You are on page 1of 374

Mons.

Rafael Arias Blanco

CARTAS PASTORALES
Y DISCURSOS
Con una presentación de Mons. Ovidio Pérez Morales
y una introducción del Pbro. Ramón Vinke

Instituto Universitario Pedagógico


“Monseñor Rafael Arias Blanco”

Universidad Católica
Andrés Bello

Caracas, 2014
BX874
A7C3 Arias Blanco, Rafael Ignacio, 1906 – 1959.
Cartas pastorales y discursos: con una presentación de Ovidio Pérez
Morales y una introducción del Pbro. Ramón Vinke .—Caracas : Instituto
Universitario Pedagógico” Monseñor Rafael Arias Blanco ; Universidad
Católica Andrés Bello, 2013.

372 p. : 22 cm.
ISBN: 978-980-244-750-3
Incluye referencias bibliográficas

1. IGLESIA CATÓLICA - CARTAS PASTORALES.


I. Pérez Morales, Ovidio. II. Vinke, Ramón III. TÍTULO

Universidad Católica Andrés Bello


Final Av. Teherán Montalbán - La Vega / Caracas
Apartado 20.332

Diseño y Producción: Publicaciones UCAB


Diagramación: Isabel Valdivieso
Diseño de carátula: Isabel Valdivieso
Impresión: Impresos Miniprés, C.A.
Correción de prueba: Omar Osorio Amoretti

© Universidad Católica Andrés Bello


Primera edición, 2014
ISBN: 978-980-244-750-3
Depósito Legal: If45920132003493

Reservados todos los derechos. No se permite reproducir, almacenar en sistemas de


reproducción de la información ni transmitir alguna parte de esta publicación, cualquiera
que sea el medio empleado —electrónico, mecánico, fotocopia, grabación, etc.—, sin el
permiso previo de los titulares de los derechos de la propiedad intelectual.
ÍNDICE

Presentación:
Excmo. Mons. Ovidio Pérez Morales.................................................9

Introducción: Mons. Rafael Arias Blanco,


II Obispo de San Cristobal y XI Arzobispo de Caracas
Pbro. Ramón Vinke ........................................................................ 13

CARTAS PASTORALES

1 Saludo al tomar posesión de la diócesis de San Cristóbal


[(21 de febrero de 1940)]............................................................ 39
2 El Día del Seminario
[(14 de abril de 1940)] ............................................................... 45
3 El I Congreso Católico Femenino Venezolano
[(4 de enero de 1941)] ................................................................ 51
4 Oraciones por la paz del mundo
[(2 de mayo de 1941)] ............................................................... 53
5 El Día del Seminario
[(15 de mayo de 1941)] .............................................................. 55
6 Bodas de plata episcopales del papa Pío XII
[(7 de abril de 1942)] ................................................................ 57
7 El catecismo
[(15 de septiembre de 1942)] ..................................................... 59
8 Inundaciones
[(3 de septiembre de 1943)] ....................................................... 63
9 Consagración de la diócesis al inmaculado corazón de María
[(15 de febrero de 1944)] ........................................................... 65
Mons. Rafael Arias Blanco
4
10 Veinte años del “Diario Católico”
[(12 de mayo de 1944)]............................................................... 69
11 Construcción del Seminario Mayor
[(4 de octubre de 1944)].............................................................. 73
12 El Día del Seminario
[(3 de mayo de 1945)] ................................................................ 77
13 El protestantismo
[(30 de mayo de 1945)] ...............................................................81
14 El Día de las Misiones
[(10 de octubre de 1945)] ........................................................... 87
15 Por los niños víctimas de la guerra
[(27 de febrero de 1946)] .............................................................91
16 El Día del Seminario
[(22 de mayo de 1946)] .............................................................. 93
17 El Día de la Acción Católica
[(22 de noviembre de 1946)] ...................................................... 97
18 Nuestra Señora de Coromoto, patrona principal de Venezuela
[(17 de agosto de 1948)].............................................................103
19 Bodas de Plata del “Diario Católico”
[(21 de abril de 1949)] ...............................................................107
20 Coronación Canónica de Ntra. Sra. de Coromoto
[(19 de agosto de 1949)] ............................................................113
21 Nuevo Obispo de Barquisimeto
[(12 de septiembre de 1949)] .....................................................119
22 Bodas de plata del Seminario
[(9 de diciembre de 1949)] ....................................................... 123
23 El jubileo del año 1950
[(24 de enero de 1950)]............................................................. 127
24 La tragedia de El Tocuyo
[(10 de agosto de 1950)] ............................................................131
25 Sobre el dogma de la Asunción de la Santísima Virgen
[(26 de octubre de 1950)] ..........................................................135
26 La Semana “Pro-Suscripciones a Diario Católico”
[(18 de enero de 1951)] ..............................................................139
Cartas Pastorales y discursos
5
27 La indulgencia del jubileo
[(13 de abril de 1951)] .............................................................. 143
28 El óbolo de san Pedro
[(22 de junio de 1951)] ............................................................. 147
29 Despedida de la diócesis de San Cristóbal
[(2 de mayo de 1952)] ...............................................................151
30 Exhortación a la piedad eucarística
[(21 de septiembre de 1955)]..................................................... 157
31 En el año eucarístico
[(8 de diciembre de 1955)]......................................................... 161
32 La fiesta de san José Obrero
[(19 de abril de 1956)] .............................................................. 165
33 La Semana del Seminario
[(25 de abril de 1956)] .............................................................. 169
34 La Iglesia ante el Congreso del Evangelismo
[(1º de agosto de 1956)]............................................................ 173
35 La tragedia de Cali
[(12 de agosto de 1956)] ........................................................... 177
36 La Semana Eucarístico-Mariana
[(26 de agosto de 1956)] ........................................................... 179
37 Las misiones parroquiales del año eucarístico
[(25 de septiembre de 1956)]..................................................... 181
38 Ante la proximidad del II Congreso Eucarístico Bolivariano
[(21 de noviembre de 1956)] .................................................... 185
39 La santa Cuaresma
[(1º de marzo de 1957)] ............................................................ 189
40 La Semana de la Biblia y de la Fe Católica
[(3 de abril de 1957)] ................................................................ 193
41 El 1º de mayo, fiesta de san José Obrero
[(29 de abril de 1957)]............................................................... 197
42 La Semana del Seminario
[(10 de mayo de 1957)]............................................................. 205
Mons. Rafael Arias Blanco
6
43 Las bodas de diamante de la adoración perpetua del
santísimo sacramento
[(1º de septiembre de 1957)] ..................................................... 209
44 El Día Misional
[(2 de octubre de 1957)] ............................................................217
45 Cristo rey y la Acción Católica
[(10 de octubre de 1957)] ..........................................................221
46 Navidad
(26 de noviembre de 1957)] ..................................................... 225
47 Semana de la Parroquia
[(10 de abril de 1958)]................................................................231
48 La Fiesta de san José Obrero
[(26 de abril de 1958)] ...............................................................235
49 La Semana del Seminario
[(10 de mayo de 1958)] ............................................................. 243
50 El comunismo despoja al hombre de su libertad y de su
dignidad de ser racional
[(24 de octubre de 1958)] ..........................................................251
51 La nueva diócesis de Maracay
[(1º de diciembre de 1958)] .......................................................257
52 Prensa católica
[(26 de enero de 1959)] .............................................................261
53 Día del Obrero
[(25 de abril de 1959)] ...............................................................265
54 La Semana de las Vocaciones Sacerdotales
[(7 de mayo de 1959)] .............................................................. 273
55 El Año del Sagrado Corazón de Jesús
[(1959)] .....................................................................................281
56 La Semana del Conductor Consciente
[(16 de julio de 1959)] .............................................................. 289
Cartas Pastorales y discursos
7
DISCURSOS

1 Como asesor nacional de la Acción Católica


en Barquisimeto
[(1941)] .....................................................................................295
2 En el III Congreso Mariano Nacional celebrado
en Maracaibo
[del 16 al 18 de noviembre de 1942] ..........................................297
3 En la clausura del Congreso Catequístico de la diócesis
de San Cristóbal
[(28 de febrero de 1943)] ...........................................................305
4 La iglesia educadora en Venezuela en la Asamblea
de Clausura del I Congreso Catequístico Nacional
celebrado en Caracas
[del 11 al 14 de mayo de 1943] ..................................................309
5 En el acto de clausura de la IV Asamblea Nacional de
Juventud Católica Femenina Venezolana en el Teatro
Baralt de Maracaibo
[(1943)]......................................................................................323
6 En la consagración de la diócesis de San Cristóbal al
inmaculado corazón de María
[(13 de marzo de 1944)] ............................................................329
7 En la clausura de la I Asamblea Nacional de la Acción
Católica Venezolana
[(1945)] ..................................................................................... 333
8 En el acto de apertura del Congreso Diocesano de
Vocaciones Sacerdotales en la catedral de San Cristóbal
[(8 de febrero de 1950)] .............................................................339
9 En el acto de recepción en San Cristóbal de la imagen de
Ntra. Sra. de la Consolación
[(31 de octubre de 1950)] ..........................................................349
10 En la bienvenida al Sr. nuncio apostólico, Excmo. Mons.
Armando Lombardi, en la plaza Páez de San Cristóbal
[(20 de abril de 1951)] ............................................................... 353
Mons. Rafael Arias Blanco
8
11 En el acto de su toma de posesión como arzobispo de
Caracas en la catedral de Caracas
[(2 de octubre de 1955)] ............................................................ 357
12 En la entrega del Premio de Medicina
“Dr. José Gregorio Hernández” en el auditorio de la
Universidad Católica “Andrés Bello”
[(26 de octubre de 1955)] .......................................................... 361
13 Armonía y paz social en el programa de televisión
“Vida y Destino”
[(25 de enero de 1958)]..............................................................363
14 Mensaje navideño transmitido por televisión
[(17 de diciembre de 1958)] .......................................................367
PRESENTACIÓN
Mons. Ovidio Pérez Morales

De nuevo nos regala el Pbro. Ramón Vinke un libro, fruto de su


prolífica pluma. Esta vez con las “Cartas Pastorales y Discursos” de
alguien que está grabado en mi memoria agradecida con caracteres
indelebles: Mons. Rafael Arias Blanco.
Las líneas fundamentales de la biografía del ilustre arzobispo de
Caracas las traza el autor. Con ellas ofrece las obras más salientes del
pastor, muerto en los inicios mismos de la democracia venezolana de la
segunda mitad del siglo XX, y apenas anunciado el Concilio Vaticano
II, el cual abriría el tiempo del aggiornamento de la Iglesia. La muerte
terrena lo detuvo en la “ribera oriental”, como lo hizo con Moisés frente
a la Tierra Prometida (cf. Dt 34, 1-6).
Perdóneseme en esta presentación dejarme llevar por inevitables
recuerdos de mi relacionamiento personal con Mons. Arias antes de entrar
en aspectos de su fructífera y renovadora gestión episcopal.
Lo conocí en mi tierra natal tachirense, en donde mi apertura a la
“edad de la razón” estuvo identificada con la alegría de servir al Señor
como monaguillo piadoso y diligente. En San Cristóbal, de muchacho,
luego de un corto pasaje por el Seminario Menor, me inicié en las filas de
la Acción Católica. En 1946 el decreto gubernamental 321, que colocó a
la educación católica en situación de minusvalía y precariedad, me llevó,
como a muchos otros alumnos de colegios católicos, a salir a la calle en
defensa de lo que entendíamos legítimos derechos de la Iglesia. De allí a
incursionar progresiva y muy tempranamente en la política fue un paso
espontáneo y connatural. Mons. Arias me siguió de cerca en todas estas
andanzas. Se manifestó también por entonces “mi segunda vocación”
(comunicador social), estimulado por el Pbro. José León Rojas — futuro
obispo de Trujillo—, director del Diario Católico.
Mons. Rafael Arias Blanco
10
Como muchos andinos, me vine a Caracas. Profundicé en la senda
iniciada. Entré al diario El Gráfico comenzando como corrector de
pruebas —trabajo que compartí con Antonio Pasquali y Elio Gómez
Grillo— y salté pronto a reportero y redactor, como estrecho colaborador
de Rafael León y Luis Herrera Campins. El campo de mi actividad
periodística se amplió. Terminado mi bachillerato en el Liceo Andrés
Bello y comenzados mis estudios de Derecho en la Universidad Central de
Venezuela, me comprometí más y más en la acción política. A comienzos
de 1952 sentí muy puntual, viva e ineludiblemente, que el Señor me quería
para el sacerdocio ministerial; eso sucedió, justo y providencialmente,
en los mismos días en que salió por los periódicos la buena noticia del
nombramiento de Mons. Arias como arzobispo coadjutor de Caracas
y una próxima venida suya a la capital. ¡Cuánto me alegré! Lo primero
que pensé fue comunicarle de inmediato mi decisión. Él la recibió con
gozo, decidiendo al mismo tiempo mi envío a Roma para mi educación
seminarística en el Pontificio Colegio Pio Latinoamericano y mis estudios
académicos en la Pontificia Universidad Gregoriana.
Mi ilusión durante los largos años de formación en la Ciudad Eterna
fue acompañar a Mons. Arias en sus tareas pastorales como fiel discípulo
y esforzado colaborador. Seguía de cerca desde Roma su generosa entrega
al Señor, su creatividad pastoral y su compromiso por el desarrollo
integral del país. Me sentía muy orgulloso de sus renovadoras iniciativas
al interior de la comunidad eclesial, de su fuerte acción misionera en los
diversos ambientes y de su protagónica presencia en la crisis nacional, que
desembocó en alborada democrática. Brillante y fecundo pontificado el
suyo.
Pera la ilusión mía quedó frustrada. Murió el miércoles 30 de
septiembre de 1959. Ese día regresaba yo a Caracas desde Pregonero,
adonde había ido a celebrar mi “primera misa cantada”, aprovechando
un mes de vacaciones en Venezuela. El fin de semana siguiente debía,
por cierto, regresar a Roma a iniciar estudios de postgrado. Mi despedida
de él no fue en su despacho, sino en la catedral; no con felices palabras y
espontáneas sonrisas, sino con lágrimas y corazón adolorido. Lo que pudo
haber sido de mi trabajo presbiteral con él quedó en las manos del Señor.
El Concilio Vaticano II comenzó tres años después. Mons. Arias
declaró para la arquidiócesis el “Año del Sagrado Corazón de Jesús”
Cartas Pastorales y discursos
11
(5 de junio de 1959 24 de junio de 1960), precisamente con el fin de
“ofrecer especiales oraciones y sacrificios por el feliz éxito del próximo Concilio
Ecuménico, tan deseado por Nuestro Santísimo Padre, el Papa Juan XXIII,
en su anhelo de atender a la edificación del pueblo cristiano y de invitar a
las confesiones cristianas separadas de Roma a la unidad de la Iglesia”1. Así
lo expresó en la correspondiente carta pastoral. Él fue un adelantado del
Concilio. Hubiera sido muy buen constructor, discípulo, promotor y
practicante del mismo.
De su fecunda actividad pastoral “hacia adentro de la Iglesia” muchas
obras han quedado como testimonio en el campo de la catequesis y
la familia, de los seminarios y la educación en general, de la pastoral
popular y la solidaridad social. De su actividad “hacia afuera”, hacia el
ancho y vasto mundo, quisiera recordar, subrayándolas, dos cosas. La
primera, su preocupación por la formación en la doctrina social de la
Iglesia, patentizada en el “Catecismo de la Doctrina Cristiana. Texto
oficial para los grados 3º, 4º, 5º y 6º de Instrucción Primaria”2. Allí
encontramos: “Lección 53ª. Cuestión Social”3. Emociona ver cómo
Mons. Arias entendía la doctrina social como dimensión de la formación
cristiana fundamental y cómo debía estar presente, por tanto, desde su
primerísima etapa. Un ejemplo pedagógico, que se convierte en seria
interpelación para los evangelizadores, particularmente en estos tiempos
críticos de Iglesia y nación. Veinte años después Juan Pablo II habría de
expresar en la Exhortación Apostólica postsinodal “Catechesi tradendae”
la necesidad de que “el rico patrimonio de la enseñanza social de la Iglesia
encuentre su puesto, bajo formas apropiadas, en la formación catequética
común de los fieles”4 .
La segunda cosa es su activa participación en el escenario
socioeconómico, político y cultural venezolano en la perspectiva de
su servicio pastoral. Su carta pastoral de mayo 1957, de inmediatas e
inmensas consecuencias para el restablecimiento de la democracia en
la nación, es harto conocida. Tuvo una protagónica participación en la

1 Mons. Rafael Arias Blanco, Carta Pastoral “El Año del Sagrado Corazón de Jesús” (1959), en: Adsum.
Boletín Oficial del Arzobispado de Caracas 52 (1959), pp. 232-236.
2 Cf. Secretariado Catequístico Arquidiocesano [de] Caracas (editor), Catecismo de la Doctrina Cristiana.
Texto Oficial para los grados 3º, 4º, 5º y 6 de Instrucción Primaria, Caracas 1956, pp. 106-107.
3 Cf. ibíd., pp. 106-107.
4 S.S. Juan Pablo II, Exhortación Apostólica postsinodal “Catechesi tradendae” (16 de octubre de 1979),
Nº 29.
Mons. Rafael Arias Blanco
12
importante y plural Asociación Pro-Venezuela, donde impulsó una serie
de iniciativas tendientes al desarrollo integral del país; no por simple
protocolo un retrato grande suyo se colocó como presidencial en el salón
de reuniones de tan meritoria asociación.
Me congratulo con el Pbro. Vinke por la publicación de una obra
que contribuirá, sin duda, a mantener vivo el recuerdo iluminador y la
memoria animadora del arzobispo Rafael Arias Blanco. Verdaderamente
un gran pastor para tiempos nuevos.

+ OVIDIO PÉREZ MORALES

Caracas, 2 de febrero de 2013,


Fiesta de la Presentación del Señor.
MONS. RAFAEL ARIAS BLANCO
II obispo de San Cristóbal y XI arzobispo de Caracas
Pbro. Ramón Vinke
LA IGLESIA EN LA VENEZUELA REPUBLICANA
VOLUMEN VII/1
INTRODUCCIÓN
Pbro. Ramón Vinke

I
UNA FIGURA HISTÓRICA

Existen sobradas razones para evocar la figura histórica de Mons.


Rafael Arias Blanco, obispo de San Cristóbal y luego arzobispo de
Caracas. Mons. Arias fue un próvido pastor de las diócesis que le
correspondió regir. En San Cristóbal trabajó con fervor por las vocaciones
sacerdotales, y estableció el Seminario Mayor. En Caracas dio nuevo
impulso al Seminario existente. Organizó grandes festejos eucarísticos:
el II Congreso Eucarístico Bolivariano, los actos del 75º aniversario de
la Adoración Perpetua del Santísimo Sacramento, establecida en la Santa
Capilla, el Año del Sagrado Corazón de Jesús, al anunciarse la celebración
del Concilio Vaticano II. Promovió la catequesis parroquial y escolar, al
editar su famoso “Catecismo de la Doctrina Cristiana”5.
Pero, Mons. Arias merece ser considerado también como promotor
de la democracia venezolana. Su inolvidable carta pastoral para el 1º de
mayo de 1957 es comentada por los historiadores más insignes como un
hito en la crisis nacional que culminó con la jornada del 23 de enero de
19586: Ramón J. Velásquez la llama una de las primeras señales públicas
de esa crisis nacional7; José Luis Salcedo-Bastardo señala que Mons.
Arias denunció con objetividad, a través de la referida carta pastoral, la
angustia de la república y convocó a los venezolanos a unirse en favor de
la moralidad y la justicia8. Sin abandonar en ningún momento su deber

5 Cf. Secretariado Catequístico Arquidiocesano [de] Caracas (editor), Catecismo de la Doctrina Cristiana.
Texto Oficial para los grados 3º, 4º, 5º y 6 de Instrucción Primaria, Caracas 1956.
6 Cf. Mons. Rafael Arias Blanco, Carta Pastoral “El 1º de mayo, Fiesta de San José Obrero” (29 de abril
de 1957), en: Adsum. Órgano Oficial del Arzobispado de Caracas 50 (1957), pp. 113-119.
7 Cf. Ramón J. Velásquez / Arístides Calvani / Carlos Rafael Silva / Juan Liscano, Venezuela moderna.
Medio siglo de historia. 1926-1976, Caracas 1976, pp. 1-385, p. 143.
8 Cf. José Luis Salcedo-Bastardo, Historia Fundamental de Venezuela, Ediciones de la Biblioteca de la
Mons. Rafael Arias Blanco
16
episcopal, antes bien en cumplimiento cabal de ese deber, Mons. Arias
supo decir a los venezolanos, ya en las postrimerías de la dictadura, ya
en la democracia, su palabra oportuna de aliento, al mismo tiempo que
exigía la justicia social y promovía los derechos de los trabajadores.

II
INFANCIA Y JUVENTUD

Nació Rafael Ignacio Arias Blanco en La Guaira el 18 de febrero de


1906, hijo de los cristianos esposos Carlos Manuel Arias y Teresa Blanco.
Recibió las aguas bautismales en la Catedral de Caracas al cumplir un
año de edad, el 18 de febrero de 19079.
Fue confirmado al cumplir los diez años de edad, el 18 de febrero de
1916, siendo apadrinado por el Pbro. Dr. Francisco Álvarez Camacho10,
quien regentaba el Seminario Menor de Caracas, ubicado para entonces al
lado de la Catedral en la Esquina de Gradillas11. En ese Seminario Menor
ingresó a muy tierna edad el futuro arzobispo de Caracas, el 7 de enero
de 1917; y allí hizo la primera comunión, el 2 de febrero del mismo año12.
Le correspondió vivir los grandes cambios que efectuó Mons. Felipe
Rincón González, consagrado arzobispo de Caracas en octubre de 1916,
al confiar el Seminario —tanto el Mayor como el Menor— a los padres
jesuitas, y al dotarlo de una nueva sede en la Sabana del Blanco. Hecha la
inauguración oficial de esta nueva sede, el 3 de julio de 1921, el traslado
de los padres jesuitas y de los seminaristas no se efectuó sino dos semanas
después13.

Universidad Central de Venezuela, Nº 42, Caracas (5) 1976, p. 603.


9 Cf. Pbro. Dr. Gilberto Santander Ramírez, Historia Eclesiástica del Táchira, T. I-III, San Cristóbal 1986,
T. I, p. 116.
10 Cf. ibíd.
11 Cf. R.P. Hermann González Oropeza, S.J., El Seminario de Santa Rosa de Lima entre los años de 1856
a 1915. Lección magistral en el Instituto Universitario Seminario Interdiocesano Santa Rosa de Lima
de Caracas (29 de septiembre de 1986), Instituto de Investigaciones Históricas - Centro de Historia
Eclesiástica - Universidad Católica Andrés Bello, Caracas 1986, p.5.
12 Cf. Pbro. Dr. Gilberto Santander Ramírez, Op. cit., T. cit., p. cit.
13 Cf. R.P. Manuel Aguirre Elorriaga, S.J., “El Seminario Interdiocesano de Caracas” en: R.P. Epifanio
Aguirre, S.J. (editor), Fiestas jubilares de los Padres de la Compañía de Jesús en el Vigésimo Quinto
Aniversario de su establecimiento en el Seminario Interdiocesano de Caracas, Caracas 1941, pp. 28-46, p. 37.
Cartas Pastorales y discursos
17
El seminarista Arias participó en el traslado, y estudió la filosofía
bajo la calificada regia de los profesores jesuitas. Recibidas las órdenes
menores de manos de Mons. Rincón González en la Catedral de Caracas,
el 1º de febrero de 1925, fue enviado al Pontificio Colegio Pío Latino
Americano de Roma, a estudiar la teología en la Universidad Gregoriana,
doctorándose en esta especialidad. Recibidas en la Ciudad Eterna las
órdenes del subdiaconado, el 7 de abril de 1928, y del diaconado, el 18
de octubre del mismo año, fue ordenado presbítero el 22 de diciembre de
1928; y celebró su primera misa a los tres días en la capilla del Colegio
Pío Latino Americano14.

III
PRIMEROS AÑOS DE SACERDOCIO

Regresó el Pbro. Rafael Arias Blanco a Venezuela a mediados de 1929; y


fue enviado al Santuario Nacional Eucarístico de la Santa Capilla, a suplir
las frecuentes faltas, que la enfermedad le hacía inevitables al entonces
rector del Santuario, Mons. Rafael Lovera15.
Después de desempeñarse como párroco de Guatire y de Villa de
Cura, fue nombrado en 1935 párroco de La Pastora en Caracas. Era
ésta una porción floreciente del rebaño del Señor. El Pbro. Manuel A.
Pacheco —posteriormente rector de la Santa Capilla— había trabajado
en ella con mucho ahínco por espacio de ocho años, como él mismo dice:
“Trabajé con mucho entusiasmo en La Pastora, fundé las siguientes sociedades
religiosas: Archicofradía del Corazón de María, Infantes del Corazón de
María, Sociedad de Santa Rita para las empleadas domésticas, (...) En el mes
de mayo las familias trabajaban con gran entusiasmo, y preparaban adornos
muy bonitos para la Santísima Virgen. Había sermón todas las tardes por los
mejores oradores de Caracas. El canto estaba a cargo de un grupo de señoras
y señoritas de la sociedad de Caracas, (...)”16. El Pbro. Jacinto Soto, que
había continuado esta magnífica labor, le entregaba la parroquia al Pbro.
Rafael Arias Blanco.

14 Cf. Pbro. Dr. Gilberto Santander Ramírez, Op. cit., T. cit., p. cit.
15 Cf. Pbro. Dr. Gilberto Santander Ramírez, Op. cit., T. I, p. cit.
16 Mons. Manuel A. Pacheco, Datos biográficos y Hoja de servicios, prólogo del Dr. Luis G. Espinel G.,
Caracas 1970, p. 11.
Mons. Rafael Arias Blanco
18
Fue en la parroquia de La Pastora donde le sorprendió la elección
como obispo titular de Attalca di Pamphilia y auxiliar de Cumaná17. La
consagración episcopal se efectuó el día 12 de diciembre de 1937, día de
N. S. de Guadalupe, en la Iglesia parroquial de La Pastora, de manos
de Mons. Luis Centoz, nuncio apostólico, a quien asistían Mons. Sixto
Sosa, obispo de Cumaná, y Mons. Gregorio Adam, obispo de Valencia18.
Consagrado, pues, obispo a la temprana edad de 31 años, le
correspondió a Mons. Arias iniciarse en el ministerio episcopal en
Cumaná, al lado del experimentado y prestigioso Pastor de aquella
Diócesis, Mons. Sixto Sosa.

IV
OBISPO DE SAN CRISTÓBAL

Mons. Arias fue promovido por el papa Pío XII a la sede episcopal de
San Cristóbal el 12 de noviembre de 1939, y tomó posesión de la diócesis
el 21 de febrero de 194019. Como lo expresó en su debida oportunidad
Mons. Rincón Bonilla, la obra de Mons. Arias en San Cristóbal es
inmensa, imponderable: “Toda ponderación es pálida sombra ante la
magnitud de la obra pastoral del Excmo. Sr. Rafael Arias en la Diócesis
de San Cristóbal. Dígalo el Seminario Diocesano de la capital tachirense,
de cuyos estudios superiores va egresando cada año una pléyade de jóvenes y
preparados sacerdotes, fruto del empuje incontenible del joven Obispo que
levantó el Seminario Mayor, lo dotó de lo necesario y consiguió de la Santa
Sede su anhelo de ver a los estudiantes cursar toda la carrera al lado de su
Obispo y Pastor. Díganlo los pueblos y los campos, las carreteras y hasta los
tortuosos caminos, cuando en sus frecuentes correrías de a caballo se internaba
por entre las montañas para visitar hasta lo más remoto de su querida Diócesis.
Díganlo las grandes manifestaciones públicas entre Táriba y San Cristóbal,
cuando multitudinaria muchedumbre bajo su dirección acompañó la romería
de Ntra. Sra. de la Consolación a la ciudad capital en 1947 o cuando con la
misma muchedumbre paseó triunfalmente a Cristo Jesús en el mismo recorrido
para clausurar el Primer Congreso de Vocaciones, que con la presencia del

17 Cf. Pbro. Dr. Gilberto Santander Ramírez, Op. cit., T. cit., p. cit.
18 Cf. ibíd.
19 Cf. Pbro. Dr. Gilberto Santander Ramírez, Op. cit., T. cit., p. 117.
Cartas Pastorales y discursos
19
Episcopado tuvo de hecho carácter nacional, y fue como el arranque en
Venezuela de la firme y positiva campaña en pro del aumento de vocaciones
sacerdotales y de la construcción de los nuevos y modernos seminarios en otras
Diócesis de Venezuela. Dígalo el decano de la prensa de Táchira, el Diario
Católico, que sintió de veras el apoyo e impulso de su respaldo, siendo este
diario en Los Andes el baluarte que mantiene en alto la defensa de los básicos
e irreemplazables principios de la ley de Dios y de los derechos de la familia
y de los hombres”20. Mons. Arias, además, propulsó la vida parroquial,
creando nuevas parroquias, estimulando la obra de los párrocos con sus
iniciativas y disposiciones, y fundando escuelas parroquiales, “porque
junto al templo para orar a Dios, decía él, debía levantarse una escuela del
saber cristiano”21. Para la atención pastoral de los fieles, trajo a la diócesis
varias órdenes y congregaciones religiosas22.
Mons. Arias obtuvo de la Santa Sede el permiso necesario para fundar
el Seminario Mayor de San Cristóbal23, lo que implicaba un notable
progreso para la formación sacerdotal en Venezuela, pues entonces existía
un solo Seminario Mayor para todas las circunscripciones eclesiásticas
del país, que era el de Caracas. A los pocos años de San Cristóbal, tuvo
también Mérida su Seminario Mayor24; y, en tiempos más recientes, se
han abierto los de Cumaná, Barquisimeto, Maracaibo, Valencia, Coro,
Ciudad Bolívar, Maracay y Maturín.

V
ARZOBISPO DE CARACAS

Nombrado Mons. Arias arzobispo coadjutor de Caracas con derecho


a sucesión el 23 de abril de 1959, desempeñó su ministerio episcopal al
lado de Mons. Lucas Guillermo Castillo, arzobispo de Caracas, hasta la
muerte de este bondadoso pastor en septiembre de 1955.

20 Mons. José Rincón Bonilla, “Oración Sagrada en el Solemne Funeral de Mons. Rafael Arias Blanco”, en:
Adsum. Órgano del Arzobispado de Caracas 53 (1960), pp. 13-21, p. cit.16.
21 Pbro. Dr. Gilberto Santander Ramírez, Op. cit., T. cit., p. 118.
22 Cf. ibíd.
23 Cf. Pbro. Dr. Gilberto Santander Ramírez, Op. cit., T. II, p. 585.
24 Cf. Mons. Acacio Chacón, “Carta Pastoral con motivo de la aprobación por parte de la Sagrada
Congregación de Seminarios y Universidades del Seminario Mayor de Mérida (31 de octubre de 1953)”,
en: Pbro. Antonio Moreno Uzcátegui (editor), Cartas Pastorales del Excmo. Sr. Dr. Acacio Chacón, II
Arzobispo de Mérida, Mérida 1977, pp. 184-186.
Mons. Rafael Arias Blanco
20
Ya en su primera carta pastoral como arzobispo de Caracas hace
referencia Mons. Arias al II Congreso Eucarístico Bolivariano, a celebrarse
en Caracas25. Rodeado de dos obispos auxiliares, Mons. Ramón Ignacio
Lizardi, preconizado el 25 de mayo de 1956, y Mons. José Rincón
Bonilla, nombrado dos días después —hecho sin precedentes en la
historia de la arquidiócesis de Caracas y de la iglesia venezolana—, Mons.
Arias organiza al efecto de la mayor repercusión y éxito del Congreso
Eucarístico, una Semana Eucarístico-Mariana en la arquidiócesis26, así
como una serie de misiones parroquiales27.
El II Congreso Eucarístico Bolivariano se efectúa desde el 8 al 16 de
diciembre de 1956, y cuenta con la lucida asistencia del cardenal legado
del Sumo Pontífice, de otros dos cardenales de la iglesia romana, así
como de numerosos arzobispos y obispos, provenientes en su mayoría
de los países bolivarianos28. De hecho, el Congreso resulta en una gran
reafirmación de la solidaridad bolivariana y latinoamericana, como lo
manifiesta el papa Pío XII en su radiomensaje, transmitido en vivo a la
nutrida concurrencia reunida el último día en la Catedral de Caracas: “Y
con nuestros amadísimos hijos venezolanos, los de Colombia y Perú, los de
Bolivia, Ecuador y Panamá, en ejemplar hermandad de naciones que tienen
un vínculo común; y con vosotras, las naciones bolivarianas, los representantes
de otras muchas europeas y americanas, de la vieja Madre Patria, unidos
todos ante un Altar como si quisierais proclamar que solamente ahí es posible
una auténtica fraternidad, madre de la tranquilidad y de la paz; mientras
que cuando más lejos de ahí las almas se apartan, más reviven en ellas las
incomprensiones y las enemistades, los celos y las soberbias, los odios y las
codicias, cuyo efecto natural tienen que ser esas dolorosas catástrofes que hemos
lamentado, que ahora mismo vemos con dolor y que, mirando al futuro,
continuamente tememos”29.

25 Cf. Mons. Rafael Arias Blanco, Carta Pastoral “Exhortación a la piedad eucarística” (21 de septiembre de
1955), en: Adsum. Órgano Oficial del Arzobispado de Caracas 49 (1956), pp. 123-125.
26 Cf. Mons. Rafael Arias Blanco, Carta Pastoral “La Semana Eucarístico-Mariana” (27 de agosto de 1956),
en: Adsum. Órgano Oficial del Arzobispado de Caracas 49 (1956), pp. 85-88.
27 Cf. Mons. Rafael Arias Blanco, Carta Pastoral “Las misiones parroquiales del Año Eucarístico” (25 de
septiembre de 1956), en: Adsum. Órgano Oficial del Arzobispado de Caracas 49 (1956), pp. 130-133.
28 Cf. Mons. Rafael Arias Blanco, Carta Pastoral “Ante la proximidad del II Congreso Eucarístico
Bolivariano” (21 de noviembre de 1956), en: Adsum. Órgano Oficial del Arzobispado de Caracas 49 (1956),
pp. 168-170.
29 S.S. Pío XII, Radiomensaje al II Congreso Eucarístico Bolivariano (16 de diciembre de 1956) en: Acta
Apostolicae Sedis 49 (1957), pp. 68-72, p. cit. 72.
Cartas Pastorales y discursos
21
De hecho, el II Congreso Eucarístico Bolivariano viene siendo el III
Congreso Eucarístico Venezolano, es decir, el III Congreso Eucarístico con
carácter nacional o internacional, que se celebra en Venezuela. El primer
Congreso Eucarístico celebrado en Venezuela —llámese I Congreso
Eucarístico Venezolano— tuvo lugar del 25 al 31 de diciembre de 1907 en
la iglesia de Santa Teresa de Caracas, por obra del celo eucarístico de Mons.
Juan Bautista Castro, el entonces arzobispo de Caracas y Venezuela, para
clausurar el Año Jubilar del Santísimo Sacramento, con que se festejaban
las bodas de plata de la Adoración Perpetua del Santísimo Sacramento
establecida en la Santa Capilla de Caracas. De hecho, el arzobispo aspiró
a dar a este Congreso carácter internacional, e invitó a todos los obispos
hispanoamericanos; pero, las dificultades y los costos de los viajes en
aquella época ocasionaron que muchísimos obispos se excusaran30. El
obispo de Santa Marta, Colombia, asistió personalmente, y algunos
obispos de Cuba, Colombia y Ecuador enviaron sus representantes. Con
todo, el éxito del Congreso fue grandioso: “Todos los obispos venezolanos y
gran parte de su Clero, y también muchos de los habitantes [de las ciudades
y] de los pueblos del interior se vinieron a Caracas a gozar del homenaje.
Todas las Iglesias lo mismo que las casas particulares de Caracas iluminaron
sus fachadas con bellas instalaciones eléctricas, resaltando la de Catedral,
cuya torre semejaba el incendio del amor eucarístico que había estallado
en los corazones. Las Comuniones de hombres y de niños, la gran procesión
del Santísimo Sacramento y la exposición de arte cristiano en el local (...)
[del] diario católico La Religión, formaron un conjunto de grandiosidad y
belleza admirables”31. El secretario del Congreso, Dr. José Manuel Núñez
Ponte, recogió en un grueso volumen toda la documentación de aquellas
magníficas festividades eucarísticas32.
El II Congreso Eucarístico Venezolano fue celebrado también en
Caracas con motivo del 25º aniversario de la consagración de la república
al Santísimo Sacramento. Dispuso la celebración de este Congreso para

30 Cf. Pbro. Ramón Vinke, El Arzobispo Castro. A la sombra refrigerante de la Divina Eucaristía,
Evangelizadores de la Venezuela del Siglo XX, Vol. III, Caracas 1993, p. 129.
31 T. A. Polanco, Reseña histórica de la fundación y funcionamiento de la Adoración Perpetua del Santísimo
Sacramento en el Santuario Eucarístico de Caracas. Contribución a los actos celebrados en honor y culto del
Santísimo Sacramento en la Basílica Menor Eucarística de Caracas para unirse a los grandiosos homenajes que
Jesucristo Sacramentado recibió en la celebración del XXXII Congreso Eucarístico Internacional celebrado en
Buenos Aires del 10 al 14 de octubre de 1934, Caracas 1934, p. 9.
32 Cf. Dr. José Manuel Núñez Ponte (editor), Memoria del Año Jubilar del Santísimo Sacramento y del
Congreso Eucarístico, Caracas 1909.
Mons. Rafael Arias Blanco
22
julio de 1925 Mons. Felipe Rincón González, sucesor de Mons. Castro
en la sede caraqueña: “Y el feliz éxito se pudo apreciar en los actos de la
celebración. La fe y el entusiasmo del pueblo fueron enormes”33. Entre los
actos habidos con motivo del Congreso hay que destacar las Comuniones
de cinco mil niños, “y los grandes actos del Congreso celebrado en la Basílica
de Santa Teresa, en medio de las más solemnes manifestaciones del arte con la
audición del magnífico poema musical de Perosi ‘La Resurrección de Lázaro’
y la gran procesión del Santísimo Sacramento, que recorrió las principales
calles de esta capital en medio de las aclamaciones, de las alabanzas y de las
plegarias de todo el pueblo, deteniéndose en varias partes para oír la palabra
elocuente de los oradores designados, y las grandes iluminaciones de los
templos y de las casas, que reprodujeron las del año 1907, cuando el Primer
Congreso Eucarístico”34.
El II Congreso Eucarístico Bolivariano, que se celebra siendo Mons.
Arias arzobispo de Caracas, viene a ser, pues, el III Congreso Eucarístico
Venezolano.

VI
EL SEMINARIO
Y LAS VOCACIONES SACERDOTALES

La preocupación primera de Mons. Arias es en todo momento el


Seminario, como hace constar su carta pastoral con motivo de la Semana
del Seminario del año 195635. A los pocos meses de esta carta pastoral,
Mons. Arias anuncia a la prensa la inauguración del nuevo Seminario
Menor para Caracas: “Con amplio sentido de la noticia, de la función del
periodista y de la labor de la prensa, Monseñor Rafael Arias Blanco informó
ayer a los reporteros acerca de la inauguración del nuevo Seminario y otros
aspectos relacionados con la vocación sacerdotal. Dijo, para comenzar, que la
inauguración del nuevo Seminario se llevará a cabo el próximo viernes; con
varios actos que comenzarán a las nueve y treinta de la mañana y finalizarán
a las cinco y treinta de la tarde, así a las 9:30 a.m., solemne Misa Pontifical

33 T. A. Polanco, Op. cit., p. cit.


34 Ibíd., pp. 9-10.
35 Cf. Mons. Rafael Arias Blanco, Carta Pastoral “La Semana del Seminario” (25 de abril de 1956), en:
Adsum. Órgano Oficial del Arzobispado de Caracas 49 (1956), pp. 80-82.
Cartas Pastorales y discursos
23
oficiada por el Arzobispo de Caracas, Monseñor Rafael Arias Blanco, oración
sagrada por el Vicario General y coro a cargo del Seminario de Caracas;
a las 5:30 p.m., Himno Nacional y Pontificio, palabras del Arzobispo y
bendición del nuevo edificio del Seminario. Este último acto constituye en sí
la inauguración. Después de informar sobre los actos inaugurales, Monseñor
Arias Blanco habló de otros aspectos, por requerimiento de los periodistas. El
costo total del nuevo Seminario —dijo, respondiendo a la primera pregunta—
es de dos millones de Bolívares, de los cuales se están debiendo setecientos mil
Bolívares, aproximadamente. Pero el principal problema no es su costo, sino
su sostenimiento, que llega en la actualidad a treinta mil Bolívares por mes.
El próximo año aumentará a cuarenta mil”36.
El acto de inauguración lo lleva a cabo el nuncio apostólico en
Venezuela, Mons. Rafael Forni, y cuenta con la asistencia del presidente
de la república, general de brigada Marcos Pérez Jiménez; del ministro
de la Defensa, coronel Oscar Mazzei Carta; del ministro de Relaciones
Interiores, Dr. Laureano Vallenilla Lanz; del ministro de Justicia, Dr. Luis
Felipe Urbaneja, y de otros altos funcionarios del Gobierno…
En la carta pastoral con motivo de la Semana del Seminario del
año 1957, Mons. Arias deja constancia del aumento de las vocaciones
sacerdotales37; en la correspondiente al año 1958 anuncia la creación
del Preseminario: “Como indica la misma palabra, es el Pre-Seminario
un instituto de formación que tiene como objeto preparar las vocaciones
sacerdotales, estudiarlas y fomentarlas, y educar a la vez a los alumnos tanto
en los conocimientos como en las cualidades morales que han de exigírseles al
ser admitidos como seminaristas. Al efecto indicado, se aprovecharán asimismo
las modernas luces de los cursos de orientación profesional y demás eficaces
medios de que dispone en la actualidad la Pedagogía”38. El Preseminario,
que quiere fundar Mons. Arias, no es otra cosa que un centro vocacional
para la Arquidiócesis de Caracas, tal como se concibe actualmente en
muchas diócesis de Venezuela.
No se cansa el arzobispo de Caracas de insistir en la promoción de
las vocaciones sacerdotales, y lo expresa así también en su carta pastoral

36 Diario La Esfera, 7 de junio de 1956.


37 Mons. Rafael Arias Blanco, Carta Pastoral “La Semana del Seminario” (10 de mayo de 1957), en: Adsum.
Órgano Oficial del Arzobispado de Caracas 50 (1957), pp. 154-156.
38 Mons. Rafael Arias Blanco, Carta Pastoral “La Semana del Seminario” (10 de mayo de 1958), en: Adsum.
Órgano Oficial del Arzobispado de Caracas 51(1958), pp. 110-114.
Mons. Rafael Arias Blanco
24
con motivo de la Semana del Seminario del año 1959: “Se ha venido ya
trabajando especialmente en los últimos años en el campo de las vocaciones
sacerdotales, no sólo en algunas parroquias, sino en todas, tanto urbanas
como rurales, con la firme convicción de que, al cultivar los preciosos
gérmenes vocacionales, se está labrando el porvenir religioso de nuestra
amada patria”39. Y, en efecto, los esfuerzos del arzobispo no son vanos:
El Seminario de Caracas se comienza a llenar de entusiastas jóvenes
aspirantes al sacerdocio, a ser formados bajo la experimentada égida de
los Padres Eudistas.

VII
APOSTOLADO EUCARÍSTICO

Como arzobispo coadjutor de Caracas, Mons. Arias había fundado


la Unión Arquidiocesana de Cofradías del Santísimo Sacramento. A tal
efecto, había reunido, el 14 de diciembre de 1954, en el Palacio Arzobispal
a los párrocos de Ntra. Sra. de la Candelaria, de Santa Rosalía, de La
Milagrosa, de San Benito, de Ntra. Sra. del Carmen de Catia y de
Ntra. Sra. de Coromoto de El Pinar, junto a los presidentes, secretarios
y algunos miembros de las cofradías del Santísimo Sacramento de esas
parroquias40. Desde entonces se han fundado en el país las demás uniones
arquidiocesanas y diocesanas de cofradías del Santísimo Sacramento, que
integran, hoy por hoy, la Unión Nacional41. Es un hecho indiscutible,
que esta Unión Nacional ha promovido el impresionante resurgimiento
de las cofradías en todo el país.
En 1957 se conmemora el 75º aniversario de la obra de la Adoración
Perpetua del Santísimo Sacramento, establecida en la Santa Capilla; el
arzobispo aprovecha la oportunidad para promocionar la participación
activa de los fieles en la misa, y dispone a tal efecto la celebración de una
Semana Pastoral Litúrgica: “Al tocarnos, pues, ahora celebrar el septuagésimo
quinto aniversario de la fervorosa sociedad eucarística, a la vez que deseamos

39 Mons. Rafael Arias Blanco, Carta Pastoral “La Semana de las Vocaciones Sacerdotales” (7 de mayo de
1959), en: Adsum. Órgano Oficial del Arzobispado de Caracas 52 (1959), pp. 215-219.
40 Cf. “Unión Arquidiocesana de Cofradías del Santísimo Sacramento”, Acta Constitutiva (14 de diciembre
de 1954), en: El Sembrador. Órgano de la Unión Nacional de Cofradías del Santísimo Sacramento 16
(1990), Nº 184, pp. 11-13.
41 Cf. Félido Morales Ramírez, Breve Historia de las Cofradías del Santísimo Sacramento del Altar, Caracas
(sin fecha).
Cartas Pastorales y discursos
25
que se acrecienten y realicen en la forma o manera más espléndida los
rendidos homenajes que habrán de tributarse en esa oportunidad al Santísimo
Sacramento, queremos también aprovechar tan propicia ocasión para invitar a
nuestros amados diocesanos a tomar una participación más activa y devota en
el Santo Sacrificio de la Misa, que perpetúa a través de los siglos la presencia
real de Jesucristo en el Altar. Por esto, las solemnidades eucarísticas, o de acción
de gracias, que empezarán el día 12 de diciembre, en que se cumple un año
del II Congreso Eucarístico Bolivariano, serán seguidas, en los primeros días
de febrero del próximo año 1958, de una Semana Pastoral Litúrgica, que se
orientará, por especial manera, en sus temas y estudios, al logro del objetivo
antes indicado”42.
Por cierto, Mons. Arias es arzobispo de Caracas, cuando el papa Juan
XXIII anuncia a los cardenales, reunidos en la Basílica de San Pablo
Extramuros de Roma, su propósito de convocar un concilio ecuménico43.
Mons. Arias se acoge a este propósito del papa decretando la celebración
en toda la arquidiócesis del Año del Sagrado Corazón de Jesús, a fin de
ofrecer especiales oraciones y homenajes eucarísticos por el feliz éxito
del concilio ecuménico: “Póngase desde ahora el debido empeño en dar
mayor solemnidad a los ejercicios piadosos del mes de junio y a los Primeros
Viernes de mes. En dichos Primeros Viernes deberá exponerse solemnemente
en las Iglesias el Santísimo Sacramento durante todo el día, de acuerdo con
las rúbricas, y deberá rogarse especialmente por el feliz éxito del Concilio
Ecuménico, por la paz, el orden y la tranquilidad social de Venezuela, por
la santificación del Clero, por la multiplicación de las vocaciones sacerdotales
y religiosas y, en fin, por el Reinado social de Jesucristo en nuestra amada
Patria”44. Prevé Mons. Arias una solemne clausura del Año del Sagrado
Corazón de Jesús para junio de 196045; lamentablemente, por la trágica
muerte del Arzobispo esta clausura no tuvo lugar…

42 Mons. Rafael Arias Blanco, Pastoral “Las Bodas de Diamante de la Adoración Perpetua del Santísimo
Sacramento” (1º de septiembre de 1957), en: Adsum. Órgano del Arzobispado de Caracas 50 (1957), pp.
227-232.
43 Cf. “S.S. Juan XXIII, Homilía en la Fiesta de la Conversión de San Pablo (25 de enero de 1959)”, en: Acta
Apostolicae Sedis 51 (1959), pp. 70-74.
44 Mons. Rafael Arias Blanco, Carta Pastoral “El Año del Sagrado Corazón de Jesús” (1959) en: Adsum.
Órgano Oficial del Arzobispado de Caracas 52 (1959), pp. 232-236.
45 Cf. ibíd.
Mons. Rafael Arias Blanco
26
VIII
APOSTOLADO CATEQUÍSTICO

Quiso Mons. Arias dar un decidido impulso a la catequesis escolar,


para lo cual editó para el uso de los 3º, 4º, 5º y 6º grados de instrucción
primaria un Catecismo de la Doctrina Cristiana46, conocido como “el
Catecismo de Mons. Arias”.
Sigue este Catecismo... un sencillo estilo de preguntas y respuestas a
ser memorizadas por los alumnos de instrucción primaria, abarcando los
temas consabidos de la catequesis, tales como Dios; la Santísima Trinidad;
los ángeles; la creación; la encarnación; la vida de nuestro Señor Jesucristo;
la redención; el Espíritu Santo; la Santa Iglesia Católica; el gobierno de
la Iglesia; la comunión de los santos; el perdón de los pecados; muerte,
juicio, infierno y gloria; la gracia; la oración; el padrenuestro; el avemaría;
los sacramentos en general; el bautismo; la confirmación; la confesión; la
eucaristía; la comunión; el sagrario y los vasos sagrados; la santa ley de
Dios; los mandamientos de la Iglesia.
No podía faltar en este Catecismo... una lección sobre la cuestión social,
que por ser del más amplio interés, se transcribe íntegramente:
Lección 53ª
CUESTIÓN SOCIAL
El apóstol Santiago después de hablar de la desventura de los
ricos dice: ‘He aquí que el jornal de los trabajadores que segaron
vuestros campos, defraudado por vosotros, está clamando y las
voces de los que segaron han llegado a los oídos del Señor de los
ejércitos’ [(Stgo 5, 4)].
Hoy en día hay también un malestar entre patronos y obreros
porque reina el egoísmo y que los patronos sólo piensan en ganar
más y más. En cambio muchos trabajadores cobran salarios tan
insuficientes que no pueden hacer vivir a sus familias.
“Es el contraste señalado por los Papas: unos demasiado ricos,
otros en la miseria. Y sin embargo somos hermanos y Dios ha
creado las riquezas para el bien de todos.

46 Cf. Secretariado Catequístico Arquidiocesano [de] Caracas (editor), Catecismo de la Doctrina Cristiana,
Texto Oficial para los grados 3º, 4º, 5º y 6º de Instrucción Primaria, Caracas 1956.
Cartas Pastorales y discursos
27
No somos verdaderos cristianos si no practicamos la caridad y la
caridad consiste en no aceptar las miserias de los demás, en no
resignarnos a las injusticias que sufren nuestros hermanos. Por
eso los Papas han insistido tanto sobre la cuestión social. Por eso
los Arzobispos y Obispos de América Latina han exigido que se
hable de esta cuestión desde el Catecismo. Es, pues, nuestro deber
conocer la Doctrina Social de la Iglesia.
523.¿A qué se llama Cuestión Social?
Se llama Cuestión Social a los problemas que se plantean
entre patronos y obreros y entre productores, comerciantes y
consumidores.
524.¿La Iglesia se interesa en la Cuestión Social?
Sí; la Iglesia se interesa en la Cuestión Social porque toca
problemas morales.
525.¿Todos los hombres somos iguales?
Sí; todos somos iguales delante de Dios, porque tenemos el
mismo destino eterno y porque todos hemos sido rescatados por
la Sangre de Cristo; pero no todos tenemos la misma inteligencia
ni las mismas aptitudes.
526.¿Qué es el proletariado?
El proletariado es la situación de muchos trabajadores que viven
en la inseguridad del mañana y a veces en condiciones de vida
inhumanas.
527.¿A qué se llama la lucha de clases?
Se llama la lucha de clases a la oposición entre la clase obrera y
la clase patronal que fue originada por los sistemas capitalistas
y que el comunismo quisiera agravar con el odio y la violencia.
528.¿Debemos condenar al capitalismo?
El sistema capitalista no es en sí malo, pero a veces comete muchos
abusos al pretender ganar dinero sin respetar la dignidad ni los
derechos del trabajador.
529.¿Cuáles son los derechos de los trabajadores?
Los trabajadores tienen derecho a: 1º Que su trabajo sea humano;
2º Que su salario les permita vivir humanamente a ellos y a sus
familiares;
3º Que puedan ahorrar para los días malos;
Mons. Rafael Arias Blanco
28
4º Que puedan hacerse, poco a poco, propietarios de sus
viviendas; 5º Que puedan sindicalizarse libremente.
530.¿Qué es un sindicato?
Sindicato es una asociación que tiene por fin defender sus intereses
profesionales.
531.¿Debemos conocer la Doctrina Social de la Iglesia?
Sí; debemos conocer la Doctrina Social de la Iglesia para poder
defender la justicia social con una orientación cristiana.
532.¿Dónde está contenida la Doctrina Social de la Iglesia?
La Doctrina Social de la Iglesia está contenida principalmente en
las Encíclicas “Rerum novarum” de León XIII, “Quadragesimo
anno” de Pío IX y en numerosas declaraciones de los últimos
Papas47.
No podía faltar tampoco en el Catecismo... de Mons. Arias una
lección sobre el protestantismo48. Preocupaba sobremanera al arzobispo
la proliferación de las sectas protestantes: “El protestantismo trata de
arrebatarnos la preciosa unidad religiosa, que existe en el país desde la magna
gesta de la Independencia; y con ella el amor a la Santísima Virgen María,
venerada bajo tantas y tan portentosas advocaciones en Venezuela”49.
Al igual que en San Cristóbal, propulsó Mons. Arias en Caracas la
catequesis parroquial, pues, al crear nuevas parroquias, aspiraba establecer
con el tiempo también las respectivas escuelas parroquiales50. Durante
su pontificado, vinieron a Caracas algunas órdenes y congregaciones
Religiosas para la atención pastoral de las nuevas parroquias, y para la
fundación de nuevos centros de educación primaria y secundaria51.

47 Ibíd., pp. 106-107.


48 Cf. ibíd., pp. 100-101.
49 Mons. Rafael Arias Blanco, Carta Pastoral “La Iglesia ante el Congreso del Evangelismo” (1º de agosto
de 1956), en: Adsum. Órgano Oficial del Arzobispado de Caracas 49 (1956), pp. 82-84.
50 Cf. Pbro. Dr. Gilberto Santander Ramírez, Op. cit., T. I, p. 118.
51 Cf. Mons. Francisco A. Maldonado, Misterio y Ministerio cumplidos, en: Adsum. Órgano Oficial del
Arzobispado de Caracas 53 (1960), pp. 1-6, p. 6.
Cartas Pastorales y discursos
29
IX
LAS CARTAS PASTORALES PARA EL 1º DE MAYO

Pero son sobre todo las cartas pastorales para el 1º de mayo,


particularmente la carta pastoral para el 1º de mayo de 1957, que dio el
impulso decisivo al proceso de instauración de la democracia venezolana,
culminado el 23 de enero de 1958, la que hace de Mons. Arias una figura
histórica inolvidable.
El papa Pío XII había promulgado la fiesta de san José Obrero, el 1º de
mayo de 1955, ante ciento cincuenta mil trabajadores de las asociaciones
italianas de operarios católicos52. Mons. Arias aprovecha esta nueva fiesta
litúrgica de la Iglesia para divulgar, año tras año, la Doctrina Social de
la Iglesia y denunciar valientemente la situación social y económica de
los trabajadores en Venezuela.
En su carta pastoral para el 1º de mayo de 1956, el arzobispo de
Caracas hace un claro llamado a la convivencia social entre trabajadores
y empresarios: “Por desgracia no siempre los patronos se ajustan a las normas
y enseñanzas de la Iglesia, y no es raro que busquen subterfugios o pretextos al
efecto de esquivar las disposiciones legales, o las prestaciones que les corresponde
erogar, con evidente perjuicio de los intereses del obrero. No podemos menos
de hacerles en esta ocasión a los susodichos patronos un llamamiento cordial,
a fin de que colaboren, también ellos, ateniéndose a las normas de la justicia
y de la equidad, a la buena marcha y armonía del conjunto humano de que
forman parte”53.
Con motivo de la cuaresma del año 1957, Mons. Arias denuncia el
trabajo en los domingos y fiestas de guardar, es decir, el irrespeto al tiempo
libre de los trabajadores: “No podemos menos (...) reprobar (...) enérgicamente
el que se trabaje en los (...) domingos y fiestas de guardar; lamentable práctica[,]
que se ha venido generalizando [en] los últimos años, con grave mengua de la
piedad y buenas costumbres, y aún con evidente perjuicio de la salud física
y espiritual de los operarios, pues nunca se quebrantan impunemente los
preceptos del Altísimo. Quiera el cielo iluminar a esos transgresores de la ley

52 Cf. “S.S. Pío XII, Alocución a los miembros de la Sociedad Cristiana de Operarios Católicos (1º de mayo
de 1955)”, en: Acta Apostolicae Sedis 47 (1955), pp. 402-407.
53 Mons. Rafael Arias Blanco, Carta Pastoral ‘La Fiesta de San José Obrero’ (19 de abril de 1956), en:
Adsum. Órgano Oficial del Arzobispado de Caracas 49 (1956), pp. 77-79.
Mons. Rafael Arias Blanco
30
del descanso festivo, que, ahogando los dictados de la conciencia cristiana,
sacrifican al interés material los valores más elevados del alma, y la misma
eternidad. Recordamos asimismo la grave responsabilidad de quienes exigen
a los obreros el trabajo en los días aludidos, poniéndoles muchas veces en el
caso de quebrantar el mandato divino por temor a ser despedidos y a perder
así, con su labor manual, el diario sustento”54.
En su carta pastoral para el 1º de mayo de 1957, Mons. Arias denuncia
la problemática social de los trabajadores venezolanos con toda claridad.
Particularmente dolorosa para la dictadura del general Pérez Jiménez
resulta ser la afirmación del arzobispo, que una inmensa masa del pueblo
venezolano vive en condiciones que no se pueden calificar de humanas:
“Nuestro país se va enriqueciendo con impresionante rapidez. (...) Ahora bien,
nadie osará afirmar que esa riqueza se distribuye de manera que llegue a todos
los venezolanos, ya que una inmensa masa de nuestro pueblo está viviendo en
condiciones que no se pueden calificar de humanas. El desempleo que hunde
a muchísimos venezolanos en el desaliento y que a algunos empuja hasta la
desesperación; los salarios bajísimos con que una gran parte de nuestros obreros
tiene que conformarse, mientras los capitales invertidos en la industria y el
comercio que hacen fructificar esos trabajadores aumentan a veces de manera
inaudita; el déficit, no obstante el plausible esfuerzo hasta ahora realizado
por el Estado y por la iniciativa privada, de escuelas sobre todo profesionales,
donde los hijos de los obreros puedan adquirir la cultura y formación a que
tienen absoluto derecho, para llevar una vida más humana que la que han
tenido que sufrir sus progenitores; la falta de prestaciones familiares con
que la familia obrera pueda alcanzar un mayor bienestar; las inevitables
deficiencias en el funcionamiento de institutos y organismos creados para el
mejoramiento y seguridad del trabajador y su familia; la frecuencia con que
son burlados la Ley del Trabajo y los instrumentos legales para la defensa
de la clase obrera; las injustas condiciones en que muchas veces se efectúa
el trabajo femenino: son hechos lamentables[,] que están impidiendo a una
gran masa de venezolanos poder aprovechar, según el plan de Dios, la hora
de riqueza que vive nuestra Patria”55.

54 Mons. Rafael Arias Blanco, “Carta Pastoral ‘La Santa Cuaresma’ (1º de marzo de 1957)”, en: Diario La
Religión, 7 de marzo de 1957.
55 Mons. Rafael Arias Blanco, “El 1º de mayo, Fiesta de San José Obrero” (29 de abril de 1957), en: loc. cit.
Cartas Pastorales y discursos
31
De hecho, el Gobierno reacciona drásticamente en contra de esta carta
pastoral: “La reacción del gobierno dictatorial se hizo sentir a través de las
críticas y amenazas del ministro Vallenilla y del mismo Presidente. La censura
oficial intervino prohibiendo la publicación y aún todo comentario sobre el
mencionado documento. El Sr. Arzobispo ordenó publicarlo clandestinamente
y 10.000 ejemplares fueron puestos en circulación. De esta manera la
Carta Pastoral pudo ser conocida y comentada por numerosas revistas del
extranjero”56. Las relaciones de la Iglesia con el régimen se hacen tensas57;
pero, ya la crisis nacional es evidente, y se comienza a vislumbrar el fin
de la dictadura...
Derrocada la dictadura, se dirige Mons. Arias por televisión al país, el
25 de enero de 1958, llamando al pueblo venezolano al ejercicio del perdón
cristiano, a la armonía y a la convivencia: “Recuerde nuestro querido pueblo
venezolano[,] que no es ésta la hora de las represalias, contrarias al perdón
cristiano, que hemos de otorgar generosamente si queremos ser perdonados,
según nos enseña la Oración Dominical [(cf. Mt 6, 9-15; Lc 11, 1-4; Mc 11,
25; Mt 5, 23)], sino el momento de la paz, de la armonía y de la convivencia
de todos los venezolanos, así como de los extranjeros que se acogen a nuestra
generosa hospitalidad”58.
En su carta pastoral para el 1º de mayo de 1958, Mons. Arias vuelve a
insistir en exigir los legítimos derechos de los trabajadores: En particular
exige el sueldo mínimo para los trabajadores y prestaciones sociales59;
reivindicaciones, que después han sido asumidas por la legislación laboral
venezolana... Pero también toca el problema de la vivienda, pues sabe el
arzobispo que el problema de la vivienda no se resuelve ingenuamente
construyendo urbanizaciones populares: “Desgraciadamente las veces en
que se ha afrontado el problema de las urbanizaciones populares no siempre
se han tenido en cuenta las exigencias más elevadas de los destinados a ocupar
las casas obreras, tales como parques, teatros, cines, para la honesta recreación

56 Pbro. Silverio de Zabala, “Las Pastorales del 1º de mayo”, en: Adsum. Órgano Oficial del Arzobispado de
Caracas 51 (1958), pp. 84-86, p. cit. 84.
57 Cf. Mons. Baltazar Porras, El Episcopado y los problemas de Venezuela. Diagnóstico teológico pastoral de la
Venezuela contemporánea desde la documentación episcopal venezolana y desde la teología latinoamericana,
Colección “Iglesia y Sociedad”, Nº 2, Caracas 1978, p. 39.
58 Mons. Rafael Arias Blanco, “Armonía y paz social” [En el programa de televisión “Vida y Destino”] (25
de enero de 1958), en: Adsum. Órgano Oficial del Arzobispado de Caracas 51 (1958), pp. 5-7.
59 Cf. Mons. Rafael Arias Blanco, “Carta Pastoral ‘San José Obrero’ (26 de abril de 1958)”, en: Adsum.
Órgano Oficial del Arzobispado de Caracas 51 (1958), pp. 84-86.
Mons. Rafael Arias Blanco
32
de los vecinos, dispensarios, escuelas y otros edificios análogos, y lo que es
más sensible aún, los mismos templos, cosas éstas que es de esperarse no serán
olvidadas en lo sucesivo”60.
Mons. Arias vuelve a tocar el punto de la vivienda en su carta pastoral
para el 1º de mayo de 1959, ahondando en el problema de la proliferación
de barrios: “Desgraciadamente, entre nosotros, el rápido crecimiento de la
población y la afluencia de los habitantes de los pueblos del interior y de los
campos a la capital y a otras ciudades importantes, aguijoneados por la falta
de trabajo y halagados por ilusorias promesas, han contribuido a agudizar
el problema de la vivienda. De ahí proviene en gran parte la proliferación
de ranchos en nuestros medios urbanos, carentes de las condiciones más
elementales que exige la morada de un ser racional”61.

X
MUERTE TRÁGICA

La última carta pastoral de Mons. Arias se refiere a la Semana del


Conductor Consciente, la cual decreta para toda la arquidiócesis de
Caracas62. Esto no deja de ser un hecho llamativo, puesto que Mons.
Arias muere trágicamente el 30 de septiembre de 1959, en un accidente
de tránsito.
En el Libro de Gobierno de la diócesis de Barcelona ha quedado
registrada la crónica de los hechos: “El miércoles 30 de septiembre de
1959, a las 3:30 de la tarde, salió el Excmo. Sr. Obispo de esta Diócesis,
Mons. José Humberto Paparoni, acompañando al Excmo. Sr. Arzobispo de
Caracas, quien en plan de descanso y para atender a asuntos relacionados
con la Arquidiócesis estaba entre nosotros desde ocho días antes, hospedado
en Lecherías. (...) Los llevaba el Padre Hermenegildo Carli, Ecónomo de
esta Diócesis en un carrito Volkswagen, propiedad de la Curia de Barcelona
(el carro oficial de Mons. Arias estaba en el taller). Se dirigieron a Puerto
Píritu, inspeccionaron las obras de construcción que allí se realizan (...); y se

60 Ibíd.
61 Cf. Mons. Rafael Arias Blanco, “Carta Pastoral ‘Día del Obrero’ (25 de abril de 1959)”, en: Adsum.
Órgano Oficial del Arzobispado de Caracas 52 (1959), pp. 188-192.
62 Cf. Mons. Rafael Arias Blanco, “Carta Pastoral ‘La Semana del Conductor Consciente’ (16 de julio de
1959)”, en: Adsum. Órgano Oficial del Arzobispado de Caracas 52 (1959), pp. 262-264.
Cartas Pastorales y discursos
33
dirigieron luego a la casa del Sr. Manuel Calil, Prefecto del lugar. Desde ahí
dirigió Mons. Arias su último mensaje al Secretario General de la República,
recordándole una vez más lo del acueducto para suministrar el agua a esas
poblaciones. Luego pasaron a la cercana población de Píritu, hicieron una
visita al Santísimo Sacramento en el Santuario Mariano de la Inmaculada, y
a eso de las 6:30 los despedía el Rvdo. Párroco del lugar, Pbro. Manuel Rivera
López. Llegaban ya a Barcelona por la carretera nueva de la costa, y a las
puertas mismas de la ciudad, frente al aeropuerto, acaeció el fatal volcamiento
del vehículo en que viajaban, saliéndose de la carretera y estrellándose contra
un insignificante paredón de barro. Eran las 7:30 de la noche”63.
Mons. Arias y el Padre Carli murieron probablemente en el mismo
lugar del accidente al impacto sufrido; Mons. Paparoni fue ingresado
con vida al Hospital Razetti de Barcelona, pero falleció al día siguiente64.
Aunque Mons. Arias desapareció prematuramente, su obra como
arzobispo de Caracas perdura hasta el presente: “Naturalmente, en lo que
más sobresalió el Arzobispo desaparecido fue en la organización territorial
eclesiástica de su Arquidiócesis. Ya desde el comienzo de su Arzobispado, al
encontrarse con una zona metropolitana que capitaliza el mayor porcentaje
de población de la República, ajeno a mezquindades, se rodeó de dos Obispos
Auxiliares que le hicieron posible la visita pastoral de las parroquias; preparó
la desmembración de la Diócesis de Maracay; multiplicó las parroquias; no
fue tan afortunado en todas las ocasiones como para dotar de templo y casa
parroquial a las nuevas erecciones canónicas; pero, a pesar de las dificultades,
se impuso la tarea de dividir las parroquias para atender mejor las necesidades
espirituales de sus feligreses. Las estadísticas, veraces en este caso, nos dicen
que (...) Mons. Arias creó o renovó 44. En la sola ciudad capital, en el sector
de Monte Piedad a Catia, donde sólo había la del Carmen, se hicieron 13
parroquias nuevas. De las 50 Congregaciones Religiosas femeninas que
trabajan en institutos docentes y asistenciales, tocó a Mons. Arias recibir a 29.
De los diversos colegios, escuelas para niños y niñas que dirigen los párrocos,
religiosos y entidades asociadas a la obra de la Iglesia, correspondió al extinto
Arzobispo abrir 97. Creó diez capellanías especiales para el servicio de los
fieles en las siguientes colonias: alemana, croata, china, eslava, española,

63 Cit. por: Mons. Constantino Maradei, Venezuela: su Iglesia y sus Gobiernos, Colección “Iglesia y
Sociedad”, Nº 4, Caracas 1978, p. 153.
64 Cf. ibíd., p. 154.
Mons. Rafael Arias Blanco
34
húngara, italiana, portuguesa, siria y vasca. Lo cual está diciendo la esmerada
atención con que la Iglesia Católica se preocupa por la asistencia espiritual y
religiosa de los inmigrantes. Por último, Monseñor estableció 77 centros de
evangelización en la periferia de Caracas”65.
Pero más allá de la organización territorial de la arquidiócesis, más
allá del denodado esfuerzo por el aumento de las vocaciones sacerdotales
y por el seminario, más allá de todo ello, perdura el mensaje social de
Mons. Arias, la exigencia intransigible de la justicia social y la promoción
de los derechos de los trabajadores. Alguno que otro pasaje de las cartas
pastorales de Mons. Arias parece haber sido escrito ayer; respecto de
su célebre carta pastoral para el 1º de mayo de 1957, escribe el mismo
arzobispo: “Condenábamos entonces la injusta distribución de riquezas[,]
que obligaba ‘a una inmensa masa de nuestro pueblo a vivir en condiciones
que no se pueden calificar de humanas’. Nos hacíamos eco de las quejas
de los numerosos desempleados, abocados a la miseria y a la desesperación;
elevábamos nuestra voz contra los salarios inhumanos, que acusaban el más
absoluto desconocimiento del derecho fundamental que tiene el obrero a vivir
decentemente con la remuneración de su trabajo; lamentábamos la falta de
escuelas, sobre todo profesionales; nos referíamos a las injusticias que sufre la
mujer trabajadora, a las fallas de los institutos sociales y al incumplimiento
de la Ley del Trabajo; y nos oponíamos, en fin, a un sistema sindical único
que estuviese en manos de elementos oficiales del Gobierno, y no escogido
libremente por los mismos obreros. Felizmente con el cambio político realizado
el día 23 de enero ha mejorado algo la situación del trabajador, y abrigamos
la esperanza de que las mejorías irán en aumento de día en día, como lo
exige la dignidad de la persona humana”66.
No es, sino en honor a la verdad, que Mons. Carlos Sánchez Espejo
hace el siguiente elogio inspirado de Mons. Arias: “Entre los Obispos
venezolanos brillará para siempre con fulgores propios el Arzobispo Rafael
Arias Blanco, oriundo de La Guaira y Obispo Auxiliar que fue de Cumaná,
titular luego de la Diócesis de San Cristóbal y más tarde Arzobispo de Caracas,
en cuyo cargo le sorprendió la muerte en hora de angustia para la Patria y
para la Iglesia”67. Y concluye magistralmente el mismo autor: “Su nombre

65 Mons. Francisco A. Maldonado, loc. cit, p. cit. 6.


66 Mons. Rafael Arias Blanco, “Carta Pastoral ‘San José Obrero’ (26 de abril de 1958)”, en: loc. cit.
67 Mons. Carlos Sánchez Espejo, Ráfagas, Vol. VI: 1968-1969, Mérida 1970, pp. 190-191.
Cartas Pastorales y discursos
35
y su figura viven en la memoria de nuestros pueblos. Monseñor Rafael Arias
Blanco fue un varón de Dios: Supo difundir junto con su constante sonrisa
paternal, reflejo de su alma sin dobleces, un suave olor a Cristo [(cf. 2 Co
2, 15)]. No anidaron en él ni la arrogancia, ni la soberbia. Fue culto según
el mundo y fue apostólico según la fe. Tuvo para las almas el imán que da
la bondad y el encanto que brota de la sencillez. Puesto sobre el candelabro
para despedir luz, la dio sin egoísmo; y, colocado sobre la eminencia para ser
maestro, lo fue en tal grado que, aún después de muerto, continúa dando
sus lecciones”68.
Y, para Mons. Ovidio Pérez Morales, “hemos de admirar el coraje del
Pastor, el hondo contenido humano-religioso de su mensaje, así como el válido
y perenne fundamento de sus reclamos. Venezuela ha crecido, el mundo
ha experimentado notables cambios. Con todo, mucho podemos todavía
aprender del gesto y de la enseñanza de quien un día supo asumir la riesgosa
responsabilidad de ser voz de los sin voz en un país necesitado de genuina
profecía”69. Que este mensaje de Mons. Arias, sea escuchado también hoy,
para provecho de los trabajadores y de todos los venezolanos.

