You are on page 1of 11

UNIVERSIDAD ABIERTA PARA ADULTOS

(UAPA)

Escuela de Ciencias Jurídicas y Políticas

Licenciatura en derecho

ASIGNATURA:
Derecho administrativo
TEMA:
Trabajo final
.
presentado:
Jacqueline Duarte
15-6381
facilitadora:
Miledys Perez

Santo Domingo este


12/12/18
Introduccion------------------------------------------------------------------------1
Sentencia-----------------------------------------------------------------------------2
Desarrollo del tema---------------------------------------------------------------3
Conclusión--------------------------------------------------------------------------4
Bibliografía--------------------------------------------------------------------------5

 El trabajo final consiste en la realización del procedimiento ante el Tribunal Contencioso


Administrativo, donde se detalle cada uno de los pasos a realizar. En el mismo tienen que
definir los siguientes conceptos Funciones, características, composición del tribunal.
También deberán emitir un juicio crítico sobre la aplicación de las funciones del tribunal
Administrativo Superior
Tribunal

Tribunal contencioso
No hay dudas de que el régimen legal que regula el Sistema Financiero Dominicano,
experimentó una profunda reforma a partir del año dos mil dos, con la promulgación de
la ley No.183-02, que creó el Código Monetario y Financiero de la República Dominicana.
Dicha ley dio origen al Tribunal Contencioso-Administrativo de lo Monetario y Financiero,
constituyendo ese acontecimiento una de las principales innovaciones de dicha reforma.
La competencia de este tribunal es conocer en única y última instancia de los recursos
contenciosos-administrativos que se interpongan contra los actos y resoluciones que
emita la Administración Monetaria y Financiera. Esta institución está compuesta por la
Junta Monetaria, el Banco Central, y la Superintendencia de Bancos, siendo la Junta
Monetaria su máxima autoridad.

El Tribunal Contencioso-Administrativo de lo Monetario y Financiero, es un órgano


colegiado que se enmarca dentro del Derecho Administrativo como una rama de
Derecho Publico. El mismo estará compuesto por cinco jueces, los cuales serán
nombrados por la Suprema Corte de Justicia, en virtud de lo que establece el ordinal
No.4, del art.67 de la Constitución de la república. Uno de ellos actuará como
Presidente, otro como Vicepresidente y los tres restantes como Miembros.
candidatos deberán reunir los siguientes requisitos:

* Ser dominicano;

* Estar en pleno ejercicio de los derechos civiles y políticos;

* Haber cumplido 35 años de edad;

* Ser Dr. o Lic. En Derecho;

* Tener conocimiento y experiencia en materia administrativa, financiera y monetaria;

Como parte de las obligaciones del Procurador Monetario y Financiero, se establece


que este funcionario deberá emitir un dictamen por escrito al Presidente del Tribunal,
dentro de un plazo máximo de 60 días, contados a partir de la fecha que reciba los
expedientes que se van a conocer, quedando en libertad de solicitar una prórroga de
45 días adicionales por una sola vez.
Introduccion

El siguiente trabajo trata de analizar la sentencia 166-2011 en donde la segunda


sala del tribunal superior administrativo le pide a la cámara de diputado un
listado de los sueldos devengado por los asesores que trabajan en dicho órgano
del poder legislativo veremos a continuación, cada detalle de dicha sentencia.
Porque el tribunal le pide dicho listado a la cámara de diputado, a continuación,

