duopolios, debido a que es un modelo que se basa en hipótesis iniciales diferentes, y
muestra conclusiones diferentes, a las de modelos de duopolios anteriores como el de Cournot o
el de Bertrand.
En teoría de juegos, el duopolio de Stackelberg es un juego secuencial (no simultáneo, a
diferencia del modelo de Cournot). En este modelo, existen dos empresas que producen bienes
homogéneos y están sujetos a la misma demanda y función de costes. Una empresa, la líder, tal
vez debido a que es más conocida o es una marca con mayor valor, está mejor posicionada para
decidir primero cuanta será la cantidad q1 que ofertará. La otra empresa, la seguidora, tras
observar la decisión de la primera empresa, escogerá qué cantidad ofertará, q 2. Para encontrar
el equilibrio de Nash del juego tenemos que utilizar inducción hacia atrás, como en cualquier juego
secuencial. Esto es, comenzar a analizar la decisión del seguidor:

Para la empresa 2 (seguidora), el problema es similar al del modelo de Cournot. La reacción


definida como una función de q1 (líneas azules) es la siguiente:

La empresa 1 (líder) se anticipa al comportamiento del seguidor y lo toma en consideración para


realizar su elección de q1:

Por ello, las cantidades vendidas por cada empresa en el equilibrio son:

El equilibrio perfecto del juego es el equilibrio de Stackelberg. En este juego, el líder ha decidido
no comportarse como en el modelo de Cournot. Sin embargo, no se puede asegurar que el líder
vaya a producir más y conseguir mayores beneficios que el seguidor (la producción será superior
en la empresa que tenga un coste marginal menor). La producción total será mayor y los precios
menores, pero el jugador 1 saldrá mejor parado que el jugador 2, lo que sirve para destacar dos
cosas: la importancia de información de mercado precisa cuando se está definiendo una
estrategia, y la interdependencia de las estrategias de cada jugador, especialmente cuando hay
un líder de mercado (que tiene el beneficio de poder actuar primero) y un seguidor.
Cuando se trata de eficiencia económica, el resultado es similar al modelo de duopolio de Cournot.
El equilibrio de Nash no es Pareto eficiente (las curvas de isobeneficios, no son tangentes entre
sí) y por ello, existe una pérdida de eficiencia económica. No obstante, la perdida es menor en el
duopolio de Stackelberg que en el de Cournot.
Los puntos de equilibrio de Stackelberg y Cournot son estables en los modelos estáticos de un
solo periodo. En entornos más dinámicos, como son los juegos repetidos, los modelos necesitan
reconsiderarse.

Comparación con el duopolio de Cournot:


 El modelo de Stackelberg es un juego secuencial, mientras que el de Cournot es un juego
simultáneo;
 En el duopolio de Stackelberg, la cantidad vendida por el líder es mayor a la cantidad
vendida por el seguidor, mientras que en el duopolio de Cournot es la misma cantidad en
ambas empresas;
 En relación a la comparación de la producción y el precio de cada empresa tenemos que:
 Líder: qS1 > qC1 y πS1 > πC1
 Seguidor: qS2 < qC2 y πS2 < πC2
 En relación a las cantidades totales de producción y al precio tenemos que:
 QM < QC < QS < QCP
 PM > PC > PS > PCP = CMg

QC: cantidad total con Cournot


QS: cantidad total con Stackelberg
QCP: cantidad total con competencia perfecta
QM: cantidad total con monopolio
PC: precio con Cournot
PS: precio con Stackelberg
PPC: precio con competencia perfecta
PM: precio con monopolio
CMg: marginal cost

Modelo de Paul Sweezy


Qué pasaría si el oligopolista no enfrentara una curva de demanda ordinaria como la Marshalliana,
si partieran del supuesto de que dicha curva no existe y el equilibrio es solo un punto que puede
ser observado en tiempo presente, como podrían sus seguidoras reaccionar ante algún cambio de
precio de la firma líder en esta situación.
El modelo de demanda quebrada asume que si una empresa (líder) baja su precio las otras la
siguen (seguidoras), pero si ésta líder sube su precio las otras no necesariamente la siguen ¿Por
qué? ¿Qué pasaría si las seguidoras subieran también sus precios?
En el modelo de demanda quebrada es esencialmente característico la existencia de una
discontinuidad. ¿Por qué existe esta discontinuidad? ¿A quién afecta esta discontinuidad?
El modelo de demanda quebrada cuyos argumentos sirven para explicar la estabilidad de precios,
no es un modelo de determinación de precios, puesto que si bien racionaliza o explica el porqué
de la rigidez de precio dentro de ciertos límites, no explica qué pasaría fuera de ellos. Entonces,
¿Cómo se llega a p* y q* estables?, ¿es posible esto?

