You are on page 1of 113

CAYETANO ESPEJO MARÍN

LAS ENERGÍAS RENOVABLES


EN LAPRODUCCIÓN
DE ELECTRICIDAD EN ESPAÑA

LAS ENERGÍAS RENOVABLES EN LA PRODUCCIÓN DE ELECTRICIDAD EN ESPAÑA

ISBN 978-84-611-4903-2

9 788461 149032 CAYETANO ESPEJO MARÍN


LAS ENERGÍAS RENOVABLES EN
LA PRODUCCIÓN DE ELECTRICIDAD EN ESPAÑA
Cayetano Espejo Marín

LAS ENERGÍAS RENOVABLES EN


LA PRODUCCIÓN DE ELECTRICIDAD
EN ESPAÑA

2006
Edita: Caja Rural Regional
http://www.ruralregional.com

La responsabilidad por las opiniones emitidas en esta publicación corresponde exclusivamente


al autor de la misma.

Queda prohibida la reproducción total o parcial de este libro, así como su tratamiento infor-
mático y/o la transmisión en cualquier medio sin el permiso expreso y por escrito del titular
del copyright.

© Cayetano Espejo Marín, 2006

I.S.B.N.: 978-84-611-4903-2
Depósito Legal: MU-2314-2006

Impresión: Compobell, S.L. Murcia


ÍNDICE

1. ENERGÍA EÓLICA............................................................................................... 11
1.1. Introducción ................................................................................................. 11
1.2. El viento como recurso para la producción de electricidad ........................ 11
1.3. Antecedentes de la producción de electricidad de origen eólico ................ 13
1.4. Evolución de la potencia eólica instalada ................................................... 15
1.5. Localización de los parques eólicos ............................................................ 18
1.6. La industria eólica ........................................................................................ 19
1.7. La energía eólica y el medio ambiente ........................................................ 22
1.8. La energía eólica en la Política de Fomento de las Energías Renovables.. 24
1.9. Conclusiones ................................................................................................ 28
1.10. Bibliografía................................................................................................... 30

2. ENERGÍA SOLAR FOTOVOLTAICA................................................................. 33


2.1. Introducción ................................................................................................. 33
2.2. El mapa de insolación anual de la Península Ibérica .................................. 35
2.3. Tipos de instalaciones solares fotovoltaicas ................................................ 36
2.4. Evolución de la potencia fotovoltaica instalada .......................................... 37
2.5. Distribución territorial de la potencia instalada .......................................... 40
2.6. La industria de la energía solar.................................................................... 42
2.7. La energía solar y el medio ambiente ......................................................... 47
2.7.1. Aplicaciones aisladas a la red .......................................................... 47
2.7.2. Aplicaciones conectadas a la red ..................................................... 48
2.8. La energía solar en la Política de Fomento de las Energías Renovables ... 49
2.8.1. La energía solar en el Régimen Especial de la Producción de
energía eléctrica ............................................................................... 51
2.9. Conclusiones ................................................................................................ 52
2.10. Bibliografía................................................................................................... 54

3. BIOMASA PARA PRODUCCIÓN DE ELECTRICIDAD .................................. 57


3.1. Introducción ................................................................................................. 57
3.2. Producción de electricidad a partir de la biomasa ...................................... 57
3.2.1. Biomasa primaria y biomasa residual.............................................. 57
3.2.2. Balance de materia y energía ........................................................... 58
3.2.3. Consideraciones ambientales ........................................................... 59
8 Cayetano Espejo Marín

3.3. Incentivos para la producción de energía eléctrica a partir de la biomasa . 60


3.3.1. La biomasa en el Régimen Especial de la Producción de Energía
Eléctrica ............................................................................................ 60
3.3.2. Política Energética de Apoyo a la Biomasa ................................... 61
3.4. Evolución y distribución de la potencia instalada ....................................... 64
3.4.1. Evolución reciente de la potencia instalada .................................... 64
3.4.2. Distribución territorial de la potencia .............................................. 65
3.4.3. Ejemplos de centrales de biomasa ................................................... 66
3.5. Problemas para el desarrollo de la biomasa como fuente energética ......... 68
3.6. Conclusiones ................................................................................................ 71
3.7. Bibliografía................................................................................................... 71

4. ENERGÍA ELÉCTRICA EN RÉGIMEN ESPECIAL.......................................... 75


4.1. Introducción ................................................................................................. 75
4.2. El Régimen Especial de Producción Eléctrica ............................................ 76
4.3. Evolución y distribución territorial de la potencia instalada en Régimen
Especial ........................................................................................................ 78
4.4. Conclusiones ................................................................................................ 83
4.5. Bibliografía................................................................................................... 84

5. APÉNDICE ESTADÍSTICO ................................................................................. 87


5.1. Evolución anual del Régimen Especial. Potencia instalada y energía vendida 89
5.1.1. España .............................................................................................. 91
5.1.2. Andalucía ......................................................................................... 92
5.1.3. Aragón .............................................................................................. 93
5.1.4. Asturias............................................................................................. 94
5.1.5. Baleares ............................................................................................ 95
5.1.6. Canarias ............................................................................................ 96
5.1.7. Cantabria .......................................................................................... 97
5.1.8. Castilla-La Mancha .......................................................................... 98
5.1.9. Castilla y León ................................................................................. 99
5.1.10. Cataluña ............................................................................................ 100
5.1.11. Comunidad Valenciana..................................................................... 101
5.1.12. Extremadura ..................................................................................... 102
5.1.13. Galicia .............................................................................................. 103
5.1.14. La Rioja ............................................................................................ 104
5.1.15. Madrid .............................................................................................. 105
5.1.16. Murcia .............................................................................................. 106
5.1.17. Navarra ............................................................................................. 107
5.1.18. País Vasco......................................................................................... 108
5.2. Participación de las ventas del Régimen Especial y de las energías reno-
vables sobre la demanda de electricidad en España .................................. 109
5.3. Participación de las energías renovables en el consumo de energía primaria
en España .................................................................................................... 110
Esta publicación recopila cuatro estudios publicados en los últimos años, tres de ellos
dedicados al análisis desde una perspectiva geográfica de la producción de electricidad de
origen eólico, solar y con biomasa; y un cuarto referido al Régimen Especial.
La energía eólica ocupa el primer capítulo. Comienza con una descripción de las zonas
de España en las que los vientos son más frecuentes, le sigue un análisis de los antecedentes
de la producción de origen eólico, la evolución de la potencia instalada, la localización de
los parques eólicos, la industria eólica, la energía eólica y el medio ambiente, y por último
su papel en la Política de Fomento de las energías renovables. Se llega a la conclusión de
que desde mediados de los años noventa España ha apostado por la energía eólica y se ha
convertido en una potencia mundial en el aprovechamiento de esta fuente energética
A la energía solar fotovoltaica se dedica el segundo capítulo. Comienza con una
presentación del mapa de insolación anual de la Península Ibérica, y continúa con la
definición de los tipos de instalaciones solares fotovoltaicas, la evolución de la potencia
instalada, su distribución territorial, las empresas dedicadas a la producción de equipos y a
su promoción, la incidencia de esta energía sobre el medio ambiente, y su importancia en
la Planificación Energética de las energías renovables. Para concluir que España cuenta con
la abundante insolación y las industrias productoras de equipos fotovoltaicos, referentes a
nivel mundial, capaces de que esta energía tenga un papel más destacado en la producción
energética nacional.
La biomasa para producción de electricidad es analizada en tercer lugar. Se aborda la
distinción entre biomasa primaria y la procedente de residuos, a continuación se tratan
las consideraciones ambientales, los incentivos para la generación de electricidad a partir
de biomasa, la evolución y distribución de la potencia instalada; se presentan también las
características básicas de algunas centrales de biomasa, y por último se relacionan con
detalle los problemas que se dan para el desarrollo de esta fuente energética en España.
Se concluye que es necesario producir un auténtico desarrollo de la biomasa en nuestro
país, y para ello sería conveniente crear un escenario claro de apoyo a la misma.
El cuarto capítulo está dedicado a la producción de energía eléctrica en Régimen Especial,
la producción de electricidad con energías renovables y cogeneración (tecnología que permite
la producción y el aprovechamiento combinado de calor y electricidad). Se estructura en dos
grandes partes. La primera comprende su regulación desde la Ley de 1980 de Conservación
de la Energía, hasta la Ley de 1997 del Sector Eléctrico, y los Reales Decretos derivados
de la misma. En segundo lugar se analiza la evolución anual de la potencia instalada en
Régimen Especial según la tecnología y tipo de combustible empleado, y la distribución
territorial de las mismas en las comunidades autónomas de España.
Para una más completa información del lector interesado en esta problemática se incluye
al final del libro un anexo estadístico. En primer lugar se expone la evolución del Régimen
Especial (potencia y energía vendida), tanto la referida al conjunto de España como a
cada una de las Comunidades Autónomas. A continuación se presentan las cifras de la
participación de la energía de esta procedencia sobre la demanda nacional de electricidad, y
de las energías renovables sobre el consumo de energía primaria en el conjunto de España.
El objetivo es cada lector saque sus propias conclusiones.
La necesidad de esta recopilación se justifica por una razón muy concreta: invitar a
la reflexión a nuestros alumnos de Geografía Rural y Geografía Industrial, a los de otros
niveles educativos y al público en general, sobre la compleja problemática que hoy se ha
creado en torno a la producción de energía.
Conviene puntualizar en esta presentación, para mayor abundamiento del interés de esta
publicación, que la Ley 54/97, de 27 de noviembre del Sector Eléctrico fija como objetivo
que la participación de las energías renovables en el consumo de energía primaria alcance
el 12 % en 2010. Desde 1997 a 2005, tal y como se expone en el cuadro que cierra este
libro, no ha llegado al 7 %. Por tanto, la intensa implantación de estas nuevas instalaciones
en España no ha sido capaz de incrementar la aportación de este tipo de energía al consumo
total. Parece evidente que las energías renovables en España, en vez de energías alternativas,
están sirviendo de complementarias, y por tanto sus contribuciones son muy destacadas
para el abastecimiento de la creciente demanda.
Insistimos en que urge hacer un llamamiento a los ciudadanos y los responsables de todas
las administraciones, ante esta problemática de la que ofrecemos interesante información,
con la esperanza de que se pueda conseguir que se modere el consumo, o mejor dicho que
se gaste sólo la electricidad necesaria. El despilfarro energético afecta tanto a millones
de hogares, que no tienen en cuenta las medidas imprescindibles para un uso adecuado
de la electricidad, como a la falta de criterios de eficiencia energética en la planificación
territorial. La tipología, orientación e iluminación de los edificios, junto a la adecuada
iluminación de los espacios urbanos e industriales, son elementos básicos para establecer
un verdadero ahorro energético.
El adecuado aprovechamiento de la electricidad define favorablemente a las sociedades
avanzadas. La sustitución de tecnologías de producción de electricidad con combustión
tradicional por otras renovables, permite un enorme ahorro de importación de materias primas
y la creación de empleo en todos los ámbitos, desde los lugares en los que se implantan
hasta donde se investiga, desarrolla y producen los equipos. Tampoco debemos olvidar lo
que es más importante: la necesaria reducción de emisiones a la atmósfera permite cumplir
los compromisos internacionales y sobre todo que nuestra salud se vea menos afectada.
Para terminar, quiero destacar que la edición de este libro ha sido posible con la
financiación de la Caja Rural Regional, gracias al apoyo de su Consejo Rector, a cuyos
miembros expreso mi más sincero agradecimiento, al propio tiempo que les felicito por su
cuarenta aniversario en pro del desarrollo de Fuente Álamo y de la Región de Murcia.

Murcia, diciembre de 2006


1. ENERGÍA EÓLICA*

1.1. INTRODUCCIÓN

España es uno de los países del mundo que ha experimentado un mayor desarrollo
industrial y tecnológico en el sector eólico dedicado a la producción de electricidad. La
potencia instalada ha pasado de tener un carácter testimonial a comienzos de los años
noventa, con una capacidad que no llegaba al medio centenar de megavatios (MW), a una
cifra próxima a los cinco mil a mediados de 2003. En la actualidad España se sitúa en el
tercer lugar a nivel mundial en potencia instalada, detrás de Alemania y Estados Unidos.
Este desarrollo ha sido posible por la disponibilidad de zonas con estimable potencial eólico,
por las políticas de fomento de las energías renovables y por el interés despertado en las
empresas que trabajan en este sector. Según la Plataforma Empresarial Eólica, trescientas
compañías participan actualmente en la industria eólica española, dedicadas a la fabricación
de componentes y equipos, promoción y explotación, construcción y servicios, transporte
y distribución.
La Ley 54/1997, de 27 de noviembre, del Sector Eléctrico, en su artículo 27 define el
«Régimen Especial de la Producción Eléctrica», que incluye las energías renovables. Este
régimen regulador específico constituye un evidente apoyo público a las energías renovables,
siempre que cumplan unas condiciones mínimas en términos de eficiencia. Las ventajas de
estar acogido al régimen especial de producción son dos: garantía de venta de la energía
producida, al estar obligadas las compañías distribuidoras de la zona de referencia a adquirir
la producción de estas instalaciones, y en segundo lugar la percepción de una remuneración
adecuada por la energía producida.

1.2. EL VIENTO COMO RECURSO PARA LA PRODUCCIÓN DE ELECTRICIDAD

La energía eólica se aprovecha mediante la transformación de la energía cinética del


viento en energía eléctrica a través de aerogeneradores, que utilizan una hélice para trans-
mitir el movimiento que el viento produce en sus palas al rotor de un alternador. Cuando
una instalación eólica necesita producir electricidad para verter a la red de distribución
se agrupan varios aerogeneradores, dando lugar a los denominados parques eólicos. Si su
objetivo es suministrar electricidad a puntos de consumo aislados (viviendas dispersas,

* ááficas, Instituto Universitario de Geograf


Investigaciones Geográfi Geografía. Universidad de Alicante, nº 35, 2004,
págs. 45-65.
12 Cayetano Espejo Marín

granjas, explotaciones agrícolas,...) se utilizan equipos de pequeña potencia, en general de


varias decenas de kilovatios (kW).
La energía eólica para que pueda ser utilizada con cierta eficacia en una zona deter-
minada, las características del viento deben cumplir una serie de condiciones relativas
a velocidad, continuidad, estabilidad, etc. Un dato de gran importancia al respecto es
la «densidad de potencia» del viento, es decir, el valor máximo de la potencia que se
puede conseguir por cada unidad de área barrida por el viento. En concreto por debajo
de los 50 vatios/m² no tiene interés el emplazamiento de instalaciones eólicas; y sólo
por encima de los 200 vatios/m² comienzan a resultar auténticamente rentables. Aún
así hay que tener en cuenta que hacen falta densidades de potencia del viento superio-
res a 1.000 vatios/m² para que los aerogeneradores tengan un rendimiento aceptable
(Unesa, 1998).
Según J. Olcina (1994), dejando al margen los sectores montañosos donde el venteo es
continuo y sí acontecen ventoleras más intensas, en España los sectores más afectados por
los vientos a gran velocidad tienen una distribución anárquica y ello está en función de
disposiciones de línea de costa y situación de relieves próximos proclives a la formación
de pasillos o ventanías. Por tanto es posible distinguir:

— Litoral cantábrico y dentro de él la costa gallega entre la Ría de Arosa y la Estaca


de Bares, y el sector ovetense en torno al Cabo de Peñas.
— Valle del Ebro, con un área de mayores velocidades del viento alrededor de la capital
zaragozana.
— Castilla y León, en una franja extendida entre el suroeste de Burgos y noreste de
Salamanca.
— La Mancha, y en particular la provincia de Albacete.
— Litoral mediterráneo con algunas ventanías: litoral gerundense (El Ampurdán), litoral
levantino (entre Valencia y el Cabo de San Antonio) y la franja litoral de la Sierra
del cabo de Gata (Almería).
— El cuadrante suroccidental de España, entre las bahías de Algeciras y Cádiz.

Varios son los factores que explican la presencia constante de vientos en algunas zonas
de la Península Ibérica.
Galicia, por su situación geográfica, constituye una de las principales vías de entrada a
Europa de las profundas borrascas y sistemas frontales formados sobre el Océano Atlántico,
en el espacio frontera entre las masas de aire frío polar y las masas de aire cálido de origen
tropical. La existencia de fuertes gradientes de presión ligados a estas áreas depresionarias
generan fuertes vientos (Martí, 1998).
El viento es un elemento de particular importancia en el Valle del Ebro dada la fre-
cuencia con que se observa. Su encuadramiento entre dos macizos montañosos de con-
siderable altitud forma un pasillo de dirección casi obligada para el viento, que describe
una trayectoria noroeste-sureste o al contrario, recibiendo en cada caso la definición de
cierzo o bochorno. El viento sopla de forma continua e intensa en Zaragoza. Las calmas
suponen sólo un 13,5 % anual. La velocidad es particularmente alta durante el invierno y
la primavera (Hernández, 1990).
Tarifa es el enclave andaluz y de España que menos días de calma registra, tiene una
media anual en porcentaje de frecuencias de 2,7 % (Viedma, 1998). En Almería el viento
constituye uno de los factores climáticos más importantes de la provincia. El relieve Bé-
tico, debido a su configuración y orientación, canaliza los flujos aéreos, y estos tienden a
adaptarse al terreno buscando los puntos más bajos (Viedma, 1983).
Las energías renovables en la producción de electricidad en España 13

Uno de los rasgos desde el punto de vista climático que distingue a las Islas Canarias
es el dominio, casi constante, de un cinturón de altas presiones dinámicas que da lugar a
una persistencia de los vientos alisios. Estos vientos, procedentes del flanco oriental del
anticiclón de las Azores, poseen una gran regularidad anual, aunque con cierto predominio
en la estación de verano (Martínez
íínez de Pisón, 1987). La regularidad del régimen de los alisios
y el hecho de que en los lugares abiertos a estos vientos la frecuencia de las velocidades
comprendidas entre los 25 y 40 km/h se acerque al 50 %, junto a la poca frecuencia de
los superiores a 50 km/h y a que el recorrido medio del viento sea del orden de 20 km/h,
hace que estos lugares resulten idóneos para la utilización de la energía eólica (Font Tullot,
2000).

1.3. ANTECEDENTES DE LA PRODUCCIÓN DE ELECTRICIDAD DE ORIGEN


EÓLICO

Como precursor de los actuales aerogeneradores es la aeroturbina de Lacourt (1892),


máquina de cuatro palas de 25 metros de diámetro capaz de desarrollar entre 5 y 25 kW.
Durante las primeras décadas del siglo XX el avance de la tecnología aeronáutica establece
las bases de los actuales aerogeneradores, aunque es necesario esperar hasta la crisis del
petróleo de 1973 para que la energía eólica cobre un vivo impulso como fuente energética
para la generación de electricidad (Alonso, 1993).
La posibilidad del aprovechamiento de la energía del viento en España con fines ener-
géticos se remonta a mediados de los años cincuenta del siglo pasado. En 1955 se publica
el informe La energía del viento y su aprovechamiento, del que son autores J.A. Barasoaín
y L. Fontán. De ambos también es el estudio Prospección eólica y solar en España (1962).
Dos décadas más tarde, J.L. Cardona (1981) publica su estudio Energía eólica y aeroturbi-
nas. Posibilidades de utilización en España. En el tercer capítulo hace un somero análisis
del viento en España, comenta el mapa realizado en 1961 por J.A. Barasoaín y L. Fontán,
de velocidad media del viento en m/seg., y pone de manifiesto como zonas con caracterís-
ticas importantes: el extremo Noroeste Peninsular, el Valle del Ebro, la zona del Estrecho
de Gibraltar, algunas zonas del Duero y de La Mancha. Como conclusión propone que se
deben realizar prospecciones más detalladas y que es preciso disponer de valores horarios
de velocidad. El resto de la publicación se refiere a la descripción de los distintos sistemas
de pequeña y gran potencia, y finaliza con una estimación de la potencia eléctrica de origen
eólico que podría instalarse en España.
En 1979 el Ministerio de Industria y Energía, a través del Centro de Estudios de la
Energía, pone en marcha un Programa de Investigación y Desarrollo para el aprovecha-
miento de la energía eólica y su conversión en electricidad. El primer paso que se da
tiene su fruto en el diseño y fabricación de una máquina experimental de 100 kW a una
velocidad media de 12 m/seg. Para su emplazamiento se hace en el Instituto de Técnica
Aeroespacial un estudio previo de las curvas de potencial eólico en España. Se escoge
Tarifa en la provincia de Cádiz por ser el área que presenta un mayor número de horas de
viento al año con un régimen de gran uniformidad y una densidad de potencia de más de
55 vatios/m² de media anual.
Los trabajos realizados desde 1981 a 1986 en el sector de la energía eólica en España
consiguen desarrollos e instalaciones de máquinas de pequeña y mediana potencia que
permiten dar un contenido tecnológico básico a la naciente industria del sector. En 1981 el
Centro para el Desarrollo Tecnológico e Industrial, dependiente del Ministerio de Industria,
Comercio y Turismo, convoca dos concursos para el desarrollo de prototipos de aerogene-
radores de 5 a 10 kW. Se construyen de esta forma las primeras máquinas nacionales de
14 Cayetano Espejo Marín

pequeña potencia. Por otro lado, el Programa Energético, fruto del convenio de la patronal
eléctrica UNESA con el Instituto Nacional de Industria (P.E.U.I.), posibilita el desarrollo de
otro modelo de aerogenerador de 24 kW; instalado en Alfabia (Mallorca) va a servir como
base del desarrollo de aerogeneradores de mayor potencia. En este contexto se construye en
1984 en El Ampurdán (Gerona) el primer parque eólico conectado a la red con cinco aero-
generadores de 24 kW. La instalación se realiza mediante colaboración entre la Generalitat
de Catalunya, la empresa eléctrica Empresa Nacional Hidroeléctrica Española Ribagorzana
y el PEUI (Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía, 1996).
Desde mediados de los años ochenta la tecnología eólica ha experimentado un enorme
progreso en España. Se ha evolucionado desde máquinas de potencia unitaria de decenas
de kilovatios, simples y con frecuencia de escasa fiabilidad, a aerogeneradores con una
potencia de 2.000 kW, es decir 2 megavatios (MW).
La tecnología ha permitido el desarrollo de máquinas de eje horizontal, tripalas, con
alta calidad de suministro eléctrico, bajo mantenimiento y vida operativa que supera los
veinte años. El diseño básico de los aerogeneradores que se fabrican en la actualidad ad-
mite modificaciones de altura de la torre y del diámetro de rotor, con el fin de optimizar el
rendimiento energético de un emplazamiento con recursos eólicos determinados.
Entre las mejoras para captar la energía del viento, en los últimos años se han intro-
ducido novedades como torres más altas, rotores más potentes, palas más resistentes y de
mayor envergadura, mejoras en la electrónica y mejor uso de los materiales compuestos.
La mejora más impresionante ha sido el aumento en tamaño y rendimiento de los aero-
generadores. En el futuro se fabricarán turbinas incluso más grandes destinadas a parques
eólicos marinos, que constituyen un mercado emergente de gran interés, debido a que
además de causar un menor impacto paisajístico, ofrecen la ventaja de vientos más fuertes
y predecibles que en tierra firme, aunque los costes de construcción son mayores (Instituto
para la Diversificación y Ahorro de la Energía, 2003). En la Conferencia Eólica Europea
celebrada en Madrid durante los días 16 a 19 de julio de 2003, J.L. García Ortega, respon-
sable de energía de Greenpeace España ha presentado el informe Viento en popa, donde
se plantea que un país que ha sabido empezar a sacarle partido al viento terrestre, debe
aprovechar el viento marino. Parte de un concepto de utilidad de la eólica marina como
fuente de energía para distintos vectores energéticos destinados a necesidades diferentes:
conversión industrial para inyección de corriente alterna en la red, electrólisis para produc-
ción de hidrógeno, y desalación de agua marina. Lo primero y fundamental que contempla
el plan es determinar los criterios para seleccionar los emplazamientos, para definir las
zonas adecuadas, y de este modo poder analizar el potencial energético disponible. En la
actualidad es posible ubicar aerogeneradores anclados a una profundidad de hasta treinta
metros, espacio ocupado por una franja costera más o menos amplia, pero muy sensible a
diferentes aspectos relacionados con los ecosistemas marinos, con la actividad de barcos
pesqueros y mercantes, y también con la visibilidad de las instalaciones desde la costa. Por
ello hay que comenzar estableciendo unos criterios de selección de emplazamientos que
tengan en cuenta adecuadamente criterios biológicos, de tráfico marino y aspectos turísti-
cos, entre otros. Viento en popa adelanta los criterios de especial interés para Greenpeace,
ya que el de mayor velocidad del viento no debe ser el único a la hora de definir posibles
emplazamientos de parques eólicos. Aparte del factor energético hay otros que también se
relacionan con el medio ambiente y los aspectos sociales: profundidad, fondos, presencia
de especies sensibles o amenazadas, interacción con otras actividades (caladeros utilizados
por pesca artesanal) y tráfico marítimo.
Viento en popa realiza una primera estimación de potencial eólico marino en España,
que sintetizado comprende: muelles y diques portuarios existentes (500 MW), País Vasco,
Las energías renovables en la producción de electricidad en España 15

Cantabria, Asturias y Galicia (500 MW), Golfo de Cádiz (10.000 MW), Costa mediterrá-
nea (7.500-15.000 MW) e Islas Canarias (varios cientos de MW). Serán precisos análisis
más detallados con sus correspondientes mediciones para determinar las zonas con más
precisión.
Viento en popa es sólo una primera reflexión que expone el punto de vista de Green-
peace sobre esta tecnología, y que tiene como objetivo mostrar la necesidad del estudio
especializado, de la información y del consenso social. Serán precisas unas etapas que
incluyan los siguientes aspectos: estudio del potencial eólico a diferentes profundidades a
lo largo de todas las costas españolas, establecimiento de normas ambientales para futuros
parques eólicos marinos, valorización ambiental de los posibles emplazamientos, criterios
técnico-económicos de construcción de parques, esquemas de retorno ambiental, retorno
y participación social, programa de desarrollo eólico marino, parques eólicos marinos de
demostración, y ensayos de producción de hidrógeno con electricidad eólica. Un plan de
esta envergadura sólo será posible si existe la voluntad política para su desarrollo (García,
2003).
El septiembre de 2003 se presenta el proyecto del primer parque eólico español, loca-
lizado en la costa de Cádiz, a unos 18 Km. del cabo de Trafalgar, entre Barbate y Conil, y
con una potencia prevista de 1.000 MW. El proyecto, que incluye la instalación de jaulas de
acuicultura en la base de los aerogeneradores, ha sido bien acogido por las organizaciones
ecologistas, pero no por las autoridades locales y los pescadores. Los representantes de la
flota de Barbate y Conil han mostrado un rechazo radical al proyecto por entender que pone
en riesgo la pesca artesanal y afectaría también a las rutas migratorias de los atunes que
pasan por el Estrecho. El impacto visual y la resistencia de los pescadores son dos de las
razones expuestas por el alcalde de Barbate para rechazar el proyecto. J. L. García Ortega
(Greenpeace) manifiesta que «estaremos a favor del proyecto si se garantiza resolver los
impactos visuales, no genera perturbaciones en las rutas migratorias de aves en el Estre-
cho, no afecta a los caladeros de pesca litoral, y asegura la evacuación de la electricidad
generada sin problemas» (Bolaños, 2003).

1.4. EVOLUCIÓN DE LA POTENCIA EÓLICA INSTALADA

En España, al margen de los molinos que aprovechaban la energía eólica con fines me-
cánicos desde inicios de la Edad Media, y que conocieron un gran auge a finales del siglo
XIX y primer tercio del siglo XX, la utilización de aerogeneradores para la producción
de electricidad se inició en 1978 con la instalación de un prototipo de 100 kW en Tarifa
(Cádiz).
Desde entonces, el esfuerzo realizado por el sector eléctrico en proyectos de investi-
gación y demostración ha dado lugar a un notable desarrollo del aprovechamiento de la
energía eólica para la producción de electricidad. España se sitúa entre los países que más
han potenciado esta forma de energía, hasta el punto que en la actualidad ocupa el tercer
puesto a nivel mundial, sólo superado por Alemania y Estados Unidos.
En España el crecimiento de la potencia y producción de energía eólica durante los
años noventa ha sido espectacular. En el período comprendido entre los años 1990 y 2002
se ha pasado de una potencia instalada de 2 a 4.526 MW, y de una producción de 186.000
kW a 9.594 gigavatios (GWh). Esta aportación, en 2002, supone el 4 % de la electricidad
demandada en la España Peninsular y el 5 % en las Islas Canarias (cuadro 1).
16 Cayetano Espejo Marín

Cuadro 1
EVOLUCIÓN DE LA POTENCIA EÓLICA INSTALADA, PRODUCCIÓN Y
APORTACIÓN A LA DEMANDA DE ELECTRICIDAD. 1990-2002

Potencia Producción % Demanda % Demanda


Año
MW GWh Peninsular Canarias

1990 2 2 0 0
1991 7 3 0 0
1992 33 17 0 0
1993 34 85 0 0
1994 39 78 0 0
1995 89 181 0 0
1996 181 374 0 1
1997 361 697 0 2
1998 838 1.354 1 2
1999 1.521 2.696 1 4
2000 2.202 4.699 2 4
2001 2.844 6.931 3 5
2002 4.526 9.594 4 5
Fuente: Comisión Nacional de Energía y Red Eléctrica de España.

Este extraordinario desarrollo de la energía eólica se explica por tres razones: por una
parte, la disponibilidad de amplias zonas con potencial eólico estimable (en función de
las velocidades, frecuencias y direcciones de los vientos), por otra por la legislación a
nivel nacional, con políticas
ííticas de apoyo decidido al recurso eólico, y por último, y quizás
el estímulo más importante, por las políticas
ííticas regionales de desarrollo impulsadas por las
Comunidades Autónomas, como es el caso de Galicia, Navarra o Aragón que han recibido
un impulso crucial desde los gobiernos autonómicos.
Por tanto, el desarrollo de la energía eólica no ha afectado de igual modo a todas las
Comunidades Autónomas (cuadro 2). Durante el período comprendido entre los años
1998 y 2002 se han producido dos hechos reseñables. Por un lado, la incorporación de
cuatro regiones a la producción de este tipo de electricidad: Comunidad Valenciana, País
Vasco, La Rioja y Asturias. Por otra parte, se ha dado un crecimiento espectacular en la
mayoría de las que ya contaban con parques eólicos en 1998. Llama la atención los casos
de Castilla-La Mancha, que en 1998 aún no ha puesto en funcionamiento parques eólicos,
y Castilla y León, que apenas dispone de 29 MW, en cambio en 2002 cada región cuenta
con una potencia instalada próxima a los 600 MW. Galicia ha sextuplicado la capacidad
en este breve período de tiempo, lo que le ha permitido continuar manteniendo un papel
hegemónico entre las regiones que producen electricidad de origen eólico en España.
Parecido comportamiento han tenido las comunidades del Valle del Ebro. Navarra, la
región con más potencia en 1998, ha triplicado el volumen de la misma, y por tanto
Las energías renovables en la producción de electricidad en España 17

continúa siendo un referente dentro del conjunto de España; en Aragón, la construcción


de parques eólicos ha sido tan intensa que ha dado lugar a que la potencia contabilizada
en 2002 sea seis veces superior a la de 1998; reseñable también es el caso de La Rioja,
que pese a su tardía incorporación a la producción de energía eólica, pasa de 24 a 204
MW de 2000 a 2002.

Cuadro 2
POTENCIA EÓLICA INSTALADA EN LAS COMUNIDADES AUTÓNOMAS.
1998-2002. (MW).

1998 1999 200 2001 2002


GALICIA 217 461 639 685 1.077
ARAGÓN 135 209 212 412 893
NAVARRA 237 336 457 568 686
CASTILLA-LA MANCHA 112 298 443 610
CASTILLA Y LEÓN 29 129 228 299 571
LA RIOJA 24 74 204
ANDALUCÍA 112 124 143 150 166
CANARIAS 68 82 104 117 127
CATALUÑA 35 60 60 72 75
ASTURIAS 24 74
PAÍS VASCO 24 24 27
MURCIA 5 5 10 13 13
COMUNIDAD VALENCIANA 3 3 3 3
TOTAL 838 1.521 2.202 2.884 4.526
Fuente: Comisión Nacional de Energía y Red Eléctrica de España.

La política de fomento llevada por la Unión Europea supone condiciones económicas


y administrativas especiales para las energías renovables. La potencia eólica instalada en
el conjunto de países que la integran ha pasado de 2.529 MW en 1995 a 20.284 MW en
2002, y se mantiene el ritmo de crecimiento. Como se expone en el cuadro 3 cada país
presenta una tendencia distinta, aunque unos pocos acumulan la mayor parte de la capacidad
instalada en la Unión Europea.
18 Cayetano Espejo Marín

Cuadro 3
POTENCIA EÓLICA INSTALADA EN LOS PAÍSES DE LA UNIÓN EUROPEA
(MW)
2001 2002 jun-03 % TOTAL
ALEMANIA 8.754 10.650 12.836 52,13
ESPAÑA 3.350 4.079 5.060 20,55
DINAMARCA 2.417 2.515 2.916 11,84
PAISES BAJOS 493 563 803 3,26
ITALIA 697 755 800 3,25
REINO UNIDO 474 530 586 2,38
SUECIA 290 304 364 1,48
GRECIA 272 276 354 1,44
FRANCIA 78 131 220 0,89
AUSTRIA 94 100 219 0,89
PORTUGAL 125 171 217 0,88
IRLANDA 125 125 137 0,56
BÉLGICA 31 31 56 0,23
FINLANDIA 39 39 41 0,17
LUXEMBURGO 15 15 16 0,06
TOTAL 17.254 20.284 24.625 100
Fuente: The European Wind Energy Association.

1.5. LOCALIZACIÓN DE LOS PARQUES EÓLICOS

Las regiones con presencia de vientos frecuentes son las primeras que han instalado
parques eólicos, localizados dentro de su ámbito territorial en los lugares en los que las
mediciones han permitido conocer la viabilidad de la instalación de aerogeneradores. Todas
ellas se encuentran dentro de las zonas de España relacionados por J. Olcina Cantos (1994)
y señaladas en la introducción de este artículo.
A 31 de diciembre de 2002, tal y como se expone en el cuadro 2, Galicia es la Co-
munidad Autónoma que dispone de mayor potencia eólica instalada, más de un millar de
MW, que suponen el 23,8 % del total nacional. El Gobierno Gallego con el Plan Eólico de
Galicia pretende alcanzar en 2010 una capacidad de 4.000 MW, aproximadamente el 55 %
de la demanda de electricidad prevista. Detrás se sitúan Aragón (19,7 %) y Navarra (15,2
%). En Navarra ha sido y es fundamental el papel de la empresa Energía Hidroeléctrica de
Navarra, que se ha convertido en uno de los promotores eólicos más importantes a nivel
mundial. Castilla-La Mancha junto con Castilla y León cuentan con una cifra de MW en
funcionamiento que les permite a cada una de estas regiones una aportación en torno al 13
Las energías renovables en la producción de electricidad en España 19

%. En total estas cinco Comunidades acumulan el 85 % de la potencia instalada en nuestro


país al finalizar el año 2002.
La Rioja, Andalucía, Canarias, Cataluña y Asturias cuentan con una potencia que con-
tribuye con un porcentaje que oscila entre 4,5 % de La Rioja al 1,6 % de Asturias.
Los parques eólicos tienen un carácter testimonial en el País Vasco, Región de Murcia y
Comunidad Valenciana, y a finales de 2002 no se han instalado o puesto en funcionamiento
en las comunidades de Cantabria, Extremadura, Madrid e Islas Baleares.

