You are on page 1of 8

Universidad de Santiago de Chile

Facultad de humanidades
Introducción al saber historiográfico.

Análisis del capítulo 1 “El ocaso del régimen


oligárquico” del libro “los sótanos de la
democracia chilena, 1938- 1964”, del Marcelo
Cavarozzi

Alumno: Matías Reyes


Profesor: Diego Morales
Ayudante: Sebastían Varg
Introducción.

Marcelo Cavarozzi es un politólogo argentino nacido en el año 1943. Comenzó sus estudios
en la universidad de California a principio del año 1966. Su adolescencia y formación la
vivió en un complejo contexto político y de lucha social. Fue marcado por los movimientos
sociales en contra de la guerra de Vietnam y, además, gracias a compartir con compañeros
de origen sudamericano, es influenciado por la política latinoamericana, marcada por las
dictaduras en argentina y Brasil, la revolución cubana y los proyectos de reforma en Chile.

Gracias a una invitación de la Universidad de Chile, estuvo un tiempo en el país y desarrollo


la investigación de la cual es producto este libro. En este análisis nos concentraremos en
analizar el capítulo 1 “El ocaso del régimen oligárquico” bajo las ideas de la escuela de los
annales y los autores Marc Bloch y Lucien Fevbre. Haciendo un análisis detallado sobre las
dificultades y debilidades que se puedan observar en la obra bajo el ojo crítico del oficio de
historiador según los annales.

Reseña de la obra

En el capítulo 1 “El ocaso de la oligarquía”, Cavarozzi examina un periodo de la historia


política de Chile ubicado entre los años 1920 hasta el 1938, en donde nos describe el
proceso de desarticulación del que llama “mundo oligárquico” 1que se desarrolla en la etapa
entreguerras. Durante estos años el país sufrió una serie de transformaciones políticas y
económicas, bajo los gobiernos de Arturo Alessandri y el general Carlos Ibáñez Del Campo.
El texto se centra en las crisis, la inestabilidad política y las sucesivas tomas de poder
provocada por diferentes factores, como la influencia y consecuencias de la primera guerra
mundial y la crisis del salitre. Lo que causo en Chile una centralidad del personalismo en
la política y el alzamiento de los dos personajes que se compartirían el poder durante gran
parte de este periodo Alessandri e Ibáñez Del Campo.

Dentro de sus planteamientos más relevantes encontramos que habla de Alessandri e Ibáñez
como “dos personajes internamente contradictorios y capaces de las volteretas más osadas
en sus conductas políticas”2, los define como populares, ya que fueron capaces de captar
masas ajenas al mundo político, también como expertos manipuladores y conspirativos y
sin una línea política clara, muy contradictorios, puesto que, expresaban posturas muy
distintas a su actuar. Un ejemplo de esto es su declarado nacionalismo, que se contradecía
con su política económica extractivista y pro Estados unidos.

Otro planteamiento relevante es cuando afirma y realza la importancia de la designación de


Pablo Ramírez, un abogado y militante del partido Radical, como ministro de hacienda en
el gobierno de 1927 de Carlos Ibáñez Del Campo, que según el autor “Plantó las semillas

1
Este concepto el autor lo utiliza para describir el periodo político chileno en donde el estado era manejado por las
clases más adineradas (Empresarios, dueños de tierras, etc.). En donde la elección de los cargos públicos era cerrado
y limitado por ciertas condiciones socioeconómicas y además existía muchos casos de corrupción y manipulación de
las votaciones por parte de las clases dominantes.
2
Marcelo Cavarozzi, los sótanos de la democracia chilena, 1920-1938(Santiago, LOM, 2017), P.21.
para la formación de una élite de <<ingenieros del estado>>, que con una filosofía y
meritocrática y decididamente estatista, se constituirían en uno de los pilares de la
regeneración moral”3 del estado. El actuar del ministro Ramírez durante el trienio de
fecundidad salitrera de los años 1927-1929 marcaron el futuro de la administración pública
de recursos a favor de la producción de infraestructura y tecnología en pos del desarrollo
del país. Lo que marcó además según el autor, el nacimiento de una “Ethos estatista”4 en
contra de la tradición oligárquica de designación y ocupación de cargos públicos por el
status social.

