You are on page 1of 1

Carta de Dios Para Ti

¡Hola!… ¿Cómo estás?…. Solamente te escribo esta carta para contarte lo mucho que te amo y
pienso en ti. Te vi ayer, esperé toda la tarde, deseoso de que hablaras conmigo y me dijeras
cuánto me amas, tu sabes que yo te amo, mi amor es muy grande y no tiene fin, ayer te lo dije,
lo sabes muy bien que te amo aunque me ofendes con tu pecado.
Al llegar el atardecer…. Te ofrecí una puesta de sol para cerrar el día y una brisa suave para que
descansaras y ….. Esperé y espere. Nunca te acordaste de mí……. Sí, me dolió, pero todavía te
amo.
Te vi dormir y deseaba un pensamiento para mí. Sin embargo yo derramé la luz de la luna sobre
tu rostro… Nuevamente esperé deseando que despertaras para que pudiéramos hablar conmigo.
¡Tengo tantos regalos para ti!
Despertaste y rápido, te fuiste, al colegio. Mi corazón latía fuerte esperando que te sintieras
amado por mí. Mis lágrimas caían por que no te volviste acordar de mi amor por ti.
Hoy te ves muy indiferente a mi amor. Si tan sólo me escucharas! ¡Si tan sólo elevaras un
pensamiento para mi…..
¡Te amo!, y trato de decírtelo en el cielo azul y en la tranquilidad de la hierba verde… lo susurro
en las hojas de los árboles, en el amor de tu familia, y lo expreso en los cantos de amor de los
pájaros. Te cobijo con el tibio sol y perfumo el aire con olorosas esencias naturales.
Mi amor es más profundo que los mares y más grande que los deseos que en tu mente anidan…
¡OH!, Si tú supieras cuánto anhelo caminar a tu lado y hablar contigo siempre y en todo
momento!
Podemos vivir juntos, siempre, aquí en la tierra y en todo el Universo, si así lo quieres tú…. Sé que
a veces te alejaras de mí por culpa del pecado, pero siempre estaré a tu lado. Yo sé que te han
dicho que la vida es difícil, pero si sabes ser mi amigo (a), jamás tendrás una dificultad, además
mi Padre, que es tuyo también, te ama mucho y me ha pedido que te proteja siempre.
Bueno quiera decirte muchas cosas más, pero ya me despido diciéndote, que yo te amo como mi
padre y sólo espero que me pidas que te acompañe, guíe y aconseje. Llámame, búscame,
cuenta conmigo; donde quiera que estés yo estaré contigo, aun cuando te encuentre sumergido
en tu pecado, yo ahí estaré.

Atte: Jesús
Quien te ama siempre.