You are on page 1of 7

AGUA

3.4.1 El agua empleada en la preparación y curado del concreto deberá ser, de preferencia,
potable.
3.4.2 Se podrán utilizar aguas no potables sólo si:
(a) Están limpias y libres de cantidades perjudiciales de aceites, ácidos, álcalis, sales,
materia orgánica y otras sustancias que puedan ser dañinas al concreto, acero de
refuerzo o elementos embebidos.
(b) La selección de las proporciones de la mezcla de concreto se basa en ensayos en los
que se ha utilizado agua de la fuente elegida.
(c) Los cubos de mortero para ensayos, hechos con agua no potable, deben tener
resistencias a los 7 y 28 días, de por lo menos 90% de la resistencia de muestras
similares hechas con agua potable. La comparación de los ensayos de resistencia debe
hacerse en morteros idénticos, excepto por el agua de mezclado, preparados y
ensayados de acuerdo con la NTP 334.051.
3.4.3 Las sales u otras sustancias nocivas presentes en los agregados y/o aditivos deberán
sumarse
a las que pueda aportar el agua de mezclado para evaluar el contenido total de sustancias
inconvenientes.
3.4.4 La suma de los contenidos de ión cloruro presentes en el agua y en los demás componentes
de
la mezcla (agregados y aditivos) no deberán exceder los valores indicados en la Tabla 4.5 del
Capítulo 4.
3.4.5 El agua de mar sólo podrá emplearse en la preparación del concreto si se cuenta con la
autorización del Ingeniero Proyectista y de la Supervisión. No se utilizará en los siguientes
casos:
- Concreto armado y preesforzado.
- Concretos con resistencias mayores de 17 MPa a los 28 días.
- Concretos con elementos embebidos de fierro galvanizado o aluminio.
- Concretos con un acabado superficial de importancia.
3.4.6 No se utilizará en el curado del concreto ni en el lavado del equipo, aquellas aguas que no
cumplan con los requisitos anteriores.
3.4.7 El agua de mezclado para concreto preesforzado o para concreto que contenga elementos
de aluminio embebidos, incluyendo la parte del agua de mezclado con la que contribuye la
humedad libre de los agregados, no debe contener cantidades perjudiciales de iones de
cloruros. Véase 4.4.1.
EL AGUA DE MEZCLA
El agua de mezcla cumple dos funciones muy importantes, permitir la hidratación del cemento y
hacer la mezcla manejable. De toda el agua que se emplea en la preparación de un mortero o un
concreto, parte hidrata el cemento, el resto no presenta ninguna alteración y con el tiempo se
evapora; como ocupaba un espacio dentro de la mezcla, al evaporarse deja vacíos los cuales
disminuyen la resistencia y la durabilidad del mortero o del hormigón. La cantidad de agua que
requiere el cemento para su hidratación se encuentra alrededor del 25% al 30% de la masa del
cemento, pero con esta cantidad la mezcla no es manejable, para que la mezcla empiece a dejarse
trabajar, se requiere como mínimo una cantidad de agua del orden del 40% de la masa del cemento,
por lo tanto, de acuerdo con lo anterior como una regla práctica, se debe colocar la menor cantidad
de agua en la mezcla, pero teniendo en cuenta que el mortero o el hormigón queden trabajables.

se considera que el agua es adecuada para producir mortero u hormigón si su composición química
indica que es apta para el consumo humano, sin importar si ha tenido un tratamiento preliminar o
no; es decir, casi cualquier agua natural que pueda beberse y que no tenga sabor u olor notable
sirve para mezclar el mortero o el concreto. Sin embargo, el agua que sirve para preparar estas
mezclas, puede no servir para beberla.

El agua puede extraerse de fuentes naturales cuando no se tienen redes de acueducto y puede
contener elementos orgánicos indeseables o un alto contenido inaceptable de sales inorgánicas.
Las aguas superficiales en particular, a menudo contienen materia en suspensión tales como:
aceite, arcilla, sedimentos, hojas y otros desechos vegetales; lo cual puede hacerla inadecuada
para emplearla sin tratamiento físico preliminar, como filtración o sedimentación para permitir
que dicha materia en suspensión se elimine.
IMPUREZAS ORGÁNICAS:
Las sustancias orgánicas contenidas en aguas naturales, afectan considerablemente el tiempo de
fraguado inicial del cemento y la resistencia última del hormigón.

