You are on page 1of 22

La Ley Penal

Derecho
Penal I

1
La Ley Penal
Fuentes del Derecho Penal
De Producción y de Conocimiento

CLASES DE FUENTES DEL DERECHO

De producción (5.1.1.): indica de donde De conocimiento (5.1.1.): la forma en que


emana o surge la norma jurídica (la el derecho se transmite a la sociedad. Es
autoridad que la dicta) la manifestación de esa voluntad de
donde emana la norma jurídica.

EN NUESTRO SISTEMA LEGAL PENAL LA UNICA FUENTE DE PRODUCCIÓN Y


CONOCIMIENTO ES LA LEY:

LA LEY
Otras fuentes del derecho:

La costumbre

No es fuente del derecho penal argentino. Los principios de legalidad y reserva exigen la
existencia de una ley escrita y previa a la comisión del supuesto hecho delictivo (arts. 18
y 19 de la CN). Sin embargo, puede utilizarse a los de interpretar elementos normativos
(jurídicos o culturales) de algunos tipos penales.

Los “Principios generales del derecho”

Tampoco son fuente de conocimiento en el ámbito penal, pero al igual que la costumbre,
pueden ser utilizados por el juez como elemento de ayuda para la interpretación de
ciertos términos.

La jurisprudencia
En la actualidad se abarca en este grupo a un numeroso conjunto de fallos o sentencias
dictados en un mismo sentido. Se utilizan así como modelos a seguir (precedentes)
determinadas decisiones emanadas -por ejemplo- de la Corte Supera de Justicia de la
Nación o la Cámara Nacional de Casación Penal. No obstante ello, no puede ser
considerada -bajo ningún punto de vista- como fuente del derecho penal.

La analogía
Este principio no puede tener aplicación en el derecho penal si es utilizado “en contra del
imputado”. Se prohíbe al juez -en nuestro sistema legal penal- llenar los vacíos de
punición mediante la aplicación de una norma creada para un caso similar, pero que no
se adecua al que tiene bajo estudio. La conducta que no está expresamente prohibida en
el ámbito penal, se encuentra fuera de su alcance.

Ley Penal.
Concepto
Encuadran en el concepto de “ley penal” las normas emanadas del órgano legislativo –
único facultado constitucionalmente a tales fines- que respecta las siguientes
características: escrita, general, abstracta, y que describe la conducta que de ser
desplegada o desarrollada por el eventual infractor (o de no ser desarrollada o
desplegada cuando es mandada), podrá ser pasible de ser considerada como delito, y –
posiblemente- susceptible de ser sancionada.

Elementos
Elementos de la Ley Penal
• Supuesto de hecho, precepto o antecedente (tipo penal)
• Consecuencia jurídica o sanción (pena o medida de seguridad)

Toda norma penal –al igual que las demás del ordenamiento- está conformada por dos
elementos: un supuesto de hecho y una consecuencia jurídica. EJEMPLO: “art. 183. Será
reprimido con prisión de quince días a un año, el que destruyere, inutilizare, hiciere
desaparecer o de cualquier modo dañara una cosa mueble o inmueble o un animal, total
o parcialmente ajeno, siempre que el hecho no constituya otro delito más severamente
penado” (Daño).

Supuesto de hecho (identificado con el tipo penal): “…el que destruyere, inutilizare,
hiciere desaparecer o de cualquier modo dañara una cosa mueble o inmueble o un
animal, total o parcialmente ajeno…”.

Consecuencia jurídica (identificada con la pena o medida de seguridad): “… será


reprimido con prisión de quince días a un año…”.

Caracteres
Caracteres de la ley penal:
• ESCRITA

2 |
• ESTRICTA (precisa) – (5.2.3.1).
• EXCLUSIVA: sólo mediante ella se pueden crear tipos penales y sus
consecuencias jurídicas (5.2.3.2).
• OBLIGATORIA (5.2.3.3).
• IRREFREGABLE: no pierde vigencia por el desuso, sólo otra ley de igual jerarquía
puede derogarla o modificarla (5.2.3.4).
• IGUALITARIA: su aplicación es indiferente a la persona del destinatario (5.2.3.5).
• CONSTITUCIONAL: debe respetar los principios y directrices emanadas de la CN
(5.2.3.6).
• DESCRIPTIVA DE TIPOS NO COMUNICABLES ENTRE SI: no pueden integrarse
tipos penales con otros preceptos de la ley penal (analogía legal) (5.2.3.7).

El federalismo y la ley penal

Leer artículos 1ero., 5to., y 121 de la CN.


Según su fuente de producción las leyes penales pueden ser clasificadas en:
Emanadas del Congreso de la Nación:

1) Leyes penales comunes (art. 75 inc. 12 de la CN), tales como el código penal y sus
leyes complementarias.
2) Leyes penales especiales (federales o nacionales) –art. 75 inc. 1, 2, 10, 14, 18 y 32
CN-: leyes dictadas por el Congreso de acuerdo a sus facultades constitucionales. Ej.
Ley de Estupefacientes (Nº 23.737), Ley Penal Tributaria (Nº 24.769), etc.

Legislación dictada por las Legislaturas Provinciales:


1) Leyes provinciales de imprenta (facultad no delegada por las provincias a la nación,
art. 32 CN).
2) Leyes contravencionales provinciales (art. 121 y 122 CN), emanadas de los poderes
locales, ej. código de faltas, etc.
3) Ordenanzas dictadas por los órganos legislativos municipales (ej. ordenanza
espectáculos públicos, códigos de tránsito, etc.).

