You are on page 1of 23

MUSSOLINI

Introducción

En octubre de 1922, Benito Mussolini se convirtió en Primer Ministro de Italia. En 1925, con el respaldo
de su Partido Fascista, consolidó su poder, se hizo dictador y gobernó Italia (de 1923 a 1943) durante los
siguientes 20 años. Sin embargo, sólo 75 años antes, el nuevo estado unificado de Italia se había creado
en medio de esperanzas de construir una nación modernizada y liberal.

Mussolini y su estado fascista fueron importantes, histórica y políticamente, por una serie de razones:
Primero, Mussolini había creado el fascismo y fue el primer gobernante de un estado de partido único
durante el período entre guerras. Segundo, sus ideas y programas políticos innovadores, la organización
y métodos de su partido, fueron influencias directas sobre Adolf Hitler que, a inicios de la formación
de su Partido Nazi en Alemania, fue uno de los admiradores más fuertes de Mussolini.

La aparición de una Italia fascista y la creación de la dictadura de Mussolini, han provocado muchos
debates históricos. Estos incluyen intentos de definición de lo qué es el fascismo, explicar por qué llegó
al poder y evaluar el éxito Mussolini en establecer el tipo de estado que pretendía alcanzar. Además
tratar de entender por qué Mussolini pudo llegar al poder, se examinará la aparición de una Italia unida
a finales del siglo 19, la operación de la Italia "liberal" en los años 1900-22, y el impacto de la Primera
Guerra Mundial. También explorará la naturaleza del movimiento fascista de Mussolini, sus métodos
políticos y cómo Mussolini fue capaz de consolidar su poder.

CONTEXTO HISTÓRICO DE ITALIA ANTES 1919 ¿CONTRIBUYEN A LA ASCENSIÓN DE MUSSOLINI AL


PODER?

Italia fue el primer estado en todo el mundo en el que se desarrolló un partido fascista y en tener un
dictador fascista, en Benito Mussolini.
Estos son los problemas por los que pasaba la Italia de posguerra para entender en qué ambiente se
produce el nacimiento y desarrollo del fascismo italiano:
1.- La victoria mutilada
2.- Crisis Política
3.- Agitación social
4.- Situación económica

CAUSAS POLÍTICAS

A.- Los problemas de la Italia liberal antes de 1914


Muchos de los factores a largo plazo detrás de la aparición de Mussolini como dictador fascista de Italia
se pueden encontrar en las debilidades de la monarquía liberal de Italia en el período anterior a 1914.
En 1861, después de muchas décadas de lucha contra el Imperio Austríaco, el movimiento nacionalista
de Risorgimento logró crear una Italia unificada e independiente. Sin embargo, la Iglesia católica se
mantuvo separado de Roma y sus alrededores. Varios problemas graves subyacentes a la unificación
dejaron incompleto el proceso de Risorgimento.

Después de la unificación, la política italiana estuvo dominada por los liberales, que modernizaron a
Italia a través de reformas sociales como la educación estatal (con Influencia conservadora de la Iglesia
Católica), estimularon el desarrollo y progreso. Sin embargo, los liberales se dividieron en Progresistas o
"izquierdistas" y "conservadores-liberales".

B.- El impacto de la Primera Guerra Mundial y los tratados de paz, 1914-19


Aunque Italia era miembro de la Triple Alianza, no se unió cuando comenzó la Primera Guerra Mundial
en 1914. Durante este período de tiempo decidió permanecer neutral.
1
Mientras que la mayoría de los italianos (especialmente los socialistas) estaban a favor de la neutralidad,
los nacionalistas consideraban que la intervención en la guerra ofrecería a Italia la oportunidad de ganar
más tierra y expandir su imperio. En vista de su ambición de reclamar las tierras, el gobierno liberal
decidió ver qué lado le ofrecía las mejores condiciones y propuestas a cambio del apoyo de Italia.
Durante las negociaciones con los países de la Triple Alianza (Austria- Hungría , Alemania e Italia) en el
período 1914-15, Austria nunca les ofreció conceder Trentino o Trieste a Italia. Sin embargo, las
naciones de la Entente ( Francia, G. Bretaña y Rusia) prometieron que en caso de su victoria, estos
territorios se les concedería a Italia, además de los territorios austríacos en el Tirol del Sur, Istria y el
norte de Dalmacia en la costa Adriática.
Países de la Triple Alianza

El Tratado de Londres
Mientras el parlamento italiano debatía sobre que lado le convenía más, los intervencionistas
organizaron manifestaciones callejeras que exigían la participación italiana en la guerra. Muchos fueron
miembros de la fasci, una mezcla de anarcosindicalistas y nacionalistas.
A los socialistas que creían que la guerra aceleraría la revolución se le sumaron los Nacionalistas de
derechas de la Associazione Nazionalista Italiana (ANI) (la Asociación Nacionalista Italiana )que habían
apoyado anteriormente a la conquista de Libia. Sin embargo, los principales políticos liberales ya habían
decidido la participación en la guerra. En consecuencia, en mayo de 1915, Italia firmó el Tratado de
Londres y prometió unirse a la guerra en el lado de la Triple Entente.
Países de la triple Entente

A pesar de las esperanzas de los intervencionistas, la guerra no le fue bien para Italia. Por encima de 5
millones de italianos fueron reclutados, la mayoría luchó valientemente, mal equipado y con pocos
suministros. En particular, el liderazgo militar del ejército italiano luchaba contra una costosa guerra de
desgaste.
2
En noviembre de 1917, los italianos sufrieron una terrible derrota por parte de los Austríacos en la batalla
de Caporetto. Más de 40.000 soldados italianos murieron y unos 300.000 fueron hechos prisioneros. Los
nacionalistas culparon al gobierno por su ineficiencia y por no suministrar a las tropas suficiente equipo.
Aunque los italianos ganaron una costosa victoria en Vittorio Veneto en octubre de 1918, esto fue
ensombrecido por las derrotas anteriores y las altas víctimas sufridas. Además, con los socialistas
manteniendo una fuerte oposición, la guerra había fracasado en unir a los italianos.

Cuando la guerra terminó en noviembre de 1918, muchos italianos pensaron que sus sacrificios debían
ser reembolsados mediante importantes recompensas territoriales. Vittorio Orlando, el primer ministro
italiano, fue a las Conferencias de Paz de París en enero de 1919 esperando recibir todo lo que le habían
prometido en el Tratado de Londres. Bajo la presión de los nacionalistas, también se demandó el puerto
de Fiume, en el Frontera de Istria, ya que contenía una gran población de habla italiana. Finalmente,
Orlando quería que Italia ganara una parte de las antiguas colonias alemanas en África.

C.- Los nacionalistas y la "victoria mutilada"


Aunque la mayoría de las demandas posteriores a la guerra se cumplieron. Hubo importantes
excepciones. El país no ganó ningún territorio africano, Gran Bretaña Y los Estados Unidos se negaron
a conceder el Fiume y el norte de Dalmacia, argumentando que estos eran vitales para el desarrollo del
nuevo estado de Yugoslavia.

El oponente, Austria-Hungría, había sido derrotado y su imperio desmantelado, dejando a Italia el poder
dominante en el Adriático. Sin embargo, los nacionalistas italianos estaban disgustados por los términos
de los acuerdos de paz y acusó al gobierno liberal de permitir que Italia fuera a una vez más humillado
y engañado. El popular nacionalista Gabriele D'Annunzio hizo un llamado a muchos italianos –
especialmente a los veteranos de guerra – a tomar el Fiume, a este acuerdo humillante él lo llamó la
'Victoria mutilada'.

INESTABILIDAD
Entre 1914 y 1921, Italia tenía siete primeros ministros diferentes. Ninguna mayoría podría permanecer
en el poder por mucho tiempo. Desde 1919 se suceden en Italia gobiernos inestables, no duran y son
frecuentes las crisis ministeriales. La inestabilidad junto con la debilidad de los gobiernos hace que la
democracia aparezca como un sistema político desprestigiado. Los sucesivos gobiernos se muestran
impotentes contra la agitación social, y son muchos los que piden un gobierno fuerte y orden en las
calles. Esas peticiones serán atendidas por los fascistas. Los grandes partidos que hay en ese momento
en Italia pasan por una etapa de crisis interna.
El Partido Socialista es partidario de la República, defiende la supresión del Senado y un sufragio
universal directo, está a favor del derecho a la huelga y de la confiscación de las tierras no cultivadas.

3
Pero en su interior se va a producir una lucha interna entre el ala derecha de carácter reformista y
partidaria de llegar a acuerdos con la burguesía progresista, y el ala izquierda del partido que sigue
siendo partidaria de las ideas de Marx y de la conquista del poder por los obreros. Este sector de la
izquierda del partido se saldrá del Partido Socialista en 1921, como en casi toda Europa, y creará el
Partido Comunista Italiano que será dirigido por Malatesta.
El Partido Popular Italiano que engloba a la derecha y a los católicos que participan en política. En sus
programas piden el voto de la mujer, la descentralización administrativa y un senado electivo, no por
designación real. Estos dos partidos son los mayoritarios y tienen ya una concepción y una organización
moderna para dirigir a las masas.
Frente a estos dos partidos surge en 1919 los Fasci italiani di combattimento y las Squadre d´azione
organizaciones fascistas de Mussolini que todavía no tienen ningún peso pero que empiezan a hacerse
notar al actuar de forma brutal contra popolari socialistas

ECONOMÍCAS
El impacto económico de la Primera Guerra Mundial
La Primera Guerra Mundial tuvo un impacto significativo en la débil economía. Para financiar su
participación, el gobierno liberal prestó en gran medida a Gran Bretaña y los Estados Unidos,
aumentando así la deuda nacional de 16 mil millones de liras a 85 mil millones. Incluso esto resultó
inadecuado, por lo que el gobierno imprimió más billetes de banco, causando la inflación rápida - los
precios aumentaron sobre el 400%. Entre 1915 y 1918. Esta inflación destruyó gran parte de la clase
media, redujo los ingresos de alquiler de muchos terratenientes y bajó más del 25% en los salarios reales
de muchos trabajadores. Al final de la guerra, la situación se vió agravada por el elevado desempleo,
dado que las industrias de y más de 2,5 millones de soldados fueron desmovilizados.

