You are on page 1of 9

IMPUESTO ADUANERO

Se denominan impuestos aduaneros a aquella parte de los impuestos que se


devengan como consecuencia de la importación o exportación de mercancías en,
o desde, un determinado ámbito tributario y que se identifican con los derechos a
la importación y exportación.

La Unión Aduanera, de la que España forma parte, es uno de los mecanismos


esenciales para poder dar cumplimiento al principio fundamental y fundacional de
la Unión Europea de la libertad de circulación de mercancías entre todos los
Estados miembros.

TIPOS DE OPERACIONES ADUANERAS

 Las operaciones aduaneras son aquellas actividades relacionadas con el


tráfico de mercancías sometidas a la potestad aduanera.
 Las operaciones Aduaneras (importación, exportación y transito) son todas
aquellas que se realizan diariamente en Venezuela, para cumplir con el
proceso de nacionalizar las mercancías que son objeto de una operación
del comercio internacional y, estas son llevadas a cabo por entes privados
que son conocidos como Agencias Aduaneras, que trabajan en conjunto
con los diferentes auxiliares de la Administración Aduanera y el SENIAT,
para poder cumplir así con todos los procedimiento establecidos en la Ley
Orgánica de Aduanas , su Reglamento y demás argumentos jurídicos.
 En dichas operaciones intervienen operadores de transporte
internacional, almacenes, agentes de aduanas, consignatarios y
exportadores cuyas funciones, derechos y obligaciones están previstas en
la legislación aduanera y demás instrumentos afines.
 Las operaciones aduaneras tienen como objeto modificar el régimen
aduanero a que se encuentran sometidas las mercancías sobre las que
ellas versan.
 Las operaciones aduaneras se clasifican en Importación, Exportación, y
Transito.


 DEFINICIÓN DE IMPORTACIÓN:
 La importación es el acto de introducir un conjunto de bienes
y servicios adquiridos en el extranjero o introducidos a un país, dirigidos
al consumo o a la reelaboración.
 Entonces, la importación lo que hace es trasladar de manera formal y
legal productos que se producen en otro país y que son demandados para
el consumo y el uso del país al que se llevan. Las importaciones, es decir,
los productos que se importan, ingresan al país de recepción a través de las
fronteras y normalmente están sujetos al pago de cánones que establece el
país en cuestión. Asimismo, existen otras tantas condiciones que se
imponen para regular esta actividad comercial.
 El objetivo primordial que se persigue con la importación es el de poder
adquirir, disponer, productos, bienes, que no se producen en un país y sí en
otro, o que se consiguen más baratos en otra nación, o son de
mejor calidad.
 La importación consiste en el introducción a plaza para el consumo de
mercaderías procedentes del exterior del territorio aduanero nacional,
sujetas al pago de tributos o al amparo de las franquicias correspondientes.
 Es el acto o acción de introducir definitivamente al territorio aduanero
nacional, mercancías procedentes del exterior, previo cumplimiento de los
requisitos y formalidades previstas en la normativa aduanera
 DEFINICIÓN DE EXPORTACIÓN
 Es cualquier bien o servicio enviado a otra parte del mundo, con propósitos
comerciales.
 Es el tráfico de bienes y servicios propios de un país con el fin de ser
usados o consumidos en otro país. Este tráfico puede generar numerosos y
variados fenómenos fiscales dado que, cualquier producto enviado más allá
de las fronteras de un país, está sometido a diversas legislaciones y puede
estar sometido a acuerdos específicos que dan lugar a condiciones
concretas según el país de destino.
 Despacho de mercancías nacionales o nacionalizadas hacia el extranjero,
para su uso o consumo.
 DEFINICIÓN DE TRÁNSITO ADUANERO
 Es el régimen consistente en trasladar mercancías de una aduana a otra
bajo control aduanero; de forma más restringida y quizás más apropiada, es
el paso de mercancías extranjeras por un territorio aduanero, provenientes
y destinadas al extranjero, efectuado bajo control de las autoridades
aduaneras del país donde se verifica el trámite.
 El tránsito aduanero se define como el régimen aduanero bajo el cual las
mercancías se transportan de una oficina aduanera a otra oficina aduanera
(sin que se les impongan derechos aduaneros), y quedando bajo el control
aduanero. Esta definición incluye las operaciones de tránsito nacional, por
ejemplo: el transporte entre las oficinas de llegada y de salida dentro del
mismo país o territorio, así como el tránsito aduanero internacional, por
ejemplo: el transporte que cruza una o más fronteras de acuerdo con un
acuerdo bilateral o multilateral.

