You are on page 1of 2

INFORMÁTICA DEL VECTOR SOLAR

Resumen: los sistemas térmicos solares de alta concentración requieren que se rastree el Sol con
gran precisión. Cuanto mayor es la concentración del sistema, mayor debe ser esta precisión. La
tendencia actual en los sistemas de seguimiento de concentradores solares es el uso de
controladores de circuito abierto que calculan la dirección del vector solar en función de la
ubicación y el tiempo. Para mantener el precio bajo del sistema de seguimiento, el controlador se
basa en un microprocesador de bajo costo. Estos dos hechos imponen restricciones importantes
sobre el algoritmo de posición de Sun para ser utilizado en el controlador, ya que debe ser
altamente preciso y computable de manera eficiente al mismo tiempo. En este trabajo, se revisan
varios algoritmos actualmente disponibles en la literatura solar y se presenta un nuevo algoritmo,
desarrollado en la Plataforma Solar de Almería, que combina estas dos características de precisión
y simplicidad. El algoritmo permite determinar el verdadero vector solar con una precisión de 0,5
minutos de arco para el período 1999-2015.

1. INTRODUCCIÓN

Los sistemas térmicos solares de alta concentración requieren que se rastree el Sol con gran
precisión. Aunque el grado de precisión requerido depende de las características específicas del
sistema de concentración analizado, en general, cuanto mayor sea la concentración del sistema,
mayor será la precisión de seguimiento necesaria. Para un sistema de receptor central térmico
solar (CRS) con una relación de concentración de alrededor de 1000, Vant-Hull y Hildebrandt
(1976) estiman que se trata de aproximadamente 3,5 minutos de arco.

La tendencia actual en los sistemas de seguimiento de concentradores solares es utilizar un


controlador local de circuito abierto que calcula la dirección del vector solar en función de la
ubicación geográfica y el tiempo. En una configuración típica, el controlador local hace todo lo
necesario para garantizar el posicionamiento automático continuo del concentrador de tal manera
que la comunicación con el controlador central se limite a establecer puntos de orientación, enviar
datos de estado y aceptar órdenes de seguridad. Esto reduce la necesidad de interacción con el
controlador central y minimiza el tráfico de datos.

Para mantener bajo el precio del sistema de seguimiento, el controlador se basa en un


microprocesador de bajo costo que, además de calcular la posición del Sol, debe poder controlar
muchas otras funciones del sistema de seguimiento.

Todo esto impone restricciones importantes en el algoritmo de posición del Sol para ser utilizado
en el controlador. Tiene que ser altamente preciso y eficientemente computable al mismo tiempo.
Cuanto mayor sea la precisión en el cálculo de la posición del Sol, mayor será el margen de
tolerancia para otras fuentes de error, como óptica o mecánica, que puedan surgir dentro del
sistema de concentración. Por lo tanto, es deseable que la precisión del algoritmo de posición del
Sol sea lo más alta posible.
Este artículo revisa lo que se ha publicado en los últimos 38 años en la literatura solar sobre la
determinación de la posición del Sol, compara los diferentes algoritmos propuestos e introduce un
algoritmo nuevo, más preciso y más simple.

2. EXAMEN BIBLIOGRÁFICO

La literatura solar contiene una amplia gama de documentos que se refieren al cálculo de la
posición del Sol. Estos cálculos se pueden clasificar en dos grupos. El primero es un grupo de
fórmulas y algoritmos relativamente simples que, dado el día del año, calculan los parámetros
básicos de la posición del Sol, como la declinación solar o la ecuación del tiempo (Cooper, 1969;
Lamm, 1981; Spencer, 1971; Swift, 1976). El segundo consiste en algoritmos más complejos
(Michalsky, 1988; Pitman y Vant-Hull, 1978; Walraven, 1978) que, dada la ubicación precisa y el
instante de observación, calculan la posición del Sol en eclíptica (longitud eclíptica, oblicuidad),
coordenadas horizontales celestes (declinación, ascensión recta) y / o locales (distancia cenital y
azimut solar).