La guerra también profundizó las divisiones económicas entre el norte y el sur de Italia. Las industrias
vinculadas a la producción de guerra (especialmente acero, productos vehículos y las industrias del
caucho y de la lana) lo hicieron muy bien antes de 1918, ya que se les garantizaban grandes contratos
estatales. Cuando la inflación comenzó a subir, los industriales simplemente pasaron los aumentos al
gobierno. El sur, todavía predominantemente agrícola, no participó en esta prosperidad. La agricultura
fue gravemente afectada por el reclutamiento de un gran número de campesinos y los trabajadores
agrícolas. Sin embargo, durante los últimos años de la guerra - en un intento para limitar la atracción del
socialismo y la ideología de los bolcheviques rusos - el gobierno prometió un programa de reforma
agraria para después de la guerra.
Tras la Guerra Italia tenía una economía arruinada y desastrosa. El gobierno se había endeudado mucho
en especial con EEUU.
La lira perdió su valor (5 liras por 1 dólar subió a 28 en 1921)
El costo de la vida se incrementó cinco veces.
El desempleo era enorme por que la industria pesada redujo los niveles de producción después de la
Guerra.. En las ciudades la reconversión de las industrias de guerra genera grandes masas de parados. A
este panorama desastroso se une una
Inflación tremenda que genera un aumento espectacular de los precios mientras los salarios siguen
congelados.
Además lo arcaico de sus estructuras económicas el 55% de la población activa se sigue dedicando a la
agricultura

4
BENITO MUSSOLINI

Benito Amilcare Andrea Mussolini nació en 1883 en el norte de Italia. Su padre era un herrero socialista,
y madre una maestra de escuela católica.
En 1902 emigró a Suiza para evitar el reclutamiento y se involucró en el movimiento socialista italiano.
En 1910 se había establecido como uno de los socialistas más prominentes de Italia, editando varias
revistas y se convirtió en editor del periódico del Partido Socialista 'Avanti!' en 1911. En términos de
filosofía política, Mussolini predicó una extraña mezcla de socialismo y elitismo nietzcheista

Creó los cinco puntos del fascismo en las que gobernaría Italia.
1. El Estado estaba por encima del individuo.
2. El individuo se le da suficientes derechos- El estado le da derechos.
3. El Estado debe expandirse (imperialismo).
4. Habrá una dictadura sin regla de la mayoría.
5. La gloria es la razón para tomar cualquier decisión

Fue un líder y el iniciador del fascismo. Como líder, se preocupaba primordialmente por el poder,
aprovechando cualquier oportunidad para conseguirlo, a menudo descuidando las convicciones
anteriores y teniendo pocos principios. También tenía la intención de eliminar la convencionalidad
ortodoxa y restaurar la grandeza anterior de Italia. De esta manera obtuvo la aprobación de los que
temían al comunismo y los que temían una toma de control por las potencias hostiles cercanas, es decir,
Alemania. Confiaba en la propaganda y en los eslóganes para obtener apoyo, y su capacidad de hacer
era claramente más importante que cualquier defecto en su persona

Cuando estalló la Primera Guerra Mundial en 1914, el nacionalismo italiano surgió con la mayoría de los
partidos políticos apoyando la intervención de los socialistas.
Mussolini inicialmente estaba en contra de la guerra pero cambió de opinión cuando se dio cuenta de
las oportunidades que presentaba. Él creyó que era una ocasión de terminar el proceso del
"Risorgimento" - reuniendo a todos los italianos que vivían en el imperio Austriaco de Habsburgo y él
pensó que promovería la revolución social a través de Europa.
Por sus puntos de vista pro-guerra, fue expulsado del Partido Socialista Italiano. Esto marcó su paso
hacia el nacionalismo revolucionario

En 1914 formó el "Fasci Rivoluzionari d'Azione Internazionalista" - un movimiento fascista temprano que
aboga por la intervención en la guerra. Se llamaban a sí mismos «facisti» o fascistas.
En 1915 estaba denunciando el socialismo por no apoyar a la nación, y llamó a una élite revolucionaria
de vanguardia para dirigir la sociedad - sostenía abiertamente que era un "nacional socialista".
Los fascistas entraron inmediatamente en contacto violento con los socialistas, extendiéndose la
violencia política. Esto se vio exacerbado por la ruptura social, política y económica durante y después
de la guerra

Mussolini se unió a la guerra y fue ascendido a cabo. Su carrera terminó en 1917 después de ser herido
por una bomba de mortero.
Regresó a su vida como editor de su periódico 'Il Popolo d'Italia' y líder de los fascistas. En 1919 reformó
el partido como "Fasci Italiani di Combattimento" o "Escuadrón de Combate de Italia".
El movimiento creció debido a su ideología. Se opuso a la discriminación de clase, y defendió la unidad
basada en nociones del pasado "romano".
Los fascistas eran vistos como un nuevo movimiento - combinaban el tradicionalismo con el pensamiento
revolucionario.
Hacia 1921, los fascistas habían formado escuadrones armados de veteranos de guerra llamados
"camisas negras" cuyo objetivo era restaurar el orden en las calles.
Ese mismo año se renombraron como el "Partido Nacional Fascista" y Mussolini ganó su primera elección
a la Cámara de Diputados.

5
MIEMBROS BASES DEL PARTIDO

1. Excombatientes, son gentes desclasadas que una vez que ha terminado la guerra no se adaptan a la
vida pacífica y van a ingresar en las organizaciones paramilitares fascistas (fasci di combatimento, S.A.,
S.S. …).
2. Jóvenes nacionalistas, dentro de la juventud encontrarán a muchos descontentos frustrados por los
resultados de la Guerra y decepcionados con las democracias. Su carácter violento y belicoso será
encauzado por estas organizaciones para actuar de forma violenta contra manifestaciones obreras,
contra el gobierno…
3. Clases medias.- amenazadas por la crisis económica, ven en las promesas de estos movimientos un
futuro prometedor.
4. Parados, serán atraídos por los movimientos fascistas ante la promesa de puestos de trabajo, promesa
que, como hemos dicho, van a cumplir en gran medida.
5. El apoyo del gran capital será muy importante para financiar estos movimientos, muchos patronos
ven en ellos un gran apoyo contra el peligro de revolución comunista y no tendrán reparos en
subvencionar todo tipo de actividades fascistas. Junto a estos se encuentran también los grandes
terratenientes que sufren la misma amenaza por parte de los campesinos entre los que se extiende la
propaganda anarquista.
6. El papel de la burocracia y el ejército será importante en el triunfo de estos movimientos, su tolerancia
primero y su colaboración después les darán un gran apoyo

¿CUÁLES FUERON LAS ETAPAS CLAVE EN EL ASCENSO DE MUSSOLINI PARA LLEGAR AL PODER EN EL
PERÍODO 1919-22?

En 1919, estaba claro que el régimen liberal tendría muchos problemas en la Italia de la posguerra.
Además de la creciente insatisfacción de los nacionalistas, los liberales se enfrentaron a una mayor
oposición política de otros sectores. En Enero 1919, el papado finalmente levantó su prohibición sobre
la formación de un partido político católico, que condujo a la fundación del Partito Popolare Italiano
(PPI), o Partido Popular italiano.

Una amenaza más seria al régimen liberal fue planteada por el Partido socialista italiano (PSI). Quienes
se habían colocado en una posición revolucionaria ante los problemas económicos resultantes de la
Primera Guerra Mundial y el gran descontento de los trabajadores industriales y rurales. En 1917,
inspirado en la Revolución bolchevique en Rusia, pidió el derrocamiento del estado liberal y el
establecimiento de una república socialista. Los trabajadores industriales habían impuesto disciplina en
tiempos de guerra en las fábricas, con respecto al aumento de horas de trabajo y la prohibición de
huelgas - beneficiando sólo a los empleadores. Con aproximadamente 50.000 miembros en 1914, los
miembros del Partido Socialista habían aumentado 200.000 en 1919. En el congreso de ese año, los
delegados hablaron de la necesidad de utilizar la fuerza para lograr "la conquista del poder sobre la
burguesía". En la práctica, sin embargo, muchos líderes socialistas eran más fuertes en retórica que sobre
la acción.

Como podemos deducir de los datos anteriores la situación social era muy tensa. En las ciudades eran
frecuentes las huelgas y la ocupación de fábricas por los obreros que se veían amenazados por el paro.
Las huelgas, generalmente, degeneraban en enfrentamientos. En el campo la agitación era parecida y la
propaganda anarquista cuaja entre los campesinos que no dudan en ocupar tierras.
La revolución rusa ya se ha producido y esto anima a los obreros de toda Europa que ven en ella un
modelo a seguir. Por el contrario los patronos sienten un gran temor a que estalle la revolución
bolchevique y no dudarán en utilizar todos los medios a su alcance para evitarlo. Serán frecuentes los
tiroteos entre patronos y revolucionarios

6
EL BIENIO ROSSO, 1919-20
El desempleo ascendió a más de 2 millones en 1919, y los trabajadores industriales comenzaron una
ola de acción militante que duró desde principios de 1919 hasta 1920. Estos años se conocen como el
bienio Rosso - los "dos años rojos". A lo largo de 1919, se produjeron huelgas, ocupaciones de fábricas
y de tierras, organizadas por los sindicatos, campesinos, la Liga y la participación de más de 1 millón de
trabajadores. Al final de 1919, los sindicatos socialistas contaban con más de 2 millones de miembros, a
diferencia del principio de año que sólo contaban con 250.000 aprox.

En muchas áreas, especialmente en el norte, los socialistas gobernaron. Para muchos industriales y
terratenientes y para las clases medias en general, parecía que estaba a punto de comenzar una
revolución comunista. Pese a esto, el Gobierno, dirigido por Giovanni Giolitti, hizo muy poco por
contenerlos, creyendo equivocadamente que los trabajadores eran más peligrosos dentro de las fábricas
que en las calles, Esta militancia revolucionaria pronto declinaría ya que el gobierno instó a los
empleadores y a los terratenientes a hacer algunas concesiones para sus empleados. En respuesta a los
disturbios por el alto precio de los alimentos, el gobierno estableció comités de alimentos para controlar
la distribución y los precios. Esta falta de acción forzada llevó a muchas personas de las clases media y
alta a considerar al gobierno como peligrosamente incompetente.