68 Ibíd., pp. 191-192.


69 Mons. Ovidio Pérez Morales, Protagonistas de Iglesia y mundo, Colección “Testimonios”, Caracas
1990, p. 15.
CARTAS PASTORALES
SALUDO AL TOMAR POSESIÓN
DE LA DIÓCESIS DE SAN CRISTÓBAL
[(21 de febrero de 1940)]
1

Nos, Dr. Rafael Arias, por la gracia de Dios y de [la] Santa Sede
Apostólica, Obispo de San Cristóbal, al Venerable Clero y fieles de la
Diócesis, salud y bendición en Nuestro Señor Jesucristo.
Dos años, apenas, se habían cumplido, amados hijos, de haber sido
elevados a la sublime dignidad episcopal, como Auxiliar del Excmo.
Sr. Obispo de Cumaná, cuando el Santo Padre Pío XII, gloriosamente
reinante, nos distinguió con el honroso nombramiento de Obispo de
esta Diócesis, huérfana de su Pastor por largo tiempo.
No dejamos de comprender el peso enorme que gravita sobre nuestros
débiles hombros. No dejamos de comprender la gravísima responsabilidad
que sobre nosotros recae. Porque, si en todo tiempo el Episcopado ha sido
carga pesada, en los días que corren las dificultades aumentan, los peligros
se multiplican y la lucha arrecia. Si confiásemos únicamente en nuestras
débiles fuerzas para el desempeño de nuestro delicado ministerio[,]
poco podríamos hacer. Si pusiésemos nuestra esperanza tan sólo en los
hombres estaríamos perdidos. Nuestra esperanza toda, nuestra entera
confianza la tenemos y la ponemos en Dios que, al escogernos para esta
sublime misión, nos da en abundancia los medios y las gracias para su
adecuado desempeño.
Tócanos suceder en esta Diócesis a vuestro primer Obispo Mons.
Tomás Antonio Sanmiguel[,] insigne y celoso Pastor, cuya grata memoria
vivirá en vuestros recuerdos por sus conmovedoras enseñanzas, por
su ejemplar conducta y por su reconocida abnegación. El hermoso y
moderno edificio del Seminario, la Imprenta y el “Diario Católico”,
Mons. Rafael Arias Blanco
40
el Sínodo Diocesano y sus sapientes disposiciones hablan con mayor
elocuencia sobre la ilustre personalidad del Prelado fallecido, que las
palabras y discursos en su encomio.
En el año 1929 Mons. Sanmiguel fue a Roma para practicar la Visita
Ad Limina. Allí tuvimos el inmenso placer de conocerlo y tratarlo de
cerca por haberse alojado en el Pontificio Colegio Pío Latino Americano,
donde estábamos terminando el estudio de la sagrada Teología. Cuando
fue recibido por el llorado Pontífice Pío XI, de gratísima recordación,
nos escogió para formar parte de su séquito. Nunca podremos olvidar
este suceso memorable, del que participamos por la bondad de Mons.
Sanmiguel. ¿Quién nos iba a decir en ese entonces que algún día seríamos
el sucesor del primero y grande Obispo de San Cristóbal? Pero así son las
cosas de Dios, que gobierna a su Iglesia con una especialísima Providencia.
Cuando todas las circunstancias hacían prever nuevos honores
y dignidades, cuando el Venerable Clero y los fieles comenzaban a
manifestar su profundo y sincero dolor por la traslación del amadísimo
Pastor, que pronto se efectuaría, Dios lo llamó a su lado, lo llevó al cielo,
como justa recompensa por sus apostólicas tareas. Con su sentida muerte
perdió la Diócesis a su celoso Padre, Venezuela a uno de sus hijos más
preclaros y la Iglesia a un Obispo dignísimo, que le hacía mucho honor
a su elevado cargo[,] y que hubiese evitado muchas lágrimas a la Iglesia
y a la Patria.
Estamos seguros de su valiosa intercesión ante el trono del Altísimo.
Nuestra suerte no puede serle indiferente. Él, que fue valiente Pastor de
su grey, que veló constantemente por el bien de su Diócesis, no puede
olvidarnos. En el cielo pide por sus queridos hijos, por sus antiguas ovejas,
por el nuevo Padre y Pastor.
Amadísimos hijos, hemos querido enviaros nuestro primer saludo
muy afectuoso y paternal. Hemos estado buscando palabras las más
apropiadas para esta feliz circunstancia[,] y nos la ha proporcionado el
mismo dulcísimo Salvador y Maestro: “¡Pax Vobis!”[, “]¡La paz sea con
vosotros![” (Jn 20, 20)]. Así saludó Jesucristo a sus amados discípulos
al aparecérseles resucitado. De esta manera saludaban los Apóstoles al
entrar en las casas, donde les daban albergue [(cf. Mt 10, 12-13)]. Palabras
sublimes que, pronunciadas hace veinte siglos, no han perdido todavía
Cartas Pastorales y discursos
41
su actualidad. Al contrario, cada día que pasa sentimos más la necesidad
de su pronta realización. Nunca el mundo ha tenido más urgencia de
paz que en la época presente. Nunca el mundo se había visto combatido
[tan] fuertemente por corrientes diversas tan encontradas y perjudiciales.
Apenas se acababa de extinguir el terrible incendio de la pasada
guerra europea, cansados estaban aún los brazos vigorosos que sostenían
los fusiles y sin cicatrizarse las heridas recibidas, las aldeas y ciudades
desvastadas mostraban todavía a los viajeros los efectos desastrosos
de los medios de destrucción inventados por el hombre, cuando nos
vemos obligados a contemplar, con el alma rasgada por el dolor, el
triste espectáculo de las naciones en armas, de la Europa envuelta en las
infernales llamas de la guerra. Cada muerto, cada herido en el combate,
destroza el corazón de muchos en la retaguardia. ¡Pobres madres que
pierden al hijo de sus entrañas, al báculo y sostén de su vejez! ¡Pobres
esposas, condenadas a la miseria de la viudez en plena juventud! ¡Pobres
hermanas que se quedan solas! ¡Pobres niños desamparados y huérfanos,
tan pequeños y tan desgraciados! Terrible es la responsabilidad de aquellos
gobernantes sobre quienes recae la culpa de esta conflagración tremenda,
que pudieron y debieron evitar y no lo hicieron, desoyendo la voz de
sus conciencias, el clamor de los pueblos, los consejos acertados y vivas
exhortaciones de Nuestro Santo Padre[,] el Papa. La sangre vertida y las
lágrimas derramadas claman venganza sobre las cabezas de los nuevos
Caínes [(cf. Gén 4, 10; Heb 12, 24)]. El castigo del cielo será muy grande,
porque la justicia de Dios es inexorable.
Otra lucha, además, se va desarrollando desde hace años, que tiene
por campo de batalla el mundo entero. Nos referimos, amadísimos
hijos, a la lucha ideológica que quiere dividir al mundo en dos bandos
irreconciliables, creando odios y fomentando rencores, para lanzar a
unos contra otros. ¡Cuántas víctimas en la heroica España, en la católica
Hungría, en la valiente Polonia! Ahora mismo el cable nos cuenta la
agresión cobarde, injusta y bárbara de que ha sido víctima una noble
nación, pequeña en territorio y habitantes, pero gigante por su decisión
y patriotismo. El mundo entero se ha puesto de pie para condenar
con las frases más severas este brutal atropello cometido por la nación
portaestandarte del comunismo.
Mons. Rafael Arias Blanco
42
¿Y qué decir de esa persecución despiadada de seres inocentes, cuya
única falta la constituye el pertenecer a una determinada raza? Los mismos
que cometen este grave crimen, llevan su necedad y soberbia hasta el
extremo de hacer a la suya propia objeto de un culto especial, declarando
inferiores a los individuos de otras razas, que están obligados, según ellos,
a servirles por su misma condición de inferioridad.
La situación del mundo, como veis, amados hijos, es difícil en extremo.
La guerra entre las naciones más poderosas, la lucha de clases y el fomento
interesado de las divisiones raciales, nos sumen a todos en tristeza profunda
y dolor inmenso.
Si atentamente buscamos el origen de estos graves males, lo
encontraremos en la irreligión y en la impiedad, en la incredulidad y el
ateísmo organizado. Se ha arrojado a Dios, como a un indeseable, de la
legislación, se le ha desterrado de la escuela y se le quiere arrancar de los
hogares y del corazón de los hombres. Dios es el gran perseguido de los
tiempos modernos. ¿Cómo podrá haber paz en el mundo si se declara la
guerra encarnizada y organizada a Dios? ¿Cómo podrá haber paz en el
mundo, si ésta no existe para el impío?
El mundo, desgraciadamente, necesita de los flagelos y castigos para
que vuelva los ojos a su Creador. El mundo es el hijo pródigo, que se
acuerda de su padre en la miseria y en el sufrimiento [(cf. Lc 15, 11-32)].
¡Que el Dios de las Naciones libre a nuestra querida Patria de estos
castigos y nos mire con especial misericordia! ¡Que Él nos vea con infinita
piedad!
[“]¡Pax vobis![” (Jn 20, 20)]. Que la paz del Señor sea siempre con
vosotros todos, amadísimos hijos. Pero esa paz, que os deseamos desde lo
más íntimo de nuestro corazón sacerdotal, no consiste en bienes materiales
o riquezas, fuentes de intranquilidad y preocupaciones: no consiste en
los placeres de este mundo, que pasados dan dolor, como dijo un poeta.
La paz que os auguramos es la de Jesucristo, verdadero Príncipe de la
Paz [(cf. Is 9, 5)]: es la del Santo Evangelio, llamado por San Pablo: [“]
Evangelium Pacis[”], [“]Evangelio de Paz[” (Ef 2, 17)]; es la tranquilidad de
la conciencia, fruto del deber cumplido; es el sosiego del corazón, efecto
del dominio sobre las pasiones bajas e inclinaciones perversas.
Cartas Pastorales y discursos
43
Nuestro muy afectuoso saludo a vosotros, amadísimos sacerdotes del
Clero Secular, esforzados colaboradores del Obispo, que llenáis a cabalidad
vuestra alta misión espiritual y cumplís con honor vuestro arduo deber.
Vosotros sois nuestra alegría y nuestro consuelo, nuestro brazo derecho
y firme apoyo, nuestros cooperadores necesarios en el difícil ministerio
de las almas. ¡Que la paz del Señor sea siempre con vosotros!
A los muy amados Religiosos y Religiosas nuestro saludo más cordial.
Sabemos, reconocemos y apreciamos en todo su justo valor la colaboración
eficaz que prestáis en la Diócesis y el encendido celo que desplegáis a fin
de que Cristo reine en la familia, en la sociedad y en todos los corazones.
¡Que la paz del Señor sea siempre con vosotros!
Vaya también nuestro saludo más atento al Gobierno de la Nación,
en la persona del muy culto y digno Presidente de la República, General
Eleazar López Contreras, así como al Ejecutivo del Estado Táchira.
Abrigamos la firme esperanza de conservar las relaciones cordiales, hasta
ahora existentes, entre la Iglesia y el Estado[,] y estamos dispuestos a
estrechar estos vínculos en cuanto sea posible.
No queremos terminar sin antes hacer público nuestro agradecimiento
profundo y sincero al glorioso Pontífice Pío XII, que con universal
aplauso gobierna la Iglesia de Dios, por haberse dignado honrarnos con
este elevado cargo. Renovámosle, por el intermedio del Excelentísimo
Encargado de Negocios de la Santa Sede, nuestros firmes sentimientos de
amor y devoción y nuestro decidido propósito de adhesión inquebrantable.
Recibid, amadísimos hijos, nuestra primera bendición afectuosa y
paternal, que os impartimos de todo corazón en el nombre del Padre y
del Hijo y del Espíritu Santo.
Léanse estas nuestras Letras en todas las Iglesias de la Diócesis el primer
domingo después de recibidas, publíquense en el Boletín Eclesiástico y
en el “Diario Católico” y guárdense en los Archivos.
Dadas, firmadas y selladas en San Cristóbal, a veintiuno de febrero
de mil novecientos cuarenta.
+ Rafael Arias,
Obispo de San Cristóbal.
[Boletín Eclesiástico de la Diócesis de San Cristóbal 17 (1940), pp. 16-19.]
EL DÍA DEL SEMINARIO
[(14 de abril de 1940)]
2
Nos, Dr. Rafael Arias, por la gracia de Dios y de la Santa Sede
Apostólica, Obispo de San Cristóbal, al Venerable Clero y fieles de la
Diócesis, salud y bendición en Nuestro Señor Jesucristo[.]
El domingo 12 de mayo, fiesta de Pentecostés, es la fecha designada
por el Episcopado patrio y por los Estatutos Sinodales Diocesanos para
la celebración del DÍA DEL SEMINARIO.
Hablar del Seminario es referirnos a una de las obras más estimadas
y queridas de nuestro corazón, a la que dedicamos nuestros esfuerzos
como sacerdote, nuestros cuidados y desvelos como Obispo Auxiliar de
Cumaná[,] y por la que estamos dispuestos ahora a soportar, si fuese
necesario, las mayores privaciones y los más grandes sacrificios.
Comprendemos y estamos firmemente persuadidos de que la primera
obra, la más importante, la más necesaria en toda la Diócesis[,] es el
Seminario, porque, como dijo el Santo Cura de Ars: “Sin seminaristas
no hay sacerdotes. Sin sacerdotes no hay Sacrificio. Sin Sacrificio no hay
Religión. Sin Religión no hay hombres, sino lobos que se comen a pedazos”.
Preferimos una Diócesis de Seminario floreciente y con abundantes
vocaciones, aunque sus templos sean pequeños, pobres sus ornamentos
y carentes de solemnidad sus fiestas, a otra, donde las hermosas cúpulas
y esbeltas torres desafíen el espacio, la riqueza de sus ornamentos admire
al forastero y la solemnidad de sus fiestas sea proverbial, pero que cuente
con un Seminario en decadencia y con muy pocas vocaciones; porque
de la primera saldrán sacerdotes que mejorarán los templos, edificarán
otros nuevos y harán florecer con su celo y apostólicas tareas la vida
de piedad. Las artísticas cúpulas y las elevadas torres de la segunda, en
cambio, están destinadas a la destrucción más lamentable y a la ruina
Mons. Rafael Arias Blanco
46
más segura, el fervor religioso desaparecerá, porque ha de llegar el día
en que falte el sacerdote, propulsor de las obras materiales y el alma de
la vida espiritual. Con sobrada razón el llorado Pontífice Pío XI, en su
Encíclica sobre el sacerdocio católico, decía a los Obispos: “Conviene
que llevéis en las niñas de vuestros ojos la obra de los Seminarios y que ellos
absorban todos vuestros cuidados”.
No podía escapar a la inteligencia superior del primer Obispo de San
Cristóbal, Mons. Tomás Antonio Sanmiguel, la importancia capital de
la obra a que nos referimos. Acometió la empresa, verdadera hazaña en
una Diócesis de reciente creación, de dotar al Seminario de un edificio
moderno, capaz, higiénico y cómodo, con tan feliz resultado que, a pesar
de su prematura muerte, tuvo el consuelo de contemplar el adelanto de
su obra y la habilitación de la parte terminada.
La Diócesis tiene en el Seminario Menor de esta ciudad, en el
Interdiocesano de Caracas y en el Pontificio Colegio Pío Latino
Americano de Roma un grupo de jóvenes que aspira a la altísima dignidad
del sacerdocio. Pero, si consideramos la edad avanzada y achaques de
algunos meritorios sacerdotes, las diversas necesidades de nuestra ciudad
episcopal, la orfandad de algunas Parroquias, la urgencia de crear otras
nuevas y las que son atendidas interinamente por algunas Órdenes y
Congregaciones Religiosas, tenemos que concluir por afirmar, con el
dolor más grande de nuestro corazón, que, por muchos años todavía, se
dejará sentir la escasez de ministros del Santuario.
Necesitamos, pues, sacerdotes, muchos sacerdotes. Niños y jóvenes
piadosos, si oís la voz del Señor, que os llama a su santo servicio y os
invita a ser sus representantes y embajadores aquí en la tierra, seguidla
sin vacilaciones y temores[,] que la recompensa es muy grande, es eterna.
Padres y madres de familia, sed generosos, dad vuestros hijos a Dios.
Familias católicas de la Diócesis, vosotras sois nuestra firme esperanza,
porque “el primero y más natural jardín, donde deben casi espontáneamente
germinar y brotar las flores del Santuario, es siempre la familia verdadera y
profundamente cristiana. La mayor parte de los santos, obispos y sacerdotes,
cuyas alabanzas celebra la Iglesia, deben el comienzo de su vocación religiosa
y de su santidad a los ejemplos y enseñanzas de un padre lleno de fe cristiana
y de virtud, de una madre casta y piadosa, de una familia en cuyos miembros
reinaba con la pureza de las costumbres la caridad de Dios y del prójimo”
Cartas Pastorales y discursos
47
([Nota de pie de página: S.S. Pío XI, Carta] Encíclica sobre el sacerdocio
católico [“Ad catholici sacerdotii” (20 de diciembre de 1935).]). [¿]Qué
mayor honra para un padre y para una madre que tener un hijo sacerdote?
Él es la luz del mundo, él es la sal de la tierra [(cf. Mt 5, 13-16)], él es
el mediador entre Dios y los hombres, él es otro Cristo. [¿]Puede existir
mayor satisfacción para un padre y para una madre que contemplar a su
querido hijo subiendo las gradas del Altar para celebrar la primera Misa
y recibir de sus manos recién consagradas la Santa Comunión?
Y cuando estén próximos a morir, su consuelo más grande consistirá
en pensar que han dado un hijo a Dios y que ese hijo muchas veces
ofrecerá por ellos el Santo Sacrificio y pedirá diariamente al Señor por
su descanso eterno.
No queremos suponer por un instante que en esta cristianísima
Diócesis existan familias católicas que pongan obstáculos e impedimentos
a la vocación de sus hijos, ejerciendo así con ellos el oficio de demonios
tentadores. “Una larga experiencia enseña que una vocación traicionada es
fuente de lágrimas, no sólo para los hijos, sino también para los padres; y Dios
no quiera que tales lágrimas sean demasiado tardías y lleguen a ser lágrimas
eternas” ([Nota de pie de página: S.S. Pío XI, Carta] Encíclica sobre el
sacerdocio católico [“Ad catholici sacerdotii” (20 de diciembre de 1935).]).
El Seminario necesita también, amadísimos hijos, de vuestra
cooperación material, de vuestra ayuda generosa, de vuestra limosna,
pues muchos aspirantes carecen de bienes de fortuna y no pueden
satisfacer la módica pensión que se les exige para su sostenimiento. [¡]
Cuántos niños y jóvenes con verdadera vocación no han podido llegar a
la suspirada meta del sacerdocio por no encontrar almas generosas que
le brindasen protección[!] [¡]De cuántos sacerdotes santos, de cuántos
sacerdotes eminentes se ha visto privada la Iglesia por la suma pobreza
de los mismos aspirantes[!]
Católicos, ayudad al Seminario. Recordad que de este instituto ha de
salir el educador de vuestros hijos, el director de vuestras almas, el celoso
Párroco de vuestro pueblo, el sacerdote que, tal vez, os abrirá el cielo a
la hora de la muerte.
Señoras y Señores, que habéis recibido de Dios abundancia de bienes de
fortuna, preferid en vuestras limosnas al Seminario. ¿No podríais fundar
Mons. Rafael Arias Blanco
48
una beca perpetua dando una suma de dinero que produzca mensualmente
la cantidad necesaria para el sostenimiento de un seminarista? Si el estado
actual de vuestros negocios no os permite esta generosidad, ¿os impedirá
la fundación de media beca? Si un vaso de agua, que se da en nombre de
Jesucristo, tiene su recompensa en el Reino de los cielos [(cf. Mc 9, 41; Mt
10, 42),] ¿qué premio no recibirán los insignes benefactores de la Iglesia?
Nos dirigimos también a vosotros, amadísimos Párrocos y Rectores
de Iglesias y Capillas, para recordaros la obligación, que os imponen los
Estatutos Sinodales, de organizar la colecta del Domingo de Pentecostés
a favor del Seminario. Nos proponemos con los fondos recolectados en
ese día fundar una o más becas, que llevarán el nombre inolvidable de
Mons. Tomás Antonio Sanmiguel. Si vosotros recibís con calor la idea y
transmitís vuestro entusiasmo a los fieles, no dudamos por un momento
del éxito de la empresa.
Necesitamos, de una manera especial, oraciones y plegarias fervorosas
y constantes por la Obra del Seminario. Así cumpliréis el mandato de
Jesucristo, cuando exclamó: [“]La mies es verdaderamente copiosa, pero
los obreros son pocos; rogad, pues, al Dueño de la mies para que envíe
obreros[” (Mt 9, 37-38; Lc 10, 2)]. ¿Habrá plegaria que pueda ser más
agradable a Dios? ¿Qué oración puede ser oída más prontamente y con
más abundancia que ésta tan conforme a las ardientes aspiraciones de
aquel Corazón Divino?
“[‘]Pedid y recibiréis’ [(cf. Mt 7, 7; 18, 19; Mc 11, 24; Lc 11, 9; Jn 14, 13;
15, 7; 16, 23)]. Pedid sacerdotes santos y buenos y el Señor no se los negará a
su Iglesia, porque siempre se los ha concedido a través de los siglos, incluso en
los tiempos que menos propicios parecían al florecer de vocaciones sacerdotales”
([Nota de pie de página: S.S. Pío XI, Carta] Encíclica sobre el sacerdocio
católico [“Ad catholici sacerdotii” (20 de diciembre de 1935).]).
Queremos, por consiguiente, que el DÍA DEL SEMINARIO sea
también día destinado a la oración. Dejamos a la libre elección de
los Párrocos y Rectores de Iglesias los diversos actos de culto para la
celebración de esta fecha; pero les exigimos que en las Misas de los
domingos anteriores hagan comentarios breves a los fieles sobre esta
Carta Pastoral.
Cartas Pastorales y discursos
49
Recibid, amadísimos hijos, nuestra afectuosa bendición que os
impartimos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.
Léanse estas nuestras Letras en todas las Iglesias de la Diócesis
el primer domingo después de recibidas, publíquense en el Boletín
Eclesiástico y en el “Diario Católico”.
Dadas, firmadas, selladas y refrendadas en el Palacio Episcopal de San
Cristóbal, a catorce de abril de mil novecientos cuarenta.

+ Rafael Arias,
Obispo de San Cristóbal.
Por mandato del Excmo. Sr. Obispo,
Pbro. Nerio García Quintero,
Pro-Secretario.
[Boletín Eclesiástico de la Diócesis de San Cristóbal 17 (1940), pp. 45-48.]
EL I CONGRESO CATÓLICO
FEMENINO VENEZOLANO
[(4 de enero de 1941)]
3
Nos, Dr. Rafael Arias, por la gracia de Dios y de la Santa Sede
Apostólica, Obispo de San Cristóbal, al Venerable Clero y fieles de la
Diócesis, salud y bendición en Nuestro Señor Jesucristo.
Con inmenso júbilo venimos, amadísimos hijos, a comunicaros
un acontecimiento extraordinario[,] que tendrá lugar en la ciudad de
Caracas en este mismo mes. Se trata del I Congreso Católico Femenino
Venezolano[,] que se reunirá en la capital de la República del 22 al
26 de enero. Distinguidísima asamblea[,] donde la mujer católica
venezolana lucirá sus mejores galas intelectuales al discurrir sobre temas
de palpitante actualidad y de vital interés para la sociedad cristiana. Se
indicarán también soluciones adecuadas a problemas altos y difíciles
que se relacionan con su sexo y las modernas corrientes de la vida. A
la luz de la brillante antorcha de las Encíclicas Pontificias se sacarán
magníficas conclusiones que, trasladadas a la práctica, traerán un
primaveral florecimiento en la vida cristiana de la mujer, del hogar y de
la sociedad venezolana.
¡Imposible que nuestra amada Diócesis permaneciese al margen
de esta sana corriente feminista! La mujer tachirense, con su cultivada
inteligencia y característico entusiasmo, ha dado calor a la magnífica idea
del Congreso, ocupando puesto de vanguardia con decidida adhesión.
En nuestra ciudad episcopal se formó un Comité Diocesano que ha
desarrollado diversas actividades, como conferencias preparatorias sobre
los temas del Congreso; abundante propaganda por la prensa, radio,
hojas volantes; ejercicios de piedad, como Misas, Comuniones, Horas
Santas; sin olvidar la ayuda económica tan necesaria en semejantes casos.
En otras Parroquias de la Diócesis también se han establecido Comités
Locales[;] y sabemos que en ellos reina mucha animación y se trabaja
con especial interés.
Mons. Rafael Arias Blanco
52
Se nos ha participado, además, que una lucida representación de
damas muy distinguidas se prepara a tomar parte en el Congreso Católico
Femenino Venezolano como Delegadas de la Diócesis de San Cristóbal.
Es necesario, amadísimos hijos, que elevemos fervorosas oraciones al
Señor por la feliz realización del Congreso. Os recomendamos de una
manera especial la recepción de la Sagrada Eucaristía, las visitas frecuentes
al Santísimo y la asistencia al Sacrificio de la Misa.
Los Comités Parroquiales y las diversas asociaciones piadosas
femeninas deben acordar con sus respectivos Párrocos la mejor manera de
unirse en espíritu y rogar por el más franco éxito del I Congreso Católico
de la mujer venezolana.
Pedimos con vivísimo encarecimiento a todas las Órdenes y
Congregaciones Religiosas establecidas en nuestra Diócesis[,] que ofrezcan
oraciones y sacrificios por el feliz resultado de la importante reunión.
Léanse estas nuestras Letras en todas las Iglesias de la Diócesis
el primer domingo después de recibidas, publíquense en el Boletín
Eclesiástico y en el “Diario Católico”.
Dadas, firmadas, selladas y refrendadas en el Palacio Episcopal de San
Cristóbal, a cuatro de enero de mil novecientos cuarenta y uno.

+ Rafael Arias,
Obispo de San Cristóbal.

Por mandato del Excmo. Sr. Obispo,


Pbro. Antonio Chacón,
Canciller-Secretario.

[Diario Católico, 7 de enero de 1941.]


ORACIONES
POR LA PAZ DEL MUNDO
[(2 de mayo de 1941)]
4
Nos, Dr. Rafael Arias, por la gracia de Dios y de la Santa Sede
Apostólica, Obispo de San Cristóbal, al Venerable Clero y fieles de la
Diócesis, salud y bendición en Nuestro Señor Jesucristo.
En vista de las calamidades que afligen al mundo, castigado por la
guerra implacable, Nuestro Santísimo Padre[,] el Papa Pío XII[,] se ha
dirigido a todos los católicos para pedirles, una vez más, que redoblen
sus fervorosas oraciones a fin de que cese el devastador flagelo, y ha
exigido las especiales plegarias de los niños, en este mes de mayo, por
la paz del mundo.
Dos años se cumplirán pronto de haberse encendido la terrible
llama de la guerra europea, y su fuego abrasador, lejos de disminuir, va
aumentando día a día. Nuevas naciones se han visto envueltas en tan
espantoso conflicto, creciendo de esta manera el número de las víctimas
infelices[,] que lloran la muerte de los seres queridos, la pérdida de sus
comodidades y bienes y la desaparición de sus amadas patrias.
Imposible que nosotros los católicos podamos permanecer indiferentes
ante el sangriento drama que se desarrolla en Europa. Imposible que nos
hagamos los sordos ante los gritos de angustia y terror[,] que se escapan
de los pechos de las madres y de los corazones de las esposas y hermanas.
Imposible que no sintamos profunda tristeza ante las lágrimas de los
niños huérfanos y desamparados.
Oigamos, pues, la voz de Nuestro Santo Padre[,] el Papa[,] que
nos invita a elevar oraciones ante el trono del Altísimo, poniendo por
intercesora y abogada de nuestra petición a la amorosísima Madre de Dios
y de los hombres[,] la Virgen María, cuyo mes celebramos. Procuremos
también que las plegarias de los niños se unan a las nuestras para hacer
Mons. Rafael Arias Blanco
54
amorosa violencia al Corazón del Redentor[,] que dijo: “Dejad que los
niños se acerquen a mí” [(Mc 10, 14; Mt 19, 14; Lc 18, 16)].
Recomendamos a nuestros celosos Párrocos y Rectores de Iglesias
que procuren organizar[,] durante este mes, Comuniones y especiales
ejercicios de piedad, en los que participen los niños[,] para conseguir el
don inestimable de la paz, que el mundo ansía y que sólo el Señor puede
dar [(cf. Jn 14, 27)].
Léanse estas nuestras Letras en todas las Iglesias de la Diócesis
el primer domingo después de recibidas, publíquense en el Boletín
Eclesiástico y en el “Diario Católico”.
Dadas, firmadas, selladas y refrendadas en el Palacio Episcopal de San
Cristóbal, a 2 de mayo de mil novecientos cuarenta y uno.

+ Rafael Arias,
Obispo de San Cristóbal.

Por mandato del Excmo. y Rvdmo. Sr. Obispo,


Pbro. Antonio Chacón, Canciller-Secretario.

[Boletín Eclesiástico de la Diócesis de San Cristóbal 18 (1941), pp. 67-68.]


EL DÍA DEL SEMINARIO
[(15 de mayo de 1941)]
5

Nos, Dr. Rafael Arias, por la gracia de Dios y de la Santa Sede


Apostólica, Obispo de San Cristóbal, al Venerable Clero y fieles de la
Diócesis, salud y bendición en Nuestro Señor Jesucristo.
El gran Día del Seminario, que celebraremos el domingo 1º de junio,
nos ofrece nueva oportunidad para referirnos al problema más grande
que confronta nuestra querida Patria en el orden espiritual: la escasez
de sacerdotes.
Innumerables pueblos sin Párrocos, donde aumenta la ignorancia
religiosa junto con el vicio y la corrupción, como crecen las hierbas y
malezas en las casas solitarias y abandonadas. Pueblos sin Párrocos[,]
que padecen hambre y sed de Dios y están expuestos a la voracidad de
las fieras cual rebaño de ovejas sin pastor [(cf. Ez 34, 5)].
Ciudades y pueblos con un crecido número de habitantes, que apenas
cuentan con un sólo sacerdote que, a duras penas y con grandes sacrificios,
atiende los deberes más urgentes de su ministerio sagrado. Los niños de
los barrios crecen allí sin oír hablar de Dios, sin haberse acercado nunca
al tribunal de la penitencia, sin recibir a Jesucristo como alimento de las
almas en la Santa Comunión. Y mientras tanto, muchas pobres niñas
y jóvenes se pierden por las nefandas maquinaciones de hombres sin
conciencia, a quienes nada importa la desgracia de sus víctimas con tal
de saciar el desordenado apetito de sus bajas pasiones.
Esos barrios apartados, lejos de la saludable influencia del sacerdote,
son los lugares que escogen los protestantes o evangélicos para sembrar
la semilla venenosa de su doctrina. Son los sitios preferidos por los
comunistas para fomentar el odio que llevan en sus corazones y dar así
Mons. Rafael Arias Blanco
56
comienzo a la terrible lucha de clases, que tantas lágrimas y víctimas ha
costado al mundo.
Tendremos los sacerdotes necesarios cuando las familias cristianas
comprendan la dignidad altísima de los llamados por Dios a ser sus
representantes y ministros en la tierra. Y los tendremos cuando exista la
firme convicción de que no puede caber honor más grande a una familia
que contar con un hijo sacerdote.
Costumbre es en la Iglesia Santa acudir a la oración para obtener
favores y pedir el remedio de las necesidades. El Señor se complace en
oír los fervientes ruegos de sus hijos[,] y concede sus dones y sus gracias.
No olvidéis en vuestras cotidianas plegarias la necesidad más grande que
confronta Venezuela en el orden espiritual.
Suba al cielo vuestra súplica, de modo especial, el domingo 1º de
junio, fiesta de Pentecostés y Día del Seminario; acercaos en él a recibir a
Jesucristo en la Sagrada Comunión, y encomendadle que envíe operarios
por ser la mies mucha y los obreros pocos [(cf. Mt 9, 37-38; Lc 10, 2)].
El Día del Seminario se recogerá en todas las Iglesias de la Diócesis
la limosna destinada a esta grandiosa obra de las vocaciones sacerdotales.
Recordad que “quien contribuye a que en el mundo haya un sacerdote más,
lleva a cabo una obra mayor, a los ojos de Dios, que si hubiese mandado erigir
un Altar de oro y piedras preciosas”. Dad vuestro óbolo con generosidad y
con verdadero amor[,] y recibiréis de Jesucristo la recompensa.
Léanse estas nuestras Letras en todas las Iglesias de la Diócesis
el primer domingo después de recibidas, publíque[n]se en el Boletín
Eclesiástico y en el “Diario Católico”.
Dadas, firmadas, selladas y refrendadas en el Palacio Episcopal de San
Cristóbal, a quince de mayo de mil novecientos cuarenta y uno.

+ Rafael Arias,
Obispo de San Cristóbal.
Por mandato del Excmo. y Rvdmo. Sr. Obispo,
Pbro. Antonio Chacón, Canciller-Secretario.
[Boletín Eclesiástico de la Diócesis de San Cristóbal 18 (1941), pp. 68-70.]
BODAS DE PLATA EPISCOPALES
DEL PAPA PÍO XII
[(7 de abril de 1942)]
6
Nos, Dr. Rafael Arias, por la gracia de Dios y de la Santa Sede
Apostólica, Obispo de San Cristóbal, al Venerable Clero y fieles de la
Diócesis, salud y bendición en Nuestro Señor Jesucristo.
Nuestro Santo Padre[,] el Papa Pío XII, que por especial Providencia
de Dios rige sabiamente los destinos de la Iglesia Católica, cumplirá el día
13 de mayo veinticinco años de haber recibido la Consagración Episcopal
de manos del sumo Pontífice Benedicto XV, felizmente reinante en esa
época.
Este vigésimo quinto aniversario encuentra al entonces Mons. Eugenio
Pacelli en la cumbre espiritual más alta, sentado en la Silla admirable
de Pedro como su legítimo Sucesor en el gobierno de la Iglesia Católica.
Así como el buen hijo aprovecha las ocasiones que le ofrecen algunas
fechas memorables para demostrar a sus padres el amor y la gratitud
más viva, así también nosotros, que tenemos como timbre de gloria
la obediencia, la devoción y el afecto al Papa, nos valdremos de este
aniversario glorioso para externar una vez más nuestro sentimiento
de fidelidad y de inquebrantable adhesión al Santo Padre, verdadero
representante de Cristo en la tierra.
Tristes, muy tristes son las circunstancias que enmarcan esta fecha
memorable: una guerra feroz y de exterminio cubre de desolación la faz
de la tierra; la sangre joven de innumerables víctimas de la ambición,
del odio y de la incomprensión[,] riega dilatados campos de batalla en
varios continentes; el fantasma aterrador del hambre muestra sus horribles
fauces a las indefensas poblaciones civiles[,] y los cuerpecitos flacos y
desnutridos de los niños demuestran que les falta el pan y la leche. Tales
desgracias conmueven y entristecen el noble y delicado corazón del Santo
Padre[,] sensible en grado extremo a los dolores y sufrimientos de sus
hijos. Por este motivo[,] Su Santidad ha exigido[,] que en la celebración
Mons. Rafael Arias Blanco
58
de sus Bodas de Plata Episcopales se eviten las externas manifestaciones
de regocijo popular, dándose exclusividad a los actos de carácter piadoso.
Siendo el 14 de mayo, Jueves de la Ascensión del Señor, el día festivo
más próximo a la fecha indicada, lo hemos escogido para conmemorar
dignamente en nuestra Diócesis el fausto aniversario.
A las 9[:00] a.m. celebraremos en la Santa Iglesia Catedral una Misa
Pontifical, cantada por un nutrido coro de alumnos pertenecientes al
Seminario y a los colegios católicos y, a continuación, entonaremos
el clásico Himno Ambrosiano para dar gracias al Todopoderoso por
habernos concedido un sabio y santo Pontífice. Por la tarde bendeciremos
con toda solemnidad, en el terreno cedido por la Ilustre Municipalidad
del Distrito San Cristóbal, la primera piedra del nuevo templo parroquial,
dedicado a la Santísima Virgen María en su advocación dulce y milagrosa
de Coromoto.
Disponemos que en todas las Iglesias Parroquiales y filiales de nuestra
jurisdicción se celebre una Misa cantada, seguida de Exposición Solemne
del Santísimo Sacramento, Te-Deum y Bendición. Procuren los Venerables
Curas Párrocos y Rectores de Iglesias[,] que los fieles se acerquen a recibir
la Sagrada Comunión para pedir a Dios que conserve por muchos años
la preciosa vida de Su Santidad Pío XII.
Mandamos, además, que en la citada fecha se acuda a la generosidad
de los fieles con el fin de recaudar una limosna[,] que se pondrá en manos
del Excmo. Sr. Nuncio, para hacerla llegar al Santo Padre como pequeña
ofrenda de la Diócesis de San Cristóbal en sus Bodas de Plata Episcopales.
Léanse estas nuestras Letras en todas las Iglesias de la Diócesis
el primer domingo después de recibidas, publíquense en el Boletín
Eclesiástico y en el “Diario Católico”.
Dadas, firmadas, selladas y refrendadas en el Palacio Episcopal de San
Cristóbal, a siete de abril de mil novecientos cuarenta y dos.
+ Rafael Arias,
Obispo de San Cristóbal.
Por mandato del Excmo. y Rvdmo. Sr. Obispo,
Pbro. Antonio Chacón, Canciller-Secretario.
[Boletín Eclesiástico de la Diócesis de San Cristóbal 19 (1942), pp. 239-241.]
EL CATECISMO
[(15 de septiembre de 1942)]
7
Nos, Dr. Rafael Arias, por la gracia de Dios y de la Santa Sede
Apostólica, Obispo de San Cristóbal, al Venerable Clero y fieles de la
Diócesis, salud y bendición en Nuestro Señor Jesucristo.
Tenemos los católicos la fortuna de poseer un libro, pequeño en
tamaño, modesto, a veces, en su presentación, pero de un contenido más
precioso que el oro y la plata, un verdadero tesoro. En él han estudiado
los grandes y los humildes, los ricos y los pobres. Por él es patrimonio de
los pueblos cristianos el conocimiento de altísimas verdades, ignoradas
por los sabios y filósofos paganos más ilustres. En él, como afirma un
célebre profesor de la Universidad de París, están resueltos de manera
admirable los grandes problemas de la vida. Este libro excelente, de
reconocidos méritos, a quien debe la humanidad beneficios incalculables,
es el catecismo. Compañero inseparable de nuestros padres y abuelos,
que lo estimaban y apreciaban en todo su valor, ha sido por desgracia
relegado en nuestros tiempos por muchas familias a un puesto muy
secundario[,] y en algunas escuelas ocupa un sitio vergonzoso, inferior
a la gimnasia y los deportes.
Un nuevo año escolar ha comenzado. Los jóvenes y niños, después
de un merecido tiempo de descanso, vuelven a las aulas[,] ansiosos de
aumentar el caudal de sus conocimientos para conquistar un sitio de
honor en el concierto social. Esta circunstancia y la próxima celebración
en la ciudad de Caracas del I Congreso Catequístico Nacional, en los días
11, 12, 13 y 14 de mayo de 1943, nos han impulsado a recordaros que el
Catecismo debe ocupar puesto preferente en los centros de enseñanza, y
ser para maestros y alumnos asignatura importantísima a la que se ha de
dedicar con interés y cariño el tiempo necesario, ya que de su aprendizaje
depende nuestra felicidad eterna.
Mons. Rafael Arias Blanco
60
Estamos obligados a procurar la salvación de nuestra alma. Para este
fin el Señor nos ha colocado en el mundo. Todos los sacrificios, todos
los esfuerzos que hagamos, debemos considerarlos muy bien empleados
para obtener el cielo. Conseguido esto, todo lo hemos ganado. Perdido
esto, todo lo hemos perdido. Las riquezas y los honores, los goces y los
placeres[,] de nada nos servirán si nos condenamos eternamente. “¿Qué
aprovecha al hombre[”], ha dicho Jesucristo, [“]ganar el mundo entero, si
pierde su alma?” [(Lc 9, 25)]. Para la consecución de este fin sobrenatural
debemos saber y creer un conjunto de verdades que Dios ha revelado y
practicar los mandamientos y preceptos que Él nos ha impuesto. Pero, si
no sabemos cuáles son estas verdades, ¿cómo podremos creerlas? ¿Cómo
observaremos con fidelidad la Ley Divina si ignoramos las cosas que el
Señor nos manda guardar y las que nos prohibe hacer? “Una gran parte de
los que se condenan[”], ha dicho Benedicto XIV, [“]llegan a esta perpetua
desgracia por la ignorancia de los misterios de la fe que es necesario conocer y
creer para conseguir la felicidad eterna”. Estos conocimientos indispensables
para la salvación se hallan expuestos de una manera sencilla y clara, breve
y metódica[,] en el catecismo de la doctrina cristiana.
La vida del hombre sobre la tierra transcurre en una perenne batalla
contra sus malas inclinaciones. En esta perpetua lucha contra los bajos
apetitos de la carne[,] el hombre, si sale vencedor en el combate, se
perfecciona y adquiere mayor consistencia y solidez en su virtud. Si,
en cambio, sale vencido, será arrastrado por la formidable corriente de
sus pasiones victoriosas a los abismos de la degradación y del vicio. El
conocimiento profundo de la Religión ciertamente que no confiere la
impecabilidad; pero, ¿quién podrá negar que brinda armas poderosas que
facilitan el triunfo? Y en el caso contrario[,] ¿no es la ignorancia religiosa
un aliado eficaz de las pasiones? ¿El alcoholismo, la prostitución, y el
crimen no ca[u]san mayor número de víctimas entre aquellos individuos[,]
que se han levantado sin saber las nociones más esenciales de la doctrina
cristiana?
La Religión Católica siempre ha tenido adversarios poderosos, y
en nuestros tiempos cada día aparecen en el campo de batalla nuevos
enemigos, dotados con las armas de combate más modernas. Para que el
edificio de nuestra fe no sufra detrimento y pueda desafiar victoriosamente
las fuertes acometidas de los aguerridos adversarios[,] debe tener por base
Cartas Pastorales y discursos
61
una sólida educación e instrucción religiosa. Por esto enseña la dolorosa
experiencia[,] que una buena parte de los desertores del campo católico
carece de los conocimientos necesarios que debe poseer un cristiano.
Volvamos, pues, al catecismo; démosle la importancia que realmente
tiene; coloquémosle de nuevo en el regio trono que por derecho le
corresponde, y así opondremos un fuerte dique a la ola de la corrupción
que ahoga el mundo y que amenaza destruir a la familia y a la sociedad.
A vosotros, padres de familia, corresponde desempeñar el papel más
importante en esta campaña de cristianización, enseñando a vuestros
hijos la doctrina católica y procurándoles maestros honestos y cristianos
que los instruyan en las ciencias humanas y los aleccionen con suficiente
amplitud en los conocimientos religiosos. ¡Qué felices los padres que
cumplen con estos sagrado deberes! Sus propios hijos se encargarán de
tejer con su conducta intachable, con su ejemplar proceder[,] una corona
inmarcesible de gloria [(cf. Stgo 1, 12),] que adornará sus frentes por toda
la eternidad.
Es deber grave de los maestros impartir a sus alumnos una sólida
instrucción cristiana y hacer que la atmósfera que rodee a la infancia y a
la juventud en las escuelas sea toda religiosa, para que la buena semilla
no muera al comenzar a germinar [(cf. Mc 4, 5-6; Mt 13, 5-6; Lc 8, 6)].
Cuiden también los maestros católicos de aprovechar las mil ocasiones
felices que les brindan las diversas materias del pensum escolar para
inculcar a sus alumnos la idea de Dios y el amor y respeto a la santa
Religión que profesamos.
Almas de la Acción Católica, que sentís palpitar vuestros corazones con
el laudable anhelo de trabajar por la gloria de Dios: en la enseñanza de la
doctrina cristiana se os presenta un campo extensísimo que no es cultivado
con la debida intensidad[,] porque los operarios no son suficientes [(cf.
Mt 9, 37-38; Lc 10, 2)]; acudid presto a la divina siembra que el dueño
de la viña, Cristo Jesús[,] os espera.
Nos dirigimos también a vosotros, amadísimos sacerdotes del Clero
Secular y Regular, que siempre habéis sido nuestros celosos e infatigables
colaboradores, para rogaros que redobléis los esfuerzos y multipliquéis las
santas industrias a fin de aumentar el número de los centros catequísticos
en los campos, pueblos y ciudades. Fomentad en las almas buenas el
Mons. Rafael Arias Blanco
62
espíritu de apostolado para obtener su eficaz ayuda en esta magna
campaña contra la ignorancia religiosa. Animad a los maestros a que
cumplan con el sagrado deber de instruir a sus discípulos en la doctrina
de Cristo. No os canséis de recordar y volver a repetir a los padres de
familia la gravísima obligación que les incumbe de educar a sus hijos
cristianamente.
Éstas son, amadísimos hijos, las recomendaciones que os hemos
querido hacer con motivo del nuevo año escolar que se inicia. En próximo
documento os daremos a conocer los diversos actos que han de realizarse
en nuestra Diócesis como preparación para el I Congreso Catequístico
Nacional[,] que se celebrará en la ciudad de Caracas.
Léanse estas nuestras Letras en todas las Iglesias de la Diócesis
el primer domingo después de recibidas, publíquense en el Boletín
Eclesiástico y en el “Diario Católico”.
Dadas, firmadas, selladas y refrendadas en el Palacio Episcopal de
San Cristóbal, a quince de septiembre de mil novecientos cuarenta y dos.

+ Rafael Arias,
Obispo de San Cristóbal.

Por mandato del Excmo. y Rvdmo. Sr. Obispo,


Pbro. Antonio Chacón[,] Canciller-Secretario.

[Boletín Eclesiástico de la Diócesis de San Cristóbal 19 (1942), pp. 318-320.]


INUNDACIONES
[(3 de septiembre de 1943)]
8
Nos, Dr. Rafael Arias, por la gracia de Dios y de la Santa Sede
Apostólica, Obispo de San Cristóbal, al Venerable Clero y fieles de la
Diócesis, salud y bendición en Nuestro Señor Jesucristo.
Tristes y dolorosas son, amadísimos hijos, las noticias que de
muchas partes del extenso territorio de nuestra querida Patria llegan
hasta nosotros. Ríos crecidos y desbordados, ciudades, pueblos y aldeas
cubiertos de agua, millares de familias sin techo y sin pan, las siembras
perdidas, las cosechas malogradas y las viviendas inutilizadas.
Regiones que antes eran gozo y deleite a la vista por la variedad de sus
cultivos, por la belleza de sus paisajes, por la amenidad de sus bosques y
praderas, ahora semejan dilatados mares de revueltas aguas. Poblaciones,
antes florecientes por la actividad de su comercio y por el número de
sus habitantes, ahora son campo de desolación, de llanto y de miseria.
De todos nuestros pechos brota el más noble sentimiento de piedad, de
misericordia y compasión hacia tantos hombres que en pocas horas han
visto perder el fruto de las fatigas de muchos años, hacia tantas mujeres
que sufren incomodidades y privaciones de toda suerte, hacia tantos niños
inocentes que sienten en sus propios cuerpos las graves mordeduras de
la extrema necesidad y pobreza.
En esta hora crítica y de dura prueba para nuestros hermanos, urge
que elevemos nuestras plegarias a Dios, rogándole con todo fervor y
confianza[,] que haga cesar los rigores del mal tiempo, pidiéndole con
humildad[,] que detenga el látigo de su justa ira[,] y suplicándole[,] que
se apiade de nosotros.
Es necesario, además, que los socorramos con la limosna, en la medida
de nuestras posibilidades, para aliviarlos en su inmensa desgracia. Así
cumpliremos con el precepto divino del sagrado libro del Deuteronomio:
Mons. Rafael Arias Blanco
64
“Te mando que abras tu mano a tu hermano pobre y necesitado que contigo
habita la tierra” [(Dt 15, 11)]. Así ejecutaremos lo que el Señor ordena
por boca del profeta Isaías: “Corta tu pan con el necesitado, haz entrar a
tu casa a los pobres y errantes[( ]...[)], viste al desnudo y no menosprecies tu
propia carne” [(Is 58, 7)]. Así obtendremos bienes espirituales[,] los más
preciosos, porque “ la limosna[”], como anunció el arcángel San Rafael
a Tobías, [“]borra los pecados y hace encontrar la misericordia y la vida
eterna” [(Tob 12, 9)].
Siendo el Santo Sacrificio el medio más apto para satisfacer a la divina
justicia, justamente irritada por nuestros pecados, y para obtener nuevos
favores y gracias, mandamos que en todos los templos de la Diócesis
se celebre una Misa cantada el próximo domingo 12 de septiembre[,]
para aplacar al Señor por las ofensas que le hemos hecho y rogarle[,]
que nos favorezca con la gracia del buen tiempo y del cese de todas
estas calamidades Excitamos también a nuestros amadísimos Párrocos y
Rectores a que fomenten con el mismo fin Rogativas y Horas Santas[,] e
inviten a los fieles a recibir en sus corazones a Jesús Sacramentado.
Mandamos, además, que en ese mismo día se efectúe una colecta
especial en todas las puertas de las Iglesias, cuyo producto será destinado
a socorrer a las víctimas de las inundaciones.
Recomendamos con encarecimiento a nuestros Párrocos y a los
fieles de nuestra Diócesis[,] que presten su colaboración y ayuda a la
Junta Nacional de Socorros[,] que labora con la encomiástica finalidad
de arbitrar fondos[,] que irán a salvar muchas vidas, a enjugar muchas
lágrimas y a aliviar muchos sufrimientos y penas.
Léa[n]se estas nuestras Letras en todas las Iglesias de la Diócesis
el primer domingo después de recibidas, publíque[n]se en el Boletín
Eclesiástico y en el “Diario Católico”.
Dadas, firmadas, selladas y refrendadas en el Palacio Episcopal de
San Cristóbal, a tres de septiembre de mil novecientos cuarenta y tres.
+ Rafael Arias,
Obispo de San Cristóbal.
Por mandato del Excmo. y Rvdmo. Sr. Obispo.
Pbro. Antonio Chacón, Canciller-Secretario.
[Boletín Eclesiástico de la Diócesis de San Cristóbal 20 (1943), pp. 147-148.]
CONSAGRACIÓN DE LA DIÓCESIS
AL INMACULADO CORAZÓN
DE MARÍA
[(15 de febrero de 1944)]
9
Nos, Dr. Rafael Arias, por la gracia de Dios y de la Santa Sede
Apostólica, Obispo de San Cristóbal, al Venerable Clero y fieles de la
Diócesis, salud y bendición en Nuestro Señor Jesucristo.
Con el alma plena de la más santa alegría, venimos a comunicaros
un extraordinario acontecimiento[,] que hará conmover las fibras más
recónditas de vuestros amantes corazones. Queremos anunciaros un
trascendental suceso[,] que deberá dejar huellas luminosas y profundas
en la vida cristiana de nuestros pueblos[,] y marcará una jornada
extraordinaria en nuestra historia religiosa. Se trata de la Consagración
de nuestra amadísima Diócesis al Inmaculado Corazón de María.
No ha mucho tiempo, el cable y la radio nos trajeron la noticia de que
el Santo Padre[,] el Papa Pío XII, a quien Dios guarde muchos años, allá
en la Ciudad Vaticana, en emocionante ceremonia, había consagrado
el mundo al Inmaculado Corazón de María. Desde entonces, muchas
son las Diócesis que han seguido el ejemplo dado por el Supremo Pastor
de la cristiandad. Toca ahora el turno a la nuestra[,] que siempre se ha
distinguido por su tierno amor a la Virgen Santísima y por su arraigada
devoción al Papa, representante de Cristo en la tierra.
No es nuevo en la Santa Iglesia el culto al Corazón amorosísimo
de nuestra Madre Celestial; pero el florecimiento de esta devoción ha
tenido su origen en las milagrosas apariciones de la Madre de Dios a
tres inocentes pastorcillos en Fátima, poco antes de apagarse el voraz
incendio de la pasada guerra mundial.
En una de estas admirables apariciones oyeron los niños de labios
de la misma Virgen la necesidad de que el mundo fuese consagrado
a su Inmaculado Corazón y la urgencia de practicar la Comunión
Mons. Rafael Arias Blanco
66
reparadora de los primeros sábados a fin de que la Iglesia[,] por su poderosa
intercesión, gozase de tranquilidad y, en todas las naciones[,] reinase la
tan suspirada paz y el deseado orden.
Hemos escogido para esta Consagración el día 12 de marzo, fecha
aniversaria de la Coronación del Santo Padre Pío XII, felizmente reinante,
para unir en nuestro recuerdo y en nuestras oraciones el amor a la Madre
de Dios y la devoción al Papa.
Para preparar debidamente los corazones de los fieles y obtener
mayores frutos, hemos organizado unas misiones extraordinarias en las
tres Parroquias de nuestra ciudad episcopal, que serán predicadas por
Religiosos de la Compañía de Jesús.
Disponemos que también el 12 de marzo, de la manera más solemne
que lo permitan las circunstancias, los Venerables Párrocos consagren
sus respectivas Parroquias al Inmaculado Corazón de María y trabajen
por introducir en el pueblo cristiano la piadosa práctica de la Comunión
reparadora[,] los primeros sábados de cada mes.
Esperamos que, con motivo de este extraordinario acontecimiento,
muchas almas se reconcilien con Dios en el santo tribunal de la penitencia
y, con conciencia pura, se acerquen a participar del eucarístico banquete.
Magnífica es, además, la presente oportunidad para la santificación
de los hogares por medio del sacramento del matrimonio.
Derrame el Señor, por medio del Corazón Inmaculado de María,
abundancia de bendiciones y de gracias sobre la Diócesis, sobre las
Parroquias y sobre las familias y los individuos.
Léanse estas nuestras Letras en todas las Iglesias de la Diócesis
el primer domingo después de recibidas, publíquense en el “Boletín
Eclesiástico” y en el “Diario Católico”.
Dadas, firmadas, selladas y refrendadas en el Palacio Episcopal de
San Cristóbal, a quince de febrero de mil novecientos cuarenta y cuatro.
+ Rafael Arias,
Obispo de San Cristóbal.
Por mandato del Excmo. y Rvdmo. Sr. Obispo,
Pbro. Rafael A. González R., Canciller-Secretario.
Cartas Pastorales y discursos
67
CONSAGRACIÓN
AL INMACULADO CORAZÓN DE MARÍA
[¡]Reina del Santísimo Rosario, auxilio de los cristianos, refugio del
género humano, vencedora de todas las batallas de Dios! Ante Vuestro
trono nos postramos suplicantes, seguros de alcanzar misericordia y de
recibir gracias y auxilio oportuno y defensa de las presentes calamidades,
no por nuestros méritos, de los que no presumimos, sino únicamente por
la inmensa bondad de Vuestro maternal Corazón.
A Vos, a Vuestro Inmaculado Corazón, en esta hora trágica de la
historia de la humanidad, acudimos con filial confianza, y entregamos
y consagramos esta Diócesis de San Cristóbal, con todas sus Parroquias
y familias, a fin de que reine siempre en ellas Vuestro Hijo Jesús[,] y sean
respetadas y cumplidas las leyes de Dios y de la Iglesia.
Os pedimos y rogamos por la Santa Iglesia, Cuerpo Místico de
Vuestro Jesús, que pena y sangra en tantas partes, de tantos modos
atribulado, y lo hacemos también por el mundo entero, dilacerado por
discordias profundas, abrasado en incendios de odio, víctima de sus
propias iniquidades.
Que os conmuevan tantas ruinas materiales y morales, tantos dolores,
tantas angustias de padres y madres, de esposos, de hermanos, de seres
inocentes; tantas vidas segadas en flor; tantos cuerpos desgarrados en
la horrenda carnicería; tantas almas torturadas y agonizantes, tantas en
peligro de perderse eternamente.
Vos[,] ¡oh Madre de misericordia![,] alcanzadnos de Dios la paz y
ante todo las gracias que pueden en un instante convertir los corazones
humanos, las gracias que preparan, concilian y aseguran la paz. Reina
de la paz: rogad por nosotros[,] y dad al mundo en guerra la paz que los
pueblos anhelan, la paz en la verdad, en la justicia, en la caridad de Cristo.
Dadle la paz de las armas y de las almas, para que en la tranquilidad del
orden se dilate el Reino de Dios.
Conceded vuestra protección a los infieles y a cuantos yacen en la
sombra de la muerte [(cf. Lc 1, 79)]; dadles la paz[,] y haced que brille
para ellos el Sol de la verdad, y puedan, en unión nuestra[,] repetir ante el
único Salvador del mundo: [“]gloria a Dios en las alturas y paz en la tierra
a los hombres de buena voluntad[”] (Luc., II, 14 [(Lc 2, 14)]).
Mons. Rafael Arias Blanco
68
Dad la paz a los pueblos separados por el error o por la discordia, y
particularmente a aquéllos que os profesan singular devoción[,] y entre los
cuales no había casa donde no se honrara vuestra venerada imagen (hoy
tal vez retirada o escondida para días mejores)[,] y conducidlos de nuevo
al único redil de Cristo, bajo el único y verdadero Pastor [(cf. Jn 10, 16)].
Obtened paz y libertad completa a la Iglesia santa de Dios; detened el
diluvio inundante [(cf. Gén 6, 5 – 8, 22)] del neopaganismo; fomentad
en los fieles el amor a la pureza, la práctica de la vida cristiana y del celo
apostólico, para que el pueblo de los que sirven a Dios aumente en méritos
y en número.
Finalmente, así como fueron consagrados al Corazón de Vuestro
Jesús la Iglesia y todo el género humano, para que, poniendo en él todas
las esperanzas, fuese para ellos signo de prenda de victoria y salvación;
así también nosotros nos consagramos perpetuamente a Vos, a Vuestro
Inmaculado Corazón, ¡oh Madre nuestra y Reina del mundo!, para que
Vuestro amor y patrocinio apresuren el triunfo del Reino de Dios, y todos
los pueblos, pacificados entre sí y con Dios, os proclamen bienaventurada
[(cf. Lc 1, 48)], y con Vos entonen, desde uno al otro extremo de la tierra,
el eterno Magnificat [(cf. Lc 1, 46-55)] de gloria, amor, agradecimiento
al Corazón de Jesús, en el que sólo pueden encontrar la verdad, la vida
y la paz.

[Boletín Eclesiástico de la Diócesis de San Cristóbal 21 (1944), pp. 17-20.]


VEINTE AÑOS
DEL “DIARIO CATÓLICO”
[(12 de mayo de 1944)]
10
Nos, Dr. Rafael Arias, por la gracia de Dios y de la Santa Sede
Apostólica, Obispo de San Cristóbal, al Muy Venerable Clero y fieles
de la Diócesis, salud y bendición en Nuestro Señor Jesucristo.
Amadísimos hijos:
El día 14 de mayo cúmplense veinte años de un acontecimiento
memorable en la historia religiosa de la Diócesis y la vida cultural del
Táchira: la fundación del “Diario Católico”[,] periódico[,] que ostenta
dignamente el decanato de la prensa local[,] y que lleva con honor la alta
misión que se le ha confiado de defensor de la fe, centinela de la moral
cristiana, martillo del error y espada de la verdad.
No queremos, no debemos dejar pasar tan extraordinaria oportunidad
sin dirigir[os] la palabra para traer a vuestra memoria el papel importante
que desempeña hoy en el mundo el periodismo, y la obligación que
tenemos los católicos de prestar la ayuda y cooperación necesarias a la
buena prensa.
Es realidad innegable[,] que diariamente[,] en todos los confines de
la tierra, millones de personas de todas las razas y de niveles culturales
muy variados esperan con grandes ansias, con nerviosa impaciencia[,] la
llegada del periódico. No puede rebatirse[,] que en el mundo moderno se
ha creado esta nueva necesidad que reclama imperiosamente ser satisfecha
aún a costa de verdaderos sacrificios. Así podemos explicarnos que los
periódicos antiguos aumentan su tiraje, que nazcan otros y que en todas
las ciudades las más modernas maquinarias ultra-rápidas arrojen por sus
negras y grasientas bocas centenares de miles de ejemplares.
¿Quién se atreverá a negar la fuerza irresistible de esta “potencia
soberana”, como la llamó Pío XI?
Mons. Rafael Arias Blanco
70

Salid a las calles y a las plazas, entrad a los negocios y a las casas[,] y
encontraréis que las conversaciones giran sobre las noticias leídas, y es
materia principal de los comentarios el tema del editorial o del artículo
de fondo. El campo de los conocimientos y el terreno de las ciencias
han alcanzado en nuestros tiempos enormes proporciones con perjuicio
evidente de la profundidad con que los poseemos. Recordando la frase
feliz de un gran pensador colombiano, podemos afirmar que poseemos
un océano de conocimiento con un dedo de profundidad.
Así podemos explicarnos la decisiva inf luencia que sobre las
inteligencias y las voluntades ejerce el periódico[,] y que llega a tal extremo
que, sin temor a equivocarnos, podemos expresarlo en los siguientes
términos: dime qué lees[,] y te diré lo que piensas y lo que deseas.
Con sobrada razón afirmaba un celoso e inteligente Párroco: “Antes de
saber las veces que un hombre o una mujer van a Misa entre semana, deseo
conocer lo que en la mesa familiar colocan como diario o como revista para
alimento del cerebro y de los corazones de sus hijos o de sus niñas”.
La prensa, diremos con Balmes, comenzó dando a luz la Biblia, y ha
descendido hasta el lenguaje de las verduleras; como la música, la poesía,
la pintura, nacieron en los templos y han bajado hasta los burdeles o
tabernas. Pero de la propia suerte que los poetas ramplones no desacreditan
a Homero, Virgilio y Tasso, que las sonatas de un mal instrumento nada
quitan a los acentos de Rossini y Mozart[,] y los prodigios de Miguel
Ángel y Rafael nada pierden de su mérito sublime por existir mamarrachos
en patios y esquinas, tampoco debe caer en desprecio la prensa, porque
algunos la hayan desacreditado con sus desmanes y excesos.
De aquí nace para nosotros la grave obligación de suscribirnos al
periódico católico, de proteger la buena prensa, hablar encomiásticamente
de ella, recomendarla, mandar nuestros avisos, buscarle nuevas
suscripciones, y combatir con armas lícitas y hacer completo vacío a las
publicaciones malas y perversas, a aquéllas que directamente atacan la fe y
la moral y aquéllas que solapadamente van sembrando el error y la mentira.
No olvidéis, amadísimos hijos[,] que España se perdió, principalmente,
por la protección que con ceguedad incomprensible dieron los mismos
católicos a la mala prensa. Ante los desastres de la Madre Patria cobran
Cartas Pastorales y discursos
71
resaltante actualidad las palabras del Pontífice de la Eucaristía Pío X:
“[¡]Ah la prensa! No se comprende todavía su importancia. Ni los fieles ni
el Clero se sacrifican por ella como sería necesario. Los viejos dicen algunas
veces que es una obra nueva y que antes se salvaban muy bien las almas sin
necesidad de ella. Antes sí, antes. Pero éstos no se fijan[,] que antes el veneno
de la mala prensa no estaba extendido por todas partes, y por consiguiente,
que el contraveneno de la prensa sana no les es era igualmente necesario. Pero
no se trata de antes sino de ahora. Y bien: es un hecho que ahora el pueblo
cristiano es engañado, envenenado y perdido por los impresos impíos. En vano
construiréis Iglesias, predicaréis misiones y edificaréis escuelas. Todas vuestras
obras, todos nuestros esfuerzos serán destruidos si no sabéis manejar al mismo
tiempo el arma defensiva y combativa de la prensa social, leal y sincera”.
Urge, pues, que nuestros amadísimos sacerdotes tengan como parte
muy principal de su augusto ministerio el apoyo irrestricto y generoso
a la buena prensa, y muy en especial, al infatigable luchador de nuestra
causa, al “Diario Católico”.
En esta oportunidad[,] al dirigirnos a nuestros amadísimos hijos de la
Acción Católica, lo hacemos con las mismas frases escritas por Su Santidad
Pío XI al Presidente de la Acción Católica Italiana: [“]Sería inconcebible que
los que consagran tan laudablemente sus energías a las obras de apostolado,
no advirtiesen que es un deber suyo poner el periodismo católico en primer
lugar entre los instrumentos más necesarios y eficaces de su apostolado.
Ayudar al periodismo católico, alentarlo y defenderlo, significa llevar la luz
de la fe a los que dudan, orientar las conciencias extraviadas, enderezar
las inteligencias turbadas por falsas doctrinas, defender la moralidad de los
individuos y de las familias, y evitarle a la sociedad catástrofes cuyos terribles
episodios tenemos a la vista”.
En esta fecha memorable, por gratitud y por amor, elevemos nuestras
oraciones al Todopoderoso para pedir por aquel dignísimo apóstol
de Cristo[,] Mons. Tomás Antonio Sanmiguel, primer Obispo de la
Diócesis, alma de toda empresa noble, fundador de la Imprenta y del
“Diario Católico”.
Enviamos nuestra cálida palabra de felicitación, nuestra frase
estimulante y nuestra paternal bendición, con motivo de este vigésimo
aniversario, al meritísimo Director del “Diario Católico”, y a los que en
Mons. Rafael Arias Blanco
72
anteriores oportunidades, con abnegado celo[,] desempeñaron este cargo;
al Iltmo. Sr. Vicario General y el Venerable Clero de la Diócesis[,] por cuya
generosidad tiene el periódico, imprenta y local propios; a los escritores
que lo han secundado con el producto de sus plumas; a los trabajadores
que han puesto sus conocimientos al servicio de esta empresa; a los que
con sus avisos y suscripciones lo han ayudado, y al pueblo cristiano de la
Diócesis[,] que siempre lo ha favorecido con su benevolencia y simpatía.
Léanse estas nuestras Letras en todas las Iglesias de la Diócesis
el primer domingo después de recibidas, publíquense en el “Boletín
Eclesiástico” y en el “Diario Católico”.
Dadas, firmadas, selladas y refrendadas en el Palacio Episcopal de
San Cristóbal, a doce días de mayo de mil novecientos cuarenta y cuatro.

+ Rafael Arias,
Obispo de San Cristóbal.

Por mandato del Excmo. y Rvdmo. Sr. Obispo,


Pbro. Rafael A. González R., Canciller-Secretario.
[Boletín Eclesiástico de la Diócesis de San Cristóbal 21 (1944), pp. 65-67.]
CONSTRUCCIÓN
DEL SEMINARIO MAYOR
[(4 de octubre de 1944)]
11
Nos, Dr. Rafael Arias, por la gracia de Dios y de la Santa Sede
Apostólica, Obispo de San Cristóbal, al Venerable Clero y fieles de la
Diócesis, salud y bendición en Nuestro Señor Jesucristo.
Cumple nuestra Diócesis, amadísimos hijos, el próximo 12 de
octubre, veintidós años de existencia. Exigua vida por cierto, si se mide
con la estrecha y avara medida del tiempo, pero fecunda en felices
realizaciones, abundante en obras de extraordinario aliento, como es fácil
demostrar a grandes rasgos en un ligero recuento. He aquí su magnifico
haber: suntuoso Seminario Menor; afamados colegios en las principales
ciudades de la Diócesis; creación de nuevas Parroquias; notable aumento
del Clero Secular; nuevas Órdenes y Congregaciones Religiosas que
laboran en Parroquias y colegios, en obras de piedad y de beneficencia;
establecimiento de la Acción Católica; construcción de grandiosos
templos, justo orgullo de los pueblos y grata sorpresa de los visitantes.
Pero, en medio de toda esta admirable labor realizada, en medio de
este ordinario conjunto de obras que llenan nuestro corazón de consuelo
y nuestra alma de sincera alegría, sentimos la ausencia, notamos la falta
de una que es de imprescindible necesidad, de suma importancia: el
Seminario Mayor, que en una Diócesis desempeña idéntico oficio al del
corazón en un cuerpo vivo.
Hasta el presente se ha remediado esta deficiencia con el envío de
nuestros seminaristas, al comenzar estudios filosóficos y teológicos,
a otras Diócesis más afortunadas; pero, a medida que aumentan los
candidatos al sacerdocio, crecen también los sacrificios económicos de
la Diócesis hasta un límite[,] que año a año se aproxima a lo imposible.
Urge, pues, el remedio de esta grave necesidad, si no queremos
perder los ingentes trabajos y grandes sacrificios de estos veintidós años
Mons. Rafael Arias Blanco
74
transcurridos. Urge poner manos a la obra, si no queremos ver paralizados
los esfuerzos e interrumpida lamentablemente la tarea fecunda.
Gravemente faltaríamos a nuestro deber si[,] ante esta apremiante
necesidad, nos cruzáramos de brazos y nos hiciéramos los indiferentes.
En el nombre de Dios acometeremos esta grandiosa empresa del
Seminario Mayor, y confiamos llevarla a feliz término[,] porque contamos
con la eficaz cooperación de nuestro amadísimo Clero y con la generosa
voluntad de todos los fieles.
Hemos escogido la fecha del 12 de octubre para la iniciación de los
trabajos por conmemorarse en ese día el vigésimo segundo aniversario
de la fundación de la Diócesis, como dijimos al principio, y en homenaje
a la Excelsa Patrona de la Diócesis, Ntra. Sra. del Rosario, cuyo mes
piadosamente celebramos.
Para que esté al alcance de todos el prestar su ayuda pecuniaria, hemos
establecido diversas categorías de bienhechores: de esta manera los fieles
sin excepción, ricos y pobres, tendrán la satisfacción de cooperar en la
medida de sus posibilidades.

CATEGORÍAS DE BENEFACTORES
Benefactor Perpetuo .................................................... Bs. 10.000
Benefactor Eximio ....................................................... Bs. 5.000
Benefactor Extraordinario ............................................ Bs. 1.000
Benefactor Distinguido ............................................... Bs. 500
Benefactor de Primera Clase ....................................... Bs. 200
Benefactor de Segunda Clase ...................................... Bs. 100
Benefactor de Tercera Clase ......................................... Bs. 50
Benefactor Común: Todo aquél que contribuya con su limosna, por
pequeña que ésta sea.

Las sumas asignadas pueden entregarse de una sola vez o por cuotas
semanales o mensuales.
Cartas Pastorales y discursos
75
GRACIAS ESPIRITUALES
CONCEDIDAS A LOS BENEFACTORES
La Diócesis de San Cristóbal se compromete, en señal de gratitud, a
celebrar en la Iglesia del Seminario los siguientes sufragios al saberse la
noticia del fallecimiento de algún bienhechor:
Por un Benefactor Perpetuo: Las 30 Misas Gregorianas y un Funeral
solemne, siendo la Misa celebrada de Pontifical.
Por un Benefactor Eximio: Un Funeral con asistencia episcopal en
el trono.
Por un Benefactor Extraordinario: Una Misa Cantada y un Triduo de
Misas Rezadas.
Por un Benefactor Distinguido: Una Misa Cantada.
Por un Benefactor de Primera Clase: Un Triduo de Misas Rezadas.
Por un Benefactor de Segunda Clase: Dos Misas Rezadas.
Por un Benefactor de Tercera Clase: Una Misa Rezada.
Por los Benefactores Comunes y por todos los arriba enumerados se
ofrecerá todos los años, el día 2 de noviembre, un Solemne Funeral.
Diariamente los seminaristas rogarán por los generosos contribuyentes
y, además, todos los jueves ofrecerán la Misa y la Comunión por sus
necesidades espirituales y materiales.
Mientras dure la fábrica del Seminario, en las 25.000 Misas que
aproximadamente se celebran todos los años en la Diócesis, los sacerdotes
del Clero Secular y Regular pedirán al Señor por los bienhechores de la
obra.
HONORES ESPECIALES
El retrato de los Benefactores Perpetuos y de los Benefactores Eximios
será colocado en la Sala Principal del Seminario Mayor. En una placa
de mármol colocada en lugar visible, quedarán esculpidos los nombres
de los Benefactores Extraordinarios y de los Benefactores Distinguidos.
Advertimos que también los difuntos pueden ser inscritos como
Benefactores en la categoría que escojan sus deudos, teniendo derecho a
los honores especiales y aplicándoseles cuanto antes los sufragios señalados.
Dentro de tres años celebraremos, si Dios lo quiere, las Bodas de Plata
de la fundación de la Diócesis. La bendición del Seminario Mayor podría
Mons. Rafael Arias Blanco
76
ocupar el primer puesto entre los diversos números destinados a la digna
conmemoración de esa gloriosa jornada.
Estamos seguros de que esto será así, porque conocemos vuestra
generosidad y desprendimiento, vuestro amor y comprensión[,] por la
gran Obra del Seminario y de las vocaciones sacerdotales.
Recibid, amadísimos hijos, nuestra afectuosa bendición[,] que os
impartimos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.
Léanse estas nuestras Letras en todas las Iglesias de la Diócesis
el primer domingo después de recibidas, publíquense en el “Boletín
Eclesiástico” y en el “Diario Católico”.
Dadas, firmadas, selladas y refrendadas en el Palacio Episcopal de
San Cristóbal, a cuatro de octubre de mil novecientos cuarenta y cuatro.

+ Rafael Arias,
Obispo de San Cristóbal.

Por mandato del Excmo. Sr. Obispo,


Pbro. Dr. José Rincón B., Canciller-Secretario.
[Boletín Eclesiástico de la Diócesis de San Cristóbal 21 (1944), pp. 148-150.]
EL DÍA DEL SEMINARIO
[(3 de mayo de 1945)]
12
Nos, Dr. Rafael Arias, por la gracia de Dios y de la Santa Sede
Apostólica, Obispo de San Cristóbal, al Venerable Clero y fieles de la
Diócesis, salud y bendición en Nuestro Señor Jesucristo.
La festividad de Pentecostés, amadísimos hijos, tiene una especial
significación en nuestra Patria. Se conmemora en ella el milagroso
descendimiento del Divino Espíritu, en forma de lenguas de fuego, sobre
los Apóstoles [(cf. He 2, 1-13)], y también se celebra, por disposición muy
acertada del Episcopado Venezolano, el “Día del Seminario”.
Ante la proximidad de esta fiesta, que en el presente año cae el
domingo 20 de mayo, hemos juzgado oportuno dirigirnos a vosotros
para explicaros la hermosa significación del “Día del Seminario” y los
graves deberes que de esta doctrina se derivan.
Altísima es la dignidad del sacerdote. Jesucristo, al fundar su Iglesia,
lo dejó como su representante en la tierra y el dispensador de los misterios
de Dios [(cf. 1 Cor 4, 1)].
Por estar investido con esta representación del Sumo Sacerdote de
la Nueva Ley, Jesús, su dignidad no tiene parangón ni en la tierra ni
en el cielo: él es [“]alter Christus[”]. La meditación de esta verdad hace
exclamar a San Juan Crisóstomo: “Hay tanta distancia entre el sacerdote
y el poder real, cuanta existe entre el espíritu y la carne”; y al gran Doctor
de la Iglesia, San Agustín: “A los sacerdotes se dio un poder que no se dio
a los ángeles”. Con cuánta razón decía San Francisco de Asís[,] que si se
encontrase en su camino con un ángel y un sacerdote, primero saludaría
al sacerdote y después al ángel.
Como dispensador de los misterios de Dios, tiene el sacerdote plenos
poderes sobre el verdadero Cuerpo de Jesucristo y sobre los miembros de
Mons. Rafael Arias Blanco
78
su Cuerpo Místico, los fieles, por ser el ministro ordinario “ de casi todos
los sacramentos, a través de los cuales corre en beneficio de la humanidad la
gracia del Redentor. Así, los cristianos, en cualquier hora grave de su vida
mortal, encuentran apoyo en el sacerdote para que les facilite esta misma
gracia, que es el supremo principio de la vida celestial, por medio de la potestad
recibida de Dios, o una vez dada la acrecienten” ([Nota de pie de página:
S.S. Pío XI, Carta] Encíclica sobre el sacerdocio católico [“Ad catholici
sacerdotii” (20 de diciembre de 1935).]).
Pero no es el sacerdote un objeto de lujo para las naciones y los pueblos,
o un adorno que realza y hermosea, del cual puede prescindirse sin causar
algún trastorno. No. El sacerdote es necesario para la defensa de la justicia
y de la virtud, para la siembra de la verdad y del bien, para la lucha contra
la mentira, contra la maldad y el vicio. Así lo entendió aquel máximo
pensador francés José de Maistre, que escribió: “El sacerdote debe ser la
preocupación soberana de la nación que desea restaurarse. Mostradme la lista
de las Ordenaciones sacerdotales y yo, con ella a la vista, os anunciaré los
destinos futuros de la nación”. Y otro célebre escritor decía: “Un sacerdote
oscuro que exija a los hombres la virtud en nombre de Dios, es más útil al
Estado que los forjadores de sus leyes fundamentales”. Y el Santo Cura de
Ars afirmaba: “Dejad veinte años a una Parroquia sin sacerdote, y al cabo
de ellos, serán adoradas la bestias”.
Siendo de suma importancia la misión del sacerdote entre los
hombres[,] ¿podemos afirmar nosotros que tenemos Clero suficiente, que
baste a nuestras necesidades?
La falta de ministros del Santuario es tan grande en otras regiones del
territorio nacional[,] que la Diócesis de San Cristóbal aparece gozando
del especial privilegio de contar con mayor número de sacerdotes.
Pero, si consideramos que existen en la Diócesis Parroquias pobladas
y extensas, que deberían ser divididas; si consideramos que hay otras
importantes, apenas atendidas por un solo sacerdote; si consideramos que
los colegios dirigidos por el Clero Secular necesitan mayor personal, y
que otras poblaciones reclaman la fundación de institutos de enseñanza;
si consideramos que la Acción Católica requiere la dedicación de varios
sacerdotes para su próspera existencia y que muchas otras obras necesitan
crearse, debemos confesar[,] que no tenemos Clero suficiente y que nos
hacen falta sacerdotes, muchos sacerdotes.
Cartas Pastorales y discursos
79
Para llamar la atención de los fieles sobre este gravísimo problema ha
sido instituido el “Día del Seminario”.
¿Y cuál es vuestro deber, amadísimos hijos, ante esta penosa situación
que confronta la Diócesis?
Ante todo debéis pedir al Señor, con filial insistencia, que remedie
esta gran necesidad. En sus manos están los corazones de los hombres
para sembrar en ellos con abundancia la divina semilla sacerdotal. Es la
misma recomendación que Jesucristo hacía a sus Apóstoles, cuando les
decía: “La mies es mucha y pocos los operarios. Rogad al Señor que envíe
operarios a su mies” ([Nota de pie de página:] S. Mateo, Cap. IX, v. 37-38
[(Mt 9, 37-38)].).
Debéis, además, fomentar activamente las vocaciones sacerdotales,
pues Dios, en todas sus empresas, se vale de los mismos hombres y, aunque
es omnipotente, exige la cooperación de nuestra debilidad.
¿Cuántos sacerdotes no hay que deben la vocación a su piadosa madre,
a su excelente padre, a su cristiano maestro, a su celoso Párroco? ¡Hasta
los jóvenes y los mismos niños pueden ser apóstoles eficacísimos de la
vocación sacerdotal!
A todo esto, hay que añadir la ayuda material, la generosa limosna.
El Seminario no es un negocio que produce dinero, sino una obra
que consume fortunas, porque, como enseña la experiencia, de cien
seminaristas apenas salen unos veinte sacerdotes.
En la presente oportunidad existe otra razón para exigir mayor
generosidad de parte vuestra, la fábrica del Seminario Mayor que,
como sabéis, hemos emprendido con la confianza puesta en la Divina
Providencia.
¡Quiera Dios, con ocasión del “Día del Seminario”, que muchos
jóvenes y niños sientan en sus corazones vivísimos deseos de abrazar el
sacerdocio, para seguir más de cerca al Divino Modelo, Jesucristo, y ser
dispensadores de los divinos misterios [(cf. 1 Cor 4, 1)]!
¡Quiera Dios suscitar muchos y muy generosos benefactores de esta
obra[,] la más grande, la más hermosa, la más importante y necesaria en
nuestra Diócesis!
Mons. Rafael Arias Blanco
80
Recibid, amadísimos hijos, nuestra afectuosa bendición[,] que os
impartimos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.
Léanse estas nuestras Letras en todas las Iglesias de la Diócesis
el primer domingo después de recibidas, publíquense en el “Boletín
Eclesiástico” y en el “Diario Católico”.
Dadas, firmadas, selladas y refrendadas en el Palacio Episcopal de San
Cristóbal, a tres de mayo de mil novecientos cuarenta y cinco.