La hipótesis principal de este capítulo es que “El termino de los años 20 marcó el ocaso
final del país que la oligarquía predominó después de la independencia”. Para afirmar su
hipótesis el autor se afirma en las situaciones que significaron los cambios del régimen
oligárquico, tales como; la intervención de nuevos actores en la política, que, a pesar de ser
parte del juego político oligárquico, rompieron las reglas al involucrar a un sector renegado,
el pueblo, como en el caso de Arturo Alessandri. Además, otra situación fue el cambio,
forzado por la crisis del salitre, del sistema económico liberal de laissez faire despótico5
por un modelo en donde el estado tuvo más participación, pero que no cambio la
dependencia económica a las exportaciones de materia prima. Con esto, los propietarios, la
empresa privada, tuvo más restricciones, pero no menos protagonismo dentro de las
decisiones políticas y económicas.

El modo de analizar la problemática que utiliza el autor es, un análisis de fuentes sobre
economía política chilena para analizar el contexto económico y además textos biográficos
sobre los personajes a los cuales interpela dentro de la obra, con ello contrasta dos miradas,
la mirada económica y política sobre los hechos concretos relacionados con los cambios y
dificultades que sucedieron en la época para justificar sus tesis; y además los textos
biográficos para afirmar su mirada sobre el protagonismo del personalismo de los dos
gobernantes a los que le da más preponderancia en relación a la incidencia del contexto,
Alessandri e Ibáñez.

Respecto a los hallazgos preferentes, no considero que en el texto haya descrito o


descubierto alguna situación que amerite ser calificada como novedosa o particular. El
trabajo en este extracto es meramente descriptivo del periodo y abarcando diversos campos
que confluyeron en el problema analizado, planteando una hipótesis que tiene que ver más
con una posición política del autor.

3
Marcelo Cavarozzi, los sótanos de la democracia chilena, 1920-1938(Santiago, LOM, 2017), P.27.
4
Concepto que utiliza Cavarozzi para definir la tradición de profesionales con vocación estatal en pro del desarrollo
del país, basado en una ideología meritocrática en contra de designaciones por el estatus social.
5
Este término es utilizado por el autor para referirse al sistema capitalista liberal, modelo económico imperante en
Chile antes de la crisis del salitre. Se caracteriza por la libertad entregada a los empresarios y por una nula o mínima
intervención estatal.
Análisis con la escuela de los annales, Lucien Febvre y Marc Bloch.

La escuela de los annales, de la cual son fundadores Lucien Febvre junto a Marc Boch, es
una corriente historiográfica nacida en Francia a principios del siglo XX, que rompe con la
forma tradicional de hacer historia. Que a diferencia con la historia clásica no se concentra
en el estudio de los sujetos y acontecimientos políticos más relevantes, sino que, se centra
en los procesos y las estructuras. Tampoco busca una noción de objetividad, pues reconoce
la subjetividad de los historiadores al momento de interpretar e investigar hechos históricos.
Pues, lo que busca esta escuela es reinterpretar el pasado de analizando problemáticas. Los
métodos de estudios de esta corriente están relacionados con una investigación
científicamente elaborada apoyada en las demás ciencias sociales, esto abrió un abanico de
posibilidades involucrando más de un tipo de fuente; Documentos, testimonios,
investigaciones de antropólogos, psicólogos etc. y las demás ciencias sociales. Para así
complementar sus estudios.

Este análisis se centrará en los conceptos “Historia problema” trabajado por Lucien Febvre
6
y las problemáticas planteada por Marc Bloch sobre el rol del historiador y el tiempo
histórico.
La historia problema.

Para Febvre “plantear un problema es, precisamente, el comienzo y el final de toda historia.
Sin problemas no hay historia”7, la historia entonces, a diferencia de la historia clásica que
se dedicaba meramente al ámbito descriptivo de hechos políticos y personajes relevantes,
debe problematizar, crear e interpretar los hechos. Nos comenta el autor que además “es el
historiador quien da luz a los hechos históricos”8, a través de un estudio científicamente
elaborado, planteando problemas y formulando hipótesis tomando los resultados y
replantearlos y readaptarlos a las concepciones y nuevas condiciones de existencia que se
forjan con el paso de tiempo.

