You are on page 1of 22

UNIVERSIDAD PERUANA LOS ANDES

FACULTAD DE MEDICINA HUMANA

ESCUELA PROFESIONAL DE MEDICINA HUMANA

AMILOIDOSIS
Monografía del curso de:
Patología General

A cargo de:
MC Edison Suarez Buitrón

Realizado por:
Brañes Meliton Dan
Dextre Vilchez Sergio
Fuentes Peralta Adriana
Misari Gerónimo Gino André
Quipialaya Alvarado Milagro

HUANCAYO-PERÚ
2018
Donde quiera que el arte de la medicina es
amado, también hay un amor a la
humanidad.
Hipócrates
INDICE
PORTADA
DEDICATORIA
INDICE
INTRODUCCIÓN
CAPÍTULO I
PROTEÍNA AMILOIDE
1. Concepto ............................................................................................................... 1
2. Reconocimiento del amiloide ................................................................................. 1
3. Amiloidosis localizada ........................................................................................... 2
4. Amiloidosis generalizada ....................................................................................... 2
5. Propiedades de la proteína amiloide ...................................................................... 3

CAPÍTULO II
PATOGENIA
1. Amiloidosis primaria (AL) ........................................................................................ 4
2. Amiloidosis secundaria (AA) ................................................................................... 4
3. Amiloidosis sistémica asociada a hemodiálisis ........................................................ 5
4. Amiloidosis sistémica heredofamiliares ................................................................... 5

CAPÍTULO III
CLASIFICACIÓN
1. Amiloidosis sistémica (generalizada) ...................................................................... 6
1.1. Amiloidosis primaria (AL)
1.2. Amiloidosis secundaria (AA)
1.3. Amiloidosis heredofamiliares (AA)
1.4. Amiloidosis asociada a la hemodiálisis
2. Amiloidosis localizada ............................................................................................. 8
2.1. Formas localizadas de amiloide AL
2.2. Amiloide endocrino
2.3. Amiloidosis del envejecimiento

CAPÍTULO IV
DIAGNOSTICO
1. Sospecha clínica .................................................................................................... 9
2. Identificación .......................................................................................................... 9
3. Diagnóstico por anatomía patológica .................................................................... 9
CAPÍTULO V
CONCLUSION ........................................................................................................................ 11
REFERENCIAS BIBLIOGRAFÍCAS ............................................................................... 12
ANEXOS................................................................................................................................... 13
INTRODUCCIÓN
La amiloidosis es un desorden multisistémico caracterizado por depósito extracelular de material
proteico fibrilar conocido como amiloide. El amiloide es una proteína anormal que resulta en
conformaciones de hojas extensas plegadas que le proporcionan propiedades como su
resistencia a la proteólisis. La amiloidosis afecta virtualmente cada órgano, ocasiona alteraciones
estructurales y funcionales que según la localización e intensidad del depósito conllevan a una
enfermedad progresiva. La amiloidosis puede ser hereditaria o adquirida, localizada o sistémica
siendo esta última la presentación más frecuente.

La amiloidosis AL es sumamente rara en los niños y aparece generalmente en personas de


mediana edad o mayores. Representa una discrasia de células plasmáticas y puede aparecer
aislada o junto al mieloma múltiple. Sólo la amiloidosis AA afecta a los niños en una cifra
apreciable, y aparece en algunas personas con síndromes hereditarios con fiebre periódica,
enfermedades inflamatorias crónicas (como la artritis idiopática juvenil, la espondilitis
anquilosante y la enfermedad inflamatoria intestinal), infecciones crónicas (como la osteomielitis
crónica y la tuberculosis), fibrosis quística y, con menor frecuencia, lupus eritematoso sistémico
y dermatomiositis juvenil. Los factores que determinan el riesgo de amiloidosis como
complicación de la inflamación no están claros porque muchas personas con enfermedades
inflamatorias largas no presentan depósitos tisulares de amiloide.
CAPITULO I
PROTEÍNA AMILOIDE
1. CONCEPTO
El término “amiloide” significa almidón (del latín Amylum), lo introdujo Rudolf Virchow
en 1854, quien describió precipitados extracelulares que se volvían color marrón
después de la incubación con yodo. Es un nombre genérico para designar diversas
sustancias que tienen en común estar contituidas por proteína fibrilar β-plegada.

