You are on page 1of 10

Corte Superior de Justicia del Santa

Primer Juzgado de Paz Letrado de Familia


SPER WALTERSPER WALTER RAMOS HERRE
1° JUZGADO DE PAZ LETRADO - FAMILIA
EXPEDIENTE N° 00863-2017-0-2501-JP-FC-01
MATERIA : AUMENTO DE ALIMENTOS
JUEZ : SUELIDT PAULA BENITES TORRES
ESPECIALISTA : SONIA GUEVARA HUAMAYALLI
DEMANDANTE : HANNA TIRSA OCHOA CABALLERO
DEMANDADO : WILMER RAMIRO OCHOA FLORES

SENTENCIA
RESOLUCIÓN NÚMERO: SIETE
Chimbote, veinte de agosto del año dos mil dieciocho.-
VISTO; Los actuados con motivo de los seguidos por
donñ a HANNA TIRSA OCHOA CABALLERO contra don WILMER RAMIRO OCHOA FLORES
sobre Aumento de Alimentos; para sentenciar, se procede a expedir la siguiente resolucioó n:

I. PARTE EXPOSITIVA:
1.1. EXPOSICIÓN DE ARGUMENTOS QUE CONTIENE LA DEMANDA:
Mediante escrito que obra de folios seis a nueve, donñ a Hanna Tirsa Ochoa Caballero
interpone demanda Aumento contra don Magno Constante Ochoa Flores a fin de que se
aumente la pensioó n de alimentos que fue fijada para su a su favor en el expediente N°
01268-2010, ante el Segundo Juzgado de Paz Letrado de Chimbote, de la suma de
doscientos cincuenta soles (S/. 250.00) a la suma de setecientos soles (S/. 700.00).
Expone como principales fundamentos de su petitorio:
1. Que, en el anñ o dos mil diez su senñ ora madre le interpuso una demanda de pensioó n de
alimentos contra su senñ or padre Wilmer Ramiro Ochoa Flores, ante el Segundo Juzgado de
Paz Letrado de Chimbote asignado con el expediente N° 01268-2010.
2. Indica que luego de un anñ o de proceso judicial el juzgado emitioó sentencia mediante la
cual dispuso el pago de una pensioó n alimenticia por la suma de S/. 250.00 a favor de la
recurrente, pago que debe hacerse por mensualidades adelantadas; refiere que el juez
sustento su decisioó n basaó ndose en la remuneracioó n míónima del demandado, de aquel
entonces.
3. Senñ ala la recurrente que es una persona con discapacidad de los miembros inferiores y
superiores con diagnoó stico de Síóndrome Artrogriposis por mal formacioó n congeó nita, pero

1
eso no le limita a que pretenda estudiar y poder tener una profesioó n; refiere que a su
senñ ora madre no le alcanza para poder apoyarla pese a sus grandes esfuerzos que realiza
vendiendo en la puerta de su casa, ya que el demandado no le apoya econoó micamente con
la pensioó n alimenticia, demostrando un total desentendimiento con su persona, pues a la
fecha se encuentra adeudando las pensiones.
4. Precisa que en la actualidad el monto fijado por concepto de pensioó n alimenticia (S/.
250.00 mensuales), resulta ser insuficiente para atender todas sus necesidades que a la
fecha requiere, y que en la actualidad tiene 18 anñ os de edad, dado que sus necesidades
baó sicas se han incrementado, sobre todo en la educacioó n, asistencia meó dica, alimentos,
vestido, etc., es decir que no le resulta suficiente ni razonable que pueda subsistir con S/.
250.00 mensuales.
5. Alega que en la actualidad el demandado tiene trabajo estable en una empresa
pesquera embarcaó ndose como tripulante de pesca en el puerto de Chimbote, tal como le
han manifestado sus companñ eros de trabajo, pero desconociendo en que pesquera trabaja,
quedando demostrado una calidad de vida coó moda del demandado.
6. Por uó ltimo, refiere que pese a los esfuerzos de su senñ ora madre de bríóndale apoyo, ello
no es suficiente para cubrir todo lo necesario, maó s aun si quiere estudiar una carrera
superior, ya que cada vez se le hace maó s difíócil poder subvencionar con los gastos que se
van incrementando por el transcurso del tiempo; motivo por el cual, se ve en la imperiosa
necesidad de interponer la presente accioó n a efectos de que el demandado cumpla con
brindar un aumento de pensioó n de alimentos acorde a la remuneracioó n que el percibe
como tripulante de pesca.
Invocan los dispositivos legales en los que amparan su petitorio y ofrecen medios
probatorios.