+ Rafael Arias,
Obispo de San Cristóbal.

Por mandato del Excmo. y Rvdmo. Sr. Obispo,


Pbro. Dr. José Rincón, Canciller-Secretario.
[Boletín Eclesiástico de la Diócesis de San Cristóbal 22 (1945), pp. 65-67.]
EL PROTESTANTISMO
[(30 de mayo de 1945)]
13
Nos, Dr. Rafael Arias, por la gracia de Dios y de la Santa Sede
Apostólica, Obispo de San Cristóbal, al Venerable Clero y fieles de la
Diócesis, salud y bendición en Nuestro Señor Jesucristo.
Conscientes de los graves deberes que nos impone nuestro delicado
cargo pastoral, venimos hoy a llamaros la atención, amadísimos hijos,
sobre un serio peligro que amenaza la paz religiosa en la América Latina:
el protestantismo.
Las voces autorizadas de nuestros Venerables Hermanos[,] los
Obispos[,] se han dejado escuchar en todas las naciones americanas
denunciando la campaña intensa que, contra la Iglesia Católica,
desarrollan los ministros del error y padres de la mentira [(cf. Jn 8, 44)],
respaldados por el oro que en abundancia les llega de los Estados Unidos.
Nuevas actividades de las sectas en nuestra Diócesis y, sobre todo, la
traslación a nuestra amadísima ciudad episcopal del llamado Instituto
Bíblico, que antes funcionaba en Maracaibo, nos hacen ver claramente[,]
que también hasta nosotros ha llegado con ímpetu la ola de la herejía.
Sirva esta nuestra Instrucción Pastoral sobre el origen del
protestantismo, como grito de alerta[,] que damos a nuestras ovejas ante
la vista del lobo carnicero [(cf. Jn 10, 12)], como toque de alarma a los
fieles ante la presencia del enemigo que, como hambriento león, busca
su presa para devorarla [(cf. 1 P 5, 8)].
Es el protestantismo, amadísimos hijos, una rama del árbol de la
Iglesia Católica, desgajada de su robusto tronco en el siglo XVI por las
manos sacrílegas de Lutero y de Calvino, de Enrique VIII de Inglaterra,
de Zwinglio, de Beza y de muchos otros reformadores, todos ellos de
vida tan licenciosa, todos ellos de costumbres tan depravadas, que han
Mons. Rafael Arias Blanco
82
sido juzgados por Cobbet, célebre protestante, en los siguientes términos:
“Puede que jamás haya visto el mundo, en un mismo siglo, una cáfila de
miserables y de canallas como la formada por los corifeos de la reforma. El
único punto de doctrina en que ellos estaban de acuerdo era la inutilidad de
las buenas obras, y su vida sirve para probar la sinceridad con que habían
abrazado este principio”.
Un conocido escritor añade: “La reforma se compuso en su origen de
frailes apóstatas y corrompidos, para quienes eran insoportables el celibato y la
obediencia, los cuales se apresuraron a realizar enlaces sacrílegos; de doctores
complacientes con todas las flaquezas de los grandes; de nobles arruinados por
sus vicios[,] que quisieron apoderarse de los bienes de la Iglesia, y de príncipes
ambiciosos[,] que codiciaron los mismos y además emanciparse de la autoridad
del emperador. No hay uno solo de los fundadores o fautores del protestantismo
que merezca el nombre de virtuoso, ni aún de hombre honrado. Si esto parece
exagerado, no es culpa nuestra: la historia imparcial lo asegura”.
Pero, si esta nueva Religión no fue capaz de hacer mejores a sus
corifeos y fundadores, ¿produciría resultados más felices entre el pueblo
que la siguió, víctima del engaño o de la violencia? El mismo Lutero se
encarga de darnos la respuesta cuando afirma: “El mundo empeora cada
día y se hace más malo. Los hombres son ahora más vengativos, más avaros,
desnudos de toda misericordia, menos modestos y más incorregibles: en fin,
más malos que en el papismo”.
¿Qué deberán pensar de la reforma, pregunta el renombrado humanista
Erasmo, cuando ven que los hombres son cada día más perversos, más
impíos, más desvergonzados, y que[,] en lugar de pecar menos, pecan
con más impunidad?
Pero no es el protestantismo una Religión: es la Babel [(cf. Gén 11,
1-9)] de las opiniones y creencias; es la Babilonia [(cf. Ap 14, 8; 16, 19;17,
1 – 18, 24)] del caos y de la confusión. Bajo sus negros pendones militan
más de quinientas sectas, con diferencias tan grandes entre sí, como las
que separan a todas ellas de la Iglesia Católica. Ya Teodoro Beza, uno de
los primeros reformadores del siglo XVI, exclamaba: “¿En qué punto están
unidas aquellas Iglesias que se levantaron contra el Papa? No hay una sola
cosa sostenida por unas, como artículos de fe, que no sea rechazada por otras
como una impiedad”. Y Calvino, preocupado por esta situación, escribía
Cartas Pastorales y discursos
83
a Melanchton, conocido teólogo protestante: “Es de la mayor importancia
que las divisiones que subsisten entre nosotros, no sean conocidas de las
generaciones futuras; pues no puede haber cosa más ridícula que aquéllos[,]
que nos hemos visto obligados a separarnos de todo el mundo, hayamos estado
tan mal avenidos mutuamente desde el principio de la reforma”. A tales
extremos llega esta discordia[,] que el protestante Harmz afirma que
“ las doctrinas sobre las que están de acuerdo todos los protestantes se podrían
escribir en la uña del dedo meñique”.
El odio profundo contra la Iglesia Católica y la implacable animosidad
contra el Papa, su Jefe Visible, son los principales lazos de unión de todas
estas sectas.
Pero, ¿no nació la América Latina en el amoroso regazo de la Iglesia
Católica, hasta tal punto que nuestro gran Libertador Simón Bolívar
pudo escribir al Papa León XII, refiriéndose a Colombia: “La Religión se
conserva pura, como la recibimos de nuestros padres”?
¿Qué vienen a hacer entonces los propagandistas protestantes entre
nosotros? [¿]Algunos pueblos por ventura los han llamado? Vienen los
ministros del error y predicadores de la herejía mandados, sobre todo, por
poderosas asociaciones norteamericanas[,] que pagan sus largos viajes, los
proveen de dineros para levantar templos y escuelas[,] y les pagan pingües
sueldos para vivir cómodamente.
Nuestras naciones son consideradas como tierra de Misiones, a la par
de las tribus negras del África y de las gentes salvajes que pueblan las
innúmeras islas de Oceanía.
Uno de los más preciados bienes que el cielo ha concedido a las
Repúblicas americanas es la unidad religiosa. Por esta razón, se ha visto
con malos ojos, y con recelos y temores no infundados, el empeño creciente
de dichas asociaciones por arrancarnos y robarnos el tesoro de nuestra
fe católica. Ya algunos gobiernos, conscientes de sus deberes, han puesto
trabas a la avalancha de pastores y ministros que día tras día surcaban
los caminos del aire y del mar para sembrar con profusión la semilla
de la discordia. Y no han faltado entre los ministros protestantes voces
honradas, como la del periodista John White, que se han levantado para
decir claramente a sus conciudadanos, que el esfuerzo por descatolizar a la
América Latina pone en peligro la política de Buena Vecindad, auspiciada
por el ilustre hombre público Franklin Delano Roosevelt.
Mons. Rafael Arias Blanco
84
Para contrarrestar esta campaña anticatólica e impedir la propagación
de la herejía, mandamos a nuestros amadísimos sacerdotes[,] que no
desperdicien oportunidad en sus predicaciones para defender la doctrina
de la Iglesia de los inconsistentes ataques del error, y expongan con claridad
y sencillez cómo la Iglesia Católica es la única fundada por Jesucristo[,]
y cómo en ella brillan con extraordinario fulgor la unidad, santidad,
catolicidad y apostolicidad, caracteres inconfundibles de la verdadera
Iglesia, de la Esposa de Cristo [(cf. Ef 5, 22-33)].
Arma poderosa, fácil de esgrimir, es la oración. En la Misa y ante el
Sagrario, tengamos presente el peligro que corren muchas almas de perder
el precioso tesoro de la verdadera fe, y pidamos al Señor[,] que les conceda
la fortaleza necesaria para mantenerse dentro del redil de la Iglesia.
No debemos olvidar que la poderosa intercesión de la Santísima Virgen
María, de aquella Mujer que, según la divina promesa quebrantaría la
cabeza de la serpiente infernal [(cf. Gén 3, 15)], ha dado triunfos resonantes
a la causa de Cristo. Acudamos diariamente a esta celestial Señora con la
recitación del Santo Rosario en todos los hogares.
Recuerden los fieles una vez más la grave prohibición de asistir, aún por
mera curiosidad, a los cultos protestantes, y de leer libros, revistas, folletos,
hojas y biblias[,] que venden y regalan con profusión los propagandistas
del error.
Procuren nuestros sacerdotes, los miembros de la Acción Católica y
todos los que sientan arder en su pecho la llama del amor a Cristo y a su
Iglesia difundir la prensa católica y hacer llegar hasta el pueblo folletos,
hojas, revistas y publicaciones de índole religiosa y, de manera especial,
la hojita diocesana “Luces”, amena e instructiva y que, hasta ahora, ha
tenido tanta aceptación por parte de los fieles.
Recibid[,] amadísimos hijos, nuestra afectuosa bendición[,] que os
impartimos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.
Léanse estas nuestras Letras en todas las Iglesias de la Diócesis
el primer domingo después de recibidas, publíquense en el “Boletín
Eclesiástico” y en el “Diario Católico”.
Cartas Pastorales y discursos
85
Dadas, firmadas, selladas y refrendadas en el Palacio Episcopal de
San Cristóbal, a treinta de mayo de mil novecientos cuarenta y cinco.
+ Rafael Arias,
Obispo de San Cristóbal.
Por mandato del Excmo. Sr. Obispo,
Pbro. Dr. José Rincón B., Canciller-Secretario.
[Boletín Eclesiástico de la Diócesis de San Cristóbal 22 (1945), pp. 68-71.]
EL DÍA DE LAS MISIONES
[(10 de octubre de 1945)]
14
Nos, Dr. Rafael Arias, por la gracia de Dios y de la Santa Sede
Apostólica, Obispo de San Cristóbal, al Venerable Clero y fieles de la
Diócesis, salud y bendición en Nuestro Señor Jesucristo.
Al aproximarse el domingo 21 de octubre, fecha en que el mundo
católico conmemora el Día de las Misiones, nos ha parecido muy
oportuno dirigirnos a vosotros, amadísimos hijos, con el objeto de
explicaros su importante significación e indicaros el espíritu con que
debéis celebrarlo.
El Hijo de Dios se hizo hombre y expiró en una cruz para redimir
a toda la humanidad. Después de su milagrosa resurrección, antes de
subir a los cielos, mandó a sus discípulos que predicasen su doctrina por
el mundo entero, añadiendo: “El que creyere y fuere bautizado se salvará”
[(Mc 16, 16)].
Los Apóstoles, obedeciendo el mandato de su Divino Maestro [(cf.
Mc 16, 15-18; Mt 28, 18-20)], se dieron con ardor a la sublime tarea de ir
por los pueblos de la tierra predicando el Evangelio a todos los hombres,
sin distinción de raza, cultura y posición social, pues, ante la Iglesia, el
judío y el ario, el indio y el negro, el sabio y el ignorante, el pobre y el
rico, el esclavo y el señor [(cf. Gál 3, 28)], todos son iguales, todos son
hijos de un mismo Padre, que está en los cielos, todos tienen un mismo
destino, todos tienen un alma que salvar.
Así como en el lago de Genezaret, al arrojar Pedro las redes, en nombre
de su celestial Maestro, obtuvo pesca tan abundante que se vio obligado
a llamar a otros para que le prestasen auxilio, así también, al convertirse
los Apóstoles en pescadores de hombres[(cf. Lc 5, 1-11)], los resultados
fueron extraordinarios, la cosecha espiritual milagrosa.
Mons. Rafael Arias Blanco
88
Veinte años después de la admirable Ascensión del Señor, escribe San
Pedro su primera epístola a los cristianos del Ponto, Galacia, Capadocia,
Asia y Bitinia [(cf. 1 P 1, 1)].
Y San Pablo, en su primera epístola[, dirigida] a los Romanos, les
afirma: “Vuestra fe es anunciada en todo el mundo” [(cf. Rom 1, 8)]. A
principios del tercer siglo ya Tertuliano, formidable apologista de la
Religión cristiana, decía a los gentiles: “Apenas de ayer somos nosotros, y
sin embargo, llenamos todo lo vuestro: las ciudades y las islas, los castillos y
los municipios, los lugares de reunión y los mismos campamentos, las tribus,
las decurias, el palacio imperial, el senado, el foro; solamente os hemos dejado
los templos”.
Esta admirable propagación del Evangelio se vio obstaculizada más
tarde por las frecuentes herejías surgidas en el Asia y, sobre todo, por la
soberbia de un hombre[,] que desgarró el Cuerpo Místico de Cristo, la
Iglesia, al separar de la obediencia debida al Papa a pueblos y naciones que
habían tenido la gloria de ser la cuna del movimiento cristiano. Esta obra
destructora fue completada por Mahoma y sus feroces secuaces que, con
la espada y el incendio, sembraron el pánico y el terror en la cristiandad,
y sumieron en el atraso y la barbarie a regiones enteras[,] donde antes
florecía la fe y prosperaba la civilización.
Formóse de esta manera una barrera infranqueable que separaba a
los pueblos cristianos de aquéllos a quienes todavía no había iluminado
la luz del Evangelio.
La Iglesia, sin embargo, conocedora de su altísima misión, no dejó
nunca de hacer esfuerzos extraordinarios por atraerlos a su seno maternal:
pero el aislamiento de muchos de esos pueblos, la desconfianza que sienten
por los extranjeros y las repetidas y sangrientas persecuciones sufridas por
los misioneros y los nuevos cristianos han contribuido, en parte, a que
todavía existan mil doscientos millones de hombres que no conocen ni
aman a Cristo.
La Iglesia no se ha cruzado de brazos ante esta grave situación: un
pacífico ejército, valiente, conquistador y arrojado, compuesto por
veinticinco mil misioneros y treinta y cinco mil misioneras, ha sentado
sus reales en el propio corazón de las selvas más abruptas, en las heladas
regiones polares, en las ardientes tierras del África, en las islas más
Cartas Pastorales y discursos
89
apartadas de Oceanía[,] y riega con sus fatigas y sudores el suelo de
China, India y Japón.
¿Cuál debe ser vuestra conducta ante el grave e importante problema
misional? ¿Podremos hacer algo por la conversión del mundo infiel?
¿Será posible prestar eficaz cooperación a los heroicos misioneros,
empeñados en ganar almas para Cristo?
Sin duda alguna, amadísimos hijos, podemos nosotros colaborar en
la conversión de los infieles; sin duda alguna podemos también nosotros
ser misioneros desde nuestra propia casa, desde nuestro mismo hogar.
¿Cómo? ¿De qué manera? Ante todo, ofreciendo al Señor nuestras
oraciones y sacrificios, nuestros actos de piedad y, en especial[,] la Santa
Misa y la Sagrada Comunión por esta nobilísima intención.
En las Misiones hay que construir templos y Capillas, fundar
Seminarios, escuelas y colegios, levantar asilos, consultorios y hospitales.
¿De dónde han de sacarse los ingentes recursos materiales requeridos
para la fundación y sostenimiento de todas estas obras?
No de los pueblos paganos: ¿cómo van ellos a contribuir a la
propagación y afianzamiento de una Religión, cuyos principios ignoran,
y de una moral rígida que condena sus excesos y costumbres depravadas?
Toca, pues, a los pueblos cristianos, toca a todos los católicos,
contribuir en la medida de sus posibilidades al sostenimiento de las obras
ya existentes y cooperar a la fundación de muchas otras que se necesitan
con urgencia. Toca en especial a nuestra América, ya que Europa,
desangrada, empobrecida y devastada por la guerra, sufre actualmente
un calvario de necesidades.
Y el Día de las Misiones viene a recordarnos todos estos deberes, viene
a ponernos de presente tan sagradas obligaciones.
En el movimiento misional venezolano siempre ha ocupado la Diócesis
de San Cristóbal puesto muy honroso de vanguardia: lo que pone de
manifiesto el celo ardiente y amplio espíritu de comprensión de nuestros
amadísimos Párrocos; el espíritu de caridad que anima a las Órdenes
y Congregaciones Religiosas; la entusiasta cooperación de los diversos
Mons. Rafael Arias Blanco
90
centros de Acción Católica y la inagotable generosidad de todos nuestros
hijos muy queridos.
Como estímulo al esfuerzo, aliciente a la acción y recompensa al
sacrificio, hemos determinado dar, en acto público y solemne, una
hermosa bandera a la Parroquia que, proporcionalmente al número de sus
habitantes, entregue el último día de noviembre la colecta más elevada.
Establecemos la misma recompensa, con las mismas condiciones,
para los colegios.
Los vencedores en estos concursos tendrán derecho, por un año, a
conservar en sitio de honor la insignia de su triunfo.
Recibid, amadísimos hijos, nuestra afectuosa bendición que, de todo
corazón, os impartimos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu
Santo.
Léanse estas nuestras Letras en todas las Iglesias de la Diócesis
el primer domingo después de recibidas, publíquense en el Boletín
Eclesiástico y en el “Diario Católico”.
Dadas, firmadas, selladas y refrendadas en el Palacio Episcopal de
San Cristóbal, a diez de octubre de mil novecientos cuarenta y cinco.

+ Rafael Arias,
Obispo de San Cristóbal.

Por mandato del Excmo. y Rvdmo. Sr. Obispo,


Pbro. Dr. José Rincón B., Secretario.
[Boletín Eclesiástico de la Diócesis de San Cristóbal 22 (1945), pp. 150-152.]
POR LOS NIÑOS VÍCTIMAS
DE LA GUERRA
[(27 de febrero de 1946)]
15
Nos, Dr. Rafael Arias, por la gracia de Dios y de la Santa Sede
Apostólica, Obispo de San Cristóbal, al Venerable Clero y fieles de la
Diócesis, salud y bendición en Nuestro Señor Jesucristo.
El Santo Padre Pío XII, felizmente reinante, ha dirigido una Carta
Encíclica al Episcopado Católico y, por su intermedio, a los fieles del
mundo entero, en la que pone de manifiesto el estado miserable en que
se hallan multitud de niños, pertenecientes a las naciones beligerantes,
sin pan, sin abrigo y sin cariño.
En situación tan trágica y dolorosa, Su Santidad extiende su mano a
todos los hombres, implorando de los ricos y de los pobres una generosa
limosna para cubrir la desnudez y mitigar el hambre de esas víctimas
inocentes.
Escuchad textualmente las palabras del Padre Santo:
“De los estragos casi innumerables que la pavorosa contienda causó,
ninguno hiere y aflige tanto Nuestro corazón paternal como aquél que afecta
a vastas multitudes de niños inocentes, millones de los cuales carecen de lo
necesario para vivir y sufren en muchos países frío, hambre y enfermedades.
Con frecuencia, en su absoluto abandono, sienten no sólo que les falta el
alimento, el vestido o el asilo, sino también el afecto que las criaturas tanto
necesitan en sus tiernos años”.
“Hemos considerado Nuestro deber dirigirnos a vosotros y urgiros
paternalmente que de todo corazón os hagáis cargo de la situación gravísima
de los niños desamparados, y no omitáis ningún esfuerzo para contribuir a
mejorar su suerte y proporcionarles socorros”.
“Éste es un problema que concierne naturalmente a todos los ciudadanos,
cualesquiera sean sus criterios, con sólo que sus corazones respondan al
llamado de la naturaleza y la Religión; pero atañe de modo muy especial a
Mons. Rafael Arias Blanco
92
los cristianos, que han de ver la imagen de Dios en cada uno de esos pequeños
hermanos, sumidos hoy en la miseria, y tienen la obligación moral de acatar
aquellas divinas palabras: ‘En verdad os digo, siempre que lo hicisteis con
alguno de estos mis más pequeñuelos hermanos, conmigo lo hicisteis’ (Mateo,
XXV, 40)[(Mt 25, 40)]”.
En cumplimiento de lo expresamente mandado por el Papa, señalamos
el domingo 17 de marzo[,] como DÍA DE ORACIÓN para aplacar la
cólera divina; en esa misma fecha se han de recoger las dádivas que los
fieles destinen al socorro de los niños indigentes.
Los Párrocos y Rectores de Iglesias avisarán a los fieles con la debida
anticipación los diversos actos de piedad con que han de satisfacer las
órdenes del Sumo Pontífice[,] y escogerán los medios más aptos para que
la colecta mandada obtenga los más halagüeños resultados; procurarán,
además, que los niños tomen parte importante en todos los actos del día.
“Nadie debe negarse[”], repetiremos con el Papa, [“]a contribuir con
tiempo y dinero para una causa tan esencial y oportuna. Aquéllos que sólo
tienen escasos haberes deben dar lo que puedan, con desinterés y buena
voluntad; quienes vivan en la abundancia, deben meditar y recordar siempre
que la desnudez, la indigencia y el hambre de esos niños constituirán un
cargo grave y severo contra ellos ante Dios, Padre de las misericordias, si
endurecen sus corazones y no contribuyen generosamente. Todos, en fin, deben
comprender que su generosidad no significa pérdida sino ganancia, porque Nos
podemos asegurar que quien regala de lo que tiene al pobre, le está prestando
a Dios, quien a su debido tiempo recompensará su generosidad con creces”.
Léanse estas nuestras Letras en todas las Iglesias de la Diócesis
el primer domingo después de recibidas, publíquense en el “Boletín
Eclesiástico” y en el “Diario Católico”.
Dadas, firmadas, selladas y refrendadas en el Palacio Episcopal de
San Cristóbal, a veintisiete de febrero de mil novecientos cuarenta y seis.
+ Rafael Arias,
Obispo de San Cristóbal.
Por mandato del Excmo. Sr. Obispo,
Pbro. Dr. José Rincón B., Canciller-Secretario.
[Boletín Eclesiástico de la Diócesis de San Cristóbal 23 (1946), pp. 45-47.]
EL DÍA DEL SEMINARIO
[(22 de mayo de 1946)]
16
Nos, Dr. Rafael Arias, por la gracia de Dios y de la Santa Sede
Apostólica, Obispo de San Cristóbal, al Venerable Clero y fieles de la
Diócesis, salud y bendición en Nuestro Señor Jesucristo.
La próxima festividad de Pentecostés, sabiamente escogida por el
Episcopado patrio como “Día del Seminario”, y que en este año se
celebra el domingo 9 de junio, nos ofrece magnífica oportunidad para
hablaros de un tema apasionadamente querido por nuestro corazón de
Pastor y de Padre.
Sabéis vosotros que, desde hace muchos años, es muy grave y cada
día se vuelve más angustioso el problema de la escasez de sacerdotes.
Males profundos que aquejan a nuestra Patria, como la ignorancia
religiosa, el alto porcentaje de la natalidad ilegítima y el crecido número
de hogares mal constituidos, tienen su origen en gran parte, en la penuria
de Clero que sufrimos.
¿Dónde encontrar remedio a tamaño mal? ¿Cómo poder solucionar
problema tan grave y angustioso?
Ante todo, amadísimos hijos, estamos obligados a orar por esta
gran necesidad; Jesucristo mismo ha recomendado la oración como
medio apto y seguro para ello cuando, al ver la abundancia de mieses y
la poquedad de los operarios, dijo: “Rogad al Señor de la mies que envíe
más operarios” [(Mt 9, 37-38; Lc 10, 2)]. Pero nuestros ruegos deben ser
constantes y nuestra plegaria permanente ante el Altar, ya que no tenemos
sacerdotes[,] porque no se ora lo suficiente por esta necesidad, y porque
falta la constancia en la petición.
Es necesario, además, que las familias cristianas aprecien y veneren
el sacerdocio en toda la majestad de su grandeza[,] y estén dispuestas
Mons. Rafael Arias Blanco
94
a hacer el sacrificio de sus hijos, cuando Dios llame a alguno de ellos a
esta sublime vocación.
No nos cansaremos de repetir muy fuerte y muy alto[,] que ante el
Señor adquieren una grave responsabilidad y son reos de enorme delito los
padres que se oponen a la vocación de sus hijos. Ellos ante Dios tendrán
que responder de la ruina espiritual de esos mismos hijos y de la perdición
eterna de muchas almas[,] que dejarán de salvarse por el ministerio de
esa vocación frustrada, robada a Dios.
Es innegable la grande y a veces decisiva influencia que ejercen los
maestros en los niños y jóvenes puestos bajo su dirección y cuidado.
Un maestro inteligente y preocupado, observador de las cualidades
y aptitudes de sus discípulos, puede también ser un hábil sembrador de
la semilla divina de la vocación sacerdotal. Depárenos el Señor muchos
maestros de esta clase, deseosos de prestar a la Iglesia y a la Patria el
inmenso servicio de escoger lo mejor de sus alumnos para engrosar las
gloriosas filas del santo ejército de Cristo.
No está demás el recordar a los directores de colegios y escuelas
católicos[,] que dichos planteles deben ser el principal semillero que provea
de vocaciones al Seminario. Y no lo serán, o llenarán este cometido de
manera deficiente, si la Acción Católica es desestimada o no ocupa el
lugar distinguido que le corresponde tener por voluntad de los Sumos
Pontífices y por mandato formal del Episcopado patrio.
Es labor propia de los sacerdotes y parte integrante del ministerio
parroquial una preocupación intensa por el futuro de la Iglesia, que está,
fuera de toda duda, íntimamente unido a la suerte del Seminario, y una
diligente siembra de la vocación, metódica y constante, entre los niños
inocentes y los jóvenes puros y piadosos, que ofrezcan esperanzas de oír
el divino llamamiento.
¿No es acaso cierto[,] que el principio de toda vocación casi siempre
va unido al recuerdo de algún buen sacerdote que, con el ejemplo de sus
virtudes, hizo amable el estado sacerdotal, y con su palabra paternal y
apostólica enseñó el camino por donde se sigue más de cerca a Jesús?
Felizmente nuestro fervoroso Clero siempre se ha distinguido por
su amor al Seminario y por su trabajo y ayuda constante en favor de las
vocaciones.
Cartas Pastorales y discursos
95
Felizmente también los colegios y escuelas católicos, casi todos los
años, ofrecen a nuestro primer instituto eclesiástico el fruto de algunos
aspirantes al ministerio del Altar. Pero nunca está demás el recordar estas
verdades, nunca está demás el repetirlas, como estímulo a los fervorosos
y acicate a los tibios.
Otro aspecto, que debe ser considerado, es la pobreza de nuestro
Seminario y la escasez de recursos de gran parte de los candidatos al
sacerdocio.
¡Que aumente el Señor cada día el número de los generosos
bienhechores de esta obra, para facilitar a los niños y jóvenes, carentes
de medios, el coronamiento de sus nobles aspiraciones!
¡Mueva Dios los corazones de los favorecidos con abundantes bienes
de fortuna para que funden en el Seminario Diocesano becas perpetuas,
con las que siempre estén recibiendo educación algunos aspirantes al
nobilísimo estado sacerdotal!
Sepan además los fieles[,] que la construcción del edificio para
Seminario Mayor, que con voluntad firme y ánimo resuelto emprendimos
hace más de un año, acusa un déficit de cerca de treinta mil Bolívares, y
no hemos parado la obra porque tenemos sobrada confianza en la Divina
Providencia y en la generosidad de nuestros hijos muy amados.
Mandamos que el “Día del Seminario” sea celebrado en todas las
Iglesias con actos piadosos para obtener del Señor el aumento de las
vocaciones y la perseverancia de los seminaristas.
Procuren también los Venerables Párrocos y Rectores de Iglesias,
valiéndose de las santas industrias que les inspire su celo, que, la colecta
obligatoria de ese día sea muy abundante, como lo reclaman la construcción
del Seminario Mayor y el aumento del número de los seminaristas. La
Acción Católica y las asociaciones religiosas deben prestar su entusiasta
concurso para el feliz éxito de esta caritativa y necesaria empresa.
Como estímulo al trabajo y premio al esfuerzo y sacrificio,
entregaremos sendas banderas a las tres Parroquias que, en proporción
al número de sus habitantes, se distingan por su generosidad.
Mons. Rafael Arias Blanco
96
Conservarán dichas insignias por el término de un año, con derecho a
llevarlas en las procesiones y lucirlas en el recinto del templo con ocasión
de las fiestas principales.
Que, en la clásica fecha del “Día del Seminario”, la voz del sacerdote
se levante en todos nuestros púlpitos y resuene en todos nuestros templos,
explicando a los fieles el precioso concurso que deben prestar para la
solución del más grave de los problemas que aqueja a la Iglesia Venezolana:
la falta de sacerdotes.
Léanse estas nuestras Letras en todas las Iglesias de la Diócesis
el primer domingo después de recibidas, publíquense en el “Boletín
Eclesiástico” y en el “Diario Católico”.
Dadas, firmadas, selladas y refrendadas en el Palacio Episcopal de
San Cristóbal, a los veintidós días del mayo del año del Señor de mil
novecientos cuarenta y seis.

+ Rafael Arias,
Obispo de San Cristóbal.

Por mandato del Excmo. y Rvdmo. Sr. Obispo,


Pbro. Dr. José Rincón B. Canciller-Secretario.
[Boletín Eclesiástico de la Diócesis de San Cristóbal 23 (1946), pp. 93-95.]
EL DÍA DE LA ACCIÓN CATÓLICA
[(22 de noviembre de 1946)]
17
Nos, Dr. Rafael Arias, por la gracia de Dios y de la Santa Sede
Apostólica, Obispo de San Cristóbal, al Venerable Clero y fieles de la
Diócesis, salud y bendición en Nuestro Señor Jesucristo.
El Episcopado Venezolano, en su importante Conferencia del mes de
enero del presente año, acordó crear en nuestra amada Patria el “Día de
la Acción Católica” para que se ore fervientemente por su florecimiento
y también para que se colecte un óbolo en todas las Iglesias Parroquiales
y filiales en ayuda de sus múltiples y excelentes labores de bien, y escogió
para tal fin el primer domingo de diciembre.
Estando tan próxima dicha fecha, nos ha parecido oportuno,
conveniente y necesario, y hasta obligatorio en conciencia, aprovechar
esta magnífica ocasión para animar a nuestros amadísimos sacerdotes,
que laboran con celo y entusiasmo en la parcela espiritual que se les ha
confiado, y a los religiosos y religiosas, que en una u otra forma nos
prestan su eficaz colaboración, a dedicar sus mejores esfuerzos al progreso
de la Acción Católica en la Diócesis. Sirva también esta feliz oportunidad
para infundir en los fieles un mayor aprecio por este excelente apostolado,
y para despertar en las almas generosas y en los pechos nobles vivos deseos
de pertenecer a este santo ejército, que en el mundo entero lucha con
valentía las batallas del Señor. Por nuestra parte, firmemente convencidos
de la necesidad e importancia del apostolado seglar, estamos resueltos a
insistir una y otra vez, y mil veces si fuere necesario, hasta obtener que en
todas las Parroquias y colegios de nuestra Diócesis florezca y fructifique
este moderno apostolado.
Con tales objetos, vamos a exponer brevemente, con sencillez y
claridad, las ideas fundamentales de la Acción Católica, basados de
modo especial en los numerosos documentos pontificios que sobre esta
materia existen.
Mons. Rafael Arias Blanco
98
Admirable fue la expansión del catolicismo en los tiempos apostólicos
y en los tres primeros siglos de la Iglesia. Veinte años después de la
Ascensión del Señor, San Pedro escribe su primera epístola a los cristianos
del Ponto, Galacia, Capadocia, Asia y Bitinia [(cf. 1 P 1, 1)]. San Pablo,
en su primera carta[, dirigida] a los Romanos, les dice: “Vuestra fe es
anunciada en todo el mundo” [(cf. Rom 1, 8)]. A principios del siglo tercero,
Tertuliano fogosamente apostrofa a los infieles: “Apenas somos de ayer[”],
les dice, [“]y, sin embargo, llenamos todo lo vuestro: las ciudades y las islas,
los castillos y los municipios, los lugares de reunión, los mismos campamentos,
las tribus, las decurias, el palacio imperial, el senado, el foro; solamente os
hemos dejado los templos”.
A esta maravillosa expansión de la Iglesia contribuyeron en buena
parte los mismos fieles, “pues los Apóstoles se valen de la obra de los seglares,
hasta entonces paganos, y apenas encuentran algún adepto, algún discípulo,
lo hacen instrumento de su actividad, lo hacen partícipe de su trabajo, de
su apostolado, de la obra evangelizadora que andaban realizando” ([Nota
de pie de página:] Discurso de Su Santidad Pío XI a las Asociaciones
Católicas de Roma, el 19 de abril de 1931.).
Los Romanos Pontífices, “ durante el curso de los siglos, han apelado
muchas veces al celo laborioso de los fieles, invitándolos, según lo pedían los
tiempos y las circunstancias, a dar con entusiasmo su ayuda para el triunfo
de la causa católica. Mientras más terribles fueron los trances en que se vieron
la Iglesia y la sociedad, con tanto mayor empeño, como tocando a rebato,
exhortaban a todos los fieles para que, bajo la dirección de los Obispos,
combatiesen las santas batallas y, según sus fuerzas, proveyesen a la eterna
salvación del prójimo” ([Nota de pie de página:] Carta del Cardenal
Gasparri al Cardenal Primado de España.).
Y ahora, en nuestro tiempo, la Iglesia se dirige a todos los católicos,
sin distinción de sexo, edad y posición social, para rogarles, exigirles y
mandarles que, al lado de los Obispos y sacerdotes, y bajo su inmediata
dirección, trabajen con ahínco en la difusión de la fe, en la defensa de
la verdad, en la propagación de los salvadores principios de la Doctrina
Social católica. La Iglesia exhorta y pide a sus hijos, una y otra vez, que
vengan en su ayuda para poner un fuerte dique a la inmoralidad, que ahora
alcanza en intensidad y extensión niveles jamás igualados, que trabajen por
la recristianización de la sociedad que, con sus costumbres paganizadas,
ha retrocedido a tiempos que se creían ya superados para siempre.
Cartas Pastorales y discursos
99
El mal, por otra parte, organiza sus filas con una disciplina admirable,
digna de mejor causa. Al lado de la vieja masonería, plurisecular enemiga
de la Iglesia, están las sociedades ateas y los aguerridos ejércitos del
socialismo y del comunismo.
Ante el mal organizado, urge la organización de los buenos en un
cuerpo donde la disciplina y el orden aumenten su grado de eficiencia en
el combate. Y este cuerpo aguerrido y disciplinado no puede ser otro que
la Acción Católica, como repetidas veces lo han declarado los últimos
Romanos Pontífices. A este respecto escribía Pío XI en 1931 al Séptimo
Congreso Católico Alemán: “Queremos hacer mención en particular de un
punto y es que se transfunda en todos los fieles un deseo tan ardiente de vida
católica, y una concordia tan íntima de cooperación, que surja un dique sólido
contra los errores que abundan cada vez más y contra los movimientos rebeldes
de nuestros días. El mejor camino hacia esa meta es la Acción Católica, que os
recomendamos de nuevo y muy calurosamente. De ella, sobre todo, se podrá
esperar el progreso de la Religión y la eficaz protección de la sociedad humana”.
Al Episcopado de esa misma nación escribe en otra oportunidad: “La
Acción Católica, que ha sido siempre obligatoria, aparece hoy día necesaria
sobre toda ponderación y tal que no puede llevarse a cabo ni sustituirse
en ninguna de sus partes por ninguna otra obra”. El mismo Pío XI, en
carta al Arzobispo de Milán, llama a la Acción Católica “apostolado
irreemplazable”.
A los que opinan que basta la heroica labor del Clero para contrarrestar
victoriosamente las múltiples dificultades de la hora actual, contestamos
con las siguientes palabras del Papa de la Acción Católica: “La obra
de los Párrocos y demás sacerdotes por muy fervorosa y diligente que sea,
es insuficiente para responder a las grandes necesidades que el apostolado
debe enfrentar en los tiempos actuales” ([Nota de pie de página:] Carta al
Episcopado Argentino.).
Siendo la parroquialidad una de las notas características de la Acción
Católica, es evidente que sobre los Párrocos recae principalmente la
más grave responsabilidad de este movimiento de apostolado moderno.
Repetimos con el Cardenal Pizzardo, muy alta autoridad en la materia:
“Si los laicos tienen el deber de trabajar por el advenimiento del Reino de
Cristo, los sacerdotes tienen el deber de suscitar, asistir, guiar el trabajo de los
laicos. El sacerdote que hoy dijese: ‘Yo rezo bien mi breviario y atiendo a los
Mons. Rafael Arias Blanco
100
otros deberes de un Párroco y con esto cumplo todas mis obligaciones’, dará
una muestra de no comprender las nuevas necesidades de su tiempo. Hoy
no basta que el sacerdote trabaje; sino que debe hacer trabajar al laicado.
No puedo comprender un sacerdote indiferente para la Acción Católica. Es
necesario decir que: o no tiene celo, o no la conoce”.
Otro de los reductos de la Acción Católica deben ser los colegios,
con los llamados círculos internos, que tienen por objeto dar a los niños
y jóvenes una sólida formación espiritual, hacerlos conocer a fondo la
estructura de la Acción Católica e infundirles el espíritu de apostolado
para ejercerlo entre los compañeros de colegio y los miembros de su
familia y, de este modo, suficientemente preparados, poder ser en un
futuro no lejano columnas de la Iglesia y apóstoles de la sociedad. Con
relación a este importante asunto escribía Pío XI a los Obispos Filipinos:
“Es necesario fundar grupos de Acción Católica, de acuerdo con los directores,
en los colegios e institutos católicos tanto de hombres como de mujeres. Los
grandes frutos ya cosechados por esas asociaciones internas en varios años son
un estímulo para fundarlas en todas partes. No dudamos de que Nuestro y
vuestro llamamiento será acogido plenamente por los religiosos y religiosas
que con tanto acierto dirigen los colegios e institutos católicos y que sabrán
agregar éste a sus antiguos méritos”. Y el año de 1936, en carta dirigida por
el entonces Cardenal Pacelli a los Superiores de las Órdenes Religiosas,
se hacen notar los grandes beneficios que obtienen los colegios con
la Acción Católica. “La formación en la Acción Católica[”], escribía el
Eminente Purpurado, [“]ayuda al mismo tiempo para la buena marcha del
colegio. Nadie puede negar el inestimable bien que proviene del mutuo buen
ejemplo; la acción conquistadora hacia los compañeros menos edificantes, el
empeño de transformar la vida ordinaria del colegio en una mas ardiente
preparación para el trabajo, que después, ya sea en vacaciones, o ya terminados
definitivamente los estudios, desarrollarán en las organizaciones de Acción
Católica. De este modo se encontrarán también más aguerridos para
superar los muchos y grandes peligros del ambiente moderno, que[,] como
por desgracia está comprobado, hace numerosas víctimas entre los jóvenes
educados aún en las escuelas católicas [( ]...[)”]. El Augusto Pontífice en
diversas circunstancias ha insistido en declarar[, “]que la formación del
espíritu de apostolado, propio de la Acción Católica, es un elemento esencial a
la educación en estos últimos tiempos, un resguardo seguro de la vida cristiana,
y una gracia especial al ser llamados a un apostolado que tiene tantas relaciones
Cartas Pastorales y discursos
101
con el sacerdotal. Un educador sabio no puede olvidar esto; de otra manera
restringiría los horizontes de bien que deben abrirse al alma generosa de los
jóvenes, privaría a la Iglesia de auxilios preciosos, y difícilmente obtendría
todos los fines de una verdadera educación cristiana”.
Quiera el Señor suscitar entre los fieles todos una gran estima por
la Acción Católica y muy vivos deseos de trabajar al lado de nuestro
amadísimo Clero en este moderno apostolado. Infunda el Señor en los
corazones de los niños, de los jóvenes y de las personas maduras[,] nobles
ansias de conquistar almas, de abatir las murallas del mal, de convertirse
en adalides de la fe cristiana, en cruzados de la causa del bien.
Estad firmemente convencidos, fieles muy amados, que la misión de
cooperar en la Acción Católica, es “una misión alta y sublime” ([Nota de
pie de página:] Discurso del Santo Padre a los Obreros de la Juventud
Católica Italiana, el 19 de marzo de 1927.), y, usando de las mismas
palabras de San Dionisio, puede con toda justicia llamarse: La más sublime
entre las obras divinas.
Si buscáis, dilectísimos hijos, una manera extraordinaria de agradar
a Dios, no encontraréis otra más apropiada que el celo por la conquista
de las almas en las filas de Acción Católica. Si aspiráis a un grado de
perfección más alto, si deseáis vivamente progresar en la virtud, el medio
más a propósito, más eficaz[,] lo encontraréis en la práctica del apostolado
en los cuadros de la Acción Católica. Si queréis asegurar la salvación
de vuestra alma, buscad la Acción Católica, convertíos en apóstoles de
vuestros hermanos, conquistad almas para Dios, porque como afirma
el gran Doctor de la Iglesia San Agustín: [“]El que salva un alma, tiene
asegurada la salvación de la suya[”]. ¿Os preocupa el desasosiego con que
se vive en el mundo? ¿Queréis contribuir a la tranquilidad de los hombres?
Pertenece[d] a la Acción Católica[,] que trabaja porque el Rey Pacífico,
Cristo, reine en la sociedad.
Queremos en esta ocasión de modo especial y solemne, expresar la
gratitud de la Iglesia, del Romano Pontífice y la nuestra personal a todos
los amadísimos Párrocos, sacerdotes y religiosos[,] que en alguna forma
han contribuido al afianzamiento y progreso de la Acción Católica en
la Diócesis.
Mons. Rafael Arias Blanco
102
Va también nuestra palabra de felicitación y de aliento a los seglares[,]
que con generosidad y abnegación forman filas en este movimiento, al
cual es deudor nuestra Diócesis de importantes obras de apostolado y
de brillantes campañas en pro de la piedad y de las buenas costumbres.
Mandamos que el domingo 1º de diciembre, “Día de la Acción
Católica”, sea celebrado en todos los templos de la Diócesis con Misa
solemne, Comunión general y predicación apropiada a las circunstancias.
Disponemos que la colecta extraordinaria de ese día se distribuya en la
forma siguiente: un 25% en favor de la Junta Parroquial respectiva o, en
su defecto, de un organismo equivalente u obras sociales de la Parroquia;
un 25% para la Junta Diocesana, y el 50% restante para la Junta Nacional
de la Acción Católica. Las Iglesias filiales enviarán la colecta íntegra a
esta Curia[,] que se encargará de la distribución.
Léanse estas nuestras Letras en todas las Iglesias de la Diócesis
el primer domingo después de recibidas, publíquense en el Boletín
Eclesiástico y en el “Diario Católico”.
Dadas, firmadas, selladas y refrendadas en el Palacio Episcopal de San
Cristóbal, a los veintidós días del mes de noviembre del año del Señor de
mil novecientos cuarenta y seis.

+ Rafael Arias,
Obispo de San Cristóbal.

Por mandato del Excmo. y Rvdmo. Sr. Obispo.


Pbro. Dr. José Rincón[,] Canciller-Secretario.
[Boletín Eclesiástico de la Diócesis de San Cristóbal 23 (1946), pp. 193-198.]
NUESTRA SEÑORA DE COROMOTO,
PATRONA PRINCIPAL
DE VENEZUELA
[(17 de agosto de 1948)]
18
Nos, Dr. Rafael Arias, por la gracia de Dios y de la Sede Apostólica,
Obispo de San Cristóbal y Administrador Apostólico de Barquisimeto, al
Venerable Capítulo barquisimetano, al Clero y fieles de ambas Diócesis,
salud y bendición en Nuestro Señor Jesucristo.
El 8 de septiembre de 1652 es una fecha trascendental en la historia de
Venezuela. En ese día, en tierras vecinas a Guanare, se dignó aparecer la
Santísima Virgen al cacique de los indios Cospes[,] y quiso enriquecer a
nuestra Patria con un tesoro grandioso, con una reliquia la más preciada,
su imagen milagrosa, que actualmente se venera en el Santuario de
Guanare, con el dulcísimo título de Ntra. Sra. de Coromoto.
[¡]Feliz tierra la nuestra, santificada con la augusta presencia de la
Emperatriz de los cielos; felices las aguas de nuestros ríos que retrataron
la acabada belleza de su rostro celestial; felices las rocas y los bosques que
reprodujeron la dulzura encantadora de su voz! [¡]Con cuánta veneración
inclinarían sus altas copas los centenarios árboles para saludarla! [¡]Cómo
entonarían en su honor sus mejores cantos y sus más escogidas melodías
las aves silvestres!
Puede afirmarse con toda verdad, pues la historia lo demuestra, que
desde un principio la devoción a la Virgen de Coromoto se extendió
por todo el territorio que, andando el tiempo, constituiría nuestra
amada Venezuela. Desde entonces, la Santísima Virgen tomó posesión
de nuestra tierra y, sobre todo, se apoderó de los corazones de todos sus
habitantes. Ella se constituyó en Salud de los enfermos, en Consoladora
de los afligidos, en dispensadora de favores y de dones. Y confiados
acuden a su valimiento los habitantes de las prósperas ciudades y de los
modestos pueblos, de las dilatadas llanuras y de las altas montañas. Hacia
ella dirigen su mirada suplicante las madres angustiadas, las sufridas
Mons. Rafael Arias Blanco
104
esposas, los hombres urgidos por necesidades, los niños inocentes, los
ancianos desamparados y los enfermos de alma y cuerpo. Y todos, con
sobrada razón, pueden repetir con el fervoroso San Bernardo: “Jamás se
ha podido decir, Virgen Santísima, que uno sólo de cuantos han acudido a
tu protección e implorado tu socorro haya sido desamparado”.
El Episcopado patrio, teniendo en cuenta el encendido amor del pueblo
venezolano a la Madre de Dios, en su dulce y glorioso título de Ntra. Sra.
de Coromoto, y sobre todo, que esta devoción ha reavivado visiblemente la
fe cristiana en nuestros pueblos y se ha traducido en notable mejoramiento
de las costumbres entre las multitudes creyentes, la declaró y proclamó
Patrona de Venezuela, el día 1º de mayo de mil novecientos cuarenta y dos.
Al Excmo. Sr. Arzobispo Coadjutor de Caracas se encomendó el honroso
encargo de pedir al Sumo Pontífice la confirmación de este Decreto, de
acuerdo con la legislación eclesiástica vigente.
Nuestro Santo Padre Pío XII, gloriosamente reinante y a quien Dios
guarde muchos años, acogió benigno esta petición[;] y el 7 de octubre de
1944, en forma solemne, en un documento especial e importante llamado
Breve, confirmó lo hecho por el Episcopado patrio, y declaró a la Virgen
de Coromoto Patrona Principal de Venezuela, con todos los privilegios
anexos a tan excelso título.
De todos es conocida la circunstancia dolorosa de haberse perdido en
el fragor de la pasada guerra mundial tan anhelado documento. Apenas
a fines de mayo de este año pudo conocerse su existencia y obtenerse una
copia, cuyo texto ha sido ampliamente difundido.
Alégrese, pues, nuestra Patria, nuestra querida Venezuela, por contar
con el eficaz patrocinio de Ntra. Sra. de Coromoto; alégrense nuestros
cristianos corazones, porque se nos ha dado una protectora de tanto
valimiento, dispuesta siempre a escuchar nuestras súplicas y a interceder
por nosotros.
Hemos escogido la significativa fecha del 8 de septiembre, aniversario
de la milagrosa aparición de Ntra. Sra. de Coromoto, para celebrar
dignamente, en cuanto sea posible, el fausto y trascendental acontecimiento
de la proclamación, por parte del Soberano Pontífice, de Ntra. Sra. de
Coromoto, como Patrona Principal de Venezuela. Mandamos que en
dicho día se celebre en todas las Iglesias Parroquiales y filiales una Misa
Cartas Pastorales y discursos
105
cantada con Te-Deum al final, en acción de gracias al Señor por el
extraordinario beneficio que ha dispensado a Venezuela, al ponerla bajo
el admirable patrocinio de Ntra. Sra. de Coromoto. La predicación de
dicho día versará sobre el compromiso solemne que adquiere nuestra
Patria con la Santísima Virgen y los deberes que contraemos todos los
venezolanos. Dicha festividad debe ir precedida de un novenario o, por
lo menos, de un triduo, con rezo del Santo Rosario, predicación mariana
y Bendición Eucarística.
Disponemos, además[,] que en todas las Iglesias y Capillas haya una
imagen o un cuadro que represente a la Patrona Principal de Venezuela,
y que los Párrocos y Rectores de Iglesias, los predicadores y confesores
procuren inculcar en los fieles una sólida y tierna devoción a Ntra. Sra. de
Coromoto, para que no se encuentre un hogar cristiano en nuestra Patria
donde no se le rinda el debido culto, ni palpite un corazón venezolano
que no honre y ame a su celestial Madre y Abogada.
Virgen Santísima, Madre de Coromoto, celestial Patrona de Venezuela,
libra a nuestra Patria de las garras infernales del comunismo y socialismo
marxistas. No permitas que la porción predilecta de tus hijos, que son
los niños y los jóvenes, pierdan el tesoro de su fe cristiana en manos de
maestros incrédulos, empeñados en sembrar en sus inteligencias doctrinas
materialistas. Ilumina a nuestros amados obreros y campesinos para
que no se dejen engañar por los apóstoles del error y los predicadores de
la mentira, que[,] con halagadoras y falsas promesas de mejoramiento
económico, quieren inculcarles el odio a Jesucristo y a su Iglesia. Defiende
y multiplica las escuelas y colegios católicos, semilleros de íntegros
creyentes y fragua de verdaderos patriotas. Haz que broten del seno de las
familias católicas abundantes vocaciones sacerdotales y religiosas, para que
los pueblos, que hoy lloran el silencio de sus campanas y la clausura de sus
Sagrarios, conozcan mejor a Jesús[,] y te amen y veneren ardientemente.
Ntra. Sra. de Coromoto, celeste y Principal Patrona de Venezuela,
renueva la fe en toda la extensión de nuestra Patria.
Léanse estas nuestras Letras en todas las Iglesias de las Diócesis de
San Cristóbal y Barquisimeto el primer domingo después de recibidas,
publíquense en los Boletines de ambas Diócesis y en el “Diario Católico”
de San Cristóbal.
Mons. Rafael Arias Blanco
106
Dadas, firmadas, selladas y refrendadas en el Palacio Episcopal de
San Cristóbal, a diecisiete de agosto de mil novecientos cuarenta y ocho.

+ Rafael Arias,
Obispo de San Cristóbal y Administrador Apostólico de Barquisimeto.

Por mandato del Excmo. Sr. Obispo,


Pbro. Dr. José Rincón B.
[Boletín Eclesiástico de la Diócesis de San Cristóbal 25 (1948), pp. 107-110.]
BODAS DE PLATA
DEL “DIARIO CATÓLICO”
[(21 de abril de 1949)]
19
Nos, Dr. Rafael Arias, por la gracia de Dios y de la Santa Sede
Apostólica, Obispo de San Cristóbal, al Muy Venerable Clero y fieles
de la Diócesis, salud y bendición en Nuestro Señor Jesucristo.
Amadísimos hijos:
No hace mucho tiempo, con el corazón henchido de santo alborozo,
celebró esta Diócesis de San Cristóbal sus veinticinco años de existencia.
Circunstancias difíciles y desfavorables, por todos conocidas, no fueron
óbice para que los actos conmemorativos revistiesen una solemnidad
extraordinaria, jamás vista, cuyo recuerdo perdura imborrable en nuestra
memoria y produce todavía, no obstante el tiempo transcurrido, hondas
emociones que conmueven las fibras más íntimas del corazón.
Otro acontecimiento de singular relieve, de extraordinaria
importancia en la vida religiosa, social e intelectual de esta región del
occidente venezolano[,] celebraremos el próximo 14 de mayo: el vigésimo
quinto aniversario de la fundación del “Diario Católico”.
Toca al primer Obispo de San Cristóbal, al nunca bien llorado Mons.
Tomás Antonio Sanmiguel, el inmenso honor de haber iniciado esta obra.
No podía escapar a su preclaro talento la excepcional importancia de la
prensa y sobre todo del periódico, que diariamente nutre las inteligencias
de sus lectores.
El Clero del Táchira, siempre celoso y abnegado, comprensivo y
amante del progreso, acogió con calor y entusiasmo el proyecto y se
encargó de darle vida. Gracias a su generosidad[,] la recién fundada
Diócesis contó desde un principio con local e imprenta propios,
requisitos necesarios para la mejor realización de la ideada empresa. ¡Y a
fe que estos sacrificios no fueron vanos! Los esfuerzos hechos han sido
recompensados sobreabundantemente con la fructuosa labor realizada.
Mons. Rafael Arias Blanco
108
El Táchira, todas sus poblaciones y todos sus habitantes, son testigos de
la brillante trayectoria del “Diario Católico”. Sus veinticinco años de vida
han transcurrido señalando las rutas seguras del deber, los caminos rectos
de la honestidad y las vías amplias de la virtud y del bien. Sus páginas
han sido siempre alta cátedra de provechosa enseñanza. Caballero de
Cristo, con la filosa espada de la verdad [(cf. Ef 6, 17; Heb 4, 12; Ap 1, 16;
2, 12; 2, 16)] ha propagado la doctrina de la Iglesia y ha defendido sin
claudicaciones sus derechos. Soldado valiente de la Patria, ha trabajado
con ejemplar desinterés por su bienestar, por su honor y su grandeza. Ante
el enemigo jamás ha vacilado, y cual otro David, ha entrado en la lucha
[(cf. 1 Sam 17, 4-51),] pleno de confianza en el Señor.
Esta larga y gloriosa jornada de cinco lustros, cumplida decorosamente
por el “Diario Católico”, nos invita a todos a reflexionar sobre la
importancia de la buena prensa en nuestros días y los deberes que[,] como
católicos de arraigadas convicciones[,] tenemos para con ella.
La lucha encarnizada entre el bien y el mal se entabló en el mundo
desde que apareció sobre la tierra el primer hombre [(cf. Gén 3)]; pero,
¿quién podrá negar su recrudecimiento en nuestros días? ¿No somos
testigos de esta batalla colosal, de esta lucha gigantesca en la cual está
empeñada actualmente toda la humanidad? Entre las armas de combate
que usan ambos bandos se destaca, como de las más efectivas, la prensa.
Un escritor, refiriéndose a ella, afirma: “Su poder es el mayor poder de
sugestión que se conoce. El pueblo acata sin discutir sus informaciones como
verdades, sus pareceres como sentencias, sus elogios como canonizaciones, sus
censuras como condenaciones irredimibles”. Todos más o menos podemos
decir que no seríamos lo que somos si no hubiéramos leído lo que leímos.
Por desgracia esta arma terrible, de tan reconocida eficacia, se
encuentra en gran parte en manos de los enemigos de Dios y de la Iglesia.
“La prensa[”], exclamaba ya en su tiempo con acento de profundo dolor
el gran Pontífice León XIII, [“]es la palanca del mundo; pero esta palanca
está[,] casi toda, en manos y al servicio del error y del mal por culpable
negligencia de los católicos en presencia de las propagandas impías”.
La deplorable miopía, o más bien, la ceguedad y obcecación impide a
los católicos caer en la cuenta de que gran parte de los males que lloramos
y de las desgracias que lamentamos tienen su origen en la prensa mala
y perversa. En cambio, los hijos de las tinieblas, más prudentes que los
Cartas Pastorales y discursos
109
hijos de la luz [(cf. Lc 16, 8)], siempre han valorado su importancia y han
dirigido sus mejores esfuerzos a fortalecer sus periódicos y revistas. Y
así pudo afirmar el ya citado Papa: “El público revolucionario sabe mejor
que el público católico donde está el secreto de su fuerza y la palanca para
dominarlo. No importa, dicen los revolucionarios, que no tengamos templos,
ni Conventos, ni ejércitos, ni siquiera gobiernos; no importa esto, que teniendo
periódicos y periodistas acabaremos por tenerlo todo”.
Pero lo que rebasa los límites de lo imaginable, lo peor de todo, lo
más lamentable es que muchos católicos prestan su colaboración a la
prensa enemiga, ayudándola unas veces con suscripciones y otras con
propagandas, avisos, alabanzas y otros medios eficaces. ¿Y cómo se llama
esta colaboración en lenguaje correcto? Muy dura es la palabra apropiada...
En buen castellano se le conoce con el nombre de traición. Oíd cómo se
expresa al respecto un orador sagrado: “Ningún católico puede estar suscrito
ni favorecer de otro modo a cualquier publicación enemiga de la prensa y la
moral cristiana. El católico que[,] sin motivo grave, se suscribe a publicaciones
de ese género o acepta el papel de propagandista, corresponsal, colaborador
o de cualquiera otro modo contribuye a sostener semejantes publicaciones, es
traidor a Cristo y a su Iglesia. Sí, es traidor: porque provee de municiones al
enemigo para que pueda atacar mejor a los soldados de Cristo. A esta clase de
municiones pertenecen las suscripciones, avisos y toda suerte de colaboración
y propaganda”.
Dirá alguno: ¿por una suscripción que pago mensualmente o por el
periódico que diariamente compro en la calle voy a ser contado en el
número de los colaboradores y traidores? ¿Acaso con la insignificancia que
pago se va a sostener el periódico? Los que así arguyen, los que piensan
de esta manera, no caen en la cuenta de que esa misma reflexión la hacen
simultáneamente muchos otros para tranquilizar su conciencia. La hacen
los cinco mil, diez mil o veinte mil católicos que con sus suscripciones
sostienen a los periódicos comunistas e impíos, que desgraciadamente
en nuestra Patria han tenido en estos tiempos un auge extraordinario.
Los que así arguyen olvidan el mal ejemplo que dan a los demás y,
sobre todo, el perjuicio, a veces irreparable, que se ocasionan a sí mismos,
y a sus hijos y familiares.
La pérdida de la fe, el abandono de las prácticas piadosas, la
deformación del criterio, los prejuicios y las dudas, el desprecio de las
Mons. Rafael Arias Blanco
110
virtudes son de ordinario la[s] consecuencias más comunes de las malas
lecturas. La triste experiencia lo demuestra abundantemente.
Muchos quieren disminuir su culpabilidad afirmando que la
prensa católica es deficiente. ¿Y cómo no ha de serlo si no se le presta
la colaboración que necesita? Cumplid todos con el sagrado deber
de ayudar[,] y veréis cómo nuestros periódicos prestarán un servicio
más eficiente. Suscribíos, hacedles propaganda entre vuestros amigos,
recomendadlos a vuestros conocidos, enviadles vuestros avisos y notaréis
la diferencia en poco tiempo.
Por lo que respecta a[l] “Diario Católico” tenemos el gusto de
anunciaros que se trabaja con especial empeño en su mejoramiento, como
lo prueban el servicio diario de noticias “DICA”, su nuevo formato de
medio pliego completo y su circulación matutina. Dotar a la Imprenta
Diocesana de una maquinaria apropiada, es un vehemente deseo que se
está procurando satisfacer, y del cual dependen otros proyectos que, desde
hace tiempo, han acariciado todos los directores del “Diario Católico”.
Para esto y para arreglar el edificio se requieren unos cincuenta mil
Bolívares que es necesario conseguir. No hace mucho tiempo un periódico
comunista de nuestra Patria hizo un llamamiento en igual sentido a
su militancia para recoger una cantidad superior a la que pretendemos
nosotros. ¿Y los católicos van a ser menos generosos que los partidarios de
Stalin y Lenin? ¿Va a encontrar mayor eco entre los malos un proyecto para
hacer el mal que entre los buenos un proyecto destinado a realizar mucho
bien? No; mil veces no. Estamos seguros de la generosidad de nuestros
amadísimos hijos, comprobada repetidas veces. Un llamamiento especial
hacemos a las personas que gozan de bienes de fortuna, que están obligadas
en conciencia a dar ejemplo de largueza y generosidad. Mueva Dios sus
corazones a fin de que presten eficaz ayuda al mencionado proyecto. Estas
contribuciones especiales pueden ser entregadas en el Palacio Episcopal,
en las oficinas de[l] “Diario Católico” o en cualquier Casa Cural.
Disponemos, además, que en todas las Iglesias de la Diócesis se
realice una colecta el domingo 15 de mayo, destinada al mismo fin.
Recomendamos muy encarecidamente a los Venerables Párrocos y
Rectores[,] que tomen muy a pecho el que se obtengan los mejores
resultados. Válganse también, donde sea posible, de veladas, rifas, cintas
cinematográficas y otros medios que su celo y experiencia les dicten.
Cartas Pastorales y discursos
111
Gustosos, sin duda alguna, prestarán su valiosa colaboración todos los
centros de “Acción Católica”.
En este concurso de generosidad no deben faltar las Venerables
Terceras Órdenes, las Cofradías y las Sociedades religiosas existentes en
nuestra Diócesis; todas deben hacer una colecta extraordinaria entre sus
miembros. Veremos también con especial agrado el esfuerzo de los colegios
y escuelas en favor del acariciado proyecto. No dudamos que su aporte
será valioso y[,] sobre todo[,] contribuirá para formar en los alumnos
conciencia clara de sus deberes, en esta hora crucial de la humanidad.
Disponemos también que se desarrolle una intensísima campaña
durante los meses de mayo y junio, para aumentar el número de las
suscripciones. ¿No será posible tener tres mil nuevos suscriptores? Sea ésta
la consigna: ¡Todos a suscribirse a[l] “Diario Católico”! ¡Todos a trabajar
en esta hermosa campaña!
Para obtener este resultado apetecido, recomendamos a los Venerables
Párrocos, además de la frecuente propaganda en el templo, establecer
comisiones formadas por elementos de la Acción Católica o por personas
activas, para que visiten todas las casas de la Parroquia en busca de
suscripciones. Estamos plenamente seguros de que muchos católicos de
los campos tomarán suscripciones[,] si nuestros amadísimos Párrocos
se comprometen a guardarles todos los números del periódico para
entregárselos el domingo, cuando asistan a la Santa Misa.
En nuestra ciudad episcopal, además del trabajo de los Párrocos y
Rectores de Iglesias, los Consejos Diocesanos de Acción Católica harán
una campaña conjunta valiéndose de los medios más modernos y efectivos,
como la radio, el cine, cartelones, altoparlantes, etc.
La Dirección de[l] “Diario Católico” está preparando una magnífica
edición extraordinaria, la mayor que se ha hecho en el Táchira, para
celebrar el vigésimo quinto aniversario de su fundación. Una Junta
presidida por nuestro Vicario General y compuesta por el Secretario de
la Diócesis y los tres Párrocos de la ciudad, se encargará de elaborar el
programa especial de los diversos actos conmemorativos.
Un nuevo esfuerzo se os pide, amadísimos hijos, en defensa de vuestra
fe, que es el tesoro más grande que poseéis [(cf. 1 P 1, 7)], la herencia
más preciosa que recibisteis de vuestros mayores. Un nuevo sacrificio os
Mons. Rafael Arias Blanco
112
exige Vuestra Santa Madre[,] la Iglesia, en la seguridad de ser escuchada
y obedecida con cariño filial.
Sírvaos de poderoso estímulo en vuestra labor el pensamiento de que
“ la obra de la prensa católica es la obra de las obras, porque merced a ella y
sólo a ella, pueden desarrollarse, defenderse y salvarse todas las demás”. Estad
firmemente convencidos de que “ayudar a la prensa católica es auxiliar a
todas las obras católicas: a las buenas costumbres, a la fe, a las asociaciones
católicas, a las libertades y derechos de nuestra conciencia, a la Iglesia de Dios”.
Antes de terminar, queremos expresar nuestra inmensa gratitud en
nombre de la Iglesia[,] y nuestras cálidas felicitaciones, al actual Director
de[l] “Diario Católico” y a los que en otras oportunidades desempeñaron
este delicado cargo con entusiasmo, abnegación y eficiencia; al Venerable
Clero, que siempre ha considerado esta obra como algo propio, muy
querido de su corazón sacerdotal; a los escritores, que lo han honrado con el
fruto sazonado de su talento; a los amadísimos trabajadores y empleados de
la Imprenta Diocesana y del “Diario Católico” [,] que prestan sus valiosos
servicios con esmero y con cariño; a los que manifiestan su aprecio por
medio de suscripciones y anuncios y a todos nuestros diocesanos[,] que
con sus voces de aplauso han dado estímulo y respaldo a la obra.
Elevemos nuestras oraciones por el ilustre fundador de la Imprenta
y del “Diario Católico”, Mons. Dr. Tomás Antonio Sanmiguel y por su
insigne colaborador Mons. Dr. J. Primitivo Galavís. Que sus benditas
almas intercedan ante el trono de Dios para obtener los altísimos fines
que anhelamos al disponer la solemne celebración de estas Bodas de Plata.
Léanse estas nuestras Letras en todas las Iglesias de la Diócesis
el primer domingo después de recibidas; publíquense en el “Boletín
Eclesiástico” y en el “Diario Católico”.
Dadas, firmadas, selladas y refrendadas en el Palacio Episcopal de San
Cristóbal, a los veintiún días del mes de abril del año de mil novecientos
cuarenta y nueve.
+ Rafael Arias,
Obispo de San Cristóbal.
Por mandato del Excmo. y Rvdmo. Sr. Obispo,
Pbro. Carlos Sánchez Espejo, Canciller-Secretario.
[Boletín Eclesiástico de la Diócesis de San Cristóbal 26 (1949), pp. 52-58.]
CORONACIÓN CANÓNICA
DE NTRA. SRA. DE COROMOTO
[(19 de agosto de 1949)]
20
Nos[,] Dr. Rafael Arias, por la gracia de Dios y de la Santa Sede
Apostólica, Obispo de San Cristóbal y Administrador Apostólico de
Barquisimeto, al Venerable Capítulo barquisimetano, al Clero y fieles
de ambas Diócesis[,] salud y bendición en Nuestro Señor Jesucristo.
Con el ferviente deseo de propagar más, si cabe, el amor y la devoción
a Ntra. Sra. de Coromoto, escogida, declarada y constituida, en hora
feliz, celestial Patrona y Abogada de nuestra Patria, llenos de confianza,
suplicamos a la Santa Sede se dignase concedernos la gracia de coronar
canónicamente a nuestra Patrona Nacional y elevar a la categoría de
Basílica Menor el templo de Guanare, afortunado poseedor y celoso
guardián, por varias centurias, de la milagrosa Virgen de los Cospes.
Venimos a comunicaros hoy, de manera oficial, plenos de espiritual
regocijo, que el Santo Padre Pío XII, felizmente reinante, a quien con toda
verdad podemos llamar el Papa de la Virgen de Coromoto, gustosísimo
concedió ambas gracias. Se obtuvo, además, de la Sagrada Congregación
de Ritos, el Oficio y Misa propios en honor de nuestra Patrona Nacional,
anhelados por todo el Clero desde hace mucho tiempo.
El nombre del Excmo. Sr. Obispo Titular de Ortossia, Mons. Pedro
Pablo Tenreiro, Director Nacional del Culto y Propaganda a Ntra. Sra.
de Coromoto, nos complacemos en reconocerlo, quedará por siempre
ligado a la obtención de los mencionados privilegios, ya que nuestro
Venerado Hermano hizo viaje expreso a la Ciudad Eterna con el fin
exclusivo de realizar personalmente las complicadas y múltiples gestiones,
que obtuvieron tan feliz resultado.
La facultad para coronar canónicamente a Ntra. Sra. de Coromoto,
insigne privilegio[,] que concede la Iglesia a las imágenes de la Virgen
más veneradas en el orbe católico, consta en el precioso documento que[,]
fielmente traducido, dice así:
Mons. Rafael Arias Blanco
114
[‘]Secretaría de Estado de Su Santidad
[‘]Nro. 20230
[‘]Del Vaticano, 14 de mayo de 1949
[‘]Al Excmo. y Revdmo. Mons. Dr. Pedro Pablo Tenreiro
[‘]Obispo Titular de Ortossia de Fenicia
[‘]Roma
[‘]Excelentísimo y Reverendísimo Señor:
[‘]Mediante carta suplicatoria hace poco recibida, el Excmo. Sr. Rafael
Ignacio Arias Blanco, Obispo de San Cristóbal en Venezuela y Administrador
Apostólico de la Diócesis de Barquisimeto, rogó encarecidamente al Augusto
Pontífice se dignase distinguir con el título de Basílica Menor la Iglesia
Parroquial de Guanare, en donde piadosamente se venera la insigne imagen
de Ntra. Sra. de Coromoto; y tuviese a bien conceder que la misma imagen
fuese coronada en Su nombre.
[‘]Me apresuro a comunicar a Vuestra Excelencia, que se encuentra en
la Curia, se digne llevar a conocimiento del Excmo. Sr. Arias Blanco, que el
Padre Santo se ha dignado conceder el título de Basílica Menor a la nombrada
Iglesia Parroquial y, además, la facultad de coronar en Su nombre la imagen
de Ntra. Sra. de Coromoto.
[‘]Con relación al título de Basílica Menor, ya se ha comunicado el
asunto a la Sagrada Congregación de Ritos, la cual procurará preparar el
documento conducente.
[‘]Mientras participo a V. E. cuanto antecede, me es grato presentarle los
sentimientos de mi consideración y declararme de V. E. muy adicto,
[‘](Firmado)
[‘]JUAN BAUTISTA MONTINI,
[‘]Sustituto[’]
He aquí el Breve Apostólico que otorga el título de Basílica Menor al
templo de Guanare, alta distinción con que la Iglesia honra a los Santuarios
más ilustres de la cristiandad:
[‘]PÍO PAPA XII
Cartas Pastorales y discursos
115
[‘]Para perpetua memoria.
[‘]En las desgracias tan grandes que Nos afligen en este tiempo gravísimo
para la Iglesia, en el que hombres impíos tienen la audacia de lanzarse en
guerra contra el Señor y su Cristo con un esfuerzo satánico y un desatino
lamentable, experimentamos el más suave y singular consuelo al saber que
todos los fieles del mundo católico rinden culto con la más encendida devoción
y obsequian con un amor filial a la Santísima Madre de Dios, auxilio de los
cristianos y alivio de los afligidos.
[‘]Grato Nos es recordar ahora entre los fieles del orbe a nuestros Hermanos
los Venerables Obispos de la Nación Venezolana y a nuestros amados hijos los
sacerdotes, a los dirigentes y a todo el pueblo, en todos los cuales ha crecido
tanto la piedad, en estos últimos años, para con la Bienaventurada Virgen
María en su advocación llamada ‘ de Coromoto’ que han hecho célebre, con la
costumbre de peregrinar cada día con más frecuencia y número, al Santuario
y al mismo tiempo templo parroquial que se alza en Guanare, región de la
tribu llamada de los Cospes; y todos los Obispos de la República Venezolana,
reunidos en Conferencia Quinquenal, declararon y eligieron el día 1º del mes
mariano del año 1942 a la misma muy venerada Madre de Dios por Patrona
Principal de toda la Nación. Dicha elección Nos, con gran gozo de Nuestro
corazón, la aprobamos y confirmamos en Carta Apostólica semejante, dada
el día 7 de octubre del año 1944. Sin embargo, la fervorosísima piedad del
pueblo venezolano hacia la Virgen María mantenía otros deseos por satisfacer,
y así ahora nuestro Venerable Hermano Rafael Ignacio Arias Blanco, Obispo
de San Cristóbal en Venezuela y Administrador Apostólico de la Diócesis
de Barquisimeto, presente en la Curia Romana, expresando antiguos y muy
ardientes votos tanto de los demás Obispos como del Clero y de todo el pueblo
de la República, suplicó con vivos deseos que Nos dignásemos según nuestra
benignidad elevar a la categoría de Basílica Menor la Iglesia Parroquial de
Guanare, en donde, célebre por los milagros, se ofrece desde hace varios siglos
a la devoción de los fieles la imagen de la Bienaventurada Virgen María de
Coromoto, que hemos dicho.
[‘]Hemos determinado muy gustosamente acceder a dichas peticiones, al
referírsenos cómo muchos fieles, llenos de piedad y amor filial, impulsados por
la fe, acuden en peregrinación asidua a impetrar la poderosísima protección
de la Madre de Dios, venidos de todas las regiones del país, a dicho templo
o Santuario, digno de admiración por su arquitectura y amplitud, así como
Mons. Rafael Arias Blanco
116
por sus obras de arte, su decoro y magnificencia. A fin, pues, de que esta
devoción mariana del amado pueblo venezolano alcance nuevo y mayor
acrecimiento, de nuestra libre voluntad, tras la madura deliberación y con
perfecto conocimiento, en uso de la plenitud de Nuestra Apostólica Potestad,
a tenor de las presentes Letras y a perpetuidad, distinguimos con el título
dignidad de BASÍLICA MENOR la Iglesia Parroquial o Santuario de
Guanare, situado en la jurisdicción de la Diócesis de Barquisimeto, en el
que se venera la imagen de la Santísima Virgen de Coromoto, Patrona de la
República de Venezuela, con todos los derechos y privilegios que a tal título
competen. Sin que obste nada en contra. Hemos determinado y decretamos
que las presentes Letras sean y permanezcan firmes, válidas y eficaces[,] y
obtengan plenos e íntegros efectos con obligación de someterse a ellas todos a
quienes se refieran o puedan referirse al presente y para siempre; que como tales
sean tenidas y definidas y que sea írrito y sin valor cuanto pudiere intentarse
contra ellas, a sabiendas o ignorantemente, por cualquier autoridad.
[‘]Dado en Roma, en San Pedro, bajo el anillo del Pescador, el día 24 de
mayo de 1949, año undécimo de nuestro Pontificado.
[‘]Por especial mandato de Su Santidad.
[‘]Por el Sr. Cardenal encargado de Negocios Públicos de la Iglesia.
[‘](Firmado)
[‘]GILDO BRUGNNLA
[‘]Regente de la Oficina de los diplomas pontificios
[‘]Breves Apostólicos N. 146-1949[’]
El documento de la Sagrada Congregación de Ritos, concediendo para
toda Venezuela el Oficio y la Misa en honor de Ntra. Sra. de Coromoto,
está concebido en los términos siguientes:
[‘]Sagrada Congregación de Ritos
[‘]San Cristóbal de Venezuela
[‘]A instancias del Excmo. Sr. Rafael Arias, Obispo de San Cristóbal
de Venezuela, la Sagrada Congregación de Ritos, en virtud de facultades
otorgadas especialmente por el Santísimo Padre Pío XII, concedió
benignamente que en la fiesta de Ntra. Sra. de Coromoto, Patrona de toda
la República de Venezuela, el sábado siguiente al día 8 de septiembre con
Cartas Pastorales y discursos
117
rito doble de primera clase y octava común, se pueda usar el Oficio y Misa
como en el Propio de la Santísima Virgen de Guadalupe, exceptuando la
Oración y las Lecciones del segundo Nocturno y al Introito de la Misa según
se especifica, en el folio que va adjunto. Concedió, además que la solemnidad
externa de la misma festividad se pueda celebrar el domingo siguiente con una
sola Misa solemne, o sea cantada y otra rezada; siempre que no ocurra doble
de primera clase; y caso de que ocurriese doble de segunda clase, se permite
solamente una Misa solemne o cantada. Deberán observarse las rúbricas. El
presente permiso es válido por diez años. Y sin que obste nada en contrario.
Día 25 de mayo de 1949.
[‘](Firmado)
[‘]CLEMENTE CARDENAL MICARA,
[‘]Prefecto
[‘]A. CARINCI, Arzobispo de Seleucia,
[‘]Secretario[’]
La Basílica de Guanare ha sido enriquecida con una indulgencia
plenaria que ganarán los fieles cada vez que visiten el Santuario formando
parte de una devota peregrinación. Una vez al año podrán también ganar
dicha indulgencia los que se postren a los pies de la milagrosa imagen y
cada vez que los fieles visiten la Basílica en las festividades del Señor y
de la Virgen.
Estos extraordinarios privilegios con que la Iglesia ha querido honrar
a nuestra amantísima Patrona y al dichoso templo donde tiene su trono
de Madre de Misericordia, deben llenar de profundo regocijo a todos los
venezolanos al considerar[,] que el Augusto Vicario de Cristo ha querido
estimular esta salvadora devoción para que arraigue con mayor fuerza en
nuestro cristiano pueblo y produzca mejores y más abundantes frutos.
Ha de procurarse, sin mengua de otras devociones igualmente dignas
y respetables, que de ahora en adelante la dulce imagen de Ntra. Sra. de
Coromoto sea venerada en todos los hogares para que los proteja y bendiga.
Que ella vele el merecido reposo de los adultos y el sueño de los niños en
sus cunas. Que ella sea el testigo fiel de los sacrificios de los padres y de
la obediencia, respeto y amor de los hijos. Que ella comparta las horas
alegres y felices y las tristes y adversas de la familia.
Mons. Rafael Arias Blanco
118
Para que esta devoción a Ntra. Sra. de Coromoto sea realmente
salvadora es urgente[,] que nuestra vida se acomode a los divinos
preceptos, que exista una real armonía entre los principios que profesamos
y las acciones que realizamos, que cese por completo ese lamentable
divorcio entre las creencias y las costumbres: que todos los que nos
decimos y llamamos cristianos vivamos también como cristianos, que
no deshonremos este glorioso nombre con una vida indigna, con hechos
que causen sonrojo, con vergonzosas traiciones a la Iglesia.
Virgen de Coromoto, especial Abogada y Patrona de Venezuela y
de todos los venezolanos, salva a nuestra Patria de las brutales garras
del comunismo y socialismo marxistas; libra a nuestros hogares de ese
terrible cáncer social que se llama divorcio y de la lepra oprobiosa de la
infidelidad; infunde fortaleza a los padres de familia para que sepan
cumplir a cabalidad con el arduo y dulce deber de la educación cristiana de
sus hijos. Haz próspero y feliz, Señora, a este querido pueblo de Venezuela
que te ama con amor filial y te reconoce por su Patrona y Abogada.
Leánse estas nuestras Letras en todas las Iglesias de las Diócesis de
San Cristóbal y Barquisimeto el primer domingo después de recibidas,
publíquense en el Boletín Eclesiástico y en el “Diario Católico”.
Dadas, firmadas, selladas y refrendadas en el Palacio Episcopal de San
Cristóbal, el día nueve de agosto de mil novecientos cuarenta y nueve.