1.6. LA INDUSTRIA EÓLICA

El desarrollo inicial de la industria eólica se debe a pequeñas empresas que hacían sus
propios diseños de aerogeneradores y compraban en el mercado los distintos componentes,
para ensamblarlos primero en naves de montaje y posteriormente en talleres más especia-
lizados. Se fueron desarrollando así lazos de colaboración entre diseñadores y fabricantes
de componentes, a la vez que se incrementaba el volumen de trabajo de éstos últimos, que
también eran pequeñas empresas. Poco a poco algunos fabricantes fueron especializándose
o creando algún taller con dedicación mayoritaria a la industria eólica. En España se ha
ido configurando una industria de aerogeneradores cada vez más potente, que se mueve en
un mercado internacional de creciente competitividad. Estas empresas han evolucionado al
ritmo de la potencia instalada en energía eólica (Menéndez, 2001).
El sector industrial eólico español es líder a nivel mundial. Todas las compañías más
importantes tienen plantas en nuestro país, y además ocupa el tercer puesto en el mundo
por capacidad instalada. Existe un mercado exterior incipiente y con alto potencial que es
un objetivo claro para las empresas españolas.
En el año 2000 este sector cuenta con 17.000 empleados, 5.000 directos y 12.000
indirectos, y está prevista la creación de más de 35.000 puestos de trabajo para 2010. El
sector de energía eólica español es intensivo en I+D con una inversión muy superior a la
media española. Su innovación está enfocada en los sectores denominados clave en el Plan
Nacional de Investigación Científica, Desarrollo e Innovación Tecnológica del Ministerio
de Ciencia y Tecnología.
Según la Plataforma Empresarial Eólica, más de 300 empresas participan actualmente
en la industria eólica española. A continuación se relaciona el número total según sectores
de actividad y las principales por orden alfabético:

a) Fabricación de componentes (140): ABB, Alstom Power, Apoyos Matálicos Olezti,


Fiderblade, Flender-Winergy, Gamesa Eólica, Izar, Mita.Teknik, Siemsa, Soluciones
Energéticas, Treólica y Xantrex.
b) Fabricación de equipos (15): Ecotècnia, Enercon, Gamesa Eólica, GE Wind, Izar
Bonus, MADE, Neg Micon.
c) Promoción y explotación (140): Abo Wind, Aerogeneradores Canarios, Álabe, Cannon
Power, Cesa, Desa-Nuon, Corporación Energía Hidroeléctrica de Navarra, Endesa,
Enerfín, Energi, Eólica Navarra, Eurovento, Eyra, Gamesa Energía, Gecalsa, H-10
Grupo de participaciones, Iberdrola, NUON, Palencia Energía Eólica, Preneal, Sinae,
Sistemas de Energías Regenerativas, Sociedad Eólica de Andalucía.
d) Construcción y servicios (50): 360 Corporate Finance, Abengoa, Acciona, ACS, Alatec,
Bancsabadell, Barlovento, Beas de Ingeniería, Cobra, Dragados, Elecnor, Ferrovial,
Iberinco, Infopower, Isastur, La Caixa, Marsh, San Martín, Semi, Unibrok.
e) Transporte y distribución (6): Endesa, Hidrocantábrico, Iberdrola. Nueva Viesgo,
Red Eléctrica de España y Unión Fenosa.
20 Cayetano Espejo Marín

El fuerte desarrollo de la energía eólica a lo largo de la década de los noventa, según


E. Menéndez (2001), ha dado lugar a un esquema industrial en el que aparecen dos tipos
de fabricantes de aerogeneradores:

— Empresas con diseños propios, que proceden del primer período de desarrollo au-
tóctono y han avanzado a partir de su propio esfuerzo tecnológico, es el caso de
Ecotècnia y MADE.
— Empresas con origen tecnológico en otros países europeos que tienen diferentes es-
quemas de implantación en España. Entre ellas destacan Gamesa Eólica, perteneciente
a un grupo industrial autóctono, que se desarrolla a partir de tecnología danesa de
Vestas, conectada con el grupo energético Iberdrola. Otras empresas significativas
son Izar-Bonus, Neg-Micom y Nordex.

Gamesa, MADE y Ecotècnia, han suministrado el 80 % de la potencia instalada en nues-


tro país. Sólo Gamesa acapara más del 54 % del mercado (cuadro 4). Dada la envergadura
de estas tres industrias parece oportuno hacer una breve reseña de las mismas, hecho que
ha sido posible con la información obtenida en Internet (www.gamesa.es / www. made.es
/ www.ecotecnia.ecom).

Cuadro 4
DISTRIBUCIÓN POR FABRICANTES DE LA POTENCIA INSTALADA
EN PARQUES EÓLICOS DE ESPAÑA A 31 DE DICIEMBRE DE 2002

GAMESA EÓLICA 54,05%


MADE TECNOLOGÍAS RENOVABLES 13,09%
ECOTÈCNIA 10,27%
NEG MICON SAU 8,47%
GENERAL ELECTRIC WIND 6,15%
IZAR-BONUS 3,58%
DESARROLLOS EÓLICOS 1,52%
LAGERWEY 0,76%
NORDEX 0,70%
KENETECH 0,60%
ABENGOA W.P. 0,40%
ENERCON 0,35%
AEROGENERADORES CANARIOS 0,07%
Fuente: Revista Infopower, nº 51, nov./dic. 2002.

Gamesa Eólica se constituye en 1994 y en la actualidad es uno de los cinco principales


fabricantes mundiales de aerogeneradores. En 2000 alcanzó el segundo puesto mundial
con una cuota de mercado del 13,9 %. En España es líder en el sector de fabricación,
Las energías renovables en la producción de electricidad en España 21

venta e instalación de turbinas eólicas, con una cuota de mercado acumulada del 54 %
a finales de 2002.
Esta sociedad cuenta con amplia capacidad propia de diseño y desarrollo tecnológico
de aerogeneradores. Ofrece una amplia gama de productos con potencias comprendidas
entre los 660 kW y los 2 MW. La comercialización, instalación y mantenimiento de estos
equipos los realiza a escala mundial. Cuenta con delegaciones comerciales en Francia,
Italia, Grecia, Portugal y Brasil, y con próxima apertura en Estados Unidos y Alemania.
Esta red comercial se completa con acuerdos de colaboración con empresas de primer nivel
en países como Australia y Japón. Su departamento de I+D está formado por más de 150
personas dedicadas a diseñar y desarrollar nuevos aerogeneradores; identificar, especificar
y desarrollar proyectos de innovación tecnológica de productos y procesos productivos;
y a proporcionar el soporte técnico necesario a las diferentes actividades de fabricación,
instalación y servicio que lleva a cabo la empresa. A esta capacidad de diseño tecnológi-
co propia se une una capacidad productiva integral. Gamesa Eólica diseña y fabrica sus
propias palas, moldes para la fabricación de palas, raíces de pala, multiplicadoras y torres,
además de realizar el ensamblaje del aerogenerador. Cuenta con 12 centros de producción
en España. Esta amplia capacidad industrial le permite controlar íntegramente el proceso
de producción, desde el diseño a la fabricación de los distintos componentes críticos
ííticos del
aerogenerador.
Gamesa Eólica es capaz de ofrecer el suministro completo del parque eólico en su moda-
lidad «llave en mano». Realiza el suministro, montaje y puesta en marcha de los aerogene-
radores y equipos asociados, mientras que Gamesa Energía íía Servicios (sociedad participada
en su totalidad por Gamesa) realiza la obra civil, conexiones eléctricas, subestación y líneas
de alta tensión. Esta compañía, entre los años 1997 y 2001, ha pasado de una facturación
de 66,45 a 470,34 millones de euros, y una plantilla de 214 a 1.114 empleados.
MADE Tecnologías Renovables. inició su trayectoria en 1940 como fabricante de
componentes para la electrificación. En la actualidad cuenta con una experiencia de
veinte años en el campo de las energías renovables. Esta empresa forma parte del gru-
po Endesa, encontrándose su accionariado en manos de Endesa Diversificación en su
totalidad. Su actividad se centra hoy en día en el diseño y fabricación de aerogenera-
dores y colectores solares. Cuenta con dos centros de trabajo: la fábrica de Medina del
Campo (Valladolid), con una plantilla de 70 personas, y las oficinas de Madrid donde
se concentra gran parte del desarrollo eólico, en sus facetas comercial, y de investi-
gación y desarrollo. Dispone de cuatro aerogeneradores con potencias comprendidas
entre 660 kW y 2 MW.
La ejecución de parques eólicos en la modalidad «llave en mano» es uno de los pro-
ductos/servicios que MADE puede facilitar a sus clientes, con la intención de simplificar
y optimizar la gestión que éstos llevan a cabo en su intención de construir una instalación
de este tipo. La empresa se responsabiliza de toda la gestión de compras, planificación,
construcción, montaje y puesta en marcha de la totalidad de elementos que integran la
instalación.
Ecotècnia Societat Cooperativa se funda en 1981. Desde el principio su actividad ha
estado exclusivamente orientada al desarrollo de aplicaciones de las energías renovables.
Desde abril de 1999 Ecotècnia está integrada en Mondragón Corporación Cooperativa. En
la actualidad se centra preferentemente en el diseño y fabricación de aerogeneradores de
elevada potencia y en la promoción, construcción y mantenimiento de parques eólicos. Sus
centros de producción se localizan en Buñuel (Navarra) y As Somozas (La Coruña) para la
fabricación eólica y cuenta con una planta en Zamora dedicada a la fabricación de torres
para aerogeneradores. La gama de aerogeneradores comprende modelos con una potencia
22 Cayetano Espejo Marín

que va desde 640 a 1.670 kW. En 2001 cuenta con una plantilla de 260 empleados y una
facturación que asciende a 6,32 millones de euros.
En España los agentes regionales fomentan el desarrollo industrial en sus áreas de
influencia a partir de la idea de que se utilizan recursos energéticos autóctonos y las im-
plantaciones de parques ocupan terrenos, también propios, y agreden (si es el caso) a su
entorno. En este contexto, las industrias de fabricación de componentes se están desarro-
llando en nuestro país con una cierta tendencia a ubicarse en las mismas regiones en las
que se instalan los parques eólicos. Esto tiene un aspecto positivo dado que en la mayoría
de estas regiones el entramado industrial es de baja densidad, con lo cual se crea empleo en
zonas que lo necesitan. Galicia, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Andalucía y Aragón
son un ejemplo de este planteamiento (Menéndez, 2001). Galicia ha sido la región que más
ha insistido en este aspecto, ya que se ha solicitado a los promotores de parque eólicos un
plan industrial paralelo al desarrollo eólico. De hecho, el Plan Eólico de Galicia, que tiene
como objetivo la instalación de unos 4.000 MW de potencia, contempla además la creación
de 2.100 empleos, distribuidos en fábricas de componentes (600), industria auxiliar (400),
construcción de parques y líneas eléctricas (500), servicios de ingeniería y promoción (400),
y mantenimiento de parques (200).

1.7. LA ENERGÍA EÓLICA Y EL MEDIO AMBIENTE

La energía eólica es una opción limpia, pero la instalación de un parque eólico genera
un impacto ambiental que es preciso evaluar de acuerdo con las condiciones del entorno,
tanto ffísico como social, con el fin de introducir las medidas correctoras oportunas. Existe
un amplio consenso en nuestra sociedad sobre la coexistencia de las instalaciones eólicas
y los entornos en los que se asientan, si bien se producen determinados impactos derivados
del aprovechamiento de la energía eólica que no se deben obviar.
En la publicación La energíaíía elééctrica y el medio ambiente, editada por UNESA (Aso-
ciación Española de la Industria Eléctrica) en 2001, se relacionan los impactos de la energía
eólica sobre el medio ambiente:

a) Sobre el entorno, los aerogeneradores eléctricos no producen emisiones contaminan-


tes (atmosf
(atmosféricas, residuos, vertidos líquidos) y por tanto no contribuyen al efecto
invernadero. No obstante, tienen consecuencias medioambientales que dependen
fundamentalmente del emplazamiento elegido para su instalación, de su tamaño y de
su distancia respecto a zonas de concentración de población. Una instalación eólica
de gran tamañoo produce alteraciones en el medio ffísico —impacto visual, sobre las
aves, ruido y erosión— y en el medio socioeconómico. Las primeras afectan sólo
a la superficie ocupada y zonas colindantes. El impacto sobre las aves es pequeño
y de tipo fundamentalmente indirecto: posibles colisiones con líneas aéreas y con
torres soportes de cables. De hecho, la colisión no suele producirse contra los ae-
rogeneradores, porque las aves se acostumbran rápidamente a su existencia y a su
movimiento, e incluso las migratorias desvían su trayectoria cuando el parque eólico
se encuentra en la dirección de su vuelo.
b) Los elementos característicos de una instalación eólica que producen impacto
visual son los aerogeneradores, la caseta, las líneas eléctricas y los accesos a la
instalación. Para evitarlo en la medida de lo posible, suelen emplearse colores
adecuados, una inserciónn apropiada de las instalaciones en la orograf
orografía del lugar
y una cuidada distribución de los aerogeneradores. En relación con los accesos, se
evita al máximo el movimiento de tierras, recuperando inmediatamente la cubierta
Las energías renovables en la producción de electricidad en España 23

vegetal afectada y autorizando el paso únicamente al personal de las instalacio-


nes. Por otro lado, el impacto visual de estas instalaciones depende de criterios
subjetivos: mientras que un parque de unos pocos aerogeneradores puede llegar
a ser incluso atractivo, una gran concentración de máquinas plantea problemas
mayores.
c) En cuanto al efecto sonoro, un aerogenerador produce un ruido similar al de cualquier
otro equipamiento industrial de la misma potencia, con la diferencia de que, mien-
tras los equipos convencionales se encuentran normalmente encerrados en edificios
o compartimentos diseñados para minimizar su nivel sonoro, los aerogeneradores
deben trabajar al aire libre y cuentan con un elemento transmisor del sonido, que
es el propio viento.
d) En relación con los impactos por erosión, la mayor incidencia se produce por el
movimiento de tierras en la preparación de los accesos al parque eólico. Esta in-
cidencia se puede reducir mediante estudios de trazado y perfiles transversales del
camino, así como análisis de impacto sobre la vegetación de las vaguadas y cursos
de agua.

La incidencia de los aerogeneradores sobre las aves no es tan simple como se ha descrito.
Una gran parte de las instalaciones eólicas se ubican siguiendo las líneas
ííneas de cumbres, que son
empleadas por las aves para remontar su vuelo, aprovechando las corrientes termodinámicas
que generan. Cuando bajo la instalación no se produce un descenso suave, en forma de talud,
sino que se abre un cantil abrupto, la instalación se vuelve barrera infranqueable e invisible a
las aves que, como mucho, identifican los mástiles pero no las palas de los aerogeneradores.
Todo esto depende también mucho de las especies. En el caso de las migratorias, que su
recorrido nunca es exactamente el mismo, unos cientos de metros de alejamiento de su ruta
les puede salvar la vida, aunque ello no quita que al año siguiente, en su desplazamiento
migratorio, puedan colisionar allí donde no lo hicieron el anterior. Una situación distinta se
da con las aves sedentarias, que nidifican en las sierras donde se instalan los parques eólicos
y deben atravesarlos varias veces al día. Entre las aves más afectadas, una gran parte de
ellas protegidas, están las esteparias de gran porte (avutardas y sisones), rapaces rupícolas
(águila real, águila perdicera y halcón peregrino), las planeadoras (cigüeña, milano, águila
calzada, buitres en general) y todas aquellas de actividad vespertina o nocturna, para las
que las palas son indetectables. A esta conclusión se ha llegado gracias a la realización de
informes sobre la mortandad de aves en parques eólicos. Un análisis crítico íítico de cuatro de
estos informes está disponible en Internet: www.iberica2000.org/Es/articulo.asp?Id=113
www.iberica2000.org/Es/articulo.asp?Id=1136.
Dos de éstos analizan ámbitos territoriales españoles con destacada presencia de parques
eólicos: Incidencia de las plantas de aerogeneradores sobre la avifauna en la comarca del
Campo de Gibraltar, realizado por Luis Barrios, de la Sociedad Española de Ornitología
en junio de 1995, por encargo de la Agencia de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía,
y cuyas conclusiones están publicadas en : www.iberica2000.org/Es/Articulo.asp?Id=67
www.iberica2000.org/Es/Articulo.asp?Id=675.
Jesús Mª Lekuona redacta en abril de 2001, para la Dirección General de Medio Ambiente
del Gobierno de Navarra, el documento Uso del espacio por la avifauna y control de la
mortalidad de aves y murciélagos en los parques eólicos de Navarra durante un ciclo anual,
y cuya consulta es posible en www.iberica2000.org/documents/EOLICA/LEKUONA_RE-
PORT.pdf. Además de las abundantes conclusiones que aporta, incluye las recomendaciones
PORT.pd
a tener en cuenta con el fin de disminuir la mortalidad real de la avifauna y las numerosas
situaciones de riesgo que se han detectado durante todo el periodo de estudio, junto con la
necesidad de plantear un protocolo de trabajo que afecte a las nuevas instalaciones eólicas
que se vayan a instalar en la Comunidad Foral de Navarra.
24 Cayetano Espejo Marín

1.8. LA ENERGÍA EÓLICA EN LA POLÍTICA DE FOMENTO DE LAS ENERGÍAS


RENOVABLES

Las razones para el fomento desde los poderes públicos de las energías renovables tienen
su origen en la problemática provocada por las emisiones contaminantes en el Planeta que
puede ser grave a medio plazo. De ahí que los países desarrollados deben afrontar políticas
í
íticas
de ahorro y eficiencia energética, y de fuerte impulso de las energías renovables, así como
dinámicas de transferencia tecnológica a los países menos desarrollados, de manera que
su crecimiento económico se sustente en modelos energéticos menos agresivos para el
ecosistema (Fernández de Salamanca, 2001).
El impulso más significativo y la concienciación general sobre la problemática de las
emisiones contaminantes comienza con la celebración de la Cumbre de la Tierra en la re-
unión de 106 países en Río de Janeiro en el año 1992. Uno de los logros más llamativos de
la Cumbre corresponde a la Convención Marco sobre Cambio Climático, que compromete
a la comunidad internacional con un objetivo ambicioso pero crucial: llevar la estabilidad
a la atmósfera global.
La Cumbre de Kioto sobre el Clima, celebrada en diciembre de 1997, ha precisado que
Europa deberá reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero un 8 % entre los años
2008 y 2012, mientras que Estados Unidos lo hará en un 7 % y Japón un 6 %.
Por ello resulta evidente que tanto Europa como el conjunto de los países desarrollados
económicamente, como principales responsables de la contaminación que padece el Planeta,
tendrán que hacer un esfuerzo importante en la implantación de energías limpias, todo ello
sin olvidar los programas de ahorro y eficiencia energética.
El Libro Blanco de la Comisión de las Comunidades Europeas Energía íía para el Futuro:
Fuentes de Energía íía Renovables propone una campaña de despegue real de las energías
renovables para obtener una penetración a gran escala y avanzar hacia el objetivo ambicio-
so, pero realista, de incrementar la contribución de las fuentes de energía renovable en el
consumo bruto de energía interior de la Unión Europea hasta el 12 % antes del año 2010.
Este objetivo global implica que los Estados miembros tienen que fomentar el aumento
de las mismas de acuerdo con su propio potencial. En el Libro Blanco de la Comisión de
las Comunidades Europeas se enumeran los motivos por los que es necesario fomentar
activamente las energías renovables:

— Protección del medio ambiente y reducción de las emisiones de gases contaminantes


causantes del efecto invernadero (sobre todo CO²).
— Reducción de la creciente dependencia exterior de importaciones de energía.
— Fomento del desarrollo regional y creación de puestos de trabajo.
— Exportación de la industria europea al mercado mundial.
— Aceptación social de un uso más intensivo de las energías renovables.

El desarrollo tecnológico y la utilización progresiva de las energías renovables han sido


apoyados desde la Administración Española mediante la elaboración de Planes Nacionales
con objetivos específicos para cada una de las áreas.
En 1986 y 1989 se realizan los primeros Planes de Energías Renovables destinados sobre
todo a proyectos de ampliación y demostración. Para el sector eólico estos planes suponen
un gran avance en el desarrollo de la tecnología nacional, un mayor conocimiento de las
condiciones del viento en las distintas áreas de implantación y la adquisición de experiencia
en la problemática de la explotación y mantenimiento (Instituto para la Diversificación y
Ahorro de la Energía, 1996).
Las energías renovables en la producción de electricidad en España 25

En 1991 se aprueba un nuevo Plan Energético


tico Nacional que incluye el Plan de Ahorro y
é , y que, entre otros objetivos, contempla incrementar la producción con
Eficiencia Energética
ética
energías renovables en 1,1 millones de toneladas equivalentes de petróleo. Cualitativamente
este Plan, en el área eólica, hace hincapié en el aprovechamiento de las áreas geográficas
nacionales con alto potencial, con la implantación de parques eólicos conectados a la red
de distribución eléctrica. También se considera prioritario el desarrollo tecnológico y la
fabricación de aerogeneradores españoles.
El Plan de Fomento de Energía Renovables, aprobado por el Gobierno en diciembre de
1999, recoge los principales elementos y orientaciones que pueden considerarse relevantes
en la articulación de una estrategia para que el crecimiento de cada una de las áreas de
energía renovables pueda cubrir, en su conjunto, cuando menos, el 12 % del consumo de
energía primaria en el año 2010.
Este Plan se elabora como respuesta al compromiso que emana de la Ley 54/1997, de
27 de noviembre, del Sector Eléctrico, y que define el objetivo de desarrollo a alcanzar
por las energías renovables. Esta Ley, en su artículo 27, define el «Régimen Especial
de la Producción Eléctrica». En el punto 1 se señala que la actividad de producción
de energía eléctrica tendrá la consideración de producción en régimen especial en los
siguientes casos, cuando se realice desde instalaciones cuya potencia no supere los
50 MW:

a) Autoproductores que utilicen la cogeneración u otras formas de producción de


electricidad asociadas a actividades no eléctricas siempre que supongan un alto
rendimiento energético.
b) Cuando se utilice como energía primaria alguna de las energías renovables no con-
sumibles, biomasa o cualquier tipo de biocarburante, siempre y cuando su titular no
realice actividades de producción en el régimen ordinario.
c) Cuando se utilice como energía primaria residuos no renovables.

También tendrá la consideración de producción en régimen especial la producción de


energía eléctrica desde instalaciones de tratamiento y reducción de los residuos de los
sectores agrícola, ganadero y de los servicios, con una potencia instalada igual o inferior
a 25 MW, cuando suponga un alto rendimiento energético.
La elaboración del Plan de Fomento de Energías Renovables se ha basado en estudios
realizados para la evaluación del potencial eólico disponible, labor compleja que requiere
la utilización de técnicas y aparatos de medición específicos a situar en zonas concretas y
durante tiempos suficientemente dilatados. Por otra parte, el potencial neto técnicamente
aprovechable, esto es, aquel que ha tenido en cuenta limitaciones técnicas, económicas,
sociales o medioambientales, es mucho más sensible a la evolución del nivel tecnológico
de los aerogeneradores, es decir no se trata de un valor estable.
El Documento del Plan presenta la situación en el año 1999 y las previsiones para los
próximos años de la producción mediante energías renovables, el estado de las tecnologías
de aprovechamiento de este tipo de recursos y las barreras que limitan la penetración de
estas fuentes en un mercado cada vez más liberalizado. Teniendo en cuenta los distintos
factores analizados, el Plan establece los objetivos eólicos que se esperan conseguir en
el año 2010, siempre que se eliminen las barreras más importantes como la capacidad de
evacuación eléctrica, el consenso social, la armonización medioambiental y el manteni-
miento del marco eléctrico normativo actual sin variaciones sensibles en las tarifas. Las
inversiones asociadas al Plan de Fomento de Energías Renovables serían del orden de 7,2
millones de euros (1,2 billones de pesetas).
26 Cayetano Espejo Marín

La participación de la energía eólica en los objetivos de generación eléctrica previstos


por el Plan representa un 71 % en términos de potencia y un 53 % en términos de energía.
Esta evolución previsible de la energía eólica va a permitir cubrir un buen porcentaje de
los objetivos de generación eléctrica contribuyendo de manera eficaz al objetivo global de
duplicar la participación de las energías renovables en el consumo de energía primaria.
El Plan de Fomento de Energías Renovables establece unas previsiones en el ámbito
eólico, por Comunidades Autónomas, que a la vista de lo comentado anteriormente, se
esperan cumplir en el horizonte del año 2010, y que son las que se indican en el cuadro 5.
Como se puede ver, en 2002 ya se ha conseguido en el conjunto de España el 55,6 % del
objetivo previsto, con importantes contrastes entre los distintos ámbitos territoriales.

Cuadro 5
PLAN DE FOMENTO DE LAS ENERGÍAS RENOVABLES EN ESPAÑA
OBJETIVOS EÓLICOS DE POTENCIA POR COMUNIDAD AUTÓNOMA. (MW)

Potencia Objetivo % Potencia


Instalada del Plan Instalada/
2002 2010 Objetivo

GALICIA 1.077 2.268 47,49


ARAGÓN 893 872 102,41
NAVARRA 686 398 172,36
CASTILLA-LA MANCHA 610 400 152,50
CASTILLA Y LEÓN 571 834 68,47
LA RIOJA 204 100 204,00
ANDALUCÍA 166 985 16,85
CANARIAS 127 170 74,71
CATALUÑA 75 405 18,52
ASTURIAS 74 300 24,67
PAÍS VASCO 27 200 13,50
MURCIA 13 294 4,42
COMUNIDAD VALENCIANA 3 290 1,03
CANTABRIA 0 300 0,00
EXTREMADURA 0 225 0,00
BALEARES 0 49 0,00
MADRID 0 50 0,00
TOTAL 4.526 8.140 55,60
Fuente: Red Eléctrica de España e Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía

En el documento Planificación de los sectores de Electricidad y Gas. Desarrollo de


las redes de transporte 2002-2011, aprobado por el Gobierno en septiembre de 2002, las
Las energías renovables en la producción de electricidad en España 27

estimaciones de potencia de energía eólica superan las previstas por el Plan de Fomento
de las Energías Renovables. La previsión de producción de electricidad con energía eólica
en 2011 es de una potencia de 13.000 MW y una producción de 28.600 GWh.
Debido al gran desarrollo de la energía eólica desde la aprobación del Plan de Fomento
de Energías Renovables, en este Documento, aprobado a finales de 2002, se recopila como
la mayoría de las Comunidades Autónomas han solicitado a Red Eléctrica de España la
realización de estudios a la red de transporte de 400 y 200 KW, para energía eléctrica de
fuente eólica procedente de redes de tensiones inferiores.
La potencia eólica prevista por las Comunidades Autónomas peninsulares en el año
2011 suma 30.025 MW (cuadro 6). Red Eléctrica de España había recibido hasta marzo
de 2002 solicitudes de acceso a la red de transporte de parques eólicos para una potencia
instalada superior a 40.000 MW.

Cuadro 6
POTENCIA INSTALADA EÓLICA PREVISTA POR COMUNIDADES
AUTÓNOMAS PENINSULARES. AÑO 2011. (MW)

Potencia Potencia % Potencia


Prevista Instalada Instalada/
2011 2002 Prevista

GALICIA 4.000 1.077 26,93


ARAGÓN 3.200 893 27,91
NAVARRA 1.536 686 44,66
CASTILLA-LA MANCHA 4.452 610 13,70
CASTILLA Y LEÓN 6.579 571 8,68
LA RIOJA 665 204 30,68
ANDALUCÍA 4.000 166 4,15
CATALUÑA 1.073 75 6,99
ASTURIAS 500 74 14,80
PAÍS VASCO 250 27 10,80
MURCIA 600 13 2,17
COMUNIDAD VALENCIANA 2.820 3 0,11
CANTABRIA 300 0 0,00
EXTREMADURA 0 0 0,00
MADRID 50 0 0,00
TOTAL 30.025 4.399 14,65
Fuente: Ministerio de Economía y Red Eléctrica de España.

En cuanto a la política de la Unión Europea, el Parlamento y el Consejo de Europa


aprobaron el 28 de febrero de 2000 por medio de la Decisión 646/2000 un programa plu-
rianual, denominado Altener, destinado a fomentar las energías renovables en el seno de
28 Cayetano Espejo Marín

la Unión Europea. Se pretende así impulsar la inversión, mediante ayudas económicas a


pequeñas y medianas empresas con el fin de aumentar la capacidad operativa de producción
de energía a partir de fuentes renovables.
Los objetivos del programa Altener se centran en limitar las emisiones de dióxido de
carbono, aumentar el consumo interno bruto de energía en la Unión en 2010, disminuir la
dependencia en las importaciones de energía, asegurando el abastecimiento y el fomento
del empleo y fortaleciendo el potencial económico
mico de las regiones remotas y perif
periféricas.
Todo ello mediante la consecución de dos objetivos específicos tales como contribuir a crear
las condiciones jurídicas, socioeconómicas y administrativas necesarias para la aplicación
del plan de acción comunitario sobre energías renovables, y en segundo lugar impulsar la
inversión pública y privada en la producción y el consumo de energía derivada de fuentes
renovables.
Para poner en práctica los mencionados objetivos, la Decisión 646/2000 prevé un sistema
de financiación mediante el cual la Unión Europea sufragará:

— Los costes relativos a estudios que potencien las energías renovables, tales como la
preparación de estrategias sectoriales y de mercado, elaboración de normas y siste-
mas de certificación, análisis comparativos o estudios de repercusión en el medio
ambiente.
— Las acciones específicas que faciliten la penetración en el mercado de dichas fuentes
de energía, prestando asesoramiento para la preparación y presentación de proyectos,
así como para su aplicación.
— Las medidas de control, destinadas en general, a prestar apoyo a las iniciativas de
aplicación del plan de acción, evaluando la repercusión y la relación coste-eficacia
de las acciones y medidas adoptadas con arreglo al programa Altener.

1.9. CONCLUSIONES

Desde mediados de los años noventa España ha apostado por la energía eólica y se
ha convertido en una potencia mundial en el aprovechamiento de esta fuente energética.
Ello ha sido posible gracias a la política
íítica de apoyo de las administraciones y al desarrollo
espectacular de las industrias españolas que se dedican a este sector. Según la Plataforma
Empresarial Eólica, el sector eólico invierte en investigación y desarrollo el 11 % del valor
añadido bruto de las empresas, porcentaje muy por encima de sectores considerados punteros
como el electrónico, el químico y el informático, que se sitúan entre el 3% y 6 %.
La implantación de parques eólicos en áreas rurales con escaso desarrollo económico
supone una gran fuente de ingresos para los municipios. Los ayuntamientos los obtienen de
las licencias de obras, impuesto de actividades económicas y de la renta percibida cuando
los aerogeneradores se instalan en terrenos de propiedad municipal. La cantidad percibida
en concepto de alquiler del suelo se sitúa alrededor de los 2.000 euros al año por cada aero-
generador. Los habitantes de estos territorios, además de alquilar sus tierras a las empresas
con este fin, pueden encontrar empleo durante el tiempo que dura la construcción y que,
dada la envergadura de muchos de ellos, se suele prolongar durante varios meses. El caso
del municipio de La Muela, en la provincia de Zaragoza, es significativo ya que cuenta con
500 aerogeneradores, la mitad de ellos asentados en suelo de titularidad municipal.
Mientras que desde algunos sectores se cuestiona este modelo energético de desarrollo
de las energías renovables, debido a las subvenciones que perciben, ecologistas, sindica-
tos y la patronal de este sector tienen una opinión distinta. Para Greenpeace la prima hay
que entenderla como un incentivo, no como una subvención, es un reconocimiento a los
Las energías renovables en la producción de electricidad en España 29

beneficios ambientales. En vez de penalizar las energías contaminantes, las que parten de
los combustibles fósiles, y no reflejan en su precio los considerados costes ambientales,
lo que contaminan, se decide otro sistema: incentivar las limpias. Según la Asociación de
Energías Renovables, con frecuencia se afirma que estas energías son muy caras para des-
calificarlas como opción energética, pero esta opinión no es cierta debido a que las energías
renovables incorporan en su retribución todos los costes en que incurren, mientras que las
energías convencionales han externalizado la mayor parte de sus costes. ¿Qué quiere decir
esto? Que cuando el sistema eléctrico español paga un kWh renovable a una determinada
cantidad, en la misma están recogidos todos los costes que ha originado su producción. Sin
embargo, cuando el sistema para un kWh convencional a una cantidad inferior —que lleva
a la conclusión de que estos son más baratos— en realidad la producción de los mismos
ha incurrido en otros muchos gastos que la sociedad pagará no como usuario de la electri-
cidad sino con impuestos como contribuyente. Son costes ambientales no internalizados,
son subvenciones directas e indirectas, ayudas históricas como las que otorgaba el marco
legal y estable, los costes de transición a la competencia y otras cantidades que no están
en el precio de esos kilovatios convencionales.
En febrero de 2002 Comisiones Obreras, Unión General de Trabajadores, Ecologistas
en Acción, Greenpeace España y ADENA-WWF rechazan las declaraciones de la Comisión
Nacional de Energía (CNE) contrarias a mantener las bonificaciones a la energía eólica. El
carácter autónomo de este tipo de energía, su contribución a la reducción de las emisiones
de gases de efecto invernadero y el grado de desarrollo tecnológico alcanzado, según estas
organizaciones no justifican el freno que se pretende poner a su desarrollo. Por este mo-
tivo, solicitan a la CNE que aclare su posición al respecto y realice un informe sobre las
ayudas que perciben las distintas fuentes de energía, la demanda de energía eléctrica y gas
natural, las emisiones de gases de efecto invernadero de cada uno de ellas y los requisitos
necesarios para cumplir el Protocolo de Kioto.
La CNE publica en mazo de 2002 el documento Nota en relación a las cuestiones
planteadas por CC.OO., UGT, Ecologistas en Acción, Greenpeace España y WWF/ADE-
NA, relacionadas con la CNE, la energía eólica y otras energías. En el resumen se reitera
que la CNE ha de contemplar a las energías renovables, al igual que al resto de energías
y actividades, bajo el fin básico de la Ley 54/1997, cuyos objetivos son garantizar tanto el
suministro eléctrico como la calidad de su consumo y que se realice al menor coste posible,
sin olvidar la protección del medio ambiente.
Concluye el resumen señalando que «por ello, a las energías renovables que llevan
inherentemente asociadas una eficiencia medioambiental positiva, debe permitírsele desde
la regulación el desarrollo de unas prestaciones eléctricas más eficientes que las que hasta
el momento tienen, para que contribuyan a una mayor garantía y calidad de suministro con
el menor coste posible. El mecanismo propuesto por la Comisión para compatibilizar estos
objetivos y alcanzar esas prestaciones eléctricas, es incentivar económicamente el acceso
voluntario de las energías renovables al mercado de electricidad, teniendo en cuenta los
avances tecnológicos recientes y las características especiales de estos medios de produc-
ción» (Comisión Nacional de Energía, 2002).
Por tanto, el desarrollo de la energía eólica en España no parece que se vaya a detener
por varias razones: la existencia de un potencial significativo; la simplicidad a la hora de su
implantación, ya que se trata de instalaciones modulares con equipos iguales y poca obra
civil asociada; las posibilidades que ofrece de mejora técnica, aumento de potencia unitaria
y reducción significativa de costes; por su reducido impacto ambiental en comparación con
otras tecnologías de producción de energía eléctrica; y sobre todo por el importante apoyo
político, tanto estatal como de la mayoría de las Comunidades Autónomas.
30 Cayetano Espejo Marín

1.10. BIBLIOGRAFÍA

ALONSO DÍAZ, M. (1993): «La energía eólica. De la investigación a la realidad industrial».


