You are on page 1of 6

Activación del Rayo Verde, Nueva Frecuencia.

Por David Trias - 03/11/2018 8 Comments

274

100

El rayo verde de la sanación en toda la amplitud de su palabra llega hasta todo aquel que lo
demanda.

Esta amplitud de sanación implica cada apartado que podemos imaginar o considerar que
forma parte de nuestro ser en toda nuestra línea temporal.

Podemos integrar desde una sanación general a una particular y muy concreta y específica.
Desde todo nuestro cuerpo energético (incluido el físico en el) hasta cualquier emoción o
grupo de emociones, pasando por los procesos mentales, espirituales o concretando en una
parte de nuestros cuerpos desde su parte más amplia y visible hasta su parte fractal…

Aquí, te recomiendo, bajar hasta el video de la oración del rayo verde de nueva frecuencia,
para así sentir con más intensidad todo lo que podrás leer sintiendo e integrando durante los
próximos minutos.

Siempre estamos, o en el camino de la sanación o en el de la enfermedad.

La carencia de armonía se manifiesta en su desequilibrio que denominamos comúnmente


como enfermedad. Esta se presenta como la somatización del cuerpo ante desequilibrios de
asuntos en contradicción o no resueltos, tanto en el presente como en el pasado.

Los niveles de comprensión sobre estos desacuerdos nos pueden dar una amplitud de sentir
más allá de la enfermedad común y entender su significado incluso en la preparación de
situaciones futuras como proceso de crecimiento y/o superación propios.

Establecer la coordinación entre lo que sentimos, pensamos y hacemos en cada frecuencia que
vamos traspasando genera un crecimiento y una permanente revisión de nuestros propósitos
de vida.

Alinear estos factores es mantenernos en la felicidad, la coherencia y el equilibrio y por ende la


armonía que queda manifestada como salud. Es más fácil permanecer en un estado de
armonía que salir de él una vez establecidos los valores y parámetros que nos resuenan en esa
frecuencia.

Sentirse en gratitud hacia uno mismo, aceptar esa gratitud en todo momento y dejar que esta
se expanda por todo nuestro ser en forma de amor es previo a sentir lo mismo por otra
persona o ser.

Darse permiso para expandir las emociones ligeras de las frecuencias de luz por todos nuestros
cuerpos son decisiones constantes de amor y gratitud. Realizamos muchos momentos a lo
largo del día que pueden ir acompañados de nuestra propia emoción por nosotros mismos.
Desde la sensación que generamos con esta acción, empieza la interacción con el perdón.

Cojamos conciencia sobre la gestión de las emociones, nos envuelven y revuelven sin nuestra
dedicación constante y quedan integradas unas mezclas de ellas sin orden establecido desde
nuestro ser consciente y presente. Movemos cantidades constantes de emociones sin nuestra
consciencia presente y dando permisos externos a nuestra alteración.

Toda esta mezcolanza genera un caos que desemboca en la inconsistencia del cuerpo físico,
creando un desgaste muy prematuro de este. Este cuerpo está preparado para permanecer un
espacio temporal mucho mayor de los que se pueden imaginar ahora mismo. Este cuerpo
físico está preparado para regenerarse desde la consciencia en estado presente y constante de
todos los factores que nos afectan cuando tenemos a estos integrados en su totalidad.

Revisemos lo que nos ha sido dado para saber qué es lo que ha sido entendido, no demos por
hecho que lo transmitido ha sido traducido verazmente y experimentemos desde nuestro ser
presente y empecemos a partir de ahí, restableciendo creencias constantemente. Recuerda
que cada frecuencia tiene sus maneras, sus funciones, sus significados.

Pon en duda todo lo que te llegue, siente por ti mismo, y decide si resuena en tu propósito de
vida

Dediquemos un tiempo a integrar antes de llenarnos de cantidades irrespirables de


informaciones y más informaciones que simplemente nos saturan. En la realidad de diferentes
frecuencias de luz: ¿qué prisa tienes para querer devorar conocimientos sin sus procesos de
integración en tu ser? ¿De qué te sirve subir momentáneamente a una frecuencia y sentir esas
nuevas e intensas emociones, si no vas a permanecer en ella?
El proceso, el camino, es una satisfacción tal, que desde las frecuencias de luz, nos recreamos
en cada ínfimo detalle, sintiendo la plenitud de la integración de cada apartado, de cada
emoción, de cada sensación de vida presente y permanente por la que nos vamos
desplazando.