+ Rafael Arias,
Obispo de San Cristóbal y Administrador Apostólico de Barquisimeto

Por mandato del Excmo. y Rvdmo. Sr. Obispo, Carlos Sánchez Espejo,
Pbro. Canciller-Secretario.

[Boletín Eclesiástico de la Diócesis de San Cristóbal 26 (1949), pp. 117-123.]


NUEVO OBISPO
DE BARQUISIMETO
[(12 de septiembre de 1949)]
21

Nos, Dr. Rafael Arias, por la gracia de Dios y de la Santa Sede


Apostólica, Obispo de San Cristóbal y Administrador Apostólico de
Barquisimeto[,] al Venerable Capítulo, Clero y fieles de esta Diócesis,
salud y bendición en Nuestro Señor Jesucristo.
La muy grata noticia de haber sido escogido el Excelentísimo Sr. Dr.
Críspulo Benítez Fontúrvel para llenar la vacante de esta Diócesis nos
ha llenado de profunda satisfacción.
Dentro de poco tiempo vuestra espiritual orfandad ha de cesar y
comenzaréis a sentir de nuevo el calor amoroso y las palpitaciones de
un corazón paternal, todo lleno de bondad. La mística nave de vuestra
Iglesia tendrá un hábil y prudente guía que sabrá conducirla victoriosa
en medio de la borrasca y hacerla llegar a la seguridad del puerto.
Las ovejas de este rebaño de Cristo conocerán muy pronto la voz del
nuevo Pastor, que, a semejanza del Divino Modelo, ha de apacentarlas,
nutrirlas y defenderlas, hasta el sacrificio de la propia vida [(cf. Jn 10, 11)].
¡Alegraos, pues, y regocijaos por tan fausto acontecimiento, y preparaos
para recibir dignamente al que viene en nombre del Señor [(cf. Sal 118
(117), 26)]! Esto lo pide vuestra magnífica tradición religiosa; esto lo
exige el profundo sentimiento cristiano del pueblo; esto lo reclama la
alta dignidad episcopal del que va a regir los destinos espirituales de la
Diócesis.
Con tal objeto, determinamos que se forme lo antes posible una
Junta Central Pro Recepción, en la ciudad de Barquisimeto, que deberá
ser convocada de inmediato, por el poco tiempo de que se dispone, por
Mons. Rafael Arias Blanco
120
Mons. José Rafael Fiol, quien gobierna la Diócesis en nuestras obligadas
ausencias.
En las demás ciudades y poblaciones se constituirán Juntas Subalternas
para secundar los proyectos de la Junta Central.
No es posible silenciar el inmenso honor que ha cabido a la Diócesis
de Barquisimeto y a su dignísimo Clero al haber sido elevado a la sublime
dignidad episcopal uno de sus más prestantes sacerdotes: nos referimos a
Mons. Dr. José Bernal, que acaba de ser escogido por Su Santidad Pío XII,
gloriosamente reinante, para Obispo de la Diócesis de Guayana. Justo es
que su querido pueblo natal, Duaca, y las Parroquias de la Diócesis, donde
con máxima eficiencia desempeñó el cargo de Párroco, le demuestren en
esta solemne ocasión de su vida sacerdotal el aprecio y el afecto que le
profesan. A los Venerables Curas de estas Parroquias corresponde dirigir
y encauzar el homenaje.
Antes de poner fin a esta nuestra última Carta Pastoral, queremos
dejar constancia, para cumplir con un imperioso deber de justicia, de
nuestra inmensa gratitud para con el amadísimo Clero de la Diócesis de
Barquisimeto, que en todo tiempo nos dio las más valiosas pruebas de
respeto y sumisión[,] y con su filial afecto nos hizo fácil el gobierno de
la Diócesis durante nuestra Administración Apostólica. Recompense el
Señor vuestra bondad conservando y aumentando, si cabe, vuestro amor
y fidelidad a la Iglesia y a su Jefe Visible, el Papa, vuestro reconocido celo
por las almas y la obediencia y sumisión que debéis a vuestro Prelado.
Virgen Santísima, que en tus célebres Santuarios de Aregue,
Acarigua, Santa Rosa y Guanare, con las advocaciones consoladoras de
Chiquinquirá[,] Ntra. Sra. de la Corteza, Divina Pastora y Virgen de
Coromoto[,] recibes los fervientes homenajes de afecto de los fieles, junto
con sus amorosas plegarias y peticiones, bendice al nuevo Pastor de tu
grey[,] y haz que su episcopado sea largo y fecundo en bienes; bendice
la Obra del Seminario y aumenta las vocaciones al estado sacerdotal,
problema el más angustioso que confronta la Diócesis; bendice a tus
sacerdotes; bendice a tu pueblo.
Léanse estas nuestras Letras en todas las Iglesias de la Diócesis el
primer domingo después de recibidas[,] y publíquense en el Boletín
Eclesiástico.
Cartas Pastorales y discursos
121
Dadas, firmadas, selladas y refrendadas en el Palacio Episcopal de San
Cristóbal, el día doce de septiembre de mil novecientos cuarenta y nueve.
+ Rafael Arias,
Obispo de San Cristóbal y Administrador Apostólico de Barquisimeto

Por mandato del Excmo. Sr. Obispo.


Pbro. Antonio Chacón, Secretario Interino.
[Boletín Eclesiástico de la Diócesis de San Cristóbal 26 (1949), pp. 144-146.]
BODAS DE PLATA DEL SEMINARIO
[(9 de diciembre de 1949)]
22
Nos, Dr. Rafael Arias, por la gracia de Dios y de la Santa Sede
Apostólica, Obispo de San Cristóbal, al Muy Venerable Clero y fieles de
la Diócesis, salud y bendición en Nuestro Señor Jesucristo.
Amadísimos hijos:
Fecha memorable, día de gloria y de gozo para esta Diócesis de San
Cristóbal el 2 de febrero de 1925. En ese día, el Seminario, corazón de
la Diócesis, comenzó apresurado a palpitar al abrir por primera vez sus
puertas a un grupo de aspirantes al sacerdocio.
La noble ciudad de San Cristóbal estaba profundamente emocionada;
comprendía que en sus entrañas bullía una vida nueva. Algo prodigioso
se estaba realizando.
¡Qué alegría, qué satisfacción tan grande para el Obispo de la recién
fundada Diócesis, Excmo. Sr. Tomás Antonio Sanmiguel, alma de la obra,
nervio de la empresa! Sus esfuerzos, sus sacrificios los veía coronados por
el éxito más halagador.
Los Reverendos Padres Eudistas, que acababan de pisar tierra
venezolana para asumir la dirección del instituto, expresaban en la intensa
emoción de sus rostros el sentido de responsabilidad que caracteriza a los
miembros de esta Congregación y la conciencia de que estaban echando
las bases más firmes para la grandeza de la Diócesis. Obispo y Superiores
tenían el convencimiento de que la semilla que en ese día sembraban
se convertiría en árbol frondoso de opimos frutos, a cuya sombra se
cobijarían los pueblos de esta porción amada de la Patria.
¡Y a fe que los mejores augurios no han sido defraudados! Las
Parroquias del Táchira conocen el empuje de la brillante juventud
Mons. Rafael Arias Blanco
124
sacerdotal, formada al calor del nuevo Seminario. La magnífica herencia
de los Jáuregui y Luzardo, de Justo Pastor Arias, de José Amando Pérez y
de aquella gloriosa legión de sacerdotes, cuyo grato recuerdo aún perdura
en la memoria agradecida de los fieles[,] y el perfume de cuyas virtudes
todavía embalsama el ambiente de nuestros pueblos, y ciudades, esa rica
herencia, repetimos, se ha multiplicado en las manos del joven Clero
tachirense.
¿Y cómo celebrar, hijos muy amados, estos veinticinco años de vida
del Seminario? ¿En qué forma digna y de provecho conmemorar las
Bodas de Plata de este amadísimo instituto? Después de pensarlo bien
ante Dios y de consultarlo con nuestros sacerdotes y con los Reverendos
Superiores de las casas religiosas, hemos optado por la celebración de un
Congreso Diocesano de Vocaciones Sacerdotales, el cual tendrá lugar en
nuestra ciudad episcopal en los días comprendidos entre el 9 y el 12 del
próximo mes de febrero. Os anunciamos gustosos que la organización de
dicho Congreso se encuentra ya muy adelantada, y la Junta nombrada
al efecto, desde hace más de un mes, está en plena actividad. Se toman
actualmente las providencias necesarias para que los actos resulten de
una solemnidad extraordinaria, y para que todo redunde en un mejor
conocimiento y aprecio de la altísima dignidad de que están investidos los
que representan a Cristo ante los hombres y para que aumente el número
de los aspirantes al sacerdocio.
Como la celebración de un acontecimiento religioso de tal magnitud
supone cuantiosas erogaciones, disponemos que el domingo 16 de enero
se realice en todas las Iglesias Parroquiales y filiales de la Diócesis una
colecta extraordinaria.
Para obtener los fines del Congreso con mayor eficacia, para encender
en todos los corazones la llama de tan altos ideales, para contribuir a la
solución del más grave problema espiritual que confronta nuestra Patria,
cual es la falta de sacerdotes, mandamos que[,] en las últimas semanas del
mes de enero y en la primera de febrero, se celebren en todas las Parroquias
de la Diócesis y en los institutos de enseñanza, dependientes de la Iglesia,
Congresos Locales Pro Vocaciones Sacerdotales, por espacio de tres días,
clausurándose el día cuarto con un acto religioso muy solemne. Los
Párrocos y Rectores de planteles educativos deberán enviar a la Curia, lo
Cartas Pastorales y discursos
125
antes posible, una relación escrita sobre la forma en que han cumplido
este nuestro mandato, así como una copia de los trabajos presentados.
Como número resaltante de las Bodas de Plata, colocaremos en los
claustros del Seminario el retrato de sus grandes benefactores. Su presencia
allí será ejemplo perenne de generosidad y un llamado continuo a la
plegaria en favor de los bienhechores. A este honor tan grande tendrán
derecho los fundadores de becas perpetuas y los que han contribuido a la
construcción del edificio en calidad de benefactores eximios.
Quiera Dios, con motivo de estas Bodas de Plata, mover los corazones
de personas dotadas de bienes de fortuna para que funden becas a
perpetuidad, de las que puedan beneficiarse muchos jóvenes que sientan
el divino llamamiento.
Para todos los fieles estas Bodas de Plata deben ser ocasión propicia
en la que demuestren una vez más con sus oraciones y limosnas el amor
intenso que profesan a la obra máxima de la Diócesis, que es el Seminario.
Valiosísima será esta ayuda material para proseguir los trabajos de la
construcción del nuevo edificio y para estar en condiciones de abrir las
puertas del Seminario a un mayor número de aspirantes al sacerdocio,
carentes de medios económicos.
Leánse estas nuestras Letras en todas las Iglesias de la Diócesis
el primer domingo después de recibidas; publíquense en el “Boletín
Eclesiástico” y en [el] “Diario Católico”.
Dadas, firmadas, selladas y refrendadas en el Palacio Episcopal de San
Cristóbal, a los nueve días del mes de diciembre del año del Señor de mil
novecientos cuarenta y nueve.
+ Rafael Arias,
Obispo de San Cristóbal.

Por mandato del Excmo. y Rvdmo. Sr. Obispo,


Pbro. Antonio Chacón, Canciller-Secretario.

[Boletín Eclesiástico de la Diócesis de San Cristóbal 26 (1949), pp. 199-202.]


EL JUBILEO DEL AÑO 1950
[(24 de enero de 1950)]
23
Nos, Dr. Rafael Arias, por la gracia de Dios y de la Santa Sede
Apostólica, Obispo de San Cristóbal, al Muy Venerable Clero y fieles de
la Diócesis, salud y bendición en Nuestro Señor Jesucristo.
Admirable es el espectáculo que actualmente presencia el mundo: dos
mil años de existencia en medio de persecuciones las más sangrientas
y feroces, en medio de transformaciones las más trascendentales en el
orden material y político, y sin embargo, la Iglesia nuestra Santa Madre
aparece radiante, plena de juventud y de vida. Dos mil años de existencia
y sin embargo los ojos del mundo moderno, inventor de la bomba
atómica y proyectista de la superbomba, del mundo moderno que viaja
en alas de los aires a velocidades fantásticas, que multiplica su voz en
los espacios y la hace llegar hasta los últimos confines de la tierra, los
ojos de este mundo moderno, decimos, se dirigen, en estos momentos,
llenos de admiración, hacia la Esposa de Cristo, hacia la Iglesia Católica,
hacia Roma, la Ciudad Eterna, hacia el gran Padre de la cristiandad,
el representante de Cristo en la tierra. Ha hablado el Papa, ha dado su
consigna para este año a los cuatrocientos treinta millones de católicos
de ir a la capital del orbe cristiano, y en el mundo entero un ejército
numeroso de hombres y mujeres se ha puesto en movimiento y en filas
compactas dirigen sus pasos hacia Roma.
¿Qué anhelo los impulsa? ¿Qué fin se proponen conseguir? Van
a ganar las gracias del Jubileo, van a purificar sus almas, a obtener
misericordiosamente en el Señor la indulgencia plenaria y el perdón de
toda pena debida por sus pecados. Van a la Ciudad Eterna a postrarse a
los pies del augusto representante de Cristo en la tierra, a besar aquellas
manos consagradas, siempre abiertas para bendecir, a protestarle fidelidad
hasta la muerte. Quiera Dios que también entre nosotros se animen
muchos a seguir la consigna y aceptar la invitación de ir a Roma.
Mons. Rafael Arias Blanco
128
Para facilitar este largo viaje, por ahora, se están organizando dos
peregrinaciones que saldrán en los meses de abril y mayo venideros. De
la dirección de la primera está encargado en nuestra Diócesis el Pbro. J.
Edmundo Vivas, Párroco de la Santa Iglesia Catedral, y de la segunda
el Pbro. Víctor M. Valecillo. Esfuércense los Párrocos y sacerdotes en
fomentar la llama del entusiasmo entre los fieles, ya que es voluntad
expresa del Padre Santo, manifestada claramente en la Bula de Indicción
del Jubileo Universal del Año Santo. He aquí sus palabras:
“Ahora, amados hijos, no Nos queda más que invitaros con una
exhortación paternal para que vengáis a Roma en gran número durante el año
del perdón. Decimos a Roma, que para los fieles de todas las naciones es como
una segunda Patria, donde puede venerarse el lugar, en el cual el Príncipe de
los Apóstoles fue sepultado después de su martirio, donde pueden contemplarse
los sepulcros de los mártires, las célebres basílicas y los monumentos de la fe
de nuestros antepasados y de su antigua piedad, donde se puede ver al Padre
común, que con los brazos abiertos os espera con el mayor cariño. Ciertamente
sabemos que los viajes no serán para todos fácilmente realizables, en especial
para quienes son pobres o viven en remotas tierras. Pero si, cuando se trata
de las necesidades de este mundo, muchas veces es tanto el empeño con que se
lucha, que se consigue superar todas las dificultades, ¿por qué no hemos de
esperar que vengan grandes multitudes a esta Ciudad Eterna para impetrar
los dones celestiales sin detenerse ante los sacrificios y sin asustarse por las
incomodidades?[”] A continuación el mismo documento pontificio advierte
“que estas peregrinaciones no han de realizarse con la misma mentalidad con
que se hacen viajes de puro placer sino con espiritual piedad”.
Este año jubilar se llama por antonomasia Año Santo[,] porque
“pretende sobre todo impulsar a los cristianos no sólo a la penitencia de sus
pecados sino también a la consecución de las virtudes y de la santidad”. Los
predicadores y los Párrocos en sus sermones y pláticas y los confesores en
sus exhortaciones deben procurar infundir el espíritu de mortificación
y de penitencia e insistir sin descanso en la urgente necesidad de una
reforma completa de la vida para desterrar las costumbres malsanas y
erradicar el vicio.
El Sumo Pontífice recomienda como intenciones principales del Año
Santo, por las cuales debemos elevar nuestras oraciones a Dios, con filial
insistencia, “que la fidelidad debida al Divino Redentor y a la Iglesia por
Cartas Pastorales y discursos
129
Él fundada se mantenga por todos con espíritu inflexible y con voluntad
irrestricta; que todos aquéllos, que todavía no han llegado a la luz de la
verdad católica o vagan errantes fuera del camino recto, y los mismos que
odian y niegan a Dios, iluminados por la luz de lo alto y renacidos por la
gracia, sean traídos a la obediencia de los preceptos evangélicos; que en todas
partes, pero especialmente en los Santos Lugares de Palestina, vuelva cuanto
antes la pacífica y serena tranquilidad; que las clases sociales, apagados
los odios y sosegadas las discordias, se unan en la justicia y en la concordia
fraternal; finalmente que las ingentes multitudes de los necesitados saquen de
su trabajo lo necesario para vivir honestamente y reciban los socorros oportunos
y convenientes de la liberalidad y caridad de los afortunados”.
“Vuelva finalmente la paz tan deseada a los corazones de todos, dentro de
los muros domésticos, en cada una de las naciones y en la universal familia
de los pueblos; que los que padecen persecución por la justicia no les falte
aquella invicta fortaleza, que fue ornamento de la Iglesia, desde sus orígenes,
mediante la sangre de sus mártires; que los prófugos, prisioneros, retornen
cuanto antes a su Patria dulcísima; que los que sufren por el dolor y por las
penas se vean llenos de consuelos celestiales. Resplandezca el pudor cristiano
y florezcan las virtudes cristianas en la vigorosa juventud, precedida por el
ejemplo de la edad madura de los ancianos. Todos, por fin, gocen de aquella
gracia celestial que es prenda segura de la felicidad del cielo”.
¡Qué hermosas, qué tiernas y delicadas las intenciones del Año Santo!
¡Cómo plenan y satisfacen el corazón! ¡Cómo resplandece en ellas el
espíritu maternal de la Esposa de Cristo, la Iglesia Católica! ¡Qué honda
su preocupación por los que sufren, por los desamparados de la fortuna!
Brote diariamente de todos nuestros corazones la plegaria fervorosa
por las intenciones del Año Santo, y que vaya acompañada la oración del
trabajo tesonero en el campo espiritual de nuestra alma para obtener la
reforma completa de nuestras costumbres y el primaveral florecimiento
de las virtudes cristianas.
Léanse estas nuestras Letras en todas las Iglesias de la Diócesis
el primer domingo después de recibidas; publíquense en el “Boletín
Eclesiástico” y en [el] “Diario Católico”.
Mons. Rafael Arias Blanco
130
Dadas, firmadas, selladas y refrendadas en el Palacio Episcopal de
San Cristóbal, a los veinticuatro días del mes de enero del año del Señor
de mil novecientos cincuenta.

+ Rafael Arias,
Obispo de San Cristóbal.

Por mandato del Excmo. y Rvdmo. Sr. Obispo,


[Pbro.] Antonio Chacón[,]
Canciller-Secretario.
[Boletín Eclesiástico de la Diócesis de San Cristóbal 27 (1950), pp. 17-20.]
LA TRAGEDIA DE EL TOCUYO
[(10 de agosto de 1950)]
24

Nos, Dr. Rafael Arias, por la gracia de Dios y de la Santa Sede


Apostólica, Obispo de San Cristóbal, al Venerable Clero y fieles de la
Diócesis, salud y bendición en Nuestro Señor Jesucristo[.]
[¡]Venezuela, amadísimos hijos, está de luto! Una ciudad cuatro veces
centenaria, El Tocuyo, madre fecunda de ciudades y de pueblos, centro
importante de civilización y de cultura en nuestros anales patrios[,] ha
desaparecido víctima de la violencia de un terremoto. Sus templos, mudos
testigos de las arduas empresas de la conquista, verdaderas joyas de arte
colonial, yacen por tierra, como gigantes vencidos en feroz batalla por
fuerzas superiores. Sus habitantes, unos han cruzado los polvorientos
caminos en busca de amparo, otros rindieron la dura jornada de la vida
bajo los escombros de sus hogares, y los más, perdidos todos sus haberes,
se han refugiado en carpas improvisadas, donde esperan el momento
oportuno para iniciar las labores de reconstrucción. Pocos momentos
han bastado para echar por tierra la esforzada labor de años y de siglos.
¡Tan efímeras son las cosas de este mundo!
Otros pueblos de los Estados Lara y Portuguesa también han sido
víctimas del terrible movimiento sísmico con sus fatales consecuencias.
Venezuela, madre amorosa, tiene sus ojos cubiertos por el llanto ante
esta desgracia de tanta magnitud. Las quejas lastimosas de veinte mil de
sus hijos, que lloran la pérdida del hogar querido, desgarran su corazón.
Ella nos suplica[,] que acudamos presurosos en auxilio de nuestros
hermanos. Hagámoslo con gran generosidad como lo hemos hecho en
otras ocasiones y conforme nos lo enseña y manda nuestra santa Religión
Católica, cuya doctrina nos honramos en profesar. El amor a Dios y al
Mons. Rafael Arias Blanco
132
prójimo son los mandamientos básicos de nuestra fe [(cf. Mc 12, 28-34;
Mt 22, 34-40; Lc 10, 25-28);] y están tan estrechamente unidos entre
sí estos dos amores que el Evangelista San Juan afirma que es imposible
que ame a Dios el que no tenga verdadero afecto por su semejante [(cf.
1 Jn 4, 20)]. “Yo te mando[”], nos dice el Señor en el Deuteronomio, [“]
que abras tu mano a tu hermano menesteroso y pobre” [(Dt 15, 11)], y el
Discípulo Amado nos advierte que “nuestro amor al prójimo no sea de
palabra únicamente, sino que debemos demostrarlo con obras y con verdad”
[(1 Jn 3, 18)]. A todo esto añade el Apóstol Santiago estas terribles palabras:
“Juicio sin misericordia será hecho con aquél que no hiciere misericordia”
[(Stgo 2, 13)].
Disponemos en consecuencia que el domingo 20 de agosto[,] se haga
en los templos de la Diócesis una colecta especial, destinada al alivio de
las necesidades de nuestros sufridos hermanos. Cuiden los Párrocos y
Rectores de Iglesias de avisarlo en las Misas del domingo 13 y del 15 de
agosto, fiesta de la Asunción.
Además, celébrese el mismo domingo veinte[,] una Misa por el eterno
descanso de las víctimas del terremoto[,] e invítese a los fieles a asistir y
elevar sus plegarias por esta intención.
Mandamos también que todos los sacerdotes, en las Misas en que la
rúbrica lo permita, añadan PRO RE GRAVI, la oración “Pro quacumque
tribulatione”, para pedir a Dios que aparte de nosotros las desgracias y
calamidades públicas.
Para que el Señor escuche nuestras súplicas hagamos una campaña
fervorosa y valiente contra los escándalos públicos tan frecuentes en
nuestro tiempo: el cine inmoral y corruptor, las novelas y literatura
pornográficas, el concubinato, el adulterio y la infidelidad, y los bailes
llamados artísticos, que roban el pudor de las jóvenes y las niñas;
haciéndoles ejecutar figuras y movimientos que hasta ahora estaban
reservados a las impúdicas y desenvueltas artistas del teatro y del cine.
Léanse estas nuestras Letras en todas las Iglesias de la Diócesis,
el primer domingo después de recibidas, publíquense en el “Boletín
Eclesiástico” y en [el] “Diario Católico”.
Cartas Pastorales y discursos
133
Dadas, firmadas, selladas y refrendadas en el Palacio Episcopal de San
Cristóbal, a diez de agosto de mil novecientos cincuenta.
+ Rafael Arias,
Obispo de San Cristóbal.
Por mandato del Excmo. Sr. Obispo,
Pbro. Antonio Chacón. Canciller-Secretario.
[Boletín Eclesiástico de la Diócesis de San Cristóbal 27 (1950), pp. 120-122.]
SOBRE EL DOGMA
DE LA ASUNCIÓN
DE LA SANTÍSIMA VIRGEN
[(26 de octubre de 1950)]
25
Nos, Dr. Rafael Arias, por la gracia de Dios y de [la] Santa Sede
Apostólica, Obispo de San Cristóbal, al Muy Venerable Clero y fieles de
la Diócesis, salud y bendición en Nuestro Señor Jesucristo[.]
Día de gloria y de cielo será para la Iglesia Católica el próximo 1º de
noviembre. Día de felicidad y de regocijo para los fieles que obedecen al
cayado del Sucesor de Pedro; día cuya aurora es esperada impacientemente
hasta por los mismos cielos; día cuya luz desearon ver las flores de virtud y
santidad que produjeron los anteriores siglos; día que pasará a las páginas
de la historia con caracteres áureos. El motivo no es preciso decirlo[.]
¿Quién hay en el mundo que no sepa el extraordinario acontecimiento
que ha de tener lugar en ese día venturoso en la capital del orbe cristiano?
Apenas acaban de anunciarlo fuentes eclesiásticas seguras, cuando las
agencias internacionales de noticias lo esparcieron por el mundo entero.
El 1º de noviembre, el Papa Pío XII, ejerciendo el ministerio de Pastor
y Doctor de todos los cristianos, y en uso de su suprema Autoridad
Apostólica, definirá “ex Cathedra” dogma de fe la Asunción de la
Santísima Virgen o sea la traslación de María al cielo en cuerpo glorioso
unido al alma glorificada.
El Romano Pontífice, como vosotros sabéis, cuando habla en esta
forma, “por la asistencia divina que le fue prometida en la persona de
San Pedro, goza de aquella plena infalibilidad de que el Divino Redentor
quiso que su Iglesia estuviese dotada al definir la doctrina sobre la fe y las
costumbres”.
No es una nueva verdad que se quiere introducir en la Iglesia o una
novedad de los actuales tiempos, la doctrina referente a la Asunción de
Nuestra Señora. Ella ha sido siempre creída por la Iglesia, por sus Doctores
más ilustres; por sus Santos Padres y por los pueblos todos de la tierra,
desde la más remota antigüedad, desde los primeros siglos de vida de la
Mons. Rafael Arias Blanco
136
misma Iglesia, como lo demuestra la festividad llamada “Dormición de
la Virgen”, que se celebraba hacia el siglo quinto[,] y que probablemente
tuvo su origen inmediatamente después del Concilio de Éfeso en el año
431, en que se definió, contra el hereje Nestorio, que la Virgen Santísima
es propiamente y se llama Madre de Dios. Esta festividad litúrgica
necesariamente se fundaba en creencias anteriores, como aparece ya en
el siglo segundo con la tradición auténtica, aunque deformada, de los
“Apócrifos” por un tal Leucio, discípulo de los Apóstoles.
Oíd a San Germán, Patriarca de Constantinopla desde el año 715,
quien en esta fiesta exclama refiriéndose a la Santísima Virgen: “Imposible
era que permaneciese encerrado en el sepulcro de los muertos aquel cuerpo
virginal, vaso donde Dios mismo se había encerrado, templo animado de
la Santísima Divinidad del Hijo Unigénito. ¿Cómo hubieras podido sufrir
la corrupción y disolverte en polvo, tú, que por la carne que el Hijo de Dios
recibió de ti, liberaste al género humano de corrupción?” “Un hijo muy amado
desea la presencia de su madre, y la madre, a su vez, aspira a vivir con su
hijo. Era, pues, justo que tú subieras hasta tu Hijo [( ]...[)] Él te atrajo hacia
sí, exenta de toda corrupción, queriendo tenerte junta, pegada a sus labios y
a su corazón, si así puedo expresarme”. “Eres la Madre de Dios [( ]…[)] Por
esta razón, no podía ser que tu cuerpo, un cuerpo que había llevado a Dios,
fuese presa de la corrupción de la muerte”.
En igual circunstancia, en la mitad del siglo XI, el Metropolitano de
Ecuania, el monje Juan Mauropo, exclama refiriéndose a la Virgen en
su subida al cielo: “Se va; el trono animado de Dios es transportado de la
tierra al cielo; el arca de la gloria sube a las alturas; la fuente de la luz y el
tesoro de la vida pasan a la vida. Pero[,] ¡qué de maravillas la acompañan!
De una parte, Cristo que desciende del cielo con el glorioso cortejo de las
virtudes para salir al encuentro de su Madre. Vedle cómo estrecha contra
su corazón, con amor filial, a aquélla que tantas veces lo había llevado, de
niño, en sus brazos [( ]…[)] ¿Podía encarcelar en el sepulcro a aquélla que
por su parto vivi[fi]cante ha de dejar vacíos los sepulcros? No lo temáis. La
tierra no guardó para sí lo que era del cielo, ni la corrupción invadió lo que
no había tenido mancha alguna [”].
Esta firmísima y muy antigua fe de la Iglesia oriental y occidental,
tanto docente como discente, acerca de la Asunción de la Madre de Dios
tiene su origen necesariamente en la tradición divino-apostólica, es decir,
Cartas Pastorales y discursos
137
en la revelación, ya que el hecho de que un cuerpo humano viva en el
cielo antes del día del juicio no puede atestiguarse por los sentidos ni por
autoridad humana.
Los teólogos más famosos han probado, valiéndose de algunos textos
de las Sagradas Escrituras, la Asunción de la Virgen a los cielos.
El Papa Alejandro III, en una carta en la que exponía al Sultán de
Iconio las verdades principales de la fe cristiana, decía de la Santísima
Virgen: “Concibió sin rubor, dio a luz sin dolor y pasó de este mundo al cielo
sin corrupción, según la palabra del ángel, o mejor dicho, según la palabra
de Dios traída por el ángel a fin de que apareciese llena y no semillena de
gracia” [(cf. Lc 1, 28)]. Suárez afirma que las palabras “ llena de gracia”
[(Lc 1, 28)] encierran todos los privilegios y los dones de gracia que, según
recta razón, convienen a la Madre de Dios; y así como este insigne teólogo
Jesuita dedujo de ellas la prerrogativa de su Concepción Inmaculada, así
también nosotros[,] de igual manera, podemos sacar el privilegio de su
Asunción a los cielos en cuerpo y alma.
Otro texto favorito es el Capítulo III del Génesis, versículos 14 y 15,
llamado también protoevangelio: “Pondré enemistades entre ti y la mujer,
entre tu descendencia y la suya, y ella quebrantará tu cabeza” [(Gén 3, 15)].
Es evidente que aquí se trata de Cristo y de su Madre Santísima. Ahora
bien, como la victoria de Jesucristo fue sobre el pecado, la concupiscencia
y la muerte [(cf. Rom 5, 18-19)], el triunfo de la Virgen también es triple.
Las dos primeras victorias sobre el pecado y la concupiscencia son hoy
dogmas de fe: la Inmaculada Concepción y la perpetua Virginidad.
Nada más natural que lo sea también la victoria sobre la muerte o sea su
Asunción gloriosa a los cielos.
La Diócesis de San Cristóbal, que tiene por Patrona a esta dulcísima
Señora, bajo el título glorioso de Nuestra Señora del Rosario[,] y que se ha
consagrado solemnemente a su Purísimo e Inmaculado Corazón, espera
llena de ansiedad la aurora venturosa del día 1º de noviembre, en el que
el gran Pontífice Pío XII hará la solemne proclamación y “su palabra
infalible pondrá en las sienes de María una corona más, la del dogma de su
gloriosa Asunción a los cielos, que iluminará con luz preñada de esperanzas y
de alegría no sólo nuestra época de materialismo, de turbación y de congojas,
sino todos los siglos venideros”.
Mons. Rafael Arias Blanco
138
Para rendir un homenaje el más digno a la Madre de Dios, hemos
dispuesto traer a la ciudad de San Cristóbal la venerada imagen de
Nuestra Señora de la Consolación, joya la más preciada que guarde el
Táchira Católico.
Por tercera vez en estos últimos cincuenta años el antiquísimo cuadro
de la Reina de las Montañas recorrerá triunfalmente la distancia que lo
separa de la ciudad episcopal, en medio del más desbordante júbilo y de
las manifestaciones sinceras de extraordinaria piedad.
El programa que regirá estos actos es ya del dominio público y ha
circulado con profusión.
Disponemos, además, que en todos los templos parroquiales y filiales
de la Diócesis se cante el día 1º de noviembre una Misa en honor de la
Madre de Dios, que por benigna concesión del Santo Padre, habrá de
ser la misma de la Asunción, añadiendo bajo única conclusión la oración
propia de la fiesta de Todos los Santos. Ha de cantarse también el Te-
Deum en acción de gracias a Dios por este especial privilegio, concedido
a su Santa Madre, y por haber escogido este tiempo de materialismo,
de corrupción y cobardía, para su definición dogmática, con lo cual ha
querido recordar al mundo la existencia de un Dios que premia y castiga,
de una vida inmortal, cuya eterna felicidad depende del cumplimiento
de la Divina Ley y de las obligaciones propias.
Léanse estas nuestras Letras en todas las Iglesias de la Diócesis
el primer domingo después de recibidas; publíquense en el “Boletín
Eclesiástico” y en [el] “Diario Católico”.
Dadas, firmadas, selladas y refrendadas en el Palacio Episcopal de
San Cristóbal, a los veintiséis días del mes de octubre del año del Señor
de mil novecientos cincuenta.
+ Rafael Arias,
Obispo de San Cristóbal.
Por mandato del Excmo. y Rvdmo. Sr. Obispo.
Pbro. Antonio Chacón. Canciller-Secretario.
[Boletín Eclesiástico de la Diócesis de San Cristóbal 27 (1950), pp. 169-173.]
LA SEMANA “PRO-SUSCRIPCIONES
A DIARIO CATÓLICO”
[(18 de enero de 1951)]
26
Nos, Dr. Rafael Arias, por la gracia de Dios y de la Santa Sede
Apostólica, Obispo de San Cristóbal, al Muy Venerable Clero y fieles de
la Diócesis, salud y bendición en Nuestro Señor Jesucristo[.]
Amadísimos hijos:
El domingo 28 de enero, señalado por el Episcopado Nacional como
Día de la Buena Prensa, nos brinda favorable oportunidad, que deseamos
aprovechar, para hablaros una vez más del insigne adalid de la causa
de Cristo en nuestra Diócesis, [el] “Diario Católico”, y de la imperiosa
necesidad de difundirlo y de hacerlo entrar en todos los hogares cristianos.
Grande, inmensa es nuestra satisfacción al contemplar la brillante
trayectoria recorrida por el ilustre decano de la prensa del Táchira en
sus veintiséis años no cumplidos de existencia. Su hoja de servicios a la
colectividad, a la Patria y a la Iglesia ha merecido los más cálidos aplausos
y las más elogiosas expresiones. ¿Quién podrá contar las felices iniciativas
expuestas desde esta tribuna autorizada del pensamiento tachirense? ¿Qué
idea noble y provechosa ha sido lanzada, que no haya recibido su respaldo
fervoroso? Su vida fecunda y meritoria transcurre, a veces, tranquila, con
la apacibilidad con que se deslizan las aguas de un manso río; a veces
también, en circunstancias especiales, violenta e impetuosa, como los
torrentes que se despeñan desde los altos páramos de nuestras montañas
andinas. Día a día, por más de cinco lustros sus enseñanzas han caído
sobre el surco de las almas, haciendo florecer en ellas los más altos, los
más nobles ideales. ¡Cuánta luz ha derramado en las inteligencias de
sus asiduos lectores! ¡Cómo ha vigorizado las voluntades para el arduo
cumplimiento del deber y ha sostenido al débil para que no claudique
ante el interés, el halago o el temor!
Mons. Rafael Arias Blanco
140
Por otra parte, tan grandes han sido los adelantos realizados por [el]
Diario Católico y los progresos obtenidos, que ocupa actualmente con
toda justicia sitio muy destacado entre los mejores representantes de la
prensa del interior del país.
Sin lugar a dudas, en lo que respecta a su difusión, podemos proclamar
que es el periódico más leído en toda la Diócesis, como fácilmente
lo comprueba su numerosa emisión diaria. Con todo esto, debemos
confesar[,] que no estamos todavía satisfechos pues son muchos, por
desgracia, los hogares cristianos que no lo reciben nunca o apenas lo
leen ocasionalmente[,] y decimos por desgracia, porque creemos que hoy
es absolutamente necesario leer todos los días el periódico católico para
recibir recta orientación en los problemas de la vida y para desintoxicar
nuestras inteligencias del veneno [(cf. Stgo 3, 8)] de la calumnia y del
error, esparcido con abundancia por la prensa impía o comunista y por
los perennes detractores de nuestra santa Religión.
Se habla con insistencia del fracaso de la educación en nuestros días,
y muchos se admiran y hasta se escandalizan de que los mismos colegios
católicos no produzcan siempre los resultados que eran de esperarse[.] ¿De
quién es la culpa? ¿A quién deberá achacarse el fracaso? Sin duda alguna,
a la falta de unidad en la educación; lo que se edifica en la escuela o en
el colegio católico, se echa por tierra en el hogar, al encontrar el niño o
el joven, encima de la mesa de su casa, el periódico que afirma todo lo
contrario de lo que le han señalado sus maestros.
Con sobrada razón escribe el gran pedagogo Manjón: “Las causas de
los males que padecemos son muchas, pero ninguna tan eficaz como la mala
prensa, y ningún remedio más indicado que el buen periódico”. Firmemente
convencidos de la absoluta verdad de esta afirmación, expresamos
nuestros vehementes deseos de una mayor difusión de nuestra prensa[,]
y lanzamos como consigna y como campaña a realizarse, la siguiente:
“Todo hogar católico de la Diócesis debe estar suscrito a[l] ‘Diario
Católico[’]”. Señalamos los días comprendidos entre los domingos 21 y
28 de enero como la “Semana ProSuscripciones a ‘Diario Católico[’]”,
en la que deben tomar parte, mancomunando sus esfuerzos, los Párrocos
y sacerdotes del Clero Secular y Regular, los directores y educadores de
nuestros colegios y escuelas, los miembros de la Acción Católica y de las
Cartas Pastorales y discursos
141
sociedades religiosas y todos aquéllos que generosamente quieran tomar
parte. Confiados esperamos los magníficos resultados que, con la ayuda
de Dios, han de obtener estos esfuerzos dirigidos al bien de las almas y
al triunfo de Cristo entre nosotros.
Sean estas nuestras Letras leídas en todas las Iglesias de la Diócesis
el primer domingo después de recibidas; publíquense en el “Boletín
Eclesiástico” y en el “Diario Católico”.
Dadas, firmadas, selladas y refrendadas en el Palacio Episcopal de San
Cristóbal a los dieciocho días del mes de enero del año de mil novecientos
cincuenta y uno.
+ Rafael Arias,
Obispo de San Cristóbal.
Por mandato del Excmo. Sr. Obispo,
Pbro. Antonio Chacón.
Canciller-Secretario.
[Boletín Eclesiástico de la Diócesis de San Cristóbal 28 (1951), pp. 15-17.]
LA INDULGENCIA DEL JUBILEO
[(13 de abril de 1951)]
27
Nos, Dr. Rafael Arias, por la gracia de Dios y de la Santa Sede
Apostólica, Obispo de San Cristóbal, al Muy Venerable Clero de la
Diócesis, salud en el Señor.
Amadísimos hijos:
Ni los violentos paros y huelgas provocados por los sindicatos
comunistas, ni las amenazas y peligros de una nueva y más terrible
conflagración mundial, ni la tea de la guerra sorpresivamente arrojada
en Corea fueron óbice para que el Año Santo de 1950 resultase una
demostración extraordinaria de unidad entre la cabeza visible y los
miembros de la Iglesia, y para que tuviesen cabal y feliz cumplimiento
los fervientes votos del Pastor Supremo de que este santo tiempo fuese
“el año del gran retorno y del gran perdón”.
Millones de peregrinos acudieron a la Ciudad Eterna para ganar la
indulgencia del Jubileo y expresar su fidelidad y amor al Maestro Infalible,
al Padre amoroso de todos los católicos. Los que tuvimos la fortuna de
ir a Roma, jamás olvidaremos las dulces e indecibles emociones sentidas
en las grandes audiencias públicas de la Basílica de San Pedro.
¡Qué efusiones de afecto paternal! ¡Qué delicadeza en el gesto y la
palabra! ¡Qué consejos tan oportunos para animar a la perseverancia en
el buen camino comenzado! ¡Era, en realidad, un verdadero encuentro
entre el Padre y sus hijos!
Cumplidas ya las grandes jornadas del Año Santo, por benigna
concesión pontificia, sus grandes privilegios han sido extendidos al
mundo entero durante el presente año de 1951.
Mons. Rafael Arias Blanco
144
En virtud de esta gracia extraordinaria, la indulgencia del Jubileo está
al alcance de todos los católicos. Ya no hay necesidad de emprender un
largo viaje, ni hacer costosas erogaciones ni sufrir graves incomodidades
para ganarla cuantas veces se quiera.
A fin de que todos nuestros hijos muy amados estimen en todo su
altísimo valor la maternal solicitud de la Iglesia y sepan aprovechar mejor
el rico tesoro espiritual que pone a su disposición, vamos a explicar
brevemente en qué consiste la indulgencia del Jubileo y cuáles son las
condiciones que deben llenarse para ganarla.
Grande es la infelicidad del hombre que cae en pecado mortal, que
tiene la desgracia de ofender a Dios gravemente, y terribles y catastróficas
las consecuencias[,] que se derivan de su prevaricación en el orden
espiritual: es despojado de la filiación divina, pierde el derecho a la herencia
del cielo y es privado de los méritos anteriormente adquiridos. Ante estos
efectos desastrosos[,] ¿podrá haber alguno que se atreva a exclamar: he
pecado y qué mal me ha acontecido?
El Señor, infinitamente misericordioso, compadecido de nuestra
debilidad y miseria, estableció el sacramento de la penitencia para
devolver al hombre arrepentido su divina amistad junto con el derecho
a la recompensa eterna, como también los méritos de las buenas obras
antes realizadas. Pero hay un castigo que no se perdona generalmente
con la confesión: es el castigo temporal que merecemos por los pecados
mortales y veniales cometidos, y el cual debemos pagar en esta vida con
el sufrimiento y el dolor, y en la otra con el fuego terrible del purgatorio.
Pero este castigo, llamado teológicamente pena temporal del pecado,
puede evitarse o disminuirse con la frecuencia de sacramentos, la
oración y la mortificación, con las obras de caridad y de misericordia y,
de manera extraordinaria, con las indulgencias[,] que son los tesoros de
gracias, formados por los méritos sobreabundantes de Jesucristo, de la
Virgen y de los santos[,] y que la Iglesia, en virtud del poder recibido de
su Divino Fundador, pone a disposición de los fieles, con la condición de
que practiquen algún acto especial y cumplan las condiciones señaladas.
Las indulgencias, como es sabido, unas son plenarias y otras son
parciales. Por medio de las primeras se obtiene el perdón de toda la pena
temporal merecida por el pecado; y con las segundas se paga una parte de
Cartas Pastorales y discursos
145
esa misma pena, de acuerdo con los límites de la concesión. Por desgracia,
son muchas las personas que no lucran las indulgencias por no tener las
debidas disposiciones[,] y cuando se presenten ante el tribunal de Dios, se
encontrarán con las manos vacías y con una deuda inmensa que solventar.
La indulgencia que concede la Iglesia en el Jubileo es plenaria; con
ella podemos satisfacer en su totalidad la deuda temporal que tenemos
pendiente con la divina justicia.
Esta indulgencia[,] además[,] es la más solemne de las indulgencias
plenarias, pues se concede por medio de un documento pontificio llamado
Bula; es la más privilegiada, ya que otorga poderes extraordinarios a los
confesores, y es también la más segura de ganarse por el empeño que
generalmente se pone en cumplir bien los diversos requisitos determinados
por el mismo Sumo Pontífice.
Las condiciones para ganar el Jubileo son las siguientes:
1º Confesión y Comunión, que deben ser distintas de las efectuadas
para cumplir con [la] Pascua.
2º Cuatro visitas a las Iglesias señaladas, rezando en cada una de estas
visitas las siguientes oraciones:
Cinco Padrenuestros con Avemaría y Gloria.
Un Padrenuestro con Avemaría y Gloria por las intenciones del Sumo
Pontífice.
Un Credo.
Tres Avemarías, repitiendo al final de cada una de ellas la invocación[:]
“Reina de la Paz, ruega por nosotros”.
Una Salve.
De acuerdo con el aviso de la Curia Episcopal, publicado hace algún
tiempo en [el] “Diario Católico”, deben visitarse por una sola vez en
San Cristóbal los templos de Catedral, San Juan Bautista, Ntra. Sra. de
Coromoto, y Perpetuo Socorro; en La Grita y Pregonero se harán dos
visitas a cada Iglesia Parroquial y en las demás poblaciones la cuatro visitas
se efectuarán al respectivo templo parroquial.
Mons. Rafael Arias Blanco
146
Los confesores gozan de la facultad de reducir el número de visitas a
las personas enfermas o de conmutárselas por otras buenas obras.
Los ancianos de setenta años cumplidos podrán hacer las cuatro visitas
en su propia Parroquia y los presos en la Capilla de la cárcel.
Las religiosas, sus novicias y postulantes, sus alumnas internas y las
mujeres que vivan en sus internados[,] harán las cuatro visitas señaladas
en su oratorio propio.
Debe tenerse en cuenta, además, que el Jubileo puede ganarse todas
las veces que se quiera[,] así como ofrecerse por las almas del purgatorio.
Esfuércense los Párrocos y Rectores de Iglesia[s] para que los fieles
aprovechen estas gracias especiales del Año Santo y ganen la indulgencia
del Jubileo, no una sino muchas veces. Organicen para esto grupos
numerosos de fieles, en fechas previamente determinadas, encabezados
por el Clero, para cumplir en común, con la mayor solemnidad exterior
y con la más profunda piedad, los requisitos señalados.
Que este Año Santo, extendido al mundo entero, sea para todos
vosotros, amadísimos hijos, el “año del gran retorno y del gran perdón”.
Recibid nuestra afectuosa bendición que os impartimos de todo
corazón, en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.
Léanse estas nuestras Letras en todas las Iglesias de la Diócesis
el primer domingo después de recibidas; publíquense en el “Boletín
Eclesiástico” y en [el] “Diario Católico”.
Dadas, firmadas, selladas y refrendadas en el Palacio Episcopal de
San Cristóbal, a los trece días del mes de abril del año del Señor de mil
novecientos cincuenta y uno.
+ Rafael Arias,
Obispo de San Cristóbal.

Por mandato del Excmo. y Rvdmo. Sr. Obispo,


Pbro. Antonio Chacón.
Canciller-Secretario.
[Boletín Eclesiástico de la Diócesis de San Cristóbal 28 (1951), pp. 51-54.]
EL ÓBOLO DE SAN PEDRO
[(22 de junio de 1951)]
28
Nos, Dr. Rafael Arias, por la gracia de Dios y de la Santa Sede
Apostólica, Obispo de San Cristóbal, al Muy Venerable Clero de la
Diócesis, salud y bendición en Nuestro Señor Jesucristo.
Amadísimos hijos:
El día 29 de junio, con solemnidad de doble precepto, celebra
la liturgia católica la fiesta de San Pedro, Príncipe de los Apóstoles,
nombrado por Jesucristo su representante en la tierra [(cf. Mt 16, 19)] y
Jefe Visible de su Iglesia.
La fecha asignada para esta solemne conmemoración no ha sido
escogida al acaso, caprichosamente; en ese propio día, el primer Papa, que
gobernó el místico rebaño del Señor, derramó su sangre en testimonio
de la verdad de la doctrina que predicaba [(cf. Jn 21, 18-19),] y ofrendó
su vida en aras del más ardiente amor y de la fidelidad más completa a
su Divino Maestro.
Hemos querido aprovechar esta festividad de doble precepto, que
generalmente no cae en domingo, para recordaros, amadísimos hijos,
de la manera más paternal, la grave obligación que tiene todo cristiano
de satisfacer a ambos preceptos de la Misa y del descanso. Doloroso es
confesar que mucha gente se cree excusada de cumplir en tales fechas
con una y otra obligación, sin tener motivos suficientes para ello.
Para facilitar el cumplimiento del grave precepto eclesiástico de oír la
santa Misa, en todos los templos de la Diócesis, al igual que en todas las
Iglesias del mundo entero donde existe verdadera libertad, los sacerdotes
celebran Misas en horas diferentes y las más cómodas para los fieles, en
la misma forma que se hace los domingos.
Mons. Rafael Arias Blanco
148
Con relación al segundo precepto, de no trabajar, tenemos el consuelo
de declarar[,] que en nuestra Diócesis muchos lo guardan con toda
fidelidad, aunque en algunas ciudades, lamentablemente, poco a poco,
entre determinados sectores, se ha ido introduciendo la práctica contraria,
debido a que la ley civil del trabajo no considera festivos esos días.
Es un deber de los católicos laborar con ahínco, con todos los medios
lícitos a su alcance, a fin de obtener que nuestra legislación esté de acuerdo
con las sabias enseñanzas de la Iglesia Católica, que es la Religión de la
casi totalidad del pueblo venezolano. Pero mientras esto no suceda, ¿qué
remedio podrá ponerse al mal que lamentamos? En las industrias y en
el ramo de las construcciones sería fácil, con buena voluntad, llegar a
un acuerdo entre patronos y obreros, como nos consta que se hace en
muchas partes.
En el ámbito de los negocios, estamos seguros de que si los comerciantes
católicos interpusieran su influencia para el cierre de los establecimientos
en esos días, como lo practican ya los bancos, ninguno sufrirá perjuicios
especiales, y tanto ellos como sus empleados podrían gozar del descanso
que impone la legislación eclesiástica. En este punto nos vienen a la
memoria las palabras de Jesucristo, que son una verdadera promesa:
“Buscad primero el Reino de Dios y su justicia, y estas otras cosas se os darán
por añadidura” [(Mt 6, 33)].
Debemos también lamentar el que en esos días festivos se obligue a los
niños católicos a asistir a la escuela. Es evidente que el trabajo intelectual
no está comprendido en la prohibición de la Iglesia; pero no es menos
cierto que la mayoría de esos niños no podrá oír la Misa y que en sus
tiernas inteligencias la idea de la vacación está íntimamente unida a las
grandes festividades cívicas o religiosas.
Esta trasgresión de la ley eclesiástica en los primeros años de la vida
deformará sus conciencias y traerá como fatal resultado un desprecio igual
por las leyes humanas, a las que se someterán únicamente por temor del
castigo y las que violarán cada vez que crean poder burlar la justicia de
los hombres. En vista de tan fatales resultados, absténganse los padres de
familia de mandar a sus hijos a las escuelas en esos días.
Aprovechamos la presente oportunidad para recordar que en el día de
San Pedro se piden en todas las Iglesias una contribución especial para
Cartas Pastorales y discursos
149
enviarla al Sumo Pontífice, como ofrenda de los católicos del mundo
entero.
Esta limosna, conocida con el nombre de Óbolo de San Pedro, puesta
en manos del Santo Padre, se convierte después en obras de piedad y
de Religión, en obras de cultura y progreso. ¡Que ningún buen hijo de
la Iglesia deje ese día de contribuir con su óbolo, en la medida de sus
posibilidades[!]
Recomendamos con todo encarecimiento a los Párrocos, Rectores de
Iglesias y Superiores de colegios que tomen el mayor interés en el buen
resultado de esta ofrenda.
Léanse estas nuestras Letras en todas las Iglesias de la Diócesis
el primer domingo después de recibidas; publíquense en el “Boletín
Eclesiástico” y en [el] “Diario Católico”.
Dadas, firmadas, selladas y refrendadas en el Palacio Episcopal de
San Cristóbal, a los veintidós días del mes de junio del año del Señor de
mil novecientos cincuenta y uno.

+ Rafael Arias,
Obispo de San Cristóbal.

Por mandato del Excmo. Sr. Obispo,


Pbro. Antonio Chacón.
Canciller-Secretario.
[Boletín Eclesiástico de la Diócesis de San Cristóbal 28 (1951), pp. 114-116.]
DESPEDIDA DE LA DIÓCESIS
DE SAN CRISTÓBAL
[(2 de mayo de 1952)]
29

Nos, Dr. Rafael Arias, por la gracia de Dios y de la Santa Sede


Apostólica, Obispo de San Cristóbal (Venezuela).
Al Venerable Clero y fieles de la Diócesis, salud y bendición en
Nuestro Señor Jesucristo.
Amadísimos hijos:
Venimos a confiaros de manera oficial la noticia de nuestro traslado
a la Arquidiócesis de Caracas, con el cargo de Arzobispo Coadjutor con
derecho a sucesión.
¡Grande el honor que nos dispensa el Padre Santo al escogernos
para un puesto de tanta importancia[! ¡]Pero qué tremenda es la
responsabilidad que recae sobre nuestros débiles hombros!
Orad, amadísimos hijos, orad con mucho fervor y gran constancia
para que podamos cumplir a cabalidad nuestros arduos y graves deberes,
para que seamos instrumentos aptos en las manos de Dios, para que
realicemos todo el bien que la Iglesia y la Patria reclaman y esperan.
No podemos ni debemos ocultaros el inmenso pesar que nos causa
el tener que dejar esta amadísima Diócesis, el separarnos de nuestro
dilectísimo Clero, virtuoso, ilustrado, trabajador, honor y orgullo de
Venezuela, y el tener que deciros adiós a vosotros, hijos muy queridos de
nuestro corazón, siempre fieles a la Iglesia, sumisos a vuestros Pastores,
decididos en vuestras convicciones religiosas, tenaces y valientes en la
defensa de la fe.
Para sucedernos en el gobierno de la Diócesis, Su Santidad el Papa
ha escogido al Excelentísimo Sr. Alejandro F. Feo, Prelado dignísimo,
Mons. Rafael Arias Blanco
152
adornado de eminentes virtudes y de eximias dotes intelectuales y morales.
Estamos plenamente seguros de que nuestro dilecto Hermano sabrá guiar
la nave de la Diócesis con singular acierto y maestría.
Prestadle con toda generosidad, para que esto suceda, el concurso de
vuestras oraciones y de vuestra cooperación personal.
Mientras no tome posesión el nuevo Obispo[,] seguiremos gobernando
la Diócesis con el título de Administrador Apostólico.
Esperáis, sin duda, los últimos consejos del que ha sido vuestro Padre
por espacio de más de doce años. ¿Cómo podríamos negároslos? Oídlos,
y estad seguros que salen de lo más profundo del corazón, de ese mismo
corazón que ha palpitado siempre de afecto por vosotros.
La fe católica que profesáis, amadísimos hijos, es vuestra mayor
riqueza; ella constituye la herencia más preciada que recibisteis de vuestros
mayores.
En nuestros días hay especial empeño en arrancárosla del corazón, en
borrarla de vuestra inteligencia.
El protestantismo y el comunismo no cejan en su tenaz esfuerzo por
despojaros del riquísimo tesoro de vuestras católicas creencias.
Los métodos que usan son variados; pero todos coinciden en pretender
separar al pueblo de sus sacerdotes porque saben que las ovejas son presa
fácil del lobo [(cf. Jn 10, 12; He 20, 29),] cuando están distantes del pastor
que las cuida. Estad alertas para no dejaros engañar.
Sabed que el protestantismo, enemigo mortal de la Iglesia Católica[,]
ha renovado con mayor fuerza su propaganda herética por toda nuestra
América. Ayudado con abundancia de dólares norteamericanos ha
multiplicado en nuestros pueblos el número de pastores y emisarios de
su falsa doctrina. Antes de este grave peligro para vuestra fe, de nuevo os
repetimos: no os dejéis engañar, estad alertas.
Recordad que incurren en la excomunión los padres que envían a sus
hijos a las escuelas protestantes. Recordad también que no es lícito asistir
a los actos de culto que realizan las sectas heréticas. Ante la falsa caridad
que con fines de propaganda practican los protestantes, repartiendo dinero
a los que asisten a sus Iglesias y Capillas, y a las personas pobres, a quienes
Cartas Pastorales y discursos
153
quieren engañar y conquistar, repetimos a nuestros amadísimos hijos las
palabras de Jesucristo: [“]¿Que aprovecha al hombre ganar el mundo entero
si pierde su alma?[” (Lc 9, 25)].
El comunismo no ceja en su ataque a la Iglesia Católica: la odia a
muerte. No obstante las repetidas derrotas sufridas, vuelve cada día con
mayor fuerza a la carga. Esperamos que nuestros amados hijos trabajen
con denuedo para extirpar esos focos de infección materialista que aún
quedan en nuestra Diócesis, a fin de evitar el peligro del contagio a los
incautos. Prosigan, [por] su parte, nuestros dilectos sacerdotes sosteniendo
las obras sociales que tan acertadamente han fundado e inicien otras
nuevas, de acuerdo con la necesidad del medio en que actúan[,] y difundan
por todas partes la maravillosa Doctrina Social de la Iglesia, contenida en
las celebradas e inmortales Encíclicas de León XIII y Pío XI, [“]Rerum
Novarum[”] y [“]Quadragesimo Anno[”]. Nuestra amada Acción Católica
procure asimilarse cada vez mejor la sabia solución que da la Iglesia a la
llamada cuestión social[,] para que lleve también al pueblo la maravillosa
luz de esa doctrina salvadora.
Al hablar de los enemigos de la fe, no creemos superfluo advertir
a nuestros hijos muy amados[,] que la masonería es también enemiga
mortal de la Iglesia Católica, a quien ha procurado destruir por todos
los medios a su alcance.
Por supuesto[,] que esta tenebrosa secta para poder engañar niega
siempre sus perversas intenciones. Por desgracia, existen católicos
indiferentes, que no hacen caso de las repetidas advertencias de sus
pastores espirituales y dan su nombre a esta sociedad secreta. La Iglesia,
en cumplimiento de su divina misión, se ve precisada a castigar a los
desobedientes con la grave pena de la excomunión.
La familia bien constituida, amadísimos hijos, es la base de la verdadera
grandeza de los pueblos. Cuando los fuertes vínculos que unen a sus
miembros se aflojan o debilitan, puede afirmarse, con toda seguridad,
que ese pueblo marcha hacia la decadencia, herido en su órgano vital.
Sea, pues, nuestra máxima preocupación la defensa y protección de los
hogares, amenazados hoy más que nunca por estos tres gravísimos males:
el divorcio, la infidelidad y el concubinato.
Mons. Rafael Arias Blanco
154
Es evidente que cuando los esposos están unidos por los vínculos
sagrados del sacramento del matrimonio no puede haber divorcio posible.
En este caso, todo tribunal civil es incompetente y está incapacitado para
romper las ataduras con que Dios ha unido a los cónyuges. Oíd, a este
respecto, las palabras del mismo Jesucristo: “Lo que Dios ha unido no
lo separa el hombre” (S. Marcos, Capítulo X, versículo 9 [(Mc 10, 9; Mt
19, 6)]). “Cualquiera que repudiare a su mujer y se casare con otra, comete
adulterio contra ella; y si la mujer repudiare a su marido y se casare con otro
comete adulterio” (S. Marcos[,] Capítulo X, versículo 11 y 12 [(Mc 10, 11-
12; cf. Mt 5, 32; Lc 16, 18; 1 Co 7, 10)]). Los esposos deben mutuamente
guardarse absoluta fidelidad, pues de ellos ha dicho el Señor: “Serán dos
en una sola carne” (S. Marcos, Capítulo X, versículo 8 [(Mc 10, 8; cf. Mt
19, 6)]). Se equivocan, por consiguiente, los que por malicia afirman que
esta obligación incumbe únicamente a la mujer.
También los hombres casados tienen el gravísimo deber de ser fieles
a sus esposas. Atraen sobre sus cabezas el castigo de la justicia divina los
transgresores de la fidelidad matrimonial, porque de Dios y de su Santa
Ley nadie se burla impunemente. ¿Y qué decir del concubinato, plaga
lamentable que azota los campos, aldeas, pueblos y ciudades? Felizmente
en nuestra Diócesis es alto el porcentaje de hijos legítimos, no obstante
las dificultades que ofrece su posición fronteriza. Felizmente las misiones
celebradas en estos dos últimos años han sido bendecidas por Dios con
fruto muy copioso, siendo el principal la santificación de muchísimos
hogares; pero, no obstante, todavía hay algunos que se han hecho sordos
al divino llamamiento, todavía hay algunos que continúan en su triste
condición de pecadores públicos y escandalosos.
Trabajad, amadísimos hijos, con gran ahínco, para que todos los
hogares sean paradigmas de virtud, donde los hijos crezcan y se levanten
en una atmósfera de honor y seriedad que les forme y capacite para el
bien[,] y que les sirva de estímulo durante los años de su existencia.
No olvidéis nunca que la mejor herencia para un hijo, su mayor
riqueza, el más poderoso auxiliar de su buena educación es el nacer en
un hogar constituido con la bendición de Dios, es levantarse en el seno
de una familia donde los padres cumplan a cabalidad con sus sagrados
deberes y se amen santamente.
Cartas Pastorales y discursos
155
El último encargo que os hacemos, hijos amadísimos, es que conservéis
vuestras prácticas religiosas, verdadero alimento de vuestra fe y sostén
seguro de las buenas costumbres. La Misa del domingo y de las fiestas, el
rezo diario del Santo Rosario y la Comunión frecuente y[,] a ser posible,
todos los días, deben ser las tres firmísimas columnas sobre las que
descansen el edificio de vuestra religiosidad.
Éstos son los consejos que os queremos dejar en esta hora solemne
de nuestra despedida. Aceptadlos: son las últimas recomendaciones de
vuestro Obispo, que por espacio de doce años ha tenido la dicha de
gobernaros y que siempre os ha dado muestra de su paternal predilección.
Recibid, hijos muy amados, nuestra última bendición, que os
impartimos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.
Léanse estas nuestras Letras en todas las Iglesias de la Diócesis el
primer domingo después de recibidas[,] y publíquense en el Boletín
Eclesiástico y en [el] “Diario Católico”.
Dadas, firmadas, selladas y refrendadas en el Palacio Episcopal de
San Cristóbal, a los dos días del mes de mayo del año del Señor de mil
novecientos cincuenta y dos.

+ Rafael Arias,
Obispo de San Cristóbal.

