You are on page 1of 3

Comunicado de prensa

24 octubre 2010
Contactos: Javier Córdova (374-8060), Gabriela Quijano (466-5539),
Anneliesse Sánchez (374-8061), Yaphet Torres (637-9323)

Se inscribirá un Partido del Pueblo Trabajador

Hace tiempo que en Puerto Rico votamos con resignación. Votamos para sacar un mal gobierno.
Pero presentimos que el nuevo será igual, o peor.

Año tras año, aumenta la violencia en los hogares y las calles. Sufrimos los bajos salarios, el
deterioro de los servicios de salud, la degradación de la educación, la falta de empleo, la
destrucción ambiental.

Se nos calumnia y acusa de vagancia… y se lanzan 30,000 empleados públicos a la calle. Se


ofrecen talleres para buscar empleos… que no existen. De la Isla salen anualmente $35 mil
millones en ganancias… pero no hay fondos para los servicios públicos. Se justifica la exención
contributiva como creadora de empleos… pero los empleos desaparecen. Se habla de
"productividad"… pero se insiste en empobrecer a los que producen. Se habla de fortalecer la
familia… y se destruye la familia con bajos salarios, despidos y largas jornadas de trabajo. Se
habla de vía verde… pero se sigue destruyendo el ambiente y dando la espalda a la agricultura.

Desde la oposición, los partidos tradicionales afirman que basta con elegirlos para detener los
golpes contra el pueblo. Pero cuando los elegimos nos dicen que no hay alternativa. Un partido
nos impone el IVU. El otro nos impone la ley 7. Nos marean con el tema del status, pero a la
hora de golpearnos son gemelos.

Queremos vivir y no sólo sobrevivir. Estamos cansados de cambiar de partido sin que nada
cambie. Estamos cansados de las "nuevas caras" con las ideas de siempre.

Para crear alternativas, hay que atreverse a dar el primer paso. Por eso asumimos la iniciativa de
inscribir un nuevo movimiento, de inscribir un partido del pueblo trabajador.

Pueblo trabajador es la mayoría del país. Somos los trabajadores de la industria y el comercio,
los empleados públicos con plaza y los temporeros, los que trabajan en oficinas y en la calle, los
que laboran full-time y los que dependen de un part-time, los que buscan empleo y no
encuentran, los que estudian hoy, pero no encontrarán empleo mañana, la mujer que trabaja en el
hogar y la que también trabaja fuera del hogar, el artista, el profesional de la salud, el abogado
comprometido con los derechos democráticos, el artesano, el agricultor, y todos los que cada día
hacen que Puerto Rico se mueva y que quieren que se mueva mejor, y para bien de todos y todas.

Necesitamos un partido que defienda el empleo, el salario, los servicios esenciales y el ambiente.
Un partido que ante el privilegio de unos pocos, la inseguridad y la destrucción ambiental,
encarne la aspiración a un Puerto Rico democrático, un Puerto Rico justo y solidario, un Puerto
Rico sustentable.

Hay que defender el salario. No es posible que el país progrese con una mayoría empobrecida.
Ese ingreso debe abonar el desarrollo del país: es necesario proteger los salarios y fomentar la
actividad económica local, dirigida a satisfacer muchas de las necesidades del país, superando la
dependencia casi exclusiva en los incentivos al capital externo, que hace tiempo ha fracasado
como creadora de empleo o fomento de un desarrollo sostenido, para no hablar de desarrollo
sustentable.

Todo incentivo contributivo, o de otro tipo, debe estar atado a una creación real de empleo y a la
justicia para los trabajadores y trabajadoras. ¡Basta de cheques en blanco a las grandes empresas!

Antes que despedir trabajadores hay que atender el problema de evasión contributiva, sobre todo
de ganancias escondidas o no declaradas de grandes empresas. Hay que tener voluntad de cobrar
las multimillonarias deudas contributivas. Hay que estar dispuesto a cortar el malgasto, los lujos
innecesarios, el derroche publicitario, los contratos abusivos que chupan la sangre del sector
público. Queremos justicia contributiva. Es intolerable que pague más el que menos tiene.

Las ganancias millonarias que hoy salen del país (al ritmo de $35 mil millones al año) deben
empezar a contribuir a nuestra reconstrucción económica. Conviene al pueblo de Puerto Rico y
al pueblo de Estados Unidos que Puerto Rico adquiera una economía vigorosa, cuya población
no necesite subsidios constantes para cubrir sus necesidades.

Es cierto que Puerto Rico no puede enfrentar sus problemas aisladamente. Por lo mismo
crearemos vínculos en Estados Unidos con lo mucho que hay de trabajador, de democrático, de
solidario en el pueblo americano.

Los golpes contra el pueblo trabajador no discriminan. Afectan a estadistas, estadolobristas e


independentistas. Nuestra respuesta debe ser igualmente amplia. Para cambiar la dirección del
país hay que contar con todos, sin dejar que el tema del status nos paralice. No se trata de
plantear que el status "no está issue". Se trata de trasladar ese debate, del terreno estéril de
siempre, al terreno del trabajo compartido de la lucha por cambios sociales y económicos que
todos necesitamos. En 2012 no podemos solucionar ni estará planteada la solución de ese
problema. Pero sí podemos decir ¡basta de golpes a las mayorías! Sí podemos trazar nuevos
rumbos para nuestro pueblo.

Hay que rescatar a Puerto Rico. Así se llama nuestra página en Internet: rescatapuertorico.com.
Allí están disponibles nuestras propuestas iniciales. Hay que rescatar a Puerto Rico. Tenemos que
hacerlo nosotros y nosotras. Por un Puerto Rico democrático, justo, solidario y sustentable,
¡únete a la campaña por un Partido del Pueblo Trabajador!

¡Por un Puerto Rico democrático, justo, solidario y sustentable!


rescatapuertorico.com
Contactos: Javier Córdova (374-8060), Gabriela Quijano (466-5539),
Anneliesse Sánchez (374-8061), Yaphet Torres (637-9323)