El depósito de amiloide es extracelular y corresponde siempre a una condición


patológica, la amiloidosis, no rara vez progresiva y letal. El daño local principal que
produce la infiltración amiloidea es la atrofia. Su componente principal es la fibrilla
amiloídea, que está formada por dos filamentos helicoidales y que tiene 7 a 10 nm de
diámetro, visibles fácilmente al microscopio electrónico y aparecen dispuestas
desordenamente. El amiloide tiene, además, el componente P, que es una
glicoproteína, y el componente C, matriz amiloídea químicamente heterogénea. (VER
ANEXO N°01)
De acuerdo con la secuencia aminoacídica de la fibrilla amiloidea, se distinguen
diversos tipos de amiloide. En cada tipo se ha encontrado en el suero sanguíneo de los
enfermos, una proteína precursora, que tiene la misma secuencia aminoacídica que la
del amiloide del caso depositado en los tejidos. En la nomenclatura actual los tipos de
amiloide se designan abreviadamente, de la siguiente manera: S significa proteína
sérica precursora; a continuación, A significa amiloide, y la letra que le sigue denota el
tipo.
Los principales tipos son los siguientes: A (proteína A, obtenida de la fase aguda), L
(cadena liviana de inmunoglobulina), F (familiar), E (endocrina) y S (senil). Así por
ejemplo, SAL significa: proteína sérica precursora del amiloide de cadena liviana de
inmunoglobulina. (VER ANEXO N°02)

2. RECONOCIMIENTO DEL AMILOIDE


Los órganos con amiloidosis presentan aumento de volumen a pesar de la atrofia
parenquimatosa que produce la infiltración amiloidea; la consistencia está aumentada,
es firme y elástica; la superficie de corte es vítrea. Si uno corta de un órgano macizo
comprometido como el hígado, una lámina de un par de milímetros de espesor y la
coloca sobre una hoja con un texto escrito, se puede leer éste a través del tejido.

1
El amiloide se reconoce sólo mediante métodos morfológicos. En tejidos frescos de
autopsias, mediante la prueba del lugol. Se sumerge por unos minutos un corte delgado
de tejido fresco, el tejido con infiltración amiloidea toma un color caoba. Si este corte
de tejido se sumerge en una solución de ácido sulfúrico al 5%, el color vira a un tono
verde-azulado con que se destaca mejor la zona comprometida. El reconocimiento
histológico se hace mediante la tinción con Rojo de Congo, colorante que tiñe al
amiloide de color pardo rojizo. El tejido así teñido debe ser examinado bajo luz
polarizada, con la que el amiloide presenta característicamente un 2quimosis verde.
Dicroismo es la propiedad de ciertos cristales birrefringentes de absorber en una
determinada dirección, uno de los rayos polarizados, de manera que el cristal, en esa
dirección, parece de otro color: si la luz incidente es blanca, en esa dirección aparece
del color complementario al del rayo absorbidoLas substancias amiloideas resistentes
al permanganato de potasio corresponden, entre otros, a los amiloides AL, AS,
endocrinos y familiares con neuropatía.

3. AMILOIDOSIS LOCALIZADA
Se producen en la piel, glándula tiroides, islotes de Langerhans, corazón, cerebro. El
depósito de amiloide en los islotes de Langerhans aumenta con la edad, siendo muy
frecuente por sobre los 70 años. Es más acentuado en diabéticos de tipo II (diabetes
mellitus del adulto) de larga data, pero su relación exacta con esta enfermedad se
desconoce. El amiloide también se puede formar en tumores productores de algunas
hormonas polipeptídicas como los insulinomas o nesidioblastomas funcionantes, el
carcinoma medular del tiroides, en tumores secretores de hormona de crecimiento,
(VER ANEXO N°03)

4. AMILOIDOSIS GENERALIZADAS
En esta forma pueden distinguirse cinco grupos principales:
1. La primaria o idiopática,
2. La asociada a discrasia inmunocítica,
3. La secundaria o reactiva,
4. Las heredofamiliares
5. La senil
La primaria o idiopática puede ser de tipo AL o AA, la asociada a discrasia inmunocítica
es de tipo AL, la secundaria o reactiva es de tipo AA y las heredofamiliares de tipo AF
salvo la asociada a fiebre mediterránea, que es de tipo AA. El tipo de la senil es AS.

