You are on page 1of 10

Afasias y daños cerebrales en Adultos Afasias

Tijuana, B.C., febrero de 2019

Contenido

INTRODUCCION

........................................................................................

Error! Bookmark not defined.

JUSTIFICACIÓN

4

MARCO TEÓRICO

5

CONCLUSIÓN

8

ANEXOS

9

REFERENCIAS

10

INTRODUCCIÓN

En la actualidad es muy común toparse con situaciones en las que los adultos mayores han sufrido un accidente cerebrovascular (ictus, isquemia, embolia), pero lo que no sabemos es que muchos de estas personas tienen secuelas no solo físicas (que son las mas notorias) sino que también tienen problemas en la capacidad para trabajar el lenguaje, desde comprenderlo hasta emitirlo y es precisamente adquirido por la lesión provocada en una parte específica del cerebro.

De hecho, los accidentes cerebrovasculares representan el 30% de las causas de una afasia y se caracteriza por la perdida total o parcial de la capacidad de comprender o de utilizar el lenguaje ya formado y que puede ser por la incapacidad de procesar mentalmente las palabras o porque el ACV produjo dificultad para controlar los movimientos específicos del aparato fonoarticulatorio. Anteriormente se consideraba que las afasias dependían de manera exclusiva en la corteza cerebral, pero en las últimas décadas se ha comprobado una importante contribución de las estructuras subcorticales.

Conocer los métodos de tratamiento para una afasia no solo ayudara a hacerlo de manera correcta, sino que también ayudara a que la persona tenga una mejor calidad de vida ya que este tipo de lesiones es uno de los principales determinantes de que se tenga o no una buena calidad de vida. Aun así, es necesario que los tratamientos que se le vayan a aplicar se ajusten de manera particular a cada tipo de paciente y debe sustentarse en resultados visibles y que se puedan comparar con la situación anterior al diagnóstico y tratamiento.

JUSTIFICACIÓN

Comprender de manera especifica que, así como otras enfermedades o problemas físicos varían de persona a persona, también es necesario que entendamos que tanto las causas como las consecuencias de una afasia varían dependiendo la edad. Por ejemplo, es muy poco probable que a un niño le suceda una embolia, mientras que en un adulto mayor las probabilidades de que ocurra se multiplican de manera muy grande.

Otra grande razón de que suceda un problema a nivel cortical es el de la hipertensión arterial y uno de los mas peligrosos de las causas que se conocen, esto debido a que no existen signos o síntomas notorios de padecer este problema, a decir verdad, la gran mayoría de las personas que poseen problemas de hipertensión no lo descubren sino hasta el momento en que ya les ha ocurrido algún accidente o problema que requiera un estudio más profundo.

Por tanto, es necesario que entendamos las características que tendrán los pacientes con los distintos tipos de afasia que se presentan ya que, si tomamos como justificación la prevalencia de la enfermedad, obtenemos que el 88% de los afectados por el trastorno son personas mayores de 65 años y que el 33% de ellos tendrán alguna secuela grave durante el resto de su vida afectando la calidad de vida que lleven.

Como vemos, dos de las causas principales de sufrir algún tipo de afasia están relacionadas con problemas que son muy frecuentes en adultos mayores, lo que hace que ellos sean mas probables de enfrentarse a este problema.

MARCO TEÓRICO

Las afasias, como cualquier otro problema cortical, tienen su origen en la deficiente comunicación entre áreas del cerebro, en este caso existe una comunicación deficiente entre las áreas asociadas al lenguaje y aunque puede variar dependiendo las áreas afectadas, el defecto nuclear es el de la denominación, la disociación del signo lingüístico, entre el significado (el concepto, que la mayoría de los pacientes conserva) y el significante (la palabra que lo representa, de la cual no se dispone).

La clasificación de las afasias puede resultar muy compleja, por lo cual es necesario que se conozcan las características básicas de cada una de ellas y el porque se producen, así se lograra clasificar con mayor facilidad a algunos pacientes por lo que se puede separar en clasificaciones según:

Modalidades: afasias (lenguaje oral) vs dislexias y disgrafias (escrito)

Tareas: afasias no fluidas (Broca) vs fluidas (Wernicke)

Localización de la lesión: afasias anteriores (frontal) vs posteriores (temporal)

Síndromes: afasia de Broca (expresiva, no fluida, anterior, disprosodia y agramatismo), afasia de Wernicke (receptiva, fluida, posterior, déficit de comprensión de palabras de clase abierta, jerga afásica, par agramatismo), afasia anómica, sordera verbal, afasia de conducción, etc.

Entre las principales afasias descritas y que son las más comunes, está la afasia de Broca, en la que los síntomas se ven reflejados primeramente en la dificultad para expresarse, aun cuando la persona entienda lo que se le dice y sepa que es lo que quiere decir. Por lo que como se menciona al inicio con respecto al aparato

fonoarticulatorio es que se ve afectado en este tipo de afasia y por lo mismo es que a esta afasia se le conoce también como afasia motora o agramatismo. Aquí los pacientes ya no tienen la capacidad para formar oraciones de manera correcta y optan mejor por intentar comunicarse con palabras cortas y frases demasiado sencillas, normalmente la expresión de las palabras no se ve afectada, pero si el orden de estas en una oración además de que para buscar el termino adecuado requerirán de un gran esfuerzo.

Este tipo de afasias esta provocado por lesiones especificas en el área de Broca (de ahí su nombre) la cual se encuentra en el lóbulo frontal del cerebro en el área 44 y 45 según Brodmann.