Control Aduanero
Método que utiliza un Servicio de Aduanas con el objeto de aplicar un conjunto de
medidas cuyo fin es ejercer la Potestad Aduanera a través de la intervención en el
tráfico de las mercancías y de las personas.

Este control puede realizarse en sus tres fases:


• Inmediato
• Permanente
• Posterior

El control inmediato se ejerce sobre las mercancías desde su ingreso al territorio


nacional o desde que se declaren para su salida y hasta que se autorice su retiro de
la zona primaria. Este será ejercido por las diferentes Gerencias de Aduanas
Principales dentro del área de su circunscripción. Clases De Control Aduanero

El control aduanero puede ser:

 El control inmediato se ejerce sobre las mercancías y los medios de


transporte, desde su ingreso al territorio aduanero o desde que se presentan
para su salida y hasta que se autorice su levante.
 El control permanente se ejerce, en cualquier momento, sobre los auxiliares
de la gestión pública aduanera, respecto del cumplimiento de sus requisitos de
operación, deberes y obligaciones. También se ejerce sobre las mercancías
que, con posterioridad a su levante o retiro, permanecen sometidas a alguno de
los regímenes aduaneros no definitivos, mientras éstas se encuentren dentro
de la relación jurídica aduanera, fiscalizando y verificando el cumplimiento de
las condiciones de permanencia, uso y destino.
 El control posterior se ejerce dentro del plazo de siete años, respecto de las
operaciones aduaneras, los actos derivados de ellas, las declaraciones
aduaneras, las determinaciones de las obligaciones tributarias aduaneras, los
pagos de los tributos y la actuación de los auxiliares de la gestión pública
aduanera y de las personas que intervienen en las operaciones de comercio
exterior.
2. Funcionarios del Control Aduanero

Los funcionarios de las Unidades de Control Aduanero tendrán las siguientes


funciones:

 Instruir los expedientes y elaborar las actas e informes debidamente


sustanciados en forma técnico-legal que surjan como consecuencia del
ejercicio de las funciones de su competencia;
 Reportar mensualmente a la División de Supervisión y Control de la
Intendencia nacional de Aduanas, sobre los resultados obtenidos en la
ejecución de los programas de control aduanero;
 Aplicar los controles y ejecutar las acciones que correspondan para reducir
y controlar los ilícitos aduaneros;
 Solicitar a las personas naturales o jurídicas que intervienen en las
operaciones de comercio internacional, así como a terceros, la información y
declaraciones que se requiera, a los fines del control aduanero;
 Determinar y exigir los tributos aduaneros que correspondan a las personas
naturales o jurídicas que sean objeto de investigación;
 Determinar y aplicar las sanciones a que hubiere lugar;
 Seleccionar de cada uno de los canales de selectividad donde se haga uso
del Sistema Aduanero Automatizado, las empresas sujetas al control posterior
aduanero y determinar, por operación aduanera, el perfil de cada una de las
importaciones por medio de la Declaración Única de Aduanas, a fin de
identificar a las empresas que se presuma hayan incurrido en irregularidades al
efectuarse los trámites de nacionalización de las mercancías