Durante la década de 1930 el pensamiento económico tuvo un gran desarrollo, y en especial


resalta la crítica al modelo competitivo, puesto que es un tema muy relevante para los economistas.
Tal es el caso de la competencia perfecta, el cual se cuestionaba tanto por el análisis del equilibrio
general -desarrollado por Keynes- como por el análisis del equilibrio parcial –desarrollada en
Inglaterra por Joan Robinson en su análisis de la competencia imperfecta y en los Estados Unidos
por Chamberlain acerca de la competencia monopólica. Todo esto resume numerosas críticas a
la competencia perfecta. Al finalizar la década de 1930 surgieron duras críticas al análisis del
oligopolio, destacando entre los más importantes los trabajos de Hall y Hitch en Inglaterra y el de
P. Sweezy en Estados Unidos, quienes formularon el modelo o teoría de curva de demanda
quebrada, que el tema que vamos a desarrollar en el presente documento.
Este modelo fue planteado por la necesidad de argumentos que sirvan para explicar la estabilidad
de precios, por ello el comportamiento de las empresa es asimétrico ante variaciones en el precio.
Por ello se define a partir del supuesto de que el oligopolista cree que sus rivales reaccionarán en
forma diferente según si éste aumenta el precio o bien si lo disminuye, lo que origina que el ingreso
marginal sea discontinuo y el precio que maximiza beneficios no cambie ante cada variación de
costes. Una vez que el modelo de curva de demanda quebrada ha sido ubicado en su contexto
histórico y en su campo de acción – esto es en el marco del análisis del oligopolio del cual es
actualmente uno de sus tantos integrantes – pasamos seguidamente a desarrollar el tema en
forma didáctica y práctica.

Existe un mercado, en el cual la participación individual de la demanda es insignificante en el


sentido que las decisiones individuales no pueden influir en las variaciones de los precios, es decir
una demanda tomadora de precios. Mientras en que la participación de los oferentes su
comportamiento se asemeja a un monopolio sin ser un mercado monopolístico. Existen pocos
vendedores, y están pendientes de las decisiones de sus competidores con respecto al precio del
bien (corto plazo), o las cantidades producidas (medio plazo), y de qué manera puede influir en su
curva de demanda oligopólica.
Un oligopolio está determinado por la existencia de barreras de entrada en determinados
mercados, dichas barreras pueden ser naturales, tecnológicas o legales según sea el entorno en
el que se haya formado. Y el poder de la industria oligopólica depende también de la interacción
entre las empresas
Una manera de describir la interacción de un oligopolio es a partir del modelo de demanda
quebrada desarrollada por Sweezy, básicamente es usado para explicar la rigidez de los precios
en el oligopolio.

Sweezy no se encontró tan de acuerdo con la curva de demanda ordinaria de Marshall a la que se
enfrenta una empresa en competencia imperfecta, entonces introduce un nuevo modelo que busca
explicar la determinación de los precios bajo un sistema de precios rígidos, el modelo de demanda
quebrada.
Previamente Kaldor había desarrollado el concepto de curva de demanda imaginaria, la cual difiere
de la demanda de mercado porque la primera solo existe en la mente del oligopolio, para ser
preciso en su coincidencia con la curva de demanda de mercado real es necesario el manejo de
información exacta de los consumidores. Esta curva puede ser elástica o inelástica, así como
puede presentar discontinuidades según el criterio del oferente.
Sweezy sigue a Kaldor en su concepto de “curva de demanda imaginaria” e incorpora las
reacciones de los demás oligopolistas en el esquema de la demanda, como es imaginaria la curva
tiene una forma especial, establecido un precio inicial P° y justo en ese punto surge una
discontinuidad, el oligopolista se encuentra con un tramo elástico por encima del precio inicial e
inelástico por debajo de P°. Este mecanismo surge si se piensa que frente a un incremento en el
precio de la mercancía, las empresas seguidoras mantendrán el suyo haciendo que la líder pierda
participación de mercado enfrentando ahora una demanda elástica. En cambio si la líder decide
bajar el precio, las seguidoras bajan su precio también por el mismo motivo de no perder
participación de mercado y la líder enfrentaría una curva de demanda inelástica.