1.2. TRÁMITE PROCESAL.


Por resolucioó n nuó mero uno de folios once, se admite a traó mite la demanda y se corre
traslado de la misma al demandado por el plazo de cinco díóas, quien ha sido debidamente
notificado en el domicilio senñ alado por la demandante siendo la misma la que figura en su
ficha de RENIEC (fs. 10) conforme se aprecia de la previsioó n y constancia de notificacioó n
que obra a folios catorce a quince; y no obstante ello no ha cumplido con absolverla dentro
del plazo otorgado, por lo que ha sido declarado en la calidad procesal de rebelde
mediante resolucioó n nuó mero dos que obra a folios dieciocho; en la que ademaó s se ha
procedido a senñ alar díóa y hora para la audiencia uó nica, la cual se desarrolla conforme al
contenido del acta que obra de folios veintinueve a treinta y uno; se recibido las copias
certificadas del expediente N° 01268-2010, sobre alimentos que obran a folios treinta y

2
dos a cincuenta y ocho; y no existiendo medio probatorio que actuar el proceso ha
quedado expedito para emitir la sentencia que corresponde.

II.- PARTE CONSIDERATIVA


PRIMERO.- Tutela Jurisdiccional Efectiva.
1.1. El derecho a la tutela jurisdiccional efectiva es aquel por el cual toda persona como
integrante de la sociedad, puede acceder a los oó rganos jurisdiccionales para el ejercicio o
defensa de sus derechos o intereses, con sujecioó n a que sea atendida a traveó s de un
proceso que le ofrezca las garantíóas míónimas para su efectiva realizacioó n, tal es asíó que
nuestra Constitucioó n Políótica consagra la tutela jurisdiccional en el artíóculo 139 inciso 3,
estableciendo, “son principios de la función jurisdiccional: (…) la observancia del debido
proceso y la tutela jurisdiccional. (…)”, por su parte el Coó digo Procesal Civil ha consagrado
como uno de sus principios al contemplarlo en el artíóculo I del Tíótulo Preliminar,
senñ alando: “ Toda persona tiene derecho a la tutela jurisdiccional para el ejercicio o defensa
de sus derechos e intereses, con sujeción a un debido proceso”
1.2. El Tribunal Constitucional sostiene en innumerables oportunidades que el derecho de
acceso a la justicia es un componente esencial del derecho a la tutela jurisdiccional
reconocido en el inciso 3 del artíóculo 139° de la Constitucioó n. El derecho de acceso a la
justicia no ha sido expresamente enunciado en la Carta de 1993, pero ello no significa que
carezca del mismo rango, pues se trata de un contenido implíócito de un derecho expreso.
Mediante el referido derecho se garantiza a todas las personas el acceso a un tribunal de
justicia independiente, imparcial y competente para la sustanciacioó n “de cualquier
reclamacioó n formulada contra ella, o para la determinacioó n de sus derechos y obligaciones
de orden civil, laboral, fiscal o de cualquier otro caraó cter” 1. Sin embargo, su contenido
protegido no se agota en garantizar el “derecho al proceso”, entendido como facultad de
activar la actividad jurisdiccional del Estado y de gozar de determinadas garantíóas
procesales en el transcurso de eó l, sino también garantiza que el proceso iniciado se
desarrolle como un procedimiento de tutela idóneo para asegurar la plena
satisfacción de los intereses accionados. En este sentido, su contenido
constitucionalmente protegido no puede interpretarse de manera aislada respecto del
derecho a la tutela jurisdiccional “efectiva”, pues, como lo especifica el artículo 25.1 de la
Convención Americana de Derechos Humanos, debe garantizarse el derecho de acceder