Sentencia
la República Dominicana, a los VEINTIOCHO (28) día del mes de DICIEMBRE del año
Dos Mil Once (2011); años 168 de la Independencia y 149 de la Restauración.
LA SEGUNDA SALA DEL TRIBUNAL SUPERIOR ADMINISTRATIVO, de Jurisdicción
Nacional, regularmente constituido en la sala donde acostumbra celebrar sus
audiencias, sito en la Calle Juan Sánchez Ramírez, Núm. 1-A, esquina Calle Socorro
Sánchez, Sector de Gazcue, con la presencia de sus jueces: YADIRA DE MOYA
KUNHARDT, Juez Presidente; FRINETTE PADILLA, Juez; JULIAN A. HENRIQUEZ P.,
Juez; asistidos de la infrascrita Secretaria, ha dictado en sus atribuciones de Jueces de
Amparo, y en audiencia pública la Sentencia que sigue:
CON MOTIVO DE LA ACCION DE AMPARO interpuesta por el señor MANUEL
MUÑOZ HERNANDEZ, dominicano, mayor de edad, casado, abogado, portador de la
Cédula de Identidad y Electoral No. 001-1018094-0, con domicilio y residencia en la
casa No. 9 de la calle Correa y Citrón, esquina Huáscar Tejada, Zona Universitaria,
Distrito Nacional, quien tiene como abogado constituido y apoderado especial al DR.
VICTOR MANUEL MUÑOZ HERNANDEZ, dominicano, mayor de edad, abogado de los
tribunales de la República, portador de la Cédula de Identidad y Electoral No. 001-
0974338-5, domiciliado y residentes en esta misma ciudad, y con estudio profesional
abierto en la calle Pina No. 58, Ciudad Nueva, Santo Domingo, Distrito Nacional,
República Dominicana, CONTRA la Cámara de Diputados de la República Dominicana
y el Estado Dominicano.
VISTA Y LEIDA la instancia introductiva de la Acción de Amparo, de fecha veinticuatro (24)
del mes de mayo del año dos mil once (2011), y depositada por ante la Secretaría de este
Tribunal Superior Administrativo el veintiséis (26) del mismo mes año, suscrita por el DR.
VICTOR MANUEL MUÑOZ HERNANDEZ, de generales que constan, en representación
del señor MANUEL MUÑOZ HERNANDEZ, cuyas conclusiones son las siguientes:
"PRIMERO: Acoger en todas sus partes la presente Acción constitucional de Amparo, y en
consecuencia fijéis, el día y hora a los fines de conocer del presente recurso de amparo,
por haberse hecho conforme a la ley y al derecho.
SEGUNDO: Declarar contrarios y defectuantes a los derechos constitucionales del señor
MANUEL MUÑOZ HERNANDEZ, por el estado de violación ya indicado, y en consecuencia
ordenar a la Cámara de Diputados de la República Dominicana, otorgar todas y cada una
de las informaciones requeridas por el accionante, en su solicitud formulada, y para que
sea efectivo dicho cumplimiento se ordene al Lic. Abel Martínez o a quien funja como
Presidente de la Cámara de Diputados de la República Dominicana al pago de un astreinte
conminatorio de Cien Mil Pesos Oro Dominicanos (RD$100,000.00), por cada día que
transcurra sin que le den cumplimiento con el fallo a intervenir.
TERCERO: Que la sentencia a intervenir sea común y oponible a cualquier estamento,
organismo, comisión especial. Ministerio Público, decreto, reglamento, autoridad civil o
militar que sea menester, en razón de la materia.
CUARTO: Que las costas sean declaradas de oficio en razón de la materia."

Desarrollo del tema

Mediante la Sentencia 166-2011 de la Segunda Sala del Tribunal Superior


Administrativo, se le ordena a la Cámara de Diputados entregar la lista con los
nombres y el monto de los salarios que devengan cada uno de los asesores de ese
órgano del Poder Legislativo.

Hay que destacar que la solicitud de la lista con los nombres y el salario de los
asesores de la Cámara de Diputados de la República Dominicana había sido solicitada
por el Señor Manuel Muñoz Hernández en el año 2010, procediendo en ese entonces la
Cámara de Diputados solo a entregarle la lista con el número se asesores y el monto
de global de sueldos devengado por asesorías, pero sin los nombres y apellidos y sin
los números de cédulas, porque según alegó la Cámara de Diputados se trata de datos
personales y los asesores no autorizaron su entrega.

En la Sentencia No. 166-2011, la Segunda Sala del Tribunal Superior Administrativo,


de Jurisdicción Nacional expresa que el término Datos personales” ¸está conformado
por los datos del individuo y es relativo a su domicilio, teléfono, expediente médico,
origen étnico o social, características físicas, morales o emocionales, la fotografía y
todo aquello que esté relacionado con su persona y su intimidad.