La distribución de la infiltración amiloidea en las formas primaria y asociada a discrasia


inmunocítica es similar: vasos sanguíneos, miocardio, musculatura del tracto
gastrointestinal, lengua, nervios y vasos renales. Así, clínicamente se presenta
cardiomegalia, malabsorción intestinal, macroglosia, polineuropatía, insuficiencia renal
crónica. En la forma secundaria se afectan de regla: hígado, bazo, riñones (glomérulos,
vasos, intersticio), glándula suprarrenales, mucosa y vasos submucosos del tracto

2
gastrointestinal. Las amiloidosis heredofamiliares, si bien son generalizadas, se
presentan con el compromiso preponderante de un órgano: riñones en la fiebre
mediterránea familiar (enfermedad hereditaria autosómica recesiva), nervios, corazón
y riñones respectivamente en otras tres amiloidosis hereditarias autosómicas
dominantes. La amiloidosis senil es muy frecuente después de los 70 años. Se
comprometen aorta, suprarrenales, vesículas seminales, articulaciones, lengua, islotes
de Langerhans, hipófisis, encéfalo y corazón. El compromiso cardíaco puede llevar a
la muerte. (VER ANEXO N° 04)

5. PROPIEDADES DEL AMILOIDE


5.1. Naturaleza física del amiloide:
Con microscopía electrónica todos los tipos de amiloide consisten en fibrillas
continuas no ramificadas con un diámetro de aproximadamente 7,5 a 10 nm
La cristalografía con rayos x y la espectroscopia con infrarrojos demuestran una
confirmación en hoja B plegada característica.
5.2. Naturaleza química del amiloide:
Aproximadamente el 95% del material de amiloide consta de proteínas
fibrilares, y el 5% restante es el componente P y otras glucoproteínas, las tres
formas más frecuentes de amiloide son las siguientes:
 La proteína AL (cadena ligera de amiloide) está compuesta por cadenas
ligeras de inmunoglobulina, el fragmento amino terminal de las cadenas
ligeras o ambos
 El tipo AA (asociada al amiloide) de proteína fibrilar del amiloide deriva de
una proteína una diferente a la Ig que produce el hígado.
 La proteína amiloide B (AB) constituye el núcleo de las placas cerebrales
que se encuentran en la enfermedad de Alzheimer

3
CAPITULO II
PATOGENÍA
1. AMILOIDOSIS PRIMARIA (AL)
Parece claro que las proteínas precursoras del amiloide AL son cadenas ligeras de
inmunoglobulinas monoclonales enteras y/o sus fragmentos (principalmente la región
variable aminoterminal) procedentes de una proliferación clonal de células plasmáticas.
En la amiloidosis AL, la sustitución de los aminoácidos en posiciones específicas de la
región variable desestabiliza potencialmente las cadenas ligeras y aumenta el riesgo
de hacerse amiloidóticas. La mayor parte de las veces, este componente es detectado
en sangre u orina, siendo la inmunofijación el patrón de referencia.
En el 15 % de los pacientes con amiloidosis primaria no se detecta una proteína
monoclonal. Esto se explica porque algunas de las proteínas amiloidogénicas están
compuestas sólo por fragmentos de 6 a 12 kDa o más pequeñas, a veces sin ninguna
secuencia de la región constante, por lo que no pueden ser detectadas por los
antisueros policlonales anticadena ligera en estudios inmunohistoquímicos o
inmunofluorescentes . En estos pacientes se podrían aplicar otras técnicas como la
nefelometría, Southern blot o reacción en cadena de la polimerasa.
La proporción de cadenas ligeras que componen el amiloide suele ser en condiciones
normales 3/1 / y en el mieloma múltiple la proporción suele ser 2/3.

2. AMILOIDOSIS SECUNDARIA (AA)


La proteína AA aislada de la amiloidosis AA es el fragmento Nterminal de 76
aminoácidos del amiloide sérico A (SAA). El SAAuna proteína polimórfica sintetizada
en el hígado, es un reactante de fase aguda. La inflamación crónica da lugar a
concentraciones elevadas de SAA, que es el precursor de la formación fibrilar de la
amiloidosis AA. Hay tres isoformas de las proteínas del SAA.