Como también lo señala el artículo 8.1 de la Convención Americana de Derecho Humanos (…) también garantiza que
1

el proceso iniciado se desarrolle como un procedimiento de tutela idóneo para asegurar la plena satisfacción de los
intereses accionados. En este sentido, (…) supone no sólo la posibilidad de acceder a un tribunal y que exista un
procedimiento dentro del cual se pueda dirimir un determinado tipo de pretensiones, sino también la existencia de
un proceso rodeado de ciertas garantías de efectividad e idoneidad para la solución de las controversias” [STC
010-2001-AI/TC, fundamento 10]
3
a un “recurso efectivo”, lo que supone no soó lo la posibilidad de acceder a un tribunal y que
exista un procedimiento dentro del cual se pueda dirimir un determinado tipo de
pretensiones, sino tambieó n la existencia de un proceso rodeado de ciertas garantíóas de
efectividad e idoneidad para la solucioó n de las controversias.
SEGUNDO.- Carga de la Prueba y Valoración. Una de las garantíóas del derecho procesal,
es el derecho a la prueba que le asiste a cada una de las partes involucradas en un proceso,
por esta garantíóa se permite a las partes a acreditar los hechos que configuran su
pretensioó n o que configuran su contradiccioó n. El artículo 188° del Código Procesal Civil;
estable: “Los medios probatorios tienen por finalidad acreditar los hechos expuestos por las
partes, producir certeza en el Juez respecto de los puntos controvertidos y fundamentar sus
decisiones”. En este sentido, senñ ala nuestra jurisprudencia:”…En acepción lógica probar es
demostrar la verdad de una proposición, pero en su acción corriente, expresa una valoración
mental de composición” (Exp. N° 896-Lima, VSCS, Alberto Hinostrosa M., Jurisprudencia
Civil”, Tomo II, paó g. 218).
Y en lo que respecta a la valoracioó n de la prueba, conforme lo establece el artíóculo 197° del
citado Coó digo Procesal Civil, es la actividad que realiza el Juez, mediante la cual en forma
conjunta, utilizando su apreciacioó n razonada, y seguó n las reglas de la sana críótica, es decir
con las reglas de loó gica y la experiencia apreciaraó de manera conjunta la prueba actuada
en el proceso daó ndole a cada uno de los medios probatorios el valor que se considere
tienen, sin embargo en su resolucioó n solo seraó n expresadas las valoraciones esenciales y
determinantes que sustenten su decisioó n, con una adecuada motivacioó n.
Al respecto la Jurisprudencia Nacional senñ ala: “El criterio de valoración del acervo
probatorio, que deben observar los Jueces señalando que los medios probatorios, deben ser
valorados en forma conjunta y merituada de acuerdo a su criterio en forma razonada, pero
ello no implica que el juzgador, al momento de emitir la sentencia, debe señalar la valoración
otorgada a cada prueba actuada, sino únicamente lo hará respecto de los medios
probatorios que en forma esencial y determinante han condicionado su decisión” (Exp. N°
656-97-Lima –CSSS. P.15/10/98).
TERCERO: Pretensión de la demandante:
Conforme al contenido del escrito de demanda, constituye pretensioó n de la recurrente
Hanna Tirsa Ochoa Caballero, que se aumente la pensioó n alimenticia fijada a su favor en el
expediente nuó mero 01268-2010, del monto de doscientos cincuenta soles a la suma de
setecientos soles mensuales.
CUARTO: Derecho de Alimentos para Hijo mayor de edad.- El derecho alimentario, es
fundamental y de atencioó n prioritaria, puesto que se encuentra estrechamente ligado a la
subsistencia y desarrollo de la persona, por eso goza de proteccioó n no solo en la
4
Legislacioó n Nacional sino tambieó n en tratados internacionales.
Que, trataó ndose de obligacioó n alimentaria respecto de hijos mayores de edad, seguó n lo
establece el artíóculo 483º del coó digo Civil, es obligacioó n de los padres atender a las
necesidades baó sicas de los hijos hasta que cumplan dieciocho los anñ os de edad, y despueó s
de alcanzar esa edad, siempre que sigan profesioó n u oficio con eó xito o que subsista el
estado de necesidad, igualmente el Artíóculo 424º del mismo Coó digo establece que
“Subsiste la obligacioó n de proveer al sostenimiento de los hijos e hijas solteros mayores de
dieciocho anñ os que esteó n siguiendo con eó xito estudios de una profesioó n u oficio hasta los
veintiocho anñ os de edad; y de los hijos e hijas solteras que no se encuentren en aptitud de
atender a su subsistencia por causas de incapacidad fíósica o mental debidamente
comprobadas”. De la citada la normatividad se desprende que si bien no resulta legalmente
exigible la obligacioó n alimentaria a partir de la edad de dieciocho anñ os, la previsioó n de
situaciones de excepcioó n implica que aquella no puede cesar automaó ticamente, en
consecuencia trataó ndose de hijos mayores de edad dicha obligacioó n estaó sujeta a las
excepciones expresamente senñ aladas en la acotada normatividad.
Al respecto como lo sostiene Enrique Varsi Rospigliosi2, “la obligación de proveer al
sostenimiento de los hijos es un deber de los padres que ejercen la patria potestad (artículo
423, inc.1 del CC). Esta obligación debería extinguirse conjuntamente con la terminación de
la patria potestad. Sin embargo, siendo el sostenimiento de los hijos una obligación esencial y
por demás natural, pues permite su desarrollo, ésta se prolonga y permanece, incluso luego
de extinguida la patria potestad por la adquisición de la mayoría de edad de los hijos. Este
artículo, similar a su precedente 399° del Código de 1936, formula dos supuestos que
determinan la obligación de sostenimiento de los hijos: A todos los hijos que estén siguiendo
con éxito una profesión u oficio, este caso es lógico puesto que la obligación del padre incluye
la educación superior que le ha de permitir al hijo ingresar al campo laboral y ejercer un
trabajo digno. La frase utilizada por el artículo, que estén siguiendo con éxito una profesión u
oficio, es meramente subjetiva y dependerá del grado de apreciación de los padres y del juez
(….)”.
QUINTO: Modificaciones de la Pensión Alimenticia
A efectos de resolver la presente demanda, conviene precisar que es un principio
universalmente aceptado que, no existe cosa juzgada en materia de fijación de pensiones
alimenticias. En este sentido se ha pronunciado la jurisprudencia nacional cuando senñ ala
que, “En materia de derecho alimentario no prospera la figura jurídica de cosa juzgada