Sin embargo, el Tribunal no consideró como Datos personales cuya publicidad pudiera
afectar la intimidad de los asesores de la Cámara de Diputados, por lo que ordenó la
entrega de los mismos, amparado en el artículo 3 letra d) de la Ley 200-04 de Libre
Acceso a la Información, considerando al mismo tiempo información pública el listado
de funcionarios y empleados y que “y que hacerlo público en nada afecta la
privacidad o intimidad de la persona, por ende el listado o nómina debe incluir
nombre su apellidos, cargos y salarios percibidos”.

Otras de las cuestiones que argumento la Segunda Sala del Tribunal Superior
Administrativo es que la solicitud que había el Señor Manuel Muñoz Hernández se
correspondía con la de una nómina pública, tal y como lo establece el artículo 3 de la
Ley 200-04 de Libre Acceso a la Información.

Para interponer el Recurso de Revisión contra la Sentencia 166-2011 de la Segunda


Sala del Tribunal Superior Administrativo de jurisdicción Nacional, la Cámara de
Diputados argumento que la referida sentencia violó el derecho a la intimidad
establecido en la Constitución de la República, y el derecho de sus asesores, debido a
que no se pueden divulgar sus datos personales, a menos que no se cuente con su
consentimiento.

Otro argumento de la Cámara de Diputados en la interposición del Recurso de Revisión


es que el espíritu de la Ley de Libre Acceso a la Información Pública procura la
transparencia, y ello es conveniente al desarrollo institucional del sistema
democrático, pero no se debe permitir que ese instrumento legal sea utilizado para
perturbar las labores administrativas.

Debo destacar que esta afirmación de la Cámara de Diputados expresa una gran
verdad, pero al mismo tiempo se contradice, pues, ¿cómo es posible que se pretenda
justificar el ocultamiento de una información de orden público alegando que al hacer
uso de las disposiciones que la Ley de Libre Acceso a la Información Pública les da a
los ciudadanos para solicitar informaciones de las instituciones estatales, se esté
perturbando las labores administrativas?

He de destacar también que son muy pobres, en términos jurídicos-constitucionales,


los argumentos del Procurador General Administrativo, el cual expresa que el
recurrido en revisión tiene derecho a la información, pero que los asesores tienen
derecho a la intimidad, como si los salarios que devengan estos asesores no fuera
emitidos por una institución del Estado que por obligación está llamada a rendir
cuentas al pueblo, en lo general y en lo particular cuando le sea solicitado como es el
caso de la especie.

Al admitir el recurso, el Tribunal Constitucional expresa que en el caso existía


especial trascendencia o relevancia constitucional, la cual radica en que la solución
del conflicto planteado supone definir el alcance del derecho de acceso a la
información frente al derecho a la intimidad, la protección de datos personales y en
particular, determinar cuáles datos pueden ser divulgados en relación a una persona
física, así como referirse a la ponderación de los derechos en conflicto.

El Tribunal Constitucional en la Sentencia No. 42 confirme rechaza el Recurso de


Revisión incoado por la Cámara de Diputados y confirma la Sentencia No. 166-2011 de
la Segunda Sala del Tribunal Superior Administrativo de jurisdicción Nacional.

Para tomar su decisión, el TC se basó el artículo 19 de la Declaración Universal de los


Derechos Humanos, el cual establece que “Todo individuo tiene derecho a la libertad
de opinión y de expresión, este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus
opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin
limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión”.

Además, agrega el Tribunal Constitucional en sus motivaciones que el derecho a la


información adquirió rango constitucional en nuestro ordenamiento jurídico, a partir
de la entrada en vigencia de la Constitución del 26 de enero del año 2010;
específicamente en el artículo 49.1, el cual establece que “Toda persona tiene
derecho a la información. Este derecho comprende buscar, investigar, recibir y
difundir información de todo tipo, de carácter público, por cualquier medio, canal o
vía, conforme determinan la Constitución la ley”.

Pero algo más importantes, es que el TC expresa que el derecho a la información


tiene una gran relevancia para el fortalecimiento del Estado Social y Democrático de
Derecho instituido en el artículo 7 de la Constitución, pues su ejercicio garantiza la
transparencia y permite a la ciudadanía acceder libremente a las informaciones en
poder de las instituciones del Estado.

Agrega también el TC que está establecido como un deber fundamental de los


ciudadanos “velar por el fortalecimiento de la democracia, el respeto del patrimonio
público y el ejercicio transparente de la función pública”, establecido en el artículo
75 de la Constitución.