Energía. a. Revista de Ingenieríía Energética, año XIX, nº 6, pp. 153-160.
íía.
BARASOAIN, J. A. y FONTÁ ÁN, L. (1955): La energía íía del viento en España y su apro-
vechamiento. Madrid, Comisión Nacional de Energía Eólica, 41 pp.
BARASOAIN, J. A. y FONTÁN, L. (1962): «Prospección eólica y solar en España.».
Urania, año XLVII, pp. 76-81.
BENAVIDES, P. (1997): «La Política íítica Energética de la Unión Europea». Economía íía Indus-
trial, nº 316, pp. 17-25.
BOLAÑOS, A. (2003): «El proyecto del primer parque eólico español entra en su fase
decisiva. El complejo energético, para la costa de Cádiz, prevé una potencia de 1.000
megavatios». Diario El País í , 22 de septiembre de 2003, p. 29.
ís
CARDONA, J.L. (1981): Energía íía eólica y aeroturbinas. Posibilidades de utilización en
España.. Madrid, Instituto Nacional de Industria, 32 pp.
CASTRO GIL, M., COLMENAR SANTOS, A. Y SÁ ÁNCHEZ NAVARRO, C. (2001):
Energía
Energ íía eólica.. Madrid, Promotora General de Estudios S.A, 50 pp.
COMISIÓ ÓN NACIONAL DE ENERGÍÍA (2002): Nota en relación a las cuestiones
planteadas por CC.OO., UGT, Ecologistas en Acción, Greenpeace España y WWF/
ADENA, relacionadas con la CNE, la energía íía eólica y otras energías í . Madrid, 11
ías
pp.
DELGADO MARÍN, J.P. ET AL. (2003): La energía íía eólica en la Comunidad Autónoma de
la Región de Murcia. Murcia, Agencia de Gestión de Energía en la Región de Murcia,
95 pp.
ESPEJO MARÍN, C. (2001): «El sector eléctrico español en la prensa escrita». Cuadernos
Geográficos de la Universidad de Granada,, nº 31, pp. 203-217.
ESPEJO MARÍN, C. (2001): «El proyecto de fusión de Endesa e Iberdrola y su desistimiento.
Apuntes sobre el sector eléctrico en España». Nimbus, nº 7-8, pp. 51-65.
FERNÁ ÁNDEZ DE SALAMANCA, D. (2001): «Energías renovables. Aprovechamiento
de la energía eólica». En Iberdrola. Ponencias Generación, Madrid, Senda Editorial.
pp. 95-109.
FONT TULLOT, I. (2000): Climatología íía de España y Portugal. Salamanca,Universidad
de Salamanca, 422 pp.
GARCÍÍA ORTEGA, J.L. (2003): «Viento en popa. Una propuesta de Greenpeace de Plan
Eólico Marino para España». En APPAINFO. Boletín íín de la Asociación de Productores
de Energías íías Renovables, nº 13, pp. 8-11.
GÓMEZ ESPÍN, J.M. (1998): «Primer parque de energía eólica de la Región de Murcia».
Papeles de Geograf ía, nº 28, pp. 171-172.
Geografíía
HERNÁ ÁNDEZ NAVARRO, M.L. (1990): «Frecuencia e intensidad del viento en Zaragoza».
Geographicalia, nº 27, pp. 63-75.
INSTITUTO PARA LA DIVERSIFICACIÓN Y AHORRO DE LA ENERGÍA. (1996):
Manual de energía íía eólica.. Madrid, 152 pp.
INSTITUTO PARA LA DIVERSIFICACIÓ ÓN Y AHORRO DE LA ENERGÍA. (2000):
Plan de Fomento de las Energías as Renovales en España. Madrid, 271 pp.
íías
INSTITUTO PARA LA DIVERSIFICACIÓ ÓN Y AHORRO DE LA ENERGÍA. (2003):
«Eficiencia energética y energías renovables», en Boletín íín IDEA, nº 5, 131 pp.
KASTENDEUCH, P.PH. (2000): «La mesure du vent: conventions, instruments et données».
ééographique de L’Est, tome XL-3, pp. 115-123.
Revue Géographique
Las energías renovables en la producción de electricidad en España 31

LAALI, A.R. et BERNARD, M. (1999): «Production d’électricité par énergie éolienne.


Situation dans le monde et programme français Eole 2005». La M Météorologie
é
éorologie , nº 25,
pp. 38-48.
MARTÍÍ EZPELETA, A., GARCÍA MARTÍNEZ, E. y MIRAGA VERAS, A. (1998): «Rachas
máximas
ximas y temporales de viento en Galicia». Lurralde, nº 21, pp. 221-280.
MARTÍÍNEZ DE PISÓ ÓN, E. (1987): «Las Islas Canarias». En Geografí Geografííaa Regional de Es-
paña.. Barcelona, Ariel, pp. 479-511.
MENÉNDEZ PÉ ÉREZ, E. (2001): Energías íías renovables, sustentabilidad y creación de empleo.
Una economía íía impulsada por el sol. Madrid, Los Libros de la Catarata, 270 pp.
MINISTERIO DE ECONOMÍA (2002): Planificación de los Sectores de Electricidad y
Gas. Desarrollo de las Redes de Transporte 2002-2011. Madrid, Secretaría de Estado
de Energía.
MINISTERIO DE INDUSTRIA Y ENERGÍA (2000): Ley del Sector Eléctrico é
éctrico Disposiciones
complementarias. Madrid, 380 pp.
complementarias.
MOLINA IBÁÑEZ, M. (2001): «Las fuentes de energía». En GIL OLCINA, A. y GÓMEZ
MENDOZA, J. (Coords.): Geografía de España España. Barcelona, Ariel, pp. 455-476.
NAVARRO ARANDA, A. Y FERNÁ ÁNDEZ DE SALAMANCA, D. (2001): «La energía
eólica y el desarrollo sostenible». En Iberdrola. Ponencias Generación. Madrid, Senda
Editorial, pp. 83-94.
OLCINA CANTOS, J. (1994): Riesgos climáticos en la Península íínsula Ibérica
é . Madrid, Libros
Penthalon-Acción Divulgativa, 440 pp.
PLAZA BALAGUER, V. (1998): «Respuestas del sector eléctrico a la problemática del
efecto invernadero». En Energía íía y Cambio Climático. Madrid, Ministerio de Medio
Ambiente, pp. 97-130.
RED ELÉ ÉCTRICA DE ESPAÑA (2002): El sistema eléctrico ééctrico español. Informe 2001.
Madrid, 113 pp.
RED ELÉ ÉCTRICA DE ESPAÑA (2003): El sistema eléctrico ééctrico español. Informe 2002.
Madrid, 105 pp.
SANZ MENDIOLA, I. y CALVO CASTRO, C.L. (1997): «La energía como actividad
económica en España. El caso particular del sector eléctrico». Economía íía Industrial, nº
316, pp. 199-217.
SEMPERE, P. y CANO, J.L. (1982): «Una evaluación de la energía eólica disponible en
la zona costera de La Coruña». Revista de Geof ísica, nº 1, pp. 73-79.
Geofíísica
UNESA (1998): Centrales eléctricas
é
éctricas . Madrid, 71 pp.
UNESA (2001): La industria eléctrica
ééctrica y el medio ambiente. Madrid, 159 pp.
VIEDMA MUÑOZ, M. (1983): «La presiónn atmosf atmosférica y los vientos en Almería». Paralelo
37º, nº. 7, pp. 83-92.
VIEDMA MUÑOZ, M. (1999): «Análisis de las direcciones de los vientos en Andalucía».
Nimbus, nº 1-2, pp. 153-168.
2. ENERGÍA SOLAR FOTOVOLTAICA*

«La gran cantidad de energía solar que recibe la Península y el


considerable número de horas de sol en la mayor parte de su super-
ficie, la convierten indudablemente en una región privilegiada para
su utilización directa para fines prácticos tales como generación de
electricidad, calentamiento del agua y calefacción de viviendas»

Inocencio Font Tullot: Climtalogía de España y Portugal, 1983.

2.1. INTRODUCCIÓN

La energía solar constituye la principal fuente de vida en la Tierra, ya que dirige los
ciclos biofísicos y geofísicos, y químicos que mantienen la vida en el planeta, los ciclos del
oxígeno, del agua, del carbono y del clima. La energía del Sol es la que induce el movi-
miento del viento y del agua, y el crecimiento de las plantas, por ello la energía solar es el
origen de la mayoría de las fuentes de energía renovables: eólica, hidroeléctrica, biomasa,
de las olas y corrientes marinas, además de la propia solar.
La energía solar se puede aprovechar pasivamente, sin ningún dispositivo o aparato in-
termedio, mediante la adecuada ubicación, diseño y orientación de los edificios, empleando
correctamente las propiedades de los materiales y elementos arquitectónicos de los mismos:
aislamientos, tipos de cubierta, protecciones, etc. Mediante la aplicación de criterios de
arquitectura bioclimática se puede reducir significativamente, e incluso eliminar la nece-
sidad de climatizar (calentar o enfriar) los edificios, así como la necesidad de iluminarlos
durante el día. Estas prácticas contrastan con la tendencia que se observa en España desde
hace años a instalar aparatos de climatización (aire acondicionado) que consumen una gran
cantidad de energía (Greenpeace, 2003).
También se puede aprovechar activamente mediante dos vías: la térmica, que transforma
la energía procedente del sol en energía calorífica, y la fotovoltaica, que convierte directa-
mente la energía solar en energía eléctrica gracias al efecto fotovoltaico.
Los sistemas de aprovechamiento de la energía solar basados en la vía térmica pueden
ser de baja, media y alta temperatura. Los de baja temperatura se emplean sobre todo para
calefacción, climatización de locales, producción de agua caliente sanitaria, etc. Los de
media y alta temperatura pueden ser aprovechados para la producción de energía eléctrica,
mediante las llamadas centrales de torre o mediante colectores cilindro-parabólicos. En estas

* Nimbus. Revista de Climatología, Meteorología y Paisaje. Universidad de Almería, nº 13-14, 2004,


págs. 5-31.
34 Cayetano Espejo Marín

instalaciones se calienta el fluido que transporta el calor y genera electricidad mediante una
turbina y un alternador. En España funcionan desde comienzos de los años ochenta tres
centrales termosolares en la denominada Plataforma Solar Almería, y suman una potencia
de 2,2 megavatios (MW).
Los sistemas fotovoltaicos consisten en un conjunto de elementos, denominados célu-
las solares o células fotovoltaicas, dispuestos en paneles, que transforman directamente la
energía solar en energía eléctrica. La luz solar transporta energía en forma de un flujo de
fotones, éstos cuando inciden en determinado tipo de materiales bajo ciertas condiciones,
provocan una corriente eléctrica. Es lo que se denomina efecto fotovoltaico. Las células
solares son pequeños elementos fabricados de un material semiconductor cristalino «dopa-
do», es decir al que han sido adicionados determinados tipos de impurezas. Cuando inciden
en ellos la radiación solar, convierten la energía lumínica de ésta en energía eléctrica por
efecto fotovoltaico. Normalmente, una célula fotovoltaica está formada por dos láminas
muy delgadas de materiales semiconductores que se superponen: la primera de ellas es un
cristal de silicio con impurezas de fósforo, y la segunda, un cristal de silicio con impurezas
de boro. Cuando el sol ilumina la célula, la energía de la radiación luminosa provoca una
corriente eléctrica en el interior de la misma, generando una fuerza electromotriz entre dos
electrodos adosados, respectivamente a cada capa de la célula (Unesa, 1998).
El material usado y la tecnología necesaria para la fabricación de una célula solar se
asemeja a la usada para hacer chip de los ordenadores. Por eso la fabricación de células
solares se considera de alta tecnología. El gran reto es hacer barata esta alta tecnología.
Hoy en día las células solares producen electricidad a un coste unas cinco veces mayor
que el que paga habitualmente a la eléctrica un usuario normal en un país desarrollado
(Luque, 2003).
Las condiciones de funcionamiento de un módulo fotovoltaico dependen de variables
como la radiación solar y la temperatura de funcionamiento, por ello para la medida y
comparación correcta de los diferentes módulos fotovoltaicos, se han definido unas con-
diciones de trabajo nominales o estándar. Estas condiciones se han normalizado para una
temperatura de funcionamiento de 25º C y una radiación solar de 1.000 W/m², y los valores
eléctricos con estas condiciones se definen como valores pico. Teniendo en cuenta que la
unidad de potencia eléctrica es el vatio (W) y sus múltiplos el kilovatio (1kW=1.000 W) y
el megavatio (1 MW=1.000.000 W), la potencia de un módulo fotovoltaico se expresa en
vatios pico (Wp), y se refiere a la potencia suministrada en las condiciones normalizadas
de 25º C de temperatura y 1.000 W/m² de radiación solar.
Existen dos formas básicas de utilizar la energía eléctrica generada a partir de módulos
fotovoltaicos:

a) Instalaciones aisladas. En ellas la energía se almacena en baterías para poder dis-


poner de ella cuando sea necesario. Este tipo de instalaciones las suelen promover
particulares y cuentan con una potencia comprendida entre 3 y 5 kWp. Las que
cuentan con potencias comprendidas entre 5 y 100 kWp se suelen utilizar en edifi-
cios bioclimáticos o en edificios públicos de nueva construcción que cuentan con la
energía solar como valor añadido. La distribución de la energía eléctrica producida
por los módulos pasa por un regulador de carga y se almacena en acumuladores
(baterías). También es precisa la instalación de un convertidor, que tiene como misión
la transformación de la corriente continua de las baterías en corriente alterna para
el abastecimiento de electrodomésticos.
b) Instalaciones conectadas a la red eléctrica. Cuentan con una potencia superior a los
100 kWp y casi siempre están promovidas por empresas. La energía producida por
Las energías renovables en la producción de electricidad en España 35

los módulos fotovoltaicos se transforma mediante un inversor en corriente alterna


de la misma tensión y frecuencia que la de la compañía eléctrica.

En los últimos años el sector fotovoltaico está avanzando en la construcción de los


denominados parques solares, instalaciones que agrupan gran cantidad de módulos foto-
voltaicos en distintas filas para la generación de energía eléctrica y su inyección a la red.
La potencia de estas plantas se sitúa hoy en día entre 500 kW y 5 MW. Cada vez es más
frecuente contemplar la construcción de centrales solares fotovoltaicas de este tipo que
superan el megavatio de potencia instalada.

2.2. EL MAPA DE INSOLACIÓN ANUAL DE LA PENÍNSULA IBÉRICA

La insolación se define como el intervalo de tiempo durante el cual el sol ha brillado


en el cielo en el transcurso de un periodo determinado: año, mes, estación. La duración de
la insolación se suele medir con diversos tipos de instrumentos, registradores denominados
heliógrafos, que tienen como objeto cuantificar el tiempo que ha brillado el sol a lo largo
del día. Los puntos de igual insolación en el territorio se unen en el mapa a través de líneas
denominadas isohelias.
J.J. Capel Molina en su libro El clima de la Península Ibérica elabora el mapa de in-
solación anual en la Península, y diferencia tres grandes áreas:

— La primera, de bajos índices de heliofania, con valores iguales o inferiores a 2.000


horas anuales, coincidentes, a grandes rasgos con la Iberia húmeda de fuertes índi-
ces de nubosidad todo el año, que abarca Navarra atlántica, País Vasco, Cantabria,
Asturias, rías altas gallegas y Lugo.
— La segunda área, de valores moderados anuales entre 2.000 y 2.600 horas, se extiende
por las rías bajas gallegas, el flanco litoral septentrional portugués al norte del río
Montego, provincia de Orense, comarca de Sanabria en Zamora, Tras os Montes,
El Bierzo, Los Montes de León, flanco norte de las provincias de León y Palencia,
irrumpiendo a modo de expansión lingüiforme desde las montañas de Burgos hacia
el sur, englobando la sierra de Albarracín (cuencas altas de los ríos Júcar, Turia y
Tajo), alto Ebro, La Rioja, curso alto del Jalón, Pirineos aragoneses y catalanes,
así como todo el territorio litoral catalán al sur del delta del río Ebro, El Sistema
Central (Sierras de la Estrella, Peña de Francia, Guadarrama, Navacerrada, Ayllón) y
serranía de Cuenca. Igualmente aparecen pequeños enclaves más hacia el Sur dentro
del territorio peninsular; por un lado San Javier, en el Mar Menor, y por otro, Tarifa,
en la embocadura del estrecho de Gibraltar.
— Finalmente, un área de gran iluminación por encima de las 2.600 horas y que se
extiende por las cuencas de los ríos atlánticos: cursos medio y alto del Duero,
Tajo, Guadiana, Sado, Guadalquivir, Tinto y Odial. Depresión del Ebro, cuenca de
los ríos mediterráneos: Mijares, Turia, Júcar, Segura, Almanzora, Andarax, Adra,
Guadalhorce y Guadiaro. Y dentro de ellas aparecen tres núcleos que son los más
soleados de la Península: el litoral sureste peninsular, entre Alicante y el golfo de
Almería, con 2.938 horas en Almería; el máximo del litoral centrado en el Algarbe
y Golfo de Cádiz, con 3.018 horas en el observatorio de Cádiz y 3.036 horas en el
observatorio de Faro, que se iza en el máximo peninsular.

La insolación se incrementa de norte a sur, en dirección hacia el trópico de Cáncer,


mostrando una notable disminución estacional en las épocas equinocciales, períodos de
36 Cayetano Espejo Marín

máxima actividad de las perturbaciones atlánticas y de los sistemas nubosos asociados a


ellas, a su paso por el solar ibérico o en sus proximidades (Capel Molina, 2000).
I. Font Tullot en su obra Climatología de España y Portugal señala que dentro de las
distintas unidades de cantidad empleadas en la medida de la insolación, la caloría grama
por centímetro cuadrado es la más clásica, y el kilovatio hora por metro cuadrado la más
práctica. Tras la confección del mapa de media anual de insolación total diaria expresada
en kWh/m², llega a las siguientes conclusiones de carácter general:

a) El notable contraste entre la zona norte de clima europeo occidental y la zona de


clima mediterráneo. La menor insolación en la zona norte se debe no sólo a la nu-
bosidad sino también al mayor contenido de la atmósfera en vapor de agua, y que
constituye un obstáculo para la penetración de la radiación solar dado su poder de
absorción de la misma.
b) En la mayor parte de la zona de clima mediterráneo la energía recibida por el suelo
en un día supera, por término medio, los 4,25 kWh/m².
c) La mayor insolación, por encima de los 5 kWh/m², se registra en el sur de Portugal
y en el extremo sudeste de la Península.
d) Promediando en el tiempo y en el espacio la insolación total diaria, obtenemos
aproximadamente 4,28 kWh/m², lo que significa que la cantidad media de energía
solar que recibe por día la superficie total de la Península es del orden de 2,5 billones
de kilovatios hora, lo que da una idea de su gran magnitud.

2.3. TIPOS DE INSTALACIONES SOLARES FOTOVOLTAICAS

Según la Asociación de la Industria Fotovoltaica existen tres rangos de potencia repre-


sentativos de los distintos tipos de instalaciones de generación fotovoltaica, más un cuarto
correspondiente a las centrales:

— Instalaciones pequeñas, de 3 kWp como planta tipo, con rango hasta 5 kWp. Son
aplicaciones rurales aisladas como una solución limpia y muchas veces económi-
ca, o aplicaciones conectadas a la red sobre tejados, azoteas de casas, hechas por
particulares en zonas de su propiedad o influencia. Con la generación de 3 kWp se
cubriría el consumo propio de una casa tipo medio en la que vivan 2-3 personas,
sin incluir el consumo de calefacción y aire acondicionado.
— Instalaciones medianas, de 30 kWp como planta tipo, con rango entre 5 y 100 kWp.
Son generadores en electrificaciones rurales centralizadas, o conectadas a red en
edificios, normalmente integrados en la arquitectura de los mismos, instalaciones
diseñadas por arquitectos innovadores y realizadas por comunidades de vecinos,
empresas constructoras o corporaciones públicas y privadas que desean incorporar
energía fotovoltaica en sus edificios o construcciones emblemáticas con valor añadido.
Una instalación de 30 kWp en un edificio permite cubrir las necesidades eléctricas
de diez viviendas medias.
— Instalaciones grandes de 300 kWp como planta tipo, con rango entre 100 kWp y 1
MWp. Generalmente están conectadas a la red, con extensas superficies, y promovi-
das generalmente por empresas que, con interés por contribuir a una generación de
electricidad limpia, desean reforzar la imagen de la empresa o entidad promotora.
Una planta de 300 kWp cubre el consumo de un edificio de tipo medio.
— Centrales fotovoltaicas, de 3 MWp como planta tipo, con rango entre 1 y 50 MWp.
Son centrales de generación promovidas por empresas o consorcios de empresas, que
Las energías renovables en la producción de electricidad en España 37

desean conseguir cierto rendimiento económico y una componente de generación


verde. Una planta de 3 MWp permite el consumo de una población o urbanización
de unos 500 vecinos.

2.4. EVOLUCIÓN DE LA POTENCIA FOTOVOLTAICA INSTALADA

La energía solar fotovoltaica en España se comenzó a desarrollar de forma significativa


a mediados de los años setenta y comienzos de los ochenta, aunque el mayor crecimiento
lo experimenta a partir de la aprobación a finales de 1999 del Plan de Fomento de las
Energías Renovables (cuadro 1).
Según E. Menéndez (2001), el uso de las alternativas solares se está extendiendo a buen
ritmo en las aplicaciones a pequeña escala ligada al uso y decisión individual (solar térmica o
fotovoltaica) y con un gran significado cultural y social. Sin embargo, falta el gran paso hacia
la recuperación energética a escala industrial, que es donde se pueden conseguir volúmenes
de participación significativos en el esquema energético global.

Cuadro 1
POTENCIA Y PRODUCCIÓN ELÉCTRICA CON ENERGÍA SOLAR
FOTOVOLTAICA

Año Potencia (MW) Producción ( GWh/año)

1990 3,2 5,7


1991 3,6 6,8
1992 4,0 7,5
1993 4,7 8,7
1994 5,6 10,3
1995 6,5 11,6
1996 6,7 11,8
1997 7,3 12,9
1998 8,8 15,8
1999 9,5 14,2
2000 11,8 17,7
2001 15,6 23,4
2002 20,5 30,8
Fuente: Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía

En Europa, Alemania ocupa la primera posición en potencia instalada, con 278 MWp a
finales de 2002, acumulando tres cuartas partes del total instalado en la Unión Europea. El
Programa «100.000 tejados solares», iniciado en 1999, ha financiado 200 MWp en nuevas
instalaciones fotovoltaicas hasta finales de 2002. España, a pesar de su potencial se en-
cuentra en el cuarto lugar de la Unión Europea por potencia instalada, detrás de Alemania,
Países Bajos e Italia (cuadro 2).
38 Cayetano Espejo Marín

Cuadro 2
POTENCIA FOTOVOLTAICA INSTALADA EN LA UNIÓN EUROPEA. 2002

MWp % Total
ALEMANIA 278,0 70,74
PAÍSES BAJOS 28,3 7,20
ITALIA 22,8 5,80
ESPAÑA 20,5 5,22
FRANCIA 16,7 4,25
AUSTRIA 10,0 2,54
GRAN BRETAÑA 4,3 1,09
SUECIA 3,3 0,84
FINLANDIA 3,0 0,76
GRECIA 2,4 0,61
DINAMARCA 1,7 0,43
PORTUGAL 1,5 0,38
BÉLGICA 0,5 0,13
IRLANDA 0,0 0,00
LUXEMBURGO 0,0 0,00
TOTAL 393,0 100
Fuente: Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía

La instalación de energía solar fotovoltaica no se ha dado de igual modo en todas las


Comunidades Autónomas (cuadro 3).
Durante los últimos años el mayor incremento de la capacidad fotovoltaica se ha produci-
do en Navarra. A ello ha contribuido especialmente la Corporación Energía Hidroeléctrica de
Navarra S.A. (EHN), una de las mayores empresas dedicadas a la producción de electricidad
renovable en España. EHN en 1997 impulsa el nacimiento de la empresa —Alternativas
Energéticas Solares S.A. (AESOL)— dedicada a la realización de proyectos e instalaciones
solares térmicas y fotovoltaicas. EHN es propietaria del 70 % de esta sociedad.
Durante el año 2002 un 20 % de la potencia instalada por AESOL corresponde a las
denominadas huertas solares, un nuevo concepto de instalaciones fotovoltaicas en el que
esta compañía ha sido pionera. Se trata de pequeñas instalaciones, dotadas de seguimiento
solar, que son propiedad de distintos titulares —personas físicas, empresas o administra-
dores— pero se hallan agrupadas en un terreno común parcelado.
Esta agrupación permite reducir costes de los equipos, aumentar la producción por kWp
instalado, mejorar la seguridad de este tipo de instalaciones y reducir gastos de operación y
mantenimiento. Permite también a cualquier persona física o jurídica, aunque no disponga
de casa o terreno en propiedad adecuado para ello, la inversión en una instalación solar de
producción de electricidad para inyectar en red, y supone, con los sistemas de financiación
establecidos al efecto, la única posibilidad para muchas personas de invertir directamente
en energías renovables.
Las energías renovables en la producción de electricidad en España 39

Cuadro 3
POTENCIA INSTALADA CON ENERGÍA SOLAR FOTOVOLTAICA kWp.
1999-2002
1999 2000 2001 2002 % + 1999-2002

ANDALUCÍA 3.198 3.071 4.121 4.805 50,25


NAVARRA 158 311 1.727 3.093 1.857,59
CATALUÑA 610 1.299 1.957 3.042 398,69
CASTILLA-LA MANCHA 1.210 1.218 1.338 1.529 26,36
COMUNIDAD VALENCIANA 538 683 839 1.217 126,21
BALEARES 329 713 888 1.029 212,77
CANARIAS 852 870 914 971 13,97
CASTILLA Y LEÓN 660 756 919 963 45,91
MADRID 337 459 691 846 151,04
PAÍS VASCO 101 143 226 682 575,25
EXTREMADURA 271 277 421 439 61,99
MURCIA 72 103 158 321 345,83
ARAGÓN 154 246 269 313 103,25
ASTURIAS 49 135 180 215 338,78
GALICIA 113 116 135 152 34,51
LA RIOJA 38 52 59 88 131,58
CANTABRIA 27 27 27 27 0,00
TOTAL 8.717 10.479 14.869 19.732 126,36
Fuente: Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía

AESOL ha instalado hasta diciembre de 2003 para terceros un total de 355 huertas
solares en los municipios de Sesma y Arguedas (Navarra) con un total de 2.172 kWp.
Durante 2003 esta empresa implantó otras 46 instalaciones conectadas a red (294 kWp),
y 9 instalaciones aisladas que suman 5,2 kWp. La potencia total fotovoltaica instalada por
la compañía al cierre de 2003 totaliza 4,3 MWp, con un incremento del 12 % sobre las
cifras acumuladas del año anterior.
Además, antes del desarrollo de las huertas solares, EHN conectó a la red a fina-
les de 2001 la zona de generación centralizada de su planta solar fotovoltaica de 1,18
MWp en Tudela (Navarra). El resto de la planta se conectó en la primavera de 2002. La
instalación completa consta de 400 seguidores solares, de los que 280 con un total de
10.080 paneles y una potencia de 856 kWp, tienen inversores centralizados. Otros 120
seguidores, con inversores distribuidos y una potencia total de 321 kWp, se dedican a
experimentar diferentes tecnologías solares, así como distintos sistemas de producción
a red e inversores.
40 Cayetano Espejo Marín

2.5. DISTRIBUCIÓN TERRITORIAL DE LA POTENCIA INSTALADA

A finales de 2002 España cuenta con una potencia fotovoltaica en funcionamiento


próxima de los 20 MWp (cuadro 4).

Cuadro 4
DISTRIBUCIÓN REGIONAL DE LA POTENCIA FOTOVOLTAICA. 2002

kWp % Total

ANDALUCÍA 4.805 24,35


NAVARRA 3.093 15,68
CATALUÑA 3.042 15,42
CASTILLA-LA MANCHA 1.529 7,75
COMUNIDAD VALENCIANA 1.217 6,17
BALEARES 1.029 5,21
CANARIAS 971 4,92
CASTILLA Y LEÓN 963 4,88
MADRID 846 4,29
PAÍS VASCO 682 3,46
EXTREMADURA 439 2,22
MURCIA 321 1,63
ARAGÓN 313 1,59
ASTURIAS 215 1,09
GALICIA 152 0,77
LA RIOJA 88 0,45
CANTABRIA 27 0,14
TOTAL 19.732 100
Fuente: Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía

Andalucía, Navarra y Cataluña son las regiones españolas con mayor implantación de
este tipo de energía solar. Les siguen en importancia Castilla-La Mancha y las dos Comu-
nidades insulares.
En Andalucía el Programa PROSOL es un sistema de promoción y financiación de ins-
talaciones de energías renovables, creado en 1993 por la Consejería de Trabajo e Industria
de la Junta de Andalucía, a través de la Dirección General de Industria Energía y Minas.
La Sociedad para el Desarrollo Energético de Andalucía (SODEAN), mediante un
acuerdo con la Junta de Andalucía, gestiona dicho programa, que incorpora, junto a las
instalaciones solares térmicas, la promoción de instalaciones solares fotovoltaicas, tanto
aisladas como conectadas a la red eléctrica, instalaciones eólicas y de biomasa. SODEAN
ofrece asesoramiento personalizado e información a los profesionales de la edificación sobre
Las energías renovables en la producción de electricidad en España 41

los distintos aspectos de las instalaciones solares. Además ofrece otros servicios dirigidos
a fabricantes, distribuidores, empresas instaladoras y usuarios del Programa, como son la
orientación sobre aspectos técnicos y normativos de la calidad aplicado a las instalaciones
solares.
En Cataluña, desde su creación en 1991, el Institut Català d’Energia, adscrito al De-
partamento de Trabajo, Industria, Comercio y Turismo, tiene como funciones generales
fomentar el uso racional de la energía y el aprovechamiento de los recursos energéticos
renovables, impulsar la investigación y el desarrollo de nuevas tecnologías energéticas,
apoyar la formación en materia energética y oriental a los usuarios en la modificación de
los hábitos de consumo energético. Para ejecutar estas funciones elabora estudios, informes
y recomendaciones de aplicaciones de tecnologías energéticas; participa en programas
de investigación aplicada de tecnologías energética y evalúa, en colaboración con otras
organizaciones públicas o privadas, los recursos energéticos autóctonos; apoya proyectos
de energía renovable y de cogeneración a escala local o comarcal; organiza programas de
formación y de reciclaje profesional; y lleva a cabo campañas y actuaciones específicas
dirigidas a los usuarios.
Dos instalaciones emblemáticas en la ciudad de Barcelona son:

— El edifici nou del Ayuntamiento de Barcelona, que cuenta, desde mayo de 2000, con
una instalación fotovoltaica de 39,5 kWp de potencia y una superficie de captación
de 300 m². Con esta instalación el Ayuntamiento pretende un doble objetivo. Por
un lado, su valor pedagógico, el ejemplo de las administraciones públicas en el
aprovechamiento de los recursos energéticos renovables tiene un gran impacto entre
la ciudadanía y una gran difusión mediática. Por otro lado, esta experiencia forma
parte de las actuaciones del Programa Thermie, de la Comisión Europea.
— Una de las infraestructuras más emblemáticas e importantes del Forum Barcelona
2004 es la planta fotovoltaica de 1,3 MWp, cuya potencia eléctrica generada la sitúa
como la mayor planta fotovoltaica integrada en un entorno urbano de Europa. La
gigantesca estructura, con cuatro pilares de distintas alturas e inclinación, sustenta
un generador fotovoltaico de 3.410 m².

En Castilla-La Mancha, funciona desde 1994 la planta de 1 MW de Toledo, en la


localidad de Puebla de Montalbán. Está compuesta por tres conjuntos de captación con
un total de 7.936 paneles. Esta central fotovoltaica comparte algunos equipamientos
eléctricos con la central hidroeléctrica del embalse de Castrejón, complementándola,
ya que en los momentos de mayor producción fotovoltaica, en los meses de verano, la
producción hidroeléctrica es muy escasa. Esta planta es propiedad de Endesa, RWE-
Energie AG y Unión Fenosa.
La Agencia de la Energía de Castilla-La Mancha diseña una serie de programas generales
de los cuales emanan diferentes proyectos particulares que en unos casos son inversiones,
en otros transferencia y/o aplicación de conocimientos o combinación de ambos. Entre los
programas generales se encuentra el SOLCAMAN. Energía Solar en Castilla-La Mancha,
que tiene como misión el fomento de la energía solar en los sectores de baja capacidad de
inversión (particulares, comunidades, PYMES, etc.) y la construcción de una planta solar
termoeléctrica.
En Baleares, tal y como se recoge en la memoria del Pla Director Sectorial Energètic
de les Illes Balears, la instalación de placas fotovoltaicas para el suministro eléctrico en
zonas aisladas y algunas operaciones de demostración en el sector agrícola son las inicia-
tivas más interesantes realizadas en el campo fotovoltaico.
42 Cayetano Espejo Marín

En 1990 el Cabildo Insular de Tenerife crea el Instituto Tecnológico y de Energías


Renovables (ITER), con el objetivo de potenciar trabajos de investigación y desarrollos
tecnológicos relacionados con el uso de las energía renovables. En abril de 2001 finaliza
la instalación de la planta de 480kWp conectada a la red. Esta planta es la primera que
utiliza una tecnología de espejos parabólicos y está basada en el prototipo EUCLIDES TM
(European Concentrated Light Intensity Developmnet of Energy Sources). Este proyecto,
coordinado por el ITER, con la participación del Instituto de Energía Solar de la Univer-
sidad Politécnica de Madrid y BP Solar, ha sido financiado por el programa Thermie (IV
Programa Marco de la Unión Europea). Además de esta planta, el Instituto cuenta en el
tejado de su sede principal, con otra instalación de 28 kWp, la mayor de Canarias en co-
nexión a red integrada en fachada y presenta una superficie disponible de 180 m². Cubre
la totalidad de las necesidades de suministro eléctrico del Instituto, incluyendo talleres y
laboratorios.
El 27 de septiembre de 2004 se presentó en el Cabildo de Tenerife el proyecto de ins-
talación de una planta fotovoltaica en Granadilla, al sur de la Isla. Se pretenden instalar
150 módulos de 100 kWp que podrán tener una potencia máxima de 15 MWp. Según
el director del ITER la inversión en este tipo de instalaciones es razonablemente buena,
porque el riesgo es muy bajo, ya que la rentabilidad anual es del 10 % y la garantía de las
tarifas está asegurada por 25 años. Cada módulo cuesta alrededor de medio millón de euros,
Para el desarrollo de este proyecto el ITER ve como potenciales clientes a empresas de
tipo medio y a inversores privados que podrán, por ejemplo, formar grupos de accionistas
con el capital necesario para acceder a un módulo (Instituto Tecnológico y de Energías
Renovables, 2004).
En el resto de las regiones españolas la implantación de la energía solar fotovoltaica es
muy reducida, y en siete de ellas la potencia instalada no llega a los 500 KWp.
Por tanto, parece claro que, tanto la iniciativa empresarial como el apoyo de las institu-
ciones, ha prevalecido por encima de las condiciones climáticas en lo referente a la mayor
o menor disponibilidad de insolación sobre los ámbitos regionales de España.

