You are on page 1of 330

ISSN 1852-4176

barómetro de la deuda social de la infancia


ISSN 1852-4176

barómetro de la deuda social de la infancia

Observatorio de la Deuda Social Argentina


Pontificia Universidad Católica Argentina

LA DEUDA SOCIAL CON LA NIÑEZ


Y ADOLESCENCIA: MAGNITUD,
EVOLUCIÓN Y PERFILES
Barómetro de la Deuda Social de la Infancia. -
1 ed. - Buenos Aires:
2010
336 p.; 21 x 24 cm.
ISSN 1852-4176

1ª edición: julio de 2010


Tirada: 3500 ejemplares.

© 2010, Derechos reservados por


Fundación Universidad Católica Argentina y Fundación Arcor.

Diseño gráfico: Santiago Ascaso.


Impreso en AGI

Libro editado y hecho en la Argentina


Printed in Argentina

Queda hecho el depósito que previene la ley 11.723

© Universidad Católica Argentina


Av. Alicia M. de Justo 1300.
Buenos Aires, Argentina.

Ninguna parte de esta publicación puede ser reproducida, almacenada o transmitida en cualquier forma o por
cualquier medio, ya sea electrónico o mecánico, incluyendo fotocopiado, grabación o cualquier otro sistema de
archivo y recuperación de información, sin mención de la fuente.
La Universidad Católica Argentina
agradece el apoyo brindado
por la Fundación Arcor desde
los orígenes del proyecto
hasta la actualidad,
y a las Fundaciones Telefónica
y Minetti que han apoyado
la publicación del presente informe
y se han sumado al estudio 2010
del Barómetro de la Deuda
Social de la Infancia.
AUTORIDADES

Pontificia Universidad
Católica Argentina

Rector
Pbro. Víctor Manuel Fernández

Vicerrector de Asuntos Institucionales


Ernesto Parselis

Vicerrectora de Asuntos Académicos


Beatriz Balian de Tagtachian

Vicerrector de Asuntos Económicos


Horacio Rodríguez Penelas

Secretario Académico
Santiago Bellomo

Dirección de Investigación
Carlos Hoëvel
FUNDACIÓN ARCOR
Presidente: Lilia M. Pagani
Vice-Presidente: María Rita Maranzana

Secretaria General: Claudia S. Pagani de Martin


Prosecretaria: Karina M. Pagani
Tesorera: Sonia Maranzana de Giai
Pro-tesorera: María Rosa Pagani de Babini
Vocal Titular: Inés D. Martínez de Seveso
Gerente: Santos Lio
PROGRAMA DEL OBSERVATORIO
DE LA DEUDA SOCIAL ARGENTINA
Director: Agustín Salvia

Directora del estudio y autora del informe


Ianina Tuñón

Coordinación institucional
Santos Lio
Mariana Arruabarrena
Javier Rodríguez
(Fundación Arcor)
Natalia Ramil
Carola Sánchez de Bustamante
(Universidad Católica Argentina)
Colaboraciones en orden alfabético
Casa de Fortalecimiento Familiar y Comunitario
Cáritas Argentina
Comedor Los Piletones
Desde la Concepción en Concepción
Escuela “Héctor Valdvielso”
Fundación CONIN
Fundación Observatorio de la Maternidad
Fundación SES
Granja Siquem
Red Argentina de Bancos de Alimentos
Sociedad Argentina de Salud Integral del Adolescente

Asistente de investigación
Verónica Halperin

Colaboradores técnicos
Pablo De Grande
María Sol González

Colaboradoras administrativas
Florencia Kuc-Pleva
María Luz Peña
Martina Zubaran

Los trabajos de capacitación y de campo que demandó la Encuesta de la Deuda Social


Argentina durante 2009 se desarrollaron bajo la coordinación de Ianina Tuñón y la
dirección de Daniel Pedro.
Los capítulos publicados son responsabilidad de sus autores y no comprometen la opinión
de la Pontificia Universidad Católica Argentina y Fundación Arcor.
presentaciones
Un desarrollo humano pleno
y con Equidad para la infancia.
Avances y desafíos pendientes

Este cuarto informe del Barómetro de estudios sobre la niñez y la adolescencia


la Deuda Social de la Infancia –realizado, desde un enfoque integrado del desarro-
como los anteriores, en el marco del pro- llo y de los derechos humanos y sociales.
grama del Observatorio de la Deuda Social A este proyecto asociado se han sumado
Argentina de la Universidad Católica Ar- durante 2010 la Fundaciones Minetti y la
gentina, y en forma conjunta con la Fun- Fundación Telefónica, dispuestas ambas
dación Arcor– procura ofrecer a funciona- a apoyar sin condicionamientos esta pu-
rios de gobierno, dirigentes económicos, blicación, así como el desarrollo de temas
políticos y sociales, y a la sociedad en su de vacancia en cuanto a la disponibilidad
conjunto, un balance detallado sobre el de información y la existencia de políticas
estado del desarrollo humano y social de de inclusión social. En cualquier caso, sin
la niñez y la adolescencia en la Argentina estos apoyos y contribuciones este pro-
urbana, al comienzo mismo del período grama de investigación habría sufrido un
de conmemoración al que convoca el Bi- indudable freno a su desarrollo.
centenario patrio (2010-2016). En el marco de este importante acompa-
Es de especial interés para el programa ñamiento a la actividad desarrollada a tra-
del Observatorio de la Deuda Social Ar- vés del estudio sistemático del desarrollo
gentina que dirijo, reconocer valioso com- humano y el grado de cumplimiento de los
promiso asumido por la Fundación Arcor derechos del niño, es que presentamos este
con respecto a esta iniciativa, a la vez que nuevo informe con la intención no sólo de
agradecer la plena confianza depositada iluminar problemas estructurales del acon-
en nosotros. Es con ellos con quienes co- tecer de la infancia, sino también con el ob-
menzamos en el año 2006 el camino de los jetivo de mostrar la evolución en el tiempo

BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA | 19


de indicadores que hacen a los recursos ma- Sin embargo, sabemos que ello no es
teriales de los hogares pero también a los suficiente para dotar de plenos derechos y
procesos de crianza, socialización y forma- de igualdad en las oportunidades de desa-
ción, que sin duda representan un aporte rrollo para el conjunto de la infancia. Por
novedoso y relevante al conocimiento cien- mucho que el crecimiento económico y
tífico y a la definición de los problemas que las políticas de asignación de ingresos ha-
afectan a estas poblaciones. Para tal efecto yan hecho mucho a favor de la inclusión
se parte del supuesto teórico, suficiente- social, se mantienen en las grandes ciu-
mente fundado por la investigación em- dades del país –sin que todavía tengamos
pírica, en cuanto que la marginalidad y la información sobre la situación rural- una
exclusión no son generalmente el resultado dualidad estructural expresada en térmi-
de la ausencia de bienes y servicios de bien- nos de inseguridad alimentaria, mortali-
estar e inclusión social de una sociedad, dad infantil por causas reducibles, haci-
sino la consecuencia de que vastos sectores namiento y hábitat insalubre, deserción
no logran nunca acceder a ellos. escolar y rezago educativo, discrimina-
En todos nuestros informes hemos ción social, desprotección jurídica y tra-
reconocido los importantes avances del bajo infantil, déficit de servicios públicos
Estado en el reconocimiento de los de- básicos como agua corriente, cloacas, gas
rechos del niño, a través de numerosos natural, equidad en el acceso a servicios
instrumentos. En esta ocasión, queremos de salud y educación de calidad, espacios
destacar en particular la relevancia del de- de recreación y formación no escolares en
creto de necesidad y urgencia 1602/2009, el ámbito barrial, entre otras situaciones
el cual, aunque todavía recortado en su deficitarias, en niveles poco elásticos a
universalidad, ha instaurado en el país la baja entre los sectores a los cuales las
un sistema de asignación de ingresos reglas de mercado ni el actual sistema
por hijo para amplios sectores excluidos político-económico logran dotar de plena
y vulnerables. Sin dudas la implementa- ciudadanía e integración social.
ción de esta política de asignación es un
importante avance en la equiparación de
derechos básicos con impacto en la pre-
vención de la pobreza extrema.1 de esta iniciativa, las descripciones que se presentan
en el mismo sobre las condiciones de vida material de
los niños, niñas y adolescentes no recoge los efectos
positivos que seguramente ha tenido la medida y cuyo
1 Dado que el relevamiento de datos que nutre este impacto esperamos poder medir a partir del releva-
informe fue realizado con anterioridad a la aplicación miento ampliado del presente año 2010.

20 | BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA


En este sentido, el presente informe En esta ocasión contamos con colabora-
recoge de manera sistemática y con rigu- ciones de destacadas organizaciones de la
rosidad los progresos, estancamientos y sociedad civil que dedican sus acciones co-
persistentes desigualdades sociales en un tidianas a mejorar las condiciones de vida
conjunto amplio de recursos de los hoga- de la niñez y adolescencia. Agradecemos
res, y capacidades que hacen al desarrollo a estas organizaciones, que representan a
humano de la niñez y la adolescencia que tantas otras, el valioso relato de vida junto
probablemente requieran de muchas otras a la niñez en pos del efectivo cumplimiento
transformaciones en el campo de la familia, de los derechos del niño en nuestro país.
la educación, la salud, la justicia y el espa-
cio público. Transformación que represen- AGUSTÍN SALVIA
tan en la Argentina actual un reto frente Director del Observatorio
a la persistencia de altos niveles de exclu- de la Deuda Social Argentina
sión social y la regresiva distribución de las Pontificia Universidad
oportunidades de desarrollo humano, que Católica Argentina
evidencian la presencia de factores estruc-
turales que limitan el desarrollo infantil
y el cabal cumplimiento de sus derechos,
incluido el derecho al cuidado y la protección
de la vida tanto antes como después del naci-
miento, tal como lo establece el preámbulo
de la Declaración de los Derechos del Niño y
el art. 2 de la ley 23.849 de Aprobación de la
Convención de los Derechos del Niño.
Esperamos que los resultados de este
estudio sirvan a la toma de conciencia por
parte de la dirigencia económica, política
y social y de la opinión pública en general
sobre los graves problemas que enfrenta
todavía la niñez en nuestro país, así como
sobre la necesidad de diseñar políticas de
estado orientadas a “erradicar” las injus-
tas privaciones a la vida, el desarrollo hu-
mano y la desigualdad social de los niños,
niñas y adolescentes.

BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA | 21


Deuda Social con la infancia:
un replanteo que nos involucra

Invitamos a los lectores a recorrer este al menos tres desafíos centrales desde
material desde la perspectiva con la que donde proponemos revisar los datos que
trabaja el Programa del Observatorio de arroja la investigación:
la Deuda Social Argentina y con el énfasis A-Primer desafío: Fortalecer el Estado
que sugiere el título de esta columna. como institución garante de la plena efec-
Hablar de deuda con la infancia implica tivización de los derechos de todos los ni-
reconocer que somos los adultos y las insti- ños, niñas y adolescentes. En este marco
tuciones construidas por nosotros quienes abogamos por un Estado que trabaje en el
nos encontramos en falta con la infancia y desarrollo de políticas de tres tipos:
no son los niños y adolescentes los respon- 1) En el conjunto de Políticas públicas
sables de dicha deuda. básicas, universales e integrales, necesa-
El estudio da cuenta que la distancia rias para un pleno desarrollo de los niños,
entre el piso de derechos planteados por niñas y adolescentes: educación, salud, de-
la Convención de los Derechos del Niño y sarrollo social, cultura, recreación, juego,
el estado actual de efectivización. Si bien participación ciudadana; y la garantía es-
muestra un achicamiento de esta brecha, tatal para el pleno acceso a las mismas, la
también da cuenta que la misma continúa prioridad en la atención y la permanencia
siendo importante y muestra claramente en ellas a lo largo de todo su crecimiento.
las desigualdades sociales y en torno a En este marco apoyamos la puesta en
ellas las marcas de la injusticia. marcha de la Asignación Universal por
Desde el punto de vista de la deuda hijo que, según un estudio publicado
social, pensamos que la agenda contiene recientemente, ha generado “todos los

BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA | 23


indicadores de bienestar social exami- 3) En aquellas políticas que atienden
nados (pobreza, indigencia y desigual- casos excepcionales, es decir, cuando se
dad) habrían experimentado una nota- agotan las formas ordinarias y es necesario
ble mejoría,-especialmente en las regio- echar mano a alternativas que, en el marco
nes más carenciadas del país- (el norte del respeto por el interés superior del niño,
argentino)”.2 implican la separación de éste de su núcleo
Estas políticas como el cumplimiento familiar. Para llegar a ello es necesario ha-
con la Ley de Financiamiento Educativo ber agotado las instancias anteriores.
(insistimos políticas universales) generan B- Un segundo desafío se relaciona con
un marco favorable para la efectivización la necesidad de fortalecer el involucra-
de los derechos de los niños.3 miento de todos los actores sociales en
2) En las llamadas medidas de protec- la promoción y defensa de los derechos
ción integral, son las que se prevé en aque- de niños, niñas y adolescentes. En este
llas situaciones que, por ausencia u omisión marco se trata de fomentar el desarrollo
de políticas públicas o por otras circunstan- de capacidades colectivas y del capital so-
cias, se vulneren derechos. Todas las áreas cial comunitario en diversas instituciones
del estado son responsables de adoptar las tales como Organizaciones de la Sociedad
medidas de protección integral para garan- Civil, Empresas, etc. así como coaliciones
tizar el acceso a la política específica. por los derechos del niño y la niña. A par-
tir del reconocimiento del rol que ejercen
estas organizaciones y sus articulaciones,
hemos invitado un grupo de Organiza-
2 Informe disponible en http://www.ceil-piette.gov. ciones que trabajan en diferentes pun-
ar/docpub/documentos/AUH_en_Argentina.pdf.
tas del territorio Argentino en post de la
3 Según datos de CIPPEC la inversión por alumno en efectivización y promoción de derechos,
el 2008 superó las estimaciones previstas. “El artículo para relatar su experiencia y sentar posi-
4 de la Ley de Financiamiento Educativo establece
ción frente a la temática. También en este
que para el año 2008 la inversión consolidada en
Educación, Ciencia y Tecnología debería alcanzar 5,3% marco es de destacar que a partir de este
del PBI. Ese año se realizó una inversión del 5,8% del año se suman a la iniciativa las Fundacio-
PBI, con lo cual se sobre cumplió la meta fijada por nes Minetti y Telefónica.
la LFE. De este modo, se ha cumplido con la meta de C- Un tercer y último desafío implica
crecimiento de la inversión educativa por lo que todo
desarrollar desde el campo de la genera-
indica que en el 2010 se va a sobre cumplir lo pautado
en la ley respecto de alcanzar un 6 % del PBI. ción y gestión de conocimientos progra-
Informe disponible en http://www.cippec.org/mlfe/ mas de producción de información sen-
graficos/monitoreo2010.pdf sible, actualizada y comprometida con

24 | BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA


la efectivización de los derechos, la cual (Telefónica y Minetti) que creyeron en
socializada y puesta a circular en la comu- nuestra propuesta y se integran a esta
nidad en general logre un nivel de movi- iniciativa que tiene como norte un país
lización a favor de la infancia en el colec- más justo y sin deudas para con nuestros
tivo de la sociedad en general. En tanto, si niños y niñas.
pensamos en la infancia como indicador
del estado de bienestar de una sociedad Fundación Arcor
y podemos generar formas de dar cuenta
del estado de situación de nuestros niños
podemos hablar acerca de como estamos
como sociedad.
El estudio que estamos presentando
intenta aportar en los desafíos esboza-
dos. Lo hace brindando información sus-
tantiva a los referentes del estado para el
desarrollo de políticas basadas en eviden-
cias. También compartiendo la informa-
ción con organizaciones de la sociedad
civil, instituciones financiantes y empre-
sas, invitando a fundaciones pares a su-
marse y fortalecer la iniciativa.
Asimismo se buscó profundizar el es-
tudio a través de dos estrategias: por un
lado incorporando aspectos sensibles res-
pecto del desarrollo de la infancia, para lo
cual se agrego un apartado dedicado a co-
nocer los niveles de autonomía con que se
movilizan los niños en los espacios públi-
cos y por otro historizando los datos para
lo cual se han establecidos ciertas compa-
raciones de indicadores en una serie his-
tórica que va del 2007 al 2009.
Una vez más agradecemos a la UCA por
comprometerse con las infancias y recibi-
mos con entusiasmo otras fundaciones

BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA | 25


ÍNDICE GENERAL

INTRODUCCIÓN 29
EL MARCO CONCEPTUAL 37
LAS INFANCIAS 51
Sobre las condiciones materiales
de vida de la niñez y adolescencia 52
Evolución de indicadores del nivel
de vida material (2004-2009) 52

LOS PRIMEROS AÑOS DE VIDA 91


Sobre el proceso de crianza
y socialización 92
Las familias 93
Estimulación emocional e intelectual 97
Relación con grupo de pares 103
Sobre el proceso de formación
(escolarización) 108
Escolarización temprana 108
Oferta educativa a la que acceden
los niños y niñas 110
Percepción de la calidad educativa desde
la perspectiva de los adultos de referencia 111

LOS ESCOLARES 119


Sobre el proceso de crianza
y socialización 120
Las familias 120
Estimulación emocional e intelectual 121
Relación con grupos de pares 133
Sobre el proceso de formación
(escolarización) 141
Escolarización 142
Oferta educativa a la que acceden
niños y niñas 143
Percepción de la calidad educativa desde la
perspectiva de los adultos de referencia 148

LOS ADOLESCENTES 157


Sobre el proceso de crianza
y socialización 158
Las familias 158
Estimulación emocional e intelectual 159
Relación con grupos de pares 169
Sobre el proceso de formación 179
Escolarización 180
Oferta educativa a la que acceden
los adolescentes 182
Percepción de la calidad educativa desde
la perspectiva de los adultos de referencia 185

resumen de resultados 193


ANEXO METODOLÓGICO 205
anexo estadístico 219
INTRODUCCIÓN

A veinte años de la aprobación de la Con- a través de la sanción de la Ley N° 23.849


vención sobre los Derechos del Niño, y pese en 1990; asumió compromisos frente a los
al amplio reconocimiento internacional y Objetivos de Desarrollo para el Milenio
del Estado nacional en numerosos instru- (ONU, 2000) para el año 2015; sancionó
mentos legales, constituye aún un impe- la Ley de Protección Integral de los Dere-
rioso desafío el garantizar una ciudadanía chos de Niñas, Niños y Adolescentes (Ley
plena para la niñez. El ejercicio de una ciu- 26.061) en 2005; y la Ley de Educación Na-
dadanía plena por parte de los niños, ni- cional (Ley 26.206) en 2006, entre otros
ñas y adolescentes supone establecer una andamiajes legales relacionados.
nueva relación entre el Estado y la sociedad En esta línea se presentó, en 2008, el
con la infancia, que considere al niño, niña Plan Nacional de Acción por los Derechos
o adolescente como un ser independiente, de Niños, Niñas y Adolescentes basado en
titular de derechos propios, con derechos los principios de la Convención sobre los
especiales por su condición particular de Derechos del Niño y la Ley 26.061; y se creó
desarrollo y con los mismos derechos que una nueva institución: la Secretaría Nacio-
todas las personas (Grosman, 1994). nal de Niñez, Adolescencia y Familia, y el
El Estado nacional ha participado activa- Consejo Federal de Niñez, Adolescencia y
mente en la construcción de las condiciones Familia, como órganos rectores de las polí-
para el ejercicio de una plena ciudadanía por ticas de niñez de la nación y sus provincias,
parte de la niñez y adolescencia. En efecto, y base de la implementación de un Sistema
el Estado nacional adoptó la Convención de Protección Integral a nivel nacional. Asi-
sobre los Derechos del Niño (ONU, 1989) mismo, se prevé la figura del Defensor de

BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA | 29


los Derechos de las Niñas, Niños y Adoles- cado laboral, y la atención de la salud e
centes, cuya función se considera relevante inclusión educativa de sus hijos. En este
en tanto se espera que ejerza una función sentido, el objetivo de “equiparación de
de supervisión de las acciones del gobierno derechos” es objetable en tanto las fami-
y otros actores, de promoción de los dere- lias en el marco del empleo registrado no
chos del niño, y constituya espacios de diá- se les exigen condiciones para la percep-
logo entre los niños y el Estado. ción del beneficio de la seguridad social.
Este amplio marco legal y esta nueva En el marco de estas condicionalidades
institucionalidad representan importan- no puede escapar al análisis la necesidad
tes avances en el reconocimiento del niño que el Estado garantice la cobertura en los
como sujeto de derechos, como un ser in- servicios de salud y educación y procure
dependiente, titular de derechos propios mejorar la calidad de los mismos con el
que deben ser respetados. objetivo de evitar que estas instituciones
En 2009, se destaca el decreto de nece- se conviertan en expendedoras de certifi-
sidad y urgencia 1602/2009, que atento caciones, y en efecto puedan realizar un
al artículo 4 de la Convención y al artí- aporte sustantivo al desarrollo humano y
culo 26 de la Ley 26.061, creó un sistema saludable de la niñez y adolescencia.
denominado “Asignación universal por En numerosas leyes y compromisos el
hijo para la protección social” que busca Estado nacional reconoce que el sosteni-
llegar a 5 millones de beneficiarios y que miento de la vida y el desarrollo infantil re-
probablemente tendrá un impacto signi- quieren contar con un conjunto integrado
ficativo en la prevención de la pobreza de factores económicos, sociales y cultura-
extrema. Sin embargo, se debe señalar les favorables. Esta relación, si bien tiene
que esta política pública tiene por de- validez universal, adquiere especial rele-
lante el desafío de constituirse en una vancia cuando se trata de proteger el dere-
ley con amplio acuerdo parlamentario cho a vivir una niñez plena en términos de
cuyo alcance sea en efecto universal. Por desarrollo de capacidades humanas. Im-
el momento, el alcance de este programa plica el derecho a un medioambiente ade-
es parcial en tanto no considera al niño/a cuado para la vida, el derecho a la alimen-
desde su gestación, a las familias nume- tación, a una vivienda digna, a la atención
rosas y es incompatible con otros progra- de la salud, a una educación de calidad.
mas sociales. Asimismo, su percepción se El derecho a poder vivir con su familia, a
encuentra condicionada a un conjunto poder comer, compartir juegos, acceder a
de obligaciones de las familias que deben estímulos emocionales e intelectuales en
mostrar al Estado su situación en el mer- condiciones socialmente adecuadas.

30 | BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA


Desde el Programa del Observatorio de la atención de la salud e indicadores de
la Deuda Social Argentina, se considera subsistencia. También se pudo evidenciar
que cuando alguno o muchos miembros en algunos indicadores más sensibles a la
de una sociedad, en este caso los niños, evolución de la macroeconomía una re-
las niñas y los adolescentes, son priva- tracción en su evolución positiva, proba-
dos o impedidos del acceso a recursos, blemente como efecto del aumento soste-
condiciones u oportunidades para el lo- nido y generalizado en el nivel de precios
gro de un mejor desarrollo y crecimiento, que se inicia en 2006, el estancamiento
la situación creada constituye según la en el crecimiento del empleo a partir
norma social existente una trasgresión a de 2007, y la crisis internacional del se-
los derechos humanos. Cuando ello acon- gundo semestre de 2008. Un conjunto
tece, podemos decir que quienes tienen la de acontecimientos que durante 2009 se
responsabilidad política de garantizar el evidenciaron en un importante repliegue
cumplimiento de tales derechos contraen del consumo y tuvieron su impacto en las
una deuda con quienes han sido violenta- condiciones de vida material de la niñez
dos en el ejercicio de sus legítimos dere- y adolescencia. Desde esta perspectiva
chos. Queda así establecida la noción de es que el presente informe avanza sobre
“deuda social” en el plano de la insatis- evaluar: ¿cómo estos procesos de creci-
facción de las necesidades esenciales del miento económico y desaceleración lo-
desarrollo humano de la niñez y adoles- gran impactar en la situación social de la
cencia (Tami y Salvia, 2004). niñez y adolescencia? ¿En qué aspectos
En los sucesivos informes presentados del desarrollo de la niñez y adolescen-
en los últimos años se ha reconocido una cia se observan mayores desigualdades
estructural y persistente “deuda social” sociales? ¿Cuál ha sido la capacidad del
con la niñez y adolescencia, que ha llevado crecimiento económico de modificar la
a preguntarnos sistemáticamente sobre las calidad de vida de la niñez y adolescencia
causas de ciertos mecanismos permanen- en la Argentina, desde una perspectiva de
tes y la relación social entre crecimiento, derechos y desarrollo humano?
bienestar y distribución del ingreso, y los A este interrogante se suma, tras tres
efectos sobre el desarrollo de la niñez y la años de aplicación de la EDSA en las di-
reproducción social de la pobreza. mensiones de los procesos de crianza, so-
En el informe del año 2009 se advirtie- cialización y educación, la posibilidad de
ron con claridad avances positivos en la preguntarnos: ¿en qué medida los cam-
dimensión de las condiciones materiales, bios positivos y/o negativos en las condi-
es decir, en las condiciones del hábitat, ciones materiales de vida de los hogares

BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA | 31


modifican aspectos de estos procesos en Por otra parte, se presenta un nuevo y
beneficio del desarrollo de capacidades en actualizado diagnóstico de las condicio-
la niñez y adolescencia? nes sociales y materiales de vida de la ni-
En este marco de ideas y preguntas, pre- ñez en Argentina urbana, para el período
sentamos el cuarto informe del Barómetro 2007-2009,2 en dos dimensiones básicas
de la Deuda Social de la Infancia, dando con- del desarrollo humano de las infancias:
tinuidad a la línea de investigación conjunta a) Procesos de crianza y socialización; y
entre el Programa Observatorio de la Deuda b) Proceso de formación (escolarización);
Social Argentina y la Fundación Arcor. en tres ciclos vitales que hemos dado en
En el primero de los apartados analíticos, llamar: “Los primeros años de vida” (0 a 4
se realiza una descripción de las “Condicio- años), “Los escolares” (5 a 12 años) y “Los
nes Materiales de Vida” de niños, niñas y adolescentes” (13 a 17 años). Estas di-
adolescentes; en los niveles de incidencia y mensiones son analizadas en términos de
su evolución en el tiempo (2004-2009) de las desigualdades socioeconómicas, por
un conjunto de indicadores que hacen al ciclo vital, diferencias de género, tipo de
contexto de vida de la niñez y adolescencia: hogar y región del país (Gran Buenos Ai-
a) Indicadores de habitabilidad (déficit en el res e interior urbano). Asimismo, se pre-
acceso a cloacas y agua corriente, déficit en sentan en los anexos estadísticos las esti-
el acceso a red de gas, hacinamiento y cerca- maciones estructurales de la prevalencia
nía a zonas contaminadas); b) Vida y salud
(consumos mínimos para el sostenimiento
de la vida y su desarrollo); y c) Subsisten- muestras comparables en el período de referencia. Ver
cia (pobreza económica y acceso al empleo especificaciones en el “Anexo Metodológico” de este
mismo informe.
digno). Las magnitudes del déficit en las di-
mensiones mencionadas son analizadas a la 2 En las mediciones 2007, 2008 y 2009, se aplicó
luz de los acontecimientos que se suceden la misma estructura de encuesta y se mantuvo la
misma formulación en las preguntas, lo cual nos ha
en el país y en su desigualdad social. Cada
permitido considerar la evolución de muchos indi-
uno de los índices e indicadores propuestos cadores en el tiempo, así como se han considerado
son analizados por estrato socioeconómico, los datos recabados de manera conjunta para análisis
ciclo vital y región del país (Gran Buenos Ai- sobre dominios específicos. Para estas estimaciones
res e interior urbano).1 estructurales de la prevalencia o déficit (incidencia del
nivel de privación) en cada uno de los indicadores del
desarrollo humano de la niñez y adolescencia se ha
utilizado una muestra acumulada de 5708 casos. Para
1 El análisis de las evoluciones en los indicadores del más especificaciones ver en el “Anexo Metodológico”
nivel de vida material 2004-2009 se realiza con base en de este mismo informe.

32 | BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA


o déficit en cada uno de los indicadores culos 17, 23 y 31, a partir de indicadores
considerados a nivel de los cinco grandes de estímulos emocionales e intelectuales;
conglomerados urbanos: Gran Buenos Ai- participación en la vida cultural, artís-
res, Gran Mendoza, Gran Córdoba, Gran tica, recreativa y barrial; las oportunida-
Rosario e Interior urbano (otras ciudades des de esparcimiento, juego y desarrollo
de 200 mil habitantes y más del país). de actividades recreativas considerando
Las tres dimensiones consideradas los recursos de los hogares y del barrio; y
son objeto de seguimiento e indagación el vínculo parental a través de formas de
y contemplan indicadores que dan cuenta disciplinar más utilizadas, y las múltiples
del grado de cumplimiento de algunos o formas en que el niño/a se apropia del es-
varios derechos de niños, niñas y adoles- pacio público de modo autónomo.
centes. En las siguientes dimensiones se En la dimensión “Procesos de forma-
proponen indicadores relacionados con ción”, se han desarrollado indicadores
derechos consagrados en la Convención que proponen una aproximación a los de-
de los Derechos del Niño (ONU, 1989). rechos, consagrados en la Convención de
En la dimensión “Condiciones mate- los Derechos del Niño, en los artículos 28,
riales de vida”, se presentan indicadores 29 y 30, y la Ley de Educación Nacional N°
que se aproximan a los derechos consagra- 26.206. En este marco, se ha avanzado en
dos en la Convención de los Derechos del el desarrollo de indicadores de escolariza-
Niño, en los artículos 6 y 27. Dichos indi- ción y déficit educativo, e indicadores que
cadores dan cuenta de las condiciones del buscan caracterizar la oferta educativa en
hábitat, el sostenimiento de la vida a tra- aspectos como el aprendizaje de saberes
vés de consumos mínimos de los hogares significativos en diversos campos, entre
y el acceso a la alimentación y atención de los cuales se menciona el acceso a la ense-
la salud. Así como indicadores de subsis- ñanza de una segunda lengua, el manejo
tencia, en su variante económica por línea de nuevas tecnologías, las artes plásticas,
de pobreza como a través de la situación música y la educación física, las salidas
ocupacional del jefe/a de hogar que es con- educativas y las competencias deportivas;
siderado como un proxy de la capacidad de y el acceso a la educación de jornada exten-
sobrevivencia de la niñez y adolescencia. dida. Así como en otros aspectos subjeti-
En la dimensión “Procesos de crianza vos asociados a la percepción de la calidad
y socialización”, se han desarrollado indi- educativa de los adultos de referencia.
cadores que proponen un acercamiento a Este nuevo informe de resultados sobre
los derechos consagrados en la Conven- la magnitud, evolución y perfiles del déficit
ción de los Derechos del Niño, en los artí- de desarrollo humano y social de la niñez y

BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA | 33


adolescencia, ha tenido como principal pro- La Fundación Observatorio de la Ma-
pósito avanzar en una mejor definición de ternidad, un centro de estudios sin fi-
los problemas que afectan el desarrollo in- nes de lucro cuya misión es promover el
tegral de las niñas, los niños y adolescentes valor social de la maternidad. Para ello,
en la Argentina urbana. Así como informar incentiva la generación de información
a las agencias de gobierno, dirigencia polí- y conocimiento especializado y actual,
tica y social y a la opinión pública en gene- que integre los aspectos sociales, labora-
ral sobre los graves problemas que enfrenta les, educativos y de salud, y contribuya a
la niñez en el país, a los efectos de poder definir los problemas relacionados con el
contribuir al diseño de políticas públicas y fenómeno de la maternidad.
otras acciones (campañas, acciones de in- Desde la Concepción en Concepción,
tervención social, etc.), teniendo en cuenta un conjunto de organizaciones públicas y
las desigualdades sociales, diferencias re- privadas que trabajan en áreas vinculadas
gionales, particularidades del ciclo vital y a la infancia y la adolescencia en el terri-
diferencias de género. torio de Entre Ríos, específicamente en
En esta ocasión acompañan este desa- la localidad de Concepción del Uruguay.
fío, un conjunto de destacadas organiza- La iniciativa se focaliza en el período
ciones comprometidas desde diferentes materno-infantil de la vida. Desde la con-
lugares con el desarrollo humano y social cepción pasando por el embarazo y la ges-
de la niñez, la adolescencia y las familias. tación, el nacimiento, el bebé y hasta la
Dichas organizaciones, en orden de apa- inclusión del niño en la escuela.
rición en el informe, son: La Casa de Fortalecimiento Familiar y
Red Argentina de Bancos de Alimen- Comunitario, una asociación civil ubicada
tos, cuya misión es potenciar el accionar en el partido de Tigre, Provincia de Buenos
de los Bancos de Alimentos y el desarrollo Aires, que centra sus acciones en la pro-
de alianzas estratégicas que favorezcan la moción y articulación con las familias, las
reducción del hambre, y promuevan la instituciones educativas y el trabajo por la
educación nutricional, contribuyendo a reapropiación de espacios públicos de juego
la promoción de la dignidad de cada ser y recreación para los más pequeños.
humano en Argentina. El Comedor Los Piletones, nacido en
La Fundación CONIN que trabaja en 1996 por iniciativa de una familia resi-
la prevención y recuperación de la desnu- dente de la Villa Los Piletones. El come-
trición infantil centrando su accionar en dor fue el inicio de la serie de obras que
tres pilares básicos: Docencia, Asistencia comprende hoy la Fundación Margarita
e Investigación. Barrientos.

34 | BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA


La escuela Héctor Valdvielso está loca- desarrollo de diferentes estrategias para
lizada en un barrio Malvinas Argentinas, la inclusión educativa, social, política y
en el Gran Córdoba. La organización en- económica de los adolescentes y jóvenes
cuentra sus orígenes en los Hermanos de con menos oportunidades.
La Salle en el siglo XVI. En el año 2001 la A todas ellas agradecemos el acompa-
congregación decidió fundar una escuela ñamiento y el relato de la experiencia vital
popular y transformadora. junto a la niñez y adolescencia y acciones
Cáritas Argentina lleva adelante la que desarrollan en pos de mejorar las con-
pastoral caritativa de la Iglesia Católica, diciones de vida de la niñez y en la contri-
estimula, coordina y organiza dicha pas- bución a una mejor definición de los pro-
toral procurando generar y dar respues- blemas que afectan el desarrollo humano
tas integrales a las problemáticas de la y social de la niñez en la Argentina.
pobreza desde los valores de la dignidad,
la justicia y la solidaridad.
La Sociedad Argentina de Salud Inte-
gral del Adolescente (SASIA) tiene por
objetivo mejorar las condiciones de vida de
los adolescentes y jóvenes en la Argentina,
así como a sus grupos familiares e insti-
tuciones donde crecen y se desarrollan,
en los aspectos biológicos, psicológicos y
sociales, a través de la interacción de los
diferentes componentes de la sociedad, y
tomando siempre al adolescente y al joven
como protagónico en sus decisiones.
Granja Siquem, desde el 1993 imple-
menta un modelo de trabajo con jóvenes en
donde se combinan componentes educati-
vos, desde un sistema pautado y regulado,
que promueve terminar la escuela, combina
la actividad comunitaria con una estructura
familiar y la puesta a prueba de líneas de
vinculación entre la educación y el trabajo.
Fundación SES es una organización
social que se dedica a la promoción y al

BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA | 35


36 | BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA
EL MARCO
CONCEPTUAL
La calidad de vida y acceso al progreso tradas en el análisis de los ingresos y el
social suele medirse a través de la evalua- acceso a bienes primarios logran aproxi-
ción de una serie de recursos materiales, marse a sólo una parte del nivel del bien-
en particular, el disponer de ingresos estar humano.
monetarios suficientes para cubrir una El enfoque de las capacidades y, más
canasta de consumos de bienes y servi- tarde, la introducción de la noción de rea-
cios considerados básicos para la vida lizaciones por parte de Sen (1980, 1987,
humana. Este tipo de mediciones de uso 1992, 2000) significó un aporte novedoso
corriente suelen ser criticadas por su re- en la forma de conceptualizar los problemas
ducción a indicadores de ingresos e in- de la pobreza, el desarrollo y la desigual-
capacidad para evaluar las necesidades y dad. El concepto de “desarrollo humano”,
realizaciones desde un enfoque más inte- definido en términos de capacidades y rea-
gral del desarrollo humano.3 Se advierte lizaciones, aporta una visión diferente al
que estas visiones más tradicionales cen- describir el desarrollo como realización de
capacidades que permiten el sostenimiento
de la vida en condiciones saludables y so-
cialmente aceptadas. Desde este enfoque
3 Para un mayor desarrollo de esta crítica y del adquiere importancia la observación del
enfoque teórico-metodológico alternativo que aplica
espacio de capacidades desde donde lograr
el programa del Observatorio de la Deuda Social
Argentina en los estudios e informes del Barómetro funcionamientos socialmente valiosos, en
de la Deuda Social, véase Tami y Salvia, 2004; Salvia, tanto el elemento constitutivo del nivel de
2006; en ODSA-UCA, 2007; y Salvia y Lépore, 2007. vida y de la pobreza es la vida que efectiva-

BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA | 37


mente podemos desarrollar y no los bienes turalmente determinados. Max-Neef pro-
o dinero que poseemos. pone una lista axiológica de nueve necesi-
Los aportes orientados a captar el défi- dades universales (subsistencia, protección,
cit en las condiciones de vida a partir de afecto, entendimiento, participación, ocio,
dimensiones constitutivas del bienestar y creación, identidad y libertad) que se com-
la dignidad de las personas han sido reali- binan con cuatro categorías existenciales:
zados desde esquemas de interpretación ser, tener, hacer y estar, referidas, respec-
en los que las relaciones sociales se les tivamente, a la realización de la persona, a
presentan a los sujetos como estructu- los recursos que posee, a las acciones que
ras de capacidades, oportunidades y dis- realiza y al entorno en el cual vive.
posiciones (Sen, 1980, 1992; Max-Neef, Doyal y Gough (1994) distinguen las
1987; Nussbaum y Glover, 1995; Doyal necesidades objetivas de las necesidades
y Gough, 1994; Boltvinik, 2003). Estas subjetivas, y plantean que la autonomía
propuestas han sido consideradas inspi- de los seres presupone salud mental y fí-
radoras en tanto logran conectar diferen- sica. Sin embargo, consideran que a estas
tes elementos de la pobreza, con base en “necesidades básicas” de los seres humanos
las teorías de las capacidades y las nece- debe sumarse la noción de “necesidades in-
sidades del desarrollo humano, con los termedias”. Estas son los bienes, servicios,
principios de los derechos humanos. actividades y relaciones que garantizan la
Desai (1992) introduce la noción de salud física y la autonomía en todas las cul-
“necesidades” en un nivel intermedio en- turas. En este marco, por demás abreviado,
tre el de capacidades y recursos. Según los autores proponen once necesidades
este esquema, las capacidades se conec- intermedias (agua limpia y comida nutri-
tan con necesidades, que establecen re- tiva, vivienda protectora, ambiente laboral
querimientos concretos a los cuales los y medioambiente no riesgoso, atención de
recursos deben satisfacer de modo mí- la salud, relaciones primarias significativas,
nimo y adecuado. seguridad física y económica, educación
Otros autores han centrado su atención apropiada, seguridad en la infancia, parto
no en las capacidades ni en los recursos, seguro y cuidado neonatal), de las cuales se
sino en el parámetro de las “necesidades derivan las formas de satisfacerlas social y
humanas universales”. culturalmente aceptadas en cada sociedad.
Max-Neef (1987: 26) considera que las Maslow (1970) propone una pirámide
necesidades humanas son finitas y univer- de necesidades que van desde el nivel ma-
sales, en tanto los modos de satisfacerlas terial hasta el moral, pasando por las ne-
podrían considerarse infinitos y socio-cul- cesidades sociales. En el nivel de las “nece-

38 | BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA


sidades materiales” reconoce aquellas de nacional de Derechos Económicos, Socia-
carácter fisiológico (aire, agua, alimento, les y Culturales (ONU, 1966); la Declara-
refugio, sueño); en el plano de las “nece- ción sobre el Derecho al Desarrollo de la
sidades sociales” se incluyen la amistad, Asamblea General de las Naciones Unidas
las relaciones afectivas, la autoestima y el (ONU, 1986); y la Declaración del Mile-
sentirse estimado; y en el nivel de las “ne- nio de la Asamblea General (ONU, 2000).
cesidades morales” aparecen las relacio- Este enfoque se entiende guarda una es-
nadas con el amor, la verdad, el servicio, trecha relación conceptual con los dere-
la justicia, la perfección, la estética y el chos humanos, cuya garantía puede ser
sentido. Desde esta perspectiva se plan- legítimamente exigida al Estado (PNUD,
tea de modo adicional que las “necesida- 2000; O’Donnell, 2002).
des materiales” presentan un carácter cí- En esta apretada y no exhaustiva revi-
clico en la medida que son satisfechas. En sión de los aportes conceptuales en torno
igual sentido, se plantea que cuando las al enfoque de las capacidades como espa-
otras categorías de necesidades quedan cio de evaluación del desarrollo humano,
satisfechas adquiere importancia para el se ha querido poner en tela de juicio los
sujeto el nivel siguiente de necesidades desafíos que suponen estos enfoques
en orden ascendente, ingresando en el cuando se trata de construir indicadores
espacio de la “autorrealización”. que permitan aproximarse a la calidad de
La legitimidad que presenta este modo vida de las poblaciones. Es fácil advertir
más integral de representar el ideario hu- que hay distancia entre el concepto y el
mano, lo brinda el hecho de que tanto el modo en que el “espacio de las capacida-
desarrollo humano personal como el desa- des” se puede medir y evaluar. En este
rrollo humano social se hallan protegidos sentido, y aplicado al caso del desarrollo
y promovidos por una sumatoria de dere- humano de la infancia, la evaluación, por
chos individuales, sociales, políticos y cul- ejemplo, de indicadores como la tasa de
turales de alcance internacional que la hu- mortalidad en menores de 5 años, o la
manidad ha ido incorporando al desarrollo tasa de escolarización, suelen ser indica-
de la civilización (Salvia y Lépore, 2006). dores relevantes en la evaluación de los
La comunidad internacional reconoce logros del desarrollo. Sin embargo, tam-
el imperativo del desarrollo humano y bién parece importante considerar otros
social en numerosos instrumentos nor- indicadores cruciales del “desarrollo de
mativos, entre los cuales se destacan: la la infancia” que permitan aproximarse a
Declaración Universal de los Derechos la calidad de vida de los niños desde una
del Hombre (ONU, 1948); el Pacto Inter- perspectiva amplia. La seguridad en la in-

BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA | 39


fancia tiene que poder ser evaluada en lo 1) En el espacio del nivel de vida ma-
material, en lo emocional y social. terial se han definido un subconjunto
En el caso de la niñez y adolescencia, el de necesidades cuya insatisfacción tiene
estudio del Barómetro de la Deuda Social de consecuencias en la calidad de vida de la
la Infancia ha buscado avanzar en la medi- niñez y en el potencial desarrollo en otras
ción y evaluación de la calidad de vida en la dimensiones de derechos. Las capacidades
dimensión material del sostenimiento de y necesidades consideradas fundamen-
la vida y en otras dimensiones que hacen tales a nivel de la subsistencia material
al desarrollo. Para ello se ha considerado son: el acceso a un hábitat digno, acceso
válido medir la incidencia con que los ni- seguro a la alimentación, y vestimenta
ños, niñas y adolescentes de la sociedad no adecuada; acceso a una canasta básica de
logran acceder a los satisfactores a los que bienes y servicios entre los que se incluye
obligan los marcos normativos vinculados la atención de la salud, y a la subsistencia
a los derechos humanos, entre los que se a través del trabajo digno.
considera la Constitución Nacional, la Con- 2) Los estilos de crianza se relacionan de
vención sobre los Derechos del Niño, la Ley modo directo con los sentidos dados a los
de Protección Integral de los Derechos de procesos de socialización. Estos constitu-
las Niñas, Niños y Adolescentes 26.061 y la yen el conjunto de acciones que en el marco
Ley de Educación Nacional 26.206. de una cultura y un tiempo histórico cons-
En los últimos cuatro años se ha procu- truyen los adultos de una sociedad y desde
rado analizar y evaluar la calidad de vida las cuales se orienta el desarrollo humano y
de la niñez y adolescencia a través de tres social de los más pequeños de su grupo. En
dimensiones de derechos que atraviesan los primeros años de vida adquiere especial
los distintos ciclos de vida de la niñez: 1) importancia la familia como agente de so-
Las Condiciones materiales de vida; 2) Los cialización, mientras que la escuela se cons-
procesos de crianza y socialización; y 3) El tituye en uno de los principales espacios de
Proceso de formación. Cada una de estas di- interacción durante la educación primaria.
mensiones contempla indicadores específi-
cos estrechamente relacionados con alguno
o varios de los derechos y protecciones fun- antecedentes e investigaciones previas realizadas tanto
damentales que corresponden al desarrollo por los equipos de la Fundación Arcor (2004) y del Obser-
vatorio de la Deuda Social Argentina (ODSA, 2004-2009),
humano de la niñez y adolescencia.4
como por otras líneas de investigación convergentes
(Unicef, 2005, 2009; INDEC, 1995, 2001; Shaffer, 2000;
entre otros) y el propio antecedente del Barómetro de la
4 Esta clasificación de dimensiones reúne diferentes Deuda Social de la Infancia (2006-2009).

40 | BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA


En la adolescencia los grupos de pares y las adquirirlas y desarrollarlas. Se entiende
“redes sociales”, se advierten como otras que las dificultades en la capacidad de mo-
agencias que se suman a la escuela y la fa- vilizar recursos materiales, emocionales y
milia, y que también ejercen su impronta en sociales de los hogares, necesarios para la
los hábitos y estilos de vida de los jóvenes. integración social, y los cambios ocurridos
Las capacidades y necesidades considera- en las últimas décadas en la estructura de
das en el marco de los procesos de crianza y oportunidades, nutren los mecanismos de
socialización son: la familia, la estimulación reproducción intergeneracional de la po-
emocional e intelectual, los espacios de so- breza y facilitan el surgimiento de moda-
cialización, las relaciones con grupos de pa- lidades de pobreza estructural.
res, las oportunidades de juego, recreación, En el presente informe se estiman los va-
formación informal y autonomía. lores relativos de déficit de funcionamien-
3) En la perspectiva del desarrollo hu- tos en el campo del desarrollo humano de
mano se destaca el valor intrínseco e ins- la niñez y adolescencia, así como los efectos
trumental de la educación como herra- de inequidad social, regional, y socioeconó-
mienta para la superación de la pobreza y mica, en el espacio de las condiciones mate-
la desigualdad, y derecho habilitante para el riales de vida, como en el de los procesos de
ejercicio de otros derechos. En esta perspec- crianza, socialización y educación.
tiva, el espacio de las capacidades y necesi-
dades en el campo de la educación no puede
limitarse a la evaluación de indicadores de
cobertura educativa, por lo que se ha avan-
zado sobre la calidad de la educación a la
que accede la niñez y adolescencia. En esta
perspectiva amplia es que se consideran in-
dicadores de escolarización pero también
de inclusión y acceso a recursos educativos,
así como se evalúa la percepción de la cali-
dad educativa en la dimensión de la libertad
de elegir recursos y satisfactores.
El desarrollo humano y social de la ni-
ñez y adolescencia depende de un con-
junto de capacidades y necesidades que
hemos traducido en derechos de acceso a
recursos y oportunidades necesarios para

BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA | 41


A dos décadas de la aprobación de la Convención
Verónica Halperin*

Un poco de historia
La Convención de los Derechos del Niño Nueva York en 1989. La Convención se convir-
señaló la culminación de un largo proceso de tió, en el transcurso de veinte años, en el ins-
reconocimiento de los derechos de la infancia. trumento de derechos humanos con el mayor
Desde las primeras voces en novelas literarias número de ratificaciones en la historia, siendo
a mediados del Siglo XIX, como las de Charles ratificada por todos los países a excepción de
Dickens y Jules Valles, pasando por la Declara- Somalía y Estados Unidos.
ción de Ginebra sobre los Derechos del Niño En el año 1990, la Argentina ratifica la Con-
aprobada en 1924, y el Decálogo de los Dere- vención mediante la Ley 23.849 y mediante la
chos del Niño suscrito en Montevideo en 1927 reforma del año 1994 le otorga jerarquía cons-
(Ortiz, 2009). titucional. Si bien a partir de 1995 algunas pro-
El antecedente inmediato de la Conven- vincias argentinas dictaron leyes conformes
ción es la proclamación de la Declaración de con los estándares de la Convención, recién
los Derechos del Niño en la Asamblea de las a fines del año 2005 se adecuó la legislación
Naciones Unidas en 1959. En conmemoración nacional a los preceptos internacionales. La
del vigésimo aniversario de esta Declaración, Ley 26.061 (Ley de Protección Integral) derogó
las Naciones Unidas designaron 1979 como el la Ley 10.903 (conocida como Ley Agote), pro-
Año Internacional del Niño. En este contexto, mulgada en el año 1919.
se presentó ante la Comisión de Derechos Hu-
manos de la ONU la iniciativa de incorporar a Principios fundamentales
los instrumentos internacionales de derechos de la Convención
humanos una Convención sobre los Derechos La Convención sobre los Derechos del Niño
del Niño que representaría por su carácter es el primer instrumento internacional jurídica-
vinculante un claro avance en relación a la mente vinculante que incorpora los derechos ci-
declaración de 1959. La Asamblea General viles, políticos, económicos, sociales y culturales.
de la Organización de las Naciones Unidas Como el niño es vulnerable y necesita pro-
aprueba, luego de una década de discusiones, tección, con frecuencia no se alcanzó a per-
la Convención sobre los Derechos del Niño en cibirlo como un ser independiente, titular

42 | BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA


de derechos propios que deben respetarse produce un cambio en la relación del Estado y
(Grosman, 1994). Así, la doctrina de la situa- los adultos con la infancia, ya que al niño no
ción irregular, plasmada en la Ley 10.903, con- se lo ve como un mero receptor de asistencia
sideraba al niño como “objeto” de protección, social, como un objeto de caridad, si no que es
compasión o represión y por tanto autorizaba concebido como un sujeto activo de derecho
la intervención judicial discrecional y la insti- frente al cual existen obligaciones concretas y
tucionalización del “menor” por tiempo inde- específicas (Moreno, 2003).
terminado ante cualquier “situación de riesgo
material o moral” (Carli, 2001). Algunos derechos reconocidos
El cambio más importante que introdujo la por la Convención
Convención se refiere al reconocimiento de la Los derechos de los niños, niñas y adolescen-
condición del niño como sujeto pleno de dere- tes son todos de obligatorio cumplimiento por
chos. “Pensar al niño como sujeto de derechos parte del Estado, la familia y la comunidad. El
significa verlo como un ser humano que inte- Estado es el responsable de formular políticas
racciona con el adulto, capaz de expresar sus ne- integrales de atención a la niñez que contem-
cesidades, participar en su educación y gozar de plen, entre otros, los siguientes derechos:
ciertos grados de autonomía” (Grosman, 1994). El derecho a condiciones de vida adecua-
La Convención también establece el de- das: La Convención establece en el artículo 6
recho del niño o niña a expresar su opinión que “Los Estados partes reconocen que todo
libremente en todos los asuntos que lo afec- niño tiene derecho intrínseco a la vida (…) y
tan, debiendo el adulto tener en cuenta sus garantizarán en la máxima medida posible la
opiniones en función de su edad y madurez. supervivencia y el desarrollo del niño.” La teo-
La Convención sobre los Derechos del Niño ría de la corresponsabilidad establece que si
ha operado un cambio conceptual que se tra- bien son los padres quienes tienen la respon-
duce en la transformación de las necesidades sabilidad primordial de proporcionarles a los
en derechos. Toda necesidad básica insatisfe- niños y niñas condiciones de vida adecuadas,
cha se traduce en un derecho vulnerado, y esto los Estados “adoptarán medidas apropiadas

BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA | 43


para ayudar a los padres y a otras personas ejemplo en casos de maltrato o negligencia.
responsables por el niño a dar efectividad a Estos mismos principios se encuentran en la
este derecho, y en caso necesario, proporcio- Ley Nacional, que explicita que no se puede
narán asistencia material, y programas de apartar a un niño de su familia por carencias
apoyo, particularmente con respecto a la nu- de índole económicas. Es importante recalcar
trición, el vestuario y la vivienda.” que el derecho a la identidad fue original-
Asimismo, la Convención establece que los mente propuesto por la delegación argen-
Estados partes tomarán todas las medidas tina para su inclusión en la Convención en
apropiadas para garantizar que el niño se vea respuesta a la apropiación y falsificación de
protegido contra toda forma de discriminación identidad de niños y niñas durante la última
o castigo; establece el derecho del niño al des- dictadura militar.
canso, al esparcimiento y al juego, a la educa-
ción en condiciones de igualdad de oportuni- Percepciones sobre el cumplimiento
dades, y a la participación. Este último refiere de los derechos
a promover la autonomía y la capacidad de los Desde el Barómetro de la Deuda Social de
niños y niñas para participar en decisiones e la Infancia, en la medición 2009, se indagó so-
iniciativas que les afecten. Incluye derechos y bre la percepción de los adultos de referencia
libertades civiles como la libertad de expresión, de los niños y niñas sobre el grado de cumpli-
de pensamiento, de información, de conciencia, miento de los derechos que consagra la Con-
de religión, asociación y reunión. vención en la Argentina actual.
Finalmente, interesa destacar el derecho a Los derechos percibidos como más vulne-
la identidad, que incluye tanto el derecho del rados en lo que respecta a los niños, niñas y
niño o niña a ser inscripto inmediatamente adolescentes desde la perspectiva de los adul-
después de su nacimiento, a tener un nombre tos de referencia, en los grandes aglomerados
y una nacionalidad, como a, en la medida de urbanos del país, son: el derecho a una edu-
lo posible, conocer a sus padres y ser cuidado cación de calidad (62,2%), a la alimentación
por ellos. Según el artículo 9 de la Convención, (49,2%) y a no ser maltratado (43,1%).
“los Estados velarán para que el niño no sea Las percepciones presentan matices re-
separado de sus padres contra la voluntad de gionales y por estrato socioeconómico. El in-
estos excepto cuando (…) tal separación es cumplimiento del derecho a la alimentación
necesaria en el interés superior del niño”. Por es una vulneración que preocupa en mayor

44 | BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA


medida en el Gran Buenos Aires que en el in-
derechos de niños/as que menos se cumplen
terior del país. Sin embargo, los derechos a la
En porcentaje de respuestas múltiples. Año 2009.
no discriminación y a la recreación son perci- 0-17 años.

bidos como vulnerados más en los aglomera- una educación


de calidad 62,2

dos urbanos del interior que en Gran Buenos alimentación 49,2


Aires (ver tabla 1 A). no ser maltratado 43,1
La vulneración al derecho a la alimentación
atención de la salud 41,3
es una percepción que se encuentra presente
ser escuchados 32,8
en igual medida en los dos extremos de la es-
29,3
tratificación social (estrato muy bajo y medio
no ser discriminado

alto); pero mientras el derecho a la salud y a la una familia 23,7

educación son percibidos como incumplidos recreación 9,3

en mayor medida por el estrato medio alto; tener un nombre


y una nacionalidad 4,1

los derechos a no ser maltratado, a tener un no sabe 0,4


nombre y una nacionalidad por el estrato muy 0 10 20 30 40 50 60 70
bajo (ver tabla 1 B). Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA.

Es obligación del Estado, y en especial del


Poder Ejecutivo –a nivel nacional, provincial y prioridad a las políticas públicas dirigidas a la
local– el diseñar y ejecutar políticas públicas infancia y no se modifiquen las condiciones
destinadas a la niñez y adolescencia. El principio estructurales que limitan el desarrollo infantil
introducido por la Convención del “interés su- y el cumplimiento de sus derechos, seguire-
perior del niño” implica la transversalidad de las mos en deuda con la niñez.
políticas públicas, esto quiere decir que la pro-
tección de los derechos de la infancia no es sólo
tarea de instituciones particulares, sino que es
parte de una estrategia general que debe inte-
resar a todo órgano del Estado (Baratta, 1998).
La Convención sobre los Derechos del Niño
constituyó un importante avance en el reco-
nocimiento de los derechos de la niñez. Sin *Asistente de Investigación del Barómetro
embargo, mientras el Estado no le otorgue de la Deuda Social de la Infancia.

BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA | 45


A propósito de la política social y la denominada
Asignación Universal por Hijo
Agustín Salvia*

El derecho de los niños, niñas y adolescen- Protección Social” (AUH), instituyó un subsis-
tes a la Seguridad Social está formalmente tema no contributivo en el marco de la Ley
protegido por la Ley 26.061 de Protección Inte- 24.714 que es la que establece los beneficios
gral de los Derechos de las Niñas, Niños y Ado- de Asignaciones Familiares para trabajadores
lescentes, en su artículo 26°, establece que asalariados registrados al sistema de Seguri-
“Las niñas, niños y adolescentes tienen derecho dad Social, en cuyo nombre se realizan con-
a obtener los beneficios de la seguridad social”. tribuciones patronales. En el nuevo sistema,
De manera complementaria, el artículo 28 el financiamiento del mismo recae sobre el
de esta misma ley garantiza el principio de sistema previsional, sin otros cambios al régi-
igualdad y no discriminación: “Las disposicio- men tributario actual.
nes de esta ley se aplicarán por igual a todas las Según la normativa, la AUH está desti-
niñas, niños y adolescentes, sin discriminación nada a aquellos niños, niñas y adolescentes
alguna fundada en motivos raciales, de sexo, argentinos o con residencia legal en el país
color, edad, idioma, religión, creencias, opinión que reúnan dos requisitos iníciales: no contar
política, cultura, posición económica, origen con otra asignación familiar contributiva o no
social o étnico, capacidades especiales, salud, contributiva prevista en dicha ley y pertenecer
apariencia física o impedimento físico, de sa- a grupos familiares que se encuentren des-
lud, el nacimiento o cualquier otra condición ocupados o se desempeñen en la “economía
del niño o de sus padres o de sus representan- informal”. En su artículo 2, la norma establece
tes legales.” que quedan excluidos del beneficio anterior
Por otra parte, no es posible dejar de obser- “los trabajadores que se desempeñen en la
var que el Decreto de Necesidad y Urgencia economía informal percibiendo una remune-
1.602 del 29 de octubre de 2009, mediante ración superior al salario mínimo, vital y mó-
el cual el Poder Ejecutivo instauró un nuevo vil”. A cambio, se requiere que los adultos res-
esquema de transferencia de ingresos deno- ponsables o los menores a su cargo cumplan
minado “Asignación Universal por Hijo para con ciertas condiciones, entre las que sobre-

46 | BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA


salen: 1) no percibir remuneración por encima bio importante en la política social focalizada
del mencionado salario; 2) certificar la asis- que ha tenido el Estado argentino durante
tencia al sistema educativo y la concurrencia los últimos tiempos. Amplios sectores social-
al sistema de salud; y 3) estar debidamente mente excluidos que venían recibiendo una
documentado, debiendo certificar el titular y magra prestación económica han mejorado
el niño extranjeros una residencia legal en el su ingreso real (2,7 millones de niños eran cu-
país no inferior a tres años. biertos por el Programa Jefes/as de Hogar, el
Según datos recientes de la Administración Plan Familias u otros programas provinciales);
Nacional de Seguridad Social (ANSES) –marzo y otros que nada recibían, han comenzado a
de 2010-, la AUH cubre actualmente a 1,8 mi- participar de la asistencia social (no más de
llones de hogares, brindando prestaciones a 800 mil nuevos beneficiarios). En ambos ca-
3,5 millones de niños y recibiendo cada grupo sos, recibiendo ingresos en proporción a la
familiar una prestación media de $282 men- cantidad de menores de 18 años a cargo del
suales. Esto implica una transferencia social padre, madre o tutor responsable. Según esti-
de más de 500 millones de pesos por mes. Por maciones propias, continuarían todavía fuera
otra parte, si bien hay controversias en cuanto de un sistema de protección social al menos
a los datos, serían aproximadamente 6,5 millo- 1,5 millones de niños, parte de los cuales por
nes de niños los que se encontrarían cubiertos sufrir justamente de una exclusión extrema
por los sistemas convencionales de asignacio- (indocumentación, desinformación, aisla-
nes familiares (incluyendo las pensiones no miento social, etc.).
contributivas). Es decir, cerca de 10 millones de En varios sentidos, esta política social se
niños menores de 18 años –de los 12,5 millones contrapone a los llamados Programas de
totales- estarían siendo objeto de una política Transferencias Condicionadas de Ingresos de
social de transferencia de ingresos. moda en otros países de la región (como por
Ante este escenario es importante desta- ejemplo, el Oportunidades en México y el Bolsa
car que sin duda la AUH constituye un cam- Familia en Brasil), y de los cuales la Argentina

BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA | 47


participó a través de los programas Trabajar, contradicciones centrales con la norma que
Familias, Jefes y Jefas, entre otros. Una carac- establece el derecho de la niñez a la seguridad
terística general de estos programas es que social sin discriminación (Ley 26.061/2005):
operan bajo la lógica de transferencias de di- (1) En primer lugar, la AUH “no es” –al me-
nero orientadas en forma explícita o implícita nos todavía- un derecho otorgado a los niños,
a grupos de población pobres con exigencias niñas y adolescentes menores de 18 años, sino
de contraprestación. En ese sentido, cabe ob- asignado a padres y madres considerados en
servar que la AUH es una variante de este tipo términos su situación en el mercado laboral, y
de programas, diferenciándose en dos aspec- no por su natural condición de miembros de
tos principales. En primer lugar, no tiene como un hogar, ciudadanos o sencillamente resi-
beneficiarios a familias definidas como pobres dentes en el país.
en materia de ingresos, sino que toma como (2) En segundo lugar, la AUH es un benefi-
referencia la situación laboral de las personas cio de diferentes calidad (menor) que los be-
en edad activa para dar cobertura a aquellas neficios que otorga el derecho laboral a las
que se declaran como desempleadas o que Asignaciones Familiares, el cual sigue siendo
tienen una ocupación en el sector llamado reconocidos sólo para los trabajadores asala-
“informal”. En segundo lugar, la referencia de riados registrados, profundizándose de esta
ingresos para acceder al beneficio es el salario manera la heterogeneidad estructural del sis-
mínimo vital y móvil que rige para todas las tema social.
relaciones laborales. En principio, esa referen- (3) En tercer lugar, las condicionalidades en
cia es individual, por lo que tendrían derecho materia de salud y educación exigidas por la
a la prestación las personas que, estando des- AUH para acceder al beneficio son punitorias,
ocupadas u ocupadas informalmente, cobren lo cual también genera una injustificable dife-
ingresos por debajo, independientemente de rencia con los beneficiarios de las Asignacio-
otros ingresos de su grupo familiar. nes Familiares contributivas.
Pero si bien en esto reside parte de su pro- (4) El cuarto lugar, si bien tiene efectos dis-
gresivo impacto distributivo (más allá de los tributivos progresivos, la AUH lejos de ser uni-
sectores que todavía no han logrado ser in- versal pasa a constituirse en otro programa
cluidos), también por ello dista de constituirse que se adiciona a los existentes, consolidando
en un efectivo derecho ciudadano de carácter en las instituciones públicas el proceso de di-
universal. Al menos, cabe destacar aquí cinco ferenciación que impone el mercado laboral,

48 | BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA


sin modificar en nada el carácter regresivo del política social experimentadas durante los
sistema tributario. últimos años tiendan a desdibujar ingenua-
(5) La ausencia de normas más específicas mente el problema, la actual situación social
con rango de Ley, así como de organismos re- continúa poniendo en evidencia la existencia
gulatorios y de control social, incluyendo la de una injusta desigualdad en las oportunida-
ausencia de normas que fijen los montos del des de origen, haciendo necesaria una política
beneficio, hacen de la AUH un sistema institu- de Estado que apunte a garantizar de manera
cionalmente débil, no totalmente liberado de real y no simplemente figurativa el sosteni-
la manipulación política. miento de la vida y el desarrollo de las capaci-
En la Argentina actual, el crecimiento eco- dades humanas tanto para las actuales, como
nómico no garantiza por sí sólo la erradica- sobre todo para las nuevas generaciones que
ción de la marginalidad y la desigualdad en habrán de constituir la sociedad argentina en
materia de desarrollo humano de la infancia. un futuro próximo.
Prueba de ello es la persistencia de algunos
indicadores sociales que evidencia derechos *Investigador CONICET
vulnerados. Si bien sin duda algunos de ellos Director del Observatorio
habrán de mejorar gracias a la AUH, nada de la Deuda Social Argentina.
permite anticipar la resolución estructural de
las causas de exclusión social. Esto implica la
reproducción sistémica de una importante
franja de la población infantil expuesta a un
alto riesgo de desnutrición, enfermedad, ha-
cinamiento, inseguridad, déficit social, viola-
ción de sus derechos especiales, entre otras
injustas privaciones y maltratos, frente a la
cual cabe pensar en políticas de Estado toda-
vía más comprometidas con redistribución
progresiva del ingreso, la democracia partici-
pativa y el desarrollo económico estratégico.
En efecto, por mucho que las evidentes
mejoras socioeconómicas y en materia de

BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA | 49


LAS INFANCIAS
(0 A 17 AÑOS)

En la Argentina se estima que viven desiguales modos en que los hogares y los
aproximadamente 12,5 millones de niños, niños, las niñas y los adolescentes acce-
niñas y adolescentes menores de 18 años. den a recursos, activos y estructuras de
La niñez y la adolescencia representan oportunidades en aspectos que se consi-
un tiempo de vida que se reconoce con una deran prioritarios para el desarrollo de la
entidad propia y diferente a la adultez. En vida y de las sociedades.
este tiempo de vida que suele ser analizado En el informe del año pasado pudimos
en el marco de un grupo de edad, en este advertir los progresos en las condiciones
caso entre los 0 y 17 años, es posible reco- de hábitat, salud y subsistencia que se pro-
nocer diversas formas de sostener y desa- dujeron en la Argentina urbana, durante
rrollar la vida. Si bien es posible registrar el período de crecimiento económico ini-
algunos procesos comunes por los que la ciado tras la salida de la convertibilidad
niñez y la adolescencia transitan, adquie- (ODSA-UCA-Arcor, 2009). A partir del
ren diferentes características, magnitudes, año 2006, la economía comenzó a expe-
y tendencias según los contextos sociales, rimentar un proceso de aumento soste-
culturales, familiares, religiosos y político- nido y generalizado en el nivel de precios,
institucionales de pertenencia (Braslavsky, que se detuvo levemente en el año 2008,
1986; Carli, 1999). volviendo a activarse en 2009. A este con-
Los informes del Barómetro de la Deuda texto, se sumó el estancamiento del creci-
Social de la Infancia de los últimos cuatro miento del empleo a partir de 2007. Estas
años han venido registrando y constru- dos situaciones tuvieron impacto directo
yendo evidencia sobre estos diversos y sobre el incremento de la pobreza. A lo

BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA | 51


largo del año 2008, tuvo lugar un con- evolución en el tiempo (2004-2009), dife-
flicto político institucional con el sector renciando entre Gran Buenos Aires e in-
agropecuario que desencadenó una am- terior urbano, y estrato socioeconómico
plia serie de efectos no deseados sobre de los niños, niñas y adolescentes.5
el clima económico, social y político del
país, escenario al que se sumó una crisis
financiera y económica internacional sur- Evolución de indicadores
gida en el segundo semestre de 2008. del nivel de vida material
En este contexto de los acontecimien- (2004-2009)
tos ocurridos, proponemos analizar las
condiciones de vida material de la ni- En el análisis de las condiciones mate-
ñez y adolescentes en la perspectiva del riales de vida de los hogares con niño/as y
tiempo, preguntarnos: ¿cuál ha sido la adolescentes se considera la evaluación de
capacidad del modelo de lograr mejoras un conjunto de funcionamientos huma-
en el Desarrollo Humano y Social de la ni- nos relacionados con las oportunidades de
ñez y adolescencia tanto en las etapas de progreso y acceso al bienestar. Las condi-
mayor crecimiento como en las de menor ciones del hábitat, el sostenimiento de la
crecimiento y mayor inflación? Y, ¿en qué vida y la atención de la salud, y la subsis-
medida se ha logrado disminuir la des- tencia de los hogares a través del trabajo
igualdad social? constituyen tres dimensiones estrecha-
mente relacionadas y centrales al desarro-
llo humano de los/as niños/as, adolescen-
Sobre las condiciones tes, sus familias y de la sociedad toda.
materiales de vida de la A continuación se presentan y analizan
niñez y adolescencia indicadores agregados a través de los cua-

En este primer apartado analítico, se


describe la evolución de indicadores de 5 Los resultados de estas evoluciones se construyeron
condiciones materiales de vida de la in- con base en las muestras de la EDSA comparables en el
fancia entre 2004 y 2009, en tres sub-di- tiempo y representativas de dos tipos de aglomerados
mensiones básicas de acceso a condicio- urbanos: 1) El Gran Buenos Aires: Ciudad de Buenos
Aires y 24 partidos del conurbano (GBA); y 2) Grandes
nes materiales de vida: a) Habitabilidad;
Centros Urbanos del Interior del país con más de 200
b) Vida y Salud; y c) Subsistencia. Las mil habitantes: Gran Córdoba, Gran Mendoza, Gran
mismas son analizadas a través de indica- Salta, Gran Resistencia, Neuquén-Plottier, Bahía
dores específicos, que se presentan en su Blanca y Gran Rosario.

