You are on page 1of 13

INTEGRANTES:

 ARRIOLA PAREJA, Ingrid


 ATAYUPANQUI MAYTA, Carmen
 CARDENAS UGARTE, Scarlet Belle
 CANO ARREDONDO, Nelly Alexandra
 HUAMAN CONDORI, Adrian
 LUZA DURAN, Paola
 MARCA TORRES, Wilbert
 RODRIGUEZ PINTO, Rodrigo
 SICLLA YEPEZ, Alejandro

AGUA
MARCO TEORICO
1.-DEFINICION
El agua es un recurso abundante en la naturaleza que constituye algo más del 70% de la
superficie del planeta, forma la lluvia la nieve, el granizo, la niebla, los ríos, lagos,
manantiales, la napa freática (agua del subsuelo o acuífero subterráneo) y los océanos.
Según su estado puede ser liquida, solida o evaporada (ANDALUZ, 2013, pág. 67).
Esta materia tiene un excelente composición química la cual está formada por dos
átomos de hidrogeno y uno de oxígeno, líquido a temperatura ambiente (excepto en los
polos y en la atmosfera), incoloro, inodoro, e insípido, es esencial para “perpetuar el
ciclo de la vida en la tierra”. Y en forma gaseosa se halla formando parte de la
atmósfera terrestre como vapor de agua.
Muy abundante en la naturaleza, no se encuentra en la misma en estado puro, sino con
gran variedad de sales minerales disueltas. Los puntos de fusión y de ebullición son
muchos más elevados que los de moléculas parecidas.
El agua es la única sustancia que se presenta como sólida, liquida y gaseosa en la
superficie terrestre. La conductividad térmica del agua es muy alta: de todos los líquidos
presentes en la corteza terrestre solo el mercurio la tiene mayor. Esta propiedad
contribuye a regular los cambios ambientales de temperatura, sobre todo en el medio
acuático, haciéndolos más lentos y graduables. (FOSECA TAPIA, 2010, pág. 17)
El agua ha sido considerada en todo tiempo como un medio de vida para las especies
animales y vegetales, el agua también es considerada un sustento de vida para las
personas donde requieren de ella para satisfacción misma. La ausencia de agua siempre
ha estado asociada con la desaparición de los seres vivos, es por eso que se dice que el
agua es indispensable para la vida del ser humano. Es esencial para los ecosistemas
naturales y la regulación del clima. Su movimiento continuo, a ras de la superficie de la
tierra, por encima y por debajo de ella, como líquido, vapor o hielo, se denomina ciclo
hidrológico. Aunque el total de agua presente en el planeta, permanece relativamente
constante en el tiempo, su disponibilidad resulta particularmente vulnerable al cambio
climático. El siglo que viene podría reducirse el acceso a un agua potable segura, al
fundirse los glaciares y hacerse más frecuente la sequía en zonas como la mediterránea.
Este hecho hará que disminuya, a su vez, el agua disponible para riego y producción de
alimentos.
El agua es un elemento fundamental para el ecosistema y la vida humana y como
insumo para su utilización en las actividades económicas y productivas. Más aún, si
tiene en cuenta que gran parte del cuerpo humano está constituido por agua. (CHAVEZ,
2010, pág. 17)
El agua es el recurso vertebrador de la vida, ya que transforma y transporta las
sustancias químicas y físicas que hacen posible toda lo vida vegetal y animal sobre la
Tierra. El propio cuerpo humano está conformado en un 70% de oxígeno e hidrógeno,
elementos químicos que forman el agua. Es vital para los principales ecosistemas, o si
como para la salud humana, la producción de alimentos, el desarrollo económico, la
estabilidad social y política. Resulta fácil advertir que las zonas abundantes en agua son
las que más formas de vida albergan, mientras que donde es escasa la vida también lo
es. (CHÁVEZ, 2010, pág.18)
El agua es el recurso natural más valioso. Es fundamental para todas las necesidades
humanas, incluyendo la alimentación, la disponibilidad de agua potable, los sistemas de
saneamiento, la salud, la energía y el alojamiento. La gestión adecuada de los recursos
hídricos constituye el desafío más acuciante de todos los que se refieren a la naturaleza.
Sin agua, no hay sociedad, no hay economía, no hay cultura, no hay vida. Por su propia
naturaleza y sus utilizaciones múltiples, el agua constituye un tema complejo. Aunque
los aspectos que se refieren al agua tienen un ámbito mundial, los problemas que se