Ley Penal en blanco


En ciertas situaciones resulta inevitable para el legislador remitir a otras normas con el
objeto de completar la configuración del tipo penal. Algunos tipos penales incluyen
elementos o materias de tipo fluctuante que requieren una regulación flexible, esto
justifica la remisión a los fines de la complementación. Mezger distinguía dos formas de
ley penal en blanco: 1) en sentido amplio, cuando el tipo recurre a otra ley emanada de
la misma instancia legislativa; 2) en sentido estricto, cuando el tipo recurre a otra norma
jurídica emanada de distinta instancia legislativa, es decir, de una autoridad diferente.

Ejemplos:
1) En sentido amplio. El art. 206 del CP señala “Será reprimido con prisión de uno a seis
meses el que violare las reglas establecidas por las leyes de policía sanitaria animal”.
Para poder encuadrar la conducta del supuesto autor, el juez debe recurrir a la “ley de
policía sanitaria animal”, y sólo así podrá afirmar que esas reglas fueron violadas. La
conducta prohibida es “violar las reglas”, pero “las reglas” están especificadas en
otra norma de igual jerarquía.

3 |
2) En sentido estricto. El art. 14 de la Ley 23.737 (Ley de Estupefacientes) señala que
“Será reprimido con prisión de uno a seis años… el que tuviere en su poder
estupefacientes”. El art. 77 del CP señala que el término “estupefaciente” comprende los
estupefacientes, psicotrópicos y demás sustancias susceptibles de producir dependencia
física o psíquica que se incluyan en las listas que se elaboren y actualicen
periódicamente por decreto del PEN. La conducta prohibida es “tener
estupefacientes”, pero las sustancias que son consideradas “estupefacientes” son
las que el PEN mediante decreto consigna como tales.

Tipos penales abiertos


Existen ciertos tipos en los cuáles algunas de sus partes están expresamente descriptas,
y otras, que no. Estas partes deben ser completadas por el juez. Su tarea en estos casos
es –en consecuencia- de complementación del tipo penal.

Ejemplo:
El art. 84 del CP establece “Será reprimido con prisión de seis meses a cinco años e
inhabilitación especial, en su caso, por cinco a diez años, el que por imprudencia,
negligencia, impericia en su arte o profesión o inobservancia de los reglamentos o
deberes a su cargo, causare a otro la muerte…”.

La conducta sancionable o punible es “causar la muerte”, pero esta debe ser


“causada” por imprudencia, negligencia, impericia en su arte o profesión o
inobservancia de los reglamentos o deberes a su cargo. Será en consecuencia el
juez que resuelva en definitiva quien determinará en cada caso en particular si el
supuesto responsable del hecho obró con negligencia, impericia, etc.

Delegación legislativa en el Poder Ejecutivo


Delegación legislativa en el PE: PROHIBIDA (art. 76 y 99 inc. 3º y 2º párrafo de la CN)

Los decretos de necesidad y urgencia


Decretos de necesidad y urgencia: PROHIBIDOS EN MATERIA PENAL (art. 99 inc. 3º
3er. párrafo de la CN)

La ley y la norma penal


Contenido

A los fines de llevar adelante el estudio de este acápite deberán recurrir a la bibliografía
obligatoria de la materia, “Derecho Penal - Parte General”, Carlos J. Lascano (página
163/174 de la edición 2005). Esto debido a que el desarrollo de estos temas -
íntegramente teórico/filosófico- hace necesario este mecanismo de estudio. No obstante
ello, mencionaremos algunas cuestiones meramente aclaratorias.

Naturaleza Jurídica de la norma jurídico penal. Teorías.

4 |
A continuación, en la bibliografía obligatoria, se exponen las distintas teorías que explican
la naturaleza jurídica de la norma penal.

Teoría de las normas de Binding

Básicamente para Binding la norma “ordena o prohíbe” una acción o conducta


(esta prohibido matar, lesionar, robar, etc.). Por otro lado la ley describe esa conducta o
acción que en definitiva viola la norma y establece una pena (sanción) para el
autor. El autor cuando desarrolla la conducta en realidad lo que hace es cumplir con la
ley. Ejemplo: “Se aplicará reclusión o prisión de 8 a 25 años al que matare a otro…”.
La ley no dice “está prohibido matar”, simplemente señala que a quien matare
(persona que desarrolla esa conducta) se le impondrá –luego de un análisis
sistemático- determinada sanción (prisión o reclusión).

Teoría monista de los imperativos

A los fines de llevar adelante el estudio de este acápite deberán recurrir a la


bibliografía obligatoria de la materia, “Derecho Penal - Parte General”, Carlos J.
Lascano (página 165/166 de la edición 2005). Esto debido a que el
desarrollo de estos temas -íntegramente teórico/filosófico- hace necesario este
mecanismo de estudio.

Teoría dualista

A los fines de llevar adelante el estudio de este acápite deberán recurrir a la


bibliografía obligatoria de la materia, “Derecho Penal - Parte General”, Carlos J.
Lascano (página 166/167 de la edición 2005). Esto debido a que el
desarrollo de estos temas -íntegramente teórico/filosófico- hace necesario este
mecanismo de estudio.