MUSSOLINI Y EL FASCIO DI COMBATTIMENTO


En marzo de 1919, 118 personas, en representación de las agrupaciones, se reunieron en Milán y
formaron un Fascio di Combattimento «Grupo de lucha»). Estos miembros fundadores más tarde se
conocieron como los fascistas. Su intención era reunir a los nacionalistas y Socialistas para un programa
militante de fascismo que combinaba varias demandas de izquierda y derecha. Sin embargo, ¿ lo que
qué realmente unía a estos nacionalistas, sindicalistas, artistas y ex militares era un Odio al Estado liberal

D'ANNUNZIO Y FIUME
Aunque Fasci di Combattimento se estableció en cerca de 70 ciudades, la diminuta red de agitadores
militantes de Mussolini pronto fue eclipsada por las acciones de Gabriele D'Annunzio, que encabezó a
2000 hombres armados a la ciudad de Fiume - una de las áreas que Italia había buscado pero no ganado
en el Tratados de paz. La fuerza de D'Annunzio tomó rápidamente el control y, en desafío abierto del
gobierno liberal italiano y de los aliados, tomaron la ciudad durante los próximos 15 meses. Esta audaz
acción hizo de D'Annunzio un héroe para los nacionalistas italianos, y fue una inspiración para Mussolini.
En particular, Mussolini decidió adoptar los adornos teatrales utilizados por D'Annunzio, especialmente
las camisas negras de la Arditi, el antiguo saludo romano que usaron, y los muchos desfiles y balcones
de los discursos que realizaron.

LAS ÉLITES ECONÓMICAS Y EL FASCISMO EMERGENTE


La agitación del bienio dio un impulso a la organización de Mussolini. En un intento por acabar con las
ocupaciones de las fábricas y las tierras, ofreció enviar en squadre d'azione (escuadrones de acción) para
ayudar a los propietarios de fábricas en el norte y terratenientes en el Valle del Po y la Toscana. Estos
industriales y terratenientes, frustrados y enojados por la postura del gobierno liberal de dar
concesiones y de inacción, estaban muy contentos de dar dinero a los grupos de Mussolini a cambio de
las acciones violentas de los squadristi contra las huelgas y ocupaciones de la izquierda. Estos pelotones
de acción estaban controlados por líderes fascistas locales, conocidos como Ras. Los squadristi
quemaron las oficinas de los periódico, atacaron a huelguistas, a los socialistas y sindicatos en muchas
partes del norte y el centro de Italia. También intentaron destruir la influencia de las Ligas campesinas,
alentadas por los elementos más liberales de la Popolari Católica Romana.

Esta creciente alianza con industriales, banqueros y terratenientes comenzó a financiar la construcción
de una base de masas para los Fasci di Combattimento de Mussolini entre las clases media y baja, que
temían la llegada de la revolución socialista. Sin embargo, los elementos más radicales (como Marinetti
y los sindicalistas) Estaban cada vez más alejados de esta base.
En cambio, a medida que pasaba el tiempo, los escuadrones fascistas se componían principalmente de
oficiales del ejército descontentos, desempleados, suboficiales y estudiantes de clase media. Los

7
partidarios estaban unidos por su odio a los socialistas y su creencia en la acción, más que por cualquier
ideología política coherente.
La fama de los escuadrones fascistas creció después de septiembre de 1920, con las ocupaciones de
fábricas en las que participaron más de 400.000 trabajadores en áreas del norte. Al mismo tiempo, las
huelgas agrarias y las ocupaciones de la tierra continuó extendiéndose en el centro de Italia. Luego, en
las elecciones locales, los socialistas ganaron el control en 26 de las 69 provincias de Italia. Todo esto
aumentó mucho los temores de los dirigentes y clases medias. Como los escuadrones de acción fascistas
demostraron ser efectivos en suprimir a la acción de la izquierda, los números de squadristi fueron
aumentando con reclutas de agricultores, administradores de fincas y aparceros.

A partir de mayo de 1921, Mussolini tenía la esperanza de alcanzar el poder real y estaba decidido a
hacer pleno uso de las oportunidades que se le presentaran. Se dio cuenta de que para convencer a los
industriales, terratenientes y las clases medias debía terminar con la fuerza política de los liberales de
manera efectiva; ellos eran una verdadera amenaza de revolución socialista; y que sólo los fascistas eran
fuertes y lo suficientemente determinados como para tomar las medidas necesarias, y restaurar el orden
y dignidad a Italia.
Denegado el apoyo de los diputados fascistas, Giolitti al principio logró formar una coalición con el apoyo
del Popolari, pero esto se derrumbó luego de un mes. Entre mayo de 1921 y octubre de 1922, hubo tres
débiles coaliciones de gobiernos, ninguno de los cuales logró tomar medidas eficaces contra la lucha y
la violencia política.

La actitud de las élites se volvió cada vez más crucial para los fascistas. Continuaron los ataques contra
los socialistas y las organizaciones sindicales industriales y militantes agrarios. De hecho, los
comandantes en algunas áreas llevaron a los escuadrones fascistas a manifestaciones o congresos
socialistas. En el primera mitad de 1921, más de 200 personas murieron y más de 800 resultaron heridas
por los escuadrones de acción. Emilia y Toscana se convirtieron en fortalezas fascistas
A medida que la violencia de los squadristi avanzaba, Mussolini empezó a preocuparse de que se
pudieran alienar a las élites conservadora y unificar a los antifascistas. Sus preocupaciones crecieron el
31 de julio, cuando 12 carabinieri (policía Oficiales) lograron dispersar a más de 500 fascistas en Saranza,
en el noroeste de Italia. Este no era el signo de un partido capaz de imponer la ley y el orden.

EL PACTO DE PACIFICACIÓN Y LA FORMACIÓN DEL PNF


El 2 de agosto, Mussolini sorprendió a la oposición. Firmando un acuerdo de paz, conocido como el Pacto
de Pacificación, con socialistas moderados y la principal organización sindical, la Confederación General
de Trabajadores (Confederación General del Lavoro, o CGL).
En octubre de 1921, Mussolini persuadió a los miembros de los Fasci di Combattimento para reformar
la organización en un partido político, el Partito Nazionale Fascista (PNF) y en noviembre de 1921
persuade al Congreso Nacional Fascista para elegirlo como líder. A cambio, aceptó poner fin a la tregua
con los socialistas, y ordenó a todas las ramas organizar escuadrones de acción. A pesar de que los ras
locales todavía tenían influencia considerable y cierta autonomía, Mussolini podía presentarse como el
líder claro e indiscutible de una organización y un partido político unido.

LA MARCHA SOBRE ROMA, OCTUBRE DE 1922


Habiendo obtenido un control considerable del norte y el centro de Italia, el ras quería pasar del poder
local al poder nacional. Muchos de ellos habían instado a un golpe después del colapso de la huelga
general, y Mussolini había luchado para contenerlos. A principios de octubre de 1922, los ras renovaron
su presión. Balbo le informó a Mussolini que los ras pretendían marchar sobre Roma y tomar el poder -
con él o sin él, Mussolini organiza la Marcha sobre Roma
Los escuadrones locales se organizaron en una milicia nacional, bajo Balbo y Grandi, y se elaboró un plan
por el que cuatro Ras - Balbo, Bianchi, Cesare De Vecchi y General De Bono - tomaría el control de las
principales ciudades del norte y de Italia central. Una vez logrado esto, unos 40.000 fascistas
convergerían a Roma desde tres ciudades diferentes.

8
En la noche del 27 de octubre, los escuadrones fascistas se apoderaron de ayuntamientos, estaciones de
ferrocarril y centrales telefónicas en todo el norte de Italia. Al día siguiente, prima
El ministro Luigi Facta persuadió al rey, como comandante en jefe del ejército, para declarar el estado
de emergencia. Esto significaba que el gobierno llamaría a militares y a la policía para detener las
columnas fascistas que se reunían en Roma.
Inicialmente, las carreteras y los ferrocarriles fueron bloqueados y las tropas del ejército encontraron
poca resistencia cuando empezaron a tomar el control de algunos edificios incautados por los fascistas.
Los comandantes fascistas, entre ellos De Vecchi, comenzaron a vacilar. El prefecto de Milán
fue instruido para arrestar a Mussolini, quien estaba en la ciudad de Milán como una medida de
precausión por si las cosas salían mal, Mussolini podría escapar. Sin embargo, Mussolini no fue arrestado.
El rey cambió de idea y se negó a firmar los papeles que autorizaban la ley marcial. Facta renunció en
protesta. El rey luego pidió al conservador Salandra formar un gobierno, pero Mussolini rechazó la oferta
de cuatro puestos de gabinete para los fascistas. Quería que el puesto de Ministro para él. Salandra
aconsejó al rey nombrar a Mussolini y
el Rey concedió la petición.
Mussolini aceptó el 29 de octubre de 1922. De hecho, la marcha sobre Roma era más un mito que
realidad. El mismo Mussolini no marchó a la cabeza de las columnas fascistas, sino que llegaron a Roma
en tren, habiendo ya aceptado el cargo de Primer Ministro. La milicia fascista
no llegó a la ciudad hasta el día siguiente, 30 de octubre, cuando cerca de 70.000 camisas negras
celebraron su victoria en las calles de Roma.

VICTOR EMMANUEL III Y EL FASCISMO


Este triunfo se lo debió más al papel del rey, Víctor Emmanuel III, que a la fuerza de su milicia fascista. El
propio rey declaró que se negaba a firmar la declaración de la ley marcial porque podía perder la lealtad
del ejército hacia él. Sin embargo, le habían asegurado que sus soldados eran fieles, y que fácilmente
podían dispersar a los manifestantes fascistas.
Los historiadores todavía están indecisos sobre por qué el rey actuó así. Algunos sostienen que no estaba
seguro de la reacción de los militares, que tenía poca fe en los políticos liberales, que temía el estallido
de una guerra civil, y que estaba preocupado por ser reemplazado por su primo, el duque de Aosta, un
conocido partidario fascista. Otros historiadores han señalado que los industriales, terratenientes y
eclesiásticos mayores favorecieron el compromiso a los fascistas (la reina madre, Margherita, era
ferviente fascista) y cómo el propio rey consideraba a los fascistas como un baluarte contra la amenaza
de comunistas.
Cualesquiera que fueran los motivos del rey, en octubre de 1922 Mussolini se había convertido por los
medios legales jurídicos y constitucionales, asistidos por la violencia fascista en
las calles en Primer Ministro de Italia.

¿ERA EL FASCISMO UNA IDEOLOGÍA?