plantean y sus soluciones son a menudo marcadamente locales. Además el agua es única
entre nuestros recursos naturales, porque, aunque es renovable, no es reemplazable.
Disponemos de diversos sustitutos de las fuentes de energía y de la mayoría de los
productos básicos, pero no los hay para el agua. Cuando se pierde o se degrada por la
sobreutilización o la contaminación, no puede reemplazarse. (ANDALUZ, Carlos.
(2006) “Manual de Derecho Ambiental”, pág.68).
El agua es el único recurso de uso múltiple. Esto significa que, virtualmente, la misma
molécula de agua podría ser utilizada con fines de generación hidroeléctrica, como
medio de transporte acuático, para fines recreacionales, de regadío, en procesos
industriales o mineros, para abrevar el ganado y, finalmente, para consumo humano
(agua potable y desagüe). Obviamente a todo usuario le interesará saber cómo ha sido
utilizada el agua antes, sobre todo al que la usa con fines consuntivos poblacionales. El
ser un recurso de uso múltiple lo hace muy vulnerable, por ello es tan importante una
adecuada gestión de los recursos hídricos que establezca, entre otros, la internalización
de los costos que sean necesarios para evitar la degradación del agua. El agua es una
sustancia líquida que se obtiene por infusión, destilación u otro procedimiento de una
sustancia vegetal, como hojas, flores, frutos o cortezas de ciertas plantas para ser
consumidos como refresco. Su principal función es la de la conservación de los seres
vivos, ya que hasta hoy no existe ninguna forma de vida que pueda sobrevivir sin ella.
El agua es una sustancia elemental que permite la vida en nuestro planeta mediante la
cual el ser humana la consume para poder seguir viviendo. (ANDALUZ, Carlos. (2006)
“Manual de Derecho Ambiental”, pág.69)
El agua es un medio de trasportes de nutrientes que se establece como una cualidad muy
importante para la vida, ya que para algunos ecosistemas el agua sirve de recipiente de
sustancias vitales para su existencia. Además de tener muchas más propiedades, como
su facilidad de disolver una gran cantidad de sustancias y su capacidad calorífica alta,
que genera calor especifico, por definición, es una caloría por gramo. Es importante
recordar que la mayor parte e energía solar que llega a la superficie terrestre es
absorbida por la hidrosfera, donde se transforma en calor que transporta ella misma o se
transfiere a la atmosfera u otras esferas que establecen la capacidad para captar el calor
ambiental del agua. Por ende el consumo del agua para los seres vivos genera una
interacción con dicho calor atmosférico adquirido por el recurso hídrico, que en
ocasiones generan algunas alteraciones en su consumo natural, sobre todo si el agua es
no está evaluada y comprobada para su consumo habitual de los seres vivos.
(ANDALUZ, Carlos. (2006) “Manual de Derecho Ambiental”, pág.71)
2.-IMPORTANCIA DEL RECURSO AGUA
El agua fue el primer reservorio de vida en el planeta y continúa siendo su principal
fuente. Las distintas etapas de la civilización humana hasta llegar a nuestros días han
entendido su importancia y algunas incluso han llegado a venerarla. Es por ello que es
tan común que encontremos diferentes deidades en las culturas antiguas más
prominentes como la griega, la egipcia, la romana y la china por solo citar algunas, que
habiten y comanden las fuerzas del agua. Debido a la importancia del agua para el
desarrollo económico y social las primeras ciudades y asentamientos humanos se
construyeron en las inmediaciones de grandes ríos, lagos o regiones costeras, así mismo
se desarrollaban en torno al agua actividades fundamentales como la agricultura, la
pesca, la caza y la recolección.
Aunque muchas veces se habla de ella como un elemento, tal vez porque así era
considerada desde la antigüedad, en 1781 Henry Cavendish, un importante químico y
físico británico, descubrió que el agua es realmente una sustancia compuesta. Más tarde,
en 1804, quedaría demostrado por el químico francés Joseph Louis Gay-Lussac y el
naturalista y geógrafo alemán Alexander von Humboldt que sus moléculas están
formadas por dos átomos de hidrógeno y uno de oxígeno que dan lugar a la muy
conocida fórmula H2O.