Cuando una integración finaliza su proceso, esa parte se integra, y el recorrido es lo que
queda, la dedicación a ese proceso pasa a pertenecernos, cada emoción de crecer, de sentir
esa satisfacción, esos clicks de despertar en nuestro interior esa sabiduría, eso es
indescriptible, y por eso, nos preguntamos; ¿hay alguna prisa para pasar por los
conocimientos devorándolos en grandes cantidades si sentirlos? ¿Cómo van a permanecer en
nuestro ser si no hemos experimentado la integración?

aurora verde fondo para twitter activación del rayo verde, nueva frecuencia. ID160493 -
hermandadblanca.org

Cada uno decide por sí mismo, desde la luz se acompaña, ni se ordena ni se penaliza. Desde la
luz, se acompaña a sentir la necesidad de pararse en el próximo crecimiento, a quedarse
quieto y permitirse contemplar el tiempo suficiente el proceso de integración desde que la
información nos llega hasta que pasa a formar parte de nuestro ser.

En tu mano está decidir liberarte de todas las resistencias y excusas, de las limitaciones que
has permitido que se te establezcan como realidades que no lo son. En tu mano esta ser el ser
ilimitado que ya eres.

Este invitado al rayo verde en sus diferentes estadios de luz, aquí puedes sanar tus espacios
más densos en las cantidades que estés preparado para poder soportar desde armonía.
Puedes venir por la noche simplemente con pedirlo claramente, serás siempre bienvenido al
templo de verde de jade estableciéndote en una frecuencia de luz en el momento de la
demanda. Aquí se te acompañara desde la entrada y se te aportará la información que
necesites para tu sanación concreta del momento presente en el que te encuentres. Estarás
acompañado en todo momento por los asistentes de luz del rayo verde.

Para ir por la noche simplemente activamos un momento de luz y desde nuestra intención
manifestamos con la emoción de luz y amor, poniendo conciencia en las palabras que usamos
y expresamos:
Una vez aquí iremos liberando las densidades para poder cambiar de frecuencias
progresivamente. Afinaremos la vibración hasta que se produzca el salto frecuencia.

Se puede avanzar mucho durante nuestras horas de sueño y ensueño. Esa parte que
avanzamos durante ese espacio temporal de descanso, la vamos integrando en nuestro día a
día. Nos damos cuenta por la observación de nosotros mismos y nuestro camino que vamos
realizando. Sentimos variar hábitos, palabras, movimientos, emociones, pensamientos,
aprendemos integrando a sanar nosotros mismos a partir de los conocimientos y sabiduría
adquiridos directamente los asistentes de luz del rayo verde. Sin pactos ni tratados extraños,
solo y simplemente desde el amor, como hicimos nosotros en su momento, como volveremos
a hacer pronto.

El cuerpo retiene en diferentes espacios, las emociones pasadas no liberadas, y eso produce
una activación constante de un dolor u otro por resonancia con los campos energéticos
externos. Al ver una película o leer un libro, esas emociones se activan y reactivan
constantemente para mantenernos en ese estado de dolor.

Según las emociones que sientes puedes darte cuenta en que frecuencia estas vibrando.

Esos procesos iniciales por los que interiorizamos esas emociones dolorosas eran solo un
aprendizaje que una vez comprendido y perdonado liberaríamos. En vez de eso, los hemos
conservado y estirado hasta nuestros momentos presentes.

Ahora disponemos de muchas técnicas desde las frecuencias de luz para liberar
progresivamente y según vayamos sintiendo. Recordemos que estamos acompañados en todo
momento y que el trayecto lo hacemos nosotros. Para identificar la técnica de luz que nos sirve
en nuestro momento presente disponemos de la resonancia. Si me resuena positivamente, sin
excesos de dolor ni traumas ni sobresaltos excesivos, es que es para nosotros en ese
momento.