Teoría pura del derecho de Kelsen

Para este autor, en oposición a Binding, todas las normas jurídicas poseen una estructura
idéntica. Básicamente impone al ciudadano un deber u obligación y luego una
amenaza de sanción ante la posibilidad o eventualidad de un incumplimiento.
Remitimos a lo expuesto en el Manual, página 167/168.

Estructura de las leyes penales


Las leyes penales pueden ser completas o perfectas, e incompletas o imperfectas.

Leyes penales completas


Son las que contienen supuesto de hecho (precepto, ej. “el que se apoderare de una
cosa mueble total o parcialmente ajena”) y consecuencia jurídica (sanción, ej. prisión,
multa, etc.).

5 |
Leyes penales incompletas
Son las que contienen sólo uno de estos elementos (precepto o sanción). Parte de la
doctrina las divide en “sancionatorias”, cuando sólo establece la sanción, y preceptivas,
cuando sólo contiene el precepto.

Los contenidos de la ley penal


A los fines de llevar adelante el estudio de este acápite deberán recurrir a la bibliografía
obligatoria de la materia, “Derecho Penal - Parte General”, Carlos J. Lascano (página
169/167 de la edición 2005). Esto debido a que el desarrollo de estos temas -
íntegramente teórico/filosófico- hace necesario este mecanismo de estudio.

Funciones del derecho como instrumento de control social


Destinatarios de la ley y la norma penal

A los fines de llevar adelante el estudio de este acápite deberán remitirse al punto 1.1.2
“Formas de control Social”, de la unidad 1 y a la bibliografía obligatoria de la materia,
“Derecho Penal - Parte General”, Carlos J. Lascano (página 169/172 de la edición
2005). Esto debido a que el desarrollo de estos temas -íntegramente teórico/filosófico-
hace necesario este mecanismo de estudio.

Norma primaria y secundaria. De valoración y determinación


Básicamente las normas denominadas “primarias” son las que están dirigidas a los
ciudadanos, prohibiendo el desarrollo de determinadas conductas. Por otra parte, las
denominadas “secundarias” están dirigidas a los jueces, con el objeto de que éstos
impongan las sanciones penales que correspondan a quienes violen las normas
primarias. Remitimos a lo expuesto en el Manual, página 172/17

Interpretación de la ley penal

Interpretación de la ley
penal según el sujeto
que la realiza

Auténtica: la que efectúa Doctrinal: la que formulan Judicial: la que lleva


el PE. Ej. el mencionado autores y estudiosos del adelante el órgano
art. 77 del CP donde el derecho (5.13.2) jurisdiccional en el caso
mismo legislador concreto (5.13.3)
establece el alcance de
ciertos términos (5.13.1).

5.13.4 La CN como parámetro de interpretación: Cualquiera que sea el sujeto


que realice la interpretación debe hacerlo siguiendo los parámetros que fija 6 |
la CONSTITUCIÓN NACIONAL
Concepto de interpretación penal: buscar el sentido o alcance de la ley al
momento de su aplicación al caso particular.

Necesidad de interpretación de la penal: la actividad de aplicar la ley


penal al caso concreto implica necesariamente un ejercicio de interpretación. Esta
tarea del juez es esencial debido a que mediante ella da las razones del porqué
castiga una determinada conducta en el caso concreto.

Objeto de la interpretación penal: determinar el sentido o alcance de la ley y


no la del legislador.

Métodos de interpretación de la ley penal


a) Gramatical: es el punto de partida de toda interpretación, se intenta desentrañar el
sentido de los términos o vocablos empleados al momento de redactar la norma; b)
luego, una vez que aplicado este método, se lo complementa buscando la concepción
del legislador histórico y el contexto sistemático-legal, según el fin de la ley penal; c) otros
métodos: en los casos en donde la necesidad de determinar el sentido o alcance de la ley
penal no se satisface completamente con los mecanismos que antecede, se recurre a
criterios teleológicos, lógico-formales, sistemáticos, históricos, etc.

Límites de la interpretación judicial


Los límites a la interpretación están impuestos por la normativa constitucional,
específicamente los arts. 18 y 19. De los principios de legalidad y de reserva –ya
tratados- se desprende además el de prohibición de analogía contra el imputado. Por otra
parte el principio “in dubio pro reo” (5.14.10) –en caso de duda a favor del imputado-
utilizado al momento de realizar la valoración de los elementos de prueba colectados
durante la tramitación del proceso penal (es decir, en caso de que estos elementos no
alcancen a conformar el grado de convicción suficiente –duda- en el juez para tener por
acreditado el hecho y la autoría, se debe estar a favor del imputado), puede ser utilizado
al momento de valoración o interpretación de la ley penal1

1
Núñez, Ricardo. “Manual de Derecho Penal. Parte General”, página 78 y ss. Ed. Córdoba. 1999
Validez Temporal de la Ley Penal

Analizar la validez temporal de la ley penal implica determinar si existen excepciones que
extiendan la vigencia de la ley más allá de su vida legislativa.

Principio general

Aplicación de la ley vigente en el momento de la


comisión del delito:
El principio general que gobierna la validez temporal de la ley penal es la irretroactividad.

Principio de Irretroactividad:
En virtud de este principio, que deriva del de legalidad, rige la ley que estaba vigente al
momento de la comisión del hecho delictivo.

Las leyes penales sólo alcanzan a los hechos cometidos después de su entrada en vigor
y hasta el momento de su derogación.