2
Varsi Rospigliosi, Enrique. Código Civil Comentado, Tomo III, Derecho de Familia, segunda parte,
Editorial Gaceta Jurídica.

5
porque se atentaría contra la vida misma del menor alimentista, siendo que la pensión
alimenticia fijada mediante sentencia tiene carácter de provisional y puede ser objeto de
modificación vía extinción, exoneración, etc. La obligación alimentaria tiene la característica
de ser revisable, esto es que puede sufrir variaciones cuantitativas y cualitativas que
requieren reajustarse de acuerdo con las posibilidades del obligado y las necesidades del
alimentista, sobre todo para encontrar sentido de justicia y equidad y en ese sentido,
primando el interés superior del niño y del adolescente” (Cas. 2760-2004-Cajamarca El
Peruano 31/07/2006).
En efecto, conforme lo prescribe el artíóculo 481° del Coó digo Civil modificado por ley
nuó mero 30550, la prestación de alimentos debe ser fijada de acuerdo al criterio de
proporcionalidad, según las necesidades del alimentista y los ingresos del alimentante, en
ese sentido el artíóculo 482º del mismo cuerpo de leyes acotado se complementa al
establecer que las modificaciones del monto de la pensioó n alimenticia, se incrementan o
reducen por decisioó n judicial y a peticioó n de la parte interesada, seguó n el aumento o
disminucioó n que experimenten las necesidades del alimentista y las posibilidades del
obligado a prestarlas. Especíóficamente hay accioó n para demandar el aumento de la pensioó n
fijada en un proceso anterior, cuando han aumentado las necesidades del alimentista y a su
vez han mejorado las posibilidades econoó micas del obligado.
SEXTO: Puntos controvertidos.- En armoníóa con lo establecido por el artíóculo 481º del
Coó digo Civil, seguó n el cual los alimentos se regulan por el Juez en proporcioó n a las
necesidades de quien los pide y de las posibilidades del que debe darlos, se ha establecido
como hechos materia de probanza respecto de esta pretensioó n: “1. Determinar si el estado
de necesidad de la alimentista HANNA TIRSA OCHOA CABALLERO, ha aumentado desde la
fecha en que se fijó la pensión alimenticia a su favor en el expediente N° 1268-2010; y 2.
Determinar si la capacidad y posibilidad económica del demandado WILMER RAMIRO
OCHOA FLORES, ha aumentado desde la fecha en que se fijó la pensión alimenticia a favor de
su hija, en el expediente N° 1268-2010; así como las obligaciones familiares de similar
naturaleza que tuviere.
SÉTIMO: Aumento de las necesidades del alimentista
Referente al primer hecho materia prueba, la demandante expone como principal
fundamento de su pretensioó n, que la pensioó n alimenticia fijada en su favor en la suma de
doscientos cincuenta soles, cuando era menor de edad, le es insuficiente para su sustento
personal, debido a que en la actualidad tiene dieciocho anñ os de edad y quiere seguir
cursando estudios superiores en una carrera profesional; ademaó s, que cuenta con una
discapacidad de los miembros inferiores y superiores con diagnoó stico de Síóndrome de
Artogriposis por mal formacioó n congeó nita; motivos por los cuales sus necesidades se han
6
incrementado, sobre todo en educacioó n, asistencia meó dica, alimentos, vestidos, etc., por lo
que la pensioó n de alimentos le resulta insuficiente.
Del anaó lisis conjunto de los medios probatorios, tenemos en primer lugar las copias
certificadas de la sentencia del Expediente de alimentos Nuó mero 1268-2010 que obra de
folios treinta y ocho a cuarenta y dos, de la cual se aprecia que se fijoó como pensioó n
alimenticia, la suma de doscientos cincuenta soles mensuales, a favor de la hoy
demandante Hanna Tirsa Ochoa Caballero.
Asimismo, del acta de nacimiento que obra a folios tres, se determina que la demandante a
la fecha de formulada la presente demanda teníóa 18 anñ os de edad, y que ademaó s se
encuentra inscrita ante el Consejo Nacional para la Integracioó n de la Persona con