Por mandato del Excmo. y Rvdmo. Sr. Obispo,


Pbro. Domingo Chacón,
Canciller-Secretario.
[Boletín Eclesiástico de la Diócesis de San Cristóbal 29 (1952), pp. 58-62.]
EXHORTACIÓN
A LA PIEDAD EUCARÍSTICA
[(21 de septiembre de 1955)]
30
Nos, Dr. Rafael Arias Blanco, por la gracia de Dios y de la Santa
Sede Apostólica, Arzobispo de Caracas[,] a nuestro Venerable Deán y
Cabildo, Clero y fieles de la Arquidiócesis, salud y bendición en Nuestro
Señor Jesucristo.
I
Después del duelo de la Iglesia y de la Patria en la dolorosa pérdida
del Excmo. y R[dv]mo. Sr. Dr. Lucas Guillermo Castillo Hernández,
de santa y feliz memoria, y de los piadosos sufragios ofrecidos en toda
la República por el eterno descanso del bondadoso Prelado, a quien
con el más profundo rendimiento y afecto acompañamos desde el año
1952 en calidad de Arzobispo Coadjutor con derecho a sucesión, nos
corresponde ahora, amados hijos, anunciaros por medio de las presentes
Letras Pastorales[,] que hemos entrado, en efecto, a sucederle en la Sede
Metropolitana de Caracas; y como nuevo Pastor de esta dilecta grey, nos
complacemos en enviaros, con nuestro primer saludo, las más efusivas
bendiciones.
Renovaremos ante todo en esta oportunidad nuestros sentimientos
de inquebrantable y filial adhesión a Nuestro Santísimo Padre, el Papa,
felizmente reinante, que se dignó escogernos para este elevado cargo; y
rogaremos al cielo que proteja su preciosa vida y no lo deje caer en manos
de sus enemigos.
Vaya también nuestro deferente saludo al Gobierno de la República en
la persona del Primer Magistrado de la Nación, abrigando la esperanza
de conservar las cordiales relaciones que deben existir entre la Iglesia y
el Estado.
Mons. Rafael Arias Blanco
158
Saludamos, en fin, fraternalmente a nuestros Venerables Hermanos en
el Episcopado, cuyos edificantes ejemplos y virtudes tanto enaltecen a la
Iglesia Venezolana, deseándoles los más copiosos frutos en sus incesantes
labores apostólicas.
Bien sabéis, amados hijos, que en el vaivén constante de la vida
humana, que es peregrinación y destierro ([Nota de pie de página]: (…)
[(cf. 1 P 1, 17).]), todo lo encamina el Altísimo hacia el bien de quienes
le aman ([Nota de pie de página]: (…) [(cf. Rom 8, 28).]). Así el sagrado
vínculo de caridad que nos unió con el virtuoso Arzobispo desaparecido,
y también, desde entonces, con vosotros, se consolida hoy en el devoto
y común recuerdo de tan amante Padre, cuyos edificantes ejemplos
nos animan a mantener incólume en el místico rebaño que nos ha sido
confiado el inestimable tesoro de la fe, fundamento de los bienes celestiales
que esperamos ([Nota de pie de página]: (…) [(cf. Heb 11, 1).]) y antorcha
esplendente que disipa las tinieblas del mundo ([Nota de pie de página]:
(…) [(cf. 2 P 1, 19).]).
No ignoramos la grave responsabilidad que nos incumbe, antes bien,
sentimos más apremiante la exhortación del Príncipe de los Apóstoles
a los pastores eclesiásticos, cuando los induce a apacentar al pueblo fiel
con voluntad pronta y ejemplar ([Nota de pie de página]: (…) [(cf. 1 P 5,
2).]); mas ponemos nuestra esperanza en el Supremo Dador de todo bien
excelso ([Nota de pie de página]: (…) [(cf. Stgo 1, 17).]), en quien no hay
mudanza ni alteración alguna ([Nota de pie de página]: (…) [(cf. ibid.).]),
seguros de que habrá de llevar a feliz término la obra de nuestro ministerio
episcopal que hemos empezado entre vosotros ([Nota de pie de página]:
(…) [(cf. He 20, 24).]). Confiamos también, con el favor divino, en que
aliviarán la carga de la susodicha responsabilidad que pesa sobre nosotros,
nuestros venerables y queridos colaboradores, o sea, los sacerdotes del
Clero Secular y Regular de esta Arquidiócesis, tan asiduos en llenar la
misión que les fue señalada; como también las fervientes Congregaciones
de Religiosas, tan edificantes en la observancia de las virtudes cristianas;
la Acción Católica, que tan gloriosas empresas ha llevado a cabo en aras
de la fe; y los fieles en general, cuya solícita obediencia y religiosidad
contribuirán, sin duda, en gran manera[,] a que en el aprisco espiritual
que hemos de regir, reine la efusión de la justicia y la hermosura de la paz
([Nota de pie de página]: (…) [(cf. Is 32, 17).]).
Cartas Pastorales y discursos
159
II
Ahora, amados hijos, el programa que habremos de desarrollar en
esta Sede Metropolitana lo encontraremos ya trazado en las palabras
de San Pablo a los eclesiásticos de Éfeso: [“]mirad por vosotros y por todo
el rebaño, sobre el cual el Espíritu Santo os ha constituido Obispos, para
regir la Iglesia de Dios, que Él adquirió con su propia Sangre[”] ([Nota de
pie de página]: (…) [(He 20, 28).]). Inmutable en el fondo, el esquema
del Apóstol es susceptible de todas las aplicaciones que impongan las
necesidades de los tiempos.
La Obra del Seminario y de las Vocaciones, la Acción Católica, como
la Acción Social del mismo nombre, el auge de los colegios católicos y de
las escuelas parroquiales, y otras actividades similares, serán desde luego,
Dios mediante, el objeto de nuestra más esmerada solicitud y cuidados
pastorales, como lo han sido hasta ahora. Sobre esos tópicos iremos
insistiendo en sus respectivas oportunidades.
Hoy nos contentaremos con recordaros que el Sagrario debe ser el foco,
o centro, en el cual se caldeen y del cual emanen las labores del apostolado.
En la piedad eucarística están cifradas las grandes promesas de la vida
presente y de la futura ([Nota de pie de página]: (…) [(cf. 1 Tim 4, 8).]);
Cristo en el Altar ha de ser el imán de las muchedumbres, conforme a
la promesa que hizo de atraer a la humanidad hacia Él, al ser levantado
de la tierra en el Calvario ([Nota de pie de página]: (…) [(cf. Jn 12,
32).]). Sin el calor divino de la Eucaristía languidecerían los esfuerzos
de los sacerdotes en pos de las almas y el celo de los seglares santamente
empeñados en dilatar por el mundo el Reino del Salvador. Lejos de esa
Fuente de aguas vivas no florecería la santidad en la familia, ni mucho
menos, humanamente hablando, nos enviaría el cielo la numerosa pléyade
de sacerdotes santos que necesitamos y que imploramos rendidamente al
pie de nuestros Altares.
Tan inefable Sacramento sacia todos los legítimos deseos del
cristianismo. El que vela junto a la luz del Sagrario no anda en tinieblas,
sino que disfrutará de la claridad de la eterna vida ([Nota de pie de página]:
(…) [(cf. Jn 8, 12).]). Allí encontrará el predicador la palabra adecuada
que llega hasta la división del alma y del espíritu, según la expresión del
Apóstol ([Nota de pie de página]: (…) [(cf. Heb 4, 12).]); y el dirigente de
Mons. Rafael Arias Blanco
160
Acción Católica los raudales de caridad dulce y paciente ([Nota de pie de
página]: (…) [(cf. 1 Cor 13, 4).]) que necesita; y el mundo la paz que en vano
anda buscando lejos de Dios; y la Iglesia en fin, la juventud perenne que la
embellece a través de los siglos. Por esto, venerables sacerdotes, la primera
petición que os hacemos como Pastor de esta jurisdicción espiritual, es que
intensifiquéis en vuestras Parroquias e Iglesias la Comunión frecuente y
diaria, haciendo de ese modo que vuestros feligreses participen, junto al
Altar, de la verdadera vida de la Iglesia.
No os ocultaremos, amados hijos, el deseo de que encontréis en
esta breve exhortación a la piedad eucarística el anuncio del magno
acontecimiento que, con el favor de Dios, habrá de realizarse en esta
Ciudad Mariana de Caracas próximamente. Nos referimos al III gran
Congreso Eucarístico Nacional y II Bolivariano. Según la correspondiente
Carta Pastoral Colectiva del Episcopado Venezolano, de fecha 7 de mayo
de 1953, ese Congreso había de celebrarse del 17 al 21 de febrero de 1954.
Por inconvenientes difíciles de superar, no pudo verificarse entonces, ni
tampoco en el presente año, debido a la grandiosa asamblea eucarística
de Rio de Janeiro.
Quiera, en tanto, el Dulce Amor de los Amores, encender con
nuevo impulso en los corazones la refulgente antorcha de la devoción
eucarística, por intercesión de la Excelsa Patrona de Venezuela, Ntra. Sra.
de Coromoto, en cuyas manos maternales depositamos confiadamente,
para que las bendiga y llene de santa fecundidad, las labores de nuestro
episcopado.
Estas nuestras Letras Pastorales serán leídas en todas las Iglesias
Parroquiales y filiales de la Arquidiócesis el primer domingo o día festivo
después de recibidas, y se guardarán en los Archivos.
Dadas, firmadas, selladas y refrendadas en nuestro Palacio Arzobispal
de Caracas[,] a veintiuno de septiembre de mil novecientos cincuenta y
cinco.
+ Rafael Arias[,]
Arzobispo de Caracas[.]
Por mandato de Su Excia. R[vd]ma. Feliciano González, Secretario.
[Adsum. Boletín Oficial del Arzobispado de Caracas 48 (1955), pp. 404- 407.]
EN EL AÑO EUCARÍSTICO
[(8 de diciembre de 1955)]
31
Nos, Dr. Rafael Arias Blanco[,] por la gracia de Dios y de la Santa
Sede Apostólica, Arzobispo de Caracas[,] a nuestro Muy Venerable Sr.
Deán y Cabildo, Clero y fieles de la Arquidiócesis, salud y bendición en
Nuestro Señor Jesucristo.
I
¡Alabado sea por siempre el Santísimo Sacramento del Altar!
Con esta invocación tradicional de la antigua fe venezolana os
anunciamos hoy oficialmente, amados hijos, la apertura de nuestro
AÑO EUCARÍSTICO, que coronará en diciembre del próximo año
1956, la fausta celebración del III Congreso Eucarístico Nacional y II
Bolivariano, enmarcado en el devoto lema: “AL SACERDOTE POR
LA EUCARISTÍA”.
Os enviamos el venturoso mensaje en la Fiesta de la Inmaculada
Concepción de la Santísima Virgen María, feliz promesa y trono
refulgente del anhelado Emmanuel[,] que llena de alborozo los días
navideños y que es, en la dulcísima y santa realidad eucarística, el
verdadero “Dios con nosotros” [(Is 7, 14)].
Tan fausto acontecimiento, destinado a estrechar más y más los
fraternales lazos que nos unen con las Repúblicas bolivarianas, nos
invita a recordar en esta Carta Pastoral que, en efecto, el Santísimo
Sacramento compendia, como acabada síntesis, las luces y enseñanzas
del Credo católico, que profesamos con los demás pueblos hermanos del
Continente. En el Altar sagrado palpita desde luego, por decirlo así, el
Misterio de la Encarnación del Hijo de Dios, el memorial perenne de su
Muerte y el testimonio irrecusable de su Sangre preciosísima; mas allí
resplandece también el dogma fundamental de la Trinidad inefable, el
Mons. Rafael Arias Blanco
162
de la creación, el de la elevación del hombre a un fin sobrenatural, como
el de su caída y reparación, amén de los maternales oficios de la Iglesia,
con su autoridad y magisterio indefectible.
No en vano comparan los Padres y escritores eclesiásticos al adorable
Sacramento de nuestros Altares con el maná que alimentaba al pueblo
de Israel en el desierto [(cf. Ex 16)]; con la columna de nube y fuego que
a través de él lo guiaba hacia la tierra de promisión [(cf. Ex 13, 21-22;
14, 19-24; 33, 9-10; Núm 12, 5; 14, 14; Dt 1, 33; 31, 15)]; con el árbol
de vida del paraíso terrenal [(cf. Gén 2, 9)] o con el pan subcinericio de
Elías [(cf. 1 Re 19, 5-8)]. Por ello las solemnidades eucarísticas han venido
proyectando, cada vez con mayor intensidad, sus benéficos rayos sobre el
mundo, por especial manera desde la institución de la Fiesta del “Corpus
Christi” hasta los grandes Congresos Internacionales iniciados en el
pasado siglo XIX, que ha sido llamado “el siglo de la Santísima Eucaristía”.
Asociándose a tan fervoroso movimiento, fue Venezuela entonces
[la pri]mera nación en el mundo que se consagró a la gloria del Amor
de los Amores, y se honró con el piadoso título de REPÚBLICA DEL
SANTÍSIMO SACR AMENTO. En el presente siglo dos grandes
Congresos Eucarísticos se han celebrado en nuestra Patria: el de 1907,
en tiempos del Excmo. Sr. Dr. Juan Bautista Castro, ferviente Apóstol de
Jesús Sacramentado; y el del año 1925, que inició el Excmo. Sr. Dr. Felipe
Rincón González, de santa memoria. Todo nos anima, pues, a reavivar
la alianza de ayer con Cristo Redentor, y a ensalzar en el próximo año a
la Hostia Inmaculada en la Patria floreciente del Libertador, esta vez en
compañía de las naciones hermanas, unidas a la nuestra en la fe católica
y en el ideal bolivariano. Todo nos convida a colmar de nuevos honores
al Dios escondido, al Augusto Prisionero de quien nos viene la libertad
de hijos del Altísimo, a la Víctima diariamente inmolada en el Ara, que
es fuente de vida y de salvación.
¡Bienvenidos sean a la Mesa de Jesús en el III Congreso Eucarístico
Nacional y II Bolivariano cuantos en alas de un mismo amor quieran
juntarse a nuestro sincero homenaje al Santísimo Sacramento y ayudarnos
a implorar al Dueño de la Mies los operarios evangélicos [(cf. Mt 9, 37-38;
Lc 10, 2)] que necesita la Iglesia Venezolana; que pedimos a diario ante la
Divina Majestad antes de la reserva; y que evoca, en fin, el mismo lema
antes citado, como resumen de nuestros más vivos deseos y aspiraciones:
“AL SACERDOTE POR LA EUCARISTÍA”.
Cartas Pastorales y discursos
163
II
No bastaría, sin embargo, amados hijos, la glorificación exterior del
adorable Sacramento. El cumplimiento de ese deber social incumbe a
un pueblo cristiano como el nuestro, no nos dispensa de los deberes
individuales con la Santísima Eucaristía, el Sacrificio de la Nueva Ley y
el divino alimento de nuestras almas.
La celebración del Congreso que os anunciamos, ha de ser [en] este
AÑO EUCARÍSTICO nuevo estímulo que incite a los fieles a asistir con
mayor asiduidad a la Santa Misa, la más divina de las funciones que se
realizan en la tierra, la acción pública ejecutada en nombre de la Iglesia
que tiene por objeto atestiguar a Dios que se le adora y se le ama. Un solo
Cuerpo Místico forman Cristo Jesús y la Iglesia Santa. La inmolación
de Aquél debe ir acompañada de las virtudes y sacrificios de la sociedad
cristiana, a la cual pertenecemos, y de nuestra asidua participación en la
pasión y muerte del Redentor.
Fuera de la Eucaristía llega la gracia a nuestras almas como por
riachuelos, según la frase de un escritor piadoso, mientras se nos da a
torrentes en la Santa Misa y en la Comunión. Acercaos a ella muchas veces,
amados hijos, en el transcurso del Año Eucarístico. Rogadle al Divino
Prisionero, como os dijimos, que aumente las vocaciones sacerdotales y
religiosas en nuestra Patria, la cual, bajo la égida de su Patrona, la excelsa
Virgen de Coromoto, enarbolará en alto el próximo año la bandera de paz
y de amor de la Santísima Eucaristía, cual gallarda avanzada y centinela
de la fe católica en el Continente.
III
Con el objeto, pues, de que nuestro homenaje al Santísimo Sacramento
revista el esplendor y grandiosidad que reclama tan alto Misterio,
declaramos abierto, a partir del domingo 11 del presente mes de diciembre,
el AÑO EUCARÍSTICO, que culminará en las grandes solemnidades de
los días comprendidos desde el 12 hasta el 16 de diciembre del próximo
año 1956.
Nos celebraremos la MISA DE APERTURA el domingo 11, en
la Santa Capilla, que ha sido uno de los primeros focos de la piedad
eucarística en Caracas y en Venezuela entera.
Mons. Rafael Arias Blanco
164
Ordenamos además que se observen fielmente las siguientes
disposiciones:
PRIMERA.Instrúyase con frecuencia a los fieles durante el AÑO
EUCARÍSTICO sobre la Santísima Eucaristía y sobre la importancia
del magno Congreso que en honor del inefable Sacramento tendrá lugar
el año entrante en Caracas.
SEGUNDA.Celébrese durante el presente año Congresos Eucarísticos
en las principales ciudades de la Arquidiócesis; y Congresillos o Jornadas
Eucarísticas en los pueblos de acuerdo con el programa que se publicará
oportunamente.
TERCER A.Los sacerdotes, Comunidades de Religiosos y de
Religiosas, colegios católicos, asociaciones piadosas y fieles en general
eleven sus preces al cielo por el éxito del III Congreso Eucarístico Nacional
y II Bolivariano. Ofrezcan al mismo fin otras obras satisfactorias y
generosos sacrificios; y asóciense al mismo devoto objetivo los dolores y
sufrimientos de los enfermos y necesitados.
CUARTO.Foméntese con mayor asiduidad durante el AÑO
EUCARÍSTICO las cristianas y laudables actividades de las Cofradías
del Santísimo, Adoración Perpetua, Apóstoles de la Santa Misa, Jueves
Eucarísticos, Cruzadas Eucarísticas y demás agrupaciones similares,
y establézcanse dichas sociedades en donde no existieren, a fin de
incrementar la vida eucarística en las almas y de dejar en todas las
Parroquias algún ferviente recuerdo del grandioso acontecimiento
eucarístico del próximo año.
Estas nuestras Letras Pastorales serán leídas en todas las Iglesia
Parroquiales y filiales de la Arquidiócesis el primer domingo o día festivo
después de recibidas y se guardarán en los Archivos.
Dadas, firmadas, selladas y refrendadas en Caracas, a ocho de
diciembre de mil novecientos cincuenta y cinco.
+ Rafael Arias[,]
Arzobispo de Caracas[.]
Por mandato de Su Excia. Rvdma. Feliciano González, Secretario.
[Adsum. Boletín Oficial del Arzobispado de Caracas 48 (1955), pp. 407- 410.]
LA FIESTA DE SAN JOSÉ OBRERO
[(19 de abril de 1956)]
32

Nos, Dr. Rafael Arias Blanco, por la gracia de Dios y la Santa Sede
Apostólica, Arzobispo de Caracas, a nuestro Venerable Sr. Deán y
Cabildo, Clero y fieles de la Arquidiócesis, salud y bendición en Nuestro
Señor Jesucristo.
I
En la Carta Pastoral Colectiva que dirigió el Episcopado Venezolano
a los fieles de la República con motivo de la última Conferencia celebrada
por dicho Episcopado en Caracas, al tratarse del deber de la Acción Social,
se hizo mención de la FIESTA DE SAN JOSÉ OBRERO, que promulgó
Nuestro Santísimo Padre[,] el Papa Pío XII[,] el 1º de mayo del pasado
año ante ciento cincuenta mil trabajadores de las Asociaciones Italianas
de Operarios Católicos, y que deberá celebrarse en el mismo día 1º de
mayo de todos los años, festejado en el mundo de la producción, desde
el año 1881, como el Día Internacional del Trabajo.
Atento el Santo Padre al divino anhelo de favorecer a todos sus hijos,
por especial manera a los más necesitados de protección y aliento, no duda
en consagrar, por decirlo así, bajo la égida del humildísimo Carpintero de
Nazaret, la expresada fecha en el orbe cristiano, a pesar de los turbulentos
suceso que le dieron origen ([Nota de pie de página:] (…) [(cf. Mt 13,
55).]). Ningún legítimo interés humano puede ser indiferente al Vicario
de Cristo, quien espera que en adelante el 1º de mayo, lejos de fomentar
las discordias, los odios y las violencias, sea una invitación constante a
la sociedad moderna en el sentido de completar lo que falta todavía a
la paz social, y constituya un día de júbilo verdadero en la gran familia
del trabajo, merced al progresivo triunfo del ideal cristiano ([Nota de
pie de página:] (…).).
Mons. Rafael Arias Blanco
166
Al acercarse, pues, amados hijos, la fecha en referencia, queremos
detenernos un momento a considerar el nuevo signo religioso de la Fiesta
del Obrero, cual feliz anuncio, o presagio, de más altos bienes en el pueblo
a quien habrá de ayudar y socorrer con más ahínco en lo sucesivo el Padre
Adoptivo de Jesús, que es a la vez Patrono y modelo de los trabajadores.
II
Es fácil advertir que, al hablar de la paz social, alude, sin duda, el
Vicario de Cristo a un ingente problema tan antiguo como el mundo, pero
que con tremendas características peculiares se viene agitando desde fines
del siglo XVIII entre los distintos grupos del conglomerado humano, por
especial manera entre los que poseen abundantes medios de subsistencia
y los que ganan el pan con el sudor de su frente [(cf. Gén 3, 19)], es decir,
entre los representantes del capital y los pioneros del trabajo, en pos de
una organización de la sociedad[,] que satisfaga las justas exigencias de
los sectores o clases que la componen e integran, en cuanto lo permita
la natural imperfección de las cosas humanas ([Nota de pie de página:]
(…).). Tal es la llamada “Cuestión Social”, a cuya equitativa solución
han venido dedicando los más solícitos desvelos y cuidados los Romanos
Pontífices de los últimos tiempos.
No nos referiremos aquí detalladamente a la benéfica labor que
realizó la Iglesia desde sus comienzos con miras a la solución y alivio de
los más arduos conflictos humanos. Concretándonos a nuestros tiempos,
es bien sabido que, entre todos los documentos sociales que vieron la
luz pública a fines del siglo pasado, se lleva la palma la sabia Encíclica
“Rerum Novarum” del insigne León XIII; trascendental enseñanza que
amplió y adaptó al ambiente actual Pío XI en la “Quadragesimo Anno”.
Al entrar en el corazón del pueblo la elevadora enseñanza, le devolvió la
tranquilidad cristiana y el sentimiento de la propia dignidad. Como dice
sobre ese particular el Santo Padre felizmente reinante, mientras el Estado
consideraba en el siglo anterior como su único fin la tutela del derecho y
de la libertad, León XIII le avisó que también le correspondía el procurar
el bienestar del pueblo con una clara y amplia política de carácter social
y mediante la creación de un nuevo derecho del trabajo. Fue escuchada
en parte la voz del Vicario de Cristo, y hoy (son palabras de Pío XII)
es de justicia el reconocer los encomiables progresos que, mediante la
Cartas Pastorales y discursos
167
solicitud de los poderes civiles, ha logrado en muchos países la suerte de
los trabajadores ([Nota de pie de página:] (…).).
No perdamos empero de vista lo que nos recuerda el Romano Pontífice,
es a saber, que no está colmada todavía la saludable labor de la paz y
de la concordia social ([Nota de pie de página:] (…).). Por desgracia no
siempre los patronos se ajustan a las normas y enseñanzas de la Iglesia,
y no es raro que busquen subterfugios o pretextos al efecto de esquivar
las disposiciones legales, o las prestaciones que les corresponde erogar,
con evidente perjuicio de los intereses del obrero. No podemos menos
de hacerles en esta ocasión a los susodichos patronos un llamamiento
cordial, a fin de que colaboren, también ellos, ateniéndose a las normas
de la justicia y de la equidad, a la buena marcha y armonía del conjunto
humano de que forman parte.
III
Obra de caridad y de pacificación entre todos sus hijos realiza la
Iglesia Católica, al destinar el día 1º de mayo a la nueva Fiesta de San
José Obrero, quien no sólo encarna ante Dios, como afirma Pío XII, la
dignidad del trabajo manual, sino que es también el Patrono y guardián de
los operarios y de sus deudos y familiares ([Nota de pie de página:] (…).).
Por nuestra parte anhelamos[,] que mantenga constantemente en los
ministros del Santuario la más viva preocupación por los obreros que
forman parte de su rebaño espiritual[,] y que se ven más amenazados que
otros sectores de la penetración e insidias comunistas. Procuremos[,] que
ellos miren en el sacerdote al defensor de sus derechos, al amigo y consejero
interesado como el que más en ayudarles en sus angustias y dificultades.
Recordémosles[,] que no fueron los funestos sistemas irreligiosos de hoy
los que trocaron al antiguo siervo o esclavo en un obrero libre, sino la
caridad divina que palpita en el cristianismo. No será difícil presentarles
la grandiosa figura de San Pablo, el infatigable Apóstol de los gentiles,
quien no sólo trabajaba en un oficio manual, a imitación de Jesús y de
su Padre Adoptivo en la tierra [(cf. Mc 6, 3; Mt 13, 55)], sino que en ello
se gloriaba como en el más honroso título ([Nota de pie de página:] (…)
[(cf. Mc 6, 3; Mt 13, 55; He 18, 2-3; 1 Cor 4, 12; 9, 6; 2 Cor 11, 7; 1 Tes
2, 9; 2 Tes 3, 7).]). Asimismo les será dado a nuestros sacerdotes el animar
a los trabajadores al ahorro, y a la honestidad de vida y de costumbres,
Mons. Rafael Arias Blanco
168
cual preciosos recursos con que podrán superar las duras condiciones que
presenta en veces la subsistencia moderna, e infundirles, en fin, en las
horas de dolor, las esperanzas y consuelos de la fe cristiana.
De ese modo la Fiesta de San José que os anunciamos, señalará
un hermoso despertar religioso en los trabajadores[,] y constituirá un
acontecimiento de benéficas proyecciones en la Iglesia y en la Patria.
De acuerdo, pues, con lo que hasta aquí dejamos expuesto, y deseando
dar a la nueva festividad litúrgica el conveniente relieve, ordenamos que
en todas las Iglesias de la Arquidiócesis se celebre solemnemente el 1º de
mayo la FIESTA DE SAN JOSÉ OBRERO, con predicación adecuada,
y que se invite en forma especial a los trabajadores. La Misa se oficiará
en la hora de la mañana, o de la tarde, que se juzgue más conveniente, de
modo que no colida con los demás actos organizados en la conmemoración
de la Fiesta del Trabajo.
En esta ciudad celebraremos nos mismo, a las siete y media de la
mañana, en la Santa Iglesia Catedral, la Misa por los obreros, en la cual
imploraremos para ellos especiales bendiciones del cielo.
Estas nuestras Letras Pastorales serán leídas en todos los templos
parroquiales y filiales de la Arquidiócesis el primer domingo o día festivo
después de recibidas, y se guardarán en los Archivos.
Dadas, firmadas, selladas y refrendadas en Caracas, a diecinueve de
abril de mil novecientos cincuenta y seis, Día Nacional de Venezuela.

+ Rafael Arias,
Arzobispo de Caracas.

Por mandato de Su Excelencia Reverendísima,


Pbro. Feliciano González.
[Adsum. Boletín Oficial del Arzobispado de Caracas 49 (1956), pp. 77-79.]
LA SEMANA DEL SEMINARIO
[(25 de abril de 1956)]
33
Nos, Dr. Rafael Arias Blanco, por la gracia de Dios y de la Santa
Sede Apostólica, Arzobispo de Caracas, a nuestro Muy Venerable Sr.
Deán y Cabildo, Clero y fieles de la Arquidiócesis, salud y bendición en
Nuestro Señor Jesucristo.
Se acerca la SEMANA DEL SEMINARIO, que corresponde celebrar
en el presente año en los días comprendidos desde el 13 hasta el 20 del
próximo mes de mayo.
Con tal motivo, hemos de invitaros una vez más, amados hijos, a rogar
por el auge del piadoso instituto y por el incremento de las vocaciones
sacerdotales. Bien sabéis que necesitamos sacerdotes. Sin ellos la Iglesia
Católica no podría cumplir la altísima misión que le confió su Divino
Fundador al mandar a los Apóstoles a difundir el mensaje del Evangelio
por el mundo entero y al prometerles su asistencia hasta el fin de los
siglos ([Nota de pie de página:] Math. 28, 19 [(cf. Mt 28, 19-20)].). Sin
sacerdotes serían nuestros pueblos fácil presa de las sectas protestantes,
y se perderían en las tinieblas del error y de la ignorancia religiosa. Sin
sacerdotes, en fin, desaparecerían las sanas costumbres, y volvería la
sociedad humana a la corrupción del paganismo.
Ahora bien: no ignoráis que los sacerdotes no se improvisan. Es
menester formarlos durante largos años en el Seminario, en las ciencias
y virtudes[,] que reclama el sublime ministerio de las almas. Por tanto,
el vivero o plantel en que se forman los futuros ministros del Altísimo
no puede ser indiferente al católico que siente algún interés por el futuro
religioso de su Patria. El florecimiento del Seminario entraña, pues[,]
grandes promesas y esperanzas, por cuyo cumplimiento hemos de elevar
las más rendidas preces al Altísimo. Es menester rogarle con nuevo ahínco
al Dueño de la Mies[,] que envíe numerosos operarios a su viña ([Nota
Mons. Rafael Arias Blanco
170
de pie de página:] Math. 9, 38 [(cf. Mt 9, 37-38; Lc 10, 2).])[,] cual lo
reclama el aumento de población y el progreso constante del país en todos
los órdenes de la vida civilizada.
Mas la oración debe ir acompañada de la cooperación material, como
sugiere el texto santo ([Nota de pie de página:] Tob. 12, 8 [(cf. Tob 12,
8-9).]. Y en el presente caso, amados hijos, al tratarse del Seminario,
bien sabéis que hemos de contar necesariamente con vuestra generosa
contribución, si se atiende a la importancia y significado de la obra y a
sus preocupaciones en el porvenir.
Más de una vez os hemos hablado de los ingentes gastos que ocasionó
la construcción del nuevo Seminario Menor, amplio y ventilado, de
factura moderna, con capacidad para 500 alumnos. La obra costó DOS
MILLONES DE BOLÍVARES, de los cuales hasta la fecha apenas se
ha podido pagar la mitad. Pesa, pues, sobre la fábrica la deuda de UN
MILLÓN DE BOLÍVARES, sin contar los treinta mil mensuales que
se invierten aproximadamente, en la actualidad, en el sostenimiento del
piadoso instituto; cantidad que en el próximo año se elevará a la suma
de cuarenta mil Bolívares al ingresar nuevos alumnos.
La elocuencia de las cifras aducidas nos dispensa de más comentarios.
No dudamos que nuestros amados diocesanos destinarán una parte de
sus ingresos al noble objetivo de ayudar a la formación de los futuros
sacerdotes que habrán de pasear mañana la antorcha del Evangelio por
todos los pueblos venezolanos, como prenda de estabilidad y armonía
social en la tierra del Libertador. Recuerden que en el presente Año
Eucarístico les pide Cristo ese nuevo contingente de generosidad para la
formación de sus futuros ministros.
Ordenamos, en consecuencia, se observen fielmente en la Arquidiócesis
de Caracas las siguientes disposiciones:
PRIMERA.A partir del 10 del próximo mes de mayo, en que comienza
este año la SEMANA DEL SEMINARIO, empiécese la Novena del
Espíritu Santo en todos los templos, por el fomento de las vocaciones
sacerdotales. Por esa misma intención se celebrará en los expresados
templos y Capillas de la Arquidiócesis una Misa el día 20 de mayo. Excítese
a los fieles a ofrecer en ese día sus Comuniones por el Seminario y por
Cartas Pastorales y discursos
171
las vocaciones sacerdotales. Predíquese en las Misas de dicho día sobre el
Seminario y las vocaciones sacerdotales.
SEGUNDA.Con el objeto de formar la conciencia de los católicos
sobre el deber que les incumbe acerca del particular que nos ocupa,
durante la SEMANA DEL SEMINARIO se tendrán actos especiales en
los colegios y escuelas, en los cuales se inculcará a los alumnos el amor al
Seminario y a las sagradas vocaciones.
TERCERA.Hágase la COLECTA acostumbrada por el Seminario.
Dicha colecta se efectuará de casa en casa; y con el objeto de evitar posibles
abusos, fraudes u otros análogos inconvenientes, las personas encargadas
de la recolección irán provistas de las respectivas listas autorizadas con el
sello de la Arquidiócesis y de la Parroquia correspondiente.
No dudamos que los sacerdotes, religiosos, Acción Católica,
asociaciones piadosas y fieles en general, prestarán la más eficaz
cooperación al Comité de la Semana del Seminario, a fin de que alcancen
el mayor éxito y esplendor los actos que, como de costumbre, habrán de
realizarse en pro del mencionado instituto.
Cristo Jesús, el Pastor Eterno de las almas, no dejará sin recompensa
ninguna cooperación ni esfuerzo que se haga en favor de los futuros
continuadores de su misión salvadora en la tierra.
Estas nuestras Letras Pastorales serán leídas en todos los templos
parroquiales y filiales de la Arquidiócesis el primer domingo o día festivo
después de recibidas, y se guardarán en los Archivos.
Dadas, firmadas, selladas y refrendadas en Caracas, a veinticinco de
abril de mil novecientos cincuenta y seis.

+ Rafael Arias,
Arzobispo de Caracas.

Por mandato de Su Excia. R[vd]ma.


Pbro. Feliciano González[,] Secretario.
[Adsum. Boletín Oficial del Arzobispado de Caracas 49 (1956), pp. 80-82.]
LA IGLESIA
ANTE EL CONGRESO
DEL EVANGELISMO
[(1 de agosto de 1956)]
34
Nos, Dr. Rafael Arias Blanco, por la gracia de Dios y de la Santa
Sede Apostólica, Arzobispo de Caracas, a nuestro Muy Venerable Sr.
Deán y Cabildo, Clero y fieles de la Arquidiócesis, salud y bendición en
Nuestro Señor Jesucristo.
Hace ya algunas semanas que anunció la prensa la celebración del
III Congreso Panamericano del Evangelismo, que ha de reunirse en
esta ciudad en los próximos días. No habíamos querido levantar antes
nuestra voz sobre el particular[,] porque pensábamos que el Congreso en
referencia se concretaría a tratar asuntos concernientes a las diversas sectas
protestantes, al amparo de la ley venezolana, que garantiza la libertad
de cultos, y que a nadie molesta por sus creencias religiosas, mientras
éstas no colidan con la seguridad del orden público y estabilidad de las
instituciones sociales del país.
Pero en realidad, el referido Congreso Panamericano del Evangelismo,
por los datos que tenemos a la vista, se está lanzando por el camino
del proselitismo entre los católicos, confiados a nuestro sagrado cargo
pastoral; y ello nos obliga en conciencia a alertar a nuestro rebaño
espiritual sobre el gravísimo peligro que representa la expresada reunión
para las creencias tradicionales que presidieron los orígenes de nuestra
nacionalidad. ¿Cómo podríamos callar ante el espectacular despliegue
de propaganda protestante que están realizando los evangélicos,
con carteles en las carreteras y difusa distribución de invitaciones y
programas, en los que figuran películas culturales, juegos de basketball,
exhibiciones de jugadores estrellas universitarias y conciertos musicales,
junto con diversos folletos patrocinados por las diferentes sectas, y hasta
encabezados algunos de ellos con la efigie del Padre de la Patria? Fácil
es de comprender[,] que el mencionado Congreso del Evangelismo no
Mons. Rafael Arias Blanco
174
se limita ya a estudiar los problemas religiosos de quienes nacieron en
algunas de las confesiones diferentes de la católica, sino que trata además
de seducir a los incautos y de arrastrar a los imprudentes y curiosos,
amigos de novedades, hacia alguna de las sectas emanadas de la rebelión
de Lutero, con grave mengua de la auténtica fe de nuestra Patria.
Por esto cumplimos aquí con la ineludible obligación de advertir
a los católicos[,] que no deben atender al señuelo de actos culturales,
deportivos, u otros análogos que les presentan los evangélicos, llevados
del deseo de infundirles con más facilidad el veneno de la herejía y de la
desobediencia a la Santa Iglesia. El protestantismo trata de arrebatarnos la
preciosa unidad religiosa, que existe en el país desde la magna gesta de la
Independencia; y con ella el amor a la Santísima Virgen María, venerada
bajo tantas y tan portentosas advocaciones en Venezuela.
Ninguna garantía de eterna salvación pueden darnos quienes jamás
estarán seguros de ella en el mosaico de sectas y agrupaciones religiosas
en que se hallan divididos. Sólo el deseo de resistir a la roca inconmovible
de Pedro [(cf. Mt 16, 18)] los reúne de cuando en cuando en fugaces
alianzas, incapaces de una regla de fe común y de una interpretación
unánime de las Santas Escrituras como las que poseemos en la Cátedra
de Roma, nuestra Madre en la fe verdadera y en la genuina civilización.
Ampliando los conceptos indicados, adviertan nuestros Venerables
Párrocos y Rectores de Iglesias a los fieles[,] que por ningún respecto deben
aceptar las invitaciones de los evangélicos al Congreso en referencia, ni
asistir a ninguno de los actos del mismo, ni siquiera con fines culturales
o deportivos, que les proporcionan otras instituciones inofensivas. Antes
bien, deben rogar con más ahínco en estos días[,] para que los protestantes
vuelvan cuanto antes, como ovejas extraviadas [(cf. Ez 34, 4; Mt 18, 12-14;
Lc 15, 3-7)], al redil de la Iglesia Católica; y elevar asimismo sus preces
al cielo para que nuestra querida Patria no sea víctima del divisionismo
religioso, que tantos conflictos y males crea frecuentemente en los países
en que impera, no por cierto como gaje de libertad religiosa, sino como
camino de la indiferencia espiritual y del ateísmo.
Deseando, pues, implorar la misericordia divina sobre nosotros y la
preservación de nuestra santa fe católica contra las asechanzas protestantes,
ordenamos se cumplan fielmente las siguientes disposiciones:
Cartas Pastorales y discursos
175
PRIMERA.A partir del día cinco del corriente mes hasta el doce,
celébrese diariamente una HORA SANTA, con exposición del Santísimo
Sacramento, rogando por la unidad y por el triunfo de la Santa Iglesia
Católica en la tierra.
SEGUNDA.En la expresada Hora Santa, se ofrecerá el Santísimo
Rosario a Ntra. Sra. de Coromoto, pidiéndole guarde a nuestra Patria
del peligro de la herejía[,] y obtenga asimismo de su Santísimo Hijo la
conversión de los protestantes.
Estas nuestras Letras Pastorales serán leídas en todas las Iglesias
Parroquiales y filiales de la Arquidiócesis el primer domingo después de
recibidas, y se guardarán en los archivos.
Dadas, firmadas, selladas y refrendadas en Caracas, a primero de
agosto de mil novecientos cincuenta y seis.

+ Rafael Arias,
Arzobispo de Caracas.

Por mandato de Su Excia. R[vd]ma. Antonio Pittol. Secretario.


[Adsum. Boletín Oficial del Arzobispado de Caracas 49 (1956), pp. 82-84.]
LA TRAGEDIA DE CALI
[(12 de agosto de 1956)]
35
Nos[,] Dr. Rafael Arias Blanco, por la gracia de Dios y de la Santa
Sede Apostólica, Arzobispo de Caracas[,] a nuestro Muy Venerable Sr.
Deán y Cabildo, Clero y fieles de la Arquidiócesis, salud y bendición en
Nuestro Señor Jesucristo.
Bien conocida es de todos la honda tribulación que aflige a la
República hermana de Colombia en los momentos actuales. La prensa
ha dado amplios detalles de la espantosa catástrofe ocurrida el 7 del
mes de agosto en la hermosa ciudad de Cali, de las numerosas víctimas
de la tragedia y de los cuantiosos daños que ocasionó en la población.
Muchos habitantes de la misma vieron destruidos sus hogares; y además
de los que perecieron en el trágico accidente, el número de heridos y de
ciudadanos que quedaron sin pan ni abrigo es considerable.
No podíamos permanecer indiferentes ante la aflicción del país
hermano. Por ello, no dejaremos pasar sin encomio la generosa actitud
de Venezuela en auxilio de los damnificados, ni los socorros enviados
a Cali, ni el generoso aporte de los Bancos de Sangre de esta ciudad, ni
otros servicios análogos que inspiró la caridad en favor de las expresadas
víctimas del infortunio que deploramos. La beneficencia social, como la
privada, es acreedora a la divina largueza de Aquél[,] que no olvida ni un
vaso de agua dado en su nombre [(cf. Mc 9, 41; Mt 10, 42)].
Aun cuando ya enviamos nuestro cordial mensaje de condolencia,
que renovamos en esta oportunidad, al Emmo. Sr. Cardenal Primado
de Colombia y al Excmo. Sr. Obispo de Cali, deseamos que nuestra
Arquidiócesis de Caracas tome también su parte en el duelo de la nación
colombiana, cual corresponde a la fraternidad de aquel país con el nuestro,
unidos como están ambos en los indisolubles vínculos de la fe católica
y en gloria del Libertador.
Mons. Rafael Arias Blanco
178
A tal efecto, ordenamos[,] que en todos los templos de la Arquidiócesis
se eleven al cielo piadosos sufragios por los muertos que ocasionó la
tremenda desgracia de Cali, y se efectúe en todas las Misas correspondientes
al próximo domingo 19 de agosto, una colecta, con destino a las víctimas
del deplorable accidente.
Además, el próximo 7 de septiembre, día trigésimo del infausto
acontecimiento, celebraremos Nos mismo[s] en la Santa Iglesia
Metropolitana de esta ciudad un solemne funeral por el eterno descanso
de los que rindieron la jornada de la vida, a consecuencia del aciago suceso
que lamentamos.
Estas nuestras Letras Pastorales se leerán en todos los templos de la
Arquidiócesis el día 15 del corriente mes, fiesta de la Asunción de Nuestra
Señora; o el próximo domingo 19[,] en las Parroquias a las cuales no
llegaren oportunamente: y en ese caso se hará la colecta anunciada el
domingo 26 de agosto.
Dadas, firmadas, selladas y refrendadas en Caracas[,] a doce de agosto
de mil novecientos cincuenta y seis.

+ Rafael Arias,
Arzobispo de Caracas.

Por mandato de Su Excia. R[vd]ma. Antonio Pittol[,] Secretario[.]


[Adsum. Boletín Oficial del Arzobispado de Caracas 49 (1956), pp. 84-85.]
LA SEMANA
EUCARÍSTICO-MARIANA
[(26 de agosto de 1956)]
36
Nos, Dr. Rafael Arias, por la gracia de Dios y de la Sede Apostólica,
Arzobispo de Caracas, al Muy Venerable Sr. Deán y Cabildo, Clero y
fieles de la Arquidiócesis, salud y bendición en Nuestro Señor Jesucristo.
La proximidad del II Congreso Eucarístico Bolivariano, que habrá
de reunirse en esta ciudad el próximo mes de diciembre, nos invita a
acrecentar las piadosas preces por el éxito de la magna asamblea en honor
al Augusto Prisionero de los Altares.
Y como, según la conocida frase del Beato Grignon de Montfort,
el camino más seguro y hermoso para llegar a Jesús es su dulcísima
y amorosa Madre, la Santísima Virgen María, se ha pensado, para el
mejor logro del piadoso objetivo antes referido, celebrar una SEMANA
EUCARÍSTICO-MARIANA, en los días comprendidos desde el 8
hasta el 15 del próximo mes de septiembre, en el cual recurren, como es
sabido, cuatro fiestas marianas, que son la Natividad, el Dulce Nombre,
Ntra. Sra. de los Dolores y el Día de la Patrona de Venezuela, Ntra. Sra.
de Coromoto.
Con gran regocijo espiritual os invitamos, pues, amados hijos, a las
Jornadas Eucarístico-Marianas que se tendrán en los diversos sectores
de la ciudad, de acuerdo con el programa elaborado por los Comités
Central y Arquidiocesano del Congreso Bolivariano, así como a la
concentraciones y demás actos religiosos y de propaganda incluidos en
su susodicho programa, que será profusamente distribuido; y ordenamos
además que, al mismo efecto, sean observadas fielmente las siguientes
disposiciones:
PRIMERA. En los días 8 de septiembre, Natividad de la Virgen, y
11 del mismo mes, Fiesta de Ntra. Sra. de Coromoto, celébrense en los
templos de la Arquidiócesis Misas y Horas Santas por el feliz éxito del
Mons. Rafael Arias Blanco
180
Congreso Eucarístico. A ese objeto, concedemos expresamente[,] que
en los indicados días puedan decirse Misas vespertinas en la hora que
juzgaren los Venerables Párrocos y Rectores de Iglesias más conveniente,
entre las 5:00 y las 7:00 p.m.
SEGUNDA. Hágase el domingo 16 de septiembre próximo, en
todas las Parroquias, Iglesias y Capillas una colecta especial para el
CONGRESO EUCARÍSTICO, e interésense los fieles en dar con
generosidad, atendidos los crecidos gastos que habrá de ocasionar tan
grandiosa celebración.
TERCERA. En todos los domingos y días festivos, tanto en la homilía,
como en la catequesis de adultos, y en todas las Misas de hora, hasta el
mes de diciembre, háblese profusamente de la importancia de la magna
asamblea eucarística bolivariana, con el objeto de que los fieles acrecienten
sus fervorosas preces, mediante las cuales hemos de obtener del Señor[,]
que el triunfo de la Santísima Eucaristía que se avecina, sea, tanto en la
República, como en los países bolivarianos, colmado de los más saludables
frutos de gracia y de bendición.
Estas nuestras Letras Pastorales serán leídas en todos los templos de
la Arquidiócesis el primer domingo o día festivo después de recibidas, y
se guardarán en los Archivos.
Dadas, firmadas, selladas y refrendadas en Caracas, a veintisiete de
agosto de mil novecientos cincuenta y seis.

+ Rafael Arias,
Arzobispo de Caracas.

Por mandato de Su Excia. R[vd]ma. Antonio Pittol. Secretario.


[Adsum. Boletín Oficial del Arzobispado de Caracas 49 (1956), pp. 85-86.]
LAS MISIONES PARROQUIALES
DEL AÑO EUCARÍSTICO
[(25 de septiembre de 1956)]
37

Nos, Dr. Rafael Arias Blanco, por la gracia de Dios y de la Santa


Sede Apostólica, Arzobispo de Caracas, a nuestro Muy Venerable Sr.
Deán y Cabildo, Clero y fieles de la Arquidiócesis, salud y bendición en
Nuestro Señor Jesucristo.
Faltan apenas dos meses para la celebración del magno Congreso
Eucarístico Bolivariano, en el que habremos de tributar, en unión de
los pueblos hermanos, el más grandioso homenaje colectivo al Augusto
Prisionero de los Altares. Va creciendo el entusiasmo a medida que
se acerca el fausto acontecimiento, que dejará, sin duda, imborrables
huellas en esta capital como en el resto de la República, en la que se
continúan celebrando con gran fervor asambleas eucarísticas locales,
como preludio de la imponente manifestación que esperamos tributar a
Jesús Sacramentado en el próximo mes de diciembre.
Justo es, pues, y laudable el regocijo de los fieles ante tan importante
suceso de nuestra vida religiosa nacional; pero ese júbilo no ha de ser
simplemente exterior, sino que ha de encontrar sus raíces en la renovación
de la vida cristiana en todos los sectores de nuestra ciudad, que será en
aquellos días un solo Altar, o un inmenso copón o custodia del Dios
vivo en la Santísima Eucaristía. Así como a la recepción individual del
Sagrado Cuerpo del Señor precede el sincero arrepentimiento de nuestras
culpas en el sacramento de la penitencia, asimismo a la Comunión masiva
de la capital ha de anteceder la contrición colectiva y el cambio más
ferviente en la vida y en las costumbres cristianas. Y como el hombre,
creado a imagen y semejanza del Altísimo [(cf. Gén 1, 26-27; Sir 17, 3)],
no se mueve a amar sino aquéllo que conoce, es menester recordarle
oportunamente las grandes verdades de la fe católica, que, por desgracia,
Mons. Rafael Arias Blanco
182
olvida muchas veces en el torbellino incesante del tiempo y de los goces
e intereses materiales.
He aquí por qué creímos conveniente, desde el primer momento,
organizar como preparación próxima del Congreso Eucarístico
Bolivariano, una serie de misiones parroquiales simultáneas, dadas
por 200 misioneros, que abarcase hasta los últimos sectores de nuestra
Sede Arzobispal y difundir ese su benéfico influjo hasta los barrios más
apartados de esta ciudad, ya populosa, y en constante crecimiento, con
el objeto de obtener la anhelada recristianización de todas nuestras clases
sociales tan embebidas en los quehaceres terrenos y tan negligentes a veces
en levantar los ojos del espíritu a las celestiales alturas. Esas misiones se
realizarán, Dios mediante, en los días comprendidos desde el 11 hasta
el 25 del mes de noviembre próximo, en las horas, templos y lugares[,]
que en su oportunidad dará a conocer el Comité Arquidiocesano del
Congreso Eucarístico, junto con los demás detalles relacionados con los
actos y celebraciones misionales que en los expresados días habrán de
efectuarse. Nos concretamos aquí a dirigiros[,] amados hijos, nuestro más
cálido llamamiento y paternal exhortación, a fin de que os dispongáis
a escuchar las voces sagradas de los misioneros, que difundirán de un
extremo a otro de la población las inmortales enseñanzas del Evangelio
e invitarán a las almas a adornarse con el vestido nupcial de la caridad[,]
que reclama la llegada del Divino Esposo [(cf. Mt 22, 11-13)] al magno
festín eucarístico decembrino.
De esas jornadas de penitencia y arrepentimiento esperamos, con el
auxilio de la gracia, que nunca niega el Señor a quienes humildemente la
piden, la santificación de numerosos hogares no legitimados con los lazos
del santo matrimonio; la reconciliación de muchos esposos desunidos, con
grave detrimento de los hijos y escándalo de los fieles; la regularización de
las uniones concubinarias; la celebración de los Bautismos y Comuniones
de los adultos[,] que por negligencia o descuido no hayan recibido
todavía el sacramento de la regeneración espiritual, ni cumplido los otros
mandamientos de la Santa Iglesia; el perdón cristiano de las injurias en
aquéllos que sienten odio y aversión al prójimo, por agravios recibidos; y
en fin una transformación total de nuestro místico rebaño en la fe, en la
esperanza de los bienes celestiales y en el amor a Cristo Jesús, Rey inmortal
de los siglos, a quien tanta gloria habremos de dar en la reunión eucarística
Cartas Pastorales y discursos
183
internacional que se avecina. Anhelamos asimismo una más asidua
observancia de los divinos mandamientos y de la verdadera vida cristiana
en los hogares católicos, como también la extirpación de inveterados males,
o vicios, como el alcoholismo, el homicidio y demás pecados contra el
quinto precepto del Decálogo [(cf. Ex 20, 13; Dt 5, 17)], y el respeto a la
honra, a la fama y a los bienes materiales del prójimo. Entre esos males,
mencionaremos especialmente el suicidio, que viene ocurriendo con
desgraciada frecuencia, con grave peligro de las buenas costumbres y de
la misma sociedad. No queremos que el desarrollo inusitado de Caracas
y la incesante corriente inmigratoria hayan de dar auge a tales males; y
de ahí nace precisamente el nuevo deber de atender hoy a una grey no
ya estática, como podría llamarse en años anteriores, sino en constante
incremento y desarrollo. Se han creado nuevas Parroquias, y tenemos en
proyecto la creación de otras todavía; se han fundado asimismo numerosos
colegios católicos; pero la tarea que hemos de realizar es aun ingente, y
al descuidarla, se correría el peligro de aflojamiento o desintegración en
los valores del espíritu, a los cuales deben supeditarse, como es obvio, los
intereses materiales. Por esto, desde luego, en las sagradas misiones que os
anunciamos, se darán también conferencias a los inmigrantes en diversos
idiomas, a fin de que sea total la ansiada renovación del conglomerado
católico para el Congreso Eucarístico Bolivariano que se aproxima.
Ahora[,] amados hijos, hemos de pediros a todos oraciones especiales
y fervientes por el éxito de las sagradas misiones. “Ni el que planta es algo,
ni el que riega[”], —dice el Apóstol—, [“]sino Dios que da el incremento”
[(1 Cor 3, 7)]. Y ese fruto hemos de implorarlo con instancia. Ofrezcan
a ese fin los enfermos sus dolencias, los atribulados sus penas, los pobres
sus trabajos, los religiosos y religiosas sus obras satisfactorias y penitencias.
Sea cual fuere el estado, oficio y profesión de cada uno, todos tienen su
voto en ese sufragio de preces al Altísimo para implorar[,] que las misiones
caraqueñas del próximo mes de noviembre marquen una luminosa etapa
en la fe y religiosidad de esta Ciudad Mariana.
Además de las oraciones, necesitamos también la cooperación y
ayuda eficaz de los seglares, ya de parte de las diversas ramas de la
Acción Católica, como de la Legión de María, de la Unión de Cofradías
del Santísimo Sacramento, de las Órdenes Terceras, de las sociedades
Mons. Rafael Arias Blanco
184
benéfico-religiosas y demás agrupaciones análogas de fieles establecidas
en las diversas Parroquias.
Hemos de invitar, en fin, por especial manera a nuestros amados
sacerdotes del Clero Secular y Regular, para que multipliquen sus celosas
labores apostólicas, en las misiones, de las cuales depende la salvación
de tantas almas. Todos hemos de trabajar con santo empeño por lograr
que las jornadas misionales que os anunciamos sean, en realidad, los días
del gran retorno hacia Dios por parte de innumerables cristianos, que
quizás por espacio de largos años han vivido sumidos en las tinieblas de
la ignorancia y del pecado [(cf. Lc 1, 79)].
Escuche la amada Patrona de Venezuela, Ntra. Sra. de Coromoto,
las súplicas de todas las almas de buena voluntad, y obtenga del Señor,
ella que es la Omnipotencia Suplicante, los más copiosos frutos de las
misiones, como la etapa inicial del verdadero triunfo de su Santísimo
Hijo Jesús entre nosotros, real, verdadera y substancialmente presente
en la Santísima Eucaristía.
Estas nuestras Letras Pastorales serán leídas en todos los templos de
la Arquidiócesis el primer domingo o día festivo después de recibidas, y
se guardarán en los Archivos.
Dadas, firmadas, selladas y refrendadas en Caracas, a veinticinco de
septiembre de mil novecientos cincuenta y seis, día de Ntra. Sra. de las
Mercedes.

+ Rafael Arias,
Arzobispo de Caracas.

Por mandato de Su Excia. Rvdma. Antonio Pittol, Secretario.

[Adsum. Boletín Oficial del Arzobispado de Caracas 49 (1956), pp. 130-133.]


ANTE LA PROXIMIDAD
DEL II CONGRESO EUCARÍSTICO
BOLIVARIANO
[(21 de noviembre de 1956)]
38
Nos, Dr. Rafael Arias Blanco, por la gracia de Dios y de la Santa
Sede Apostólica, Arzobispo de Caracas, a nuestro Muy Venerable Sr.
Deán y Cabildo, Clero y fieles de la Arquidiócesis, salud y bendición en
Nuestro Señor Jesucristo.
Nos encontramos ya en víspera del II Congreso Eucarístico
Bolivariano, que, Dios mediante, se celebrará en esta capital en los días
comprendidos desde el 8 al 16 del próximo mes de diciembre, según el
orden del programa que ha sido ampliamente difundido en la República
y en el exterior, de modo especial en los países hermanos de América.
Como se anunció a su debido tiempo en la prensa nacional y
extranjera, Nuestro Santísimo Padre[,] el Papa Pío XII[,] se dignó
designar como Legado suyo, para que lo representara en la grandiosa
asamblea eucarística bolivariana, al Emmo. Sr. Cardenal Antonio
Caggiano, Obispo de Rosario, en la República del Plata. Radiante es la
trayectoria de tan insigne Príncipe de la Iglesia en el campo de la Acción
Católica y de las obras sociales[,] que con tan abrasado celo se empeñó
siempre en realizar la Sagrada Jerarquía Argentina.
Nos honran además con su presencia el Emmo. Sr. Cardenal
Crisanto Luque, Arzobispo de Bogotá, gran amigo de Venezuela, en
donde es admirado por sus relevantes méritos y virtudes; y el Emmo.
Sr. Cardenal Carlos María de la Torre, Arzobispo de Quito, veterano
campeón de la causa católica en el Ecuador. Nos acompañarán también
ocho Excmos. Sres. Arzobispos y cuarenta y tres Venerables Obispos
de diversas regiones, es a saber, de Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia,
Panamá, Argentina, México, Paraguay, Trinidad, Nicaragua, El Salvador,
Jamaica, Puerto Rico, España, y República del Líbano, además de la
Sagrada Jerarquía Venezolana, que asistirá en pleno al Congreso. Se
Mons. Rafael Arias Blanco
186
hallarán asimismo entre nosotros, con motivo de la asamblea eucarística
de diciembre, ilustres elementos intelectuales y dirigentes de Acción
Católica de distintas naciones. Numerosos peregrinos del exterior[,]
como del interior de la República, traerán igualmente el devoto rescoldo
de su piedad y amor a la Santísima Eucarística. Se trata, pues[,] de un
verdadero plebiscito internacional en homenaje al Augusto Prisionero
de los Altares. A Venezuela le corresponde esta vez el honor de acoger
efusivamente a tan egregios viajeros del Santísimo Sacramento y de
manifestar su fe eucarística con el más férvido entusiasmo. Séanos dado
expresar aquí nuestro más profundo agradecimiento a las honorables y
cristianas familias[,] que ofrecieron gentilmente el más cordial hospedaje
a los honorables Prelados y demás distinguidas personalidades que nos
visitarán en el próximo mes de diciembre, con el objeto de juntarse al
rendido homenaje[,] que nos disponemos a tributar a Jesucristo en la
Santísima Eucaristía.
Con motivo del Congreso Eucarístico Bolivariano se verificarán en
esta capital los importantes encuentros del apostolado seglar y de las
trabajadoras sociales, en los que se tratarán respectivamente interesantes
cuestiones referentes a la misión de los seglares y a la asistencia social
según las normas de la Iglesia. Deseamos sea muy abundante el fruto
que se obtenga en los expresados encuentros por el auge del ideal católico
entre nosotros.
En el programa del Congreso encontraréis las distintas celebraciones
que han de efectuarse y el horario correspondiente. Encareceremos
aquí por especial manera la asistencia a las Comuniones, tanto de las
mujeres y niños[,] como de los hombres, que aspiramos a que sean muy
numerosas. Cada uno de nuestros hombres debe convertirse en apóstol
de sus compañeros de profesión, de trabajo, o de oficio, a fin de que la
nutrida asistencia a la Mesa Eucarística sea la más hermosa ofrenda a Jesús
Sacramentado en los días del Congreso. Finalmente hemos de invitaros
también de modo particular al Solemne Pontifical del Eminentísimo
Cardenal Legado en el Campo del Congreso, en el cual escucharemos
en esta oportunidad la cálida y fraternal palabra[,] que desde el Vaticano
dirigirá Nuestro Santísimo Padre[,] el Papa Pío XII[,] a Venezuela con
motivo del II Congreso Eucarístico Bolivariano.
Cartas Pastorales y discursos
187
Os recordamos asimismo que la venerada efigie de la Patrona de
Venezuela, Ntra. Sra. de Coromoto, será traída a Caracas, para que
presida los homenajes que han de ser tributados a su Santísimo Hijo en
el inefable Misterio del Altar.
Es, por tanto, necesario[,] que esta Ciudad Mariana de Caracas
manifieste en el exterior el júbilo y regocijo de la comunidad; con luces,
banderas, flores e inscripciones adecuadas, como también los vehículos
de la capital, de modo que todo respire en la misma santa alegría por el
triunfo del Dios escondido en los accidentes sacramentales. Todos los
pechos deben lucir la insignia del Congreso Eucarístico; y el escudo del
mismo debe encontrarse igualmente en todos los hogares católicos.
No han de permanecer alejados de tales manifestaciones de piedad
eucarística los pueblos y Parroquias foráneas de la Arquidiócesis, antes
bien, todos ellos han de enviar sus respectivos Delegados al Congreso
Eucarístico, y venir en nutridas peregrinaciones a participar en los grandes
actos del mismo.
Intensificad, amados hijos, las fervientes preces, Comuniones y obras
satisfactorias, así como vuestra generosa y decidida cooperación, a fin de
que el esplendente homenaje que vamos a rendir a Jesús, real, verdadera y
substancialmente presente en el adorable Sacramento del Altar, señale una
nueva etapa en la fe y en las costumbres cristianas de nuestra amada Patria.
Quiera Él que, en adelante, la venturosa cosecha del Congreso Eucarístico
Bolivariano se traduzca en un número siempre creciente de Comuniones,
en la santificación de los domingos y días festivos con la Santa Misa y
el descanso mandado en el día del Señor, y en el acrecentamiento de los
hogares santamente constituidos. De ese modo enaltecerá la fe católica,
que profesa, nuestra amada Patria, Venezuela, que se honra en ser la
primera nación en el mundo que se consagró a la gloria del Amor de los
Amores, y que por ello ostenta con noble orgullo el ferviente título de
República del Santísimo Sacramento.
Estas nuestras Letras Pastorales serán leídas en todos los templos de
la Arquidiócesis el primer domingo o día festivo después de recibidas, y
se guardarán en los Archivos Parroquiales.
Mons. Rafael Arias Blanco
188
Dadas, firmadas, selladas y refrendadas en Caracas[,] a veintiuno de
noviembre de mil novecientos cincuenta y seis, Fiesta de la Presentación
de la Santísima Virgen en el Templo.

+ Rafael I. Arias B.,


Arzobispo de Caracas.

Por mandato de Su Excia. Rvdma. Antonio Pittol, Secretario.


[Adsum. Boletín Oficial del Arzobispado de Caracas 49 (1956), pp. 168-170.]
LA SANTA CUARESMA
[(1o de marzo de 1957)]
39
Nos, Dr. Rafael Arias Blanco, por la gracia de Dios y de la Santa
Sede Apostólica, Arzobispo de Caracas, a nuestro Muy Venerable Sr.
Deán y Cabildo, Clero y fieles de la Arquidiócesis, salud y bendición en
Nuestro Señor Jesucristo.
Al dirigiros de nuevo nuestra palabra pastoral con motivo de la Santa
Cuaresma, no podemos menos[,] que evocar ante todo el grandioso triunfo
de Jesús Sacramentado en nuestra Patria durante todo el pasado año, y
la espléndida celebración del II Congreso Eucarístico Bolivariano, en las
memorables jornadas del mes de diciembre último. Todavía permanece
el sagrado rescoldo de las imponente manifestaciones de fe realizadas
en la Avenida de los Próceres en presencia del dignísimo Cardenal
Legado del Santo Padre, el Ejecutivo Nacional, y de los Eminentísimos
Purpurados, Arzobispos, Obispos, sacerdotes, Congregaciones Religiosas
y fieles de las Repúblicas bolivarianas y de diversos países hermanos y
amigos[,] que nos honraron con su presencia en aquellos días inolvidables.
Séanos dado rendir otra vez a tan honorables peregrinos de la Santísima
Eucaristía el testimonio de nuestra admiración más sincera y la expresión
de la más acendrada gratitud por habernos acompañado en tan solemne
glorificación del Augusto Prisionero de nuestros Altares. Y de una manera
especial conservaremos en nuestros corazones el efusivo mensaje con
que se dignó favorecernos Su Santidad, el Papa Pío XII, en la clausura
del Congreso Eucarístico; mensaje[,] que fue realmente la expresión del
vivo afecto con que no distinguió el Padre común de los fieles, siempre
ansioso del bien de sus hijos.
Precisamente en tan feliz ocasión aludía el Santo Padre a la Obra de
la Adoración Perpetua, iniciada en esta Ciudad Mariana el año 1882 en
la Iglesia de las Mercedes y transferida después al Santuario Nacional
Mons. Rafael Arias Blanco
190
de la Santa Capilla, que se construyó en el mismo sitio de la primera
ermita erigida en la ciudad por su fundador, Don Diego de Losada.
En el próximo mes de octubre cumplirá la expresada obra sus Bodas de
Diamante. No podíamos dejar[,] que pasara inadvertida, o en silencio,
tan jubilosa fecha. Por esto desde ahora nos complacemos en anunciaros
la próxima celebración del referido septuagésimo quinto aniversario de
la Adoración Perpetua, en la forma que, Dios mediante, se programará
y se dará a conocer oportunamente.
Se comprende, pues, que es necesario acrecentar en este nuevo Año
Jubilar la llama de la devoción al Santísimo Sacramento, que alzó en alto,
como salvadora antorcha, la magna asamblea decembrina de los pueblos
bolivarianos, congregados alrededor del Eucaristía. Os recomendamos por
especial manera, amados hijos, que secundéis con entusiasmo la campaña
emprendida por la Acción Católica en favor de la Misa de los domingos
y días festivos, con vistas a una asistencia cada vez más nutrida, asidua y
fervorosa. No podemos menos, por tanto, reprobar aquí enérgicamente
el que se trabaje en los mencionados domingos y fiestas de guardar;
lamentable práctica[,] que se ha venido generalizando [en] los últimos
años, con grave mengua de la piedad y buenas costumbres, y aún con
evidente perjuicio de la salud física y espiritual de los operarios, pues
nunca se quebrantan impunemente los preceptos del Altísimo. Quiera
el cielo iluminar a esos transgresores de la ley del descanso festivo, que,
ahogando los dictados de la conciencia cristiana, sacrifican al interés
material los valores más elevados del alma, y la misma eternidad.
Recordamos asimismo la grave responsabilidad de quienes exigen a los
obreros el trabajo los días aludidos, poniéndolos muchas veces en el caso
de quebrantar el mandato divino por temor a ser despedidos y a perder
así, con su labor manual, el diario sustento.
Os encarecemos también los graves preceptos referentes a la confesión
anual y Comunión pascual[,] que obligan a todos los católicos en este santo
tiempo de Cuaresma, y aplaudimos el celo con que la Acción Católica,
en su diversas ramas, se empeña en todos los años en lograr[,] que las
diferentes Comuniones pascuales de hombres y mujeres sean públicas
manifestaciones de fe cristiana y sirvan de estímulo a los negligentes en
el cumplimiento de tan importantes preceptos de nuestra Santa Madre
Iglesia.
Cartas Pastorales y discursos
191
Os exhortamos[,] además[,] a celebrar los días santos que se avecinan
con el espíritu de fervor y de recogimiento[,] que reclaman los grandes
misterios de la Redención cristiana de que en ellos se hace singular
memoria. No diremos que estén en absoluto prohibidas las vacaciones
en esos días, ni las salidas a los campos en busca de un honesto descanso,
mientras no se quebranten los mandamientos divinos; pero sí añadiremos
que no ha de ser la Semana Mayor, según la mente de la Iglesia, un tiempo
anual de fiestas y diversiones mundanas, sino de piedad y devoción,
empleado por especial manera en conmemorar la pasión y muerte de
nuestro amorosísimo Salvador.
Queremos recordaros, por último, que los ayunos y abstinencias que
se han de guardar en Venezuela, se reducen, en virtud de especial indulto,
a la abstinencia de carnes en todos los viernes de Cuaresma, y al ayuno
con abstinencia[,] que obliga el Miércoles de Ceniza, el Viernes Santo, la
Vigilia de la Asunción y el día 23 de diciembre.
Sea, pues, el tiempo cuaresmal que os anunciamos, para todos vosotros,
amados hijos, fuente de incesante renovación en la fe y en las costumbres
cristianas, como en el amor a la Sagrada Eucaristía, cual corresponde a la
gloriosa tradición espiritual de nuestra República, consagrada al inefable
Misterio del Altar.
Estas nuestras Letras Pastorales serán leídas en todas las Iglesias
Parroquiales y filiales de la Arquidiócesis el primer domingo después de
recibidas.
Dadas, firmadas, selladas y refrendadas en Caracas, a primero de
marzo de mil novecientos cincuenta y siete.

Rafael Arias,
Arzobispo de Caracas.

Por mandato de Su Excia. R[vd]ma. Antonio Pittol, Secretario.


[Diario La Religión, 7 de marzo de 1957]
LA SEMANA DE LA BIBLIA
Y DE LA FE CATÓLICA
[(3 de abril de 1957)]
40

Nos, Dr. Rafael Arias Blanco, por la gracia de Dios y de la Santa


Sede Apostólica, Arzobispo de Caracas, a nuestro Muy Venerable Sr.
Deán y Cabildo, Clero y fieles de la Arquidiócesis, salud y bendición en
Nuestro Señor Jesucristo.
Se acerca la SEMANA DE LA BIBLIA Y DE LA FE CATÓLICA
que, como en el año anterior, se celebrará, Dios mediante, a continuación
de los días santos, en conformidad con lo prescrito en la Carta Pastoral
Colectiva del Episcopado Venezolano de fecha 29 de junio de 1955,
en la cual se dispone[,] que todos los años se dediquen los siete días[,]
que siguen inmediatamente a la Semana Mayor, a propagar y difundir
ampliamente el Libro Divino por excelencia, de suerte que llegue a
todos los hogares y al pueblo en general; y que, en tal oportunidad,
se dirijan calurosos llamamientos a los fieles, haciéndoles presente
el deber que les incumbe de cooperar con la Sagrada Jerarquía en la
defensa y mantenimiento de nuestras creencias católicas, que son prenda
inestimable de eterna salvación.
No ignoráis, amados hijos, la profunda veneración de la Iglesia a
la Santa Biblia que le confió el mismo Salvador[,] y que ella mantuvo
siempre incólume, en toda su integridad y pureza, frente a los errores y
herejías de los siglos. La Sagrada Escritura y la Tradición cristiana son
los inagotables raudales de luz celestial[,] que habrán de conducir al
hombre en pos de su destino eterno, hasta la consumación de los siglos.
Abundan, sobre el particular, los testimonios de los Santos Padres, quienes
llaman a los Libros inspirados “una carta de Dios a la humanidad”, según
la conocida frase de San Gregorio Magno; o consideran, como San
Mons. Rafael Arias Blanco
194
Jerónimo, al Antiguo y al Nuevo Testamento, cual las dos riberas entre
las cuales fluye el caudaloso río de la divina gracia. El devoto autor de la
Imitación de Cristo compendia, a su vez, tan respetables voces al decir
que Cristo nos ha dado su sacratísimo Cuerpo como alimento espiritual,
y su inefable Palabra como lámpara encendida que guiase nuestros pasos
en este destierro [(cf. Sal 119 (118), 105)]. O según la frase de un piadoso
comentador del áureo tratado, los Libros Santos alumbran la Iglesia como
la columna de fuego que guiaba al pueblo escogido a través del desierto
[(cf. Ex 13, 21-22; 14, 19-24; 33, 9-10; Núm 12, 5; 14, 14; Dt 1, 33; 31,
15)]; y la Santísima Eucaristía es el verdadero maná [(cf. Jn 6, 30-58)],
del cual el antiguo fue débil sombra y figura ([Nota de pie de página:]
Imitación de Cristo, lib. IV, cap. XI, vr. 4 — M. Lelen.).
Por esto queremos encareceros en la presente oportunidad, amados
hijos, la lectura diaria y asidua de la Santa Biblia, por especial manera
del Nuevo Testamento, en el cual las ansias y promesas mesiánicas que
palpitan en el Antiguo se ven, a plena luz, realizadas y cumplidas. Al decir
la Santa Biblia, nos referimos, como fácilmente se comprende, a la genuina
y auténtica, que es la católica, debidamente reconocida y aprobada por
la Iglesia, no a las biblias con frecuencia fragmentarias y alteradas y sin
notas explicativas que, con empeño digno de mejor causa, divulgan entre
nosotros los protestantes. Leed la Biblia católica con verdadero espíritu
de fe y devoción, y difundidla entre vuestros familiares y amigos, hasta
que no haya un solo hogar en que no se practique tan saludable lectura,
ni un solo hijo de la Iglesia que no posea un ejemplar del Sagrado Texto,
o siquiera del Nuevo Testamento, o de los Evangelios, que deben ser el
constante alimento intelectual y espiritual del alma cristiana. Aplaudimos,
por tanto, las nobles y laudables actividades de los sacerdotes y grupos
de fieles que iniciaron en nuestra Arquidiócesis el que podemos llamar
“apostolado bíblico”, y continúan empleando su generoso celo y talentos
en difundir el divino mensaje que contienen, como insinuamos antes,
las Santas Escrituras.
Al propagar tan excelso y venturoso anuncio de las verdades divinas
hemos de empeñarnos asimismo en extender la fe católica y en preservarla
de los errores que de continuo la amenazan, de modo especial entre
los cristianos que carecen de una sólida formación religiosa y los que,
por ligereza, van siempre a la caza de novedades. Nos referimos aquí
Cartas Pastorales y discursos
195
singularmente a las heréticas doctrinas de los Rosacruces y de los Testigos
de Jehová[,] que pugnan por lograr carta de ciudadanía en nuestras
poblaciones católicas. Sostienen los Rosacruces, entre otros errores,
el panteísmo y la transmigración de las almas; niegan los Testigos de
Jehová la Santísima Trinidad y las eternas sanciones de la vida futura y
destruyen el patriotismo, al considerar como profanación idolátrica el
amor a la Patria y los honores a la Bandera Nacional; y fomentan, en fin,
entrambas sectas la desobediencia a la Autoridad Eclesiástica, el auge de
las pasiones, y el alejamiento de las fuentes vivas de los sacramentos y de
las genuinas prácticas de la vida cristiana.
No os dejéis engañar, amados hijos, de tan falaces y peligrosas
herejías, antes bien, iluminados con el resplandor de los Libros Santos y
fortalecidos con la Santísima Eucaristía, robusteced con fervorosas obras
los indestructibles lazos que, desde el Santo Bautismo, os mantienen
unidos al Cuerpo Místico de Cristo, bajo la protección de la Santísima
Virgen María, Estrella de Bonanza de nuestro pueblo en la radiante y
patriótica invocación de Ntra. Sra. de Coromoto.
Deseando, pues, que la SEMANA DE LA BIBLIA Y DE LA FE
CATÓLICA sea convenientemente celebrada en el presente año,
ordenamos se observen fielmente las siguientes disposiciones:
PRIMERA: Los días destinados a la expresada SEMANA DE LA
BIBLIA son los comprendidos desde el Lunes de Pascua, 22, hasta el
domingo 28 del mes de abril en curso.
SEGUNDA: Expóngase a los fieles en predicación adecuada la
necesidad de leer y difundir la Sagrada Biblia y de evitar los errores
y peligros más frecuentes en nuestros días contra las sanas doctrinas
católicas.
Los Venerables Párrocos y Rectores de Iglesias organizarán además
otros actos alusivos a la SEMANA DE LA BIBLIA, y se interesarán en
obtener ediciones económicas de las mismas con destino a sus feligreses.
Estas nuestras Letras Pastorales serán leídas en todas las Iglesias
Parroquiales y filiales de la Arquidiócesis el primer domingo después de
recibidas.
Mons. Rafael Arias Blanco
196
Dadas, firmadas, selladas y refrendadas en Caracas, a tres de abril de
mil novecientos cincuenta y siete.
Rafael Arias,
Arzobispo de Caracas[.]

Por mandato de Su Excia. Rvdma. Antonio Pittol (Secretario)[.]


[Adsum. Boletín Oficial del Arzobispado de Caracas 50 (1957), pp. 106-108.]
EL 1º DE MAYO,
FIESTA DE SAN JOSÉ OBRERO
[(29 de abril de 1957)]
41

Nos, Dr. Rafael Arias Blanco, por la gracia de Dios y de la Santa


Sede Apostólica, Arzobispo de Caracas, a nuestro Muy Venerable Sr.
Deán y Cabildo, Clero y fieles de la Arquidiócesis, salud y bendición en
Nuestro Señor Jesucristo.
Van a cumplirse dos años de la fecha venturosa en que Su Santidad[,] el
Papa Pío XII, ante una grandiosa manifestación de la Asociación Católica
de Trabajadores Italianos (ACLI), declaró la solemne institución de la
Fiesta de San José Obrero para el día 1º de mayo.
Con este gesto pontificio, de admirable estrategia apostólica, el día 1º
de mayo, que en muchas naciones había alcanzado el carácter de Día del
Obrero, quedaba santificado por la Iglesia, borrando el recelo con que
muchos fieles y aun espectadores indiferentes miraban su celebración,
considerándola como manifestación netamente revolucionaria
contaminada de espíritu marxista.
Estamos ante una nueva prueba de la solicitud y preocupación de la
Iglesia por la clase obrera, que llega en hora feliz a nuestra Patria; en la
hora en que Venezuela siente, en todo su ser, el estremecimiento de una
nueva vida que está naciendo; en la hora de una transformación radical
de su economía. En efecto para nadie puede pasar desapercibido el salto
que de una economía preponderantemente rural está dando nuestra
Patria a otra eminentemente industrial y minera.
Con la erradicación de algunas de las causas inveteradas de
mortalidad, con una mejor salubridad pública, y con la poderosa corriente
inmigratoria, en veinte años —entre 1936 y 1956— la población
venezolana ha pasado de cuatro millones a más de seis millones de
Mons. Rafael Arias Blanco
198
habitantes, es decir, ha experimentado un aumento del 35%. Pero el
nacimiento y desarrollo de la industria y minería, junto con las facilidades
de vida que ofrecen los grandes centros urbanos y la riqueza del Estado,
ha producido el desplazamiento de masas campesinas hacia las ciudades
y regiones industriales. Este fenómeno de éxodo rural que todos notamos,
nos lo descubren en toda su gigantesca gravedad las estadísticas, según
las cuales la población rural venezolana descendió del 65% en 1936 al
45% en 1950.
Este hecho trae lógicamente como consecuencia la multitud de
problemas sociales que está viviendo la nación, y sobre los cuales, aunque
sea someramente, queremos llamar la atención del Clero y de todos los
fieles confiados a nuestro cargo pastoral, porque la Iglesia tiene derecho,
un derecho al cual no puede renunciar, a intervenir en la solución del
problema social, según las palabras del Sumo Pontífice León XIII en su
Encíclica [“]Graves de Communi[”]: “En opinión de algunos, la llamada
cuestión social es solamente económica, siendo, por el contrario, certísimo que
es principalmente moral y religiosa, y por esto ha de resolverse en conformidad
con las leyes de la moral y de la Religión”. Más tarde el Papa Pío XI, en
su Encíclica [“]Quadragesimo Anno[”], recogía esta doctrina en las
siguientes frases: “tanto el orden social como el económico están sujetos a
Nuestro supremo juicio, pues Dios nos confió el depósito de la verdad y el
gravísimo encargo de publicar toda ley moral e interpretarla y aún urgirla
oportuna e importunamente” [(cf. 2 Tim 4, 2)]. Y en discurso pronunciado
el 16 de junio de 1947, Nuestro Santo Padre Pío XII afirmó: “La historia es
testigo de la gran solicitud con que la Iglesia ha tratado siempre esta cuestión,
no porque ella tenga el encargo de regular directamente la vida económica,
sino porque el orden económico social no puede ser desligado de lo moral, y
afirmar y proclamar los principios inmutables de la moralidad es precisamente
privilegio y deber de la Iglesia” (A. P. —1947—p. 59.).
Según las citadas palabras, la Iglesia no sólo tiene el derecho, sino que
tiene la gravísima obligación de hacer oír su voz para que todos, patronos
y obreros, Gobierno y pueblo, sean orientados por los principios del
Evangelio en esta descomunal tarea de crear las condiciones necesarias
de vida para que todos los ciudadanos puedan disfrutar del bienestar que
la Divina Providencia está regalando a la nación venezolana.
Cartas Pastorales y discursos
199
Motivo de seria reflexión debe ser para los venezolanos el hecho de
que en el lapso de sólo cuatro años, el Sumo Pontífice haya dirigido su
palabra expresamente a nuestra nación, en tres ocasiones, y en dos de ellas
haya hecho hincapié en el problema social. Cuando toda Venezuela se
congregaba en el corazón espiritual de la Patria, Guanare, para coronar
a su Patrona, la Virgen de Coromoto, nos dijo Pío XII: “Pedidle[”] (a la
Santísima Virgen) “[( ]…[)] que la caridad de Cristo triunfe en las relaciones
sociales haciendo llegar a todos los beneficios del justo progreso y del razonable
bienestar; [( ]...[)] y que reconociendo todos su verdadera maternidad, todos se
sientan hermanos en Jesucristo, hijos de un mismo Padre que está en los cielos,
que pueden y quieren vivir en paz para dar al mundo, agitado por el odio
y por la violencia, el ejemplo de una nación que sabe gozar de los beneficios
de la fraternidad cristiana” (A. A. S. vol. 44, pág. 739.). En octubre de
1956, cuando el Canciller de la República visitó al Santo Padre, éste en
su discurso insistió: “Elementos eficacísimos de progreso, pero elementos
otorgados no a una persona exclusivamente, sino a toda una sociedad que
debe sentir sus provechosos efectos en todas sus categorías, para que el desarrollo
sea armónico y beneficioso, elementos en favor de una sociedad, que debe
hacerse digna de tantas predilecciones con su asiduidad al trabajo, su respeto
a la pública moralidad, su celo por conservar la integridad y estabilidad de
la familia, su empeño por procurar la buena educación, sobre todo religiosa
y moral de sus hijos”.
A nadie puede extrañar la insistencia con que la Iglesia ha llamado
la atención de los venezolanos frente al problema social, que el inmortal
Pontífice León XIII resumía en estas frases: “ los aumentos recientes de
la industria y los nuevos caminos por que van las artes, el cambio obrado
en las relaciones mutuas de amos y jornaleros, el haberse acumulado las
riquezas en manos de unos pocos y empobrecido la multitud, y en los obreros
la mayor opinión que de su propio valer y poder han concebido y la unión
más estrecha con que unos a otros se han juntado, y finalmente la corrupción
de las costumbres, han hecho estallar la guerra [social]” (Enc. [“]Rerum
Novarum[”].). Y ese problema social, decimos y recalcamos, existe en
Venezuela.
Nuestro país se va enriqueciendo con impresionante rapidez. Según un
estudio económico de las Naciones Unidas, la producción per capita en
Venezuela ha subido al índice de $540,00 (quinientos cuarenta Dólares),
Mons. Rafael Arias Blanco
200
lo cual la sitúa de primera entre sus hermanas latinoamericanas, y por
encima de naciones como Alemania, Holanda, Austria e Italia. Ahora
bien, nadie osará afirmar que esa riqueza se distribuye de manera que
llegue a todos los venezolanos, ya que una inmensa masa de nuestro pueblo
está viviendo en condiciones que no se pueden calificar de humanas. El
desempleo que hunde a muchísimos venezolanos en el desaliento y que
a algunos empuja hasta la desesperación; los salarios bajísimos con que
una gran parte de nuestros obreros tiene que conformarse, mientras los
capitales invertidos en la industria y el comercio que hacen fructificar esos
trabajadores aumenta a veces de manera inaudita; el déficit, no obstante
el plausible esfuerzo hasta ahora realizado por el Estado y por la iniciativa
privada, de escuelas sobre todo profesionales, donde los hijos de los obreros
puedan adquirir la cultura y formación a que tienen absoluto derecho,
para llevar una vida más humana que la que han tenido que sufrir sus
progenitores; la falta de prestaciones familiares con que la familia obrera
pueda alcanzar un mayor bienestar; las inevitables deficiencias en el
funcionamiento de institutos y organismos creados para el mejoramiento
y seguridad del trabajador y su familia; la frecuencia con que son burlados
la Ley del Trabajo y los instrumentos legales para la defensa de la clase
obrera; las injustas condiciones en que muchas veces se efectúa el trabajo
femenino: son hechos lamentables[,] que están impidiendo a una gran
masa de venezolanos poder aprovechar, según el plan de Dios, la hora de
riqueza que vive nuestra Patria, que, como dijo el Eminentísimo Cardenal
Caggiano, Legado Pontificio al II Congreso Eucarístico Bolivariano, en
la Sesión Extraordinaria que en su honor celebrara el Ilustre Concejo
Municipal del Distrito Federal: “tiene tanta riqueza que podría enriquecer
a todos, sin que haya miseria y pobreza, porque hay dinero para que no haya
miseria”.
Para mejorar la condición de los trabajadores nuestra legislación social
debe proponerse: la consagración nacional del Salario Vital Obligatorio,
y la institución igualmente nacional de una política de prestaciones
familiares, pues se trata de dos conquistas logradas ya en muchas naciones
cristianas del mundo occidental.
Requisito indispensable para el mejoramiento de los trabajadores es
su unión. Por esto la Iglesia Católica ha defendido siempre con tanta
insistencia el derecho natural de asociación de los obreros. Lo hizo
Cartas Pastorales y discursos
201
desde la Edad Media con la creación de los gremios y corporaciones, y
lo ha realizado en los tiempos modernos con su protección decidida al
sindicalismo auténtico. Desde León XIII hasta Pio XII la cátedra de Pedro
incesantemente ha proclamado este derecho inalienable de los que con su
trabajo están cooperando al engrandecimiento de la nación.
Desgraciadamente nuestro movimiento sindical nació con signo
marxista en 1936, en un momento convulsionado de la vida nacional. Y
la constante ingerencia de la política en el sindicalismo venezolano, lo ha
desviado con frecuencia de su rumbo profesional, produciendo en nuestro
trabajador el desengaño y la decepción. Sin embargo[,] exhortamos a
nuestros trabajadores a que se reúnan en sindicatos por ellos libremente
escogidos, convencidos como estamos de que la clase obrera[,] llegada a
su mayoría de edad, tiene que luchar con responsabilidad y con decisión
por la auténtica promoción obrera, para cumplir la misión que Dios le
ha confiado.
Cuando la Iglesia aboga por vuestros derechos y os recuerda vuestros
deberes, amadísimos trabajadores, simplemente está reclamando[,] que
en todos los aspectos de vuestra vida, en los aspectos económico, cultural,
sindical, social, moral y espiritual, se respete la dignidad de persona
humana que en todos y cada uno de vosotros Dios ha colocado [(cf. Gén
1, 26-27; Sir 17, 3)]. Entre el socialismo materialista y estatólatra, que
considera al individuo como una mera pieza en la gran maquinaria del
Estado, y el materializado capitalismo liberal, que no ve en el obrero
sino un instrumento de producción, una máquina valiosa, productora
de nuevas máquinas en su prole, está la doctrina eterna del Evangelio,
que considera a cada uno de nosotros, sin distinción de clases ni de razas,
como persona humana, como hijo de Dios [(cf. Rom 8, 14-21; Gál 3, 26;
4, 4-7; Ef 1, 5; 5, 1; Fil 2, 15; 1 Jn 3, 1-2; 3, 10; 5, 2- 3)], como base y
fuente de los derechos humanos.
Frutos amargos del primero ha cosechado con lágrimas la humanidad
en los países que han caído víctimas de la revolución marxista, y los
hombres no podrán borrar de su memoria el reciente martirio de Hungría
y la tragedia que están viviendo los pueblos encerrados tras el telón de
acero.
Mons. Rafael Arias Blanco
202
“Entre las taras del capitalismo liberal, la Iglesia lamenta especialmente
las nefastas consecuencias, en las costumbres públicas y privadas, debidas a la
búsqueda desenfrenada del dinero. La conciencia profesional desaparece en un
mundo en el que el espíritu de lucro se pone en lugar del espíritu de servicio.
El sentido del bien común cede el puesto al desencadenamiento de los egoísmos
colectivos e individuales. El dinero pudre a una sociedad que lo ha hecho su
ídolo” (Declaración Doctrinal del Episcopado Francés, mayo de 1954.).
La riqueza de nuestra Doctrina Social, tan bella, tan humana, tan
cristiana, tiene que ser conocida y practicada por todos nosotros si
queremos ser consecuentes con nuestra fe. Juzgamos oportuno y necesario
insistir aquí en que ese conocimiento y esa práctica deben penetrar cada
vez más en los círculos de dirigentes obreros, en nuestras clases patronales,
en nuestros actuales y futuros gerentes y empresarios; en nuestra
legislación laboral, que sin duda alguna contiene conquistas avanzadas,
y en los encargados de aplicar esa legislación; en nuestras Universidades,
Liceos, colegios y escuelas técnicas y profesionales. Nos hemos llevado
esa preocupación hasta imponer[,] que en nuestra Arquidiócesis en la
enseñanza catequística elemental se dieran los fundamentos de la Doctrina
Social de la Iglesia.
Queremos expresar en estas Letras Pastorales nuestra felicitación
y aliento a las empresas y patronos que ya van poniendo en práctica
muchos de los postulados sociales católicos. También queremos felicitar
y alentar a los organismos sindicales que luchan por la clase obrera, y a
los institutos que trabajan para solucionar el problema de alimentación,
vivienda y seguridad del trabajador venezolano.
Igualmente juzgamos oportuno dar aquí nuestra voz de aprobación y
estímulo a la Acción Social Católica, que forma élites de dirigentes obreros
en sus cursillos sociales, y a la JOC (Juventud Obrera Católica), que es
escuela integral, que es servicio, y que es cuerpo representativo de las
juventudes trabajadoras. Ambas instituciones, por mandato de la Jerarquía
Venezolana, están poniendo los cimientos de una auténtica promoción
de la clase obrera. A todo nuestro Clero Diocesano y Regular, y a todos
nuestros fieles recomendamos encarecidamente la necesaria cooperación
con estas dos empresas salvadoras.
Cartas Pastorales y discursos
203
Amadísimos trabajadores, tenemos confianza en vosotros, en la clase
obrera de Venezuela. Tenemos confianza en que vosotros, colaborando
estrechamente con las otras clases de la sociedad, y cumpliendo con
vuestros deberes, crearéis un mundo mejor, un mundo en que cada
ciudadano pueda vivir como persona humana y como hijo de Dios.
Por tanto os encarecemos el cumplimiento estricto de vuestros deberes;
que en vosotros florezca el espíritu del ahorro; que vuestras familias,
santamente constituidas, sean copia de la Sagrada Familia de Nazaret;
que la cristiana educación de vuestros hijos sea vuestra constante
preocupación; que vuestra honradez y responsabilidad en el trabajo, es
decir, vuestra conciencia profesional, sean la mejor garantía que podáis
ofrecer al reclamar vuestros derechos.
Y con las palabras de Nuestro Santo Padre Pío XII, os recordamos
que: “No es en la revolución, sino en una evolución armónica donde está
la salvación y la justicia. La violencia nunca ha hecho más que derribar en
vez de levantar; encender las pasiones en vez de calmarlas; acumular odios y
ruinas, en vez de hermanar a los combatientes; y ha lanzado a los hombres
y a los partidos a la dura necesidad de reconstruir lentamente, tras dolorosas
pruebas, sobre las ruinas de la discordia. Solo una evolución progresiva y
prudente, valiente y acomodada a la naturaleza, iluminada y guiada por
las santas normas cristianas de la justicia y la equidad, puede llevar al
cumplimiento de los deseos y de las honestas necesidades del obrero” (Discurso
del 13 de junio de 1943.).
En la mañana del 1º de mayo, este año como los anteriores, nos
celebraremos el Santo Sacrificio de la Misa en nuestra Santa Iglesia
Catedral Metropolitana. En esa Misa, en la que vosotros os uniréis al
celebrante para ofrecer al Eterno Padre junto con el Sacrificio de su Hijo
Divino, el sacrificio de vuestro trabajo diario, el sacrificio de vuestras vidas
obreras; nos pediremos con la Sagrada Liturgia “al Creador de todas las
cosas, Dios, que ha establecido la ley del trabajo para el género humano; que
por el ejemplo y patrocinio de San José, nos conceda propicio realizar todas
las obras que nos manda, y alcanzar los premios que promete” (Oración de
la Misa de San José Obrero.).
El 1º de mayo, recibiendo así, en cierto modo, su consagración
cristiana, lejos de ser fomento de discordias, de odios y de violencias, es
y será una invitación constante a la sociedad moderna a completar lo que
Mons. Rafael Arias Blanco
204
aún falta a la paz social. Fiesta cristiana por tanto; es decir, día de júbilo
para el triunfo concreto y progresivo de los ideales cristianos de la gran
familia del trabajo (Pío XII, Discurso de 1[º] de mayo de 1955.).
Estas nuestras Letras Pastorales serán leídas en todos los templos de
la Arquidiócesis el primer domingo o día festivo después de recibidas, y
se guardarán en los Archivos Parroquiales.
Dadas, firmadas, selladas y refrendadas en Caracas, a los veintinueve
días del mes de abril de mil novecientos cincuenta y siete.