2.6. LA INDUSTRIA DE LA ENERGÍA SOLAR

España es el primer europeo productor de células y paneles fotovoltaicos, con el 10 %


de la producción mundial. La fabricación de paneles fotovoltaicos en nuestro país dispone
de las más avanzadas tecnologías y los fabricantes españoles tienen instalaciones y procesos
productivos que sitúan a nuestro país en el cuarto puesto a escala mundial, después de Japón,
Alemania y Estados Unidos. Además de las empresas de fabricación, se encuentran las de
distribución y las instaladoras, distribuidas por todo el Estado, y cuyo caso más emblemático
es el aludido de AESOL, propiedad de la corporación Energía Hidroeléctrica de Navarra.
Según la Asociación de la Industria Fotovoltaica, esta industria española concentra
su actividad de I+D+I en el desarrollo de paneles fotovoltaicos con mayores niveles de
eficiencia y menor coste de fabricación, y en la mejora de la eficiencia de los dispositivos
de electrónica de potencia, de transformación y de protección. En España existen más de
25 centros de I+D dedicados a la investigación en este campo.
La industria fotovoltaica española proporciona empleo directo a más de 2.500 personas,
de la cuales 1.800 tienen sus puestos de trabajo en procesos de fabricación y 700 en las
fases de comercialización y desarrollo e instalaciones de proyectos. A su vez, proporciona
empleo indirecto a más de 1.250 personas.
En abril de 1998 se constituye la Asociación de la Industria Fotovoltaica (ASIF), con el
objetivo principal de potenciar, prestigiar y desarrollar el sector fotovoltaico, aportando sus
Las energías renovables en la producción de electricidad en España 43

conocimientos y experiencia al mercado español y a las autoridades responsables, tanto a


nivel estatal como autonómico y local. Con su actividad pretende vertebrar a las empresas
de la industria solar fotovoltaica y conseguir que este tipo de energía en España alcance
todo su potencial, y contribuya de forma importante a la consecución de los objetivos
medioambientalmente establecidos.
Los asociados en ASIF representan el 85 % por volumen total de la facturación fotovol-
taica en España. En ella se encuentran la totalidad de los fabricantes nacionales de células
y módulos, así como de los fabricantes nacionales de inversores fotovoltaicos (aparatos que
transforman la corriente continua en corriente alterna, funcionando aislados o conectados
a la red), el 85 % de la fabricación de baterías, y un porcentaje superior de la facturación
de las empresas instaladoras o de industria auxiliar tradicionalmente activas en este sector,
o que tienen la actividad solar eléctrica como actividad única o estratégica. A finales de
octubre de 2004 la Asociación cuenta con 92 socios, cuya actividad y facturación quedan
reflejadas en el cuadro 5.

Cuadro 5
SOCIOS DE NÚMERO DE LA ASOCIACIÓN DE LA INDUSTRIA
FOTOVOLTAICA. Octubre 2004

Socio Actividad Sede social


Facturación de más de 6 millones de euros:
1 AESOL Instalador Tafalla (Navarra)
2 ATERSA Fab módulos Madrid
3 BP SOLAR Fab módulos Tres Cantos (Madrid)
4 Isofotón Fab módulos Madrid
Facturación entre 3 y 6 millones de euros:
5 ECOTENIA Fabric. Compon Barcelona
6 ENERTRON Fabric. Compon Madrid
7 GAMESA SOLAR Fab módulos Madrid
8 SILIKEN Fab módulos Rafelbunyol (Valencia)
9 TFM Fab módulos Las Rozas (Madrid)
Facturación entre 0,6 y 3 millones de euros:
10 ABASOL Instalador Madrid
11 AET-ALBASOLAR Varios Madrid
12 CENER-CIEMAT Varios Sarriguren (Navarra)
13 COMP. REGIO. ENERG. SOLAR Instalador Murcia
14 ELECNOR Varios Madrid
15 IBERSOLAR Varios Barcelona
16 INGETEAM Fabric. Compon Pamplona
17 ISER Instalador Valencia
18 JH ROERDEN Varios Madrid
19 SACLIMA SOLAR FOTOVOLTAICA Varios Alacuás (Valencia)
44 Cayetano Espejo Marín

20 SES Instalador La Bisbal d’Empordà (Girona)


21 SOLAR DEL VALLE Instalador Pozo Blanco (Córdoba)
22 SOLUC. ENERGETIC.(SOLENER) Fabric. Compon Madrid
23 SUNTECHNICS Varios Madrid
24 TUDOR Fabric. Compon Madrid
Facturación menos de 0,6 millones de euros:
25 AARON INGENIEROS Instalador Madrid
26 ABANTE Instalador Orense
27 AGRASOLAR Instalador Madrid
28 ALDEBARAN SOLAR Instalador La Coruña
29 ARAGON SOLAR Instalador Valdeaveruelo (Guadalajara)
30 AVANZALIA ENERGIAS RENOVABLES Varios Tres Cantos (Madrid)
31 BAYER Varios
32 BENDER Varios Madrid
33 CENSOLAR Varios Mairena de Aljarafe (Sevilla)
34 ECASA Instalador Estella (Navarra)
35 ECOFYS Varios Castelldefels (Barcelona)
36 ENECSOL Instalador Madrid
37 ENERFUTURE Varios Burgos
38 ENERMAN Varios Madrid
39 ENERPAL ESPAÑA Instalador Palencia
40 ENERSUN Instalador Madrid
41 ESABEMA Varios Las Rozas (Madrid)
42 EUROPHONE SOLAR Varios Getafe (Madrid)
43 EVOLUSOL Instalador Catarroja (Valencia)
44 EXPLOTACIONES NAVALAENCINA Instalador Madrid
45 FAMA - ENERGÍAS RENOVABLES Instalador Palencia
46 GAMO ENERGÁIS Instalador Salamanca
47 GERMINALIA Varios Albacete
48 GOROSABEL-SOLARDAM Varios Elgoibar (Guipuzcoa)
49 GRUPO EUROCLIMA Instalador Moraleja de Enmedio (Madrid)
50 HELIO-CONFORT Instalador Canals (Valencia)
51 HIDROSER Varios Las Palmas de Gran Canaria
52 IBERINCO Varios Madrid
53 IGOAN SOLAR Instalador Alava
54 INDARSUN Varios Mondragón (Guipuzcoa)
55 INEL Instalador Ontinyent (Valencia)
Las energías renovables en la producción de electricidad en España 45

56 INGENNIO Varios Madrid


57 INGTECSA Instalador Jaén
58 INSTALAC. Y TÉCNICAS SOLARES Instalador Villafranca del Castillo (Madrid)
59 INSTALACIONES DÁVILA Instalador Cenicientos (Madrid)
60 INSTITUT DE TECNOL. MICRO.MIT Varios Bilbao
61 JORUCA Instalador Lorca (Murcia)
62 LA TIENDA DE LA ENERGÍA Varios Murcia
63 LEIGER Fabric. Compon Martorell (Barcelona)
64 LONJAS TECNOLOGÍA Varios Madrid
65 LLUM SOLAR Instalador Ibiza
66 MGH Instalador Madrid
67 MONTREAL Instalador Madrid
68 NOBESOL LEVANTE Instalador Valencia
69 PARTENÓN SERVICIOS INTEGRALES Instalador Sevilla
70 PROAT Fabric. Compon Mollet de Vallès (Barcelona)
71 PROSOLMED Instalador Ontinyent (Valencia)
72 ROBOTIKER Fabric. Compon Zamudio (Vizcaya)
73 RS SOLAR Instalador Alburquerque (Badajoz)
74 SAFT NIFE IBERICA Fabric. Compon Barcelona
75 SINAE Varios Madrid
76 SOL SURESTE Instalador Murcia
77 SOLAR INGENIERÍA 2000 Instalador Castelldefels (Barcelona)
78 SOLAR KUANTICA Instalador Oviedo
79 SOLARIA ENERGÍA Y M.A. Instalador Madrid
80 SOLARMED Instalador Puerto Lumbreras (Murcia)
81 SOLARTA BALEAR Instalador Artà (Mallorca)
82 SOLUCAR ENERGÍA Varios Sevilla
83 SUCASA Instalador Viso del Marqués (Ciudad Real)
84 TAJOSOLAR-EASA Instalador Aranjuez (Madrid)
85 TAU ING SOLAR Instalador Madrid
86 TECNISOL MANCHA Instalador Ciudad Real
87 TRAMA TECNOAMB Varios Barcelona
88 U-SOLAR Instalador Jaravia (Almería)
89 VIESSMANN Varios Pinto (Madrid)
90 WAGNER SOLAR Varios Madrid
91 XANTREX TECHNOLOGY Fabric. Compon. Sant Just Desvern (Barcelona)
92 YULECTRIC Instalador Madrid
Fuente: Asociación Española de la Industria Fotovoltaica.(htp://www.asif.org)
46 Cayetano Espejo Marín

La información ofrecida por las grandes empresas a través de Internet permite hacer
una breve reseña sobre las mismas.
Atersa se funda en 1979 para centrar sus actividades en el sector de la energía solar
fotovoltaica. Desarrolla, fabrica y comercializa la gama completa de equipos necesarios
para cualquier configuración de un sistema de electricidad solar, desde módulos con células
de silicio monocristalino y multicristalino hasta toda la electrónica específica para este tipo
de aplicaciones. En más de dos décadas de funcionamiento ha realizado abundantes obras
institucionales y privadas, y proyectos «llave en mano» en los cinco continentes. Sus centros
de producción se encuentran en Catarroja (Valencia), y cuenta con oficinas comerciales en
Madrid, Valencia y Córdoba.
BP Solar pertenece al grupo BP, una de las mayores empresas energéticas del mundo,
habiéndose convertido también en una compañía líder en energía solar fotovoltaica, con
más de 30 años de experiencia en el sector.
En 1982 se constituye BP Solar España y comienza su actividad comercial y de cons-
trucción de módulos. Su primera fábrica de paneles solares se inaugura en 1983 en Alco-
bendas (Madrid).En 1995 se fabrican los primeros 100 kW de una nueva tecnología de
alta eficiencia: Saturno. En 2001 pone en marcha su planta de San Sebastián de los Reyes
(Madrid), encargada del ensamblaje de los módulos, siendo la más grande de España en
aquel momento. En 2003, ante la creciente demanda y tras varias ampliaciones de su fábrica,
inaugura nuevas instalaciones en Tres Cantos (Madrid), donde concentra más de un tercio
de la producción global de la empresa. Esta nueva planta, la más grande de BP Solar en
el mundo, tiene una capacidad inicial de producción de 30 MW, ampliables hasta los 200
MW. Cuenta con 35.000 m² de edificios sobre una parcela de 1,3 millones de m². En Tres
Cantos se encuentran las oficinas centrales de Europa y el Centro de Tecnología.
Tras el cierre de sus actividades de investigación y desarrollo en el Reino Unido, que
se han unificado en Tres Cantos, estas instalaciones en las que ya trabajan más de 600
empleados, se han convertido en el centro de excelencia de energía solar de BP. Para pre-
dicar con el ejemplo el 10 % del consumo energético de la sede central de BP en España
es de origen solar, y gran parte de sus estaciones de servicio se alimentan también de
esta fuente energética. BP, que está presente en más de 100 países y cuenta con más de
100.000 empelados, no tiene la solución definitiva al problema de las energías renovables,
pero, según su responsable en España «seremos parte de las solución que finalmente se
implante» (Casamayor, 2004).
Isofotón se crea en 1981 en Málaga para implantar, en forma industrial, una tecnología
de fabricación de células fotovoltaicas a partir de obleas de silicio. El impulsor de este
proyecto fue el Profesor D. Antonio Luque de la Universidad Politécnica de Madrid. En
1985 consolidó sus actividades en el ámbito de la energía solar, incorporando la tecnología
de fabricación de colectores térmicos. Desde entonces ofrece soluciones energéticas solares
fotovoltaicas (electricidad) y térmicas (agua caliente). En la actualidad es una compañía
en fase de expansión internacional de sus actividades comerciales productivas, habiendo
sido reconocida como líder entre los fabricantes europeos y la séptima industria a nivel
mundial.
La fábrica actual de Isofotón ocupa una superficie de 16.000 m2. En ella se lleva acabo
todo el proceso de fabricación de células y módulos fotovoltaicos, desde la obtención de
las obleas a partir de lingotes de silicio, la fabricación de células y hasta el ensamblado de
los módulos. A finales de 2002 su capacidad de producción alcanza los 36 MW. En 2003
se inicia un nuevo proyecto de implantación en el Parque Tecnológico de Málaga. Esta
nueva fábrica de 25.000 m² permite ampliar la capacidad productiva de Isofotón y en ella
se desarrollarán conjuntamente las actividades de térmica y fotovoltaica.
Las energías renovables en la producción de electricidad en España 47

El volumen de ventas refleja la evolución reciente de esta sociedad. De los 14,9 millones
de euros facturados en 1998, ha pasado a unas ventas de 92 millones de euros en 2003, y
una previsión 110 millones para 2004. No menos reseñable resulta el dato de que desde
1999, las ventas en el extranjero se sitúan todos los años en cifras en torno al 77 % del
total de ventas de la compañía.

2.7. LA ENERGÍA SOLAR Y EL MEDIO AMBIENTE

La energía solar fotovoltaica es una fuente de energía renovable, lo que significa que
es inagotable a escala humana. Una de las ventajas fundamentales de la energía solar foto-
voltaica es que permite la obtención de electricidad sin recurrir a ningún tipo de combus-
tión, y por tanto no se producen emisiones a la atmósfera de contaminantes que provocan
fenómenos de lluvia ácida y el denominado efecto invernadero.
Hasta ahora la casi totalidad del aprovechamiento de la energía solar fotovoltaica se ha
realizado en el ámbito local, y por tanto no ha sido necesaria la creación de infraestructuras
de transporte energético (tendidos eléctricos) y de este modo se evita el impacto deriva-
do de la construcción de pistas, cables y postes. En el futuro, la construcción de nuevos
parques solares precisará de grandes cantidades de suelo y de líneas para la evacuación
de la electricidad producida; pero nunca comparables a las necesarias para dar salida a
la producción de las centrales eléctricas convencionales, ya que la diferencia de potencia
oscila entre uno o varios megavatios para las centrales solares y varios centenares para las
hidroeléctricas, nucleares y térmicas.
Según el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE)(1996), entre
los potenciales efectos de la energía solar fotovoltaica que pueden resultar perjudiciales
para el medio ambiente se encuentran los siguientes:

a) La necesidad de industrias extractivas para la obtención de las materia primas


utilizadas para la fabricación de los módulos. En este caso, los impactos son
limitados, debido a que las células fotovoltaicas están constituidas preferente-
mente por silicio, que es, después del oxígeno, el material más abundante de la
corteza terrestre, por lo que no es preciso explotar yacimiento localizados de
forma intensiva.
b) El proceso industrial al que se somete el silicio hasta la obtención de las células
fotovoltaicas es una actividad, que como otras actividades industriales sí puede
generar cierto impacto en el entorno, por lo que debe ser limitado y corregido, al
igula que en cualquier otra actividad productiva.
c) Durante el cambio de las baterías en instalaciones aisladas de al red se debe ser
especialmente cuidadoso con la retirada de las mismas, ya que contienen elementos
que pueden resultar muy perjudiciales para el entorno.

Siguiendo la opinión del IDAE se relacionan algunos efectos de las repercusiones sobre
el medio físico y social para los dos tipos de instalaciones fotovoltaicas.

2.7.1. Aplicaciones aisladas de la red

La generación de electricidad directamente a partir del sol no requiere ningún tipo de


combustión, y por tanto no se produce emisiones de dióxido de carbono, que favorecen el
efecto invernadero. Esta ventaja de la energía fotovoltaica es especialmente favorable en
espacios de alto valor ecológico, donde es importante la preservación del medio natural.
48 Cayetano Espejo Marín

Además, en muchos casos sustituye en edificaciones rurales aisladas a generadores alimen-


tados por combustibles fósiles, de muy baja eficiencia energética.
El impacto sobre el medio social es muy positivo, ya que mejora la rentabilidad de las
explotaciones y las condiciones de trabajo de las mismas. En el caso de electrificaciones
de viviendas, mejora la calidad de vida de los habitantes. La posibilidad de realizar este
tipo de instalaciones en el ámbito rural puede prevenir el despoblamiento y por tanto el
abandono de tierras de cultivo, con el consiguiente empobrecimiento o perdida de suelo,
desaparición de rentas, etc.
No se produce alteración de los acuíferos o de las aguas superficiales ni por consumo,
ni por contaminación por residuos o vertidos.
La incidencia sobre las características fisicoquímicas del suelo o su erosionabilidad es
nula, ya que no se producen contaminantes, ni vertidos, ni son necesarios movimientos de
tierra o las grandes obras asociadas a otros aprovechamientos energéticos.
El hecho de que no haya que realizar tendidos eléctricos previene la repercusión que
sobre el medio vegetal o la avifauna pudieran tener los postes y cables eléctricos.
Las distintas posibilidades de instalación de los paneles, hacen de éstos un elemento
fácil de integrar y armonizar en diferentes tipos de estructuras, minimizando su impacto
visual.
El proceso fotovoltaico es absolutamente silencioso, hecho que supone una clara ventaja
para electrificación de viviendas aisladas, frente a los generadores de motor, caracterizados
por el elevado nivel de ruidos que producen.
El suelo necesario para las instalaciones fotovoltaicas con una dimensión media no
representa una cantidad significativa a considerar como una repercusión negativa de su
implantación. Este suelo generalmente contaría con escasas aplicaciones para un uso
alternativo. Por otra parte, la posibilidad de integrar los paneles en tejados y fachadas
minimiza este efecto.
La energía solar fotovoltaica reúne las mejores condiciones para cubrir las necesidades
energéticas en los lugares donde se intenta preservar al máximo las condiciones del entorno,
como es el caso de los espacios naturales protegidos.
Por otra parte, se están introduciendo sistemas destinados directamente a la protección
del medio ambiente, que únicamente son posibles gracias a la energía solar fotovoltaica,
como pueden ser sistemas de detección y alerta de incendios o sistemas de oxigenación
de aguas.

2.7.2. Aplicaciones conectadas a la red

Las distintos impactos entre las instalaciones conectadas a la red y las aisladas afectan
sobre todo al paisaje, la fauna y el medio social.
En este grupo se incluyen las centrales fotovoltaicas de media o gran dimensión y las de
mejora de suministro eléctrico, en las ramificaciones terminales de la red de distribución.
Las instalaciones de pequeño tamaño, normalmente suelen ir asociadas a edificaciones y
no plantean ningún problema de impacto ambiental.
Hay que tener en cuenta que la superficie ocupada por los paneles necesarios para instalar
1 kWp oscila entre 10 y 15 m², por tanto la ocupación de suelo y el impacto paisajístico
se deben tener en cuenta en las instalaciones medias o grandes.
También se debe considerar el impacto visual de los postes y tendidos eléctricos. De
igual modo que se han de establecer las medidas oportunas para proteger la avifauna en el
caso de que sea necesaria la realización de tendidos para el transporte de la electricidad. En
el caso de las centrales realizadas para mejorar el suministro eléctrico en las ramificaciones
Las energías renovables en la producción de electricidad en España 49

terminales de líneas, al tratarse de instalaciones asociadas a una línea preexistente no se


producen nuevos impactos relacionados con este concepto.
Las principales cargas ambientales se producen en las operaciones extractivas de las
materias primas, aunque la mayor parte de las células fotovoltaicas que se fabrican en la
actualidad son de silicio, material obtenido a partir de la arena, y por tanto muy abundan-
te, y del que no se precisan cantidades significativas; también se producen los impactos
derivados del proceso industrial de fabricación de las células y módulos fotovoltaicos y
de la estructura de montaje.
Para la conclusión de este apartado, se aporta la información publicada por el Instituto
Tecnológico y de Energías Renovables (2004b) referente a la planta fotovoltaica de 28
kWp instalada en el tejado de su sede. La energía generada por esta instalación equivale a
la combustión de algo más de 16 toneladas de fuel-oil anuales. El aprovechamiento directo
de la energía del sol evita la emisión a la atmósfera de aproximadamente 70 toneladas de
dióxido de carbono, 500 kilogramos de azufre y 180 kilogramos de óxidos de nitrógeno.

2.8. LA ENERGÍA SOLAR EN LA POLÍTICA DE FOMENTO DE LAS ENERGÍAS


RENOVABLES

El Plan de Fomento de Energía Renovables, aprobado por el Gobierno en diciembre de


1999, recoge los principales elementos y orientaciones que pueden considerarse relevantes
en la articulación de una estrategia para que el crecimiento de cada una de las áreas de
energía renovables pueda cubrir, en su conjunto, cuando menos, el 12 % del consumo de
energía primaria en el año 2010.
Este Plan se elabora como respuesta al compromiso que emana de la Ley 54/1997, de
27 de noviembre, del Sector Eléctrico, y que define el objetivo de desarrollo a alcanzar
por las energías renovables. Esta Ley, en su artículo 27, define el «Régimen Especial de la
Producción Eléctrica». En el punto 1 se señala que la actividad de producción de energía
eléctrica tendrá la consideración de producción en régimen especial en los siguientes casos,
cuando se realice desde instalaciones cuya potencia no supere los 50 MW:

a) Autoproductores que utilicen la cogeneración u otras formas de producción de


electricidad asociadas a actividades no eléctricas siempre que supongan un alto
rendimiento energético.
b) Cuando se utilice como energía primaria alguna de las energías renovables no con-
sumibles, biomasa o cualquier tipo de biocarburante, siempre y cuando su titular no
realice actividades de producción en el régimen ordinario.
c) Cuando se utilice como energía primaria residuos no renovables.

También tendrá la consideración de producción en régimen especial la producción de


energía eléctrica desde instalaciones de tratamiento y reducción de los residuos de los
sectores agrícola, ganadero y de los servicios, con una potencia instalada igual o inferior
a 25 MW, cuando suponga un alto rendimiento energético.
El Documento del Plan presenta la situación en el año 1999 y las previsiones para los
próximos años de la producción mediante energías renovables, el estado de las tecnologías
de aprovechamiento de este tipo de recursos y las barreras que limitan la penetración de
estas fuentes en un mercado cada vez más liberalizado.
El objetivo que el Plan de Fomento fija para el sector de la energía solar fotovoltaica
es de 135 MWp, de los que 20 corresponden a nuevas instalaciones aisladas y 115 a ins-
talaciones conectadas a la red. Este objetivo tiene en cuenta la capacidad tecnológica de
50 Cayetano Espejo Marín

las empresas en España. Las líneas prioritarias de actuación son: integración en edificios,
desarrollo y normalización de kits estándar para pequeñas aplicaciones, investigación y
desarrollo de tecnologías de lámina delgada, mejora en el desarrollo de los inversores y
desarrollo de tecnologías de concentración.
Para la consecución de dichos objetivos se proponen, entre otros, las siguientes medidas
e incentivos: apoyo público a la inversión, subvención y financiación de actuaciones de
investigación y desarrollo, desgravación fiscal a la inversión, desarrollo de un reglamento
de instalaciones fotovoltaicas, simplificación de las condiciones administrativas y técnicas
para la conexión a la red, campaña de concienciación ciudadana, acción ejemplarizante de
las Administraciones Públicas, líneas específicas de financiación preferente, y promoción
de proyectos piloto de aplicación.
En el cuadro 6 se expone el objetivo del Plan de Fomento desglosado por Comunidades
Autónomas y la potencia instalada a finales de 2002. Como se puede ver sólo Navarra, Anda-
lucía, Castilla-La Mancha y Cataluña superan la media nacional del 14,62 % del objetivo.

Cuadro 6
PLAN DE FOMENTO DE LAS ENERGÍAS RENOVABLES EN ESPAÑA
OBJETIVOS DE POTENCIA SOLAR FOTOVOLTAICA (MWp)

Potencia Objetivo % Potencia


instalada del Plan instalada/
2002 2010 objetivo

ANDALUCÍA 4,81 15,50 31,00


NAVARRA 3,09 7,70 40,17
CATALUÑA 3,04 15,95 19,07
CASTILLA-LA MANCHA 1,53 5,45 28,06
COMUNIDAD VALENCIANA 1,22 10,40 11,70
BALEARES 1,03 7,30 14,10
CANARIAS 0,97 6,75 14,39
CASTILLA Y LEÓN 0,96 11,60 8,30
MADRID 0,85 13,05 6,48
PAÍS VASCO 0,68 6,15 11,09
EXTREMADURA 0,44 6,20 7,08
MURCIA 0,32 4,25 7,55
ARAGÓN 0,31 6,95 4,50
ASTURIAS 0,22 3,85 5,58
GALICIA 0,15 6,20 2,45
LA RIOJA 0,09 3,85 2,29
CANTABRIA 0,03 3,85 0,70
TOTAL 19,73 135,00 14,62
Fuente: Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía.
Las energías renovables en la producción de electricidad en España 51

2.8.1. La energía solar en el Régimen Especial de la producción de energía eléctrica

La Ley del Sector Eléctrico, establece los principios de un nuevo modelo de funciona-
miento, en lo referente a la producción, y que están basados en la libre competencia. La
Ley hace compatible este fundamento con la consecución de otros objetivos tales como
la mejora de la eficiencia energética, la reducción del consumo y la protección del medio
ambiente, por otra parte necesarios en función de los compromisos adquiridos por España
en la reducción de gases productores del efecto invernadero. Para su ejecución establece la
existencia de un régimen especial de producción de energía eléctrica, como régimen dife-
renciado del ordinario. En este último, el esquema regulador es el mercado de producción
en el que se cruzan ofertas y demandas de electricidad y donde se establecen los precios
como consecuencia de su funcionamiento como mercado organizado.
En el Real Decreto 2818/1998, de 23 de diciembre, sobre Producción de Energía Eléctrica
por Instalaciones Abastecidas por Recursos o Fuentes de Energía Renovables, Residuos y
Cogeneración (tecnología que permite la producción y aprovechamiento combinado de calor
y electricidad), se impulsa el desarrollo de las instalaciones de régimen especial mediante
la creación de un marco favorable sin incurrir en situaciones discriminatorias que pudieran
ser limitadoras de una libre competencia, aunque estableciendo situaciones diferenciadas
para aquellos sistemas energéticos que contribuyan con mayor eficacia a los objetivos antes
señalados (Espejo, 2004b).
Para alcanzar este logro se establece un sistema de incentivos temporales para aquellas
instalaciones que requieren de ellos para situarse en posición de competencia en un mer-
cado libre. En las instalaciones basadas en energías renovables y de residuos, el incentivo
establecido no tiene límite temporal debido a que se hace necesario internalizar sus bene-
ficios medioambientales ya que, por sus especiales características y nivel tecnológico, sus
mayores costes no les permite la competencia en un mercado libre.
En el Real Decreto 436/2004, de 12 de marzo, se establece la metodología para la actua-
lización y sistematización del régimen jurídico y económico de la actividad de producción
de energía eléctrica en régimen especial.
Este Real Decreto tiene por objetivo unificar la normativa de desarrollo de la Ley del
Sector Eléctrico, en lo que se refiere a la producción de energía eléctrica en régimen especial,
en particular en lo referente al régimen económico de estas instalaciones. Se pretende con él
seguir el camino iniciado con el Real Decreto 2818/1998, sobre producción de energía eléc-
trica por instalaciones abastecidas por recursos o fuentes con energía renovables, residuos o
cogeneración, con una ventaja añadida, como es el hecho de poder aprovechar al propio tiempo
la estabilidad que ha venido a proporcionar, para el conjunto del sistema, el Real Decreto
1432/2002, de 27 de diciembre, de metodología para la aprobación de la tarifa eléctrica media
o de referencia, para dotar a quines han decidido o decidan en el futuro próximo apostar por
el régimen especial de un marco regulatorio duradero, objetivo y transparente.
Para conseguirlo, se define un sistema basado en la libre voluntad del titular de la
instalación, que puede optar por vender su producción o excedentes de energía eléctrica a
la empresa distribuidora, percibiendo por ello una retribución en forma de tarifa regulada,
única para todos los períodos de programación, que se define como un porcentaje de la tarifa
eléctrica media o de referencia regulada en el R.D. 1432/2002, de 27 de diciembre, y que,
por tanto, indirectamente, está basada en el precio del mercado de producción, o bien por
vender dicha producción o excedentes directamente en el mercado diario, en el mercado a
plazo o a través de un contrato bilateral, percibiendo en este caso el precio negociado en
el mercado, más un incentivo por participar en él y una prima, si la instalación concreta
tiene derecho a percibirla.
52 Cayetano Espejo Marín

Cualquiera que se a el mecanismo retributivo por el que se opte, el Real Decreto ga-
rantiza a los titulares de las instalaciones en régimen especial una retribución razonable
para sus inversiones y a los consumidores eléctricos una asignación también razonable de
los costes imputables al sistema eléctrico.
En lo referente al ámbito de aplicación de este Real Decreto, se pueden acoger al régimen
especial las instalaciones de producción de energía eléctrica contempladas en el artículo
27.1 de la Ley del Sector Eléctrico.

— Grupo b.1 Instalaciones que utilicen como energía primaria la energía solar. Dicho
grupo se divide en dos subgrupos:
— Instalaciones que únicamente utilicen como energía primaria la solar fotovoltaica.
— Instalaciones que utilicen como energía primaria para la generación eléctrica la solar
térmica. En estas instalaciones se podrán utilizar equipos auxiliares que consuman gas
natural o propano únicamente para el mantenimiento de la temperatura del acumulador
de calor. El consumo de dicho combustible, en cómputo anual, deberá ser inferior al
12 % de la producción de electricidad y sólo durante los períodos de interrupción de
la generación eléctrica, si la instalación vende su energía de acuerdo con la opción a)
del artículo 22.1. Dicho porcentaje podrá llegar a ser del 15 %, sin limitación temporal,
si la instalación vende su energía de acuerdo a la opción b del artículo 22.1

En el artículo 22.1. se contempla que para vender su producción o excedentes de ener-


gía eléctrica, los titulares de instalaciones a los que resulte de aplicación este real decreto
deberán elegir entre una de las dos opciones siguientes:

a) Ceder la electricidad a la empresa distribuidora de energía eléctrica. En este caso,


el precio de venta de la electricidad vendrá expresado en forma de tarifa regulada,
única para todos los períodos de programación, expresada en céntimos de euro por
kilovatio-hora.
b) Vender la electricidad libremente en el mercado, a través del sistema de ofertas
gestionado por el operador de mercado, del sistema de contratación bilateral o a
plazo o de una combinación de todos ellos. En este caso, el precio de venta de la
electricidad será el precio libremente negociado por el titular o el representante de
la instalación, complementado por un incentivo y, en su caso, por una prima, ambos
expresados en céntimos de euro por kilovatio/hora.

En síntesis, el Real Decreto 436/2004 tiene dos objetivos fundamentales:

— Actualizar y refundir el régimen jurídico que afecta a la energía solar fotovoltaica.


— Establecer un régimen económico objetivo y duradero para esta energía.

La Asociación de la Industria Fotovoltaica, en su reunión anual celebrada el 17 de mar-


zo de 2004, destacó que el Real Decreto incorpora dos aspectos muy beneficiosos para la
solar fotovoltaica: mantenimiento de la prima a lo largo de toda la vida de la central y su
aplicación a instalaciones de hasta 100 kW, ya que hasta ahora llegaba sólo a los 5 kW.

2.9. CONCLUSIONES

El desarrollo de la industria solar fotovoltaica en España desde los años ochenta ha


sido espectacular, como demuestra el hecho de que sea un referente a nivel mundial. En
Las energías renovables en la producción de electricidad en España 53

cambio, la implantación de este tipo de energía en nuestro país se ha centrado preferente-


mente en el abastecimiento de electricidad en edificios aislados. La instalación de centrales
fotovoltaicas dedicadas exclusivamente a la producción de electricidad para su venta no se
desarrolla hasta los primeros años de esta década, como consecuencia del Plan de Fomento
de las Energías Renovables. Con la publicación del Real Decreto 436/2004, además de
actualizar el régimen jurídico que afecta a la energía solar fotovoltaica, se establece un
régimen económico objetivo y duradero. Este importante cambio está animando a empresas
e inversores a apostar seriamente por este tipo de energía.
Raimundo González (2004), Director del Centro de Estudios de la Energía Solar, relacio-
na los principales aspectos que deben tenerse en cuenta si se desea conseguir una razonable
cuota de consumo de energía solar para el fin del primer cuarto del siglo XXI:

— Los controles de calidad de los colectores solares y módulos fotovoltaicos deberían


ser aún más exigentes, no tanto orientados a la consecución de mayores rendimientos,
como a asegurar una inalterabilidad tal que les permita alcanzar una vida útil de al
menos treinta años con un mínimo mantenimiento.
— Los gobiernos deberían cambiar los actuales sistemas de subvenciones, por la de
créditos subvencionados, que el usuario puede amortizar con el propio ahorro pro-
ducido por la instalación.
— Las normas de edificación deberían contemplar la posibilidad de una futura insta-
lación solar, habilitándose superficies libres convenientemente orientadas e incluso
facilitar, mediante una preinstalación, realizada ya en el momento de construirse el
edificio o vivienda, el posterior montaje de una instalación solar.
— Los edificios destinados a oficinas de la Administración y otros servicios oficiales
deberían ser construidos incorporando de forma obligatoria la energía solar, al menos
para el calentamiento del agua sanitaria y electrificación básica.
— Se debería ofrecer a cada usuario una oportunidad real de autogeneración de al menos
parte de la energía que consume, posibilitando la instalación de módulos fotovoltaicos
conectados directamente a la red de distribución eléctrica, en condiciones justas y
asequibles.
— Habría que potenciar una educación ciudadana tendente a frenar el creciente consumo
energético, cambiando los hábitos sociales que favorezcan dicho consumo.
— Deberían suprimirse las ayudas «ocultas» de las que las energías convencionales
han estado gozando desde siempre, y primar, por el contrario, el uso de energías no
contaminantes.
— Por último, cuando se efectúen comparaciones de rentabilidad económica de la energía
solar frente a otras energías convencionales, debería hacerse de forma honesta, esto
es, imputando los enormes costes sociales y de prevención de riesgos (por ejemplo,
el coste de la protección de las centrales nucleares), a dichas energías, que, de forma
engañosa, suelen presentarse como más económicas que la energía solar.