Esta exigencia no sólo se refiere a la tipificación del hecho punible, sino que también
incluye la amenaza de pena, las medidas de seguridad y las consecuencias accesorias
del delito.

Expresa Zaffaroni que el principio de irretroactividad de la ley penal tiene carácter


constitucional, de modo que la ley penal debe entenderse como aplicable a hechos que
tengan lugar sólo después de su puesta en vigencia.

El momento de comisión del delito:


La validez temporal de la ley penal exige determinar: cuál es el tiempo de
comisión del delito.

Conforme manifiesta BACIGALUPO, para la doctrina dominante el momento de


comisión del delito es:
• En el caso de una acción: el momento de su ejecución.
• En el caso de una omisión: el momento en que debía realizarse la acción omitida2.

Consecuencias

El autor mediato –que utiliza a un tercero como un elemento para cometer un delito-
realiza la acción en el mismo momento en que comienza a valerse del instrumento.
El coautor y el cómplice, en el momento de hacer su primer aporte.

En los delitos continuados: la acción se realiza desde el primero hasta el último hecho

2
Bacigalupo, Enrique: “Derecho Penal. Parte General”, 2ª Edición totalmente renovada y ampliada, pag. 189
Bs. As., 1987.
Ejemplo: hurto de un collar de perlas, para facilitar el despojo, va sustrayendo día a día
cada una de las perlas.

En el caso de los delitos permanentes: Desde el momento en que se crea el estado


típico constitutivo del delito, hasta su conclusión.

El delito no está concluido con la realización del tipo, sino que se mantiene por la
voluntad delictiva del autor tanto tiempo como subsiste el estado antijurídico creado por el
mismo.

Hipótesis: puede suceder que en el lapso en que se está desarrollando una privación
ilegítima de la libertad (delito permanente ya que sus efectos se prolongan mientras el
autor persista en su acción), por ejemplo, se dicte una ley que agrave la figura básica en
los casos en donde ésta se prolonga por más de 20 días.

No existe una regulación expresa en nuestro ordenamiento para esta hipótesis.


Veamos las posiciones de algunos autores:
- Roxin: sostiene que en tal supuesto se aplicará la ley vigente en el momento de
terminación del hecho.

- Zaffaroni: refiere que en el caso de agravación de la pena durante la comisión del


delito, debe aplicarse la nueva ley. Se basa en que el artículo 2° del Código Penal no
obliga a aplicar la ley más benigna cuando dos o más leyes rijan sucesivamente
durante el tiempo que perdure la comisión del hecho, sino que obliga a aplicar la ley
más benigna de las que tengan vigencia en el tiempo intermedio entre el de comisión y
el de extinción de los efectos de la condena.

Principio de Excepción:
El principio de irretroactividad no es absoluto, sino que presenta excepciones.

• Principio de retroactividad: autoriza la aplicación de la ley a un hecho ocurrido con


anterioridad a su entrada en vigencia, siempre que beneficie al acusado.
Al fallar, se aplica la ley vigente en ese momento procesal, la cual es distinta a la que
regía en el momento de la comisión del hecho.

• Principio de ultraactividad: permite que la ley vigente al tiempo de la comisión del


delito o en el tiempo comprendido entre el hecho y el fallo, posteriormente sustituida
por otra más gravosa, siga rigiendo para la regulación del hecho, aún después de su
derogación.

La extraactividad de la ley penal, es decir la aplicación de la ley fuera de su período


normal de vida legislativa, se encuentra regulada en el art. 2 del Código Penal,
reconociendo en la actualidad, fundamento constitucional.
Sucesión de leyes penales en el tiempo. Hipótesis.
El problema de la sucesión de leyes penales en el tiempo, abarca el período comprendido
entre la comisión del hecho delictivo y el momento en que se extingue la pena.

Esta situación se plantea “siempre que entre el momento de la comisión de un hecho


punible y la extinción de la pena impuesta, han regido sucesivamente en relación a él dos
o más leyes penales”3.

Comisión del Extinción de la condena


hecho
Ley Penal

A partir de ello, se pueden dar distintas hipótesis:

Que la nueva ley:


• Cree una figura delictiva que antes no existía.
• Desincrimine una conducta que era considerada delito.
• Agrave o disminuya la especie o escala penal de la figura ya existente.
• Exija más o menos requisitos de la ley derogada a los fines de la configuración de la
figura delictiva.
• Exija más o menos condiciones de aplicabilidad de la sanción.

La ley penal más benigna:

Determinación.
A los fines de la aplicación de una ley, frente a una sucesión de leyes penales en el
tiempo, resulta imprescindible determinar cuál de las leyes en juego es la más benigna,
lo que implica un sistema de cotejo entre las normas intervinientes.

Algunas hipótesis pueden presentarse simples o sencillas, como por ejemplo, si un delito
que estaba castigado con una escala penal de 4 meses a 6 años de prisión, luego es
sustituido por una ley que mantiene la misma figura penal pero conminada con una pena
de prisión de 3 meses a 2 años, se aplica la ley que beneficia al imputado con una escala
penal menor.

No obstante, pueden darse casos en los cuales no es tan simple determinar qué es más
beneficioso para el imputado. Puede suceder que una ley sea parcialmente más grave
que la otra y más benigna en algún aspecto.