DECLARACIÓN DE MERCANCÍA
La Declaración de Mercancías es una declaración realizada de modo prescrito por
la Aduana, mediante la cual las personas interesadas (importador/exportador o
agente) indican qué régimen aduanero deberá aplicarse a las mercancías y
mediante la cual se suministran los detalles que la Aduana requiere para la
aplicación del régimen mencionado.
De acuerdo con el Anexo Específico A.1 del CKR, el Manifiesto de Carga significa
la información presentada (por el transportista o agente) con anterioridad, a la
llegada o a la partida de un medio de transporte con fines comerciales, a condición
de que suministre la información solicitada por la Aduana relativa a la carga
introducida o retirada del territorio aduanero y no se solicitará que contenga más
allá de la información necesaria para identificar las mercancías y los medios de
transporte.
Los datos que deben incluirse en la declaración de mercancías y en el manifiesto
de carga se derivan de: documentos comerciales y de transporte que se refieren al
movimiento internacional de mercancías, tales como la factura, el conocimiento de
embarque, la lista de contenido, etc. Estos documentos deben presentarse a la
Aduana junto con la declaración y, por tanto, se les denomina documentos de
soporte.
QUÉ SON ILÍCITOS ADUANEROS?
Los Ilícitos Aduaneros son todas aquellas transacciones que no cumplen con lo
requerido a la Ley, en lo referente a las operaciones realizadas en las Aduanas,
como son: Importación y Exportación. Además de todas aquellas que no presentan
facturas u otros documentos obligatorios, requisitos y características exigidos por
las normas tributarias y facturas u otros documentos obligatorios a través
de máquinas fiscales. (Artículo 101 COT).
¿CUÁLES SON LAS SANCIONES?
 Quien incurra en cualesquiera de los ilícitos descritos en los numerales 1 y
4 será sancionado con multa de cincuenta unidades tributarias (50 U.T.), la cual
se incrementará en cincuenta unidades tributarias (50 U.T.) por cada nueva
infracción hasta un máximo de doscientas unidades tributarias (200 U.T.).

 Quien incurra en cualesquiera de los ilícitos descritos en los numerales 2 y


3 será sancionado con multa de veinticinco unidades tributarias (25 U.T.), la
cual se incrementará en veinticinco unidades tributarias (25 U.T.) por cada
nueva infracción hasta un máximo de cien unidades tributarias (100
U.T.). (Artículo 100)

 Quien incurra en el ilícito descrito en el numeral 1 será sancionado con


multa de una unidad tributaria (1 U.T.) por cada factura, comprobante o
documento dejado de emitir hasta un máximo de doscientas unidades
tributarias (200 U.T.) por cada período o ejercicio fiscal, si fuere el caso.

 Cuando se trate de impuestos al consumo y el monto total de las facturas,


comprobantes o documentos dejados de emitir exceda de doscientas unidades
tributarias (200 U.T.) en un mismo período, el infractor será sancionado además
con clausura de uno (1) hasta cinco (5) días continuos de la oficina, local o
establecimiento en que se hubiera cometido el ilícito. Si la comisión del ilícito no
supera la cantidad señalada, sólo se aplicará la sanción pecuniaria. Si la
empresa tiene varias sucursales, la clausura sólo se aplicará en el lugar de la
comisión del ilícito.

 Quien incurra en los ilícitos descritos en los numerales 2, 3 y 4 será


sancionado con multa de una unidad tributaria (1 U.T.) por cada factura,
comprobante o documento emitido hasta un máximo de ciento cincuenta
unidades tributarias (150 U.T.) por cada período, si fuere el caso.

 Quien incurra en el ilícito descrito en el numeral 5 será sancionado con


multa de una a cinco unidades tributarias. (1 U.T. a 5 U.T.)

 Quien incurra en el ilícito descrito en el numeral 6 será sancionado con


multa de cinco a cincuenta unidades tributarias. (5 U.T. a 50 U.T.). (Artículo
101)-

 Quien incurra en el ilícito descrito en el numeral 1 será sancionado con


multa de cincuenta unidades tributarias (50 U.T.), la cual se incrementará en
cincuenta unidades tributarias (50 U.T.) por cada nueva infracción hasta un
máximo de doscientas cincuenta unidades tributarias (250 U.T.).
 Quien incurra en cualesquiera de los ilícitos descritos en los numerales 2, 3
y 4 será sancionado con multa de veinticinco unidades tributarias (25 U.T.), la
cual se incrementará en veinticinco unidades tributarias (25 U.T.) por cada
nueva infracción hasta un máximo de cien unidades tributarias (100 U.T.). En
caso de impuestos indirectos, la comisión de los ilícitos tipificados en
cualesquiera de los numerales de este artículo, acarreará, además de la
sanción pecuniaria, la clausura de la oficina, local o establecimiento, por un
plazo máximo de tres (3) días continuos. Si se trata de una empresa con una o
más sucursales, la sanción abarcará la clausura de las mismas, salvo que
la empresa lleve libros especiales por cada sucursal de acuerdo a las normas
respectivas, caso en el cual sólo se aplicará la sanción a la sucursal o
establecimiento en donde se constate la comisión del ilícito.