Discapacidad – CONADIS con carnet de inscripcioó n N° 00820-2010, con discapacidad:
Cuidado personal, locomoción, disposición corporal, destreza, situación, y diagnoó stico: M24.6
conforme se aprecia de la copia de su carnet de inscripcioó n de folios cuatro;
determinaó ndose por ende que la demandante a la fecha de interposicioó n de la presente
demanda, es decir al dos de junio del anñ o dos mil diecisiete, se encontraba dentro de la
excepcioó n que preveó el Artíóculo 483º del Coó digo Civil para que pueda continuar
percibiendo una pensioó n alimenticia no obstante haber cumplido la mayoríóa de edad, pues
su estado de necesidad subsiste, ya que no se encuentra en aptitud de atender a su
subsistencia por causas de incapacidad fíósica; ya que conforme ha indicado la demandante
tiene discapacidad de los miembros superiores e inferiores por el Síóndrome Artogriposis
por malformacioó n congeó nita; situacioó n que hasta la fecha se mantiene, pues ello fue
advertido en el acto de audiencia uó nica, conforme se dejoó constancia en el acta de su
propoó sito, donde se indica que la demandante tiene imposibilitados sus miembros
superiores, lo cual definitivamente limita a la actora para que pueda acceder a un puesto
laboral; siendo esto asíó, se determina que las circunstancias actuales son diferentes a las
existentes a la fecha en que se fijoó la pensioó n alimenticia, en el anñ o dos mil once cuando la
alimentista teníóa 12 anñ os de edad, que a la fecha ya cuenta con 19 anñ os, seguó n se aprecia
de su acta de nacimiento de folios tres; ademaó s de ello, es importante tomar en cuenta el
tiempo que ha transcurrido desde que se fijoó la pensioó n alimenticia (26.04.2011) que es
maó s de siete anñ os a la fecha, tiempo durante el cual resulta natural e irrefutable que han
aumentado las necesidades de la alimentista no soó lo por su desarrollo bioloó gico y social,
sino tambieó n por el hecho de que el costo de la canasta baó sica familiar durante el referido
lapso de tiempo se ha incrementado; de lo expuesto se infiere que el estado de necesidad
de la demandante ha aumentado, y el demandado como padre estaó en la obligacioó n de
procurar la satisfaccioó n de las necesidades de su hija; ademaó s, se tiene en cuenta que a la
fecha, el estado civil de la demandante es el de soltera, seguó n aparece de la Copia de su
7
Documento Nacional de Identidad que obra a folios dos; maó xime si en autos no se ha
acreditado que el actor realice actividad laboral que le reporte ingresos econoó micos que le
permitan sufragar su propia subsistencia; en este sentido se aprecia la concurrencia del
primer presupuesto que preveó el Artíóculo 482º del Coó digo Civil, para que sea amparable la
demanda.
OCTAVO: Aumento de la Capacidad económica y obligaciones del demandado.
Con respecto a este segundo hecho materia de probanza, referido al incremento de la
capacidad econoó mica del demandado Wilmer Ramiro Ochoa Flores, que permita
establecer el monto de su obligacioó n, que el citado artíóculo 482° del Coó digo Civil establece
como segundo presupuesto para la procedencia de la accioó n de aumento de alimentos; se
tiene en cuenta que la obligacioó n alimentaria del demandado se establecioó en el
Expediente Nuó mero 1268-2010, mediante sentencia de fecha veintiseó is de abril del anñ o
dos mil once, consentida por resolucioó n cinco de fecha tres de agosto del anñ o dos mil once,
conforme se verifica de las copias certificadas de dicho expediente, obrantes de folios
treinta y ocho a cuarenta y tres, verificaó ndose que en dicho proceso de alimentos, no se
logroó acreditar la capacidad econoó mica del demandado, conforme se aprecia del quinto
considerando de la sentencia, fijaó ndose la pensioó n alimenticia a favor del demandante en
la suma de doscientos cincuenta soles mensuales.
En el presente proceso ocurre similar circunstancia, pues el demandado se encuentra en