Respecto a la obra analizada podemos decir que se centra, tal cual lo sugiere Febvre, en el
planteamiento de un problema que es el ocaso del régimen político oligárquico en chile, a
pesar de que hace una descripción del periodo con personajes importantes, fechas y
acontecimientos políticos, su trabajo no se centra en aquello, sino que en la problemática
que va más allá de todos estos acontecimientos. La hipótesis que plantea a raíz del problema
es que “el termino de los años 20 marcó el ocaso final del país que la oligarquía predominó
después de la independencia”, su defensa la hace analizando e interpretando el periodo
realzando los acontecimientos que él considera importante, como lo son el personalismo y
alzamiento de figuras mediáticas que se convertirían en figuras políticas importantes que
contaban con gran apoyo de las clases más populares, quebrando así con el régimen que
solo incorporaba a las clases más acomodadas en la toma de decisiones, y sumando nuevos
actores. Otra situación que toma en cuenta para defender su hipótesis es que el sistema
económico que sufrió cambios en la época le quitó facultades, aunque no completamente,

6
Estos conceptos son trabajados en Lucien Febvre, Combates por la historia. (España: Editorial Ariel, 1982).
7
Lucien Febvre, Combates por la historia. (España: Editorial Ariel, 1982), P. 42.
8
Lucien Febvre, Combates por la historia. (España: Editorial Ariel, 1982), P.44.
a la oligarquía, involucrando al estado en la administración de recursos y la venta de ellos.
La elección del problema a investigar no es casual pues, es de mucha relevancia para el
ordenamiento actual de la democracia liberal chilena, en donde las consecuencias de esta
época aun marcan el presente, respecto a esto el autor nos comenta en la introducción que
la razón de escribir es que este trabajo “pueda contribuir a los debates sobre el estado y la
democracia en Chile”. Bajo la mirada de Febvre, cumple a cabalidad con el planteamiento
de la historia problema, pues problematiza, plantea hipótesis, es decir, realiza un estudio
científicamente elaborado.

El rol del historiador.

Mientras que para la escuela clásica el historiador debía limitarse netamente al hecho
descriptivo de los hechos, para los annales esto carece totalmente de validez, pues, no se
puede pensar que la historia escrita por un hombre, el historiador, no venga cargada de un
capital cultural, valórico y una ideología definida. Respecto a esta situación Bloch nos
presenta dos problemas, el de la imparcialidad histórica y el de la historia como tentativa
de reproducción. Ante ello nos presenta la metáfora del historiador juez, que es el que
sentencia entre lo que a su parecer es bueno y malo, haciendo juicios de valores. Para Bloch
el historiador debe despojarse de los juicios de valor y asumir un rol comprensivo, fraterno
y empatizar con el tiempo estudiado. Pues “cuando las pasiones del pasado mezclan sus
reflejos con los prejuicios del presente, la mirada se turba sin remedio y, lo mismo que el
mundo de los maniqueos, la realidad humana se convierte en un cuadro en blanco y negro”9
pues, “cuando el juicio se inclina hacia un lado no podemos dejar de deformar y torcer la
narración hacia ese sesgo”10.

No podría decir que el autor hace juicios valóricos, si conclusiones, que no son ajenas y tan
debatibles pues las representa con fundamentos que no dejan de ser válidos, ya que los
hechos y las fuentes están ahí. Ejemplo de esto es cuando no habla de Alessandri e Ibáñez
como sujetos contradictorios, situación que no es ajena a la realidad que representaron sus
actos durante los mandatos y sus volteretas políticas.
Si bien aborda de manera crítica el periodo no lo hace invitándonos a inclinarnos a ver con
una actitud negativa los hechos que sucedieron, hay cosas por ejemplos que nos podrían
sugerir ciertos juicios, como lo son los asesinatos a obrero y la persecución a los
comunistas, pero eso irá la posición política y valórica del lector, ya que en ningún
momento nos presenta la situación como una condena, sino que lo gráfica tal cual pasaron.
Ejemplo de esto es cuando no intenta de ninguna manera justificar los actuares, si buscar
explicaciones del como ciertos sucesos desencadenaron ciertas decisiones. Existen
características del tiempo actuar, como lo son el respeto y tolerancia hacia las distintas
maneras de pensar, algo que en el pasado no era muy respetado, eran tiempos de lucha
ideológica, de revoluciones, de alzamientos de obreros y de matanzas de gobernantes, era
común en ese clima los actos de persecución como también los actos de ajusticiamiento de

