You are on page 1of 1

1.

Oración de entrada
Invocación a María Auxilio de los cristianos: Patrona del agro argentino
2. Mensajes que iluminan
Mensaje Nº 69 - 12 de abril de 2001 - "El deber de ustedes es luchar por la justicia. Felices deben ser, porque han
recibido la gracia de Mi Presencia y Mi Guía. Déjense llevar como buen rebaño por su Pastor, el Todopoderoso. Que así
sea"
Mensaje Nº 223 - 16 de enero de 2002 - Veo a Jesús y junto a Él un grupo de gente que conozco, están muy iluminados.
Luego se presenta nuestra Madre y nos dice: "Muchos de tus hermanos están como ovejas sin pastor; ustedes que tienen
quien los cuida, el Buen Pastor Jesús, deben ayudarlos. Tomen el ejemplo de quienes dedicaron su vida al servicio de Dios
y de su pueblo. Que se conozca"
3. El conductor: pastor antes que jefe y jefe porque pastor
a. Los pastores en la historia y en la Biblia. Israel. El oficio del pastor.
b. Los pastores de Belén y el nacimiento de Cristo:
b.1 El Angel, la luz y el coro de la milicia; el temor, el anuncio (Lc 2 - 8, 20)
b.2 Por qué a pastores; la prisa con que acudieron a ver al Niño; la fe permite ver más allá de las apariencias.
c. Jesús, el Buen Pastor. Los Apóstoles: de pescadores a pastores. Pedro, el primado
d. Pastores, conexión con las raíces del Pueblo de Dios. El encuentro con Cristo: creer o no creer
e. El conductor: primero oveja, luego pastor. El ejército, rebaño del Buen Pastor. El bastón de mando de la
Comandante; el cayado del pastor.
f. De cuadros políticos del poder, a militantes de la libertad y la justicia: el pastor es orgánico, crece en
autoridad; esa autoridad afirma y redimensiona la construcción popular, jerarquizándola; es indigente de
decisión propia, necesita de la participación; persona que personaliza.
g. La comunidad: unidad de pastores o unión de rebaños pastoreados: nuestras manos en el futuro de la Patria.
4. Mensajes para la reflexión
17 de junio de 2002 - Por pedido de María invité a Alejandro y a algunos compañeros más a acompañarme a San Nicolás
en ese día. Luego de encontrarnos nos dirigimos al Santuario e iniciamos juntos la novena de ese mes rezando el Santo
Rosario en el campito; vi como María nos acompañaba durante el rezo. Concurrimos a misa y después de comulgar, cuando
Alejandro permanecía aún de rodillas, vi que María del Rosario de San Nicolás lo abrazaba. Al terminar la misa, fui hasta el
oratorio y permanecí en oración durante unos cuantos minutos. Más tarde nos reunimos y les transmití a los presentes que
Nuestra Madre estaba contenta porque fuimos obedientes y nos pedía que meditáramos juntos el último Mensaje de Jesús,
ya que contenía indicaciones para todos nosotros. Además, nos dijo que era hora de decidirnos, recordándonos lo que el
Señor Jesús ya me había indicado: ha llegado el momento de que tomemos el cayado del pastor para apacentar a Sus
ovejas. Cuando me dijo eso tuve una visión donde Jesús me mostró cómo debíamos emplear el cayado: para detener a las
ovejas que se adelantan, empujar a las que se atrasan, sacar a las que se atascan o caen en un pozo. Estuvimos
reflexionando y meditando juntos unas horas y discernimos que la decisión que se nos pide se relaciona con lo que
llamamos "Campaña para la reconstrucción del hombre argentino" en la que estábamos pensando y comenzando a
realizar.
Mensaje Nº 313 - 18 de julio de 2002 - Estaba pidiendo y orando por mi patria, cuando tuve una visión: primero vi la cruz
que María me pidió que llevara en el cuello como protección, luego vi muchos rosarios que formaban una cadena, entonces
nuestra Madre me dijo que no dejemos de distribuirlos para que no se corte la cadena que nos une. Luego me pidió que
transmitiera lo siguiente: «Hijos míos: ustedes son el ejército del dueño del universo; ya nada ni nadie los podrá
detener. Busquen en el interior de sus almas el bastón del pastor, para que las ovejitas no se queden o se aparten del
camino; este suelo amado necesita de pastores fieles y obedientes que cuiden el rebaño del Señor. Hazlo conocer»
5. Preguntas
a) ¿Qué espero de mi Dios y de mi pueblo?
b) ¿En qué consiste, para mí y verdaderamente, el deber? ¿Lo cumplo?
c) ¿Cuáles cuestiones de mi intimidad me impiden encontrar, reconocer y sacar a la luz el bastón del pastor?
d) ¿Me siento parte de un ejército, o la ausencia de estructura me obnubila?
e) ¿Creo, verdaderamente, que nuestra acción transforma el poder en esta realidad presente y modela el futuro?
f) ¿Creo, verdaderamente, que la "Campaña para la reconstrucción del hombre argentino" es, en el presente, el
"todo" del camino señalado y encargado?