Rafael I. Arias B.[,]


Arzobispo de Caracas[.]

Por mandato de Su Excia. Rvdma. Antonio Pittol[,] Secretario[.]


[Adsum. Boletín Oficial del Arzobispado de Caracas 50 (1957), pp. 113-119.]
LA SEMANA DEL SEMINARIO
[(10 de mayo de 1957)]
42

Nos, Dr. Rafael Arias Blanco, por la gracia de Dios y de la Santa


Sede Apostólica, Arzobispo de Caracas[,] a nuestro Muy Venerable Sr.
Deán y Cabildo, Clero y fieles de la Arquidiócesis, salud y bendición en
Nuestro Señor Jesucristo.
I
Como en los años anteriores, en conformidad con lo acordado en la
Conferencia Episcopal de 1951, la SEMANA DE LAS VOCACIONES
SACERDOTALES, o del Seminario, se celebrará, Dios mediante, en
nuestra Arquidiócesis, en los días comprendidos desde el 2 hasta el 9 del
próximo mes de junio, o sea, desde el Domingo después de la Ascensión
hasta la Fiesta de Pentecostés, en que recuerda la Iglesia con júbilo especial
la venida del Espíritu Santo sobre el sagrado colegio de los primeros
mensajeros del Evangelio [(cf. He 2, 1-13)].
Muy de acuerdo, pues, con el motivo litúrgico de la expresada
solemnidad se halla el piadoso objetivo de la semana vocacional, inspirada
en el deseo de obtener muchos santos sacerdotes[,] que difundan por
todos los confines de la Patria la celestial doctrina de Jesucristo, Rey
inmortal de los siglos, y con ella, las más altas promesas y esperanzas de la
presente vida y la futura [(cf. 1 Tim 4, 8)]. Es evidente que, al aumentarse
en más de un 50% en pocos años la población de Venezuela, ha de
acrecentarse también el número de sagrados ministros que enseñen las
verdades religiosas, administren los sacramentos y fomenten las virtudes
cristianas entre los fieles. De lo contrario faltaría, como hemos indicado
en anteriores ocasiones, la armoniosa proporción que ha de guardar
el incesante progreso material de la hora presente con el espiritual, y
Mons. Rafael Arias Blanco
206
correrían los fieles el peligro de olvidar los bienes eternos e inmarcesibles,
al marchar en pos de los temporales y perecederos.
Bien sabéis[,] que el pueblo cristiano busca en el sacerdote la luz del
divino conocimiento y el calor de edificantes ejemplos. Por tanto, la
formación del mismo, en letras y virtudes, no podría dejarse a merced
del solo talento e iniciativa individuales, sino que reclama una asidua
preparación de largos años de estudios y de ejercicios de piedad en
institutos adecuados, que le inicien, cual es debido, en las altas funciones
del apostolado. Las acuciosas prescripciones canónicas sobre tales centros
de educación sacerdotal revelan el esmerado cuidado y celo[,] que pone
la Iglesia en el logro de clérigos ejemplares, que, tanto en la ciencia como
en la vida y costumbres, reflejen la alteza y santidad de Cristo, su Divino
Modelo. Nada queda al margen de la más prudente y solícita previsión
en los cánones relativos a los Seminarios ([CIC1917, can.] 1352-1371): ni
el régimen y estatutos de los mismos, ni los alumnos, ni las asignaturas
que han de cursarse, ni, en fin, las prácticas devotas que han de mantener
encendida la llama de la vocación en los futuros ministros del Santuario.
Grandes y costosos han sido aquí los esfuerzos que tuvimos que
realizar a fin de que nuestro Seminario Interdiocesano estuviera a la
altura que reclamaba su carácter de primer centro docente eclesiástico
de la República. No ignoráis[,] que tenemos todavía pendiente de saldo
una parte de la deuda de dos millones de Bolívares[,] que hubimos de
contraer con motivo de la construcción del nuevo edificio, inaugurado
el año pasado. Conocéis también los cuantiosos gastos que supone el
sostenimiento del referido plantel de vocaciones sacerdotales, debido al
consolador incremento de alumnos que hemos alcanzado en los últimos
años. Todo esto nos obliga a hacer un nuevo llamamiento a vuestra
generosidad nunca desmentida, y a desear que en el presente año la
Semana del Seminario sea colmada de fervientes actos de piedad y piadosas
contribuciones en favor de quienes se disponen a continuar en Venezuela
con fervoroso entusiasmo la tradición de los venerables sacerdotes de ayer,
que mantuvieron entre nosotros la fe de nuestros Libertadores.
Antes de terminar, séanos dado expresar la más profunda gratitud a
cuantos contribuyen con el sostenimiento de becas en el Seminario, y
rogamos al Dador de todo bien [(cf. Stgo 1, 17)] recompense con creces su
generosidad. ¡Ojalá cunda el cristiano ejemplo en la semana vocacional
Cartas Pastorales y discursos
207
del presente año! Esperamos[,] que nuestros amados sacerdotes del Clero
Secular y Regular, como las Congregaciones de Religiosas y fieles en
general[,] se animen a ayudar a otros seminaristas, aportando de ese modo
su precioso contingente al fomento de las vocaciones.
A todos dirigimos el más cálido llamamiento: a las familias cristianas,
que han de ofrendar al Santuario las flores de nuevas vocaciones; a los
colegios católicos, que mostrarán el fruto de su labor bienhechora, en las
conciencias de los alumnos, al proporcionar al Altar nuevos ministros;
al pueblo católico, que ha de considerar como el honor más codiciado el
que sus hijos escalen las sublimes alturas del sacerdocio; y a cuantos, en
fin, anhelen la gloria y esplendor de la Iglesia.
Acoja la Santísima Virgen de Coromoto nuestros fervientes votos y
envíe a nuestra Patria la más esplendente pléyade de heraldos del Evangelio,
cual feliz promesa de excelsas bendiciones.
II
En atención, pues, a lo que acabamos de expresaros, ordenamos
se celebre en la Arquidiócesis la SEMANA DE LAS VOCACIONES
SACERDOTALES, como dijimos al principio, en los días comprendidos
desde el 2 hasta el 9 del próximo mes de junio, de acuerde con las siguientes
disposiciones:
PRIMERA. A partir del día 1º de junio, hágase en los templos y
oratorios de la Arquidiócesis la Novena del Espíritu Santo, pidiendo el
aumento de las vocaciones sacerdotales, perseverancia de los seminaristas
y santificación del Clero.
SEGUNDA. Ofrézcase a ese mismo fin en el Día de Pentecostés las
Misas y Comuniones de los fieles.
TERCERA. La predicación de los domingos 12, 19 y 26 del presente
mes de mayo ha de versar asimismo sobre la excelencia y dignidad del
sacerdote, la necesidad que de él tienen los pueblos y los deberes de los
católicos frente al grave problema de las vocaciones sacerdotales. Sobre
esas mismas ideas podrá insistirse en los demás sermones que se prediquen
con ocasión del mes de María.
Mons. Rafael Arias Blanco
208
CUARTA. Téngase en los colegios y escuelas católicas actos
vocacionales adecuados a la capacidad de los alumnos, ofrézcanse tesoros
espirituales por el incremento de las vocaciones.
QUINTA. Hágase, como en años anteriores, de casa en casa la colecta
para el Seminario. Dicha colecta estará a cargo de las juntas que nombren
los Párrocos y Rectores de Iglesias en sus respectivas jurisdicciones,
o Capillas; y además, en el Día de Pentecostés, efectúese también la
expresada recolección en todas las Iglesias Parroquiales y filiales del
Arzobispado.
SEXTA. En los hospitales y asilos interésese a los pacientes, y a
los enfermos en general, a ofrecer sus dolores y oraciones a Jesucristo,
Sacerdote y Víctima, para obtener del cielo un número siempre creciente
de santos y celosos sacerdotes.
Estas nuestras Letras Pastorales serán leídas en todos los templos
parroquiales y filiales de la Arquidiócesis el primer domingo o día festivo
después de recibidas.
Dadas, firmadas, selladas y refrendadas en Caracas, a diez de mayo
de mil novecientos cincuenta y siete.

+ Rafael Arias[,]
Arzobispo de Caracas[.]

Por mandato de Su Excia. R[v]dma., Antonio Pittol[,] Secretario.


[Adsum. Boletín Oficial del Arzobispado de Caracas 50 (1957), pp. 154-156.]
LAS BODAS DE DIAMANTE
DE LA ADORACIÓN PERPETUA
DEL SANTÍSIMO SACRAMENTO
[(1 de septiembre de 1957)]
43
Nos, Dr. Rafael Arias Blanco, por la gracia de Dios y autoridad de
la Sede Apostólica, Arzobispo de Caracas, a nuestro Muy Venerable Sr.
Deán y Cabildo, Clero y fieles de la Arquidiócesis, salud y bendición en
Nuestro Señor Jesucristo.

UN FAUSTO ANIVERSARIO
En el próximo mes de octubre se cumplirá el septuagésimo quinto
aniversario de haberse fundado en esta ciudad la piadosa Obra de la
ADOR ACIÓN PERPETUA del Santísimo Sacramento. Nuestro
Venerable antecesor[,] el Excmo. Sr. Dr. José Antonio Ponte, de grata
memoria, erigió canónicamente la devota Asociación, que funcionó
en la Iglesia de las Mercedes en los últimos meses del año 1882 y en
la primera mitad del 1883, y que fue trasladada en ese mismo año a
la Santa Capilla ([Nota de pie de página:] Pastoral del Excmo. Sr. Dr.
Juan Bautista Castro, 7 septiembre 1906.). No ignoráis que ese artístico
templo, honrado por Pío XI, en 5 de agosto de 1926, con el título de
Basílica Menor y reconocido por el mismo Pontífice como nuestro
“Santuario Eucarístico Nacional”, fue construido en el mismo sitio en que
se levantaba la primera ermita erigida por el fundador de Caracas, Don
Diego de Losada, como nos recordaba el Santo Padre felizmente reinante
en su inolvidable Mensaje al II Congreso Eucarístico Bolivariano; y que
desde allí, según la cálida frase del Excmo. Sr. Dr. Juan Bautista Castro,
nuestro ferviente Apóstol de la Eucaristía, el Augusto Prisionero del Altar
ha venido dirigiendo a la Iglesia de Venezuela “palabras de renovación y
de vida, como claro manantial de aguas celestiales que fecundan los campos
del Señor” ([Nota de pie de página:] Excmo. Sr. Juan Bautista Castro,
Pastoral citada.).
Mons. Rafael Arias Blanco
210
Le correspondió al mismo Excmo. Sr. Castro, nuestro ilustre antecesor,
festejar en 1907, con magnifico lucimiento, las Bodas de Plata de la
meritísima Asociación. Celebróse entonces el I Congreso Eucarístico
Nacional[,] que dejó preciosa e imborrable huella en el fervor eucarístico
venezolano. Por el cauce abierto a la devoción al Santísimo Sacramento
deslizáronse asimismo las corrientes del Congreso Eucarístico del
año 1925 y la memorable asamblea decembrina del año pasado, antes
mencionada, en la cual nos acompañaron en el grandioso homenaje
tributado al Santísimo Sacramento los pastores y los fieles de los países
hermanos, unidos en los lazos indisolubles de la fe cristiana y en la
memoria del Libertador.
En el año 1932 dispuso igualmente nuestro Venerado predecesor el
Excmo. Sr. Dr. Felipe Rincón González la celebración de fervientes actos
conmemorativos en las Bodas de Oro de la ADORACIÓN PERPETUA
que se llevaron a cabo con fervor extraordinario ([Nota de pie de página:]
Excmo. Sr. Dr. Felipe Rincón González, Carta Pastoral jubilar, año 1932.).
Al tocarnos, pues, ahora celebrar el septuagésimo quinto aniversario de
la fervorosa sociedad eucarística, a la vez que deseamos que se acrecienten
y realicen en la forma o manera más espléndida los rendidos homenajes
que habrán de tributarse en esa oportunidad al Santísimo Sacramento,
queremos también aprovechar tan propicia ocasión para invitar a nuestros
amados diocesanos a tomar una participación más activa y devota en el
Santo Sacrificio de la Misa, que perpetúa a través de los siglos la presencia
real de Jesucristo en el Altar. Por esto, las solemnidades eucarísticas, o
de acción de gracias, que empezarán el día 12 de diciembre, en que se
cumple un año del II Congreso Eucarístico Bolivariano, serán seguidas,
en los primeros días de febrero del próximo año 1958, de una SEMANA
PASTORAL LITÚRGICA, que se orientará, por especial manera, en sus
temas y estudios, al logro del objetivo antes indicado.

LA SANTA MISA Y LOS FIELES


En efecto, es evidente que la mencionada participación de los fieles en
la Santa Misa la supone y reclama el propio texto litúrgico de la misma,
que data substancialmente, en su conjunto, de los más remotos siglos
de la Iglesia. El salmo inicial, que alterna el celebrante con el acólito,
o con los ministros en la Misa solemne, las salutaciones al pueblo, las
Cartas Pastorales y discursos
211
oraciones en plural, que reza el sacerdote tanto en el canon como en las
partes variables de la celebración, según el ciclo litúrgico, o las fiestas de
que se hace memoria, todo indica que el Sacrificio del Altar no es una
ofrenda o acción individual, desligada del pueblo y exclusiva del que, al
celebrar el Santo Sacrificio, la presenta en nombre de todos al Eterno
Padre; sino también de los fieles. Por tanto, la presencia pasiva de éstos
en dicho Sacrificio, aún en los casos en que se salvase lo substancial del
precepto eclesiástico en los domingos y días festivos, le[s] privaría de los
inestimables auxilios espirituales y piadosos sentimientos que inspira el
sagrado texto y la viva unión y compenetración con el oferente.
He aquí por qué el Santo Padre Pío XII, en la Encíclica “Mediator
Dei”, declara que son muy dignos de alabanza los que, deseosos de que
el pueblo cristiano participe más fácilmente y con mayor provecho del
Sacrificio Eucarístico, se esfuerzan en poner el Misal Romano (con la
traducción a la lengua del país) en manos de los fieles, de modo que, en
unión con el sacerdote, oren con él, con sus mismas palabras y con los
sentimientos de la Iglesia; y que de igual modo son de alabar los que se
afanan en el sentido de lograr que la Liturgia sea una acción sagrada en la
cual tomen realmente parte todos los presentes ([Nota de pie de página:
S.S. Pío XII, Carta] Encíclica [sobre la sagrada liturgia] “Mediator Dei”
[(20 de noviembre de 1947)].).
Así lo practicaban los primeros cristianos, cual se desprende, sin
dificultad, de las epístolas del Apóstol de las gentes ([Nota de pie de
página:] I Cor 14, 19; Colos. 3, 16 [(cf. 1 Cor 14, 19; Col 3, 16)]). Por
consiguiente, el movimiento litúrgico de nuestros días, al ir guiado por
las sabias normas de la mencionada Encíclica, no es una novedad de la
época, como podría llamarse, sino algo que se apoya en los comienzos
de la más sana Teología.

LA MISA DIALOGADA
Además del uso del Misal Romano, que ya en sus días llamaba el
Venerable Padre Granada el mejor de los devocionarios, queremos también
recomendaros con ahínco la Misa Dialogada, ya practicada en algunos
sectores de nuestra jurisdicción espiritual, siempre que se observen las
prescripciones de la Iglesia y se recuerde, además, como advierte el Santo
Padre en la Encíclica antes citada, que esa Misa nunca puede substituir
Mons. Rafael Arias Blanco
212
a la solemne, por la majestad de sus ritos y ceremonias ([Nota de pie de
página: S.S. Pío XII, Carta] Encíclica [sobre la sagrada liturgia] “Mediator
Dei” [(20 de noviembre de 1947)].).
Como leemos en la misma Encíclica, la participación de los fieles en
el Santo Sacrificio puede obtenerse “ya haciendo que el pueblo, según las
normas de los sagrados ritos, responda ordenadamente a las palabras del
sacerdote, ya procurando que entone cánticos adaptados a las diversas partes
del Santo Sacrificio, ya realizando ambas cosas a la vez”, con el verdadero
espíritu de piedad que debe siempre acompañar el acto externo de la
Liturgia. Es menester vivir la realidad divina que en ella se oculta, y no
fijarse solamente en el motivo histórico o cultural, sino en el sentido
positivo que ha de ejercer en la conducta diaria del cristiano merced a un
más amplio conocimiento de los sagrados ritos y un más sincero amor a
Jesucristo ([Nota de pie de página:] Ibidem.).
Ya se comprende que el empleo del Misal Romano requiere algún
conocimiento previo de los elementos y actos litúrgicos, como de los ciclos,
períodos y fiestas del año eclesiástico y de otros tópicos análogos de los
que se habrá de tratar en la SEMANA PASTORAL LITÚRGICA que os
anunciamos. Además, aún cuando el uso de dicho Misal, en lengua vulgar,
y la práctica de la Misa Dialogada responden con magnífico provecho y
excelentes resultados al movimiento litúrgico actual en todos los países
cultos del orbe, hemos de recordar con el Santo Padre, en la Encíclica a
que nos venimos refiriendo (para tranquilidad de los fieles que por alguna
causa razonable no estén en condiciones de servirse de tan preciosos
recursos), que también reportarán del Santo Sacrificio grandes bienes los
que durante la celebración del mismo “mediten piadosamente los misterios
de Cristo, o practiquen otros ejercicios de piedad, o recen otras oraciones que,
aunque diferentes de los sagrados ritos en la forma, concuerdan con ellos
por su misma naturaleza y finalidad” ([Nota de pie de página:] Ibidem.).

EL CANTO LITÚRGICO
Otro de los excelentes medios destinados a que el pueblo tome parte
activa en el Santo Sacrificio y en las funciones litúrgicas en general es el
canto de los fieles en la Iglesia.
Cartas Pastorales y discursos
213
Como insinuamos antes, alaba el Santo Padre en la Encíclica “Mediator
Dei” el que los asistentes a la Santa Misa eleven cantos adecuados a las
diversas secciones de la misma, y que además, en las Misas solemnes, se
unan al canto litúrgico ([Nota de pie de página:] Ibidem.).
Por esto deseamos se siga y se difunda en todas las Parroquias la
costumbre laudable de cantar los fieles en las Misas solemnes de los
domingos y días festivos.
El Santo Obispo de Hipona dejó en el áureo libro de sus Confesiones
un testimonio irrecusable del benéfico influjo que ejercieron en su ánimo
los himnos y cánticos que en alabanza del Altísimo se entonaban en su
tiempo en la Iglesia. Las voces de los fieles que le conmovían, llevaban hasta
su corazón las eternas verdades, y le arrancaban lágrimas de penitencia
y de filial alegría. El mismo Santo Doctor expone a continuación el
consuelo que experimentaron tos cristianos de Milán al introducirse allí
tan devoto ejercicio, que ya se acostumbraba en el oriente, con motivo de
la persecución arriana, y que desde entonces adoptaron las demás Iglesias
del universo ([Nota de pie de página:] Confess. Lib. 9, cass. 5 y 6).
Ya antes que él invitaba el Apóstol de las gentes a los fieles de Éfeso
y a los colosenses a que se animasen mutuamente con salmos, himnos y
cánticos espirituales, alabando al Señor en sus corazones y dándole gracias
en el nombre de Nuestro Señor Jesucristo ([Nota de pie de página:] Colos.
3, 16 [(cf. Ef 5, 19-20; Col 3, 16)]).
No dudamos, pues, que nuestros Venerables Párrocos y Rectores de
Iglesias se esmerarán en obtener el mayor auge en el canto del pueblo en
el Santo Sacrificio y demás ejercicios del culto. De ese modo la Liturgia
por excelencia, como llamaron antiguamente a la Santa Misa, revestirá
la pompa y solemnidad que reclama la grandeza de Cristo, el Eterno
Sacerdote, y que es cónsona además con la naturaleza del hombre,
compuesto de cuerpo y alma; y hablará a la vez, según la mente de la
Iglesia, al entendimiento de las muchedumbres, en las enseñanzas de la
epístola y del Evangelio; a la voluntad, por su participación activa en el
Sacrificio; y, en fin, a la imaginación y a los sentidos, merced a las devotas
melodías, colores de los ornamentos sagrados y demás elementos, así de
la naturaleza como del arte, que contribuyen a realzar las ceremonias
católicas.
Mons. Rafael Arias Blanco
214
ACÓLITOS Y CANTORES
Nos corresponde ahora hablar de los acólitos, que ejercen, según la
conocida frase, el “oficio de ángeles” en la Santa Misa, y cuya participación
en el incruento Sacrificio del Altar es más directa, por especial manera
en las Misas rezadas.
Desde luego, deben interesarse los Párrocos y Rectores de Iglesias
en que dichos acólitos sepan responder cual es debido al sacerdote en la
Santa Misa, pronunciando bien y con la debida pausa las palabras, y que
ejerzan la parte que les corresponde en el servicio del Altar, guardando
fielmente las disposiciones de las rúbricas y observando además, tanto en
el augusto Sacrificio como en las demás funciones del culto, la modestia,
atención y compostura que exigen las sagradas ceremonias.
Por tal motivo, encargamos a los expresados Párrocos, Rectores o
Directores de colegios que den impulso, en las Parroquias e Iglesias
de la Arquidiócesis, a la formación del llamado PEQUEÑO CLERO
PARROQUIAL, como se practica en diversos países. A ese efecto,
procurarán nuestros sacerdotes seleccionar, entre los niños de la Parroquia,
o entre los alumnos de los colegios y escuelas, o en los grupos del
Catecismo Parroquial, a los que se distingan por sus buenas cualidades
intelectuales y morales, a quienes instruirán con diligencia en los oficios
sagrados que han de desempeñar, cultivando además en ellos, como
previene el Derecho Canónico, el germen de la vocación al sacerdocio
([Nota de pie de página: CIC1917,] can. 1.353). Es razonable que del
servicio del Altar broten las vocaciones al santo ministerio de las almas,
como lo ha demostrado la experiencia de las diócesis de Europa y de
América en que se ha empleado ese medio de acción litúrgica y pastoral.
Y aún cuando no todos los componentes del Pequeño Clero Parroquial
lleguen, en realidad, al sacerdocio, siempre tendrá en ellos el Párroco o el
Rector un núcleo bien organizado de servidores del Altar, para el mayor
brillo y esplendor del culto divino.
He aquí porque, con el objeto de fomentar el estímulo y esmero de esos
ayudantes del sacerdote, se tendrán, durante la SEMANA PASTORAL
LITÚRGICA, certámenes individuales de acólitos, o monaguillos,
según la denominación popular[,] y también certámenes colectivos
entre los pertenecientes a una Parroquia y los de otra, u otras, con los
correspondientes premios a los mejor dispuestos y preparados.
Cartas Pastorales y discursos
215
Con algunos de los mismos niños del Pequeño Clero Parroquial, o con
otros que tuviesen buena voz y facilidad para la música, podría formarse
asimismo una sección de niños cantores, como es costumbre en muchas
naciones católicas, en cuyas escolanías, o coros parroquiales[,] se iniciaron
siempre grandes maestros y cultivadores del divino arte.

CONCLUSIÓN
Os anunciamos finalmente que en la SEMANA PASTOR AL
LITÚRGICA se tratará asimismo el importante tópico de la predicación
dominical, desde el punto de vista homilético y catequístico, tanto en
lo referente a la instrucción de los niños como de los adultos, con todo
el cuidado que reclama tan importante aspecto del apacentamiento de
las almas.
Disponeos desde ahora, amados hijos, a asistir con santo fervor
y entusiasmo a los actos conmemorativos del septuagésimo quinto
aniversario de la ADOR ACIÓN PERPETUA y a la SEMANA
PASTORAL LITÚRGICA de que os hemos hablado. Oportunamente
se darán a la publicidad los respectivos programas y temarios.
Quiera el Augusto Prisionero de nuestros Altares, por mediación de la
Excelsa Patrona de Venezuela, Ntra. Sra. de Coromoto, aceptar propicio
los rendidos homenajes que habremos de tributarle, y derramar, en cambio,
abundantes bendiciones sobre nuestra Nación, que se honra con el título
de República del Santísimo Sacramento.
Estas nuestras Letras Pastorales se publicarán en el Diario Católico
“La Religión” y “Adsum” y se leerán en todos los templos arquidiocesanos
el primer domingo o día festivo después de recibidas.
Dadas, firmadas, selladas y refrendadas en Caracas, a primero de
septiembre de mil novecientos cincuenta y siete.
+ Rafael Arias,
Arzobispo de Caracas. Por mandato de Su Excia. R[vd]ma.
Pbro. Dr. Eduardo A. Morales.
[Adsum. Boletín Oficial del Arzobispado de Caracas 50 (1957), pp. 227-232.]
EL DÍA MISIONAL
[(2 de octubre de 1957)]
44

Nos, Dr. Rafael Arias Blanco, por la gracia de Dios y de la Sede


Apostólica, Arzobispo de Caracas, a nuestro Muy Venerable Sr. Deán y
Cabildo, Clero y fieles de la Arquidiócesis, salud y bendición en Nuestro
Señor Jesucristo.
I
El domingo 20 del presente mes de octubre se celebrará en el orbe
católico el DÍA MISIONAL, anualmente destinado a la oración y a la
limosna para la evangelización de los infieles.
No ignoráis que es de trascendental importancia la gloriosa empresa
de iluminar el mundo con las enseñanzas de Cristo, en la cual se halla
empeñada la Iglesia desde el siglo primero de nuestra era y en la que ha
trabajado sin descanso hasta el presente. Si, según la vibrante palabra del
Apóstol, no hay distinción entre el judío y el gentil, sino que habrán de
salvarse todos los que invoquen debidamente el nombre del Señor [(cf.
Rom 10, 12-13; Gál 3, 28)], no pueden menos de resonar henchidas de
ardoroso celo y caridad las preguntas que, con respecto a los paganos,
formula el mismo vocero de Cristo. “¿Cómo invocarán[”] — dice— [“]a
Aquél en quien no creyeron? ¿Y cómo creerían en Él, si no lo conocieron? ¿Y
cómo lo conocerían, si nadie se lo hubiese predicado? ¿Y quién les predicaría
sin haber sido previamente enviado?” ([Nota de pie de página:] Rom. 10,
14 [(Rom 10, 14-15)].)
De ahí procede la veneración y estima que nos merecen los héroes
del Evangelio, que enteramente desprendidos de los bienes y ambiciones
terrenas, sin arredrarse ante los trabajos y peligros, ni detenerse ante
obstáculo alguno, buscan a través de tierras y mares a los que yacen en
Mons. Rafael Arias Blanco
218
tinieblas y sombras de muerte [(cf. Lc 1, 79)], con ánimo de conducirles
a la verdadera vida. Cuando se piensa en los millares y millares de seres
humanos, redimidos con la Sangre Preciosísima de Nuestro Señor
Jesucristo, que están, como el enfermo del Evangelio, en espera del hombre
compasivo que los introduzca en la piscina probática [(cf. Jn 5, 1-9)] del
Bautismo, se comprende cuán meritorio es el sacrificio de tan abnegados
heraldos del Evangelio, como también la ternura y amor que exhalan
sin cesar las voces de los Romanos Pontífices al hablar de las Misiones.
He aquí por qué es menester orar sin descanso al Dueño Celestial
de la Mies que le envíe los numerosos operarios [(cf. Mt 9, 37-38; Lc 10,
2)] que reclama, debido al constante anhelo, que experimenta la divina
simiente evangélica, de crecer y dilatarse en todas las regiones de la tierra.
La caridad para con Dios y para con el prójimo [(cf. Mc 12, 28-34; Mt
22, 34-40; Lc 10, 25-28)] nos obliga a ayudar al sagrado ejército que
marcha hacia la conquista de innumerables almas de todas las razas y
países, llevando como bandera de triunfo la Cruz del Redentor.
Suban, pues, amados hijos, en el Día Misional vuestras oraciones al
cielo por los voceros de Cristo en el mundo, y aporten vuestras generosas
contribuciones y limosnas nuevos consuelos, o rayos de luz divina, a
los que viven en las tinieblas del error y que, merced a vuestra piadosa
cooperación, habrán de llegar mañana al cristiano redil, a fin de que no
haya en toda la tierra sino un solo rebaño y un solo Pastor [(cf. Jn 10, 16)].
La universalidad del DÍA MISIONAL nos invita a ofrecer nuestras
oraciones y limosnas por las Misiones Católicas del mundo entero y
por las Obras Pontificias que las apoyan y sostienen, tales como las
concernientes a la Propagación de la Fe, la Santa Infancia, San Pedro
Apóstol y la Unión Misional del Clero, enriquecidas con numerosas
gracias espirituales e indulgencias. No desestimamos, por ello, los nobles
esfuerzos misionales que se realizan en el territorio patrio, antes bien,
los aplaudimos de corazón y sin reservas, y elevamos las más fervientes
preces a nuestra Primera Misionera, la Santísima Virgen de Coromoto,
suplicándole bendiga y acreciente los sudores de los abnegados operarios
del Evangelio entre nosotros.
Cartas Pastorales y discursos
219
II
En atención, pues, a lo anteriormente indicado, ordenamos se observen
fielmente las siguientes disposiciones:
PRIMERA: Expóngase a los fieles, con motivo del DÍA MISIONAL,
el grave deber de caridad en que están los católicos de cooperar según la
medida de sus fuerzas a la propagación de la fe cristiana en el mundo.
SEGUNDA: Hágase la colecta acostumbrada, con destino a las
Misiones, en todos los templos de la Arquidiócesis, como también en los
colegios católicos, e instrúyase a los alumnos sobre la importancia del
deber misional.
TERCERA: Acérquense los fieles en gran número a la Sagrada
Comunión, con el objeto de rogar por la conversión de los infieles,
recordando, al efecto, que con esa Comunión pueden lograr indulgencia
plenaria, aplicable a las benditas almas del purgatorio.
CUARTA: Como fruto del DÍA MISIONAL, promuevan nuestros
Venerables Párrocos la OBRA DE LA PROPAGACIÓN DE LA FE, que
estuvo antes floreciente en todas las Parroquias. Asimismo interésense los
Directores de escuelas y colegios en organizar la Obra de la Santa Infancia
y[,] en fin, inscríbanse los sacerdotes, tanto seculares como regulares, que
todavía no lo hubieren hecho, en la UNIÓN MISIONAL DEL CLERO,
y procuren, además, infundir a los fieles el conocimiento de las labores
misionales y el amor a las nobles tareas evangelizadoras[,] que es el genuino
distintivo de los verdaderos apóstoles de Cristo.
Estas nuestras Letras Pastorales se publicarán en el Diario Católico
“La Religión”, y en “Adsum”, y se leerán en todos los templos el primer
domingo después de recibidas.
Dadas, firmadas, selladas y refrendadas en Caracas, a dos de octubre
de mil novecientos cincuenta y siete.
Rafael Arias[,]
Arzobispo de Caracas[.]
Por mandato de Su Excia. R[vd]ma., Pbro. Eduardo A. Morales[,] Secretario[.]
[Adsum. Boletín Oficial del Arzobispado de Caracas 50 (1957), pp. 250-252.]
CRISTO REY
Y LA ACCIÓN CATÓLICA
[(10 de octubre de 1957)]
45

Nos, Dr. Rafael Arias Blanco, por la gracia de Dios y de la Sede


Apostólica, Arzobispo de Caracas, a nuestro Muy Venerable Sr. Deán y
Cabildo, Clero y fieles de la Arquidiócesis, salud y bendición en Nuestro
Señor Jesucristo.
I
El día 27 del mes en curso celebrará la Iglesia Católica la Fiesta de
Jesucristo Rey, como solemne afirmación de la soberanía indestructible
del Salvador, quien, según la expresión del Apóstol, “nos arrebató del poder
de las tinieblas [(…)] al redimirnos con su Preciosísima Sangre, asegurando
y restableciendo la paz entre el cielo y la tierra” ([Nota de pie de página:]
Colos. 1, 12-20 [(cf. Col 1, 13-20)]).
Muy oportuno y consolador es el recuerdo anual de la suprema
realeza de Cristo en nuestros tiempos de lamentable vacío interior en
las almas, a pesar del incesante progreso del mundo actual, incapaz de
lograr por sí solo la unión y la concordia entre los hombres, al margen
de la fe divina y de la piedad, que encierra las más altas promesas de
la vida presente y de la venidera ([Nota de pie de página:] I Tim. 4, 8
[(cf. 1 Tim 4, 8)]). Mensaje de amor y de reconciliación a quienes viven
sumergidos en los terrenos afanes es la solemnidad aludida, a la vez que
destello de esperanza y voz de aliento a los que permanecen fieles a las
salvadoras enseñanzas del Evangelio.
He aquí por qué han de cooperar los cristianos animosos a difundir
el llamamiento del Redentor entre los extraviados y los negligentes, en
el lastimoso ambiente de indiferencia[,] que a tantos mantiene alejados
del Rey Divino, ante todo con sus oraciones, y luego trabajando con
alma y vida, bajo la dirección de la Sagrada Jerarquía, en las meritorias
Mons. Rafael Arias Blanco
222
labores del apostolado que les corresponde, según su vocación y demás
circunstancias personales.
Es obvio que nos referimos aquí tanto a los clérigos, o a los religiosos
y religiosas, cuyos oficios sobre el particular están señalados en los
sagrados cánones y en las reglas y constituciones respectivas, a más de las
orientaciones del Episcopado, como a los seglares, a quienes tan insistentes
y reiteradas exhortaciones han dirigido los Sumos Pontífices, en especial
desde San Pío X hasta el Santo Padre felizmente reinante, invitándoles
a alistarse en las filas de la Acción Católica y a participar de ese modo
con vivo entusiasmo en las urgentes e ineludibles tareas de la Jerarquía
Eclesiástica, como miembros del Cuerpo Místico de Cristo al cual
pertenecen [(cf. Rom 12, 4-5; 1 Cor 10, 17; 12, 12; Ef 4, 4; 4, 25; 5, 29-
30)]. Muchas veces se ha hablado de tan importante deber en adecuadas
conferencias y círculos de estudios durante los largos años que lleva de
establecida la Acción Católica en Venezuela, y también se ha explicado
con suficiente claridad que la obligación que les incumbe a los fieles de
trabajar, según los alcances de cada uno, en el susodicho apostolado
oficial de la Iglesia, de acuerdo con las normas del Papa Pío XI, emana
del primero y principal mandamiento, que es el amor de Dios, en el cual
se incluye también el del prójimo [(cf. Mc 12, 28-34; Mt 22, 34-40; Lc
10, 25-28)], del Bautismo que nos incorpora a Cristo [(cf. Rom 6, 3-5)],
y de la Confirmación, que nos hace sus testigos calificados, y nos brinda,
además, las armas de la luz [(cf. Rom 13, 12)] con las cuales hemos de librar
el buen combate de la fe [(cf. 2 Tim 6, 12)]. Se ha recordado igualmente
en múltiples ocasiones que los católicos que se esfuerzan en público y
en privado en el anhelo de que se conozca y ame a Jesucristo, merecen
con justa razón el calificativo, que les da el Príncipe de los Apóstoles de
“ linaje escogido, gente santa, real sacerdocio y pueblo de conquista” [(cf. 1 P
2, 9)]; y que todo cristiano[,] consciente de su responsabilidad como hijo
de la Iglesia, ha de conservar con ella una comunidad de vida e intereses,
y contribuir asimismo a la glorificación del Supremo Rey y a la defensa
de sus derechos inalienables y de su doctrina ([Nota de pie de página:] I
Pet. 2, 9[(cf. 1 P 2, 9)]).
Éstas y otras ideas análogas han sido inculcadas con frecuencia a
los que militan bajo la excelsa bandera de Cristo Rey por los asesores y
dirigentes de la Acción Católica con el más noble ahínco y también con
los más felices resultados. Gustosamente reconocemos que la participación
Cartas Pastorales y discursos
223
de los seglares en el santo apostolado en referencia ha sido entre nosotros
efectiva, tanto en las cuatro ramas oficiales como en la Juventud Obrera
Católica venezolana, que acaba de tomar activa parte en la concentración
mundial de los elementos del indicado organismo católico, verificada hace
poco en la Ciudad Eterna. Séanos dado aprovechar esta propicia ocasión
para tributar nuestro voto de aplauso, tanto a los Venerables Asesores y
Religiosas Asesoras, como los Hombres y las Damas de la Acción Católica,
a las Juventudes Masculina y Femenina, a las asociaciones adheridas
al Apostolado Oficial de la Iglesia, y al referido equipo de la Juventud
Obrera Católica venezolana, quienes con tan generoso celo han realizado
continuas y eficaces labores por la dilatación del Reino de Cristo en
nuestra querida Patria.
Queda, sin embargo, mucho por hacer todavía, y es notorio además
que las necesidades y reclamos espirituales van en aumento a medida
que se acrecienta la población y se extiende el progreso material,
circunstancia ésta que reclama, como fuerza equilibrante, según hemos
manifestado en otras oportunidades, un más intenso cultivo religioso en
las muchedumbres, entre las cuales abundan a menudo quienes ignoran los
más elementales principios de la fe cristiana. Por tanto, es necesario que
nuestros Centros de Acción Católica cobren nuevos bríos y actividades,
con el objeto de que el amoroso mensaje de Cristo Rey llegue a todas las
almas redimidas con la Sangre Preciosísima del Redentor.
Por esto deseamos que nuestros Venerables Párrocos y demás sacerdotes
tomen el más decidido interés en que se funden Centros de Acción
Católica en donde no los haya, tanto en los grandes núcleos de población
como en los campos, hasta que no quede una sola de nuestras Parroquias
sin el providencial auxilio del apostolado seglar que sostenga y apoye la
causa de Cristo.
Hemos de insistir asimismo en que se establezca la Acción Católica en
los colegios y escuelas en los cuales no exista, de modo especial en los que
están a cargo de religiosos y religiosas, pues en tales planteles ciframos las
mejores y más sólidas esperanzas en lo que se refiere al porvenir espiritual
de nuestra Nación. De tales colegios saldrán los defensores de la fe y de
las santas costumbres en el suelo venezolano; y por ello encarecemos por
singular manera a los Directores y Directoras de los referidos centros
educacionales[,] que no echen en olvido el llamamiento que les hacemos
Mons. Rafael Arias Blanco
224
por el triunfo del ideal católico y por la gloria de Cristo Jesús[,] Rey
inmortal de los siglos.
Bendiga Él con creces las tareas y sacrificios de sus fervientes apóstoles,
tanto clérigos y religiosos, o religiosas, como seglares, y nos conceda,
mediante la poderosa intercesión de Ntra. Sra. de Coromoto, Patrona
de Venezuela, que nunca tengan ocaso la fe y el amor divino en nuestra
República del Santísimo Sacramento.
II
A fin, pues, de que el Día de Cristo Rey se celebre con el esplendor
debido, ordenamos se observen fielmente las siguientes disposiciones:
PRIMERA: En las Parroquias de Caracas tendrán lugar los diferentes
actos del programa elaborado por la Junta Arquidiocesana de Acción
Católica, a los cuales concurrirán los distintos Centros con sus respectivas
banderas e insignias.
SEGUNDA: En las Parroquias foráneas se verificarán actos análogos,
entre los cuales no han de faltar las nutridas Comuniones y la exposición
solemne del Santísimo Sacramento, a más de la Misa con predicación
adecuada y el Acto de Consagración del género humano al Sagrado
Corazón de Jesús que está prescrito para esa fiesta.
TERCERA: Efectúese en todos los templos de la Arquidiócesis la
colecta anual acostumbrada a favor de la Acción Católica.
Estas nuestras Letras Pastorales se publicarán en el Diario Católico “La
Religión” y en “Adsum” y se leerán en todos los templos de la Arquidiócesis
el primer domingo después de recibidas.
Dadas, firmadas, selladas y refrendadas en Caracas, a diez de octubre
de mil novecientos cincuenta y siete.
Rafael Arias[,]
Arzobispo de Caracas[.]

Por mandato de Su Excia. R[vd]ma., Pbro. Eduardo A. Morales[,] Secretario[.]


[Adsum. Boletín Oficial del Arzobispado de Caracas 50 (1957), pp. 240-242.]
NAVIDAD
[(26 de noviembre de 1957)]
46

Nos, Dr. Rafael Arias Blanco, por la gracia de Dios y de la Santa


Sede Apostólica, Arzobispo de Caracas, a nuestro Muy Venerable Sr.
Deán y Cabildo, Clero y fieles de la Arquidiócesis, salud y bendición en
Nuestro Señor Jesucristo.

EL ADVIENTO
Al entrar en el Adviento, que es el principio del año litúrgico, resuena
con nuevo acento, en el Oficio Divino y en la Misa, la invitación del
Apóstol que nos exhorta a “ desechar las obras de las tinieblas y a emplear
las armas de la luz” [(Rom 13, 12)], a fin de revestirnos de Jesucristo [(cf.
Rom 13, 14)], es decir, de transformarnos en Él mediante la imitación de
sus virtudes y ejemplos ([Nota de pie de página:] Rom. 13, 12.).
Por esto, abundando en los sentimientos de la Santa Madre Iglesia,
queremos también dirigiros nuestra voz pastoral de exhortación y aliento
en esta solemne etapa del año eclesiástico, para que “resplandezca en las
obras la luz del Verbo Encarnado, que brilla en los entendimientos” ([Nota
de pie de página:] Offic. Nativitatis Dom.).

EL NACIMIENTO TEMPORAL
En efecto, la Encarnación del Hijo de Dios y su Nacimiento de
una Virgen constituyen el tema dominante, o motivo, que inspira las
antífonas, preces, lecciones y demás elementos rituales del Adviento, y
que asoma a cada paso en el grave carácter penitencial que distingue a
este santo tiempo. Desde el vibrante llamamiento del Apóstol, a que
aludimos antes, hasta la Navidad nos conduce la Iglesia como por la
mano hacia Belén, es a saber, hacia el misterio inefable del Verbo Divino
Mons. Rafael Arias Blanco
226
que se manifiesta en el alma con un nuevo resplandor de su gloria, para
que “conociendo a Dios en una forma visible, nos sintamos atraídos por Él al
amor de lo invisible y eterno” ([Nota de pie de página:] Praefat. Nativitatis
Dom. [(cf. Jn 1, 1-14)]).
Desgraciadamente se olvida muchas veces la piedad y recogimiento
que exige la Iglesia en la celebración del Santo Natalicio. Se confunde la
paz y el júbilo interior que anunciaron los ángeles [(cf. Lc 2, 13-14)] con el
bullicio de las fiestas mundanas, propicias a la disipación y al escándalo.
Se diría que muchos desconocen el verdadero mensaje de Navidad, y que
lejos de elevar sus corazones a lo alto, se afincan más y más en los goces,
honores e intereses de la tierra.

LA SEGUNDA VENIDA DE CRISTO


He aquí por qué junta la Sagrada Liturgia en un mismo pensamiento
el recuerdo de Belén, colmado de piadosas emociones, con la segunda
venida de Cristo sobre las nubes del cielo, con gran poder y majestad
([Nota de pie de página:] Math. 24, 30 [(cf. Dn 7, 13; Mc 13, 26; Mt 24,
30)].). No podemos separar al Cristo humilde y pacífico del pesebre, a
quien saludan cielos y tierra con efusivos cantos ([Nota de pie de página:]
Hymn. Nativit.), del Cristo glorioso y triunfante del último día, en cuya
presencia aparecerá sin rebozo cuanto aquí ocultó el crimen, o simuló
la perfidia, o fingió la hipocresía y malicia de los hombres, o fraguó la
iniquidad contra el Cuerpo Místico del Salvador, unido indisolublemente
al Cristo único y total, según la frase del santo Obispo de Hipona.

LA NAVIDAD CRISTIANA
Así, pues, amados hijos, la Navidad histórica o temporal del Verbo
Divino ha de infundirnos ante todo el deseo de que Cristo nazca en
nuestros corazones con la efusión de la divina gracia.
Por tanto, hemos de alabar y encarecer la piadosa costumbre, que
observan los cristianos fervorosos, de acercarse a la Sagrada Mesa en el día
de Navidad, recibiendo en sus corazones al Dulcísimo Hijo de la Virgen
María y santificando así la alegría del Divino Natalicio. Cuando tantas
facilidades nos brinda hoy la Iglesia en lo referente al ayuno eucarístico,
sería de veras lamentable que los fieles dejasen de comulgar, como en
Cartas Pastorales y discursos
227
épocas pasadas, en tan santo y propicio día, negando a Cristo el amoroso
hospedaje que reclama en sus corazones.

LAS MISAS DE AGUINALDO


Por ello, no dudamos[,] que nuestros Venerables Párrocos y Rectores
de Iglesias se interesarán con el más vivo celo en que sean más numerosas
las Comuniones y demás obsequios espirituales al Divino Niño de Belén,
tanto en el mismo día de Navidad como en las tradicionales Misas de
Aguinaldo que se cantan en los templos, las cuales no han de ser pretexto
de diversiones profanas, sino auténtica y verdadera preparación para el
Santo Natalicio.
Al efecto, disponemos que, aprovechando la numerosa concurrencia
de fieles a las expresadas Misas de Aguinaldo, se expongan en ellas, en
adecuada predicación de diez minutos, los puntos de doctrina que señalará
para cada día el Secretariado Catequístico Arquidiocesano. Urgimos el
cumplimiento de esta disposición; de modo que en adelante no podrán
celebrarse en nuestra Arquidiócesis las Misas en referencia sin la expresada
predicación.

LOS NACIMIENTOS
Otra costumbre propia de Navidad es la de los pesebres o “nacimientos”,
que deseamos ver cada vez más extendida en nuestros hogares cristianos.
La escena típica de Belén que tan al vivo reprodujo San Francisco de Asís
en el famoso pesebre de Grecio, traen el sello cristiano y católico que le
imprimió el Seráfico Patriarca[,] y responde mejor a nuestro ambiente y a
la tradición de nuestro pueblo que las costumbres análogas de otros países.
Esperamos que nuestros Venerables Párrocos, en unión de la Acción
Católica y demás asociaciones del apostolado seglar, se esmerarán en
fomentar tan cristiana y piadosa costumbre.

LA FIESTA DE LA CARIDAD
Finalmente ha de ser el Santo Natalicio la fiesta de la caridad. Si
empieza el Padre Eterno por darnos en ella a su Santísimo Hijo ([Nota
de pie de página:] Ioan. 3, 15 [(cf. Jn 3, 16)]), ¿cómo podríamos nosotros
Mons. Rafael Arias Blanco
228
permanecer insensibles ante tantos infelices que carecen de pan, de abrigo
y de sustento?
Deseando, pues, que las alegrías de la Navidad lleguen también a los
menesterosos, encarecemos a nuestros Venerables Párrocos que organicen
en sus respectivas Parroquias juntas o comisiones encargadas de obtener
regalos útiles de Navidad, tales como ropas y alimentos, para los pobres,
y de distribuirlos en la forma que sea más conveniente y equitativa, con
el objeto de que la piedad y compasión del Divino Niño llegue hasta los
barrios más necesitados de la capital y de todas las feligresías de nuestra
amada Arquidiócesis.
Ordenamos además que en todas las Parroquias se funde, en forma
permanente, el Secretariado de Caridad, que deberá estar a cargo de la
Acción Católica[,] o de las Conferencias de San Vicente de Paúl, o de la
Cofradía del Santísimo Sacramento, o de otra de las más importantes
asociaciones religiosas establecidas en la Parroquia.
Recomendamos, en fin, que en la expresada alegría de los días
navideños procuren nuestros sacerdotes y fieles visitar no solamente a los
pobres, sino también a las personas afligidas por la enfermedad, por el
dolor, o por alguno de los infortunios que forman el tejido de la humana
existencia en este valle de lágrimas y miserias.

GLORIA A DIOS EN LAS ALTURAS…


Antes de terminar, queremos recordaros[,] que el ayuno y abstinencia
que correspondía antes al día 14 de agosto, víspera de la Asunción, ha
sido trasladado al 7 de diciembre, víspera de la Inmaculada Concepción,
en todo el mundo católico; y que, por especial concesión de la Santa
Sede, el ayuno y abstinencia del 24 de diciembre, vigilia de Navidad,
se ha transferido, para Venezuela, en atención a nuestras costumbres
tradicionales de Nochebuena, al día 23 del mismo mes.
Desde ahora, pues, amados hijos, os enviamos el más cordial saludo
de Navidad, y os exhortamos a vivir más cristianamente en esta etapa
del año eclesiástico, practicando la justicia y la caridad, para que,
renunciando a las glorias y vanidades del siglo, resuene con nuevo júbilo
en vuestros corazones el sagrado canto de los ángeles en la noche del Santo
Cartas Pastorales y discursos
229
Nacimiento: [“]gloria a Dios en las alturas y paz en la tierra a los hombres
de buena voluntad[” (Lc 2, 14)].
Estas nuestras Letras Pastorales se publicarán en el Diario Católico “La
Religión” y en “Adsum”, y serán leídas en los templos de la Arquidiócesis
el primer domingo después de recibidas.
Dadas, firmadas, selladas y refrendadas en Caracas, a veintiséis de
noviembre de mil novecientos cincuenta y siete.

Rafael Arias[,]
Arzobispo de Caracas[.]

Por mandato de Su Excia. R[vd]ma., Pbro. Eduardo Morales Vázquez.


[Adsum. Boletín Oficial del Arzobispado de Caracas 51 (1958), pp. 24-26.]
SEMANA DE LA PARROQUIA
[(10 de abril de 1958)]
47
A nuestros Venerables Párrocos, Rectores de Iglesias y Directores de
colegios.
“La Parroquia es la primera célula del Cuerpo Místico de Cristo, por
la cual los fieles se hallan unidos a su Obispo y al Papa, y por éstos a Dios”
(Pío XII, 2 de agosto de 1954, Colección de Encíclicas y Documentos
Pontificios).
Caracas, 10 de abril de 1958.
La importancia de la Parroquia, que es el aprisco espiritual de una
determinada porción de la grey cristiana, perteneciente a su vez, como es
sabido, a alguna de las Diócesis, Arquidiócesis o divisiones territoriales
análogas de la Iglesia Universal, se desprende fácilmente de los graves
deberes correspondientes a la cura de almas, a que aluden los cánones
451-470 y la Instrucción Pastoral del Episcopado Venezolano.
Al templo parroquial están vinculados los más caros recuerdos del
cristiano. Allí nació a la verdadera vida de la gracia en el Santo Bautismo,
y se alimentó por vez primera con el Cuerpo Sagrado de Cristo, y
participó, en fin, de los tesoros inefables de la Redención en las fuentes
divinas del Salvador [(cf. Is 12, 3)] a través de las fiestas y ceremonias
del Año Litúrgico.
La agitación de la vida moderna y los constantes cambios de domicilio
en los fieles introdujeron, por especial manera en los grandes núcleos de
población[,] lamentables soluciones de continuidad en los cordiales lazos
que han de unir a los feligreses con la Parroquia. Por esto, los últimos
Sumos Pontífices han venido llamando la atención de los católicos sobre
la conveniencia de dar a la “Parroquialidad” el sitio de preferencia que le
corresponde en nuestros piadosos afectos. Benedicto XV, en su Carta del
Mons. Rafael Arias Blanco
232
15 de abril de 1917[,] lamentaba el olvido y decadencia a que había llegado
en muchas partes la “disciplina parroquial”, con la sensible disgregación
de las ovejas y la consiguiente dispersión de las fuerzas católicas. Pío XI
delineó como fecundo medio de apostolado el Consejo Parroquial, que
aglutina a todas las instituciones religiosas de la feligresía. Y el actual
Pontífice Pío XII, felizmente reinante, cuya es la magnífica frase que
estampamos al principio, considera a su vez a la Parroquia “como la unidad
básica del orden cristiano”. Podríamos multiplicar aquí las citas de las
colecciones de Encíclicas y documentos pontificios sobre el interesante
tópico que nos ocupa.
A la Acción Católica Venezolana le corresponde, sin duda, el mérito
de haberse interesado entre nosotros en el fomento del espíritu parroquial,
como en otras saludables tareas del apostolado. Sin embargo, es mucho
lo que falta todavía por hacer en este sentido. Y esto, que[,] en general,
puede afirmarse del mundo moderno, es más palpable aún en nuestra
Arquidiócesis; en la cual, debido al extraordinario crecimiento de la
población, han debido fundarse nuevas Parroquias que reclaman el filial y
solícito concurso de los feligreses, para llenar las numerosas necesidades de
todo orden, anejas al desarrollo de esas recientes células de la vida católica.
Asimismo la afluencia constante de personas del exterior, o del interior de
la República a la capital[,] ofrece con frecuencia no pocas dificultades en
la difusión e incremento del sentido parroquial en que deben orientarse
hoy las actividades de quienes trabajan en la difusión del Reino de Cristo.
Movidos de esas consideraciones, y siguiendo el ejemplo de muchas
naciones católicas a ese respecto, hemos venido en decretar, como, en
efecto, decretamos por medio de las presentes Letras, la celebración
anual de la SEMANA DE LA PARROQUIA en nuestra Arquidiócesis,
que se tendrá, a partir del presente año, desde el Domingo in Albis hasta
el Domingo II después de Pascua de Resurrección, en que se lee en la
Misa el Evangelio del Buen Pastor [(cf. Jn 10, 1-30)], símbolo adecuado y
perfecto modelo de lo que debe ser el Párroco en relación a sus feligreses.
La elaboración del programa respectivo de la SEMANA DE LA
PARROQUIA corresponde en cada caso a nuestros Venerables Párrocos,
en unión de la Acción Católica, sociedades de apostolado y asociaciones
piadosas.
Cartas Pastorales y discursos
233
Por nuestra parte disponemos[,] que en todos los templos de la
Arquidiócesis la predicación correspondiente al expresado II Domingo
después de Pascua de Resurrección verse sobre la importancia de la
Parroquia y sobre los derechos y deberes de los feligreses con respecto a
la misma.
Además, invitarán los Venerables Párrocos en la mencionada Semana
a los Directores de planteles educacionales a dictar adecuadas charlas
o conferencias a los alumnos sobre las vinculaciones que tienen con su
Parroquia, y sobre cómo deben esmerarse en cumplir las obligaciones que
a ese respecto les incumben.
Confiando en que la SEMANA DE LA PARROQUIA contribuirá
a estrechar los afectuosos lazos de los feligreses con la comunidad
parroquial, que es raíz y centro de vida cristiana, impartimos a Usted y
a sus fieles nuestra pastoral bendición.

Rafael Arias[,]
Arzobispo de Caracas[.]

[Adsum. Boletín Oficial del Arzobispado de Caracas 51 (1958), pp. 72-73.]


LA FIESTA DE SAN JOSÉ OBRERO
[(26 de abril de 1958)]
48

Nos, Dr. Rafael Arias Blanco, por la gracia de Dios y de la Santa


Sede Apostólica, Arzobispo de Caracas, a nuestro Muy Venerable Sr.
Deán y Cabildo Metropolitano, Clero y fieles de la Arquidiócesis, salud
y bendición en Nuestro Señor Jesucristo.

EL DÍA DEL TRABAJO


La próxima celebración del 1º de mayo, Día del Trabajo y Fiesta de
San José Obrero, nos brinda nueva oportunidad de enviar el más cordial
saludo a nuestros queridos trabajadores.
Con motivo de la misma celebración recordábamos el año pasado
diversos puntos primordiales de la Doctrina Social de la Iglesia.
Condenábamos entonces la injusta distribución de riquezas[,] que
obligaba a “una inmensa masa de nuestro pueblo a vivir en condiciones que
no se pueden calificar de humanas”. Nos hacíamos eco de las quejas de
los numerosos desempleados, abocados a la miseria y a la desesperación;
elevábamos nuestra voz contra los salarios inhumanos, que acusaban
el más absoluto desconocimiento del derecho fundamental que tiene
el obrero a vivir decentemente con la remuneración de su trabajo;
lamentábamos la falta de escuelas, sobre todo profesionales; nos
referíamos a las injusticias que sufre la mujer trabajadora, a las fallas de
los institutos sociales y al incumplimiento de la Ley del Trabajo; y nos
oponíamos, en fin, a un sistema sindical único que estuviese en manos
de elementos oficiales del Gobierno, y no escogido libremente por los
mismos obreros.
Mons. Rafael Arias Blanco
236
Felizmente con el cambio político realizado el día 23 de enero ha
mejorado algo la situación del trabajador, y abrigamos la esperanza de
que las mejoras irán en aumento de día en día, como lo exige la dignidad
de la persona humana.
He aquí por qué en la presente ocasión queremos insistir sobre algunos
de los indicados tópicos de la Doctrina Social de la Iglesia, atentos al
sagrado deber de orientar a nuestra grey en la hora actual, que es de
inmensa trascendencia en la historia venezolana.

EL PUNTO DE VISTA DE LA IGLESIA


Ante todo recordaremos que, al intervenir la Iglesia en las modernas
cuestiones sociales, se apoya en el derecho natural de la persona humana
y en el mensaje sobrenatural de Cristo, contenido en el Evangelio,
cuya oportuna aplicación a las diferentes circunstancias de los tiempos
corresponde a la Sagrada Jerarquía, y por especial manera a los Romanos
Pontífices.
En las Encíclicas de los últimos Papas, a partir de León XIII[,] palpita
el sentido orientador de la Iglesia en singular manera con relación a la clase
obrera. De dichas Encíclicas y de sus luminosas enseñanzas es fácil deducir,
como concepto básico, el derecho que tiene todo ser racional a vivir en
decentes condiciones humanas, y no en la inseguridad y en la miseria,
a la cual impelen en veces al obrero los ingresos salariales reducidos en
tal forma[,] que no alcanzan a cubrir las más urgentes necesidades de la
familia. Ese derecho se funda en el destino eterno del hombre y en su
vocación a la santidad y a la virtud [(cf. Lev 11, 44; 19, 2; Mt 5, 48; 1 P
1, 16)], la cual difícilmente estarán en condiciones de practicar quienes
carezcan de los más elementales medios de vida.
Es obvio que, como cristianos, no podemos admitir esa situación
material de gran parte de nuestro proletariado, ni resignarnos ante
las injusticias sociales, ni contentarnos, en fin, con un cristianismo
individualista, o con una caridad meramente asistencial, que procura
aliviar las tristes consecuencias de un orden contrario al plan divino; sino
que hemos de empeñarnos en remediar el mal desde su raíz, interesándonos
profundamente y por todos los medios que estén a nuestro alcance en
lograr equitativas condiciones de vida para nuestros trabajadores.
Cartas Pastorales y discursos
237
EL SALARIO MÍNIMO VITAL OBLIGATORIO
Por esto hemos de esforzarnos en obtener los dos objetivos concretos
que señalábamos en nuestra Carta Pastoral del 1º de Mayo del año
pasado, es a saber: el Salario Vital Mínimo Obligatorio y las Prestaciones
Familiares. El expresado Salario, capaz de sostener a un obrero corriente
en circunstancias normales, haría desaparecer las remuneraciones
insuficientes que todavía se pagan en muchas industrias y comercios.
Sabemos que hay una corriente favorable en pro de esa reivindicación
obrera, y que ha sido apoyada en diferentes sectores que verían con agrado
se le diese cabida en nuestra legislación laboral.

LAS PRESTACIONES FAMILIARES


Insistimos, asimismo, en una institución nacional de “Prestaciones
Familiares”. Este subsidio otorgado a los padres de la clase trabajadora en
relación con el número de hijos que están a su cargo, debe ser suficiente,
para que, de hecho, pueda ayudar eficazmente a los gastos de alimentación,
vestido, escuela y otros análogos de dichos hijos.
Mediante las referidas Prestaciones Familiares desaparecerá la amenaza
de miseria que angustia a muchas familias, al tener varios hijos. Al
mismo tiempo cesará en buena parte el triste espectáculo de los niños
abandonados por dificultades económicas y por las consecuencias de
la miseria. Y si se exige, como hay que exigir, la asistencia a la escuela
como condición indispensable para que los padres puedan percibir el
correspondiente subsidio por tal concepto, se habrá encontrado entonces,
a la vez, un remedio eficaz contra el ausentismo escolar. Deben también
prolongarse las Prestaciones Familiares durante el período de aprendizaje
y de estudios, para fomentar los centros de formación artesanal y técnica
que tanto necesitamos.

CULTURA OBRERA
En efecto, el trabajador debe interesarse en adquirir la necesaria cultura
y en mejorarla por todos los medios que estén a su alcance. Se comprende
que se requiere voluntad de hierro y heroico sacrificio para sentarse en los
bancos de una escuela después de la diaria fatiga. Sin embargo, ésa es la
condición indispensable para que el hombre de trabajo pueda progresar
Mons. Rafael Arias Blanco
238
y alcanzar condiciones más favorables ante las incesantes oportunidades
que se le ofrecen de mejorar su labor, y su mismo nivel de vida, tanto
material como espiritual; por esto, especialmente los que carecen de toda
instrucción, deben procurar aprender a leer y a escribir por medio de los
eficaces métodos que tanto facilitan el aprendizaje, y que pronto, según
lo han prometido las autoridades del ramo, se difundirán mediante una
amplia campaña de alfabetización en toda la República.

ARTES Y OFICIOS
Además de la lectura y escritura, han de procurar, asimismo nuestros
trabajadores, no limitarse a las obras o tareas comunes, que no requieren
especialización alguna, sino aprender a perfección algún arte u oficio
determinado. Quienes no saben ninguno son los que con mayor frecuencia
carecen de trabajo, y aumentan el angustioso número de los desocupados.
Es justo, pues, que los obreros, de modo particular los jóvenes, no
desperdicien la ocasión de adquirir el debido conocimiento de alguno de
los oficios, o artes, antes indicados, que se les presentará muy pronto, al
funcionar las nuevas escuelas artesanales[,] que, de acuerdo con el plan
de los Ministerios respectivos, se abrirán próximamente.

LA VIVIENDA HIGIÉNICA Y SANA


Como medida encaminada a elevar el ambiente material y moral
del obrero y del pueblo en general, aplaudimos también ampliamente la
campaña recientemente emprendida contra el rancho y demás viviendas
insalubres tanto en el campo, como en las ciudades, y deseamos que
nuestros Venerables Párrocos y demás sacerdotes cooperen con el más
decidido entusiasmo en una labor de tan amplias proyecciones sociales,
interesándose en que las mencionadas viviendas sean sustituidas con
casas unifamiliares, en cuanto lo permitan las condiciones locales. Ojalá
se estudie la forma de lograr que los inquilinos de las urbanizaciones
obreras lleguen a ser a su debido tiempo los propietarios de esas viviendas,
dándoles para ello las mayores facilidades.
Desgraciadamente las veces en que se ha afrontado el problema de
las urbanizaciones populares no siempre se han tenido en cuenta las
exigencias más elevadas de los destinados a ocupar las casas obreras, tales
Cartas Pastorales y discursos
239
como parques, teatros, cines, para la honesta recreación de los vecinos,
dispensarios, escuelas y otros edificios análogos, y lo que es más sensible
aún, los mismos templos, cosas éstas que es de esperarse no serán olvidadas
en lo sucesivo. Sin embargo, es de justicia reconocer aquí que en las últimas
etapas el Banco Obrero ha logrado en gran parte corregir tales fallas.

EL ALCOHOLISMO Y EL JUEGO
No podemos menos de mencionar ahora la necesaria lucha que se
impone contra los males más frecuentes que afectan a nuestro mundo
obrero. Entre ellos, citamos en primer término el alcohol, hermano de
la miseria y compañero del crimen, al cual conduce, embruteciendo al
individuo y haciéndole olvidar los más sagrados deberes. Ni dejaremos
tampoco de elevar nuestra voz contra el juego, que con tan lamentable
frecuencia hace perder al hombre los recursos logrados con el sudor de su
frente, recursos que en vano esperará la necesitada familia del individuo
entregado a tan insaciable vicio.
Advertiremos de paso que es vergonzoso[,] que una nación dotada de
tantas riquezas como Venezuela se empeñe en sostener en buena parte sus
institutos asistenciales a base de loterías; de sorteos semanales y de carreras
de caballos, que contribuyen a que se descuide el ahorro, insustituible
base de riqueza y prosperidad, tanto en el individuo como en la sociedad
de [la que] forma parte.
He aquí, pues, un mal cuya extirpación reclama el concurso no sólo
de las autoridades, sino de cuantos se interesan por el auge y bienestar de
nuestro sano y laborioso pueblo.

LOS BENEFICIOS DE LA LEY DEL TRABAJO


Recordaremos, asimismo, la necesidad de ampliar en forma equitativa
los beneficios de la Ley del Trabajo, en la cual existen fallas lamentables.
Es de justicia que las prestaciones sociales[,] que contempla la expresada
Ley para los trabajadores de empresas privadas, se extiendan también a
los empleados y obreros de los organismos públicos, pues constituye una
especie de contrasentido el que un patrono como el Estado, que cuenta
con mayores recursos, se desentienda, con el solo sueldo, de sus servidores
y funcionarios.
Mons. Rafael Arias Blanco
240
No podemos tampoco olvidar a nuestras amadas hijas, las empleadas
domésticas, a las cuales han de llegar también las prestaciones sociales,
como el mismo Seguro Social Obligatorio.
Finalmente sería de desear que pronto acabe de implantarse entre
nosotros el seguro de vejez, del cual se ha venido hablando, y que aliviaría
la carga familiar del trabajador y le proporcionaría la calma y tranquilidad
a que puede aspirar un ser racional para sus últimos días.

EL PROBLEMA AGRARIO
Para el logro de la justicia social es indispensable que se tome en la
debida cuenta a los campesinos de Venezuela. Sería, por tanto, una obra
altamente laudable que se proporcionase a los expresados campesinos
parcelas fértiles para sus siembras. Si logramos que cada familia campesina
sea propietaria de la tierra que trabaja, y que ésta sea lo suficientemente
extensa, acondicionada y productiva, el agricultor no se verá obligado a
irse a la ciudad, y podrá en esta hora de riqueza disfrutar del bienestar a
que tenemos derecho todos los venezolanos.
De todos conocida es la obra admirable que la Iglesia ha llevado a
cabo en la República hermana de Colombia a través de la famosa Radio
Sutatenza. Con alegría os participamos que hemos decidido apoyar y
patrocinar la creación de una obra similar en nuestra Patria, a fin de que a
los habitantes de nuestros campos les llegue una educación fundamental.
No sólo se les enseñará a leer y escribir, sino que se les indicará la forma
de llegar a un nivel de vida superior. Mejoramiento en la vivienda,
alimentación, cultivos, comunicaciones, son, entre otros, los objetivos
hacia cuya consecución por parte de los campesinos ayudará la obra en
referencia.

UNA PALABRA A LOS PATRONOS


Queremos ahora recordar a los patronos cristianos que no solamente
no han de impedir el éxito de las justas reivindicaciones a que nos hemos
referido, ni mirarlas con recelo, sino que además están en el deber de
facilitar el logro de las mismas y colaborar en que sea una realidad
la promoción obrera. Mucho daño pueden hacer a la Iglesia los que,
cubriéndose con el nombre de católicos, quebrantan las exigencias de la
justicia social.
Cartas Pastorales y discursos
241
En cambio[,] vemos con alegría el despertar de muchas conciencias
con respecto al problema aludido y la sincera preocupación de muchos
patronos católicos[,] que se brindan a colaborar en una obra de tanta
trascendencia para la Iglesia y la Patria.
Profunda satisfacción nos ha causado la acogida que recibió de parte
de muchos hombres de negocios, la sugerencia que el 25 de enero hicimos
al “ dirigirnos a las personas económicamente posibilitadas para rogarles que
no cerraran en los momentos actuales sus empresas, sino, antes bien, abrieran
a ser posible otras nuevas, con el objeto de dar trabajo y ocupación a los
necesitados”. Reiteramos ese ruego[,] y repetimos que “será esa una obra
de Religión y de Patria que no dejará sin la debida recompensa Aquél que no
olvida ni un vaso de agua dado en su nombre [(cf. Mc 9, 41; Mt 10, 42)]”.