El SAA1 es el precursor de la amiloidosis AA en la mayoría de los casos y tiene 5


variantes que difieren entre sí por sustituciones de aminoácidos. El SAA es una
apolipoproteína de lipoproteína de densidad alta que sintetiza los hepatocitos bajo la
acción de citocinas proinflamatorias que regulan su transcripción génica. La
sobreproducción continua de SAA (como ocurre en las enfermedades autoinflamatorias
e inflamatorias crónicas) es el factor principal del desarrollo de la amiloidosis AA.

4
Pueden intervenir otros factores, como los ambientales. La proteína SAA experimenta
un proceso de segmentación, plegado y agregación, y forma láminas b anómalas muy
ordenadas. Las fibrillas de la amiloidosis AA asociadas a otras fibrillas como los
aminoglucanos y el amiloide sérico P forman depósitos que desorganizan la estructura
normal y la función de los tejidos y los órganos. Se desconocen los factores
responsables de la determinación del lugar del depósito del amiloide en cualquier forma
de amiloidosis. Aunque el bazo, las glándulas suprarrenales, el hígado y el tubo
digestivo son lugares frecuentes.

El mayor depósito en los riñones está relacionado con un mecanismo diferente,


posiblemente con la modificación glucooxidativa de la propia proteína AA.

3. AMILOIDOSIS SISTÉMICA ASOCIADA A HEMODIÁLISIS


La proteína precursora de la proteína fibrilar del amiloide es la 2-microglobulina, que se
corresponde con el fragmento constante de la cadena de la molécula del complejo
mayor de histocompatibilidad de clase I.

Está siendo constantemente eliminada a partir de las membranas celulares al torrente


sanguíneo. Se filtra en el glomérulo renal y se reabsorbe en el túbulo proximal donde
es catabolizada. Estos pacientes presentan niveles altos de 2-microglobulina que no es
eliminada por las membranas de celulosa o cuprofano de la diálisis. No se sabe por
qué las membranas de celulosa pueden favorecer el depósito, pero parece que resultan
menos porosas que las membranas sintéticas actuales.

Sin embargo, todavía existen muchos aspectos que no están claros, ya que muchos
pacientes en diálisis y con concentraciones elevadas nunca presentan amiloidosis, por
lo que deben participar otros factores.

4. AMILOIDOSIS SISTÉMICA HEREDOFAMILIARES


Las proteínas precursoras son mutaciones de proteínas normales plasmáticas. La más
frecuente es la transtiretina , que es la proteína de transporte de la tiroxina y de la
proteína de unión a retinol. Otras son la apolipoproteína AI, gelsolina, -fibrinógeno,
lisozima, cistatina C, etc. Se conocen más de 50 sustituciones diferentes de
aminoácidos en la transtiretina que pueden causar amiloidosis familiar, sobre todo de
formas predominantemente neuropáticas.

En estos casos, se ha visto que el trasplante de hígado (lugar de síntesis de la


transtiretina) es capaz de hacer desaparecer la proteína mutante de la sangre y mejora
las manifestaciones clínicas. No está claro qué sucede a largo plazo.

5
CAPITULO III
CLASIFICACIÓN
1. AMILOIDOSIS SISTÉMICA (GENERALIZADA)
1.1. AMILOIDOSIS PRIMARIA (AL)
En este apartado incluimos la amiloidosis primaria, en la que no existe
enfermedad acompañante, y la asociada a mieloma múltiple o a otras
discrasias sanguíneas como, por ejemplo, la macroglobulinemia.
Estos casos suelen acontecer en edades medias avanzadas, con preferencia
en varones, y la mayoría de ellos presentan un mieloma múltiple, una
inmunoglobulina monoclonal (en suero, orina o ambas) o una plasmocitosis en
médula ósea.
Los síntomas más frecuentes son:
Astenia
Pérdida de peso
Clínica diversa según el órgano afecto.

1.2. AMILOIDOSIS SECUNDARIA (AA)


Está formado por la proteína AA, el depósito de amiloide tiene una distribución
sistémica y está asociado a un cuadro inflamatorio.
La característica común a la mayoría de las entidades asociadas a este tipo de
amiloidosis es una prolongada destrucción de células secundarias a una amplia
variedad de infecciones y de enfermedades inflamatorias crónicas no
infecciosas como:

• Infeccioso
Tuberculosis
Bronquiectasias
Lepra, etc.