Las aguas que tengan un color oscuro, un olor pronunciado, o aquellas en las cuales sean visibles
lamas de algas en formación de color verde o café, deben ensayarse. Se debe tener especial cuidado
con los altos contenidos de azúcar en el agua por que pueden ocasionar retardo en el fraguado.

IMPUREZAS INORGÁNICAS:
Los límites permisibles para contenidos inorgánicos son algo amplios, pero en algunas partes, éstos
pueden presentarse en cantidades suficientes para causar un deterioro gradual del hormigón. La
información disponible respecto al efecto de los sólidos disueltos en la resistencia y durabilidad del
hormigón es insuficiente para poder establecer unos límites numéricos con base en un sistema
comprensible, pero se puede proporcionar una guía sobre niveles permisibles de ciertas impurezas.

Los mayores iones que se presentan usualmente en aguas naturales son calcio,magnesio, sodio,
potasio, bicarbonato, sulfato, cloruro, nitrato, y menos frecuente carbonato. Las aguas que
contengan un total combinado de estos iones comunes que no sea mayor de 2 g/l (2000ppm), son
generalmente adecuadas como agua de mezcla.

Se considera que el agua no tendrá efecto significativo en las características de fraguado y de


resistencia del mortero u hormigón, si cuando se ensaya como se especifica en las normas NTC 118
y 220 respectivamente, presenta lo siguiente:

Tiempo de fraguado: Los tiempos de fraguado inicial del cemento, determinados a partir del agua
de ensayo y del agua testigo, no deben diferir en más de 30 min.

Resistencia a la compresión: El promedio de la resistencia a la compresión de los cubos de mortero


hechos con agua de ensayo, evaluada a 7 días y 28 días, deberá ser mayor o igual al 90% de la
resistencia promedio de los cubos de mortero hechos con el agua testigo.

MUESTREO

Se debe tomar una muestra de agua no inferior a 5 l por un representante competente de las partes
interesadas. La muestra debe ser representativa del agua que se esté empleando en la elaboración
del mortero u hormigón. La muestra no debe recibir ningún tratamiento, adicional al contemplado
por el suministro en volumen, antes de ser usada en el hormigón. La muestra debe almacenarse en
un recipiente limpio previamente lavado con agua similar.

La norma NTC 229 puede servir de guía sobre los métodos de muestreo. Puede reemplazarse el uso
de colectores de muestras sofisticados por cualquier recipiente adecuado, ya que los primeros no
son esenciales.

ALTERNATIVAS DE EMPLEO DE AGUA DE MAR


El agua de mar no es adecuada para producir concreto reforzado con acero y no deberá usarse en
concreto preforzados debido al riesgo de corrosión del esfuerzo, particularmente en ambientes
cálidos y húmedos.

El agua de mar que se utiliza para producir concreto, también tiende a causar eflorescencia y
humedad en superficies de concreto expuestas al aire y al agua.
AGUAS ÁCIDAS
En general, el agua de mezclado que contiene ácidos clorhídrico,sulfúrico y otros ácidos inorgánicos
comunes en concentraciones inferiores a 10,000 ppm no tiene un efecto adverso en la resistencia.
Las aguas acidas con valores pH menores que 3.0 pueden ocasionar problemas de manejo y se deben
evitar en la medida de lo posible.
AGUAS ALCALINAS
Las aguas con concentraciones de hidróxido de sodio de 0.5%el peso del cemento, no afecta en
gran medida a la resistencia del concreto toda vez que no ocasionen un fraguado rápido. Sin
embargo, mayores concentraciones pueden reducir la resistencia del concreto.

El hidróxido de potasio en concentraciones menores a 1.2% por peso de cemento tiene poco efecto
en la resistencia del concreto desarrollada por ciertos cementos, pero la misma concentración al
ser usada con otros cementos puede reducir sustancialmente la resistencia a los 28 días.

AGUA DE ENJUAGUE

La Agencia de Protección Ambiental y las agencias estatales de los EEUU prohíben descargar en
las vías fluviales, aguas de enjuague no tratadas que han sido utilizadas para aprovechar la arena
y la grava de concretos regresados o para lavar las mezcladoras.
AGUAS INDUSTRIALES

La mayor parte de las aguas que llevan desperdicios industriales tienen menos de 4,000 ppm de
sólidos totales. Cuando se hace uso de esta agua como aguas de mezclado para el concreto, la
reducción en la resistencia a la compresión generalmente no es mayor que del 10% al 15%.