Una cuestión interesante es que en ese punto de precio inicial P° la empresa líder no se encuentra
motivada para variar el nivel de precios, y si sucediera una variación en los costos o en la demanda
tampoco lo haría, esto se debe a la rigidez de los precios, se habla de una estabilidad predecible
en los precios. Uno de los objetivos de este modelo es describir precisamente el comportamiento
del oligopolio frente a un precio rígido explicado bajo el concepto de una demanda quebrada.
Los oligopolistas parten del principio maximizador de beneficio Img = Cmg, además se tiene que
la curva del Img es discontinua al mismo nivel en que la curva de demanda se quiebra, entonces
el Cmg tiene todo ese tramo para equilibrarse con el Img, posteriormente si los Cmgs se
incrementaran pasando de Cmg1 a Cmg2 , la líder seguiría en su combinación optima y no habría
motivo para incrementar el precio. Con esta afirmación Sweezy se formula que la remuneración
individual de los factores deja de ser igual a la productividad marginal.

En la imagen se puede observar todo ese tramo de rigidez en el precio, los costos marginales del
oligopolio puede variar de Cmg1 a Cmg2 y el oligopolista mantendrá el nivel de precios porque
aun estaría maximizando ganancias, reiterando, es posible dicha rigidez gracias a la
discontinuidad de la curva de Img a la que se enfrenta la firma.

1. Bien homogéneo. Este es un caso de oligopolio puro, los bienes son perfectamente sustituibles
lo cual genera la interdependencia de los oligopolios (reacción de las rivales).
2. Variable estratégica es el precio. Liderazgo de precios, las decisiones y reacciones de las
rivales estarán en función a las decisiones que tome la principal con respecto a su precio.
3. Asimetría en la reacción de los oligopolistas.
· Si la empresa líder incrementa el de su producto, la seguidora se mantiene.
· Si la empresa líder disminuye su precio, las demás la siguen y disminuyen también.

Modelo de Hotelling
En este modelo introdujo las nociones de equilibrio de localización en un duopolioen el que dos
empresas tienen que elegir su ubicación teniendo en cuenta la distribución y costes de transporte.
El modelo de Hotelling ha sido fuente de inspiración para una gran cantidad de literatura fructífera
que no se limita a la teoría de la organización industrial sino también a otras ciencias, como la
política, ya que algunas de sus conclusiones pueden aplicarse directamente a ellas.
Inicialmente el modelo se desarrolló como un juego en el que las empresas primero eligen un lugar
y después un precio de venta de sus productos. Con el fin de establecer su negocio en la mejor
ubicación para maximizar los beneficios, las empresas tendrán que evaluar tres variables clave: la
ubicación de los competidores, la distribución de los clientes y los costes de transporte.
Sin embargo, este modelo incluye dos enfoques diferentes. El primero es un modelo estático que
consiste en una sola etapa, las empresas eligen su ubicación y precios simultáneamente, y el
segundo es un modelo dinámico en el que el precio se establece después de determinar la
ubicación. El modelo se basa en una ciudad lineal que consta de una sola calle recta. Para una
mejor comprensión, el modelo de Hotelling se explica a veces con el ejemplo de una playa donde
dos puestos de helados están tratando de decidir la mejor ubicación.