• Neoplásico
Hipernefroma
Enfermedad de Hodgkin

6
• Inflamatorio.
• Patología reumática
Artritis reumatoide.
Espondilitis anquilosante.
Síndrome de Reiter.
Artropatía psoriásica.
Enfermedad inflamatoria intestinal.
Artritis crónica juvenil.
Enfermedad de Behçet.
Lupus eritematoso sistémico, etc.

Habitualmente aparece tras varios años de evolución con predominio entre la


cuarta y séptima década de la vida. La sintomatología inicial es inespecífica,
siendo la proteinuria uno de los primeros datos sospechosos, que en algunos
casos puede seguirse o acompañarse de insuficiencia renal. Resulta menos
frecuente que los síntomas iniciales radiquen en el aparato gastrointestinal
(diarreas y/o malabsorción) o cardiocirculatorio.

1.3. FORMAS FAMILIARES O HEREDITARIAS


Dentro de este grupo se encuentra un cuadro autosómico recesivo denominado
fiebre mediterránea familiar que es la más importante en nuestro medio, con
primacía en varones jóvenes. En el aspecto clínico se pueden observar edemas
maleolares secundarios a la afección renal, ocasionalmente diarrea y/o vómitos,
así como Visceromegalias (hepatomegalia y esplenomegalia). En cuanto al
síndrome de Muckle-Wells o nefropatía amiloide familiar se define como una
enfermedad inflamatoria hereditaria que cursa con episodios de fiebre, dolor
abdominal, urticaria y artritis, y que en su evolución se complica con afectación
multiorgánica, incluida la participación renal, por amiloidosis tipo AA.

1.4. AMILOIDOSIS β-2 MICROGLOBULINA


Se trata de la amiloidosis asociada a hemodiálisis que en pocas ocasiones
produce manifestaciones clínicas. En estos casos la afección sistémica es poco
llamativa, con prevalencia en intestino y corazón. Aunque este tipo de
amiloidosis tiene gran tendencia por estructuras del aparato locomotor (es
frecuente la aparición de fracturas del cuello femoral por infiltración trabecular),
estos pacientes tienen muchas posibilidades de afectación extra articular que
excepcionalmente dan clínica debido a que no llevan el tiempo de evolución
suficiente. (VER ANEXO N°08)

7
1.5. AMILOIDOSIS POR DEPÓSITO DE TRANSTITERRINA
Dentro de este grupo citamos a la amiloidosis senil sistémica y la poli neuropatía
familiar portuguesa. Esta última se caracteriza por tener antecedentes
hereditarios con un patrón autosómico dominante y que sucede antes de la
tercera o cuarta década de la vida. La clínica más sugestiva es la poli neuropatía
sensitiva y el método diagnóstico empleado es la biopsia del nervio periférico.

2. AMILOIDOSIS LOCALIZADA
A veces los depósitos de amiloide se limitan a un solo órgano o tejido, los depósitos
pueden producir masas nodulares macroscópicamente detectables o identificarse.
2.1. FORMAS LOCALIZADAS DE AMILOIDE AL
Con frecuencia existen infiltrados linfo-plasmocitarios alrededor de la masa de
amiloide, lo que plantea la interrogante si el infiltrado mononuclear es una
respuesta al depósito de amiloide o si es el responsable de su formación, el
amiloide está formado por proteína AL, por lo que representa una forma
localizada de amiloide derivado de inmunocitos.

2.2. AMILOIDE ENDOCRINO


Es el depósito microscópico y localizado de amiloide en determinados tumores
endocrinos como:
Carcinoma medular de tiroides
Tumores en los islotes pancreáticos
Feocromocitomas
En todos estos casos las proteínas amiloidogenas proceden de hormonas
polipeptidicas o proteínas peculiares.

2.3. AMILOIDOSIS DEL ENVEJECIMIENTO


Consiste en el depósito sistémico de amiloide que afecta a los ancianos, la más
predominante es la cardiaca con posibles consecuencias funcionales.
Amiloidosis cardiaca senil
Los pacientes sintomáticos presentan una miocardiopatía restrictiva
con arritmias, el amiloide está formado por transferrina normal.