COMUNISMO
No olvidemos que el más encarnizado enemigo de todo orden social
cristiano, el comunismo ateo, trata sin descanso de infiltrarse por todos
los medios posibles en el mundo del trabajo. Es oportuno recordar aquí
las frases del Papa Pío XI: “Es evidente que en semejante doctrina[”] (la
comunista) [“]no hay lugar para la idea de Dios, no existe diferencia entre
espíritu y materia, ni entre cuerpo y alma, ni sobrevive el alma a la muerte,
ni por consiguiente puede haber esperanza alguna en una vida futura. El
comunismo es, por naturaleza, antirreligioso, considera la Religión como
el opio del pueblo porque los principios religiosos que hablan de la vida de
ultratumba desvían al proletario del esfuerzo por realizar el paraíso soviético,
que es de esta tierra” ([S.S. Pío XI, Encíclica “]Divini Redemptoris[”]).
Queremos también reproducir otras frases del mismo Sumo Pontífice:
“El comunismo de hoy, de modo más acentuado que otros movimientos
similares del pasado, contiene en sí una idea falsa de redención. Un pseudo
ideal de justicia, de igualdad y de fraternidad en el trabajo penetra toda su
doctrina y toda su actividad de cierto falso misticismo, que comunica a las
masas halagadas por falaces promesas, un ímpetu y entusiasmo contagioso,
especialmente en un tiempo como el nuestro, en el que la defectuosa distribución
de los bienes de este mundo ha causado una miseria casi desconocida” ([S.S.]
Pío XI, [Encíclica “]Divini Redemptoris[”, Nº] 8).
Por tanto no podemos combatir esta doctrina totalitaria con un
anticomunismo exclusivamente negativo, sino colaborando eficazmente
Mons. Rafael Arias Blanco
242
con todo lo que signifique elevación y mejoramiento de nuestros
trabajadores. Éstos, a su vez, no han de dejarse arrastrar por las falaces
promesas de quienes pretenden arrebatarles con la fe cristiana la propia
dignidad y libertad.

LA PAZ SOCIAL
Antes de terminar queremos hacer un nuevo llamamiento a la paz y
a la concordia social entre patronos y obreros, y al mutuo entendimiento
para la mejor marcha del país en esta hora crucial de nuestra vida política.
Por esto hemos visto con suma complacencia el acuerdo trascendental
que últimamente, en presencia de la honorable Junta de Gobierno, se
celebró entre los más altos representantes de organizaciones del capital
y del trabajo.
Y a vosotros, queridísimos trabajadores, os recomendamos
encarecidamente que[,] en vuestras luchas, vuestra actitud sea siempre
una actitud digna, sin violencias ni odios; y que en todo momento os
impongáis por vuestra responsabilidad en el trabajo y por una esmerada
capacitación profesional.
Llenos de esperanza en el porvenir, elevamos las más rendidas preces
a la Excelsa Patrona Nacional, Ntra. Sra. de Coromoto, y a San José
Obrero, rogando por la felicidad y bienestar de nuestros trabajadores y
por toda la nación venezolana, a fin de que mantengan siempre por alto
el puesto de honor que le corresponde entre los pueblos del Continente.
Estas nuestras Letras Pastorales serán leídas en todas las Iglesias de la
Arquidiócesis el primer domingo después de recibidas, y se publicarán
en “Adsum” y en el Diario Católico “La Religión”.
Dadas, firmadas, selladas y refrendadas en Caracas, a veintiséis abril
de mil novecientos cincuenta y ocho.
Rafael Arias[,]
Arzobispo de Caracas[.]

Por mandato de Su Excia. Rvdma. Pbro. Eduardo Morales Vásquez[.]


[Adsum. Boletín Oficial del Arzobispado de Caracas 51 (1958), pp. 100-107.]
LA SEMANA DEL SEMINARIO
[(10 de mayo de 1958)]
49

Nos, Dr. Rafael Arias Blanco, por la gracia de Dios y de la Santa


Sede Apostólica, Arzobispo de Caracas, a nuestro Muy Venerable Sr.
Deán y Cabildo, Clero y fieles de la Arquidiócesis, salud y bendición en
Nuestro Señor Jesucristo.

LAS VOCACIONES SACERDOTALES


Se acerca otra vez la Semana del Seminario, o de las Vocaciones
Sacerdotales.
No ignoráis que el fomento de esas vocaciones ha sido objeto
constante de nuestra preocupación desde que entramos a regir esta
amada Arquidiócesis, de acuerdo con lo que os manifestábamos en la
misma salutación pastoral que en aquella oportunidad os dirigimos.
Y aún cuando las campañas vocacion[al]es de estos últimos años han
dado resultados alentadores, todavía, atendido el aumento de nuestra
población, la escasez de sagrados ministros constituye uno de nuestros
más graves y angustiosos problemas.
Es verdad que tenemos hoy en el surco del Seminario una
esperanzadora simiente sacerdotal, más abundante que en pasadas épocas,
de la cual esperamos, con el favor divino, los más regalados frutos. Pero
es menester aguardar el tiempo, todavía lejano, de la cosecha, y seguir
cultivando, mientras tanto, el devoto plantel en que se forman y crecen
los futuros heraldos del Evangelio en nuestra Patria.
He aquí por qué en la presente oportunidad queremos recordaros la
excelsa idea de la vocación sacerdotal, que se desarrolla y afianza en el
Mons. Rafael Arias Blanco
244
Seminario, en el deseo de animaros a colaborar con nuevo entusiasmo
en la expresada siembra de santos ministros destinados a perpetuar la
salvadora misión del Verbo Encarnado en la tierra.

EL DIVINO LLAMAMIENTO
Sabido es que nadie puede aspirar legítimamente al sacerdocio sino
el que ha sido llamado por Dios, como Aarón, según la explícita y
terminante enseñanza del Apóstol ([Nota de pie de página:] Heb. 5, 4 [(cf.
Heb 5, 4; Ex 28, 1).]). Nadie puede arrogarse el derecho de representar
a la humanidad ante el Altísimo sin haber sido previamente escogido
por Él. Si aún los cargos y oficios humanos requieren, de ordinario,
elección o nombramiento, ¿cómo no habría de exigir la divina invitación
correspondiente el sublime empleo del Embajador de Cristo ([Nota de pie
de página:] 2 Cor. 5, 20 [(cf. 2 Cor 5, 20; Ef 6, 20).]) y del Dispensador
de los más altos misterios? ([Nota de pie de página:] 1 Cor. 4, 1 [(cf. 1
Cor 4, 1; Ti 1, 7).]).
He aquí un punto de meditación que se presta a graves e inquietantes
reflexiones. Por fortuna es bastante clara la doctrina de la Iglesia sobre
este particular, es decir, sobre la vocación al sacerdocio que podríamos
llamar canónica, oficial o externa. Como explica el Catecismo del
Concilio Tridentino, se considera que son designados por Dios aquéllos
que, en la debida oportunidad, son llamados a las sagradas órdenes por
los legítimos ministros de la Iglesia ([Nota de pie de página:] Catechism.
De Sacrament. Ord. n. 3.).
Nadie podría exigir en justicia el sacerdocio, por muy relevantes
que fuesen sus méritos y virtudes; pero tampoco ninguno de los que lo
recibieron en la forma usual, de manos de algún Obispo que estuviera en
comunión con la Sede Apostólica, podría dudar razonablemente de su
vocación oficial al sagrado ministerio. En confirmación de lo cual agrega
un ilustre teólogo contemporáneo[,] que a todos los fieles en general se
les invita a observar, no ya los mandamientos que son de obligación, sino
los mismos consejos evangélicos; pero no a todos se les propone el estado
sacerdotal, que es inherente a la Sagrada Jerarquía. Ni se considera, en fin,
que nadie se ordene para sí mismo, sino para el bien de las almas ([Nota de
pie de página:] Vermeersch, S.J. Vol. III. Tract. VII, De Ordine, Cap. III.).
Cartas Pastorales y discursos
245
APTITUD PARA EL SACERDOCIO
Si, pues, no todos los cristianos son llamados al sacerdocio, a pesar
de invitárseles a todos a “ser perfectos como lo es el Padre Celestial” ([Nota
de pie de página:] Math. 5, 48 [(Mt 5, 48; cf. Lev 11, 44; 19, 2; 1 P 1,
16)].), es razonable pensar que existan algunos indicios, o señales, que
permitan deducir prudentemente, en cuanto cabe en la pequeñez humana,
que el requerimiento del Prelado que llama al candidato a las sagradas
órdenes coincide con la voluntad divina de beneplácito, es decir, que al
llamamiento exterior del Pontífice corresponde, en realidad, la vocación
interior del ordenado.
Aquí también es bastante manifiesta la doctrina común de la Iglesia.
Según esa doctrina, nada más se requiere en el ordenando, para que sea
llamado por el Obispo a la Sagrada Ordenación, que intención recta e
idoneidad, la cual consiste en aquellas dotes o cualidades de la naturaleza y
de la gracia que se revelan en la probidad de vida y suficiencia de doctrina;
cualidades que hagan abrigar fundadas esperanzas de que el candidato
desempeñará normalmente los cargos del sacerdocio y observará sus
obligaciones santamente ([Nota de pie de página:] Act. Apost. Sedis,
1912. Respuesta de la Congregación Cardenalicia sobre la doctrina del
Canónigo Lahitton).

LOS LLAMADOS
Así, pues, no supone precisamente la vocación interior el dramatismo
de alguna voz sensible, o signo extraordinario, análogos a los que leemos
en las vidas de algunos santos. Pueden darse, sin duda, esas vocaciones
singulares; pero es evidente que siempre deberían plegarse al examen y
condiciones que la Iglesia, como sociedad externa y visible, reclama de
los aspirantes al santo ministerio. Tales son, en general, la carencia previa
de impedimentos e irregularidades canónicas, la suficiente capacidad
intelectual para los estudios, la inclinación al estado eclesiástico y la debida
rectitud de intención al abrazarlo, la pureza de vida y costumbres propias
del sacerdocio y, en fin, el cumplimiento de los requisitos canónicos
respectivos con referencia a las sagradas órdenes.
Asimismo, aún cuando la Iglesia supone que, de ordinario, la vocación
aparece en los primeros años de la vida, al recomendar a los sacerdotes y
Mons. Rafael Arias Blanco
246
especialmente a los Párrocos el solícito cuidado de los niños en quienes
observaren algunas señales del divino llamamiento ([Nota de pie de
página: CIC1917,] can. 1.352), es evidente, sin embargo, que la inclinación
al sacerdocio puede manifestarse también en la juventud y en la edad
madura. En todas las edades de la vida puede llamar el Altísimo a los
futuros ministros del Santuario, a la manera que el padre de familia de
la parábola sale a buscar trabajadores para su viña en todas las horas del
día ([Nota de pie de página:] Math. 20, 1-16 [(cf. Mt 20, 1- 16)]).
Bien conocidos son, por otra parte, los excelentes frutos que han dado
en diversos países las vocaciones tardías, merced a las cuales llegaron
al sacerdocio hombres eminentes en ciencias y letras, procedentes de
los más variados campos de las actividades humanas. Ni faltan aquí
tampoco ejemplos edificantes en la historia del Clero venezolano sobre
ese particular. Consideramos, por tanto, que es obra laudable y meritoria
la de favorecer esas vocaciones y estimularlas, para que logren, con la
bendición divina, el triunfo, u objetivo deseado.

EL VIVERO DE LAS SAGRADAS VOCACIONES


Apenas es necesario ahora recordar que el vivero de las sagradas
vocaciones es el Seminario. Allí se aquilatan las virtudes y se adquieren
las luces propias del sacerdocio. Allí, según la mente de la Iglesia, han de
ser recibidos los aspirantes a las sagradas órdenes desde los primeros años,
allí han de vivir, cuando menos, durante todos los cursos de la Teología
([Nota de pie de página: CIC1917,] can. 1.365), y allí escalarán, en fin,
las alturas del sacerdocio.
Así se observó siempre, de ordinario; y por singular manera dispuso el
Santo Concilio de Trento, como es sabido, que la formación de los futuros
ministros del Altísimo[,] en ciencias y virtudes, se diese en los expresados
planteles o semilleros sacerdotales, tanto por la dificultad que suponía la
debida educación de cada alumno en particular, como porque, al tener
a los aspirantes al sacerdocio separados del ambiente y ocupaciones del
siglo, le es más fácil al Obispo, que habrá de promoverlos a las sagradas
órdenes, obtener el debido conocimiento de cada uno de ellos y enterarse
a la vez de las enseñanzas y formación que se les imparte.
Cartas Pastorales y discursos
247
Transcendental es, por tanto, la importancia del Seminario, que es el
cenáculo sagrado en que se preparan, mediante la oración y el estudio, los
apóstoles de mañana, que habrán de predicar el Evangelio de la paz en
todos los confines de la Patria. No tendríamos sacerdotes sin Seminario,
ni tampoco sin interesarnos con alma y vida en el reclutamiento de los
futuros heraldos de Cristo, encargados de transmitir su mensaje de amor
divino a las almas.

INCREMENTO DE LAS VOCACIONES


Por esto[,] uno de los objetivos que se propone en su campaña del
presente año la Obra Pro Seminario es aumentar el número de aspirantes
al sacerdocio, no sólo entre los niños dotados de felices disposiciones, sino
también entre los que sintieron la vocación tardía de que hablábamos antes,
es a saber, entre los jóvenes y aun entre los hombres que se encuentran
en la madurez de la vida.
Todos ellos serán recibidos con los brazos abiertos, si (refiriéndonos
principalmente a los jóvenes y adultos) dan muestras de poseer una sólida
piedad, fundada en la obediencia, en la humildad y en el cumplimiento
del propio deber, a más de estar dotados de la instrucción conveniente
que les permita incorporarse sin mayores dificultades al estudio de las
sagradas disciplinas propias del estado eclesiástico.

EL PRE-SEMINARIO
Otro de los objetivos de la expresada campaña vocacional es la
realización de un proyecto que desde largo tiempo venimos acariciando,
cual es la creación de un Pre-Seminario en nuestra Arquidiócesis, a la
manera de los que funcionan en otros países de América y de Europa.
Como indica la misma palabra, es el Pre-Seminario un instituto de
formación que tiene por objeto preparar las vocaciones sacerdotales,
estudiarlas y fomentarlas, y educar a la vez a los alumnos tanto en los
conocimientos como en las cualidades morales que han de exigírseles al
ser admitidos como seminaristas. Al efecto indicado, se aprovecharán
asimismo las modernas luces de los cursos de orientación profesional
y demás eficaces medios de que dispone en la actualidad la Pedagogía.
Mons. Rafael Arias Blanco
248
Hoy, en que se exige comúnmente en el sacerdote mayor suma no
sólo de virtudes sino también de conocimientos, en forma que pueda
alternar decentemente con las personas cultas del medio en que actúa,
y en que se necesita asimismo que esté versado en los problemas sociales
de la época, es también lógico que se le imparta al futuro ministro de
Cristo una preparación más esmerada desde los comienzos, y una sólida
base en que descanse por manera estable, en cuanto es humanamente
previsible, el edificio de la vocación. Esto permitirá a la vez a los Superiores
respectivos el ser más estrictos en la admisión de los alumnos al Seminario
propiamente dicho, merced a la previa depuración de los elementos menos
aptos, que se hará en el expresado instituto.

ORACIONES Y SACRIFICIOS
Es obvio ahora que la realización del programa que a grandes rasgos
acabamos de esbozar, nos obliga a exhortaros, amados hijos, a que nos
ayudéis, con vuestras oraciones y sacrificios, a realizarlo, a fin de que
aumente, como con urgencia necesitamos[,] el número de los llamados
al sacerdocio.
Rogad asimismo por la perseverancia de nuestros queridos seminaristas,
que con tan solícito ahínco se disponen al servicio de los Altares, anhelosos
de continuar la gloriosa tradición de nuestro Clero, tan animado de celo
de la gloria divina y bien de las almas.

LAS CONTRIBUCIONES DE LOS FIELES


Necesitamos asimismo con urgencia las contribuciones monetarias de
los fieles, y a ese objeto, deberán efectuarse las colectas acostumbradas
a beneficio del Seminario. Ese aporte generoso de todos se requiere
de manera imprescindible, tanto para el sostenimiento del Seminario
Interdiocesano, en el cual se invierte la cantidad de treinta mil Bolívares
mensuales, como para la construcción del edificio destinado al Pre-
Seminario de que os hablamos antes; construcción que alcanzará, según
cálculos verificados, a dos millones y medio de Bolívares.
Todos deben contribuir piadosamente a llenar los expresados
objetivos: los pobres como pobres, y asimismo los ricos, de acuerdo con
Cartas Pastorales y discursos
249
su posición monetaria, destinando algo siquiera de los bienes de fortuna
que recibieron, a una obra tan amada de Dios y tan necesaria a la Patria.
De antemano le pediremos a Cristo Jesús, el Sacerdote Eterno, y a
la Excelsa Patrona de Venezuela, Ntra. Sra. de Coromoto, se dignen
recompensar con creces las piadosas contribuciones de todos a la Obra
del Seminario, ofrecidas[,] sin duda, en el ardiente anhelo de que nunca
lleguen a faltar en nuestra Patria los mensajeros del Altísimo y sostenedores
de la preciosa fe que heredamos de nuestros Libertadores.

DISPOSICIONES FINALES
En conformidad, pues, con lo expuesto, ordenamos que se observen
fielmente en nuestra Arquidiócesis las siguientes disposiciones:
PRIMERA. Celébrese la Semana del Seminario desde el domingo 18
del presente mes de mayo hasta el 25 del mismo mes, Fiesta de la Venida
del Espíritu Santo sobre el Sagrado Colegio Apostólico.
SEGUNDA. Hágase la Novena del Espíritu Santo en todos los templos
de la Arquidiócesis, desde el 16 de mayo, para pedir especialmente por el
aumento de las vocaciones sacerdotales, perseverancia de los seminaristas
y santificación del Clero.
TERCERA. La predicación de los expresados domingos 18 y 25
del corriente mes ha de versar sobre la excelencia, necesidad y dignidad
del sacerdocio católico; y se hará notar, asimismo, la urgencia de la
construcción del edificio destinado al Pre-Seminario, que sea cónsono
con el progreso y crecimiento de la capital.
CUARTA. Hágase la colecta anual para el Seminario en los templos,
oratorios, escuelas y colegios católicos, procurando obtener los mejores
resultados. Los Venerables Párrocos nombrarán las Comisiones respectivas
que visiten los establecimientos y casas de familia de sus jurisdicciones,
como se ha venido efectuando en los años anteriores.
QUINTA. En los colegios y escuelas católicas de la Arquidiócesis
díctense asimismo charlas y conferencias adecuadas sobre la Semana del
Seminario, y explíquese el contenido de la presente Carta Pastoral.
Mons. Rafael Arias Blanco
250
Estas nuestras Letras Pastorales serán leídas en todos los templos de la
Arquidiócesis el primer domingo después de recibidas[,] y se publicarán
en el Diario Católico “La Religión” y en “Adsum”.
Dadas, firmadas, selladas y refrendadas en Caracas, a diez de mayo
de mil novecientos cincuenta y ocho.

Rafael Arias[,]
Arzobispo de Caracas[.]

Por mandato de Su Excia. R[vd]ma. Pbro. Dr. Eduardo A. Morales V.


[Adsum. Boletín Oficial del Arzobispado de Caracas 51 (1958), pp. 110-114.]
EL COMUNISMO DESPOJA AL HOMBRE
DE SU LIBERTAD
Y DE SU DIGNIDAD DE SER RACIONAL
[(24 de octubre de 1958)]
50

Nos, Dr. Rafael Arias Blanco[,] por la gracia de Dios y de la Santa


Sede Apostólica[,] Arzobispo de Caracas[,] a nuestro Muy Venerable Sr.
Deán y Cabildo, Clero y fieles de la Arquidiócesis, salud y bendición en
Nuestro Señor Jesucristo.
Con fecha 20 del presente mes os recordábamos que el domingo 26,
Fiesta de Cristo Rey, es el Día de la Acción Católica; y mandábamos
que se tuviera en los templos la correspondiente predicación sobre el
apostolado oficial de la Iglesia, y se practicasen, en fin, los actos piadosos
acostumbrados en los años anteriores.
A tales disposiciones, que no dudamos habrán de ser fielmente
cumplidas, queremos añadir un aviso que juzgamos de primordial
importancia en las presentes circunstancias. Nos referimos a la
propaganda de quienes desconocen por sistema no solamente el Reino de
Cristo, sino también todo orden espiritual y divino. Aludimos a la intensa
campaña actual del comunismo, enemigo de toda idea sobrenatural, por
más que se empeñe en declarar que respeta la Religión Católica de la
mayoría de los venezolanos.
No os dejéis engañar, amados hijos. La Iglesia Católica condena el
comunismo porque el comunismo despoja al hombre de su libertad
y de su dignidad de ser racional, y lo considera como simple rueda, o
pieza insignificante en la maquinaria del Estado. En los países sometidos
al yugo marxista el individuo humano está desprovisto del derecho de
asociación; está desprovisto del derecho de sufragio y carece de prensa
libre; está desprovisto casi diríamos del derecho de pensar por cuenta
propia; está desprovisto, en fin, del derecho de cambiar de sitio, o de
residencia, y de trabajo. Bien conocida es del mundo entero la prolongada
Mons. Rafael Arias Blanco
252
tiranía que desde el año 1917 para acá han venido sufriendo los pueblos
uncidos a tan tremendo yugo, y los millares de víctimas inocentes que
han sido sacrificadas en Rusia, en Hungría y en otras naciones por el
odio marxista en las más horribles masacres que han presenciado los
tiempos modernos.
De esos y otros tremendos cargos contra el comunismo tendremos el
más elocuente y claro testimonio en el histórico discurso pronunciado
ante el XX Congreso del Partido Comunista en la Unión Soviética, en la
sesión del 26 de febrero de 1956, por el propio Primer Secretario actual de
dicho Partido. En ese discurso se admite abiertamente que hubo en aquel
infortunado país, por parte de Stalin, represión en masa por medio de la
maquinaria del Gobierno, y no sólo contra los enemigos del leninismo,
sino también contra los mismos elementos que habían sido los pilares del
sistema comunista. En ese discurso se afirma asimismo que Stalin inventó
el cómodo concepto de “enemigo del pueblo”, empleado después a menudo
por el marxismo; y que ese término se adujo con frecuencia como única
prueba contra todo aquél que no estuviera de acuerdo, por cualquier
motivo, con el sucesor de Lenin en el poder. Consta, en fin, en el expresado
discurso, en que el referido Primer Secretario del Partido Comunista
denuncia con violencia la dictadura de su antecesor, que hubo en Rusia
arrestos en masa, deportaciones de miles de personas, innumerables
ejecuciones sin fórmula de juicio alguna, y que esos hechos crearon un
clima de inseguridad y desesperación en el mundo soviético ([Nota de
pie de página:] Discurso de Nikita Krushchev ante el XX Congreso del
Partido Comunista, el 26 de febrero de 1956.). Tan graves acusaciones
hechas en el mes de febrero de 1956, según dijimos[,] no fueron obstáculo
para que el mismo que las había formulado solemnemente, mandase
ametrallar en octubre del mismo año al infortunado pueblo húngaro, que
se levantó en un esfuerzo heroico por recobrar su libertad e independencia.
Ante tales detalles, y otros muchos que omitimos en gracia a la brevedad,
¿cómo podrían hablarnos los comunistas de libertades ciudadanas? ¿Cómo
se compaginan esas libertades con los millones de presos sepultados en
las cárceles de Siberia, y con los fusilamientos de Poznam y Budapest?
¿Cómo demostraría el marxismo que existe en la Unión Soviética la
libertad de prensa, y que se ejerce allí el derecho del sufragio y demás
derechos que son elementales en una verdadera democracia? ¿Podrán
Cartas Pastorales y discursos
253
sostenerse las afirmaciones halagüeñas de los dirigentes comunistas frente
a las tristes realidades de Rusia y demás países sometidos a su órbita? ¿Y
no manifiestan esas duras realidades el más absoluto desprecio por el ser
racional y por sus más elementales atribuciones? ¿Cómo podría, pues,
darnos el comunismo unas libertades y unas condiciones decentes de
vida por las cuales no siente interés alguno, en su despiadado intento de
establecer en donde quiera la llamada dictadura del proletariado, que
ejercen, en realidad, no los obreros, sino los jefes máximos del Partido, y
que es en la práctica la más férrea e implacable de todas las dictaduras?
Recientes son todavía las impresiones de un periodista venezolano que
visitó la Unión Soviética hace unos meses, con motivo del Campeonato
Mundial de Tiro celebrado en Moscú este mismo año. En las gráficas y
reportajes que envió dicho periodista y que publicaron algunos diarios
de la capital, aparecen las mujeres trabajando en los más duros y penosos
oficios de los hombres, y se dan asimismo informes de la manera corriente
de vida entre la gente del pueblo, muy diferentes de los que suelen aducir
las fantásticas relaciones acerca del supuesto paraíso de los trabajadores.
Igualmente repudia la Iglesia con energía el comunismo por falso y
engañoso, como indicamos antes, [porque] ni aún en el orden puramente
material puede dar a los pueblos la felicidad y el bienestar que les ofrece.
Sabido es que ningún país del mundo ha aceptado espontáneamente el
régimen comunista, sino que en todas partes se ha impuesto por el engaño,
por la fuerza y por la violencia, pisoteando los derechos primordiales de
la persona humana y desconociendo los inmutables principios de la ética
y de la verdad.
Finalmente, la Iglesia reprueba ante todo el comunismo, y lo repetimos
una vez más enfáticamente, porque el comunismo es por su misma
naturaleza ateo, y considera a la Religión, según la conocida frase de
Marx, como “el opio del pueblo”. Consecuente con esta idea, el marxismo
no se contentó con destruir alguna que otra Iglesia, sino que en los países
en que le ha sido posible desenvolver su programa, ha arrasado multitud
de templos y convertido en almacenes y en diversos usos profanos, ha
sacrificado innumerables sacerdotes y religiosos y ha tratado, en fin, de
acabar con todo vestigio de la fe cristiana.
Mons. Rafael Arias Blanco
254
Los creyentes, pues, no pueden aceptar las doctrinas marxistas. “Como
católico no soy, ni puedo ser comunista”, dijo el Presidente de la Junta de
Gobierno a los reporteros que le interrogaron a ese respecto. Y en verdad, el
que quiera seguir las normas de la Santa Madre Iglesia no puede en manera
alguna admitir el ideario de quienes rechazan toda fe e idea religiosa.
Así, pues, aún cuando sobre el comunismo se habló en la Carta
Pastoral Colectiva del Episcopado Venezolano, en el mes de enero del
presente año, y en nuestras Pastorales del 1º de mayo último y del año
anterior[,] queremos resumir aquí en forma breve los principios que han
de tener presentes los católicos en referencia a los doctrinas marxistas.
Esos principios son los siguientes:
PR IMERO. El comunismo es esencialmente materialista y
anticristiano, por más que a veces los dirigentes del mismo manifiesten
que no combaten a la Religión. Por tanto, no les es lícito a los católicos
inscribirse en partidos comunistas, ni prestarles apoyo, ni mucho menos
votar por los comunistas.
SEGUNDO. Les está prohibido, a los católicos leer, publicar, y
difundir periódicos, libros, hojas volantes y demás escritos que defiendan
el comunismo, y colaborar en esas publicaciones.
TERCERO. Los católicos que libremente y a sabiendas se inscriben en
los partidos comunistas, y publican o difunden libros y diarios marxistas[,]
no pueden ser admitidos a los santos sacramentos.
CUARTO. Además, los fieles que profesan la doctrina del comunismo
materialista y anticristiano, y sobre todo los que lo defienden y propagan
incurren en el mismo acto en excomunión por especial manera reservada
a la Sede Apostólica ([Nota de pie de página:] Decreto del Santo Oficio,
del 14 de julio de 1949.).
Por tanto recomendamos encarecidamente a los padres de familia
que no olviden el ineludible deber en que están de dar a sus hijos una
educación cristiana integral y de vigilarlos con diligente solicitud, ya que
por inexperiencia los jóvenes pueden ser fácil presa de la hábil propaganda
marxista.
Recordaremos una vez más que el “caldo del cultivo” del comunismo
han sido evidentemente las injusticias sociales, creadas por una concepción
Cartas Pastorales y discursos
255
utilitaria y anticristiana de la vida; y que, por tanto, no basta un simple
anticomunismo negativo, sino que es preciso y urgente insistir en el
conocimiento y en la práctica de la Doctrina Social de la Iglesia, según
decíamos en nuestras Cartas Pastorales del 1º de Mayo de 1957 y 1958,
a las cuales nos remitimos. No olvidemos tampoco la oración por los que
han sido alucinados por las falacias marxistas, a fin de que recapaciten
sobre el paso en falso que han dado, creyendo tal vez encontrar en tan
malsanas doctrinas la solución de los problemas que aquejan a la sociedad
en la hora presente.
No os dejéis, pues, seducir, amados hijos, por vanas palabras, según
la expresión del Apóstol ([Nota de pie de página:] Efesios 5, 6 [(cf. Ef 5,
6).].), ni tengáis parte alguna con los enemigos de la fe cristiana ([Nota
de pie de página]: Efesios 5, 7 [(cf. Ef 5, 7).].). Antes bien, recurrid con
amor y confianza al amantísimo Salvador del mundo, en los actuales
momentos, en que espera la Santa Iglesia al nuevo Pontífice Supremo que
habrá de regirla, y rogadle que acelere la deseada hora del retorno de la
sociedad humana hacia Él, tras los errores y extravíos de nuestros tiempos.
Estas nuestras Letras Pastorales serán leídas en todos los templos de
la Arquidiócesis el primer domingo después de recibidas, y se publicarán
en “Adsum” y en el Diario Católico “La Religión”.
Dadas, firmadas, selladas y refrendadas en Caracas, a veinticuatro de
octubre de mil novecientos cincuenta y ocho.

Rafael Arias,
Arzobispo de Caracas[.]

Por mandato de Su Excia. Rvdma., Pbro. Eduardo A. Morales V., Secretario[.]


[Adsum. Boletín Oficial del Arzobispado de Caracas 51 (1958), pp. 190-194.]
LA NUEVA DIÓCESIS DE MARACAY
[(1 de diciembre de 1958)]
51

Nos, Dr. Rafael Arias Blanco, por la gracia de Dios y de la Santa Sede
Apostólica, Arzobispo de Caracas, al Venerable Clero y fieles de la nueva
Diócesis de Maracay, salud y bendición en Nuestro Señor Jesucristo.
Es ésta la última vez, amados hijos, en que nos dirigimos a vosotros
como Pastor de esa floreciente grey católica, constituida en nueva Diócesis
venezolana por el Santo Padre Pío XII de feliz recordación, que entrará
a ser regida por nuestro Venerable Hermano en el Episcopado[,] el
Excelentísimo Sr. Dr. José Alí Lebrún, cuyas virtudes, celo apostólico y
óptima preparación intelectual os son, sin duda, ampliamente conocidas.
Experimentamos, como es natural, el dolor de la despedida, como
siente el padre el necesario alejamiento de los hijos que llegaron a la mayor
edad y fundaron su propio hogar, pero alabamos y bendecimos a la vez a
la amorosa Providencia Divina, que todo lo dispone en orden y medida
para el mayor bien y aprovechamiento espiritual de los fieles. En efecto, la
creación de la nueva Diócesis de Maracay es fausto motivo de júbilo para
Venezuela y de acción de gracias al Altísimo, pues pone de manifiesto el
progreso espiritual que ha logrado nuestra amada Patria y que ha hecho
necesario el incremento de la Sagrada Jerarquía en el país; progreso que
marcha felizmente de acuerdo con el incremento de la población y con
el incesante adelanto en todos los órdenes de la vida civilizada.
En esta oportunidad, no podemos menos de recordar los cordiales
lazos que nos unen con la nueva Diócesis de Maracay[,] que nos cupo
en suerte gobernar hasta el presente. En el Estado Aragua ejercimos por
espacio de dos años y medio nuestras labores sacerdotales al frente de la
importante Parroquia de Villa de Cura, de la cual conservamos los más
gratos recuerdos. Después[,] a partir del año 1952, nos tocó, ya como
Mons. Rafael Arias Blanco
258
Arzobispo Coadjutor con facultades especiales, ya como Arzobispo de
Caracas, prodigar a ese amado sector de nuestra jurisdicción espiritual
nuestros solícitos cuidados, y procuramos hacerle todo el bien que estuvo
a nuestro alcance. Nos preocupamos de modo singular por el aumento
de las Parroquias y escuelas, pues la esmerada atención espiritual de los
fieles y la formación cristiana de la niñez y de la juventud han constituido
siempre nuestras mayores preocupaciones en el sagrado ministerio de las
almas. Encontramos una sola Parroquia en Maracay y dejamos ahora
seis. Elevamos asimismo a tres las feligresías de La Victoria, cuando antes
eran dos, y creamos las Parroquias eclesiásticas de San Francisco de Asís
y Ntra. Sra. del Carmen de Palo Negro[,] y nos empeñamos en que todos
los pueblos de la nueva Diócesis tuvieran su sacerdote. Mencionaremos
asimismo, como legítimos avances obtenidos la apertura de algunas
escuelas parroquiales y la fundación de ocho colegios. Todo esto ha podido
realizarse gracias al empeño generoso de nuestros amadísimos Párrocos y
la cooperación decidida de abnegados religiosos y religiosas.
Quiera el cielo bendecir tales simientes de bien, en forma que
produzcan los más abundantes frutos, en nuestros tiempos de tanta
confusión e ignorancia religiosa, que con ahínco digno de mejor causa
aprovechan los enemigos de Dios para sembrar en el pueblo cristiano la
confusión y la discordia.
Ahora, bien sabéis los deberes que os corresponden con el nuevo Pastor,
a quien habréis de prestar en todo tiempo el mismo respeto, obediencia
y amor que nos profesasteis[,] y ayudarle con alma y vida en las altas
funciones que habrá de desarrollar en beneficio vuestro, por el aumento
de la fe y de las virtudes cristianas. Escuchad su palabra, secundad sus
iniciativas, rodeadle, en fin, como buenos hijos, a fin de hacerle más
fáciles y llevaderas las arduas tareas de su elevado cargo.
Permaneced firmes en la santa fe católica [(cf. 1 Cor 16, 13; Col
1, 23)] frente a las asechanzas del mal, perseverad en la devoción a la
Eucaristía, cual corresponde a nuestra Patria, que se honra con el título de
República del Santísimo Sacramento, amad a la Santísima Virgen María,
que extiende, desde los llanos de Guanare, su maternal protección sobre
Venezuela entera, y mantened incólume la tradición cristiana y las sanas
costumbres de nuestros mayores.
Cartas Pastorales y discursos
259
No os olvidaremos en nuestras oraciones y en la Santa Misa; y al
elevar al Todopoderoso los más fervientes votos por el florecimiento de
vuestra amada Diócesis de Maracay, os impartimos de corazón nuestras
paternales bendiciones, como prenda de los celestiales bienes que para
todos vosotros deseamos.
Estas nuestras Letras Pastorales serán leídas en todos los templos de
la Diócesis de Maracay el próximo 7 y se publicarán en “Adsum” y en el
Diario Católico “La Religión”.
Dadas, firmadas, selladas y refrendadas en Caracas, a primero de
diciembre de mil novecientos cincuenta y ocho.

Rafael Arias,
Arzobispo de Caracas[.]

Por mandato de Su Excelencia Reverendísima, Pbro. Dr. Eduardo Morales V.


[Adsum. Boletín Oficial del Arzobispado de Caracas 52 (1959), pp. 237-238.]
PRENSA CATÓLICA
[(26 de enero de 1959)]
52

[Nos, Dr. Rafael Arias Blanco, por la gracia de Dios y de la Santa


Sede Apostólica, Arzobispo de Caracas, a nuestro Muy Venerable Sr.
Deán y Cabildo, Clero y fieles de la Arquidiócesis, salud y bendición en
Nuestro Señor Jesucristo.]
El día 29 del corriente mes se celebra el DÍA DE LA PRENSA
CATÓLICA.
Como Patrono de la misma instituyó el Santo Padre Pío XI, de feliz
memoria, a San Francisco de Sales, “cuya celestial doctrina se derramó
cual abundoso río en el campo de la Iglesia, para utilidad del pueblo de
Dios”, según leemos en la Encíclica “Rerum Ecclesiae” del expresado
Pontífice. El celo de las almas movió a aquel Santo Doctor a refutar los
errores de los herejes por medio de hojas escritas que redactaba entre
una y otra predicación, y que copiadas de mano en mano, llegaban a
insinuarse también entre los protestantes. En aquellas “controversias”, en
tal forma difundidas, vislumbramos ya la buena prensa de hoy, empeñada
en oponer escritos a escritos, según la palabra de León XIII, de modo
que al veneno del error, esparcido en donde quiera, le salga asimismo
al encuentro el oportuno remedio. Conocidas son también sobre el
particular las célebres palabras de San Pío X: “en vano fundaréis Iglesias,
en vano predicaréis misiones, en vano crearéis escuelas; todos vuestros esfuerzos
quedarán aniquilados, si al mismo tiempo no manejáis con sinceridad y
energía el arma defensiva de la prensa católica”.
No multiplicaremos los testimonios de los Romanos Pontífices sobre
ese punto. Es evidente que el deber primordial de la prensa católica es
defender la verdad, que nos hace libres, según la palabra del Divino
Mons. Rafael Arias Blanco
262
Maestro [(cf. Jn 8, 32)]. Y esa defensa reclama en el apóstol o misionero
de la buena prensa, como dice Pío X, “conocer a fondo la doctrina católica,
sin confundir lo dudoso con lo verdadero, ni ocultar o desfigurar lo que es
cierto, bajo el pretexto de no ofender a los contrarios”. Exige el cuidado de
la forma y del estilo, que deben ser adecuados al pensamiento, de suerte
que se impugne el error y se resista la malicia de los adversarios de la fe
sin mengua del buen espíritu cristiano y de la caridad.
Grandes y de trascendental importancia son las proyecciones de la
Prensa Católica en la sociedad cristiana, al formar la conciencia pública,
al seguir a la luz de la fe divina el constante vaivén de las opiniones y
acontecimientos humanos, y al impedir, en fin, que se introduzca la
confusión en el campo de la Iglesia, en las incesantes vicisitudes de los
tiempos. Por ello están los católicos en el deber ineludible de favorecer a su
prensa, ante todo con la oración, y luego con los recursos humanos, para
que pueda cumplir debidamente la altísima misión que le está confiada.
Sostener la buena prensa, difundirla y propagarla es el continente que
puede y debe aportar todo católico a la causa de la verdad y del bien.
Muchas publicaciones católicas se editan en nuestra Patria, y todas
ellas merecen el apoyo y entusiasmo de cuantos se interesan por el auge
de la fe cristiana. En lo que toca a nuestra Arquidiócesis de Caracas,
queremos llamar especialmente la atención de los fieles sobre nuestro
Diario Católico “La Religión”. Desde el 17 de julio del año 1890 hasta
el presente ha venido defendiendo en Venezuela los intereses de Dios y
de la Santa Iglesia. Avalora la expresada publicación la circunstancia de
ser, además de un diario genuinamente católico, el Decano de la Prensa
Nacional, que ha librado a partir de sus ilustres fundadores, ampliamente
conocidos en nuestra Historia Patria, las más brillantes campañas en
defensa de la fe, de la familia, de la Patria y de la sociedad, frente a los
diversos y cambiantes errores de los tiempos modernos. La amplia labor
patriótica y continental de nuestro Diario Católico ha sido reconocida
no sólo en Venezuela sino también más allá de las fronteras patrias, cual
lo acreditan los grandes premios internacionales con que han sido más de
una vez favorecidos el mismo Diario Católico y sus directores.
He aquí por qué es preciso que los fieles se posesionen del grave deber
que les incumbe de apoyar, favorecer y difundir más y más “La Religión”,
el veterano y gallardo adalid del catolicismo en Venezuela. No ignoráis
Cartas Pastorales y discursos
263
los crecidos y cuantiosos gastos que representa la edición de un diario,
y que cada día son mayores las exigencias de los lectores en esa clase de
publicaciones. De los católicos depende el que su vocero esté a la altura
de las actuales circunstancias, en forma que pueda llenar debidamente su
alto cometido. Ante tanto desconcierto y confusión de ideas que siembran
con frecuencia los órganos de la prensa, no siempre escrupulosos en lo
referente a la fe y a las costumbres cristianas, es necesario hacer que
“La Religión” entre en todos los hogares católicos y lleve a las almas la
orientación cristiana en los arduos problemas de nuestros tiempos.
Implorando, pues, la celestial protección de San Francisco de Sales,
Patrono de la Prensa Católica, ordenamos que en las Misas del próximo
domingo 1º de febrero, instruyan en adecuada predicación, los Venerables
Párrocos y Rectores de Iglesia[s] a los fieles, sobre el deber de favorecer
a la buena prensa y en especial a nuestro Diario Católico “La Religión”.
Interésense asimismo, en realizar una efectiva campaña de suscripciones,
con la eficaz cooperación de los religiosos y religiosas de las distintas
Órdenes y Congregaciones establecidas en la Arquidiócesis, de la Acción
Católica, de los colegios católicos, asociaciones piadosas de fieles y demás
entidades, en fin, interesadas en el mantenimiento y en [la] exaltación
de los valores religiosos y morales en nuestra amada Patria. Quiera el
Corazón amantísimo de Jesús, a quien está consagrado el Decano de
la Prensa Nacional[,] bendecir tan saludable campaña, encaminada a
afianzar más y más su divino Reinado entre nosotros.
Estas nuestras Letras Pastorales serán leídas en todos los templos de
la Arquidiócesis el primer domingo después de recibidas.
Dadas, firmadas, selladas y refrendadas en Caracas, a veintiséis de
enero de mil novecientos cincuenta y nueve.

Rafael Arias[,]
Arzobispo de Caracas.

[Adsum. Boletín Oficial del Arzobispado de Caracas 52 (1959), pp. 225-226.]


DÍA DEL OBRERO
[(25 de abril de 1959)]
53

[Nos, Dr. Rafael Arias Blanco, por la gracia de Dios y de la Santa


Sede Apostólica, Arzobispo de Caracas, a nuestro Muy Venerable Sr.
Deán y Cabildo, Clero y fieles de la Arquidiócesis, salud y bendición en
Nuestro Señor Jesucristo.]
De nuevo la próxima Fiesta de San José Obrero nos proporciona la
grata oportunidad de enviar un cordial saludo a nuestros amadísimos
obreros que, a imitación del Padre Adoptivo de Jesús, ganan honradamente
el propio sustento y el de los suyos y contribuyen a la vez con generoso
esfuerzo al auge de la economía nacional.
Es ésta, queridos trabajadores, la cuarta vez que os dirigimos nuestra
palabra pastoral con motivo del Día del Trabajo. Os hablamos en 1956
del carácter religioso que quiso dar el Papa Pío XII, de feliz memoria, al
expresado Día, al señalarlo por especial manera con una fiesta dedicada
al Santo Carpintero de Nazaret. En la Carta Pastoral del 1º de Mayo de
1957, ampliamente difundida dentro y fuera de la República, examinamos
las condiciones infrahumanas de vida en que se encuentra una inmensa
masa de nuestro pueblo. Aludíamos allí a los salarios insuficientes y a
otras fallas e injusticias sociales y[,] entre los diversos medios de hacer
frente a esa situación, proponíamos que se estableciese entre nosotros el
Salario Vital Obligatorio y un sistema nacional adecuado de Prestaciones
Familiares.
Sobre algunos de esos tópicos hicimos hincapié el pasado año 1958
y habremos de insistir asimismo en la presente oportunidad, aunque
enfocando el problema desde un punto de vista distinto. En efecto,
después de contemplar en las referidas ocasiones la realidad de nuestro
Mons. Rafael Arias Blanco
266
medio social, creemos oportuno esta vez recordar algunos de los derechos
fundamentales de la persona humana, considerados, por decirlo así, en
función del vasto y complejo mundo del trabajo.

EL DERECHO AL MATRIMONIO
Mencionaremos en primer término el derecho que tiene el obrero a
constituir su propio hogar santificado por el sacramento del matrimonio
y bendecido con una familia alegre y numerosa. Ninguna ley humana
podría quitarle ese derecho natural, ni debe tampoco el obrero cristiano
rehuir el mencionado sacramento, o profanarlo, acrecentando la plaga de
las uniones ilícitas y divorcios, causa frecuente de la inestabilidad social
y de la corrupción de costumbres.
Ahora bien, los jóvenes trabajadores se encuentran a menudo, entre
nosotros, al tratar de fundar un hogar cristiano, con serias dificultades
económicas, que dimanan principalmente de la escasez de los salarios, de
la penuria de viviendas sanas y al alcance de sus posibilidades monetarias,
y de otras análogas circunstancias. Si, al fin, se realiza el matrimonio, no
es raro que las familias obreras miren con cierta angustia el nacimiento
de un nuevo hijo, por las razones indicadas. En efecto, según una
reciente encuesta de la Juventud Obrera Católica (JOC), la mayor parte
de los trabajadores a quienes se hizo dicha encuesta, ganaban salarios
insuficientes para alimentar y educar a una familia, aún siendo ésta poco
numerosa.
He aquí por qué la Doctrina Social de la Iglesia exige del patrono
una remuneración justa, mediante la cual pueda el obrero atender a la
subsistencia propia y de la familia, y a la educación de los hijos. Por esto
deseamos vivamente que sea pronto entre nosotros una feliz realidad la
vigencia de la ley referente a las Prestaciones Familiares, presentada a las
cámaras legislativas nacionales para su estudio y aprobación en las sesiones
ordinarias del presente año.

EL DERECHO A LA VIVIENDA SANA


Es evidente que el derecho al matrimonio y el deber de sostener a la
familia y de educar a los hijos implica a su vez en el honesto trabajador
el derecho a una vivienda decente y saludable.
Cartas Pastorales y discursos
267
Desgraciadamente, entre nosotros, el rápido crecimiento de la
población y la afluencia de los habitantes de los pueblos del interior y de
los campos a la capital y a otras ciudades importantes, aguijoneados por
la falta de trabajo y halagados por ilusorias promesas, han contribuido
a agudizar el problema de la vivienda. De ahí proviene en gran parte
la proliferación de ranchos en nuestros medios urbanos, carentes de las
condiciones más elementales que exige la morada de un ser racional.
He aquí, pues, algo contrario a la mente de la Iglesia y a las buenos
tradiciones católicas, que miran a la habitación de la familia a la vez como
santuario, hogar, escuela, taller y albergue, según las diversas funciones
de la familia, las cuales difícilmente podrán ejercerse en las casas que no
reúnan los condiciones necesarias.
Urge, pues, una acción conjunta de todos los elementos de buena
voluntad en el país para acabar con el rancho insalubre e inhumano, y
contrario, por ende, a la verdadera vida de familia. Es menester que se
tomen las convenientes medidas a fin de evitar la especulación en la venta
de terrenos, y en los alquileres. Es preciso[,] además[,] que el Instituto
Nacional de la Vivienda, de acuerdo con las conclusiones elaboradas en
el Congreso celebrado últimamente en Maracay, facilite préstamos a bajo
interés y a largo plazo a las instituciones que se dedican a la construcción
de habitaciones con fines de interés social y sin miras lucrativas. De igual
manera[,] es de desearse que el expresado Instituto colabore asimismo
al incremento de las construcciones particulares concediendo al efecto
algunas facilidades, y estimulando de ese modo la inversión de capitales
en el expresado ramo de la vivienda.
En fin, es menester que los propietarios usen de sus derechos en forma
equitativa y humana, y que, a su vez[,] los patronos cooperen eficazmente
en procurar una vivienda sana y decente a sus trabajadores.

EL DERECHO AL TRABAJO
Siendo el trabajo el medio normal con que cuenta el obrero para
proveer a la manutención y demás gastos de la familia, como el cuidado
y educación de los hijos, ha de encontrarlo, por la ley natural, todo el
que esté en condiciones de trabajar. Es lógico que, al deber del trabajo,
Mons. Rafael Arias Blanco
268
corresponda igualmente en el individuo el derecho de utilizarlo como
medio de atender a la subsistencia propia y de los suyos.
Por desgracia, entre nosotros, se diría que el desempleo es ya una
enfermedad endémica, con las naturales y lamentables consecuencias
de ociosidad, desaliento, miseria y malestar social, que crean un terreno
propicio para el desarrollo de las ideas extremistas. No podemos
menos de desear que funcione con mayor efectividad y cuanto antes la
Oficina de Empleo del Ministerio del Trabajo, que obtenga, mediante
las respectivas encuestas, el conocimiento preciso y el número exacto
de los verdaderos desempleados, a fin de ayudarles con el conveniente
seguro social de desempleo; de ubicarlos sucesivamente en la industria,
en el comercio, y demás servicios de la comunidad; y de prepararlos
también profesionalmente, según los diversos casos, mediante períodos
de formación acelerada en centros adecuados.
Es, por tanto, necesario incrementar la industrialización en el país,
con el objeto de abrir nuevas fuentes de trabajo, no sólo en las capitales,
sino también en los pueblos del interior. Hacia la solución del problema,
o problemas, a que nos referimos debe encaminarse asimismo la Reforma
Agraria[,] que dote de fértiles tierras a los campesinos que carezcan de
ellas, que provea dichas tierras de irrigación, y que establezca además
una red moderna de medios de transporte. Por esto esperamos que sea
pronto introducida en el Congreso Nacional la ley correspondiente que
contemple en forma satisfactoria la expresada Reforma, la cual tendrá,
sin duda, las más beneficiosas proyecciones en toda la Nación.
Es también de urgencia que el Gobierno Nacional siga desarrollando
su vasto plan de obras públicas, con el objeto de combatir la desocupación
y de ejecutar vastas realizaciones de interés colectivo y productoras a la
vez de ingresos para el erario público.
Es obvio que, para facilitar el incremento de la industria nacional,
hemos de preferir para nuestro uso los productos venezolanos, que son a
la vez estimables fuentes de ingreso para la economía del país y poderoso
estímulo de proficua labor y medio de vida para nuestros trabajadores.
Los patronos, empero, no deben olvidar la función social de la empresa
moderna. Al efecto, debe remunerarse al obrero justa y equitativamente,
Cartas Pastorales y discursos
269
y en mayor escala al aumentar los beneficios de la producción que con
su esfuerzo contribuyen a desarrollar.
Por su parte, los consumidores de los productos están en su legítimo
derecho al exigirlos de buena calidad, a un precio justo y en ventajosas
condiciones. Solamente de esa manera las industrias nacionales
contribuirán al bienestar colectivo y al abaratamiento de la vida, y
ayudando, en fin, a la recuperación económica que está en los deseos
de todos.

EL DERECHO A LA CULTURA
Siendo los hijos natural prolongación de los padres, tienen éstos el
derecho y el sagrado deber de educarlos, y de escoger[,] oportunamente,
la escuela en que han de beber las primeras luces de la cultura humana.
A pesar del extraordinario esfuerzo del Gobierno Nacional, de las
actividades de la Iglesia y de la iniciativa particular a ese respecto, y aún
tomando en cuenta la actual construcción de nuevas escuelas oficiales,
estamos todavía lejos de poseer los suficientes planteles de instrucción
primaria para todos los niños venezolanos.
Atendida, pues, la falta lamentable de los referidos planteles, creemos
que el Estado Venezolano obtendría ventajas ayudando a las escuelas
privadas con equitativos y razonables subsidios. Esas escuelas, provistas
de una ayuda económica oficial podrían extender su radio en el campo
de la educación, y, con gastos mucho menores, ayudarían al Gobierno
a solucionar el problema escolar, coma se ha hecho en otros países. En
efecto, ese tipo de colaboración con la educación privada es corriente en
Bélgica, Holanda, Francia, Inglaterra, Chile, Canadá, Trinidad, Antillas
Neerlandesas, y hasta en la India, y en otras naciones.
De igual modo es absolutamente indispensable multiplicar las escuelas
profesionales y técnicas, en que los jóvenes trabajadores puedan aprender
un oficio o trabajo calificado que favorezca su promoción; y al desarrollo
de esa iniciativa oficial deberían colaborar por singular manera los
establecimientos o empresas que requieren obreros especializados.
Mons. Rafael Arias Blanco
270
EL DERECHO A LA SEGURIDAD ECONÓMICA
Por último citaremos el derecho del obrero a cierta estabilidad en el
trabajo, así como a la seguridad social frente a los riesgos de vejez, muerte,
invalidez y desempleo, que todavía no están contempladas por nuestro
Seguro Social Obligatorio, cuya reforma se estudia actualmente.
El seguro debe extenderse además a todos los obreros, así como a los
empleados domésticos, trabajadores a domicilio, trabajadores agrícolas y
demás que, en forma análoga, presten servicios útiles a la comunidad.
Esperamos asimismo se llegue a la aprobación del proyecto de Seguro
Social para el empleado público, del cual se ha hablado últimamente.
Es indispensable, en fin, que el Seguro Social Obligatorio se humanice
mediante una reforma audaz, de modo que procure a los trabajadores el
apoyo y la confianza a que tienen derecho, al coadyuvar con su labor a
la prosperidad económica del país.

CONCLUSIÓN
Todos los beneficios que acabamos de señalar, y a los cuales poseen
legítimo derecho nuestros amados obreros, se pueden perfectamente lograr
en el seno de una sociedad cristiana bien organizada, en la que imperen
la caridad, el orden y la justicia social, sin que el individuo tenga que
convertirse en una simple pieza de la maquinaria del Estado, ni renunciar,
como en los países sometidos al yugo del comunismo ateo, a la propia
libertad, tanto física y moral, como política y religiosa; dentro de los
razonables límites que marcan a las actividades humanas las enseñanzas
de la fe y las legítimas conclusiones de la razón.
La Doctrina Social de la Iglesia está por la promoción colectiva de la
clase obrera, y pide que los trabajadores tomen las responsabilidades que
les corresponden en la planificación de la economía nacional. Por nuestra
parte, hemos de insistir, amados trabajadores, como os decíamos el año
pasado, en que luchéis contra el alcoholismo, hermano de la miseria y
compañero del crimen; contra el juego, en que tantos salarios se disipan; y
contra la imprevisión, en fin, y el abandono, origen de numerosos males.
Quiera el cielo, por intercesión de la Excelsa Patrona de Venezuela,
Ntra. Sra. de Coromoto, bendecir en la Fiesta del Padre Adoptivo de
Cartas Pastorales y discursos
271
Jesús a toda la promoción obrera venezolana, y concederle, junto con la
prosperidad material que cabe esperar de un trabajo constante y ordenado,
la abundancia de dones celestiales con que ha de recompensar el Dador
de todo bien [(cf. Stgo 1, 17)] al trabajador cristiano, entregado, como el
Divino Obrero de Nazaret, a una vida útil y laboriosa.
Estas nuestras Letras Pastorales serán leídas en todos los templos de
la Arquidiócesis el primer domingo después de recibidas, y se publicarán
en “Adsum” y en el Diario Católico “La Religión”.
Dadas, firmadas, sellados y refrendadas en Caracas, a veinticinco de
abril de mil novecientos cincuenta y nueve.

Rafael Arias,
Arzobispo de Caracas.

[Adsum. Boletín Oficial del Arzobispado de Caracas 52 (1959), pp. 188-192.]


LA SEMANA
DE LAS VOCACIONES
SACERDOTALES
[(7 de mayo de 1959)]
54

[Nos, Dr. Rafael Arias Blanco, por la gracia de Dios y de la Santa


Sede Apostólica, Arzobispo de Caracas, a nuestro Muy Venerable Sr.
Deán y Cabildo, Clero y fieles de la Arquidiócesis, salud y bendición en
Nuestro Señor Jesucristo.]
De nuevo la Semana de las Vocaciones Sacerdotales nos invita a
dedicar un efusivo recuerdo a los piadosos alumnos que, en el sagrado
plantel del Seminario, se forman en ciencias y virtudes, con el noble
propósito de ser mañana los ministros de Dios, heraldos del Evangelio
y dispensadores de los preciosos tesoros de la Redención en nuestra
amada Patria.
Como en las anteriores oportunidades, insistiremos hoy también,
amados hijos, en el sagrado deber que os incumbe de pedirle
incesantemente al Altísimo el aumento de dichas vocaciones, y de
cooperar con santo entusiasmo a tan deseado incremento, empleando a
ese fin todos los medios que estén a vuestro alcance.
Habiéndoos hablado el año pasado del divino llamamiento, que
es imprescindible en quien aspira al excelso ministerio del Altar, os
recordaremos esta vez los grandes beneficios que reporta la sociedad
cristiana del sacerdote, entresacado de los hombres, como dice el Apóstol,
en beneficio de los mismos, no con miras u objetivos terrenos, sino tan
sólo en orden al culto y a la gloria del Creador ([Nota de pie de página:]
Heb. 5, 1 seq. [(cf. Heb 5, 1-4).]).
Mons. Rafael Arias Blanco
274
EL DISPENSADOR DE LOS DIVINOS MISTERIOS
En efecto, basta mencionar los sublimes oficios inherentes al
sacerdocio, como canal, por decirlo así, de la divina gracia que fluye en
los sacramentos, para comprender sin esfuerzo la alteza de los bienes que
dimanan de tan alto ministerio. En los grandes momentos de la humana
existencia encontrará siempre el fiel en el sacerdote el punto de apoyo que
le facilite el comienzo de la vida celestial, que es la misma divina gracia,
o el feliz acrecentamiento de ese don inefable. Apenas viene al mundo
un nuevo ser racional, lo regenera el sagrado ministro con las aguas del
Bautismo [(cf. Rom 6, 3-5; Col 2, 12)], y lo trueca en hijo de Dios [(cf.
Rom 8, 14-21; Gál 3, 26; 4, 4-7; Ef 1, 5; 5, 1; Fil 2, 15; 1 Jn 3, 1-2; 3, 10;
5, 2-3)] y de la Santa Iglesia. Más tarde, hecho ya soldado de Cristo por
la Confirmación, en cuanto sea capaz el niño de distinguir el Pan de los
ángeles del pan material, lo alimentará, después de la debida preparación
en el Catecismo y en las prácticas de piedad, con la Santísima Eucaristía
[(cf. Mc 14, 22-25; Mt 26, 26-29; Lc 22, 14-20; 1 Cor 11, 23-25)]. Lo
reconciliará con Dios, si se ha alejado de Él, mediante el sacramento de la
penitencia [(cf. Jn 20, 21-22)]; y en los peligros de la juventud, no dejará
de recordarle los divinos preceptos, ni de animarle a la práctica de la
vida cristiana en todo el curso del año sacro, ya mediante la predicación
de la divina palabra, ya también con el estímulo de las asociaciones
parroquiales. Si Dios llama a ese joven al matrimonio, allí estará asimismo
el sacerdote bendiciendo su unión con los ritos de la Iglesia. Por último no
faltará tampoco la acción benéfica del heraldo del Evangelio al hombre
en el trance supremo, para ungirle y confortarle con el óleo sagrado [(cf.
Mc 6, 13; Stgo 5, 14-15)]. Así, después de haber acompañado al cristiano
a través de la peregrinación de esta vida, lo conducirá también hasta los
umbrales de la eternidad con las preces rituales. Desde la cuna hasta el
sepulcro es, pues, el sacerdote para los fieles luz, consuelo, guía, mensajero
de salvación y distribuidor perenne de gracias y bendiciones.
¿Y quién será capaz de ponderar los consuelos que prodiga el ministro
del Santuario en la dirección de las conciencias y al purificar a las almas
con la absolución sacramental? ¿Y quién, en fin, encarecerá cual es debido
a la grandeza del sacerdocio de la Nueva Alianza, encargado de perpetuar
en la tierra, en la Santa Misa, el Sacrificio de la Cruz?
Cartas Pastorales y discursos
275
Instrumento de Jesús, o más bien otro Cristo —“alter Christus”—,
proyecta en el tiempo y en el espacio la obra del Redentor, destinado
como ha sido por Él a todos los pueblos y naciones [(cf. Mt 28, 18-20)],
de igual manera como fue enviado el Hijo por el Eterno Padre, para que
creyendo en Él y cumpliendo sus preceptos y enseñanzas obtengamos la
vida eterna en su nombre ([Nota de pie de página:] Pío XI, “Ad Catholici
Sacerdotii” [(cf. Jn 20, 31)].).

EL MAESTRO DE LA VERDAD
Corresponde asimismo al sacerdote, y mucho más en nuestros tiempos,
según la doctrina de Pío XI en la Encíclica “Ad Catholici Sacerdotii”,
ser el apóstol y maestro de la divina verdad, en medio de los errores de
un siglo que se gloría de sus falsas libertades y rehúye toda ley y freno.
Entre el bullicio de las pasiones, ha de resonar en todo tiempo la
palabra del ministro del Altísimo que anuncie sin temor la enseñanza
evangélica, sabia y eficaz, cortante como espada de dos filos que llega
hasta la división del alma y del espíritu y suscita toda clase de heroísmos
y de generosos renunciamientos ([Nota de pie de página:] Ibid. [(cf. Heb
4, 12).]).
Podríamos también extendernos aquí sobre la provechosa labor que
realizan tantos sacerdotes en el campo educacional, instruyendo a la
niñez y a la juventud, no solamente en las ciencias y letras divinas, sino
también en las humanas, en los numerosos colegios, escuelas y demás
centros educacionales que dirigen, y que demuestran la preocupación de
la Iglesia por la cultura, a pesar de acusarla con frecuencia sus adversarios
de retrógrada y enemiga de las luces. Mas esa labor es suficientemente
conocida de todos. No podríamos empero dejar de mencionar los
saludables esfuerzos del Clero en el campo social, alentado por las
enseñanzas de los últimos Pontífices que han regido el mundo católico
desde León XIII hasta nuestros días. Esas enseñanzas, que forman un
conjunto ordenado de salvadoras ideas, conocido con el nombre de
“Doctrina Social de la Iglesia”, son, en realidad, las únicas que armonizan
los deberes de la justicia con las exigencias de la caridad y que promueven
un orden verdaderamente cristiano en las relaciones humanas, sin oprimir
a los individuos, ni aislarlos entre sí, en aras de un egoísmo estéril, sino
Mons. Rafael Arias Blanco
276
uniéndolos a todos con los vínculos de una verdadera fraternidad ([Nota
de pie de página:] Pío XII, Aloc. 17 octubre, 1953.).
El sacerdote, fiel a su vocación, no rehúye, sino busca con ardoroso
celo, la oportunidad de ejercer el sagrado ministerio en los campos, en las
oficinas, en las cárceles, en las fábricas y en medio de las masas obreras,
deseoso de hacer comprender a las muchedumbres[,] que la Iglesia es
verdadera Madre, y que como tal se preocupa no sólo por la eterna
salvación de sus hijos, sino también por aliviar su triste suerte material y
por elevarlos a condiciones de vida más cónsonas con la dignidad del ser
humano. En dondequiera ejerce con entusiasmo su misión, deseoso de
hacer sentir en el mundo la vigencia de los principios católicos sobre la
propiedad, la riqueza, la justicia social y la caridad, tanto con la palabra
como con el ejemplo. Todas las realizaciones que entrañan un bien positivo
para el hombre le interesan, si bien las supedita a la más alta misión
espiritual que le corresponde, con la misma subordinación de valores que
existe entre el cuerpo y el alma, entre lo terreno y lo espiritual, entre el
tiempo y la eternidad.

FALTAN SACERDOTES
Ahora bien, a medida que avanza el tiempo, se va sintiendo más y
más la angustiosa falta de sagrados ministros. Las necesarias actividades
apostólicas del sacerdote corren parejas con el aumento incesante de la
población, con las nuevas ideas y teorías contrarias a la fe cristiana, y con
el maravilloso progreso material de nuestra época.
Y si en dondequiera aflige a la Iglesia de hoy la preocupación de
lograr todos los ministros del Evangelio que reclaman las crecientes
exigencias de nuestros días, mucho más se deja sentir tan dolorosa falla
entre nosotros. Hace años que venimos llorando la orfandad espiritual
de tantos pueblos venezolanos privados de la presencia de un Párroco
propio que los conduzca por senderos de salvación y fomente en ellos el
conocimiento de Dios y las buenas costumbres. Tan angustiosa carencia
de sagrados pastores fue precisamente la que impulsó al Episcopado
Nacional a ordenar que se rezasen en todos los templos de la República,
después de dar la Bendición con el Santísimo Sacramento, las conocidas
advocaciones tan familiares hoy a todos los oídos venezolanos:
Cartas Pastorales y discursos
277
“¡Señor, dadnos sacerdotes!
[“]¡Señor, dadnos sacerdotes santos!
[“]¡Señor, dadnos muchos sacerdotes santos!”.
Sin duda alguna, hemos de reconocer que los Seminarios de Venezuela
han venido progresando en forma extraordinaria. Ha aumentado
notablemente el número de alumnos, y están asimismo a la altura de los
tiempos los edificios y demás condiciones materiales de tales planteles
eclesiásticos. Pero a la vez, preciso es confesar que el esfuerzo, o esfuerzos,
realizados hasta el presente, aunque muy estimables, no son todavía
suficientes; antes bien, deberán continuarse e intensificarse aún por
espacio de muchos años.

NECESIDAD DE COLABORAR
EN LA OBRA VOCACIONAL
He aquí por qué, según insinuamos al principio, hemos de recalcar
otra vez, como en los años anteriores, la urgente e imperiosa necesidad
en que nos hallamos de pedirle con alma y vida al Dueño de las Mies
que envíe abundantes operarios [(cf. Mt 9, 37-38; Lc 10, 2)] a su Viña,
y también de cooperar generosamente a la obra trascendental de las
vocaciones sacerdotales.
A los Párrocos y demás sacerdotes corresponde, según previene el
canon 1.353, al cual nos hemos referido en otras ocasiones, encaminar
a los niños y jóvenes que den fundadas señales de vocación hacia el
Seminario, apartándolos de los contagios del siglo, formándolos en la
piedad, imbuyéndolos en los primeros estudios literarios y cultivando, en
fin, en ellos el germen del divino llamamiento al sacerdocio.
No ignoramos que en tan santa y meritoria tarea se ocupan muchos
sacerdotes, y que nunca se ha descuidado ese deber. Se ha venido
ya trabajando especialmente en los últimos años en el campo de las
vocaciones sacerdotales; pero es necesario hacerlo todavía con mayor vigor
e impulso, no sólo en algunas Parroquias, sino en todas, tanto urbanas
como rurales, con la firme convicción de que, al cultivar los preciosos
gérmenes vocacionales, se está labrando el porvenir religioso de nuestra
amada Patria.
Mons. Rafael Arias Blanco
278
Hacemos también un nuevo llamamiento a los colegios y escuelas
católicas de la Arquidiócesis, exhortando a tales planteles educacionales
a continuar trabajando con nuevo y más decidido ahínco en la referida
Obra de las Vocaciones, a fin de que sean en lo sucesivo más copiosos los
frutos alcanzados en el santo propósito de proveer a la Iglesia Venezolana
de numerosos ministros que difundan por todos los confines del país el
nombre santo de Jesús, cual promesa de paz de incontables bienes.
Dirigiremos, por último, una palabra a los padres de familia cristianos
y temerosos de Dios, que ven crecer a los hijos en el hogar, según la palabra
del salmista, cual renuevos de olivo alrededor de su mesa [(cf. Sal 128 (127),
3)]. A esos padres cristianos incumbe por especial manera pedirle al Señor
que escoja a alguno de sus vástagos para el servicio del Altar, como el honor
más codiciado. Y si alguno de dichos hijos les pidiese espontáneamente
el requerido consentimiento para ingresar en el Seminario, no debe ser
el padre, ni la madre, ni ningún otro familiar[,] quienes se opongan a la
realización de tan santo deseo. Al contrario, consideren entonces llegado
el momento de corresponder a la honra que les dispensa el Dador de todo
bien [(cf. Stgo 1, 17)], cuidando con mayor esmero al futuro ministro del
Altísimo en un ambiente de fe y piedad, propicio a la elevación del espíritu
y a la práctica de las virtudes cristianas.
En cuanto a los fieles, hemos de recordarles la obligación en que
están de respetar al sacerdote, de escuchar y obedecer sus enseñanzas, y
de mirar en él no al hombre, sino al representante de Dios y mensajero
del Evangelio. Por ello deben todos contribuir con la mayor largueza
y generosidad a la Obra del Seminario. No olviden que quienes suelen
ingresar en el piadoso instituto no son los que poseen abundantes medios
de fortuna, sino al contrario. Los llamados al sacerdocio suelen ser pobres,
como lo fueron Jesucristo y los Apóstoles, o de medianos recursos; y por
ello es necesario ayudarlos con becas, o con medias becas, según los
diferentes casos. Esto explica la necesidad de acudir a la buena voluntad
de cuantos se sienten identificados con la causa de Dios y de la Iglesia
y al público en general por la Obra del Seminario, que ocupa un lugar
de preferente atención en la solicitud y desvelos del Episcopado patrio.
Por esto, en la presente circunstancia, al anunciaros una vez más,
amados hijos, la Semana del Seminario, queremos hacer una especial
invitación a la Acción Católica, a la Legión de María, a las organizaciones
Cartas Pastorales y discursos
279
parroquiales, Cofradías del Santísimo y demás asociaciones piadosas
y centros de apostolado, como a las personas devotas y amantes del
esplendor del culto divino, para que se pongan a la disposición de los
Párrocos y Rectores de Iglesias, con el objeto de colaborar eficazmente
en la celebración de la referida Semana Vocacional, y de reportar de esa
celebración los más dichosos y regalados frutos por la gloria de Dios y
provecho de las almas.
Quiera Jesús, el Eterno Sacerdote, por mediación de la Excelsa Patrona
de Venezuela, Ntra. Sra. de Coromoto, retribuir con creces tan generosos
servicios, y enviarnos los numerosos mensajeros del Evangelio que
necesitamos para mantener siempre en alto la antorcha de la fe cristiana
en la Patria del Libertador.
De acuerdo, pues, con lo que dejamos expuesto, ordenamos se observen
fielmente en la Arquidiócesis las siguientes disposiciones:
PRIMER A: Celébrese la Semana del Seminario en los días
comprendidos desde el próximo domingo 10 hasta el 17 de mayo, Fiesta
de Pentecostés, en que se conmemora la venida del Espíritu Santo sobre
el Sagrado Colegio Apostólico.
SEGUNDA: Hágase, como de costumbre, la Novena del Espíritu
Santo, desde el sábado 9 de mayo, para rogar especialmente por el
aumento de las vocaciones sacerdotales, perseverancia de los seminaristas
y santificación del Clero.
TERCERA: La predicación del domingo 17 de mayo ha de versar
sobre la excelencia y dignidad del sacerdocio católico, sobre la necesidad
que tenemos de sacerdotes, y sobre la manera más eficaz de contribuir
a la solución de ese magno problema que afecta a Venezuela y a toda la
América Latina. En el mismo domingo 17, se celebrará una Misa por el
Seminario y por el fomento de las vocaciones sacerdotales; y es de esperarse
que en esa misma se distribuyan también numerosas Comuniones, que
serán ofrecidas por los fines antes mencionados.
CUARTA: En los colegios, escuelas y demás centros educacionales
deben darse asimismo charlas, o conferencias y encuestas adecuadas
sobre el tópico vocacional. El Secretario de la Obra de las Vocaciones
Sacerdotales y el Rector del Seminario de común acuerdo organizarán
Mons. Rafael Arias Blanco
280
los expresados actos durante los días de la mencionada Semana de las
Vocaciones.
QUINTA: Hágase en la Semana Vocacional y en la siguiente la
colecta anual para el Seminario de casa en casa; y destínense asimismo a
la Obra del Seminario todas las recolecciones que se hagan en las Misas
del domingo 17, en las Iglesias Parroquiales y filiales, e inclusive en las
Capillas de los colegios y demás piadosos institutos. Los Venerables
Párrocos nombrarán al efecto las comisiones respectivas que visiten los
establecimientos y casas de familia de sus jurisdicciones, como se ha
venido practicando en los años anteriores.
SEXTA: Fúndese cuanto antes la Obra de las Vocaciones Sacerdotales
en todas las Parroquias de nuestra Arquidiócesis, en los colegios y escuelas,
así como en los asilos, hospitales, y demás centros benéficos análogos, de
acuerdo con lo dispuesto por el Venerable Episcopado Venezolano en la
Conferencia celebrada en el año 1951.
Estas nuestras Letras Pastorales serán leídas en todos los templos de
la Arquidiócesis el primer domingo o día festivo después de recibidas, y
se publicarán en “Adsum” y en el Diario Católico “La Religión”.
Dadas, firmadas, selladas y refrendadas en Caracas, a siete de mayo
de mil novecientos cincuenta y nueve, Fiesta de la Ascensión del Señor.

Rafael Arias,
Arzobispo de Caracas.

[Adsum. Boletín Oficial del Arzobispado de Caracas 52 (1959), pp. 215-219.]


EL AÑO
DEL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS
[(1959)]
55

Nos, Dr. Rafael Arias Blanco, por la gracia de Dios y de la Santa


Sede Apostólica, Arzobispo de Caracas, a nuestro Muy Venerable Sr.
Deán y Cabildo, Clero y fieles de la Arquidiócesis, salud y bendición en
Nuestro Señor Jesucristo.

LA FUENTE DE AGUAS VIVAS


El día 15 de mayo de 1956, con motivo de cumplirse en aquella
fecha los cien años de haber mandado Pío IX que se celebrase en la
Iglesia Universal la Fiesta del Sagrado Corazón de Jesús, dirigió Pío
XII al mundo católico la admirable Encíclica sobre tan Santo Corazón
que comienza con las palabras mesiánicas de Isaías: “Haurietis aquas in
gaudio de fontibus Salvatoris”, [“]sacaréis agua con gozo de las fuentes del
Salvador[”] ([Nota de pie de página:] Isa. 12, 3 [(cf. Is 12, 3).]).
Con estas mismas palabras, amados hijos, queremos anunciaros en
las presentes Letras el año que al Corazón amantísimo del Redentor
dedicaremos en nuestra Arquidiócesis de Caracas, a fin de ofrecer
especiales oraciones y sacrificios por el feliz éxito del próximo Concilio
Ecuménico, tan deseado por Nuestro Santísimo Padre, el Papa Juan
XXIII, en su anhelo de atender a la edificación del pueblo cristiano y
de invitar a las confesiones cristianas separadas de Roma a la unidad de
la Iglesia.
Tal oportunidad nos invita asimismo a repasar, a la luz de la expresada
Encíclica, el profundo contenido de la devoción al Corazón Divino; e
igualmente ha de impulsarnos a rogar y a trabajar con alma y vida por
el Reinado social de Cristo Jesús en nuestra Patria, consagrada desde el
Mons. Rafael Arias Blanco
282
año 1899 a la gloria del inefable Misterio del Altar, y honrada, por ende,
con el título glorioso de República del Santísimo Sacramento.