 Quien incurra en cualesquiera de los ilícitos descritos en los numerales 1 y


2 será sancionado con multa de diez unidades tributarias (10 U.T.), la cual
se incrementará en diez unidades tributarias (10 U.T.) por cada nueva
infracción hasta un máximo de cincuenta unidades tributarias (50 U.T.).

 Quien incurra en cualesquiera de los ilícitos descritos en los numerales 3, 4,


5 y 6 será sancionado con multa de cinco unidades tributarias (5 U.T.), la
cual se incrementará en cinco unidades tributarias (5 U.T.) por cada nueva
infracción hasta un máximo de veinticinco unidades tributarias (25 U.T.).

 Quien no presente la declaración prevista en el numeral 7 será sancionado


con multa de mil a dos mil unidades tributarias (1000 U.T. a 2000 U.T.).
Quien la presente con retardo será sancionado con multa de doscientas
cincuenta a setecientas cincuenta unidades tributarias (250 U.T. a 750 U.T.).

 Quienes incurran en cualesquiera de los ilícitos descritos en los numerales


1 al 8 será sancionado con multa de diez unidades tributarias (10 U.T.), la
cual se incrementará en diez unidades tributarias (10 U.T.) por cada nueva
infracción hasta un máximo de cincuenta unidades tributarias (50 U.T.).
Además quienes incurran en los ilícitos descritos en los numerales 5, 6, 7 y
8, le será revocada la respectiva autorización.

 Quien incurra en el ilícito previsto en el numeral 9 será sancionado con


multa de ciento cincuenta a quinientas unidades tributarias (150 U.T. a 500
U.T.), sin perjuicio de lo previsto en el numeral 13 del artículo 127 de
este Código.

 Quien incurra en el ilícito previsto en el numeral 10 será sancionado con


multa de trescientas a quinientas unidades tributarias (300 U.T. a 500 U.T.).

 Quien incurra en los ilícitos previstos en los numerales 3 y 4 será


sancionado con multa de diez unidades tributarias (10 U.T.), la cual se
incrementará en diez unidades tributarias (10 U.T.) por cada nueva
infracción hasta un máximo de cincuenta unidades tributarias (50 U.T.).

 Parágrafo Único: Serán sancionados con multa de doscientas a quinientas


unidades tributarias (200 U.T. a 500 U.T.) los funcionarios de
laAdministración Tributaria que revelen información de carácter reservado o
hagan uso indebido de la misma. Asimismo, serán sancionados con multas
de quinientas a dos mil unidades tributarias (500 U.T. a 2000 U.T.), los
funcionarios de la Administración Tributaria, los contribuyentes o
responsables, las autoridades judiciales y cualquier otra persona que
directa o indirectamente revelen, divulguen o hagan uso personal o
indebido de la información proporcionada por terceros independientes que
afecten o puedan afectar su posición competitiva en materia de precios de
transferencia, sin perjuicio de la responsabilidad disciplinaria,
administrativa, civil o penal en que incurran.

 Quien incurra en cualesquiera de los ilícitos señalados en este artículo


serán sancionados con multa de doscientas a quinientas unidades
tributarias ( 200 a 500 U.T.).

 Artículo 107: El incumplimiento de cualquier otro deber formal sin sanción


específica, establecido en las leyes y demás normas de carácter tributario,
será penado con multa de diez a cincuenta unidades tributarias (10 a 50
U.T.).

DESTINACIONES SUSPENSIVAS

En principio, todas las mercancías que circulen legal y libremente por el territorio
aduanero nacional deben ser nacionales o nacionalizadas, es decir, originarias de
dicho territorio o introducidas a él cumpliendo el procedimiento aduanero
respectivo. Por su parte, los efectos que abandonen el territorio aduanero de un
Estado lo hacen a título definitivo, pierden su nacionalidad y su reintroducción
queda sujeta al pago de los derechos y al cumplimiento de los requisitos que
fueren exigibles para la importación, salvo las excepciones expresamente
establecidas en la Ley.