Muchos historiadores sostienen que no existe una raíz ideológica coherente y unificada para el Fascismo,
como en el caso del marxismo, por ejemplo. Mussolini no hizo un esfuerzo concertado para definir las
base de su movimiento hasta después de convertirse en Primer Ministro. De hecho, no fue hasta 1925
que Mussolini comenzó a elaborar una declaración clara de la doctrina fascista. Bajo la dirección del
filósofo Giovanni Gentile, más de 200 intelectuales se reunieron en Bolonia y organizaron el Manifiesto
de los intelectuales fascistas. Sin embargo, este intento de reunir las ideas diversas y a menudo
contradictorias del fascismo no fueron muy eficaces. Un esfuerzo más decidido llegó en 1932, diez años
después de que Mussolini se convirtiera en primer ministro de Italia, cuando Gentile (con ayuda de
Mussolini) escribió una larga entrada sobre el fascismo para la Enciclopedia Italiana, de la que fue editor.
La primera parte se publicó por separado como “La doctrina del fascismo” bajo el nombre de Mussolini.
Sin embargo, esto fue una declaración de lo que el fascismo estaba en contra (esencialmente el
liberalismo, el socialismo, democracia y pacificación) como acerca de lo que representaba (acción,
nación, autoridad y el estado). En la sección titulada «Doctrina política y social del fascismo», Gentile
explicó que el fascismo era anti-comunista, anti-socialista y fuertemente opuesta a la "concepción
económica de la historia" y la centralidad de la "guerra de clases" - ambos fundamentales para la

9
ideología marxista y comunista. Él trato de explicar que el fascismo también se oponía a la democracia.
El texto autoritario del fascismo: "El fundamento del fascismo es la concepción del estado. El fascismo
concibe al Estado como un absoluto, sin embargo, el fascismo de Mussolini sirvió de modelo para
muchos otros partidos fascistas que
surgieron en otras partes de Europa durante los años veinte y treinta. En sus primeros días,
Adolf Hitler era un admirador de Mussolini. En 1934, Mussolini incluso creó una Fascista Internacional,
que financió los partidos fascistas emergentes. Mientras que los principales factores que influyeron en
el ascenso de Mussolini fueron sin duda la inestabilidad en Italia, la violencia de los pelotones de acciónes
fascistas, el apoyo de las élites, los objetivos y pronunciamientos fascistas.

CONSOLIDACIÓN DEL PODER


En su primer gobierno Mussolini respeta las instituciones y los ministros son de todos los partidos menos
socialistas, ministros fascistas hay muy pocos, estos controlan, sobre todo, las subsecretarías

Una vez eliminada la oposición Mussolini prosiguió la tarea de construir un Estado fuerte y totalitario.
El primer paso fue la SUPRESIÓN DE LA LIBERTAD DE PRENSA Y DE LA LIBERTAD DE REUNIÓN.
El segundo fue la PERSECUCIÓN DE LOS POLÍTICOS NO FASCISTAS. Para gobernar con más comodidad
en 1926 Mussolini aumenta los poderes del primer ministro, es decir, de sí mismo, el duce legisla a través
de decretos-leyes sin contar para nada con el Parlamento.
La implantación de un Estado que controla todo se apoyará también en la nueva política de la policía
llamada OVRA (Organización para la vigilancia y la represión del antifascismo). El Partido Fascista tiene
una gran influencia, pero el poder político está en manos de Mussolini que no responde ante nadie y es
apoyado por el Consejo Nacional Fascista. El número de afiliados va a crecer, sobre todo entre los
funcionarios que ven peligrar su puesto de trabajo

a) La primera fase: la eliminación de la oposición (1922-1926).

Squadrismo
Durante 1921, la "ideología" de Mussolini se centró mucho más en el culto a la violencia fascista -que
pasó a llamarse squadrismo- . Después del bloque con los liberales y las elecciones de mayo
De 1921, Mussolini comenzó a jugar en el temor exagerado de los conservadores En noviembre,
Mussolini hizo un intento directo de apaciguar a los católicos. El PNF se opuso al divorcio y apoyó las
demandas de Popolari para un mejor tratamiento de los campesinos.
A partir de 1921, los discursos y artículos de Mussolini se concentraron en que el fascismo estaba en
contra del socialismo y liberalismo.
Sin embargo, Mussolini hizo énfasis en el compromiso del fascismo con un gobierno fuerte,
patriotismo y expansión imperial. La violencia fascista aumentó durante 1921-22.

El Vaticano
Al mismo tiempo, de abril a junio de 1923, Mussolini trabajó para obtener un mayor apoyo de la jerarquía
católica, con el fin de ampliar la base política de los fascistas y debilitar la posición del Popolari, otro
miembro clave de la coalición gobierno. Mussolini anunció medidas que incluían la renuncia al ateísmo,
la obligatoriedad de la educación religiosa, la prohibición de la anticoncepción y el castigo Jurando en
lugares públicos. El Papa Pío XI, ya un simpatizante fascista, señaló su voluntad de retirar su apoyo al
Popolari
En abril de 1923, Mussolini despidió a todos los ministros Popolari de su gobierno, alegando que se
negaron a darle pleno apoyo. En junio, el Papa obligó al sacerdote Don Luigi Sturzo, un líder Popolari, a
dimitir. En el verano de 1923, el partido había perdido la mayor parte de su importancia política.

Cambiar la Constitución - la Ley Acerbo


Más seguro en su posición, Mussolini anunció su intención de reformar el sistema electoral de un modo
que esperaba fortalecer y promover sus estatutos. Según sus instrucciones, el subsecretario de Estado,

10
Giacomo Acerbo, creo una nueva ley electoral, el sistema propuesto trataba de modificar la ley electoral
italiana, en vigor desde 1919, añadiendo la asignación fija de dos tercios de los escaños para el partido
que obtuviese más del 25 % de los votos. Durante las deliberaciones de la comisión, los populares
presentaron numerosas enmiendas, primero para tratar de conseguir la elevación del umbral de votos
al 40 % de los votantes y luego para reducir la cantidad de escaños otorgados al 60 % del total. Según
Mussolini, esto daría a Italia la estabilidad que necesitaba. De hecho, la ley estaba claramente hecha
para dar a los fascistas el control total sobre la política italiana, pero adquirido legalmente. Dando paso
a la intimidación y la violencia de los fascistas.
Para asegurar la aprobación de esta ley, Mussolini amenazó con abolir parlamentarios y colocando
guardias fascistas armados en las puertas para intimidar a los diputados y a líderes liberales como
Giolitti y Salandra.
La ley fue aprobada por una gran mayoría en julio de 1923. La mayoría de los diputados de Popolari se
abstuvieron. Con la Ley Acerbo en vigor, Mussolini ahora necesitaba asegurar que su partido ganara el
mayor número de votos en las próximas elecciones. Fue ayudado por los acontecimientos de agosto de
1923 que se conoció como el incidente de Corfú

Control de la prensa
El primer paso para establecer una dictadura fascista fue tomado en julio de 1925, cuando Mussolini,
ahora recuperado de su enfermedad, impuso una serie de leyes diseñadas para controlar la prensa. Los
periódicos antifascistas fueron cerrados, mientras que a otros sólo se les permitía imprimir artículos
aprobados por el gobierno. Desde diciembre de 1925, todos los periodistas debían estar inscritos en el
Partido Fascista.

Gobierno local y central


En agosto de 1925, Mussolini comenzó el siguiente paso en el establecimiento de su dictadura, esta vez
se centró en el gobierno local y central. En las 93 provincias de Italia, alcaldes electos y ayuntamientos
fueron reemplazados por Fascistas conocidos como Podesta. Aunque los miembros deLl podesta eran
del partido fascista, estos eran principalmente conservadores, extraídos de los terratenientes y elites
militares. De esta manera, Mussolini excluyó a los más militantes fascistas del poder real en las
provincias. El control político fascista fue establecido el 3 de agosto, cuando todas las reuniones de los
partidos de oposición fueron prohibidas

Mussolini también se movió para aumentar su poder personal en el gobierno central. En


24 de diciembre de 1925, se hizo "jefe de gobierno", un nuevo título oficial. También asumió poderes
formales sobre sus ministros, que se hicieron responsables a él más que a la Cámara de Diputados. En
enero de 1926, Mussolini asumió el poder de dictar decretos sin aprobación parlamentaria, sólo le
respondía al rey. La nueva ley también declaró que el rey debe asegurar la aprobación personal de
Mussolini antes de nombrar nuevos ministros. Pronto, Mussolini insistió en llamarse Il Duce ("El Líder").
En 1929, Mussolini ocupaba ocho cargos ministeriales, excluyendo así a muchos otros líderes fascistas.
Sin embargo, en la práctica, fueron los tradicionales funcionarios públicos conservadores que dirigían
estos departamentos estatales en lugar de Mussolini o el Partido fascista.

Creación de un estado de un solo partido, 1926


A pesar de un mayor control, la posición de Mussolini todavía no era totalmente segura. Los diputados
siguieron teniendo influencia, al igual que el creciente hostigamiento a los partidos de oposición. Así
que en octubre de 1926, después de que hubo otro fracasó en el intento de asesinato contra Mussolini,
todas las partidos fueron prohibidOs, y sus diputados expulsados de la Cámara. Al mismo tiempo, los
sindicatos fueron declarados ilegales y se estableció un nuevo tribunal (el Tribunal Especial) para hacer
frente a los delitos políticos, algunos de los cuales llevaban la pena de muerte. En 1927, Mussolini formó
la Organizzazione por la Vigilancia y la Repressione Dell'Antifascismo (Organización para la Vigilancia y la
Represión del Antifascismo, O OVRA), una policía secreta encargada de suprimir a los opositores políticos

En mayo de 1928, cuando se presentaron nuevas elecciones, Mussolini tomó nuevas medidas para
asegurar que el Partido Fascista ganara y que Italia siguiera siendo un estado de partido único. Estos

11
cambios incluyeron cambios en el sistema electoral para que sólo los hombres de 21 años o más que
pertenecían a los sindicatos fascistas podían votar. El Consejo elaboró una lista de 400 candidatos de
listas aprobadas por las confederaciones de los empleadores y los empleados, y los votantes sólo
tuvieron la opción de votar afavor o en contra de esta lista. El miedo a la violencia fascista significó que
la mayoría de los italianos votaron "sí" como los funcionarios fascistas en las mesas de votación fueron
capaces de identificar a los que votaron
'No' (las hojas de voto eran de colores diferentes). Habiendo obtenido una clara Victoria, Mussolini fue
establecido como dictador de Italia. La Cámara contenía sólo diputados fascistas, y el poder del rey se
redujo drásticamente.

¿QUÉ OTROS MÉTODOS UTILIZÓ MUSSOLINI PARA CONSOLIDAR SU PODER?