calidad de rebelde, y durante el desarrollo del presente proceso no se ha llegado a
determinar el monto real de los ingresos econoó micos actuales del demandado; asíó pues, la
demandante indica que el demandado labora como trabajador estable de una empresa
pesquera (tripulante de pesca en el puerto de Chimbote); sin embargo, no adjunta medio
probatorio idoó neo tendiente a determinar los ingresos reales actuales del demandado; no
obstante, cabe precisar que lo expuesto en el considerando precedente permite inferir que
los ingresos econoó micos del demandado han aumentado a la fecha, pues no se debe perder
de vista que la remuneracioó n míónima vital ha sido incrementada desde la fecha en que se
fijoó la pensioó n de alimentos (2011), circunstancia que ha determinado el incremento de
los ingresos por cualquier actividad laboral desarrollada, lo que revierte en ingreso
econoó mico del demandado, determinaó ndose asíó que sus ingresos actuales son mayores a
los que percibíóa cuando se fijoó la pensioó n alimenticia, pues ya han trascurrido maó s de 07
anñ os, todo lo que debe ser considerado al resolver la pretensioó n solicitada; debieó ndose
tener en cuenta tambieó n, que el segundo paó rrafo del artíóculo 481º del Coó digo Civil
establece que: “no es necesario investigar rigurosamente el monto de los ingresos del que
debe prestar alimentos”.
Tambieó n debe agregarse, que conforme fluye de la ficha de RENIEC que obra a folios diez,
8
el demandado es una persona de 50 anñ os de edad, con capacidad para esforzarse
laboralmente y obtener mayores ingresos econoó micos, que le permitan asistir a su hija
Hanna Tirsa Ochoa Caballero, con una pensioó n alimenticia aumentada que coadyuve a su
desarrollo integral; ademaó s que no cuenta con otras obligaciones familiares similares a las
que tiene con su referida hija, por lo que tambieó n se aprecia la concurrencia de este
segundo presupuesto.
Lo expuesto permite a la Juzgadora concluir por la concurrencia de los dos presupuestos
requeridos para amparar la demanda; debiendo senñ alarse una nueva pensioó n de
alimentos con la prudencia y proporcionalidad que recomienda el Artíóculo 481° del
Coó digo Civil modificado por Ley Nuó mero 30550.
NOVENO: Vigencia de la Pensión Alimenticia e Intereses Legales.-
En meó rito a lo previsto en el Artíóculo 568º del Coó digo Procesal Civil, aplicable
supletoriamente al Coó digo de los Ninñ os y Adolescentes, la pensioó n alimenticia a senñ alarse
en la presente resolucioó n, empieza a regir desde el díóa siguiente a la fecha de la
notificacioó n con la demanda al obligado alimentario; y las pensiones devengadas generan
el pago de intereses legales.
DÉCIMO: Deudores alimentarios morosos.- Debe precisarse que la Ley 28970, ha
dispuesto la creacioó n del registro de deudores alimentarios morosos y en caso de
incumplimiento de tres cuotas sucesivas o alternadas de las obligaciones alimentarias
establecidas en sentencias consentidas o ejecutoriadas o acuerdos conciliatorios en
calidad de cosa juzgada, previo el traó mite de ley, se remitiraó el nombre de la persona que
haya incurrido en morosidad por incumplimiento de estas.-
DÉCIMO PRIMERO: Apertura de cuenta de ahorros.
Finalmente, amparada la pretensioó n alimentaria, de conformidad con lo normado por el
Artíóculo 566º, segundo paó rrafo del Coó digo Procesal Civil, corresponde disponer la apertura
de una cuenta de ahorros en el Banco de la Nacioó n, a favor del demandante, para que en
ella sea depositado el importe correspondiente a la pensioó n alimenticia aumentada; con tal
fin se cursaraó oficio a la citada entidad financiera.
DECIMO SEGUNDO: Costas y Costos.
Finalmente, resulta equitativo y justo exonerar de la condena de costas y costos al
demandado, por la especial naturaleza de la pretensioó n instaurada, mucho maó s si el mismo
tendraó que seguir acudiendo con pensioó n de alimentos a su hijo en un monto mayor, lo que
merma sus ingresos.