52 | BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA


les aproximarnos a medidas resumen de niñez y adolescencia. La contaminación
las condiciones de hábitat y de consumo ambiental de los barrios más vulnera-
de los hogares, así como a indicadores par- bles con basurales o fábricas exponen a
ticulares que permiten reconocer los pro- las poblaciones a tóxicos contaminantes.
gresos específicos que se han alcanzado y Los/as niños/as que viven en barrios que
los niveles de déficit que aún persisten. conviven con la contaminación ambien-
tal suelen estar involucrados en tareas de
A) Habitabilidad recolección de metales y otros materiales,
Algunas de las “Metas del Milenio” suelen ser observadores de la quema de
apuntan a: “Incorporar los principios residuos, etc. Asimismo, las familias que
del desarrollo sostenible en las políticas viven y trabajan en vertederos inhalan
y los programas nacionales y reducir la regularmente gases tóxicos derivados de
pérdida de recursos del medioambiente”; la quema de plásticos y otras sustancias
“Reducir a la mitad, para 2015, la pro- peligrosas. En general, la frecuencia y se-
porción de personas sin acceso sostenible veridad del asma, junto con otras enfer-
al agua potable y a servicios básicos de medades respiratorias, se ha incremen-
saneamiento”; “Haber mejorado conside- tado entre los/as niños/as urbanos en los
rablemente, en 2020, la vida de al menos últimos años (Innocenti, 2002).
100 millones de habitantes de barrios El acceso al agua potable y la conexión
marginales” a desagües cloacales son dos recursos
(ONU, 2000) fundamentales para la salud de la niñez,
en tanto quienes tienen mayor probabi-
Índice de habitabilidad lidad de contraer enfermedades trans-
Las condiciones de habitabilidad serán mitidas por el agua sin el adecuado tra-
analizadas en términos de cuatro indica- tamiento son los lactantes y los niños de
dores específicos y un índice agregado. Los corta edad (OMS, 2006). Son muchos
indicadores específicos describen la situa- los estudios que asocian la situación de
ción de niños, niñas y adolescentes que hacinamiento con problemas de salubri-
viven en: a) “cercanía de fábricas contami- dad, falta de intimidad, promiscuidad,
nantes y/o basurales”; b) “viviendas que no y violencia doméstica. El no acceso a la
tienen acceso a red de gas”; c) “viviendas red de gas natural expone a los hogares,
con hacinamiento medio”; y d) “viviendas y en especial a los/as niños/as, a acci-
con problemas de saneamiento”. dentes como consecuencia de las bajas
Los cuatro indicadores considerados normas de seguridad de las garrafas de
son vitales para la salud ambiental de la gas licuado de petróleo que suelen uti-

BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA | 53


lizarse para calentar los ambientes y de la serie 2008-2009 se registra un cam-
cocinar alimentos. Estas situaciones de bio de tendencia que lleva el déficit gene-
riesgo a que se ve particularmente ex- ral al 66%. Este incremento del déficit en
puesta la niñez suelen coincidir en más 2009 se debe básicamente al incremento
de un aspecto en los hogares con adultos del déficit moderado en las condiciones
de referencia con menor nivel educativo del hábitat, mientras que el déficit severo
y en espacios territoriales con necesida- se mantiene en torno a un 35% desde
des básicas insatisfechas, en los que las 2007 (ver tabla 2A).
pautas de higiene suelen ser menores y Asimismo, cabe especificar que esta evo-
en consecuencia se reproducen con más lución general de mejoras en las condicio-
facilidad enfermedades respiratorias e nes del hábitat de la niñez y adolescencia
intestinales que repercuten en la calidad urbana se registra tanto en el Gran Buenos
de vida presente del niño/a y en su de- Aires como en el interior urbano, aunque
sarrollo físico, cognitivo y rendimiento con niveles de incidencia mayores en el
escolar (Unicef, 2009). Gran Buenos Aires que el interior, donde
El índice que resume este conjunto de los progresos fueron más tempranos y sig-
situaciones es presentado en tres niveles: nificativos. El incremento que se advierte
1) el déficit moderado que representa la entre 2008 y 2009 se debe a un incre-
proporción de niños, niñas y adolescentes mento de 6 puntos en el déficit moderado
que residen en viviendas que presentan al en el Gran Buenos Aires, y de 4 puntos en
menos un problema de habitabilidad de el interior urbano (ver tabla 2B).
los mencionados; 2) el déficit severo que La situación habitacional de la niñez
representan aquellos casos en los que la y adolescencia es claramente más regre-
vivienda registra dos o más problemas de siva en el contexto del Gran Buenos Aires
los mencionados; y 3) el déficit total es que en el interior urbano. Mientras que
aquel que representa la incidencia total en 2009 en el Gran Buenos Aires el 40%
producto de la sumatoria simple del défi- se encontraba en una situación de défi-
cit moderado y severo. cit severo, un 29,7% se encontraba en la
La evolución general del déficit en las misma situación en el interior urbano.
condiciones de habitabilidad de los ni- Los progresos que se advierten en el
ños, niñas y adolescentes es positiva en- hábitat de la niñez y adolescencia se re-
tre 2004 y 2008, en tanto se pasa de un gistran con grandes desigualdades según
76,7% de niños/as y adolescentes que re- estrato social de pertenencia. A lo largo
sidían en viviendas con algún problema a del período analizado la caída del déficit
un 60,2% en 2008. En el último intervalo general fue de 12 puntos porcentuales en

54 | BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA


Evolución de los
deficit de habitabilidad
indicadores del índice
Evoluciones en porcentajes. Período 2004-2009.
0-17 años. Serie Histórica Aglomerados Comparables EDSA. Cuando se analiza en particular los
déficit total déficit moderado déficit severo diferentes indicadores que componen
90 el índice general de habitabilidad, se ad-
80
vierte que los que experimentaron ma-
76,7 yores mejoras en el período bajo análisis
74,3 73,4
70
(2004-2009) fueron la contaminación
60 62,7
66,0 ambiental (presencia de fábricas conta-
60,2
minantes y basurales), que cayó en 11
50
42,2 40,9 puntos porcentuales; el déficit en las
39,7
40 35,5 35,1 35,7 condiciones de saneamiento (déficit de
30
34,5 33,4 33,7 cloacas y/o agua corriente), que cayó en
30,3
27,2 25,1
10 puntos porcentuales; y el acceso a red
20
de gas natural, que cayó en 7,9 puntos
10 porcentuales. Los menores progresos
se advierten en el indicador de hacina-
0
2004 2005 2006 2007 2008 2009 miento medio (niño/as y adolescentes
Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA. que viven en hogares en los que habitan
3 o más personas por cuarto), que cayó 4
el 25% más pobre, y de 16 puntos porcen- puntos porcentuales.
tuales en el 25% más alto (estrato medio La retracción que se advierte a nivel ge-
profesional). Asimismo, en los estratos neral en el índice de habitabilidad entre
intermedios la misma fue de 6 y 8 puntos 2008 y 2009 se debe principalmente al in-
respectivamente (ver tabla 2C). cremento del déficit en el indicador de con-
Pese a los significativos progresos en taminación del medioambiente (“cercanía
las condiciones generales del hábitat de a fábricas contaminantes y basurales”) e
niños, niñas y adolescentes en 2009, el incrementa su incidencia entre los/as ni-
86% de los/as niños/as y adolescentes del ños/as y adolescentes más pobres (50%
25% más pobre residía en viviendas con más pobre) y en el Gran Buenos Aires más
al menos un problema de habitabilidad, que en el interior urbano. Asimismo, es
de los cuales el 66% tiene dos o más pro- importante señalar la desigualdad social
blemas, es decir que experimenta un défi- en las mejoras registradas en este indica-
cit severo en las condiciones de su hábitat dor, en tanto entre 2004 y 2009 el espacio
de vida. habitacional en términos de contamina-

BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA | 55


deficit de habitabilidad por región del país
Evoluciones en porcentajes. Período 2004-2009.
0-17 años. Serie Histórica Aglomerados Comparables EDSA.

déficit total déficit moderado déficit severo


gran buenos aires resto urbano interior
90 90

80 81,8 82,0 80
81,0
76,2
70 70
70,8 72,4
66,9
65,6 64,6 63,3
60 60 63,4
52,2 58,5
50,3 50,1
50 46,8 50
42,6 41,2 43,0
40,4 40,1 40,0
40 40 38,5

29,7
30 30
31,5 30,9 30,4 31,2
29,8 29,3 28,9
20 24,3 20 22,6 24,5 23,3 24,8

10 10

0 0
2004 2005 2006 2007 2008 2009 2004 2005 2006 2007 2008 2009
Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA.

ción medioambiental de los/as niños/as el 68,8% de los niños, niñas y adolescentes


y adolescentes del 25% más pobre mejoró del 25% más pobre (ver tabla 4).
en 11,8 puntos porcentuales, mientras En el caso del indicador de hacina-
que entre sus pares del 25% más alto las miento, se advierte el menor progreso del
mejoras se estima fueron de 21 puntos período considerado, siendo el estrato
porcentuales (ver tabla 3). social bajo (sectores populares de baja
En particular, los progresos en el acceso calificación) el más beneficiado, en térmi-
a la red de gas fueron significativos en los nos relativos. En 2009, el 24% de los/as
estratos más pobres y en el Gran Buenos niños/as y adolescentes residían en hoga-
Aires más que en el interior urbano. Sin res con hacinamiento medio, dicha inci-
embargo, cabe destacar que aún un 30,9% dencia alcanzaba el 46% en el 25% más
de la niñez y adolescencia en 2009 vivía en pobre (ver tabla 5).
casas que no tenían acceso a la red de gas Los grandes progresos en las condi-
natural, y en dicha situación se encontraba ciones del medioambiente de niños/as

56 | BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA


déficit de habitabilidad por estrato socioeconómico
Evoluciones en porcentajes. Período 2004-2009.
0-17 años. Serie Histórica Aglomerados Comparables EDSA.
déficit total déficit moderado déficit severo
muy bajo bajo
100 100
98,9
94,3 95,2 94,0
90 90
91,4
86,9 85,8 86,2
80
81,0
80 83,8
79,3 78,0
75,9 76,2 79,6
70 73,1 70
68,8
66,2
60 60
53,0 51,7 50,6
50 50
43,4
39,8 40,6
40 40
39,1
30 30 34,5 33,2
32,8 32,9
29,0
20 20
20,7
17,8 17,2 18,1 18,3
10 15,0 10

0 0
2004 2005 2006 2007 2008 2009 2004 2005 2006 2007 2008 2009

medio medio alto


100 100

90 90

80 73,3 80
69,9 69,7
70 65,1 70

60 57,7 60

48,8 49,4
50 50 47,1 45,1
48,5
40 45,4 45,5 40
39,2 39,0 38,9 31,9 32,8
33,9 36,3
30 31,1 30
23,0
28,8 26,8
20 24,8 24,5 24,2 23,8 20 25,3

10,2 19,2
17,6 8,1
10 10 6,2 5,1 7,5
3,8
0 0
2004 2005 2006 2007 2008 2009 2004 2005 2006 2007 2008 2009
Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA.

BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA | 57


y adolescentes se registraron en el in-
dicador de saneamiento. En efecto, en- proximidad a fábricas
contaminantes y basurales
tre 2004 y 2009 el déficit en el acceso a Evolución en porcentaje. Período 2004-2009.
cloacas y agua corriente bajó en 10 pun- 0-17 años. Serie Histórica Aglomerados Comparables EDSA.

tos porcentuales, de los cuales 7 puntos 60


corresponden al período 2007-2009. Los
más beneficiados fueron los más pobres 50

entre quienes cayó el déficit en 20 puntos 40


39,2
37,5
35,4
porcentuales en el caso del estrato muy 31,8
30 28,1
bajo, y 12 puntos en el caso del bajo. En el 23,8

contexto de estas importantes mejoras, 20

en 2009 aún un 42,4% de la niñez y ado- 10


lescencia residía en viviendas que no te-
nían acceso a cloacas y/o a agua corriente, 0
2004 2005 2006 2007 2008 2009
déficit que alcanzaba al 68,4% de los/as Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA.
niños/as y adolescentes del 25% más po-
bre (ver tabla 6). no acceso a red de gas
Evolución en porcentaje. Período 2004-2009.
0-17 años. Serie Histórica Aglomerados Comparables EDSA.
Las condiciones del hábitat
por grupo de edad 60

Las condiciones de habitabilidad a ni- 50


vel general son más deficitarias para los/ 38,8 38,3
40 37,4
as niños/as más pequeños que a nivel 35,0 35,0
30,9
del promedio de la niñez y a lo largo de 30

todo el período de análisis. El déficit ge- 20


neral, esto es los/as niños/as que residen
en hogares con al menos un problema 10

de habitabilidad, pasan de un 85,7% en 0


2004 2005 2006 2007 2008 2009
2004 a un 70% en 2009 en los menores
Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA.
de 5 años. La situación que más mejora a
lo largo del período es la de los/as niños/
as con déficit severo en las condiciones de la red de gas natural, cercanía a basurales
habitabilidad, esto es aquellos/as niños/ y fábricas contaminadas, hacinamiento,
as que residen en viviendas con 2 o más cloacas y agua corriente) que también es
problemas de los considerados (acceso a la más preponderante entre los niños y ni-

58 | BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA


en el déficit severo en torno a los 16 pun-
hacinamiento medio* tos porcentuales (ver tabla 2 D).
Evolución en porcentaje. Período 2004-2009.
0-17 años. Serie Histórica Aglomerados Comparables EDSA.
Las condiciones del hábitat de los ni-
ños/as entre 5 y 12 años, período en el
50
que la gran mayoría asiste a la escuela,
40 registra niveles de déficit que compro-
30 28,1 27,7
meten al desarrollo humano y social de
24,1
22,4 21,5
23,5 la niñez en la Argentina urbana. Los pro-
20
gresos en esta materia desde 2004 hasta
10 el último año del período analizado
(2009) han sido muy relevantes aunque
0
2004 2005 2006 2007 2008 2009 no suficientes.
* Porcentaje de menores de 18 años que residen en viviendas en donde En 2004 el 80% de la niñez en edad
habitan más de dos personas por cuarto.
Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA.
escolar (entre los 5 y 12 años) residía en
viviendas con al menos un problema. Es
déficit de saneamiento* decir que la casa en la que vivía no acce-
Evolución en porcentaje. Período 2004-2009. día a conexiones de gas por red, o al agua
0-17 años. Serie Histórica Aglomerados Comparables EDSA.
corriente, o cloacas, o se encontraba cerca
60
52,0 51,6
de basurales o fábricas contaminadas, o
50,3 49,3
50 47,5 en situación de hacinamiento medio (ha-
42,4
bitaban 3 o más personas por cuarto).
40
La situación de déficit severo alcanzó
30 en el primer año de la serie al 49% de la
20
niñez entre los 5 y 12 años, es decir que
casi 5 de cada 10 niños/as vivían en una
10
casa que tenía 2 o más de estos proble-
0 mas. Los progresos fueron constantes y
2004 2005 2006 2007 2008 2009
especialmente significativos entre 2007 y
* Niños y niñas que viven en viviendas que no tienen cloacas o agua corriente.
2008, llegando al 2009 con un 66,3% de
Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA.
la niñez en situación de déficit de habita-
bilidad y un 37,4% en situación de déficit
ñas más pequeños. A lo largo de la serie, se severo (ver tabla 2 D).
pasa de un 54,7% de niños/as en condicio- A nivel de la población adolescente,
nes de déficit severo en 2004 a un 38,1% se registra que en 2004 el 73% de ado-
en 2009, es decir que se registra una caída lescentes entre 13 y 17 años residían en

BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA | 59


hogares con al menos un problema de contaminadas; 30% en viviendas sin ac-
habitabilidad (vivienda sin acceso a la ceso a la red de gas; 31% en hogares con
red de gas natural, al agua corriente, sin problemas de hacinamiento; y 42% en
cloacas, en situación de hacinamiento viviendas sin cloacas y/o agua corriente
medio, o en cercanía de basurales o fá- (ver tablas 3, 4, 5 y 6).
bricas contaminadas), 41,8% de los En los niños y niñas entre los 5 y 12
cuales vivían en viviendas con 2 o más años, los progresos más importantes se
problemas de los mencionados (ver ta- registraron en aspectos relacionados
bla 2 D). La evolución de este indicador con el medioambiente (cercanía a basu-
fue positiva sobre todo en el período in- rales y fábricas contaminantes), y el ac-
teranual 2007-2008, donde se registra ceso a agua corriente y cloacas. Fueron
una caída significativa en la incidencia menores las mejoras en el acceso a la red
general del déficit, aunque se registra de gas y muy menores las posibilidades
una leve mejora en el déficit severo pre- de bajar el índice de hacinamiento que
via en el período interanual 2006-2007. si bien mejoró en alrededor de 6 pun-
En el período interanual 2008-2009 se tos porcentuales entre 2004 y 2006,
advierte una retracción significativa que revierte su tendencia con los primeros
sólo se registra a nivel este grupo de signos de retracción junto a la caída de
edad, que eleva el déficit de habitabili- los consumos mínimos (ver tablas 3, 4,
dad en 7 puntos porcentuales y princi- 5 y 6).
palmente por un incremento de los ado- Las mejoras habitacionales asociadas
lescentes en hogares con algún déficit a la red de gas natural y la red de agua
en el hábitat. corriente llegaron mucho menos a los ba-
Los componentes del índice de habita- rrios donde viven adolescentes que a los
bilidad que propiciaron la evolución po- barrios de los/as niños/as más pequeños,
sitiva en el índice de habitabilidad en los ya que apenas mejoraron 2,6 puntos por-
menores de 5 años fueron básicamente centuales entre 2004 y 2009. Se produje-
la cercanía a basurales y fábricas conta- ron mejoras más importantes, del orden
minadas, el acceso a red de gas y las me- del los 5 puntos porcentuales, en la con-
joras en las condiciones de saneamiento taminación medioambiental y en la situa-
(cloacas y agua corriente); en mucha me- ción de hacinamiento hasta 2008; en el
nor medida mejoró la condición de ha- período interanual 2008-2009 se registra
cinamiento. En 2009 un 28% de los/as un empeoramiento relativo del estado de
niños/as menores de 5 años residían en contaminación medioambiental (ver ta-
viviendas cercanas a basurales y fábricas blas 3, 4, 5 y 6).

60 | BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA


B) Vida y Salud consumos alimentarios de los hogares que
Una de las “Metas del Milenio” se centra vulneran la seguridad alimentaria de los
puntualmente en “reducir a la mitad la mismos, en tanto la seguridad alimentaria
proporción de personas que sufren ham- supone un acceso psicológico, económico
bre entre 1990 y 2015” y socialmente aceptable a una cantidad
(ONU, 2000). suficiente de comida sana y nutritiva para
poder cubrir las necesidades dietarias y la
En esta sub-dimensión que hemos dado preferencia de alimentación para una vida
en llamar “Vida y Salud” se presentan un saludable y activa (FAO, 2000).
conjunto de indicadores fundamentales La atención de la salud es un servicio
para el desarrollo y sostenimiento de la vida prioritario en la estructura de gastos de
que hacen a la capacidad de consumo de los los hogares, se suele realizar gastos en la
hogares con niño/as y adolescentes de bie- atención médica y en la compra de medi-
nes y servicios básicos como el consumo camentos. Si bien todos los ciudadanos
de alimentos y ropa, el pago de servicios e tienen derecho a la atención de su salud, y
impuestos, medicamentos y atención de la en la Argentina ese derecho está garanti-
salud. Asociado a este último indicador se zado a través de los servicios públicos, los
presenta la cobertura de salud a la que ac- hogares suelen destinar recursos propios
ceden niños, niñas y adolescentes. para acceder a dicha atención.
La estructura de gastos y consumo de los A continuación se presentan algunos
hogares hacen a las estrategias familiares indicadores que permiten una aproxi-
de vida de los hogares que en determina- mación a la evolución de la estructura
dos momentos priorizan ciertos consu- de consumos de los hogares en aspectos
mos en detrimento de otros. En el caso de que se consideran básicos para el sosteni-
los hogares populares, en los que viven la miento y desarrollo de la vida, y su evo-
mayor parte de la población infantil de la lución en el tiempo (2004-2009), a nivel
Argentina, implica la reducción de los con- de la niñez y adolescencia urbana según
sumos alimentarios en cantidad y calidad, el estrato socioeconómico, la región del
mientras que en los hogares de los estratos país y el grupo de edad.
medio y medio alto representará el cambio
de primeras a segundas marcas y la dismi- Sobre los consumos mínimos
nución en el consumo de productos sun- El índice que se presenta a continua-
tuosos. Entre los primeros, la retracción ción en su evolución y nivel de inciden-
de la economía y los procesos inflaciona- cia, busca medir el nivel de déficit en
rios producen cambios cualitativos en los la capacidad de consumo de bienes y

BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA | 61


cia total producto de la sumatoria sim-
déficit de consumo
ple del déficit moderado y severo.
Evoluciones en porcentajes. Período 2004-2009.
0-17 años. Serie Histórica Aglomerados Comparables EDSA. La evolución del índice de déficit de
déficit total déficit moderado déficit severo consumos mínimos fue muy positiva en-
90 tre 2004 y 2007, en tanto a nivel de la
80
79,6 niñez y adolescencia cayó 27 puntos por-
70,9
71,1 centuales. En el período interanual 2007-
70
2008 se registra una leve retracción que
60
58,8
55,3
se profundiza en el período interanual
52,3
2008-2009. Esta última retracción en el
50
consumo de los hogares con niños/as y
43,1 44,5
40 41,8 41,0 adolescentes incrementó el déficit gene-
39,7
30
36,5 36,2 ral en 15,8 puntos porcentuales, de los
29,1
26,6
cuales 11 puntos corresponden al incre-
20
mento del déficit severo. Este incremento
17,8 16,1 15,6
10 del déficit severo se produjo fundamen-
talmente en el Gran Buenos Aires, donde
0
2004 2005 2006 2007 2008 2009 alcanzó los 12 puntos porcentuales,
Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA. mientras que en el interior el país alcanzó
6 puntos. La retracción se hizo sentir
servicios básicos para el desarrollo de la fundamentalmente entre los más pobres,
vida de hogares con niños, niñas y ado- donde se incrementó 18 puntos porcen-
lescentes. Este índice resume el déficit tuales. En 2009 un 26,6% de la niñez y
en el acceso a alimentos, ropa, servicios adolescencia pertenecía a hogares con 2
de salud y pago de servicios e impues- o más problemas de consumos mínimos,
tos, en una medida que es presentada nivel de déficit que afectaba al 48,5% en el
en tres niveles de déficit: 1) el déficit 25% más pobre (ver tablas 7A, 7B y 7C).
moderado que representa la propor- La evolución de los indicadores que
ción de niños, niñas y adolescentes que componen este índice fue muy similar
pertenecen a hogares que presentan al a la del índice general, todos ellos expe-
menos un problema de consumo; 2) el rimentaron una caída en torno a los 20
déficit severo representa aquellos casos puntos porcentuales entre 2004 y 2008.
en los que el hogar registra dos o más La retracción del período interanual 2008-
problemas de consumo; y 3) el déficit 2009 también fue muy similar y estuvo en
total es aquel que representa la inciden- torno a los 10 y 12 puntos porcentuales.

62 | BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA


déficit de consumo por región del país
Evoluciones en porcentajes. Período 2004-2009.
0-17 años. Serie Histórica Aglomerados Comparables EDSA.

déficit total déficit moderado déficit severo


gran buenos aires resto urbano interior
90 90
82,8

80 77,8 80 77,5
73,9

67,7 68,0
70 70
64,2 66,3 66,2

57,5 57,8
60 56,5 60

50 50 47,5
43,2 42,6 44,4 43,8 44,0
40,5 41,5 40,7 41,0
37,1 38,2
40 40
39,6
35,2 36,0
30 30
29,6
27,0
20 20 23,2 22,5 24,0
20,5
18,3 17,2 18,7
10 10

0 0
2004 2005 2006 2007 2008 2009 2004 2005 2006 2007 2008 2009
Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA.

Sin embargo, los progresos y la retracción ños fue mayor en el Gran Buenos Aires que
2008-2009 no fueron similares por re- en el interior del país. Sin embargo, la re-
gión del país y estrato social. Por ejemplo, tracción del período interanual 2008-2009
el déficit en el consumo de alimentos, es afectó principalmente a los más pobres y
decir los niños, niñas y adolescentes que en mayor medida en el Gran Buenos Aires
pertenecen a hogares que han tenido que que en el interior del país (ver tabla 8).
restringir su consumo en alimentos com- En el caso de otros consumos como
prando menos comida y/o bajando la ca- por ejemplo el pago de servicios e im-
lidad de los alimentos, experimentó una puestos, o la compra de medicamentos
caída muy significativa, en torno a los 35 y atención de la salud, la caída de los
puntos porcentuales, a nivel de la niñez y niveles de déficit se extendió a más sec-
adolescencia más vulnerable entre 2004 y tores sociales y en magnitudes simila-
2008. Asimismo, este progreso en la capa- res, desde los estratos más pobres a los
cidad de consumo de los hogares con ni- medios populares, aunque cabe destacar

BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA | 63


déficit de consumo por estrato socioeconómico
Evoluciones en porcentajes. Período 2004-2009.
0-17 años. Serie Histórica Aglomerados Comparables EDSA.
déficit total déficit moderado déficit severo
muy bajo bajo
96,1
100 100
94,0
91,4
88,6 87,2
90 90

80 80 76,7
74,0 72,2 71,7
70,2
70,0
70 70
62,6

60 55,2 60
50,9 50,0
48,5 48,7 47,8
50 50 44,5 45,9 46,6

40 42,0 40 44,0 42,7


40,9 40,5 41,2 40,1
39,6
30 32,8 30
30,6 30,2
28,9
20 20 25,7
21,4
10 10 15,9

0 0
2004 2005 2006 2007 2008 2009 2004 2005 2006 2007 2008 2009

medio medio alto


100 100

90 90

80 77,9 80
72,1

70 67,3 70

60 55,4 60 56,8
50,5
50 55,2 50
43,7 41,7
46,8 45,4 37,9
40 44,5 41,7 40 41,0 34,1 33,0
37,1 28,6
30 22,7 30 32,4 35,1
31,5
25,3 27,3
20 20 26,4
21,9 15,8

10 12,2 10 5,7 6,6


10,9 1,6 2,2
8,8 0,8
0 0
2004 2005 2006 2007 2008 2009 2004 2005 2006 2007 2008 2009
Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA.

64 | BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA


recorte en el consumo de alimentos recorte en el consumo de ropa
Evolución en porcentaje. Período 2004-2009. Evolución en porcentaje. Período 2004-2009.
0-17 años. Serie Histórica Aglomerados Comparables EDSA. 0-17 años. Serie Histórica Aglomerados Comparables EDSA.

80 80

69,6
70 70
66,6
62,8
61,0
60 60 57,0
55,2

47,8 48,7 47,7


50 50 45,9
44,0 42,8
40 40

30 30

20 20

10 10

0 0
2004 2005 2006 2007 2008 2009 2004 2005 2006 2007 2008 2009
Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA. Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA.

que la retracción del período interanual período interanual 2008-2009, siendo el


2008-2009 afectó de modo significativo consumo de alimentos y de medicamentos
a los más pobres, y en el Gran Buenos Ai- los más afectados, con subas del déficit en
res en mayor medida que en el interior torno a los 8 y 10 puntos respectivamente
del país (ver tablas 9, 10 y 11). (ver tablas 8, 9, 10 y 11).
Los componentes del índice de consu- En 2009 el 72,7% de los/as niños/
mos mínimos en los hogares con niños/ as as entre 0 y 4 años pertenecía a hogares
menores de 5 años que más progresaron con problemas en los consumos míni-
entre 2004 y 2008 fueron el recorte en mos; 55,7% a hogares con problemas en
la compra de alimentos, ropa y medica- los consumos alimentarios, esto es que
mentos, atención de la salud, todos ellos tuvieron que restringir sus consumos
tuvieron mejoras en torno a los 23 pun- de alimentos comprando menos comida
tos porcentuales. La capacidad de pago o comida de menor calidad; 55,2% a ho-
de servicios básicos e impuestos tuvo una gares que bajaron sus consumos en ropa;
evolución positiva en torno a una caída de 36,5% a hogares con dificultades para
15 puntos porcentuales. Todos los indica- pagar servicios e impuestos; y 38,8% a
dores experimentaron una retracción en el hogares con problemas para comprar me-

BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA | 65


recorte en el pago de impuestos recorte en la compra de medicamentos
Evolución en porcentaje. Período 2004-2009. y/o atención de la salud
0-17 años. Serie Histórica Aglomerados Comparables EDSA. Evolución en porcentaje. Período 2004-2009.
0-17 años. Serie Histórica Aglomerados Comparables EDSA.
60 60

50 50 48,5
46,8
44,9

40 40
35,5 36,4 35,7
34,5
32,8

30 28,4 30
26,9
25,3
22,9

20 20

10 10

0 0
2004 2005 2006 2007 2008 2009 2004 2005 2006 2007 2008 2009
Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA. Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA.

dicamentos y atender su salud (ver tablas severo, esto es en hogares con 2 o más
8, 9, 10 y 11). problemas de consumo. El déficit mo-
La evolución en el acceso a consu- derado experimenta una reversión de la
mos mínimos en los hogares con niños/ tendencia positiva más anticipadamente
as en edad escolar (5 a 12 años) ha sido en el período interanual 2007-2008,
muy positiva hasta 2008 y experimenta mientras que el déficit severo se suma al
una retracción en el período interanual cambio de tendencia en el período inte-
2008-2009. Durante todo el período ranual 2008-2009 (ver tabla 7 D).
bajo análisis la mayor incidencia se lo- En 2009, el 71% de la niñez entre los 5
calizó a nivel del déficit moderado, esto y 12 años vivía en hogares con algún pro-
es a nivel de la niñez en hogares que te- blema de consumo básico, y un 22,7% en
nían algún problema de consumo, ya sea hogares con déficit severo.
a nivel del consumo de alimentos, ropa, Todos los consumos específicos consi-
pago de servicios básicos e impuestos, derados en este índice de consumos míni-
compra de medicamentos o atención de mos (alimentos, de ropa, pago de impues-
la salud. En menor proporción se encon- tos y servicios, compra de medicamentos
traba una niñez en situación de déficit y atención de la salud) experimentaron

66 | BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA


mejoras similares hasta 2008, cambiando la salud. La retracción en el período in-
claramente de tendencia en el período in- teranual 2008-2009 fue también muy
teranual 2008-2009, en el que todos los significativa y mayor en la capacidad de
consumos específicos experimentan una compra de alimentos, pago de servicios e
retracción, especialmente los vinculados impuestos y compra de ropa. En 2009, el
con la posibilidad de atender la salud, el 56,6% de los adolescentes vivía en hoga-
pago de impuestos y servicios y los con- res que declaraban haber tenido que bajar
sumos asociados a la alimentación (ver sus consumos en alimentos, y el 60,5% en
tablas 8, 9, 10 y 11). hogares que habían restringido sus con-
En 2004, el 75,2% de los adolescentes sumos en ropa (ver tablas 8, 9, 10 y 11).
vivía en hogares que declaraban tener al
menos un problema de consumo básico Sobre el derecho a alimentarse
(haber bajado su consumo en alimentos, Anteriormente, se analizaron los nive-
en ropa, en medicamentos, no poder aten- les de vulnerabilidad de la niñez y adoles-
der su salud o haber tenido que dejar de cencia en la dimensión de los consumos
pagar servicios básicos y/o impuestos), de mínimos para poder desarrollar la vida,
los cuales el 33,3% pertenecía a hogares como son el acceso a la alimentación, la
en donde el déficit era severo porque ha- vestimenta, el pago de servicios básicos, y
bían tenido que restringir sus consumos el acceso a la atención médica y/o compra
en 2 o más de las cuestiones señaladas. El de medicamentos. Aquí se ingresa el análi-
déficit severo en la capacidad de consumo sis de un componente básico para el soste-
de los hogares bajó significativamente y nimiento de la vida, a través de un indica-
de modo escalonado hasta 2008, mien- dor perceptual que permite una aproxima-
tras que el déficit moderado se mantuvo ción al riesgo alimentario. Este indicador,
más estable cayendo levemente entre que se viene monitoreando a través de la
2006 y 2007. En el período interanual EDSA desde 2004, permite registrar la vul-
2008-2009 el déficit severo se duplica en nerabilidad de los hogares a experimentar
sentido regresivo y trepa al 33% a nivel episodios de hambre, en dos niveles: 1) el
de la adolescencia urbana (ver tabla 7 D). déficit moderado, que representa a aque-
Las mejoras en los indicadores particu- llos/as niños/as y adolescentes en hogares
lares de consumo fueron muy significati- que han expresado haber sentido hambre
vas entre 2004 y 2008, sobre todo en el en algunas ocasiones en el último año por
consumo de alimentos, en la capacidad no tener suficiente cantidad de alimen-
de pago de servicios e impuestos y en la tos; y 2) el déficit severo, que representa
compra de medicamentos y atención de a aquellos/as niños/as en hogares que han

BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA | 67


esta definición, sin embargo se ha reco-
riesgo alimentario
nocido la necesidad de distanciarse de un
Evoluciones en porcentajes. Período 2004-2009.
0-17 años. Serie Histórica Aglomerados Comparables EDSA. enfoque objetivo hacia una medida subje-
déficit total déficit moderado déficit severo tiva (Webb et al., 2006).
60 El riesgo alimentario ha mostrado ser
sensible a la evolución de indicadores
50 socioeconómicos como los de pobreza
42,4 e indigencia, y presenta niveles de inci-
40 dencia similares a los alcanzados a través
33,5 del índice de inseguridad alimentaria del
30 27,9 Departamento de Agricultura de Estados
23,2
24,0 21,7
20,0
Unidos, que se ha aplicado en 2009 y que
19,2
20
19,8 es objeto de análisis en una nota particu-
19,2 lar en este mismo informe (véase “Inse-
16,9 11,5 11,0
10
guridad Alimentaria”).
9,5 4,9 8,5 8,2 8,1 A continuación se realiza un análisis
de la magnitud y evolución del riesgo
0
2004 2005 2006 2007 2008 2009 alimentario a nivel de la niñez y adoles-
Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA. cencia urbana y del acceso a alimentos a
través de comedores escolares y no esco-
expresado haber sentido hambre frecuen- lares, según el estrato social, la región del
temente en el último año. país y grupo de edad.
Este indicador representa una buena Una primera lectura general que es
aproximación al riesgo alimentario. No importante realizar es que los hogares
mide específicamente el hambre, en tanto con niños/as y adolescentes entre los 0
éste se define como “una sensación des- y 17 años en la Argentina urbana expe-
agradable o dolorosa causada por la falta rimentan mayor riesgo alimentario que
de alimentos. Esta falta de alimentos aquellos hogares que no tienen niños.
viene provocada por la ingesta irregular Una evaluación en el tiempo permite
e insuficiente de comidas dada la impo- reconocer que en 2004 había un 44,5%
sibilidad monetaria de adquirirla” (Life de hogares con niños/as y adolescentes
Sciences Research Office- LSRO, cit. en con riesgo alimentario, y un 34,3% de
Fiszbein y Giovagnoli, 2004). Aún no se los hogares sin niños/as; en 2007 la re-
ha logrado consenso en torno a un mé- lación fue 17,4% y 10,5%; y en 2009 la
todo válido para medir el hambre bajo relación fue 23,1% y 12,7%, respectiva-

68 | BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA


riesgo alimentario por región del país
Evoluciones en porcentajes. Período 2004-2009.
0-17 años. Serie Histórica Aglomerados Comparables EDSA.

déficit total déficit moderado déficit severo


gran buenos aires resto urbano interior
60 60

50 50

43,1
39,5
40 40
35,2

30 28,0 30 27,6 27,6


25,2 23,9
22,7 23,5
20,9 20,5
18,5 24,3
20 16,8 18,2 20
20,4 16,1 19,8 20,6
18,8
16,0 12,2
15,2
9,6 8,8
10 10
10,0 9,8
8,9 8,0 8,3
7,8 7,4 7,0
4,8 5,1
0 0
2004 2005 2006 2007 2008 2009 2004 2005 2006 2007 2008 2009
Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA.

mente. Es decir que en 2004 los hoga- el déficit moderado (aquellos/as niños/
res con niños/as y adolescentes tenían as y adolescentes en hogares en los que
un 30% más de riesgo alimentario que se ha expresado experimentar hambre en
los hogares sin niños, mientras que en algunas ocasiones) como el déficit severo
2007 se incrementó a un 65%, y en 2009 (aquellos/as niños/as en hogares en los
a un 80%. que se ha expresado experimentar ham-
El análisis del riesgo alimentario a ni- bre frecuentemente) registran una caída
vel de la población de niños, niñas y ado- de alrededor de 11 puntos porcentuales,
lescentes menores de 18 años permite habiendo logrado el déficit severo mejo-
advertir que la evolución de la propen- ras sustantivas en 2006, aunque revirtió
sión a experimentar episodios de hambre su tendencia en 2007 y se estabilizó en
entre 2004 y 2008 fue muy positiva, en torno al 8% desde entonces. Sin embargo,
tanto dicha propensión cayó a nivel ge- en el período interanual 2008-2009 el dé-
neral 23,2 puntos porcentuales. Tanto ficit moderado acompaña la retracción

BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA | 69


general del consumo que se describió y se
proporción de niños y niñas que recibe
incrementa en casi 9 puntos porcentua- alimentación gratuita en comedores
les. El incremento es levemente mayor en no escolares
Evolución en porcentaje. Período 2008-2009.
el Gran Buenos Aires que en el interior 0 a 4 años.
urbano; y significativamente mayor entre 8
6,8
los más pobres, entre quienes se incre- 6
menta el déficit moderado y severo (11 y
7 puntos porcentuales, respectivamente). 4
3,0

En 2009 el 27,9% de la niñez y adolescen- 2

cia urbana era vulnerable a experimentar


0
episodios de hambre, 19,8% de modo 2008 2009
Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA.
ocasional y 8,1% de modo frecuente (ver
tablas 12A, 12B, 12C).
La población infantil menor de 5 años alimentación gratuita en comedores no
vulnerable al riesgo alimentario en 2004 escolares por región del país
Evoluciones en porcentajes. Período 2008-2009.
se estima representaba un 48%, con pro- 0 a 4 años.

porciones similares entre quienes experi- 10


2008 2009

mentaban hambre frecuente y ocasional- 8,5


mente (21,8% y 26,3%, respectivamente). 8

La evolución en el tiempo de este indi- 6


cador es muy positiva, sobre todo en la 3,7
4
merma del déficit alimentario más severo, 2,7
2,3
es decir los/as niños/as que expresan pa- 2

decer hambre frecuentemente. Se llega 0


gran buenos aires resto urbano interior
a 2008 con un déficit general en torno a
Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA.
un 21,5%, con una composición similar de
déficit severo y moderado (10,4% y 11,1%,
respectivamente). Sin embargo, en el pe- El acceso a alimentación gratuita en co-
ríodo interanual 2008-2009 se incrementa medores no escolares en niños/as meno-
de modo significativo el déficit moderado, res de 5 años se duplicó en el período inte-
acompañando el proceso de retracción ge- ranual 2008-2009, en tanto pasó de un 3%
neral en los consumos mínimos que expe- a un 6,8%. El incremento se concentró en
rimentó la población en este período, y a el Gran Buenos Aires, donde el aumento
que a nivel de la niñez tuvo un impacto de fue de 5,8 puntos porcentuales, y en los
mayor magnitud (ver tabla 12 D). estratos sociales más vulnerables.

70 | BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA


En 2009, el 22,7% de la niñez entre 5 y
reciben alimentación gratuita en comedores
no escolares por estrato socioeconómico 12 años se encuentra vulnerable al déficit
Evoluciones en porcentajes. Período 2008-2009 alimentario, y un 6,4% a un déficit severo.
0 a 4 años.
La propensión a recibir alimentación
2008 2009
gratuita en comedores no escolares se
12 11,6
mantuvo sin cambios en el período inte-
10
9,1 ranual 2008-2009 a nivel de los/as niños/
8 as de 5 a 12 años. Casi la totalidad de esta
población se encuentra escolarizada, por
6
lo que el incremento de la demanda en
3,8 3,9
4 3,4 este grupo de edad se advierte en los co-
2,3 2,6
2
medores escolares, donde se registró un
0,0
incremento de 6,1 puntos porcentuales.
0
muy bajo bajo medio medio alto En 2004, el 41% de los adolescentes ur-
Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA. banos pertenecía a hogares en los que se
expresaba experimentar hambre ocasio-
Los/as niños/as en edad escolar entre nalmente, y el 17,4% en hogares en los que
los 5 y 12 años en 2004 se encontraban se expresaba experimentar hambre fre-
vulnerables a situaciones de déficit ali- cuentemente. La evolución de estos niveles
mentario en un 43%, de los cuales un de incidencia fue muy positiva y temprana
19,8% estaba expuestos a situaciones a nivel de los adolescentes que estaban ex-
de déficit severo (pertenecían a hoga- puestos a riesgo severo. En efecto, se pasó
res en donde se experimentaba hambre de un 17,4% en 2004 a un 6,1% en 2006,
frecuentemente). Junto a los progresos y se mantuvo en torno a esos niveles con
macroeconómicos, el nivel de incidencia leve tendencia al alza hasta 2009, cuando
de este déficit cayó significativamente llega al 7,6%. Mientras que el déficit mo-
y sobre todo en su nivel más severo. Si derado emprendió la caída en los períodos
bien en 2007 el déficit general continuó interanuales 2005-2006 y 2006-2007, en-
en la tendencia positiva, el déficit severo trando en un período de estancamiento
revirtió la tendencia de modo contun- hasta el período interanual 2008-2009, en
dente y se estabilizó en torno a los 7 el que experimenta una retracción de casi
puntos. El déficit moderado acompañó 7 puntos que se refleja en un déficit total
la retracción en los consumos mínimos de 25,1% (ver tabla 12 D).
en el período interanual 2008-2009 (ver En la población adolescente se registró
tabla 12 D). un incremento en el acceso a alimentación

BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA | 71


riesgo alimentario por estrato socioeconómico
Evoluciones en porcentajes. Período 2004-2009.
0-17 años. Serie Histórica Aglomerados Comparables EDSA.
déficit total déficit moderado déficit severo
muy bajo bajo
70 70
65,5

60,3
60 60 58,2
52,5

50 50
45,6
41,8
40 35,9 40
34,0 34,0 34,9
33,5 33,5 33,2
31,0
29,6
30 31,5 26,1 30 27,1
24,5 22,8
22,7
26,3 24,8
24,7
20 15,7 20
19,0 19,1 14,9
16,4
15,3
10 10
12,4
9,8 9,6
6,4 7,8
4,8
0 0
2004 2005 2006 2007 2008 2009 2004 2005 2006 2007 2008 2009

medio medio alto


70 70

60 60

50 50
43,6

40 40

30,2
30 30
23,8
21,1
23,7 17,8 18,3
20 20
19,8
11,2 18,0
13,9 9,9
10 7,3 10 6,2 5,6 8,3
4,3 4,0
8,4 3,1 4,2 1,9 1,6 3,3 7,5
6,5 4,2
3,9 3,9 0,3 0,6 1,8 0,8
0,8 0,3 1,3
0 0
2004 2005 2006 2007 2008 2009 2004 2005 2006 2007 2008 2009
Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA.

72 | BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA


gratuita en comedores no escolares y esco-
cobertura de salud
lares, siendo más importante el aumento en
Evoluciones en porcentajes. Período 2004-2009.
estos últimos (6,2 puntos porcentuales). 0-17 años. Serie Histórica Aglomerados Comparables EDSA.
obra social o mutual o prepaga sistema público
Sobre la cobertura de salud 70

59,7
Según los datos de la Encuesta de la 60 55,1 54,4 54,6
58,7
52,9
Deuda Social Argentina, el 43,3% de los
50 44,9 45,6
hogares suele atender la salud de sus
45,3 47,0
miembros a través del sistema público de 40
41,2 40,3
salud (37,3% no tiene cobertura de salud 30
a través de obra social, mutual o prepaga;
6% tiene cobertura pero elige la atención 20

en el sector público). En nuestro país el 10

hospital público constituye desde hace


0
décadas el espacio de atención de la salud 2004 2005 2006 2007 2008 2009
prioritario de aquellos segmentos socia- Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA.

les que no pueden atenderse por medi-


cina privada ni por obra social. Mientras
que el 74,5% de los hogares del estrato
cobertura de salud pública
más bajo (25% más bajo) suele atender la por región del país
salud de sus miembros a través del hospi- Evoluciones en porcentajes. Período 2004-2009.
tal público, un 21% lo hace en el estrato 0-17 años. Serie Histórica Aglomerados Comparables EDSA.

medio alto (25% más alto). gran buenos aires resto urbano interior
70
Diversos estudios señalan que, pese a 61,3

la calidad y excelencia de los profesiona- 60 56,4


57,0

les de la salud, la situación de los hospita- 50


47,2 47,8
52,4
les públicos se encuentra en situación de 41,3
44,3
colapso, provocado sobre todo por la con- 40
42,9
junción del aumento de la demanda por 30
35,8 36,3
30,4
parte de la población y la falta de recursos
20
humanos, insumos y equipamientos (San-
cevich, 2006; Niccolini y Cárcova, 2009). 10

Asimismo, y a través de aproximaciones 0


que se realizaron desde la EDSA, en el 2004 2005 2006 2007 2008 2009

año 2009 se confirman las desigualdades Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA.

BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA | 73


sarios para brindar una atención médica
cobertura de salud pública
por estrato socioeconómico adecuada. Entre los hogares concurrentes
Evoluciones en porcentajes. Período 2004-2009. a clínicas privadas, el porcentaje no al-
0-17 años. Serie Histórica Aglomerados Comparables EDSA.
muy bajo bajo medio medio alto
canzó el 1%. Igual tendencia se manifiesta
90 en relación a si le dieron información su-
81,3 80,5
ficiente para aclarar dudas. Mientras en
80 75,1
71,7 un 13% de los hogares que concurrieron
67,7
70
61,3
65,6 al hospital público se manifestó no hacer
60 56,4
57,0 recibido información suficiente, lo mismo
47,2 47,8
tuvo lugar en un 5% de los hogares que
50
41,3 asistieron a establecimientos privados.
40 44,3
44,0 42,9
Asimismo, y por dar un ejemplo, si
35,8 36,3
se compara según el estrato socioeco-
30 33,4
29,6 30,4 nómico, en el interior del subsistema
26,6
20 público, se observa claramente que el
19,7
10
17,4
13,1
porcentaje de los que esperaron más de
una hora es mayor en los hogares pobres
0
2004 2005 2006 2007 2008 2009 que en los medios profesionales (63% en
Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA. el 25% más pobre, y 52% en el 25% más
alto). Probablemente, la clase media, al
existentes entre la asistencia brindada competir con los más postergados por
por los establecimientos públicos y priva- ser asistida con los mismos recursos es-
dos de salud, en lo que respecta a tiempo casos del sector público, y al contar con
de espera para ser atendido, equipamien- un mayor capital cultural, tiende a des-
tos e insumos y recibimiento de informa- plazar y a dificultar aún más el acceso de
ción adecuada. En efecto, 6 de cada 10 los primeros. Pareciera que el subsistema
hogares concurrentes al hospital público público de salud establece una dinámica
manifestaron haber esperado más de una de acceso diferencial también en su inte-
hora para ser atendidos, mientras que rior (Moyano, 2009).
esperaron más de una hora 3 de cada 10 En la Argentina urbana, en 2009 el 47%
en el ámbito de los servicios privados de de la niñez y adolescencia tenía como única
salud. En lo que respecta a los insumos, opción para la atención de su salud el sis-
en un 9% de los hogares concurrentes a tema público, mientras que el restante
hospitales públicos se manifestó que el 53% contaba con una cobertura de salud a
médico no contaba con los insumos nece- través de mutual, obra social o prepaga.

74 | BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA


La evolución general de la cobertura de gistra casi 6 veces más “chance” de poder
salud de la niñez entre 2004 y 2008 ha atender su salud en el sector público que
sido muy positiva, en tanto muchos niños, la niñez del 25% más alto.
niñas y adolescentes pudieron acceder a En 2004 el 61,2% de la niñez menor de
otros servicios de salud además del público. 5 años accedía a la atención de su salud a
Esta mayor cobertura a través de obras so- través del sistema público. Básicamente
ciales, mutuales y prepagas estuvo fuerte- como efecto de la mayor inclusión laboral
mente asociada a la creación de empleo en en empleos registrados que experimentan
el sector formal de la economía. En el caso los jefes/as de hogar se produce una caída
del Gran Buenos Aires se sostuvo en una significativa de este indicador en 17,3 pun-
evolución positiva hasta 2007, mientras tos porcentuales, llegando a 2008 con un
que en el interior urbano continuó hasta 17,3% de la niñez en el sistema público de
2008, produciendo un estancamiento en salud. Entre el período interanual 2008-
el período interanual 2007-2008. La re- 2009 este indicador cambia de tendencia
tracción anticipada que se advierte en el con un incremento de 4 puntos porcentua-
Gran Buenos Aires es experimentada tam- les (ver tabla 13 D).
bién por los niños, niñas y adolescentes en En 2004 el 58,9% de la niñez entre los
el estrato bajo (sectores populares de baja 5 y 12 años tenía como única opción para
calificación). La retracción generalizada la atención de su salud el sistema público.
se produce en el período interanual 2008- La evolución fue muy positiva sobre todo
2009 tanto a nivel de los estratos más bajos entre 2006 y 2007. La evaluación general
como en el estrato medio, con incrementos del período es positiva en tanto se llega a
en torno a los 10 puntos porcentuales en 2009 con un 47,6% de la niñez en edad
la cobertura de la atención de la salud de escolar con única opción de atención de la
la niñez y adolescencia a través del sistema salud el sistema público (ver tabla 13 D).
público. Esta retracción, como veremos en En 2004, el 51% de los adolescentes te-
el próximo apartado, se encontró muy re- nían como única opción para la atención
lacionada con la situación del empleo (ver de su salud el sistema público. La inclu-
tablas 13A, 13B y 13 C). sión de los adolescentes en las mutuales,
En 2009 el 47% de la niñez y adoles- obras sociales y prepagas sigue una evo-
cencia urbana accedía a la atención de lución positiva que revierte su tendencia
su salud en el sector público, el 75% de en el período interanual 2008-2009. Este
la niñez en el 25% más pobre, 57% en el cambio de tendencia se produce en el
Gran Buenos Aires y 42,9% en el interior Gran Buenos Aires en mayor medida que
del país. La niñez del 25% más pobre re- en el interior urbano (ver tabla 13 D).

BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA | 75


C) Subsistencia culada con los datos de ingresos relevados
Una de las “Metas del Milenio” se centra por la EDSA, con base en la canasta básica
puntualmente en “lograr el empleo pleno oficial y el mismo nivel de precios, era del
y productivo y el trabajo decente para to- 26%, para el mismo año la tasa de pobreza
dos, incluidos las mujeres y los jóvenes” tomando la misma canasta básica con nive-
(OMD, 2005) les de precios alternativos7 era del 29,1%.
Se registra una diferencia menor,8 pero que
Las estimaciones de la pobreza tiende a acrecentarse con el paso del tiempo
Desde una mirada de los recursos ma- y a cambiar su tendencia. Las estimaciones
teriales, en particular de los ingresos mo- a partir de los parámetros oficiales mues-
netarios, se considera pobre a todo aquel tran una tendencia decreciente, mientras
hogar cuyos ingresos totales (llevados a la que las estimaciones del ODSA registran
medida de adulto equivalente) no superen
el umbral del dinero necesario para ad-
quirir en el mercado una canasta básica
propios datos de ingresos de los hogares con la canasta
de bienes y servicios.
básica oficial de los meses correspondientes a los rele-
Luego de un prolongado período de cre- vamientos de la EDSA, valuada con los precios oficiales,
cimiento económico, en el período inte- así como con otras canastas básicas alternativas con la
ranual 2007-2008 la economía argentina misma composición que la anterior (iguales productos
comenzó a experimentar un proceso de y cantidades) pero valuada con los precios relevados en
forma independiente por distintas consultoras privadas
aumento sostenido en el nivel de precios.
(Buenos Aires City, SEL y Fiel) y 9 oficinas de estadística
A este proceso, tal como se verá más ade- provinciales (Tierra del Fuego, San Luis, Santa Fe, Entre
lante en este mismo apartado, se agrega el Ríos, Mendoza, Córdoba, Salta, Misiones y Neuquén).
estancamiento en la creación de puestos de La canasta básica total oficial por adulto equivalente
trabajo y una ampliación de la brecha de in- considerada fue en 2007 de $301,9; en 2008 de $316;
en 2009 de $334,4.
gresos, con sus consecuencias sobre la ca-
pacidad de compra de los mismos. En este 7 La canasta básica total alternativa que considera los
contexto era esperable un incremento de la mismos bienes que integran la canasta oficial (iguales
productos e iguales cantidades) valuados con precios
pobreza entre los años 2007 y 2009.
relevados en forma independiente en el mercado,
En 2007, las tasas de pobreza6 de los ho- consideró una canasta básica total alternativa por
gares con niños/as menores de 18 años cal- adulto equivalente en 2007 de $335; en 2008 de $431;
y en 2009 de $495.

8 Lo que podría estar indicando que la principal


6 Para estimar las tasas de pobreza el Programa del distorsión en la medición de la pobreza está dada por
Observatorio de la Deuda Social Argentina combina sus la alteración en el índice de precios.

76 | BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA


hogares con niños/as entre 0 y 17 años bajo niños, niñas y adolescentes entre 0 y 17 años
la linea de pobreza en hogares bajo la línea de pobreza
Evoluciones en porcentajes. Período 2007-2009. Evoluciones en porcentajes. Período 2007-2009.
tasa de pobreza cbt oficial* tasa de pobreza cbt 1** tasa de pobreza cbt oficial* tasa de pobreza cbt 1**
50 50

38,9
40 40
36,1 37,5
34,5
33,4
29,1
30 30 33,2

26,0 26,8
23,0
20 22,9 20
19,8

10 10

0 0
2007 2008 2009 2007 2008 2009
* La tasa de pobreza fue estimada por el Programa del Observatorio * La tasa de pobreza fue estimada por el Programa del Observatorio
de la Deuda Social Argentina tomando como referencia la compo- de la Deuda Social Argentina tomando como referencia la compo-
sición de la canasta básica oficial y el mismo nivel de precios. sición de la canasta básica oficial y el mismo nivel de precios.
** La tasa de pobreza fue estimada por el Programa del Obser- ** La tasa de pobreza fue estimada por el Programa del Obser-
vatorio de la Deuda Social Argentina tomando como referencia vatorio de la Deuda Social Argentina tomando como referencia
la canasta básica que presenta la misma composición que la la canasta básica que presenta la misma composición que la
oficial pero con un nivel de precios alternativo. oficial pero con un nivel de precios alternativo.
Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA. Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA.

una tendencia creciente. La pobreza en opuestos. Mientras que las estimacio-


2009 afectaba al 19,8% de los hogares bajo nes con parámetros de precios oficiales
el escenario de cálculo oficial, y al 34,5% toman un curso decreciente; las realiza-
bajo las estimaciones del ODSA. das con precios alternativos siguen una
Cuando se realiza el mismo análisis tendencia creciente. Bajo el primero de
pero al nivel de los/as niños/as menores los escenarios, en 2009 el 23% de los/
de 18 años, se advierte que en 2007 la as niños/as menores de 18 años vivía en
tasa de pobreza era del 33,2% conside- condiciones de pobreza, y bajo el escena-
rando la canasta y el nivel de precios ofi- rio alternativo el 38,9% se encontraba en
cial, y del 36,1% considerando niveles de dicha situación.9
precios alternativos. Si bien se parte de
estimaciones similares, la tendencia es la
que se modifica en sentidos claramente 9 Los datos que se presentan en este informe corres-

BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA | 77


Situación ocupacional
situación ocupacional de los jefes/as de hogar
del jefe/a de hogar
Evoluciones en porcentajes. Período 2005-2009.
Cuando los hogares tienen la posibili- 0-17 años. Serie Histórica Aglomerados Comparables EDSA.
dad de acceder a un trabajo digno tienen la ocupado estable ocupado precario
oportunidad de generar y acumular los re- desempleo - subempleo de indigencia
inactivo o desalentado
cursos materiales y no materiales (capital
100 6,4 4,5 4,2
humano, capital físico y capital social) re- 10,3 8,8
12,5 15,6
16,0
queridos para la integración social y edu- 80 22,0 19,2

cativa de los miembros más pequeños del 60 21,0


22,0 26,9
33,7
grupo familiar. La situación ocupacional 24,0

del jefe /a de hogar es una aproximación a 40


55,6 56,1
la capacidad de sobrevivencia de la niñez y 20 43,7 51,0 46,5

adolescencia, en tanto uno de los derechos


0
básicos de los trabajadores es el acceso al 2005 2006 2007 2008 2009
Sistema de Seguridad Social que involu- Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA.
cra derechos presentes y futuros extensi-
bles a los miembros del hogar como son un tipo de cambio alto y una situación
una cobertura de salud a través de obra internacional propicia para la comercia-
social, mutual o prepaga, el cobro del sa- lización de los productos primarios ar-
lario familiar, prestaciones por desempleo, gentinos generaron una situación favo-
indemnización por invalidez o muerte, co- rable para una lenta pero progresiva re-
bertura automática ante las consecuencias cuperación de los niveles de empleo. Di-
de riesgos laborales, etc. (OIT, 2004). cha recuperación tuvo lugar en el marco
Tras la devaluación del peso argen- de políticas de empleo que tendieron a
tino, el proteccionismo generado por producir correcciones en el mercado de
trabajo y políticas sociales compensa-
torias dirigidas a los sectores excluidos
ponden al segundo semestre para los años 2007 a 2009.
del mercado de trabajo formal. A par-
Asimismo, en lo que respecta a los datos de este último tir de la crisis nacional e internacional
año, se subraya que son previos a la instrumentación del (2008-2009), y a pesar de las políticas
Plan de Asignación Universal por Hijo (Decreto 1602/09). activas de empleo, se perdieron parte de
Esto lleva a que, tanto por la reactivación económica del
las mejoras en la reducción del subem-
presente como por los efectos que podría haber tenido
la implementación del mencionado plan, las tasas de
pleo inestable y un relativo retroceso
pobreza e indigencia estimadas por este Observatorio sobre el nivel de empleo y la calidad del
podrían haber experimentado alguna variación. mismo (Donza, 2010).

78 | BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA


situación ocupacional de los jefes/as de hogar por región del país
Evoluciones en porcentajes. Período 2005-2009.
0-17 años. Serie Histórica Aglomerados Comparables EDSA.
ocupado estable ocupado precario desempleo - subempleo de indigencia inactivo o desalentado
gran buenos aires resto urbano interior
100 6,1 3,8 2,9 100
10,0 9,3 8,5 6,9 6,2
10,6 17,6 17,0
9,9 18,3 10,8 11,1
14,9
21,1
80 27,0 80
26,0 27,8 21,0 23,0 28,7 32,6
24,7
14,7
60 35,1 60
22,0 20,4
19,0
40 40

58,0 53,6 50,1


57,8 52,0
43,6 41,0 41,0
20 41,0 54,9 20

0 0
2005 2006 2007 2008 2009 2005 2006 2007 2008 2009
Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA.

