You are on page 1of 2

8 REMEDIOS NATURALES

ADELANTE

Aire puro:
Debemos darle la bienvenida al aire , cultivar un cariño por él, y
nos daremos cuenta que es un bálsamo precioso para los nervios. El
aire debe estar en constante circulación para mantenerse puro. La
influencia del aire puro y fresco permite que la sangre circule
saludablemente a través del sistema. Además refresca el cuerpo y
promueve la buena salud. Su influencia abarca la mente y le imparte
cierto grado de compostura y serenidad. El aire puro despierta el
apetito, permite una digestión más completa de los alimentos, e
induce un sueño más sereno y profundo.

El sol:

Si deseáis que vuestros hogares sean agradables y acogedores, iluminadlos con aire y
sol. Quitad las pesadas cortinas, abrid las ventanas y las celosías, y disfrutad de la rica
luz del sol

La Abstinencia:

Los hábitos físicos correctos promueven la superioridad mental. La energía


intelectual, la fortaleza física y la longevidad dependen de leyes inmutables. No hay
casualidad, no hay azar, en esta materia. El Cielo no va interferir para preservar a los
hombres de las consecuencias de la Violación de las leyes de la naturaleza.

El descanso:
cuando uno ha cumplido un día de trabajo, debiera quedar libre para tomar el
descanso necesario a fin de mantener sus fuerzas. La obra de reparar el cuerpo se
efectúa durante las horas de descanso, es esencial especialmente para los jóvenes, que
el sueño sea metódico y abundante.

El ejercicio:
El ejercicio es indispensable para la salud de cada órgano. Si se usa un grupo de
músculos y se descuidan otros, no se está haciendo funcionar la maquinaria viviente
de manera inteligente. Cuando se hace ejercicio físico, la circulación se aviva. El
corazón recibe sangre más rápidamente y la envía a los pulmones también con mayor
rapidez. Los pulmones trabajan más vigorosamente, suministrando una mayor
cantidad de sangre, la cual es enviada con mayor fuerza por todo el organismo. El
ejercicio proporciona nueva vida y fortaleza a cada parte del cuerpo.
Un régimen alimenticio conveniente:

En los cereales, las frutas, las verduras y legumbres y los frutos oleaginosos o nueces
han de encontrarse todos los elementos alimenticios que necesitamos. Si acudimos al
Señor con sencillez de mente, él nos enseñará cómo preparar alimentos sanos. Debe
adaptarse a la estación del año, al clima en que vivimos y a nuestra ocupación. Dios
nos ha dado una amplia variedad de alimentos sanos, y cada cual debe escoger el que
más convenga a sus necesidades, conforme a la experiencia y a la sana razón.

El Agua:

Su empleo conveniente favorece la salud. Es la bebida que Dios proveyó para apagar la
sed de los animales y del hombre. Ingerida en cantidades suficientes, el agua suple las
necesidades del organismo, y ayuda a la naturaleza a resistir la enfermedad.

Confianza en el poder Divino:

Debemos poner nuestra esperanza y nuestra confianza en Alguien que es más que
humano. Siempre debemos recordar que el auxilio proviene del Poderoso. El Señor ha
provisto la ayuda necesaria para cada alma que quiera aceptarla.

Related Interests