You are on page 1of 10

Pequeña guía para la construcción de

pavimentos de piedra natural


Publicado en 7 septiembre 2015, actualizado el9 marzo 2017




Atrás

La piedra natural representa uno de los productos más adecuado para la construcción
de pavimentos. Sus propiedades de elevada resistencia y excelente durabilidad generan
numerosas posibilidades de diseño gracias a la extensa gama de productos y a las nuevas
tecnologías de corte y acabados.
Los pavimentos construidos con piedra natural muestran grandes ventajas frente a otros
productos:
RESISTENCIA: la elevada resistencia a la compresión de la piedra natural -especialmente
de materiales como elgranito o las cuarcitas– lo convierten en un producto
extremadamente firme y consistente. Resistencia a la flexión y a la abrasión son otras de las
propiedades para pavimentos sometidos atráfico intenso de vehículos o peatones.
SOSTENIBILIDAD: frente a otros productos como los pavimentos cerámicos, la piedra
natural no requiere consumos energéticos elevados para su extracción. Al tratarse de un
material natural sin apenas elaboración, se puede reutilizar y permite su fácil eliminación al
tratarse de un residuo inerte. Además, es el único material de construcción que se instala tal
y como sale de la naturaleza, totalmente ecológico y sostenible.

TEXTURAS NATURALES: los acabados superficiales de la piedra natural facilitan su


utilización como pavimento. La posibilidad de conseguir acabados rugosos como el
flameado, el apomazado o el envejecido favorece su instalación en superficies
antideslizantes. Además, la variedad de colores obtenidas gracias a las propiedades naturales
de la piedra natural ofrece al prescriptor la posibilidad de adaptarse a cualquier ambiente.
GRANDES FORMATOS: la piedra natural ofrece una amplia variedad de formatos para
pavimentos, incluidos los grandes formatos, unos de los más demandados en la actualidad.
DISEÑO CONTEMPORÁNEO: la piedra natural es un material utilizado en construcciones
tradicionales que cada día se utiliza más en proyectos de arquitectura contemporánea. Gracias
a su variedad, durabilidad y resistencia, abre un abanico de posibilidades para el diseño
arquitectónico.
BALDOSAS Y ADOQUINES: CUÁNDO UTILIZARLOS
A la hora de decidirnos por los formatos de pavimentos, la piedra natural más utilizada es
la baldosa o el adoquín.
Las baldosas de piedra natural se pueden utilizar para pavimentar espacios de tráfico
peatonal como aceras o para zonas de tránsito de vehículos (calzadas). Para conservar el
pavimento de piedra natural en perfecto estado habrá que seleccionar las baldosas adecuadas
tanto por el tipo de piedra, su tamaño, su espesor y su acabado. Los formatos cada vez más
empleados son de gran tamaño, aunque gracias a la versatilidad de la piedra, se puede
conseguir las dimensiones que mejor se adapten a nuestras necesidades. Fáciles y rápidas de
instalar, las baldosas de piedra natural pueden ser reutilizadas.
Por otro lado, también se suelen elegir adoquines para pavimentos de gran exigencia. Está
permitida su aplicación a tráfico de cualquier intensidad, ya sea para uso peatonal o rodado.
Dadas sus características de resistencia, se adaptan a zonas de mucho tránsito con mucha
fiabilidad. De hecho, es habitual ver adoquines de piedra como pavimentos de calles en las
ciudades, zonas de estacionamiento o plazas urbanas. Debido a las grandes compresiones a
las que se ve sometido y a la resistencia al desgaste, el material óptimo para los adoquines es
el granito.
Tanto las baldosas como los adoquines para pavimentos se adaptan con acabados que
confieren rugosidad a la superficie, minimizando el riesgo de deslizamiento.

Related Interests