En este contexto, es posible reconocer entre 2005 y 2007. Se paso de un 43,7%


jefes y jefas de familia con niños/as in- de la niñez y adolescencia en hogares con
cluidos en empleos plenos de derechos el jefe/a en un puesto de trabajo estable
(donde se cumple la normativa vigente), en 2005 a un 56% en 2008. En ese pro-
en empleos precarios (en los cuales no se ceso cayó de modo significativo la pro-
cumple la normativa pero se posee cierta porción de niños/as y adolescentes en
continuidad laboral), en situación de des- hogares con jefes/as en condiciones de
empleo o subempleo de indigencia (esto precariedad laboral, desempleo o subem-
es que están buscando empleo o realizan pleo de indigencia, así como los inactivos
trabajos de escasa remuneración y alta o desalentados. La situación de precarie-
inestabilidad) y otros que no logran con- dad laboral es la primera en experimen-
seguir empleo y caen en la inactividad por tar una retracción en su evolución en el
desaliento, esto es pérdida de la expecta- período interanual 2007-2008, en el que
tiva de conseguir un empleo. se estanca la creación de empleo estable
La proporción de niños, niñas y ado- y se incrementa la proporción de niños/
lescentes que entre 2005 y 2008 perte- as y adolescentes en hogares que entran
necieron a hogares en los que el jefe/a de en la precariedad laboral. Cambia la si-
hogar se incorporó al mercado laboral de tuación claramente en el período inte-
modo estable no dejó de incrementarse, ranual 2008-2009, donde cae en 10 pun-
registrándose los mayores incrementos tos porcentuales la proporción de niños/

BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA | 79


situación ocupacional de los jefes/as de hogar por estrato socioeconómico
Evoluciones en porcentajes. Período 2005-2009.
0-17 años. Serie Histórica Aglomerados Comparables EDSA.
ocupado estable ocupado precario desempleo - subempleo de indigencia inactivo o desalentado
muy bajo bajo
100 6,5 4,5 100 6,7 5,9 4,3 5,6
12,8 12,4 12,5 14,4
19,0 14,7
24,4 26,3 24,3
80 26,2 80
32,5 41,0 29,6
41,1 25,5 32,7
60 60 17,0 17,5
16,5
27,1 33,5 39,4
40 40
19,4 40,9
50,0 52,3 51,2
20 20 40,0 46,9
28,0 27,8 29,7
26,7
13,6
0 0
2005 2006 2007 2008 2009 2005 2006 2007 2008 2009
medio medio alto
100 2,1 2,0 3,5 100 5,2 7,1 4,9 5,0 2,8
8,9 9,0 9,2 4,4 4,9 4,4 2,3 1,8
3,8 5,7
13,7 12,3 14,7 14,5 17,3
80 22,4 28,3 80 25,5 17,2
34,1
22,7
60 35,3 60

40
66,4
40
76,0 78,2 78,1
56,0 65,6 65,4 70,0
57,5
20 42,1 20

0 0
2005 2006 2007 2008 2009 2005 2006 2007 2008 2009

Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA.

as y adolescentes en hogares con jefe/as la precarización, el desempleo y el subem-


en situación laboral estable y crece la pre- pleo de indigencia es significativamente
cariedad, el desempleo y el subempleo de mayor en el Gran Buenos Aires que en el
indigencia (ver tabla 14A). interior del país (ver tabla 14B).
El proceso de precarización del empleo La incorporación de jefe/a, con niños/
se advierte tanto en el Gran Buenos Ai- as y adolescentes en sus hogares, al em-
res como en el interior del país, aunque pleo estable fue claramente desigual por
es levemente mayor en el primero. En el estrato socioeconómico, en tanto el es-
período interanual 2008-2009 la retrac- trato medio fue el más beneficiado en el
ción del empleo estable, el incremento de período, seguido por el estrato medio alto

80 | BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA


y bajo. Los/as niños/as y adolescentes en en sus oportunidades de inclusión labo-
el estrato muy bajo experimentaron leves ral es mayor que en el interior urbano.
incrementos en la propensión a tener un Asimismo, la situación más compleja la
jefe/a de hogar con empleo estable, mien- experimentan los/as niños/as y adoles-
tras que se produjo un fuerte incremento centes más pobres que, si bien no alcan-
del empleo precario que entre 2004 y zaron a ver en su gran mayoría al jefe/a
2009, que alcanzó 16 puntos porcentua- en un empleo estable, con la retracción
les (ver tabla 14C). pasan a la situación de desempleo y su-
La retracción en el empleo que, tal bempleo de indigencia. El 41% de los/as
como se mencionó, comienza en el pe- niños/as y adolescentes en 2009 del 25%
ríodo interanual 2007-2008 sobre todo más pobre pertenecía a hogares en el que
con un incremento de la precarización del el jefe/a se encontraba desempleado o
empleo y estancamiento en la generación subempleado en trabajos de indigencia,
de empleo estable, se profundiza en el pe- y otro 40% en trabajos precarios. En el
ríodo interanual 2008-2009, donde cae otro extremo, el 78% de la niñez y ado-
de modo significativo la proporción de lescencia del 25% medio alto (sectores
niños/as y adolescentes en hogares cuyo medios profesionales) pertenecía a ho-
jefe/a tenía empleo estable. Esta retrac- gares en que el jefe/a tenían un empleo
ción en la generación de empleo estable estable (ver tabla 14A, 14B y 14C).
afecta de modo prioritario a los sectores La situación ocupacional de los adul-
más pobres a través de un mayor desem- tos de referencia de la niñez menor de 5
pleo y subempleo de indigencia. años a inicios del período de referencia
En 2009 el 46,5% de la niñez y ado- registraba a nivel general casi un 40% de
lescencia se encontraba en hogares cuyo la niñez en hogares cuyo jefe/a se encon-
jefe/a de hogar tenía un empleo estable; traba en un empleo estable, 27% en ho-
el 33,7% en hogares cuyo jefe/a tenía gares cuyo jefe/a tenía un empleo preca-
un empleo precario; y el restante 19,7% rio, 22,3% en hogares cuyo jefe/a estaba
se encontraba en hogares cuyo jefe/ se en situación de desempleo o subempleos
encontraba desocupado, subempleado de indigencia y un 10,9% en hogares
en trabajos de indigencia o inactivo pro- donde los jefes/as se encontraban en la
ducto del desaliento. La situación de la inactividad en muchos casos por des-
niñez y adolescencia en el interior urbano aliento. Esta situación se modifica fuer-
es levemente mejor que en el Gran Bue- temente a partir de 2006 a partir de una
nos Aires, donde la proporción de niñez inclusión laboral en empleos genuinos
y adolescencia en hogares precarizados que lleva a que más del 50% de la niñez

BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA | 81


menor de 5 años perteneciera a hoga- desocupación e inactividad proporciones
res en donde el jefe/a tenía un empleo significativas de jefes/as. La retracción
estable, sobre todo por un importante del período interanual 2008-2009 modi-
tránsito de la situación de desocupación ficó la tendencia con una caída del em-
a la ocupación plena en 2006, mientras pleo genuino que pasó a la precariedad
que entre 2007 y 2008 también hacia el laboral. En cualquier caso la situación no
empleo precario. En 2008 se comienza a es la misma de 2005, y en 2009 el 46,2%
registrar una leve retracción a partir de de la niñez entre los 5 y 12 años vivía
un leve incremento de la desocupación en un hogar cuyo jefe/a se encontraba en
en el período interanual 2008-2009, que un trabajo estable, 36,6% en hogares con
se traslada tanto a una caída del empleo jefe/a en un trabajo precario, y un 12,6%
estable como al incremento del empleo en hogares con jefe/a desocupado o en
precario y la desocupación o subempleo actividades de subempleo de indigencia
de indigencia (ver tabla 14 D). (ver tabla 14 D).
En 2009, el 48% de la niñez menor de A lo largo del período bajo análisis se
5 años pertenecía a hogares en los que el registra una importante proporción de
jefe/a de hogar se encontraba en un em- adolescentes que pertenece a hogares
pleo estable, 33% tenía un jefe/a en un cuyo jefe/a de hogar se incorpora a em-
empleo precario, 14,9% en situación de pleos estables desde la condición previa
desempleo o subempleo de indigencia y de desocupación, subempleos de indi-
3,6% en la inactividad. gencia e incluso desde la inactividad por
En 2005, el 42% de la niñez en edad desaliento. En 2008, un 57,5% de los ado-
escolar vivía en un hogar en el que el lescentes vivía en un hogar cuyo jefe/a
jefe/a tenía un empleo estable, 18% en se encontraba en un empleo estable, y
hogares cuyo jefe/a tenía un empleo pre- un 25,1% en hogares cuyo jefe/a tenía
cario, 27% en hogares donde le jefe/a un empleo precario, tipo de empleo que
estaba desocupado o subempleado en se incrementa en el período interanual
actividades de subsistencia y un 12% en 2007-2008 y que continúa incrementán-
la inactividad muy probablemente como dose en el siguiente período, alcanzando
producto del desaliento en la búsqueda al 32% de los adolescentes.
de empleo. La evolución de este cuadro En el período 2008-2009, se eviden-
de situación fue muy positiva porque cia una contracción del mercado laboral
entre 2005 y 2008 más del 50% de la ni- que, a nivel de los adolescentes, se regis-
ñez vivía en un hogar con un referente tra en una caída de los que se encontra-
adulto con trabajo estable, saliendo de la ban en hogares con jefes/as en empleos

82 | BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA


estables, un incremento de los que per-
tenecían a hogares con jefe/a en puestos
de trabajo precario y desempleados o en
empleos de subsistencia. Es decir, que en
2009 el 43% de los adolescentes vivía en
hogares cuyo jefe/a tenía un empleo es-
table, 32,1% en hogares cuyo jefe/a tenía
un empleo precario y casi un 24,6% en
hogares cuyo jefe/a estaba desocupado,
en subempleos de indigencia o en la in-
actividad (ver tabla 14 D).
Las crisis, nacional e internacional
(2008-2009) produce un quiebre en el
ciclo de expansión económica y genera-
ción de empleos de calidad que afectó de
modo prioritario a los hogares más po-
bres, quienes experimentaron con mayor
crudeza la pérdida de empleos, de horas
de trabajo y oportunidades de empleo de
calidad y de los exiguos avances logrados
en la participación de los trabajadores en
la seguridad social.

BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA | 83


Inseguridad Alimentaria
En la década del ochenta investigadores La encuesta de seguridad alimentaria de
de la Universidad de Cornell, en los Estados los hogares de la USDA fue adaptada, probada
Unidos, reconocieron la necesidad de medir el y validada exitosamente en estudios en Lati-
problema de la inseguridad alimentaria en los noamérica: en Venezuela, México, Ecuador,
hogares. Para ello realizaron aproximaciones Brasil y Colombia (Melgar, Quiñónez, 2006).
cualitativas a poblaciones consideradas bajo En Argentina, fue realizada por OPSM para el
el umbral de la pobreza en el estado de Nueva Banco Mundial en los meses de noviembre y
York. Tras dichas aproximaciones se elaboró y diciembre de 2002 sobre una muestra de ho-
validó un instrumento de medición cuantita- gares a nivel nacional (Fiszbein y Giovagnoli,
tivo de 12 ítems, que buscó medir el proceso 2004; Escamilla, 2002).
de desarrollo y los distintos grados de severi- El índice de referencia ha sido aplicado en
dad en la inseguridad alimentaria (Escamilla la medición 2009 de la EDSA en una versión
y Parás, 2002). de 14 preguntas que recoge las adaptaciones
A principios de los años noventa, el go- y validaciones realizadas en los países de La-
bierno de los Estados Unidos reconoció a la tinoamérica. El índice computa la cantidad
inseguridad alimentaria como un problema de respuestas afirmativas a las diferentes
social y de salud pública, y encomendó al De- preguntas para luego ubicar la seguridad ali-
partamento de Agricultura (USDA) el desa- mentaria del hogar en un rango que va desde
rrollo de una investigación a nivel nacional. una alta seguridad alimentaria a una muy
Como resultado, el USDA convocó a un grupo baja seguridad alimentaria (ver detalles en
de expertos (incluyendo los investigadores de anexo metodológico del presente informe y
Cornell), quienes recomendaron una escala en Adaszko, 2010).
con 18 ítems (Escamilla y Parás, 2002). A partir La inseguridad alimentaria es un proceso en
de esta investigación, la Oficina del Censo de el que hay una disponibilidad limitada e incierta
los Estados Unidos y en la Encuesta Nacional en cantidad y calidad de los alimentos que per-
de Nutrición y Salud (NHANES) decidió incluir miten cubrir los requerimientos nutricionales
el módulo sobre inseguridad alimentaria en de los individuos, así como de la habilidad para
su encuesta telefónica mensual (Escamilla y adquirirlos de un modo aceptable desde una
Parás, 2002). perspectiva social y cultural. En dicho proceso,

84 | BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA


también se suele considerar un aspecto psico- Dicha incidencia era mayor en el interior
lógico, que es la ansiedad causada por la priva- urbano que en el Gran Buenos Aires (27,1% y
ción o carencia de alimentos (Melgar-Quiñónez 22,5%, respectivamente). Asimismo, cabe se-
et al., 2005; Webb et al., 2006). ñalar que la inseguridad alimentaria afecta de
Los estudios cualitativos que han buscado modo prioritario a la niñez y adolescencia más
comprender el proceso de la inseguridad ali- pobre, en el 25% más pobre la inseguridad ali-
mentaria describen el mismo en diferentes mentaria afectaba al 54,3% de los menores de
momentos: primero se transita por un período 18 años (36,4% en un nivel moderado y 17,9%
caracterizado por ansiedad y preocupación en en el nivel severo). Mientras que en los estratos
torno al acceso a los alimentos, tras lo cual se bajo y medio la inseguridad alimentaria severa
suele ajustar el presupuesto del hogar y se se reduce al 3%, estando la inseguridad alimen-
afecta la calidad de la dieta en términos de la taria en torno al 27% y 21%, respectivamente.
diversidad de los alimentos. Posteriormente A medida que desciende la edad de los/as
los adultos limitan la cantidad y calidad de niños/as, aumenta la vulnerabilidad a la inse-
los alimentos que ellos consumen, lo cual co- guridad alimentaria (26,3% en el grupo de 0 a
rresponde al nivel moderado de inseguridad. 4 años, 25,4% en los de 5 a 12 años y 22,8% en
Finalmente se ven afectadas la cantidad y los de 13 a 17 años).
calidad de los alimentos consumidos por los En el interior del estrato socioeconómico
niños, que es el grado más severo (Melgar- más bajo (25% más pobre) el 62,4% de los/as
Quiñónez et al., 2003). niños/as menores de 5 años registraba insegu-
En 2009, en las grandes ciudades de la Ar- ridad alimentaria (41,6% en forma moderada
gentina la situación de inseguridad alimen- y 20,8% en forma severa); en el grupo de 5 a 12
taria afectaba al 21,3% los hogares con niños/ años en su gran mayoría escolarizados la in-
as menores de 18 años (17% en un nivel mo- seguridad alimentaria en el estrato más bajo
derado y 4,3% en un nivel severo). A nivel de alcanzaba al 49,7% (31,1% en forma moderada
los niños, niñas y adolescentes, la inseguridad y 18,6% en forma severa); y en los adolescen-
alimentaria alcanzaba al 25,2% en las grandes tes entre 13 y 17 años más pobres la inseguri-
ciudades de la Argentina (19,8% en un nivel dad alimentaria alcanzaba el 53,5% (39,6% en
moderado y 5% en forma severa). forma moderada y 13,9% en forma severa).

BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA | 85


Existe consenso en la comunidad interna-
inseguridad alimentaria por estrato
cional en torno a que la inseguridad alimen- socioeconómico
taria no es una condición fácil de ser medida a En porcentajes. Año 2009
0-17 años.
través de variables de ingresos o por el estado
muy bajo bajo medio medio alto
energético de las personas. Sin embargo, está
60
claro que las formas más extremas traen apa- 54,3

rejadas una extensión de la desnutrición y la 50

mortalidad infantil (Webb et al., 2006). 40 36,4


Poder identificar los hogares que están en 29,8
26,6
riesgo y focalizar las intervenciones representa
30
24,2
21,1
un importante desafío para poder prevenir las 20 17,9

consecuencias psíquicas y económicas que 10


produce el hambre. Desde las contribuciones 4,4 3,2 3,1
0,5
4,4

conceptuales de Sen (1982), existe consenso 0


déficit moderado déficit severo déficit total
en torno a que los hogares y las personas caen Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA.

en la privación alimentaria no tanto porque la


comida no esté disponible en el mercado, sino
porque existe un impedimento en el acceso.

inseguridad alimentaria por grupo de edad inseguridad alimentaria por región del país
En porcentajes. Año 2009 En porcentajes. Año 2009
0-17 años. 0-17 años.
0-4 años 5-12 años 13-17 años gran buenos aires resto urbano interior
40 40

30 30 27,1
26,3 25,4
22,8 21,9 22,5
20,0 20,4 18,8
20 20 15,9

10 6,3 5,0
10 6,6 5,2
4,0

0 0
déficit moderado déficit severo déficit total déficit moderado déficit severo déficit total
Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA. Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA.

86 | BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA


Red Argentina de Banco de Alimentos
www.redbancosdealimentos.org La Red Global trabaja para potenciar el de-
Débora Barrera* sarrollo y fortalecimiento de los Bancos de Ali-
mentos existente y ayudar a las ONG y a los
La Red Argentina de Bancos de Alimentos Gobiernos a crear nuevos Bancos de Alimen-
es una organización sin fines de lucro que tos donde estos no existen.
agrupa a los 12 Bancos de Alimentos que tra- Durante el año 2009, los Bancos de Alimentos
bajan en el país. Estos trabajan para reducir el distribuyeron 5.5 millones de kilos de alimentos
hambre recuperando alimentos que de otra (22% más que durante el año 2008), entre 1.050
manera se desperdiciarían. Además, acompa- organizaciones de todo el país que contribuyen
ñan el recupero de alimentos con programas con la alimentación y el desarrollo de 155.000
de capacitación, a fin de asegurar el desarrollo personas, en su mayoría niños en edad escolar,
integral de la persona. quienes pertenecen a familias con necesidades
Los objetivos de la Red son: básicas insatisfechas. Desde sus comienzos, los
*Fomentar la creación de nuevos Bancos Bancos de Alimentos distribuyeron casi 24 mi-
de Alimentos. llones de kilos de alimentos, lo que representa
*Impulsar la creación de alianzas para 96 millones de platos de comida.
reducir el hambre y la desnutrición. Además, la Red coordina estudios para co-
*Facilitar la donación y distribución de nocer la situación social de las familias atendi-
alimentos. das y de esta manera incrementar el impacto
*Consolidar el profesionalismo en la certi- sobre la vida de los beneficiarios.
ficación de los procesos de los Bancos de Ali- En el último año, los Bancos de Alimentos
mentos a través de las auditorías. han comenzado a implementar un programa
Para alcanzar sus objetivos, la Red trabaja de rescate de frutas y verduras. El objetivo
en forma articulada con otros actores del sec- del programa es mejorar la alimentación de
tor privado, ONG y con el Estado. los niños incorporando a su dieta alimentos
En el año 2006, la Red se convirtió en socio que aportan vitaminas y minerales esenciales
fundador de la Red Global de Bancos de Ali- para su correcto crecimiento y desarrollo.
mentos, organización que agrupa a 900 Ban- El principal desafío para el año 2010 es in-
cos de Alimentos de todo el mundo. crementar la cantidad de kilos de alimentos

BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA | 87


distribuidos. Esto se debe a que, según una buye a replicar el modelo de los Bancos de Ali-
encuesta realizada por la Red Argentina en mentos adaptándolo a la realidad local. Para
el año 2009 a una muestra de 210 organiza- un mejor desempeño del trabajo que la Red
ciones, el 81% de las organizaciones han re- desarrolla habitualmente es necesario contar
cibido una mayor demanda de alimentos de con información confiable y actualizada sobre
las familias y personas, aunque sólo un 56% las condiciones de vida de la niñez y la adoles-
señala haber podido ofrecer una respuesta a cencia. Dado que la mayor parte de los bene-
esta demanda. Sin embargo, el 88% de las or- ficiarios de los Bancos de alimentos son niños
ganizaciones encuestadas afirma que retirar en edad escolar, pertenecientes a familias que
alimentos de los Bancos de Alimentos les ha viven en situación de indigencia, conocer cuá-
permitido mejorar sus servicios alimentarios, les son sus necesidades y principales desafíos
porque pudieron incrementar la cantidad y es fundamental para poder diseñar progra-
mejorar la calidad de alimentos que brindan, mas que logren mejorar su calidad de vida.
y aumentar la cantidad de personas asistidas.
Por otra parte, la Red trabaja para lograr un
mayor impacto en todo el país, sin la necesi- *Responsable de Desarrollo Institucional
dad de replicar estructuras, por lo que contri- Red Argentina de Bancos de Alimentos

88 | BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA


Fundación CONIN
(Cooperadora para la Nutrición Infantil)
www.conin.org.ar como desocupación, pobreza, tóxicos ambien-
Dra. Gabriela Sabio* tales, violencia y desesperanza. Por lo que no
existen niños desnutridos sólo por carencia
Misión: “Quebrar la desnutrición infantil en de alimentos.
Argentina, comenzando por Mendoza y luego En las primeras etapas del neurodesarro-
extenderse al resto de América Latina”. llo se produce la mielinización nerviosa y el
La desnutrición infantil genera debilidad continuo aumento de la masa encefálica, con
mental, la única que se puede prevenir, se la multiplicación celular se va produciendo
puede revertir, la única creada por el hombre. el plegamiento de la superficie cerebral. Las
No sólo podemos, sino que debemos trabajar neuronas luego de su multiplicación y migra-
para quebrarla. ción hasta su ubicación definitiva, inician su
El estado nutricional es el resultado de la especialización funcional y la proliferación
interrelación entre el aporte nutricional que de conexiones simpáticas. Este proceso de
recibe el sujeto y las demandas nutritivas que interconexión por tendido de redes dendríti-
presenta, existiendo una estrecha relación cas, desarrollo glial y cambios histoquímicos,
entre nutrición y salud. reviste especial importancia para el desarrollo
La desnutrición ha sido definida como un postnatal de las funciones psicomotoras.
estado provocado por la deficiencia a nivel El tejido cerebral tiene una alta demanda
celular de la provisión de nutrientes y/o ener- de energía por unidad de peso, 16 veces la del
gía necesarias para que el organismo se man- músculo esquelético. A nivel infantil la pro-
tenga en buen estado, pueda desarrollar acti- porción de energía requerida por el cerebro
vidad, crecer y reproducirse (Mahler, 1980). oscila entre el 50 y el80% del requerimiento
Es de origen multifactorial, depende del total. De allí la importancia de las reservas
ambiente físico, social, político, económico, corporales.
cultural y estilos de vida; se basa en diferentes Para el normal crecimiento y desarrollo del
carencias, alimentarias, de servicios de salud, cerebro es necesaria una buena alimentación
contención, estimulación, afecto, seguridad, y estimulación desde el embarazo hasta los
cuidados, agua segura y situaciones adversas dos años de vida del niño.

BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA | 89


Esos niños que nacen y crecen en un am-
biente gris, triste, con escasos estímulos audi-
tivos, escasos alimentos, con figuras maternas
o paternas desdibujadas, cuando no ausentes,
están en una situación de desventaja y no po-
drán expresar jamás su potencial genético, y
estarán condenados a repetir la historia de
miseria, pobreza, e incultura. Este es el lla-
mado “daño sociogénico-biológico”, que des-
cribe el Dr. Fernando Mönckeberg.
El origen multicausal de la desnutrición re-
quiere de un enfoque multidisciplinario para
su prevención y tratamiento. Si el abordaje
se inicia precozmente se podrán evitar mu-
chas de las secuelas, como baja talla, retraso
madurativo, retraso mental, alteraciones del
procesamiento, aumento de la susceptibili-
dad a las infecciones, aumento de la morta-
lidad, aumento de las enfermedades crónicas
no transmisibles del adulto como obesidad,
diabetes, hipertensión arterial, enfermedades
coronarias y accidentes cerebro vasculares.

*Directora CRN
Fundación CONIN

90 | BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA


LOS PRIMEROS
AÑOS DE VIDA
(0 a 4 años)

En la Argentina viven aproximada- nacidos vivos y de 14,5 en menores de


mente 3,5 millones de niños y niñas me- 5 años. Las muertes neonatales redu-
nores de 5 años. cibles alcanzaban el 52,6%, y las muer-
La primera infancia constituye un pe- tes pos-neonatales reducibles el 56%.10
ríodo de importancia privilegiada, un Asimismo, sabemos por los datos de la
período sensible en el que se sientan las EDSA 2009, que 3 de cada 10 niños/as
bases para el crecimiento y desarrollo del menores de 5 años viven en hogares con
niño/a en aspectos físicos, emocionales y hacinamiento medio; 4 de cada 10 en ho-
cognitivos determinantes de su potencial gares con problemas de saneamiento; y 3
intelectual y vincular. de cada 10 en barrios con problemas de
Durante este tiempo de vida los niños contaminación ambiental; 6 de cada 10
y las niñas se ven expuestos a múltiples pertenecen a hogares en los que el jefe/a
situaciones de vulnerabilidad: morir por de hogar se encuentra en una situación
causas evitables, carecer de una adecuada laboral inestable (empleos precarios, su-
alimentación, ser maltratado, no deseado, bempleos de subsistencia, desempleados
etc. Todas ellas situaciones que en estos o desalentados).
primeros años adquieren especial impor- En este contexto, es fácil advertir las
tancia en el desarrollo del niño/a y en la múltiples vulnerabilidades a que se ven
determinación de los itinerarios futuros
de los mismos.
En la Argentina, la tasa de mortalidad 10 Datos publicados por la Dirección de Estadísticas e
infantil era en 2008 de 12,5 por 1000 Información en Salud, DEIS, 2008, www.deis.gov.ar

BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA | 91


expuestos los/as niños/as en los prime- Sobre el proceso de
ros años de vida en términos de la mayor crianza y socialización
propensión a adquirir enfermedades como
consecuencia de los problemas de sanea- La crianza consiste en la provisión por
miento y contaminación ambiental, y las parte de los adultos de referencia del niño/a
dificultades en el acceso a una alimenta- de una base segura a partir de la cual pueda
ción adecuada en cantidad y calidad en el realizar salidas al mundo exterior de las
contexto de hogares con alta inestabilidad cuales puede regresar sabiendo con certeza
laboral y en condiciones de pobreza econó- que será bien recibido, alimentado física y
mica. Las dificultades que probablemente emocionalmente, reconfortado si se siente
en estos contextos de vida supone la aten- afligido y tranquilizado si está asustado
ción adecuada y oportuna de la salud. (Bowlby, 1989). Los/as niños/as descubren
Todas situaciones que comprometen el el mundo a través de su familia, empiezan
desarrollo físico, cognitivo y subjetivo del a sentir el mundo, a comportarse en el
niño/a y sus cursos de vida futuros. mundo, a apreciar las cosas a partir de ese
Es así que desde el reconocimiento de es- entorno familiar. La fuerza que adquiere la
tas condiciones objetivas que hacen al sos- socialización familiar en los primeros años
tenimiento y desarrollo de la vida de los/ de vida es fundamental en tanto el niño/a
as niños/as, también advertimos sobre la tiene la sensación que ese es el mundo
importancia de la estimulación emocional (Lahire, 2008). De allí la importancia que
y social que adquiere particular relevancia adquieren los padres, cuidadores prima-
en los primeros años de vida. Los proce- rios, educadores, familiares y amigos que
sos de crianza y socialización requieren en interactúan con el niño en un marco espe-
este período de interacciones intensas y cial de protección, nutrición y afecto. Estas
estables con los padres o adultos de refe- son las condiciones indispensables para
rencia, en el proceso de amamantamiento, que tenga un mínimo de estabilidad emo-
en los contactos físicos cariñosos, en las cional necesaria para el proceso de sociali-
interacciones tolerantes, en la palabra co- zación, pero además es lo que contribuirá
tidiana, en los cuentos, en las canciones, a crear una estructura de confianza básica
todos estímulos que adquieren un papel (Lezcano, 1999, Di Bártolo, 2009).
preeminente en el desarrollo emocional, En este marco de ideas es que se con-
en la construcción de la propia identidad, sidera importante realizar una aproxima-
en la autoestima y en la construcción de un ción a los procesos de crianza y sociali-
vínculo seguro con los adultos de referen- zación, que si bien se encuentran fuerte-
cia (Bowlby 1989; Di Bártolo, 2009). mente asociados a las características del

92 | BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA


hábitat, el acceso a la alimentación y a la compañero, sino también en las opor-
atención de la salud, el desarrollo integral tunidades de inclusión digna en el mer-
del niño también depende de aspectos cado laboral, y en la adquisición de una
relacionados a las aptitudes cognitivas, vivienda, aspectos clave para garantizar
sociales y emocionales sobre las que pro- la subsistencia del grupo familiar.
ponemos algunos acercamientos, a través En 2009, se registró que el 80% de los
de indicadores que describen: las configu- niños y niñas menores de 5 años en las
raciones familiares en que estos procesos grandes ciudades de la Argentina vivían
tienen lugar; los estímulos emocionales e con su papá y su mamá biológicos bajo
intelectuales de que son partícipes los/as un mismo techo, y un 20% lo hacía con
niños/as; las interacciones que estable- su mamá o con su papá (13% en fami-
cen con sus adultos de referencia, entre lias monoparentales11 y 7% en familias
las que se incluyen formas disciplinarias; ensambladas).12 A medida que desciende
y las relaciones que establecen con sus el estrato social, aumenta la probabilidad
grupos de pares y principales espacios so- que los/as niños/as vivan con sólo uno de
ciales de interacción. sus progenitores, tendencia que se repro-
duce de modo particular a nivel de los ni-
ños y niñas en familias monoparentales
Las familias (ver tabla 15 A, 15 C, 16 A y 16 D).
Los hogares monoparentales pueden o
Los niños son uno de los grupos pobla- no ser extensos13, y esto hace la diferencia
cionales que mantienen un alto nivel de cuando el foco de atención es el cuidado
dependencia de los recursos familiares y de los/as niños/as. Los estudios sobre las
referentes adultos. Por ello este grupo es
el que más fuertemente recibe los efectos
de las múltiples transformaciones que se
11 Se entiende por hogar monoparental aquel cuyo
producen hoy en la familia. Los/as niños/ núcleo conyugal se encuentra incompleto con hijos,
as que hoy tienen menos de 5 años per- mientras que son hogares biparentales aquellos con un
tenecen en su mayoría a familias jóvenes núcleo conyugal completo e hijos.
que enfrentan contextos diferentes a los 12 Son las familias cuyo núcleo conyugal se encuentra
de otras generaciones no sólo en lo que completo pero en el que uno de los adultos del mismo
respecta a la constitución de la familia, no es progenitor del niño/a.
mayores tasas de hijos nacidos fuera del 13 Se entiende por hogar extenso aquel cuyo núcleo
matrimonio y de madres jóvenes que no conyugal se encuentra completo o incompleto con hijos
cuentan con el respaldo de un esposo o y otros parientes como pueden ser abuelos, tíos, etc.

BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA | 93


embargo, la mayoría de los estudios que
niños/as que viven con el papá o la mamá
por estrato socioeconómico orientan su mirada en los conflictos intra-
En porcentaje. Período 2008-2009. familiares y el desarrollo integral del niño
0 a 4 años.
son coincidentes en señalar los problemas
50
41,3
de integración y pérdida de “capital social”
40 que suelen experimentar estos hogares en
30 27,6 particular en situación de pobreza y que
20,0 19,3
se manifiesta en déficit de cuidado, esti-
20
13,3
16,2 mulación intelectual, emocional y social
10 (CEPAL, 1994; Buvinic, 1997a y b; Kazt-
0
man, 2000; Tuñón, 2010).
muy
bajo
bajo medio medio
alto
10% más 10% más
bajo alto
En la Argentina, la responsabilidad del
Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA. cuidado de los/as niños/as aún no ha sido
asumida como un compromiso compar-
transformaciones de la familia suelen se- tido entre la familia, el Estado y la socie-
ñalar que en el caso de los primeros, en los dad, en el marco de un conjunto integral
que suele haber otros adultos de referencia de políticas de “cuidado” de los niños y las
para el niño/a como abuelos o tíos, y una niñas desde una perspectiva de derechos
distribución más equitativa de responsa- (Cogliandro, 2009a; Pautassi, 2009). El
bilidades, un ambiente de cooperación y reconocimiento del cuidado como un
cohesión social (García y Oliveira, 2005), derecho de niños y niñas representa un
las desventajas sociales relacionadas con desafío para la sociedad Argentina, que
los procesos de crianza y socialización adquiere relevancia en el marco de las
suelen ser menores a las registradas en nuevas organizaciones familiares y en
los hogares monoparentales no exten- particular cuando se trata de hogares mo-
sos, en general de jefatura femenina. Sin noparentales en condiciones de pobreza.

94 | BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA


Fundación Observatorio de la Maternidad
www.o-maternidad.org.ar rados sobre la base del procesamiento de la
Carina Lupica* Encuesta Permanente de Hogares (INDEC).
La Fundación Observatorio de la Maternidad -Tres Anuarios de la maternidad, en los cua-
(OM) es un centro de estudios sin fines de lu- les se indagó en profundidad sobre las brechas
cro, cuya misión es promover el valor social de sociales de la maternidad, la situación laboral
la maternidad. Para ello, se incentiva la genera- de las madres, y los principales cambios en la
ción de información y conocimiento especiali- vivencia de la maternidad acontecidos en los
zado y actual, que integre los aspectos sociales, últimos veinte años.
laborales, educativos y de salud y contribuya a -Ocho Boletines de la Maternidad, gacetilla
iluminar la realidad y los problemas relaciona- informativa –de difusión cuatrimestral– a tra-
dos con el fenómeno de la maternidad. vés de la cual procuramos condesar y divulgar
El objetivo es aportar soluciones creativas opiniones, estudios e iniciativas vinculadas a
y de realización posible a los tomadores de nuestro objeto de estudio.
decisión, y contribuir a fortalecer la calidad de -Veintiocho Newsletters del Observatorio,
las políticas públicas y privadas dirigidas a las que distribuimos de forma electrónica entre
madres, sus hijos e hijas, y sus familias. más de dos mil contactos para actualizar infor-
Por tal motivo, desde el año 2007, elabo- mación de coyuntura y novedades relevantes.
ramos un sistema de información y conoci- La maternidad, un proceso social relevante
miento novedoso, integral y de actualización que debiera ser objeto de las políticas estata-
permanente que contiene indicadores esta- les de bienestar.
dísticos inéditos, bibliografía, legislación, polí- Desde el OM entendemos que la materni-
ticas y acciones públicas y privadas a favor de dad trasciende el ámbito privado de la mujer-
la maternidad. El mismo puede ser consultado madre y su familia, y constituye un proceso so-
en nuestra página web y ha sido difundido a cial relevante. Este fenómeno vital y superador,
través de las siguientes publicaciones: que permite la generación de vida y el desarro-
-Tres Cuadernillos Estadísticos de la Mater- llo de la persona, atraviesa, condiciona y trans-
nidad, que contienen datos duros propios e forma tanto la vida de la mujer-madre como la
inéditos sobre la realidad social de las madres de sus hijos/as y su familia, y tiene capacidad
en la Argentina. Los mismos, han sido elabo- de incidir y modificar la sociedad en que se de-

BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA | 95


sarrolla. En consecuencia, excede el ámbito pri- aglomerados urbanos del país (28,6%) se en-
vado para cobrar una dimensión social, cultural cuentra en situación de pobreza, e incluso casi
e histórica: una madre da vida a un individuo y una de cada diez es indigente (9,1%).
además lo forma como ciudadano. Por otra parte, la mayoría de las madres
Asimismo, los cambios demográficos, cultu- (61,2%) participa del mercado laboral y aporta
rales, sociales, educativos, sanitarios y laborales en promedio el 47,6% del ingreso total del
acontecidos en las últimas décadas han modi- hogar (ITH), lo cual significa paridad con sus
ficado la estructura y dinámicas familiares y la cónyuges en la responsabilidad de sostener
significación de las funciones maternas. Hoy, las económicamente a sus hogares. Sin embargo,
mujeres tienen más oportunidades educativas, la sufren desventajas por la maternidad en el
mayoría participa del mercado laboral y con sus ámbito productivo, es decir, participan menos
ingresos contribuyen a la par del cónyuge al sos- en el mercado laboral que las mujeres sin hi-
tenimiento económico de sus hogares, muchas jos (61,2% vs. 79,2%), tienen mayores probabi-
son jefas del hogar que habitan o constituyen lidades de desempeñarse en empleos preca-
con sus hijos hogares monoparentales, y requie- rios (60,1% de las madres trabajan en el sector
ren apoyo y una distribución más equitativa en el informal o en el servicio doméstico contra el
ejercicio de las tareas domésticas y los cuidados. 41% de las mujeres sin hijos), y obtienen ingre-
Esta transfiguración en las estructuras y sos inferiores ($944,7 mensuales vs. $1.333,5).
dinámicas familiares no puede estar exenta Lejos de ser reconocidas por su aporte al
de la acción del Estado, que debe construir desarrollo humano y la sociedad, las madres
sus políticas (programas y normativas) acorde deben afrontar en un contexto de deterioro
a esta novel realidad, sin avasallar el espacio social y en muchos casos sin el apoyo de un
para la intimidad y el afecto. cónyuge, el desafío de ser mujeres, madres y
Madres, más propensas a vivir en la pobreza trabajadoras. Apoyarlas es una obligación que
y ser discriminadas en el trabajo. La injusticia debe ser asumida con corresponsabilidad so-
que pueden heredar sus hijos/as. cial, entre el Estado, las empresas, las familias,
Las madres tienen en promedio casi cuatro y las organizaciones de la sociedad civil.
veces más probabilidad de padecer pobreza Sin dudas, la vivencia de una maternidad
que las mujeres sin hijos/as, y aproximada- saludable es una condición indispensable
mente tres veces más de vivir en la indigencia. para el desarrollo pleno de la primera infancia
En este sentido, existe una maternidad vulne- en nuestro país.
rada en la Argentina, ya que un tercio de las *Directora Ejecutiva
mujeres con descendencia en los principales Observatorio de la Maternidad

96 | BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA


Estimulación emocional
los niños y las niñas suelen permanecer
e intelectual al cuidado de:
Evoluciones en porcentajes.
Período 2007-2009. 0 a 4 años.
Atentos a la importancia que adquieren 2007 2008 2009
en el desarrollo integral del niño/a los vín- 100
90,7 92,6
86,4
culos que se establecen entre el niño/a y
80
los progenitores o adultos de referencia,
y los estímulos emocionales, sociales e 60
46,4
intelectuales de que participan, es que se 40
38,4 38,3
33,833,6
27,3
propone poder evaluar algunos indicado-
20
res de estas situaciones de intercambio y 10,3 7,3 7,1 10,4
6,3
9,7

de comunicación con los Otros significa- 0


la madre el padre hermanos otros otros no
tivos, en torno a los principales espacios familiares familiares
y/o solo
de crianza y socialización: a) Con quiénes Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA.

pasan la mayor parte del tiempo; b) Dónde


suelen almorzar de lunes a viernes; c) El al cuidado de sus padres varones y otros
festejo del cumpleaños; d) La estimulación familiares. Mientras que se mantiene
a través de cuentos; e) Compartir cama o constante la proporción de niños/as al
colchón para dormir; y f) Formas de dis- cuidado de hermanos y otros no familia-
ciplinar. Estos indicadores son analizados res (ver tabla 17 A). Si bien no se registran
según el estrato socioeconómico, el gé- en general diferencias significativas entre
nero, el tipo de hogar y región del país, y Gran Buenos Aires e interior urbano, la
en su evolución en el tiempo. propensión a ser cuidados por sus padres
varones es levemente mayor en el interior
A) Con quién pasan la mayor urbano, así como la propensión a ser cui-
parte del tiempo dados por otros no familiares es mayor en
En la práctica la responsabilidad del el Gran Buenos Aires (ver tabla 17 B).
cuidado infantil en la Argentina sigue En el marco de los hogares monoparen-
siendo competencia principalmente de tales es claramente mayor la probabilidad a
las mujeres madres. En efecto, la mayoría que los niños y niñas queden al cuidado de
de los niños y niñas menores de 5 años hermanos, otros familiares y no familiares
pasan la mayor parte de su tiempo con su que en el marco de los hogares biparenta-
madre. Sin embargo, cabe señalar que en les. Los otros integrantes del grupo fami-
los últimos años se incrementó la propor- liar cumplen roles importantes de cuidado
ción de los/as niños/as que permanecen de los más pequeños que en el contexto de

BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA | 97


con quiénes suelen permanecer niños y niñas por tipo de hogar y estrato socioeconómico
En porcentajes de múltiples respuestas. Período 2007-2009.
0 a 4 años.

biparental monoparental 10% más bajo 10% más alto

100 91,6 89,2


82,0
77,9
80
67,0

60
43,7
38,4 38,1 35,3
40
31,8 33,9
22,0
20 14,4
9,3 7,8
11,5 8,5 11,0 7,5
2,9
0
el padre la madre hermanos otros familiares otros no familiares
y/o solo
Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA.

los hogares biparentales suelen ser cubier- varones de sectores medios que entre los
tos por los cónyuges (ver tabla 17 C). sectores populares (Wainerman, 2007;
La mayor propensión de los niños y Cosse 2008).
niñas a ser cuidados por su padre varón
se registra en el estrato social medio alto, B) Lugares donde suelen
donde el cuidado de los/as niños/as es almorzar de lunes a viernes
compartido con otros no familiares como La gran mayoría de los/as niños/as
empleadas domésticas, o niñeras. Mien- menores de 5 años suele almorzar en el
tras que los niños y niñas más vulnera- contexto de su hogar con relativa inde-
bles son cuidados también por hermanos pendencia del estrato socioeconómico. En
y otros familiares que colaboran con los el último período interanual 2008-2009
adultos de referencia (ver tabla 17 D). crece de modo significativo la proporción
Estas tendencias son coincidentes con de niños/as que suele almorzar en espacio
otros estudios en los que se señala cómo escolar o social, seguramente como efecto
los varones van asumiendo más respon- de la crisis que experimenta el país en este
sabilidades en el cuidado de los hijos y en período interanual en el que todos los in-
tareas cotidianas como darles de comer, dicadores sociales que comprometen las
bañarlos, vestirlos y hasta cambiarles los condiciones materiales de vida de los ho-
pañales, y cómo la incorporación de ese gares registraron una retracción (ver tabla
patrón estaría más extendido entre los 18 A). Esta propensión ha sido mayor en

98 | BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA


el Gran Buenos Aires que en el interior ur-
no festejaron el último cumpleaños por tipo
bano, en los hogares monoparentales que de hogar
en los biparentales y, claro está, a medida En porcentaje. Período 2007-2009.
1 a 4 años.
que desciende el estrato social de los/as ni- 40
ños/as (ver tablas 18 B, 18 C y 18 D).
27,2
Más allá de lo particular del último 30

período interanual considerado y espe- 20 16,9


13,9
cialmente analizado en el apartado de
10
condiciones materiales de vida, lo que ca-
racteriza a este período de la vida de los/ 0
biparental monoparental total 2009
as niños/as es el cuidado materno y per- Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA.

manencia en el ámbito del hogar.

C) El festejo del cumpleaños no festejaron el último cumpleaños por


El festejo del cumpleaños es un in- estrato socioeconómico
En porcentaje. Período 2007-2009.
dicador que permite una aproximación 1 a 4 años.
a las condiciones en las que el niño/a 60
51,1
asume una posición subjetiva, al “clima 50
de estímulo social” que puede estar o no
40
presente en la vida del niño/a y que da 32,2
cuenta del contexto de oportunidades de 30

los chicos en el desarrollo de su singulari- 20


dad e identidad (Rubio, 2009). 14,3
10,6
La propensión a que no se le festeje el 10
2,8 3,2
cumpleaños a los más pequeños del grupo 0
muy bajo medio medio 10% más 10% más
familiar se mantiene a los largo del pe- bajo alto bajo alto
ríodo bajo análisis en torno al 15%, alcan- Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA.

zando un 16,9% en 2009 (ver tabla 19 A).


La probabilidad de que a un niño/as no se estrato socioeconómico. Un niño/a en el
le festeje el cumpleaños en sus primeros 25% más pobre registra 11,5 veces más
años de vida es mayor en el interior ur- “chance” de no haber festejado su cum-
bano que en el Gran Buenos Aires, entre pleaños que otro par en el 25% más alto.
los niños más que entre las niñas, en los La brecha asciende a casi 16 veces cuando
hogares monoparentales más que en los se compara el 10% más bajo y el 10% más
biparentales y a medida que desciende el alto (ver tabla 19 B, 19 C; 19 D).

BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA | 99


D) Estimulación a través
no suelen contarle cuentos
de los cuentos
Evolución en porcentaje. Período 2007-2009.
La recepción de historias orales y el 0 a 4 años.
contacto del niño/a con los libros re- 50
41,0
presenta un estímulo importante para 40
34,6
34,5
la adquisición del lenguaje, el desarro-
llo de la imaginación y las capacidades 30

de lectoescritura, así como en la forma- 20

ción general del hábito y el gusto por la


10
lectura.
La proporción de los niños y niñas 0
2007 2008 2009
menores de 5 años a los que no se les Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA.

suele contar cuentos y/o narrar histo-


rias se ha incrementado en el período no suelen contarle cuentos, por región
interanual 2008-2009 en 6,5 puntos del país y estrato socioeconómico
Evoluciones en porcentajes. Período 2007-2009.
porcentuales. En 2009, 4 de cada 10 ni- 0 a 4 años.
ños y niñas menores de 5 años no sue- 2007 2009
len ser receptores de historias orales 60
54,0 53,4
(ver tabla 20 A). 50 47,1
El déficit en la propensión a ser recep- 43,7
41,0
38,2 39,5
tor de historias orales creció en el Gran 40
33,3 33,9
Buenos Aires un 10,4% entre 2007 y 30 27,3
2009, mientras que en el interior urbano 21,5
20 16,9
disminuyó un 4,3% (ver tabla 20 B). Asi-
mismo, cabe señalar que el déficit se in- 10

crementó en los estratos bajo y medio, 0


mientras que se mantuvo en el muy bajo gran
buenos
resto
urbano
muy
bajo
bajo medio medio
alto
aires interior
y disminuyó en el medio alto. La desigual-
Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA.
dad social en la probabilidad de un niño/a
de ser estimulado a través de relatos e his-
torias orales es regresiva para los niños y En general, es de destacar que los niños
niñas más pobres. En 2009, el 53,4% de son menos receptores de cuentos e histo-
los/as niños/as del 25% más pobre no era rias orales que las niñas, así como los/as
receptor de cuentos, ni de relatos e histo- niños/as en los hogares monoparentales
rias (ver tabla 20 C). que en los biparentales (ver tabla 20 E).

100 | BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA


no suelen contarle cuentos por sexo y tipo niños y niñas que comparten cama o colchón
de hogar para dormir por tipo de hogar
En porcentaje. Período 2007-2009. En porcentaje. Período 2007-2009.
0 a 4 años. 0 a 4 años.
40
50
31,0
39,7 41,1 30
40 36,2 24,0
34,3 21,0
20
30
10
20
0
10 biparental monoparental total 2009
Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA.
0
varón mujer biparental monoparental
Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA.
niños y niñas que comparten cama o colchón
para dormir por estrato socioeconómico
E) Compartir cama En porcentaje. Período 2007-2009.
0 a 4 años.
o colchón para dormir 60
54,5
El compartir cama o colchón para dor-
50
mir puede ser considerado un indicador
de pobreza material, sin embargo en mu- 40 38,5

chos hogares no pobres es habitual que 30


los/as niños/as duerman con sus padres
19,3 19,0
u otros miembros del hogar; en este sen- 20

tido es considerado aquí un indicador de 10


9,2 9,0

“estilos de crianza” que afecta la autono-


0
mía del niño y la construcción de una in- muy
bajo
bajo medio medio
alto
10% más 10% más
bajo alto
dependencia segura. Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA.
La propensión a compartir cama o col-
chón para dormir se incrementó levemente significativamente mayor en los hogares
en el período interanual 2008-2009 en un monoparentales que en los biparenta-
2,6%, en tanto pasó de un 21,7% en 2008 les, y a medida que desciende el estrato
a un 24,3% en 2009 (ver tabla 21 A). socioeconómico. Los/as niños/as en ho-
La propensión a compartir cama o col- gares monoparentales registran 10 pun-
chón para dormir es levemente mayor en tos porcentuales más en la propensión a
el interior urbano que en el Gran Buenos compartir cama o colchón que los/as ni-
Aires, en las nenas que en los nenes, y ños/as en hogares biparentales; y los/as

BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA | 101


niños/as en el 10% más pobre registran
formas de disciplinamiento que experimentan
6 veces más “chance” a compartir cama niños y niñas
o colchón que los/as niños/as en el 10% Evoluciones en porcentajes. Período 2007-2009.
0 a 4 años.
más alto (ver tablas 21 B, 21 C, 21 D).
2007 2008 2009
100
F) Formas de disciplinar
Las formas de disciplinar utilizadas por 80
63,263,5 65,1 65,0
los adultos se constituyen en diferentes 61,363,9
60
estrategias, y modalidades de enseñar nor-
mas, valores y ejercer control sobre ciertas 40 31,6
24,7
30,3

conductas o acciones de los niños y las ni- 20


8,7 7,9 9,6
ñas. Dichas modalidades son construidas y
0
resignificadas en el interior de cada tiempo penitencia reto en voz
alta
golpe,
cachetazo
agresión
verbal
histórico, cultura y realidad particular de Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA.

las familias. Sucede que muchas veces las


modalidades que se suelen utilizar como los/as niños/as que experimentaron mal-
las penitencias, amenazas, chirlos, etc. tie- trato en la primera infancia suelen pre-
nen efectos nocivos sobre el desarrollo y sentar un patrón de apego desorganizado,
curso de vida futuro del niño/a. presentan dificultades en la regulación de
Las formas de disciplinar a los/as niños/ las emociones y en la relación afectiva con
as adquieren diversos modos en cada época, otros (Di Bártolo, 2009).
y son más o menos reconocidas y aceptadas La aproximación que aquí realizamos
en su uso, según la cultura, el tipo de hogar, indica que las formas de disciplinar a los/
la estratificación social, los espacios geográ- as niños/as en sus primeros años de vida,
ficos e incluso el género de los niños. desde la perspectiva de sus adultos de refe-
Sin embargo, es importante considerar rencia, en 2009, son: en primer lugar las pe-
que existe consenso entre los especialis- nitencias (65%); los retos en voz alta (65%);
tas en torno a los efectos negativos que el y en menor medida los “golpes, cachetazos
maltrato tiene sobre el desarrollo perso- o chirlos” (30%), y/o las agresiones verbales
nal, emocional y social del niño/a. El desa- (9,6%). Estas proporciones no registran di-
rrollo saludable del niño/a se relaciona con ferencias significativas en los últimos años,
una serie de experiencias particulares que lo cual es indicativo del carácter estructural
en los primeros años de vida dependen de de estos comportamientos y de la dificultad
la relación que el niño/a establece con los de producir cambios en la relación de los
adultos de referencia. La gran mayoría de padres con los/as niños/as (tabla 22 A).

102 | BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA


formas de disciplinar que experimentan niños y niñas por tipo de hogar y estrato socioeconómico
En porcentajes. Período 2007-2009.
0 a 4 años.
biparental monoparental 10% más bajo 10% más alto
100

80
67,2 68,5 69,3 68,2
63,4 62,5
60 54,5

41,0
37,0
40 33,3
28,3
18,5
20 15,2 13,4
7,8 4,8
0
penitencia reto en voz alta golpe, cachetazo, chirlo agresión verbal
Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA.

Asimismo, las formas de disciplinar no los niños y niñas en situación de vulnera-


presentan diferencias significativas entre bilidad socio-económica se ven expuestos
Gran Buenos Aires e interior urbano, sólo en mayor medida que otros niños/as a las
podría señalarse una propensión un poco formas de disciplinar aquí consideradas
más elevada al castigo físico en el interior (ver tabla 22 D). Desigualdad social que se
del país y a las agresiones verbales en el corresponde con otros estudios que dan
Gran Buenos Aires (ver tabla 22 B). cuenta de los escasos recursos psicológicos
Estas prácticas no presentan diferen- que tienen los adultos responsables a me-
cias significativas según el sexo de los/as dida que desciende el estrato socioeconó-
niños/as, salvo en el caso de los “retos en mico para la contención emocional de los/
vos alta” y las “penitencias”, que son expe- as niños/as (Samaniego, 2009a).
rimentados levemente más por los niños
que por las niñas. Cuando analizamos es-
tas prácticas, a la luz del tipo de familia, se Relación con grupo de pares
observa que la probabilidad de que estas se
utilicen es mayor en todos los casos con- En los primeros años de vida, los/as ni-
siderados en los hogares monoparentales ños/as establecen relaciones efímeras con
que en los biparentales (ver tabla 22 C). otros niños/as con objetivos de momento.
Se observan significativas desigualda- Los especialistas coinciden en señalar que
des sociales en la implementación de estas recién después de los 3 años los grupos de
prácticas entre estratos sociales, en tanto pares ejercen una influencia cada vez más

BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA | 103


poderosa sobre el desarrollo del niño/a. pacio alternativo de juego como la “casa
Por lo cual, para este grupo de edad sólo se de amigos y familiares”, así como la asis-
propone una aproximación a los principa- tencia a “espacios de juegos infantiles”.
les espacios de juego y pertenencia de los/ Mientras que los espacios públicos son
as niños/as con los que suelen establecer utilizados tanto por los más pobres como
vínculos eventuales. Estos indicadores son por los/as niños/as de estratos medio y
analizados en su evolución en el tiempo, y medio alto (ver tabla 23 D).
según el estrato social de pertenencia, el
género, el tipo de hogar y región del país. B) Con quiénes suelen jugar
La mayoría de los/as niños/as en esta
A) Dónde suelen jugar cuando edad no suele frecuentar amigos (62,3%,
no están en la escuela en 2009). Las minorías que suelen hacerlo
El principal espacio de juego de los lo hacen en el contexto barrial (20,8%),
niños y niñas menores de 5 años es el en el escolar (9,6%) y en otros espacios
propio hogar (99,3%, en 2009). A este sociales como clubes, espacios parroquia-
espacio social se suman otros alternati- les, o culturales (7,4%). No se registran
vos como la casa de amigos o familiares variaciones en el tiempo significativas
(27,5%), espacios públicos como plazas, (ver tabla 24 A).
parques (15,7%) y en forma residual es- Los/as niños/as en el interior urbano
pacios de juegos infantiles (1,3%). Las va- tienen más probabilidad de hacer amigos
riaciones en el tiempo de los espacios de
juego infantiles son muy menores, salvo
pertenencia de los amigos con los que suelen
en el caso de la casa de amigos y otros fa- jugar niños y niñas
miliares que se incrementó en el período Evoluciones en porcentajes. Período 2007-2009.
0 a 4 años.
interanual 2008-2009 (ver tabla 23 A).
2007 2008 2009
Los/as niños/as en el interior urbano 80
suelen disfrutar un poco más de los es-
62,3
pacios públicos que los del Gran Buenos 59,1 60,3

Aires, pero en términos generales no se 60


registran diferencias con respecto a la ten-
40 26,8
dencia general descripta (ver tabla 23 B). 22,920,8
12,8
Algunas desigualdades sociales se ad- 20 10,5 9,6 7,4
3,6 4,0
vierten, en tanto a medida que aumenta 0
el estrato social se incrementa la propen- no frecuentan
amigos
del barrio de la escuela del club o
parroquia
sión de los/as niños/as a tener como es- Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA.

104 | BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA


en el contexto barrial que los del Gran tran mayor propensión que los niños a
Buenos Aires, mientras que estos últimos ser amigos en otros espacios sociales,
también suelen hacer amigos en el ám- probablemente porque suelen partici-
bito escolar (ver tabla 24 B). par de modo más temprano de activi-
Si bien no se registran diferencias dades parroquiales y/o artísticas (ver
significativas por sexo, las niñas regis- tabla 24 C).

Desde la Concepción en Concepción


En la actualidad, se considera de vital im- institucionales que trabajan con la primera
portancia generar condiciones de protección infancia en estimulación temprana, así como
del vínculo madre- niño, en particular de las también se atendió al trabajo comunitario en
embarazadas y madres que por sus contextos niñez y familia. Por otro lado se concretó el tra-
presentan carencias y vulnerabilidades diver- bajo en red para la capacitación y formación
sas. Estas situaciones de vulneración de dere- de nuevos recursos humanos en Intervención
cho traen como consecuencia severos déficits temprana y perfeccionamiento en diversos
nutricionales y el nacimiento de niños con temas relacionados a la protección de dere-
bajo peso, lo que puede comprometer el de- chos de los niños. Y se llevó a cabo también el
sarrollo y crecimiento futuro, pudiendo gene- fortalecimiento de la comunicación y difusión
rar discapacidades que inhiben el desempeño de todas las actividades realizadas.
pleno de los chicos en su educación formal. En el marco del proyecto, se realizaron di-
Pueden pensarse en al menos cuatro áreas versas actividades a favor de los derechos de
de trabajo: la creación y puesta en marcha de los niños. Entre ellas:
centros de estimulación (para trabajar con ni- - La instalación de una sala de estimula-
ños desde los 10 días de nacimiento hasta los 3 ción temprana, con equipamiento específico
años, aproximadamente); acciones comunita- y novedoso para atender a la población de
rias –familiares, formación de recursos huma- niños con bajo peso, prevenir alteraciones en
nos (que trabajan directamente con la infancia) el desarrollo o para potenciar el desarrollo de
–; y concientización a la sociedad en general en niños sanos favoreciendo su inteligencia y su
la perspectiva de derechos de la infancia. interacción social.
En nuestro proyecto las estrategias lleva- - También llevamos a cabo talleres para pa-
das a cabo abordaron la construcción de redes dres en Jardines maternales, o Espacios para

BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA | 105


jugar de padres y bebés; como también Char- construido con troncos). El nombre fue ele-
las preventivas y de psicoprofilaxis para ma- gido en un concurso en el que participaron
dres embarazadas en contextos de pobreza niños/as del Centro de Integración Familiar
y vulnerabilidad, a cargo de especialistas en Municipal.
Obstetricia. - En el Día de la Tradición realizamos un
- En el 20° aniversario de la Convención de desfile de Agrupaciones Tradicionalistas a ca-
los Derechos del Niño, visitamos la sala de pe- ballo con vestimenta típica, escuelas y toda
diatría del Hospital, donde les leímos cuentos la comunidad, acompañados por diferentes
a los niños internados y les obsequiamos li- números artísticos de canto y baile. Participó
bros infantiles. toda la ciudad.
- Organizamos capacitaciones específicas - El Día del niño lo festejamos en la “Aso-
relacionadas con la infancia y gestión insti- ciación Ecuestre” de la ciudad. La fiesta fue
tucional y realizamos seminarios, a cargo de animada por un grupo de recreólogos, y con-
prestigiosos profesionales de reconocida tra- currieron un significativo número de niños de
yectoria a nivel nacional. todas las instituciones participantes del pro-
- Le abrimos la puerta a los sentimientos, yecto. Por otro lado, para lograr la integración
emociones y sensaciones a través de libros de social y respeto a los derechos de las personas
cuentos y el uso de elementos para dibujar y con discapacidad, realizamos una barrileteada
pintar, para ello pusimos en marcha el “Baúl en el marco de la semana de la integración y
Viajero”, respondiendo a las demandas surgi- un campeonato de fútbol interescolar.
das en relación a la atención de los niños de - Con el fin de concientizar sobre la impor-
la primera infancia de diferentes puntos de la tancia que tiene el vínculo madre-hijo lleva-
ciudad. El Baúl recorrió durante 2009 más de mos a cabo encuentros recreativos con grupos
10 instituciones educativas de la ciudad, per- familiares teniendo como pretexto celebrar el
maneciendo en cada una de ellas 15 días. Du- “Día de las familias”. En tal sentido realizamos
rante el presente año seguirá andando para diferentes juegos, canciones, taller literario y
fomentar el placer por la lectura y la escucha. de expresión plástica donde participaron pa-
- El juego es nuestro gran aliado, a través dres e hijos.
del mismo los chicos pueden proyectar ele- - A fin de fomentar la lactancia materna,
mentos de su vida afectiva, por eso inau- cada mes de diciembre festejamos la “Se-
guramos el “Parque de los Niños”, (parque mana de la lactancia materna”, realizando di-

106 | BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA


ferentes actividades que destacan su impor-
tancia. Dicho evento finaliza con el concurso
del “Bebé del año”, día festivo con el protago-
nismo familiar, con números musicales y en-
tretenimientos para niños en la plaza princi-
pal de la ciudad.
- Además, desde el Programa Regional de
Niñez –que une las acciones de tres localida-
des entrerrianas– se realizó un concurso para
la creación de un isologotipo que dé identidad
al mismo. Participaron alumnos de las escue-
las primarias de la ciudad.
- Finalmente les contamos que todos los
años implementamos una colonia de vacacio-
nes en el Centro Integrador familiar con la par-
ticipación de niños de jardines de infantes y de
instituciones comunitarias barriales.
Si bien lo hecho ha sido mucho e importante,
cabe destacar que todavía queda un camino
por andar, actividades proyectadas pendientes
de realizar, y otras nuevas que surgirán.
Lo aquí contado y concretado es nuestro
granito de arena en favor de la construcción de
oportunidades para todos los “gurises” de nues-
tra histórica y colorida Concepción del Uruguay.

Equipo interinstitucional de trabajo


Desde la Concepción en Concepción
Concepción de Uruguay - Entre Ríos

BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA | 107


Sobre el proceso de evolución de la no asistencia a centros de
desarrollo infantil
formación (escolarización) Evolución en porcentaje. Período 2007-2009.
2 a 4 años.
60

51,0
50 48,3
44,5
Escolarización temprana
40

La inclusión temprana en un centro 30


educativo brinda al niño/a la oportuni-
20
dad de desarrollar aprendizajes significa-
tivos, capacidades creativas, el placer por 10

el conocimiento, explorar diversas formas 0


2007 2008 2009
de comunicación y expresión, así como
Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA.
el incorporar hábitos que facilitarán su
transición a la escuela, mejorarán su ren-
dimiento y disminuirán las probabilidades no asistencia a jardín de infantes o centro de
de deserción o rezago una vez en ella. Las desarrollo infantil por región del país
Evoluciones en porcentajes. Período 2007-2009.
experiencias de inclusión temprana en ni- 2 a 4 años.
ños/as en situación de pobreza en centros 80
2007 2009

educativos de buena calidad, muestran que


por estas instituciones estimula diferentes 60
59,9

aspectos del desarrollo infantil y activan 47,7 45,4


42,0
su potencial de aprendizaje. Los niños que 40

ingresan a la escuela primaria sin haber


20
tenido la oportunidad de estar expuestos
a esas técnicas de estimulación temprana 0
se encontrarán en clara desventaja frente gran buenos aires resto urbano interior
Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA.
a sus pares que sí han pasado por esa expe-
riencia. En este sentido, la inclusión tem-
prana en centros educativos brinda a los sky y Steinberg, 1979; en Bronfenbrenner,
niños que provienen de contextos familia- 1987; Kaztman y Filgueira, 2001)
res desfavorables la posibilidad de acortar Estudios realizados en los países de
distancias respecto de niños con antece- la región coinciden en señalar que la ex-
dentes familiares más ventajosos (Bron- periencia de haber asistido al preescolar
fenbrenner, Belsky y Steinberg, 1976; Bel- mejora en términos generales el rendi-

108 | BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA


evolución de la no asistencia por estrato no asistencia a jardín de infantes o centro de
socioeconómico desarrollo infantil por sexo y tipo de hogar
Evoluciones en porcentajes. Período 2007-2009. En porcentaje. Período 2007-2009.
2 a 4 años. 2 a 4 años.
2007 2009 60
100
51,6
49,4
83,3 50 46,8 47,3
80 77,5

64,6 40

60 55,2
51,6
46,448,8 30

40 36,3
33,9
20
21,3
20 14,6 16,2
10

0
muy bajo medio medio 10% más 10% más 0
bajo alto bajo alto varón mujer biparental monoparental
Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA. Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA.

miento en pruebas objetivas de los alum- de un 49% en 2007 a un 55,5% en 2009


nos en el nivel primario, aun cuando se (se incrementó la inclusión en 6,5 puntos
controla el estrato socioeconómico de porcentuales) (ver tabla 25 A).
los hogares. El impacto positivo parece Los procesos de inclusión educativa se
ser aún más significativo cuando la edu- registraron en mayor medida en el inte-
cación inicial es más temprana, entre los rior urbano que en el Gran Buenos Aires
3 y 4 años. Adicionalmente, un estudio entre 2007 y 2009 (17,9 puntos porcen-
realizado en Uruguay muestra que de tuales y 2,3 puntos porcentuales, respec-
los alumnos que no habían asistido a tivamente) (ver tabla 25 B).
la educación preescolar y cuyas madres Los/as niños/as de los estratos socia-
tenían bajo nivel educativo, el 60% ha- les medio y medio alto fueron los que
bía repetido una o más veces en la edu- mayormente se incorporaron a centros
cación primaria, mientras que entre los educativos entre 2007 y 2009. En efecto,
que sí habían recibido tal aprestamiento los/as niños/as en el estrato social me-
el porcentaje se reducía a menos del 35% dio incrementaron la escolarización en
(ANEP, 2000; CEPAL, 1990). 15 puntos porcentuales, mientras que
La inclusión educativa en el nivel inicial en el estrato medio alto en 19 puntos
en salas de 2, 3 y 4 años se ha incremen- porcentuales. En 2009, el 85,4% de los/
tado en los últimos tres años, pasando as niños/as entre 2 y 4 años en el estrato

BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA | 109


medio alto asistía a un centro de educa- a) Tipo de establecimiento y
ción infantil, mientras que en el estrato jornada escolar
muy bajo lo hacía el 35,4%. En efecto, la La gran mayoría de los/as niños/as entre
probabilidad de estar incluido en el nivel 2 y 4 años que asistía a centros educativos
inicial no obligatorio correlaciona fuer- en 2009 lo hacía en jornada simple, sólo un
temente con la estratificación social de 8% en doble jornada. No se registran cam-
los/as niños/as (ver tabla 25 C). bios significativos en los últimos tres años.
Asimismo, los/as niños/as en hoga- Mientras que sí se evidencia un cambio en
res biparentales se encuentran más in- el tipo de establecimiento, en tanto se ha
cluidos en centros educativos que los/ incrementado levemente la inclusión en
as niños/as en hogares monoparentales los centros públicos, mientras que cayó en
(52,7% y 48,4%, respectivamente) (ver los privados. En 2009, el 60,4% de los/as
tabla 25 E). niños/as entre 2 y 4 años que asistía a cen-
tros educativos lo hacía en el sector público,
14% en el parroquial y 25,6% en el privado
Oferta educativa a la que laico (ver tabla 26 A).
acceden los niños y niñas La asistencia a centros educativos de jor-
nada extendida y a centros educativos pa-
En el presente apartado se evalúa la rroquiales es significativamente mayor en
oferta educativa en el nivel inicial en el ámbito del Gran Buenos Aires que en el
aspectos presentes en el marco de la interior del país. Mientras que la inclusión
Ley de Educación Nacional 26.206, al- en centros educativos públicos es relativa-
gunos de los cuales no son obligatorios mente mayor en el interior urbano que en
en el nivel inicial, pero son promovidos el Gran Buenos Aires (ver tabla 26 B).
en el marco de la ley y constituyen ser- La asistencia a centros educativos de
vicios esperados por las familias hacia jornada extendida es mayor en los/as ni-
sus hijos y del Estado en cuanto a la for- ños/as de hogares monoparentales que
mación de capacidades básicas desde un en los biparentales, y entre los niños que
comienzo. entre las niñas. Entre estas últimas es
En este marco, se analizan la evolución mayor la asistencia a centros educativos
en el tipo de cobertura en el nivel inicial religiosos o parroquiales (ver tabla 26 C).
no obligatorio, el tipo de establecimiento La gran mayoría de los/as niños/as que
y el tipo de jornada escolar por región del asiste a centros educativos de jornada ex-
país y estrato socioeconómico de niños y tendida pertenece al estrato medio alto
niñas escolarizados. (14%). A medida que desciende el estrato

110 | BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA


del estado general del edificio escolar;
tipo de establecimiento y tipo de jornada
escolar por estrato socioeconómico c) Evaluación del trato que reciben los/
En porcentajes. Período 2007-2009. as niños/as por parte de los maestros; y
2 a 4 años.
muy bajo bajo medio medio alto
d) Predisposición a cambiar al niño/a de
100 jardín por insatisfacción con la educación
85,7
80
78,3 que recibe. Cada uno de los indicadores
mencionados se analiza en su evolución
60
47,3 45,7
en el tiempo y según región del país, tipo
39,0
40 37,3 de establecimiento educativo, y estrato
19,8 socioeconómico del hogar.
20 14,0
9,8
4,1 3,9 4,9
0
doble turno público privado laico
a) La enseñanza
Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA. En el nivel inicial no obligatorio en
2009, el 28,2% de los/as niños/as recibía
social, aumenta la asistencia a los centros una enseñanza que en términos generales
educativos estatales, y a medida que se sus padres calificaban como muy buena y
incrementa el estrato social, aumenta la que no cambiarían por ningún motivo;
asistencia a centros educativos de gestión un 37,6% accedía a una enseñanza que
privada. La asistencia a centros educati- sus padres calificaban como buena y que
vos religiosos o parroquiales se concentra tampoco cambiarían; y un 34,2 % accedía
en los estratos sociales medio y medio a una enseñanza que sus padres califica-
alto (ver tabla 26 D). ban como regular o mala y/o cambiarían
si pudieran elegir. La tendencia en los
últimos tres años ha sido el incremento
Percepción de la calidad de la proporción de niños/as en centros
educativa desde la perspectiva educativos que los adultos de referencia
de los adultos de referencia evalúan en términos de la calidad de la
enseñanza como regulares o malos (ver
A continuación se presenta una aproxi- tabla 27 A).
mación a la evaluación que hacen los El mayor nivel de disconformidad con
adultos de referencia de los/as niños/as la educación recibida en el nivel inicial se
escolarizados en el nivel inicial no obli- registra en el Gran Buenos Aires (33,5%
gatorio, en cuatro indicadores: a) Eva- vs. 21,7% en el interior urbano) (ver tabla
luación de la calidad de la enseñanza que 27 B). Asimismo, dicha disconformidad
reciben los niños y niñas; b) Evaluación es mayor con las escuelas públicas que

BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA | 111


con las privadas y parroquiales (38,5%, religiosas y privadas, respectivamente. En
21% y 10,7%, respectivamente); y en los este sentido, cabe destacar que el 42% de
estratos sociales bajo, muy bajo y medio, los/as niños/as en el 25% más pobre asiste
respecto del medio alto que es en el que se a edificios escolares que sus padres califican
concentra el mayor nivel de conformidad. como en estado regular o malo, mientras
En efecto, los niveles de alta satisfacción que esto mismo sucede en el 22% de los/
eran mayores en el estrato medio alto as niños/as en el 25% medio alto. A la in-
(39,7%), algo menores en los estratos versa, el 36,9% de los/as niños/as del es-
medio y bajo (26,6% y 25%, respectiva- trato medio alto en el nivel inicial asiste a
mente), y significativamente menores en una escuela que sus padres califican como
los más pobres (15,4%) (ver tabla 27 C). en muy buen estado edilicio, mientras que
esto mismo sucede en sólo un 10% de los/
B) El edificio escolar as niños/as más pobres (ver tablas 27 C).
En 2009, el 27,1% de los/as niños/as en
el nivel inicial asistía a una escuela que sus C) El trato que reciben
padres calificaban muy bien en términos de En 2009, el 35,1% de los/as niños/as
la calidad de las instalaciones edilicias, un en el nivel inicial asistía a una escuela en
36,2% accedía a un edificio que sus padres la que el trato que reciben los/as niños/
calificaban como bueno, y un 36,8% accedía as es muy bien evaluado por sus padres,
a un edificio escolar que sus padres califican
como regular o malo. La evolución de estas
evaluación "regular o negativa" de la oferta
percepciones en torno al estado de los edi- educativa que reciben niños y niñas
ficios escolares se mantuvo relativamente escolarizados en el nivel inicial
estable, con un leve incremento de la pro- Evoluciones en porcentajes. Período 2007-2009.
2 a 4 años.
porción de niños/as en establecimientos en 2007 2008 2009
que la evolución era negativa (ver tabla 27 50
A). Esta última evaluación negativa es ma-
yor en el Gran Buenos Aires que en el inte- 40
33,5 34,2
36,8
30,8 31,931,8
29,7
rior del país (ver tabla 27 B). 30 26,6 25,9
El 43,3% de los/as niños/as que asiste al
20
nivel inicial en la órbita del Estado lo hacen
en establecimientos que sus padres califican 10

como regulares o malos en términos de la 0


trato que reciben calidad de edificio escolar
situación edilicia, mientras que dicha apre- los chicos la enseñanza
ciación afecta al 11% y 22% en las escuelas Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA.

