You are on page 1of 3

Viernes, 28 de octubre de 2016 | Leída 3435 veces

CUANDO TENGA CONEXIÓN CON UN PROCESO JUDICIAL DE REIVINDICACIÓN DE


PROPIEDAD

La cancelación del asiento registral


es una pretensión imprescriptible
Enviar por email
Tweet

La Corte

La Corte Suprema ha precisado que será imprescriptible la pretensión de cancelación del


asiento registral cuando tenga una conexión directa con la pretensión de reivindicación, de
conformidad con la característica de perpetuidad que ostenta la propiedad.

1
Al interponer una pretensión de reivindicación en sede judicial y, a la vez, una que verse
sobre la cancelación del asiento registral de la partida electrónica, a esta última le
alcanzarán los efectos inherentes del derecho de propiedad. En este caso no le será
aplicable la prescripción extintiva, por revestir la misma naturaleza que la acción
reivindicatoria (art. 927 del Código Civil).

Así lo estableció la Sala Civil Permanente de la Corte Suprema al resolver la Casación N°


2398-2015-Cajamarca, publicada en el diario oficial El Peruano del 30/09/2016.

Veamos los hechos: Dos personas plantearon una demanda solicitando la restitución,
desalojo, nulidad de compraventa y la cancelación del asiento registral de partida
electrónica de un bien inmueble. El problema tiene como origen la transferencia de
propiedad realizada por parte del demandante a su hermano, sobre un porcentaje del
predio, del cual era propietario solo en un 50%. En el momento de la inscripción
(28/03/1995) por error se omitió mencionar al propietario del otro 50%, lo que
posteriormente mediante una rectificación del 18/12/2001 se inscribe como único
propietario de todo el bien al demandado. A su vez, aprovechándose de esta inscripción, el
demandado enajena por completo el inmueble a favor del codemandado y su esposa,
mediante escritura pública del 27/09/2013, la que es objeto de nulidad en el proceso.

Por su lado, la parte demandada, en su defensa, alegó la prescripción extintiva de la


pretensión de cancelación del asiento registral, argumentando que el plazo de prescripción
para una acción personal es de 10 años. Señaló que, a la fecha de la presentación de la
demanda (09/10/2013), habría sobrepasado en exceso dicho plazo tanto si se empezara a
contar desde la inscripción errónea (28/03/1995), así como desde la inscripción
rectificadora (18/12/2001).

La sentencia de primera instancia acogió la tesis de que la pretensión de cancelación del


asiento registral era de carácter personal, en tal sentido analizó el cómputo del plazo,
concluyendo que se habría excedido el plazo a la fecha de la notificación de la demanda
con el auto admisorio y la fecha de la rectificación. De ahí que declarase fundada la
excepción.

Apelado el auto por la parte demandante, bajo su argumento de que la pretensión de


cancelación registral es connatural consecuencia de la pretensión reivindicatoria y, por
ende, imprescriptible, el colegiado superior decidió que la pretensión de cancelación
registral no era accesoria a la reivindicatoria y que no existía conexidad con ella. Por otro
lado, hace cómputo del plazo y sentencia la prescripción de la pretensión, mencionando
que las acciones reales y personales, según el inc. 1 del art. 2001 del Código Civil,
prescriben a los 10 años.

2
Presentado el recurso de casación, los jueces supremos sostuvieron, por el contrario, que
la pretensión de cancelación del asiento registral de la partida electrónica tenía conexidad
con la pretensión reivindicatoria, siendo, por ende, imprescriptible. Asimismo, precisaron
que “(…) sostener lo contrario atentaría contra la perpetuidad del derecho de propiedad”. En ese
sentido, casaron el auto de vista y declararon infundada la excepción.

Casación N° 2398-2015-Cajamarca by La Ley on Scribd