Desde el sector industrial resulta interesante la opinión del presidente de BP España,


quien señala que si la reducción de costes y la fabricación de paneles solares a gran
escala ya ha asegurado la rentabilidad de la producción, las expectativas tecnológicas
auguran un recorrido muy interesante, ya que, actualmente los sistemas más eficientes
suponen sólo un aprovechamiento del 18-20 % de la energía solar que llega al panel.
Puede incluso que se produzca un salto tecnológico semejante al de las centrales de
ciclo combinado, con un 60 % de eficiencia frente al 30 % de las convencionales
(Casamayor, 2004).
54 Cayetano Espejo Marín

Cabe esperar que, dadas las enormes ventajas ambientales derivadas del aprovechamiento
de la energía solar fotovoltaica, las Administraciones y la iniciativa privada (promotores,
fabricantes e instaladores) sitúen a España en el puesto que merece en el aprovechamiento
de una energía que dispone en abundancia. De este modo, reduciremos nuestra dependencia
energética del exterior, y disfrutaremos unas mejores condiciones ambientales. Según A.
Luque (2003a), España parte con una buena posición científica, tecnológica y empresarial
en el sector fotovoltaico, que parece consolidarse.

2.10. BIBLIOGRAFÍA

ASOCIACIÓN DE LA INDUSTRIA FOTOVOLTAICA (2001): Energía solar fotovoltaica


en la Comunidad Autónoma de Murcia.. Madrid, 49 pp.
ASOCIACIÓN DE LA INDUSTRIA FOTOVOLTAICA (2003): Hacia un futuro con
solar. Madrid, 27 pp.
energía solar.
ASOCIACIÓN DE LA INDUSTRIA FOTOVOLTAICA (2004): Energía solar fotovoltaica
en la Comunidad Autónoma de Galicia. Madrid, 105 pp.
CAPEL MOLINA, J.J. (1977): «Insolación y nubosidad en la España peninsular y Balea-
res». Paralelo 37º, nº 1, pp. 9-24.
CAPEL MOLINA, J.J. (1981): Los climas de España. Barcelona, Oikos-Tau, 429 pp.
CAPEL MOLINA, J.J. (2000): El clima de la Península Ibérica. Barcelona, Ariel, 281 pp.
CAPEL MOLINA, J.J. y DÍAZ ÁLVAREZ, J.R. (1980): Geografía de la energía solar
en el espacio almeriense. Almería, Caja Rural Provincial de Almería y Diputación
Provincial de Almería, 211 pp.
CASAMAYOR, R. (2004): «BP Solar ya calienta en España». El País Negocios, 14 de
noviembre de 2004, p. 6.
CASTAÑER, L. (1981): «Energía solar fotovoltaica». Investigación y Ciencia, nº 56, pp.
6-15.
COMISIÓN NACIONAL DE ENERGÍA (2004): Información básica de los sectores de la
energía. Madrid. 269 pp.
ENERGÍA HIDROELÉCTRICA DE NAVARRA (2004): Informe Anual 2003.. Pamplona.
ESPEJO MARÍN, C. (2001a): «El proyecto de fusión de Endesa e Iberdrola y su desisti-
miento. Apuntes sobre el sector eléctrico en España». Nimbus,, nº 7-8, pp. 51-65.
ESPEJO MARÍN, C. (2001b): «El sector eléctrico español en la prensa escrita». Cuadernos
Geográficos de la Universidad de Granada, nº 31, Granada, pp. 203-217.
ESPEJO MARÍN, C. (2002): «L’énergie électronucléaire en Espagne». Annales de Géo- é
éo-
e, nº 625, pp. 319-328.
graphie,
ESPEJO MARÍN, C. (2003): «Electricidad producida en centrales de cogeneración en la
Región de Murcia». Papeles de Geografía,, nº 38, pp. 187-193.
ESPEJO MARÍN, C. (2004a): «La electricidad en las relaciones España-Portugal». Finis-
terra. Revista Portuguesa de Geograf ía, nº 78, pp. 63-79.
Geografíía
ESPEJO MARÍN, C. (2004b): «La energía eólica en España». Investigaciones Geográficas,
nº 35, pp. 45-65.
ESPEJO MARÍN, C. (2005): «La biomasa en la producción de electricidad en España».
Estudios Geográficos, nº 258, pp. 105-128.
EUROPEAN COMISION (1997): Photovoltaic solar energy. Best practice stories. Brus-
sels, 38 pp.
FABRA UTRAY, J. (2004): ¿Liberalización o regularización? Un mercado para la elec-
tricidad. Instituto Pascual Madoz del Territorio, Urbanismo y Medio Ambiente de la
Universidad Carlos III de Madrid, Madrid, 438 pp.
Las energías renovables en la producción de electricidad en España 55

FONT TULLOT, I. (1983): Climatología íía de España y Portugal. Madrid, Instituto Nacional
de Meteorología, 296 pp.
FONT TULLOT, I. (1984): Atlas de la radiación solar en España. Madrid, Instituto na-
cional de Meteorología.
GONZÁLEZ, R. (2004): «Energía solar: las claves para una política energética sostenible».
En http://www.censolar.es/articulo01.htm
GREENPEACE (2003): Guía solar. Cómo disponer de energía solar fotovoltaica conectada
a la red eléctrica. Madrid, 83 p.
INFOPOWER (2004); «Pérgola fotovoltaica del Forum Barcelona 2004», Infopower, nº,67,
pp. 51-54.
INSTITUT CATALÀ DE ENERGIA (1999) Energia solar. El recorregut de l’energia.
Barcelona. 15 pp.
INSTITUTO PARA LA DIVERSIFICACIÓN Y AHORRO DE LA ENERGÍA. (1996): Ma-
nual de energíaíía solar fotovoltaica. Madrid, 139 pp.
INSTITUTO PARA LA DIVERSIFICACIÓ ÓN Y AHORRO DE LA ENERGÍA. (2000): Plan
de Fomento de las Energías as Renovales en España. Madrid. 271 pp.
íías
INSTITUTO PARA LA DIVERSIFICACIÓ ÓN Y AHORRO DE LA ENERGÍA. (2000): Situa-
ciónn actual y perspectivas de la energ
energíaííaa solar fotovoltaica en España.. Madrid. 12 pp.
INSTITUTO PARA LA DIVERSIFICACIÓ ÓN Y AHORRO DE LA ENERGÍÍA. (2002): Planta
(Navarra). Madrid, 4 pp.
fotovoltaica de 1,2 MW en Tudela (Navarra)
INSTITUTO PARA LA DIVERSIFICACIÓ ÓN Y AHORRO DE LA ENERGÍA. (2004): «Efi-
ciencia energética
tica y energ
energías renovables». Boletín íín IDAE, nº 6, 151 pp.
INSTITUTO TECNOLÓ ÓGICO Y DE ENERGÍAS RENOVABLES (2004a): «El ITER pre-
sentó en rueda de prensa el proyecto de instalación de una planta fotovoltaica de 15 MW
en Granadilla». En http://www.iter.es/I18Nlayer.noticias/es/ruedaprensaa15mw
INSTITUTO TECNOLÓ ÓGICO Y DE ENERGÍÍAS RENOVABLES (2004b): «Planta de 28
kW. Instalación modular de paneles planos situado en el tejado del edificio principal del
ITER». En http://www.iter.es/I18NLayer.instalaciones/es/solares/28kwplus
LUQUE, A. (2003a): «Fotovoltaica, el explosivo desarrollo de una industria global». Eco-
nomía Exterior,, nº 26, pp. 133-139.
LUQUE LÓPEZ, A. (2003b): «Energ «Energía fotovoltaica». En MARTÍN MUNICIO, A. y COLI-
NO MARTÍNEZ, A. (Dirs.): Diccionario Español de la Energía. Aranjuez, Ed. Doce
Calles, pp. 335-336.
LUQUE, A. y SALA, G. (2001). «La investigación y el desarrollo fotovoltaico en España».
Era Solar, nº 99, pp. 7-18.
MARTÍN MUNICIO, A. y COLINO MARTÍNEZ, A. (Dirs.) (2003): Diccionario Español
de la Energía.. Aranjuez, Ed. Doce Calles, 818 pp.
MENÉNDEZ PÉREZ, E. (1997): Las energías renovables. Un enfoque político-ecológico.
Los Libros de la Catarata. Madrid. 251 pp.
MENÉ ÉNDEZ PÉ ÉREZ, E. (2001): Energías íías renovables, sustentabilidad y creación de
empleo. Una economía íía impulsada por el sol. Los Libros de la Catarata. Madrid.
270 pp.
MINISTERIO DE ECONOMÍA (2002): Planificación de los Sectores de Electricidad y
Gas. Desarrollo de las Redes de Transporte 2002-2011. Madrid. Secretaría de Estado
de Energía.
MINISTERIO DE INDUSTRIA Y ENERGÍA (2000): Ley del Sector Eléctrico é
éctrico Disposiciones
complementarias. Madrid. 380 pp.
MINISTERIO DE INDUSTRIA, TURISMO Y COMERCIO (2004): La energía íía en España
2003. Madrid, Secretaría General de Energía, 216 pp.
56 Cayetano Espejo Marín

MOLINA IBÁÑEZ, M. (2001): «Las fuentes de energía». En GIL OLCINA, A. y GÓMEZ


MENDOZA, J. (Coords.): Geografía de España. Ariel. Barcelona, pp. 455-476.
OLIVER, M. y JACKSON, T. (1999): «The market for solar photovoltaics». Energy Policy,
vol. 27, nº 7, pp. 371-385.
ORIOL, E. y PUIGCERVER, M. (1978): «Irradiación solar en España». En Ponencias y
Coloquio-Simposio Internacional sobre Fuentes de Energía íía y Desarrollo. Barcelona,
Ed. Moneda y Cr Crédito, pp. 291-300.
RED ELÉ ÉCTRICA DE ESPAÑA (2003): El sistema eléctrico ééctrico español. Informe 2002.
Madrid, 105 pp.
UNESA (1991): La energía íía solar. Madrid, 52 pp.
UNESA (1998): Centrales eléctricas
é
éctricas . Madrid. 71 pp.
UNESA (2001): La industria eléctrica
ééctrica y el medio ambiente. Madrid. 159 pp.
3. BIOMASA PARA PRODUCCIÓN DE ELECTRICIDAD*

3.1. INTRODUCCIÓN

La biomasa es una fuente energética renovable integrada por una variedad relativamente
amplia de recursos, entre los que cabe citar los residuos agrícolas y forestales, los subpro-
ductos biodegradables, residuos industriales, etc., así como los procedentes de cultivos
agrícolas o forestales expresamente desarrollados para poder disponer de materias primas
energéticas.
La leña, la paja y otras materias vegetales han sido la fuente de calor en sistemas tra-
dicionales a lo largo de muchos siglos. Durante el siglo XIX y parte del XX la madera se
utilizó masivamente en la industria, en el ferrocarril y en los barcos. En el mundo rural se
sigue empleando la biomasa como fuente de calor. En los países desarrollados se usa de
forma marginal y con tendencia decreciente. Por tanto, queda en el campo un potencial
energético sin utilizar, y cuya recuperación puede ser positiva. En cambio, en muchas áreas
del tercer mundo la biomasa sigue siendo la base energética de una parte de su población
(Menéndez, 2001).
En la actualidad la biomasa se aprovecha fundamentalmente para la producción de calor
en viviendas (cocinas, hornos, calderas,..) y en usos industriales (hornos cerámicos, secaderos
industriales, ...). Sólo una parte, todavía pequeña, se utiliza para generar electricidad.

3.2. PRODUCCIÓN DE ELECTRICIDAD A PARTIR DE LA BIOMASA

3.2.1. Biomasa primaria y biomasa residual

Varios son los productos combustibles de biomasa que se pueden dedicar a la produc-
ción de electricidad:

— Residuos forestales. Su aprovechamiento es en la actualidad complicado. Se puede


plantear su transformación mediante astillado con la finalidad de hacer posible su
transporte en condiciones económicas viables, obteniéndose un producto manejable
y de granulometría homogénea.
— Residuos agrícolas. Los leñosos tienen características semejantes a los residuos fo-
restales en cuanto a su naturaleza y disposición, es preciso su tratamiento para que
sea posible un transporte barato, por lo que es necesario el astillado o compactación

* Estudios Geográficos, Instituto de Geografía y Economía. Consejo Superior de Investigaciones Cien-


tíficas, Madrid, nº 258, 2005, págs. 105-128.
58 Cayetano Espejo Marín

del material obtenido en el campo. En el caso de la paja de cereales de invierno,


desde el punto de vista tecnológico, existen equipos convencionales de recogida y
preparación para el almacenamiento y transporte que han sido adaptados para una
aplicación energética.
— Residuos industriales. Tienen un origen muy variado, aunque los de mayor importan-
cia cuantitativa en España son los procedentes de la industria del aceite de oliva.
— Cultivos energéticos. Constituyen una alternativa actual a los cultivos de cereal
tradicional. Su principal característica es la alta productividad, que, unida a que no
contribuyen de manera sensible a la degradación del suelo, hace de ellos un com-
bustible adecuado para su aprovechamiento.

Según J. Fernández (2003), las especies dedicadas a producir biomasa con fines ener-
géticos pueden ser de tipo herbáceo o leñoso, y aunque en ocasiones puedan coincidir con
especies utilizadas en cultivos tradicionales o en aprovechamientos silvícolas clásicos, en
general la fitotecnia y el manejo de las plantaciones variará sensiblemente respecto a los
planteamientos clásicos. En la actualidad, los cultivos destinados a la producción de biomasa
con fines energéticos se pueden agrupar en tres tipos:

— Cultivos oleaginosos para la producción de aceite transformable en biodiesel para


sustitución del gasóleo de automoción.
— Cultivos alcoholícenos para la producción de bioetanol utilizable en sustitución total
o parcial de las gasolinas de automoción o para la producción de aditivos antideto-
nantes exentos de plomo.
— Cultivos lignocelulósicos para la producción de biocombustibles sólidos utilizables
con fines térmicos, para calefacción, usos industriales o generación de electricidad
(agroelectricidad). Entre las especies leñosas propias para esta finalidad cabe destacar
el chopo (Populus sp.) y los sauces (Salis sp.) en zonas húmedas, y algunas perte-
necientes a los géneros Robinia y Eucaliptus en zonas más secas. Entre las especies
herbáceas productoras de biomasa lignocelulósica, la más prometedora en la actualidad
para España es el cardo (Cynara cardunculus L.), especie típica del área mediterránea
perfectamente adaptadas a sus condiciones climáticas, y de la que se podrían cultivar
en nuestro país cerca de un millón de hectáreas (Fernández, 2000).

3.2.2. Balance de materia y energía

La recuperación y transformación de biomasa es la opción, entre las energías renova-


bles, que da lugar a mayor creación de empleo. Éste se mantiene a lo largo de la vida de la
planta y es mayoritariamente rural. Por tanto, se da un aspecto social positivo que debería
ser contemplado por las administraciones publicas. La gestión de la biomasa puede, pese a
esto, ser una actividad controvertida desde el punto de vista ambiental. Se darán propuestas
que encuentren un amplio consenso respecto a los procesos de recogida y transporte hasta
las instalaciones de transformación; pero en otros casos puede haber discrepancias impor-
tantes. En cada situación, según E. Menéndez habrá que estudiar los diferentes aspectos
presentes en la actividad y en su entorno y estar abiertos a las diferentes sensibilidades de
las personas, empresas e instituciones implicadas. La biomasa, antes de su transformación,
es un producto cuyo poder calorífico, en la mayoría de los casos, es de tipo medio o bajo y
con alto contenido en humedad. Estas características hacen que no se le pueda transportar
a largas distancias para su transformación, lo que le confiere un elevado carácter local
(Menéndez, 2001).
Las energías renovables en la producción de electricidad en España 59

Parecida es la opinión de S. López (2003), quien afirma que el uso de la biomasa pre-
senta una serie de problemas:

— Baja densidad energética, que obliga a la utilización de procesos de combustión


mucho más complejos que los utilizados para combustible convencionales.
— Alto contenido en humedad, que precisa de la desecación de la masa en un proceso
previo al de combustión de la misma.
— Dispersión de la producción, que provoca un aumento de los costes de transportes,
y por tanto reduce la rentabilidad de las inversiones.
— Corto periodo de almacenamiento, debido a que al ser materia orgánica se producen
procesos internos que la pueden degradar, inutilizándola para los fines iniciales para
los que estaba destinada.

3.2.3. Consideraciones ambientales

La combustión de la materia orgánica produce dióxido de carbono, uno de los gases con
mayor incidencia en el efecto invernadero. Por tanto, la característica que más distingue a
la biomasa del resto de energías renovables es la producción de dióxido de carbono en su
consumo. Sin embargo, se considera que este efecto está compensado dado que el dióxido
originado en su combustión se ha fijado previamente desde la atmósfera en los elementos
orgánicos objeto de combustión y, por tanto, su utilización no incrementa la concentración
de gases de efecto invernadero (Unesa, 2001).
No obstante, D. Romano (2002) realiza una serie de consideraciones para el desarrollo
de la biomasa como energía renovable:

— El balance energético debe ser positivo. La energía obtenida con el aprovechamiento


de la biomasa debe ser superior a la necesaria para producirla, transportarla y pro-
cesarla.
— El balance del carbono debe ser nulo o negativo. El carbono liberado durante la
producción, transporte y aprovechamiento, deber ser inferior al absorbido o fijado
por la propia biomasa.
— Se deben utilizar los excedentes tras garantizar la fertilidad del suelo. La reali-
zación de balances de materia orgánica puede ser un criterio para calcular los
excedentes.
— Es necesario caracterizar previamente la biomasa a aprovechar. Para lo que es preciso
determinar posible presencia de residuos tóxicos y realizar pruebas de combustión o
digestión que determinen la formación de tóxicos durante el proceso y las mejores
tecnologías a utilizar.

La planta de biomasa de 25 MW de Sangüesa (Navarra) dispone de una dispositivo


de control de emisiones que proporciona todos los datos en tiempo real a quienes operan
en ella y a las autoridades ambientales. Se conocen asimismo las emisiones genera-
les de la zona en la que se asienta la planta. Estas emisiones están por debajo de los
límites marcados por la normativa europea y española para este tipo de instalaciones.
Los inquemados de la combustión y las cenizas resultantes de misma se acumulan en
sendas tolvas y son posteriormente utilizados como abonos y fertilizantes agrícolas
(EHN, 2004).
60 Cayetano Espejo Marín

3.3. INCENTIVOS PARA LA PRODUCCIÓN DE ENERGÍA ELÉCTRICA A PARTIR


DE LA BIOMASA

3.3.1. La biomasa en el Régimen Especial de la Producción de Energía Eléctrica

La Ley 54/1997, de 27 de noviembre, del Sector Eléctrico, establece los principios de


un nuevo modelo de funcionamiento, en lo referente a la producción, y que están basados
en la libre competencia. La Ley hace compatible este fundamento con la consecución de
otros objetivos tales como la mejora de la eficiencia energética, la reducción del consumo y
la protección del medio ambiente, por otra parte necesarios en función de los compromisos
adquiridos por España en la reducción de gases productores del efecto invernadero. Para su
ejecución establece la existencia de un régimen especial de producción de energía eléctrica,
como régimen diferenciado del ordinario. En este último, el esquema regulador es el mercado
de producción en el que se cruzan ofertas y demandas de electricidad y donde se establecen
los precios como consecuencia de su funcionamiento como mercado organizado.
En el Real Decreto 2818/1998, de 23 de diciembre, sobre Producción de Energía
Eléctrica por Instalaciones Abastecidas por Recursos o Fuentes de Energía Renovables,
Residuos y Cogeneración1, se impulsa el desarrollo de las instalaciones de régimen especial
mediante la creación de un marco favorable sin incurrir en situaciones discriminatorias
que pudieran ser limitadoras de una libre competencia, aunque estableciendo situaciones
diferenciadas para aquellos sistemas energéticos que contribuyan con mayor eficacia a los
objetivos antes señalados.
Para alcanzar este logro se establece un sistema de incentivos temporales para aquellas
instalaciones que requieren de ellos para situarse en posición de competencia en un mer-
cado libre. En las instalaciones basadas en energías renovables y de residuos, el incentivo
establecido no tiene límite temporal debido a que se hace necesario internalizar sus bene-
ficios medioambientales y a que, por sus especiales características y nivel tecnológico, sus
mayores costes no les permite la competencia en un mercado libre.
En referencia a la biomasa, se pueden acoger al régimen especial establecido en este
Real Decreto aquellas instalaciones de producción de energía eléctrica con potencia eléctrica
instalada inferior o igual a 50 megavatios, que reúnan las siguientes características:

a) Centrales que utilicen como combustible principal biomasa primaria, entendiendo


como tal el conjunto de vegetales de crecimiento menor de un año, que pueden
utilizarse directamente o tras un proceso de transformación, para producir energía
(recursos naturales y plantaciones energéticas). Se entenderá como combustible
principal aquel que suponga como mínimo el 90 % de la energía primaria utilizada,
medida por el poder calorífico inferior.
b) Centrales que utilicen como combustible principal biomasa secundaria, entendiendo
como tal el conjunto de residuos de una primera utilización de la biomasa, principal-
mente estiércoles, lodos procedentes de la depuración de aguas residuales, residuos
agrícolas, forestales, biocombustibles y biogás. Se entenderá como combustible
principal aquel que suponga como mínimo el 90 % de la energía primaria utilizada,
medida por el poder calorífico inferior.

1 La cogeneración es una tecnología que permite la producción y aprovechamiento combinado de calor


y electricidad.
Las energías renovables en la producción de electricidad en España 61

c) Centrales que utilizan energías incluidas en los dos grupos anteriores, junto con
combustibles convencionales, siempre que éstos no supongan más del 50 % de la
energía primaria utilizada, medida por el poder calorífico inferior.

En el Real Decreto 436/2004, de 12 de marzo, se establece la metodología para la actua-


lización y sistematización del régimen jurídico y económico de la actividad de producción
de energía eléctrica en régimen especial.
Este Real Decreto tiene como objetivo unificar la normativa de desarrollo de la Ley
del Sector Eléctrico, en lo que se refiere a la producción de energía eléctrica en régimen
especial, en particular en relación al régimen económico de estas instalaciones.
Se define un sistema basado en la libre voluntad del titular de la instalación, que puede
optar por vender su producción o excedentes de energía eléctrica a la empresa distribuidora,
percibiendo por ello una retribución en forma de tarifa regulada, o bien por comercializar
dicha producción o excedentes directamente en el mercado diario, en el mercado a plazo
o a través de un contrato bilateral, percibiendo en este caso el precio negociado en el
mercado, más un incentivo por participar en él y un prima si la instalación concreta tiene
derecho a percibirla.
Cualquiera que sea el mecanismo retributivo por el que se opte, el Real Decreto garantiza
a los titulares de las instalaciones en régimen especial una retribución razonable para sus
inversiones, y a los consumidores de electricidad una asignación también suficiente de los
costes imputables al sistema eléctrico.
Con este Real Decreto se pretende que en el año 2010 cerca de un tercio de la demanda
de electricidad esté cubierta por tecnologías de alta eficiencia energética y por energías
renovables, sin incrementar el coste de producción del sistema eléctrico, respecto a las
previsiones que sirvieron para fijar la metodología de tarifas en el año 2002. Con esta
aportación del régimen especial, posiblemente se alcance el objetivo fijado en la Ley del
Sector Eléctrico de conseguir que en el año 2010 las fuentes de energía renovable cubran,
al menos, el 12 % del total de la demanda energética en España.
En este Real Decreto se incluyen las siguientes centrales de biomasa:

a) Centrales que utilicen como combustible principal biomasa procedente de cultivos


energéticos, de residuos de las actividades agrícolas o de jardinería, o de residuos
de aprovechamientos forestales y otras operaciones silvícolas en las masas forestales
y espacios verdes.
b) Centrales que utilicen como combustible principal biomasa procedente de estiér-
coles, biocombustibles o biogás procedente de la digestión anaerobia de residuos
agrícolas o ganaderos, de residuos biodegradables de instalaciones industriales o de
lodos de depuración de aguas residuales, así como el recuperado en los vertederos
controlados.
c) Centrales que utilicen como combustible principal biomasa procedente de insta-
laciones industriales del sector agrícola y forestal, o mezcla de los combustibles
principales anteriores.

3.3.2. Política Energética de Apoyo a la Biomasa

El Plan de Fomento de las Energías Renovables, aprobado por el Gobierno en diciembre


de 1999, en cambio, pone gran parte de sus expectativas en el aprovechamiento de la bio-
masa en sus distintas formas, como elemento imprescindible para conseguir el objetivo de
presencia del 12 % de las energías renovables en el balance de la energía primaria nacional.
62 Cayetano Espejo Marín

Así prevé que la producción de la biomasa para la producción de electricidad alcance una
potencia instalada en 2010 de 1.900 MW y una producción anual de 14.000 millones de
kilovatios/hora (kWh), multiplicando por diez los niveles de 1998.
Este Plan contempla que una de las medidas necesarias para propiciar la generación
eléctrica con biomasa es que reciba la prima adecuada que le permita aproximarse al umbral
de rentabilidad requerido por los agentes inversores. Se considera que esta prima debería
permitir hasta alcanzar un precio de compra de la electricidad igual al 90 % del precio
medio de la tarifa eléctrica para el consumidor, modulable en función de la potencia eléc-
trica de los proyectos. Disponer de una prima en un nivel económico adecuado permitirá
a estas instalaciones ofrecer un precio de compra de la biomasa viable para el agricultor
o suministrador de biomasa residual, con lo cual el ciclo de la biomasa para producción
eléctrica podría comenzar.
También se recoge en el Plan que es necesario impulsar la formación de entidades
para la aplicación de la biomasa para la generación eléctrica o cogeneración, en las que
concurran agentes que estén relacionados con la producción eléctrica, por un lado, y con
los productores de combustible, por otro. Para este tipo de aplicaciones sería necesaria la
combinación de distintos tipos de residuos y cultivos de diversas procedencias y, desde el
punto de vista tecnológico, fomentar medidas que impulsen la eficiencia energética en la
generación eléctrica con biomasa, entre ellas, la gasificación, que constituye una vía cuya
demostración resulta necesaria.
Otras medidas que hacen falta para impulsar la generación eléctrica con biomasa son
las desgravaciones fiscales, el apoyo público a la inversión, el desarrollo de las campañas
de difusión y concienciación, las acciones educacionales, la puesta en marcha de proyectos
de demostración y difusión, actuaciones tecnológicas y de I+D, y la creación de líneas de
financiación adaptadas a este tipo de proyectos.
En el horizonte del año 2006 las inversiones asociadas se estiman en 1.550 millones
de euros. Además de los incentivos fiscales se aplicarán como ayudas públicas un total de
120 millones de euros para subvenciones al tipo de interés a lo largo de dicho período. Las
primas a la producción eléctrica durante el período supondrán 612 millones de euros.
Las previsiones energéticas para el final del período 2010 son de un aumento de la
contribución energética a partir de biomasa de 6 millones de tep, repartidas entre biomasa
residual y cultivos energéticos, y que, en el ámbito de la aplicación se distribuirán en
900.000 tep para aplicaciones térmicas y 5.100.000 tep para aplicaciones eléctricas. En
el cuadro 1 se recoge la distribución de este objetivo tanto en lo referente al origen de la
biomasa utilizada, como a su aplicación energética, teniendo en cuenta en el primer caso
superficies afectadas y rendimientos en producciones y energía.
En cuanto a organismos dedicados a la investigación en biomasa está el Centro de De-
sarrollo de Energías Renovables, dependiente del Centro de Investigaciones Energéticas,
Medioambientales y Tecnológicas, y situado en la proximidades de la ciudad de Soria. Su
actividad se centra en el campo del aprovechamiento energético de la biomasa y tiene entre
sus dos grandes objetivos están:

— La realización de estudios a escala local, regional y nacional sobre producción


y/o evaluación de recursos de biomasa, tanto cultivos energéticos como residuos
(forestales, agrícolas y agroindustriales), así como de las operaciones previas a la
utilización de estos materiales en las plantas de conversión energética.
— La determinación del potencial real y las posibilidades de comercialización en España
de los cultivos energéticos y de las biomasas residuales mediante el cálculo de sus
costes de producción, recolección, almacenaje, transporte y pretratamiento.
Cuadro 1
DISTRIBUCIÓN POR COMUNIDADES AUTÓNOMA DE LOS OBJETIVOS ENERGÉTICOS 1999-2010 (TEP) DE
APROVECHAMIENTO DE LA BIOMASA
Residuos Residuos Residuos de
Comunidad Cultivos Residuos
agrícolas agrícolas ind. Forestales Total
Autónoma energéticos forestales
leñosos herbáceos y agrícolas
ANDALUCÍA 463.727 40.753 92.993 197.877 141.506 936.856
ARAGÓN 534.355 32.128 29.607 125.445 15.427 736.962
ASTURIAS 0 11.218 861 374 9.736 22.189
BALEARES 0 0 4.615 3.755 5.915 14.285
CANARIAS 0 0 1.052 347 7.246 8.645
CANTABRIA 0 8.461 0 314 3.202 11.977
CASTILLA-LA MANCHA 785.574 37.075 50.727 203.973 36.495 1.113.844
CASTILLA Y LEÓN 945.549 120.464 7.964 491.365 28.365 1.593.707
CATALUÑA 89.504 30.225 45.032 103.949 56.228 324.938
EXTREMADURA 266.056 44.016 22.586 65.304 16.531 414.493
GALICIA 0 72.234 2.175 31.129 66.130 171.668
MADRID 69.966 4.257 2.583 17.351 13.542 107.699
MURCIA 100.750 9.544 23.134 2.654 8.633 144.715
Las energías renovables en la producción de electricidad en España

NAVARRA 94.520 6.324 4.020 56.826 7.958 169.648


LA RIOJA 0 4.080 10.915 16.788 3.203 34.986
C. VALENCIANA 0 17.971 50.606 16.730 45.212 130.519
PAÍS VASCO 0 11.218 1.129 15.818 34.795 62.960
TOTAL 3.350.001 449.968 349.999 1.349.999 500.124 6.000.091
Fuente: Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía. Plan de Fomento de las Energías Renovables
63
64 Cayetano Espejo Marín

Las dos líneas básicas de actividad de I+D del Centro de Desarrollo de Energías Re-
novables comprenden los aspectos más relevantes de estudio de la cadena de la biomasa
como combustible en procesos de obtención de calor y electricidad. La primera de las líneas
está dedicada a la producción y evaluación de recursos de biomasa, y abarca el estudio de
aspectos básicos referidos a la producción, disponibilidad y preparación del combustible
biomásico para su uso en los procesos energéticos. La segunda analiza la conversión ter-
moquímica de la biomasa, y comprende el estudio de los citados procesos, entre los que
destacan la combustión y gasificación.

3.4. EVOLUCIÓN Y DISTRIBUCIÓN DE LA POTENCIA INSTALADA

3.4.1. Evolución reciente de la potencia instalada

La existencia de un marco legal de apoyo a las energías renovables ha animado a la cons-


titución de sociedades con el fin de poner en marcha proyectos de centrales para la generación
de electricidad con biomasa, al igual que ha ocurrido con otros tipos de energías renovables.
España ha pasado de contar con una potencia en instalaciones de este tipo que no llega
a un megavatio en 1991 a 420 MW en 2003. En el breve periodo de tiempo transcurrido
entre ambos años se dan dos etapas. La primera comprende hasta 1997, y presenta dos
trienios (1992-1994) y (1995-1997) en los que la capacidad instalada se mantiene estabi-
Cuadro 2
POTENCIA INSTALADA EN CENTRALES DE BIOMASA. COMUNIDADES
AUTÓNOMAS. 1998-2003. MW
1998 1999 2000 2001 2002 2003
ANDALUCÍA 12,90 19,25 55,38 60,62 96,20 114,05
PAÍS VASCO 12,53 12,53 12,53 25,06 25,54 45,54
GALICIA 32,44 32,44 32,44 32,44 40,98 43,84
NAVARRA 1,94 1,94 1,94 1,94 40,42 40,42
MADRID 36,80
CASTILLA-LA MANCHA 0,80 0,80 0,80 26,04 26,04 33,62
ASTURIAS 5,50 7,32 7,32 7,32 33,32 33,32
CATALUÑA 0,50 0,50 2,40 4,78 11,43 24,10
ARAGÓN 21,75 21,75 21,75
C. VALENCIANA 3,34 5,85 9,38 9,38
LA RIOJA 5,00 5,00 5,00 5,00 5,00 5,00
CASTILLA Y LEÓN 0,25 0,25 0,25 0,85 4,88 4,88
MURCIA 1,05 2,05 2,05 2,05 3,06
CANTABRIA 1,43 1,43 2,39 2,39 2,39 2,39
EXTREMADURA 1,30 1,30 1,30 1,30
TOTAL 73,29 82,51 127,14 197,39 320,68 419,45

Fuente: Comisión Nacional de Energía


Las energías renovables en la producción de electricidad en España 65

lizada en 22 y 33 MW respectivamente. En cambio, a partir de 1998 se inicia un período


de grandes incrementos anuales que llega hasta la actualidad. Dos hechos explican esta
evolución positiva: la promulgación de la Ley 54/1997 del Sector Eléctrico, que tiene
entre sus objetivos la protección del medio ambiente; y el Real Decreto 2818/1998 sobre
Producción de Energía Eléctrica por Instalaciones Abastecidas por Recursos o Fuentes
de Energía Renovables, Residuos y Cogeneración; con el que se establece un sistema de
incentivos temporales para este tipo de centrales de generación eléctrica.
La evolución de la potencia instalada presenta distintas situaciones en cada Comunidad
Autónoma, por ello se ha confeccionado el cuadro 2.