El agua es un recurso finito abundante en la Naturaleza que constituye algo más del
70% de la superficie del Planeta, forma la lluvia, la nieve, el granizo, la niebla, los ríos,
lagos, manantiales, la capa freática (agua del subsuelo o acuífero subterráneo) y los
océanos. Según su estado puede ser líquida, sólida o evaporada.
El agua es importante porque es el recurso vertebrador de la vida, ya que transforma y
transporta las sustancias químicas y físicas que hacen posible toda la vida vegetal y
animal sobre la Tierra. El propio cuerpo humano está conformado en un 70% de
oxígeno e hidrógeno, elementos químicos que forman el agua. Es vital para los
principales ecosistemas, así como para la salud humana, la producción de alimentos, el
desarrollo económico, la estabilidad social y política. Resulta fácil advertir que las
zonas abundantes en agua son las que más formas de vida albergan, mientras que donde
ésta es escasa las formas de vida también lo son. (ANDALUZ, Carlos. (2006) “Manual
de Derecho Ambiental”, pág. 65)
Una persona necesita aproximadamente 50 litros de agua diariamente para cubrir sus
necesidades básicas (comida, bebida, higiene y saneamiento). Mientras que la actividad
agraria es la que más recurso hídrico demanda, pues se necesitan 15 metros cúbicos para
producir un kilo de carne y tres para un kilo de cereales; pero además mucha agua
desviada de la fuente para esta actividad jamás llega a los cultivos por deficiencias en el
sistema o método de riego.
La actividad humana que más agua demanda es la agricultura: millones de hectáreas de
cultivo en el mundo dependen del riego para resultar productivas, y también el ganado
depende en muchos casos de estos aportes de agua, ya que muchas áreas del planeta
dedicadas a las pasturas no reciben la cantidad de precipitaciones suficientes, y deben
ser regadas para producir alimento para el ganado.