112 | BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA


evaluación “regular o negativa” de la oferta que reciben niños y niñas escolarizados en el nivel
inicial por tipo de estabelecimento educativo y estrato socioeconómico
En porcentajes. Período 2007-2009.
2 a 4 años.
público / del estado parroquial o religioso privado laico 10% más bajo 10% más alto
50
43,3
40 38,1 37,2 38,5 37,2 37,2

30

20,8 21,0 22,1 21,1


20 16,5 16,5
10,7 10,7 11,2
10

0
trato que reciben los chicos calidad de la enseñanza edificio escolar
Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA.

un 31,4% accedía a un trato que sus pa- destacar que el 34% de los/as niños/as en
dres calificaban como bueno, y un 33,5% el 25% más pobre asiste a edificios esco-
accedía a un trato que sus padres califica- lares en los que el trato que reciben los/
ban como regular o malo. La evolución de as niños/as es calificado como regular o
estas percepciones en torno al trato que malo, mientras que esto mismo sucede en
reciben niños y niñas se mantuvo rela- el 20,1% de los/as niños/as en el 25% me-
tivamente estable en la calificación muy dio alto. A la inversa, el 49,3% de los/as
positiva, mientras que la evaluación ne- niños/as del estrato medio alto en el nivel
gativa se ha ido incrementando progre- inicial asiste a una escuela en las que el
sivamente entre 2007 y 2009 (ver tabla trato que reciben los/as niños/as es califi-
27 A). Esta última evaluación negativa es cado como muy bueno, mientras que esto
mayor en el Gran Buenos Aires que en el mismo sucede en sólo un 24,5% de los/as
interior del país (ver tabla 27 B). niños/as más pobres (ver tablas 27 C).
El 38,1% de los/as niños/as que asis-
ten al nivel inicial en la órbita del Estado
lo hace en establecimientos en los que el D) Cambiar de escuela
trato que reciben es calificado por los pa- La propensión de los/as niños/as esco-
dres como regular o malo, mientras que larizados en el nivel inicial no obligatorio
dicha apreciación involucra al 10,7% y a ser cambiados de escuela no ha expe-
20,8% en escuelas religiosas y privadas, rimentado cambios significativos en los
respectivamente. En este sentido, cabe últimos tres años. Aproximadamente, 2

BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA | 113


de cada 10 niños y niñas escolarizados públicas que en las privadas o parroquia-
en este nivel serían cambiados de centro les (27,9%, 14,4% y 8,7%, respectiva-
educativo si sus padres pudieran hacerlo mente). Esta propensión es menor en el
(ver tabla 28 A). Dicha propensión es le- 25% más alto, mientras que en el resto de
vemente mayor en el Gran Buenos Aires los estratos la propensión es similar (ver
que en el interior urbano, en las escuelas tablas 28 B y 28 C).

114 | BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA


Casa de Fortalecimiento Familiar y Comunitario
www.caff.org.ar
Cristina Fraccia*

Una comunidad comprometida con el desa- El adolescente de los márgenes denuncia


rrollo integral de los más chicos. que algo viene gestándose mal, que hay res-
Trabajando en terreno es fácil advertir que paldos en la temprana infancia que no alcan-
las historias de vida de muchos niños parecen zan, que hay derechos incumplidos, que hay
ya determinadas a edades muy tempranas. que producir cambios profundos en las condi-
Llegarán tarde los respaldos, las interven- ciones de crecimiento de los más chicos para
ciones, llegarán cuando el deterioro se haga que la adolescencia los encuentre mejor plan-
ya muy evidente, cuando muchas de las po- tados.
tencialidades se hayan desaprovechado, A poco de iniciada nuestra actividad ins-
cuando la reparación del daño sufrido parezca titucional empezamos a preguntarnos por
una ilusión. qué a pesar de la amplia cobertura de salud,
Se dirá que nuestro país, a diferencia de mu- alimentación y educación inicial (1) en nuestra
chos otros de la región, tiene una profusa red comunidad, el deterioro en edades posterio-
de atención a la primera infancia: programas res era tan extendido. Era evidente que existía
de salud materno-infantil, planes alimenta- inequidad en la distribución de las posibilida-
rios y un extenso sistema de educación inicial. des de crecimiento y desarrollo desde el na-
Sin embargo esto no basta para garantizar el cimiento y aun antes, pero ¿cuáles eran los
derecho a gozar de todas las condiciones ne- derechos incumplidos?, ¿los respaldos insufi-
cesarias para un desarrollo integral durante cientes? ¿Cuáles eran los aspectos relegados
los primeros años. en las políticas y programas existentes? ¿Qué
Nuestra organización es una oficina de derechos usualmente considerados en otros
protección de derechos del niño, ubicada en tramos etarios se invisibilizan cuando se trata
el partido de Tigre. Más de 10 años de trabajo de los más chiquitos?
en la zona nos han hecho testigo de innume- Resultaba imperioso convocar a toda la
rables historias de vida fallidas, que estallan comunidad para indagar y operar sobre estos
usualmente en la adolescencia. temas. Solos era impensable hacerlo.

BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA | 115


Así, en 2004 decidimos constituir un grupo La imagen de un niño rico en capacidades
motor de promoción del desarrollo temprano al que hay que acompañar en su proceso de
convergiendo en una mesa de trabajo(2) multi exploración, creatividad y aprendizaje pasó
actoral con el objetivo de hacer un diagnós- de allí en más a ser la construcción central de
tico situacional y delinear un proyecto a favor nuestra propuesta colectiva: segunda lección
de los más chicos. Desde el comienzo se hizo aprendida.
notoria la coexistencia de marcos de referen- En tercer lugar la mesa de primera infancia
cia teóricos e ideológicos distintos entre los se abocó a la tarea de comprender cómo era
integrantes. El gran desafío era ver si era po- el proceso de crianza de los niños pequeños
sible compatibilizar enfoques que venían de en nuestra comunidad, qué circunstancias
lógicas y paradigmas diferentes. alentaban su desarrollo y cuáles lo obstaculi-
Quedaba claro que debíamos consensuar zaban.
una mirada común que enmarcara las pro- Un sondeo de opinión entre padres y ma-
puestas y que superara la tensión entre las dres nos ofreció la tercera lección: las res-
diferentes visiones. Para ello los integrantes puestas marcaban la dificultad para sostener
de la mesa debían pasar por un largo proceso un buen clima de crianza en la esfera privada
de aprendizaje colectivo. Esta fue la primera por la irrupción avasalladora de la degrada-
lección obtenida. ción del espacio público imponiendo lógicas
En miras a enriquecer estos espacios de y modelos perjudiciales para el crecimiento y
reflexión, en los primeros tiempos contamos desarrollo de los niños (droga, violencia y de-
con el aporte de referentes en el tema de pri- lincuencia en pasillos y esquinas).
mera infancia(3). De su mano problematizamos A partir de la información relevada, se pro-
las representaciones que teníamos acerca de dujo un giro en la manera de ver y entender el
cómo es un niño pequeño: ¿un ser débil, in- problema: la educación en los primeros años de
completo, pasivo, al que hay que cuidar y pro- vida debía ocupar un lugar protagónico, para lo
teger? ¿O un ser portador de derechos, rico en cual se necesitaba transformar a la comunidad
capacidades, activo, autónomo, con capacidad en un ámbito seguro y favorecedor del creci-
para opinar y dar sentido a las relaciones que miento y el desarrollo de capacidades sociales,
lo contienen? intelectuales y emocionales de los niños más
La respuesta a tal interrogante condiciona- pequeños. Recuperar el espacio público para
ría nuestra estrategia de trabajo. los más chicos, enriquecerlo con oportunida-

116 | BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA


des de juego, acceso a expresiones culturales, (1) Algo más del 90% de los niños de 5
intercambio e integración. Reconvertir los ser- años de la zona están escolarizados. Fuente:
vicios existentes dotándolos de más recursos “Estudio diagnóstico sobre modalidades de
pero a la vez comprometiéndolos a trabajar crianza”, CAFF, 2007
puertas para afuera para dinamizar estrategias (2) Conformada por: Jardín 911, Jardín 920,
de respaldo comunitario a la crianza. Jardín materno San Pablo, Centro de salud Al-
Muchos son los proyectos apoyaron esta mirante Brown, Delegación Municipal, Jardín
concepción de educación: fiestas comunitarias, Santa Clara (parroquial), Polideportivo Almi-
bibliotecas rodantes, boletines para niños y pa- rante Brown, CAFF, promotoras comunitarias de
dres, exposiciones infantiles, proyectos lúdicos, salud, promotoras comunitarias de derechos
un “cartero que trae buenas noticias”, una plaza (3) Ana María Malajovich, Marisa Canosa,
barrial, obra de teatro llevada adelante por pa- Flavia Rainieri, Miguel Hoffmann.
dres, talleres de crianza, espacio de juego en el
centro de salud. Cada uno de ellos orientado a *Coordinadora General
brindar soportes simbólicos y materiales a un Casa de Fortalecimiento Familiar
niño potente, ávido de adquirir competencias y Comunitario
sociales, intelectuales y emocionales en una
comunidad que lo alberga.
Consolidar este camino como derecho in-
declinable para los más chicos y lograr el com-
promiso de efectores políticos en esta tarea es
el desafío que, de ahora en más, tenemos que
lograr.

BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA | 117


LOS ESCOLARES
5 A 12 AÑOS

En la Argentina viven aproximada- su particularidad en el ciclo vital de los/as


mente 5,5 millones de niños y niñas en- niños/as entre los 5 y 12 años, en tanto
tre los 5 y 12 años. los recursos con que cuentan las familias
Una proporción importante de los/as se tornan prioritarios para poder asistir
niños/as en edad escolar, en 2009 y en las a la escuela e integrarse exitosamente en
grandes ciudades de la Argentina, vivían los procesos de enseñanza y aprendizaje.
en condiciones habitacionales deficitarias Vivir en un medioambiente saludable, po-
y en situación de subsistencia insegura, der vestirse, comer en cantidad y calidad y
tal como se ha analizado previamente en atender su salud son recursos prioritarios
este mismo informe. En efecto, casi 3 de para el desarrollo del máximo potencial del
cada 10 niños/as entre los 5 y 12 años re- niño/a en otras esferas como la educativa
sidía en viviendas con problemas de sa- que adquiere especial relevancia en esta
neamiento y/o próximas a basurales y fá- etapa (Ageitos, 2009).
bricas contaminantes, y/o en condiciones Cabe reconocer que los/as niños/as
de hacinamiento medio. El 54% de esta para participar activamente e integrarse
niñez pertenecía a hogares en los que el al espacio escolar en los procesos de
jefe/a de hogar registraba una inserción aprendizaje y socialización también re-
ocupacional precaria, o tenía un empleo quieren de estímulos emocionales, inte-
de subsistencia, o transitaba por la des- lectuales y del acompañamiento con de-
ocupación e inactividad como producto dicación y tiempo de sus padres y adultos
del desaliento. de referencia (López, 2003). Asimismo,
Esta situación de vulnerabilidad en el sos- en este “espacio de tiempo” los/as niños/
tenimiento y desarrollo de la vida adquiere as desarrollan sus capacidades de apren-

BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA | 119


dizaje, de juego, y multiplican sus oportu- le trasmite los activos con que cuenta.
nidades de interacción con otros; los gru- Las diversas acciones de estímulo emo-
pos de pares ejercen una influencia cada cional, social e intelectual, las formas de
vez más poderosa sobre el desarrollo del disciplinar y educar no se restringen al
niño/a. Las múltiples interacciones que ámbito privado del hogar. Los padres o
establecen los/as niños/as en esta etapa adultos de referencia extienden su ór-
a través de la participación en actividades bita de influencia e inciden mediante
grupales, y en diversos entornos, exige múltiples estrategias en la exposición
que el niño/a se adapte a diferentes per- de sus hijos a diversas realidades socia-
sonas, roles, tareas y situaciones, lo que les y grupos de pares. En la elección de
aumenta el alcance y la flexibilidad de su la escuela, del club social o deportivo, en
competencia cognitiva y sus habilidades el permiso y duración de salidas de re-
sociales (Bronfenbrenner, 1987). creación a ciertos lugares y hasta en la
promoción o desaliento de ciertas amis-
tades, los padres y adultos de referencia
Sobre el proceso de están contribuyendo a definir el entorno
crianza y socialización próximo del niño (Lezcano, 1999; Kazt-
man y Filgueira, 2001).
Los/as niños/as acceden a la escuela
con un núcleo básico de socialización
que han desarrollado principalmente Las familias
en el marco de sus familias y su entorno
más próximo. A partir del ingreso en la La familia se suele reconocer como una
escuela, adquiere mayor relevancia la so- “institución primordial” de la sociedad,
cialización del niño/a en la interacción por su importante rol socializador de las
con sus pares en el barrio, en la escuela, nuevas generaciones, en tanto agente de
en las instituciones donde realiza activi- protección y apoyo al desarrollo humano
dades extra-escolares (el club, la escuela y social del niño/a.
de arte, centro cultural, la murga, etc.), a También se reconocen cambios en la
través de esas múltiples interrelaciones configuración de las mismas. El creci-
construye su identidad social. Se trata miento de la tasa de hijos tenidos fuera
de un proceso que se desarrolla en un del matrimonio, la ampliación del divor-
contexto social, político, cultural, his- cio y las uniones libres junto al ingreso
tórico determinado, en el que la familia masivo de la mujer al mundo laboral son
ejerce una impronta marcada en tanto procesos que parecen tener efectos en la

120 | BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA


organización familiar y en la capacidad 12,5% en el medio y 10,5% en el medio
de la misma para transmitir activos a alto. Es decir, que la probabilidad de los/as
sus niños. Estas diferentes formas de or- niños/as del 25% más pobre de pertene-
ganización familiar, en particular en los cer a un hogar monoparental duplica a la
estratos sociales más bajos representan que registra un par en el 25% medio alto.
una retracción del rol protector y orienta- Mientras que la probabilidad de pertene-
dor de la familia, y el debilitamiento de la cer a una familia ensamblada es similar en
función socializadora de la misma, que no los estratos sociales más bajo y medio, y
puede compensarse con los recursos, ri- sensiblemente menor en el estrato medio
cos en capital social, físico y humano, que alto (ver tablas 29 C y 30 C).
poseen las familias de los estratos medio En el caso de la Argentina, cabe conje-
profesionales (Kaztman, 2000; Filgueira, turar que el tipo de hogar con núcleo con-
1998; Gerstenfeld et al., 1995). yugal incompleto en el marco de los estra-
En 2009, en las grandes ciudades de la tos sociales bajos constituye un aspecto
Argentina, el 73% de los/as niños/as en- a ser considerado en la especificidad de
tre 5 y 12 años vivían con sus dos proge- los análisis de la desigualdad social de re-
nitores en el hogar, aproximadamente un cursos con que cuentan los hogares y sus
27% lo hacía sólo con uno de ellos (17% capacidades de trasmisión de los mismos.
en hogares monoparentales, hogares con Este tipo de familia en general de jefatura
núcleo conyugal incompleto, y 10% en las femenina, tal como se ha visto en ante-
llamadas familias ensambladas, hogares riores estudios, registra mayor vulnerabi-
con núcleo conyugal completo confor- lidad en los procesos de crianza y sociali-
mado por uno de los progenitores) (ver zación de los/as niños/as en condiciones
tablas 29 A y 30 A). de pobreza, aunque dichas carencias tien-
A medida que desciende el estrato so- den a desaparecer en contextos sociales
cioeconómico de los/as niños/as, aumenta aventajados en términos socioeconómi-
la probabilidad que vivir en hogares con cos (ODSA-Arcor, 2009; Tuñón, 2010).
sólo uno de los progenitores (32% en el
muy bajo, 30% en el bajo, 23% en el medio
y 16% en el medio alto). Dicha asociación Estimulación emocional
es más fuerte en el contexto de las fami- e intelectual
lias monoparentales que en las ensambla-
das. En efecto, el 20% de los/as niños/as A continuación se analizan un conjunto
en el 25% más pobre pertenecía a familias de indicadores relacionados con la estimu-
monoparentales, 19% en el estrato bajo, lación emocional e intelectual en niños/

BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA | 121


as entre 5 y 12 años, a través del conoci- A) Con quién pasan la mayor
miento de las situaciones de intercambio parte del tiempo
y de comunicación que establecen con sus La gran mayoría de los/as niños/as en
adultos de referencia, grupos de pares y edad escolar suelen permanecer la mayor
otros espacios sociales. Específicamente, parte de su tiempo con su madre (81%); y
se indaga sobre: a) Con quiénes pasan la en segundo lugar con su padre, otros fami-
mayor parte del tiempo no escolarizado; liares o hermanos. En el período interanual
b) Dónde suelen almorzar de lunes a vier- 2008-2009 se registró una tendencia ma-
nes; c) Suelen festejar los cumpleaños; d) yor a que los/as niños/as queden al cui-
Compartir cama o colchón para dormir; dado de hermanos u otros familiares (ver
y e) La estimulación a través de cuentos. tabla 31A). La propensión de los/as niños/
Asimismo, se indaga en el acceso a: f) Re- as a quedar bajo el cuidado de hermanos y
cursos con que cuentan los hogares en otros no familiares o a quedar solos/as es
aspectos relacionados con los procesos de mayor en el interior urbano que en el Gran
socialización; g) Hábito de lectura y uso de Buenos Aires (ver tabla 31B).
nuevas tecnologías; y h) Formas de disci- Así como en el caso de las familias bi-
plinar. Estos indicadores son analizados parentales el cuidado de los/as niños/as
en su evolución en el tiempo y según el es- es compartido con el padre en segundo
trato socioeconómico, el género, el tipo de término, en el caso de las familias mono-
hogar y región del país. parentales el cuidado de los/as niños/as

con quiénes suelen permanecer los niños y las niñas por tipo de hogar y estrato socioeconómico
En porcentajes de múltiples respuestas. Período 2007-2009.
5 a 12 años.
biparental monoparental 10% más bajo 10% más alto
100
85,8 84,6
78,2
80 73,1

60
49,1

40 35,8
32,6
27,0 28,8 27,5
26,4
21,5 24,4 23,2
18,9
23,8
17,1 15,7 17,8
20 13,1

0
la madre el padre hermanos otros familiares otros no familiares
y/o solo
Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA.

122 | BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA


es compartido básicamente con otros no
dónde suelen almorzar niños y niñas de
familiares (ver tabla 31C). lunes a viernes por estrato socioeconómico
Los/as niños/as de estratos sociales Evolución en porcentaje. Período 2007-2009
5 a 12 años.
medio y medio alto registran mayor pro- muy bajo bajo medio medio alto
pensión a ser cuidados por su padre en 100
88,991,1 88,7
forma alternativa a la madre o por otros 80
80,9

familiares. Mientras que los/as niños/as


de los estratos más bajos es más frecuente 60

que queden al cuidado de hermanos en 40

reemplazo de la madre (ver tabla 31D).


20 12,7
9,3 7,1 10,0 6,4
1,8 1,9 1,2
B) Dónde suelen almorzar 0
en su casa/familiar escuela otros espacios
de lunes a viernes Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA.
La gran mayoría de los/as niños/as en
las grandes ciudades de la Argentina suele C) El festejo del cumpleaños
almorzar en el ámbito de su propio hogar Aproximadamente 2 de cada 10 niños/as
(85%), alrededor de un 12% suele hacerlo en las grandes ciudades de la Argentina no
en la escuela y un 3% en otros espacios so- suelen festejar su cumpleaños. Este nivel de
ciales como los comedores no escolares. En incidencia no ha experimentado cambios
el transcurso de los últimos tres años no se en los últimos tres años (ver tabla 33 A).
registraron diferencias significativas en este A medida que desciende el estrato so-
hábito (ver tabla 32 A). Asimismo, no se re- cioeconómico, aumenta la probabilidad
gistraron diferencias entre el Gran Buenos de que a los/as niños/as no se les festeje
Aires y el interior urbano (ver tabla 32 B). el cumpleaños. La desigualdad social en la
A medida que desciende el estrato social probabilidad de recibir el estímulo de un
de los/as niños/as, aumenta la propensión cumpleaños es muy significativa si consi-
a almorzar en espacios sociales como co- deramos que un niño/a en el 10% más bajo
medores no escolares, mientras que entre registra 9 veces más “chance” de no haber
los/as niños/as más pobres y entre los más festejado su cumpleaños que otro niño/a en
ricos la propensión a almorzar en el ám- el 10% más alto (ver tabla 33 D).
bito escolar es similar, aunque probable-
mente responde a motivos diferentes, los D) Compartir cama
primeros por necesidad y los segundos por o colchón para dormir
su mayor asistencia a escuelas de doble En 2009, 2 de cada 10 niños/as com-
jornada (ver tabla 32 D). partieron cama o colchón para dormir.

BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA | 123


no festejaron el último cumpleaños por tipo compartir cama o colchón para dormir
de hogar por sexo y tipo de hogar
En porcentaje. Período 2007-2009. En porcentaje. Período 2007-2009.
5 a12 años. 5 a 12 años.
40
40

30
30
25,2
22,6
20,5 20,2
20 18,8 19,1
20 15,9 16,1

10 10

0
0 varón mujer biparental mono- total 2009
biparental monoparental total 2009 parental
Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA. Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA.

no festejo del cumpleaños por estrato compartir cama o colchón para dormir
socioeconómico por estrato socioeconómico
En porcentaje. Período 2007-2009. En porcentaje. Período 2007-2009.
5 a 12 años. 5 a 12 años.
60 50

49,9
50 39,3
40
33,7
40 35,9
30
30
21,2 20
16,4
20
13,2 10,3
10 7,8
10
5,5 5,5 3,5

0 0
muy bajo medio medio 10% más 10% más muy bajo medio medio 10% más 10% más
bajo alto bajo alto bajo alto bajo alto

Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA. Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA.

En el período interanual 2008-2009 di- La probabilidad de que los/as niños/


cha propensión experimentó un leve in- as en edad escolar compartan cama o
cremento de 4 puntos porcentuales, pro- colchón para dormir es mayor en el Gran
bablemente como efecto de la retracción Buenos Aires que en el interior del país
de la economía que como se ha visto ha (19% y 14%, respectivamente) (ver ta-
tenido su impacto en indicadores de la si- bla 34 B). Asimismo, dicha propensión
tuación del hábitat (ver tabla 34 A). es levemente mayor en las mujeres que

124 | BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA


no suelen ser receptores de cuentos por déficit de recursos del hogar
estrato socioeconómico Evoluciones en porcentajes. Período 2007-2009.
5 a 12 años.
En porcentaje. Período 2007-2009.
5 a 12 años. 2007 2008 2009
100
100

83,3 81,7
80 77,5
80
67,3 69,9 70,2
59,8 62,6
59,0
60 52,7 60 54,4
50,5 49,6
44,9
41,0
40 34,3 40

20
20

0
muy bajo medio medio 10% más 10% más total 0
bajo alto bajo alto 2009 biblioteca familiar computadora internet
Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA. Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA.

en los varones, y significativamente ma- A medida que desciende el estrato


yor en los hogares monoparentales que socioeconómico de los/as niños/as,
en los biparentales y a medida que des- aumenta la probabilidad de que no
ciende el estrato socioeconómico. Tanto sean receptores de historias orales. En
es así que un niño/a en el 10% más bajo efecto, mientras que en el 25% más bajo
registra 11 veces más “chance” de com- el 67% de los/as niños/as no suele ser
partir cama o colchón para dormir que receptor de cuentos en el 25% más alto
otro niño/a en el 10% más alto (ver ta- el 41% de los/as niños/as tampoco re-
blas 34 C y 34 D). cibe este tipo de estímulo. Un niño/a en
el 10% más pobre registra 2 veces más
E) Estimulación a través “chance” de no ser receptor de cuentos
de los cuentos que otro niño/a en el 10% más rico (ver
Poco más de la mitad de los/as niños/ tabla 35 D).
as entre 5 y 12 años no suele ser receptor
de cuentos o historias orales. Este nivel F) Sobre los recursos de los
de déficit en la probabilidad de recibir es- hogares y los procesos de
timulación a través de la lectura de cuen- socialización
tos e historias orales no experimentó En 2009, el 49,6% de los/as niños/
cambios significativos en los últimos tres as en edad escolar no contaba con bi-
años (ver tabla 35 A). blioteca en el ámbito de su hogar, 17%

BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA | 125


no tienen computadora en el hogar por región déficit de recursos del hogar por región del
del país y tipo de establecimiento educativo país y tipo de hogar
Evoluciones en porcentajes. Período 2007-2009. En porcentajes. Período 2007-2009.
5 a 12 años. 5 a 12 años.
2007 2009 gran buenos aires resto urbano interior
100
biparental monoparental
100
77,0
80 72,8 69,7
68,7 81,4
61,9 80 73,9 75,8
57,6 59,5 72,4
60 69,1
46,1 61,9 62,2
60 54,8 51,7 57,6
50,5
40 32,6 47,1
31,0
40
20

20
0
gran resto público/ parro- privado
buenos urbano del quial o laico 0
aires interior estado religioso biblioteca familiar computadora internet
Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA. Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA.

no tenía diccionario y/o mapas, 59% En general, el déficit de recursos im-


no tenía una computadora y el 70% no portantes para la socialización de los/as
tenía conexión a Internet en el ámbito niños/as, en tanto incrementan las opor-
de su hogar. En los últimos tres años tunidades de acceso al conocimiento, es
se registran importantes progresos en menor en el interior urbano que en el
la incorporación de computadoras y en Gran Buenos Aires, en el acceso a biblio-
el acceso a Internet, sin embargo aún teca hogareña, computadora e Internet
la gran mayoría de los/as niños/as no (ver tabla 36 C). El acceso a estos dos úl-
cuenta con estos recursos en el ámbito timos recursos es menor en el contexto
de sus hogares (ver tabla 36 A). de hogares monoparentales que en el de
La incorporación de, por ejemplo, com- hogares biparentales (ver tabla 36 D).
putadoras en los hogares con niños/as A medida que desciende el estrato so-
entre los 5 y los 12 años ha sido signifi- cioeconómico de los/as niños/as, aumenta
cativa y similar en el Gran Buenos Aires la probabilidad de no contar con los recur-
y en el interior urbano. Asimismo, cabe sos aquí considerados (ver tabla 36 E).
señalar que la mayor incorporación se El acceso a libros, diccionarios, mapas,
registra entre los/as niños/as que asis- computadora e Internet en el ámbito del
ten a escuelas privadas religiosas y laicas, hogar seguramente multiplica las opcio-
siendo muy menor entre los/as niños/as nes de interacción de los niños y las niñas
de escuelas públicas (ver tabla 36 B). con el conocimiento y entre pares.

126 | BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA


déficit de recursos del hogar por estrato socioeconómico
En porcentajes. Período 2007-2009.
5 a 12 años.
muy bajo bajo medio medio alto
98,4 99.9
100 97,5
88,7
83,3 82,2
80
67,4
60,7
60
49,4
41,1
40
27,9

20 13,7
12,3
8,6 7,7
1,7
0
biblioteca familiar diccionario, mapas computadora internet
Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA.

G) La lectura y el uso Asimismo, cabe mencionar que las des-


de nuevas tecnologías igualdades sociales en el uso de Internet
La mitad de los/as niños/as no suele te- son muy relevantes en tanto los/as niños/
ner hábito de lectura en las grandes ciuda- as que han incorporado entre 2007 y 2009
des de la Argentina, un poco más de la mi- el uso de Internet han sido de modo mayo-
tad no suele utilizar Internet, y 8 de cada 10 ritario de los estratos medio y medio alto.
no tiene celular propio. En los últimos tres En 2009, un niño/a en el 10% más pobre
años sólo se registraron cambios significati- registra casi 6 veces más “chance” de no
vos en el uso de Internet (ver tabla 37 A). utilizar Internet que un niño/a en el 10%
El aumento en el hábito de utilizar In- más aventajado en términos socioeconó-
ternet es de la misma magnitud en el Gran micos. Dicha brecha se ha duplicado res-
Buenos Aires que en el interior urbano. Se pecto del año 2007(ver tabla 37 C).
registran diferencias significativas entre El hábito de lectura es menor entre los
los/as niños/as según el tipo de escuela a la varones que entre las mujeres y en los
que asisten. En efecto, los/as niños/as que hogares monoparentales que en los bipa-
han incorporado en mayor medida el uso de rentales. Asimismo, la no utilización de
Internet han sido los que asisten a escuelas Internet es más frecuente en las mujeres
privadas religiosas y laicas, mientras que ha que en los varones (ver tabla 37 E).
sido mucho menor entre los que asisten a La propensión a la lectura y al uso de
escuelas públicas (ver tabla 37 B). tecnologías como Internet y celular es cla-

BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA | 127


no suelen leer, no utilizan internet, no suelen utilizar internet por región del país
no tienen celular Evoluciones en porcentajes. Período 2007-2009.
Evoluciones en porcentajes. Período 2007-2009. 5 a 12 años.
5 a 12 años. 2007 2009
2007 2008 2009 100
100
85,5 87,984,2 80 76,0 77,7

80 76,6 66,9 65,5


67,866,5
60
60 54,4
49,3 50,3
40
40

20
20

0
0
no suele leer no utiliza internet no usa celular gran buenos aires resto urbano interior
Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA. Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA.

no suelen utilizar internet por estrato no suelen leer, no utilizan internet, no tienen
socioeconómico celular por sexo y tipo de hogar
Evoluciones en porcentajes. Período 2007-2009. En porcentajes. Período 2007-2009.
5 a 12 años. 5 a 12 años.
2007 2009 varón mujer
100 96,2 biparental monoparental
90,7 90,6 91,1
83,8 81,0 82,4 100
90,7
86,8 85,0 85,1
80
66,8 80 72,3 71,2
68,5 65,9
60
45,6 60 56,7 56,4
50,5
40 46,1
32,8
27,6 40
20 16,4
20
0
muy bajo medio medio 10% más 10% más 0
bajo alto bajo alto no suele leer no utiliza internet no usa celular
Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA. Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA.

ramente menor a medida que desciende el H) Formas de disciplinar


estrato socioeconómico de los/as niños/ Los padres, madres, adultos de referen-
as. La mayor desigualdad social se registra cia de los/as niños/as suelen utilizar dife-
en la propensión a utilizar In­ternet, donde rentes estrategias, métodos y formas para
la brecha es de 5 veces entre el 10% más poner límites, enseñar normas, valores y/o
bajo y el 10% más alto (ver tabla 37 F). responder a actitudes de sus hijos. Dichas

128 | BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA


no suelen leer, usar internet ni celular por estrato socioeconómico
En porcentajes. Período 2007-2009.
5 a 12 años.
muy bajo bajo medio medio alto 10% más bajo 10% más alto
98,9
100 95,9
88,1 89,5 87,4 88,7
83,5
80 72,3 71,6 70,2
59,0 58,5
60 56,3
52,2

38,5 38,0
40
28,9
25,0
20

0
no suele leer no utiliza internet no usa celular
Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA.

formas de disciplinar a los/as niños/as han vinculan con sus hijos es importante por-
cambiado a lo largo de la historia, son di- que las opiniones, apreciaciones, críticas
ferentes en cada cultura, en los momentos y acciones de que son receptores los/as
del vínculo padre-hijo, en cada familia se- niños/as sobre su persona o actuación
gún su configuración, su clima educativo, de parte de los adultos significativos in-
estratificación social, etc. fluyen en la construcción de la autoes-
En efecto, las investigaciones señalan tima, comprometen la salud psíquica del
que los adultos cuidadores, padre, madre de niño/a, su desarrollo cognitivo, procesos
diferentes estratos sociales, pueden reaccio- de aprendizaje y juegan un papel impor-
nar e interpretar la conducta del niño/a de tante en el desarrollo de problemas de
manera diferencial de acuerdo a su nivel de comportamiento en los mismos.
tolerancia interna, historias de vida, pautas La mayoría de los/as niños/as suelen
culturales, etc. La tolerancia parental invo- ser disciplinados por los adultos de refe-
lucra un entramado de atribuciones, estilos rencia a través de “penitencias” y “retos
parentales y emociones que los padres des- en voz alta”, en menor medida por “gol-
pliegan en relación con sus niños y que los pes o cachetazos” y “agresiones verba-
padres con menor nivel educativo suelen les”. Los niveles de prevalencia de estas
presentar niveles menores de tolerancia pa- formas de disciplinar en los/as niños/as
rental (Samaniego, 2009b). se han mantenido constantes en los úl-
La medición de las formas y actitudes timos tres años, lo cual es indicador de
con las que los adultos de referencia se lo estructural de estos comportamientos

BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA | 129


que tanto afectan a los/as niños/as (ver cológicos para la contención emocional
tabla 38 A). de los niños. También se advierte sobre
Sólo se registra una leve diferencia en la presencia potencial de malos tratos y
la mayor propensión de los/as niños/as problemas en la propia infancia de los pa-
en el interior del país a ser disciplinados a dres y ausencia de modelos adecuados de
través de “golpes o cachetazos” que en el crianza y educación (Samaniego, 2009b).
Gran Buenos Aires (ver tabla 38 B).
Si bien todas las formas de disciplinar
formas de disciplinamiento por región del país
aquí analizadas son más utilizadas en
En porcentajes. Período 2007-2009.
los/as niños/as a medida que desciende 5 a 12 años.

el estrato socioeconómico, las mayores gran buenos aires resto urbano interior
total 2009
desigualdades sociales se registran en el 100
uso de “golpes o cachetazos” y “agresio-
77,1 75,1 76,9
nes verbales” (ver tabla 38 D). 80 72,8 71,1
70,2
En otros estudios se ha evidenciado 60
algunas de las correlaciones aquí des-
40
30,9
criptas. En tanto se señala que en ciertos 25,2 26,0
grupos sociales menos aventajados en 20
10,7 9,4 12,2
términos socioeconómicos, aunque no 0
penitencia reto en golpe, agresión
únicamente, los padres o adultos respon- voz alta cachetazo verbal
sables cuentan con escasos recursos psi- Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA.

formas de disciplinamiento por estrato socioeconómico


En porcentajes. Período 2007-2009.
5 a 12 años.
muy bajo bajo medio medio alto 10% más bajo 10% más alto
100

80,2 78,1 78,8 75,4 79,9


80 75,8 75,7
70,9 70,8 71,5
63,3
60 56,2

39,1
40 35,4
30,2
22,5 20,0
19,0
20 13,5 14,9
11,1 9,2
7,6 7,0
0
penitencia reto en voz alta golpe, cachetazo agresión verbal
Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA.

130 | BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA


Comedor Los Piletones
www.margaritabarrientos.org.ar dineras atienden a 130 niños de 1 a 5 años. Allí
Margarita Barrientos* se les brinda desayuno, almuerzo y merienda,
se les enseña inglés y se los acerca a los libros
El Comedor Los Piletones abrió sus puertas y a los juegos. Otra actividad que se realiza en
el día 7 de Octubre de 1996. Su principal obje- el comedor es apoyo escolar, donde se atiende
tivo desde entonces fue cubrir las necesidades a niños con problemas de aprendizaje y a dis-
de los niños y las niñas, a partir de considerar- capacitados. A su vez, un importante número
los el futuro del país. de adolescentes está realizando actualmente
Cuando comenzó, el comedor brindaba cursos de electricidad, plomería, carpintería y
atención a 15 chicos y a un abuelo. En la actua- costura que se dictan en el comedor.
lidad, uno de sus principales logros es servir La Fundación cuenta además con una bi-
desayuno, almuerzo y cena diariamente a más blioteca con 1500 ejemplares de nivel prima-
de 1600 personas, entre ellos niños, madres y rio, secundario y universitario; y con una sala
abuelos. También allí se recibe ropa, calzado de computación, en la cual se brinda cursos a
y juguetes que son repartidos a las personas los niños. También tiene un centro de día, al
más necesitadas de la villa. que asisten más de 70 abuelos, talleres de cos-
La fundación no solamente cuenta con un tura para las madres y una panadería donde
comedor, sino también con un centro de sa- se elabora diariamente el pan.
lud, con pediatría, clínica, odontología, gine- Como principal desafío, la Fundación pro-
cología y una farmacia comunitaria donde se yecta la construcción de un centro de rehabi-
brindan medicamentos. El centro de salud co- litación. La adicción de jóvenes al alcohol y a
menzó siendo una sala de primeros auxilios, las drogas es una de las principales preocu-
creada a partir de las necesidades de las fami- paciones que surge del trabajo cotidiano. La
lias que concurrían al comedor. En el centro de Fundación además de brindarles alimento y
salud se dictan charlas de prevención sexual, asistencia médica a los niños de la villa cree
de drogadicción, sobre embarazo adolescente necesario actuar sobre el grupo de jóvenes
y estimulación temprana. con problemas de adicción asistiéndolos para
Además cuenta con una guardería, San Ca- que encuentren un camino saludable, impul-
yetano, donde diariamente cinco maestras jar- sados por la familia y amigos.

BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA | 131


Además los proyectos en marcha son: - Desarrollar una huerta.
- La construcción de una carpintería para La Fundación considera que los niños y los
capacitar adolescentes y adultos; adolescentes son el futuro. Es por ello que in-
- Agrandar el centro de salud para hacer tenta darles la mayor contención posible. Cada
más consultorios, uno de cardiología, uno de logro y avance alcanzado en el comedor es su-
rehabilitación y agrandar la sala de espera; mamente disfrutado, puesto que es una mues-
- Abrir un centro de actividades recreativas tra del esfuerzo que diariamente se realiza.
y productivas;
*Presidenta
Fundación Margarita Barrientos

132 | BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA


Relación con grupos de pares lugares donde suelen jugar niños/as por
región del país y por estrato socioeconómico
La escuela ocupa un lugar privilegiado En porcentajes de respuestas múltiples. Período 2007-2009.
5 a 12 años.
en el proceso de socialización de los/as gran buenos aires resto urbano interior
niños/as entre los 5 y 12 años de edad. 10% más bajo 10% más alto
Sin embargo, los especialistas coinciden
adentro de la casa 93,1
en señalar que el desarrollo de la perso- 85,4
nalidad del niño/a se ve favorecido en el
88,8
vínculo con niños/as de otras posiciones 89,3
sociales, y en la participación en diversos en casa de amigos/ 35,7
entornos, porque el niño/a ejercita su ca- otros fliares
33,2
pacidad de adaptación a diferentes perso-
28,6
nas, tareas y situaciones, lo que aumenta 48,3
el alcance y la flexibilidad de su compe- en el patio o 30,1
tencia cognitiva y sus habilidades sociales jardín de la casa
35,3

(Bronfenbrenner, 1987). 35,3


Además de la familia y la escuela, los ba- 17,2
rrios constituyen para los niños otro espa- fuera de la casa 9,3
cio de importancia como ámbito de inte- (vereda, baldío)
22,4

racción y de exposición a comportamien- 18,5


tos que pueden influenciar sus actitudes 6,3

y expectativas por vías diversas. En este plaza/ parque/ club 12,5


sentido, es de interés poder aproximarnos 9,5

a los espacios de socialización de los/as 8,9


niños/as, a partir de conocer los espacios 15,5

de juego, las relaciones que establecen con otros espacios 9,8

sus grupos de pares, el lugar del barrio, es- 6,2

pacios alternativos de recreación, forma- 8,2

ción y actividades extra-escolares y/o de 14,3

recreación en tiempo de vacaciones. 0 20 40 60 80 100

Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA.

A) Dónde suelen jugar los


niños y niñas casa. El espacio hogareño es compartido
La mayoría de los/as niños/as entre los con la concurrencia a casa de amigos o fa-
5 y 12 años suele jugar en el espacio de su miliares y espacios al aire libre de la pro-

BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA | 133


pia casa como patios o jardines. En menor
pertenencia de los amigos con los que suelen
medida los/as niños/as asisten a espacios jugar los niños y las niñas
públicos como la vereda, la canchita, Evoluciones en porcentajes. Período 2007-2009.
5 a 12 años.
el baldío, plazas, parques o clubes; y de 2007 2008 2009
modo muy residual asisten a locutorios o 60
51,5
espacios de acceso a Internet y otros es- 50 45,8
43,3
pacios de juego infantil. La prevalencia de 40
39,3 40,0

32,0
estos espacios de juego se ha mantenido 30
en los últimos años sin cambios significa-
20
tivos (ver tabla 39 A).
10
Los/as niños/as en el interior urbano
suelen jugar en el espacio público de la 0
del barrio de la escuela
vereda, el baldío y la canchita del barrio Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA.

en mayor medida que en el Gran Buenos


Aires (ver tabla 39 B). Tendencia que es
pertenencia de los amigos con los que suelen
más frecuente en los/as niños/as a me- jugar niños y niñas por región del país
dida que desciende el estrato socioeco- En porcentajes. Período 2007-2009.
5 a 12 años.
nómico, mientras que a medida que as- gran buenos aires resto urbano interior
ciende el estrato social, aumenta la pro- 60
54,0

pensión a jugar en la casa de amigos y 50


43,9
40,8
familiares (ver tabla 39 D). 40

30 28,6

B) Con quiénes suelen jugar 20


en el tiempo no escolar
10
En los últimos años, es posible recono-
cer una tendencia creciente a que los/as 0
del barrio de la escuela
niños/as frecuenten amigos del espacio Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA.

escolar en detrimento del espacio barrial,


aun cuando estos son los dos principales del Gran Buenos Aires suelen frecuentar
espacios en los que los niños y las niñas amigos en mayor medida en el ámbito es-
hacen amistades (ver tabla 40 A). colar que en el barrial (ver tabla 40 B).
La tendencia a frecuentar amigos en Los varones suelen hacer amigos en el
el ámbito barrial es claramente mayor en barrio en mayor medida que las niñas. A
el interior urbano que en el Gran Buenos medida que desciende el estrato social,
Aires, mientras que los niños y las niñas aumenta la propensión a hacer amigos en

134 | BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA


pertenencia de los amigos con los que suelen déficit en el acceso a recursos barriales
jugar niños y niñas por estrato socioeconómico Evoluciones en porcentajes. Período 2008-2009.
5 a 12 años.
En porcentajes. Período 2007-2009.
5 a 12 años. 2008 2009
muy bajo bajo medio medio alto
80
80

59,4 60
51,7 50,2
60 55,0

43,7 42,7 42,9 39,3


40 34,5
40 36,3
32,5 27,5
24,5
23,7
20
20

0
0 plaza o parque centro de deportes/ espacio de arte
del barrio de la escuela club social
Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA. Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA.

el barrio, así como a no frecuentar amigos, contaba con espacios de arte donde rea-
mientras que a medida que se incrementa lizar actividades teatrales, en el campo
el estrato social aumenta la propensión a de las artes plásticas y/o de la música, la
hacer amigos en el ámbito escolar (ver ta- murga, etc. El déficit en estos recursos
blas 40 C y 40 D). barriales es muy similar en el período in-
teranual 2008-2009 (ver tabla 41 A).
C) Sobre el acceso La falta de plazas y parques en los ba-
a espacios de socialización rrios y centros deportivos es mayor en el
en el ámbito barrial Gran Buenos Aires que en el interior ur-
El derecho de los niños a jugar y a tener bano (ver tabla 41 B).
acceso a la vida de su comunidad se re- El déficit de espacios de socialización
laciona con el número de espacios verdes en el ámbito barrial se incrementa de
disponibles para su uso y apropiación, así modo significativo a medida que dismi-
como con la proliferación de otros espa- nuye el estrato socioeconómico de los/as
cios de desarrollo infantil alternativos al niños/as. Un niño/a en el 10% más pobre
espacio escolar. registra casi 6 veces más “chance” de no
En 2009, en las grandes ciudades de la tener una plaza o parque en su barrio que
Argentina el 27,5% de los/as niños/as no otro niño/as en el 10% más aventajado.
contaba con plazas o parques en el ámbito Dicha brecha es de 3 veces en el caso de
de su barrio, 39% no contaba con centros las instalaciones deportivas y culturales
deportivos o clubes sociales y el 50% no (ver tabla 41 D).

BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA | 135


déficit de recursos barriales por región del país y estrato socioeconómico
En porcentajes. Período 2008-2009.
5 a 12 años.
gran buenos aires resto urbano interior muy bajo bajo medio medio alto
100

80
66,5
60 53,0 51,5
48,3 49,5 51,6
40,7 39,5
40 36,5 36,1
31,7 32,5 33,7
24,8 26,4 23,9
18,6
20 15,1

0
plaza o parque centro de deportes / club social espacio de arte
Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA.

D) Actividades de iniciación nificativas según el sexo de los/as niños/


deportiva y/o artística as, sin embargo sí es mayor la probabi-
La mayoría de los/as niños/as no suele lidad de no realizar estas actividades
realizar actividades deportivas extra-es- a medida que desciende el estrato so-
colares (62,6%) o actividades artísticas cioeconómico. Un niño/a en el 10% más
(85,8%). En los últimos años se registra pobre registra casi 2 veces más “chance”
una leve tendencia positiva en el campo de no realizar actividades artísticas que
de las actividades deportivas, pero no un niño/a en el 10% más alto (ver tabla
llega a ser significativa (ver tabla 42 A). 42 C y 42 D).
La propensión a no realizar activida-
des deportivas extra-escolares es mayor E) Acceso a colonias de
en las mujeres que en los varones y a me- vacaciones
dida que desciende el estrato socioeconó- El 87% de los niños y las niñas entre 5
mico de los/as niños/as. Un niño/a en el y 12 años no concurrió a una colonia de
10% más pobre registra casi 3 veces más vacaciones en el verano de 2009. No se
“chance” de no realizar actividades de- registró variación respecto del año 2008
portivas extra-escolares que un niño/a en (ver tabla 43 A).
el 10% más aventajado en términos so- Se registra una leve diferencia por sexo
cioeconómicos (ver tabla 42 C y 42 D). y tipo de hogar regresiva para las mujeres
La propensión a no realizar activida- y para los/as niños/as en hogares mono-
des artísticas no registra diferencias sig- parentales (ver tabla 43 C).

136 | BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA


no realizan actividades físicas, deportivas no concurre a colonia de vacaciones por
y/o artísticas sexo y tipo de hogar
Evoluciones en porcentajes. Período 2007-2009. En porcentaje. Período 2008-2009.
5 a 12 años. 5 a 12 años.
2007 2008 2009 100
88,1 89,9 87,0
100 85,2 86,1
83,1 84,5 85,8 80
80
67,2 68,9
62,6 60
60

40
40

20
20

0
0 varón mujer biparental mono- total
actividad física o deportiva actividad artística o cultural parental 2009
Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA. Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA.

no realizan actividades físicas, deportivas y/o no concurre a colonia de vacaciones por


artísticas por sexo y estrato socioeconómico estrato socioeconómico
En porcentajes. Período 2007-2009. En porcentaje. Período 2008-2009.
5 a 12 años. 5 a 12 años.
varón mujer 100
92,7 91,1 90,1
muy bajo bajo medio medio alto
100 95,6 80 74,2
86,9 89,0
86,6
80,2 82,0
80 74,1 76,6
67,2 66,9 60
58,7
60
40
41,7
40

20
20

0 0
actividad física o deportiva actividad artística o cultural muy bajo bajo medio medio alto
Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA. Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA.

Los/as niños/as con mayor probabili- F) Sobre los usos que hacen los
dad de disfrutar de este espacio de sociali- niños y las niñas del espacio
zación en el verano pertenecen al 25% más público
aventajado. Un niño/a en el 10% más alto En las grandes ciudades y en ciertos es-
registra 8 veces más “chance” de asistir a tratos sociales más que en otros los padres
una colonia de vacaciones que un niño/a o adultos de referencia organizan para sus
en el 10% más pobre (ver tabla 43 D). hijos alternativas para el uso del tiempo

BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA | 137


actividades que niños y niñas realizan solos o con otros niños/as por región del país
En porcentajes. Año 2009.
5 a 12 años.
gran buenos aires resto urbano interior total 2009
49,0
50 47,6
42,8
41,3
40 36,1
30.2
30 27,3 27.6
24,6 24,9 23,5
21,8
20.3
18.2 18,3
20 16,4 15.4
9,7
10

0
ir a la escuela regresar jugar en plaza, jugar en la andar en bicicleta, ir a comprar
de la escuela parque vereda, canchita patina al kiosco
Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA.

libre. De este modo, de una dependencia través de redes sociales como Facebook,
casi total respecto de una institución como enviar mensajes a través de celulares, etc.
la familia, los niños pasan a depender cada En efecto, es posible reconocer algunas
vez más de instituciones como la escuela, infancias para las que el espacio del hogar
los centros educativos alternativos a la es- representa un espacio autosuficiente.
cuela en el campo del deporte, la cultura, Hay quienes cuestionan estas tenden-
los idiomas, centros de apoyo escolar, etc. cias por considerar que el niño/a requiere
En este sentido, para algunas infancias el transitar por experiencias que propicien
tiempo libre se ha transformado en tiempo la aventura, la investigación, el descubri-
organizado y dedicado a actividades progra- miento, la sorpresa, el riesgo o la supera-
madas por los adultos en contextos crecien- ción de un obstáculo y, como consecuen-
temente homogéneos en su composición cia de todo ello, la satisfacción y la emo-
social (Kaztman y Filgueira, 2001). ción. Para transitar por estas experien-
Asimismo, se reconoce en estudios cias vitales se requiere de tiempo libre y
propios y ajenos que los/as niños/as pa- un espacio público compartido. Espacios
san mucho tiempo de ocio en la propia públicos de encuentro con otros niños/
casa, un ámbito que otorga seguridad y as de diferentes contextos sociales. Poco
en el que es posible desarrollar activida- a poco en las ciudades han desaparecido
des que se fomentan en nuestro tiempo estos espacios sociales de encuentro y se
como ver películas, jugar en la Play sta- han creado espacios especialmente pen-
tion e Internet, relacionarse con otros a sados para los/as niños/as como parque

138 | BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA


de ella de modo autónomo, ya sea solo/a
van o regresan de la escuela solos /as o con
otros niños/as de su misma edad por sexo o junto a otros pares de similar edad. Esta
y por estrato socioeconómico actividad es más frecuente en el interior
En porcentajes. Año 2009. del país que en el Gran Buenos Aires y a
5 a 12 años.
varón mujer medida que desciende el estrato socioeco-
muy bajo bajo medio medio alto nómico de los niños y las niñas. Los/as
40
niños/as en el 10% más pobre registran
30
23,8 23,6 24,5
aproximadamente 3 veces más “chance”
23,1
20 17,7 18,7 19,1
17,3 17,6
20,3 de ir solos/as al colegio que un niño/a en
13,4 14,1
el 10% más rico (ver tabla 44 A y 44C).
10
Las actividades que los niñas y las ni-
0
ir a la escuela regresar de la escuela
ñas suelen realizar en mayor medida de
Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA. modo autónomo, esto es solos/as o con
otros/as niños/as de similar edad son:
con columpios o la ludoteca, en los que hacer un mandado, ir al quiosco o al mer-
por lo general siempre hay un adulto que cadito del barrio (44,8%); jugar en la ve-
regula las relaciones y los juegos y resta reda o canchita del barrio (30%); visitar
capacidad de autonomía al niño/a, capa- amigos (30%); andar en bicicleta, patines
cidad de ganar confianza y administrar su (27,6%); jugar en la plaza o parque (15%);
tiempo y los riesgos (Tonucci, 2009). visitar familiares (12%); ir a jugar a un
En este marco de ideas es que propone- ciber-locutorio (9,5%). Todas estas activi-
mos una aproximación a lo que sucede con dades son realizadas de modo autónomo
las diferentes infancias en la Argentina ur- en mayor medida por los niños y las niñas
bana con respecto al uso del tiempo libre y del interior urbano que del Gran Buenos
al modo en que los niños/as desarrollan ac- Aires (ver tablas 45 A y 46 A).
tividades de juego y uso del espacio público Varias de las actividades mencionadas
con relativa autonomía o bajo el cuidado y son realizadas de modo autónomo en ma-
acompañamiento de adultos. yor medida por los varones que por las
Probablemente, como efecto de la cre- mujeres, como son los casos de jugar en
ciente inseguridad en las grandes ciuda- plazas y parques, en la vereda o canchita
des, los/as niños/as suelen ir y regresar del barrio, andar en bicicleta o patines,
de la escuela acompañados de adultos, jugar en el ciber, ir al quiosco o mercadito
ya sea en trasportes escolares o públicos. y/o visitar amigos (ver tablas 45 B y 46 B).
Sólo entre un 18 y 20% de los niños y las Los niños y las niñas en hogares biparen-
niñas suelen ir a la escuela y/o regresar tales registran mayor propensión a realizar

BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA | 139


propensión al uso del espacio público solos o con otros niños/as por sexo y por estrato
socioeconómico
En porcentajes. Año 2009.
5 a 12 años.
varón mujer muy bajo bajo medio medio alto
60
54,8

50 49,1 47,6

40,7 40,9
40 38,0 37,6
35,8 34,8
31,7 31,1 30,6
30 25,8
24,9 24,9 23,7
23,3 22,7
21,3
20 18,5 18,4
14,8
9,8 10,7
10

0
jugar en plazas, parque jugar en la vereda, canchita andar en bicicleta, patina ir a comprar al kiosco
Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA.

de modo autónomo algunas actividades que “andar en bicicleta”, “jugar en la plaza o par-
son menos frecuentes en los/as niños/as en que”, “visitar familiares”, “jugar en el ciber”
hogares monoparentales, tales como: visi- y “visitar amigos”.
tar familiares, jugar en la vereda o canchita Otro dato muy relevante es la propor-
del barrio, andar en bicicleta o patines, ir de ción de niños y niñas que no suelen reali-
compras al quiosco o mercadito del barrio zar muchas de las actividades considera-
(ver tablas 45 B y 46 B). das. No suelen “andar en bicicleta o pati-
A medida que desciende el estrato nes” el 38% de los niñas/as, no suele “ju-
socioeconómico de los/as niños/as, au- gar en el ciber” el 78%, no suele “jugar en
menta la probabilidad que realicen las la vereda o canchita del barrio” el 28,5%,
actividades aquí consideradas de modo no suele “jugar en plazas o parques”, ni ir
autónomo (ver tablas 45 C y 46 C). de compra al quiosco o mercado del ba-
Cabe mencionar que varias de las acti- rrio, ni visitar amigos, aproximadamente
vidades consideradas suelen ser realizadas un 15%. Las actividades que no suelen
por los/as niños/as pero acompañados por realizar los niños y las niñas y que regis-
un adulto o por hermanos/as mayores de 15 tran mayores desigualdades sociales son:
años. En esta situación los niños y las niñas “jugar en la vereda o canchita” y “andar
registran mayor propensión a medida que en bicicleta o patines”. Mientras que la
se incrementa el estrato socioeconómico a: primera actividad no suele ser realizada

140 | BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA


a medida que se incrementa el estrato pacio social en el que pueden adquirir un
social, la segunda no suele ser realizada a conjunto mínimo de saberes objetivados
medida que éste desciende. y codificados, a través de los cuales poder
Se confirman ciertas tendencias que apropiarse de modo autónomo del capital
venimos observando en estos estudios cultural de la sociedad a la que pertenecen
sobre la mayor apropiación del espacio (Tenti Fanfani, 1995).
barrial por parte de los/as niños/as me- La educación además de ser un derecho
nos aventajados en términos socioeconó- en sí mismo, es un derecho habilitante
micos, la mayor regulación del tiempo de en la medida que promueve y facilita el
juego a través de estímulos específicos de ejercicio de otros derechos. Se trata de
los/as niños/as más acomodados en tér- un derecho que se efectiviza a través de
minos socioeconómicos y las desigualdad la escolarización, pero que requiere tam-
regional en estas tendencias que mues- bién para su pleno ejercicio de igualdad
tran cómo en el interior urbano aún pre- en las oportunidades de apropiación de
valece una mayor autonomía del niño/a conocimientos y en las características de
en el uso del espacio público que en el las ofertas educativas.
Gran Buenos Aires. Las características de los hogares, en su
capital educativo, capacidad económica,
hábitat de vida, organización familiar,
Sobre el proceso de resultan condicionantes de estos proce-
formación (escolarización) sos de apropiación del conocimiento y
de logros escolares (López, 2006; Tenti
Casi todos los niños y las niñas en la Ar- Fanfani, 2007; Gerstenfeld et al., 1995).
gentina tienen acceso a la educación pri- Asimismo, la mayoría de las escuelas pri-
maria. En este nivel se busca propiciar una marias públicas reclutan sus alumnos en
formación básica común que garantice el su entorno territorial, su composición
acceso a un conjunto de saberes que per- social es altamente dependiente de la
mitan participar de manera plena en la estructura social de los barrios donde se
vida social, brindar oportunidades para el instalan. De este modo, el avance de la
aprendizaje significativo en distintas áreas segregación espacial de los hogares se-
del conocimiento, así como en el campo gún su pertenencia a distintos estratos
de las capacidades expresivas necesarias socioeconómicos significó también un
para comunicarse con los demás, y apro- aumento de la homogeneidad en la com-
piarse del conocimiento y la información posición social de las escuelas públicas
existente bajo diversos formatos. Es el es- y una correspondiente reducción de las

BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA | 141


oportunidades de interacción, bajo con-
déficit educativo por región del país y tipo
diciones de igualdad entre niños prove- de hogar
nientes de hogares de escasos recursos y En porcentaje. Período 2007-2009.
5 a 12 años.
sus pares de hogares más acomodados.
20
La escasa sociabilidad informal entre
los niños y niñas de diferentes estratos
sociales refuerza el creciente proceso de 10
8,8
7,9 7,2
aislamiento de los sectores más empo- 5,9 6,5

brecidos de la sociedad (Tenti Fanfani,


1995; Kessler, 2002; López, 2004; Kaz- 0
gran resto biparental mono- total
tman y Retamoso, 2001; Kaztman y Fil- buenos
aires
urbano
interior
parental 2009

gueira, 2007; Dussel, 2004). En este sen- Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA.
tido, la segmentación educativa no sola-
mente reduce la sociabilidad entre niños
déficit educativo por estrato socioeconómico
y niñas de distintos estratos sociales, En porcentaje. Período 2007-2009.
sino que también produce un deterioro 5 a 12 años.

en la calidad de los recursos de las escue- 20

las públicas, en tanto la combinación de


procesos de creciente privatización de la 11,6
8,9
enseñanza y la diferenciación de las es- 10
7,0 6,5
cuelas públicas según su localización es- 4,4 4,0

pacial es lo que contribuye a profundizar 0


los procesos de segmentación educativa muy
bajo
bajo medio medio
alto
10% más 10% más
bajo alto
(Kaztman y Filgueira, 2007). Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA.

analizamos el derecho a la educación. Al


Escolarización analizar esta última situación, se registra
una proporción de niños y niñas que no
El nivel de cobertura en la sala de 5 asisten a la escuela o se encuentran en al-
años y en el nivel primario en los grandes gún año inferior al que corresponde a su
aglomerados urbanos de la Argentina es edad que asciende a un 7,2% y se ha man-
casi pleno, por lo que la equidad en el ac- tenido sin diferencias significativas en los
ceso a una oferta educativa de calidad y las últimos tres años (ver tabla 47 A).
oportunidades de permanencia en el sis- Dicha situación de déficit es levemente
tema adquiere especial relevancia cuando superior en el interior urbano, en los/as

142 | BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA


niños/as en hogares monoparentales, y a En este marco, a continuación se ana-
medida que desciende el estrato socioeco- lizan cuatro indicadores de la oferta edu-
nómico de los niños y las niñas. Un niño/a cativa a la que acceden niños y niñas: a)
en el 10% más pobre registra casi 3 veces Tipo de establecimiento escolar; b) La
más “chance” de no asistir o encontrarse asistencia a jornada completa; c) La ense-
rezagado en su trayecto educativo que un ñanza de un segundo idioma y de compu-
niño/a en el 10% más aventajado (ver ta- tación; d) La enseñanza de música, artes
blas 47 B, 47 C y 47 D). plásticas y educación física, e) Participa-
ción en competencia deportivas y visitas
educativas. Estos aspectos son analiza-
Oferta educativa a la que dos en su evolución en el tiempo y según
acceden niños y niñas región del país, estrato socioeconómico y
tipo de establecimiento escolar en niños/
La Ley de Educación Nacional N° as de entre 5 y 12 años escolarizados.
26.206, en términos de la oferta educa-
tiva promueve la escolaridad extendida o A) Tipo de establecimiento
completa, el acceso a nuevas tecnologías, escolar
la enseñanza de una segunda lengua, com- Aproximadamente el 72% de los niños
putación, artes y deportes. Todos estos re- y las niñas entre 5 y 12 años asistían a es-
cursos son considerados estímulos impor- cuelas de gestión pública en 2009 en las
tantes al desarrollo de niños y niñas. grandes ciudades de la Argentina. Dicha
La expansión del tiempo de permanen- proporción no experimentó cambios en-
cia del niño/a en la escuela primaria en su tre 2007 y 2009 (ver tabla 48 A).
modalidad de doble jornada escolar ad- Asimismo, se registra en 2009 un 13%
quiere especial relevancia como estrategia de niños/as que asisten a escuelas de ges-
de equiparación, en tanto es el modo en tión privada religiosa o parroquial y un
que el espacio escolar puede incrementar 15% de gestión privada laica. Las diferen-
los tiempos de trabajo pedagógicos, redefi- cias registradas en los últimos años no
nir la práctica pedagógica en función de las son significativas (ver tabla 48 A).
necesidades e intereses de los/as niños/as La inclusión en escuelas de gestión pú-
de los sectores sociales más desfavorecidos, blica es mayor en el interior urbano que
e incorporar a la oferta educativa activida- en el Gran Buenos Aires, donde se des-
des más vinculadas a la formación artística taca la inclusión en escuelas de gestión
y cultural (talleres de teatro, artes plásticas, privada que es mayor que en el interior
deportes, idiomas, computación, etc.). urbano. La inclusión en escuelas religio-

BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA | 143


sas o parroquiales es similar en ambas re-
acceso al doble turno por región del país
giones del país (ver tabla 48 B). En porcentaje. Período 2007-2009.
A medida que se incrementa el estrato 5 a 12 años.

socioeconómico de los niños y las niñas, au- 15


menta la probabilidad que estén asistiendo
10 8,4
a una escuela de gestión privada religiosa o 7,8
5,3
laica, mientras que a medida que desciende 5

el estrato social, aumenta la inclusión a es- 0


cuelas de gestión pública (ver tabla 48 D). gran buenos aires resto urbano
interior
total 2009

Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA.