En primer lugar, resulta necesario advertir que no existen criterios generales y uniformes
para determinar la mayor benignidad de una ley sobre otra, sino que, deberá ser, en cada
caso particular, el juez quien determine qué ley aplicar, debiendo tomar en cuenta las

3
Núñez, Ricardo C., “Derecho penal argentino. Parte General”, T.I, p. 132. Ed. Bibliográfica. Buenos Aires. 1978
penas principales, las consecuencias accesorias, las modificaciones del tipo penal y de
las reglas de la parte general, etc.

Cabe señalar que el juez no puede realizar una combinación entre los aspectos más
favorables de las dos leyes, sino que debe aplicar una sola ley, porque de otra forma
estaría construyendo una nueva ley, lo que está prohibido.

Excepción → art. 3 del Código Penal que hace referencia al cómputo de prisión
preventiva, en donde le está permitido al juez combinar dos leyes, porque la ley
expresamente lo autoriza.

El concepto de benignidad solamente comprende al tipo penal y a la pena, pero no a las


causas de justificación, ni a las de inculpabilidad, ni a las de prescripción de la acción
penal y de la pena.

La cosa juzgada:
La retroactividad y la ultraactividad de la ley penal posibilitan a que una sentencia
firme pueda ser modificada por una ley posterior más benigna.

La sentencia firme, pasa a ser lo que se denomina Aquella resolución que, por
cosa juzgada. haberse agotado –o no utilizado-
las vías recursivas, no puede ser
objeto de impugnación.

Posiciones:
• Algunos sostienen la intangibilidad de la cosa juzgada y en consecuencia se oponen
a la posible modificación de una sentencia firme. Ej: El Proyecto Tejedor en su art. 7° no
establecía la posible retroactividad de la ley penal más benigna frente a una conducta.

• Otros mantienen la posición contraria, y afirman que la retroactividad de la ley penal


más benigna debe primar sobre la cosa juzgada, hasta el cumplimiento de la condena
o hasta que se extingan todos los efectos de ésta. Este criterio es el sostenido por
nuestro ordenamiento, como así también por el Código Penal Español.

Esta prevalecencia de la ley más benigna, opera de pleno derecho (art. 2 del Código
Penal), sin que resulte necesario la petición del condenado para que su aplicación.

Las leyes intermedias


Puede suceder que entre la ley vigente al momento del hecho y la ley vigente al momento
de la sentencia, exista otra ley que tuvo vigencia en el tiempo intermedio entre la
comisión del hecho y su juzgamiento.
Se aplica el art. 2°, párrafo 1° del Código Penal: “Si la ley vigente al tiempo de cometerse
el delito fuera distinta de la que existía al pronunciarse el fallo, o en el tiempo
intermedio, se aplicará siempre la más benigna”.

Estamos frente a lo que se denomina la ultraactividad de la ley penal más benigna.


Esta solución es la única que permite evitar la desigualdad de trato que se produciría en
caso de lentitud de un proceso frente a otras causas que tramitaron con mayor celeridad,
y que permitieron una sentencia estando aún vigente la ley anterior.

Las leyes transitorias:


Leyes
Temporales: aquellas que establecen sus propios períodos de vigencia.
Excepcionales: aquellas en las cuales su vigencia está supeditada, mientras persista la
situación especial por la cual fue dictada.

La cuestión: si estas leyes son de aplicación o no luego de su derogación, para los


hechos cometidos durante su vigencia.

Antes de la reforma constitucional 1994 Posterior a la reforma constitucional 1994

La mayoría de los autores y la jurisprudencia Conforme el art. 75 inc. 22 de la CN que


sostenía que una excepción al principio de la incorpora los pactos de San José de Costa
retroactividad de la ley penal más benigna Rica y la Convención de los Derechos Civiles y
estaba dada por estas leyes especiales y Políticos, rige por imperio de la garantía
temporales, en las cuales no regía dicho constitucional el principio de la retroactividad
principio. de la ley penal más benigna sea esta
permanente o transitoria.

Las leyes interpretativas


Son aquellas que aclarando, determinan el contenido de otra ley que puede entenderse
de varios modos o admite distintas interpretaciones.

En el caso de estas leyes, también rige el principio general de irretroactividad de la ley


penal y sus excepciones, la ultraactividad y retroactividad de la ley penal más benigna:
siempre que se trate de una interpretación auténtica (la realizada por el propio legislador)

Las medidas de seguridad


El art. 5 del CP establece las consecuencias del delito:
Penas
Medidas de seguridad
- Curativas.
- Educativas.
- Eliminatorias
La doctrina mayoritaria sostiene que en lo atinente a las medidas de seguridad, es
necesario diferenciar los fines que persiguen, en el sentido de determinar si tienen una
finalidad tutelar o eliminatoria.

Si con posterioridad a la comisión de un hecho el legislador establece una nueva medida


curativa o educativa para un hecho que antes no estaba previsto, esta medida de
seguridad se aplica retroactivamente, aun cuando sea más perjudicial para el imputado.

Fundamento: si bien es una medida correctiva, se parte de la hipótesis que la nueva ley
recepta los últimos y más adecuados medios para el tratamiento del imputado, logrando
de esta manera su recuperación o educación.

Si la medida de seguridad tiene un fin eliminatorio del delincuente, en estos casos se


sostiene que rige el principio de la retroactividad de la ley penal más benigna.

Validez personal y espacial de la ley penal


Validez Personal de la ley penal:

Limitaciones funcionales provenientes del derecho interno.


• Inviolabilidad o indemnidad parlamentaria (art. 68 CN) e igualdad ante la ley.