3.4.2. Distribución territorial de la potencia

La capacidad instalada en centrales de biomasa a finales de 2003 por provincias queda


expuesta en el cuadro 3.
Cuadro 3
POTENCIA INSTALADA EN CENTRALES DE BIOMASA. 2003. MW
Provincia Potencia % España Provincia Potencia % España
Córdoba 40,970 9,76 ASTURIAS 33,320 7,94
Huelva 40,950 9,76 Barcelona 22,070 5,26
Jaén 20,250 4,83 Lérida 1,332 0,32
Málaga 9,150 2,18 Tarragona 0,700 0,17
Sevilla 2,120 0,51 CATALUÑA 24,102 5,74
Granada 0,624 0,15 Zaragoza 21,750 5,18
Cádiz 0,569 0,14 ARAGÓN 21,750 5,18
ANDALUCÍA 114,633 27,32 Valencia 5,410 1,29
Guipúzcoa 28,653 6,83 Alicante 3,966 0,95
Vizcaya 16,233 3,87 C. VALENCIANA 9,376 2,23
Álava 0,653 0,16 LA RIOJA 5,000 1,19
PAÍS VASCO 45,539 10,85 Soria 4,282 1,02
Pontevedra 29,500 7,03 Valladolid 0,601 0,14
La Coruña 11,043 2,63 CASTILLA Y LEÓN 4,883 1,16
Orense 2,938 0,70 REGIÓN DE MURCIA 3,060 0,73
GALICIA 43,481 10,36 CANTABRIA 2,385 0,57
NAVARRA 40,420 9,63 Badajoz 1,300 0,31
MADRID 36,795 8,77 EXTREMADURA 1,300 0,31
Ciudad Real 22,800 5,43 TOTAL ESPAÑA 419,660 100,00
Toledo 6,816 1,62
Cuenca 4,000 0,95
CASTILLA-LA MANCHA 33,616 8,01
Fuente: Comisión Nacional de Energía
66 Cayetano Espejo Marín

Andalucía es la región con mayor capacidad, ya que cuenta con más de una cuarta parte
del total de España. Salvo Almería, las demás provincias andaluzas disponen de centrales
de este tipo. Predominan las que utilizan para su funcionamiento subproductos obtenidos
de la producción de aceite de oliva, y se localizan en las provincias de Córdoba, Jaén y
Málaga, Está previsto que la electricidad generada con biomasa en Andalucía se duplique
en 2006 con la entrada en funcionamiento de las 11 plantas que están en promoción a
comienzos de 2004, y que suman una potencia total de 80 MW. Con ello se podrá cumplir
el objetivo del Plan Energético de Andalucía para el año 2006, que establece una potencia
de 167 MW para la biomasa.
En segundo lugar se sitúan el País Vasco, Galicia y Navarra. Las tres regiones aportan
cada una al total de España una cifra próxima al 10 %. En Navarra, la planta de biomasa
construida por la corporación Energía Hidroeléctrica de Navarra representa una experien-
cia inédita en el sur de Europa en el aprovechamiento de la paja para la producción de
electricidad. Cuenta con una potencia de 25 MW y en 2003, todavía en fase de pruebas y
puesta a punto, produjo 170 millones de kW/h.
En un tercer grupo se incluyen las comunidades de Madrid, Castilla-La Mancha y
Asturias, con una aportación alrededor del 8 % en cada caso.
En las otras regiones la presencia de centrales de biomasa es escasa. En Aragón, sólo
la provincia de Zaragoza dispone de estas instalaciones. En Castilla y León, a pesar de su
gran extensión territorial, sólo hay en las provincias de Soria y Valladolid, pero con una
potencia tan reducida que la suma de ambas apenas aporta el 1 % al total de la capaci-
dad instalada en España. Con contribuciones más reducidas, y por tanto con un carácter
testimonial se sitúan la Región de Murcia, Cantabria y Extremadura. Baleares y Canarias
son las dos comunidades que no cuentan con centrales de biomasa para la generación de
electricidad.

3.4.3. Ejemplos de centrales de biomasa

La aplicación de la biomasa a la generación eléctrica experimenta su desarrollo en España


durante los años noventa del siglo pasado. Las primeras que se ponen en funcionamiento
son de pequeño tamaño, en torno a los 2 MW, como es el caso de la central de Sant Pere de
Torelló (Gerona) que quema residuos de la industria juguetera y otros residuos madereros,
o la de Allariz (Orense) que utiliza residuos de la limpieza del bosque. Las construidas con
posterioridad presentan una mayor capacidad, como es el caso de la de Sangüesa (Navarra),
de 25 MW y que usa paja como combustible. A continuación se relacionan varios de los
ejemplos más significativos.
a) Con el objetivo de rentabilizar la necesaria limpieza de los montes, valorizando los
residuos de madera, y a la vez mejorar la calidad de las instalaciones y servicios municipales,
la sociedad Allarluz S.A. en 1998 inaugura en Allariz (Orense) una planta de cogeneración
que utiliza como combustible los residuos forestales de la zona y residuos industriales de
los aserraderos y fábricas de tableros de la comarca. La planta cuenta con una potencia
de 2,35 MW y produce energía eléctrica, que es adquirida por Unión Fenosa, y calor para
distintos usos (Quintana, 2002).
b) La industria olivarera en sus procesos de extracción de aceite genera residuos con-
taminantes que tienen un buen valor energético, aprovechables como biomasa combustible
destinada a la generación de electricidad. La primera experiencia en esta línea se desarrolla
a mediados de los años noventa. En 1995 se inaugura la planta de El Tejar en la localidad
de Palenciana (Córdoba), con una potencia de 13 MW. En 1991 se crea la sociedad Vetejar
S.L. promovida por la Cooperativa Oleícola El Tejar, cooperativa de segundo grado que
Las energías renovables en la producción de electricidad en España 67

agrupa a 95 entidades asociativas con más de 40.000 agricultores que cultivan más de
300.000 hectáreas de olivar. La titularidad de la central la comparten al 50 % la empresa
Vetejar, y Abengoa junto con Sevillana de Electricidad (Osorio, 1998).
Endesa Cogeneración y Renovables ha fomentado la utilización del orujillo2 como
combustible para generación de electricidad. Los resultados son dos plantas de 16 MW, de
idéntico diseño y características. La planta de Enemansa se encuentra en Villarta de San
Juan (Ciudad Real) y es propiedad de la sociedad Energías de la Mancha S.A. (Enemansa),
empresa participada por Endesa Cogeneración y Renovables (52 %), Aceites Pina S.A. (24
%) y la Agencia de Gestión de la Energía de Castilla-La Mancha (24 %). La totalidad del
combustible utilizado es el orujillo procedente de la extractora de Aceites Pina en la misma
localidad. De manera paralela a esta instalación, la filial de la mayor empresa eléctrica es-
pañola ha construido otra con la denominación de La Loma, en Villanueva del Arzobispo
(Jaén). La única diferencia relevante entre ambas plantas es que la de Jaén ha tenido que
construir un parque de combustible con capacidad para ochenta mil toneladas, debido a
que el suministro de orujillo proviene de varias instalaciones que no disponen de parques
de almacenamiento (Guinea, 2002).
Durante el último quinquenio el interés por la biomasa del olivar ha ido en aumento, tanto
en el sector productor de aceite, como por parte de las empresas dedicas a la producción de
energía eléctrica. Los primeros son conscientes de que disponen de un producto que está
aumentando su valor debido al desarrollo de nuevos proyectos de centrales eléctricas, y las
segundas han detectado la existencia de una biomasa disponible anualmente, concentrada
en pocos productores. En septiembre de 2003 existen en España 6 centrales eléctricas en
funcionamiento, 4 en la provincia de Córdoba, 1 en la provincia de Jaén y 1 en la provincia
de Ciudad Real, que utilizan orujo como combustible, y que suman una potencia instalada
de 74 MW, más una en pruebas en la provincia de Málaga, cuyo funcionamiento se prevé
para comienzos de 2004. Por otro lado, en construcción hay una en la provincia de Málaga
de 10 MW y otra en la de Córdoba de 14 MW (Cabrera, 2003).
c) A comienzos de 2001 se conecta a la red la planta de biomasa de la Cooperativa
Frutos Secos El Mañán. Ubicada en el municipio de Pinoso (Alicante), cuenta con una
potencia de 3,35 MW y emplea como combustible cáscara de almendra, producto de un
alto poder calorífico. Esta planta está equipada para el consumo de otros combustibles
agrícolas, como podas de viñas y olivos, con el fin de tener asegurado su funcionamiento
a pleno rendimiento en años de baja producción de almendra.
d) En 2002 entra en funcionamiento en Sangüesa (Navarra) la primera planta de gene-
ración eléctrica de España que emplea paja de cereal como combustible, promovida pro
Energía Hidroeléctrica de Navarra (90 %) y el Instituto para la Diversificación y Ahorro de
la Energía (10 %). Tiene una potencia de 25 MW, por lo que con un funcionamiento anual
de 8.000 horas producirá 200 millones de kWh al año, con un consumo de 160.000 toneladas
de paja de cereal (trigo, cebada, maíz). En su proyecto y construcción se han invertido 51
millones de euros. Por las innovaciones técnicas que incorpora y por la singularidad de su
arquitectura, esta planta está llamada a ser un autentico hito del desarrollo de la biomasa
en España y en el sur de Europa, y constituye ya una referencia obligada para el sector (
Itoiz, C. et al., 2001; Erviti, 2002).

2. La molturación de la aceituna permite la obtención de aceite como aprovechamiento principal. La


masa resultante, denominada orujo, ha permitido el desarrollo de un sector industrial dedicado a la extracción de
aceite de orujo. El residuo obtenido se llama orujillo, y tradicionalmente se ha destinado para aprovechamiento
energético, primero para calentar agua en las propias almazaras, y sobre todo en los grandes hornos de las fábricas
de cerámica (Osorio, 1998).
68 Cayetano Espejo Marín

e) A finales de 2002, los proyectos más avanzados para el consumo de cardos como
biomasa para la generación de electricidad se localizan en los municipios de Quintanadueñas
(Burgos) y Alcalá de Gurrea (Huesca). Ambos proyectos son idénticos: dos centrales de
biomasa con una potencia de 12 MW que consumirán 90.000 toneladas de combustible al
año cada una, procedente del cultivo de cardos preferentemente, y de paja de cereal; con
una producción prevista neta anual de unos 100 millones de kWh. Para la puesta en macha
de la construcción de ambas centrales, en el año 2000 se constituye en Burgos la sociedad
Cultivos Energéticos de Castilla S.A., formada por las empresas Sinae3 y Sufisa, ambas con
amplia experiencia en el campo de las energías renovables. Con posterioridad se incorporan
como socios el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía, El Ente Regional
de Energía de Castilla y León, la Caja Municipal de Burgos, la Caja de Ahorros del Circulo
Católico y la Caja Rural de Burgos. Sinae y Sufisa también cuentan con la mayor parte del
capital de Biomasas del Pirineo S.A., sociedad creada para la explotación de la planta de
Huesca. En este proyecto también participan el Instituto para la Diversificación y Ahorro
de la Energía, el Gobierno Aragonés y la Caja Rural de Huesca.

3.5. PROBLEMAS PARA EL DESARROLLO DE LA BIOMASA COMO FUENTE


ENERGÉTICA

Aunque en los últimos años se han puesto en marcha varias centrales de biomasa en
España, el desarrollo de esta tecnología está siendo más lento de lo previsto, tal y como
se desprende de las previsiones establecidas en el Plan de Fomento de las Energías Re-
novables. Técnicos, empresas del sector, sindicatos y ecologistas señalan que es preciso
tomar una serie de medidas si verdaderamente se quiere impulsar la biomasa como fuente
energética en España.
En diciembre de 2002, con motivo de la celebración de las jornadas Aportación de la
Biomasa al Desarrollo de las Energías Renovables, organizadas por el Instituto Sindical de
Trabajo, Ambiente y Salud (ISTAS) de Comisiones Obreras y el Instituto para la Diversi-
ficación y Ahorro de la Energía, Greenpeace, Ecologistas en Acción, Comisiones Obreras
y la Asociación de Productores de Energías Renovables, con el fin de aumentar el apoyo
para el desarrollo de la biomasa, firmaron un acuerdo sobre las condiciones medioambien-
tales en que debe desarrollarse la biomasa, para de este modo hacer llegar a los poderes
públicos una serie de demandas con el fin que en el ejercicio de las competencias que les
corresponden hagan viable ese desarrollo.
A las ventajas comunes al resto de las energías renovables como son su carácter au-
tóctono, el respeto por el medioambiente, la creación de más empleo que las fuentes con-
vencionales, favorecer el equilibrio regional al encontrarse repartido el recurso por todo
el territorio y, en definitiva, su contribución a la diversificación energética y la generación
distribuida geográficamente que son los objetivos energéticos, compartidos tanto a escala
nacional como europea; en el caso de la biomasa se unen otras ventajas como la de ser una
energía modulable y complementaria a otras necesidades medioambientales, la limpieza
de los bosques, la prevención de la erosión, la reducción de los daños por incendios y la
fijación de la población rural.
Una de las principales causas para el retraso de la biomasa en el cumplimiento del
Plan de Fomento de las Energías Renovables es la ausencia de rentabilidad de las plantas

3 Empresa participada en un 80 % por Hidrocantábrico y en un 20 % por Corporación Financiera Caja


Madrid.
Las energías renovables en la producción de electricidad en España 69

de producción de electricidad por los precios a los que actualmente se retribuyen los kWh
generados por esta tecnología. Es necesaria una subida de las primas para hacer que estos
proyectos sean replicables en forma masiva.
También la ausencia de apoyos logísticos para asegurar el recurso de las plantas, la
necesidad de confluencias de distintas política energéticas, agrícolas, medioambientales,
económicas y de empleo que hoy no se dan, el desconocimiento de las posibilidades de esta
tecnología por parte de otras instituciones como ayuntamientos, son barreras que dificultan
el desarrollo previsto y necesario.
Con la tendencia actual no se cumplirán los objetivos del Plan de Fomento (1.900 MW)
y mucho menos con la previsión (3.000 MW) del Plan de Infraestructuras Energéticas
aprobado en 2002 por el Gobierno.
Por todo ello, los cuatro firmantes del acuerdo reclaman a los poderes públicos:

— La elaboración y puesta en marcha de políticas interdepartamentales coordinadas


(Medio Ambiente, Agricultura, Trabajo, Economía, etc.) que articulen todas las
facetas que implica el desarrollo de esta tecnología.
— La creación de canales logísticos y de almacenamiento del recurso que valorice el
excedente no utilizado.
— El mantenimiento de las ayudas en origen a las tareas agrícolas y silvícolas medio-
ambientalmente útiles.
— Que todos los cultivos energéticos sean considerados por la Política Agraria Común
de la Unión Europea.
— La supresión de la distinción actual entre biomasa primaria y secundaria.
— El incremento lineal de la retribución de la biomasa —vía prima y/u otros mecanis-
mos— en el entorno de 1,80 céntimos de euro por kWh.
— Las primas a la biomasa deberán estar vinculadas al cumplimiento de estos criterios
medioambientales.
— Que se permitiera sumar las primas por la utilización de esta tecnología y las atri-
buidas a la cogeneración cuando una central efectúe ambas actividades.

En junio de 2002 se celebra un encuentro tecnológico» organizado por la Agencia de


Gestión de la Energía de Castilla-La Mancha (AGECAM, S.A.) en el marco de la Red
OPET (Red para la Promoción de Tecnologías Energéticas), con la denominación El Prin-
cipal Problema de la Biomasa: la Logística de Aprovisionamiento. A esta reunión asisten
representantes de los sectores energético, agrícola, forestal y de fabricación de maquinaria.
J.A La Cal (2002) recopila las principales conclusiones que se extraen de este encuentro,
relativas a los problemas que afectan en la actualidad a los proyectos de valorización
energética de la biomasa:

— Necesidad de una mayor implicación de las administraciones con competencias en


el campo de la biomasa, fundamentalmente agricultura y medioambiente, además
de industria y hacienda.
— Inexistencia de un escenario favorable (primas, subvenciones, exenciones fiscales,
etc.) que permita afrontar con garantías los excesivos riesgos de los proyectos.
— Dificultad para acometer proyectos con biomasas «difíciles» como la agrícola y la
forestal, para las cuales la logística se convierte en un aspecto clave debido a los
excesivos costes que supone.
— Carencia de tecnologías nacionales que permitan solucionar los problemas de com-
bustión de determinadas biomasas.
70 Cayetano Espejo Marín

— Excesivas garantías de las entidades financieras para la financiación de los proyec-


tos.
— Inexistencia de consenso sobre el tamaño óptimo de las plantas, existiendo un amplio
espectro que va desde los 3 hasta los 25 MW.
— Necesidad de avanzar en el concepto de «calderas multicombustible» que permitan
emplear diferentes fuentes de biomasa compatibles.
— Existencia de discrepancias sobre la consideración para determinados tipos de
biomasa de «residuo» o «subproducto». En ocasiones se generan distorsiones y se
paga por un residuo y se cobra por un subproducto. Incluso se compite por valori-
zar energéticamente materias que sirven como materia prima para la fabricación de
productos de mayor valor añadido o poseen usos alternativos más nobles.
— Necesidad de suprimir ciertas prácticas agrícolas como la quema de restos de podas
a cielo abierto, para lo cual existe tecnología disponible de astillado y triturado. Para
ello la Administración ha de aportar alternativas que permitan a los agricultores
disponer de opciones fiables técnica y económicamente que eviten los riesgos de
incendios y que reduzcan los costes en que han de incurrir sin ningún beneficio. La
PAC ya incluye el concepto de «Ecocondicionalidad de las ayudas».
— Importancia de la normalización de los biocombustibles como un aspecto fundamental
para la penetración de la biomasa en el mercado.
— Impulso de las aplicaciones térmicas de la biomasa, en las cuales han de apoyarse
aquellas biomasas difíciles como las agrícolas, las forestales o los cultivos energé-
ticos. A su vez hay que avanzar en determinados aspectos normativos y referentes
a emisiones de dióxido de carbono y partículas de este tipo de instalaciones.

En referencia a los problemas con los que se encuentra la producción energética con
biomasa, también son de gran interés las conclusiones a las que se llega en el Informe sobre
Biomasa Agrícola y Forestal en España. Análisis de la legislación relativa a las fuentes de
energía renovables en los Estados miembros de la Unión Europea,, a través del Programa
Altener, y dentro del Proyecto ENER-IURE Fase III. Se apunta que en las conclusiones
de este trabajo se quiere hacer una apuesta por el futuro e intentar dar luz a este marasmo
que es la normativa de las energías renovables de la biomasa:

— Es necesario que se dote al sector de una normativa básica a escala nacional, acorde
con los criterios de uniformidad con los demás países europeos que establezca la
Unión, Dicha normativa debe ser exhaustiva, a la vez que basada en un régimen
de fomento del uso de las energías renovables de la agricultura, la ganadería y la
silvicultura.
— Respecto de la materia forestal es preciso establecer las pautas que regulen el uso
energético principalmente de la madera y sus derivados, de modo que se favorezcan y
normalicen usos tradicionales de nuestras zonas rurales, hoy en vías de desaparición,
señalando las épocas, clases de madera, precauciones y responsabilidades derivadas
de la actividad.
— Finalmente, la gestión energética de los residuos de industrias ganaderas, forestales
o agrícolas debe ser contemplada como una vía de ahorro de energía, pero también
como fundamental solución para los problemas ambientales, por lo que es necesaria
una normativa de fomento de tales actividades, a la vez que normalizar la compo-
sición de los purines u orujos, especialmente a efectos ambientales.
— Se trata en definitiva de establecer las reglas del juego en un sector carente de tales:
estándares de calidad, normas de uso, responsabilidades ambientales o de otro tipo,
Las energías renovables en la producción de electricidad en España 71

reglas de fomento, e incluso, aunque nos duela, regímenes sancionadores, y todo


ello en bien de la economía en general, de la actividad agro-ganadero-forestal en
particular, y de toda la sociedad.

3.6. CONCLUSIONES

España cuenta con abundantes productos utilizables como biomasa para la generación
de electricidad. A pesar de ello, hasta finales de los años noventa no se construyen centrales
con una potencia reseñable destinadas a esta finalidad.
La Ley 54/1997 del Sector Eléctrico tiene en la protección del medio ambiente uno
de sus objetivos. De ahí que a partir de entonces se impulse la instalación de centrales de
energías renovables, entre las que se incluyen las de biomasa.
La capacidad instalada en centrales de biomasa ha crecido considerablemente desde
1999, como consecuencia da la promulgación del Real Decreto 2818/1998 sobre Pro-
ducción de Energía Eléctrica por Instalaciones Abastecidas por Recursos o Fuentes de
Energía Renovables, Residuos o Cogeneración (Régimen Especial). Con posterioridad, el
Real Decreto 436/2004 establece la metodología para la actualización y sistematización
del régimen jurídico y económico de la actividad de producción de energía eléctrica en
régimen especial.
En cuanto a la distribución territorial de las plantas de producción, se localizan en un
reducido número de provincias, y destaca Andalucía, que concentra una cuarta parte del
total de la potencia instalada en España.
El desarrollo de nuevos proyectos de centrales de biomasa está condicionado por
varias razones: la dificultad para garantizar el combustible, tanto en su logística como en
su cantidad, calidad y precio; la necesidad de grandes inversiones, en su construcción y
mantenimiento; y el precio de venta de la energía generada, cuya tarifa no permite soportar
las inversiones y costes de operación.
La mayor inversión por kW instalado en este tipo de plantas, la garantía de potencia que
aportan a la red, su contribución a la reducción de importaciones de combustibles fósiles
y la posibilidad de un destacado aprovechamiento en España por la superficie y caracterís-
ticas del territorio, deberían posibilitar un mejor tratamiento retributivo de la electricidad
producida en estas centrales, así como un enfoque global de los aprovechamientos de la
biomasa por parte de la Administración que permita crear en el campo un sector productivo
asociado a la generación de energía.
Por tanto, para que se produzca un auténtico desarrollo de la biomasa en España, es
preciso que se cree un escenario claro de apoyo a la misma, y que se apliquen las medidas
establecidas en el Plan de Fomento de las Energías Renovables.

3.7. BIBLIOGRAFÍA

ALONSO MATEOS, J.J. (2004): «Las posibilidades energéticas de la biomasa en la Co-


munidad Autónoma de Madrid». Observatorio Medioambiental, nº 7, pp. 195-220.
ALTENER (2001): Informe sobre biomasa agrícola y forestal en España. Proyecto ENER-
IURE. Fase III. Análisis de la legislación relativa a la fuentes de energía renovables
Europea.. 14 pp.
en los Estados miembros de la Unión Europea
ASOCIACIÓ ÓN DE PRODUCTORES DE ENERGÍÍAS RENOVALES (2003): La biomasa.
Madrid. 8 pp.
CABRERA AMIÁ ÁN, J. (2003): «Presente y futuro de la biomasa del olivar». Agroinformacion.
com, 8 de septiembre de 2003.
72 Cayetano Espejo Marín

CARRASCO GARCÍA, J.E. (2001): «La biomasa como recurso renovable para la produc-
ción de calor y electricidad». En Tecnologías energéticas e impacto ambiental. Madrid,
Ed. McGraW-Hill, pp. 335-356.
COMISIÓN NACIONAL DE ENERGÍA (2003): Desarrollo Normativo de la Ley del Sector
Eléctrico. Volumen 6. 1ª Edición, 2003.. Madrid. 232 pp.
COMISIÓN NACIONAL DE ENERGÍA (2004): Información básica de los sectores de la
energía.. Madrid. 269 pp.
DOMÍNGUEZ BRAVO, J. ET AL. (2003): «Evaluación de la biomasa potencial como
recurso energético en la Región de Navarra». Geofocus,, nº 3, pp. 1-10.
EHN ENERGÍA HIDROELÉCTRICA DE NAVARRA (2004): Informe Anual EHN 2004,
Pamplona.
ERVITI, A. (2002): «EHN: Planta de biomasa de Sangüesa. 25 MW de potencia neta
mediante combustión de paja». En Aportación de la biomasa al desarrollo de las
energías renovables. Comisiones Obreras e Instituto para la Diversificación y Ahorro
de la Energía, Madri
Madrid, www.istas.net/portada/biomasa.ht
www.istas.net/portada/biomasa.htm.
ESPEJO MARÍN, C. (2004a): «La energía eólica en España». Investigaciones Geográficas,
nº 35, pp. 45-65.
ESPEJO MARÍN, C. (2004b): «La energía solar fotovoltaica en España». Nimbus, nº 13-
14, pp. 5-31.
FERNÁNDEZ GONZÁLEZ, J. (2000): «El cardo como cultivo energético». Boletín Infor-
Burgos. Junio de 2000, pp. 19-27.
mativo del Servicio Agrario de la Caja de Burgos.
FERNÁNDEZ GONZÁLEZ, J. (2003): «Agroenergética: Producción de biomasa para fines
energéticos». Agroinformacion.com, 10 de septiembre de 2003.
GUINEA MAIRLOT, R. (2002): «Biomasa eléctrica a partir de residuos de olivar. La expe-
riencia de Enemansa (Villarta de San Juan)». En Aportación de la biomasa al desarrollo
de las energías renovables. Comisiones Obreras e Instituto para la Diversificación y
Ahorro de la Energía, Madrid, www.istas.net/portada/biomasa.ht
www.istas.net/portada/biomasa.htm.
HERNÁNDEZ GONZÁLVEZ, C. ET AL (1996): Energía de la biomasa. Instituto para la
Diversificación y Ahorro de la Energía, Madrid, 155 pp.
INFOPOWER (2002): «Planta de generación de 16 MW empelando orujillo como com-
bustible». Infopower, nº 47, pp. 53-71.
INFOPOWER (2003): «Planta de 25 MW quemando paja de cereal de EHN en Sangüesa,
Navarra». Infopower, nº 54, pp. 19-33.
INSTITUTO PARA LA DIVERSIFICACIÓN Y AHORRO DE LA ENERGÍA. (2000):
Plan de Fomento de las Energías as Renovales en España. Madrid. 271 pp.
íías
INSTITUTO PARA LA DIVERSIFICACIÓ ÓN Y AHORRO DE LA ENERGÍA. (2003):
«Eficiencia energética y energías renovables». Boletín íín IDAE, nº 5, 131 pp.
ITOZ, C. ET AL. (2001): «Planta de 25 MW en Sangüesa: una referencia en generación
eléctrica a partir de biomasa». Infopower, nº 37, pp. 89-95.
LA CAL, J.A. (2002): «La Agencia de Gestión de la Energía de Castilla-La Mancha (AGE-
CAM, S.A.)». En Aportación de la biomasa al desarrollo de las energías renovables.
Comisiones Obreras e Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía, Madrid,
www.istas.net/portada/biomasa.htm.
LA CAL, J.A. (2002): «La biomasa en Castilla-La Mancha». Retema: Revista técnica de
medio ambiente, nº 89, pp. 21-26.
LÓPEZ GRACIA, S. (2003): «Utilización de energía generada por subproductos del entorno
rural». Agroinformacion.com, 23 de septiembre de 2003.
MARCOS, F. (1999): «Centrales eléctricas de biomasa». Montajes e Instalaciones: Revista
técnica sobre la construcción e ingeniería de instalaciones, nº 333, pp. 85-92.
Las energías renovables en la producción de electricidad en España 73

MARTÍNEZ GARCÍA, J.M. y SÁEZ ANGULO, F. (2001): «Emisiones en la combustión


de biomasa y el medio ambiente». Energía: Ingeniería energética y medioambiental,
nº 161, pp. 75-83.
MELGAR, A. ET AL. (2003): «Potencial energético de residuos procedentes de biomasa
lignocelulósica en las regiones agrícolas del centro de España». Energía: Ingeniería
energética y medioambiental, nº 171, pp. 50-58.
MENÉNDEZ PÉREZ, E. (2001): Energías íías renovables, sustentabilidad y creación de empleo.
Una economía íía impulsada por el sol. Los Libros de la Catarata. Madrid. 270 pp.
MINISTERIO DE ECONOMÍA (2002): Planificación de los Sectores de Electricidad y
Gas. Desarrollo de las Redes de Transporte 2002-2011. Madrid. Secretaría de Estado
de Energía.
MINISTERIO DE INDUSTRIA Y ENERGÍA (2000): Ley del Sector Eléctrico é
éctrico Disposiciones
complementarias. Madrid. 380 pp.
MIRANDA GARCÍA-CUEVAS, M.T. (2001): «Evaluación del potencial energético de bio-
masa residual agrícola».
íícola». En Energíaíía y Desarrollo, Cáceres, Universidad de Extremadura,
pp. 59-72.
MIRANDA GARCÍA-CUEVAS, M.T. ET AL. (2001): «Potencial energético de biomasa
residual agrícola en Extremadura». Montajes e Instalaciones: Revista técnica sobre la
instalaciones, nº 349, pp. 129-136.
construcción e ingeniería de instalaciones,
MOLINA IBÁÑEZ, M. (2001): «Las fuentes de energía». En GIL OLCINA, A. y GÓMEZ
MENDOZA, J. (Coords.): Geografía de España.. Ariel. Barcelona, pp. 455-476.
OSORIO RAMÍREZ, S. (1998): «Situación actual de la biomasa del olivar». En PINEDA,
M. y CABELLO, P. (Eds.): Energía de la biomasa: realidades y perspectivas. Univer-
sidad de Córdoba, pp. 107-119.
OTTO S. DE (2004): «Biomasa ¿podemos prescindir de una energía renovables?». Energía:
Ingeniería energética y medioambiental, nº 181, pp. 33-39.
PINEDA, M. y CABELLO, P. (Eds.) (1998): Energía de la biomasa: realidades y pers-
pectivas. Universidad de Córdoba, 223 pp.
QUINTANA, A. (2002): «Aprovechamiento energético de residuos forestales en la planta
de Allariz». En Aportación de la biomasa al desarrollo de las energías renovables.
Comisiones Obreras e Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía, Madrid,
www.istas.net/portada/biomasa.htm.
RED ELÉ ÉCTRICA DE ESPAÑA (2004): El sistema eléctrico ééctrico español. Informe 2003. Madrid,
117 pp.
ROMANO, D. (2002): «Biomasa y desarrollo sostenible. Potencialidades y límites». í
ímites». En
Aportación de la biomasa al desarrollo de las energías renovables. Comisiones Obreras
e Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía, Madrid, www.istas.net/por-
tada/biomasa.htm.
UNESA (1998): Centrales eléctricas
é
éctricas . Madrid. 71 pp.
UNESA (2001): La industria eléctrica
ééctrica y el medio ambiente. Madrid. 159 pp.
4. ENERGÍA ELÉCTRICA EN RÉGIMEN ESPECIAL*

4.1. INTRODUCCIÓN

Las políticas energéticas de los países desarrollados se orientan con el fin de compatibilizar


tres objetivos básicos: aumento de la competitividad de la economía con mejora de la eficiencia
energética1, integración de los objetivos medioambientales, y seguridad en el abastecimiento.
Como instrumentos de política energética para lograr estos objetivos se presentan la diversifi-
cación de fuentes energéticas y sus procedencias, la mejora de eficiencia en el uso de la energía
y su conservación, la investigación y desarrollo de nuevas tecnologías, y la cooperación entre
países. En los últimos años la eficiencia energética en los sectores de electricidad y gas se ha
fomentado mediante la liberalización creciente de los mercados, que conduce a una mayor
competencia entre los agentes que operan en el mercado energético español.
La creciente preocupación social por la protección del medio ambiente lleva a la regula-
ción de numerosos aspectos tendentes a aminorar el impacto de las actividades energéticas
sobre el mismo. Por ello, se han diseñado nuevas estrategias en el sector, en particular, las
relativas a las emisiones de gases de efecto invernadero.
En la Unión Europea la política energética en los últimos años se define por varias
líneas de actuación:

— Estrategia Europea de Seguridad de Suministro, plasmada en el Libro Verde que


se aprobó a finales de 2000, y que apuesta por el apoyo a las energías renovables,
la diversificación energética, el mercado interior, la armonización fiscal de los pro-
ductos petrolíferos, el reequilibrio de los modos de transporte, el mantenimiento de
una producción mínima de carbón en la Unión Europea, la investigación en energía
nuclear y residuos, y el aumento de redes de transporte internacionales de gas y
electricidad.
— Fomento de las energías renovables, con el objetivo de lograr en el año 2010 que
estas fuentes alcancen el 12 % del consumo total de energía en el territorio de la
Unión y que el 22 % de la generación eléctrica emplee estas fuentes.
— Impulso del mercado único de electricidad y gas en el ámbito Comunitario, con el fin
de lograr en el año 2005 un alto nivel de liberalización, armonizando la disparidad
de legislaciones que en la actualidad se da entre los Estados miembros.

* Amica Verba in honoren Prof. Antonio Roldán Pérez, Murcia, Universidad de Murcia, 2005, págs.
249-263.
1 La eficiencia energética comprende el conjunto de programas y estrategias con la finalidad de reducir
la energía que emplean determinados dispositivos y sistemas sin que se vea afectada la calidad de los servicios
suministrados.
76 Cayetano Espejo Marín

— Armonización fiscal de los productos energéticos.


— Desarrollo de los intercambios energéticos intracomunitarios mediante redes inter-
nacionales.
— Consecución de los objetivos de limitación de emisión de gases de efecto inverna-
dero, conforme a los acuerdos de las sucesivas Conferencias de las Partes que se
desarrollan en el Protocolo de Kyoto.