B) Tipo de jornada
Alrededor de un 8% de los niños y las
acceso al doble turno por estrato
niñas entre 5 y 12 años asisten a escuelas socioeconómico
de jornada extendida. En los últimos tres En porcentaje. Período 2007-2009.
5 a 12 años.
años se ha mantenido constante dicha 30
proporción en las grandes ciudades de la 23,4
Argentina (ver tabla 48 A). 20
A medida que se incrementa el estrato 14,7

socioeconómico de los niños y las niñas,


10
aumenta la probabilidad de asistir a es- 3,8
5,4 5,5 5,0

cuelas de jornada extendida. Un niño/a


0
en el 10% más aventajado en términos muy
bajo
bajo medio medio
alto
10% más 10% más
bajo alto
socioeconómicos registra casi 5 veces Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA.

más “chance” de asistir a una escuela de


doble jornada que un niño/a en el 10% es levemente inferior al registrado en
más pobre (ver tabla 48 D). 2008 (ver tabla 49 A).
El déficit en la enseñanza de estas acti-
C) Enseñanza de música, vidades artísticas y deportivas es mayor
plástica y educación física en el Gran Buenos Aires que en el inte-
El 21,5% de los niños y las niñas en- rior urbano (27,8% y 15,8%, respectiva-
tre 5 y 12 años en las grandes ciuda- mente). Asimismo, el déficit es significa-
des de la Argentina no recibió en 2009 tivamente mayor en las escuelas públicas
enseñanza de música, y/o de plástica que en las privadas religiosas y laicas
y/o de educación física a cargo de un (29,9%, 9,4% y 8,4%, respectivamente)
maestro/a especial. Este nivel de déficit (ver tabla 49 F).

144 | BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA


A medida que desciende el estrato so-
déficit en la oferta educativa
cioeconómico de los niños y las niñas, au- Evoluciones en porcentajes. Período 2007-2009.
5 a 12 años.
menta la probabilidad de no recibir ense-
2007 2008 2009
ñanza en alguna de las materias considera- 80

das (29,3% en el estrato muy bajo, 27,5% 56,8 56,3


60 52,2
en el bajo, 25,8% en el medio y 14,9% en 47,7 46,5
38,4
el medio alto). Un niño/a en el 10% más 40

pobre registra casi 3 veces más “chance” de 20


no recibir enseñanza de música, o plástica o
0
educación física en la escuela que un niño/a enseñanza de
computación
enseñanza de idioma
extranjero
en el 10% más rico (ver tablas 49 F y 49 G). Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA.

D) Enseñanza de computación mismo, la incorporación de este recurso de


y un segundo idioma la oferta educativa fue mayor en las escue-
Los progresos en la enseñanza de com- las parroquiales y religiosas y en las pri-
putación en las escuelas entre 2007 y 2009 vadas laicas que en las públicas. El déficit
han sido relevantes en tanto se pasó de en 2009 en las escuelas de gestión pública
un 56,8% de niños y niñas escolarizados alcanzaba el 59,5%, mientras que en las
que no accedían a este tipo de recurso a parroquiales y religiosas y privadas laicas
un 47,7% en 2009. Es decir que el déficit era de casi un 19% (ver tabla 49 C).
cayó 9 puntos porcentuales entre 2007 y Por estrato socioeconómico de los/as
2009. Asimismo, los progresos en la incor- niños/as se advierten diferencias signi-
poración de la enseñanza de una segunda ficativas entre 2007 y 2009, salvo en el
lengua también fueron muy relevantes, en caso de los/as niños/as del estrato medio
tanto entre 2007 y 2009 cayó el déficit en que casi no experimentaron cambios. Si
13,8 puntos porcentuales (ver tabla 49 A). bien la evolución en el tiempo fue similar,
La incorporación de la enseñanza de la situación de partida y llegada es clara-
computación en las escuelas fue mayor en mente regresiva a medida que desciende
el interior urbano que en el Gran Buenos el estrato socioeconómico de los niños y
Aires. Las ciudades del interior del país en las niñas escolarizados. En 2009, en las
2007 se encontraban en una situación re- grandes ciudades de la Argentina el 64,8%
lativa más regresiva que en el Gran Buenos de los/as niños/as en el 25% más pobre
Aires, y en 2009 se encuentran en una si- no recibía enseñanza de computación en
tuación muy similar con niveles de déficit la escuela, mientras que se encontraba en
que superan el 40% en ambos casos. Asi- igual situación el 24,8% de los/as niños/

BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA | 145


evolución del déficit en la enseñanza de un segundo idioma por región del país y tipo de
establecimiento educativo
Evoluciones en porcentajes. Período 2007-2009.
5 a 12 años.
2007 2009
100

80
70,7
62,0
60 54,7
49,0
44,1
40
30,6 29,0
23,5
20 15,3
10,4

0
gran buenos aires resto urbano interior público / del estado parroquial o religioso privado laico
Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA.

evolución del déficit en la enseñanza de computación por región del país y tipo de
establecimiento educativo
100

80
66,2
62,9
59,5
60 54,1
49,0
44,9
40 35,8
29,7
18,6 18,8
20

0
gran buenos aires resto urbano interior público / del estado parroquial o religioso privado laico
Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA.

as en el 25% medio alto. Las brechas de cayó 13,5 puntos en el Gran Buenos Aires
desigualdad social en el acceso al manejo y 16 puntos porcentuales en el interior
de una computadora son significativas y urbano. Aun así el déficit en el acceso a
regresivas para los que menos oportuni- este recurso es significativamente ma-
dades tienen de acceder a dicho recurso yor en el interior urbano que en el Gran
en el hogar (ver tablas 49 E y 49 G). Buenos Aires (54,7% y 30,6%, respecti-
La incorporación de la enseñanza de vamente en 2009). La incorporación de
una segunda lengua entre 2007 y 2009 la enseñanza de un segundo idioma fue
fue mayor en el interior urbano que en mayor en las escuelas privadas laicas que
el Gran Buenos Aires, en tanto el déficit en las públicas y religiosas. En 2009 el

146 | BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA


evolución del déficit en la enseñanza de un segundo idioma por estrato socioeconómico
Evoluciones en porcentajes. Período 2007-2009.
5 a 12 años.
2007 2009
100

80
68,4
56,5 53,5 58,8
60 52,5 55,1
44,1
39,0 39,9
40 33,2

19,7
20 13,9

0
muy bajo bajo medio medio alto 10% más bajo 10% más alto
Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA.

evolución del déficit en la enseñanza de computación por estrato socioeconómico


100

80 72,9
64,8 62,9 60,5
53,9 52,3 57,1
60 52,8

40 33,5
24,8 27,9 25,5
20

0
muy bajo bajo medio medio alto 10% más bajo 10% más alto
Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA.

déficit en la enseñanza de un segundo 3 puntos porcentuales en el estrato muy


idioma alcanzó al 49% de los/as niños/as bajo, 13,5 puntos en el bajo, 15 puntos en
en las escuelas públicas, al 15,3% en las el medio y 20 puntos en el medio alto (ver
parroquiales y religiosas y al 10,4% en las tabla 49 D).
privadas laicas (ver tabla 49 B).
La evolución en la incorporación de E) Participación en
este recurso educativo entre 2007 y 2009 competencias deportivas y
fue claramente mayor a medida que se visitas educativas
incrementa el estrato socioeconómico de En 2009, alrededor de 7 de cada 10 ni-
los/as niños/as. En efecto, el déficit cayó ños/as escolarizados no solían participar

BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA | 147


de competencias deportivas en el ámbito nivel primario en cuatro aspectos básicos
escolar. El déficit era mayor en las escue- de la educación que reciben sus hijos: a)
las públicas y privadas laicas que en las Evaluación de la calidad de la enseñanza
parroquiales y religiosas (79,5%, 62,9% que reciben los niños y niñas; b) Evalua-
y 41,3%, respectivamente). A medida que ción del estado general del edificio esco-
desciende el estrato socioeconómico de lar; c) Evaluación del trato que reciben
los/as niños/as, aumenta la probabilidad los/as niños/as por parte de los maes-
de no participar de competencias depor- tros; y d) La predisposición a cambiar al
tivas (ver tabla 50 B). niño/a de escuela por insatisfacción con
La probabilidad de no realizar visitas la educación que recibe. Cada uno de los
de estudio a museos, zoológicos, teatros, indicadores mencionados se analiza en su
etc. es significativamente mayor en el evolución en el tiempo y según región del
Gran Buenos Aires que en el interior ur- país, tipo de establecimiento educativo, y
bano (60,9% y 38,1%, respectivamente). estrato socioeconómico del hogar.
En las escuelas públicas y privadas la
probabilidad de hacer visitas de estudio A) La enseñanza
es menor que en las parroquiales y reli- La evaluación que realizan los adultos
giosas (59,3%, 46,3% y 30,6%, respecti- de referencia de los niños y las niñas es-
vamente). Los niños y las niñas del 25% colarizados son fluctuantes en el tiempo
medio alto son quienes más “chance” aunque de punta a punta del período ana-
registran de realizar visitas y salidas de lizado se advierte una leve mejora en la
estudio, mientras que los menos benefi- evaluación positiva y una leve caída de la
ciados con este tipo de recursos pedagó- evaluación negativa. La evaluación nega-
gicos son los niños y niñas más pobres tiva es mayor entre los/as niños/as que
(74%) y los del estrato medio (59%) (ver asisten a escuelas públicas que en las pri-
tablas 50 A y 50 B). vadas laicas y parroquiales (42,9%, 26,6%
y 22,3%, respectivamente). Asimismo,
esta evaluación negativa tiende a incre-
Percepción de la calidad mentarse significativamente a medida
educativa desde la perspectiva que desciende el estrato socioeconómico
de los adultos de referencia de los niños y las niñas, alcanzando un
52,5% en el 25% más bajo y un 24,6% en
A continuación proponemos analizar el 25% más alto (ver tablas 51 A y 51 C).
la evaluación que realizan los adultos de La evaluación positiva reúne a casi
referencia de niños/as escolarizados en el un 40% de los/as niños/as con menores

148 | BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA


niveles de desigualdad social, mientras
evaluación “regular o negativa” por tipo
que la evaluación muy positiva presenta de establecimiento educativo
grandes desigualdades, en tanto a me- En porcentajes. Período 2007-2009.
5 a 12 años.
dida que aumenta el estrato social au-
público / del estado parroquial o religioso
menta esta evaluación. privado laico

80
B) El edificio escolar
La evaluación muy positiva del estado 60
45,5
41,2 42,9
del edificio escolar ha experimentado una 40
25,9 26,6 25,3
evolución positiva entre 2007 y 2009, 18,8 22,3 22,0
20
mientras ha caído levemente la evalua-
ción negativa. La evaluación negativa del 0
trato que evaluación de la el estado general
reciben calidad de la del edificio
estado del edificio escolar es mayor en los chicos enseñanza escolar
las escuelas públicas que en las privadas Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA.

laicas y religiosas (45,5%, 25,3% y 22%,


por estrato socioeconómico
respectivamente). La misma tiende a
muy bajo bajo medio medio alto
incrementarse a medida que desciende 80
el estrato social de los chicos (57,6% en
57,6
el 25% más bajo y 24,6% en el 25% más 60 51,3 52,5
41,5
alto) (ver tablas 51 A y 51 C). 40
38,3 38,5
34,9 32,7
30,2
23,4 24,6 24,6
20
C) El trato que reciben
La evaluación muy positiva del “trato 0
trato que evaluación de la el estado general
reciben calidad de la del edificio
que reciben los chicos” ha experimen- los chicos enseñanza escolar
tado una evolución positiva entre 2007 Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA.

y 2009, mientras ha caído la evaluación


negativa. La evaluación negativa del D) Cambiar de escuela
trato que reciben los chicos es mayor La propensión de los/as niños/as a
en las escuelas públicas que en las pri- querer ser cambiados de escuela ha caído
vadas laicas y religiosas (41,2%, 25,9% alrededor de 8 puntos porcentuales entre
y 18,8%, respectivamente). La misma 2007 y 2009, incrementándose en el úl-
tiende a incrementarse a medida que timo período interanual el no tener opi-
desciende el estrato social de los chicos nión formada sobre el tema (ver tabla 52
(51,3% en el 25% más bajo y 23,4% en el A). La propensión a querer cambiar a los
25% más alto) (ver tabla 51 C). niños y niñas de escuela es mayor en el

BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA | 149


proporción de niños y niñas escolarizados proporción de niños y niñas escolarizados
que serían cambiados de escuela que serían cambiados de escuela por tipo
Evolución en porcentaje. Período 2007-2009. de establecimiento educativo
5 a 12 años.
En porcentaje. Período 2007-2009.
50 5 a 12 años.

50
40
31,7 40
30 25,6
23,7 31,6
30
20

20 17,4
10 13,0
10
0
2007 2008 2009
0
Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA. público / del parroquial o privado laico
estado religioso
Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA.

ámbito de las escuelas públicas que en las por estrato socioeconómico


privadas laicas y religiosas (31,6%, 17,4% 50
43,0
y 13%, respectivamente). Asimismo, di-
40
cha propensión se incrementa de modo 31,3
significativo a medida que desciende el 30

estrato socioeconómico de los niños y las 20 18,0


14,5
niñas (ver tabla 52 C).
10

0
muy bajo bajo medio medio alto

Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA.

150 | BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA


Escuela “Héctor Valdivielso”
www.lasallemalvinas.wordpress.com - mayor nivel de saberes reconocidos so-
Patricio Bolton* cialmente y mayor valoración de los propios
saberes, poniendo dichos saberes al servicio
El centro educativo La Salle de Malvinas de nuevas miradas, nuevas relaciones y nue-
Argentinas, que tiene la Escuela Héctor Valdi- vas acciones;
vielso y cuatro proyectos más, busca por me- - mayores expectativas de vida: se busca
dio de sus procesos pedagógicos, pastorales y más, se quiere más, se desea más, se reconoce
políticos la transformación de la realidad so- con deseos de más, se elaboran estrategias
cial, partiendo de las representaciones men- para conseguir más;
tales, conciencia colectiva, procurando buscar - mayores expectativas educativas y
construir en los niños, niñas y sus familias, laborales;
por la participación en experiencias educati- - mayor valoración por los procesos forma-
vas, un nuevo modo de mirar el mundo que tivos y educativos;
posibilite nuevas relaciones, nuevas acciones - mayor valoración por la participación y el
y nuevas respuestas. uso de la palabra;
En estos ocho años de trabajo, los más de cin- - mayor reconocimiento de los derechos
cuenta educadores que trabajamos aquí (ma- de cada uno, de los niños, de las niñas, de los
dres, jóvenes, docentes, directivos, ayudantes y adultos y de los ciudadanos;
voluntarios) hemos podido ayudar a construir, Cuando comenzamos el proceso de tra-
junto a todos los niños, niñas y sus familias, un bajo nos pusimos como meta y desafío partir
nuevo modo de vivir la cultura. Lo vemos en: de la realidad social a la hora de diseñar los
- mayores capacidades expresivas; proyectos. Ese es un desafío que no termina,
- más valoración del propio territorio; y que se actualiza permanentemente, pues
- mayores capacidades para soñar y desear en ese momento nos encontrábamos con una
un horizonte y un futuro distintos; realidad muy distinta de la que hoy vivimos, y
- valoración por las estrategias comunita- posiblemente en poco tiempo las demandas y
rias, cooperativas y organizativas para mirar escenarios se renueven.
juntos la realidad, analizarla y construir jun- Comenzamos con una situación en donde
tos respuestas; predominaba la desvalorización propia, de los

BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA | 151


otros, desconfianza al juntarse, falta de es- Reconocemos de mucha importancia el tra-
trategias para resolver situaciones de la vida bajar permanentemente con datos y con teoría
cotidiana, asistencialismo, negación a la pro- que nos ayuden a enriquecer nuestros conoci-
pia tierra y a la propia historia. Hoy estamos mientos como educadores. Las situaciones de
orgullosos de encontrarnos con otra realidad. pobreza y marginación con la cual nos encon-
Evidentemente no hemos podido acabar con tramos trabajando muchas veces nos quitan
la pobreza, ya que este es un problema estruc- perspectiva. Es la mirada externa, la teoría, el
tural, pero sí hemos aportado a mitigar sus aporte de quienes miran de lejos, desde otros
efectos más perversos y a ayudar a construir ángulos, con mayores elementos, la que nos
alternativas legítimas a un sistema que ex- ayuda a no sumergirnos en la desesperanza y
pulsa permanentemente a los niños y niñas. a seguir construyendo alternativas.
Nuestro mayor desafío ahora es poder for-
talecer estos logros construidos, afianzando
estas miradas como un modo cultural de ser, y
poder articular estas iniciativas en proyectos *Director de la Escuela Héctor Valdivielso
políticos de mayor incidencia en políticas pú- www.caritas.org.ar
blicas, del municipio y de la provincia. Javier Quesada*

152 | BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA


Caritas Argentina
Plan de Inclusión Educativa Emaús
Fundamentos del Área de Educación construcción de acciones colectivas de inclu-
de Caritas Argentina sión social y educativa.
Frente a los numerosos desafíos del porve- - Promover el protagonismo de las familias
nir, la educación constituye un instrumento y la comunidad local en el abordaje de sus
imprescindible para que la humanidad pueda problemáticas sociales.
progresar hacia los ideales de paz, libertad y
justicia social. Principales logros alcanzados:
Desde Cáritas entendemos a la educación - Acompañamiento a las familias, para el
como una vía indispensable para lograr la pro- fortalecimiento de su rol educador.
moción humana y la inclusión social. - Alto grado de permanencia en el sistema
La modalidad de Educación No Formal que escolar de los niños participantes del Plan.
se aborda desde Cáritas integra lo que las ins- - Reingreso de niños, niñas y adolescentes
tituciones educativas no pueden incorporar a al sistema educativo.
sus programas y resulta ser tan importante - Estrategias de prevención comunitaria
como la escuela en la formación de las perso- de la violencia familiar, adicciones y trabajo
nas. Porque hablar de lo educativo es más que infantil.
hablar de lo escolar. - Desarrollo de habilidades sociales de con-
vivencia, artísticas, lúdicas y de lecto-escritura
Objetivos del Plan de Inclusión de niños, niñas y adolescentes.
Educativa Emaús: - Alfabetización de jóvenes adultos.
- Desarrollar conocimientos, habilidades - Talleres con jóvenes sobre autoestima y
y aptitudes que posibiliten afianzar las com- proyecto de vida.
petencias personales y sociales de niños, ni- - Entrenamiento y cualificación de jóvenes
ñas y adolescentes, tendientes al desarrollo líderes barriales en temáticas de participación
integral. y organización comunitaria, identidad, dere-
- Favorecer la formación y consolidación de chos, juegos teatrales y atención a situaciones
grupos comunitarios y redes sociales para la de emergencia climática.

BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA | 153


- Conformación de redes infanto-juveniles - Voluntariado: 1830
a nivel regional para la promoción de los de- - Familias en talleres: 1011
rechos de los niños. - Cantidad diaria de meriendas reforzadas:
- Realización de proyectos socio-comuni- 5685
tarios de contención de niños, niñas y adoles-
centes tales como: cine móvil, escuela de mú- Principales desafíos:
sica, grupo de teatro, murgas, campamentos, - Transferencia del modelo de intervención
viajes de egresados, grupos musicales, biblio- a cada estructura Diocesana.
tecas ambulantes y centros deportivos. - Permanencia escolar de los alumnos del
- Realización de la Primera Consulta Nacio- nivel secundario.
nal a adolescentes y jóvenes participantes del - Incidencia en la erradicación del trabajo
Plan, en 35 diócesis con 620 entrevistas sobre infantil.
las problemáticas que los aquejan. - Consideración de las problemáticas que
- Otorgamiento de becas de nivel inicial, afectan a la población infantil y juvenil: vio-
primario y secundario. lencia y adicciones.
- Jóvenes con becas terciarias. - Fortalecimiento de las redes comunitarias
- Articulación con el ámbito público para el y organizacionales.
otorgamiento de meriendas reforzadas 5 días - Extender en cada Diócesis el Plan en nue-
a la semana en más de 70 centros educativos vos territorios.
comunitarios. - Impactar en nuevas Diócesis durante el
- Acompañamiento de las familias en la tra- trienio 2010-2012.
mitación de la Asignación Universal por hijo. - Sostenibilidad económica del plan a me-
diano y largo plazo.
Datos cuantitativos:
- Cantidad de espacios educativos
equipados: 68 Reflexión final:
- Jóvenes líderes barriales: 701 Nos propusimos trabajar desde la perspec-
- Permanencia sistema educativo: 95,35 % tiva de la Educación Social, como una forma
(desde 2007) y 98,7% durante 2009 de pensar los procesos educativos, que impli-
- Jóvenes en estudios terciarios: 92 can una manera de mirar la realidad y de com-
- Destinatarios directos: 24.344 prometerse en su transformación.

154 | BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA


Esta perspectiva es utópica, no porque le
guste soñar, sino porque “debe” soñar, ya que
en lo educativo, los frutos siempre son a largo
plazo.
Uno de sus principales objetivos es el desa-
rrollo integral de la persona en su dimensión
social y trascendente.
Se busca que el proceso pedagógico pro-
duzca un empoderamiento por parte de cada
persona involucrada, de modo que perciban
sus capacidades y posibilidades para lograr la
inclusión social.
Los cristianos comprometidos en la tarea
educativa tenemos hoy una importante respon-
sabilidad y, al mismo tiempo, una oportunidad
de poner en juego nuestro aporte a la transfor-
mación de escenarios de pobreza y exclusión.
Es necesario volver a hacerse esta pregunta
fundamental: ¿Para qué educamos? El único
motivo por el cual tenemos algo que hacer en el
campo de la educación, desde Cáritas en nuestro
país, es la esperanza en una humanidad nueva,
creyendo que otro mundo es posible.

*Responsable
Plan de Inclusión Educativa Emaús
Área de Educación Caritas Argentina

BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA | 155


156 | BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA
LOS ADOLESCENTES
(13 A 17 AÑOS)

En la Argentina viven alrededor de 3,5 reside en barrios con contaminación am-


millones de adolescentes entre los 13 y biental; y el 57% pertenece a hogares en
los 17 años. los que el jefe/a de hogar registra una in-
La mayoría de ellos vive en hogares en serción ocupacional precaria, o tiene un
situación de pobreza, expuestos a múlti- empleo de subsistencia, o se encuentra
ples condiciones de “vulnerabilidad” so- desempleado o inactivo por desaliento en
cial. Se ven expuestos a morir antes de la búsqueda. Todas estas situaciones expo-
tiempo por causas evitables; se estima que nen a los adolescentes a circunstancias es-
el 60% de los adolescentes entre 15 y 17 pecialmente adversas para su integración
años mueren por causas reducibles (27% social y desarrollo personal.
en accidentes y efectos adversos, 15,9% Existe relativo consenso en definir la
por suicidios, 10% en homicidios, y 6,5% adolescencia como un “espacio de tiempo”
en otras situaciones violentas); a una ma- en el que se experimentan abruptos e im-
ternidad o paternidad precoz, se estima portantes cambios a nivel físico, psicoló-
que el 14,5% de las madres son adolescen- gico y social. En el marco de estos cambios
tes.14 Asimismo, el 46% de los adolescen- los jóvenes suelen ser protagonistas de in-
tes entre 13 y 17 años reside en viviendas tensas interacciones con el propio entorno
con problemas de saneamiento (no tienen familiar, social y cultural. En efecto, el desa-
acceso a agua corriente o cloacas); 28% rrollo humano en los adolescentes adquiere
sentido en un contexto social más amplio
del que participa la familia, la escuela, los
14 Dirección de Estadísticas Vitales (DEIS) del 2004. amigos, los medios de comunicación, el
Ministerio de Salud de la Nación. mercado, todos los cuales se encuentran a

BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA | 157


su vez en el marco de un tiempo histórico, encuentro con otros, y los principales há-
político, económico e institucional. Tanto bitos y recursos del hogar y del barrio.
es así que la adolescencia es representada
y vivenciada en diferentes formas según el
estrato social de pertenencia y capital so- Las familias
cial que rodea al joven, el género, el tipo de
hogar al que pertenece, y la región del país El 72,6% de los adolescentes entre los
en la que vive. 13 y 17 años en 2009, en las grandes ciu-
dades de la Argentina, vivía en familias
biparentales (en hogares con núcleo con-
Sobre el proceso de yugal completo integrado por los proge-
crianza y socialización nitores del adolescente), 17,4% vivía en
familias monoparentales (en hogares con
En la adolescencia la relación con los núcleo conyugal incompleto) y 10% en fa-
grupos de pares en diversos espacios so- milias ensambladas (hogares con núcleo
ciales gana especial importancia, además conyugal completo conformado por uno
de la familia y la escuela. Si bien la escuela de los progenitores del adolescente). Es
sigue siendo para muchos adolescentes el decir, que un 27,4% de los adolescentes
principal espacio de encuentro con sus vivía con sólo uno de sus progenitores
grupos de pares, así como los espacios (ver tabla 53 A y 54 A).
de formación alternativos al escolar y/o La propensión de los adolescentes a vi-
la parroquia para algunas minorías; para vir con sólo uno de sus progenitores se in-
otros la calle, el barrio, la esquina cons- crementa de modo significativo a medida
tituyen espacios centrales de encuentro que desciende el estrato socioeconómico
con sus pares. Asimismo, y en conviven- (42,7% en el estrato muy bajo, 34,4% en
cia con el espacio escolar, barrial y otros el bajo, 20,2% en el medio y 14,9% en el
espacios alternativos, surgen y se repro- medio alto). Esta propensión se registra
ducen las redes sociales y virtuales a tra- tanto a nivel de los hogares monoparen-
vés de sitios como My Space, Fotolog o tales como a nivel de las familias ensam-
Facebook (Urresti, 2008). bladas, mientras que a medida que se
A continuación presentamos aproxi- incrementa el estrato social, aumenta la
maciones a diferentes aspectos que hacen propensión de los adolescentes a vivir en
a los procesos de socialización de los ado- familias con núcleo conyugal completo
lescentes en la Argentina urbana: la fami- conformado por ambos progenitores del
lia, el uso del tiempo libre, los espacios de joven (ver tablas 53 C y 54 C).

158 | BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA


Estimulación emocional
los adolescentes suelen permanecer
e intelectual Evoluciones en porcentajes. Período 2007-2009.
13 a 17 años.
2007 2008 2009
Se sigue con el análisis de indicadores 60
relacionados la estimulación emocional 46,8
e intelectual y condiciones de socializa- 40
38,2
40,8

ción entre los adolescentes. Se indaga 28,2


sobre: a) Con quiénes pasan la mayor 20,2
21,3
19,5 17,5
20
parte del tiempo; b) Dónde suelen al- 11,9

morzar de lunes a viernes; c) Suelen fes-


0
tejar los cumpleaños; d) Compartir cama solos otros familiares otros no familiares

o colchón para dormir; e) Recursos de Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA.

los hogares; d) Lectura y uso de nuevas


tecnologías; f) Formas de disciplinar. tras que estos últimos suelen pasar su
Estos indicadores son analizados en su tiempo con otros familiares en mayor
evolución en el tiempo y según el estrato medida que en el Gran Buenos Aires (ver
socioeconómico, el género, el tipo de ho- tabla 55 B).
gar y región del país. Los jóvenes en hogares monoparenta-
les suelen pasar su tiempo en mayor me-
A) Con quién pasan la mayor dida con otros familiares, mientras que
parte del tiempo los jóvenes en los hogares biparentales
La mayoría de los adolescentes, en suelen estar con su padre de modo alter-
2009, solía pasar su tiempo con la madre nativo a la madre, que es con quien sue-
(68,4%). Sin embargo, cabe señalar que len pasar la mayor parte del tiempo de los
en los últimos años se registra un creci- adolescentes con relativa independencia
miento sistemático de los jóvenes que del tipo de familia (ver tabla 55 C).
suelen pasar la mayor parte de su tiempo No se advierten comportamientos
con otros familiares (hermanos/as, tíos, significativamente diferentes por es-
abuelos, primos) y con otros no familia- trato social en cuanto a las compañías
res (amigos/as, novio/a, compañeros/as) con que suelen transcurrir el tiempo
(ver tabla 55 A). los adolescentes. Los más pobres y más
Comparativamente, los jóvenes en aventajados suelen pasar su tiempo
el Gran Buenos Aires suelen pasar su más solos/as y con otros no familiares
tiempo solos/as en mayor medida que que los de estratos popular y medio (ver
sus pares en el interior urbano, mien- tabla 55 D).

BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA | 159


B) Dónde suelen almorzar Asimismo, cabe señalar que el almuerzo
de lunes a viernes en los ámbitos escolares se registra en el
La mayoría de los adolescentes suele estrato medio alto y en los más pobres,
almorzar en su propio hogar (89%, en mientras que el almuerzo en otros ámbi-
2009). En los últimos años, se registra
una merma en la concurrencia a otros es-
pacios y un incremento en el período in-
dónde suelen almorzar de lunes a viernes
teranual 2008-2009 en la asistencia a co- por región del país
medores escolares que alcanza los niveles En porcentajes. Período 2007-2009.
13 a 17 años.
registrados en 2007 (ver tabla 56 A).
gran buenos aires resto urbano interior
El almuerzo en el ámbito escolar y en total 2009
otros espacios sociales es más probable 100 93,5
entre los adolescentes en el Gran Buenos 87,4 89,0

Aires que en el interior urbano, donde 80

prevalece la costumbre de almorzar en el 60


ámbito familiar (ver tabla 56 B).
40
Los ámbitos alternativos al hogar son
levemente más frecuentes en los varones 20
9,8 9,8
5,4 2,8 1,2 1,2
que en las mujeres y en los hogares mo- 0
en su casa / escuela otros espacios
noparentales que en los biparentales (ver familiar sociales
tabla 56 C). Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA.

dónde suelen almorzar los adolescentes de lunes a viernes por estrato socioeconómico
En porcentajes. Período 2007-2009.
13 a 17 años.
muy bajo bajo medio medio alto 10% más bajo 10% más alto
100
91,4 92,5
86,4 86,8
83,7 82,6
80

60

40

20 16,6
12,4 9,5
7,0 8,1 5,6 6,6 6,8
0,5 1,8 0,8 0,8
0
en su casa / familiar escuela otros espacios sociales
Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA.

160 | BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA


tos sociales es casi exclusivo de los ado- no suelen festejar su cumpleaños por
lescentes más pobres (ver tabla 56 D). región del país
En porcentaje. Período 2007-2009.
13 a 17 años.
C) El festejo del cumpleaños 40
La propensión que tienen los adolescen- 33,1

tes a no festejar su cumpleaños se estima 30


25,3

en un 25% en 2009, y no ha experimentado 20


19,7

cambios significativos entre 2007 y 2009


10
(ver tabla 57 A). Dicha propensión es ma-
yor en los adolescentes del interior del país 0
gran buenos aires resto urbano total 2009
que en el Gran Buenos Aires (33% y 19,7%, interior
Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA.
respectivamente). Asimismo, es más pro-
bable el no festejo del cumpleaños entre
los adolescentes que pertenecen a hogares no suelen festejar su cumpleaños por
monoparentales que en los que pertenecen estrato socioeconómico
En porcentaje. Período 2007-2009.
a hogares biparentales (30,1% y 22,5%, res- 13 a 17 años.
pectivamente), y a medida que desciende el 60
52,1
estrato socioeconómico de los adolescentes 50
(ver tablas 57 B, 57 C y 57 D). 43,0
40

D) Compartir cama 30 28,3

o colchón para dormir 20 16,1


La propensión de los adolescentes a com- 11,6
10
partir cama o colchón para dormir es de un 2,1
12,9% aproximadamente en 2009, regis- 0
muy bajo medio medio 10% más 10% más
trando un incremento en dicha propensión bajo alto bajo alto
Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA.
en el período interanual 2007-2008 y en-
contrando estabilidad en el período inte-
ranual 2008-2009 (ver tabla 58 A). “chance” de compartir cama o colchón
Dicha propensión es mayor entre las para dormir que un par en el 10% más
adolescentes mujeres que entre los varo- alto (ver tablas 58 C y 58 D).
nes (13,6% y 8,5%, respectivamente), y a
medida que desciende el estrato socioeco- F) Recursos del hogar
nómico de los mismos. Un adolescente A continuación se consideran un con-
en el 10% más pobre registra 2 veces más junto de recursos que consideramos im-

BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA | 161


portantes para los procesos de socializa-
compartir cama o colchón para dormir
ción y acceso al conocimiento por parte Evolución en porcentaje. Período 2007-2009.
13 a 17 años.
de los adolescentes. Entre los recursos 20
que se consideran se encuentra: a) el con-
15 12,9
tar con una biblioteca en el propio hogar; 12,2

b) tener diccionario y mapas; c) computa- 10


7,2
dora; y d) acceso a Internet. 5
En los últimos años se advierte una
0
lenta pero persistente evolución posi- 2007 2008 2009
tiva en la adquisición por parte de los Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA.

compartir cama o colchón para dormir por sexo y por estrato socioeconómico
En porcentaje. Período 2007-2009.
13 a 17 años.
30

19,3 17,8
20
13,6 12,6
8,5 6,4 7,5
10 6,4

0
varón mujer muy bajo bajo medio medio alto 10% más bajo 10% más alto
Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA.

déficit de recursos en el hogar déficit de recursos en el hogar por región del país
Evoluciones en porcentajes. Período 2007-2009. En porcentajes. Período 2007-2009.
13 a 17 años. 13 a 17 años.

2007 2008 2009 gran buenos aires resto urbano interior


100 100

80 73,9 72,6 80 76,9


68,0 68,9
61,5 58,5 62,2
60 54,4 60 53,8 56,1
49,6
45,1 43,4 42,4
40 40

20 20

0 0
biblioteca familiar computadora internet biblioteca familiar computadora internet
Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA. Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA.

162 | BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA


hogares con adolescentes de los recursos
déficit en el hábito de lectura, uso de internet
mencionados, específicamente en la in- y acceso a celular
corporación de biblioteca, computadora y Evoluciones en porcentajes. Período 2007-2009.
13 a 17 años.
conexión a Internet. Todos estos recursos
2007 2008 2009
entre 2007 y 2009 experimentaron una
merma del déficit en torno a los 6 puntos 80

porcentuales. Sin embargo, aún existe una 60


49,1
46,3 45,9 46,0
proporción muy relevante de jóvenes que 44,4 43,4 44,0
40 35,3 36,6
no accede a estos recursos en el ámbito
de su propio hogar. En efecto, en 2009 el 20

43,4% de la adolescencia no contaba con 0


no suele leer no utiliza no tiene celular
una biblioteca en su casa; 54,4% no tenía internet
computadora y el 68% no contaba con co- Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA.

nexión a Internet (ver tabla 59 A).


El déficit en el acceso a los recursos que los adolescentes se socializan, acce-
mencionados es mayor entre los adoles- den al conocimiento y participan de espa-
centes del interior del país que entre los cios de interacción social.
del Gran Buenos Aires; entre los adoles- En 2009, el 46% de los adolescentes no
centes en hogares monoparentales más solía tener hábito de lectura. Entre 2007
que entre los que pertenecen a hogares y 2009 no se registran cambios significa-
biparentales, y a medida que disminuye tivos en esta propensión, mientras que el
el estrato socioeconómico de los hogares acceso a Internet y a la comunicación a
(ver tablas 59 B, 59 C u 59 D). través de celulares cambió levemente en
un sentido positivo. El déficit en el acceso
e) La lectura y el uso al uso de Internet pasó de un 44,4% en
de nuevas tecnologías 2007 a un 36,6% en 2009 (cayó 7 puntos
Cuando se indaga sobre ciertos hábitos porcentuales); mientras que el no uso de
que conjeturamos se relacionan con los re- celular pasó de un 49,1% en 2007 a un
cursos de los hogares antes descriptos, se 44% en 2009 (cayó apenas 5 puntos por-
advierte que una proporción importante centuales) (ver tabla 60 A).
de adolescentes no suelen tener hábito de El acceso a Internet se incrementó de
lectura, no suelen utilizar Internet o no modo similar en el Gran Buenos Aires y en
tienen acceso al uso de un celular propio. el interior del país y según el tipo de esta-
Estos indicadores representan diferentes blecimiento educativo al que asisten los
modos de aproximación a las formas en jóvenes. Sin embargo, cabe señalar que los

BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA | 163


déficit en el acceso al uso de internet por región del país y tipo de establecimiento educativo
Evoluciones en porcentajes. Período 2007-2009.
13 a 17 años.
2007 2009
80

60
47,9
44,4 44,5
37,6 39,8
40 34,4
25,5
20,8 22,8
20 12,6

0
gran buenos aires resto urbano interior público/ del estado parroquial o religioso privado laico
Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA.

déficit en el acceso al uso de internet por estrato socioeconómico


Evoluciones en porcentajes. Período 2007-2009.
13 a 17 años.
2007 2009
80 71,7
68,3 66,6
61,2
60
50,9
47,5 45,0
40
29,1

20 14,9
3,6 3,0 0,7
0
muy bajo bajo medio medio alto 10% más bajo 10% más alto
Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA.

déficit en el hábito de lectura, uso de internet déficit en el hábito de lectura, uso de internet
y acceso a celular por región del país y acceso a celular por sexo y tipo de hogar
En porcentajes. Período 2007-2009. En porcentajes. Período 2007-2009.
13 a 17 años. 13 a 17 años.
varón mujer
gran buenos aires resto urbano interior
biparental monoparental
80 80

60 60
50,9 50,6 49,1 49,1
47,3 46,2 43,6 45,0 44,5
43,3 41,0 40,4 41,9 41,4 41,1
37,6 35,9 38,1
40 40

20 20

0 0
no suele leer no utiliza no tiene celular no suele leer no utiliza no tiene celular
internet internet
Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA. Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA.

164 | BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA


El hábito de lectura, el acceso a Inter-
déficit en el hábito de lectura, uso de internet
y acceso a celular por estrato socioeconómico net y el uso de celular disminuye a medida
En porcentajes. Período 2007-2009. que desciende el estrato socioeconómico,
13 a 17 años.
sin embargo la gran brecha de desigual-
muy bajo bajo medio medio alto
dad social se registra en el acceso a Inter-
80 net (ver tabla 60 F).
65,3 66,9
60 53,4 55,2
50,1
46,1 47,9 44,6 f) Formas de disciplinar
38,3
34,4
40
En las últimas décadas, muchas inves-
19,7
20
10,8
tigaciones llevadas a cabo en los Estados
Unidos y el norte de Europa han compro-
0
no suele leer no utiliza
internet
no tiene celular bado las consecuencias negativas del mal-
Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA. trato físico y/o psicológico de los padres
sobre el desarrollo psicosocial de los hijos
adolescentes que asisten a escuelas privadas adolescentes: peor rendimiento y com-
laicas y religiosas acceden en mayor medida portamiento en la escuela, mayor repiten-
al uso de Internet que los adolescentes en cia, mayores problemas emocionales y de
escuelas públicas (ver tabla 60 B). conducta, menores habilidades sociales, y
Asimismo, los mayores progresos en el mayores dificultades en la relación con sus
acceso a Internet se registran en el estrato pares (Cicchetti y Toth, 1998). Asimismo,
medio, que entre 2007 y 2009 disminuyó el varias investigaciones concluyeron que la
no acceso en 16 puntos porcentuales a nivel crianza de los hijos bajo condiciones eco-
de la población adolescente. La desigualdad nómicas difíciles tiende a caracterizarse
social en la oportunidad de acceso a esta he- por un frecuente uso de restricciones y
rramienta es muy significativa, tal como se castigos físicos, una mayor valoración de
puede apreciar en los gráficos que acompa- la obediencia y la ausencia de razones a la
ñan el presente texto (ver tabla 60 C). hora de implantar la disciplina (Halpern,
El hábito de lectura suele ser levemente 1990; Hanson, McLanahan y Thomson,
menor en los adolescentes varones que en- 1997; Kelley, Power y Wimbush, 1992;
tre las mujeres, así como entre los adoles- McLoyd, 1990, 1998).
centes en hogares monoparentales que en- Las formas de disciplinar que suelen
tre los que pertenecen a hogares biparen- utilizarse con los adolescentes en las
tales. Asimismo, el uso de Internet suele grandes ciudades de la Argentina son, en
ser levemente menor entre las mujeres primer lugar, las penitencias, en segundo
que entre los varones (ver tabla 60 E). lugar los “retos en voz alta”, en tercer lu-

BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA | 165


gar los “golpes, cachetazos”, y en cuarto dida que desciende el estrato social de
lugar las agresiones verbales. En el úl- los adolescentes. Aunque las brechas de
timo período interanual 2008-2009 se desigualdad social más significativas se
registró un incremento en torno a los 14 registran en la propensión a ser víctimas
puntos porcentuales en la propensión de de maltrato físico (ver tabla 61 D).
los adolescentes a ser disciplinados a tra-
vés de las penitencias. Asimismo, se re-
gistra un leve incremento sistemático de
formas de disciplinamiento que experimentan
la propensión a ser disciplinados a través los adolescentes
de agresiones físicas. Mientras que los Evoluciones en porcentajes. Período 2007-2009.
13 a 17 años.
“retos en voz alta” y las agresiones verba- 2007 2008 2009
les han tendido a mantenerse constantes 80
71,6
con leves fluctuaciones no significativas 59,8 58,2
60
(ver tabla 61 A).
Las penitencias suelen ser más utiliza- 40

das con los adolescentes de los estratos 20 13,9 17,1


20,1

sociales bajo y medio, mientras que los


0
“retos en voz alta”, y la violencia física penitencia golpe, cachetazo
y verbal tienden a incrementarse a me- Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA.

166 | BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA


Sociedad Argentina de Salud Integral del Adolescente
www.sasia.org.ar cimiento, inserción y defensa de los derechos
Cándido Roldan* de los niños; promover y realizar investigacio-
nes; celebrar convenios con otros organismos,
La Sociedad Argentina de Salud Integral del instituciones y sociedades nacionales e inter-
Adolescente (SASIA) es una entidad que trabaja nacionales que trabajen en estas líneas; unifi-
para lograr en forma interdisciplinaria respues- car criterios para el abordaje y continencia de
tas que permitan alcanzar la Salud Integral y aquellas necesidades a través de la estructu-
un Desarrollo Saludable a la población de ado- ración de normativas viables y evaluables en
lescentes y jóvenes de nuestro país. Uno de los su cumplimiento, en las áreas de salud, edu-
problemas que impactan desfavorablemente cación, trabajo, justicia, cultura, ocio y tiempo
para alcanzar esos objetivos lo muestra la in- libre, como ámbitos prioritarios y en todos
vestigación sobre Oportunidades Perdidas que aquellos otros en los que transcurre la vida de
se realizó dentro del proyecto OPS / Kellogs de los adolescentes y jóvenes; interceder ante el
apoyo a las iniciativas de salud integral del ado- poder económico y legislativo con el fin de ob-
lescente en la región de las Américas. tener modificaciones en el macrosistema, que
El objetivo general de nuestra Sociedad es posibiliten la concreción de estas propuestas
contribuir a mejorar las condiciones de vida de y promover la participación juvenil en el logro
los adolescentes y jóvenes en la Argentina, así del bienestar de su generación.
como a sus grupos familiares e instituciones Nuestra responsabilidad y trascendencia es
donde crecen y se desarrollan, en los aspectos entonces enorme. Elegimos no decapitar el por-
biológicos, psicológicos y sociales, a través de la venir, las utopías, la historia y nuestros ideales.
interacción de los diferentes componentes de la Tampoco nos resignamos a la inmortalidad por
sociedad, y tomando siempre al adolescente y al los genes. Queremos alcanzar con nuestras ac-
joven como protagonista en sus decisiones. ciones presentes, el futuro. Elegimos transvivir
Para lograr este objeto, nos proponemos fa- en nuestros hijos, en nuestros adolescentes. No
cilitar la formación y capacitación permanente sabemos si esto es un sueño, una omnipotencia
de las personas que trabajan en estas áreas, irracional, una poesía... pero invitamos a todas
siempre promoviendo la interdisciplina y la las personas e instituciones que comparten es-
intersectorialidad en red; difundir el recono- tas ideas a realizarlas en nuestra Organización.

BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA | 167


En el año 1996 realizamos una investigación que yera en guía orientadora, destinada a proveer a
hoy sigue teniendo vigencia, por los modos de los equipos de salud y a las personas que traba-
enfocar la atención y el trabajo con adolescen- jan con adolescentes y jóvenes, de herramien-
tes y la permanencia y en algunos casos el au- tas adecuadas para detectar precozmente in-
mento de algunos indicadores, como lo muestra dicadores de riesgo. De esta manera se trataría
la presentación del Observatorio de la Deuda de encontrar aquellos factores protectores que
Social Argentina. La misma se llevó a cabo en ayuden a atenuar los potenciales daños a los
varios países de Latinoamérica en servicios de que se hallan expuestos los jóvenes, o a los ya
salud que asisten adolescentes. Gracias a esta instalados. Por ejemplo la influencia que tiene
investigación se pudo observar lo siguiente: la imagen corporal de moda en las jóvenes, y
Con relación a la atención de los problemas su adhesión a dicha concepción, como factor
de índole orgánica, se constató que los ado- determinante en las anorexias.
lescentes se sentían satisfechos por la aten- SASIA trabajó en esta tarea en forma inter-
ción recibida. Sin embargo, en dichas entre- disciplinaria. Este enfoque posibilitó una com-
vistas no aparecían ni como preocupación, ni prensión integral de la persona y su realidad,
como presencia, otros temas, que hacen a la modificando la lectura original, fragmentada,
salud integral, como por ejemplo: la situación de datos e indicadores. Se estableció como
familiar, el rendimiento escolar y/o laboral, constante, la búsqueda de las relaciones entre
la salud sexual o reproductiva, la prevención la situación que nos ocupaba, el entorno y las
de enfermedades, el consumo de alcohol, ta- estrategias de abordaje.
baco y/u otras sustancias, la violencia, el uso Aspiramos, como Sociedad Científica, a un
del tiempo libre, su relación con el grupo de cambio. Lograr que la información que elabora-
pertenencia, las vacunas, los accidentes, los mos y recibimos de organismos internacionales
trastornos del comportamiento alimentario, y de experiencias de otras instituciones, sea dis-
etc. La ausencia de un trabajo preventivo y de tribuida a toda la población, con un vocabulario
detección precoz de indicadores de riesgo. sencillo, no académico. Otro cambio deseable
Del relevamiento de esos datos se deduce es el compromiso de las universidades con la
una lectura fragmentada y monocausal de los realidad local y que Sociedades Científicas y uni-
problemas que pueden afectar a esta pobla- versidades sean productoras de conocimiento al
ción, en el momento que piden ayuda. servicio integral de la comunidad.
Por todo lo enunciado SASIA se abocó a la ta- *Presidente
rea de elaborar un documento que se constitu- Fundación SASIA

168 | BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA


Relación con grupos de pares al estudio (Facio, 2006). En efecto, para
algunos grupos de adolescentes existe un
En la sociedad contemporánea los pa- “debilitamiento” en las instituciones clá-
res se han convertido en una influencia sicas: familia y escuela. Estos jóvenes se
muy importante sobre el desarrollo psi- subjetivan más entre el grupo de pares,
cosocial de los adolescentes. Las investi- en los entornos urbanos, que en las insti-
gaciones indican que los jóvenes actuales tuciones clásicas.
pasan más tiempo en la exclusiva com- A continuación se realiza una aproxi-
pañía de los pares que de los adultos y mación a las relaciones que establecen
que consideran a tales momentos como los adolescentes con los diferentes com-
los más gratificantes de su vida (Facio, ponentes de la familia, los amigos, los
2006). Los pares, sintetiza Steinberg recursos barriales con que cuentan, los
(1990), tienen un papel fundamental en espacios privados y públicos en los que
el desarrollo de la identidad, autonomía, trascurren su tiempo de ocio, los espacios
intimidad, sexualidad y motivación para alternativos de recreación, formación y
el logro de los adolescentes. En lo que res- relación con sus grupos de pares como
pecta a la identidad, los coetáneos brin- actividades extra-escolares y la relación
dan modelos, ayudan a lograr un sentido con el mundo del trabajo doméstico y
de sí mismo diferenciado de la familia y de reproducción de muchos hogares. Se
ejercen una importante influencia sobre propone reconocer estos mundos de re-
la autoimagen; en el grupo los jóvenes ex- laciones y oportunidades de desarrollo
perimentan con distintos roles e identida- en su evolución en el tiempo, y según la
des con mayor facilidad que en la familia. estratificación social, el género, el tipo de
En cuanto a la autonomía el grupo ayuda familia y región del país.
al logro de una relación más indepen-
diente con respecto a los padres y brinda a) Dónde transcurren
un contexto donde probar las habilidades su tiempo de ocio los
para la toma de decisiones sin interferen- adolescentes habitualmente
cia adulta. Los pares por último, ejercen Los lugares donde los adolescentes pa-
una importante influencia sobre los lo- san su tiempo libre suelen ser principal-
gros de los adolescentes: aunque padres mente la propia casa y la casa de amigos
y maestros influyen en mayor medida so- u otros familiares. Los espacios públicos
bre los planes educacionales y laborales, próximos a la casa como la vereda, la es-
los coetáneos inciden en cuánto se valora quina, el baldío son los principales espa-
la escuela y en cuánto esfuerzo se dedica cios alternativos a los primeros. De modo

BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA | 169


más residual aparece la plaza, el parque, entre su propia casa y la casa de amigos,
el club, los ciber u otros espacios sociales. los varones suelen pasar su tiempo en es-
No se registran cambios significativos pacios públicos como los del barrio y la
en los espacios de tránsito de los adoles- plaza, parques o clubes (ver tabla 62 C).
centes, salvo en una mayor propensión a
compartir tiempo con amigos u otros fa- lugares donde suelen transcurrir el tiempo
miliares (ver tabla 62 A). de ocio los adolescentes por regiones del país
Los adolescentes del Gran Buenos Ai- En porcentajes de respuestas múltiples. Período 2007-2009.
13 a 17 años.
res registran una mayor propensión a gran buenos aires resto urbano interior
pasar su tiempo de ocio en el ámbito de total 2009
su propio hogar y en la casa de amigos u
adentro de la casa 75,1
otros familiares, mientras que los adoles- 65,3
centes del interior del país suelen hacerlo 71,4
en mayor medida en los espacios públi-
en casa de amigos/ 49,8
cos cercanos al propio hogar (vereda, es- otros fliares
43,4
quina, baldío) y en las plazas, parques y 53,4
clubes (ver tabla 62 B).
fuera de la casa 19,7
Se registran diferencias de género en (vereda, baldío)
30,5
los lugares de tránsito de los adolescen- 23,7

tes. Mientras que las mujeres suelen estar 0 20 40 60 80 100


más recluidas en el ámbito de lo privado, Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA.

lugares donde suelen transcurrir el tiempo de ocio los adolescentes por sexo y por estrato
socioeconómico
En porcentajes de respuestas múltiples. Período 2007- 2009.
13 a 17 años.
varón mujer muy bajo bajo medio medio alto
100
80,8
80 74,5 74,1
67,8 71,1
64,5
60 53,6 51,955,3
47,1
42,8
40 34,6 35,2
29,9
23,3 22,9
20 15,2 13,4

0
adentro de la casa en casa de amigos/otros fliares fuera de la casa (vereda, baldío)
Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA.

170 | BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA


El espacio privado de la propia casa es de otros espacios sociales o quienes no
el más utilizado en general, pero a nivel suelen frecuentar amigos. A lo largo del
de los adolescentes más pobres es menos tiempo esta tendencia prevalece con algu-
utilizado en comparación con el resto de nas variaciones o fluctuaciones. Por ejem-
los adolescentes. A medida que asciende el plo, entre 2007 y 2009 se incrementó la
estrato socioeconómico, aumenta la pro- propensión a interactuar con amigos de
pensión a pasar tiempo en casa de amigos
y otros familiares, así como en otros es- pertenencia de los amigos con los que suelen
pacios sociales alternativos, mientras que intercambiar los/as adolescentes por región
a medida que desciende el estrato social, del país
En porcentajes. Período 2007-2009.
gana importancia el espacio público del 13 a 17 años.
barrio (ver tabla 62 D). gran buenos aires resto urbano interior
total 2009

B) Principales espacios 80

de pertenencia de 60 55,7
46,9 45,7
los amigos y amigas 43,9 40,6
40
31,5
La mayoría de los adolescentes suele
compartir su tiempo de ocio con amigos 20
4,4 5,2 6,0 6,0 7,6 6,5
del barrio o de la escuela. Es bastante 0
del barrio de la escuela otros no frecuenta
menor la proporción de adolescentes que espacios amigos
suele compartir su tiempo con amigos Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA.

pertenencia de los amigos con los que suelen intercambiar los/as adolescentes por sexo
y por estrato socioeconómico
En porcentajes. Período 2007- 2009.
13 a 17 años.
varón mujer muy bajo bajo medio medio alto
100

80
67,9

60 56,1
52,0 49,6
46,0 46,3 46,0
42,5
40 36,9 37,8
30,9
21,2
20
6,1 7,0 8,1 8,9
5,0 4,2 2,7 3,6 4,9 6,8 3,1 6,2
0
del barrio de la escuela otros espacios no frecuenta amigos
Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA.

BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA | 171


la escuela y cayó levemente la interacción escolar suelen hacer más amistades las
con amigos del barrio. Aun así en 2009 el adolescentes mujeres, los estratos medio
46,9% de los adolescentes solía relacio- y medio alto que permanece más tiempo
narse de modo prioritario con amigos del en el ámbito escolar, y es más frecuente
barrio y un 40,6% con amigos de la es- en el Gran Buenos Aires que en el inte-
cuela (ver tabla 63 A). rior del país.
Las amistades barriales parecen estar
más vigentes entre los adolescentes del C) Déficit en el acceso a
interior urbano que en el Gran Buenos recursos barriales
Aires, mientras que las amistades escola- En 2009, el 26,2% de los adolescentes vi-
res son más propicias en el Gran Buenos vía en barrios en los que no había una plaza
Aires que en el interior (ver tabla 63 B). o parque; 39,6% en los que no había cen-
En estos vínculos se advierten dife- tros de deportes o clubes sociales; y un 52%
rencias significativas de género. Mien- en los que no había espacios de arte donde
tras que las mujeres suelen relacionarse realizar actividades artísticas como teatro,
en mayor medida con amigos/as de la pintura, música, murga, etc. En el período
escuela, los varones suelen hacerlo en interanual 2008-2009 no se registraron
mayor medida con amigos/as del barrio cambios significativos (ver tabla 64 A).
(ver tabla 63 C). El déficit en estos recursos barriales
A medida que desciende el estrato so- es similar entre el Gran Buenos Aires y el
cial, aumenta la probabilidad de que los interior urbano. Sólo se advierten peque-
adolescentes hagan amigos en el con- ñas diferencias en el déficit de instalacio-
texto barrial, mientras que a medida que nes deportivas, que es levemente mayor
se incrementa el estrato social, aumenta en el Gran Buenos Aires que en el interior
la probabilidad de que hagan amigos en urbano y a la inversa sucede con los espa-
el contexto escolar o en otros espacios so- cios de arte (ver tabla 64 B).
ciales (ver tabla 63 D). A medida que desciende el estrato so-
En términos generales pareciera que cioeconómico de los adolescentes, au-
el barrio y el colegio son los principales menta el déficit en los recursos barriales
espacios de generación de vínculos en la considerados. Las brechas de desigualdad
adolescencia. Siendo el contexto del ba- social son muy similares en todos los as-
rrio preferido por los varones, los ado- pectos considerados. En promedio un
lescentes de estrato sociales bajos y en adolescente en el 25% más pobre registra
el interior urbano más que en el Gran 2 veces más “chance” de no contar con
Buenos Aires. Mientras que en el espacio plaza, espacios deportivos y artísticos

172 | BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA


déficit de recursos barriales por región del país y estrato socioeconómico
En porcentajes. Período 2008- 2009.
13 a 17 años.
gran buenos aires resto urbano interior muy bajo bajo medio medio alto
100

80 75,4

60 55,4
50,2 49,951,6
45,3
38,4 39,6 39,0
40 31,7 33,8 35,7
29,0 26,1
24,1 22,1
20,8
20 14,3

0
plaza o parque centro de deportes/ club social espacio de arte
Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA.

D) Participación en actividades
déficit en el acceso a recursos barriales
Evoluciones en porcentajes. Período 2008-2009.
deportivas y/o artísticas
13 a 17 años. extra-escolares
2008 2009
La gran mayoría de los adolescentes
80 no suele realizar actividades deportivas
60 51,7 52,0
ni artísticas o culturales fuera del espacio
39,6
escolar (61% y 82,9%, respectivamente).
40 34,2
23,6 26,2
Respecto de 2007 ha tendido a incremen-
20 tarse la proporción de adolescentes que
0
no suele realizar actividades deportivas
plaza o parque centro de deportes/
club social
espacio de arte extra-escolares (ver tabla 65 A).
Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA. Las adolescentes mujeres realizan me-
nos actividades deportivas extra-escola-
que otro joven en el 25% más alto. Dicha res que los varones (72,7% y 52,2%, res-
brecha es mayor cuando comparamos el pectivamente), mientras que los varones
10% más bajo respecto del 10% más alto realizan un poco menos que las mujeres
en el caso de los espacios públicos como actividades artísticas o culturales (85,5%
plazas y parques que claramente es me- y 81,8% respectivamente). En cualquier
nos probable que se encuentren en los caso los niveles de déficit en el desarro-
espacios territoriales más empobrecidos llo de estas actividades son muy elevados
(ver tabla 64 D). (ver tabla 65 C).

BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA | 173


no suelen realizar actividades deportivas y/o proporción de adolescentes que realizan
artísticas por estrato socioeconómico tareas domésticas de modo intensivo y/o
En porcentajes. Período 2007-2009. ayudan en un trabajo a un familiar o conocido
13 a 17 años. por región del país
muy bajo bajo medio medio alto En porcentaje. Período 2007-2009.
13 a 17 años.
total 2009
40
100 91,1
88,085,0 33,5
82,9
29,9
80 74,5
70,971,0 30
63,2 61,0 30,8
60
47,7 20
40

10
20

0 0
actividad física actividad artística gran buenos aires resto urbano total 2009
o deportiva o cultural interior
Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA. Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA.

Las desigualdades sociales en la proba- propensión no registra cambios significa-


bilidad de desarrollarse en el campo del tivos entre 2007 y 2009 (ver tabla 66 A).
deporte y de las artes son muy significati- La propensión a estas actividades es le-
vas y regresivas a medida que desciende el vemente mayor en el interior urbano que
estrato socioeconómico de los adolescen- en el Gran Buenos Aires (33,5% y 29,9%,
tes. Las mismas son mayores en el campo respectivamente); en las mujeres que en
de las actividades deportivas que en el de los varones (34,1% y 28,4%, respectiva-
las artes (ver tabla 65 D). mente) y a medida que desciende el es-
trato socioeconómico de los adolescentes
E) Propensión al trabajo (ver tablas 66 B, 66 C, y 66 D).
doméstico intensivo Estas actividades domésticas inten-
En 2009, el 30,8% de los adolescentes sivas y/o ayudas en un trabajo que de-
entre 13 y 17 años en las grandes ciuda- sarrollan los adolescentes incrementan
des de la Argentina realizaba tareas do- de modo significativo la probabilidad de
mésticas de modo intensivo, esto es que déficit educativo. Es decir, que los adoles-
tenía bajo su responsabilidad el cuidado centes que realizan estas actividades sue-
de hermanos, la limpieza de la casa, la len estar fuera de la escuela o rezagados
preparación de comidas, etc. y/o ayudaba en su trayecto educativo. El 41,2% de los
a un familiar o amigo en un trabajo. Esta adolescentes que trabajan en actividades

174 | BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA


proporción de adolescentes que realizan déficit educativo por propensión al trabajo
tareas domésticas de modo intensivo y/o doméstico intensivo y/o ayudar a un conocido
ayudan en un trabajo a un familiar o conocido en un trabajo por estrato socioeconómico
por sexo y estrato socioeconómico
En porcentajes. Período 2007-2009.
En porcentaje. Período 2007- 2009. 13 a 17 años.
13 a 17 años.
muy bajo bajo medio medio alto
60 total 2009
80
39,2
40 34,1 35,6
31,9 60
50,1 47,1
28,4 27,1 48,5
23,5 40,3 41,2
18,1 40
20 31,4 30,0
28,5
22,5
20
11,3
0
varón mujer muy bajo medio medio 10% 10%
bajo alto más más 0
bajo alto trabaja no trabaja
Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA. Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA.

domésticas y/o ayudan a alguien en un que desciende el estrato socioeconómico


trabajo registra una situación de déficit de los adolescentes, aumentan sus pro-
educativo, mientras que entre los jóvenes babilidades de no estudiar o encontrarse
que no trabajan el déficit alcanza el 28,5%. rezagado en el trayecto educativo.
La situación de déficit educativo es ma-
yor en los varones que en las mujeres con
relativa independencia de la situación de
trabajo o no trabajo, así como a medida
que desciende el estrato socioeconómico
(ver tabla 66 E).
En síntesis, la propensión al trabajo
doméstico y/o familiar en changas o ayu-
dando a un familiar o amigos aumenta la
probabilidad de que los adolescentes de-
jen la escuela o se demoren en su trayecto
educativo. Sin embargo, cabe señalar que
las desigualdades sociales y de género per-
sisten aun en el contexto de los adolescen-
tes que no trabajan. En efecto, a medida

BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA | 175


Granja Siquem
www.granjasiquemriocuarto.blogspot.com En Siquem se comparte la vida, construyendo
Manuel Schneider* desde el concepto de “gran familia”. La suma de
voluntades (jóvenes, colaboradores, docentes y
“Nada de lo que ocurra a los hombres nos responsables) significa poner tiempo, saber y
debe resultar ajeno” (Juan XXIII) algunos hasta su vida al servicio del desarrollo
Granja Siquem Asociación Civil es una or- de nuevas oportunidades para los chicos. En el
ganización comunitaria que brinda oportu- hacer diario se mezcla la vida comunitaria, el
nidades a niños y jóvenes excluidos. Está ubi- trabajo, la educación y los afectos, dando como
cada en la Zona Rural de Las Higueras (pueblo resultado una construcción colectiva.
vecino a la ciudad de Río Cuarto), en la provin- Sostener una propuesta de trabajo social en
cia de Córdoba. el tiempo cuando se trata de un abordaje inte-
En la actualidad más de cincuenta jóvenes gral durante las 24 horas todos los días del año
y niños provenientes de barrios carenciados implica la articulación de muchos actores y dis-
asisten diariamente a la granja en donde se tintas voluntades, por esto es que trabajamos
realizan actividades educativas, recreativas, en articulación y con el apoyo de particulares,
formativas entre otras. Algunos viven de profesionales, productores agropecuarios o in-
modo permanente en el lugar, por causas pre- dustriales, fundaciones, la universidad y el Es-
ventivas o correccionales, y otros como hogar tado (nacional, provincial y municipal).
de día. Llegan por iniciativa familiar, derivados Logros y Acciones:
por distintos Juzgados de Menores o por otras El protagonismo activo de los jóvenes es una
instituciones que trabajan en atención a la ni- de las particularidades destacadas de Siquem.
ñez y adolescencia. Ellos participan de la toma de decisiones, de
“Soñamos y luchamos por la tierra y el cielo diversas producciones (carne, leche, hortalizas,
que queremos, por un mundo más justo, in- entre otras), de los equipos de limpieza (cocina,
clusivo y solidario; trabajando con, para y por mantenimiento, etc.), a la vez que prosiguen
los niños y jóvenes más pobres; y educándo- sus estudios (escuela primaria, ciclo básico uni-
nos en una cultura del desarrollo humano y ficado rural y ciclo de especialización rural).
comunitario que permita recuperar la digni- Todos los dispositivos de integración, tra-
dad que merecemos vivir” (Granja Siquem). bajo y participación apuntan a que los jóve-

176 | BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA


nes puedan decidir su proyecto de vida, que ranza en la proyección deseable para sus hijos,
éste sea una elección y no una imposición viendo la evolución que los jóvenes que están
social. De esta manera, proyecciones consi- en Siquem han tenido en el tiempo.
deradas normales y habituales para muchos Reflexión:
pasan a ser posibles para ellos, pueden elegir Aspiramos a que todos los niños y jóvenes
sostener una familia, cursar estudios superio- puedan disfrutar de las oportunidades que
res, integrarse al mercado laboral o ejercer un en nuestra institución vivimos (educación,
oficio. Algunos prefieren proyectarse en la ins- alimentación, protección, afecto, recreación,
titución como educadores y su aporte resulta etc.). Es por ello que contar con información
esencial para el trabajo diario. El que alguien sobre las condiciones de vida de la niñez es
con una historia similar sea el que pase el de utilidad para un mejor desempeño de las
mensaje y las estrategias institucionales re- tareas cotidianas, fundamenta, cuantifica
sulta muy efectivo. y generaliza el hacer diario con los jóvenes.
Los jóvenes con más trayectoria institu- También creemos necesario, con rigor meto-
cional también participan de la vida social de dológico equivalente, que se estudien y di-
sus barrios abordando problemáticas y plan- fundan las causas por las cuales los/as niños/
teando alternativas de transformación junto as y adolescentes de nuestro país están en
a sus vecinos. El disparador del trabajo en los situación semejante para poder diseñar me-
barrios es el compromiso social, la distribu- jores políticas. Luego harán falta voluntades
ción solidaria de alimentos y la necesidad de de abordaje, pero conocer y difundir dichas
reunirse para administrar esa distribución, causas será un aporte significativo.
esto hace que surjan coincidencias de abor- Desafío:
daje para otras necesidades comunes. Se “Nos preocupamos mucho más de ocultar
gestionan talleres de gimnasia, baile, cursos la miseria que de hacer que no haya más mi-
de calidad, higiene y soberanía alimentaria, seria” (Abbé Pierre)
apoyo escolar, programas de microcréditos Trabajamos para que las distintas insti-
para emprendedores, etc. tuciones sociales existentes contengan a los
Son muchos los vecinos de las barriadas jóvenes. Creemos que el lugar de los mismos
que manifiestan haber recuperado la espe- es la familia, el barrio, las plazas, los clubes,

BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA | 177


la escuela… en la medida en que dejemos de la problemática. Generar políticas y acciones
ser socialmente expulsivos y nos aceptemos concretas que aborden las causas que dan ori-
estaremos más cerca de desear un destino gen a la desigualdad y falta de oportunidades
común para todos y sentirnos pares y necesa- es el gran desafío. A nivel país hay espacio y
rios. En estos diecisiete años de trabajo hemos recursos para todos, faltan las voluntades y
demostrado que se puede. Hoy nos ocupamos las decisiones.
en superar la tentación que el reproducir la *Director
experiencia en otros lugares sea la solución a Granja Siquem

178 | BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA


Sobre el proceso suficientes (Kaztman y Filgueira, 2001;
de formación ODSA-Arcor, 2009). Los estudios dispo-
nibles muestran que el estrato socioeco-
La Ley de Educación Nacional N° nómico de los estudiantes supone recur-
26.206, en el artículo 29 establece la obli- sos económicos pero también un cierto
gatoriedad de la educación secundaria. clima social, y estímulos simbólicos que el
En la escuela secundaria, la escolariza- hogar provee y que ejercen una influencia
ción en términos de cobertura y perma- positiva en los rendimientos escolares.
nencia en el sistema adquiere importancia También incide la socialización en el
particular, a diferencia de lo que sucede en barrio y la valoración de la educación que
la escuela primaria en la que la escolariza- realizan los adultos de referencia de los
ción es casi completa. El abandono esco- jóvenes. Para los estudiantes de nivel so-
lar, el déficit educativo, la repitencia, son cioeconómico medio alto la cultura de la
diferentes indicadores del problema de la escuela concuerda o es al menos compati-
exclusión educativa en el secundario. ble con su cultura de origen, mientras que
Los resultados de este estudio y de para el alumno de origen popular urbano
otras investigaciones reconocen como hay una disonancia de códigos tanto co-
principales factores determinantes de las municacionales como de comportamien-
distintas propensiones al rezago escolar tos (Gerstenfeld, 1995).
al menos tres factores importantes: 1) En este sentido, es posible reconocer
el nivel socioeconómico de los hogares; la confluencia de múltiples factores so-
2) el clima educativo de los mismos (dos ciales, económicos, familiares, e institu-
factores altamente correlacionados); y 3) cionales que exponen a los adolescentes
la configuración familiar. En particular a la deserción y al fracaso escolar. A estos
en estratos sociales bajos, el desempeño factores que en muchos casos son natura-
escolar de los adolescentes en familias lizados, se suman las calidades disímiles
monoparentales suele aumentar la pro- de la oferta educativa. De modo que la
pensión al fracaso escolar. Estas tenden- educación en el nivel secundario tiene el
cias parecerían indicar que si bien en una doble desafío de la inclusión y retención,
situación de escasez de recursos socioeco- así como garantizar una oferta de calidad
nómicos, la monoparentalidad aumenta para todos, que permita hacer de la edu-
la vulnerabilidad juvenil cuando de lo- cación un recurso para la equidad.
gros educativos se trata, dicha vulnerabi- A continuación se analizan los proble-
lidad deja de operar tan pronto familias mas de escolarización y déficit educativo
disponen de recursos socioeconómicos en el nivel secundario en su evolución en

BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA | 179


el tiempo y según el estrato socioeconó-
no asiste a la escuela
mico, el tipo de hogar, el tipo de estable-
Evolución en porcentaje. Período 2007-2009.
cimiento escolar y región del país. 13 a 17 años.