Además de estas medidas políticas, Mussolini tomó otras para llegar al poder. Éstos incluían métodos
de adoctrinamiento y propaganda, así como medidas contra la oposición.
Mussolini alentó su culto a la personalidad que destacó su genio, su poder como líder de la nación.
Consolidó su posición creando relaciones con poderosos grupos de interés como el Iglesia, industriales
y las fuerzas armadas.
En 1926, los periódicos de oposición fueron suprimidos, periodistas y editores podrían ser arrestados si
se publicaba cualquier cosa "inapropiada" hacia el régimen.
La prensa propia de Mussolini publicaba la versión "oficial" de los acontecimientos.
A partir de 1924, la red de radio fue dirigida por el estado y boletines continuamente elogiaban a
Mussolini y difundía sus discursos.
En 1930, se aseguró que todas las escuelas tuvieran radios y que los que vivían en las zonas rurales al
menos escucharan las radios comunitarias en sus aldeas.
El régimen mostraba algunas películas patrióticas en el cine y películas americanas, pero se aseguraba
de que cada una de estas películas sería precedida por un corto 1ue daba una versión fascista de los
acontecimientos actuales.
En 1937 crea el Ministerio de Cultura Popular (Modelo de Goebbles de Alemania) para dar un control
directo de que escribir o no en la prensa

1.- La Opera Nazionale Dopolavoro (OND)


Los fascistas creían que era importante influir en las mentes de la población adulta de Italia. Con este
fin, establecieron organizaciones para controlar el ocio y las ocupaciones. La Ópera Nazionale
Dopolavoro (OND), fue un club recreativo nacional creado en 1925. Dopolavoro en italiano significa
'después del trabajo'. La OND tuvo pronto una vasta red de clubes, bibliotecas , terrenos deportivos,
conciertos organizados, baile y actividades de vacaciones de verano en la mayoría de las ciudades y
pueblos. En general, alrededor del 40% de los trabajadores industriales y el 25% de los campesinos eran
miembros de la OND. El deporte tenía especial importancia, Italia comenzó a mejorar a nivel
internacional en las carreras deportivas, ciclismo, atletismo y fútbol. La función principal de la OND era
aumentar la aceptación de la ideología fascista. Sin embargo, aunque sus actividades llevaron a algún
apoyo popular, la mayoría de los organizadores locales Ignoraron los aspectos de adoctrinamiento.

2.- L'inquadramento
El proceso de unir e incorporar a la gente con el desarrollo de las actividades de la OND y aumentar la
influencia fascista entre las masas ampliando la membresía del partido y sus organizaciones asociadas
desde 1931 a 1937 es conocida como l'inquadramento. Durante la Gran Depresión, el Partido Fascista
estableció sus propias agencias de bienestar, también comenzó a crear fasci de mujeres para ayudar a
dirigir estas agencias. Aunque estas nuevas agencias y redes llevaron a un mayor contacto entre los
partidos, vigilancia y control, no hubo un aumento dramático de la afiliación al partido. Según algunos,
en 1939, sólo el 6% de la población pertenecía al partido.

3.- El movimiento Romanità


Otra estrategia de propaganda para construir el prestigio y la popularidad de Mussolini y los fascistas
era vincularlos con la grandeza de la antigua Roma y sus emperadores. Esto se conoció como el
movimiento Romanità ('Romanness').

12
Los escritores, artistas y eruditos fascistas retrataron el fascismo como un renacimiento del retorno de
la antigua civilización romana. A partir de 1926, se habla de Mussolini como un nuevo César. En 1937 se
realizó la exposición Mostra Augustea della Romanità para celebrar el 200 aniversario del nacimiento
del emperador Augusto. En la entrada a la exposición se había colocado una cita de Mussolini:
"Italianos, debes asegurarte de que las glorias del pasado sean superadas por las glorias del futuro”

4.- Ducismo: el culto de Il Duce


Para crear este 'Nuevo Hombre', Mussolini quería que el fascismo penetrara en todos los aspectos de la
vida y la sociedad italiana. Para lograrlo, se concentró en proyectar su propia imagen y divulgar
ampliamente los "logros" del fascismo. Casi tan pronto como se estableció la dictadura de Mussolini,
comenzó a comprender la importancia de una buena publicidad. Por consiguiente, se estableció un
servicio de prensa para garantizar que las fotografías y los artículos de periódicos proyectaran sus
imágenes y sus actividades.
Fue retratado como joven, enérgico y un experto en una amplia gama de áreas especializadas y
actividades, incluso dio instrucciones a la prensa sobre cómo debe ser nombrado. Aunque inicialmente
fue escéptico del valor de la radio, esto cambio rápidamente, Mussolini estableció una red de radio
estatal en 1924; ya para 1939, existían alrededor de 1 millón de radios en Italia, aproximadamente una
por cada 44 personas (en cafés, restaurantes, plazas públicas y en las escuelas) por lo que más gente
podía escuchar los discursos de Il Duce.
Mussolini tardó en darse cuenta del potencial de la película, pero en 1924, el (L'Unione Cinematografi
ca Educativa, LUCE) fue creada para producir documentales y noticiarios. Pronto, Mussolini estaba
haciendo pleno uso de la película. Él Insistió en que las películas de noticiarios patrocinadas por el estado
(desde 1926, éstas debían estar en todos las instituciones educativas
como parte del programa). Un dato curioso es que siempre fue filmado desde abajo para disimular su
falta de altura.

5.- Propaganda fascista


A lo largo de los años treinta, el servicio de prensa amplió su papel para abarcar no sólo la radio y la
película, sino todos los aspectos de la cultura. En 1933, el yerno de Mussolini, Galeazzo Ciano, asumió la
dirección de la propaganda. En 1935, fue renombrado Ministro de Prensa y Propaganda - en parte
como una imitación de los acontecimientos en la Alemania nazi.
Dos años más tarde, en 1937, se lo renombró de nuevo, esta vez como el Ministerio de Cultura Popular
(apodado Minculpop). Se trataba de influenciar y asegurarse de que todas los films, obras de teatro,
programas de radio y libros proyecten a Mussolini como un héroe y a los fascistas como salvadores de
Italia. Sin embargo, este intento de regular las artes no tuvo mucho éxito.
Mientras Minculpop lograba reunir apoyo para la guerra de Abisinia (1935-36), no consiguió mucho
apoyo popular para la alianza de Mussolini con los Nazi, o por las políticas antisemitas que comenzó a
difundir en 1938

Al mismo tiempo, Achille Starace, nombrado secretario del partido en 1930, fue también participe en la
proyección de la imagen de Mussolini como un héroe. Las luces quedaban encendidas en la oficina del
dictador para sugerir que trabajaba 20 horas al día para Italia, fotografías y carteles de Il Duce habían en
edificios públicos, calles y lugares de trabajo. Gran énfasis también se dio a los slogans que reflejaban
Ideales fascistas, como
“Credere, Obbedere, Combattere («Crecer, obedecer, luchar»)
"Mussolini siempre tiene razón".
En conferencias de prensa, Mussolini estuvo siempre acompañado por los Blackshirt (Guardaespaldas),
mientras que todas las apariciones públicas eran acompañadas por el "escuadrón de aplausos", que
levantaba el "entusiasmo" por Mussolini en sus discursos, a veces incluso repartían volantes. Los
eventos públicos y reuniones de masas se convirtieron deliberadamente en un teatro político, y se hizo
pleno uso de la iluminación y la música para realzar el drama.

13
POLÍTICAS DE MUSSOLINI HACIA LAS MUJERES ÉTNICAS, OTRAS MINORÍAS, Y LA RELIGIÓN
Mujeres y familias
El grupo que sufrió más que la mayoría bajo el fascismo fueron las mujeres. Su estado fue degradado de
forma deliberada y consistente, especialmente por la batalla para los Nacimientos, que destacó el papel
tradicional de las mujeres como amas de casa y madres causando un descenso en las oportunidades de
empleo para las mujeres.
La Batalla por los Nacimientos fue lanzada en 1927, en un intento de aumentar la población para crear
un gran ejército futuro que ayudaría a expandir el imperio de Italia.
Mussolini apuntó a aumentar la población de 40 millones en 1927 a 60 millones. Para lograr esto, los
fascistas alentaron el matrimonio precoz, ofrecieron maternidad gratuita, exhortó a las mujeres a no
trabajar y les dio trabajo de preferencia a los padres sobre los hombres solteros. También dieron
premios a aquellas mujeres que tuvieron más hijos durante su vida, esto en cada una de las 93 provincias
de Italia.

La política tributaria también se utilizó para alentar a las familias numerosas (especialmente aquellos
entre las edades de 35 y 50) no tuvieron que pagar impuestos adicionales, mientras que las parejas con
seis o más niños no pagaban. Las parejas recién casadas recibieron billetes de tren para su luna de miel.
Más tarde, en 1931, las relaciones entre personas del mismo sexo fueron Ilegales y se impusieron nuevas
leyes contra el aborto y el divorcio. Se impuso una serie de decretos para restringir el empleo femenino.
En 1933, se anunció que sólo el 10% de los empleos estatales podrían ser ocupados por mujeres; en
1938, esta se extendió a muchas empresas privadas. Aunque esta política fue parcialmente para resolver
el problema del desempleo masculino, también fue un reflejo de la situación fascista hacia las mujeres.
A pesar de estas posturas, muchas mujeres pudieron conservar sus posiciones anteriores a 1922 en la
economía. También es importante señalar que las dos principales políticas fascistas relativas a la mujer
(aumento de la natalidad y reducir el número de mujeres en la fuerza de trabajo) no cumplieron con sus
objetivos. El número de nacimientos disminuyó de 29.9 por 1.000 en 1925 a 23,1 en 1940. Además, casi
un tercio de la mano de obra era femenino en 1940. En parte, esto fue porque las ocupaciones militares
de Mussolini resultaron en el reclutamiento de un gran número de hombres-

¿Éxitos de estas políticas de mujeres?


Estas políticas no tuvieron éxito para Mussolini ya que las demandas prácticas de la economía Que sus
objetivos ideológicos no se concretaron.

¿Fracasos de estas políticas de mujeres?


La tasa de natalidad en realidad disminuyó hasta 1936, y aumentó muy lentamente después de esto. En
1950, la La población era sólo 47,5 millones, muy corto de la meta. Incluso en el lugar de trabajo, La
fuerza de trabajo sigue siendo 33% en 1936, una caída de sólo 3% a partir de 1921.