9
Bloch Marc, “Apología para la historia o el oficio del historiador”, (México, fondo de cultura económica, 1996,
P.141)
10
Bloch Marc, “Apología para la historia o el oficio del historiador”, (México, fondo de cultura económica, 1996,
P.141)
las clases agredidas en contra de los agresores. Juzgar esa situación con los valores actuales
sería caer en un error anacrónico.

El tiempo histórico.

No existe un solo tiempo histórico. Existe un sinfín de tiempos históricos, que son paralelos
y están ocurriendo y ocurrieron en distintas realidades y temporalidades. No se puede juzgar
la historia pensando en que el tiempo es uno solo, como una línea de tiempo que va
avanzando. El relato histórico de batallas, caídas y nacimientos de imperios, épocas de
grandes hombres son los que marcan y le dan el ritmo a la historia clásica. Bloch nos indica
para lograr hacer el orden e identificar el problema a estudiar que “la verdadera exactitud
consiste en dejarse guiar, en cada ocasión, por la naturaleza del fenómeno considerado.
Porque cada tipo tiene su medida particular y, por así decirlo, su decimal específico” ya que
“Las transformaciones de la estructura social, de la economía de las creencias, del
comportamiento mental no pueden plegarse, sin un desafortunado artificio, a un
cronometraje demasiado estrecho”11, es decir, encontrar un punto de inflexión coyuntural.
Y a través de esa coyuntura hacer el estudio histórico, considerando las influencias y las
intenciones, pues, “los hombres nacidos en un mismo ambiente social, en fechas cercanas,
por fuerza sufren influencias similares, especialmente durante su periodo de formación. La
experiencia prueba que su comportamiento presenta, respecto a grupos sensiblemente más
viejos o más jóvenes, rasgos distintivos por lo común muy claros”12. Entonces, la
problemática a estudiar, que es de interés para los hombres contemporáneos, está ubicada
en un momento de la historia que tiene relevancia y se puede definir de acuerdo a una
coyuntura y debe ser estudiado tomando en cuenta el contexto y la multiplicidad de tiempos
históricos que suceden paralelamente.
Cavarozzi cuando presenta este estudio lo sitúa en una fecha específica, los años 1920 y
1938. Se centra en una problemática, el ocaso del régimen oligárquico. Lo hace tomando
en cuenta no solo el contexto cercano, sino que evalúa el contexto mundial que incide, como
lo son la primera guerra mundial, la revolución rusa, la crisis del salitre y la caída de la
bolsa de Nueva York. Esta problemática es de importante interés para los hombres que la
vivieron pues afectó económicamente el país y políticamente, llevándolo a vivir un periodo
de inestabilidad y crisis. En conclusión, Cavarozzi se situa en un tiempo histórico
entendiendo la multiplicidad de estos comparando y evaluando las similitudes y
consecuencia con otros procesos paralelos, no relatándolo de un manera lineal y progresiva.

Conclusión.

El fragmento estudiado es un rico respecto a la descripción y narración de la problemática,


pues nos presenta con suficientes argumentos y fuentes la coyuntura. Es un análisis

11
Bloch Marc, “Apología para la historia o el oficio del historiador”, (México, fondo de cultura económica, 1996,
P.170)
12
Bloch Marc, “Apología para la historia o el oficio del historiador”, (México, fondo de cultura económica, 1996,
P.171)
completo, que considera tanto la historia política, con los gobernantes, y la económica.
Además de detallar en características subjetivas de los actores involucrados que nos ayuda
a entender un poco el actuar y las intenciones que iban a acompañadas de los hechos.
Bibliografía:

 Bloch Marc, “Apología para la historia o el oficio del historiador”,


(México, fondo de cultura económica, 1996)

 Marcelo Cavarozzi, los sótanos de la democracia chilena, 1920-


1938(Santiago, LOM, 2017)

 Lucien Febvre, Combates por la historia. (España: Editorial Ariel,


1982)