20

Escolarización
10 9,4 9,5 9,2

En las grandes ciudades de la Argen-


tina, se estima que un 9% de los adoles-
0
centes entre 13 y 17 años no asisten al ni- 2007 2008 2009
vel secundario. Esta ha sido la situación Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA.

entre 2007 y 2009 sin variaciones signifi-


cativas (ver tabla 67 A). no asiste a la escuela por sexo y tipo de hogar
Los adolescentes varones registran ma- En porcentaje. Período 2007-2009.
13 a 17 años.
yor propensión a no asistir a la escuela que
20
las mujeres. Asimismo, los adolescentes en 16,5
hogares monoparentales registran mayor
11,4
propensión a no asistir que los que pertene- 10
7,7
cen a hogares biparentales (ver tabla 67 C). 7,0

A medida que desciende el estrato so-


cioeconómico, aumenta la propensión 0
varón mujer biparental monoparental
de no asistir al secundario (18% en el
Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA.
estrato muy bajo, 12,7% en el bajo, 6,8%
en el medio y 1,3% en el medio alto) (ver
tabla 67 C). corresponden al año 2009, sin embargo
Otra aproximación que se propone cabe señalar que las mismas no han expe-
desde este estudio es el indicador de défi- rimentado cambios significativos en los
cit educativo, esto es los adolescentes que últimos tres años (ver tabla 68 A).
no están asistiendo a la escuela o se en- En déficit educativo en los primeros años
cuentran en años inferiores al que corres- del secundario es mayor en las ciudades del
ponde a su edad. Los adolescentes que se interior urbano que en el Gran Buenos Ai-
encuentran en dicha situación ascienden res, mientras que en el Gran Buenos Aires
al 17% en los primeros años del secunda- la situación de déficit es levemente superior
rio (1º y 2º año) y al 41,5% en los últimos a la registrada en el interior en los últimos
años (3º, 4º y 5º año). Estas últimas cifras años del nivel (ver tabla 68 B).

180 | BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA


déficit educativo en el nivel secundario déficit educativo por región del país
Evoluciones en porcentajes. Período 2007-2009. En porcentajes. Período 2007-2009.
13 a 17 años. 13 a 17 años.
2007 2008 2009 gran buenos aires resto urbano interior
50 50
41,4 42,6 41,5 43,1
40 39,1
40

30 30 26,4
20,2
20 18,4 17,2 20
15,2

10 10

0 0
egb 3/ 1-2 año polimodal / 3-5 año egb 3/ 1-2 año polimodal / 3-5 año
del secundario del secundario del secundario del secundario
Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA. Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA.

déficit educativo por sexo y tipo de hogar déficit educativo por estrato socioeconómico
En porcentajes. Período 2007-2009. En porcentajes. Período 2007-2009.
13 a 17 años. 13 a 17 años.
varón mujer muy bajo bajo medio medio alto
biparental monoparental 80
80 65,6
60
60 47,0
47,0 41,7
41,5 43,2 40
35,9
40 32,6 25,6 25,9
22,9 19,6 20,4
20
20 13,6 15,7
3,1
0
0 egb 3/ 1-2 año polimodal / 3-5 año
egb 3/ 1-2 año polimodal / 3-5 año del secundario del secundario
del secundario del secundario
Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA. Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA.

El déficit educativo en los adolescen- nivel, en tanto en los últimos años tiende
tes varones es mayor que en las mujeres a igualarse (ver tabla 68 C).
tanto en los primeros años del secunda- A medida que desciende el estrato so-
rio como en los últimos. Mientras que en cioeconómico de los adolescentes, au-
los hogares monoparentales la propen- menta la probabilidad de registrar déficit
sión al déficit es mayor que los biparen- educativo. Las brechas de desigualdad so-
tales pero sólo en los primeros años del cial son similares en los primeros años del

BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA | 181


secundario y en los últimos. En efecto, los A continuación se analiza puntual-
adolescentes en el 10% más bajo registran mente cuál ha sido la evolución en el ac-
9,7 veces más “chance” de encontrarse ceso ciertos recursos que se promueven
fuera de la escuela o demorados en el tra- en el marco de la Ley de Educación Na-
yecto educativo que un par en el 10% más cional y otros que permiten caracterizar
alto en los primeros años del secundario. la escolarización de los adolescentes: a)
Mientras que en los últimos años dicha Tipo de establecimiento escolar; b) La
brecha es de 8 veces regresiva para los ado- asistencia a jornada completa; c) La ense-
lescentes más pobres (ver tabla 68 D). ñanza de un segundo idioma y de compu-
tación; d) La enseñanza de música, artes
plásticas y educación física. Estos aspec-
Oferta educativa a la que tos son analizados según región del país,
acceden los adolescentes estrato socioeconómico y tipo de estable-
cimiento educativo en adolescentes de 13
En la Ley de Educación Nacional N° a 17 años escolarizados.
26.206, se promueve para el nivel medio la
creación de espacios extracurriculares, el A) Tipo de establecimiento
acceso a nuevas tecnologías, la enseñanza escolar
de una segunda lengua, computación, La gran mayoría de los adolescentes
artes y deportes. Todos estos recursos que asisten a la escuela secundaria lo
constituyen estímulos importantes y ne- hace en el marco de las escuelas de ges-
cesarios en la adolescencia. Básicamente, tión pública (75,9% en 2009) y el 24,1%
la evidencia construida hasta el momento restante lo hace en escuelas de gestión
indica que la mayoría de los adolescentes privada (10,4% en escuelas parroquiales
no accede a ofertas de formación extra- o religiosas y 13,7% en escuelas laicas).
curriculares en el mercado y que el acceso En los últimos tres años no se registran
en el ámbito escolar es diferencial según cambios significativos en estas distribu-
la estratificación social de los estudiantes ciones (ver tabla 69 A).
y el tipo de gestión de las escuelas. La es- Si bien, tal como se ha mencionado, la
cuela parece ser hoy el espacio en el que gran mayoría de los adolescentes escolari-
los adolescentes podrían tener la oportu- zados asiste a establecimientos de gestión
nidad de conocer y adquirir competencias pública, en las ciudades del interior del
y capacidades relacionadas con las tecno- país es levemente mayor dicha asistencia
logías y adquirir mayor autonomía en el que en el Gran Buenos Aires, donde ad-
acceso al conocimiento y aprendizajes. quiere mayor relevancia que en el interior

182 | BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA


la asistencia a escuelas de gestión privada C) Enseñanza de computación e
laica (ver tabla 69 B). idioma extranjero
El acceso a la educación de gestión pri- La enseñanza de computación e idioma
vada tanto laica como religiosa en el nivel extranjero en las escuelas secundarias ha
secundario es mayoritario en el 25% más experimentado significativos progresos
alto respecto de los otros estratos sociales entre 2007 y 2009. A nivel de los grandes
en los que se registra de modo residual, y la aglomerados urbanos de la Argentina, el
educación de gestión pública es la que man- déficit en la enseñanza de computación
tiene la mayor cobertura. En efecto, en el ha caído en el período de referencia 9,8
25% más alto (estrato medio profesional) el puntos porcentuales, mientras que el dé-
51% de los adolescentes asiste a escuelas de ficit en la enseñanza de una segunda len-
gestión privada, mientras que en el estrato gua ha disminuido 8,9 puntos porcentua-
medio lo hace el 18% y en los estratos más les. No ha sucedido lo mismo con aquellas
bajos se estima que un 10% se encuentra en ofertas más vinculadas a la enseñanza de
dicha situación (ver tabla 69 D). plástica, música y educación física que
han mantenido su déficit sin cambios sig-
B) Tipo de jornada nificativos (ver tabla 70 A).
El 14% de los adolescentes que asiste En la enseñanza de computación los
a la escuela secundaria lo hace en doble mayores progresos se registraron en el in-
jornada. En los últimos tres años no se terior del país que en el Gran Buenos Ai-
han registrado cambios significativos
(ver tabla 69 A).
evolución del déficit de recursos de la
La jornada escolar completa o exten- oferta educativa
dida está muy asociada a las ofertas edu- Evoluciones en porcentajes. Período 2007-2009.
13 a 17 años.
cativas privadas, por lo que la mayoría de
2007 2008 2009
los adolescentes que accede a este tipo de
50
jornada pertenece al estrato social me-
39,4
dio alto. En efecto, a medida que se in- 40
35,5

crementa el estrato socioeconómico, au- 30


29,6

menta la “chance” de asistir a una escuela


20
con este tipo de oferta. Un adolescente 15,0
10,5
escolarizado en el 10% más bajo registra 10
6,1
casi 6 veces más “chance” de no asistir a 0
enseñanza de idioma enseñanza de
una escuela de doble jornada que un par extranjero computación
en el 10% más alto (ver tabla 69 D). Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA.

BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA | 183


no acceso a la enseñanza de computación no acceso a la enseñanza de computación
por región del país y tipo de establecimiento por estrato socioeconómico
educativo Evoluciones en porcentajes. Período 2007-2009.
Evoluciones en porcentajes. Período 2007-2009. 13 a 17 años.
13 a 17 años.
2007 2009 2007 2009
60
49,7
42,7
60 52,6 50,5
38,5 38,1 45,9
40 40,1 39,4
29,9 28,9 40
17,8 22,4
20 21,9
17,6
6,7 3,7 3,3
20
0
gran resto público / parro- privado 0
buenos urbano del estado quial o laico muy bajo bajo medio medio alto
aires interior religioso
Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA. Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA.

no acceso a la enseñanza de un segundo no acceso a la enseñanza de un segundo


idioma por región del país y tipo de idioma por estrato socioeconómico
establecimiento educativo 60
60

40
40
24,0 22,5
19,4 18,7
20 12,7 13,5 20 15,3
7,0 7,9 5,1 9,6 9,8
2,9 2,0 6,6
4,0 4,9 2,9
0
gran resto público / parro- privado 0
buenos urbano del estado quial o laico muy bajo bajo medio medio alto
aires interior religioso
Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA. Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA.

res (14 puntos porcentuales y 8,6 puntos escuelas privadas sólo alrededor de un
porcentuales, respectivamente). Siendo la 3% no accede a este recurso educativo
situación de déficit muy similar en 2009 (ver tabla 70 B).
en ambas regiones (ver tabla 70 B). Asimismo, cabe señalar que los alum-
Las escuelas públicas registran impor- nos de los estratos medio y bajo han sido
tantes avances levemente superados por los más beneficiados por la incorporación
las escuelas privadas. Sin embargo, la si- de este tipo de oferta educativa en los úl-
tuación de déficit sigue siendo importante timos tres años, aun cuando las desigual-
en las escuelas públicas, que aún registran dades sociales son muy significativas. Un
alrededor de un 38% de su alumnado con adolescente escolarizado en el nivel se-
déficit en enseñanza de computación en cundario, en el 10% más bajo, registra 5
el nivel secundario, mientras que en las veces menor “chance” de tener enseñanza

184 | BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA


de computación en la escuela que un par Los adolescentes en escuelas públicas
en el 10% más alto (ver tabla 70 D). son los que registran menos probabilidad
Los avances en la incorporación de la de participar de competencias deporti-
enseñanza de una segunda lengua en la vas o realizar visitas educativas (67,7% y
escuela secundaria han sido también 68,4%, respectivamente). Mientras que en
muy importantes, tanto en el Gran Bue- las escuelas privadas laicas y religiosas el
nos Aires como en el interior del país, déficit se ubica en torno al 44%. Los ado-
aun cuando la situación de déficit en lescentes que más oportunidades tienen
2009 es significativamente mayor en el de participar de este tipo de actividades en
interior urbano que en el Gran Buenos el ámbito escolar son los pertenecientes al
Aires (13,5% y 2,9% respectivamente). 25% medio alto (ver tabla 71 B).
Asimismo, los progresos en el interior de
las escuelas públicas han sido relevantes,
aun cuando siguen siendo las más defici- Percepción de la calidad
tarias (7%) (ver tabla 70 C). educativa desde la perspectiva
Los progresos en la incorporación de la de los adultos de referencia
enseñanza de un segundo idioma han sido
muy importantes entre los adolescentes En el apartado anterior hemos anali-
más pobres, sin embargo las desigualdades zado aspectos relacionados con la oferta
sociales aún persisten (ver tabla 70 E). educativa, aquí proponemos abordar la
calidad educativa desde la perspectiva de
D) Participación en los adultos de referencia de los adolescen-
competencias deportivas y tes escolarizados en el nivel secundario.
visitas educativas Se explora, a continuación, la evaluación
La mayoría de los adolescentes escolari- que realizan padres, madres o tutores
zados en el nivel secundario no suele parti- en aspectos básicos de la educación que
cipar de competencias deportivas, ni reali- reciben sus hijos. La perspectiva de los
zar visitas educativas. La falta de participa- padres se evalúa a partir de cuatro indi-
ción en competencias deportivas es mayor cadores: a) Evaluación de la calidad de la
en el interior urbano que en el Gran Bue- enseñanza que reciben los niños y niñas;
nos Aires (69% y 59,6%, respectivamente), b) Evaluación del estado general del edi-
mientras que la falta de visitas educativas ficio escolar; c) Evaluación del trato que
es mayor en el Gran Buenos Aires que en el reciben los adolescentes por parte de los
interior urbano (66,6% y 51%, respectiva- maestros; y d) La predisposición a cam-
mente) (ver tabla 71 A). biar al joven de escuela por insatisfacción

BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA | 185


con la educación que recibe. Cada uno señanza. Es decir, que si bien la mayoría de
de los indicadores mencionados se ana- los adolescentes asiste a escuelas a las que
liza en su evolución en el tiempo y según los adultos de referencia evalúan de modo
región del país, tipo de establecimiento positivo el estado general del edificio es-
educativo, y estrato socioeconómico. colar, la evolución muy positiva se encon-
traba en 2009, a nivel de las grandes ciuda-
A) La enseñanza des de la Argentina, en torno al 17,9% de
La mayoría de los adolescentes asisten a los adolescentes escolarizados, 39,8% bien
escuelas a las que los adultos de referencia y 42,3% regular o mal. Las evoluciones en
evalúan de modo positivo la calidad de la el tiempo presentan leves fluctuaciones,
enseñanza. En 2009 y a nivel de las gran- aunque se advierte a nivel de la evolución
des ciudades de la Argentina el 21,9% de “muy positiva” un leve pero sistemático
los adolescentes escolarizados asistía a incremento, en tanto se pasa de un 8,3%
una escuela que sus adultos de referencia de evaluación muy positiva en 2007 a un
evaluaban “muy bien” en la calidad de la 17,9% en 2009 (ver tabla 72 A).
enseñanza, 36,6%, bien y 41,5%, regular La evaluación “regular o negativa” del es-
o mal. Las evoluciones en el tiempo son tado del edificio escolar involucra al 42,3%
fluctuantes aunque se advierte a nivel de de los adolescentes escolarizados en 2009.
la evolución “muy positiva” un tenue pero Dicha evaluación es mayor en las escuelas
sistemático incremento, en tanto se pasa públicas que en las privadas y a medida
de un 12,7% de evaluación muy positiva en que desciende el estrato socioeconómico
2007 a un 21,9% en 2009 (ver tabla 72 A). de los estudiantes (ver tabla 72 C).
La evaluación “regular o negativa” de
la calidad de la enseñanza involucra, tal C) El trato que reciben
como se mencionó, al 41,5% de los ado- En el caso de la evaluación del trato
lescentes escolarizados en 2009. Dicha que reciben los estudiantes, la situación
evaluación es mayor en las escuelas pú- es similar a la descripta en los casos an-
blicas que en las privadas y a medida que teriores. Es decir, que si bien la mayoría
desciende el estrato socioeconómico de de los adolescentes asiste a escuelas a las
los estudiantes (ver tabla 72 C). que los adultos de referencia evalúan de
modo positivo el trato que se les dispensa,
B) El edificio escolar la evolución muy positiva se encontraba
En el caso de la evaluación del estado del en 2009, a nivel de las grandes ciudades
edificio escolar, la situación es similar a la de la Argentina, en torno al 21% de los
descripta en el caso de la calidad de la en- adolescentes escolarizados, 41% bien y

186 | BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA


37,7% regular o mal. Las evoluciones en escuela si sus progenitores o adultos de
el tiempo presentan leves fluctuaciones referencia hubieran podido hacerlo. La
aunque se advierte a nivel de la evolución propensión de los adolescentes escolari-
“muy positiva” un leve pero sistemático zados a ser cambiados de escuela no ha
incremento, en tanto se pasa de un 14,9% experimentado cambios significativos
de evaluación muy positiva en 2007 a un entre 2007 y 2009 (ver tabla 73 A).
21% en 2009 (ver tabla 72 A).
La evaluación “regular o negativa”
del “trato que reciben” los estudiantes
evaluación "regular o negativa" de la oferta
alcanza al 37,7% de los adolescentes es- educativa por región del país
colarizados en 2009. Dicha evaluación En porcentajes. Período 2007-2009.
13 a 17 años.
es mayor en el interior urbano que en el
gran buenos aires resto urbano interior
Gran Buenos Aires, en las escuelas públi-
60
cas que en las privadas y a medida que
40,1 40,6 43,4 39,9 41,5
desciende el estrato socioeconómico de 40 35,4

los estudiantes (ver tablas 72 B y 72 C). 20

D) Cambiar de escuela 0
trato que evaluación de la el estado general
reciben calidad de la del edificio
El 25,9% de los adolescentes escolari- los chicos enseñanza escolar
zados en 2009 hubiera sido cambiado de Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA.

evaluación “regular o negativa” de la oferta educativa por tipo de estabelecimento educativo


y estrato socioeconómico
En porcentajes. Período 2007-2009.
13 a 17 años.
público/ del estado parroquial o religioso privado laico
muy bajo bajo medio medio alto

80

60
51,5 49,8 50,2
47,0 45,4 46,5 47,6 45,7
41,3
40 36,2 34,1 34,2 31,8
31,8
28,1 27,5 25,5
24,9 24,2 22,2
21,5
20

0
en la escuela los maestros tratan evaluación de la calidad de el estado general del
a los chicos la enseñanza edificio escolar
Fuente: EDSA, Observatorio de la Deuda Social Argentina. UCA.

BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA | 187


Los adolescentes escolarizados del in- de que deseen ser cambiados de escuela
terior urbano serían cambiados de escuela por los adultos de referencia. Los adoles-
en mayor medida que los del Gran Bue- centes escolarizados en el 10% más pobre
nos Aires. De igual modo, a medida que registran 4 veces más “chance” de querer
desciende el estrato socioeconómico de ser cambiados de escuela que sus pares en
los estudiantes, aumenta la probabilidad el 10% más alto (ver tabla 73 B y 73 C).

188 | BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA


Fundación Sustentabilidad, Educación, Solidaridad
www.fundses.org.ar En nuestras acciones hemos dado especial
Alberto Croce* importancia a la participación en las políticas
públicas, tanto a la hora de hacer propuestas,
Fundación SES (Sustentabilidad, Educación, como de acompañar la gestión e implementa-
Solidaridad) es una organización social sur- ción de las mismas.
gida a comienzos del siglo XXI con el propósito En este sentido, mencionamos el programa
de trabajar, junto con otras organizaciones e de Inclusión Educativa “Todos a Estudiar” y el
instituciones, por la inclusión de adolescentes subprograma de inclusión laboral juvenil del
y jóvenes con menos oportunidades. programa nacional “Más y mejor empleo”, del
En su caminar fue viendo con más clari- Ministerio de Trabajo de la Nación, como dos
dad que esta inclusión podía tener distintos iniciativas en las que hemos participado con
canales para efectivizarse que, poco a poco, mucha energía y compromiso.
fuimos plasmando en nuestros tres principa- Asimismo, estamos trabajando por el fi-
les ámbitos institucionales: el que trabaja por nanciamiento educativo y hemos hecho pro-
la inclusión educativa,(1) el que promueve la puestas y aportes importantes respecto de los
formación para el trabajo(2) y el que fortalece procesos de conversión de deuda por educa-
organizaciones juveniles para la participación ción, la Ley de Financiamiento Educativo y el
y el protagonismo social.(3) Índice para el Financiamiento de la Equidad y
Para lograrlo, desarrollamos distintos pro- la Calidad de la Educación Pública (IFECEP).
gramas e iniciativas, algunas directamente Estamos impulsando la Campaña Argentina
con adolescentes y jóvenes, otras, la mayoría, por el Derecho a la Educación y participando de
en conjunto con organizaciones asociadas, y numerosas redes y articulaciones que buscan
varias en el sentido de la incidencia y la parti- promover los derechos de los jóvenes en las lí-
cipación en las políticas públicas. neas que hemos comentado más arriba.
Más de 50.000 jóvenes han participado Todas estas acciones nos llevan a reconocer
de distintas maneras en nuestros programas, que hemos logrado avanzar bastante respecto
que tuvieron alcance más allá de las fronteras de algunas cuestiones pero que aún hay una
nacionales, extendiéndose a prácticamente amplia agenda de pendientes que nos lleva a
toda América Latina. seguir trabajando.

BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA | 189


Desde la perspectiva educativa, en Argen- la participación de la sociedad en los proce-
tina tenemos algunos puntos en común que sos educativos y en una educación que no se
todos los sectores están reconociendo como cierre puertas adentro de la escuela, sino que
desafíos y áreas en las que debemos traba- abra la misma a los saberes, culturas, recursos
jar. En particular mencionamos: la atención y potencialidades que residen en su entorno,
y cobertura de la educación para la primera que es donde finalmente se integrarán los
infancia (educación inicial); la cuestión de la adolescentes que concurren a la escuela.
necesidad urgente de transformación de la En ese sentido impulsamos la participa-
educación secundaria para que pueda dar res- ción de las organizaciones comunitarias en
puesta a los requerimientos de la juventud y la gestión escolar, proponiendo la creación de
de la sociedad respecto de la educación de los consejos escolares con membresías de padres,
adolescentes; la educación para sectores no organizaciones y alumnos, además de docen-
mayoritarios: Educación intercultural, espe- tes y directivos.
cial, para adolescentes en conflicto con la ley, Creemos que los adolescentes no son des-
educación en zonas rurales o aisladas, el fi- tinatarios de la acción educativa, sino y por
nanciamiento educativo. Y, en todos los casos, sobre todo protagonistas y sujetos. Como
cómo dar una educación de calidad y cómo tales, tienen que ser escuchados y tenidos en
definir esta calidad con parámetros sociales y cuenta para recrear la escuela, en particular la
éticos, no sólo técnicos y económicos. secundaria.
A nosotros, particularmente, nos interpela Finalmente, estamos convencidos que ga-
la cuestión de la educación de los adolescen- rantizar el derecho a la educación es también
tes y, en particular, de los que están en situa- garantizar el financiamiento de la misma.
ción de vulnerabilidad educativa. Más de un Creemos que no es suficiente con pensar el
millón de jóvenes fuera de la escuela pero financiamiento desde la perspectiva de un
muchos más que, aunque estén en la escuela, porcentaje del PBI de los países. Hay que acor-
no llegan a aprender lo necesario mientras dar qué es lo que necesita financiarse, cuánto
transitan por la educación formal. cuesta y cómo se lo invierte. Para esto, pro-
Impulsamos el diseño de políticas públicas ponemos, junto con otras organizaciones de
que trabajen la cuestión del ausentismo, como América Latina, trabajar en una perspectiva
uno de los problemas que genera casi inevi- de financiamiento que supere la propuesta
tablemente el abandono escolar. Creemos en que hace ya muchos años hizo la Unesco y

190 | BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA


preste atención a los requerimientos educa-
tivos, las nuevas exigencias sociales y la ur-
gencia y prioridad de la cuestión educativa en
nuestros países.
En el marco del Bicentenario que comen-
zamos a conmemorar, es importante que
Argentina, desde una perspectiva de integra-
ción regional, afiance una identidad colectiva,
un proyecto común, que tenga la educación
como centro del impulso que necesitamos
para proyectarnos en el mundo de una ma-
nera creativa, responsable y constructiva.
*Director Fundación SES

BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA | 191


192 | BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA
resumen
de resultados
A 20 años de la aprobación de la Conven- ciudadano con los mismos derechos que los
ción de los Derechos del Niño tenemos la demás y con acceso a servicios educativos
oportunidad de realizar un balance sobre y de salud de calidad, sin discriminación de
su cumplimiento en la Argentina urbana. ningún tipo. Todos estos derechos no son
En la Argentina rige la Convención garantizados en condiciones de igualdad a
Internacional de los Derechos del Niño todos los niños, niñas y adolescentes en la
como parte integrante de la Constitu- Argentina, sin embargo su garantía puede
ción de la Nación Argentina desde el año ser legítimamente exigida al Estado.
1994, once años después se sancionó la Las mejoras que pudieron haber ex-
Ley 26.061 de Protección Integral de los perimentado las familias en los últimos
Derechos de los Niños, Niñas y Adoles- años, y que se han descripto en el pre-
centes, que convirtió a los postulados de sente informe del Barómetro de la Deuda
la Convención en plenamente exigible Social de la Infancia, en términos de las
para el Estado, la sociedad y la familia. condiciones del hábitat de vida, en la ca-
Actualmente, en la Argentina todos los pacidad de consumo, inclusión laboral, y
niños, niñas y adolescentes tienen derecho protección social, han impactado de modo
a vivir en un entorno libre de contamina- positivo en la posibilidad de afrontar ne-
ción, tienen derecho a una alimentación cesidades básicas insatisfechas (superar
adecuada en cantidad y calidad, a vivir con el hambre, acceder a la salud, etc.), así
su familia en una vivienda digna, a caminar como en los momentos de desaceleración
sin riesgos en las calles, a reunirse con sus de la economía algunos de estos mismos
amigos y jugar, a participar en actividades indicadores son los que rápidamente re-
culturales, sociales y deportivas; a ser un vierten la tendencia positiva.

BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA | 193


No parece suceder lo mismo, al menos anclajes, que cristalizan mecanismos de
en el mediano plazo, con los procesos de reproducción social e intergeneracional
crianza y socialización que no han expe- de la exclusión y marginalidad social que
rimentado cambios significativos, proba- se revelan injustos en las condiciones bá-
blemente porque para que los compor- sicas del sostenimiento de la vida y tam-
tamientos y actividades que realizan las bién en las oportunidades de crianza y
familias se modifiquen en estas dimen- socialización en diversos entornos socia-
siones de desarrollo se requiere de un les (familia, escuela, barrio, calle, plaza,
cambio más estructural e integral de las espacios de juegos infantiles, espacios de
estructuras de oportunidades. formación alternativos al escolar, colonia
Aun cuando, tal como mencionamos, de vacaciones, redes sociales y virtuales).
diversos indicadores del nivel de vida
material, en su evolución en el tiempo, A continuación se presentan los
muestran una indiscutible mejora en los principales hallazgos y resultados
últimos años como resultado del creci- de esta investigación:
miento económico, los mínimos norma- Las capacidades de supervivencia y
tivos (derechos) están todavía lejos de desarrollo, desde una perspectiva de de-
cumplirse para la niñez y adolescencia rechos, no se limitan a la duración de la
en cualquiera de las dimensiones consi- vida, sino que involucran una esfera más
deradas (condiciones materiales de vida, amplia de aspectos que hacen a los proce-
crianza, socialización y formación). sos de crianza, socialización y educación,
Las desigualdades sociales se revelan entre las cuales la calidad de las oportuni-
persistentes en el tiempo. Las capacidades dades de vida para la niñez y adolescencia
de los hogares de movilizar recursos mate- cobra particular relevancia.
riales, humanos y sociales son claramente En el espacio de las condiciones mate-
desiguales, en el marco de una sociedad en riales de vida de la niñez y adolescencia
la que las estructuras de oportunidades se se ha podido advertir en la perspectiva
han modificado y endurecido. del tiempo (2004-2009) tendencias muy
Los déficit en el desarrollo humano positivas a nivel de aspectos que son es-
y social de la infancia y la adolescencia tructurales y en los que por ende los cam-
constituye un factor de exclusión estruc- bios perduran y cambian la calidad de
tural y permanente menos permeable a vida de los hogares, como el acceso a agua
los progresos económicos y más permea- corriente y cloacas, y al gas por red. Entre
bles a los procesos de desaceleración de los años 2004 y 2009, se pasó de un 52%
la economía. La pobreza genera marcas, de niños/as en hogares con problemas de

194 | BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA


saneamiento a un 42,4%. En tanto el dé- vida (no tenía acceso al agua corriente, o
ficit en el acceso a red de gas pasó de un no tenía cloacas, o no tenía gas por red,
38,8% a un 30,9%. o estaba en cercanía de fábricas contami-
El medioambiente de los centros ur- nantes y basurales, o en condiciones de
banos registró progresos importantes, hacinamiento). La desigualdad social en
en tanto se pasó de un 39,2% de niños/ la calidad del medioambiente de vida es
as en barrios con problemas de contami- muy significativa y regresiva para los/as
nación ambiental a un 28% entre 2004 y niños/as y adolescentes más pobres.
2009. Sin embargo, cabe mencionar que En el nivel de vida material, se evaluó
los cambios que se producen en el medio- la capacidad de los hogares de poder sa-
ambiente parecen sufrir variaciones en tisfacer consumos mínimos (alimentos,
momentos de retracción de la economía y vestimenta, medicamentos y atención de
revelando ser menos estructurales. la salud, y pago de impuestos). La evolu-
La evolución del indicador de hacina- ción del déficit de consumo fue muy posi-
miento permite advertir progresos en los tiva entre 2004 y 2007, en tanto la niñez y
primeros años de la serie que acompañan adolescencia se vieron beneficiadas por la
los progresos socioeconómicos, pero re- prosperidad generalizadas de estos años en
vierte su tendencia positiva en 2008 con los todos los consumos básicos considerados.
primeros signos de retracción. Dicha evolu- La retracción se hace sentir en el período
ción es asimilable a la observada a nivel de interanual 2008-2009 y crece de modo sig-
los indicadores de consumo de los hogares, nificativo el déficit sobre todo en el Gran
y es lógico que sea así porque tiene relación Buenos Aires. Las desigualdades sociales
con las estrategias familiares. son significativas en el nivel del déficit se-
En términos generales, se advierte una vero, esto es los hogares que registran pro-
significativa mejora en las condiciones blemas en el consumo de 2 o más de los
habitacionales de los menores de 18 años, consumos considerados. Asimismo, si se
en el nivel del déficit moderado, esto es observa la evolución del déficit severo en
en el caso de las viviendas que registra- los estratos sociales más bajos, se advierte
ban sólo alguno de los problemas consi- con claridad un déficit estructural que ex-
derados, mientras que el déficit severo perimenta variaciones poco significativas
se mantuvo más estable en el tiempo. En en el tiempo y que alcanza al 40-45% de
2009, en los grandes aglomerados urba- los/as niños/as más pobres.
nos de la Argentina, 3 de cada 10 meno- En 2009, el 55% de los/as niños/as y
res de 18 años residía en una vivienda adolescentes vivía en hogares que habían
con 2 o más problemas en su hábitat de tenido que restringir sus consumos ali-

BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA | 195


mentarios, en cantidad y/o en calidad. Sin que en el interior urbano, y en los sectores
embargo, alrededor de un 28% se encon- populares de baja calificación que fueron
traba en situación de riesgo alimentario los más beneficiados por las mejoras del
(19,8% en un nivel moderado y un 8,1% nivel de empleo y la calidad del mismo.
en un nivel severo). Cabe mencionar que En 2009, el 75% de los/as niños/as me-
este indicador de riesgo alimentario es nores de 18 años en el 25% más pobre te-
altamente sensible a los ingresos de los nía como única opción para la atención de
hogares y por ende experimentó una evo- su salud el sistema público, mientras que
lución muy positiva entre 2004 y 2008. el 13% en el 25% más alto se encontraba
Probablemente, como efecto de la asigna- en igual situación.
ción universal por hijo la incidencia del La situación ocupacional del jefe/a de
riesgo alimentario sea significativamente hogar es una aproximación a la capacidad
menor en 2010. de sobrevivencia de la niñez y adolescen-
Junto a la recuperación económica, cia, en tanto el acceso a un trabajo digno
tendieron a producirse correcciones en el mejora la capacidad de los hogares de ge-
mercado de trabajo que repercutieron de nerar y acumular los recursos materiales y
modo positivo en el nivel de empleo y la no materiales requeridos para la integra-
calidad del mismo. En este marco, se in- ción social y educativa de los niños, niñas
crementó entre 2006 y 2008 la cobertura y adolescentes. Tal como se mencionó en
de salud a través de obra social, mutual estos años se incrementó de modo signi-
o prepaga de niños/as y adolescentes. Si ficativo la inclusión de jefes/as de hogar
bien se advierte una leve caída en los nive- en el mercado de trabajo y en el empleo
les de cobertura en el período interanual estable. Este proceso de mayor inclusión
2008-2009 como efecto de una caída en laboral, si bien impactó en todos los es-
el empleo estable y un incremento del su- tratos sociales, registra significativas des-
bempleo inestable y el empleo precario, el igualdades sociales en la calidad de las
balance general del período es positivo en inserciones. Los empleos estables y de
tanto en 2004 el 55,1% de los/as niños/ mejor calidad fueron a los hogares de los
as no tenía cobertura de salud través de niños/as de sectores populares y medios,
obra social, mutual o prepaga y en 2009 el mientras que los jefes/as de los hogares
47% se encuentra en igual situación. más pobres salieron de la desocupación y
La retracción en el empleo estable, del el subempleo de indigencia e ingresaron
último período interanual considerado, en empleos precarios y fueron los más
tiene mayor impacto en la cobertura de perjudicados por la retracción del período
salud de la niñez en el Gran Buenos Aires interanual 2008-2009.

196 | BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA


En 2009, el 53,5% de la niñez y ado- viven en familias biparentales con núcleo
lescencia urbana vivía en un hogar en el conyugal completo conformado por am-
que el jefe/a no tenía un empleo estable bos progenitores, una parte de la niñez y
(86,4% en el 25% más bajo y 22% en el adolescencia se desarrolla bajo la impronta
25% más alto). de otras configuraciones como los hogares
En términos generales, es fácil advertir monoparentales o biparentales pero con
que bajo la impronta del crecimiento eco- sólo uno de los progenitores del niño/a.
nómico, políticas de empleo que tendieron En estas configuraciones familiares, en su
a producir correcciones en el mercado de mayoría de jefatura femenina, se advierten
trabajo, políticas sociales compensatorias desigualdades sociales relevantes en tanto
dirigidas a los sectores excluidos del mer- los/as niños/as registran mayor propen-
cado de trabajo formal y algunas políticas sión a pertenecer a un hogar monoparental
de infraestructura, se mejoraron las ca- a medida que desciende el estrato social. En
pacidades de los hogares con niños, niñas los primeros años de vida, el 27,6% de los/
y adolescentes en el acceso a consumos y as niños/as en el 25% más pobre pertenece
servicios mínimos, en las condiciones del a un hogar monoparental, mientras que el
hábitat, así como se mejoró la seguridad 13,3% se encuentra en igual situación fa-
social en la atención de la salud. Algunos miliar en el 25% más alto.
de los progresos señalados son de tipo es- Se ha podido advertir en este estudio
tructural, como los asociados al hábitat, y en anteriores, que los/las niños/as y
mientras que otros se encuentran más adolescentes en hogares monoparentales
condicionados por los recursos y capaci- en contexto de pobreza, tienen más pro-
dades de los hogares y las estructuras de babilidad de ver vulnerados sus derechos
oportunidades que se construyen desde en los procesos de crianza, socialización
el Estado, la sociedad y el mercado. y formación que aquellos niños/as en ho-
gares biparentales; e incluso en hogares
Los derechos de la niñez y adolescencia monoparentales en condiciones aventa-
en el marco de los procesos de crianza, jadas en términos sociales.
socialización y formación (2007-2009): La mayoría de los/as niños/as suele per-
Las formas en que se constituyen las manecer la mayor parte de su tiempo no
familias con niños/as y adolescentes son escolar al cuidado de su madre, con relativa
diversas e importantes en tanto espacio independencia del estrato social, la región
prioritario de crianza y socialización de los del país y el ciclo vital. En los últimos años
mismos. Si bien en la Argentina urbana la se advierte, sobre todo a nivel de los pri-
mayoría de los/as niños/as y adolescentes meros años de vida, una mayor alternan-

BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA | 197


cia con los padres en tareas de cuidado. En En general, lo que se observa en to-
los hogares monoparentales se advierte la dos estos indicadores en su análisis en el
importancia de la solidaridad de otros fa- tiempo es su poca capacidad de variar y
miliares. Asimismo, en los estratos sociales su carácter estructural. Los niveles de in-
más pobres en los que los niños/as suelen cidencia del déficit son muy similares en-
permanecer más tiempo en el hogar por su tre 2007 y 2009. Sólo en el caso de la pro-
demorado ingreso a centros educativos, los pensión a ser “receptor de cuentos e his-
familiares y hermanos adquieren mayor torias orales” en la primera infancia y en
protagonismo en las tareas de cuidado, el “compartir cama o colchón” en los ado-
mientras que entre los niños/as más aven- lescentes se advierte un leve incremento
tajados el cuidado de los niños/as alterna del déficit en el período interanual 2008-
con servicios contratados para dicha tarea. 2009. En el caso de los demás indicadores
En los adolescentes se advierte una no se registran variaciones significativas
mayor autonomía en el uso del tiempo, desde un punto de vista estadístico.
mayor propensión a pasar su tiempo so- Los niveles de déficit en estos indica-
los/as, con otros familiares y otros no fa- dores de estimulación social, emocional e
miliares (pares, amigos/as, pareja, etc.). intelectual son relevantes y regresivos a
El principal espacio de almuerzo de medida que desciende el estrato social.
lunes a viernes suele ser el propio hogar En el caso del “festejo de cumpleaños”,
en todos los estratos sociales, regiones la “recepción de historias orales” y el “com-
del país y ciclos vitales. A medida que partir cama o colchón” en los primeros años
los niños/as se escolarizan, los comedo- de vida y en la edad escolar, se registra ma-
res escolares se constituyen en un espa- yor déficit en los hogares monoparentales
cio alternativo sobre todo en el caso de que en los biparentales. En la propensión
los niños/as más pobres y entre los más a compartir cama o colchón para dormir
aventajados que por lo general asisten a se advierte una leve diferencia de género
escuelas privadas de doble jornada. regresiva para las mujeres en los primeros
En el marco de este estudio se suele tra- años de vida y en la adolescencia.
bajar un conjunto de indicadores de esti- El déficit de inclusión de los/as niños/
mulación social y emocional: el “festejo as y adolescentes en actividades de for-
del cumpleaños”, “haber sido receptor de mación y socialización informales en el
cuentos e historias orales”, y el “compar- campo de las artes y los deportes no ex-
tir cama o colchón para dormir”, si suelen perimentó cambios significativos en los
realizar “actividades artísticas y/o depor- últimos tres años. Tanto entre los ado-
tivas” extra-escolares. lescentes como entre los/as niños/as en

198 | BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA


edad escolar se registra un importante Internet, sin embargo el déficit de acceso
déficit de inclusión que se torna mayor a a la red es mayor al de una computadora.
medida que desciende el estrato social. En ambos casos la mayoría de los niños/
La única forma de socialización de as y adolescentes no cuentan con estos re-
las consideradas que ha experimentado cursos en el ámbito de sus hogares. Estas
cambios en el último tiempo es el uso de tendencias son claramente desiguales se-
Internet como espacio de acceso al co- gún el estrato social y regresivas para los/
nocimiento y vínculo con otros a través as niños/as y adolescentes más pobres.
de las llamadas “redes virtuales”. Claro Niños/as y adolescentes que no logran
está que este mayor acceso que se regis- compensar aún estos déficits de acceso en
tra en pocos años se evidencia en mayor el ámbito escolar, en tanto que los estable-
medida en el interior de los estratos so- cimientos educativos que han incorporado
ciales más aventajados, tanto en el Gran fuertemente la enseñanza de computación
Buenos Aires como en el interior urbano. han sido los de gestión privada laica y re-
Las brechas de desigualdad son aún muy ligiosa, mientras que los establecimientos
significativas, en tanto en 2009 el 90,6% de gestión pública lo han hecho pero en un
de los niños/as entre 5 y 12 años no so- proceso que se advierte más lento.
lía utilizar Internet en el 25% más bajo y Otros recursos de los hogares como la
tampoco lo hacía el 27,6% en el 25% más biblioteca familiar parecen tener menos
aventajado en términos socioeconómi- probabilidad de experimentar variaciones
cos. En los adolescentes el 61,2% en el en el tiempo, pese a las conocidas campa-
25% más bajo no solía utilizar Internet y ñas de distribución de libros que se han
el 3,6% en el 25% más alto. realizados desde los Estados nacional y
Evidentemente, buena parte de estas provinciales15. Se estima que 4 de cada 10
diferencias sociales se relacionan con los adolescentes no tienen acceso a libros en el
recursos de los hogares y de las escue- ámbito de su hogar, ni 5 de cada 10 niños/
las a las que asisten los chicos. Si bien en
este breve lapso de tiempo los hogares y
las escuelas han incorporado nuevas tec- 15 En cuanto a la distribución de libros el Ministerio
nologías, dichos recursos presentan una de Educación informa que se entregaron 2.500.000
distribución fuertemente segmentada en libros de cuentos para alumnos que egresaron del nivel
inicial, primario y secundario, y más de 1.900.000 libros
términos socioeconómicos.
de texto en 13.667 escuelas primarias; en el marco del
El acceso de los niños/as en el marco de “Plan Lectura” perteneciente al “Programa Educativo
sus hogares a una computadora ha mejo- Nacional para el Mejoramiento de la Lectura”, creado
rado en igual medida que en el acceso a por resolución en el 2008.

BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA | 199


as en la edad escolar. Las desigualdades so- También se advierten algunas dife-
ciales son significativas en el acceso a este rencias de género y regionales, en tanto
recurso tan importante en el proceso de el barrio es un espacio de encuentro más
socialización y formación de los/as niños/ frecuente entre los varones que entre las
as y adolescentes. Este déficit de recursos mujeres y viceversa con la escuela. Asi-
se relaciona con el hábito de lectura que mismo, en el caso de los chicos del inte-
también se evidencia como estructural, y rior urbano, el barrio continúa siendo un
en torno al 50% en los niños/as y al 46% espacio significativo de encuentro con
en los adolescentes, a nivel general. otros, y en el Gran Buenos Aires gana pre-
La mayoría de los niños/as en los pri- eminencia el espacio escolar.
meros años de vida suele permanecer En términos generales, estos son los
su tiempo en el ámbito del hogar y no dos ámbitos principales en los que los ni-
suele frecuentar amigos. A medida que ños/as suelen interactuar con sus pares,
se incrementa el estrato social de los ho- dado que no suelen realizar actividades
gares, se diversifican las opciones de es- artísticas o deportivas extra-escolares, ni
pacios de juego y también la inclusión en concurrir a colonias de vacaciones en los
centros educativos que multiplican las recesos escolares; esta propensión tiende
relaciones con otros. a incrementarse a medida que desciende
Los niños/as y adolescentes suelen el estrato social.
permanecer buena parte de su tiempo en Ante estas formas de socialización
el ámbito del hogar, pero está claro que es que consideramos importante una
a medida que crecen ganan en autono- aproximación a los recursos del barrio.
mía y comienzan a alternar con otros es- El déficit de espacios artísticos donde
pacios como el escolar y el barrial. Sin desarrollar y formarse en el campo de la
embargo, es importante destacar que se música, la plástica, el teatro, y otras ex-
advierte una tendencia, a nivel general, a presiones alcanza al 50% aproximada-
frecuentar menos o hacer menos amigos mente de los adolescentes y niños/as en
en el ámbito barrial. En estas formas de edad escolar. El déficit es menor en el
socialización se registran desigualdades caso de los centros deportivos, que es del
sociales, en tanto que a medida que des- 39%. Alrededor de un 27% de los/as ni-
ciende el estrato social, aumenta la pro- ños/as y adolescentes vive en barrios en
pensión a frecuentar amigos en el ámbito los que no hay espacios verdes como pla-
barrial, y a medida que aumenta el estrato zas o parques. Las desigualdades son más
social, las relaciones con pares tienden a de orden socioeconómico que regionales,
restringirse al ámbito escolar. esto es que los espacios residenciales a

200 | BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA


medida que desciende el estrato social, as en condiciones más aventajadas sue-
aumentan su déficit de espacios no for- len realizar actividades recreativas más
males de recreación y formación para la frecuentemente que los niños/as más
niñez y adolescencia. pobres, pero en compañía de adultos de
A través de diferentes aproximaciones se referencia o hermanos mayores.
evidencian las pocas opciones de espacios La tendencia parece ser a una mayor
de socialización, encuentro con pares ex- apropiación del espacio barrial por parte
tra-escolares que tienen los niños/as en las de los/as niños/as menos aventajados en
grandes ciudades de la Argentina. En este términos socioeconómicos, y la mayor re-
sentido, el derecho a caminar sin riesgos gulación del tiempo de juego a través de
por las calles, a reunirse con amigos y ju- estímulos específicos de los/as niños/as
gar, a participar en actividades culturales, más aventajados en términos socioeco-
sociales y deportivas, a ser un ciudadano nómicos, y las desigualdades regional en
de su ciudad con los mismos derechos que estas tendencias que muestran cómo en el
los demás, son vulnerados en general y interior urbano aún prevalece una mayor
más cuando descienden los recursos socia- autonomía del niño/a en el uso del espa-
les y socioeconómicos de los hogares. cio público que en el Gran Buenos Aires.
Se estima que sólo 2 de cada 10 niños/ Para algunos adolescentes la ayuda en
as en edad escolar en las grandes ciudades tareas domésticas en sus hogares o el
va a la escuela solo/a o con otros amigos acompañamiento en actividades produc-
y compañeros de similar edad. Esta pro- tivas de su grupo familiar o conocidos,
pensión es mayor en el interior del país suele ser otra forma de socialización en
que en el Gran Buenos Aires y a medida el que muchas veces comprometen otras
que desciende el estrato socioeconómico. maneras de encuentro e interacción con
Algunas otras actividades como “hacer grupos de pares y su formación educativa.
un mandado al mercadito o quiosco del Se estima que 3 de cada 10 adolescentes
barrio”, “jugar en la vereda o canchita entre los 13 y 17 años realizan estas ac-
del barrio”, “visitar amigos”, o “andar en tividades y que dicha propensión es leve-
bicicleta, patines” suelen ser actividades mente mayor en las mujeres que en los va-
que los/as niños/as realizan de modo au- rones y a medida que desciende el estrato
tónomo en una medida un poco mayor a socioeconómico. Casi 4 de cada 10 adoles-
la que se registra en el tránsito hacia la centes en el 25% más pobre suelen tener
escuela, registrando las mismas diferen- responsabilidades domésticas intensivas,
cias regionales y sociales mencionadas. mientras que 2 de cada 10 suelen estar
Sin embargo, cabe señalar que los niños/ en similar situación en el 25% más aven-

BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA | 201


tajado. La propensión al déficit educativo colarizados o que cursan años inferiores
es mayor entre los adolescentes que tienen al correspondiente a su edad, alcanza un
estas responsabilidades domésticas y/o la- 7% en 2009, y no experimentó variacio-
borales que entre quienes no las tienen, nes significativas desde 2007. En el nivel
sin embargo cabe mencionar que entre los secundario, la no asistencia se estima
adolescentes más pobres (25% más bajo) en torno al 9% en las grandes ciudades
el déficit educativo es similar con relativa en 2009, y no se registraron variaciones
independencia de estas responsabilidades, desde 2007. El déficit educativo en los pri-
mientras que en los otros estratos sociales meros años del secundario (1º y 2º año)
y a medida que asciende la estratificación alcanzó en 2009 el 17%, y en los últimos
social aumenta la desigualdad social y es años (3º, 4º y 5º año) el 41,5%, en ambos
regresiva para los adolescentes que tienen casos no se registran variaciones signifi-
estas responsabilidades. cativas respecto de los dos años anterio-
La escolarización a temprana edad res (2007 y 2008). El déficit educativo
(entre los 2 y 4 años) alcanza a casi 6 de guarda una alta correlación con la estra-
cada 10 niños/as en las grandes ciudades tificación social, se registra en mayor me-
de la Argentina. En los últimos tres años dida en los varones que en las mujeres, en
se ha incrementado la inclusión educativa el nivel secundario, y en el contexto de los
en este grupo de edad, en tanto pasó de hogares monoparentales, así como entre
un 49% en 2007 a un 55,5% en 2009. Su- los niños/as y adolescentes que realizan
cede que esta mayor cobertura educativa trabajo doméstico intensivo y/o ayudan a
en el nivel inicial no obligatorio se pro- un familiar o conocido en un trabajo.
dujo en mayor medida en el interior ur- La oferta educativa a la que acceden
bano que en el Gran Buenos Aires y en los niños, niñas y adolescentes fue carac-
estrato socioeconómicos medio y medio terizada en términos del tipo de esta-
alto, aunque no es menor la mayor inclu- blecimiento escolar al que asisten, tipo
sión entre los niños/as más pobres, entre de jornada, enseñanza de música, artes
quienes también se advierte una tenden- plásticas, educación física, enseñanza de
cia hacia la mayor inclusión educativa. computación, y un segundo idioma. Sólo
El nivel de cobertura en la sala de 5 se han registrado cambios en el tiempo
años es casi total, así como en el nivel en los casos de la enseñanza de compu-
primario. Sin embargo, no todos los ni- tación y un segundo idioma, donde se
ños/as transitan por el nivel primario de registran progresos en tanto se pasó de
igual manera. El déficit educativo en el un 52% de déficit en 2007 a un 38% en
nivel primario, es decir niños/as no es- 2009 en el caso de la enseñanza de un

202 | BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA


segundo idioma, y del 57% en 2007 a un ñez y adolescencia y formas social y cultu-
48% en 2009 en el caso de la enseñanza ralmente aceptadas de satisfacerlas.
de computación, entre los niños/as en Se han podido advertir cambios rele-
edad escolar. La incidencia del déficit en vantes en las condiciones materiales de
el caso de la enseñanza de computación vida de los hogares, y en algunas de las
y en la enseñanza de una segunda lengua ofertas educativas; en otras dimensiones
fue mayor en el interior urbano que en el de derechos en los que se comprometen
Gran Buenos Aires, en las escuelas de ges- los procesos de crianza, socialización y es-
tión privada que en las de gestión pública colarización, los cambios no parecen guar-
y a medida que se incrementa el estrato dar correlación positiva con el crecimiento
socioeconómico de los chicos. económico; y parecen estar más vinculados
La calidad educativa medida en tér- al rol de la familia, la comunidad, el Estado
minos de las percepciones que tienen los y las características de las estructuras de
adultos de referencia en torno a: a) la ca- oportunidades que desde estas agencias se
lidad de la enseñanza; b) el trato que reci- construyen y que son legítimamente exigi-
ben los niño/as y adolescentes por parte bles al Estado argentino.
de los docentes; y c) el estado general del
edificio escolar, permite reconocer las des-
igualdades sociales en el acceso a estos re-
cursos y el mayor déficit que registran el
nivel primario y secundario frente al ni-
vel inicial. El nivel inicial es en términos
generales el mejor evaluado en todos los
aspectos, sin embargo a través del tiempo
se advierte un incremento sostenido de la
evaluación negativa en los tres aspectos
considerados.
Las evidencias empíricas construidas en
el marco de esta investigación y los antece-
dentes de investigaciones sobre los efectos
de la pobreza en los procesos de crianza,
socialización y formación de los niños, ni-
ñas y adolescentes; enfrentan a la sociedad
argentina con el desafío de garantizar las
necesidades humanas y sociales de la ni-

BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA | 203


ANEXO
METODOLÓGICO
Metodología aplicada cación de conglomerados residenciales
La Encuesta de la Deuda Social Argen- (unidades censales) según el perfil educa-
tina (EDSA) se basa en un diseño muestral tivo predominante de los jefes de hogar.
probabilística polietápico estratificado no De esta manera, quedaron clasificados
proporcional. En este diseño muestral se cinco espacios residenciales socioeducati-
adoptó dos criterios de clasificación: 1) vos: Muy Bajo, Bajo, Medio Bajo, Medio
De conglomeración urbana; y 2) De es- y Medio Alto. Asimismo, el diseño de la
tratificación por nivel socioeconómico de EDSA también responde a una estrategia
las unidades residenciales (unidades cen- de investigación comparada de tipo lon-
sales) correspondientes a los conglome- gitudinal (seguimiento de casos panel).
rados estudiados. En cuanto al universo Para mayores detalles se puede revisar
geográfico del estudio, la muestra es re- el anexo metodológico del Informe 2009
presentativa de dos tipos de conglome- (ODSA-UCA, 2009) en www.uca.edu.ar/
rados: 1) El área metropolitana del Gran observatorio.
Buenos Aires (Ciudad de Buenos Aires y El marco muestral utilizado para la
19 partidos del Conurbano Bonaerense); selección de los casos fue la información
y 2) Las áreas metropolitanas del interior censal a nivel de radio, correspondiente al
del país con más de 200 mil habitantes: Censo Nacional de Población, Hogares y
Gran Córdoba, Gran Salta, Gran Men- Vivienda de 2001 realizado por el Insti-
doza, Gran Rosario, Gran Resistencia, tuto Nacional de Estadísticas y Censos de
Neuquén-Plottier y Bahía Blanca. Por la República Argentina (CNVHyP, 2001).
otra parte, la estratificación socio-eco- El cuestionario aplicado por la EDSA
nómica se realizó a partir de una clasifi- dispone de distintos módulos en función

BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA | 205


de los objetivos del estudio. El formula- Gran Buenos Aires, Gran Córdoba, Gran
rio cuenta con dos tipos de preguntas: a) Salta, Gran Mendoza, Gran Resistencia,
preguntas destinadas a captar atributos Neuquén-Plottier y Bahía Blanca.
o respuestas objetivas del entrevistado En las mediciones 2007 y 2009, se aplicó
en referencia a sí mismo o a su hogar; y la misma estructura de encuesta y se man-
b) preguntas de percepción orientadas a tuvo la misma formulación en las pregun-
captar aspectos psicológicos y represen- tas, lo cual nos ha permitido considerar
taciones subjetivas de los entrevistados los datos recabados de manera conjunta
con respecto a sí mismo y su entorno. en algunos de los análisis realizados. Eva-
Asimismo, la encuesta tiene un módulo luamos importante medir la incidencia del
específico centrado en evaluar la situa- nivel de privaciones (incidencia del déficit)
ción de la niñez. Este módulo es realizado en variables estructurales del desarrollo
al adulto entrevistado que fuera padre, humano de la niñez y adolescencia con
madre o tutor/a de un niño y/o niña de 0 base en una muestra acumulada de 5708
a 17 años de edad residente en el hogar. casos, con una cobertura que considera los
Dicho informante es consultado sobre di- aglomerados urbanos del Área Metropoli-
ferentes atributos objetivos de cada uno tana del Gran Buenos Aires, Gran Córdoba,
de los niños, niñas y adolescentes que Gran Rosario, Gran Salta, Gran Mendoza,
estaban bajo su responsabilidad al mo- Gran Resistencia, Neuquén-Plottier y Ba-
mento de la encuesta, y otros aspectos so- hía Blanca. Este procedimiento trae apa-
bre cuidados, hábitos, pautas de crianza, rejadas algunas ventajas que hemos con-
socialización y formación educativa. siderado importantes y que explicita Kish
El poder contar con información sobre (1995: 216): 1) se alcanza mayor precisión
las condiciones materiales de vida de los en la medición de las incidencias, con unas
hogares con niños, niñas y adolescentes varianzas más pequeñas, cuando se parte
desde 2004 a la actualidad, nos ha per- de bases muestrales mayores; y 2) partir de
mitido construir series históricas sobre una base muestral más amplia cabe esperar
dichas condiciones para el período 2004- también una diseminación espacial mayor
2009. Dichas series se han ajustado a del diseño, con una mejor cobertura de los
las muestras que son comparables en el dominios pequeños (categorías sociales
tiempo. Los análisis de las evoluciones de como por ejemplo: tipo de hogar, estratos
los indicadores en el nivel material de vida sociales, aglomerados, edades, etc.). En
2004-2009 han sido realizados con base efecto, cuando se combinan muestras inde-
en muestras que consideran los siguien- pendientes, se aumenta en forma directa la
tes aglomerados: Área metropolitana del precisión a medida que las varianzas dismi-

206 | BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA


nuyen proporcionalmente a los tamaños de se evalúan las condiciones de Habitabili-
las muestras. Sin embargo, con muestras dad, Vida y Salud y Subsistencia. Las con-
solapadas como en este caso, las ventajas diciones de habitabilidad en las que viven
de las combinaciones tienden a disminuir los niños, niñas y adolescentes entre 0 y
en proporción a las correlaciones entre las 17 años, considerando condiciones de sa-
variables medidas en cada instancia y el ni- neamiento básico de la vivienda, acceso a
vel de solapamiento (Kish, 1995). Se eva- la red de gas, hacinamiento, y cercanía a
luaron las ventajas y desventajas de este contaminantes como basurales y fábricas.
procedimiento a través del cálculo de las Asimismo, se evalúa el acceso a consumos
varianzas, llegando a resultados óptimos mínimos como el acceso a la alimentación,
para la medición de niveles de incidencia. a la vestimenta, comprar medicamentos,
Este procedimiento de acumulación atender la salud, y/o pagar impuestos. Por
de casos encuentra un antecedente en el otro lado, se evalúa la cobertura de salud
informe del año 2008 del Barómetro de a través de obra social, mutual o prepaga
la Deuda Social de la Infancia y en el in- o a través del sistema público que tienen
forme del Barómetro de la Deuda Social niños, niñas y adolescentes.
Argentina del año 2005. 2) En la dimensión Procesos de Crianza
y Socialización, se indaga sobre diferentes
Dimensiones, variables e indicadores aspectos de la estimulación emocional e
En el módulo específico sobre Condi- intelectual de niños, niñas y adolescentes
ciones de Vida de la Infancia y Adoles- a través del reconocimiento de prácticas,
cencia de la EDSA, se relevó información hábitos en el ámbito primario de socia-
particular sobre una serie de variable e lización que es la familia. Asimismo, se
indicadores referidos a las tres dimen- indaga en aspectos de estimulación emo-
siones de derechos: 1) Condiciones ma- cional e intelectual, formas de disciplinar
teriales de vida; 2) Proceso de crianza y que se suelen utilizar en los hogares; sobre
socialización; y 3) Proceso de formación. otros agentes de socialización como son
Por lo general, estos indicadores remiten los espacios de recreación y formación no
a aspectos sustantivos –de orden tanto escolares, los espacios de juego y encuen-
objetivo como subjetivo– de los derechos tro con pares, en la participación en la vida
universales y protecciones especiales que cultural, artística, recreativa, deportiva y
amparan a la niñez según las normas in- de esparcimiento de niños, niñas y ado-
ternacionales. lescentes. Los recursos de los hogares y
1) En la dimensión Condiciones Mate- de los barrios que pueden propiciar la in-
riales de Vida de la niñez y adolescencia, teracción entre pares y el acceso al conoci-

BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA | 207


miento. Aquí se analizan las desigualdades pleta e indicadores de calidad de la oferta
sociales, de localización urbana, de género educativa, y percepción de la calidad edu-
y por tipo de configuración familiar. cativa. Estas cuestiones son analizadas
3) En la dimensión Proceso de Forma- en términos de déficit, desigualdades so-
ción a través de la escolarización, se anali- ciales, de localización urbana, de género y
zan temas en debate respecto de la educa- por tipo de establecimiento escolar.
ción en Argentina como son la inclusión A continuación se presenta una tabla
en procesos de formación a temprana con el detalle de las dimensiones, sub-
edad, la escolarización en jornada com- dimensiones e indicadores considerados:

DIMENSIÓN: DIMENSIÓN:
Condiciones Materiales de Vida Vida y Salud
VARIABLE: Índice de Habitabilidad VARIABLE: Vida y Salud
INDICADORES: INDICADORES:
Hacinamiento medio Índice de consumo
Porcentaje de niños, niñas y adolescentes Capacidad de consumo de los hogares con
en cuyas viviendas conviven tres o más niño/as y adolescentes de bienes y servicios
personas por cuarto habitable. básicos como el consumo de alimentos,
Fábricas contaminantes y basurales ropa, el pago de servicios e impuestos,
Porcentaje de niños, niñas y adolescentes medicamentos y atención de la salud.
que habitan viviendas en cuya misma cuadra ESCALA DE MEDIDA:
hay fábricas contaminantes o basurales.
Ordinal
Acceso a red de gas
Porcentaje de niños, niñas y adolescentes Déficit Moderado: un problema de consumo.
en viviendas sin red de gas Déficit Severo: dos o más
Saneamiento problemas de consumo.
Porcentaje de niños y niñas en viviendas Déficit Total: sumatoria simple del
que no tienen cloacas o agua corriente déficit moderado y severo.
ESCALA DE MEDIDA:
Riesgo alimentario
Ordinal Porcentaje de niños, niñas y adolescentes
Déficit Moderado: un problema de en hogares en los que se experimentó
habitabilidad de los mencionados. hambre por problemas económicos
durante los últimos 12 meses.
Déficit Severo: dos o más problemas.
Déficit Total: sumatoria simple del
déficit moderado y severo.