14
EL RACISMO Y EL ANTISEMITISMO
Si bien ni el racismo explícito ni el antisemitismo eran características de los Fascista, hubo una actitud
racista general subyacente a los fascistas ' Nacionalismo y sus planes para la expansión imperialista. El
racismo también fue un elemento en el movimiento Romanità . Mussolini creía que La "raza" italiana era
superior a las "razas" africanas en Libia y Abisinia. En septiembre de 1938, en el diario Il Giornale d'Italia,
Mussolini afirmó que "Prestigio" era necesario para mantener un imperio. Esto fue un claro
pronunciamiento de «Conciencia racial» que establecía ideas de «superioridad» racial. Hasta 1936,
cuando Mussolini se unió a la Alemania nazi en la alianza conocida como Eje de Roma-Berlín, el
antisemitismo no había jugado un papel en la política fascista. De hecho, en una entrevista dada hasta
1932, Mussolini dijo: "El antisemitismo no existe en Italia. Los italianos de nacimiento judío se han
mostrado buenos ciudadanos y lucharon valientemente en la guerra ". En el Diccionario Histórico de la
Italia fascista, Mussolini descartó el antisemitismo.
Además, algunos fascistas importantes eran judíos, y casi el 30% de los judíos italianos eran miembros
del Partido Fascista. Mussolini había nombrado previamente al judío Guido Jung como ministro de
finanzas. En un momento dado, Mussolini tuvo una amante judía, Margherita Sarfatti.
El movimiento de Mussolini hacia el antisemitismo fue señalado en julio de 1938 por el tema De la Carta
de Raza de diez puntos, redactada por Mussolini y diez "Profesores" fascistas, y publicado por Minculpop.
Este manifiesto pretendía ofrecer una explicación «científica» de la doctrina racial fascista, el hecho de
que los italianos eran "arios". Así, los judíos no eran miembros de la "raza" italiana. La Carta fue seguida
por una serie de leyes raciales y decretos, iniciados entre septiembre y noviembre de 1938. Estas leyes
antisemitas excluyeron a niños y maestros judíos de todas las escuelas estatales, prohibieron a judíos
casarse con no judíos, e impidió que los judíos fueran dueños de grandes Terrenos. Las leyes también
expulsaron a judíos extranjeros, incluidos los que obtuvieron la ciudadanía después de 1919. Estas leyes
nunca fueron plenamente implementadas en el período 1938-43, principalmente porque a nivel local
fueron ignorados por muchos italianos, especialmente por el papa, así como el grupo de católico y de
varios fascistas de alto rango no aprobaban estas leyes raciales.

En 1943 se inició una forma extrema de persecución racial en el marco de la República de Salò, al norte
que fue nominalmente gobernada por Mussolini fueron los alemanes, principalmente La Gestapo y las
SS quienes llevaron a cabo esta persecución mucho más brutal en esta región.

Muchos historiadores consideran la adopción del antisemitismo como una aberración o simplemente la
consecuencia del deseo de Mussolini de imitar e impresionar a su nuevo aliado, Hitler. Otros
historiadores sostienen que el antisemitismo desde ciertos aspectos estaban profundamente arraigados
del fascismo.

LA IGLESIA
Cuando llegó a la Iglesia Católica Romana, Mussolini fue un poco más exitoso en la ampliación de la base
del apoyo fascista. Mussolini nunca derramó sus opiniones antirreligiosas, pero como la mayoría de los
italianos eran católicos se dio cuenta de que era necesario llegar a un entendimiento con la Iglesia. Ya
en 1921 (antes de que se convirtiera en primer ministro), Mussolini comenzó a presentar al Partido
Fascista como una alternativa a los liberales tradicionalmente anticlericales y el ateo comunista y
socialista. La jerarquía católica estaba particularmente complacida por la derrota de los socialistas y
comunistas por parte de los fascistas

Una vez instalado como primer ministro, Mussolini restauró la educación católica en escuelas primarias
estatales, lo que alentó al papado a poner fin a su Popolari católico. El avance real, sin embargo, vino en
1929, siguiendo una serie de negociaciones secretas entre los fascistas y el cardenal Gasparri, funcionario
superior del Vaticano.
Estas negociaciones dieron lugar a tres acuerdos, que finalmente terminaron el conflicto y la amargura
que había existido entre el papado y el estado italiano desde 1870. Según los términos del Tratado de
Letrán, el gobierno aceptó la soberanía papal sobre la ciudad del Vaticano, que se convirtió en un estado
independiente. El Papa reconoció formalmente al Estado italiano, y su posesión de Roma y los antiguos
estados papales. En un acuerdo separado, pero relacionado, el Estado dio al Papa 1750 millones de liras

15
(£ 30 millones) en efectivo y el bonos como compensación por la pérdida de Roma. Por último, el tratado
acordó que el catolicismo romano sería la religión estatal oficial de Italia, con obligatoriedad de la
educación religiosa católica en todas las escuelas estatales, y que el Estado proporcionaría los sueldos
del clero. A cambio, el papado aceptó que el estado podía vetar el nombramiento de obispos
políticamente hostiles, y que el clero no debería unirse a los partidos políticos. También se acordó que
nadie podría divorciarse sin el consentimiento de la Iglesia, y que los matrimonios civiles ya no eran
necesarios.

Mientras que los acuerdos de Letrán significaban que el catolicismo ya no sería un potente rival a la
Ideología fascista, que le impedía el establecimiento de una verdadera dictadura totalitaria, Mussolini
estaba satisfecho. El Papa y la iglesia católica le dieron su respaldo oficial como Il Duce.

Los Acuerdos de Letrán han llevado a muchas personas a considerar a la Iglesia Católica como
colaborador fascista. De hecho, los sacerdotes darían el saludo fascista y participaron en las actividades
de Opera Nazionale Balilla (ONB). Sin embargo, Las relaciones no siempre fueron fluidas. En 1928, la
rivalidad entre católicos y fascistas llevaron a la prohibición de la organización Católica Scout en los
jóvenes, y esta tensión continuó incluso después de los acuerdos Lateranenses. En 1931, El gobierno
intentó suprimir la juventud de la Iglesia Católica de la Iglesia, lo que provocaría más conflictos.
Finalmente, se llegó a un compromiso, pero sólo después de que el Papa había criticado públicamente
el juramento fascista de lealtad e Interferencia en asuntos educativos y familiares. A partir de 1938, los
desacuerdos también surgieron sobre las políticas antisemitas de los fascistas. Así quedó claro que
Mussolini nunca controló completamente la Iglesia.

¿Éxitos de estas políticas religiosas?


Esto resultó ser un gran logro para Mussolini, ya que aseguró el respaldo de la Iglesia (millones de
italianos buscaban orientación en la Iglesia), garantizando que no se convertirían en una fuente de
oposición política.

¿Fracasos de estas políticas religiosas?


Por otra parte, esta política representaba que Mussolini no había sustituido al catolicismo por el
fascismo, y que renunciaba a tratar de eliminar la influencia de la Iglesia sobre la sociedad italiana.
Además, las relaciones entre la Iglesia y el Estado fascista se complicaron en 1931, por las disputas
entre el grupo de jóvenes de la Acción Católica que rivalizaba con la ONB por el acceso a la mente de los
jóvenes. Después de las leyes antisemitas en 1938, la alianza entre la Iglesia y el fascismo había
terminado.
(Popolari: El Popolari fue un partido cristiano conservador en Italia, que finalmente apoyó a Mussolini y
ayudó a contribuir a su poder. Mussolini los ganó al dar a la iglesia católica la restauración del poder, el
dinero para la iglesia y el entallamiento de la iglesia en la sociedad. Sin embargo, la iglesia fue
ampliamente engañada y terminó por no sacar provecho de la situación y los fascistas en el poder

IMPACTO DEL FASCISMO EN LA EDUCACIÓN, LOS JÓVENES Y LAS ARTES


«Fascistización» - educación y adoctrinamiento
El centro del culto de la personalidad de Mussolini era su representación de los fascistas como la fuerza
que podría unir a todos los italianos y hacer su país grande. Mussolini también adoptó varios métodos
para manipular y controlar al público, incluyendo el adoctrinamiento. Él dio mayor importancia a la
generación más joven ( primaria) que -según creía- necesitaba ser "fascinado".
En las escuelas infantiles, los niños comenzaban el día con una oración:
"Yo creo en el héroe Mussolini ".
En las escuelas primarias, se enseñó a los niños que Mussolini y los fascistas habían "salvado" a Italia de
la revolución comunista. En 1929, se obligó a todos los maestros de las escuelas estatales a hacer un
juramento de lealtad a El rey y al régimen fascista de Mussolini. Dos años más tarde, este juramento se
extendió a profesores universitarios. Sólo 11 eligieron renunciar en lugar de prestar juramento.

16
Los intentos de Mussolini por el adoctrinamiento tuvieron menos éxito en la educación. Sin embargo,
todos los libros de texto escolares fueron revisados cuidadosamente y muchos fueron prohibidos y
reemplazados por nuevos libros gubernamentales que enfatizaron el papel de Mussolini y los fascistas.
Los intentos fascistas de adoctrinar a los niños de secundaria no fueron muy aceptados, el primer
ministro fascista de educación, Giovanni Gentile, decidió continuar centrándose en la educación
académica tradicional. Gentile introdujo exámenes que presentaba dificultad para que la mayoría de
los niños progresen a la educación. Como resultado, el número de niños que llegan de la escuela
secundaria a la Universidad, declinó significativamente.

Mussolini y los fascistas también intentaron adoctrinar a los jóvenes mediante las organizaciones
juveniles.
En 1926, todos los grupos juveniles fascistas formaron parte de la Opera Nazionale Balilla (ONB). Dentro
de la organización había diferentes secciones para niños y niñas, según la edad.
Para los muchachos: los Hijos del Lobo (4-8),La Balilla (8-14) y la Avanguardisti (14-18). Para las niñas,
había la Piccole Italiane y el Giovani Italiane. Había también los jóvenes fascistas para niños de 18-21,
después de lo cual podrían solicitar convertirse en miembros del Partido Fascista

En 1937, la ONB se fusionó con los jóvenes fascistas para formar la Gioventù Italiana Del Littorio (GIL), y
la afiliación se hizo obligatoria para todos los jóvenes de 8 a 21 años. Para entonces, los miembros de la
ONB habían aumentado a más de 7 millones.