Para el consumo humano, el agua suele pasar por un proceso de potabilización, ya que
en el estado en que se encuentra en los ríos podría albergar organismos patógenos.
Luego de ser captada desde las bocas, electrobombas elevan el agua a cámaras ubicadas
a varios metros de altura, desde las cuales el agua recorre la totalidad de la planta
potabilizadora, sometiéndose a diferentes procesos. Básicamente se eliminan las
partículas de arcilla utilizando hidróxido de aluminio. Además, el agua pasa por lechos
filtrantes de arena, y se le agrega cloro gaseoso para eliminar a los microorganismos.
Recién ahí el agua está lista para ser consumida por las personas. Mucho más
complejo y costoso aun es el proceso de acondicionamiento del agua salada (aquella que
proviene de mares), por lo que este solo se pone en práctica en determinados lugares.

Asimismo, una mala elección de cultivos y una inadecuada política gubernamental, que
la alienta con tarifas por debajo del costo de operación de la infraestructura de riego o
mediante intervención económica para compensar bajas en el precio, determina un mal
uso de un recurso escaso. Esta situación se da con la siembra de arroz en la costa
hiperbárica, que se realiza mediante la creación de pantanos, con los consecuentes daños
a la tierra por efecto de la salinización y al sistema climático por la emisión de metano.
(ANDALUZ, Carlos A., 2006, “Manual de Derecho Ambiental”, pág. 65)
Este ciclo no es regular, sino errático, lo cual significa que no siempre podrá contarse
con la misma cantidad de agua en un espacio determinado, ya que durante el transcurso
del tiempo pueden producirse periodos de excedencia (inundaciones) o de deficiencia
(sequías) por razones climáticas.
Siendo el agua un recurso abundante, el agua fresca o dulce es escasa, que sólo
representa el 3% de toda el agua del mundo; además el 99% del agua dulce es
inaccesible, así que sólo nos queda el 1% para satisfacer nuestras múltiples necesidades.

El agua es el único recurso de uso múltiple. Esto significa que, virtualmente, la misma
molécula de agua podría ser utilizada con fines de generación hidroeléctrica, como
medio de transporte acuático, para fines recreacionales, de regadío, en procesos
industriales o mineros, para abrevar el ganado y, finalmente, para consumo humano
(agua potable y desagüe). Obviamente a todo usuario le interesará saber cómo ha sido
utilizada el agua antes, sobre todo al que la usa con fines consuntivos poblacionales.

El agua es el fundamento de la vida: un recurso crucial para la humanidad y para el


resto de los seres vivos. Todos la necesitamos, y no solo para beber. Nuestros ríos y
lagos, nuestras aguas costeras, marítimas y subterráneas, constituyen recursos valiosos
que es preciso proteger. El ser un recurso de uso múltiple lo hace muy vulnerable, por
ello es tan importante una adecuada gestión de los recursos hídricos que establezca,
entre otros, la internalización de los costos que sean necesarios para evitar la
degradación del agua. (ANDALUZ, Carlos. (2006) “Manual de Derecho Ambiental”,
pág. 65).

¿Por qué el agua es tan importante para la vida?

Para responder a esta pregunta se deben tener en cuenta que todo tiene que ver con las
propiedades únicas que esta exhibe. El agua, es la única sustancia en la Tierra que se
encuentra en forma líquida a las temperaturas que comúnmente encontradas en la mayor
parte de la superficie de nuestro planeta. Por otra parte, es un excelente disolvente, lo que
significa que otras sustancias se disuelven con relativa facilidad al entrar en contacto con ella,
lo que a su vez le permite transportar nutrientes a las células y al mismo tiempo eliminar los
residuos de los procesos celulares fuera de estas.