208 | BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA


ESCALA DE MEDIDA: Ud perdió peso porque no tenía suficiente
dinero para comprar alimentos.
Ordinal
Ud. o algún otro adulto de su hogar dejaron
Déficit moderado: haber expresado de comer por todo un día porque no tenían
sentir hambre en algunas ocasiones. suficiente dinero para comprar más alimentos.
Déficit severo: haber expresado Disminuyó. ud. la ración de alguna de
sentir hambre frecuentemente. las comidas de los niños de su hogar
Déficit total: haber expresado sentir hambre. porque no tenía suficiente dinero
para comprar más alimentos.
Índice inseguridad alimentaria:
Los niños que habitan en el hogar tuvieron
Se ha definido a la seguridad alimentaria hambre alguna vez porque no les alcanzaba
como el acceso por parte de todas las el dinero para comprar más comida.
personas y en todo momento a alimentos
Los niños que habitan en el hogar dejaron
suficientes y nutritivos para llevar adelante
de comer alguna vez porque no había
una vida activa y saludable (FAO, 2008)
suficiente dinero para comprar alimentos.
Para construir el índice se realizaron
Los niños que habitan en el hogar dejaron
las siguientes preguntas:
de comer por todo un día porque no había
Durante los últimos 12 meses… suficiente dinero para comprar más alimentos.
No accedieron a suficiente comida. ESCALA DE MEDIDA:
Estuvieron preocupados porque los
alimentos se les acababan antes de Ordinal
recibir dinero para comprar más. Se construyó un índice mediante una
Los alimentos que compraban no les sumatoria simple y, a fines comparativos, se
alcanzaban para llegar a fin de mes y no aplicaron los siguientes criterios de corte:
tenían suficiente dinero para comprar más. Sin inseguridad alimentaria:
Contaban con tan sólo unos pocos tipos de 0 a 4 problemas.
alimentos de bajo costo para sus hijos, porque Moderado: 5 a 10 problemas.
el dinero era insuficiente para comprar más.
Elevado: 11 a 14 problemas.
No tuvieron dinero suficiente para
comprar comidas balanceadas. Déficit Total: sumatoria simple del
Ud. o algún otro adulto de su hogar déficit moderado y severo.
disminuyó la ración de alimentos o
dejaron de comer porque el dinero no Cobertura de salud
era suficiente para comprar más. Expresa la distribución porcentual de los
Ud. comió menos de lo que creía que debería niños, niñas y adolescentes en hogares que
comer a causa de que no había suficiente acuden a los distintos subsistemas de salud.
dinero para comprar más alimentos. Porcentaje de niños, niñas y adolescentes en
hogares que utilizan como principal prestador
Sintió ud. hambre alguna vez, pero de salud a hospitales públicos, a obras
no comió porque no tenía suficiente sociales o a empresas de medicina privada.
dinero para comprar más comida.

BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA | 209


ESCALA DE MEDIDA: Empleo precario.
Categorial Desempleo o subempleo de indigencia.
Hospitales públicos. Inactividad por desaliento
Obras sociales o empresas de medicina privada DIMENSIÓN:
Procesos de Crianza y de Socialización
VARIABLE: Subsistencia VARIABLE: Configuración de los hogares
INDICADORES: INDICADORES:
Pobreza Con quién viven
A partir de los ingresos de los hogares Composición de los hogares según
se establece si éstos tienen capacidad de ausencia o presencia de progenitores
satisfacer –por medio de la compra de bienes
y servicios– un conjunto de necesidades ESCALA DE MEDIDA:
alimentarias y no alimentarias consideradas Categorial
esenciales. El procedimiento parte de utilizar
una Canasta Básica de Alimentos y ampliarla Viven con su mamá y papá.
con la inclusión de bienes y servicios no Viven con su mamá o papá.
alimentarios (vestimenta, transporte,
Tipo de estructura familiar
educación, salud, etc.) con el fin de obtener
Expresa los distintos tipos de estructura
el valor de la Canasta Básica Total.
familiar. Diferenciando básicamente
ESCALA DE MEDIDA: a las configuraciones familiares con
Dicotómica un núcleo conyugal completo e hijos
(hogares biparentales) de los hogares con
Situación ocupacional del jefe/a de hogar un núcleo conyugal incompleto e hijos
La situación ocupacional del jefe o jefa de hogar (hogares monoparentales); y aquellas
es considerada una aproximación a la capacidad estructuras familiares originadas en el
de sobrevivencia de la niñez y adolescencia. matrimonio o unión de hecho de una
Se consideran las siguientes situaciones de pareja en la cual uno o ambos tienen hijos
inclusión laboral: empleos plenos de derechos provenientes de una relación anterior.
(donde se cumple la normativa vigente); ESCALA DE MEDIDA:
en empleos precarios (en los cuales no se
cumple la normativa pero se posee cierta Categorial
continuidad laboral); en situación de desempleo Familias biparentales.
o subempleo de indigencia (esto es que están
buscando empleo o realizan trabajos de escasa Familias monoparentales.
remuneración y alta inestabilidad); y otros Familias ensambladas.
que no logran conseguir empleo y caen en la
inactividad por desaliento, esto es pérdida
de la expectativa de conseguir un empleo.
ESCALA DE MEDIDA:
Categorial
Empleo pleno.

210 | BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA


VARIABLE: Estimulación Formas más habituales de disciplinar
emocional e intelectual Maneras que utilizan los adultos para
enseñar a los chicos lo que está mal.
INDICADORES:
ESCALA DE MEDIDA:
Al cuidado de quién permanecen
Persona con la que suelen pasar la mayor Categorial
parte del tiempo de lunes a viernes.
Penitencia.
ESCALA DE MEDIDA:
Reto en voz alta.
Categorial
Golpe, cachetazo, chirlo.
El padre.
Agresión verbal.
La madre.
Espacios de juego y de uso de tiempo libre
Hermanos. Lugares donde suelen jugar/
compartir tiempo libre
Otros familiares.
Espacios de juego y uso del tiempo de ocio y
Otros no familiares. recreación más habituales fuera del escolar.
Solos ESCALA DE MEDIDA:
Espacios sociales destinados a almorzar Categorial
Lugares donde los niños y niñas suelen
almorzar de lunes a viernes. 0 a 4 años
ESCALA DE MEDIDA: Su casa.
Categorial Casa de amigos o familiares.
En su casa. Espacios públicos.
Escuela. Espacios infantiles.
Otros espacios. 5 a 12 años y 13 a 17 años
Festejo de cumpleaños Adentro de la casa.
Festejo del último cumpleaños. En casa de amigos o familiares.
Compartir cuentos y lecturas en familia Fuera de la casa (vereda, baldío).
Expresa si durante los últimos 30 días alguien
de la familia les contó o leyó un cuento. Plaza, parque, club.
Compartir cama o colchón para dormir Ciber, locutorio.
Expresa la proporción de niños y niñas Otros espacios.
que comparten cama o colchón
ESCALA DE MEDIDA:
Dicotómica
Sí.
No.

BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA | 211


Amigos con los que suelen jugar/ Acceso a actividades deportivas,
compartir tiempo libre artísticas y/o recreativas
Pertenencia de los amigos con los que Prácticas de actividades físicas,
pasan más tiempo después de la escuela. deportivas y/o artísticas o culturales
en niños y niñas escolarizados.
ESCALA DE MEDIDA:
ESCALA DE MEDIDA:
Categorial
Dicotómica
Del barrio.
Sí.
De la escuela.
No.
Del club o parroquia.
Acceso a colonia de vacaciones
No frecuenta amigos.
Acceso de niños y niñas en el último
Hábito de lectura, uso de verano a la colonia de vacaciones
Internet y acceso a celular
ESCALA DE MEDIDA:
Proporción de niños con hábito de lectura,
uso de Internet y acceso a celular Dicotómica
ESCALA DE MEDIDA: Sí.
Ordinal No.
Habitualmente. Recursos del hogar
Proporción de niños, niñas y adolescentes
Algunas veces en la semana.
que tienen en su hogar: Biblioteca familiar,
De vez en cuando. diccionarios y mapas, computadora e Internet.
Casi nunca o nunca. ESCALA DE MEDIDA:
ESCALA DE MEDIDA: Dicotómica
Dicotómica Biblioteca Familiar
Celular Diccionarios, mapas
Sí. Computadora
No. Internet
Sí.
No.
Recursos barriales
Proporción de niños, niñas y adolescentes que
tienen acceso a los siguientes recursos: Plaza o
parque, centro de deportes/club social, espacio
de arte a menos de 10 cuadras de la vivienda.

212 | BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA


ESCALA DE MEDIDA: Ir a comprar al kiosco o mercadito
Dicotómica Expresa en los últimos 30 días, la
mayoría de las veces, con quién fueron
Plaza a comprar al kiosco o al mercadito.
Centro de deportes Visitar amigos
Espacio de arte Expresa en los últimos 30 días, la mayoría de
las veces, con quién fueron a visitar amigos
Sí.
Pedir en la calle, hacer changas
No.
Expresa en los últimos 30 días, la mayoría de las
veces, con quién pidió en la calle o hizo changas
VARIABLE: Autonomía en ESCALA DE MEDIDA:
los usos de la ciudad
Categorial
INDICADORES:
Solo o con otros niños.
Ir a la escuela
Expresa en los últimos 30 días con quién Acompañado por adultos.
fue a la escuela la mayoría de las veces. No suele hacerlo
Regresar de la escuela
Expresa en los últimos 30 días, la mayoría de
las veces, con quién regresó de la escuela. VARIABLE: Propensión al trabajo infantil

Visitar familiares INDICADORES:


Expresa en los últimos 30 días, la mayoría de Realiza trabajo doméstico intensivo
las veces, con quién visitaron familiares. y/o ayuda en un trabajo
Jugar en plaza, parque Proporción de adolescentes que realizan todas
las tareas domésticas del hogar (atender la casa,
Expresa en los últimos 30 días, la
hacer la comida y cuidar a sus hermanos) y/o
mayoría de las veces, con quién fueron
ayudan en un trabajo a un familiar o conocido.
a jugar a la plaza o al parque.
Jugar en la vereda, en la canchita, campito ESCALA DE MEDIDA:
Expresa en los últimos 30 días, la Dicotómica
mayoría de las veces, con quién fueron No trabaja.
a jugar a la vereda, canchita.
Trabaja
Andar en bicicleta
Expresa en los últimos 30 días, la
mayoría de las veces, con quién fueron
a andar en bicicleta o patinar
Jugar en el ciber o locutorio
Expresa en los últimos 30 días, la
mayoría de las veces, con quién fueron
a jugar al locutorio o al ciber.

BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA | 213


DIMENSIÓN: VARIABLE: Oferta Educativa
Procesos de Formación
INDICADORES:
VARIABLE: Escolarización
Tipo de establecimiento educativo
INDICADORES: Señala el tipo de establecimiento educativo al
Escolarización que concurre el niño/a.Proporción de niños/
as de 5 años que asisten a la Sala de 5 años.
Proporción de niños/as entre 2 y 4 años que
asisten a un centro de desarrollo infantil. ESCALA DE MEDIDA:
Proporción de niños/as de 5 años Categorial
que asisten a la Sala de 5 años.
Escuela pública.
Proporción de niños/as entre 6 y 12
años que asisten a Nivel Primario. Parroquial o religiosa.
Proporción de adolescentes entre 13 y 17 Privado laico.
años que asisten al Nivel Secundario.
Tipo de jornada escolar
ESCALA DE MEDIDA: Señala la duración de la jornada escolar.
Dicotómica ESCALA DE MEDIDA:
Asiste. Dicotómica
No asiste. Medio turno.
Déficit educativo Doble turno
Proporción de niños, niñas y adolescentes
Enseñanza de idioma extranjero
que no asisten o se encuentran al menos un
año inferior al correspondiente a su edad. Enseñanza de al menos un idioma
Para su cálculo se consideran las edades extranjero en el ámbito escolar.
cumplidas al 30 de junio de cada año. ESCALA DE MEDIDA:
ESCALA DE MEDIDA: Dicotómica
Dicotómica Sí.
Sin déficit. No.
Déficit. Enseñanza de computación
Enseñanza de computación en el ámbito escolar.
ESCALA DE MEDIDA:
Dicotómica
Sí.
No.

214 | BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA


Enseñanza de otras VARIABLE: Percepción de la
actividades curriculares calidad de la oferta educativa
Enseñanza de música, plástica y INDICADORES:
educación física en el ámbito escolar
Calidad de la enseñanza
ESCALA DE MEDIDA:
Percepción sobre la calidad de la enseñanza.
Dicotómica Trato de los maestros
Sí. Percepción sobre el trato de los maestros.
No. Estado general del edificio escolar
Competencias deportivas Percepción del estado general
del edificio escolar.
Participación en competencias deportivas
ESCALA DE MEDIDA:
ESCALA DE MEDIDA:
Ordinal
Dicotómica
Muy bien.
Sí.
Bien.
No.
Regular- Mal.
Visitas de estudio
Salidas de visita de estudio (museo, Propensión a cambiar de escuela
teatro, zoológico, etc.). Señala la proporción de niños, niñas
y adolescentes escolarizados que
serían cambiados de escuela si los
padres o adultos responsables tuvieran
la oportunidad de hacerlo.
ESCALA DE MEDIDA:
Dicotómica
Sí.
No.

BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA | 215


Los hallazgos y evidencias construidas en hogar, el nivel educativo e inserción socio-
materia de desarrollo de la niñez y adoles- ocupacional del jefe/a económico del hogar.
cencia en las dimensiones y sub-dimensio- La alternativa de clasificación seleccionada
nes de referencia se evalúan para cada uno fue la de combinar dichos atributos del ho-
de los siguientes ciclos vitales: 1) Primeros gar y del jefe/a económico del hogar en un
años de vida (0 a 4 años); 2) La edad escolar índice ponderado. A partir de los valores del
(5 a 12 años); y 3) Los adolescentes (13 a índice se generaron cuartiles de niños, ni-
17 años), con el objetivo de representar pe- ñas y adolescentes. Los cuatro grupos resul-
ríodos particulares; y especificando los re- tantes quedaron clasificados en: 1) Estrato
sultados generales a partir de una serie de Muy Bajo; 2) Estrato Bajo; 3) Estrato Medio
variables de diferenciación consideradas en Bajo; y 4) Estrato Medio Alto.
términos teóricos o descriptivos relevan- De manera complementaria, y sólo en el
tes para evaluar la desigual distribución de caso de algunos de los análisis sobre niños,
oportunidades y capacidades de desarrollo. niñas, y adolescentes se controlan los resul-
El aglomerado urbano donde se locali- tados por atributos de sexo, tipo de confi-
zan los hogares con niños, niñas y adoles- guración familiar y tipo de establecimiento
centes menores de 18 años es considerado educativo. Al respecto, resulta relevante
como un factor que permite aproximarnos destacar que las diferencias de sexo inten-
a la identificación de desigualdades regio- tan poder identificar desigualdades sociales
nales en las condiciones sociales, materia- y culturales fundadas en las diferencias de
les, de cuidado y hábitos de la infancia. Este género en los procesos de desarrollo infan-
factor se consideró a partir de diferenciar til. En la dimensión Procesos de Crianza y
cinco grandes sistemas socioeconómicos Socialización se introduce el análisis por
urbanos: por una lado, el Gran Buenos Ai- tipo de configuración familiar, conside-
res (Ciudad de Buenos Aires y 24 partidos rando hogares biparentales y hogares mo-
del conurbano bonaerense); y, por otro noparentales. Se entiende por hogar mo-
lado, cuatro grandes conglomerados urba- noparental aquel cuyo núcleo conyugal se
nos del interior del país con más de 200 mil encuentra incompleto con hijos, mientras
habitantes: Gran Córdoba, Gran Mendoza, que son hogares biparentales aquellos con
Gran Rosario, y otras ciudades del interior un núcleo conyugal completo e hijos. En el
del país (Gran Salta, Gran Resistencia, Ba- caso de los análisis de la dimensión Proceso
hía Blanca y Neuquén-Plottier). de formación (escolarización) se incorpora
El estrato socioeconómico de niños, ni- como variable de clasificación el tipo de es-
ñas y adolescentes se construyó a partir de tablecimiento escolar (público, parroquial o
considerar el acceso a bienes y servicios del religioso y privado laico).

216 | BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA


Ficha Técnica de la EDSA

Ámbito Conglomerados urbanos con más de 200 mil habitantes: Área


Metropolitana del Gran Buenos Aires, Gran Córdoba, Gran Salta,
Gran Mendoza, Gran Rosario, Gran Resistencia, Neuquén-Plot-
tier y Bahía Blanca.

Universo Menores de 18 años / Hogares particulares en EDSA.

Tamaño de la muestra 1904, 1919, y 1885 niños, niñas y adolescentes entre 0 y 17 años
en el 2007, 2008 y 2009, respectivamente.

Tipo de encuesta Multipropósito y longitudinal.

Asignación No proporcional.

Procedimiento de muestreo Muestreo aleatorio de radios de la población de 18 años y más


de cada aglomerado considerado. Las manzanas al interior de
cada punto muestra barrial y las viviendas de cada manzana se
seleccionaron aleatoriamente a través de un muestreo sistemá-
tico, mientras que los individuos dentro de cada vivienda fueron
seleccionados mediante un sistema de cuotas de sexo y edad.
Los cuestionarios se aplicaron mediante entrevista personal en
los domicilios.
Estratificación socio-económica efectuada a partir de la clasifica-
ción de conglomerados residenciales de hogares según el perfil
educativo predominante de los jefes de hogar en las unidades
censales. Cinco espacios residenciales socioeducativos (ERS):
ERS Muy Bajo, ERS Bajo, ERS Medio Bajo, ERS Medio y ERS Me-
dio Alto.

Error muestral Bajo el diseño estratificado el margen de error es de +/-2,25%


(para la estimación de una proporción poblacional del 50% y un
nivel de confianza del 95%).

Fecha de realización Junio de 2007, 2008 y 2009.

Trabajo de campo Observatorio de la Deuda Social Argentina, Universidad Católica


Argentina.

BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA | 217


anexo estadístico
percepción de los derechos de los niños y niñas tabla 1.a
que menos se cumplen en la argentina por aglomerado urbano
En porcentaje de respuestas múltiples. Año 2009
Gran Resto
Gran Gran Gran Resto
Buenos Urbano
Córdoba Mendoza Rosario Interior
Aires Interior
0 a 17 años TOTAL
Una educación de calidad 62,2 65,2 60,5 61,3 66,3 56,4 55,0
Alimentación 49,2 60,5 43,0 44,0 36,7 53,4 40,5
No ser maltratado 43,1 40,4 44,6 50,7 38,3 41,4 50,4
Atención de la salud 41,3 44,0 39,8 43,3 48,5 29,3 33,6
Ser escuchados 32,8 30,7 33,9 40,7 33,7 27,1 33,6
No ser discriminado 29,3 20,9 33,9 30,0 34,7 36,8 34,4
Una familia 23,7 25,7 22,6 21,3 21,4 23,3 25,2
Recreación 9,3 5,0 11,6 4,7 14,8 13,5 13,0
Tener un nombre y una nacionalidad 4,1 3,2 4,6 1,3 4,1 9,0 4,6
No sabe 0,4 1,5 1,1 0,7 0,5 2,3 1,5
la cantidad de observaciones es de n= 949 padres o referentes adultos de niños, niñas y adolescentes
fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

percepción de los derechos de los niños y niñas tabla 1.b


que menos se cumplen en la argentina por estrato socioeconómico
En porcentaje de respuestas múltiples. Año 2009
Estrato Socioeconómico (cuartiles) 1º y 10º deciles
10% 10%
Muy Bajo Bajo Medio Medio Alto
0 a 17 años TOTAL más bajo más alto

Una educación de calidad 62,2 52,6 63,8 65,5 69,7 51,7 72,2
Alimentación 49,2 57,6 47,4 46,9 58,4 69,9 63,0
No ser maltratado 43,1 54,2 37,3 40,0 42,0 49,8 41,7
Atención de la salud 41,3 37,1 42,0 34,4 51,6 30,0 44,1
Ser escuchados 32,8 31,3 41,6 40,2 24,6 26,8 19,5
No ser discriminado 29,3 22,8 29,3 30,8 21,4 28,2 15,6
Una familia 23,7 23,9 26,6 27,3 21,4 9,9 25,7
Recreación 9,3 6,8 6,3 8,9 4,3 5,5 4,5
Tener un nombre y una nacionalidad 4,1 4,8 5,0 3,3 2,5 11,1 2,2
No sabe 0,4 2,9 0,2 0,4 1,4 5,7 4,4
la cantidad de observaciones es de n= 949 padres o referentes adultos de niños, niñas y adolescentes
fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA | 221


evolución del indicador “déficit de habitabilidad” tabla 2.a
Evoluciones en porcentajes. Período 2004-2009.
Serie Histórica Aglomerados Comparables EDSA

2004 2005 2006 2007 2008 2009


0 a 17 años
Déficit total 76,7 74,3 73,4 62,7 60,2 66,0
Déficit moderado 34,5 33,4 33,7 27,2 25,1 30,3
Déficit severo 42,2 40,9 39,7 35,5 35,1 35,7
fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

evolución del indicador “déficit de habitabilidad” por región del país tabla 2.b
Evoluciones en porcentajes. Período 2004-2009.
Serie Histórica Aglomerados Comparables EDSA

2004 2005 2006 2007 2008 2009


0 a 17 años
Gran Buenos Aires
Déficit Total 81,8 82,0 81,0 76,2 66,9 70,8
Déficit Moderado 31,5 29,8 30,9 29,3 24,3 30,4
Déficit Severo 50,3 52,2 50,1 46,8 42,6 40,4
Resto Interior Urbano
Déficit Total 72,4 65,6 64,6 63,3 63,4 58,5
Déficit Moderado 31,2 22,6 24,5 23,3 24,8 28,9
Déficit Severo 41,2 43,0 40,1 40,0 38,5 29,7
fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

222 | BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA


evolución del indicador “déficit de habitabilidad” por estrato socioeconómico tabla 2.c
Evoluciones en porcentajes. Período 2004-2009.
Serie Histórica Aglomerados Comparables EDSA

2004 2005 2006 2007 2008 2009


0 a 17 años
Muy bajo
Déficit Total 98,9 94,3 95,2 94,0 91,4 86,9
Déficit Moderado 17,8 15,0 17,2 18,1 18,3 20,7
Déficit Severo 81,0 79,3 78,0 75,9 73,1 66,2
Bajo
Déficit Total 85,8 86,2 83,8 76,2 68,8 79,6
Déficit Moderado 32,8 34,5 33,2 32,9 29,0 39,1
Déficit Severo 53,0 51,7 50,6 43,4 39,8 40,6
Medio
Déficit Total 73,3 69,9 69,7 48,8 57,7 65,1
Déficit Moderado 48,5 45,4 45,5 31,1 33,9 36,3
Déficit Severo 24,8 24,5 24,2 17,6 23,8 28,8
Medio alto
Déficit Total 49,4 47,1 45,1 31,9 23,0 32,8
Déficit Moderado 39,2 39,0 38,9 26,8 19,2 25,3
Déficit Severo 10,2 8,1 6,2 5,1 3,8 7,5
fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

evolución del indicador “déficit de habitabilidad” por grupo de edad tabla 2.d
Evoluciones en porcentajes. Período 2004-2009.
Serie Histórica Aglomerados Comparables EDSA

2004 2005 2006 2007 2008 2009


0 a 17 años
0 a 4 años
Déficit Total 85,7 82,4 83,6 73,9 71,5 70,0
Déficit Moderado 30,9 29,3 31,6 24,5 25,2 31,9
Déficit Severo 54,7 53,1 52,0 49,4 46,3 38,1
5 a 12 años
Déficit Total 80,3 77,5 73,5 73,4 67,4 66,3
Déficit Moderado 31,3 25,2 26,5 27,5 26,5 28,9
Déficit Severo 49,0 52,3 47,0 45,9 40,9 37,4
13 a 17 años
Déficit Total 73,1 72,6 72,3 70,5 59,0 66,1
Déficit Moderado 31,3 27,2 31,1 31,9 21,3 29,3
Déficit Severo 41,8 45,4 41,2 38,7 37,6 36,8
fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA | 223


evolución del indicador “proximidad a fábricas contaminantes y basurales” tabla 3
por región del país, estrato socioeconómico y grupo de edad
Evoluciones en porcentajes. Período 2004-2009.
Serie Histórica Aglomerados Comparables EDSA

2004 2005 2006 2007 2008 2009


0 a 17 años
Déficit total 39,2 37,5 35,4 31,8 23,8 28,1
Región del país
Gran Buenos Aires 40,2 39,6 35,1 31,1 20,1 27,0
Resto Interior Urbano 40,7 36,0 34,1 33,5 32,5 30,5
Estrato socioeconómico
Muy bajo 48,6 46,9 40,8 39,8 29,7 36,8
Bajo 34,2 33,4 30,3 30,0 22,0 33,2
Medio 32,2 31,0 31,1 29,7 24,1 24,3
Medio Alto 39,6 39,0 39,7 27,9 19,4 18,4
Grupo de edad
0 a 4 años 42,0 41,6 38,7 34,2 25,1 28,4
5 a 12 años 44,0 43,2 35,1 30,9 23,0 28,4
13 a 17 años 33,0 33,7 34,4 30,1 22,7 28,1
fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

evolución del indicador “no acceso a red de gas” por región del país, tabla 4
estrato socioeconómico y grupo de edad
Evoluciones en porcentajes. Período 2004-2009.
Serie Histórica Aglomerados Comparables EDSA

2004 2005 2006 2007 2008 2009


0 a 17 años
Déficit total 38,8 38,3 37,4 35,0 35,0 30,9
Región del país
Gran Buenos Aires 39,6 39,5 38,0 33,2 34,1 30,8
Resto Interior Urbano 36,4 36,6 39,3 39,1 36,6 36,6
Estrato socioeconómico
Muy bajo 78,8 77,8 77,5 75,4 76,0 68,8
Bajo 46,0 45,5 45,0 44,0 43,0 33,9
Medio 20,4 19,9 18,8 15,2 14,3 13,1
Medio Alto 10,3 9,8 8,5 4,1 6,8 7,8
Grupo de edad
0 a 4 años 42,0 41,7 42,5 35,3 38,9 30,3
5 a 12 años 39,6 39,3 37,9 35,9 34,8 31,3
13 a 17 años 34,6 34,5 34,2 33,1 32,9 32,2
fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

224 | BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA


evolución en el indicador “hacinamiento medio*” por región del país, tabla 5
estrato socioeconómico y grupo de edad
Evoluciones en porcentajes. Período 2004-2009.
Serie Histórica Aglomerados Comparables EDSA

2004 2005 2006 2007 2008 2009


0 a 17 años
Déficit total 28,1 27,7 22,4 21,5 23,5 24,1
Región del país
Gran Buenos Aires 29,0 29,0 23,0 23,0 26,4 26,4
Resto Interior Urbano 26,7 25,4 22,6 18,2 17,0 19,2
Estrato socioeconómico
Muy bajo 47,7 47,0 44,1 40,1 45,1 46,2
Bajo 39,7 39,5 24,4 24,0 26,1 27,6
Medio 17,5 16,6 13,6 14,5 16,6 16,8
Medio Alto 7,6 7,9 7,7 7,5 6,5 6,0
Grupo de edad
0 a 4 años 35,9 32,3 27,1 27,1 28,4 30,8
5 a 12 años 27,4 29,3 21,6 21,3 25,0 26,4
13 a 17 años 23,3 23,7 21,5 17,8 18,7 17,9
fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca
* porcentaje de menores de 18 años que residen en viviendas en donde habitan más de dos personas por cuarto.

evolución del indicador “déficit de saneamiento*” por región del país, tabla 6
estrato socioeconómico y grupo de edad
Evoluciones en porcentajes. Período 2004-2009.
Serie Histórica Aglomerados Comparables EDSA

2004 2005 2006 2007 2008 2009


0 a 17 años
Déficit total 52,0 51,6 50,3 49,3 47,5 42,4
Región del país
Gran Buenos Aires 57,5 57,4 57,0 56,7 54,5 51,0
Resto Interior Urbano 42,2 37,7 38,9 35,2 32,0 22,6
Estrato socioeconómico
Muy bajo 88,8 89,0 82,1 82,0 79,4 68,4
Bajo 66,1 65,6 65,5 64,4 62,8 53,7
Medio 39,8 38,8 39,8 37,2 35,8 35,2
Medio Alto 13,5 13,0 13,8 13,7 12,8 12,5
Grupo de edad
0 a 4 años 55,1 53,0 52,1 50,6 52,1 41,8
5 a 12 años 51,3 51,8 51,7 51,5 47,2 39,6
13 a 17 años 48,5 49,7 49,7 49,6 44,2 45,9
fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca
* niños y niñas que viven en viviendas que no tiene cloacas o agua corriente

BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA | 225


evolución del indicador “déficit de consumo” tabla 7.a
Evoluciones en porcentajes. Período 2004-2009.
Serie Histórica Aglomerados Comparables EDSA

2004 2005 2006 2007 2008 2009


0 a 17 años
Déficit Total 79,6 70,9 58,8 52,3 55,3 71,1
Déficit moderado 43,1 41,8 41,0 36,2 39,7 44,5
Déficit severo 36,5 29,1 17,8 16,1 15,6 26,6
fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

evolución del indicador “déficit de consumo” por región del país tabla 7.b
Evoluciones en porcentajes. Período 2004-2009.
Serie Histórica Aglomerados Comparables EDSA

2004 2005 2006 2007 2008 2009


0 a 17 años
Gran Buenos Aires
Déficit Total 82,8 77,8 57,5 56,5 57,8 73,9
Déficit moderado 43,2 42,6 37,1 38,2 40,5 44,4
Déficit Severo 39,6 35,2 20,5 18,3 17,2 29,6
Resto Interior Urbano
Déficit Total 77,5 67,7 64,2 66,3 66,2 68,0
Déficit moderado 41,5 40,7 41,0 43,8 47,5 44,0
Déficit Severo 36,0 27,0 23,2 22,5 18,7 24,0
fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

226 | BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA


evolución del indicador “déficit de consumo” por estrato socioeconómico tabla 7.c
Evoluciones en porcentajes. Período 2004-2009.
Serie Histórica Aglomerados Comparables EDSA

2004 2005 2006 2007 2008 2009


0 a 17 años
Muy bajo
Déficit Total 96,1 91,4 74,0 70,2 72,2 88,6
Déficit moderado 40,9 40,5 41,2 39,6 42,0 40,1
Déficit Severo 55,2 50,9 32,8 30,6 30,2 48,5
Bajo
Déficit Total 94,0 87,2 71,7 62,6 70,0 76,7
Déficit moderado 44,0 44,5 45,9 46,6 48,7 47,8
Déficit Severo 50,0 42,7 25,7 15,9 21,4 28,9
Medio
Déficit Total 72,1 67,3 55,4 43,7 50,5 77,9
Déficit moderado 46,8 45,4 44,5 31,5 41,7 55,2
Déficit Severo 25,3 21,9 10,9 12,2 8,8 22,7
Medio alto
Déficit Total 56,8 37,9 34,1 33,0 28,6 41,7
Déficit moderado 41,0 37,1 32,4 27,3 26,4 35,1
Déficit Severo 15,8 0,8 1,6 5,7 2,2 6,6
fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

evolución del indicador “déficit de consumo” por grupo de edad tabla 7.d
Evoluciones en porcentajes. Período 2004-2009.
Serie Histórica Aglomerados Comparables EDSA

2004 2005 2006 2007 2008 2009


0 a 17 años
0 a 4 años
Déficit Total 85,2 83,8 64,4 64,3 66,5 72,7
Déficit Moderado 47,0 48,1 45,4 44,4 46,8 45,8
Déficit Severo 38,2 35,6 19,0 20,0 19,7 27,0
5 a 12 años
Déficit Total 76,1 74,9 61,8 60,6 62,7 71,2
Déficit Moderado 40,6 42,4 39,2 40,3 44,6 48,4
Déficit Severo 35,5 32,6 22,6 20,3 18,1 22,7
13 a 17 años
Déficit Total 75,2 73,5 61,8 53,7 53,1 72,0
Déficit Moderado 41,9 40,5 41,3 36,1 38,1 38,6
Déficit Severo 33,3 33,0 20,5 17,6 15,0 33,4
fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA | 227


evolución del indicador “recorte en el consumo de alimentos” tabla 8
por región del país, estrato socioeconómico y grupo de edad
Evoluciones en porcentajes. Período 2004-2009.
Serie Histórica Aglomerados Comparables EDSA

2004 2005 2006 2007 2008 2009


0 a 17 años
Realizó recortes 66,6 61,0 47,8 44,0 42,8 55,2
Región del país
Gran Buenos Aires 68,3 62,8 45,3 42,5 42,0 56,8
Resto interior Urbano 60,9 54,5 54,9 47,6 44,4 51,3
Estrato socioeconómico
Muy bajo 89,9 82,0 71,8 64,0 54,3 81,5
Bajo 78,9 74,8 58,6 53,0 54,5 58,8
Medio 57,6 53,3 39,3 31,5 36,3 52,0
Medio alto 39,9 33,8 21,1 27,8 25,7 28,8
Grupo de edad
0 a 4 años 70,2 67,4 51,3 45,1 47,4 55,7
5 a 12 años 65,9 60,4 46,6 46,3 47,1 53,8
13 a 17 años 65,2 56,1 46,0 39,3 34,2 56,6
fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

evolución en el indicador “recorte en el consumo de ropa” tabla 9


por región del país, estrato socioeconómico y grupo de edad
Evoluciones en porcentajes. Período 2004-2009.
Serie Histórica Aglomerados Comparables EDSA

2004 2005 2006 2007 2008 2009


0 a 17 años
Déficit total 69,6 62,8 48,7 45,9 47,7 57,0
Región del país
Gran Buenos Aires 71,5 64,9 43,8 43,5 47,5 59,3
Resto Interior Urbano 62,1 54,7 51,4 51,0 48,2 51,9
Estrato socioeconómico
Muy bajo 88,1 78,3 63,8 60,8 72,7 78,6
Bajo 77,5 69,0 52,5 51,8 58,4 63,4
Medio 67,8 63,7 49,4 43,3 38,7 55,8
Medio Alto 44,7 30,0 27,1 27,5 21,2 29,4
Grupo de edad
0 a 4 años 75,1 71,0 48,7 51,1 50,7 55,2
5 a 12 años 71,4 60,1 49,4 45,6 49,8 54,7
13 a 17 años 63,9 58,2 46,5 41,9 42,7 60,5
fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

228 | BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA


evolución en el indicador “recorte en el pago de impuestos” tabla 10
por región del país, estrato socioeconómico y grupo de edad
Evoluciones en porcentajes. Período 2004-2009.
Serie Histórica Aglomerados Comparables EDSA

2004 2005 2006 2007 2008 2009


0 a 17 años
Déficit total 44,9 34,5 28,4 26,9 22,9 35,5
Región del país
Gran Buenos Aires 57,7 35,9 26,7 32,7 22,5 39,2
Resto Interior Urbano 52,4 30,0 33,9 29,9 23,9 27,0
Estrato socioeconómico
Muy bajo 67,4 48,8 43,7 42,8 36,9 58,8
Bajo 53,4 38,8 37,0 31,9 26,5 47,5
Medio 46,6 42,7 24,0 23,2 18,9 22,8
Medio Alto 12,0 7,8 9,1 9,7 9,2 12,8
Grupo de edad
0 a 4 años 45,3 36,4 29,6 33,8 30,3 36,5
5 a 12 años 46,2 34,3 27,5 24,6 23,5 31,4
13 a 17 años 43,3 32,8 28,2 26,2 16,9 39,5
fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

evolución del indicador “recorte en la compra de medicamentos tabla 11


y/o atención de la salud” por región del país, estrato socioeconómico y grupo de edad
Evoluciones en porcentajes. Período 2004-2009.
Serie Histórica Aglomerados Comparables EDSA

2004 2005 2006 2007 2008 2009


0 a 17 años
Déficit total 48,5 46,8 36,4 32,8 25,3 35,7
Región del país
Gran Buenos Aires 61,3 45,4 32,9 33,4 23,1 37,7
Resto Interior Urbano 57,0 49,8 46,6 31,4 30,4 31,2
Estrato socioeconómico
Muy bajo 68,0 67,7 58,2 54,7 47,0 63,7
Bajo 63,3 59,8 43,5 36,5 24,8 41,0
Medio 41,0 39,9 29,9 26,0 20,8 26,0
Medio Alto 22,0 18,8 14,1 13,8 8,8 12,4
Grupo de edad
0 a 4 años 53,0 47,5 35,5 34,8 29,1 38,8
5 a 12 años 47,6 44,8 37,6 32,8 25,0 34,9
13 a 17 años 47,6 47,8 35,6 29,5 22,3 33,6
fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA | 229


evolución del indicador “riesgo alimentario” tabla 12.a
Período 2004-2009.
Serie Histórica Aglomerados Comparables EDSA

2004 2005 2006 2007 2008 2009


0 a 17 años
Déficit Total 42,4 33,5 21,7 20,0 19,2 27,9
Déficit Moderado 23,2 24,0 16,9 11,5 11,0 19,8
Déficit Severo 19,2 9,5 4,9 8,5 8,2 8,1
fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

evolución del indicador “riesgo alimentario” por región del país tabla 12.b
Período 2004-2009.
Serie Histórica Aglomerados Comparables EDSA

2004 2005 2006 2007 2008 2009


0 a 17 años
Gran Buenos Aires
Déficit Total 43,1 35,2 20,9 18,5 16,8 28,0
Déficit Moderado 22,7 25,2 16,1 9,6 8,8 18,2
Déficit Severo 20,4 10,0 4,8 8,9 8,0 9,8
Resto Interior Urbano
Déficit Total 39,5 27,6 23,9 23,5 20,5 27,6
Déficit Moderado 24,3 19,8 18,8 16,0 12,2 20,6
Déficit Severo 15,2 7,8 5,1 7,4 8,3 7,0
fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

230 | BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA


evolución del indicador “riesgo alimentario” por estrato socioeconómico tabla 12.c
Evoluciones en porcentajes. Período 2004-2009.
Serie Histórica Aglomerados Comparables EDSA

2004 2005 2006 2007 2008 2009


0 a 17 años
Muy bajo
Déficit Total 65,5 52,5 35,9 31,0 41,8 60,3
Déficit Moderado 34,0 33,5 26,1 15,7 22,7 34,0
Déficit Severo 31,5 19,0 9,8 15,3 19,1 26,3
Bajo
Déficit Total 58,2 45,6 29,6 24,5 22,8 34,9
Déficit Moderado 33,5 33,2 24,8 14,9 16,4 27,1
Déficit Severo 24,7 12,4 4,8 9,6 6,4 7,8
Medio
Déficit Total 43,6 30,2 17,8 18,3 11,2 21,1
Déficit Moderado 23,8 23,7 13,9 9,9 3,9 18,0
Déficit Severo 19,8 6,5 3,9 8,4 7,3 3,1
Medio alto
Déficit Total 4,2 4,3 1,9 6,2 3,3 8,3
Déficit Moderado 4,2 4,0 1,6 5,6 1,8 7,5
Déficit Severo 0,8 0,3 0,3 0,6 1,3 0,8
fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

evolución del indicador “riesgo alimentario” por grupo de edad tabla 12.d
Evoluciones en porcentajes. Período 2004-2009.
Serie Histórica Aglomerados Comparables EDSA

2004 2005 2006 2007 2008 2009


0 a 17 años
0 a 4 años
Déficit Total 48,1 34,9 19,6 20,6 21,5 30,1
Déficit Moderado 26,3 24,4 17,1 11,0 11,1 18,6
Déficit Severo 21,8 10,4 2,4 9,6 10,4 11,5
5 a 12 años
Déficit Total 43,1 32,8 23,1 20,7 19,0 27,9
Déficit Moderado 23,3 23,5 17,3 12,2 11,2 21,9
Déficit Severo 19,8 9,3 5,8 8,5 7,8 6,4
13 a 17 años
Déficit Total 41,0 33,4 21,0 17,9 17,8 25,1
Déficit Moderado 23,6 23,9 15,0 11,0 10,7 17,5
Déficit Severo 17,4 9,5 6,1 6,8 7,1 7,6
fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA | 231


evolución del indicador “cobertura de salud” tabla 13.a
Evoluciones en porcentajes. Período 2004-2009.
Serie Histórica Aglomerados Comparables EDSA

2004 2005 2006 2007 2008 2009


0 a 17 años
Obra social o mutual o prepaga 44,9 45,6 54,6 58,7 59,7 52,9
Sistema Público 55,1 54,4 45,3 41,2 40,3 47,0
fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

evolución del indicador “cobertura de salud” por región del país tabla 13.b
Evoluciones en porcentajes. Período 2004-2009.
Serie Histórica Aglomerados Comparables EDSA

2004 2005 2006 2007 2008 2009


0 a 17 años
Gran Buenos Aires
Obra social o mutual o prepaga 38,7 43,6 52,8 58,7 52,2 43,0
Sistema Público 61,3 56,4 47,2 41,3 47,8 57,0
Resto Interior Urbano
Obra social o mutual o prepaga 55,7 47,6 64,2 63,7 69,6 57,1
Sistema Público 44,3 52,4 35,8 36,3 30,4 42,9
fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

evolución del indicador “cobertura de salud” por estrato socioeconómico tabla 13.c
Evoluciones en porcentajes. Período 2004-2009.
Serie Histórica Aglomerados Comparables EDSA

2004 2005 2006 2007 2008 2009


0 a 17 años
Muy bajo
Obra social o mutual o prepaga 18,7 19,5 28,3 32,3 34,4 24,9
Sistema Público 81,3 80,5 71,7 67,7 65,6 75,1
Bajo
Obra social o mutual o prepaga 38,7 43,6 52,8 58,7 52,2 43,0
Sistema Público 61,3 56,4 47,2 41,3 47,8 57,0
Medio
Obra social o mutual o prepaga 55,7 47,6 64,2 63,7 69,6 57,1
Sistema Público 44,3 44,0 35,8 36,3 30,4 42,9
Medio Alto
Obra social o mutual o prepaga 66,6 70,4 73,4 80,3 82,6 86,9
Sistema Público 33,4 29,6 26,6 19,7 17,4 13,1
fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

232 | BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA


evolución del indicador “cobertura de salud” por grupo de edad tabla 13.d
Evoluciones en porcentajes. Período 2004-2009.
Serie Histórica Aglomerados Comparables EDSA

2004 2005 2006 2007 2008 2009


0 a 17 años
0 a 4 años
Obra social o mutual o prepaga 38,8 41,7 45,8 55,5 56,1 52,1
Sistema pública 61,2 58,3 54,2 44,5 43,9 47,9
5 a 12 años
Obra social o mutual o prepaga 41,1 45,0 51,2 54,0 52,6 52,4
Sistema pública 58,9 55,0 48,8 46,0 47,4 47,6
13 a 17 años
Obra social o mutual o prepaga 49,0 52,3 53,1 53,3 50,8 48,7
Sistema pública 51,0 47,7 46,9 46,7 49,2 51,3
fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

evolución del indicador “situación ocupacional de los jefes/as de hogar” tabla 14.a
Evoluciones en porcentajes. Período 2005-2009.
Serie Histórica Aglomerados Comparables EDSA

2005 2006 2007 2008 2009


0 a 17 años
Ocupado estable 43,7 51,0 55,6 56,1 46,5
Ocupado precario 24,0 21,0 22,0 26,9 33,7
Desempleo -subempleo de indigencia 22,0 19,2 16,0 12,5 15,6
Inactivo o desalentado 10,3 8,8 6,3 4,5 4,1
fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA | 233


evolución del indicador “situación ocupacional de los jefes/as de hogar” tabla 14.b
por región del país
Evoluciones en porcentajes. Período 2005-2009.
Serie Histórica Aglomerados Comparables EDSA

2005 2006 2007 2008 2009


0 a 17 años
Gran Buenos Aires
Ocupado estable 40,9 54,9 58,0 57,8 43,6
Ocupado precario 21,8 14,7 26,0 27,8 35,1
Desempleo -subempleo de indigencia 27,0 21,2 9,9 10,6 18,3
Inactivo o desalentado 9,4 9,3 6,1 3,8 2,9
Resto Interior Urbano
Ocupado estable 40,6 41,0 52,0 53,6 50,1
Ocupado precario 20,4 17,0 24,7 28,7 32,6
Desempleo -subempleo de indigencia 21,0 23,0 14,9 10,8 11,1
Inactivo o desalentado 16,8 19,0 8,5 6,9 6,2
fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

evolución del indicador “situación ocupacional de los jefes/as de hogar” tabla 14.c
por estrato socioeconómico
Evoluciones en porcentajes. Período 2005-2009.
Serie Histórica Aglomerados Comparables EDSA

2005 2006 2007 2008 2009


0 a 17 años
Muy bajo
Ocupado estable 26,7 28,0 27,8 29,7 13,6
Ocupado precario 19,4 27,1 33,5 39,4 40,9
Desempleo -subempleo de indigencia 41,1 32,5 26,2 24,4 41,0
Inactivo o desalentado 12,8 12,4 12,5 6,5 4,5
Bajo
Ocupado estable 40,9 50,0 52,3 51,2 46,9
Ocupado precario 16,5 17,0 17,5 25,5 32,7
Desempleo -subempleo de indigencia 29,6 26,3 24,3 19,0 14,7
Inactivo o desalentado 14,4 6,7 5,9 4,3 5,6
Medio Bajo
Ocupado estable 42,1 56,0 66,4 65,6 57,5
Ocupado precario 35,3 22,7 22,4 28,3 34,1
Desempleo -subempleo de indigencia 13,7 12,3 9,2 4,4 4,9
Inactivo o desalentado 8,9 9,0 2,0 1,7 3,5
Medio Alto
Ocupado estable 65,4 70,0 76,0 78,2 78,1
Ocupado precario 25,5 17,2 14,7 14,5 17,3
Desempleo -subempleo de indigencia 3,8 5,7 4,4 2,3 1,8
Inactivo o desalentado 5,2 7,1 4,9 5,0 2,8
fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

234 | BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA


evolución del indicador “situación ocupacional de los jefes/as de hogar” tabla 14.d
por grupo de edad
Evoluciones en porcentajes. Período 2005-2009.
Serie Histórica Aglomerados Comparables EDSA

2005 2006 2007 2008 2009


0 a 17 años
0 a 4 años
Ocupado estable 39,9 49,2 54,8 56,4 48,0
Ocupado precario 26,8 21,8 31,2 28,6 33,6
Desempleo -subempleo de indigencia 22,3 18,8 7,5 11,4 14,9
Inactivo o desalentado 10,9 10,2 6,5 3,6 3,6
5 a 12 años
Ocupado estable 41,9 50,3 53,3 57,0 46,2
Ocupado precario 18,0 13,7 23,1 21,1 36,6
Desempleo -subempleo de indigencia 26,9 25,4 16,2 16,9 12,6
Inactivo o desalentado 12,3 10,5 7,5 5,0 4,6
13 a 17 años
Ocupado estable 40,6 52,5 56,0 57,5 43,3
Ocupado precario 19,1 17,4 18,4 25,1 32,1
Desempleo -subempleo de indigencia 26,2 18,4 17,0 12,2 20,8
Inactivo o desalentado 12,0 11,8 8,6 5,2 3,8
fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

composición de los hogares según presencia o ausencia de los progenitores tabla 15.a
Evoluciones en porcentajes. Período 2008-2009.

Año de medición

2008 2009
0 a 4 años
Vive con su mamá o papá 21,5 20,0
Vive con su mamá y papa 78,5 80,0
Total 100,0 100,0
fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

con quien vive el niño/a en el hogar por aglomerado urbano tabla 15.b
En porcentajes. Período 2008-2009.
Gran Resto
Gran Gran Gran Resto
Buenos Urbano
Córdoba Mendoza Rosario Interior
Aires Interior
0 a 4 años
Vive con mamá o papá 18,6 26,3 27,0 24,4 16,5 32,7
Vive con mama y papá 81,4 73,7 73,0 75,6 83,5 67,3
Total 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0

La cantidad de observaciones es de n= 893


fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA | 235


con quien vive el niño/a en el hogar por sexo y estrato socioeconómico tabla 15.c
En porcentajes. Período 2008- 2009
Sexo Estrato Socioeconómico (cuartiles) 1º y 10º deciles
Muy Medio 10% 10%
Varón Mujer Bajo Medio
0 a 4 años Bajo Alto más bajo más alto

Vive con mamá o papá 18,6 22,7 27,6 20,0 19,3 13,3 41,3 16,2
Vive con papá y mama 81,4 77,3 72,4 80,0 80,7 86,7 58,7 83,8
Total 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0
la cantidad de observaciones es de n= 893. fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

tipo de estructura familiar tabla 16.a


Evoluciones en porcentajes. Período 2008-2009.

Año de medición

2008 2009
0 a 4 años
Familias biparentales 78,1 80,0
Familias ensambladas 9,5 7,0
Familias monoparentales 12,4 13,0
Total 100,0 100,0
fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

tipo de estructura familiar por aglomerado urbano tabla 16.b


En porcentajes. Período 2008-2009.
Gran Resto
Gran Gran Gran Resto
Buenos Urbano
Córdoba Mendoza Rosario Interior
Aires Interior
0 a 4 años
Familias biparentales 80,8 73,7 73,0 75,6 83,5 67,3
Familias ensambladas 7,0 11,2 9,9 15,7 8,9 11,7
Familias monoparentales 12,2 15,0 17,1 8,7 7,6 21,0
Total 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0
la cantidad de observaciones es de n= 893 fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

tipo de hogar familiar por sexo y estrato socioeconómico tabla 16.c


En porcentajes. Período 2008- 2009
Sexo Estrato Socioeconómico (cuartiles) 1º y 10º deciles
Muy Medio 10% 10%
Varón Mujer Bajo Medio
0 a 4 años Bajo Alto más bajo más alto

Familias biparentales 80,9 77,0 71,6 79,3 80,7 86,7 56,6 83,8
Familias ensambladas 10,3 6,3 8,6 10,8 6,7 5,9 9,8 3,8
Familias monoparentales 8,8 16,7 19,8 9,9 12,6 7,5 33,6 12,4
Total 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0
la cantidad de observaciones es de n= 893.
fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

236 | BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA


los niños y las niñas suelen permanecer al cuidado de: tabla 17.a
Evolución en porcentajes de múltiples respuestas. Período 2007- 2009

Año de medición

2007 2008 2009


0 a 4 años
El padre 27,3 38,4 38,3
La madre 90,7 92,6 86,4
Hermanos 10,3 7,3 7,1
Otros familiares 33,8 33,6 46,4
Otros no familiares y/o solo 10,4 6,3 9,7
fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

con quiénes suelen permanecer niños y niñas por aglomerado urbano tabla 17.b
En porcentajes de múltiples respuestas. Período 2007- 2009
Gran Resto
Gran Gran Gran Resto
Buenos Urbano
Córdoba Mendoza Rosario Interior
Aires Interior
0 a 4 años
El padre 33,1 38,8 38,4 39,2 52,3 29,7
La madre 89,0 91,9 94,2 94,3 88,6 90,7
Hermanos 8,6 7,3 5,5 11,1 9,3 5,8
Otros familiares 37,6 39,4 38,1 39,6 30,7 46,3
Otros no familiares y/o solo 9,8 6,4 5,5 6,8 5,4 7,8
La cantidad de observaciones es de n= 1346. fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

con quiénes suelen permanecer niños y niñas por sexo y tipo de hogar tabla 17.c
En porcentajes de múltiples respuestas. Período 2007- 2009
Sexo Hogar Familiar

Varón Mujer Biparental Monoparental


0 a 4 años
El padre 36,5 33,1 38,4 9,3
La madre 88,4 91,0 91,6 77,9
Hermanos 11,0 6,0 7,8 11,5
Otros familiares 33,1 42,3 33,9 67,0
Otros no familiares y/o solo 8,5 9,1 8,5 11,0
La cantidad de observaciones es de n= 1346.
fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA | 237


con quiénes suelen permanecer niños y niñas por estrato socioeconómico tabla 17.d
En porcentajes de múltiples respuestas. Período 2007- 2009
Estrato Socioeconómico (cuartiles) 1º y 10º deciles
Muy Medio 10% 10%
Bajo Medio
0 a 4 años Bajo Alto más bajo más alto

El padre 33,8 35,6 30,9 38,9 31,8 38,1


La madre 88,7 90,9 88,7 91,3 82,0 89,2
Hermanos 8,4 8,0 10,9 5,4 14,4 2,9
Otros familiares 40,1 38,1 38,5 35,2 43,7 35,3
Otros no familiares y/o solo 8,6 5,6 8,9 12,3 7,5 22,0
la cantidad de observaciones es de n= 1346. fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

lugares donde los niños y las niñas suelen almorzar de lunes a viernes tabla 18.a
Evolución en porcentajes. Período 2007- 2009

Año de medición

2007 2008 2009


0 a 4 años
En su casa 93,8 95,1 93,0
Escuela u otros espacios 6,2 4,9 7,0
Total 100,0 100,0 100,0
fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

dónde suelen almorzar niños y niñas tabla 18.b


de lunes a viernes por aglomerado urbano
En porcentajes. Período 2007-2009.
Gran Resto
Gran Gran Gran Resto
Buenos Urbano
Córdoba Mendoza Rosario Interior
Aires Interior
0 a 4 años
En su casa 93,1 96,0 91,8 94,3 99,1 98,9
Escuela u otros espacios 6,9 4,0 8,2 5,7 0,9 1,1
Total 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0
la cantidad de observaciones es de n= 1346. fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

dónde suelen almorzar niños y niñas de lunes a viernes por sexo y tipo de hogar tabla 18.c
En porcentajes. Período 2007- 2009
Sexo Hogar Familiar

Varón Mujer Biparental Monoparental


0 a 4 años
En su casa 93,2 94,5 94,2 92,1
Escuela u otros espacios 6,8 5,5 5,8 7,9
Total 100,0 100,0 100,0 100,0
La cantidad de observaciones es de n= 1346. fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

238 | BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA


dónde suelen almorzar niños y niñas tabla 18.d
de lunes a viernes por estrato socioeconómico
En porcentajes. Período 2007- 2009
Estrato Socioeconómico (cuartiles) 1º y 10º deciles
Muy Medio 10% 10%
Bajo Medio
0 a 4 años Bajo Alto más bajo más alto

En su casa 90,5 96,3 97,7 91,6 84,9 87,2


Escuela u otros espacios 9,5 3,7 2,3 8,4 15,1 12,8
Total 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0
la cantidad de observaciones es de n= 1346. fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

festejo del cumpleaños tabla 19.a


¿festejaron el último cumpleaños?
Evolución en porcentajes. Período 2007- 2009

Año de medición

2007 2008 2009


1 a 4 años
Sí 84,9 84,9 83,1
No 15,1 15,1 16,9
Total 100,0 100,0 100,0
fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

festejo del cumpleaños por aglomerado urbano tabla 19.b


¿festejaron el último cumpleaños?
En porcentajes. Período 2007-2009.
Gran Resto
Gran Gran Gran Resto
Buenos Urbano
Córdoba Mendoza Rosario Interior
Aires Interior
1 a 4 años
Sí 85,2 82,1 81,6 81,1 79,6 84,8
No 14,8 17,9 18,4 18,9 20,4 15,2
Total 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0
La cantidad de observaciones es de n= 1119. fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

festejo del cumpleaños por sexo y tipo de hogar ¿festejaron el último cumpleaños? tabla 19.c
En porcentajes. Período 2007- 2009
Sexo Hogar Familiar

Varón Mujer Biparental Monoparental


1 a 4 años
Sí 82,7 85,6 86,1 72,8
No 17,3 14,4 13,9 27,2
Total 100,0 100,0 100,0 100,0
La cantidad de observaciones es de n= 1119. fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA | 239


festejo del cumpleaños por estrato socioeconómico tabla 19.d
¿festejaron el último cumpleaños?
En porcentajes. Período 2007- 2009
Estrato Socioeconómico (cuartiles) 1º y 10º deciles
Muy Medio 10% 10%
Bajo Medio
1 a 4 años Bajo Alto más bajo más alto

Sí 67,8 85,7 89,4 97,2 48,9 96,8


No 32,2 14,3 10,6 2,8 51,1 3,2
Total 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0
la cantidad de observaciones es de n= 1119. fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

estimulación a través de la narración oral o lectura de cuentos tabla 20.a


¿durante los últimos 30 días alguien de la familia le contó o leyó un cuento?
Evolución en porcentajes. Período 2007- 2009

Año de medición

2007 2008 2009


0 a 4 años
Sí 65,4 65,5 59,0
No 34,6 34,5 41,0
Total 100,0 100,0 100,0
fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

estimulación de niños y niñas a través de la narración oral tabla 20.b


y/o lectura de cuentos por región del país según año de medición
¿durante los últimos 30 días alguien de la familia le contó o leyó un cuento?
Evoluciones en porcentajes. Período 2007-2009.
Gran
Resto
Buenos
Urbano Interior
Aires
0 a 4 años
2007 Sí 66,7 61,8
No 33,3 38,2
Total 100,0 100,0
2009 Sí 56,3 66,1
No 43,7 33,9
Total 100,0 100,0
fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

240 | BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA


estimulación de niños y niñas a través de la narración oral tabla 20.c
y/o lectura de cuentos por estrato socioeconómico según año de medición
¿durante los últimos 30 días alguien de la familia le contó o leyó un cuento?
Evoluciones en porcentajes. Período 2007-2009.
Estrato Socioeconómico (cuartiles) 1º y 10º deciles
Muy Medio 10% 10%
Bajo Medio
0 a 4 años Bajo Alto más bajo más alto

2007 Sí 46,0 59,0 72,7 78,5 22,3 78,5


No 54,0 41,0 27,3 21,5 77,7 21,5
Total 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0
2009 Sí 46,6 52,9 60,5 83,1 35,8 90,5
No 53,4 47,1 39,5 16,9 64,2 9,5
Total 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0
fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

estimulación de niños y niñas a través de la narración oral tabla 20.d


y/o lectura de cuentos por aglomerado urbano
¿durante los últimos 30 días alguien de la familia le contó o leyó un cuento?
En porcentajes. Período 2007-2009.
Gran Resto
Gran Gran Gran Resto
Buenos Urbano
Córdoba Mendoza Rosario Interior
Aires Interior
0 a 4 años
Sí 63,1 63,4 62,3 71,4 53,0 67,4
No 36,9 36,6 37,7 28,6 47,0 32,6
Total 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0

la cantidad de observaciones es de n= 1346 . fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

estimulación de niños y niñas a través de la narración oral tabla 20.e


y/o lectura de cuentos por sexo y tipo de hogar familiar
¿durante los últimos 30 días alguien de la familia le contó o leyó un cuento?
En porcentajes. Período 2007- 2009
Sexo Hogar Familiar

Varón Mujer Biparental Monoparental


0 a 4 años
Sí 60,3 65,7 63,8 58,9
No 39,7 34,3 36,2 41,1
Total 100,0 100,0 100,0 100,0
La cantidad de observaciones es de n= 1346. fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA | 241


estimulación de niños y niñas a través de la narración oral tabla 20.c
y/o lectura de cuentos por estrato socioeconómico
¿durante los últimos 30 días alguien de la familia le contó o leyó un cuento?
En porcentajes. Período 2007- 2009
Estrato Socioeconómico (cuartiles) 1º y 10º deciles
Muy Medio 10% 10%
Bajo Medio
0 a 4 años Bajo Alto más bajo más alto

Sí 44,6 59,5 69,5 83,0 28,9 87,3


No 55,4 40,5 30,5 17,0 71,1 12,7
Total 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0
fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

compartir cama o colchón para dormir tabla 21.a


¿comparte cama o colchón para dormir?
Evolución en porcentajes. Período 2007- 2009

Año de medición

2007 2008 2009


0 a 4 años
Sin déficit 79,2 78,3 75,7
Déficit 20,8 21,7 24,3
Total 100,0 100,0 100,0
fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

niños y niñas que comparten cama o colchón para dormir tabla 21.b
por aglomerado urbano
¿comparte cama o colchón para dormir?
En porcentajes. Período 2007-2009.
Gran Resto
Gran Gran Gran Resto
Buenos Urbano
Córdoba Mendoza Rosario Interior
Aires Interior
0 a 4 años
No 78,2 76,5 76,5 77,8 85,4 69,7
Sí 21,8 23,5 23,5 22,2 14,6 30,3
Total 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0

la cantidad de observaciones es de n= 1346. fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

242 | BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA


niños y niñas que comparten cama o colchón para dormir tabla 21.c
por sexo y tipo de hogar familiar
¿comparte cama o colchón para dormir?
En porcentajes. Período 2007- 2009
Sexo Hogar Familiar

Varón Mujer Biparental Monoparental


0 a 4 años
Sí 78,3 77,2 79,0 69,0
No 21,7 22,8 21,0 31,0
Total 100,0 100,0 100,0 100,0
la cantidad de observaciones es de n= 1346. fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

niños y niñas que comparten cama o colchón para dormir tabla 21.d
por estrato socioeconómico
¿comparte cama o colchón para dormir?
En porcentajes. Período 2007- 2009
Estrato Socioeconómico (cuartiles) 1º y 10º deciles
Muy Medio 10% 10%
Bajo Medio
0 a 4 años Bajo Alto más bajo más alto

Sí 61,5 80,7 81,0 90,8 45,5 91,0


No 38,5 19,3 19,0 9,2 54,5 9,0
Total 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0
fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

formas de disciplinamiento que experimentan niños y niñas tabla 22.a


Evolución en porcentajes. Período 2007- 2009

Año de medición

2007 2008 2009


0 a 4 años
Penitencia 63,2 63,5 65,1
Reto en voz alta 61,3 63,9 65,0
Golpe, cachetazo 31,6 24,7 30,3
Agresión verbal 8,7 7,9 9,6
fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA | 243


formas de disciplinar que experimentan niños y niñas por aglomerado urbano tabla 22.b
En porcentajes. Período 2007-2009.
Gran Resto
Gran Gran Gran Resto
Buenos Urbano
Córdoba Mendoza Rosario Interior
Aires Interior
0 a 4 años
Penitencia 63,3 65,4 67,6 75,3 60,4 61,5
Reto en voz alta 64,5 60,6 63,6 68,8 52,1 59,1
Golpe, cachetazo 27,8 31,9 38,7 35,1 17,0 33,6
Agresión verbal 9,8 6,2 5,9 10,4 4,4 5,4
la cantidad de observaciones es de n= 1346. fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

formas de disciplinar que experimentan niños y niñas tabla 22.c


por sexo y tipo de hogar
En porcentajes. Período 2007- 2009
Sexo Hogar Familiar

Varón Mujer Biparental Monoparental


0 a 4 años
Penitencia 64,8 63,2 63,4 67,2
Reto en voz alta 65,6 61,5 62,5 69,3
Golpe, cachetazo, chirlo 28,3 29,5 28,3 33,3
Agresión verbal 8,2 9,3 7,8 15,2
la cantidad de observaciones es de n= 1346. fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

formas de disciplinar que experimentan niños y niñas tabla 22.d


por estrato socioeconómico
En porcentajes. Período 2007- 2009
Estrato Socioeconómico (cuartiles) 1º y 10º deciles
Muy Medio 10% 10%
Bajo Medio
0 a 4 años Bajo Alto más bajo más alto

Penitencia 70,8 64,9 62,5 56,0 68,5 41,0


Reto en voz alta 67,1 62,5 65,5 57,3 68,2 54,5
Golpe, cachetazo, chirlo 35,4 25,5 30,2 23,0 37,0 18,5
Agresión verbal 10,8 6,4 10,8 6,5 13,4 4,8
la cantidad de observaciones es de n= 1346. fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

244 | BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA


lugares donde suelen jugar niños y niñas tabla 23.a
Evolución en porcentaje de respuestas múltiples. Período 2007- 2009

Año de medición

2007 2008 2009


0 a 4 años
En su casa 99,2 98,0 99,3
En casa de amigos o familiares 22,1 18,6 27,5
Espacios públicos 17,8 17,6 15,7
Espacios infantiles 1,9 1,7 1,3
fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

donde suelen jugar niños y niñas por aglomerado urbano tabla 23.b
En porcentajes de respuestas múltiples. Período 2007- 2009
Gran Resto
Gran Gran Gran Resto
Buenos Urbano
Córdoba Mendoza Rosario Interior
Aires Interior
0 a 4 años
En su casa 98,9 98,7 99,0 97,3 98,1 97,3
En casa de amigos o familiares 22,8 23,1 27,9 20,6 21,5 20,6
Espacios públicos (plaza, vereda) 16,4 18,8 22,1 28,4 18,4 10,4
Espacios infantiles 1,5 1,8 0,4 1,1 1,4 3,9
la cantidad de observaciones es de n= 1346. fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

donde suelen jugar niños y niñas por sexo y tipo de hogar tabla 23.c
En porcentajes. Período 2007- 2009
Sexo Hogar Familiar

Varón Mujer Biparental Monoparental


0 a 4 años
En su casa 98,5 99,2 99,2 96,4
En casa de amigos o familiares 22,3 23,3 23,4 19,3
Espacios públicos (plaza, vereda) 17,0 17,1 16,8 18,6
Espacios infantiles 2,1 1,2 1,7 1,3
Total 100,0 100,0 100,0 100,0
la cantidad de observaciones es de n= 1346. fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA | 245


donde suelen jugar niños y niñas por estrato socioeconómico tabla 23.d
En porcentajes de múltiples respuestas. Período 2007- 2009
Estrato Socioeconómico (cuartiles) 1º y 10º deciles
Muy Medio 10% 10%
Bajo Medio
0 a 4 años Bajo Alto más bajo más alto