Todos los grupos siguieron los programas de acondicionamiento físico y asistieron a los campamentos
de verano que incluían entrenamiento pre-militar, los niños mayores también adoctrinamiento. Todos
los miembros de la ONB - y de la GUF (la Universidad Fascista Grupos) – tuvieron que jurar lealtad a
Mussolini.
Sin embargo, el impacto en los escolares no fue tan grande como Mussolini lo esperaba. Alrededor del
40% de los jóvenes de 4 a 18 años lograron evitar ser miembros. En particular, las escuelas privadas y
católicas tendían a no hacer cumplir la membresía de la ONB. Además, debido a los exámenes de acceso
requeridos para la educación secundaria, muchos de los niños abandonaron la escuela a la edad de 11
años. El desprecio - e incluso la resistencia a - los ideales fascistas eran frecuentes en las universidades.
Un régimen que duró 21 años no podía dejar de tener algún impacto en la juventud. La caída de
Mussolini indica que, pese a toda la propaganda, para convertir a los jóvenes en fascistas fue en última
instancia otro fracaso de la política.

¿Éxitos de estas políticas?


Un éxito aparente de estas políticas sería el control del currículo escolar / maestros y el poder de la ONB
para llegar a la juventud. En 1937, siete millones se habían unido a la ONB.
17
¿Fallos en estas políticas?
No está claro cuántas personas se convirtieron realmente a la ideología fascista de Mussolini. Muchos
jóvenes dejaron la escuela a los 11 años, y en las escuelas privadas y católicas el plan de estudios estatal
y ONB la afiliación no se hizo cumplir - por lo que estaban fuera del programa de adoctrinamiento.
Incluso en las universidades, algunas personas que habían tenido una educación fascista completa
todavía no estaban comprometidas a los ideales de Mussolini.
En general, los fascistas establecieron el control sobre las mentes de los jóvenes italianos, pero hay
muchas evidencias que sugiere que no lograron asegurar un compromiso total con el fascismo de esta
manera.

EN LA POLÍTICA ECONÓMICA
OBJETIVO
Mejorar la economía para que los insumos extranjeros ya no fueran necesarios-autarquía- para el Estado
italiano. Además retratar la grandeza de Italia en términos económicos y sociales al mundo
1.- La fase inicial: la liberalización de la economía (1922-1926
2.- El Estado dirigista (1926-1930
3.- La autarquía (década de los treinta).

1.- La fase inicial: la liberalización de la economía (1922-1926


Al llegar al poder los fascistas lo primero que hacen es pagar al gran capital los favores recibidos. De esta
manera suprimen los controles que tenía el Estado sobre la economía y que pervivían desde la guerra.
Se eliminan algunos monopolios, se privatizan industrias y se dan incentivos para la inversión del capital
extranjero. En esa línea se produce una reducción del gasto público para equilibrar el presupuesto. De
todas formas sigue sin solucionarse el problema de la inflación. Como vemos la política económica que
desarrollan no es fascista.

2.- El Estado dirigista (1926-1930)


Desde 1926 se abandona la línea liberalizadora y el Estado empieza a intervenir y a controlar la
economía. Con la aprobación de la Carta del Lavoro se acentúa el intervencionismo en la economía.
En 1927 se firma la carta, por la cual los sindicatos eran sustituidos por corporaciones en las que se
integraban a los trabajadores y patronos en cada ramo de la producción, esto se llegó a conocer como
ESTADO CORPORATIVO. Era un intento de acabar con la lucha de clases. Los fascistas ven en estas
corporaciones el recuerdo de los gremios medievales. En el fondo estas corporaciones laborales eran
una forma más de intervenir el Estado en la economía y controlar a los trabajadores. Los representantes
de las distintas corporaciones integraban el Consejo Nacional de Corporaciones
En esta época Mussolini se va a plantear algunos retos económicos como si fueran batallas,
La batalla del trigo
La batalla de la Lira
Estado corporativo
Actividad constructiva: desecación de pantanos, construcción de autopistas,
electrificación del ferrocarril, construcción de edificios colosales sobre todo en
Roma... todo ello como escaparate y propaganda de los logros del régimen

La BATALLA DEL TRIGO/GRANO


Objetivo
Mejorar la agricultura para aumentar la producción de granos de modo que la importación extranjera ya
no sea necesaria (Política para lograr el principal objetivo de la autarquía, así como mostrar la fortaleza
económica de Italia para mejorar el orgullo nacional). Impulsó a los agricultores a concentrarse en la
producción del trigo como parte de la autosuficiencia. Para 1935 las importaciones se habían reducido
en 75 por ciento. Si bien es cierto mejoro, la agricultura fue insuficiente en el sur.
Los agricultores recibieron subvenciones en tractores y fertilizantes y asesoramiento sobre técnicas
modernas

18
Se lanzó a un programa de recuperación de las tierras, drenajes de pantanos, riegos y plantación de
bosques en zonas montañosas La industria era fomentada con subsidios cuando era necesario, en 1930
la producción de hierro y acero se duplicó. En 1937 la producción de energía eléctrica se había duplicado.

BATALLA DE LA LIRA
El 18 de agosto de 1926, la Batalla por la Lira comenzó cuando el valor de la moneda se redujo. La
batalla de la lira encaminada a revaluar la moneda, aumentar su valor para combatir la inflación. Se
elevaron los tipos de interés, se reduce la circulación monetaria y los salarios fueron reducidos en un
20 por 100. La "batalla de la lira" produjo la estabilidad de precios y hasta una disminución del coste de
la vida.
Para restablecer su valor en el extranjero (y así ayudar a detener que el precio interno se elevara), y
para aumentar el prestigio italiano, la lira fue revalorizada. Esto permitió a Italia seguir importando
hierro y carbón para armamentos y para la construcción naval.

ESTADO CORPORATIVO
Objetivo
Transformar la economía en una forma revolucionaria para evitar problemas de trabajo Disputas con
capitalistas
La "revolución corporativa" proporcionaría corporación para cada industria que manejaría relaciones
entre empleadores y empleados- crean una mayor cooperación para maximizar la producción Para el
bien de la nación
En 1930 Italia formó el Consejo Nacional de Corporaciones, donde estaban representados los
trabajadores, los empleadores y el Partido. El Consejo planificó, reglamentó y controló la producción.
Un "Estado Corporativo", que dividía cada ocupación en dos sindicatos, uno de los trabajadores y otro
de los empleadores. Estos grupos se dividieron en diferentes grupos, como artistas o profesionales,
funcionarios gubernamentales e ingenieros. Ambas divisiones se reunirían separadamente y decidirían
salarios, horas, condiciones y otras cosas semejantes. Cada uno de estos grupos estaba bajo un
representante fascista y todos estaban bajo el Ministerio de Corporaciones, fundado en 1926 y dirigido
por Mussolini. En 1925 se creó el Pacto del Palacio Vidoni, que prohibió las huelgas

¿Éxitos de estas políticas?


En 1934, se habían creado 22 corporaciones que cubrían la mayor parte de la economía italiana y
parecían poder influir en toda la economía

¿Fallos en estas políticas?


Los intereses de los trabajadores tienden a ser apartados ya que los fascistas dominaban y no sus
representantes. Los grandes industriales tienden a ignorar a las corporaciones, ya que las corporaciones
eran consultivas y no jurídicamente vinculantes. Las corporaciones no resolvieron los conflictos entre
capital y trabajo, pero los suprimieron y nunca Tomó el importante papel que Mussolini había sugerido

Para combatir el desempleo diseño un programa de obras públicas, como la construcción de carreteras,
estaciones de ferrocarril, estadios, escuelas, otros.

3.- AUTARQUIA EN LOS AÑOS 30

Los efectos de la Depresión llevaron a Mussolini a adoptar medidas cada vez más proteccionistas, para
fortalecer el empuje hacia la autarquía fascista. Italia tiene que autoabastecerse de todos los productos
de primera necesidad sin contar con el mercado exterior. Esta política supone el total control de la
economía por parte del Estado. La política autárquica se acentuaría a partir de 1936, año en el que Italia
invadió Etiopía y muchos países congelan sus relaciones con la Italia fascista. Poco a poco Italia se va
acercando a Alemania. A finales de los años treinta la política económica italiana se va a orientar hacia
una economía de guerra ante la probabilidad de que estalle una nueva guerra en Europa Estas políticas

19
se hicieron aún más importante para los fascistas en 1935, cuando varios países pertenecientes a la Liga
de las Naciones impusieron algunas sanciones económicas a Italia después de su invasión de Abisinia.
Como Mussolini involucró a Italia en más acciones militares, el empuje por la autarquía aumentó - al
igual que los problemas asociados con esta lucha por la autosuficiencia. No obstante, hubo algunos
logros moderados: en 1940, por ejemplo, la producción industrial había aumentado un 9%. Como
resultado, la industria superó la agricultura como la mayor proporción del PNB por primera vez en la
historia de Italia. Además, entre 1928 y 1939, las importaciones de materias primas y los productos
bajaron significativamente. En general, la política económica fascista no tuvo una significativa
modernización de la economía, o incluso un aumento de los niveles de productividad. Italia experimentó
una recuperación mucho más lenta de la depresión que la mayoría de los demás estados europeos. Una
vez que Italia se involucró en la Segunda Guerra Mundial, sus debilidades económicas e industriales se
hicieron cada vez más

¿LAS BATALLAS FUERON GANADAS O PERDIDAS?