En una playa que va de oeste a este, de tamaño [0,1], donde los consumidores están distribuidos
uniformemente, dos puestos de helados idénticos (A y B) con un coste marginal de producción,
c > 0, tratan de determinar su mejor ubicación. A está situado a una distancia a desde el punto 0,
mientras que B está situado a una distancia b del punto 1.
Es indiferente para los clientes ir a uno u otro puesto de helados, siempre y cuando su utilidad se
maximiza. Por esta razón, debemos suponer que ambos puestos de helado ofrecen exactamente
los mismos helados, y por lo tanto la utilidad de los consumidores se dará sólo por el precio del
helado y la distancia al puesto. A pesar de las diferencias en los precios, el puesto con los precios
más bajos no necesariamente atraerá toda la demanda, ya que los consumidores también
considerarán la distancia al puesto.
Si los precios de ambos puestos fueran iguales, el factor diferencial sería la proximidad de los
consumidores a cada puesto. Todos los consumidores ubicados a la izquierda de a irían al puesto
A, y todos los consumidores ubicados a la derecha de 1-b irían al puesto B. Los consumidores
restantes, ubicados entre ambos puestos, irían a lo que sea más cercano. En este primer modelo,
es el centro exacto de esa playa, así que los consumidores a su izquierda irían al puesto A mientras
que los consumidores a su derecha irían a B.
Dos condiciones son necesarias para que los beneficios sean positivos y maximizados en ambos
puestos:
-Los precios de venta deben ser más altos que los costes marginales

Esta segunda condición implica que ambos puestos no pueden ubicarse en el mismo punto
exactamente en el centro de la playa. Si este fuera el caso, sería indiferente para los clientes a ir
a cualquiera de los dos. Cada puesto disminuiría sus precios con el fin de atraer clientes, y así
entrarían en lo que se conoce como una guerra de precios. Si tuvieran costes marginales
diferentes, el puesto con el coste marginal más alto estaría en una clara desventaja y terminaría
saliendo del mercado, ya que el otro puesto podría bajar los precios más y así atraer a todos los
clientes. Dependiendo de cómo se fijen los precios, podría conducir a una solución de Bertrand,
en la que los precios de ambos puestos son iguales a sus costes marginales, logrando así
ganancias cero.
Podemos concluir que en este modelo el factor clave para la diferenciación del producto es la
localización. Por lo tanto, cada puesto fijará precios que serán más altos que sus costes marginales
y escogerá un lugar que no sea el centro de la playa.

En el modelo dinámico, tiene dos etapas. Durante la primera etapa, los puestos eligen su ubicación
y en la segunda etapa se establecen los precios. Con respecto al modelo anterior hay dos hipótesis
adicionales:
 Ambos puestos tienen el mismo coste marginal.
 El coste total para los consumidores depende tanto del precio de los bienes como de la
distancia a su ubicación (t).
El punto de división entre las áreas servidas por estos dos puestos está determinado por la
condición de que en un cierto punto es indiferente para los consumidores entre consumir en un
puesto o el otro. Igualando obtenemos

Al resolver, la función de demanda para cada puesto será:

Usando la inducción hacia atrás podemos encontrar el equilibrio perfecto de Nash


del subjuego donde ambas empresas maximizan sus beneficios.

Etapa 2: ya habiendo determinado una ubicación, los puestos tendrán ahora que fijar el precio que
reportará los mayores beneficios posibles. Esto nos llevará una vez más al resultado del modelo
estático, en el que cada puesto establece su propio precio.
Etapa 1: los puestos anticipan y eligen su ubicación. Los beneficios serán mayores cuanto menor
sea la distancia a los extremos, por lo tanto, la diferenciación máxima entre los soportes será dada
cuando A se sitúa en 0 y el B en 1.

Las conclusiones que se pueden extraer de


este modelo son dos efectos opuestos. Por
un lado, existe un incentivo para que ambos
puestos se ubiquen en el centro de la playa
con el fin de aumentar su cuota de mercado
alcanzando a la mayor cantidad de clientes,
en lo que se conoce como el efecto de la
demanda. Y, por otro lado, existe un
incentivo para que ambos puestos se
ubiquen en extremos opuestos en lo que se
considera el efecto estratégico. Mientras
que el primer efecto reducirá la
diferenciación entre los stands, el segundo la incrementará.
En política podemos observar cómo los candidatos siguen este efecto de demanda, ya que tienden
a provenir de una ideología específica, pero tienden a transmitir hacia una ideología moderada con
el objetivo de atraer al mayor número de electores posible.