You are on page 1of 2

7.

La Caridad y la Santidad de María Oración Inicial:

Divina Pastora de las almas: El Señor Dios te ha bendecido, Virgen María, más qué a
todas las mujeres de la tierra; ha glorificado tu nombre de tal modo, que tu alabanza está
siempre en la boca de todos. Tú nos presentas entre tus brazos al Buen Pastor y nos
recuerdas como Madre de la Iglesia su cuidado por nosotros sus ovejas Concédenos,
Señor, por intercesión de la Virgen Santa María, hacernos dignos de participar, como
ella, de la plenitud de tu gracia en el camino de la santidad de cada día. Por nuestro Señor
Jesucristo. Amén.

Leer: NARRADOR y la palabra se hizo carne y puso su morada entre nosotros, En aquel
tiempo había una boda en Cana de Galilea y la madre de Jesús está allí Jesús y sus
discípulo también eran invitados .MARIA no les queda vino NARRADOR Jesús le
contesto JESUS mujer no déjame, todavía no ha llegado mi hora, NARRADOR su
madre le dijo a los sirvientes MARIA hagan lo que él les diga JESUS llenen esas tinajas
de agua y llévensela al mayordomo MAYORDOMO probo el agua hecha vino y llamó
al esposo y le dijo has reservado el buen vino hasta ahora NARRADOR Mientras
estaban comiendo tomó Jesús pan y lo bendijo, lo partió y, dándoselo sus discípulos,
dijo: Jesús «Tomad, comed, éste es mi cuerpo.»NARRADOR Tomó luego una copa y,
dadas las gracias, se la dio diciendo JESUS Bebed de ella todos,. Porque ésta es mi
sangre de la Alianza, que es derramada por muchos para perdón de los
pecadosNARRADOR Entonces vino uno delos siete ángeles que tenían las siete copas
llenas de las siete últimas plagas, y me habló diciendo: ANGEL «Ven, que te voy a
enseñar a la Novia, a la Esposa del Cordero.”. Te mostrare la Ciudad Santa de Jerusalén,
que bajaba del cielo, de junto a Diosy tenía la gloria de Dios. Su resplandor era como el
de una piedra muy preciosa, como jaspe cristalino."

Meditar: Dice el Papa Francisco que sólo en la caridad se puede medir la santidad. “No
tienen vino” es la preocupación caritativa y solidaria de María en las Bodas de Caná. Ella
era invitada a la fiesta, igualmente Jesús y sus discípulos. Como madre de Cristo y de
todos, se sigue interesando en promover la conciencia cristiana de la Iglesia comunidad
que vive la comunión de bienes espirituales y materiales, para santificar y santificarse en
el mundo. Ella es la mujer eucarística, en el servicio, en la caridad, en el amor puro;
orando y ofreciendo el fruto de sus entrañas. María fomenta la caridad eucarística que
Cristo nos encomendó celebrar en la Última Cena y desde la Cruz, para fructificarla en
toda nuestra labor caritativa eclesial. Para que la Iglesia toda vaya adquiriendo la santa
belleza que le corresponde como Esposa del Cordero.

Pregunta: ¿Me siento llamado a ser santo creciendo en la caridad en, por y con Cristo?
¿De qué manera María la Pastora sigue visitando a su pueblo y despertando la fuerza de
la vida? ¿Enmedio de esta situación, este modo de María a qué nos convoca?

Compromiso: como ; fortalecer estasactividades en mi familia, en mi comunidad, en mi


parroquia.

Monición de entrada

Hoy en el séptimo día de la novena a nuestra madre Divina pastora El Señor esparce su
palabra a granel y no crece toda del mismo modo. Los corazones sencillos y humildes al
estilo de María avanzarán siempre más en el camino hacia Dios porque se asemejan más
a Él.. Tenemos ante nuestros ojos a quien puede hacer ese milagro, igual que pudo curar
al leproso. Ante Cristo, abajemos nuestros orgullos y autosuficiencias

Peticiones roguemos

- Para que todos los ministros de la Iglesia, con su vida y con su ministerio, sean
anunciadores y testigos de Cristo en el mundo. Roguemos al Señor.
-Para los que somos más orgullosos y soberbios, hoy es un día maravilloso para pedirle
sencillez de corazón y grandeza de alma para que su palabra cambie más rápido nuestro
duro corazón roguemos

- Por los grupos de la parroquia seamos verdaderos testigos de Cristo a través de nuestro
servicio siendo sencillos y humildes para recibir en tierra fértil la semilla del evangelio.

- Para que esta eucaristía acreciente nuestra fe en el poder del Señor, en el gozo de los
hijos de Dios. Roguemos al Señor