4.2. EL RÉGIMEN ESPECIAL DE PRODUCCIÓN ELÉCTRICA

El Régimen Especial está regulado desde 1980 por la Ley 80/1980 de Conservación
de la Energía. Esta Ley surge para hacer frente a la segunda crisis del petróleo, y en ella
se establecen como objetivos fundamentales la mejora de la eficiencia energética de la
industria y la reducción de la dependencia del exterior. El desarrollo de dicha Ley da lugar
al fomento de la autogeneración eléctrica y de la producción hidroeléctrica en pequeñas
centrales. Con posterioridad, el Plan Energético Nacional 1991-2000 establece un programa
de incentivación de la cogeneración y de la producción con energía renovables con el fin
de pasar del 4,5 % de la producción nacional de energía eléctrica en 1990 al 10 % para el
año 2000. Dentro de este contexto, la Ley 40/1994, Ley de Ordenación del Sector Eléctrico
Nacional (LOSEN), consolidó el concepto de régimen especial.
En diciembre de 1994 se publica el Real Decreto 2366/1994 sobre producción de energía
eléctrica por instalaciones hidráulicas, de cogeneración y otras centrales abastecidas por
recursos o fuentes de energía renovables, en él se definen los principios que se establecían
en la LOSEN.
La Ley 54/1997 del Sector Eléctrico establece los principios de un nuevo modelo de fun-
cionamiento que, en lo que se refiere a la producción, están basados en la libre competencia.
Se da una libertad efectiva en cuanto a la instalación de centrales generadoras, es decir, no se
limita la entrada en el mercado a ninguna instalación por razones de política energética o de-
terminaciones de la planificación. La Ley hace compatible este fundamento con la consecución
de otros objetivos tales como la mejora de la eficiencia energética, la reducción del consumo
y la protección del medio ambiente, necesarios en función de los compromisos adquiridos
por España en la reducción de gases productores del efecto invernadero. Así, establece para
su consecución la existencia de un régimen especial de producción de energía eléctrica, como
régimen diferenciado del ordinario. En este último, el esquema regulador es el mercado de
producción en que se cruzan ofertas y demandas de electricidad y donde se establecen los
precios como consecuencia de su funcionamiento como mercado organizado.
La nueva Ley hace obligada la promulgación del Real Decreto 2818/1998, de 23 de
diciembre, sobre producción de energía eléctrica por instalaciones abastecidas por recursos
o fuentes de energía renovables, residuos y cogeneración, con el fin de adecuar el funciona-
miento de dicho régimen a la nueva regulación e introducción a la competencia. Este Real
Decreto impulsa el desarrollo de instalaciones de régimen especial mediante la creación de
un marco favorable sin incurrir en situaciones discriminatorias que pudieran ser limitadoras
de una libre competencia, aunque estableciendo situaciones diferenciadas para aquellos
sistemas energéticos que contribuyan con mayor eficacia a los objetivos antes señalados
Con el fin de alcanzar ese logro se fija un sistema de incentivos temporales para aque-
llas instalaciones que requieren de ellos para situarse en posición de competencia en un
mercado libre. Para las instalaciones basadas en energías renovables y de residuos, el in-
centivo establecido no tiene límite temporal debido a que se hace necesario internalizar sus
beneficios medioambientales ya que, por sus especiales características y nivel tecnológico,
sus mayores costes no les permite la competencia en un mercado libre.
Las energías renovables en la producción de electricidad en España 77

En cuanto al ámbito de aplicación, se pueden acoger al régimen especial establecido en


este Real Decreto aquellas instalaciones de producción de energía eléctrica con potencia ins-
talada inferior o igual a 50 megavatios (MW) que reúnan las siguientes características:
a) Instalaciones de autoproductores que utilicen la cogeneración u otras formas de
producción térmica de electricidad asociadas a actividades no eléctricas siempre que su-
pongan un alto rendimiento energético. Estos tipos de instalaciones se clasifican en dos
grupos: las que incluyan una central de cogeneración, entendiéndose como tales aquellas
que combinan la producción de energía eléctrica con la producción de calor útil para su
posterior aprovechamiento energético no eléctrico; y las que utilicen energías residuales
procedentes de cualquier instalación, máquina o proceso industrial cuya finalidad no sea
la producción de energía eléctrica.
Tienen la consideración de autoproductores aquellas personas físicas o jurídicas que
generen electricidad fundamentalmente para su propio uso, entendiendo que esto es así si
consumen en promedio anual, al menos, el 30 % de la electricidad producida si su potencia
es inferior a 25 MW y, al menos, el 50 % si es igual o superior a 25 MW.
b) Instalaciones que utilicen como energía primaria alguna de las energías renovables
no consumibles, biomasa o cualquier tipo de biocarburante, clasificadas en los grupos
siguientes:
— Centrales que únicamente utilicen como energía primaria energía solar, eólica,
geotérmica, de las olas, de las mareas y rocas calientes y secas.
— Centrales hidroeléctricas cuya potencia no sea superior a l0 MW o esté comprendida
entre 10 y 50 MW.
— Centrales que utilicen como combustible principal biomasa primaria2, o biomasa
secundaria3. Se entiende como combustible principal aquel que supone como mínimo
el 90 % de la energía primaria utilizada.
— Centrales que utilicen como combustible principal cualquiera de las biomasas, junto
con combustibles tradicionales, siempre que éstos no supongan más del 50 % de la
energía primaria utilizada.
— Centrales mixtas de los grupos anteriores del presente apartado.
c) Instalaciones que utilicen como energía primaria residuos no contemplados en el
párrafo b anterior, que se clasifican en los siguientes grupos:
— Centrales que aprovechen como combustible principal residuos urbanos, y otros
residuos no contemplados anteriormente. Se entiende como combustible principal
aquel que supone como mínimo el 70 % de la energía primaria utilizada.
— Centrales que usan energías incluidas en el grupo anterior, siempre que no supongan
más del 50 % de la energía primaria utilizada.
— Instalaciones de tratamiento y reducción de residuos de los sectores agrícola, ganade-
ro, y de servicios, con una potencia instalada igual o inferior a 25 MW. Se clasifican
en los grupos siguientes de tratamiento y reducción: purines de las explotaciones de
porcino, lodos, y otros residuos no contemplados en los citados grupos.
El artículo 21 del Real Decreto 2818/1998 recoge el Derecho de cesión de la energía
eléctrica generada en régimen especial. En el mismo se especifica que los titulares de
instalaciones incluidas en el régimen especial sólo podrán aportar al sistema la energía
eléctrica excedentaria de la producida por sus instalaciones, salvo la procedente de centrales

2 Conjunto de vegetales de crecimiento menor de un año que pueden utilizarse directamente o tras un
proceso de transformación para producir energía.
3 Conjunto de residuos de una primera utilización de la biomasa, principalmente estiércoles, lodos
procedentes de la depuración de aguas residuales, residuos agrícolas, forestales, biocombustibles y biogás.
78 Cayetano Espejo Marín

de energía solar, eólica, geotérmica, de las olas, de las mareas y rocas calientes y secas,
así como de centrales hidroeléctricas cuya potencia no sea superior a l0 MW y la que esté
comprendida ente 10 y 50 MW. Estas centrales pueden incorporar a la red la totalidad de la
energía eléctrica producida, en tanto no se alcance el 12 % del total de la demanda energética
al que hace referencia la disposición transitoria 16. de la Ley del Sector Eléctrico.
En el artículo 22 se recopilan las condiciones de la cesión de energía eléctrica, que,
cedida a las empresas distribuidoras, debe ser adquirida por la más próxima que tenga
características técnicas y económicas suficientes para su posterior distribución.
El artículo 23 se dedica al precio de la electricidad cedida a la empresa distribuidora
por parte de las instalaciones que no se acojan al régimen general de ofertas. Los titulares
de las instalaciones con potencia igual o inferior a 50 MW no tienen obligación de formular
ofertas al mercado mayorista para dichas instalaciones, pero tienen el derecho a vender sus
excedentes o, en su caso, la producción de energía eléctrica a los distribuidores al precio
final horario medio del mercado de producción de energía eléctrica, complementado, en
su caso, por una prima o incentivo que toma los valores recogidos en el capí capítulo IV del
Real Decreto 2818/1998.
En el reciente Real Decreto 436/2004, de 12 de marzo, se establece la metodología
para la actualización y sistematización del régimen jurídico y económico de la actividad de
producción de energía eléctrica en régimen especial. Este Real Decreto tiene como objetivo
unificar la normativa de desarrollo de la Ley del Sector Eléctrico, en lo que se refiere a la
producción de energía eléctrica en régimen especial, en particular en relación al régimen
económico de estas instalaciones.
Se define un sistema basado en la libre voluntad del titular de la instalación, que puede
optar por vender su producción o excedentes de energía eléctrica a la empresa distribuidora,
percibiendo por ello una retribución en forma de tarifa regulada, o bien por comercializar
dicha producción o excedentes directamente en el mercado diario, en el mercado a plazo
o a través de un contrato bilateral, percibiendo en este caso el precio negociado en el mer-
cado, más un incentivo por participar en él y una prima, si la instalación concreta tiene
derecho a percibirla.
Cualquiera que sea el mecanismo retributivo por el que se opte, el Real Decreto garantiza
a los titulares de las instalaciones en régimen especial una retribución razonable para sus
inversiones, y a los consumidores de electricidad una asignación también suficiente de los
costes imputables al sistema eléctrico.
Con este Real Decreto se pretende que en el año 2010 cerca de un tercio de la demanda
de electricidad esté cubierta por tecnologías de alta eficiencia energética y por energías
renovables, sin incrementar el coste de producción del sistema eléctrico, respecto a las
previsiones que sirvieron para fijar la metodología de tarifas en el año 2002. Con esta
aportación del régimen especial, posiblemente se alcance el objetivo fijado en la Ley del
Sector Eléctrico de conseguir que en el año 2010 las fuentes de energía renovable cubran,
al menos, el 12 % del total de la demanda energética en España.

4.3. EVOLUCIÓN Y DISTRIBUCIÓN TERRITORIAL DE LA POTENCIA INSTA-


LADA EN RÉGIMEN ESPECIAL

Desde la entrada en vigor del Real Decreto 2818/1998, de 23 de diciembre, sobre


producción de energía eléctrica por instalaciones abastecidas por recursos o fuentes de
energía renovables, residuos y cogeneración, casi se ha duplicado la capacidad de gene-
ración eléctrica en este tipo de centrales, aunque se dan importantes contrastes según la
tecnología empleada (cuadro 1).
Cuadro 1
EVOLUCIÓN ANUAL DE LA POTENCIA INSTALADA EN ESPAÑA EN RÉGIMEN ESPECIAL. 1997-2003. MW
TECNOLOGÍA COMBUSTIBLE 1997 1998 1999 2000 2001 2002 2003 % + 99-03
Gas natural 1.748 2.313 2.657 3.287 3.692 3.939 4.015 51,1
Fueloil 642 807 912 952 985 997 997 9,3
Gasoil 63 254 334 361 371 368 371 11,1
COGENERACIÓN Gas de refinería 173 256 256 256 256 256 256 0,0
Propano 13 13 15 15 15 15 15,4
Carbón de importación 69 66 66 66 44 44 44 -33,3
Calor residual 34 92 92 92 109 95 95 3,3
Total COGENERACIÓN 2.729 3.801 4.330 5.029 5.472 5.714 5.793 33,8
Solar 1 1 1 1 3 6 9 800,0
Eólica 420 848 1.613 2.206 3.396 4.890 5.980 270,7
RENOVABLES Hidráulica 1.107 1.259 1.396 1.421 1.493 1.526 1.575 12,8
Biomasa 36 48 55 84 156 273 279 407,3
Biogás 5 12 15 21 28 32 82 446,7
Total RENOVABLES 1.569 2.168 3.080 3.733 5.076 6.727 7.925 157,3
Residuos industriales 108 150 155 155 170 167 175 12,9
RESIDUOS Gas residual 32 43 54 98 110 110 155,8
Las energías renovables en la producción de electricidad en España

Residuos Sólidos Urbanos 139 104 104 104 161 161 161 54,8
Total RESIDUOS 247 286 302 313 429 438 446 47,7
TRAT. DE RESIDUOS Gas natural 38 82 159 275 388 921,1
Total TRATAMIENTO DE RESIDUOS 0 0 38 82 159 275 388 921,1
TOTAL 4.545 6.255 7.750 9.157 11.136 13.154 14.552 87,8
Fuente: Comisión Nacional de Energía.
79
80 Cayetano Espejo Marín

Entre 1999 y 2003 la potencia en centrales de cogeneración aumenta en un tercio en


su conjunto, y la casi totalidad de las nuevas instalaciones usan gas natural como com-
bustible. La cogeneración es el sistema más eficiente para producir electricidad a partir
de combustible. Los procesos de cogeneración consiguen el máximo aprovechamiento del
mismo y ahorran energía primaria con respecto a la producción de electricidad y de calor
por separado en instalaciones convencionales.
Donde verdaderamente se ha dado un crecimiento espectacular durante los últimos años
ha sido en las energías renovables, que pasan de acumular una potencia de 3.080 MW en
1999 a 7.925 en 2003.
La energía eólica ha pasado de tener un carácter testimonial a comienzos de los años
noventa, con una potencia instalada que no llegaba al medio centenar de megavatios, a una
cifra próxima a los seis mil a finales de 2003. En la actualidad España se sitúa en el tercer
lugar a nivel mundial en potencia instalada, detrás de Alemania y Estados Unidos. Este
desarrollo ha sido posible por la disponibilidad de zonas con estimable potencial eólico,
por las políticas de fomento de las energías renovables y por el interés despertado en las
empresas que trabajan en este sector. Según la Plataforma Empresarial Eólica, trescientas
compañías participan actualmente en la industria eólica española, dedicadas a la fabricación
de componentes y equipos, promoción y explotación, construcción y servicios, transporte
y distribución (Espejo 2004b).
Le sigue en importancia la hidráulica, energía que en su valoración como renovable se produce
una división entre unidades de generación de media y gran potencia, y pequeñas instalaciones,
minihidráulica, que comprende aquellas que no cuentan con más de 10 MW de potencia. El
desarrollo reciente de la minihidráulica en España se basa fundamentalmente en la rehabilitación
de instalaciones abandonadas, la mayoría de ellas constituyen la base del sistema a principios
del siglo XX, y en algún caso se trata de la construcción de otras nuevas (Menéndez 2001).
También ha sido muy importante el desarrollo de centrales que obtienen electricidad
a través de biomasa La existencia de un marco legal de apoyo a las energías renovables
ha animado a la constitución de sociedades con el fin de poner en marcha proyectos de
centrales para la generación de electricidad con biomasa. España ha pasado de contar con
una potencia en instalaciones de este tipo de 55 MW en 1999, a 279 MW en 2003, lo que
supone quintuplicar la capacidad disponible (Espejo 2005).
Muy destacado ha sido el aumento de la potencia en centrales de biogás, procedente
en la mayoría de los casos de los residuos acumulados durante muchos años en los verte-
deros de grandes ciudades. El biogás que produce la fermentación natural de las basuras
se recoge y canaliza hasta una pequeña central térmica en la que se convierte en energía
eléctrica que se utiliza para cubrir las necesidades energéticas de la iluminación pública
de calles y edificios municipales.
El uso de las alternativas solares se está extendiendo a buen ritmo en las aplicaciones a
pequeña escala ligadas al uso y decisión individual (solar térmica o fotovoltaica) y con un gran
significado cultural y social. Sin embargo, falta el gran paso hacia la recuperación energética a
escala industrial, que es donde se pueden conseguir volúmenes de participación significativos
en la estructura energética global (Espejo, 2004c). No obstante, las nuevas plantas fotovoltaicas
ya cuentan con una potencia reseñable, como es el caso de la inaugurada en enero de 2003 en
Montes de Cierzo, en el municipio navarro de Tudela. La instalación, de 1,2 MW, ocupa una
superficie de 70.000 metros cuadrados y ha costado 10,85 millones de euros a la Sociedad
Energía Hidroeléctrica de Navarra, segundo grupo español en energías renovables4.

4 MUEZ, Mikel (2003): «Navarra pone en marcha la planta fotovoltaica más potente de España», Diario
El País, 22 de enero de 2003, p. 26.
Las energías renovables en la producción de electricidad en España 81

El tercer grupo de centrales incluidas en el régimen especial incluye las que producen
electricidad a través de residuos de distinta procedencia. A su desarrollo ha contribuido el
Plan Nacional de Residuos Urbanos (2000-2006), que tiene por objeto prevenir la producción
de residuos, establecer sus sistemas de gestión y promover, por este orden, su reducción,
reutilización, reciclado y otras formas de valorización; dentro de estas se sitúa la valoriza-
ción energética para la fracción no reciclada, que se deberá llevar a cabo en instalaciones
adecuadas, y habrá sido objeto previamente de un programa de recogida selecta y reciclaje.
Los residuos se queman en las plantas incineradoras para producir vapor que acciona una
turbina que genera la electricidad. A este proceso generalmente le precede un tratamiento
previo para aumentar el contenido energético de los residuos.
La distribución por Comunidades Autónomas de la potencia instalada a finales de 2002,
con la información de la Comisión Nacional de Energía, queda expuesta en el cuadro 2.
De todas las tecnologías, la cogeneración es la única que se utiliza en todas las regiones;
estas centrales están instaladas en todo tipo de empresas agrícolas, industriales y de servi-
cios: químicas, papeleras, cerámicas, alimentarias, aeropuertos, hospitales, universidades
o parques tecnológicos.
Reseñable también es la presencia territorial de las centrales minihidráulicas, dada la
tradición centenaria de su aprovechamiento y su reciente recuperación. La Cuenca del Ebro
y la Cuenca Norte concentran la mayoría de estas instalaciones.
El desarrollo de la energía eólica no ha afectado de igual modo a todas las Comunidades
Autónomas. Durante el período comprendido entre los años 1998 y 2002 se han producido
dos hechos reseñables. Por un lado, la incorporación de cuatro regiones a la producción de
este tipo de electricidad: Comunidad Valenciana, País Vasco, La Rioja y Asturias. Por otra
parte, se ha dado un crecimiento espectacular en la mayoría de las que ya contaban con par-
ques eólicos en 1998. Llama la atención los casos de Castilla-La Mancha, que en 1998 aún
no había puesto en funcionamiento parques eólicos, y Castilla y León, que apenas disponía
de 29 MW; en cambio en 2002 cada región cuenta con una potencia instalada próxima a
los 600 MW. Galicia ha sextuplicado la capacidad en este breve período de tiempo y así
continúa manteniendo un papel hegemónico entre las regiones que producen electricidad
de origen eólico en España. Parecido comportamiento han tenido las comunidades del Va-
lle del Ebro. Navarra, la región con más potencia en 1998, ha triplicado el volumen de la
misma, y por tanto continúa siendo un referente dentro del conjunto de España; en Aragón,
la construcción de parques eólicos ha sido tan intensa que ha dado lugar a que la potencia
contabilizada en 2002 sea seis veces superior a la de 1998; reseñable también es el caso
de La Rioja, que pese a su tardía incorporación a la producción de energía eólica, pasa de
24 a 204 MW de 2000 a 2002. (Espejo 2004b).
En cuanto a la biomasa, Andalucía es la región con mayor capacidad, aporta el 32,5 %
al total nacional, y ello es posible por la presencia de varias instalaciones que utilizan para
su funcionamiento subproductos obtenidos en la producción de aceite de oliva. Detrás de
Andalucía se sitúan Navarra, Galicia, Asturias y Castilla-La Mancha, con una contribución
cada una próxima al 10 %. En otros ámbitos la presencia de centrales para combustión de
biomasa es testimonial, y no se han instalado en las dos comunidades insulares, Madrid y
La Rioja (Espejo 2005).
El resto de tecnologías, solar y tratamiento de residuos, necesitan de un mayor desarrollo
para contar con una presencia territorial reseñable.
Cuadro 2 82
POTENCIA INSTALADA EN RÉGIMEN ESPECIAL EN LAS COMUNIDADES AUTÓNOMAS. 2002. MEGAVATIOS

COGE- TRAT.
HIDRÁU- BIOMA- RESI-
NERA- SOLAR EÓLICA RESI- TOTAL
LICA SA DUOS
CIÓN DUOS
MW % MW % MW % MW % MW % MW % MW % MW %
ANDALUCÍA 611 11,0 82 1,8 88 5,9 96 32,5 76 17,2 34 14,3 987 7,9
ARAGÓN 482 8,6 719 16,0 247 16,6 21 7,1 10 2,3 29 12,2 1.508 12,0
ASTURIAS 57 1,0 0,1 1,8 74 1,6 75 5,1 33 11,2 54 12,2 293 2,3
BALEARES 3 0,1 0,1 1,8 34 7,7 37 0,3
CANARIAS 71 1,3 0,3 5,5 121 2,7 192 1,5
CANTABRIA 293 5,3 61 4,1 2 0,7 356 2,8
CASTILLA-LA MANCHA 369 6,6 1,1 20,0 741 16,5 60 4,0 26 8,8 10 4,2 1.207 9,6
CASTILLA Y LEÓN 429 7,7 0,2 3,6 515 11,5 161 10,8 1 0,3 17 3,9 41 17,3 1.164 9,3
CATALUÑA 1.152 20,6 0,7 12,8 75 1,7 236 15,9 12 4,1 60 13,6 119 50,2 1.655 13,2
Cayetano Espejo Marín

C. VALENCIANA 560 10,0 0,1 1,8 3 0,1 11 0,7 10 3,4 48 10,9 1 0,4 633 5,1
EXTREMADURA 9 0,2 13 0,9 1 0,3 3 1,3 26 0,2
GALICIA 608 10,9 1.212 27,0 293 19,7 34 11,5 66 15,0 2.213 17,6
LA RIOJA 48 0,9 204 4,5 15 1,0 1 0,2 268 2,1
MADRID 200 3,6 0,7 12,8 46 3,1 40 9,1 287 2,3
MURCIA 221 4,0 0,1 1,8 10 0,2 8 0,5 2 0,7 10 2,3 251 2,0
NAVARRA 98 1,8 1,9 34,5 716 15,9 116 7,8 41 13,9 973 7,8
PAÍS VASCO 368 6,6 0,2 3,6 24 0,5 55 3,7 16 5,4 25 5,7 488 3,9
TOTAL ESPAÑA 5.579 100 5,5 100 4.496 100 1.485 100 295 100 441 100 237 100 12.539 100

Fuente: Comisión Nacional de Energía


Las energías renovables en la producción de electricidad en España 83

4.4. CONCLUSIONES

El desarrollo de las energías renovables en España no es suficiente para el cumplimiento


de los objetivos pactados en la Unión Europea en el marco del Protocolo de Kioto. Un
informe de la consultora Pricewaterhouse considera casi imposible que España cumpla
las exigencias. De acuerdo con las previsiones de este informe, España se situará en 2010
un 26 % por encima del objetivo de emisiones que marca la Unión Europea para cumplir
con Kioto (España no debe superar el 15 %, respecto a las emisiones de 1990), pues para
entonces se calcula que las mismas se incrementarán hasta un 41,2 %. Esos porcentajes
suponen que España deberá financiar la emisión de al menos 123 millones de toneladas de
gases de efecto invernadero, con un coste estimado por tonelada de dióxido de carbono de
entre 15 y 30 euros. Dado que tanto España como otros nueve países de la Unión Europea
no entregaron a Bruselas en el plazo establecido (31-marzo-2004) sus respectivos planes
para la reducción de la emisión de gases, la Comisión Europea dispone de tres meses para
analizar el contenido del Plan, a cuyo término avalará o rechazará el mismo. En ese último
caso, el Estado miembro tendría tres meses suplementarios para presentar un compromiso
alternativo5.
La Elaboración de la Estrategia de Ahorro y Eficiencia Energética en España 2004-2012
constituye un nuevo eslabón que se une a las anteriores actuaciones normativas, dirigidas
todas ellas a la mejora del sistema energético español. Se trata de una actuación integrada
en el proceso de definición del nuevo marco energético español e integradora, a su vez,
de las acciones de múltiples agentes en la búsqueda de un objetivo común: la reducción
en el consumo de energía.
La publicación del Real Decreto 436/2004, de 12 de marzo, establece la metodología
para la actualización y sistematización del régimen jurídico y económico de la actividad
de producción de energía eléctrica en régimen especial. En relación al mismo se han ma-
nifestado diversas opiniones de los principales sectores afectados, y que es oportuno tener
en cuenta.
El Real Decreto no contempla una fórmula para retribuir la energía producida por la
eliminación de los purines. En los últimos años media docena de empresas que explotan
16 plantas para la depuración de purines han invertido unos 240 millones de euros, con el
fin de eliminar 1,6 millones de toneladas de residuos. La fijación de una prima baja para
el precio de su energía supondrá parar la construcción de más de 30 plantas o cargar el
coste a los ganaderos6. Algo parecido ocurre con la biomasa, a pesar de su gran potencial,
ya que no acaban de arrancar las centrales planificadas en Burgos y Huesca, por la escasa
disponibilidad de cardo, su combustible, y tampoco se sostienen económicamente las plantas
que queman paja o residuos forestales para la generación de electricidad (Espejo 2005).
En cambio, se benefician las instalaciones fotovoltaicas de entre 5 y 100 kW de po-
tencia, ya que tienen derecho a percibir una prima de 0,41 euros el kilovatio hora, casi el
doble de la que disfrutaban. Para Javier Anta, presidente de la Asociación de la Industria
Fotovoltaica «significa un gran empujón, aunque no se hayan eliminado otros obstáculos
que impiden el desarrollo de este sector en un país como España»7.

5 CASCAR, S.: «Kioto costará a España 19.000 millones entre 2008 y 2012. Pricewaterhouse cree «casi
imposible» cumplir con los objetivos», Diario El País, 2 de abril de 2004, p. 63.
6 MATÉ, Vidal (2004): «Energía funde los purines. Las empresas amenazan con cerrar las plantas de
depuración», Diario El País Negocios, 11 de abril de 2004, p. 8.
7 MARDONES, Inmaculada (2004): «Las ayudas a las energías renovables sumarán 5.742 millones
hasta 2010», Diario El País,, 10 de marzo de 2004, p. 38.
84 Cayetano Espejo Marín

Según la Asociación de Productores de Energías Renovables (APPA) sólo la fotovol-


taica recibe con este decreto un impulso al elevarse hasta 100 kW el límite actual de 5
kW para las instalaciones que pueden beneficiarse de la máxima retribución prevista para
esta tecnología que también se eleva. En cuanto a la biomasa, la Asociación considera que
no puede dejar de lamentar que se pierda de nuevo una ocasión para tomar las medidas
imprescindibles para el despegue de esta tecnología. La retribución en el nuevo Real De-
creto no es suficiente para desarrollar las decenas de proyectos que están esperando en los
cajones de los promotores. Con las condiciones recogidas en el Real Decreto 436/2004
no se cumplirán los objetivos señalados por el propio Gobierno, tanto en el Plan de Fo-
mento de las Energías Renovables de 1999 como en el Plan de Infraestructuras de 2002,
y considera que el texto, pese a los sustanciales cambios que ha sufrido desde el proyecto
enviado a la Comisión Nacional de Energía en diciembre de 2003, tiene todavía algunas
deficiencias significativas que deberán ser corregidas en un futuro próximo para alcanzar
el desarrollo esperado8.
Para el presidente de la patronal eléctrica (UNESA), Pedro Rivero, la nueva normativa
tiene aspectos positivos que se traducirán en una mayor estabilidad y predecibilidad en
el sector y en una mejora de la confianza de los inversores, aunque subrayó que también
introducirá más complejidad en los costes operativos de las empresas. El presidente de Red
Eléctrica de España (REE), Pedro Mielgo, resaltó el gran potencial de las energías renova-
bles, que previsiblemente pasarán de suponer el 11 % de la potencia instalada en 2002 al
21 % en 2010, aunque también se refirió a las dificultades técnicas que los productores de
este tipo de energía tienen para conectarse a la red. En opinión del presidente de REE, los
parques eólicos ya no deben considerarse como generación dispersa, debido al aumento
de su tamaño, y hay que favorecer su conexión a la red en la medida de lo posible. Mielgo
apuntó que REE ha recibido hasta ahora solicitudes de conexión por un volumen superior
a los 80.000 megavatios, frente a una potencia de la red de unos 13.000 MW9.

4.5. BIBLIOGRAFÍA

COMISIÓN NACIONAL DE ENERGÍA (2003): Desarrollo Normativo de la Ley del Sector


Eléctrico. Volumen 6. 1ª Edición, 2003. Madrid.
COMISIÓN NACIONAL DE ENERGÍA (2003): Información básica de los sectores de
la energía 2002. Madrid.
CUERDO MIR, M. (1999): «Evaluación de los Planes Energéticos Nacionales en España
(1975-1998)». Revista de Historia Industrial,, nº 15, pp. 161-178.
ESPEJO MARÍN, C. (2001a): «El sector eléctrico español en la prensa escrita». Cuadernos
Geográficos de la Universidad de Granada,, nº 31, pp. 203-217.
ESPEJO MARÍN, C. (2001b): «El proyecto de fusión de Endesa e Iberdrola y su desisti-
miento. Apuntes sobre el sector eléctrico en España». Nimbus,, nº 7-8, pp. 51-65.
ESPEJO MARÍN, C. (2003): «Electricidad producida en centrales de cogeneración en la
Región de Murcia». Papeles de Geografía,, nº 38, pp. 187-193.
ESPEJO MARÍN, C. (2004a): «La electricidad en las relaciones España-Portugal». Finis-
terra. Revista Portuguesa de Geograf ía, nº 78, pp. 63-79.
Geografíía
ESPEJO MARÍN, C. (2004b): «La energía eólica en España». Investigaciones Geográficas,
nº 35, pp. 45-65.
8 «APPA valora los aspectos positivos del nuevo Decreto de Retribución y pide que se corrijan algunas
deficiencias», www.energias-renovables.co
www.energias-renovables.com, 1 de abril de 2004.
9 «Folgado presenta el nuevo decreto de energías renovales entre las críticas de REE y UNESA»,
www.libertaddigital.com, 27 de marzo de 2004.
www.libertaddigital.co
Las energías renovables en la producción de electricidad en España 85

ESPEJO MARÍN, C. (2004c): «La energía solar fotovoltaica en España». Nimbus, nº 13-
14, pp. 5-31.
ESPEJO MARÍN, C. (2005): «La biomasa en la producción de electricidad en España».
Estudios Geográficos, nº 258, pp. 105-128.
FABRA UTRAY, J. (2003): ¿Liberalización o regulación? Un mercado para la electricidad.
Madrid, Instituto Pascual Madoz del Territorio, Urbanismo y Medio Ambiente de la
Universidad Carlos III, y Marcial Pons.
INSTITUTO PARA LA DIVERSIFICACIÓN Y AHORRO DE LA ENERGÍA (1996):
Manual de energía íía eólica. Madrid.
INSTITUTO PARA LA DIVERSIFICACIÓN Y AHORRO DE LA ENERGÍA (2000): Plan
de Fomento de las Energías as Renovales en España. Madrid.
íías
INSTITUTO PARA LA DIVERSIFICACIÓ ÓN Y AHORRO DE LA ENERGÍA (2003):
«Eficiencia energética y energías renovables». Boletín íín IDAE. 5.
LAALI, A. y BENARD, M. (1999): «Production d’électricité par énergie éolienne. Situation
dans le monde et programme franç français
fran ç Eole 2005». La Météorologie, nº 25, pp. 38-48.
MARTÍN MUNICIO, A. y COLINO MARTÍNEZ, A. (2003): Diccionario Español de la
Energía.. Aranjuez, Ediciones Doce Calles.
MENÉNDEZ PÉREZ, E. (1997): Las energías renovables. Un enfoque político-ecológico.
Madrid, Los Libros de la Catarata.
MENÉNDEZ PÉREZ, E. (2001): Energías íías renovables, sustentabilidad y creación de empleo.
Una economía íía impulsada por el sol. Madrid, Los Libros de la Catarata.
MINISTERIO DE ECONOMÍA (2002): Planificación de los Sectores de Electricidad y
Gas. Desarrollo de las Redes de Transporte 2002-2011. Madrid, Secretaría de Estado
de Energía, Desarrollo Industrial y de la Pequeña y Mediana Empresa.
MINISTERIO DE ECONOMÍA (2003): La Energía en España 2002. Madrid, Secretaría
de Estado de Energía, Desarrollo Industrial y de la Pequeña y Mediana Empresa.
MINISTERIO DE ECONOMÍA (2003): Estrategia de Ahorro y Eficiencia Energética en
España. Madrid, Secretaría de Estado de Energía, Desarrollo Industrial y de la Pequeña
y Mediana Empresa.
MINISTERIO DE INDUSTRIA Y ENERGÍA (2000): Ley del Sector Eléctrico é
éctrico. Disposi-
complementarias. Madrid:
ciones complementarias
MOLINA IBÁÑEZ, M. (2001): «Las fuentes de energía». En Geografía de España. Bar-
celona, Ariel, pp. 455-476.
PLAZA BALAGUER, V. (1998): «Respuestas del sector eléctrico a la problemática del
efecto invernadero». En Energía íía y Cambio Climático. Madrid, Ministerio de Medio
Ambiente, pp. 97-130.
PINEDA, M. y CABELLO, P. (Eds.) (1998): Energía de la biomasa: realidades y pers-
pectivas. Córdoba, Universidad de Córdoba.
RED ELÉCTRICA DE ESPAÑA (2003): El sistema eléctrico ééctrico español. Informe 2002.
Madrid.
UNESA (1998): Centrales eléctricas
é
éctricas . Madrid.
UNESA (2001): La industria eléctrica ééctrica y el medio ambiente. Madrid.
5. APÉNDICE ESTADÍSTICO
5.1. EVOLUCIÓN ANUAL DEL RÉGIMEN ESPECIAL. POTENCIA INSTALADA
Y ENERGÍA VENDIDA
5.1.1. EVOLUCIÓN ANUAL DEL RÉGIMEN ESPECIAL. POTENCIA INSTALADA Y ENERGÍA VENDIDA. TOTAL ESPAÑA
COGENERACIÓN SOLAR EÓLICA HIDRÁULICA BIOMASA RESIDUOS TRAT. RESIDUOS TOTAL

Potencia Energía Potencia Energía Potencia Energía Potencia Energía Potencia Energía Potencia Energía Potencia Energía Potencia Energía
AÑO instalada vendida instalada vendida instalada vendida instalada vendida instalada vendida instalada vendida instalada vendida instalada vendida
(MW) (GWh) (MW) (GWh) (MW) (GWh) (MW) (GWh) (MW) (GWh) (MW) (GWh) (MW) (GWh) (MW) (GWh)

1990 356 566 2 2 640 977 43 85 1.041 1.630

1991 597 1.383 3 3 754 1.647 52 106 1.406 3.139

1992 648 1.816 33 17 796 2.037 22 1 82 139 1.581 4.010

1993 1.150 3.175 34 85 856 2.241 22 8 87 182 2.149 5.691

1994 1.441 5.476 1 1 41 78 940 2.491 22 48 158 418 2.603 8.512

1995 1.759 6.690 1 1 98 181 998 2.240 36 189 201 692 3.093 9.993

1996 2.350 9.050 1 1 227 374 1.058 3.589 36 219 247 859 3.919 14.092

1997 2.728 11.232 1 1 420 697 1.107 3.451 36 89 247 1.011 4.539 16.481

1998 3.671 13.681 1 1 884 1.354 1.241 3.621 69 170 333 1.589 6.199 20.416

1999 4.190 16.578 1 1 1.678 2.696 1.379 3.788 78 192 352 1.746 29 98 7.707 25.099

2000 4.931 16.744 1 1 2.288 4.689 1.408 3.923 142 275 334 1.636 82 194 9.186 27.462

2001 5.346 16.683 3 2 3.500 6.932 1.501 4.390 212 698 445 1.930 159 559 11.166 31.194
Las energías renovables en la producción de electricidad en España

2002 5.576 18.327 7 5 5.058 9.603 1.533 3.901 336 1.155 457 2.171 328 1.041 13.295 36.203

2003 5.660 19.039 11 9 6.317 12.063 1.605 5.092 436 1.535 463 2.299 424 2.118 14.916 42.155

2004 5.786 19.081 21 18 8.518 16.078 1.648 4.749 450 1.745 581 2.282 473 2.712 17.477 46.665

2005 5.789 18.722 41 40 10.000 20.955 1.704 3.790 485 2.100 581 2.602 542 3.178 19.142 51.387

Fuente. Comisión Nacional de Energía.


91
92

5.1.2. EVOLUCIÓN ANUAL DEL RÉGIMEN ESPECIAL. POTENCIA INSTALADA Y ENERGÍA VENDIDA. ANDALUCÍA

COGENERACIÓN SOLAR EÓLICA HIDRÁULICA BIOMASA RESIDUOS TRAT. RESIDUOS TOTAL

Potencia Energía Potencia Energía Potencia Energía Potencia Energía Potencia Energía Potencia Energía Potencia Energía Potencia Energía
AÑO instalada vendida instalada vendida instalada vendida instalada vendida instalada vendida instalada vendida instalada vendida instalada vendida
(MW) (GWh) (MW) (GWh) (MW) (GWh) (MW) (GWh) (MW) (GWh) (MW) (GWh) (MW) (GWh) (MW) (GWh)

1998 495,96 2.315,17 111,37 232,67 73,99 200,76 12,90 72,36 43,57 60,62 737,79 2.881,58

1999 562,08 2.765,79 123,70 266,72 74,80 130,39 19,25 79,95 55,50 123,01 835,33 3.365,86

2000 628,79 2.794,75 143,50 358,74 82,30 101,62 55,38 132,80 33,50 120,96 943,47 3.508,87

2001 605,19 2.812,02 151,96 370,92 87,56 186,14 60,20 412,67 70,50 334,36 15,00 22,06 990,41 4.138,17
Cayetano Espejo Marín

2002 602,40 2.893,33 0,03 0,00 180,74 386,09 87,56 154,18 96,20 615,13 78,67 458,66 35,89 200,93 1.081,49 4.708,32

2003 603,20 3.027,83 0,34 0,38 230,89 482,40 102,14 236,57 115,53 704,92 78,67 470,74 93,67 481,57 1.224,44 5.404,41

2004 606,20 2.914,13 0,65 0,65 338,69 518,11 102,14 213,51 117,24 711,24 78,67 420,07 93,67 672,48 1.337,26 5.450,19

2005 606,20 2.853,50 1,68 1,68 441,54 912,09 102,14 146,73 126,33 726,75 78,67 398,87 136,73 837,73 1.493,29 5.877,35

Fuente. Comisión Nacional de Energía.