8
CAPITULO IV
DIAGNOSTICO
En los tejidos con amiloidosis ofrecen un color ajamonado y una mayor dureza al ser cortados,
en la amiloidosis AA , los depósitos son más limitados que en la variedad AL .Por lo común
comienzan en los riñones y al evolucionar la enfermedad surgen: hepatomegalia, esplenomegalia
y neuropatía autonómica; en raras ocasiones hay miocardiopatía.

1. SOSPECHA CLÍNICA
La amiloidosis puede hallarse como un cambio anatómico insospechado, las
manifestaciones clínicas son, a menudo al principio inespecíficas, como la debilidad
perdida de pesa, mareo o el sincope entre otros.

2. IDENTIFICACIÓN
Se identificara la Proteína monoclonal en suero orina, discrasia de plasmocitos en
medula ósea, enfermedad inflamatoria crónica primaria, transtiretina mutante +/-
antecedentes familiares, transtiretina natural (por lo común varones mayores de los 65
años, cardiopatías.) Y ApoAI, ApoAll, fibrinógeno,lizosima Gelsolina mutantes.

3. DIAGNOSTICO
La identificación de una discrasia plasmática clonal permite diferenciar AL de otros tipos
de amiloidosis. En más de 90% de los enfermos se detecta por electroforesis de
inmunofijación una proteína Ig monoclonal en suero u orina o por un método de
cadenas ligeras libres. La electroforesis de proteínas séricas (serum protein
electrophoresis, SPEP) y la que se hace de proteínas en orina (urine protein
electrophoresis, UPEP) no son métodos útiles de detección inicial, porque la Ig clonal
en la amiloidosis AL, a diferencia de lo observado en el mieloma múltiple, no suele estar
en cantidades suficientes en el suero para producir un pico “M” monoclonal en tales
pruebas.
Un método nefelométrico disponible en el comercio cuantifica con exactitud LC
normales que circulan sin tener cadenas pesadas, en el mieloma múltiple y la
amiloidosis AL. En AL, en 75% de los pacientes se observan mayores niveles de LC
libre con un cambio a la proporción normal entre kappa/lambda libres. LC lambda es
más común que LC kappa en la amiloidosis AL. Es esencial analizar tal proporción
porque en la insuficiencia renal disminuye la eliminación de cadenas ligeras libres y
habrá aumento de ambos tipos de LC. Además, en 90% de los enfermos,

9
aproximadamente, surge un mayor porcentaje de plasmocitos en la médula ósea; tales
células son monoclonales según la tinción quimosis oquímica en busca de kappa y
lambda o por un seleccionador de células activadas por fluorescencia. No obstante, la
sola proteína sérica monoclonal no confirma el diagnóstico de amiloidosis porque en
ancianos es frecuente observar una gammapatía monoclonal de significación incierta
(monoclonal gammopathy of uncertain significance, MGUS). Sin embargo, cuando
MGUS aparece en una persona con amiloidosis corroborada por biopsia, se sospecha
fuertemente que se trata del tipo AL. La tinción 10quimosis10oquímica de los depósitos
de amiloide es útil si ligan un anticuerpo de cadena ligera, de preferencia a otro; algunos
depósitos de AL ligan muchos antisueros de modo inespecífico. Puede ser más fiable
la microscopía inmunoelectrónica, pero no se practica ampliamente. La
microsecuenciación basada en espectrometría de masas, de pequeñas cantidades de
proteína extraída de depósitos de fibrillas al final, quizá constituya el método más fiable
para identificar los componentes de estas últimas. En casos ambiguos habrá que
descartar con toda minuciosidad otras formas de amiloidosis.

3.1. AMILOIDOSIS AL:


Se Identifica inicialmente la afección del corazón, riñones , hígado, sistema
autonómico y deficiencia del factor x.

3.2. AMILOIDOSIS AA:


Se deberá practicar estudios de detección inicial de afección de riñones o
hígado.

3.3. AMILOIDOSIS FAMILIAR ATTR:


Se debe practicar estudios de detección inicial de neuropatías, miocardiopatía
y someter a los parientes a estudio.