Pero no menos importante es que TC establece que la sociedad a través de los


mecanismos establecidos por las leyes está autorizada a controlar y fiscalizar los
fondos públicos, según se desprende del artículo 246 de la Constitución, reservando
esta función ya no solo a la Congreso Nacional, a la Cámara de Cuentas y a la
Contraloría General de la República.
Sin embargo, considero como algo sumamente importante, por el precedente
constitucional que ha establecido el TC al emitir la Sentencia No. 42, y es que se ha
acogido a lo que establece el artículo 74.4 de la Constitución de la República para
armonizar derechos fundamentales en conflicto, de modo que no se afectara el
contenido esencial de los derechos involucrados, que en el caso de la especie son el
derecho a la información y el derecho a la intimidad.

Al armonizar ambos derechos fundamentales, el TC entendió como correcta la


interpretación de la Ley No. 200-04 sobre Libre Acceso a la Información Pública que
hizo la Segunda Sala del Tribunal Superior Administrativo de jurisdiccional Nacional,
al acoger la petición de amparo incoada por el Señor Manuel Muñoz Hernández,
estableciendo que los datos requeridos por el accionante no eran de carácter
confidencial ni personal, ya que no son datos que afectan la esfera más íntima de su
titular, ni consideradas informaciones sensibles , como sí lo serían, por ejemplo, las
cuestiones ideológicas, las características personales, las condiciones de salud, la
orientación sexual y el origen. A la vez enfatiza que el Derecho a la Información es un
derecho fundamental.

Finalmente consideró importantes tres cosas que han sido establecidas por el TC en la
Sentencia o. 42: La primera es que se ha sentado un precedente constitucional en
cuanto a que el TC ha tenido que armonizar entre dos Derechos Fundamentales como
son el Derecho a la Información y el Derecho a la Intimidad, dando primacía al
derecho que sí estaba en juego y que había sido violado y estableció cuales cuestiones
constituyen la intimidad y datos personales.

En segundo lugar, el TC ha hecho uso de la jurisprudencia comparada de otros


Tribunales Constitucionales de la Región, de quienes hemos copiado las herramientas
constitucionales que estamos aplicando hoy en día en la República Dominicana, como
el Tribunal Constitucional del Perú, la Constitucional de Colombia, entre otros.

Y en tercer lugar, el TC ha dejado claramente establecido que todas las instituciones


públicas están en la obligación de informar de sus acciones al pueblo, incluyendo a los
ciudadanos en forma particular cuando así éstos lo requieran acorde con la
Constitución y las leyes.

En definitiva, creo que la Cámara de Diputados no debió dar lugar a que el Tribunal
Constitucional le obligara a dar la información de quiénes son sus asesores y cuánto
devengan como salario cada uno de ellos, pues está claro que todo el que ejerce
funciones públicas tiene la obligación de rendir cuentas al pueblo, y un ciudadano en
lo particular es parte del pueblo.

El hecho de que el ciudadano no Manuel Muñoz Hernández no dijera en su solicitud


para qué quería él la información sobre los asesores de la Cámara de Diputados, no
invalida su petición, toda vez que la Corte Interamericana de Derechos Humanos
(CIDH), de la cual la República Dominicana aceptó ser parte y acatar sus decisiones,
ha dicho que ese requisito no es necesario, porque los ciudadanos tienen derecho a
estar informados de lo que se hace con el dinero recaudado por parte de las
instituciones del Estado, ya que el mismo proviene del tributo que pagan los mismos.

El derecho a la información pública es un derecho fundamental, el cual no puede


regatearse por simples argumentos que dejan mucho que desear de un órgano de uno
de los Poderes del Estado donde se aprueban las leyes, pues como bien lo ha dicho el
Tribunal Constitucional, el ejercicio de este derecho por parte de la ciudadanía,
permite que haya más transparencia en la administración de la cosa pública en todas
las instituciones que conformes los poderes del Estado

Conclusión
Pudimos ver y analizar dicha sentencia, en donde la ley siempre está por encima de todo.
En donde todas las instituciones públicas del país están sujetas a brindarle todas las
informaciones posibles a los ciudadanos de la republica dominicana.
Bibliografía
Suprema corte de justicia en su portal vía wed.
Tribunal superior contencioso administrativo vía wed.