You are on page 1of 2

Advocaciones Marinas

María es Madre de la Iglesia y permanece unida a ella en constante intercesión.


Los Evangelios nos muestran a María como la "intercesora" pues como Madre se
preocupa de la situación de los hombres y "aboga” a su Hijo para que los socorra.
La presencia de la Virgen María en la cotidianidad ha permitido que se conozca
con diferentes nombres o advocaciones. pero no significa que hay muchas
“Marías", sino una sola. Se conoce como advocaciones, a las distintas formas de
nombrar o referimos a la Santísima Virgen. Es común que muchos cristianos, por
falta de información o mejor dicho "formación", confundan esos distintos nombres
con distintas santas o "virgencitas", como suelen llamarle. La Madre de Jesús es
la Virgen María. Y los católicos solemos "apodarla" de distintas maneras, según el
lugar dónde se halla instalada la devoción, o según la circunstancia, si es una
aparición o se la nombra Patrona, etc. De esta manera, encontraremos que
llamamos a María como "Nuestra Señora del Rosario", Virgen de Lourdes, Virgen
de Fátima, Nuestra Señora de la Paz, Madre de la Eucaristía, La Virgen del
Carmen, La Virgen de la Medalla Milagrosa, Virgen de Cocharcas y cientos de
formas más. Pero siempre nos referimos a nuestra Santa Mamá del Cielo. ¿Qué
niño no ha llamado a su madre de cientos de maneras cariñosas? Es por eso que
no debemos confundirla, como si se tratara de distintas personas o distintas
santas. Cada advocación expresa una virtud o atributo de la Virgen, que tiene
vínculos con una verdad de nuestra fe o algún lugar específico. Cuando ella se
manifiesta, lo hace para revelar su amor y protección o para comunicar un
mensaje de su Hijo. Ella recibe estos nombres por el cariño del pueblo, del lugar
donde apareció o también según las circunstancias.

Las diversas advocaciones y los santuarios esparcidos por el mundo evidencian la


confianza y la fe que los devotos sienten por ello (Aparecida N° 269)

En el Perú, tiene un lugar muy importante dentro de la religiosidad popular y un


legado de advocaciones marianas en toda nuestra geografía, producto de la
Evangelización.
Con el fenómeno de la migración, muchos pueblos han trasladado su religiosidad
popular al lugar de destino.
Los símbolos religiosos marianos (rosario, denario, escapulario, medallas, etc.) y
el arte (poesía, música, danza, pintura, escultura, etc.) nos muestran la devoción
del pueblo hacia "nuestra protectora".
Ha continuación el siguiente cuadro nos muestran las diferentes advocaciones en
los Departamentos de nuestro Perú

DEPARTAMENTO ADVOCACIÓN
Apurímac Virgen de Cocharcas
Arequipa Virgen del Buen Paso
Cajamarca Nuestra Señora de los Dolores
Callao Virgen del Carmen' ¡tLa Legua¡, I
Cuzco Mamacha Belén
lca Virgen del Rosario
Loreto La Purísima
Virgen de La Puerta
La Libertad
Perpetuo Socorro
Virgen de Cocharcas
La Inmaculada Concepción
Junln
Virgen del Rosario
Virgen del Carmen
Nuestra Señora de la Evangelización
Virgen d las Mercedes
Lima Virgen del Rosario
Virgen del Carmen
Virgen de la Antigua
Piura Virgen e la Merced
Virgen de Alta Gracia
Puno
Virgen de la Candelaria
San Martín Virgen de la Natividad

Y en algunos países Latinoamericanos:

Colombia Virgen de Chiquinquirá


Brasil Nuestra Señora de la Aparecida
Bolivia Nuestra Señora de la Copacabana
Argentina Nuestra Señora de Lujan
México Nuestra Señora de Guadalupe
Ecuador Virgen Dolorosa