La mayoría de las "batallas" económicas de Mussolini estaban lejos de tener éxito, a menudo porque se
pelearon de manera inconsistente. Se habían prometido nuevos proyectos en la para superar los
problemas del sur, pero ninguno fue realmente construido. Aunque la Batalla del Grano logró casi
duplicar la producción de cereales en 1939, convirtiéndose en, autosuficiente en trigo, implicaba
también una mala asignación de recursos. Italia tuvo que importar aceite de oliva, mientras que las
exportaciones de frutas y de ganado vacuno y ovejas. La batalla por la tierra sólo reclamó (Los Pantanos
Pontinos).
La Batalla por la Lira, que implicó elevar artificialmente el valor de la lira, también se tradujo en un
descenso de las exportaciones -y, por lo tanto, en un incremento de los bienes italianos que se hicieron
más caros. Las exportaciones de automóviles, en particular, fueron gravemente afectadas. También
comenzó una recesión en Italia, que se agravó por la Gran Depresión.
Así, la mayoría de las "batallas" de Mussolini, que pretendían alcanzar la autarquía, causado por lo menos
tantos problemas como resolvieron Fascismo e intervención estatal Antes de la Depresión, Mussolini no
había interferido con la empresa privada, Y había favorecido a las grandes empresas y la industria
pesada. Sin embargo, una vez La depresión comenzó a surtir efecto, empezó a considerar alguna
intervención estatal, Al principio fomentando los sistemas de reparto de trabajo. En 1933, el desempleo
había aumentado A más de 2 millones, mientras que otros millones (sobre todo en el sur rural) sufrieron
Del subempleo. Más del 30% de los empleos laborales en la agricultura fueron Perdieron, y muchas
mujeres se vieron obligadas a dejar su trabajo a los hombres sin empleo. La situación en el campo se vio
agravada por los controles de la las ciudades. Esto fue diseñado para mantener el problema del
desempleo oculto En zonas rurales menos pobladas. En 1930, Mussolini tuvo que abandonar las
reclamaciones anteriores Que su régimen había mejorado el nivel de vida de los italianos de la clase
trabajadora. En 1931, el gobierno de Mussolini decidió utilizar el dinero público para ayudar a prevenir
El colapso de los bancos y las industrias afectadas por la Depresión

Cuando en 1935 la Sociedad de Naciones ordenó el "bloqueo internacional" contra Italia como castigo
por la invasión de Abisinia (2 de octubre), el país parecía disponer de los recursos económicos para
resistir. Es más, Italia respondió elevando las cuotas a la importación, impulsó una política de sustitución
de importaciones y reforzó los controles estatales sobre la economía nacional (precios, salarios,
circulación monetaria). La autarquía, hasta entonces aspiración ideológica del fascismo, pasó a ser una
realidad.
El Instituto por la Reconstrución Industrial (IRI)
El Instituto por la Reconstrución Industrial, o Instituto de Industrias
Reconstrucción (IRI), se creó en 1933. Al principio, se hizo cargo de varios Industrias en nombre del
estado. En 1939, el IRI se había convertido en un estado masivo controlando la mayor parte de las
industrias del hierro y el acero, la industria eléctrica e incluso el sistema telefónico. Sin embargo,
Mussolini nunca pretendía que estas industrias fueran nacionalizadas permanentemente. Las partes
fueron vendidas regularmente a industrias más grandes que aún están bajo propiedad privada, La
formación de enormes monopolios capitalistas. Ejemplos de esto fueron los grandes las empresas
Montecatini y SINA Viscasa, que terminaron siendo propietarias de toda la industria química.

20
SANEAMIENTO:
Uno de los mayores logros del fascismo para el saneamiento de la economía consistió en hacer obras
públicas para reducir el paro y así aumentar la riqueza personal de los ciudadanos que había descendido
mucho tras la crisis económica mundial. En un principio se empezó por la limpieza de aguas y en la lucha
contra el paludismo. Pero más tarde se llegaron a hacer importantes construcciones, infraestructuras,
acueductos, caminos rurales y casas rusticas. La obra más llamativa fueron las carreteras de la Italia
Septentrional que facilitaron mucho el transporte y las comunicaciones.

Se aprobó un texto llamado Ley contra el Urbanismo en el que se pretendía que un buen número de
gente abandonara la ciudad para ir a trabajar al campo, sin embargo no tuvo mucho éxito, pues los
movimientos migratorios del norte al sur del país no estaban muy bien vistos en la idiosincrasia popular.
A pesar de todo en otros lugares se fundaron nuevas poblaciones que sanearon tierras enteras afectadas
por la crisis

ASISTENCIA SOCIAL

Por primera vez en la Historia de Italia el Estado creó un sistema de seguridad social. Sus aparatos fueron
el INFAIL, el INFPS y el ENPAS.
Instituto Nacional Fascista contra Accidentes en el Trabajo (IFAIL): Fue un sistema de ayuda contra
prevenciones de riesgo laboral o atención médica profesional en caso de producirse accidentes en el
trabajo.
Instituto Nacional Fascista de Seguridad Social (INFPS). Su función era actuar como Caja Nacional de
Previsión para asegurar la invalidez y la vejez donando pensiones y aportando ayudas a la maternidad o
a enfermedades como la tuberculosis. Otra de sus funciones era hacer un justo reparto entre las rentas
familiares.
Ente Nacional de Previsión y Asistencia a los Funcionarios (ENPAS): Dedicado a la asistencia de
enfermedades de los funcionarios del Estado

OPOSICIÓN AL RÉGIMEN FASCISTA DESPUÉS DE 1925


Aunque los sindicatos y todos los partidos de oposición habían sido prohibidos en 1926, todavía había
un poco oposición y resistencia por parte de El Partido Comunista de Italia, un grupo organizado que
fue creado en 1921. Muchos de sus miembros ya habían sido arrestados por el régimen de Mussolini.
En 1924, Antonio Gramsci se convirtió en su líder, e incluso fue elegido a la Cámara de Diputados.
Gramsci creó un periódico del Partido Comunista llamado L'Unità (Unidad) e hizo un llamado a un frente
unido para derrotar al fascismo. Sin embargo, en noviembre de 1926 fue detenido y encarcelado bajo
las nuevas leyes de emergencia, y eventualmente murió en prisión en 1937.
A finales de los años veinte y los años treinta, la oposición a Mussolini en Italia era débil. Esta oposición
se llevó a cabo principalmente mediante pequeños grupos clandestinos y restos de los sindicatos.
21
Después de 1926, los opositores políticos que fueron capturados fueron enviados al exilio interno
(Conocido como confino) a partes remotas de Italia. Mientras que el tratamiento fascista a la oposición
era brutal, pero no tan excesivamente represiva como en la Alemania de Hitler o la Rusia de Stalin,
aunque se hizo más extrema después de la entrada de Italia en la Segunda Guerra Mundial en 1940.

EL RESURGIMIENTO DE LA OPOSICIÓN 1940-43


La entrada de Italia en la Segunda Guerra Mundial en 1940 inició los primeros signos de una renovada
oposición interna, caracterizada por el estallido de huelgas.
En 1942, Alemania estaba tomando además del carbón y el hierro a 350.000 trabajadores de los cuales
cerca del 50% eran calificados, esto significaba que se daba más a Alemania de lo que estaba ofreciendo
en ayuda militar a Italia. La comida que mandó a Alemania causó una grave escasez en Italia, y el
racionamiento se introdujo en 1941. La Ineficiencia e insuficiencia del sistema de racionamiento llevó al
surgimiento de un racionamiento (la ración de 150 gramos de pan por persona era la más baja de Europa,
con excepción de la URSS).

Hacia finales de 1942, el bombardeo aliado aumentó. Las deficientes defensas antiaéreas resultaron en
una destrucción generalizada lo que a su vez condujo a un aumento de las horas de trabajo y a una mayor
disciplina en las fábricas. Inevitablemente, una gran ola de huelgas ocurrió en marzo de 1943.
La situación militar de Italia se deterioró durante 1943. Las tropas del Eje en África fueron obligadas a
rendirse en mayo, resultando en la pérdida de Libia. Luego, en julio, los Aliados
Invadieron Sicilia y comenzaron a bombardear Roma. Muchos italianos culparon a Mussolini por las
derrotas de su ejército y la situación extrema por las que pasaba Italia. También les empezaba a
desagradar que el ejército alemán había comenzado a moverse en el suelo italiano. La mayoría de los
italianos, industriales y clases medias bajas que habían sido la columna vertebral del fascismo, estaban
desilusionados por la ineficiencia y la corrupción del régimen. El nepotismo que Mussolini usaba con
frecuencia era particularmente impopular.

Entre febrero y abril de 1943, Mussolini tomó una postura fuerte en el trato con varios ministros y altos
cargos miembros del partido fascista, incluyendo Grandi, Ciano y Bottai. Sin embargo, esto sólo llevó a
conspiraciones contra él. Muchos criticaron la estrategia de Mussolini, con respecto a su estrecha
relación con la Alemania nazi, y querían que fuera destituido del poder. Sin embargo, otro grupo de
fascistas, entre ellos Farinacci y el nuevo secretario del PNF Carlo Scorza, quería estrechar los lazos con
Alemania.

LA CAÍDA DE MUSSOLINI, EN JULIO DE 1943


Los reveses militares de mayo y julio de 1943 finalmente desencadenaron en un golpe de Estado en el
que el 24 de julio el Gran Consejo Fascista votó 19 a 7 para eliminarlo del poder. El 25 de julio, el rey
ordenó formalmente a Mussolini que dimitiera. Él Fue detenido y encarcelado. La facilidad con que se
logró su derrocamiento subrayó el hecho de que Mussolini nunca había sido capaz de imponer un
22
régimen. Fue sustituido por el mariscal Pietro Badoglio quien, el 8 de septiembre de 1943, anunció la
rendición de Italia a los aliados. Mussolini fue "rescatado" de su aislamiento forzado en una región
montañosa del este de Italia, por paracaidistas alemanes. Ellos lo llevaron a Alemania, donde Hitler lo
persuadió de que estableciera la República Social Italiana. Esta sería un nuevo estado fascista en la parte
nororiental controlada por Alemania de Italia, que aún no estaba bajo ocupación aliada. Aunque
Mussolini era nominalmente líder de la nueva república, en la práctica las decisiones importantes fueron
tomadas por Rudolf Rahn, embajador alemán, y por el general de las SS Karl Wolff. Hubo mucha
brutalidad de las SS y de la Gestapo, contra el pueblo judío, mientras que miles de hombres italianos
fueron enviados a Alemania para hacer el trabajo forzado. Al mismo tiempo, los extremistas fascistas
hicieron un esfuerzo decidido para reunir a quienes habían planeado y llevado a cabo el derrocamiento
de Mussolini. Varios fueron capturados, llevados a la República de Salò y luego ejecutados, incluyendo
al propio yerno de Mussolini, Galeazzo Ciano.

LA MUERTE DE MUSSOLINI
Durante 1944, los aliados continuaron empujando hacia arriba a través de Italia del sur. En abril de 1945,
capturaron la ciudad del norte de Bolonia, y los alemanes decidieron retirarse de Italia. Mussolini intentó
salir con los alemanes, pero fue reconocido por un grupo de partidarios italianos y detenido el 27 de
abril. Al siguiente día, fue tomado por otro grupo comunista. También fueron ejecutados otros 15 líderes
fascistas y ministros, incluyendo Farinacci y Starace. Los cuerpos estaban colgados boca abajo en un
garaje en Piazzale Loreto en Milán.

23