El agua tiene la peculiar propiedad de expandirse a medida que se congela (hielo), este
proceso le permite ser menos densa y en este momento es capaz de flotar. Así mismo
crea una capa protectora que protege al resto del agua que queda por debajo de la
superficie, aislándola de las bajas temperaturas atmosféricas e impidiendo su
congelación y por tanto protegiendo a cientos de ecosistemas acuáticos. (FOSECA
TAPIA, 2010, pág. 20)

El agua para el ser humano es importante porque nos aporta agua limpia. La diversidad
biológica confirma la capacidad de dicho entorno para ello. El convenio sobre la
diversidad biológica que fomenta la regeneración y el mantenimiento de los ecosistemas
biológicamente diversos como forma de mejorar el acceso al agua limpia y como medio
para evitar la pobreza. Utilizando los servicios que las cuencas sanas y los sistemas
ecológicos de agua dulce ofrecen de forma natural, las ciudades y las zonas rurales
pueden purificar el agua y alcanzar otros objetivos de la sociedad con sólo una parte de
los costes de las alternativas tecnológicas convencionales. El agua es importante para la
vida porque genera a la diversidad biológica una interdependencia, interrupción de
cualquiera de ellos que conduce de forma natural a la interacción de ambos. Como toda
la vida depende del agua, el ciclo hidrológico gobierna la forma en que se realizan las
funciones medioambientales; o dicho más simplemente, mantiene la vida. A su vez, la
vegetación y el suelo gobiernan el movimiento del agua. La comprensión del papel del
medio ambiente, y por tanto de la diversidad biológica, en el ciclo hidrológico permite
mejorar los procesos decisorios al formular las políticas y las prácticas en materia de
agua. (FOSECA TAPIA, 2010, pág. 22)

El recurso del agua que se encuentra en el medio ambiente, al menos parcialmente, por
peces, árboles, bacterias, el suelo y otros múltiples organismos, incluyendo el hombre.
A medida que se desplaza por estos ecosistemas, se limpia y se adapta al consumo
humano. El medio ambiente natural, cuando no está perturbado, salvo en algunas pocas
excepciones localizadas, produce agua sana para beber en las corrientes, los lagos o los
pozos. Este suministro de agua es un "servicio" (beneficioso para el ser humano) que
ofrece el medio ambiente. La diversidad biológica es lo que sustenta la capacidad de la
naturaleza para ofrecer este servicio, manteniendo la renovación continua del agua, a
través del ciclo hidrológico.

Asimismo, el agua contribuye a la estabilidad del funcionamiento del entorno y de los


seres y organismos que en él habitan, es por tanto, un elemento indispensable para la
subsistencia de la vida animal y vegetal del planeta. Es decir, que "el agua es un bien de
primera necesidad para los seres vivos y un elemento natural imprescindible en la
configuración de los sistemas medioambientales". En este aspecto, este líquido vital
constituye más del 80% del cuerpo de la mayoría de los organismos e interviene en la
mayor parte de los procesos metabólicos que se realizan en los seres vivos; además
interviene de manera fundamental en el proceso de fotosíntesis de las plantas y es el
hábitat de una gran variedad de seres vivos. (FOSECA TAPIA, 2010, págs. 24-25)
La sociedad recurre al agua para generar y mantener el crecimiento económico y la
prosperidad, a través de actividades tales como la agricultura, la pesca comercial, la
producción de energía, la industria, el transporte y el turismo. El agua es un elemento
importante a la hora de decidir dónde establecerse y cómo utilizar los terrenos. También
puede ser fuente de conflictos geopolíticos, en particular cuando escasea. Nuestro
propio bienestar exige no solo un agua potable limpia, sino también agua limpia para la
higiene y el saneamiento. También se utiliza el agua en actividades recreativas tales
como el baño, la pesca, o el mero disfrute de la belleza natural de costas, ríos y lagos.
Cuando salimos de vacaciones, esperamos encontrar aguas limpias en los ríos y las
costas, así como un suministro ilimitado de agua para la ducha y el baño, la lavadora o
el lavavajillas.

Además que el agua es el acceso directo a una mejor calidad de vida, El agua que se
puede beber sin riesgo de perjuicio inmediato o a largo plazo es fundamental para el
bienestar del hombre. Sin alimentos podemos sobrevivir semanas. Pero sin agua,
podemos morir de deshidratación en tan sólo un par de días. (FOSECA TAPIA, 2010,
pág. 26)