Principio de igualdad → sostiene la eliminación de toda discriminación arbitraria, a partir


del reconocimiento de una correspondencia de status entre los seres humanos, que
extrae de su idéntica condición de personas dotadas de libertad (7.1.1.1).

La máxima validez general de la ley penal con relación a las personas, constituye un
derivado del postulado de igualdad, e implica el imperio de la norma penal para todas las
personas por igual.
No obstante ello, no toda excepción personal a la validez general de la
ley penal importará, necesariamente, una restricción al principio de igualdad.

Excepción al postulado de validez general del derecho penal con relación a las
personas

El artículo 68 de la Constitución Nacional: Nuestra Carta Magna, en su art. 68, consagra


la inviolabilidad o indemnidad parlamentaria, prohibiendo que miembros del
Congreso sean:
- acusados,
- interrogados judicialmente o
- molestados por las opiniones o discursos que emitan desempeñando su mandato de
legislador.

Como se advierte, no afecta el principio de igualdad, puesto que la inaplicabilidad de la


norma penal no se asienta en la calidad personal o su investidura, sino en la función que
desempeña.

• Procedencia:

Esta inviolabilidad parlamentaria sólo procede frente a


• Opiniones
• Discursos: Incluidos:
1. pensamientos.
2. juicios
3. calificaciones
4. actitudes
5. toda forma de expresarse
(Emitidos por el legislador a través de sus votos)

Es necesario además que dichas opiniones sean vertidas como parte de la actividad
funcional del legislador.

Naturaleza jurídica de la excepción:

Se trata de una excusa absolutoria de responsabilidad que beneficia sólo al autor


del delito y no a los cómplices e instigadores.
Razón política: radica en la libertad de opinión.

Características:

La indemnidad parlamentaria es:


- Absoluta: no puede ser renunciado por el legislador y tampoco puede ser restringido por
la Cámara respectiva
- Permanente: si bien sólo protege las conductas realizadas durante el
mandato legislativo, lo hace indefinidamente hacia el futuro.

Alcances:
Inicialmente, esta garantía constitucional se dirigía sólo a los legisladores.
Actualmente, su campo de acción se ha ampliado y comprende:
- Diputados y Senadores nacionales y provinciales.
- Candidatos a legisladores de Córdoba.
- Convencionales constituyentes nacionales y provinciales.
- Defensores del Pueblo de la Nación.
- Gobernador y Vicegobernador de la provincia de Córdoba y los candidatos a esos
cargos.
- Ministros de la provincia de Córdoba.

Limitaciones funcionales provenientes del derecho internacional: Inmunidades


diplomáticas.

Las inmunidades diplomáticas no importan privilegios de irresponsabilidad penal, por


lo tanto no constituyen verdaderas excepciones a la validez general de la ley penal.
Se trata de excepciones personales pero a otro principio, el de territorialidad de
validez espacial de la ley penal, que operan como inmunidades de jurisdicción de
naturaleza procesal internacional, dependiendo su alcance de lo dispuesto
por los tratados y convenciones internacionales.

Beneficiarios: aquellas personas que gozan de status diplomático.

Las inmunidades diplomáticas pueden ser renunciadas por el Estado acreditante,


siendo la causa, en este caso, competencia de la Corte Suprema de Justicia de
la Nación, conforme lo establecido por los arts. 116 y 117 de la CN.

Inmunidades de índoles procesal:

Se trata de obstáculos constitucionales que han sido impuestos al inicio y desarrollo


del proceso penal contra un legislador, miembro del Poder Ejecutivo o Judicial, entre
otros, para proteger el funcionamiento, independencia y jerarquía de los tres poderes,
frente a eventuales injerencias judiciales infundadas, no para el beneficio
particular de sus integrantes.

No constituye una verdadera excepción al imperio general de la ley penal con relación
a las personas.

Obstáculos:
• Inmunidad de arresto: art. 69 CN.
• Desafuero: art. 70 CN.
• Juicio Político: arts. 53, 59 y 60 CN.
• Jurado de enjuiciamiento de miembros del Poder Judicial: art. 115 CN.

Validez espacial de la ley penal:


Concepto:
Bajo este título se estudia al conjunto de disposiciones legales dictadas por los estados
con el objeto de determinar el ámbito espacial de imperio de sus leyes penales.

Los principios reguladores y sus alcances en el derecho penal argentino:


Criterios a fin de establecer el alcance espacial del derecho penal:

• Principio
territorial.
• Principio real o de defensa.
• Principio de personalidad
• Principio universal

Estos puntos de vista suelen combinarse para posibilitar una lucha eficaz contra el delito.
No obstante, siempre hay uno de ellos que predomina.

La regla: es la territorialidad de la ley penal argentina.

Principio territorial:

Según este principio, que constituye la columna vertebral de nuestro sistema


positivo vigente, es válida la ley penal del lugar donde se comete el delito.

No interesa:
• donde deba producir sus efectos.
• la nacionalidad del autor o del sujeto pasivo.

Fundamento: radica en que siendo la potestad estatal de castigar una


indiscutible manifestación de la soberanía estatal, también es su imperio dentro
del territorio que conforma esa unidad política.

Este principio se encuentra consagrado en el art. 1 del Código Penal →


prescribe la validez de la ley penal para los delitos cometidos en el territorio de la
Nación Argentina o en los lugares sometidos a su jurisdicción.