En su casa 98,5 98,9 99,1 98,0 99,0 97,3


En casa de amigos o familiares 18,8 22,1 23,9 27,3 16,0 35,9
Espacios públicos (plaza, vereda) 20,4 10,1 18,6 18,3 22,3 23,1
Espacios infantiles 1,0 0,5 1,7 3,5 0,2 2,1
Total 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0
la cantidad de observaciones es de n= 1346. fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

pertenencia de los amigos con los que suelen jugar niños y niñas tabla 24.a
Evolución en porcentaje de respuestas múltiples. Período 2007- 2009

Año de medición

2007 2008 2009


0 a 4 años
Del barrio 26,8 22,9 20,8
De la escuela 10,5 12,8 9,6
Del club o parroquia 3,6 4,0 7,4
No frecuenta amigos 59,1 60,3 62,3
Total 100,0 100,0 100,0
fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

pertenencia de los amigos con que suelen jugar niños y niñas tabla 24.b
por aglomerado urbano
En porcentajes de respuestas múltiples. Período 2007- 2009
Gran Resto
Gran Gran Gran Resto
Buenos Urbano
Córdoba Mendoza Rosario Interior
Aires Interior
0 a 4 años
Del barrio 21,9 27,7 37,5 22,1 30,3 19,4
De la escuela 11,8 8,6 6,9 6,3 12,3 8,9
Otros espacios 4,6 6,0 6,6 5,5 2,8 8,0
No frecuenta amigos 61,7 57,7 49,1 66,1 54,7 63,7
Total 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0
la cantidad de observaciones es de n= 1346. fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

246 | BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA


pertenencia de los amigos con los que suelen jugar los niños y niñas tabla 24.c
por sexo y tipo de hogar
En porcentajes. Período 2007- 2009
Sexo Hogar Familiar

Varón Mujer Biparental Monoparental


0 a 4 años
Del barrio 23,8 23,2 23,2 25,2
De la escuela 10,0 11,7 10,7 12,5
Otros espacios 3,8 6,1 5,5 1,6
No frecuenta amigos 62,5 59,0 60,5 60,7
Total 100,0 100,0 100,0 100,0
la cantidad de observaciones es de n= 1346. fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

pertenencia de los amigos con los que suelen jugar los niños y niñas tabla 24.d
por estrato socioeconómico
En porcentajes de múltiples respuestas. Período 2007- 2009
Estrato Socioeconómico (cuartiles) 1º y 10º deciles
Muy Medio 10% 10%
Bajo Medio
0 a 4 años Bajo Alto más bajo más alto

Del barrio 34,9 19,9 23,6 13,1 37,7 11,1


De la escuela 1,6 9,4 11,2 23,6 1,1 30,0
Otros espacios 4,6 1,3 5,6 8,8 6,7 8,4
No frecuenta amigos 58,9 69,4 59,6 54,5 54,5 50,6
Total 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0
la cantidad de observaciones es de n= 1346. fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

inclusión educativa en centro de desarrollo infantil tabla 25.a


Evolución en porcentaje de respuestas múltiples. Período 2007- 2009

Año de medición

2007 2008 2009


2 a 4 años
Asiste 49,0 51,7 55,5
No asiste 51,0 48,3 44,5
Total 100,0 100,0 100,0

fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA | 247


asistencia a jardín de infantes o centro de desarrollo infantil en niños y niñas tabla 25.b
por región del país según año de medición
Evoluciones en porcentajes. Período 2007- 2009
Gran
Resto
Buenos
Urbano Interior
Aires
2 a 4 años
2007 Asiste 52,3 40,1
No asiste 47,7 59,9
Total 100,0 100,0
2009 Asiste 54,6 58,0
No asiste 45,4 42,0
Total 100,0 100,0
fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

asistencia a jardín de infantes o centro de desarrollo infantil en niños y niñas tabla 25.c
por estrato socioeconómico según año de medición
Evoluciones en porcentajes. Período 2007-2009.
Estrato Socioeconómico (cuartiles) 1º y 10º deciles
Muy Medio 10% 10%
Bajo Medio
2 a 4 años Bajo Alto más bajo más alto

2007 Asiste 22,5 53,6 48,4 66,1 16,7 78,7


No asiste 77,5 46,4 51,6 33,9 83,3 21,3
Total 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0
2009 Asiste 35,4 51,2 63,7 85,4 44,8 83,8
No asiste 64,6 48,8 36,3 14,6 55,2 16,2
Total 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0
fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

asistencia a jardín de infantes o centro de desarrollo infantil en niños y niñas tabla 25.d
por aglomerado urbano
En porcentajes. Período 2007- 2009
Gran Resto
Gran Gran Gran Resto
Buenos Urbano
Córdoba Mendoza Rosario Interior
Aires Interior
2 a 4 años
Asiste 53,0 49,5 53,8 49,3 52,7 43,3
No asiste 47,0 50,5 46,2 50,7 47,3 56,7
Total 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0
la cantidad de observaciones es de n= 877. fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

248 | BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA


asistencia a jardín de infantes o centro de desarrollo infantil en niños y niñas tabla 25.e
por sexo y tipo de hogar
En porcentajes. Período 2007- 2009
Sexo Hogar Familiar

Varón Mujer Biparental Monoparental


2 a 4 años
Asiste 50,6 53,2 52,7 48,4
No asiste 49,4 46,8 47,3 51,6
Total 100,0 100,0 100,0 100,0
la cantidad de observaciones es de n= 877 . fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

asistencia a jardín de infantes o centro de desarrollo infantil en niños y niñas tabla 25.f
por estrato socioeconómico
En porcentajes. Período 2007- 2009
Estrato Socioeconómico (cuartiles) 1º y 10º deciles
Muy Medio 10% 10%
Bajo Medio
2 a 4 años Bajo Alto más bajo más alto

Asiste 33,0 51,8 51,5 74,9 39,1 77,2


No asiste 67,0 48,2 48,5 25,1 60,9 22,8
Total 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0
la cantidad de observaciones es de n= 877. fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

tipo de establecimiento y tipo de jornada escolar tabla 26.a


de los centros de desarrollo infantil
Evolución en porcentaje de respuestas múltiples. Período 2007- 2009

Año de medición

2007 2008 2009


2 a 4 años
Medio turno 92,4 93,1 91,8
Doble turno 7,6 6,9 8,2
Total 100,0 100,0 100,0
Público 58,3 56,8 60,4
Parroquial o religioso 8,7 7,7 14,0
Privado laico 33,1 35,6 25,6
Total 100,0 100,0 100,0
fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA | 249


tipo de establecimiento y tipo de jornada escolar por aglomerado urbano tabla 26.b
En porcentajes. Período 2007- 2009
Gran Resto
Gran Gran Gran Resto
Buenos Urbano
Córdoba Mendoza Rosario Interior
Aires Interior
2 a 4 años
Medio turno 90,5 97,3 96,3 97,1 97,4 98,6
Doble turno 9,5 2,7 3,7 2,9 2,6 1,4
Total 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0
Público 56,5 64,5 67,4 59,1 63,3 64,9
Parroquial o religioso 12,2 4,8 7,9 4,9 1,9 3,0
Privado laico 31,3 30,7 24,7 36,0 34,8 32,1
Total 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0
la cantidad de observaciones es de n= 447 . fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

tipo de establecimiento y tipo de jornada escolar por sexo y tipo de hogar tabla 26.c
En porcentajes. Período 2007- 2009
Sexo Hogar Familiar

Varón Mujer Biparental Monoparental


2 a 4 años
Medio turno 91,0 93,3 93,3 85,9
Doble turno 9,0 6,7 6,7 14,1
Total 100,0 100,0 100,0 100,0
Público 61,2 56,4 57,7 64,0
Parroquial o religioso 6,4 13,4 10,5 8,5
Privado laico 32,4 30,2 31,7 27,6
Total 100,0 100,0 100,0 100,0
la cantidad de observaciones es de n= 447 . fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

tipo de establecimiento y tipo de jornada escolar por estrato socioeconómico tabla 26.d
En porcentajes. Período 2007- 2009
Estrato Socioeconómico (cuartiles) 1º y 10º deciles
Muy Medio 10% 10%
Bajo Medio
2 a 4 años Bajo Alto más bajo más alto

Medio turno 95,9 96,1 95,1 86,0 93,0 88,1


Doble turno 4,1 3,9 4,9 14,0 7,0 11,9
Total 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0
Público 85,7 78,3 47,3 39,0 82,5 30,7
Parroquial o religioso 4,5 2,0 15,5 15,3 8,1 14,9
Privado laico 9,8 19,8 37,3 45,7 9,5 54,4
Total 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0
la cantidad de observaciones es de n= 447. fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

250 | BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA


evaluación de la oferta educativa que reciben niños y niñas tabla 27.a
escolarizados en el nivel inicial
Evolución en porcentaje de respuestas múltiples. Período 2007- 2009

Año de medición

2007 2008 2009


2 a 4 años
Muy bien 34,8 36,0 35,1
En la escuela Bien 38,5 34,3 31,4
los maestros
tratan a los chicos… Regular/Mal 26,6 29,7 33,5
Total 100,0 100,0 100,0
Muy bien 28,0 30,5 28,2
Evaluación Bien 46,1 38,7 37,6
de la calidad
de la enseñanza Regular/Mal 25,9 30,8 34,2
Total 100,0 100,0 100,0
Muy bien 24,4 26,4 27,1
El estado general Bien 43,8 41,8 36,2
del edificio
escolar es… Regular/Mal 31,9 31,8 36,8
Total 100,0 100,0 100,0
fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

tipo de establecimiento y tipo de jornada escolar por aglomerado urbano tabla 27.b
En porcentajes. Período 2007- 2009
Gran Resto
Gran Gran Gran Resto
Buenos Urbano
Córdoba Mendoza Rosario Interior
Aires Interior
2 a 4 años
En la escuela Muy bien 34,3 38,2 38,1 31,5 24,6 52,4
los maestros Bien 32,4 41,1 44,1 40,1 51,6 29,8
tratan a los chicos… Regular/Mal 33,3 20,7 17,8 28,4 23,8 17,8
Evaluación Muy bien 28,8 29,2 37,6 32,5 15,0 28,1
de la calidad Bien 37,8 49,1 42,8 39,1 59,8 54,0
de la enseñanza Regular/Mal 33,5 21,7 19,6 28,4 25,2 17,8
El estado general Muy bien 22,9 34,5 38,0 36,5 15,6 43,9
del edificio Bien 39,8 42,5 41,7 32,4 57,2 37,5
escolar es… Regular/Mal 37,3 23,0 20,4 31,1 27,2 18,6
la cantidad de observaciones es de n= 447 . fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA | 251


evaluación de la oferta que reciben niños y niñas escolarizados tabla 27.c
en el nivel inicial por tipo de establecimiento y estrato socioeconómico
En porcentajes. Período 2007- 2009
Tipo de establecimiento ed. Estrato Socioeconómico (cuartiles) 1º y 10º deciles
Público/ Parro- 10% 10%
Privado Muy Medio
del quial o Bajo Medio más más
laico Bajo Alto
2 a 4 años Estado religioso bajo alto

En la escuela Muy bien 26,2 57,2 45,6 24,5 24,9 32,8 49,3 22,2 62,5
los maestros Bien 35,8 32,1 33,6 41,4 41,4 29,1 30,6 40,6 21,0
tratan a los chicos… Regular/Mal 38,1 10,7 20,8 34,0 33,7 38,1 20,1 37,2 16,5
Evaluación Muy bien 18,7 56,6 39,4 15,4 25,0 26,6 39,7 19,6 45,5
de la calidad Bien 42,8 32,7 39,6 47,6 41,3 36,3 40,0 43,1 38,0
de la enseñanza Regular/Mal 38,5 10,7 21,0 37,0 33,7 37,0 20,3 37,2 16,5
El estado general Muy bien 18,5 37,2 36,5 10,1 26,8 20,6 36,9 15,9 42,2
del edificio Bien 38,2 51,6 41,4 47,5 38,7 36,3 41,1 46,9 36,7
escolar es… Regular/Mal 43,3 11,2 22,1 42,4 34,6 43,1 22,0 37,2 21,1
la cantidad de observaciones es de n= 447 . fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

proporción de niños y niñas escolarizados que serían cambiados de escuela tabla 28.a
Evolución en porcentajes. Período 2007- 2009

Año de medición

2007 2008 2009


2 a 4 años
Sí 20,4 24,8 20,2
No 74,1 70,6 66,5
Ns/Nr 5,5 4,6 13,2
Total 100,0 100,0 100,0
fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

niños y niñas que serían cambiados de escuela por aglomerado urbano tabla 28.b
En porcentajes. Período 2007- 2009
Gran Resto
Gran Gran Gran Resto
Buenos Urbano
Córdoba Mendoza Rosario Interior
Aires Interior
2 a 4 años
Sí 23,8 16,2 12,1 26,5 19,2 13,6
No 67,0 79,6 82,2 71,6 77,7 82,2
Ns 9,2 4,2 5,7 2,0 3,1 4,3
Total 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0
la cantidad de observaciones es de n= 447 . fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

252 | BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA


niños y niñas que serían cambiados de escuela tabla 28.c
por tipo de establecimiento y estrato socioeconómico
En porcentajes. Período 2007- 2009
Tipo de establecimiento ed. Estrato Socioeconómico (cuartiles) 1º y 10º deciles
10% 10%
Público/ del Parroquial o Privado Muy Medio
Bajo Medio más más
Estado religioso laico Bajo Alto
2 a 4 años bajo alto
Sí 27,9 8,7 14,4 25,0 29,1 26,6 12,0 30,3 9,7
No 62,5 89,3 79,2 66,5 66,3 63,0 79,9 62,8 83,5
Ns 9,6 2,0 6,4 8,5 4,5 10,5 8,0 6,9 6,9
Total 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0
la cantidad de observaciones es de n= 447 . fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

composición de los hogares según presencia o ausencia de los progenitores tabla 29.a
Evoluciones en porcentajes. Período 2008-2009.

Año de medición

2008 2009
5 a 12 años
Vive con su mamá o papá 24,2 26,8
Vive con su mamá y papa 75,8 73,2
Total 100,0 100,0
fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

con quien vive el niño/a en el hogar por aglomerado urbano tabla 29.b
En porcentajes. Período 2008-2009.
Gran Resto
Gran Gran Gran Resto
Buenos Urbano
Córdoba Mendoza Rosario Interior
Aires Interior
5 a 12 años
Vive con mamá o papá 25,5 25,3 16,7 26,7 20,5 36,8
Vive con mama y papá 74,5 74,7 83,3 73,3 79,5 63,2
Total 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0

la cantidad de observaciones es de n= 1740.


fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA | 253


con quien vive el niño/a en el hogar por sexo y estrato socioeconómico tabla 29.c
En porcentajes. Período 2008- 2009
Sexo Estrato Socioeconómico (cuartiles) 1º y 10º deciles
Muy Medio 10% 10%
Varón Mujer Bajo Medio
5 a 12 años Bajo Alto más bajo más alto

Vive con mamá o papá 24,6 26,3 32,1 30,3 23,1 16,4 38,3 18,5
Vive con papá y mama 75,4 73,7 67,9 69,7 76,9 83,6 61,7 81,5
Total 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0
la cantidad de observaciones es de n= 1740. fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

tipo de estructura familiar tabla 30.a


Evoluciones en porcentajes. Período 2008-2009.

Año de medición

2008 2009
5 a 12 años
Familias biparentales 75,8 73,2
Familias ensambladas 9,6 10,1
Familias monoparentales 14,6 16,6
Total 100,0 100,0
fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

tipo de estructura familiar por aglomerado urbano tabla 30.b


En porcentajes. Período 2008-2009.
Gran Resto
Gran Gran Gran Resto
Buenos Urbano
Córdoba Mendoza Rosario Interior
Aires Interior
5 a 12 años
Familias biparentales 74,5 74,7 83,3 73,3 79,5 63,2
Familias ensambladas 9,9 9,7 4,3 13,3 7,3 14,7
Familias monoparentales 15,6 15,6 12,3 13,4 13,2 22,1
Total 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0
la cantidad de observaciones es de n= 1740. fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

tipo de hogar familiar por sexo y estrato socioeconómico tabla 30.c


En porcentajes. Período 2008- 2009
Sexo Estrato Socioeconómico (cuartiles) 1º y 10º deciles
Muy Medio 10% 10%
Varón Mujer Bajo Medio
5 a 12 años Bajo Alto más bajo más alto

Familias biparentales 75,4 73,7 67,9 69,7 76,9 83,6 61,7 81,5
Familias ensambladas 8,1 11,5 12,0 11,2 10,6 6,0 9,5 2,9
Familias monoparentales 16,5 14,7 20,2 19,1 12,5 10,5 28,9 15,6
Total 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0
la cantidad de observaciones es de n= 1740.
fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

254 | BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA


los niños y las niñas suelen permanecer al cuidado de: tabla 31.a
Evolución en porcentajes de múltiples respuestas. Período 2007- 2009

Año de medición

2007 2008 2009


5 a 12 años
El padre 28,7 36,6 31,8
La madre 84,2 86,2 81,0
Hermanos 19,7 19,1 27,4
Otros familiares 26,0 24,2 31,7
Otros no familiares y/o solo 16,4 16,6 15,5
fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

con quiénes suelen permanecer niños y niñas por aglomerado urbano tabla 31.b
En porcentajes de respuestas múltiples. Período 2007- 2009
Gran Resto
Gran Gran Gran Resto
Buenos Urbano
Córdoba Mendoza Rosario Interior
Aires Interior
5 a 12 años
El padre 32,1 32,9 32,6 32,5 34,0 32,7
La madre 84,4 82,7 87,8 87,9 81,1 75,3
Hermanos 20,2 25,7 23,3 27,0 26,5 26,8
Otros familiares 27,3 26,8 24,1 27,8 30,4 26,2
Otros no familiares y/o solo 15,2 18,4 16,3 16,1 21,1 20,0
la cantidad de observaciones es de n= 2619. fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

con quiénes suelen permanecer niños y niñas por sexo y tipo de hogar tabla 31.c
En porcentajes de respuestas múltiples. Período 2007- 2009
Sexo Hogar Familiar

Varón Mujer Biparental Monoparental


5 a 12 años
El padre 34,2 30,5 35,8 13,1
La madre 85,1 82,6 85,8 73,1
Hermanos 20,9 23,0 21,5 24,4
Otros familiares 23,7 30,7 23,2 49,1
Otros no familiares y/o solo 17,4 14,9 15,7 18,9
la cantidad de observaciones es de n= 2619.
fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA | 255


con quiénes suelen permanecer niños y niñas por estrato socioeconómico tabla 31.d
En porcentajes de múltiples respuestas. Período 2007- 2009
Estrato Socioeconómico (cuartiles) 1º y 10º deciles
Muy Medio 10% 10%
Bajo Medio
5 a 12 años Bajo Alto más bajo más alto

El padre 28,7 33,3 32,5 35,3 26,4 32,6


La madre 79,0 85,6 85,1 86,3 78,2 84,6
Hermanos 21,3 29,4 19,5 17,7 27,0 17,1
Otros familiares 29,4 22,9 31,0 25,6 28,8 27,5
Otros no familiares y/o solo 20,2 12,4 12,2 18,7 17,8 23,8
la cantidad de observaciones es de n= 2619. fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

lugares donde los niños y las niñas suelen almorzar de lunes a viernes tabla 32.a
Evolución en porcentajes. Período 2007- 2009

Año de medición

2007 2008 2009


5 a 12 años
En su casa 86,0 86,2 85,2
Escuela 10,1 10,5 11,6
Otros espacios 3,9 3,3 3,2
Total 100,0 100,0 100,0
fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

dónde suelen almorzar niños y niñas de lunes a viernes por aglomerado urbano tabla 32.b
En porcentajes. Período 2007-2009.
Gran Resto
Gran Gran Gran Resto
Buenos Urbano
Córdoba Mendoza Rosario Interior
Aires Interior
5 a 12 años
En su casa 87,0 87,5 68,7 93,3 94,8 97,1
Escuela 9,9 10,0 26,5 4,9 2,8 2,0
Otros espacios 3,1 2,5 4,7 1,8 2,3 0,9
Total 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0
la cantidad de observaciones es de n= 2619. fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

dónde suelen almorzar niños y niñas de lunes a viernes por sexo y tipo de hogar tabla 32.c
En porcentajes. Período 2007- 2009
Sexo Hogar Familiar

Varón Mujer Biparental Monoparental


5 a 12 años
En su casa 84,9 89,4 87,4 85,6
Escuela 11,9 7,9 9,9 10,2
Otros espacios 3,2 2,7 2,7 4,2
Total 100,0 100,0 100,0 100,0
la cantidad de observaciones es de n= 2619. fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

256 | BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA


dónde suelen almorzar niños y niñas tabla 32.d
de lunes a viernes por estrato socioeconómico
En porcentajes. Período 2007- 2009
Estrato Socioeconómico (cuartiles) 1º y 10º deciles
Muy Medio 10% 10%
Bajo Medio
5 a 12 años Bajo Alto más bajo más alto

En su casa 80,9 88,9 91,1 88,7 72,9 86,7


Escuela u otros espacios 12,7 9,3 7,1 10,0 16,3 11,6
Otros espacios 6,4 1,8 1,9 1,2 10,8 1,7
Total 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0
la cantidad de observaciones es de n= 2619. fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

festejo del cumpleaños ¿festejaron el último cumpleaños? tabla 33.a


Evolución en porcentajes. Período 2007- 2009

Año de medición

2007 2008 2009


5 a 12 años
Sí 81,3 81,0 79,5
No 18,7 19,0 20,5
Total 100,0 100,0 100,0
fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

festejo del cumpleaños por aglomerado urbano tabla 33.b


¿festejaron el último cumpleaños?
En porcentajes. Período 2007-2009.
Gran Resto
Gran Gran Gran Resto
Buenos Urbano
Córdoba Mendoza Rosario Interior
Aires Interior
5 a 12 años
Sí 81,6 78,6 77,0 78,2 78,8 80,2
No 18,4 21,4 23,0 21,8 21,2 19,8
Total 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0
la cantidad de observaciones es de n= 2619. fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

festejo del cumpleaños por sexo y tipo de hogar ¿festejaron el último cumpleaños? tabla 33.c
En porcentajes. Período 2007- 2009
Sexo Hogar Familiar

Varón Mujer Biparental Monoparental


5 a 12 años
Sí 79,8 81,5 81,2 77,4
No 20,2 18,5 18,8 22,6
Total 100,0 100,0 100,0 100,0
la cantidad de observaciones es de n= 2619. fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA | 257


festejo del cumpleaños por estrato socioeconómico tabla 33.d
¿festejaron el último cumpleaños?
En porcentajes. Período 2007- 2009
Estrato Socioeconómico (cuartiles) 1º y 10º deciles
Muy Medio 10% 10%
Bajo Medio
5 a 12 años Bajo Alto más bajo más alto

Sí 64,1 78,8 86,8 94,5 50,1 94,5


No 35,9 21,2 13,2 5,5 49,9 5,5
Total 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0
la cantidad de observaciones es de n= 2619. fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

compartir cama o colchón para dormir tabla 34.a


¿comparte cama o colchón para dormir?
Evolución en porcentajes. Período 2007- 2009

Año de medición

2007 2008 2009


5 a 12 años
No 83,8 83,5 79,8
Sí 16,2 16,5 20,2
Total 100,0 100,0 100,0
fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

niños y niñas que comparten cama o colchón para dormir tabla 34.b
por aglomerado urbano
¿comparte cama o colchón para dormir?
En porcentajes. Período 2007-2009.
Gran Resto
Gran Gran Gran Resto
Buenos Urbano
Córdoba Mendoza Rosario Interior
Aires Interior
5 a 12 años
No 80,9 86,1 88,1 83,0 90,8 82,4
Sí 19,1 13,9 11,9 17,0 9,2 17,6
Total 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0

la cantidad de observaciones es de n= 2619. fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

258 | BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA


niños y niñas que comparten cama o colchón para dormir tabla 34.c
por sexo y tipo de hogar familiar
¿comparte cama o colchón para dormir?
En porcentajes. Período 2007- 2009
Sexo Hogar Familiar

Varón Mujer Biparental Monoparental


5 a 12 años
Sí 84,1 80,9 83,9 74,8
No 15,9 19,1 16,1 25,2
Total 100,0 100,0 100,0 100,0
la cantidad de observaciones es de n= 2619. fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

niños y niñas que comparten cama o colchón para dormir tabla 34.d
por estrato socioeconómico
¿comparte cama o colchón para dormir?
En porcentajes. Período 2007- 2009
Estrato Socioeconómico (cuartiles) 1º y 10º deciles
Muy Medio 10% 10%
Bajo Medio
5 a 12 años Bajo Alto más bajo más alto

Sí 66,3 83,6 89,7 92,2 60,7 96,5


No 33,7 16,4 10,3 7,8 39,3 3,5
Total 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0
la cantidad de observaciones es de n= 2619. fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

estimulación a través de la narración oral o lectura de cuentos tabla 35.a


¿durante los últimos 30 días alguien de la familia le contó o leyó un cuento?
Evolución en porcentajes. Período 2007- 2009

Año de medición

2007 2008 2009


5 a 12 años
Sí 46,7 45,1 47,3
No 53,3 54,9 52,7
Total 100,0 100,0 100,0
fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA | 259


estimulación de niños y niñas a través de la narración oral tabla 35.b
y/o lectura de cuentos por aglomerado urbano
¿durante los últimos 30 días alguien de la familia le contó o leyó un cuento?
En porcentajes. Período 2007-2009.
Gran Resto
Gran Gran Gran Resto
Buenos Urbano
Córdoba Mendoza Rosario Interior
Aires Interior
5 a 12 años
Sí 46,0 47,1 47,1 50,2 38,8 51,6
No 54,0 52,9 52,9 49,8 61,2 48,4
Total 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0

la cantidad de observaciones es de n= 2619. fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

estimulación de niños y niñas a través de la narración oral tabla 35.c


y/o lectura de cuentos por sexo y tipo de hogar familiar
¿durante los últimos 30 días alguien de la familia le contó o leyó un cuento?
En porcentajes. Período 2007- 2009
Sexo Hogar Familiar

Varón Mujer Biparental Monoparental


5 a 12 años
Sí 45,6 47,1 46,1 47,6
No 54,4 52,9 53,9 52,4
Total 100,0 100,0 100,0 100,0
la cantidad de observaciones es de n= 2619. fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

estimulación de niños y niñas a través de la narración oral tabla 35.d


y/o lectura de cuentos por estrato socioeconómico
¿durante los últimos 30 días alguien de la familia le contó o leyó un cuento?
En porcentajes. Período 2007- 2009
Estrato Socioeconómico (cuartiles) 1º y 10º deciles
Muy Medio 10% 10%
Bajo Medio
5 a 12 años Bajo Alto más bajo más alto

Sí 32,7 40,2 55,1 59,0 16,7 65,7


No 67,3 59,8 44,9 41,0 83,3 34,3
Total 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0
la cantidad de observaciones es de n= 2619. fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

260 | BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA


déficit de recursos del hogar tabla 36.a
Evolución en porcentajes de múltiples respuestas. Período 2007- 2009

Año de medición

2007 2008 2009


5 a 12 años
Biblioteca familiar 54,4 50,5 49,6
Diccionarios y mapas 19,7 20,5 17,4
Computadora 69,9 62,6 59,0
Internet 81,7 77,5 70,2
fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

niños y niñas que tienen computadora en el hogar tabla 36.b


por región del país y tipo de establecimiento educativo según año de medición
Evoluciones en porcentajes. Período 2007-2009.
Tipo de establecimiento ed.
Gran Resto
Público/ del Parroquial o
Buenos Urbano Privado laico
Estado religioso
Aires Interior
5 a 12 años
2007 Sí 31,3 27,2 23,0 40,5 53,9
No 68,7 72,8 77,0 59,5 46,1
Total 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0
2009 Sí 42,4 38,1 30,3 67,4 69,0
No 57,6 61,9 69,7 32,6 31,0
Total 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0
fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

déficit de recursos del hogar por aglomerado urbano tabla 36.c


En porcentajes. Período 2007-2009.
Gran Resto
Gran Gran Gran Resto
Buenos Urbano
Córdoba Mendoza Rosario Interior
Aires Interior
5 a 12 años
Biblioteca familiar 47,1 54,8 56,4 55,1 53,5 54,0
Diccionarios, mapas 19,3 13,3 10,6 18,5 21,9 6,2
Computadora 57,6 61,9 71,1 62,2 55,2 58,0
Internet 69,1 72,4 81,6 75,0 63,9 68,6
la cantidad de observaciones es de n= 2619. fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA | 261


déficit de recursos del hogar por sexo y tipo de hogar familiar tabla 36.d
En porcentajes. Período 2007- 2009
Sexo Hogar Familiar

Varón Mujer Biparental Monoparental


5 a 12 años
Biblioteca Familiar 51,4 51,6 51,7 50,5
Diccionario, mapas 18,8 19,6 19,0 20,6
Computadora 61,9 66,1 62,2 73,9
Internet 75,0 78,3 75,8 81,4
la cantidad de observaciones es de n= 2619. fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

déficit de recursos del hogar por estrato socioeconómico tabla 36.e


En porcentajes. Período 2007- 2009
Estrato Socioeconómico (cuartiles) 1º y 10º deciles
Muy Medio 10% 10%
Bajo Medio
5 a 12 años Bajo Alto más bajo más alto

Biblioteca Familiar 83,3 67,4 41,1 12,3 98,6 3,8


Diccionario, mapas 49,4 13,7 8,6 1,7 68,6 0,5
Computadora 98,4 88,7 60,7 7,7 98,7 1,0
Internet 99.9 97,5 82,2 27,9 99.9 8,1
la cantidad de observaciones es de n= 2619. fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

hábito de lectura, uso de internet y acceso a celular tabla 37.a


Evolución en porcentajes. Período 2007- 2009

Año de medición

2007 2008 2009


5 a 12 años
Sí 45,6 50,7 49,7
Suele leer No 54,4 49,3 50,3
Total 100,0 100,0 100,0
Sí 23,4 32,2 33,5
Utiliza internet No 76,6 67,8 66,5
Total 100,0 100,0 100,0
Sí 14,5 12,1 15,8
Usa celular No 85,5 87,9 84,2
Total 100,0 100,0 100,0
fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

262 | BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA


uso de internet en niños y niñas tabla 37.b
por región del país y tipo de establecimiento educativo según año de medición
Evoluciones en porcentajes. Período 2007-2009.
Tipo de establecimiento ed.
Gran Resto
Público/ del Parroquial o
Buenos Urbano Privado laico
Estado religioso
Aires Interior
5 a 12 años
2007 Sí 24,0 22,3 19,7 22,6 40,0
No 76,0 77,7 80,3 77,4 60,0
Total 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0
2009 Sí 33,1 34,5 26,5 52,6 50,7
No 66,9 65,5 73,5 47,4 49,3
Total 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0
fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

uso de internet en niños y niñas por estrato socioeconómico según año de medición tabla 37.c
Evoluciones en porcentajes. Período 2007-2009.
Estrato Socioeconómico (cuartiles) 1º y 10º deciles
Muy Medio 10% 10%
Bajo Medio
5 a 12 años Bajo Alto más bajo más alto

2007 Sí 9,3 16,2 17,6 54,4 3,8 67,2


No 90,7 83,8 82,4 45,6 96,2 32,8
Total 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0
2009 Sí 9,4 19,0 33,2 72,4 8,9 83,6
No 90,6 81,0 66,8 27,6 91,1 16,4
Total 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0
fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

hábito de lectura, uso de internet y acceso a celular en niños y niñas tabla 37.d
por aglomerado urbano
En porcentajes. Período 2007- 2009
Gran Resto
Gran Gran Gran Resto
Buenos Urbano
Córdoba Mendoza Rosario Interior
Aires Interior
5 a 12 años
Sí 46,4 53,5 50,9 58,3 44,3 60,5
Suele leer No 53,6 46,5 49,1 41,7 55,7 39,5
Total 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0
Sí 29,7 29,4 20,8 24,2 35,5 36,8
Utiliza internet No 70,3 70,6 79,2 75,8 64,5 63,2
Total 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0
Sí 12,8 17,0 15,2 13,7 14,6 23,0
Usa celular No 87,2 83,0 84,8 86,3 85,4 77,0
Total 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0

la cantidad de observaciones es de n= 2619. fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA | 263


hábito de lectura, uso de internet y acceso a celular en niños y niñas tabla 37.e
por sexo y tipo de hogar
En porcentajes. Período 2007- 2009
Sexo Hogar Familiar

5 a 12 años Varón Mujer Biparental Monoparental

Sí 43,3 53,9 49,5 43,6


Suele leer No 56,7 46,1 50,5 56,4
Total 100,0 100,0 100,0 100,0
Sí 31,5 27,7 28,8 34,1
Utiliza internet No 68,5 72,3 71,2 65,9
Total 100,0 100,0 100,0 100,0
Sí 13,2 15,0 14,9 9,3
Usa celular No 86,8 85,0 85,1 90,7
Total 100,0 100,0 100,0 100,0
la cantidad de observaciones es de n= 2619. fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

hábito de lectura, uso de internet y acceso a celular en niños y niñas tabla 37.f
por estrato socioeconómico
En porcentajes. Período 2007- 2009
Estrato Socioeconómico (cuartiles) 1º y 10º deciles
Muy Medio 10% 10%
Bajo Medio
5 a 12 años Bajo Alto más bajo más alto

Sí 43,7 41,0 47,8 61,5 41,5 71,1


Suele leer No 56,3 59,0 52,2 38,5 58,5 28,9
Total 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0
Sí 11,9 16,5 27,7 62,0 10,5 75,0
Utiliza internet No 88,1 83,5 72,3 38,0 89,5 25,0
Total 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0
Sí 4,1 12,6 11,3 28,4 1,1 29,8
Usa celular No 95,9 87,4 88,7 71,6 98,9 70,2
Total 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0
la cantidad de observaciones es de n= 2619. fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

formas de disciplinamiento que experimentan niños y niñas tabla 38.a


Evolución en porcentajes. Período 2007- 2009

Año de medición

2007 2008 2009


5 a 12 años
Penitencia 75,0 77,5 76,9
Reto en voz alta 72,1 74,4 70,2
Golpe, cachetazo 27,7 27,1 26,0
Agresión verbal 9,8 9,1 12,2
fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

264 | BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA


formas de disciplinar que experimentan niños y niñas por aglomerado urbano tabla 38.b
En porcentajes. Período 2007-2009.
Gran Resto
Gran Gran Gran Resto
Buenos Urbano
Córdoba Mendoza Rosario Interior
Aires Interior
5 a 12 años
Penitencia 77,1 75,1 80,2 83,7 74,0 65,2
Reto en voz alta 72,8 71,1 68,1 79,3 71,7 68,4
Golpe, cachetazo 25,2 30,9 31,6 37,1 19,5 35,2
Agresión verbal 10,7 9,4 12,8 10,2 5,0 9,0
la cantidad de observaciones es de n= 2619. fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

formas de disciplinar que experimentan niños y niñas tabla 38.c


por sexo y tipo de hogar
En porcentajes. Período 2007- 2009
Sexo Hogar Familiar

Varón Mujer Biparental Monoparental


5 a 12 años
Penitencia 76,5 76,4 76,9 74,2
Reto en voz alta 73,6 71,0 71,9 74,7
Golpe, cachetazo, chirlo 28,9 25,1 26,8 28,1
Agresión verbal 10,8 9,8 9,9 12,6
la cantidad de observaciones es de n= 1346. fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

formas de disciplinar que experimentan niños y niñas tabla 38.d


por estrato socioeconómico
En porcentajes. Período 2007- 2009
Estrato Socioeconómico (cuartiles) 1º y 10º deciles
Muy Medio 10% 10%
Bajo Medio
5 a 12 años Bajo Alto más bajo más alto

Penitencia 80,2 78,1 70,9 75,8 75,7 70,8


Reto en voz alta 78,8 75,4 71,5 63,3 79,9 56,2
Golpe, cachetazo, chirlo 35,4 30,2 22,5 19,0 39,1 13,5
Agresión verbal 14,9 11,1 7,6 7,0 20,0 9,2
la cantidad de observaciones es de n= 2619. fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA | 265


lugares donde suelen jugar niños y niñas tabla 39.a
Evolución en porcentaje de respuestas múltiples. Período 2007- 2009

Año de medición

2007 2008 2009


5 a 12 años
Adentro de la casa 92,9 90,6 88,4
En casa de amigos/otros fliares 34,0 34,5 36,3
En el patio o jardín 29,1 30,0 36,4
Fuera de la casa (vereda, baldío) 12,5 15,1 12,2
Plaza/ parque/ club 12,7 11,5 10,4
Ciber/ locutorio 0,6 0,8 2,4
Otros espacios 13,6 7,2 4,9
fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

donde suelen jugar niños y niñas por aglomerado urbano tabla 39.b
En porcentajes de respuestas múltiples. Período 2007- 2009
Gran Resto
Gran Gran Gran Resto
Buenos Urbano
Córdoba Mendoza Rosario Interior
Aires Interior
5 a 12 años
Adentro de la casa 93,1 85,4 87,2 86,1 86,7 82,0
En casa de amigos/otros fliares 35,7 33,2 35,7 27,6 42,6 26,8
En el patio o jardín de la casa 30,1 35,3 36,2 31,9 27,2 43,0
Fuera de la casa (vereda, baldío) 9,3 22,4 17,6 33,8 20,2 21,6
Plaza/ parque/ club 12,5 9,5 13,5 7,7 9,5 6,5
Ciber/ locutorio 1,2 1,5 1,6 0,9 1,8 1,4
Otros espacios 9,8 6,2 4,6 5,7 6,8 7,7
la cantidad de observaciones es de n= 2619. fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

donde suelen jugar niños y niñas por sexo y tipo de hogar tabla 39.c
En porcentajes de respuestas múltiples. Período 2007- 2009
Sexo Hogar Familiar

Varón Mujer Biparental Monoparental


5 a 12 años
Adentro de la casa 89,8 91,7 90,5 91,9
En casa de amigos/otros fliares 35,7 34,2 35,2 33,6
En el patio o jardín de la casa 30,2 33,2 32,3 28,7
Fuera de la casa (vereda, baldío) 14,5 12,1 12,8 16,0
Plaza/ parque/ club 13,2 9,9 10,7 16,3
Ciber/ locutorio 1,9 0,6 1,4 0,4
Otros espacios 8,7 8,7 9,2 5,8
la cantidad de observaciones es de n= 2619. fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

266 | BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA


lugares donde suelen jugar niños y niñas por estrato socioeconómico tabla 39.d
En porcentajes de múltiples respuestas. Período 2007- 2009
Estrato Socioeconómico (cuartiles) 1º y 10º deciles
Muy Medio 10% 10%
Bajo Medio
5 a 12 años Bajo Alto más bajo más alto

Adentro de la casa 87,5 93,2 93,2 89,7 88,8 89,3


En casa de amigos/otros fliares 26,6 28,4 39,7 45,7 28,6 48,3
En el patio o jardín de la casa 35,8 36,9 32,7 21,8 35,3 17,2
Fuera de la casa (vereda, baldío) 19,7 14,1 11,8 7,1 18,5 6,3
Plaza/ parque/ club 10,6 9,4 12,3 13,9 8,9 15,5
Ciber/ locutorio 0,8 1,6 0,2 2,2 0,5 0,3
Otros espacios 11,2 6,4 3,8 12,4 8,2 14,3
la cantidad de observaciones es de n= 2619. fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

pertenencia de los amigos con los que suelen jugar niños y niñas tabla 40.a
Evolución en porcentaje de respuestas múltiples. Período 2007- 2009

Año de medición

2007 2008 2009


5 a 12 años
Del barrio 51,5 43,3 39,3
De la escuela 32,0 45,8 40,0
Otros espacios 5,7 2,1 5,1
No frecuenta amigos 10,8 8,8 15,6
fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

pertenencia de los amigos con que suelen jugar niños y niñas tabla 40.b
por aglomerado urbano
En porcentajes de respuestas múltiples. Período 2007- 2009
Gran Resto
Gran Gran Gran Resto
Buenos Urbano
Córdoba Mendoza Rosario Interior
Aires Interior
5 a 12 años
Del barrio 40,8 54,0 58,3 48,5 54,5 52,9
De la escuela 43,9 28,6 23,7 28,4 34,1 29,4
Otros espacios 4,1 4,7 3,9 4,4 5,3 5,1
No frecuenta amigos 11,2 12,7 14,0 18,7 6,1 12,6
Total 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0
la cantidad de observaciones es de n= 2619. fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA | 267


pertenencia de los amigos con los que suelen jugar los niños y niñas tabla 40.c
por sexo y tipo de hogar
En porcentajes. Período 2007- 2009
Sexo Hogar Familiar

Varón Mujer Biparental Monoparental


5 a 12 años
Del barrio 47,6 42,0 45,2 43,1
De la escuela 38,7 39,7 39,1 39,6
Otros espacios 3,9 4,7 4,3 4,4
No frecuenta amigos 9,8 13,5 11,4 12,9
Total 100,0 100,0 100,0 100,0
la cantidad de observaciones es de n= 2619. fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

pertenencia de los amigos con los que suelen jugar los niños y niñas tabla 40.d
por estrato socioeconómico
En porcentajes de múltiples respuestas. Período 2007- 2009
Estrato Socioeconómico (cuartiles) 1º y 10º deciles
Muy Medio 10% 10%
Bajo Medio
5 a 12 años Bajo Alto más bajo más alto

Del barrio 59,4 43,7 42,7 32,5 61,0 22,5


De la escuela 23,7 36,3 42,9 55,0 17,0 64,4
Otros espacios 2,3 4,9 5,1 5,1 3,8 3,8
No frecuenta amigos 14,5 15,1 9,3 7,4 18,1 9,2
Total 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0
la cantidad de observaciones es de n= 2619. fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

déficit en el acceso a recursos barriales tabla 41.a


Evoluciones en porcentajes. Período 2008-2009.

Año de medición

2008 2009
5 a 12 años
Plaza o parque 24,5 27,5
Centro de deportes/ club social 34,5 39,3
Espacio de arte 51,7 50,2

fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

268 | BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA


déficit de recursos barriales por aglomerado urbano tabla 41.b
En porcentajes. Período 2008- 2009
Gran Resto
Gran Gran Gran Resto
Buenos Urbano
Córdoba Mendoza Rosario Interior
Aires Interior
5 a 12 años
Plaza o parque 31,7 18,6 12,6 18,7 3,4 35,9
Centro de deportes/ club social 40,7 36,5 37,0 47,1 22,1 40,5
Espacio de arte 49,5 51,6 46,4 56,6 36,0 65,4
la cantidad de observaciones es de n= 1740. fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

déficit de recursos barriales por sexo y tipo de hogar tabla 41.c


En porcentajes. Período 2008- 2009
Sexo Hogar Familiar

Varón Mujer Biparental Monoparental


5 a 12 años
Plaza o parque 25,8 23,7 24,6 25,5
Centro de deportes, club social 36,1 37,6 37,1 35,6
Espacio de arte 51,0 51,0 51,4 48,9
la cantidad de observaciones es de n= 1740. fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

déficit de recursos barriales por estrato socioeconómico tabla 41.d


En porcentajes. Período 2008- 2009
Estrato Socioeconómico (cuartiles) 1º y 10º deciles
Muy Medio 10% 10%
Bajo Medio
5 a 12 años Bajo Alto más bajo más alto

Plaza o parque 32,5 24,8 26,4 15,1 40,6 7,0


Centro de deportes, club social 48,3 39,5 36,1 23,9 63,7 23,2
Espacio de arte 66,5 53,0 51,5 33,7 80,9 26,5
la cantidad de observaciones es de n= 1740. fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

práctica de actividades físicas, deportivas y/o artísticas o culturales tabla 42.a


en niños y niñas escolarizados
Evolución en porcentajes. Período 2007- 2009

Año de medición

2007 2008 2009


5 a 12 años
Sí 32,8 31,1 37,4
Actividad física o
No 67,2 68,9 62,6
deportiva
Total 100,0 100,0 100,0
Sí 16,9 15,5 14,2
Actividad artística o
No 83,1 84,5 85,8
cultural
Total 100,0 100,0 100,0

fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA | 269


práctica de actividades físicas, deportivas y/o artísticas o culturales tabla 42.b
en niños y niñas escolarizados por aglomerado urbano
En porcentajes. Período 2007- 2009
Gran Resto
Gran Gran Gran Resto
Buenos Urbano
Córdoba Mendoza Rosario Interior
Aires Interior
5 a 12 años
Sí 33,6 33,7 31,9 27,2 39,4 35,3
Actividad física
No 66,4 66,3 68,1 72,8 60,6 64,7
o deportiva
Total 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0
Sí 15,8 14,9 17,5 11,7 13,6 15,2
Actividad artística
No 84,2 85,1 82,5 88,3 86,4 84,8
o cultural
Total 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0
la cantidad de observaciones es de n= 2600. fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

práctica de actividades físicas, deportivas y/o artísticas o culturales tabla 42.c


en niños y niñas por sexo y tipo de hogar
En porcentajes. Período 2007- 2009
Sexo Hogar Familiar

5 a 12 años Varón Mujer Biparental Monoparental

Sí 41,3 25,9 33,5 34,8


Actividad física
No 58,7 74,1 66,5 65,2
o deportiva
Total 100,0 100,0 100,0 100,0
Sí 13,1 18,0 15,1 17,9
Actividad artística
No 86,9 82,0 84,9 82,1
o cultural
Total 100,0 100,0 100,0 100,0
la cantidad de observaciones es de n= 2619. fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

práctica de actividades físicas, deportivas y/o artísticas o culturales tabla 42.d


por estrato socioeconómico
En porcentajes. Período 2007- 2009
Estrato Socioeconómico (cuartiles) 1º y 10º deciles
Muy Medio 10% 10%
Bajo Medio
5 a 12 años Bajo Alto más bajo más alto

Sí 19,8 23,4 32,8 58,3 15,9 68,7


Actividad física
No 80,2 76,6 67,2 41,7 84,1 31,3
o deportiva
Total 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0
Sí 4,4 11,0 13,4 33,1 2,4 49,7
Actividad artística
No 95,6 89,0 86,6 66,9 97,6 50,3
o cultural
Total 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0
la cantidad de observaciones es de n= 2619. fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

270 | BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA


concurrir a colonia de vacaciones tabla 43.a
Evoluciones en porcentajes. Período 2008-2009.

Año de medición

2008 2009
5 a 12 años
Concurrió 13,7 13,0
No concurrió 86,3 87,0
Total 100,0 100,0

fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

concurrencia a colonia de vacaciones en niños y niñas por aglomerado urbano tabla 43.b
En porcentajes. Período 2008- 2009
Gran Resto
Gran Gran Gran Resto
Buenos Urbano
Córdoba Mendoza Rosario Interior
Aires Interior
5 a 12 años
Concurrió 13,6 12,8 12,9 14,7 11,6 12,5
No concurrió 86,4 87,2 87,1 85,3 88,4 87,5
Total 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0
la cantidad de observaciones es de n= 1740. fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

concurrencia a colonia de vacaciones en niños y niñas por sexo y tipo de hogar tabla 43.c
En porcentajes. Período 2008- 2009
Sexo Hogar Familiar

Varón Mujer Biparental Monoparental


5 a 12 años
Concurrió 14,8 11,9 13,9 10,1
No concurrió 85,2 88,1 86,1 89,9
Total 100,0 100,0 100,0 100,0
la cantidad de observaciones es de n= 1740. fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

concurrencia a colonia de vacaciones en niños y niñas tabla 43.d


por estrato socioeconómico
En porcentajes. Período 2008- 2009
Estrato Socioeconómico (cuartiles) 1º y 10º deciles
Muy Medio 10% 10%
Bajo Medio
5 a 12 años Bajo Alto más bajo más alto

Concurrió 7,3 8,9 9,9 25,8 2,9 24,6


No concurrió 92,7 91,1 90,1 74,2 97,1 75,4
Total 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0
la cantidad de observaciones es de n= 1740. fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA | 271


niños y niñas que van y regresan de la escuela solos o con otros niños/as tabla 44.a
de su misma edad por aglomerado urbano
En porcentajes. Año 2009
Gran Resto
Gran Gran Gran Resto
Total Buenos Urbano
Córdoba Mendoza Rosario Interior
Aires Interior
5 a 12 años
Lo hace solo o con otros niños* 18.2 16,4 21,8 13,5 30,5 23,4 23,0
Ir a la escuela…
Lo hace acompañado* * 81.8 83,6 78,2 86,5 69,5 76,6 77,0
Regresar de la Lo hace solo o con otros niños* 20.3 18,3 24,6 18,7 31,2 21,8 28,4
escuela… Lo hace acompañado** 79.7 81,7 75,4 81,3 68,8 78,2 71,6
*con otros niños menores de 15 años. **por adultos o por adolescentes mayores de 15 años
la cantidad de observaciones es de n= 845. fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

niños y niñas que van y regresan de la escuela solos o con otros niños/as tabla 44.b
de su misma edad por sexo y tipo de hogar
En porcentajes. Año 2009
Sexo Hogar Familiar
Total
5 a 12 años Varón Mujer Biparental Monoparental

Lo hace solo o con otros niños* 18.2 17,7 18,7 18,0 19,1
Ir a la escuela…
Lo hace acompañado* * 81.8 82,3 81,3 82,0 80,9
Regresar de la Lo hace solo o con otros niños* 20.3 23,1 17,6 19,5 24,3
escuela… Lo hace acompañado** 79.7 76,9 82,4 80,5 75,7
*con otros niños menores de 15 años. **por adultos o por adolescentes mayores de 15 años
la cantidad de observaciones es de n= 842. fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

niños y niñas que van y regresan de la escuela solos o con otros niños/ as tabla 44.c
de su misma edad por estrato socioeconómico
En porcentajes. Año 2009
Estrato Socioeconómico (cuartiles) 1º y 10º deciles
Total Muy Medio 10% 10%
Bajo Medio
5 a 12 años Bajo Alto más bajo más alto

Lo hace solo o con otros niños* 18.2 23,8 19,1 17,3 13,4 33,5 10,7
Ir a la escuela…
Lo hace acompañado* * 81.8 76,2 80,9 82,7 86,6 66,5 89,3
Regresar de la escuela… Lo hace acompañado** 79.7 76,4 75,5 79,7 85,9 70,4 89,5
*con otros niños menores de 15 años. **por adultos o por adolescentes mayores de 15 años
la cantidad de observaciones es de n= 842. fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

272 | BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA


niños y niñas que visitan familiares, que suelen jugar en la plaza, vereda o canchita tabla 45.a
y andar en bicicleta y patinar solos o con otros niños/as de su misma edad por aglomerado urbano
En porcentajes. Año 2009
Gran Resto
Gran Gran Gran Resto
Total Buenos Urbano
Córdoba Mendoza Rosario Interior
Aires Interior
5 a 12 años
No lo hace 7.2 7,1 7,3 12,1 5,1 2,9 7,6
Visita
Lo hace solo o con otros niños* 12.3 12,0 13,1 13,0 5,8 15,7 15,7
familiares…
Lo hace acompañado** 80.5 80,9 79,6 74,9 89,1 81,4 76,7
No lo hace 15.2 15,9 13,6 20,6 13,3 1,0 16,7
Juega en plaza,
Lo hace solo o con otros niños* 15.4 9,7 27,3 21,0 34,7 34,1 23,7
parque…
Lo hace acompañado** 69.4 74,4 59,1 58,4 52,0 64,9 59,6
Juega en la No lo hace 28.5 29,9 25,4 28,5 11,4 19,0 36,1
vereda, Lo hace solo o con otros niños* 30.2 24,9 41,3 33,3 55,8 40,6 40,5
canchita… Lo hace acompañado** 41.3 45,2 33,3 38,2 32,8 40,4 23,4
Anda en No lo hace 38.0 40,8 32,2 40,7 31,1 18,9 34,9
bicicleta, Lo hace solo o con otros niños* 27.6 23,5 36,1 26,1 48,9 31,1 41,4
patina… Lo hace acompañado** 34.4 35,7 31,7 33,2 20,0 50,0 23,7
*con otros niños menores de 15 años. **por adultos o por adolescentes mayores de 15 años
la cantidad de observaciones es de n= 845. fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

niños y niñas que visitan familiares, que suelen jugar en la plaza, vereda o canchita tabla 45.b
y andar en bicicleta y patinar solos o con otros niños/as de su misma edad por sexo y tipo de hogar
En porcentajes. Año 2009
Sexo Hogar Familiar
Total
5 a 12 años Varón Mujer Biparental Monoparental

No lo hace 7.2 9,0 5,4 5,8 13,8


Visita
Lo hace solo o con otros niños* 12.3 12,5 12,2 13,5 6,3
familiares…
Lo hace acompañado** 80.5 78,5 82,4 80,6 79,9
No lo hace 15.2 14,3 16,0 14,2 20,0
Juega en plaza,
Lo hace solo o con otros niños* 15.4 21,3 9,8 15,4 15,6
parque…
Lo hace acompañado** 69.4 64,3 74,3 70,4 64,4
Juega en la No lo hace 28.5 23,0 33,6 27,5 33,1
vereda, Lo hace solo o con otros niños* 30.2 35,8 24,9 32,2 20,4
canchita… Lo hace acompañado** 41.3 41,2 41,5 40,3 46,5
Anda en No lo hace 38.0 32,6 43,1 34,5 55,6
bicicleta, Lo hace solo o con otros niños* 27.6 31,7 23,7 28,8 21,4
patina… Lo hace acompañado** 34.4 35,7 33,2 36,7 23,1
*con otros niños menores de 15 años. **por adultos o por adolescentes mayores de 15 años
la cantidad de observaciones es de n= 842. fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA | 273


niños y niñas que visitan familiares, que suelen jugar en la plaza, vereda o canchita tabla 45.c
y andar en bicicleta y patinar solos o con otros niños/as de su misma edad por estrato socioeconómico
En porcentajes. Año 2009
Estrato Socioeconómico (cuartiles) 1º y 10º deciles
Total Muy Medio 10% 10%
Bajo Medio
5 a 12 años Bajo Alto más bajo más alto

No lo hace 7.2 11,5 9,5 4,2 3,8 11,0 4,9


Visita
Lo hace solo o con otros niños* 12.3 14,2 9,2 14,3 11,4 14,9 8,3
familiares…
Lo hace acompañado** 80.5 74,3 81,3 81,4 84,9 74,0 86,9
No lo hace 15.2 12,8 21,1 14,9 13,1 13,7 18,3
Juega en plaza,
Lo hace solo o con otros niños* 15.4 18,5 18,4 14,8 10,7 24,1 8,5
parque…
Lo hace acompañado** 69.4 68,7 60,6 70,4 76,1 62,2 73,1
Juega en la No lo hace 28.5 19,5 26,7 27,8 38,6 14,9 57,9
vereda, Lo hace solo o con otros niños* 30.2 38,0 34,8 23,3 24,9 41,9 14,0
canchita… Lo hace acompañado** 41.3 42,6 38,4 48,9 36,4 43,2 28,1
Anda en No lo hace 38.0 53,5 44,6 22,9 30,5 58,3 37,0
bicicleta, Lo hace solo o con otros niños* 27.6 31,1 30,6 22,7 25,8 34,7 17,2
patina… Lo hace acompañado** 34.4 15,4 24,8 54,4 43,6 7,0 45,9
*con otros niños menores de 15 años. **por adultos o por adolescentes mayores de 15 años
la cantidad de observaciones es de n= 842. fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

niños y niñas que suelen jugar en el ciber o locutorio, comprar en el kiosco, tabla 46.a
visitar amigos y/o pedir en la calle solos o con otros de su misma edad por aglomerado urbano
En porcentajes. Año 2009
Gran Resto
Gran Gran Gran Resto
Total Buenos Urbano
Córdoba Mendoza Rosario Interior
Aires Interior
5 a 12 años
Juega en No lo hace 78.1 80,9 72,1 82,5 70,0 67,4 67,2
el ciber o Lo hace solo o con otros niños* 9.5 5,7 17,7 8,3 20,9 22,4 21,2
locutorio… Lo hace acompañado** 12.4 13,5 10,1 9,1 9,1 10,3 11,6
Ir a comprar al No lo hace 15.4 16,2 13,7 17,4 5,5 8,9 18,9
kiosco Lo hace solo o con otros niños* 44.8 42,8 49,0 41,1 52,5 54,5 50,3
o mercadito Lo hace acompañado** 39.8 41,0 37,2 41,5 42,0 36,6 30,8
No lo hace 15.2 14,3 17,2 20,1 8,1 8,4 26,8
Visitar
Lo hace solo o con otros niños* 30.2 25,0 41,0 35,9 54,6 36,9 40,8
amigos..
Lo hace acompañado** 54.6 60,7 41,7 44,0 37,3 54,7 32,3
No lo hace 95.7 96,1 94,8 98,9 94,2 88,7 96,0
Pedir en la calle,
Lo hace solo o con otros niños* 0.8 0,4 1,6 0,0 1,2 5,3 0,6
hacer changas…
Lo hace acompañado** 3.5 3,4 3,6 1,1 4,6 6,0 3,3
*con otros niños menores de 15 años. **por adultos o por adolescentes mayores de 15 años
la cantidad de observaciones es de n= 845. fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

274 | BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA


niños y niñas que suelen jugar en el ciber o locutorio, comprar en el kiosco, tabla 46.b
visitar amigos y/o pedir en la calle solos o con otros de su misma edad por sexo y tipo de hogar
En porcentajes. Año 2009
Sexo Hogar Familiar
Total
5 a 12 años Varón Mujer Biparental Monoparental

No lo hace 78.1 73,2 82,7 77,5 80,7


Visita
Lo hace solo o con otros niños* 9.5 13,5 5,8 8,9 12,7
familiares…
Lo hace acompañado** 12.4 13,3 11,5 13,5 6,6
No lo hace 15.4 15,7 15,2 14,4 20,4
Juega en plaza,
Lo hace solo o con otros niños* 44.8 49,1 40,7 45,6 40,8
parque…
Lo hace acompañado** 39.8 35,2 44,2 40,0 38,8
Juega en la No lo hace 15.2 13,5 16,9 14,6 18,4
vereda, Lo hace solo o con otros niños* 30.2 36,7 24,0 29,8 32,0
canchita… Lo hace acompañado** 54.6 49,9 59,0 55,6 49,6
Anda en No lo hace 95.7 94,4 97,0 95,9 95,6
bicicleta, Lo hace solo o con otros niños* 0.8 1,2 0,4 0,5 1,4
patina… Lo hace acompañado** 3.5 4,4 2,6 3,6 3,0
*con otros niños menores de 15 años. **por adultos o por adolescentes mayores de 15 años
la cantidad de observaciones es de n= 842. fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

niños y niñas que suelen jugar en el ciber o locutorio, comprar en el kiosco, tabla 46.c
visitar amigos y/o pedir en la calle solos o con otros de su misma edad por estrato socioeconómico
En porcentajes. Año 2009
Estrato Socioeconómico (cuartiles) 1º y 10º deciles
Total Muy Medio 10% 10%
Bajo Medio
5 a 12 años Bajo Alto más bajo más alto

No lo hace 78.1 84,2 74,0 71,1 81,0 82,2 89,8


Visita
Lo hace solo o con otros niños* 9.5 8,9 13,5 10,2 6,6 6,3 1,8
familiares…
Lo hace acompañado** 12.4 6,9 12,6 18,6 12,5 11,5 8,4
No lo hace 15.4 11,7 12,3 18,0 19,2 10,1 25,5
Juega en plaza,
Lo hace solo o con otros niños* 44.8 47,6 54,8 40,9 37,6 53,6 30,9
parque…
Lo hace acompañado** 39.8 40,7 32,9 41,1 43,2 36,3 43,7
Juega en la No lo hace 15.2 19,6 21,1 17,4 5,0 6,9 6,5
vereda, Lo hace solo o con otros niños* 30.2 31,1 36,2 28,6 26,1 35,8 13,1
canchita… Lo hace acompañado** 54.6 49,3 42,7 54,0 68,9 57,2 80,4
Anda en No lo hace 95.7 92,4 95,9 96,0 97,7 92,5 98,2
bicicleta, Lo hace solo o con otros niños* 0.8 1,4 1,4 0,5 0,2 1,6 0,0
patina… Lo hace acompañado** 3.5 6,2 2,7 2,6 2,2 5,9 1,8
*con otros niños menores de 15 años. **por adultos o por adolescentes mayores de 15 años
la cantidad de observaciones es de n= 842. fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA | 275


nivel de asistencia y déficit educativo en la sala de 5 años y en el nivel primario tabla 47.a
Evolución en porcentaje. Período 2007- 2009

Año de medición

2007 2008 2009


5 a 12 años
Asistencia sala de 5 años 97,9 96,5 99,4
Asistencia nivel primario 99,4 98,7 99,8
Déficit educativo* 7,5 5,6 7,2
* niños y niñas que no asisten o se encuentran en un año inferior al correspondientes a su edad.
fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

escolarización y déficit educativo en niños y niñas en la sala de 5 años tabla 47.b


y en el nivel primario por aglomerado urbano
En porcentajes. Período 2007- 2009
Gran Resto
Gran Gran Gran Resto
Buenos Urbano
Córdoba Mendoza Rosario Interior
Aires Interior
5 a 12 años
Asistencia sala de 5 años 97,9 97,4 96,8 95,5 96,3 100,0
Asistencia nivel primario 99,4 99,1 98,6 98,4 99,3 100,0
Déficit educativo* 5,9 8,8 10,7 6,5 11,8 5,9
* niños y niñas que no asisten o se encuentran en un año inferior al correspondientes a su edad.
la cantidad de observaciones es de n= 2619. fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

escolarización y déficit educativo en niños y niñas en la sala de 5 años tabla 47.c


y en el nivel primario por sexo y tipo de hogar
En porcentajes. Período 2007- 2009
Sexo Hogar Familiar

Varón Mujer Biparental Monoparental


5 a 12 años
Asistencia sala de 5 años 98,6 96,9 98,4 94,0
Asistencia nivel primario 99,3 99,2 99,5 98,1
Déficit educativo* 6,9 6,6 6,5 7,9
* niños y niñas que no asisten o se encuentran en un año inferior al correspondientes a su edad.
la cantidad de observaciones es de n= 2619. fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

escolarización y déficit educativo en niños y niñas en la sala de 5 años tabla 47.d


y en el nivel primario por estrato socioeconómico
En porcentajes. Período 2007- 2009
Estrato Socioeconómico (cuartiles) 1º y 10º deciles
Muy Medio 10% 10%
Bajo Medio
5 a 12 años Bajo Alto más bajo más alto

Asistencia sala de 5 años 98,2 95,0 98,0 100,0 96,1 100,0


Asistencia nivel primario 98,6 99,3 99,7 99,7 97,1 100,0
Déficit educativo* 8,9 7,0 6,5 4,4 11,6 4,0
* niños y niñas que no asisten o se encuentran en un año inferior al correspondientes a su edad.
la cantidad de observaciones es de n= 2619. fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

276 | BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA


tipo de establecimiento educativo y tipo de jornada escolar tabla 48.a
Evolución en porcentaje. Período 2007- 2009

Año de medición

2007 2008 2009


5 a 12 años
Público/ del Estado 72,3 72,3 71,6
Parroquial o religioso 11,5 10,1 13,3
Privado laico 16,2 17,6 15,1
Total 100,0 100,0 100,0
Medio turno 92,0 93,5 92,2
Doble turno 8,0 6,5 7,8
Total 100,0 100,0 100,0
fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

tipo de establecimiento educativo y tipo de jornada escolar por aglomerado urbano tabla 48.b
En porcentajes. Período 2007- 2009
Gran Resto
Gran Gran Gran Resto
Buenos Urbano
Córdoba Mendoza Rosario Interior
Aires Interior
5 a 12 años
Público 68,7 79,7 71,6 87,3 70,9 90,0
Parroquial o religioso 12,3 10,0 12,7 5,1 17,1 4,8
Privado laico 19,0 10,3 15,6 7,6 12,0 5,2
Total 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0
Medio turno 91,6 94,7 95,2 94,7 93,6 95,0
Doble turno 8,4 5,3 4,8 5,3 6,4 5,0
Total 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0
la cantidad de observaciones es de n= 2600. fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

tipo de establecimiento educativo y tipo de jornada escolar tabla 48.c


por sexo y tipo de hogar
En porcentajes. Período 2007- 2009
Sexo Hogar Familiar

Varón Mujer Biparental Monoparental


5 a 12 años
Público 71,2 73,0 70,9 78,8
Parroquial o religioso 12,3 10,9 13,0 3,9
Privado laico 16,6 16,1 16,2 17,3
Total 100,0 100,0 100,0 100,0
Medio turno 91,2 93,9 92,6 92,4
Doble turno 8,8 6,1 7,4 7,6
Total 100,0 100,0 100,0 100,0
la cantidad de observaciones es de n= 2600. fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

BARÓMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA | 277


tipo de establecimiento educativo y tipo de jornada escolar tabla 48.d
por estrato socioeconómico
En porcentajes. Período 2007- 2009
Estrato Socioeconómico (cuartiles) 1º y 10º deciles
Muy Medio 10% 10%
Bajo Medio
5 a 12 años Bajo Alto más bajo más alto

Público 92,0 77,5 73,5 45,2 94,1 23,3


Parroquial o religioso 4,4 10,6 11,3 20,3 5,1 25,1
Privado laico 3,6 11,9 15,3 34,5 0,8 51,6
Total 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0
Medio turno 96,2 94,6 94,5 85,3 95,0 76,6
Doble turno 3,8 5,4 5,5 14,7 5,0 23,4
Total 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0
la cantidad de observaciones es de n= 2600. fuente: edsa, observatorio de la deuda social argentina. uca

recursos de la oferta educativa tabla 49.a


Evoluciones en porcentajes. Período 2007- 2009

Año de medición

2007 2008 2009


5 a 12 años
Sí 43,2 43,7 52,3
Enseñanza de
No 56,8 56,3 47,7
computación
Total 100,0 100,0 100,0
Sí 47,8