3.-TIPOS

3.1 Agua desalinizada


Es aquella obtenida por desalinización a partir de aguas saladas o sabores de diferentes
orígenes. El proceso de desalinización consiste en separar la mayor parte de sales
minerales hasta hacerla apta para el consumo siendo necesario un elevado gasto
energético.
3.2 Agua distrófica
Es el agua pobre en materias nutritivas disueltas.
3.3 Agua dulce
Es el agua que contiene como máximo 1000 ppm (partes por millón) de sales disueltas
(un gramo por cada litro).
3.4 Agua dura
Es aquella cuya dureza es elevada siendo la dureza del contenido total en sales de calcio
y magnesio, las cuales suelen estar en forma de carbonatos, bicarbonatos, sulfatos y/o
cloruros.
Su origen se relaciona con los materiales geológicos en los que se acumula. (FOSECA
TAPIA, 2010, pág. 18)
3.5 Agua eutrófica
Es el agua con alto contenido en materias nutritivas, en especial fosfatos y nitratos, por
lo general proviene proveniente de la actividad agraria.
La presencia de nutrientes en el agua propicia un crecimiento desmesurado grado de
algas que ocasionan la disminución del oxígeno disuelto. Este proceso se denomina
eutrofización.
3.6 Agua fósil
Es el agua que se encuentra acumulada o con finada en una formación geológica
sedimentaria, sin posibilidad de comunicación con el exterior.
Se puede aprovechar mediante perforación y extracción.
3.7 agua freática
Es el agua subterránea situada a escasa profundidad, y que tiende a moverse
horizontalmente con lentitud, o a estancarse alimenta los fuentes o pozos poco
profundos
3.8 Agua mineral
Es el agua subterránea con un contenido en sales minerales en disolución superior a lo
normal.
El alto contenido en sales puede deberse al mero contacto con terrenos capaces de tal
aporte, parte o a fenómenos orogenéticos oro génicos o volcánicos. (FOSECA TAPIA,
2010, pág. 19)
3.8 Lago oligotrófico
Un lago oligotrófico es un cuerpo de agua con baja productividad primaria, como
resultado de contenidos bajos de nutrientes. Estos lagos tienen baja producción de algas,
y consecuentemente, poseen aguas sumamente claras, con alta calidad de agua potable.
Las aguas superficiales de estos lagos tienen típicamente mucho oxígeno; por lo que,
tales lagos soportan muchas especies de peces, como truchas de lago, que requieren
aguas frías, y bien oxigenadas. Su contenido de oxígeno es mayor en lagos profundos,
por tener volúmenes hipolimnéticos más grandes.
3.9 Agua potable.
Se nomina agua potable o agua para el consumo humano al agua que puede ser
consumida sin restricción para beber o preparar alimentos.
3.10 aguas residuales
Son cualquier tipo de agua cuya calidad se vio afectada negativamente por influencia
antropogénica. Las aguas residuales incluyen las aguas usadas, domésticas, urbanas y
los residuos líquidos industriales o mineros eliminados, o las aguas que se mezclaron
con las anteriores (aguas pluviales o naturales). Su importancia es tal que requiere
sistemas de canalización, tratamiento y desalojo. Su tratamiento nulo o indebido genera
graves problemas de contaminación.
3.11Agua subterránea
Afloramiento de agua subterránea en un pozo.
El agua subterránea representa una fracción importante de la masa de agua presente en
los continentes, y se aloja en los acuíferos bajo la superficie de la Tierra. El volumen del
agua subterránea es mucho más importante que la masa de agua retenida en lagos o
circulante, y aunque menor al de los mayores glaciares, las masas más extensas pueden
alcanzar un millón o más de kilómetros cuadrados (como el Acuífero Guaraní). El agua
del subsuelo es un recurso importante y de este se abastece a una tercera parte de la
población mundial, pero de difícil gestión, por su sensibilidad a la contaminación y a la
sobreexplotación. El agua subterránea es parte de la precipitación que se filtra a través
del suelo hasta llegar al material rocoso que está saturado de agua. El agua subterránea
se mueve lentamente hacia los niveles bajos, generalmente en ángulos inclinados
(debido a la gravedad) y eventualmente llegan a los arroyos, los lagos y los océanos.
3.12 Agua superficial
Vista del Pantanal, zona con abundante agua superficial derivada de las lluvias
Aguas superficiales son aquellas que se encuentran sobre la superficie del planeta. Esta
se produce por la escorrentía generada a partir de las precipitaciones o por el
afloramiento de aguas subterráneas. Pueden presentarse en forma correntosa, como en el
caso de corrientes, ríos y arroyos, o quietas si se trata de lagos, reservorios, embalses,
lagunas, humedales, estuarios, océanos y mares.
4.- GESTIÓN DE CUENCAS HIDROGRÁFICAS
¿Qué es el Manejo o Gestión de Cuencas Hidrográficas?
Hablar de manejo de cuencas hidrográficas es hablar de gestión ambiental en el espacio
territorial definido, desde el punto de vista hidrológico, como aquel territorio que
dispone de una red natural de drenaje, cuyas aguas son recogidas por un colector
común(rio, lago, etc.) y que está delimitada por las respectivas divisoras de las aguas de
sus respectivos ríos. Este espacio territorial se articula, en cuanto a los recursos y
elementos naturales, a través del agua, recurso vertebrador por excelencia por ser el
fundamento de la toda forma de vida y además, por condicionar las características de
los componentes bióticos y abióticos que conforman los ecosistemas de dicha unidad
espacial.
Para la gestión de cuencas hay que tener en cuenta sus diferentes partes, dadas las
especiales características de cada cual: la cuenca alta que está formada por los relieves
más empinados y donde se capta y almacena el agua de lluvia y la nieve (cabecera de
cuenca), normalmente en esta zona no hay cultivos sino humedales, pastos, bosques y
nevados; la cuenca baja que es donde se depositan las aguas y luego se dispersan (cono