Simplemente, cuando llega el momento y la técnica, se produce una liberación pausada y


armónica, nuestro cuerpo nos identifica ante lo que nos encontramos, solo observándole, si
esta relajado, sin presión en las mandíbulas, ni acelera la respiración, o el corazón, entonces es
que se siente cómodo y está en su lugar. Si algo le genera una duda, reaccionará con tensión
corporal, con inquietud, acelerando el ritmo cardiaco, entonces, ahí llega nuestra elección e
identificamos si esa técnica es para nosotros.

Imagina ( aunque te cueste un poco y parezca incomprensible, hacemos esta práctica para
integrar y no volver a dar permisos en estos procesos ), imagina por unos instantes que vas a
un ritual de liberación donde van a sacrificar a tu ser más querido en la tierra, solo imagina por
unos instantes y identifica como se siente tu cuerpo, cierra los ojos e identifica las reacciones
de tu cuerpo mientras imagines todo el proceso hasta ese sacrificio que según te relatan, es
por el bien, por el amor y por la gracia y petición de algún ser superior.

¿Has podido identificar las reacciones de tu cuerpo? pues esas mismas serán las que te ayuden
a identificar unas técnicas de otras. ¿ cual ha sido la primera reacción corporal ? ¿ y después ?

Ahora para salir de esas emociones densas y librarlas, realiza la oración del rayo verde y
compara como se siente tu cuerpo y que reacciones te transmite.

Ahora estamos sanando todas esas emociones de dolor que han perdurado más allá de su
tiempo, liberamos desde todas las memorias de las diferentes encarnaciones individuales y
colectivas. Esta liberación la clasificamos como proceso de sanación.

Imagínate por unos instantes con muchas capas de ropa, casi toda ella innecesaria porque
realmente te encuentras en un clima cálido y agradable. En la parte más exterior abrigos
gruesos que te impiden mover y que por lleva mucho tiempo ahí, están contaminados y
pesados, esos son quizás los que más cuesta quitar-se. Después encontramos con varios jerséis
pero ya no resulta tan complicado porque nos movemos más ligeramente, y así vamos
haciendo hasta encontrar-nos con un bañador y tumbados al sol en una hamaca disfrutando
de nuestra presencia. Esa es una buena representación del proceso por el que estas
avanzando.

Recuerda también que dispones de dos de los sentidos más universales que los seres de tu
dimensión disponen, el corazón físico y el energético.

El dispone de tu gran sabiduría de lo que has sido, eres y serás. Aprender a escucharlo te
facilitará tus despertares de una manera que quizás ni te imaginas ahora mismo.

Tus corazones son tus sentidos más universales que dispones.

Cualquier situación que se te presente, siente la palpitación de tu corazón y sabrás


inmediatamente que camino emprender. En cada cruce de caminos o toma de decisiones,
puedes parar unos segundos a escuchar tu propio ritmo cardíaco junto a las emociones que te
produce, entonces, sabrás. Un ritmo agitado, taquicárdico, angustioso o un ritmo armonioso,
sereno y agradable, libertad de elección por delante, tomamos conciencia ahora mismo del
sentido de cada dirección.

En este proceso de sanación también nos paramos un espacio temporal a coger conciencia del
espacio que ocupamos en la cuarta dimensión de la vieja tierra, en camino a la quinta
dimensión y nueva tierra.

En ese espacio, la identificación de los factores que nos rodean se nos presenta vital. Las ondas
sonoras, las ondas visuales, las ondas electromagneticas, las emisiones de paquetes de
información por el aire, las emisiones de paquetes de palabras para que las usemos creando
aberturas en nuestras frecuencias, las emisiones de pensamientos globales creados por
repeticion constante, la vibración del agua y de los alimentós que ingerimos y alimentan
nuestro ser, nuestras propias ondas establecidas por nosotros mismos y alguna más pero que
ahora mismo quizás no hace falta intensificar más la sensación de cantidad que existe
alrededor de cada uno y que integraremos en unos instantes.

Todos estos factores, actúan sobre nuestro ser si nosotros no cogemos conciencia y lo
permitimos. Establecernos en un estado presente y sanar a través de nuestro momento e
intención en ahora mismo, nos libera. Al reconocerlo, se establece en nosotros mismos un
sistema de alerta que identifica y revoca cualquier permiso dado, consciente o inconsciente,
anteriormente. Mi campo impenetrable por factores no deseables por mí, se establece a partir
de este momento en una selección que me permite sanar y transmutar todo lo que hasta mí
llega.