Territorio:
Este concepto abarca tanto el territorio físico de nuestro país como así
también, los lugares sometidos a la jurisdicción nacional.

El territorio argentino propiamente dicho comprende:


• Superficie de la tierra.
• Aguas interiores.
• Mar territorial.
• Zona contigua argentina.
• Zona económica exclusiva.
• Subsuelo del territorio.
• Plataforma continental.
• Espacio aéreo.

Lugares sometidos a la jurisdicción de la Nación Argentina:


Son aquellos que aún estando fuera del territorio propiamente dicho, se encuentran
amparados por el pabellón nacional.

Estos son:
• Las sedes diplomáticas argentinas en el extranjero.
• Los territorios enemigos ocupados por tropas argentinas en tiempos de guerra.
• Las naves y aeronaves públicas argentinas que se encuentren en territorio extranjero.
• Las naves privadas argentinas que se encuentren en aguas o atmósferas libres o
neutras.
• Las aeronaves privadas argentinas en territorio extranjero, cuando los delitos
cometidos a bordo de ellas, hubiesen lesionado un interés legítimo del Estado
argentino, de personas domiciliadas en él, o se hubiese realizado en el país el primer
aterrizaje posterior al delito.
Lugar de comisión del delito: Teorías.

Cuando el comportamiento y el resultado material, en aquellos delitos que lo


exigen, ocurren en el mismo lugar: no hay mayor inconveniente en determinar
el lugar
de comisión.

Sin embargo, en ocasiones, el comportamiento y el resultado acontecen en


territorios distintos conformando los denominados delitos a distancia.

A los fines de determinar si lo relevante es el lugar del comportamiento o el del resultado


delictivo, la doctrina elaboró tres teorías:

• De la acción: el delito se comete en el territorio en el que se


desarrolla el
comportamiento delictivo, siendo irrelevante el lugar en donde se produce el resultado.

• Del resultado: sólo tiene en cuenta el lugar en el que se produce el resultado material
del delito, omitiendo toda consideración del comportamiento.

• Mixta o de la ubicuidad: advierte que tanto el comportamiento como el resultado del


delito, cuando la figura lo exige, integran el supuesto de hecho previsto por la norma
secundaria, y como consecuencia, ambos tienen la misma relevancia jurídica y
resultan suficientes para determinar la ley penal aplicable.

ADOPTADA POR EL ORDENAMIENTO ARGENTINO

Otra cuestión que genera problemas es la de los delitos de tránsito → que son aquellos
en los que el proceso ejecutivo recorre más de una jurisdicción, por ejemplo, el caso de
un secuestro en donde la víctima es trasladad por distintas jurisdicciones.
Si una parte del estado consumativo se concretó en nuestro país, resultará aplicable
la ley penal argentina en virtud del principio de territorialidad.

Principio real o de defensa:

Este principio propone la validez de la ley penal nacional para los delitos cometidos en
el extranjero, cuando éstos deban afectar bienes jurídicos cuya titularidad ejerza el
Estado Nacional y puedan incidir en su integridad como tal.

Este criterio sólo opera en forma subsidiaria, frente a la regla general que es el
principio de territorialidad.

Fundamento: radica en la obligación que tiene todo Estado de defender su integridad


a través de la protección de sus bienes.

Frente a la importancia de estos bienes para la soberanía estatal, resulta irrelevante


que los ataques provengan de hechos cometidos en el propio territorio o en el extranjero.

Este principio se encuentra consagrado en el arts. 1° inc. 1 y 2° del Código Penal.

Principio de la personalidad o nacionalidad:

• Principio de la personalidad activa :

Postula como criterio de validez: la nacionalidad del sujeto activo del delito.
No importa el lugar de comisión o del resultado del ilícito, ni la nacionalidad del
sujeto pasivo.

Fundamento: la ley penal del país debe seguir al súbdito donde quiera vaya atento
las implicancias que se asignan al vínculo de nacionalidad que une al autor del delito
con su Estado.

Este principio no rige en forma directa en el derecho penal argentino, sino


que se encuentra indirectamente recogido por el art. 12 de la Ley 24.767 – Extradición.

• Principio de la personalidad pasiva:


Sostiene el imperio de la ley penal del Estado frente a los delitos cometidos contra sus
nacionales, aún en el extranjero.

No importa el lugar de comisión o en el que deba producir sus efectos el delito, o la


nacionalidad del sujeto activo de éste.

Principio no acogido por nuestro derecho positivo.

Principio universal
Propone la validez de la ley penal de un Estado para todos los casos, sin importar el lugar
de comisión o en el que deba producir sus efectos el delito, o la nacionalidad del sujeto
activo de éste.

Este principio resulta práctica y científicamente insostenible como regla general.

Como consecuencia: rige solamente para los llamados delitos contra el derecho de
gentes.

Entro ellos actualmente se enumeran los siguientes:


• Tráfico de drogas.
• Comercio de esclavos.
• Trata de blancas.
• Comercio con publicaciones pornográficas.
• Lucha contra la falsificación de moneda.
• Defensa de los cables submarinos.
• Lucha contra la piratería aérea.
• Toma de rehenes.
• Tortura.
• Tráfico internacional de menores.
• Terrorismo.

Fundamento: estriba en el principio de solidaridad internacional que autoriza la


persecución mundial de aquellos delitos que atentan contra los intereses jurídicos
comunes a las naciones civilizadas.