de deyección o lecho de escurrimiento). (ANDALUZ, 2013, pág. 72)
¿Cuáles son los tipos de Cuencas Hidrográficas?
Según el destino de las aguas que discurren por las cuencas estas se conoce como:
1. cuenca exorreica, cuando las aguas desembocan en el mar por vía superficial o
subterránea; tal es el caso de los ríos Rímac, Santa o Cañete.
2. Cuenca endorreica, cuando las aguas desembocan en un lago, como la del
Titicaca.
3. Cuenca arreica, cuando las aguas se pierden mientras discurren por
evaporación o por infiltración, sin llegar a formar corriente subterránea; como
las de los ríos Piura o Ica.
4. Cuenca criptorreica, cuando las aguas discurren por debajo del suelo, lo cual
se conoce como drenaje subterráneo continental; a este tipo corresponden
muchas “quebradas secas” de las sierra y de la costa norte, que se “activan “ante
eventos climáticos inusuales o específicos como El niño.
¿Cuántas Cuencas Hidrográficas hay en el Perú?
El Perú cuenta con 106 cuencas hidrográficas: 53 están ubicadas en la cuenca del
pacifico, 44 en la del atlántico y 9 en la del Titicaca.
 La gestión del agua está a cargo de la intendencia de recursos hídricos del
INRENA, bajo la cual se organizan 68 administraciones técnicas de distrito de
riego: 32 en la cuenca del pacifico, 32 en la del atlántico y 4 en la del Titicaca.
Los usuarios de agua con fines de riego, para mejorar la capacidad de gestión del
agua y de la infraestructura de riego, se agrupan en comisiones de regantes
(1,282) y juntas de usuarios (104).
¿Qué es el PRONAMACHCS?
El programa nacional de manejo de cuencas hidrográficas y conservación de suelos
es el proyecto especial dependiente del viceministro de agricultura, que cuenta con
autonomía técnica, económica, administrativa y de gestión; que tiene como misión
promover el manejo sostenible de los recursos naturales en las cuencas de la sierra,
el mejoramiento de la calidad de vida de las poblaciones rurales y la preservación
del ambiente.
Tiene como funciones, entre otros, proponer y concertar las instituciones del estado
y de la sociedad civil la formulación e implementación de las políticas y estrategias
vinculadas al manejo de los recursos naturales, infraestructura rural, producción y
transformación agropecuarias y la gestión de cuencas para contribuir al desarrollo
rural de la sierra en términos de sostenibilidad económica, social y ambiental.
Asimismo, promover, coordinar y concretar acuerdas con instituciones
gubernamentales, sociedad civil y sector privado para desarrollar acciones
articuladas y complementarias destinadas a fortalecer el manejo integral de cuencas
hidrográficas y el desarrollo rural de la sierra, en armonía del ambiente.
5.-TIPO DE RECURSO
El agua se considera un recurso renovable por que participa del ciclo hídrico, el que, de
no interrumpirse, permite gozar del recurso indefinidamente. El ciclo del agua es
impulsado por la evaporación solar, así la humedad sale de la superficie de la tierra
hacia la atmósfera y vuelve en forma de lluvia, nieve, granizo, garua, etc. Cuando el
agua vuelve a la tierra una parte se evapora inmediatamente, otra se escurre hasta
riachuelos, ríos, represas, lagos o los océanos; otra parte se deposita en los nevados, otra
cantidad va al suelo manteniéndose allí (humedad del suelo) o se infiltra formando la
napa freática (mantos acuíferos), una cantidad importante es absorbida por las plantas y
es transpirada luego por las hojas volviendo nuevamente al aire.
Este ciclo no es regular sino errático, lo cual significa que no siempre podrá contarse
con la misma cantidad de agua en un espacio determinado ya que durante el transcurso
del tiempo puede producirse periodos de excedencia (inundaciones) o de deficiencia
(sequias por razones climáticas). (ANDALUZ, 2013, pág. 54)
Recurso Natural
Los recursos naturales son aquella parte de la naturaleza que tiene alguna utilidad actual
o potencial para el hombre, es decir son los elementos naturales que el ser humano
aprovecha para satisfacer sus necesidades materiales o espirituales.
Evidentemente no todo elemento natural es susceptible de ser recurso, ya que
terremotos, cataclismos, maremotos muchos fenómenos climáticos (huracane, onda fría
o de calor, etc.), pestes, plagas o enfermedades, no solo carecen de aptitud para usarse
en provecho humano, sino que son indeseados. No obstante con la adecuada previsión y
asignación presupuestal, inclusive fenómenos climáticos indeseados pueden convertirse
en valiosos recursos, tal es el caso de El Niño, que aporta importantes reservas de agua
superficiales y freáticas a la árida zona norte del Perú, permitiendo también la
regeneración del bosque seco. Ya sabemos cuánto daño puede causar este fenómeno, la
cuestión es cuanto provecho podemos sacar de él. (ANDALUZ, 2013, pág. 8)
Los recursos naturales se clasifican en renovables y no renovables, en este caso el agua
es un recurso renovable. Los recursos renovables son aquellos que usados de modo
sostenible son duraderos por que se auto renueva, es decir tiene la aptitud de auto
regenerarse o auto depurarse si no se excede su capacidad de carga. Incluso, en muchos
casos, tienen la capacidad de recuperarse al estado original luego de sufrir eventos que
suponen una severa alteración, tales como incendios forestales, cambio del uso de uso
del suelo, deslaves, derrames de contaminantes, etc.; a esta cualidad se le denomina
resiliencia. (ANDALUZ, Carlos. 2006 “Manual de Derecho Ambiental”).
6.- MARCO LEGAL PARA LA GESTIÓN DEL AGUA EN EL PERÚ
En el Perú se ha legislado la protección del recurso agua en normas propiamente
ambientales, en normas sectoriales de relevancia ambiental y en el Código Penal.
(ANDALUZ, Carlos. (2006) “Manual de Derecho Ambiental”, pág.84).