3.4. AMILOIDOSIS SISTÉMICA SENIL O PROPIA DEL ENVEJECIMIENTO:


3.5. AMILOIDOSIS FAMILIAR:
De tipo raro (Practicar estudios de detección inicial de ataque de riñones, hígado
o GI)

10
CAPITULO V
CONCLUSIÓN
Las amiloidosis son un grupo de enfermedades caracterizadas por el depósito extracelular de un
material proteico fibrilar que va sustituyendo el parénquima de los órganos afectados
produciendo distintas alteraciones funcionales según su intensidad y localización. La sustancia
amiloide está formada por una 11quimosi fibrilar, que definirá cada variedad de amiloidosis, y por
una estructura secundaria (el componente P), común a todas las formas. Las amiloidosis pueden
ser sistémicas o localizadas y dentro de ellas existen numerosos subtipos atendiendo
fundamentalmente a la proteína fibrilar causante del depósito. Hablaremos únicamente de las
amiloidosis sistémicas de “tipo AL” o Amiloidosis por depósito de cadenas ligeras de las
inmunoglobulinas. Pertenecen a este grupo la Amiloidosis sistémica primaria y la amiloidosis
asociada a mieloma. En ambas existiría una producción autónoma de células plasmáticas
capaces de sintetizar cadenas ligeras amiloidogénicas. La amiloidosis AL es la que presenta
mayor espectro clínico, siendo los órganos más afectados el riñón (desde proteinuria
asintomática a un verdadero síndrome nefrótico) y el corazón (origina un fallo cardiaco
congestivo). Las manifestaciones mucocutáneas aparecen aproximadamente en el 30% de los
pacientes. La media de edad de aparición de la amiloidosis AL asociada a mieloma es de 65
años y suele iniciarse con síntomas inespecíficos. Las petequias y 11quimosis espontáneas o
tras traumatismos mínimos son los signos cutáneos más frecuentes y son el resultado de la
infiltración de las paredes vasculares por la sustancia amiloide.

11
REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS
1. Harrison: Principios de Medicina Interna, 19ª Edición. McGraw-Hill
Interamericana de España 2017; pág. (887-890).
2. Vinay K. Abul K. Jon C. Patología estructural y funcional. 9° edición. ELSEVIER.
2015. Barcelona; pág. (257-258)
3. Lado Lado F et al. Amiloidosis. Medicina Integral. 2010;36(4):137-141.

4. Kasper D, Harrison. Principios de medicina interna. Mexico D.F.: McGraw-Hill


Educación; 2016.

5. Sipe, J. D. ,Cohen A. S. Amiloidosis. Harrison T.R., Fauci A.S., Braunwald E. et


al. Principios de Medicina Interna. 18 a Edición. Ed. Mc. Graw Hill 2012; II (112)
: páginas 945 – 950

6. J. M. Campistol Plana. Amiloidosis. Farreras Rozman. Medicina Interna. 14ª


Edición. Ed. Harcourt, S.A. 2.000; vol II. Sección 7- Parte II. (159):1305 – 09.

7. Recursos en la web: Instituto Ferran de Reumatología. Amiloidosis:


http://www.institutferran.org/amiloidosis.htm

12
ANEXO
N° 01

Configuración β plegada de dos filamentos de amiloide formando una fibrilla y


demostrando los sitios deunión del Rojo Congo (en negro).

ANEXO
N° 02

Estructura física del amiloide

13
ANEXO
N° 03

Posibles alteraciones previas al depósito de amiloide en las formas AL

14
ANEXOS
N° 04

Posibles alteraciones previas al depósito de amiloide en las formas AL

15
ANEXOS
N° 05

Amiloidosis renal. Depósito de amiloide en glomérulo que ocupa el mesangio y oblitera


capilares.

ANEXOS
N° 06

Amiloidosis hepática.
Izquierda:Depósito incipiente de amiloide en espacio de Disse.
Derecha:Depósito de amiloide en fase avanzada con adelgazamiento de trabéculas y atrofia de
hepatocitos.

16
ANEXOS
N° 07

Amiloidosis esplénica (bazo de sagú). Depósito de amiloide en pulpa blanca.

ANEXOS
N° 08

Estructura del CMH de tipo I, que muestra a la β-2-microglobulina

17