La siguiente afasia es la de Wernicke en la que la perdida del habla es su principal síntoma, aunado a la dificultad para comprender lo que se le está diciendo incluso

cuando las palabras o las frases son demasiado simples, aquí no hay ningún problema físico más allá del producido en el cerebro y todo se centra en los problemas o lesiones cerebrales, por lo que se le conoce también como afasia sensorial. Los problemas en esta afasia también involucran problemas para combinar distintas partes de una oración o palabras sencillas, además de provocar dificultades al pronunciar alguna

palabra, por ejemplo, decir “patica” en lugar de “platica” o cambiar palabras totalmente

por otras.

Existen otras afasias caracterizadas por la dificultad para recordar palabras especificas siendo el caso el de la afasia amnésica donde la evocación de palabras se ve gravemente afectadas, provocando largas pausas al hablar o cortes en un discurso normal fluido en la persona. Esta afasia tiene como caracteriza que es más fácil de

sobrellevar en el día a día, debido a que la persona puede simplemente encontrar una palabra sustituta mediante perífrasis, por ejemplo, decir “la cosa”

Del lado totalmente opuesto podemos observar las afasias globales, las cuales como su nombre lo indica, engloban problemas más graves en cuanto al desempeño del habla, aquí la persona desarrolla diversas estereotipias y repiten con mucha frecuencia secuencias lingüísticas rígidas que no tienen ningún propósito de información, como por ejemplo se pudiera confundir con tartamudeo. Las lesiones que provocan esta afasia son mucho mas amplias que las de los otros tipos de afasias y afectan regiones del lóbulo frontal occipital y parietal.

Cada procedimiento de rehabilitación dependerá del grado de profundidad y del tipo de afasia que se presente en el paciente y por tanto existirá múltiples ejercicios que pueden llevarse a cabo para mejorar el habla del paciente. Por ejemplo, en las afasias motrices se puede intentar desinhibir el lenguaje oral por medio del conteo de los días de la semana, el conteo de objetos, la entonación de melodías, pronunciar palabras en coro con un logopeda, decir frases en apoyo con láminas, etc.

También es interesante los casos en los cuales se pueden presentar dificultades del lenguaje tan profundas que además de dificultad para entender y expresar lenguaje, el uso de ademanes o pantomimas también se ve afectado al grado de no poder hacer uso de él. Estos defectos son muy frecuentes en las afasias globales y de Wernicke y son muy fáciles de reconocer por el neuropsicólogo, haciendo uso de pedirle al paciente que identifique ademanes como el de fumar y pidiéndole que escoja entre los dibujos de un cigarrillo, u otros objetos.

CONCLUSIÓN

Debido a que el numero de pacientes con afasias y debido a que los factores de riesgo (colesterol alto, hipertensión, problemas cardiacos) es muy alto entre la población adulta es muy importante que como psicólogos en formación hagamos uso de documentos informativos donde podamos obtener información importante acerca de los padecimientos de las afasias.

Hay que señalar que los factores de riesgo son los mismos en personas jóvenes como personas adultas, pero uno de los factores importantes es la edad, ya que la regeneración de la materia gris y de áreas especificas del lenguaje no tendrán la misma capacidad de restauración en una persona mayor que lo que tendría una joven, además de que a medida que la persona va envejeciendo va adquiriendo mas factores que lo predisponen a padecer esta enfermedad. Muy probablemente por los malos hábitos en la vida de las personas que no están presente o por lo menos no tanto en personas jóvenes.

Realmente no existen diferencias muy marcadas dentro de cada tipo de afasia, realmente en modo general los déficits van a ser los mismos, por lo cual la dificultad se encuentra en los momentos de diagnosticar a los pacientes y mas en personas adultas en las que puede encontrar algunas otras patologías que puedan enmascarar los síntomas de la afasia padecida, como sucede en el caso de la demencia senil o el Parkinson, por esto es necesario que se estudie en profundidad los antecedentes además de hacer uso de las nuevas tecnologías como el de la imagenología el cual ha llegado a ser indispensable a día de hoy.

ANEXOS

ANEXOS
ANEXOS

REFERENCIAS

Álvarez Lamí, L., & Bermudas Mendoza, A. C. (2017, 20 mayo). AFASIAS. Recuperado 2 febrero, 2019, de http://www.sld.cu/galerias/pdf/sitios/rehabilitacion-logo/afasias_1.pdf

Donoso S., A., & Gonzales V., R. (2012, 1 noviembre). Trastornos del lenguaje en el adulto. Recuperado 2 febrero, 2019, de

http://repositorio.uchile.cl/bitstream/handle/2250/129558/Trastornos-del-lenguaje-en-el-

adulto.pdf?sequence=1

García Bodas, G. (s.f.). Evaluación y rehabilitación de las afasias en adultos. Recuperado 2 febrero, 2019, de http://www.mailxmail.com/curso-alteraciones- lenguaje/evaluacion-rehabilitacion-afasias-adultos

Gofeminin.de GmbH, 50667 Koeln, Germany. (2016, 17 mayo). Diagnóstico - Onmeda.es. Recuperado 2 febrero, 2019, de

https://www.onmeda.es/enfermedades/afasia-diagnostico-3689-5.html

Lorenzo Lorenzo, J. C. (2013, 11 enero). La afasia en las personas mayores. Recuperado 2 febrero, 2019, de

https://ruc.udc.es/dspace/bitstream/handle/2183/14428/LorenzoLorenzo_JoseCarlos_T

FM_2013.pdf?sequence=2&isAllowed=y