Naturaleza Jurídica del Agua


Según el ordenamiento legal peruano, el agua es un recurso natural renovable que
constituye patrimonio de la nación, es un bien de uso público y su dominio es
inalienable e imprescriptible. Su administración solo puede ser otorgada y ejercida en
armonía con el bien común, la protección ambiental y el interés de la nación.
En consecuencia, no hay propiedad privada sobre el agua y corresponde al estado su
otorgamiento y uso a las personas naturales y jurídicas mediante licencias, permisos y
autorizaciones, condicionado a su disponibilidad. El uso de las aguas está condicionado
a las necesidades reales del objeto al cual se destinan y a las fluctuaciones de las
disponibilidades de agua, originadas por causas naturales y por aplicación de la LRH y
su reglamento (artículos 2,34 y 45 de la LRH y artículos 2 y 54 del reglamento).
(ANDALUZ, Carlos. (2006) “Manual de Derecho Ambiental”, pág.74).
Constitución Política del Estado
Artículo 7-A: Derecho al agua potable “Supone primariamente un derecho de naturaleza
positiva o prestacional, cuya concretización al Estado fundamentalmente corresponde
promover. Su condición de recurso natural esencial, lo convierte en un elemento básico
para el mantenimiento y desarrollo no solo de la existencia y la calidad de vida del ser
humano sino de otros derechos tan elementales como la salud, el trabajo y el medio
ambiente” (TRIBUNAL CONSTITUCIONAL, EXP. N. º 06534-2006-PA/TC).
Ley General del Ambiente
El acceso al agua para consumo humano es un derecho de la población. Corresponde al
Estado asegurar la vigilancia y protección de aguas que se utilizan con fines de
abastecimiento poblacional, sin perjuicio de las responsabilidades que corresponden a
los particulares. En caso de escasez, el Estado asegura el uso preferente del agua para
fines de abastecimiento de las necesidades poblacionales, frente a otros usos (artículo
114).
El Estado, a través de las entidades señaladas en la Ley, está a cargo de la protección de
la calidad del recurso hídrico del país. Asimismo, el Estado promueve el tratamiento de
las aguas residuales con fines de su reutilización, considerando como premisa la
obtención de la calidad necesaria para su reúso, sin afectar la salud humana, el ambiente
o las actividades en las que se reutilizarán (artículo 120).
El estado emite sobre la base de la capacidad de carga de los cuerpos receptores, una
autorización previa para el vertimiento de aguas residuales domésticas, industriales o de
cualquier otra actividad desarrollada por personas naturales o jurídicas, siempre que
dicho vertimiento no cause deterioro de la calidad de las aguas como cuerpo receptor, ni
se afecte su reutilización para otros fines, de acuerdo a lo establecido en los eca
correspondientes y las normas legales vigentes (artículo 121).(ANDALUZ, Carlos.
(2006) “Manual de Derecho Ambiental”, pág.84).
Código Penal
Los Artículos 304 y 305 prohíben la contaminación por vertimiento de residuos sólidos,
líquidos, gaseosos o de cualquier otra naturaleza con infracción de las normas
ambientales y por encima de los límites máximos permisibles, que causen o puedan
causar perjuicio o alteraciones en la flora, fauna y recursos hidrobiológicos. El Artículo
307 prohíbe el vertimiento de desechos industriales o domésticos en lugares no
autorizados o sin cumplir con las normas sanitarias y de protección al ambiente.
Una norma penal de relevancia ambiental causal es la contenida en el artículo 286 del
código penal, que tipifica como delito el envenenamiento, contaminación o adulteración
de aguas destinadas al consumo humano. Como es obvio el bien jurídico tutelado no es
el medio ambiente sino la vida y la salud humana, pero al proteger estos bienes
indirectamente se protege el ambiente. (ANDALUZ, Carlos. (2006) “Manual de
Derecho Ambiental”, pág.85).
Ley General de Aguas
La Ley General de Aguas aprobada por Decreto Ley 17752, establece que “las aguas,
sin excepción alguna, son propiedad del Estado y su dominio es inalienable e
imprescriptible”, por lo que no existe modalidad alguna a través de la cual se pueda
variar el dominio público de éstas. No existe propiedad privada, ni derechos adquiridos
sobre ellas (artículo 1). Prelación de los usos, según la Ley General de Aguas las
prioridades en el uso del agua siguen el orden siguiente:
Para las necesidades primarias y abastecimiento de poblaciones.
Para cría y explotación de animales.
Para agricultura.
Para usos energéticos, industriales y mineros.
Para otros usos (por ejemplo recreacionales). (ANDALUZ, Carlos. (2006) “Manual de
Derecho Ambiental”, pág.85).
Ley de Recursos Hídricos
La ley 29338, (31 de marzo. 2009), Ley de Recursos Hídricos (LRH) y su reglamento
aprobado por decreto supremo 001-2010-AG (24 de marzo.2010), regular el uso y
gestión integrada de los recursos hídricos, que comprende el agua superficial,
subterránea, continental y los bienes asociados a esta. Se extiende al agua marítima y
atmosférica en lo que resulta aplicable. (ANDALUZ, Carlos. (2006) “Manual de
Derecho Ambiental”, pág.85).
Derechos de Uso o Aprovechamiento del Agua
El aprovechamiento del recurso hídrico es aleatorio y se encuentra condicionado a la
disponibilidad del recurso y a las necesidades para las que se destinen. Sobre esta base,
se han establecido tres tipos de derechos:
Permisos: Otorgados exclusivamente sobre los recursos hídricos sobrantes luego de la
asignación de derechos, preferentemente para usos agrícolas.
Autorizaciones: Otorgadas por un plazo determinado, renovable, para la realización de
estudios, la ejecución de obras o la realización de otras labores transitorias y especiales.
Licencias: Se otorgan para los casos no contemplados en los permisos y autorizaciones.
Tienen carácter indefinido, mientras subsista el uso materia de la licencia.
Los derechos de uso de aguas, deben ser utilizados en los lugares y para el fin indicado
en la resolución correspondiente. Todo cambio de uso implica la necesidad de solicitar
un nuevo otorgamiento de derechos. (ANDALUZ, Carlos. (2006) “Manual de Derecho
Ambiental”, pág.86).
Uso Sostenible del Agua
La Ley General de Aguas y sus Reglamentos en especial el Decreto Supremo 261-69-
AP-, se ocupan de lo relativo a su conservación (providencias y acciones destinadas a
evitar o disminuir las pérdidas de aguas) y preservación (evitar cualquier alteración
perjudicial en las características físicas, químicas y/o bacteriológicas de las aguas).
(ANDALUZ, Carlos. (2006) “Manual de Derecho Ambiental”, pág.88).
Extinción del Derecho de Uso
Los derechos de uso de las aguas, en tanto que no son derechos absolutos, pueden
extinguirse por término, caducidad o revocación de los usos, atendiendo a las siguientes
causales: Causales de término: Por concluirse el objeto para el que fueron otorgados;
Por vencimiento del plazo de autorización; y, En los casos en que se disponga.
Causales de extinción; Por reincidencia en la sustracción de aguas cuyo uso haya sido
otorgado a terceros; y, Por destinar sin autorización las aguas a uso o predio distinto
para el cual fueron otorgados. (ANDALUZ, Carlos. (2006) “Manual de Derecho
Ambiental”, pág.87).