You are on page 1of 5

Universidad Metropolitana de Ciencias de La Educación.

Facultad de Historia, Geografía y Letras.


Departamento de Historia y Geografía.

TALLER Nº 2: “LA HISTORIA Y LOS


HECHOS”.
Edwards Carr

Profesora: Dina Escobar.


Estudiantes Francisco Leal.
Natalia Miranda.
Fecha: jueves 23 de abril de 2015.
Edwars Carr H.
¿Qué es la Historia?
Barcelona, Editorial Seix Barral, 1975.
Capítulo I “El historiador y Los hechos”.

La tesis que plantea Edwards Carr en el texto es que la Historia es un


proceso continuo de interacción entre el historiador y sus hechos, un
dialogo sin fin entre el presente y el pasado.

Al preguntarnos qué es la historia nuestra respuesta refleja nuestra


posición en el tiempo y la idea que hemos formado de la sociedad en la
que vivimos.

Los historiadores positivistas del siglo XIX desarrollaron un culto hacia


los hechos. Esta visión encajaba con la tradición empírica de Gran
Bretaña, la cual separa al sujeto del objeto para alcanzar el
conocimiento. Es por eso que definen al hecho como un dato de la
experiencia distinto de las conclusiones y a la historia como un cuerpo
de hechos verificados. A esto puede llamársele concepción del sentido
común de la historia. Según esta concepción existirían hechos básicos
que son los mismos para todos los historiadores y que constituyen “la
espina dorsal de la historia”.

Carr realiza dos observaciones a este planteamiento; en primer lugar


establece que el historiador tiene el deber de conocer los datos básicos
con exactitud, pero que no es esa su función esencial, más bien estos
datos pertenecen a la categoría de materias primas del historiador que a
la historia misma. En segundo lugar, un hecho no es por sus propias
cualidades un dato básico sino que es una decisión del historiador quien
lo cataloga como tal.

Carr es contrario a la opinión de que los hechos hablan por sí mismos


(positivistas) sino que plantea que los hechos hablan cuando el
historiador apela a ellos. Carr pone el ejemplo de que es el historiador
quien a decidido que el paso del Rubicon por cesar es un hecho que
pertenece a la historia, mientras que el paso del Rubicon por millones de
personas no lo es. Por lo tanto el historiador es necesariamente
selectivo. La condición de hecho histórico dependerá de una cuestión de
interpretación. Además nuestra imagen de los hechos históricos ha
sufrido una selección previa, por personas que consciente o
inconscientemente posicionadas desde cierta óptica pensaron que los
datos que apoyaban cierto punto de vista merecían ser conservados.

Los historiadores que se dedican a la historia moderna y contemporánea


tienen una doble tarea que los historiadores de la antigüedad, ya que
deben descubrir los pocos datos relevantes y convertirlos en hechos
históricos. Esto era contrario a la postura decimonónica, para la cual la
historia consiste en la compilación de la mayor cantidad posible de datos
irrefutables y objetivos, por lo que se les critica un fetichismo por los
hechos que venía completado y justificado por un fetichismo de los
documentos.

Por otra parte, Carr plantea una evolución filosófica sobre qué es la
historia. Los historiadores del siglo XIX solían desentenderse de la
filosofía de la historia, no porque creyesen que la historia carecía de
sentido, sino porque creían a este implícito y evidente. Al comienzo del
siglo XX, en Italia, Croce empezó a abogar por una filosofía de la
historia, planteando que la historia consiste esencialmente en ver el
pasado con los ojos del presente y que la tarea primordial del
historiador no es recoger datos, sino valorarlos. Collingwood postulaba
también que la filosofía de la historia no se ocupa del pasado en sí ni de
la opinión que de él en sí se forma el historiador, sino ambas
relacionadas. Planteaba que un acto pasado carece de significado para el
historiador a no ser que éste pueda entender el pensamiento que se
sitúa tras él, por eso “toda la historia es la historia del pensamiento”.
Por lo tanto es necesaria una comprensión imaginativa por parte del
historiador de lo que acontece en la mente de las personas sobre las
que escribe.

Solo podemos captar el pasado y lograr comprenderlo desde el presente


en el que estamos insertos. El historiador al estar también inserto en un
tiempo histórico se ve limitado también por el lenguaje, por lo que debe
escoger los conceptos que usa al referirse al pasado y esto le impide
una neutralidad. Carr plantea que la visión Collingwoodiana de la
historia, presenta peligros; el énfasis puesto en el papel del historiador
como hacedor de la historia tiende a descartar toda historia objetiva:
“La historia es lo que hace el historiador”.

Finalmente Carr se refiere al pensamiento de mediados del siglo XX el


cual hace propio. El historiador tiene una obligación sobre los hechos,
les debe respeto más allá de su exactitud, además no debe faltar
ninguno de los datos conocidos que sean relevantes para el tema de
investigación propuesto. Plantea que la relación entre el historiador y
sus datos son de igualdad e intercambio, amolda los hechos a su
interpretación y ésta a aquellos. Es imposible darle primacía a uno o a
otro, ya que el historiador y sus hechos son mutuamente necesarios.

La interacción que plantea Carr entre el historiador y los hechos fue


vista en clases como la relación que existe en historia entre el ser y el
que desea conocer este ser. El ser- que se vincula con la dimensión
ontológica- es parte de la realidad que existió en el pasado, su
protagonista es el sujeto histórico el cual realizo hechos que son únicos
irrepetibles y verdaderos. El conocer –que se relaciona con la dimensión
epistemológica- cuyo protagonista es el sujeto cognoscente quien en su
mente realiza una reconstrucción de lo que realmente ocurrió en el
pasado. Esta recreación de los hechos es imperfecta y subjetiva.

El concepto historia es ambivalente porque se utiliza para referirse a las


dos dimensiones nombradas anteriormente; es tanto la materia del
conocimiento como el conocimiento de la materia, o dicho de otro modo,
abarca tanto la realidad de los hechos pasados como el conocimiento de
estos hechos.