III.- PARTE RESOLUTIVA

9
POR ESTAS CONSIDERACIONES, y de conformidad con los artíóculos 472º modificado por
Ley Nuó mero 30292, 482 del Coó digo Civil, Artíóculos 92° modificado tambieó n por Ley
Nuó mero 30292 y 161° del Coó digo de Los Ninñ os y Adolescentes; Artíóculos 546° Inciso
Primero y 560° del Coó digo Procesal Civil; Administrando Justicia a Nombre de la Nacioó n:
SE RESUELVE:
DECLARAR: FUNDADA EN PARTE la demanda interpuesta por Hanna Tirsa Ochoa
Caballero en contra de Wilmer Ramiro Ochoa Flores, sobre Aumento de Pensioó n de
Alimentos; en consecuencia: ORDENO:
1) SE AUMENTE la pensioó n de alimentos fijada en el Expediente Nuó mero 1268-2010; en
consecuencia que el demandado WILMER RAMIRO OCHOA FLORES acuda a su hija:
HANNA TIRSA OCHOA CABALLERO con pensioó n de alimentos mensual AUMENTADA a la
suma de TRESCIENTOS CINCUENTA Y 00/100 SOLES (S/. 350.00); pensioó n que rige a
partir del díóa siguiente a la fecha de la notificacioó n con la demanda al demandado.
2) SE HACE SABER al demandado que en caso de incumplimiento de tres cuotas sucesivas
o alternadas de la pensioó n fijada se seguiraó el procedimiento de deudor alimentario
moroso al que se refiere la Ley 28970.
3) SE DISPONE que el monto de la pensioó n alimenticia mensual fijada, sea depositada en
el Banco de la Nacioó n, en la cuenta de ahorros que a nombre de la demandante se ordenaraó
aperturar; con tal fin se cursaraó oficio a la citada entidad financiera.
4) REMITASE copias certificadas de la presente resolucioó n al Expediente Nuó mero 1268-
2010, seguido por Patricia Flor Caballero Capillo en contra de Wilmer Ramiro Ochoa
Flores, sobre alimentos, tramitado actualmente ante el Segundo Juzgado de Paz Letrado de
Chimbote, para los fines pertinentes.
5) Consentida o ejecutoriada que sea la presente resolucioó n; cuó mplase y archíóvese los de
la materia en el modo y forma de Ley. Sin costas ni costos dada la naturaleza del presente
proceso. Notifíquese.-

10