5.1.3. EVOLUCIÓN ANUAL DEL RÉGIMEN ESPECIAL. POTENCIA INSTALADA Y ENERGÍA VENDIDA. ARAGÓN

COGENERACIÓN SOLAR EÓLICA HIDRÁULICA BIOMASA RESIDUOS TRAT. RESIDUOS TOTAL

Potencia Energía Potencia Energía Potencia Energía Potencia Energía Potencia Energía Potencia Energía Potencia Energía Potencia Energía
AÑO instalada vendida instalada vendida instalada vendida instalada vendida instalada vendida instalada vendida instalada vendida instalada vendida
(MW) (GWh) (MW) (GWh) (MW) (GWh) (MW) (GWh) (MW) (GWh) (MW) (GWh) (MW) (GWh) (MW) (GWh)

1998 287,48 1.199,59 135,35 246,34 149,22 552,47 572,05 1.998,40

1999 339,87 1.395,07 232,85 433,03 244,60 770,54 817,32 2.598,64

2000 419,17 1.323,62 237,00 541,78 249,15 762,82 14,14 6,72 919,46 2.634,94

2001 423,65 1.279,11 487,28 786,55 249,29 923,30 21,75 31,78 28,78 53,26 1.210,75 3.074,00

2002 448,57 1.240,79 883,21 1.388,95 249,29 684,38 21,75 76,04 28,78 84,97 1.631,60 3.475,13

2003 455,47 1.362,55 0,01 0,01 947,01 1.911,13 249,29 1.013,65 21,75 66,64 42,92 97,33 1.716,45 4.451,31

2004 464,97 1.519,63 0,03 0,06 1.186,96 2.484,90 252,80 880,38 21,75 69,12 42,92 102,88 1.969,43 5.056,97

2005 476,53 1.524,43 0,14 0,21 1.410,71 3.144,88 252,85 649,13 21,75 69,27 42,92 98,99 2.204,90 5.486,91
Las energías renovables en la producción de electricidad en España

Fuente. Comisión Nacional de Energía.


93
94

5.1.4. EVOLUCIÓN ANUAL DEL RÉGIMEN ESPECIAL. POTENCIA INSTALADA Y ENERGÍA VENDIDA. ASTURIAS
COGENERACIÓN SOLAR EÓLICA HIDRÁULICA BIOMASA RESIDUOS TRAT. RESIDUOS TOTAL

Potencia Energía Potencia Energía Potencia Energía Potencia Energía Potencia Energía Potencia Energía Potencia Energía Potencia Energía
AÑO instalada vendida instalada vendida instalada vendida instalada vendida instalada vendida instalada vendida instalada vendida instalada vendida
(MW) (GWh) (MW) (GWh) (MW) (GWh) (MW) (GWh) (MW) (GWh) (MW) (GWh) (MW) (GWh) (MW) (GWh)

1998 44,23 162,46 110,43 147,57 5,50 29,78 50,00 370,66 210,16 710,47

1999 47,16 253,11 110,43 150,89 7,32 33,68 50,00 381,64 214,91 819,32

2000 55,27 230,67 0,00 71,55 190,01 7,32 45,69 50,00 362,69 184,14 829,06

2001 55,27 264,58 0,03 0,01 71,98 184,18 7,32 48,24 50,00 385,57 184,60 882,58

2002 63,03 258,89 0,09 0,05 49,30 51,91 76,79 223,51 33,32 45,20 54,00 391,92 276,53 971,48
Cayetano Espejo Marín

2003 63,03 285,19 0,09 0,20 96,16 121,95 76,79 227,32 33,32 63,09 54,00 395,65 2,00 0,00 325,39 1.093,40

2004 68,50 289,30 0,15 0,10 102,11 229,17 76,79 240,03 33,32 53,99 73,44 454,66 6,07 9,40 360,38 1.276,65

2005 67,00 283,58 0,20 0,15 120,11 248,50 76,79 239,18 46,51 168,37 73,44 545,27 6,07 10,12 390,12 1.495,17

Fuente. Comisión Nacional de Energía.


5.1.5. EVOLUCIÓN ANUAL DEL RÉGIMEN ESPECIAL. POTENCIA INSTALADA Y ENERGÍA VENDIDA. BALEARES
COGENERACIÓN SOLAR EÓLICA HIDRÁULICA BIOMASA RESIDUOS TRAT. RESIDUOS TOTAL

Potencia Energía Potencia Energía Potencia Energía Potencia Energía Potencia Energía Potencia Energía Potencia Energía Potencia Energía
AÑO instalada vendida instalada vendida instalada vendida instalada vendida instalada vendida instalada vendida instalada vendida instalada vendida
(MW) (GWh) (MW) (GWh) (MW) (GWh) (MW) (GWh) (MW) (GWh) (MW) (GWh) (MW) (GWh) (MW) (GWh)

1998 3,45 6,91 34,11 117,69 37,56 124,60

1999 3,45 10,99 34,11 137,65 37,56 148,64

2000 4,31 7,24 0,04 0,01 34,11 139,02 38,46 146,27

2001 4,31 9,09 0,09 0,01 34,11 146,43 38,51 155,53

2002 4,31 8,12 0,33 0,10 34,11 117,45 38,75 125,67

2003 7,23 6,58 0,35 0,37 34,11 131,07 41,69 138,02

2004 5,92 4,93 0,55 0,52 3,20 3,73 34,11 145,81 43,78 154,99

2005 5,92 3,68 0,62 0,67 3,20 5,43 34,11 123,49 43,85 133,27
Las energías renovables en la producción de electricidad en España

Fuente. Comisión Nacional de Energía.


95
96

5.1.6. EVOLUCIÓN ANUAL DEL RÉGIMEN ESPECIAL. POTENCIA INSTALADA Y ENERGÍA VENDIDA. CANARIAS
COGENERACIÓN SOLAR EÓLICA HIDRÁULICA BIOMASA RESIDUOS TRAT. RESIDUOS TOTAL

Potencia Energía Potencia Energía Potencia Energía Potencia Energía Potencia Energía Potencia Energía Potencia Energía Potencia Energía
AÑO instalada vendida instalada vendida instalada vendida instalada vendida instalada vendida instalada vendida instalada vendida instalada vendida
(MW) (GWh) (MW) (GWh) (MW) (GWh) (MW) (GWh) (MW) (GWh) (MW) (GWh) (MW) (GWh) (MW) (GWh)

1998 24,20 58,10 0,03 0,03 68,38 117,39 0,46 1,35 38,20 309,09 131,27 485,96

1999 26,42 55,32 0,01 0,03 82,40 221,90 0,46 1,95 38,20 311,52 147,49 590,72

2000 26,42 15,02 0,01 0,05 104,83 237,23 0,46 2,84 38,20 281,64 169,92 536,78

2001 32,58 8,31 0,01 0,08 112,38 331,36 0,46 2,70 38,20 249,66 183,63 592,11
Cayetano Espejo Marín

2002 32,58 19,39 0,08 0,13 122,86 343,97 0,46 1,83 38,20 242,63 194,18 607,95

2003 33,27 3,45 0,12 0,18 124,18 341,50 0,46 2,33 38,20 243,29 196,23 590,75

2004 33,27 1,22 0,23 0,27 130,73 329,56 0,46 2,85 38,20 242,80 202,89 576,70

2005 33,27 1,79 0,39 0,51 130,73 325,56 0,46 2,37 38,20 228,07 203,05 558,30

Fuente. Comisión Nacional de Energía.


5.1.7. EVOLUCIÓN ANUAL DEL RÉGIMEN ESPECIAL. POTENCIA INSTALADA Y ENERGÍA VENDIDA. CANTABRIA
COGENERACIÓN SOLAR EÓLICA HIDRÁULICA BIOMASA RESIDUOS TRAT. RESIDUOS TOTAL

Potencia Energía Potencia Energía Potencia Energía Potencia Energía Potencia Energía Potencia Energía Potencia Energía Potencia Energía
AÑO instalada vendida instalada vendida instalada vendida instalada vendida instalada vendida instalada vendida instalada vendida instalada vendida
(MW) (GWh) (MW) (GWh) (MW) (GWh) (MW) (GWh) (MW) (GWh) (MW) (GWh) (MW) (GWh) (MW) (GWh)

1998 134,58 202,90 59,98 213,96 1,43 4,29 195,99 421,15

1999 134,58 475,30 60,04 243,11 1,43 7,06 196,05 725,47

2000 234,58 519,05 60,04 185,05 2,39 13,24 297,01 717,34

2001 288,28 1.179,29 60,04 205,18 2,39 13,12 350,71 1.397,59

2002 288,28 1.498,24 60,04 207,99 2,39 14,99 350,71 1.721,22

2003 288,28 1.415,01 0,02 0,00 62,03 219,50 2,39 15,34 352,72 1.649,85

2004 288,28 1.573,36 0,06 0,02 67,03 248,25 2,39 17,47 357,76 1.839,10

2005 288,28 1.477,12 0,12 0,09 67,03 262,38 2,39 16,72 357,82 1.756,31
Las energías renovables en la producción de electricidad en España

Fuente. Comisión Nacional de Energía.


97
98

5.1.8. EVOLUCIÓN ANUAL DEL RÉGIMEN ESPECIAL. POTENCIA INSTALADA Y ENERGÍA VENDIDA.
CASTILLA-LA MANCHA
COGENERACIÓN SOLAR EÓLICA HIDRÁULICA BIOMASA RESIDUOS TRAT. RESIDUOS TOTAL

Potencia Energía Potencia Energía Potencia Energía Potencia Energía Potencia Energía Potencia Energía Potencia Energía Potencia Energía
AÑO instalada vendida instalada vendida instalada vendida instalada vendida instalada vendida instalada vendida instalada vendida instalada vendida
(MW) (GWh) (MW) (GWh) (MW) (GWh) (MW) (GWh) (MW) (GWh) (MW) (GWh) (MW) (GWh) (MW) (GWh)

1998 241,15 697,41 1,00 1,11 54,58 121,16 0,80 0,32 297,53 820,00

1999 321,14 986,12 1,00 1,26 111,54 112,79 54,74 140,74 0,80 0,24 489,22 1.241,15

2000 352,94 1.149,85 1,00 1,08 298,98 501,50 54,85 172,77 0,80 0,01 8,88 717,45 1.825,21

2001 369,53 881,05 1,02 1,15 470,25 930,37 58,47 219,32 26,04 9,33 8,88 43,89 934,19 2.085,11
Cayetano Espejo Marín

2002 377,11 950,01 1,10 1,22 767,72 1.206,14 61,37 174,24 26,40 73,32 8,88 60,65 1.242,58 2.465,58

2003 400,01 993,97 1,01 1,29 1.070,18 1.810,00 66,19 237,10 33,62 124,37 8,88 46,87 1.579,89 3.213,60

2004 406,29 1.076,24 1,41 1,39 1.619,40 2.446,91 66,19 244,72 41,42 121,32 8,88 53,65 2.143,59 3.944,23

2005 416,16 1.131,33 2,68 2,44 2.061,73 3.273,16 95,99 236,00 42,46 119,34 0,00 7,97 2.619,02 4.770,24

Fuente. Comisión Nacional de Energía.


5.1.9. EVOLUCIÓN ANUAL DEL RÉGIMEN ESPECIAL. POTENCIA INSTALADA Y ENERGÍA VENDIDA.
CASTILLA Y LEÓN
COGENERACIÓN SOLAR EÓLICA HIDRÁULICA BIOMASA RESIDUOS TRAT. RESIDUOS TOTAL

Potencia Energía Potencia Energía Potencia Energía Potencia Energía Potencia Energía Potencia Energía Potencia Energía Potencia Energía
AÑO instalada vendida instalada vendida instalada vendida instalada vendida instalada vendida instalada vendida instalada vendida instalada vendida
(MW) (GWh) (MW) (GWh) (MW) (GWh) (MW) (GWh) (MW) (GWh) (MW) (GWh) (MW) (GWh) (MW) (GWh)

1998 259,33 865,34 28,71 32,08 125,94 405,56 0,25 0,14 414,23 1.303,12

1999 295,67 958,86 183,00 121,27 137,77 311,17 0,25 0,22 616,69 1.391,52

2000 365,91 1.088,95 238,20 471,19 151,56 399,51 0,25 0,07 5,05 3,75 760,97 1.963,47

2001 449,02 1.207,06 0,04 0,02 379,43 610,60 168,12 468,75 0,85 0,25 25,80 83,55 1.023,26 2.370,23

2002 467,92 1.489,61 0,18 0,09 608,42 1.017,18 170,71 397,54 4,88 1,01 40,80 136,44 1.292,91 3.041,87

2003 485,86 1.589,57 0,49 0,36 877,07 1.494,84 171,31 637,33 4,88 5,48 63,00 253,16 1.602,61 3.980,74

2004 485,86 1.668,47 1,51 1,37 1.546,97 2.332,93 192,42 536,16 5,39 13,82 63,00 414,63 2.295,15 4.967,38

2005 495,96 1.712,22 4,25 4,11 1.705,37 3.293,90 204,02 385,39 6,76 13,51 85,04 500,86 2.501,40 5.909,99
Las energías renovables en la producción de electricidad en España

Fuente. Comisión Nacional de Energía.


99
100

5.1.10. EVOLUCIÓN ANUAL DEL RÉGIMEN ESPECIAL. POTENCIA INSTALADA Y ENERGÍA VENDIDA. CATALUÑA

COGENERACIÓN SOLAR EÓLICA HIDRÁULICA BIOMASA RESIDUOS TRAT. RESIDUOS TOTAL

Potencia Energía Potencia Energía Potencia Energía Potencia Energía Potencia Energía Potencia Energía Potencia Energía Potencia Energía
AÑO instalada vendida instalada vendida instalada vendida instalada vendida instalada vendida instalada vendida instalada vendida instalada vendida
(MW) (GWh) (MW) (GWh) (MW) (GWh) (MW) (GWh) (MW) (GWh) (MW) (GWh) (MW) (GWh) (MW) (GWh)

1998 945,74 4.215,33 0,04 0,05 34,52 8,30 183,62 636,63 0,50 0,66 44,56 226,60 1.208,98 5.087,57

1999 994,94 4.813,56 0,04 0,04 71,38 86,62 196,00 671,58 0,50 0,55 49,76 263,16 29,28 98,17 1.341,90 5.933,68

2000 1.167,09 4.709,60 0,06 0,07 71,38 140,28 208,87 674,89 2,40 2,23 54,33 258,92 54,03 183,54 1.558,16 5.969,53

2001 1.194,22 4.114,99 0,12 0,10 97,63 166,91 231,51 772,91 4,78 10,86 54,33 227,97 80,60 356,51 1.663,19 5.650,25
Cayetano Espejo Marín

2002 1.194,30 4.174,18 0,90 0,29 100,23 195,42 237,63 761,48 11,43 24,12 54,33 214,04 118,82 513,31 1.717,64 5.882,84

2003 1.195,21 3.866,12 1,30 0,92 100,23 187,59 237,98 974,90 24,10 61,36 59,44 297,90 118,82 699,03 1.737,08 6.087,82

2004 1.242,04 3.958,75 2,39 2,05 108,15 231,84 239,00 891,62 25,43 115,55 59,44 276,77 133,82 814,01 1.810,27 6.290,59

2005 1.187,10 3.998,23 3,30 3,53 160,65 274,19 246,59 597,66 34,63 109,92 59,44 284,40 143,82 954,12 1.835,53 6.222,05

Fuente. Comisión Nacional de Energía.


5.1.11. EVOLUCIÓN ANUAL DEL RÉGIMEN ESPECIAL. POTENCIA INSTALADA Y ENERGÍA VENDIDA.
COMUNIDAD VALENCIANA
COGENERACIÓN SOLAR EÓLICA HIDRÁULICA BIOMASA RESIDUOS TRAT. RESIDUOS TOTAL

Potencia Energía Potencia Energía Potencia Energía Potencia Energía Potencia Energía Potencia Energía Potencia Energía Potencia Energía
AÑO instalada vendida instalada vendida instalada vendida instalada vendida instalada vendida instalada vendida instalada vendida instalada vendida
(MW) (GWh) (MW) (GWh) (MW) (GWh) (MW) (GWh) (MW) (GWh) (MW) (GWh) (MW) (GWh) (MW) (GWh)

1998 443,40 1.360,10 6,65 17,86 39,91 97,87 489,96 1.475,83

1999 500,93 1.592,87 2,64 0,95 6,65 14,64 39,91 88,88 550,13 1.697,34

2000 544,73 1.563,73 0,02 0,00 2,64 6,11 10,93 13,56 3,34 0,86 39,91 91,32 601,57 1.675,58

2001 560,15 1.371,37 0,04 0,02 2,64 13,12 31,33 17,30 5,85 13,46 47,21 68,39 647,22 1.483,66

2002 577,41 1.435,79 0,20 0,11 20,49 25,47 31,33 10,31 9,38 25,13 47,21 98,25 0,61 0,00 686,63 1.595,06

2003 582,40 1.453,22 0,53 0,38 20,49 33,26 31,33 19,89 9,38 15,99 47,21 86,57 0,61 1,08 691,95 1.610,39

2004 595,98 1.458,08 1,82 1,14 20,49 33,43 31,33 22,24 10,44 18,87 56,15 34,62 0,61 0,38 716,82 1.568,76

2005 635,35 1.509,69 5,67 4,09 20,49 25,53 31,33 20,01 10,44 22,81 56,15 30,06 1,70 0,48 761,13 1.612,67
Las energías renovables en la producción de electricidad en España

Fuente. Comisión Nacional de Energía.


101
102

5.1.12. EVOLUCIÓN ANUAL DEL RÉGIMEN ESPECIAL. POTENCIA INSTALADA Y ENERGÍA VENDIDA.
EXTREMADURA
COGENERACIÓN SOLAR EÓLICA HIDRÁULICA BIOMASA RESIDUOS TRAT. RESIDUOS TOTAL

Potencia Energía Potencia Energía Potencia Energía Potencia Energía Potencia Energía Potencia Energía Potencia Energía Potencia Energía
AÑO instalada vendida instalada vendida instalada vendida instalada vendida instalada vendida instalada vendida instalada vendida instalada vendida
(MW) (GWh) (MW) (GWh) (MW) (GWh) (MW) (GWh) (MW) (GWh) (MW) (GWh) (MW) (GWh) (MW) (GWh)

1998 10,96 20,10 10,96 20,10

1999 5,79 0,56 13,23 16,35 19,02 16,91

2000 8,77 27,88 13,23 14,25 1,30 0,95 23,30 43,08

2001 8,77 22,85 0,00 13,23 14,73 1,30 0,79 23,30 38,37
Cayetano Espejo Marín

2002 8,77 22,77 0,01 0,00 18,83 14,98 1,30 0,44 4,29 5,73 33,20 43,92

2003 8,77 24,46 0,01 0,00 18,83 31,14 1,30 4,29 17,03 33,20 72,63

2004 8,77 23,20 0,02 0,02 18,83 24,23 1,30 0,04 4,29 15,87 33,21 63,36

2005 8,77 19,03 0,27 0,05 18,83 13,66 1,30 0,01 4,29 23,71 33,46 56,46

Fuente. Comisión Nacional de Energía.


5.1.13. EVOLUCIÓN ANUAL DEL RÉGIMEN ESPECIAL. POTENCIA INSTALADA Y ENERGÍA VENDIDA. GALICIA

COGENERACIÓN SOLAR EÓLICA HIDRÁULICA BIOMASA RESIDUOS TRAT. RESIDUOS TOTAL

Potencia Energía Potencia Energía Potencia Energía Potencia Energía Potencia Energía Potencia Energía Potencia Energía Potencia Energía
AÑO instalada vendida instalada vendida instalada vendida instalada vendida instalada vendida instalada vendida instalada vendida instalada vendida
(MW) (GWh) (MW) (GWh) (MW) (GWh) (MW) (GWh) (MW) (GWh) (MW) (GWh) (MW) (GWh) (MW) (GWh)

1998 351,74 1.378,63 256,13 294,39 257,06 621,14 32,44 34,98 897,37 2.329,14

1999 423,31 1.769,32 521,73 721,97 259,46 714,90 32,44 44,86 1.236,94 3.251,05

2000 496,12 1.709,42 693,77 1.317,53 276,40 713,20 32,44 42,32 1.498,73 3.782,47

2001 579,07 1.797,29 0,01 0,00 1.081,30 2.049,86 297,11 745,56 32,44 42,11 66,00 154,51 2.055,93 4.789,33

2002 626,06 1.975,84 0,01 0,01 1.365,76 2.915,33 301,37 708,21 40,98 44,55 66,00 252,12 2.400,18 5.896,06

2003 631,43 2.273,83 0,03 0,02 1.669,39 3.410,66 351,18 790,85 43,48 42,46 67,20 295,02 2.762,71 6.812,84

2004 635,23 1.857,64 0,24 0,13 2.006,18 4.322,37 368,40 698,78 43,48 51,96 67,20 315,22 3.120,73 7.246,10

2005 622,33 1.510,84 0,52 0,60 2.432,36 5.780,36 372,19 612,79 43,48 216,94 67,20 329,38 3.538,08 8.450,91
Las energías renovables en la producción de electricidad en España

Fuente. Comisión Nacional de Energía.


103
104

5.1.14. EVOLUCIÓN ANUAL DEL RÉGIMEN ESPECIAL. POTENCIA INSTALADA Y ENERGÍA VENDIDA. LA RIOJA

COGENERACIÓN SOLAR EÓLICA HIDRÁULICA BIOMASA RESIDUOS TRAT. RESIDUOS TOTAL

Potencia Energía Potencia Energía Potencia Energía Potencia Energía Potencia Energía Potencia Energía Potencia Energía Potencia Energía
AÑO instalada vendida instalada vendida instalada vendida instalada vendida instalada vendida instalada vendida instalada vendida instalada vendida
(MW) (GWh) (MW) (GWh) (MW) (GWh) (MW) (GWh) (MW) (GWh) (MW) (GWh) (MW) (GWh) (MW) (GWh)

1998 16,34 38,47 15,55 52,26 31,89 90,73

1999 20,61 44,56 15,69 50,04 36,30 94,60

2000 49,62 111,88 24,42 57,55 15,76 49,25 5,00 2,47 94,80 221,15

2001 49,62 125,32 73,92 133,26 16,46 47,94 5,00 3,35 145,00 309,87
Cayetano Espejo Marín

2002 49,62 147,71 0,03 0,01 203,52 316,11 16,46 40,23 5,00 3,36 274,63 507,42

2003 49,62 139,58 0,05 0,03 271,87 491,16 16,46 52,93 5,00 3,10 343,00 686,80

2004 49,62 134,95 0,08 0,09 398,28 740,02 18,06 63,00 5,00 2,79 471,04 940,85

2005 49,62 121,60 0,68 0,29 410,18 969,82 19,31 61,94 7,19 2,56 486,98 1.156,21

Fuente. Comisión Nacional de Energía.


5.1.15. EVOLUCIÓN ANUAL DEL RÉGIMEN ESPECIAL. POTENCIA INSTALADA Y ENERGÍA VENDIDA. MADRID
COGENERACIÓN SOLAR EÓLICA HIDRÁULICA BIOMASA RESIDUOS TRAT. RESIDUOS TOTAL

Potencia Energía Potencia Energía Potencia Energía Potencia Energía Potencia Energía Potencia Energía Potencia Energía Potencia Energía
AÑO instalada vendida instalada vendida instalada vendida instalada vendida instalada vendida instalada vendida instalada vendida instalada vendida
(MW) (GWh) (MW) (GWh) (MW) (GWh) (MW) (GWh) (MW) (GWh) (MW) (GWh) (MW) (GWh) (MW) (GWh)

1998 94,64 254,40 43,57 129,08 40,20 219,71 178,41 603,19

1999 115,71 286,36 0,01 43,57 61,19 40,20 247,89 199,49 595,44

2000 124,22 254,66 0,06 0,01 44,29 92,36 40,20 243,81 208,77 590,84

2001 196,63 410,02 0,25 0,09 44,46 118,88 40,20 222,13 281,54 751,12

2002 197,20 638,43 1,12 0,51 44,46 48,94 40,20 219,16 42,13 33,86 325,11 940,90

2003 205,09 619,66 1,81 1,54 44,46 127,14 36,80 35,74 40,20 213,93 42,13 288,30 370,49 1.286,31

2004 239,08 644,91 2,92 2,82 44,46 119,94 38,35 165,87 29,80 173,38 42,13 325,83 396,74 1.432,75

2005 239,08 699,74 4,85 4,88 44,46 35,71 38,35 214,59 29,80 162,96 42,13 326,00 398,67 1.443,88
Las energías renovables en la producción de electricidad en España

Fuente. Comisión Nacional de Energía.


105
106

5.1.16. EVOLUCIÓN ANUAL DEL RÉGIMEN ESPECIAL. POTENCIA INSTALADA Y ENERGÍA VENDIDA. MURCIA
COGENERACIÓN SOLAR EÓLICA HIDRÁULICA BIOMASA RESIDUOS TRAT. RESIDUOS TOTAL

Potencia Energía Potencia Energía Potencia Energía Potencia Energía Potencia Energía Potencia Energía Potencia Energía Potencia Energía
AÑO instalada vendida instalada vendida instalada vendida instalada vendida instalada vendida instalada vendida instalada vendida instalada vendida
(MW) (GWh) (MW) (GWh) (MW) (GWh) (MW) (GWh) (MW) (GWh) (MW) (GWh) (MW) (GWh) (MW) (GWh)

1998 64,07 280,89 5,94 0,64 10,93 52,65 10,40 76,11 91,34 410,29

1999 99,88 325,51 5,94 11,10 10,93 47,69 1,05 5,21 10,40 80,24 128,20 469,75

2000 124,45 426,08 12,54 12,11 10,93 46,13 2,05 8,52 10,40 32,88 160,37 525,72

2001 124,45 413,58 0,03 0,00 12,54 21,25 10,93 50,96 2,05 12,23 10,40 50,05 160,40 548,07
Cayetano Espejo Marín

2002 219,66 577,09 0,11 0,07 12,54 21,84 10,93 43,52 2,05 12,01 10,40 75,48 39,64 1,70 295,33 731,71

2003 219,66 944,98 0,28 0,20 50,19 32,53 11,51 45,79 3,10 12,68 10,40 68,60 39,64 210,64 334,78 1.315,42

2004 219,66 909,27 0,79 0,64 50,19 95,88 11,51 44,13 3,10 14,22 10,40 58,68 54,58 239,52 350,23 1.362,34

2005 219,66 812,54 2,94 1,25 50,20 94,01 12,62 41,52 3,10 14,30 10,40 12,03 54,84 290,67 353,76 1.266,32

Fuente. Comisión Nacional de Energía.


5.1.17. EVOLUCIÓN ANUAL DEL RÉGIMEN ESPECIAL. POTENCIA INSTALADA Y ENERGÍA VENDIDA. NAVARRA
COGENERACIÓN SOLAR EÓLICA HIDRÁULICA BIOMASA RESIDUOS TRAT. RESIDUOS TOTAL

Potencia Energía Potencia Energía Potencia Energía Potencia Energía Potencia Energía Potencia Energía Potencia Energía Potencia Energía
AÑO instalada vendida instalada vendida instalada vendida instalada vendida instalada vendida instalada vendida instalada vendida instalada vendida
(MW) (GWh) (MW) (GWh) (MW) (GWh) (MW) (GWh) (MW) (GWh) (MW) (GWh) (MW) (GWh) (MW) (GWh)

1998 65,90 169,05 0,03 0,02 243,89 422,24 101,93 351,34 1,94 5,14 413,69 947,79

1999 78,45 212,12 0,06 0,04 342,89 719,58 107,94 361,36 1,94 3,39 531,28 1.296,49

2000 94,60 231,50 0,12 0,11 433,41 992,37 115,50 388,26 1,94 3,35 645,57 1.615,59

2001 97,46 247,23 1,43 0,26 603,57 1.431,55 116,64 333,76 1,94 3,06 821,04 2.015,86

2002 100,79 271,67 2,18 2,10 716,46 1.640,45 118,24 311,66 40,42 81,69 978,09 2.307,57

2003 107,08 276,36 3,61 3,15 738,36 1.599,42 116,19 356,90 40,42 225,94 1.005,66 2.461,77

2004 107,59 294,36 7,23 6,31 885,51 2.000,31 113,23 385,08 40,42 211,65 15,00 54,64 1.168,98 2.952,35

2005 110,63 331,55 11,66 14,65 930,46 2.439,64 112,66 364,12 40,42 246,21 15,00 111,10 1.220,83 3.507,27
Las energías renovables en la producción de electricidad en España

Fuente. Comisión Nacional de Energía.


107
108

5.1.18. EVOLUCIÓN ANUAL DEL RÉGIMEN ESPECIAL. POTENCIA INSTALADA Y ENERGÍA VENDIDA. PAÍS VASCO
COGENERACIÓN SOLAR EÓLICA HIDRÁULICA BIOMASA RESIDUOS TRAT. RESIDUOS TOTAL

Potencia Energía Potencia Energía Potencia Energía Potencia Energía Potencia Energía Potencia Energía Potencia Energía Potencia Energía
AÑO instalada vendida instalada vendida instalada vendida instalada vendida instalada vendida instalada vendida instalada vendida instalada vendida
(MW) (GWh) (MW) (GWh) (MW) (GWh) (MW) (GWh) (MW) (GWh) (MW) (GWh) (MW) (GWh) (MW) (GWh)

1998 202,12 476,43 44,19 97,01 12,99 22,54 31,67 110,99 290,97 706,97

1999 223,57 631,55 50,58 101,95 12,99 17,13 31,67 106,75 318,81 857,38

2000 238,06 580,57 0,01 0,01 26,97 52,18 50,58 116,34 27,49 22,76 31,67 105,03 374,78 876,89

2001 311,92 539,50 0,05 0,01 26,97 85,65 51,41 98,05 40,04 96,69 31,67 91,29 462,06 911,19
Cayetano Espejo Marín

2002 321,91 725,15 0,36 0,10 26,97 94,43 55,82 118,10 40,52 138,13 31,67 101,42 8,14 3,16 485,39 1.180,49

2003 322,18 756,63 0,59 0,40 120,77 146,32 56,89 118,37 60,52 156,94 31,67 96,46 8,14 22,55 600,76 1.297,67

2004 327,29 759,23 1,29 0,90 120,77 308,69 58,00 135,88 60,52 177,44 131,17 159,86 8,14 8,58 707,18 1.550,58

2005 320,07 739,91 2,29 1,68 180,75 331,34 59,39 145,61 60,82 160,12 131,17 487,75 9,69 16,43 764,18 1.882,84

Fuente. Comisión Nacional de Energía.


5.2. PARTICIPACIÓN DE LAS VENTAS DEL RÉGIMEN ESPECIAL Y DE LAS ENERGÍAS RENOVABLES SOBRE LA
DEMANDA DE ELECTRICIDAD EN ESPAÑA

HIDRÁULICA R. TRATAMIENTO TOTALR. HIDRÁULICA R. TOTAL


AÑO COGENERACIÓN SOLAR EÓLICA BIOMASA RESIDUOS
ESPECIAL DE RESIDUOS ESPECIAL ORDINARIO RENOVABLES
1990 0,42% 0,00% 0,00% 0,72% 0,00% 0,06% 0,00% 1,20% 18,49% 19,21%
1991 0,99% 0,00% 0,00% 1,18% 0,00% 0,08% 0,00% 2,25% 19,07% 20,25%
1992 1,28% 0,00% 0,01% 1,44% 0,00% 0,10% 0,00% 2,83% 13,79% 15,24%
1993 2,24% 0,00% 0,06% 1,58% 0,01% 0,13% 0,00% 4,02% 16,61% 18,26%
1994 3,57% 0,00% 0,05% 1,62% 0,03% 0,27% 0,00% 5,54% 17,13% 18,83%
1995 4,20% 0,00% 0,11% 1,41% 0,12% 0,43% 0,00% 6,27% 13,79% 15,43%
1996 5,52% 0,00% 0,23% 2,19% 0,13% 0,52% 0,00% 8,59% 22,97% 25,52%
1997 6,58% 0,00% 0,41% 2,02% 0,05% 0,59% 0,00% 9,65% 19,42% 21,90%
1998 7,52% 0,00% 0,74% 1,99% 0,09% 0,87% 0,00% 11,21% 18,68% 21,50%
1999 8,54% 0,00% 1,39% 1,95% 0,10% 0,90% 0,05% 12,93% 12,45% 15,89%
2000 8,15% 0,00% 2,28% 1,91% 0,13% 0,80% 0,09% 13,36% 13,55% 17,87%
2001 7,69% 0,00% 3,20% 2,02% 0,32% 0,89% 0,26% 14,38% 18,23% 23,77%
2002 8,21% 0,00% 4,30% 1,75% 0,52% 0,97% 0,47% 16,22% 10,13% 16,70%
Las energías renovables en la producción de electricidad en España

2003 7,98% 0,00% 5,05% 2,13% 0,64% 0,96% 0,89% 17,65% 16,29% 24,11%
2004 7,65% 0,01% 6,44% 1,90% 0,70% 0,91% 1,09% 18,70% 11,93% 20,98%
2005 7,18% 0,02% 8,09% 1,46% 0,81% 1,00% 1,22% 19,78% 7,35% 17,73%

Fuente. Comisión Nacional de Energía.


109
110

5.3. PARTICIPACIÓN DE LAS ENERGÍAS RENOVABLES EN EL CONSUMO DE ENERGÍA PRIMARIA EN ESPAÑA

1997 1998 1999 2000 2001 2002 2003 2004 2005


Carbón 16,44% 15,50% 17,15% 17,29% 15,26% 16,56% 14,99% 14,72% 14,53%
Petróleo 53,54% 54,12% 52,82% 51,68% 52,16% 51,13% 50,79% 50,00% 49,23%
Gas Natural 10,31% 10,37% 11,34% 12,17% 12,82% 14,17% 15,57% 17,36% 19,97%
Nuclear 13,44% 13,49% 12,85% 12,96% 12,98% 12,42% 11,81% 11,66% 10,28%
Hidráulica 2,85% 2,72% 1,88% 2,03% 2,76% 1,50% 2,59% 1,92% 1,15%
Otras Energías 3,67% 3,54% 3,55% 3,56% 3,79% 3,87% 4,17% 4,52% 4,92%
Renovables
Saldo Eléctrico (1) -0,25% 0,26% 0,41% 0,31% 0,23% 0,35% 0,08% -0,18% -0,08%
Cayetano Espejo Marín

Total 100,00% 100,00% 100,00% 100,00% 100,00% 100,00% 100,00% 100,00% 100,00%
Total Renovables 6,52% 6,26% 5,43% 5,59% 6,55% 5,37% 6,76% 6,44% 6,07%

(1) Saldo de intercambios internacionales de energía eléctrica (Importación-Exportación).


Fuente. Comisión Nacional de Energía.