Este principio encuentra acogida en art. 118 de la CN que hace alusión a delitos
cometidos fuera de los límites de la Nación contra el derecho de gentes.

Derecho penal por representación:


Se trata de un criterio en virtud del cual, cuando por algún motivo no se puede extraditar
al acusado de un delito, el tribunal en cuyo poder se encuentre, podrá juzgarlo aplicando
la ley de su país en representación de la del Estado requirente.

Este principio está receptado en el art. 12 de la Ley de Extradición, que regula el


supuesto de opción del nacional a ser juzgado por la ley argentina por hechos cometidos
en el extranjero.

La validez de la ley penal argentina sólo se explica, en estos casos, en cuanto representa
a la extranjera que rige en el lugar de comisión del hecho punible.
La extradición:

Concepto
La extradición es el acto por el cual un Estado entrega a un individuo a otro Estado que lo
reclama para sí, con el objeto de someterlo a juicio penal o a la ejecución de una pena,
conforme a normas preexistentes de validez interna o internacional.

Clases de extradición
• Activa: procedimiento previsto para posibilitar la entrega al Estado Nacional de un
delincuente que se encuentra en un extranjero.
Cuando refiere al Estado que demanda al delincuente.

• Pasiva: procedimiento que debe observarse para lograr la entrega a un Estado


extranjero, de un delincuente que se encuentra en el Estado Nacional.
Cuando refiere al Estado que tiene al delincuente y lo entrega.

La primera fuente legal relativa a la extradición esta constituida por los tratados
internacionales y en segundo lugar, de manera subsidiaria, rige la Ley 24.767 de
Extradición.

Condiciones relativas:
La Ley 24.767 establece las siguientes condiciones respecto de la extradición pasiva:

• Las condiciones respecto al delito (7.4.2.1):


El delito debe estar comprendido en el tratado o en el derecho interno, en forma taxativa
o no, como susceptible de extradición: principio de legalidad.

Debe tratarse de un ilícito incriminado en ambos estados y de cierta magnitud: se exige


que la infracción constituya un delito propiamente dicho en ambos estados, que esté
previsto con una sanción a pena privativa de la libertad y que la semisuma del mínimo y
del máximo sea de por lo menos un año de encierro (art. 6).

No habrá extradición:
- En razón de delitos políticos.
- En razón de delitos previstos exclusivamente por la ley militar (art. 8).

Aun cuando el delito cayere bajo la jurisdicción argentina, el Poder Ejecutivo podrá
autorizar la extradición si este integra una conducta punible significativa más grave,
ajena a la jurisdicción argentina o en el que sea competente el Estado requirente (art. 23
inc.a).

• Las condiciones relativas al delincuente (7.4.2.2):


Resulta necesario que al momento de la comisión del ilícito, el autor del hecho haya
contado con la edad exigida por la ley argentina para ser imputable (art. 11. inc.c).
Cuando la persona requerida sea de nacionalidad argentina, tanto en:
- el momento de la solicitud de extradición, como
- en el de comisión del delito por el que se lo solicita

(Podrá optar por ser juzgado por nuestros tribunales, mientras no medie tratado que
obligue su extradición (art. 12))

• Las condiciones relativas a la punibilidad y a la pena :


- No deben haberse extinguido la acción penal o la pena, según lo disponga
la legislación del Estado extranjero (art. 11 inc. a).
- No procederá la extradición cuando se trate de delitos por los que pueda ser sometido a
torturas u otros tratos o penas crueles, inhumanas o degradantes o que tuviesen pena de
muerte en el Estado requirente y éste no diera la seguridad de que no serán
aplicables.

• Las condiciones relativas al proceso :


Deben cumplirse una serie de requisitos previstos en los arts. 13, 14, 11 inc. d
y consecuentes.

No procederá extradición si se advierte que el delincuente solicitado:


- va a ser juzgado por una comisión especial (art. 8).
- va a ser sometido a torturas u otros tratos o penal crueles degradantes o inhumanas
(art.8).
- ha sido juzgado por el mismo hecho en la Argentina o en otro país (art. 11 inc. b):
principio del non bis in idem.
- es reclamado por razones persecutorias o que den motivos fundados que podrán
perjudicar el ejercicio del derecho de defensa en juicio (art. 8).
- fue condenado en rebeldía y el Estado requirente no da seguridades que se reabrirá el caso
para que el condenado ejerza su derecho de defensa antes de dictar una nueva
sentencia.
- no cuenta con garantías de que se le computará el tiempo de permanencia en encierro
durante el tramite extraditorio y el proceso que motivó el requerimiento.

Cabe señalar que, aún cuando el delito cayera bajo la jurisdicción argentina, el PE, exista o no
tratado, podrá dar curso a la extradición si el Estado requirente tuviese facilidades
notoriamente mayores que nuestro país para conseguir las pruebas (art. 23 inc. b).

• Las condiciones relativas a la conveniencia política


:Cuando se declara procedente una extradición solicitada, será el Poder Ejecutivo quien
tenga la última palabra, la decisión final.

El Poder Ejecutivo, como encargado de relaciones exteriores del Estado, puede revocar
la decisión atendiendo a los siguientes criterios de conveniencia política:
- que no exista ofrecimiento de reciprocidad (art. 3)
- que existan razones de soberanía nacional, seguridad u orden público, y otros
intereses nacionales esenciales que lo tornen inconveniente (art. 10).