Consideraciones de índole económica, social, cultural, etc., han inducido a casi


todos los países del orbe a insertar en sus legislaciones aduaneras la figura de las
destinaciones suspensivas, en virtud de las cuales se rompe el principio
comentado en el párrafo anterior, permitiéndose que algunas mercaderías puedan
estar legal y temporalmente en el territorio de un Estado manteniendo la
nacionalidad de otro y salir de dicho territorio sin necesidad de cumplir los
requisitos a que están sujetas las exportaciones ordinarias.

Nuestra Ley Orgánica de Aduanas trata con mucha claridad y todo detalle lo
referente a las destinaciones suspensivas, lo que hace ocioso cualquier intento de
interpretación por cuanto como brillantemente afirmó don Andrés Bello "cuando el
sentido de la ley sea claro no se desatenderá su tenor literal so pretexto de
consultar su espíritu". Por ello, en el tratamiento de estos temas daremos prelación
a la legislación patria, evitando figuras utilizadas allende los mares que parecen
dirigidas enfáticamente a demostrar la erudición de sus autores y no a enriquecer
con institutos claros y coherentes el vasto y complejo mundo del derecho
aduanero.

En atención a estas ideas no utilizaremos la frase importación temporal;


analizaremos la procedencia de utilizar la frase exportación temporal y
desecharemos de plano la locución "tráfico de perfeccionamiento", ya sea activo o
pasivo.

Son dos las operaciones aduaneras que modifican la nacionalidad de las


mercancías: la importación y la exportación; la tercera, el tránsito, versa sobre
bienes que son extranjeros y que no pierden tal calidad en ningún momento; por
tal razón, están sometidas permanentemente a vigilancia aduanera y al
cumplimiento de requisitos y formalidades dirigidos, en buena parte, a garantizar la
salida de los efectos dentro del plazo fijado y en las mismas condiciones de
calidad y cantidad en que se realizó su introducción.

Al tratar de definir la operación de importación de la manera más breve posible,


dijimos que ella es el acto jurídico mediante el cual mercancías extranjeras
adquieren la nacionalidad del país a las cuales van destinadas con carácter
definitivo. En nuestro criterio, las operaciones de importación y de exportación
tienen dos características fundamentales: se realizan a título definitivo y modifican
la nacionalidad de las mercancías sobre las que versan. Por su parte, las
destinaciones suspensivas, llámense admisión, importación o exportación
temporales, tienen, en su esencia, carácter de temporalidad y no alteran la
nacionalidad de las mercancías. Por ello, las frases importación temporal y
exportación temporal resultan ser adjetivaciones incoherentes de los sustantivos
que identifican a las operaciones aduaneras a las que suponen parecerse.

Por lo dicho, en lo sucesivo utilizaremos la frase extracción temporal, como


sinónimo de exportación temporal utilizada por nuestra legislación.

VALOR EN ADUANA
El valor en aduana de las mercancías importadas será el valor de transacción, es
decir el precio realmente pagado o por pagar por las mercancías cuando éstas se
venden para su exportación al país de importación, ajustado de conformidad con
lo dispuesto en el artículo 8 del GATT, siempre que concurran las siguientes
circunstancias:a) que no existan restricciones a la cesión o utilización de las
mercancías por el comprador, con excepción de las que: i) impongan o exijan la
ley o las autoridades del país de importación; ii) limiten el territorio geográfico
donde puedan revenderse las mercancías; o, iii) no afecten sustancialmente al
valor de las mercancías;b) que la venta o el precio no dependan de ninguna
condición o contraprestación cuyo valor no pueda determinarse con relación a las
mercancías a valorar;) que no revierta directa ni indirectamente al vendedor parte
alguna del producto de la reventa o de cualquier cesión o utilización ulteriores de
las mercancías por el comprador, a menos que pueda efectuarse el debido ajuste
de conformidad con lo dispuesto en el artículo 8; y d) que no exista una
vinculación entre el comprador y el vendedor o que, en caso de existir, el valor de
transacción sea aceptable a efectos aduaneros en virtud de lo dispuesto en el
párrafo 2.