LAS RAÍCES DE LA DEVOCIÓN


Deliciosa fuente de aguas vivas es, en realidad, la devoción al Corazón
Dulcísimo del Redentor. Ilustrada y enaltecida con las magníficas
enseñanzas de los más gloriosos Pontífices de nuestros tiempos, no es
una devoción tan sólo de hoy; ni es tampoco exclusiva de la época de
Santa Margarita María de Alacoque, la piadosa confidente del Corazón
Divino; ni data, en fin, de la Edad Media, o de los primeros siglos
cristianos. Como todo lo que es verdaderamente católico, se remonta,
explícita o implícitamente, más arriba, es decir, a las páginas sagradas,
tanto del Antiguo como del Nuevo Testamento, en cuyas doctrinas no
existe, ni puede existir, contradicción ni error alguno, que recaerían, cual
es evidente, en su mismo Divino Autor.
En efecto, del corazón de Dios, según la común mentalidad del
pueblo escogido, y con mayor frecuencia del corazón del hombre se habla
corrientemente en las Santas Escrituras ([Nota de pie de página:] Gen.
5, 6-7 [(cf. Gén 6, 5-6; 8, 21; 17, 17; 18, 5; 20, 5-6; 24, 45; 27, 41; 34,
3; 42, 28; 45, 26; 50, 21; Ex 4, 14; etc.)]). Como dice un distinguido
comentarista, el corazón es allí el principio y centro de la vida humana
personal, el punto de convergencia entre el ser y el actuar de cada uno
como personalidad espiritual y, por tanto, la fuente y asiento de la vida
ética y religiosa; es, por último, el conjunto del ánimo y del valor, del
conocimiento interno y de los proyectos y resoluciones integrales del
hombre total e indiviso ([Nota de pie de página:] G. Kittel, apud Josef
Stierli, “Cor Salvatoris”). En tal sentido se entienden con facilidad las frases
corrientes de la Escritura en que se dice que el Señor grabará su Ley en los
corazones de los hijos de Israel ([Nota de pie de página:] Ezeq. 11, 19 [(cf.
Dt 30, 14; Jer 31, 33; Is, 51, 7)]); o que les quitará el corazón de piedra y
les dará un corazón de carne ([Nota de pie de página:] Ib. [(cf. Ez 11, 19;
36, 26)]); o cuando, en los vaticinios, el Mesías agonizante expresa que
siente derretírsele el corazón como cera en las entrañas ([Nota de pie de
página:] Psalm. 21, 15 [(cf. Sal 22 (21), 15)]); o que el oprobio rompió su
corazón ([Nota de pie de página:] Psalm. 68, 21 [(cf. Sal 69 (68), 21)]).
Cartas Pastorales y discursos
283
No es difícil advertir que en esas expresiones y en otras análogas se
habla siempre, en una u otra forma, del amor tierno e indulgente del Dios
de Israel frente a la rebeldía o a la indiferencia del pueblo escogido. Y
ese amor, según la palabra de la Encíclica, es el preludio de la encendida
caridad con que el Redentor prometido había de mostrar a todos su
amantísimo Corazón, modelo de nuestro amor y piedra angular de la
Nueva Alianza ([Nota de pie de página: S.S. Pío XII, Carta] Encíclica
[sobre el culto al Sagrado Corazón de Jesús] “Haurietis Aquas” [(15 de
mayo de 1956)]). Él había de hacer brotar, cual nuevo Moisés, el agua viva
al contacto de la Cruz ([Nota de pie de página:] Ezeq. 47, 1-2 [(cf. Jn 4,
10-14; 7, 37-39; 19, 31-34; 1 Cor 10, 4; Ex 17, 1-7; Núm 20, 1-13; Ez 47,
1-2; 36, 25; Za 13, 1)]). Su Corazón traspasado sería la Roca hendida de
la cual brotarían las aguas del Espíritu, o los sacramentos de la Nueva Ley.

LA TRADICIÓN CRISTIANA
En igual sentido abundan los [h]agiógrafos del Nuevo Testamento,
atentos siempre en advertir con el mayor esmero el cumplimiento de
los antiguos vaticinios, y los primeros Padres de la Iglesia, acordes en
glosar el manantial incesante de vida divina, que se desborda, cual de
la Roca viva, del costado abierto del Salvador. La comparación entre la
roca de Moisés y Cristo, y entre Eva y la Iglesia brotada del Corazón de
Cristo aparece ya en San Agustín y en otros escritores de la más remota
antigüedad. La Edad Media le añade a la devota doctrina las más dulces
efusiones místicas en las cálidas frases de San Bernardo de Claraval y de
San Buenaventura, quien nos recuerda, como leemos en las páginas del
Breviario, “que fue atravesado el Corazón del Señor con una lanza para
que en la llaga visible reconociéramos el amor invisible, y para que la herida
del Corazón nos mostrase la del alma[”] ([Nota de pie de página:] Josef
Stierli, op. cit.).
No podríamos recoger en breves líneas las múltiples flores de piedad
y de amor al Corazón Divino que crecieron en los frondosos predios
medioevales. En nuestra Edad Moderna aparece San Juan Eudes, y
en pos de él correspondióle a la humilde religiosa visitandina Santa
Margarita María de Alacoque ser el eco de tantas y tan fervorosas voces
de la tradición cristiana de los siglos, después de aparecérsele Cristo
en Paray-le-Monial con la insignia del Corazón envuelto en llamas y
Mons. Rafael Arias Blanco
284
coronado con una cruz, y de encargarle que difundiera por el mundo
entero el culto de amor y de reparación al Corazón Divino, como el último
esfuerzo del Salvador por apartar a los hombres del dominio de Satanás y
conducirlos por caminos de salvación. No dejó la Providencia Divina de
enviarle a la humilde vidente almas escogidas como el Padre Claudio de
la Colombiére que la sostuviesen y alentasen en las numerosas luchas y
contradicciones que suscitó la nueva devoción. Al fin, el culto al Corazón
Divino fue logrando forma litúrgica en diversos países, hasta que el Papa
Pío IX, según indicamos antes, lo extendió a la Iglesia Universal. Desde
entonces ha venido dilatándose la devoción al Corazón Divino como el
sol al avanzar el día, y ha producido en dondequiera los más regalados
frutos de virtud y santidad ([Nota de pie de página:] Ibid.).

LA ACTUALIDAD DE ESA DEVOCIÓN


En vano algunos, mirando quizás esa devoción y culto desde un
punto de vista puramente humano, o sentimental, juzgarán las devotas
prácticas que lo integran como menos adecuadas a nuestro siglo de acción
que a los tiempos de las incesantes disputas jansenistas, o de quietismo
religioso. Muy al contrario, las enseñanzas de los Pontífices que han regido
la Iglesia de Dios en el siglo pasado y en el presente señalan en el amor
sincero y fervientes homenajes al Corazón Divino el verdadero remedio
a los numerosos males de nuestra época.
Así como en el transcurso del año litúrgico pasamos sucesivamente
de las celebraciones navideñas a las solemnidades dolorosas de la Semana
Mayor, y de éstas al júbilo del tiempo pascual y a las fiestas de la Virgen
María y de los santos, así también cada etapa de la historia eclesiástica[,]
se diría[,] que reproduce el correspondiente paso de la vida de Jesús en sus
años mortales en la tierra. Así, unos siglos se entusiasman con la insignia
gloriosa de la Cruz, y la pasean en triunfo por dondequiera. Otros colman
de palmas y flores el Sagrado Cuerpo de Cristo, realmente presente en
la Eucaristía. Otros, en fin, reproducen al vivo las escenas de Belén y
levantan los más bellos santuarios a la Virgen Madre.
Nuestros tiempos de ateísmo y de indiferencia religiosa, en que la
Iglesia del Silencio volvió otra vez, por decirlo así, a las Catacumbas,
tras las rejas de la Cortina de Hierro, evocan más bien el Viernes Santo,
cuando del Corazón desgarrado del Salvador brotó la sangre y el agua
Cartas Pastorales y discursos
285
de nuestro Bautismo [(cf. Jn 19, 31-34)]. En el mundo frívolo de hoy, en
que el ambiente es menos propicio a las grandes elevaciones de la fe, es
justo que todo el que quiera vivir piadosamente, contra viento y marea,
sin aliciente ni invitación alguna exterior, se refugie en el Corazón abierto
de Cristo, mientras brilla la alborada de la Resurrección.
No es que menosprecie la Santa Iglesia las demás devociones, que ella
misma aprueba y colma a menudo de indulgencias[,] antes bien, en cada
una de dichas devociones se muestra algún nuevo destello de la gloria
divina, tanto en los honores que tributamos a la Virgen María[,] como en
los que rendimos a los santos. Tan sólo desea, con todas veras, que cuantos
hoy se glorían con el nombre de cristianos y combaten activamente por
establecer el Reino de Jesucristo en el mundo, consideren la devoción al
Corazón de Jesús como bandera y manantial de unidad, de salvación
y de paz.
Tampoco sería racional el confundir los detalles individuales de una
devoción determinada con la misma devoción. Como dice Pío XII en la
Encíclica a la cual nos venimos refiriendo, el motivo principal del culto
que tributaremos al Corazón Divino ha de ser, no tanto la esperanza de
bienes particulares, como el cumplimiento más fervoroso de los principales
deberes que nos impone la Religión Católica, es a saber, el amor a Dios
y la expiación ([Nota de pie de página: S.S. Pío XII, Carta] Encíclica
[sobre el culto al Sagrado Corazón de Jesús] “Haurietis Aquas” [(15 de
mayo de 1956)]).
Por esto queremos recordar someramente a continuación las prácticas
más usuales en que ha cristalizado el amor al Corazón Santo entre los
fieles, acompañadas siempre de felices resultados en lo concerniente a la
gloria divina y provecho de las almas.

LA CONSAGRACIÓN AL CORAZÓN DE JESÚS


Como decía el Papa Pío XI en la Encíclica “Miserentissimus
Redemptor”, entre los devotos obsequios referentes al culto del Sacratísimo
Corazón se destaca el acto en que nos consagramos a tan Santo Corazón
con todo lo que nos pertenece, considerándolo todo como recibido de
la bondad infinita de Dios. Fue la misma Santa Margarita María de
Alacoque la que, respondiendo al mensaje recibido en Paray-le-Monial,
Mons. Rafael Arias Blanco
286
rindió la primera, junto con su Director[,] el Padre Claudio de la
Colombiére, ese tributo al Sagrado Corazón. Desde entonces millares de
católicos de todas las edades, clases y condiciones sociales[,] se consagraron
asimismo al Corazón amabilísimo en todos los países del orbe; y junto
con los individuos, le ofrendaron también ese vasallaje las familias, las
asociaciones, las ciudades y los pueblos.
Ese mismo orden que indica la expresada Encíclica “Miserentissimus
Redemptor” es el que deseamos se siga en nuestra amada Arquidiócesis
en el Año del Sagrado Corazón que os anunciamos. Deseamos que en
ese año de bendiciones cada uno de nuestros fieles se consagre a la gloria
del Corazón Divino; y que aumenten asimismo las Consagraciones de
las familias, las cuales deben tener presentes las especiales bendiciones
que habrá de impartir el Salvador a los hogares en que su imagen sea
expuesta y venerada. Anhelamos asimismo que ofrezcan al Corazón de
Jesús el amoroso obsequio de la Consagración todas las escuelas, colegios,
asociaciones religiosas y seculares, y por especial manera las Parroquias
que forman el conjunto de la Arquidiócesis. De esas Consagraciones
esperamos una renovación total en la fe y en las costumbres cristianas; la
santificación de numerosos hogares con el sacramento del matrimonio;
el afianzamiento de los vínculos familiares frente a la plaga de divorcios
que atentan contra la estabilidad de la sociedad conyugal; un mayor
espíritu de caridad y de piedad; y, en fin, una más delicada sensibilidad
social ante las necesidades y miserias de nuestros prójimos, junto con la
aceptación voluntaria del sacrificio y la más celosa actividad apostólica,
tanto en los sacerdotes y religiosos, como en los seglares.

LOS PRIMEROS VIERNES DE MES


La devoción de los Primeros Viernes de mes en honor al Sagrado
Corazón, aunque bastante practicada en nuestra Arquidiócesis, ha de
extenderse más y más todavía en el Año dedicado a tan santo y amable
Corazón, en forma que las Comuniones sacramentales que durante este
Año se administren a los fieles logren las superaciones más consoladoras.
Fue el mismo Corazón Santo, “que tanto ha amado a los hombres y que
en pago de su amor infinito no halla gratitud alguna, sino ultrajes”, según las
palabras dirigidas por Él mismo a su mística confidente Santa Margarita
María de Alacoque, el que reclamó esa devoción de los Primeros Viernes
Cartas Pastorales y discursos
287
de mes, como también las preces y súplicas continuadas por espacio de
una hora, a que alude Santa Margarita María, o sea, lo que llamamos
Hora Santa, de uso frecuente hoy en la Iglesia.

EL APOSTOLADO DE LA ORACIÓN
También el Apostolado de la Oración, que cuenta ya en la Iglesia
Católica más de un siglo de existencia y que reúne en sus filas a más de
veinticinco millones de socios en el orbe entero, ha de merecer en el Año
del Sagrado Corazón de Jesús especial atención de nuestros Venerables
Párrocos y Rectores de Iglesias, quienes han de interesarse vivamente en
que se funde en las Parroquias en que no existe todavía.
Igualmente han de trabajar nuestros amados sacerdotes en dar nueva
vida e impulso a la asociación conocida con el nombre de Cruzada
Eucarística, para que logre con mayor eficacia los elevados objetivos
que persigue en su labor de acercar a los niños y jóvenes a la Santísima
Eucaristía.
En fin, la Acción Católica, las sociedades religiosas, tanto las
eucarísticas y marianas como las fundadas bajo diversas advocaciones, y
todas las fuerzas vivas de las Parroquias, en general, han de estimularse
en ese Año del Corazón de Jesús a ejercer con mayor celo y ahínco sus
respectivas actividades en el deseo de trabajar por el Reinado social de
Cristo en nuestra Patria, la República del Santísimo Sacramento, bajo la
excelsa protección del Sagrado Corazón de Jesús.

EL AÑO DEL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS


De acuerdo, pues, con lo que hasta aquí dejamos expuesto, ordenamos
se observen fielmente las siguientes disposiciones:
PRIMERA. Celébrese en toda la Arquidiócesis de Caracas el AÑO
DEL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS a partir del 5 de junio de este
año hasta el 24 de junio de 1960, o sea, en los doce meses comprendidos
entre una y otra Fiesta del Sagrado Corazón. El día 5 de junio próximo
iniciaremos el Año en referencia con una Solemne Misa Pontifical en la
Santa Iglesia Metropolitana; Año que clausuraremos, Dios mediante,
con la Consagración de la Arquidiócesis al Divino Corazón en la forma
que se anunciará oportunamente. Por Decreto especial nombraremos la
Mons. Rafael Arias Blanco
288
Junta Central encargada de organizar y de impulsar en la Arquidiócesis
todas las actividades encaminadas a la celebración del Año en referencia.
SEGUNDA. Reúnase en las diversas Parroquias los Presidentes de las
distintas ramas de Acción Católica y los Presidentes de las asociaciones
religiosas y Cofradías con el objeto de constituir las Juntas Parroquiales
correspondientes del Año del Sagrado Corazón. Esas Juntas Parroquiales
ejecutarán las normas directivas trazadas por la Junta Central, y podrán
asimismo planificar y realizar otros actos que les sugiera su celo, de acuerdo
con los Párrocos respectivos.
TERCERA. Póngase desde ahora el debido empeño en dar mayor
solemnidad a los ejercicios piadosos del mes de junio y a los Primeros
Viernes de mes. En dichos Primeros Viernes deberá exponerse
solemnemente en las Iglesias el Santísimo Sacramento durante todo el
día, de acuerdo con las rúbricas, y deberá rogarse especialmente por el
feliz éxito del Concilio Ecuménico, por la paz, el orden y la tranquilidad
social de Venezuela, por la santificación del Clero, por la multiplicación
de las vocaciones sacerdotales y religiosas y, en fin, por el Reinado social
de Jesucristo en nuestra amada Patria.
Quiera el Corazón Santo aceptar los humildes homenajes y obsequios
que habremos de tributarle, por intercesión de la Excelsa Patrona
de Venezuela, Ntra. Sra. de Coromoto, y derramar sobre nuestra
Arquidiócesis de Caracas y sobre la República entera una lluvia fecunda
de gracias y de bendiciones celestiales.
Estas nuestras Letras Pastorales serán leídas en todos los templos de
la Arquidiócesis el primer domingo después de recibidas, y se publicarán
en “Adsum” y en el Diario Católico “La Religión”.

Rafael Arias,
Arzobispo de Caracas.

Por mandato de Su Excia. Rvdma. Pbro. Eduardo A. Morales V., Secretario.


[Adsum. Boletín Oficial del Arzobispado de Caracas 52 (1959), pp. 232-236.]
LA SEMANA
DEL CONDUCTOR CONSCIENTE

[(16 de julio de 1959)]


56

[Nos, Dr. Rafael Arias Blanco, por la gracia de Dios y de la Santa


Sede Apostólica, Arzobispo de Caracas, a nuestro Muy Venerable Sr.
Deán y Cabildo, Clero y fieles de la Arquidiócesis, salud y bendición en
Nuestro Señor Jesucristo.]
Mientras prosiguen con fervoroso entusiasmo en nuestra amada
Arquidiócesis de Caracas las actividades del AÑO DEL SAGRADO
CORAZÓN DE JESÚS, que os anunciamos en nuestra última Carta
Pastoral, queremos recordaros el piadoso objetivo que propone Nuestro
Santísimo Padre[,] el Papa Juan XXIII[,] a los socios del Apostolado
de la Oración en el presente mes de julio, con respecto a las frecuentes
desgracias que ocurren en la circulación de los vehículos. Nos invita el
Santo Padre a rogar para que todos los hombres, movidos de sentimientos
de justicia y caridad, cooperen eficazmente en el sentido de evitar los
lamentables accidentes del tránsito.
Frente a los numerosos beneficios que han traído al mundo los
modernos medios de transporte, tanto en lo que concierne a las
facilidades de vida, como al intercambio cultural y espiritual entre
los diversos pueblos, hemos de sentir los males acarreados por el uso
inadecuado de los expresados medios, que constituyen, tanto en
Venezuela como en el mundo entero, un elevado precio de víctimas
pagado al progreso y comodidades de nuestros tiempos. No se trata
de simples opiniones, sino de datos estadísticos, suministrados por
instituciones serias como la Organización Mundial de la Salud y por las
Oficinas Nacionales respectivas. Estamos ante hechos comprobados,
cuyas fatales consecuencias son también evidentes. Al triste saldo de
Mons. Rafael Arias Blanco
290
muertes, que supera al de muchas enfermedades y epidemias ordinarias,
según las referidas estadísticas, es fácil agregar la aflictiva situación de
los hijos que perdieron, en tales accidentes, a sus padres, o de los padres
privados inesperadamente de los hijos; el porcentaje de niños y adultos
inutilizados, mutilados o deformes para el resto de su vida; el número de
familias conducidas a la ruina, o de individuos sumidos en las cárceles;
y otros innumerables daños materiales y morales análogos: todo esto, no
contando lo que es más grave desde el punto de vista cristiano, es decir, la
triste suerte de los que falleciendo sorpresivamente en una de esas terribles
contingencias, han de comparecer ante el tribunal divino sin preparación
alguna y sin los auxilios espirituales de la Iglesia.
No diremos que las continuas desgracias que ocurren en la circulación
de los vehículos por nuestras carreteras y ciudades sean siempre debidas
a causas previsibles, o voluntarias. Comprendemos que pueden darse
casos enteramente fortuitos, y al margen de toda culpabilidad moral, si
el conductor hizo lo humanamente posible por evitarlos. Pero también es
cierto[,] que la inmensa mayoría de los accidentes infortunados obedecen
de ordinario, según las correspondientes informaciones de las autoridades
respectivas, al estado de embriaguez por parte del conductor, al exceso
de velocidad, o a la inobservancia de las leyes y señales del Tránsito, que
aparecen en las calles y carreteras. Y en estos puntos está interesada la
doctrina moral del quinto precepto del Decálogo [(cf. Ex 20, 13; Dt 5,
17)], referente al respeto que han de merecernos tanto nuestra propia vida
e integridad física, o corporal, como la de nuestros prójimos. Por tanto, es
evidente que el manejar un vehículo de motor en estado de embriaguez, a
más de constituir un factor de delincuencia más o menos punible, según
los casos, ante las leyes correspondientes, grava con pecado mortal la
conciencia del conductor, en las circunstancias ordinarias, suponiendo
que pudo prever el inminente peligro a que exponía la propia seguridad
física individual y la de los viajeros. Llamamos seriamente la atención
sobre este problema, y esperamos que nuestros conductores caigan en la
cuenta de la gran responsabilidad que les incumbe, al ofrecer sus servicios
al público en las condiciones anormales que acabamos de mencionar.
Lo mismo hemos de decir, guardando la debida proporción, de los
que manejan a velocidades excesivas, o guían un vehículo sin conocerlo
suficientemente, caso no del todo raro en nuestros días, dada la debilidad
Cartas Pastorales y discursos
291
e inconciencia con que muchos padres de familia compran automóviles
a sus hijos menores de edad; y finalmente, según indicamos antes, de
quienes desobedecen, casi diríamos por sistema, las leyes y señales del
Tránsito. Sobre ese particular creemos necesario advertir que esas leyes
no pueden ya considerarse en nuestros días como meramente penales,
sino que hemos de mirarlas como obligatorias en conciencia, pensando
además que su transgresión puede fácilmente llegar a pecado mortal,
atendida la protección que prestan y los riesgos que tratan de evitar esas
leyes en la ciudadanía, y el deber antes citado de no ponernos en peligro
de menoscabar la propia incolumidad corporal y la de nuestros semejantes,
sin causa alguna justificada.
Con el fin, pues, de recordar a todos los conductores sin excepción tan
graves deberes de conciencia, celebraremos, Dios mediante, todos los años
en el mes de julio la SEMANA DEL CONDUCTOR CONSCIENTE,
guiados del deseo de implorar del Ser Supremo especiales auxilios y
bendiciones para tan importante ramo de las actividades ciudadanas.
Dicha Semana tendrá lugar en el presente año entre los días que van del
19 al 26 de julio, estando incluida en estos días la festividad del Patrono
de los conductores, San Cristóbal, que es el sábado 25.
Mandamos que en ese día 25, o en el domingo 26[,] se celebre en las
Parroquias e Iglesias filiales una Misa para todos los conductores y se dé
una bendición especial a todos los vehículos. Los Venerables Párrocos y
Rectores de Iglesias instruirán además a los fieles sobre la responsabilidad
moral que a todos incumbe, tanto a los conductores como a los peatones,
de observar las leyes y señales del tránsito con el objeto de evitar los tristes
accidentes[,] que tantas lágrimas y ruinas han ocasionado entre nosotros.
Estas nuestras Letras Pastorales serán leídas en todas las Iglesias
Parroquiales y filiales el primer domingo después de recibidas[,] y se
publicarán en [“]Adsum[”] y el Diario Católico “La Religión”.
Dadas, firmadas, selladas y refrendadas en Caracas, a dieciséis de julio
de mil novecientos cincuenta y nueve.
Rafael Arias,
Arzobispo de Caracas.
[Adsum. Boletín Oficial del Arzobispado de Caracas 52 (1959), pp. 262-264.]
DISCURSOS
COMO ASESOR NACIONAL
DE LA ACCIÓN CATÓLICA
EN BARQUISIMETO
[(1941)]
1
Venerables sacerdotes:
Jóvenes asambleístas:
Señoras, Señores:
Herencia divina son las luchas que sostiene la Iglesia y las persecuciones
que siempre ha sufrido: “Si a mí me han perseguido, también a vosotros os
perseguirán” [(Jn 15, 20)], dijo Jesús a sus discípulos.
Dios permite a los malos desencadenar bravas tormentas, pero la barca
de Pedro no naufraga jamás; los impíos pueden golpear incesantemente,
pero el edificio, que tiene por piedra angular a Pedro, no se derrumba.
Los enemigos cantarán himnos triunfales, podrán felicitarse ante
la perspectiva de la próxima desaparición del cristianismo; pero todo
en vano, porque Jesucristo afirmó que las puertas del infierno no
prevalecerán contra la Iglesia [(cf. Mt 16, 18),] y ofreció a sus discípulos
que estará con ellos hasta la consumación de los siglos [(cf. Mt 28, 20)].
Y así el Señor suscita hombres extraordinarios e instituciones
providenciales[,] que en los momentos de inminente peligro y de mayor
angustia salvan a la Iglesia y la libran de caer en manos de sus mortales
enemigos.
En el difícil trance de la época presente, la labor trascendental de salvar
la Religión ha sido encomendada por Dios a la Acción Católica. Él fue
quien inspiró la idea de formar un selecto y pacífico ejército de laicos,
bajo la dirección de la Jerarquía Eclesiástica, para rehacer el eterno frente
de batalla entre el bien y el mal[,] para reconquistar el terreno perdido.
Y el mundo ha oído entusiasmado la voz del Supremo Jerarca de la
Iglesia, y los católicos de todas las naciones han corrido presurosos a
alistarse en las filas de la nueva milicia.
Mons. Rafael Arias Blanco
296
La lucha ha sido ardua y constante, pero el bien cosechado es inmenso,
los resultados obtenidos grandiosos. En este salvador movimiento mundial
felizmente no ha quedado rezagada nuestra querida Patria. No era posible
que esta tierra generosa, de corazones ardientes, de inteligencias claras
y penetrantes, de almas nobles y elevadas[,] fuese campo estéril para las
obras de celo, para las labores apostólicas.
Podemos afirmar con legítima satisfacción que la Acción Católica
existe en Venezuela, crece cada día más[,] y se organiza cada vez mejor. No
debemos olvidar[,] que en el notable resurgimiento de la vida cristiana, que
palpamos y sentimos, tiene mucha parte la Acción Católica. Recordemos[,]
que los grandes triunfos religiosos de las Comuniones pascuales, del
Congreso Femenino Católico, de la instrucción religiosa en las escuelas,
dentro del horario escolar, se deben a la sabia y perseverante labor de la
Acción Católica
Vosotras, jóvenes, habéis luchado como valientes adalides de Cristo,
os habéis cubierto de gloria en estas batallas por la fe. La energía de
vuestras voluntades y el entusiasmo de vuestros juveniles pechos los
habéis puesto al servicio de la buena causa. Y todo esto lo habéis hecho
sin descuidar vuestra formación espiritual e intelectual, fines principales
de la Juventud Católica.
Digna corona de la brillante labor realizada durante el bienio
transcurrido es la celebración de esta Asamblea solemne y magnífica, que
enfervoriza los corazones, prende el fuego del entusiasmo y acrecienta
los bríos. Ella es también medio poderoso de propaganda y conquista,
lazo de unión entre los Consejos diocesanos, faro brillante que señala el
rumbo seguro.
Jóvenes de la Acción Católica, el Episcopado patrio os felicita por el
celo con que habéis procurado la gloria de Dios en estos dos años y por
la espléndida realización de esta Asamblea.
Jóvenes de la Acción Católica[,] lanzaos a la conquista de las almas,
arrojad vuestras redes en nombre del Señor [(cf. Lc 5, 5)], que el Episcopado
bendice vuestros proyectos y anhelos, vuestros trabajos y esfuerzos, os
bendice a vosotras y a vuestras familias.
[Boletín Eclesiástico de la Diócesis de San Cristóbal 18 (1941), pp. 134-136.]
EN EL III CONGRESO
MARIANO NACIONAL
CELEBRADO EN MARACAIBO
[(Del 16 al 18 de noviembre de 1942)]
2

Excelentísimo Señor Nuncio Apostólico:


Excelentísimos y Reverendísimos Señores Arzobispos y Obispos:
Venerables sacerdotes:
Dignos Representantes de las Autoridades Civiles y Militares:
Señoras, Señores:
Ha querido el Episcopado Venezolano asociarse a los solemnes
festejos de la Coronación Canónica de Ntra. Sra. de Chiquinquirá con
la celebración de este Congreso Mariano, el tercero que se realiza en
nuestra Patria.
Estos dos grandiosos acontecimientos, unidos a la escogencia de la
Virgen Santísima de Coromoto para Patrona de la tierra legendaria de
Bolívar y de Sucre, de Vargas y de Urdaneta, hacen que el presente año
de mil novecientos cuarenta y dos sea en realidad para Venezuela el AÑO
MARIANO por excelencia.
Rendimos, también, de esta manera un justo tributo de admiración
y de cariño al Zulia, cuna de héroes y de sabios, de escritores y poetas,
colmena del trabajo, escuela del esfuerzo, inexhausto venero de riqueza;
tierra bendecida por Dios con los tesoros del subsuelo, con las bellezas
incomparables de un golfo y un lago, con la maravilla constante del
Catatumbo y, sobre todo, con el regalo de la dulce Madre de Chiquinquirá.
En este admirable concierto de alabanzas a la Virgen, en este
magnifico coro de loores a su nombre, háseme asignado el importante
tema de María y la Acción Católica, asunto de trascendental importancia
y de bastas proporciones[,] que procuraré tratar con la brevedad que las
Mons. Rafael Arias Blanco
298
circunstancias reclaman, limitándome por considerar a Nuestra Madre
y Señora como modelo perfecto y acabado de la Acción Católica.
No puede negarse que actualmente en el mundo, la heredad del padre
de familia, el “inimicus homo”, de que nos habla el Evangelio ([Nota
de pie de página:] S. Mat. Cap. XIII v. 28 [(cf. Mt 13, 28)].), ha regado
como nunca con mayor profusión la fatal semilla de la cizaña. Crece
ésta frondosa y se multiplica con abundancia tal, que amenaza ahogar la
fecunda simiente del bien o impedirle su normal desarrollo. El mundo,
en efecto, se paganiza; la familia y la sociedad se van apartando cada vez
más de Dios y de los salvadores principios cristianos. ¿Qué fuerte dique
contendrá la devastadora ola de la incredulidad que crece por día? ¿Qué
columna bastará a sostener el tambaleante edificio social que corre peligro
inminente de venir a tierra con pavoroso estruendo por el desprecio a las
divinas leyes?
La Acción Católica, o sea la participación de los seglares en el
apostolado jerárquico de la Iglesia ([Nota de pie de página: S.S. Pío
XI, Carta] Encíclica [sobre la cuestión romana] “Ubi Arcano[” (]23
de diciembre de 1922[)]), ha sido señalada por los últimos Romanos
Pontífices como el remedio providencial para las graves dolencias de los
actuales tiempos. Pío X, apenas sentado en la Cátedra de Pedro, en su
primera Encíclica escribía a los Obispos del orbe católico: “No es nuestra
intención que Vosotros y vuestro Clero quedéis solos y sin auxilio en esta obra
tan ardua de la restauración de los pueblos en Cristo. Sabemos que Dios tiene
recomendado a cada uno el cuidado de su prójimo. No son únicamente los
sacerdotes los que han de consagrarse a la causa de Dios y de las almas, sino
todos los fieles, sin ninguna excepción” ([Nota de pie de página: S.S. Pío
X, Carta Encíclica “E ]Supremi Apostolatus Cathedra[” (]4 de octubre
de 1903[)]). Y el inmortal Pío XI, en un discurso a la Acción Católica
Italiana, refiriéndose a los fieles, decía: “De vosotros esperamos la ayuda
para la Acción Católica, acción que creemos ahora indispensable como lo es
el sacerdocio”. El Sacro Colegio Cardenalicio oyó de los propios labios
del mismo Sumo Pontífice la siguiente rotunda afirmación ([Nota de
pie de página:] 23 V 1923 [23 de mayo de 1923].): “La Acción Católica
es absolutamente necesaria y se ha de contar entre los principales deberes
del cargo pastoral y de la vida cristiana”. Y en una carta al Eminentísimo
Cardenal Segura escribía: “Se ve con toda evidencia cuán grande sea el valor
Cartas Pastorales y discursos
299
y dignidad de la Acción Católica, y cuánto sea, no ya conveniente a nuestros
tiempos, sino necesaria de todo punto”.
Para que la Acción Católica produzca estos admirables frutos de
vida eterna, se requiere cierto grado de santidad por parte de los que
en ella militan. Así como es imposible levantar un edificio sin cavar
profundamente la tierra para dotarlo de sólidos cimientos, así también
es una temeridad dedicarse a las obras de celo careciendo de suficiente
virtud. “Es evidente[”], escribía Pío XI al Episcopado Mejicano, [“]que el
apostolado de la Acción Católica no proviene de una tendencia puramente
natural a la acción, sino que es el fruto de una vigorosa formación interior, es
la expansión necesaria de un amor intenso a Jesucristo y a las almas redimidas
con su preciosa sangre, que le mueve a imitar su vida de oración, de sacrificio
y de celo inextinguible” ([Nota de pie de página:] 28 III 1937 [28 de
marzo de 1937].). Y el Pontífice de la Eucaristía, en solemne momento,
se expresó de esta manera: “Sólo cuando hayamos formado a Jesucristo en
nosotros, podremos más fácilmente devolverlo a la familia y a la sociedad”.
Este requisito y condición indispensable para el apostolado lo poseía
la Santísima Virgen en un grado de perfección tan elevado que mereció
ser llamada por el ángel: “Gratia plena”: “Llena de gracia” [(cf. Lc 1,
28)]. El eximio Suárez, apoyado en el testimonio de muchos Padres
y Doctores de la Iglesia, afirmó que, desde el primer instante de su
Concepción Inmaculada, el Señor elevó a María a una altura de santidad
jamás igualada por los más heroicos santos y jamás obtenida por los más
inflamados serafines.
Fuego vino a traer a la tierra Jesucristo ([Nota de pie de página:] San
Lucas: Cap. XII, v. 49 [(cf. Lc 12, 49)].); pero no el fuego material que
consume los campos y sembrados, no el que devasta las ciudades y los
pueblos, no el que convierte en ruinas y desolación las casas y palacios,
sino el fuego divino que purifica las almas, que transforma los corazones,
que eleva los sentimientos, que levanta al hombre y lo conduce seguro a
Dios. Cuando este fuego celestial se apodera de un alma, la convierte en
apóstol, en luz del mundo y sal de la tierra [(cf. Mt 5, 13-14)], en antorcha
resplandeciente[,] que disipa las espesas tinieblas de muchas mentes
y comunica calor y vida a los corazones fríos e insensibles. Y es nota
característica de la Acción Católica, según afirma Pío XI, “un laborioso
espíritu de apostolado, que, con la oración, la palabra, la buena prensa, el
Mons. Rafael Arias Blanco
300
ejemplo de toda la vida y con toda la industria de la caridad, busca por todas
las vías conducir al Corazón divino y devolver al Corazón de Cristo Rey el
trono y el cetro[,] en la familia [y] en la sociedad” ([Nota de pie de página:
S.S. Pío XI, Carta] Encíclica [sobre la cuestión romana “]Ubi Arcano[”
(23 de diciembre de 1922)].).
¡Sublime misión[,] la del apóstol! ¡Ennoblecedora tarea[,] la del
pescador de hombres! Convencido de esto, San Dionisio escribía:
“Divinorum omnium divinissimum est cooperari Deo in salutem animarum”:
[“]Entre todas las cosas divinas, la más divina es cooperar con Dios en la
salvación de las almas”. Y San Juan Crisóstomo llegó a afirmar que el
distribuir los bienes a los pobres, que el inmolar el cuerpo con ayunos y
disciplinas, que el sacrificar la vida en aras del martirio[,] regocija menos
a Dios que el celo por la conquista de un alma.
¿Quién podrá narrar el inflamado celo que ardía en el nobilísimo
pecho de la Virgen María? ¿Quién, mejor que ella, sería capaz de conocer
el inmenso valor que tienen las almas a los ojos del Creador? ¿No fue
ella[,] la que con sus oraciones y lágrimas obtuvo que el Señor acelerase
la hora de la redención del mundo, como afirma San Alfonso de Ligorio?
([Nota de pie de página:] Alfonso de Ligorio. Glorias a María. Discurso
III.). ¿No tenía tos ojos fijos en la pobre humanidad caída, al dar su
consentimiento para ser la Madre del Verbo hecho carne [(cf. Lc 1, 38)]?
Es la oración el primer medio de apostolado, el más noble y el más
fecundo. Las extraordinarias conversiones que obtienen los predicadores,
los grandes éxitos de los misioneros en los países de infieles, los
sorprendentes triunfos de la Acción Católica, se deben no a las cualidades
personales que adornan a los que se dedican a estos ministerios, sino a
muchas almas escogidas que ruegan y oran. “El apóstol[”], afirmó alguien,
[“]es como el labrador, cava el surco y arroja a él la buena semilla; pero si no
viene el auxilio del cielo, no podrá crecer el grano. Rocío celestial es la gracia,
mas sólo la oración puede abrir los cielos y hacerlo descender”.
Maravillosa fue la propagación del Evangelio en los primitivos tiempos
de la Iglesia. En su primer sermón[,] San Pedro convierte tres mil personas
[(cf. He 2, 41),] y cinco mil en el segundo [(cf. He 4, 4)]. Veinte años
después de la admirable Ascensión del Señor, escribe su primera epístola
a los cristianos del Ponto, Galacia, Capadocia, Asia y Bitinia ([Nota de
Cartas Pastorales y discursos
301
pie de página:] Capit. I, v. 1 [(cf. 1 P 1, 1)].). Y San Pablo en su carta
primera[, dirigida] a los Romanos[,] les dice: “Vuestra fe es anunciada en
todo el mundo” ([Nota de pie de página:] Capt. I, v. 8 [(cf. Rom 1, 8)].).
A principios del tercer siglo ya Tertuliano, formidable apologista de la
Religión cristiana, decía a los gentiles: “Apenas de ayer somos nosotros y, sin
embargo, llenamos todo lo vuestro: las ciudades y las islas, los castillos y los
municipios, los lugares de reunión, los mismos campamentos, las tribus, las
decurias, el palacio imperial, el senado, el foro; solamente os hemos dejado
los templos”.
¿No veis en este éxito sorprendente y milagroso de la predicación de los
Apóstoles el fruto de la oración perfectísima y constante de la Madre de
Dios? Mientras Pedro y Pablo y los demás discípulos del Señor cruzaban
los mares en débiles barcas, caminaban a pie grandes distancias y sufrían
escarnios, persecuciones y malos tratos, ella levantaba su corazón y sus
brazos a Dios, cual nuevo Moisés [(cf. Ex 17, 8-13)], para pedir el triunfo
y la salvación de su pueblo escogido. ¿Y cómo no iba a ser oída, si desde
que concibió en su purísimo seno al Redentor del mundo adquirió, según
afirma San Bernardo, una especie de jurisdicción sobre las gracias todas?
([Nota de pie de página:] Serm. 61, trac. 1, artic. 8.). ¿Y cómo no iba a
ser oída, si ella es la Omnipotencia Suplicante, y sus ruegos son la salud
de todos los hombres, como dice San Juan Damasceno?
Hay un apostolado más elocuente y más efectivo que el de la palabra:
es el apostolado del ejemplo. De él decía San Juan Crisóstomo: “Más almas
se convierten con el buen ejemplo que con las palabras”; y San Gregorio: [“]
El medio más seguro para ganar almas para Dios es el conquistarlas con el
ejemplo”. Pero oigamos al inmortal Pontífice Pío XI en su vibrante discurso
a la Juventud Católica Internacional: “El apostolado del ejemplo es el gran
apostolado de vuestra vida, continuamente expuesta a los ojos de todos, y que
debe aparecer sin ostentación, pero sin timidez, cristiana, católica sencilla
[( ]...[)] ¿Podrá haber otro apostolado que tenga más eficacia que aquél del
que hablaba el gran Obispo y mártir San Cipriano a los perseguidos de su
época: ‘Non multa loquimur, sed vivimus[’]: [‘]No perdemos el tiempo en
explicaciones, sino que vivimos y ved cómo vivimos[’]?” ([Nota de pie de
página:] 19 IX 1925 [19 de septiembre de 1925].).
En muy alto grado y de modo muy perfecto ejerció la Santísima
Virgen este apostolado en los largos y preciosos años de su vida mortal.
Mons. Rafael Arias Blanco
302
Cada vez que los evangelistas de ella hacen referencia es para narrarnos
algún hermoso rasgo de nobilísima virtud. Su ejemplo se perpetúa en las
páginas de los Sagrados Libros, y encontrará siempre, hasta el fin de los
siglos, fieles y entusiastas imitadores.
Desde la prevaricación de nuestros primeros padres en el paraíso
terrenal es el dolor dura e inexorable ley que rige los destinos de la
humanidad [(cf. Gén 3, 1-19)]. Por el pecado entró la muerte en el
mundo [(cf. Rom 5, 12)], acompañada del largo cortejo de enfermedades,
tristezas, sufrimientos y penas de todo género. Y fue también el dolor el
medio escogido por Dios para redimir y salvar al hombre prevaricador.
Y así vemos a Jesucristo nacer en el desprecio y humildad de un establo
[(cf. Lc 2, 7)], vivir en la pobreza y oscuridad del trabajo y morir clavado
en el infame madero de una cruz [(cf. Mc 15, 21-37; Mt 27, 31-50; Lc
23, 26-46; Jn 19, 17-30; Fil 2, 8)]. Desde entonces la cruz dejó de ser
instrumento de deshonra y de suplicio, y se convirtió en insignia de honor
que llevan con orgullo sobre sus esforzados pechos los héroes, los grandes
y los nobles de la tierra. Desde entonces el dolor humano, unido al dolor
de Cristo, acrisola las almas, sube hasta los cielos y desciende a la tierra
en forma de copiosa lluvia de gracias que hace germinar y florecer en
muchos corazones la divina semilla del bien. Desde entonces, el dolor es
principio de vida fecunda para muchas almas y las lágrimas constituyen
un verdadero apostolado.
Fue llamado Jesucristo: “Virum dolorum et scientem infirmitatem[”],
[“]varón de dolores y que sabe de penas” ([Nota de pie de página:] Isaías;
Cap. LIII, v. 3 [(Is 53, 3)].). Los sufrimientos de la Virgen fueron también
tan numerosos, tan penetrantes, tan vivos, tan constantes[,] que, con
todo derecho, puede ser llamada: Mujer de dolores y que sabe de penas.
Antes que el anciano Simeón predijese que una espada de dolor
traspasaría su alma [(cf. Lc 2, 35)], ya su corazón sangraba con el
pensamiento fijo y la meditación continua de los intensos dolores y
afrentosa muerte de su Divino Hijo. Su vida fue un martirio continuado.
“El tiempo[”], dice un afamado conferencista, [“]multiplica y vuelve más
profundas las llagas de su corazón, y más violento y agudo su dolor, porque
cada día que pasa, el Calvario, con todo lo que se debe realizar, se acerca
cada vez más a su imaginación, ya que cada paso[,] que avanza su querido
Hijo en la carrera de la vida, es un paso[,] que le acerca cada vez más
Cartas Pastorales y discursos
303
hacia el Calvario” ([Nota de pie de página:] Ventura. Sé Madre de Dios.
Madre de los hombres. Cap. IV.). Y ella, que jamás aparece al lado de
su Divino Hijo en los días de grandes triunfos, de aplausos y de gloria,
está allí haciéndole compañía al pie de la cruz, en las horas decisivas
de la redención del mundo. Siente su amante y tierno corazón la lanza
despiadada de Longinos [(cf. Jn 19, 34)], en su pálida frente las punzantes
espinas que atormentan las sienes de su Hijo [(cf. Mc 15, 16-20; Mt 27,
27-30; Jn 19, 1-3)], en sus delicadas manos y pies las sangrantes heridas
de los clavos y en su cuerpo virginal el cruel castigo de los azotes [(cf.
Mc 15, 15; Mt 27, 26; Jn 19, 1)]. Ella no muere con Jesús, pero siente en
su corazón y en su alma los grandes dolores de la muerte. María, como
afirma San Bernardo, vive, pero sin vida; muere, pero sin muerte; vive
muriendo y muere viviendo.
De esta manera heroica y admirable cooperó a la redención del humano
linaje y vino a ser Madre de todos los hombres. “En la cima del Calvario
está izado el palo del que pende el edicto de la libertad del mundo: la Mujer
está en pie, junto a este madero. ¡Generaciones que pasáis, arrodillaos ante
vuestro Libertador y besad la mano de vuestra Libertadora!” ([Nota de
pie de página:] Simami. La Vergine Maria; part. III. C. IV.). Hombres
todos de la tierra, de todas las razas y de todas las naciones, reconoced
en Jesucristo al Redentor del mundo y en María a vuestra Corredentora.
Virgen Santísima, Madre de Dios y de los hombres, haz que en toda
la extensión de nuestra Patria, del oriente al occidente y del septentrión
al mediodía[,] se propague el apostolado seglar de la Acción Católica; que
en las ciudades y en los pueblos, en las aldeas y en los campos[,] surjan
numerosos adalides del ideal cristiano que se unan a este ejército glorioso
para luchar por la recristianización de la sociedad paganizada, para luchar
por la moralidad de las costumbres, para luchar por la enseñanza de la
Religión en las escuelas, para luchar por la indisolubilidad y santidad del
matrimonio y para luchar por el respeto a la persona humana.
Concédenos, Señora, que los católicos, que duermen el sueño de la
inconciencia, ante los peligros de la hora presente, despierten a la dura
realidad de la vida y se alisten a combatir con valor y con denuedo bajo
la bandera gloriosa y triunfal de la Acción Católica.
Mons. Rafael Arias Blanco
304
Otórganos, Madre, que los sacerdotes y religiosos aprecien y amen
cada día más el apostolado seglar, lo fomenten por todos los medios de
que disponen y le presten su más decidido apoyo: que todos los Obispos
tengamos una predilección tan grande por la Acción Católica[,] que
podamos, en verdad[,] exclamar con el Pontífice Pío XI[,] que ella es la
pupila de nuestros ojos y la fibra mas sensible de nuestro corazón.
Te pedimos, dulcísima Reina nuestra, que los miembros de la Acción
Católica Venezolana se esfuercen por imitar tus santas virtudes y ejemplos,
tu inmenso amor por las almas y tu encendido celo por la gloria de Dios.
Obtén, Señora, para nuestra amadísima Acción Católica un laborioso
espíritu de apostolado[,] que, con la oración, la palabra, la buena prensa,
el ejemplo de toda la vida y con toda la industria de la caridad, busque por
todas las vías conducir al Corazón Divino y devolver al mismo Corazón de
Cristo Rey el trono y el cetro[,] en la familia y en la sociedad venezolana.

[Boletín Eclesiástico de la Diócesis de San Cristóbal 19 (1942), pp. 354-359.]


EN LA CLAUSURA
DEL CONGRESO CATEQUÍSTICO
DE LA DIÓCESIS DE SAN CRISTÓBAL
[(28 de febrero de 1943)]
3

Con la celebración de este magno y solemne Congreso Catequístico,


que clausuramos en esta noche de muy gratos e imborrables recuerdos,
hemos querido rendir un alto tributo de filial veneración, un sentido
homenaje de hondo cariño, una expresiva muestra de firme adhesión al
Santo Padre Pío XII, en el clásico año de sus Bodas de Plata Episcopales.
Todo empeño dirigido a la difusión de los salvadores principios
cristianos, todo esfuerzo encaminado a iluminar las conciencias de
los hombres, todo trabajo que tenga por finalidad el incrementar los
conocimientos religiosos es muy grato al noble corazón del Papa, porque
sobre sus hombros gravita la enorme responsabilidad de gobernar la
Iglesia Universal, de enseñar a todas las gentes, de apacentar las ovejas y
corderos del místico rebaño.
Estamos por esto muy seguros de que el homenaje rendido por la
Diócesis de San Cristóbal será muy acepto al Vicario de Cristo en la tierra.
Con el serio estudio de los diversos problemas que confronta la
enseñanza del Catecismo y el de sus soluciones más adecuadas, con
el examen de los muchos métodos que se usan con provecho en la
exposición de la doctrina revelada, con el consciente trabajo realizado en
estos días para mejorar la enseñanza de la Religión[,] y obtener que ésta
llegue a los lugares más distantes[,] y penetre en los sitios más remotos,
hemos cumplido con un alto deber que nos impone el amor patrio[,] y
hemos efectuado una labor inmensamente provechosa y necesaria a la
sociedad en que vivimos. Porque[,] ¿qué puede esperarse de un pueblo
sin Religión?[,] ¿qué puede esperarse de una sociedad descreída?[,] ¿qué
puede esperarse de un hombre sin convicciones religiosas?
Mons. Rafael Arias Blanco
306
La experiencia de veinte siglos demuestra[,] que el único dique capaz
de oponerse con éxito a la corrupción de la sociedad es el amor y el respeto
debido a Dios, es el temor a su justa cólera. La experiencia de veinte siglos
demuestra[,] que el único freno que victoriosamente logra dominar las
pasiones en el individuo es el recuerdo de una vida futura eternamente
desgraciada para los transgresores de la Ley de Dios. La experiencia de
veinte siglos demuestra[,] que la esperanza de una eterna recompensa es
un estímulo el más poderoso para marchar con paso firme por el arduo
camino de la virtud y para subir sin vacilaciones el largo y fatigoso calvario
del cumplimiento del deber.
[“]Sin la conciencia de la Religión[”], ha dicho nuestro gran Libertador
Simón Bolívar, [“]la moral carece de base[”]. Y un edificio sin base[,] ¿no
vendrá a tierra con pavoroso estruendo al más ligero movimiento de las
entrañas de la tierra? Y un edificio sin cimientos[,] ¿no constituirá siempre
una amenaza constante para sus audaces moradores y para todos los que
cerca de él habitan? Así también la moralidad de los hombres sin Religión,
que no puede ser firme, sino débil, inconstante, acomodaticia, vacilante,
prevaricadora, claudicante, es una continua amenaza para la familia, es
un peligro constante para la sociedad.
Si queremos, pues, salvar a Venezuela, si deseamos su verdadera
prosperidad y grandeza, debemos procurar, por todos los medios posibles,
que la enseñanza de la Religión ocupe en los planteles educacionales el
puesto de honor que le corresponde por derecho propio, y no debemos
permitir[,] que el catecismo sea considerado como materia secundaria en el
pensum escolar[,] y continúe siendo la más ignorada, la más despreciada,
la más vilipendiada, la Cenicienta de las asignaturas.
Si queremos que la sociedad sea más culta y virtuosa, que reine la paz
en los hogares por el amor mutuo y la fidelidad entre los esposos, y por
la obediencia y sumisión de los hijos; si deseamos que los ciudadanos
obedezcan a los representantes del público poder, y si aspiramos a que
éstos respeten los derechos de sus gobernados[,] y no se conviertan en
tiranos sin conciencia, debemos defender, propagar y difundir la admirable
doctrina de Cristo, que es camino, que es verdad, que es vida [(cf. Jn 14,
6)], que es luz para la inteligencia [(cf. Jn 8, 12)], consuelo para el corazón,
estímulo y firmeza para la voluntad.
Cartas Pastorales y discursos
307
¡Oh Señor Jesús![,] nuestra única esperanza, reina en el corazón de
todos los venezolanos, reina en todos los hogares de nuestra Patria, reina
en sus leyes e instituciones.
¡Oh Señor Jesús![,] bendice al Táchira, derrama abundantes
bendiciones sobre sus cristianos hogares, ampara y favorece a los niños
y jóvenes de nuestra amada Diócesis, protege y defiende a Venezuela,
devuelve al mundo la suspirada paz.

[Boletín Eclesiástico de la Diócesis de San Cristóbal 20 (1943), pp. 56-57.]


LA IGLESIA EDUCADORA
EN VENEZUELA
En la Asamblea de Clausura del I Congreso
Catequístico Nacional celebrado en Caracas

[(Del 11 al 14 de mayo de 1943)]


4

No es ésta la primera vez que sirve de asiento a las actividades culturales


de un Congreso Católico el elegante recinto del Teatro Nacional.
Fresco conservamos todavía en la memoria el gratísimo recuerdo de
aquellas gloriosas jornadas que constituyeron el I Congreso Católico
Femenino, legítimo orgullo, timbre de honor, monumento inmortal de
la mujer venezolana.
Esa augusta asamblea, a la radiante luz de importantes documentos
emanados de la Cátedra de Pedro, examinó problemas sociales de
palpitante actualidad y de indiscutible trascendencia, y dictó sapientísimas
pautas que forman el mejor código social de la mujer venezolana.
Al estudiar ese Congreso en sus múltiples aspectos la educación
cristiana de los hijos, pidió con encarecimiento al Episcopado patrio[,]
que pronto convirtiese en realidad el anhelo nacional de la celebración del
I Congreso Catequístico. Y aquí, en este mismo lugar donde fue arrojada
la simiente fecunda, ha surgido lozano y cargado de frutos el árbol.
Estas sabrosas reminiscencias acudieron presurosas a mi mente al
aceptar con gusto el especial honor de disertar ante vosotros sobre el tema:
“La Iglesia y la Educación en Venezuela”. Asunto que pertenece, como
veis, a los exclusivos dominios de la historia, y abarca todo el territorio
nacional, desde la época lejana del descubrimiento y la conquista, hasta
nuestros propios días.
Cuando América fue descubierta por Cristóbal Colón, la extensa
cordillera de los Andes, desde el sur del Perú hasta el norte de Méjico,
era asiento de pueblos y naciones[,] que habían alcanzado un grado
de cultura relativamente notable. Tenían ya su gobierno, sus leyes, sus
Mons. Rafael Arias Blanco
310
tribunales, su administración y su ejército; su agricultura, su industria y
su comercio; sus puentes y calzadas; sus acueductos y palacios; su religión,
sus sacerdotes y sus templos; sus anales y su cronología y su cosmogonía.
Este desarrollo político, social, económico, intelectual y religioso
facilitó a los españoles la posesión de tan ricos y dilatados territorios al
apoderarse de las personas que representaban el público poder.
Gran parte de nuestra Patria, en cambio, estaba habitada por tribus
salvajes, valientes y guerreras[,] “que hicieron de la conquista de Tierra
Firme[”], como escribe Vallenilla Lanz, [“]la más sangrienta y difícil
de toda América”. “Todos los caciques[”], afirma Depons, [“]defendieron
sus territorios con una tenacidad de que no se les creía capaces, y jamás los
españoles llegaron a hacer el más pequeño establecimiento, sino después de
haber vencido a la nación india que ocupaba el territorio”.
En tres grandes categorías han sido divididos los primitivos habitantes
de Venezuela: de primera clase eran los indios de la cordillera andina,
desde el páramo de Timotes hasta la región que limita con Colombia,
pues vestían telas de algodón, hechas por sus propias manos, vivían en
poblados, cultivaban la tierra, fabricaban artísticas vasijas y su lenguaje
no carecía de cierta perfección.
Los Cuicas del Estado Trujillo, los Coquetíos, los Jirajaras y
algunas tribus del centro constituían la segunda clase; no gozaban de la
rudimentaria civilización de los primeros, pero tampoco podían contarse
entre los indios completamente salvajes de la llanura y de las selvas[,]
comprendidos en la tercera categoría.
Pasaban estos últimos la vida “more pecudum”, como animales, sin
adoración falsa ni verdadera, ni subordinación a justicia, ni superior
alguno; nómadas que vivían de la caza y de la pesca sin más ropa que el
guayuco. “No saben nada de agricultura[”], escribía el P. Olivares, [“]y,
excepto alguna nación, no siembran nada, ni yuca que es el pan ordinario
de la tierra; y aun las naciones que siembran alguna cosa, no es para comer
sino para hacer chicha, que es la bebida con que se embriagan”. Cada tribu
hablaba diverso lenguaje y éstos diferían entre sí, añade con gracia el
citado misionero, [“]más que el español del inglés[”].
Cartas Pastorales y discursos
311
Por su arrojado valor e increíble audacia sobresalían, entre todos, los
caribes, nación conquistadora, cruel y sanguinaria, “superior[”], según
Humboldt, [“]por su inteligencia, por su voluntad y por su constitución
física a todas las demás que se encontraron al norte y al este del Continente
cuando fue descubierto”.
Cuando los conquistadores españoles emprendieron la gigantesca
tarea de dominar nuestro inmenso territorio, jamás llegaron a suponer
la ciclópea labor que echaban sobre sus hombros. Cerca de siglo y medio
llevaba de fundada Cumaná y todavía por el mar y por la tierra se
veía amenazada de los indios. Por ese mismo tiempo los habitantes de
Cumanacoa necesitaban de escolta para proveerse de agua en el vecino
río, y en los llanos la vida se pasaba siempre en continuo sobresalto.
Cansado el robusto brazo del conquistador ibero de manejar por largos
años la tajante espada, cedió su lugar al misionero que, con la Cruz de
Cristo y su inagotable caridad, ganó para Dios y para la Patria las tribus
más salvajes y las naciones más guerreras.
Heroica epopeya la que escribió el humilde Religioso en el ardiente
suelo de nuestras dilatadas pampas, en los vírgenes bosques de enmarañada
vegetación tropical, en los peligrosos saltos de raudales y cascadas, en las
arremolinadas y crecidas aguas de anchos y caudalosos ríos. Los animales
ponzoñosos, las fieras sanguinarias y feroces, las plagas abundantes de
zancudos y mosquitos, la flecha envenenada del salvaje y las desconocidas
enfermedades tropicales no arredraron jamás al heroico misionero. Si
alguno caía abrumado por la fatiga o víctima del crimen, otro hermano
en Religión ocupaba su puesto de avanzada.
La gloria de Dios y el encendido celo por la salvación de las almas
dieron fuerza constante y sirvieron de estímulo perenne al arrojado
misionero para ir tras la tribu errante como el Buen Pastor tras la perdida
oveja [(cf. Mt 18, 12-14 ; Lc 15, 3-7)], y así llegaron a delinear con su
polvorienta sandalia los contornos geográficos de nuestra Patria.
“Sobre la tumba de los Capuchinos[”], escribe Duarte Level, [“]Venezuela
está obligada a depositar coronas de agradecimiento. Esos Frailes salvaron
la integridad de la Patria. En nuestra cuestión de límites con la Guayana
Inglesa, el único sólido e incontestable argumento que pudimos presentar
para justificar nuestro derecho sobre Guayana, fue la obra que allí hicieron
Mons. Rafael Arias Blanco
312
los misioneros. A ellos les debemos no haberlo perdido todo. Hasta donde
llegaron los Religiosos en su misión evangélica, puede decirse que llegaron
nuestras fronteras. Al plantar la Cruz, fijaron los linderos de Venezuela”.
Las incontables fatigas, los esfuerzos constantes y los admirables
sacrificios de estos invictos capitanes de Cristo fueron coronados con el
éxito más amplio al fundar en el territorio de la Patria más de trescientos
pueblos. De los del Caroní escribía Humboldt: “Los pueblos tienen
agradable aspecto por su regularidad en las construcciones y alineamiento
de las calles, que me recordaban el norte de Alemania”.
El indio, que jamás había doblado su cuerpo para depositar en las
entrañas fecundas de la tierra la semilla promisoria de abundancia,
aleccionado por el misionero[,] comenzó a sembrar en las vecinas tierras
frutos menores y legumbres, el riquísimo cacao, el oloroso tabaco, “tirano
hechicero y encanto indefinible”, como lo llamó nuestro máximo poeta; el
añil, “cuya tinte generosa émula es de la lumbre del zafiro”, y la dulce caña,
“por quien desdeña el mundo los panales”.
El conuco o labranza común de cada pueblo de misión, escribe el sabio
naturalista alemán antes citado, [“]tiene el aspecto de un vergel de extensos
y ricos campos de risueños y pintorescos contornos; todo nos recuerda aquí lo
que nuestras plantaciones de Alemania encierran de fantástico y atractivo,
y hacen reconocer las huellas del hombre laborioso e inteligente, fomentando
la agricultura en toda su extensión, en medio de aquellos montes agrestes,
hasta entonces improductivos”.
Y surgieron entre los indios hábiles músicos, carpinteros y herreros,
curtidores, zapateros, talabarteros y albañiles. Y las indias hacían hamacas
y esteras[,] y aprendieron a manejar el torno para hilar y los telares para
fabricar telas con el algodón de la cosecha y cubrir así su propia desnudez.
En algunos pueblos existían fábricas de jabón, y tejares con sus hornos,
en los que se cocía la teja y el ladrillo para las sólidas construcciones de
cómodas viviendas y hermosos templos.
Y la doctrina de Cristo iba penetrando lentamente en aquellas rudas
inteligencias; y de aquellos duros corazones, semilleros hasta entonces de
odios y venganzas, corrompidos manantiales de bajas pasiones siempre
Cartas Pastorales y discursos
313
satisfechas, comenzaron a brotar sentimientos más humanos y nobles
aspiraciones de virtud.
El misionero, mañana y tarde, con paciencia sin igual, a grandes y
pequeños, a hombres y mujeres reunidos en la Iglesia, les enseñaba el
Catecismo, al principio en la lengua propia de la tribu y[,] más adelante,
en el sonoro idioma de Castilla.
Durante el día los indios iban al trabajo y las mujeres a sus domésticos
quehaceres.
Para los muchachos generalmente había escuelas en las que se les
enseñaba con mayor amplitud la doctrina cristiana, y aprendían a leer,
a escribir y a contar.
Noticias fidedignas de la existencia de estos establecimientos
educacionales nos las dan los Frailes Dominicos Francisco Javier Delgado,
misionero del pueblo de San Vicente Ferrer, desde el año de 1751, y
Antonio Cárdenas[,] que ejercía su ministerio desde 1762 en la población
de San Juan Nepomuceno. El Capuchino Nicolás de Vich, uno de los
pocos misioneros milagrosamente escapados de la hecatombe del 17 de
mayo de 1817, hace idéntica afirmación de los pueblos del Caroní.
El Padre Lorenzo de Magallón, que penetró en Píritu en 1650, dice al
Real Consejo de Indias, refiriéndose a los indios Cumanagotos: “Iniciados
aquellos bárbaros en la vida política y cristiana, fueron instruidos por los
Religiosos en los misterios de la fe y preceptos de la Ley de Dios, y se bautizaron
muchos adultos y más de doscientos niños; y de unos y otros había muchos que,
no sólo sabían ayudar a Misa y la doctrina cristiana en la lengua castellana,
sino que habían aprendido a leer”.
Tal es, a grandes rasgos, la gloriosa historia que, con hechos
admirables[,] escribieron en las llanuras y selvas de Venezuela, y rubricaron
con la sangre generosa de sus muchos mártires, los Misioneros Capuchinos,
Franciscanos, Dominicos y Jesuitas. De esta manera, centenares de
miles de hermanos nuestros, educados por la Iglesia e incorporados a la
civilización, enriquecieron la corriente circulatoria de la Patria.
El viento huracanado de las humanas pasiones derribó con pavoroso
estruendo, hace más de una centuria, el hermoso edificio misional. En
nuestros días trabajan con mucho éxito en reconstruirlo los humildes y
Mons. Rafael Arias Blanco
314
abnegados hijos de San Francisco de Asís y los que reconocen por padre
al apóstol de la juventud[,] San Juan Bosco, representados aquí tan
dignamente por el Excmo. Sr. Vicario Apostólico del Caroní, y por el
Iltmo. Sr. Prefecto Apostólico del Alto Orinoco.
Señores, fácil es criticar, pero qué difícil es hacer obra constructiva. Los
detractores de las Misiones, decidme, [¿]qué hicieron en favor del pobre
indígena en la lóbrega noche de su abandono, que duró más de un siglo?
Ni en Venezuela, ni en otra parte del mundo se ha encontrado, hasta
ahora, algún medio que pueda sustituir con éxito a la ardiente caridad
del misionero.
La experiencia de veinte siglos demuestra[,] que “en todos los tiempos
la Iglesia con sus misioneros[”], como afirma la Encíclica [“]Divini
Illius Magistri[”],[“]ha educado en la vida cristiana y en la civilización
a las diversas gentes que ahora forman las naciones cristianas del mundo
civilizado”.
Pero la misión educadora de la Iglesia no se circunscribe a los infieles
y salvajes; se dirige también a sus propios hijos, a los fieles, de los cuales
ella tiene solícito cuidado como Madre extremadamente tierna. “Por esta
razón para ellos ha creado y fomentado en todos los siglos[”], son palabras
textuales de la Encíclica citada, [“]una ingente muchedumbre de escuelas e
instituciones en todos los ramos del saber”. “Y a todo esto hay que añadir las
Universidades todas. Universidades esparcidas por todos los países y siempre
por iniciativa y bajo la vigilancia de la Santa Sede y de la Iglesia”. Veamos en
incompleto y rápido bosquejo, a manera de vista panorámica, la magnitud
de la labor desarrollada en Venezuela.
“Alrededor del Obispo como de su centro[”], escribe el eminente
historiador Caracciolo Parra León, [“]se formaban en todas partes, según las
posibilidades, escuelas primarias, cursos de Gramática, Cátedras de Artes o
Universidades Reales y Pontificias; y decimos que alrededor del Obispo como
de su centro, porque el Obispo es el centro natural de los clérigos, y fueron
entonces los clérigos principalmente, quienes, ajenos a la recia profesión de
las armas, mantuvieron la noble profesión de las letras”.
“Desde los años iniciales de la conquista[”], añade el ilustre Académico de
la Historia Mario Briceño Iragorry, [“]empezó en los Obispos la preocupación
Cartas Pastorales y discursos
315
por la enseñanza. Era a ellos a quienes por el carácter de la institución y por la
alteza del oficio, correspondía su iniciativa y vigilancia, y no a las autoridades
seculares, entregadas a la tarea de pacificar y gobernar la tierra[”]. Religiosa
fue su cuna y perdurable su vitalidad al amparo de los muros de la Iglesia,
al modo como “sobre las torres de los templos arrima su nido la cigüeña, y
con lo sagrado asegura su sucesión”.
Cuando el insigne Dominico Pedro de Agreda arribó a las playas
corianas en el año de 1561, el territorio de su Diócesis sufría tal escasez
de operarios evangélicos, que él mismo salió de pueblo en pueblo para
predicar la divina palabra, instruir en los rudimentos de la fe y administrar
los sacramentos. Para remediar en lo posible esta deplorable situación,
abrió las puertas de su propia casa a los jóvenes aspirantes al sacerdocio,
dedicándose a impartirles personalmente clases de Latinidad, Gramática
y Teología Moral.
De advertir es que la Gramática en aquel tiempo comprendía la
enseñanza entre primaria y media, y que el estudio de la Filosofía, el Latín,
la Física, la Historia Natural, el Álgebra, el Griego y la Retórica recibió
el nombre de Artes, con sus grados de Bachiller, Licenciado y Maestro.
Durante el episcopado del Sr. Agreda, comenzaron los Franciscanos en
1574 a fabricar su Convento de la Inmaculada Concepción en esta ciudad
de Santiago de León de Caracas, en el mismo sitio que hoy ocupan la
Universidad Central y el templo de San Francisco. Allí abrieron escuelas
de primeras letras y cursos de Gramática y, más adelante, cátedras de
Artes y Teología. Suceso que causa admiración y es digno de justísima
alabanza, si tenemos en cuenta la reciente fundación de la ciudad y el
escaso número de sus habitantes.
Desde entonces, Caracas se convirtió en el centro intelectual de
Venezuela. Las delicias de su clima eternamente primaveral, la encantadora
amenidad de sus bosques, la bondad y abundancia de sus aguas, la
fertilidad de su dilatado valle, la protección y seguridad que contra
alevosos ataques de piratas y salteadores ofrecía el empinado Ávila, fueron
motivos más que suficientes para el continuo aumento de sus habitantes
y el establecimiento de Frailes Dominicos y Mercedarios por los años de
1597 y 1639 respectivamente, que abrieron también en las aulas de sus
Conventos cursos de Gramática, Artes y Teología.
Mons. Rafael Arias Blanco
316
Fracasado, próximo a convertirse en realidad, el proyecto del
Benedictino Mauro de Tovar de abrir un Seminario, a consecuencia del
terrible sacudimiento sísmico del 11 de junio de 1641, que convirtió a
esta ciudad en campo de desolación y de muerte, tocó esta gloria a Mons.
Antonio González de Acuña, 32 años después, y la fundación de Estudios
Mayores en el mismo instituto al Iltmo. Sr. Diego Baños y Sotomayor.
Frecuentes peticiones elevaron sin éxito a los Reyes de España los
Obispos caraqueños para que concediesen al Colegio Seminario la facultad
de conferir grados, hasta que, al fin, los esfuerzos realizados por el Iltmo.
Sr. Juan José Escalona y Calatayud se vieron coronados por la obtención
definitiva de la gracia ambicionada.
Las fechas de 22 de diciembre de 1721 y 19 de agosto de 1722 son
áureas en nuestros más gloriosos anales: indica la primera el día memorable
en que se firmó la Real Cédula, y la segunda el Breve de erección apostólica
que le da el honroso título de Pontificia Universidad ([Nota de pie de
página:] La Santa Sede expidió un nuevo Breve el día 18 de diciembre
de 1772, concediendo la misma gracia, por haberse deslizado un grave
error geográfico en el texto del primer documento.).
La antigua leyenda negra tejida alrededor de la enseñanza[,] que
se impartía en la Universidad, no ha resistido el escalpelo de la crítica
manejado con singular maestría por el sabio historiador Caracciolo Parra
León en sus magníficas obras: [“]La Instrucción en Caracas[”] y [“]
Filosofía Universitaria Venezolana[”].
También Santiago de los Caballeros de Mérida, ciudad “cuyos altos
páramos dan ejemplo constante de dignidad al hombre, de rectitud a la
conciencia y de noble altivez al pensamiento”[,] iluminó a occidente con
los vivos resplandores de la cultura que despedían a raudales, como faros
luminosos, el Colegio de la Compañía de Jesús y el Seminario, fundado
éste por el primer Obispo de la Diócesis, y elevado años después a la
categoría de Universidad.
No fue menos favorecida la ciudad de Maracaibo. En el Convento que
tenían los Frailes Franciscanos, en el cual cursó estudios el heroico Gral.
Rafael Urdaneta, se enseñaba Gramática, Artes y Teología. “Mientras
los Jesuitas estuvieron encargados[”] (en Maracaibo) [“]de la instrucción de
la juventud[”], nos informa Depons en su famosa obra “Viaje a la parte
Cartas Pastorales y discursos
317
occidental de Tierra Firme”, [“]salieron de su Colegio jóvenes que hablaban
el latín con soltura y elegancia nada comunes, dominaban la oratoria y las
reglas poéticas, escribían de modo notable, tanto por lo osado de los conceptos
como por la pureza, orden y claridad con que los exponían; en una palabra,
eran sujetos dotados de todas las cualidades que constituyen al literato”.
A los Conventos, que entonces existían en las más importantes
poblaciones, acudían los niños y los jóvenes, los ricos y los pobres, porque
los Religiosos impartían enseñanza gratuita de primeras letras, leían cursos
de Gramática y formaban a sus alumnos en el santo temor de Dios, que
es el principio de toda sabiduría [(cf. Sal 111 (110), 10; Pro 1, 7)].
Escollo insalvable para la educación de la niñez es la culpable
negligencia de los progenitores. Padres de familia analfabetos[,] o poco
conscientes de sus deberes, descuidan lamentablemente la asistencia de
sus hijos a la escuela. De aquí que los gobiernos, para obtener la finalidad
deseada, se hayan visto obligados a tomar medidas coercitivas y punitivas.
Dos siglos antes del Decreto de Instrucción Primaria Obligatoria del
Ilustre Americano, ya eran conocidos en Caracas y La Guaira sus efectos
saludables. La gloria de esta iniciativa corresponde a Mons. González
Acuña, XV Obispo de Caracas. Oíd las instrucciones que, mediante
Decreto público y auténtico, dio a Sebastián de Peña y a Francisco Brito,
nombrados por Su Señoría maestros en Caracas, y a Simón Álvarez
Carnero, en el acto de hacerle preceptor de Gramática en el Puerto de La
Guaira: “Primeramente habéis de tomar nota de todos los niños que ya tienen
uso de razón y capacidad para comenzar a leer, hasta la edad de los veinte
años, y en nombre de la Iglesia amonestaréis a sus padres los envíen con toda
puntualidad a la escuela, en que, sobre hacer el servicio de Dios, obran en su
propia causa y en descargo de sus conciencias, pues las tienen notablemente
agraviadas cuando descuidan en la enseñanza de los hijos, y siendo necesario,
con la dirección del Maestro Fernández Ortiz, Cura Rector de nuestra Santa
Iglesia Catedral, a quien hemos dado comisión en esta parte, os valed de la
justicia y ministros seculares, rogándoles y encargándoles que, por los medios
más suaves que se pueden ofrecer, se consiga la asistencia de la juventud”.
La justicia hace oír su voz en el tribunal del honor y de la conciencia
pública para reclamar con imperio el homenaje de gratitud nacional a la
venerada memoria del Sr. Mariano Martí, quien, al escribir la Relación
Mons. Rafael Arias Blanco
318
de su Visita Pastoral, documento único en su género, legó a Venezuela
la mejor y más completa fuente de información que poseemos sobre las
fuerzas vivas de la colonia. En las trescientas cincuenta ciudades, pueblos
y ciudades que aproximadamente visitó, corrigió abusos inveterados,
rectificó errores, reprendió vicios y llamó al orden. Disponía que a los
indios se tratase con especial caridad y amor; que a sus niños mañana
y tarde se les diese el catecismo y se les enseñase el idioma castellano.
Mandaba a los Curas de los pueblos elevar su voz de protesta y condenar
la crueldad de dueños inhumanos que obligaban a sus esclavos a trabajar
en todo tiempo, sin permitirles el descanso del domingo, o que negaban
a los infelices siervos el alimento necesario o el vestido suficiente, o que
cometían el enorme delito de arrojarlos de sus casas cuando estaban
inutilizados para el trabajo.
A las autoridades y a los fieles, en su largo recorrido de doce años, iba
predicando [“]los copiosos bienes y utilidades que resultan a los pueblos[”],
son sus propias palabras, [“]del establecimiento de escuela pública donde
los niños aprendan las primeras letras y, principalmente, se instruyan en la
doctrina cristiana, virtudes y buenas costumbres[”].
La Guaira, Choroní, Ocumare de La Costa, Puerto Cabello, Coro,
Maracaibo, Trujillo, Carora, Guanare, Valencia, Maracay, Ospino,
Barquisimeto, San Felipe, Calabozo, Villa de Cura, El Pao y San Carlos,
deben el establecimiento de escuelas de primeras letras y alguna que otra
de Gramática, a los esfuerzos, recomendaciones y generosos sacrificios
pecuniarios de este eximio Prelado, grande entre los grandes e ilustre
entre los ilustres.
Sitio muy principal en la galería de los grandes propulsores de la
educación les corresponde, por derecho propio, a Fray Manuel Cándido
de Torrijos, segundo Obispo de Mérida, que hizo venir de Europa una
magnífica biblioteca, que constaban de 30.000 volúmenes, máquinas
para el estudio de la física y globos celeste y terrestre para el aprendizaje
de la cosmografía y geografía; y a Mons. Rafael Lasso de la Vega, Prelado
también emeritense, que fundó casas de Estudios en Mérida, Maracaibo,
Coro y Barinas, habiendo nombrado Prefecto de ésta última al Pbro. Dr.
Ignacio Fernández Peña, quien fue después Arzobispo de Caracas.
Cartas Pastorales y discursos
319
No es posible omitir en este recuento de hombres benefactores de la
Patria al sacerdote Pedro Sojo, que fundó en esta ciudad la Academia de
Música, en la que estudiaron el divino arte José Ángel Lamas, inspirado
compositor del “Popule Meus”, Cayetano Carreño, autor de la [“]Oración
en el Huerto[”], y Juan de Landaeta, que nos legó el Himno Nacional.
Entre las humeantes ruinas dejadas en Guanare por la Guerra de la
Independencia, se levanta majestuosa la venerada figura del Pbro. Dr. José
Vicente de Unda al abrir en 1825 “el primer Colegio Nacional de provincia
que tuvo la República de Venezuela”[,] intitulado San Luis Gonzaga.
“De este Colegio[”], dice el historiador González Guinán, [“]salieron
muchos hombres útiles a la Patria en las distintas ramas del saber humano,
tales como Raimundo Andueza, Eugenio Acisclo Rivera, Víctor Alvarado,
Canuto García, Miguel Oráa, Manuel Cárdenas, Manuel María Silva,
Hilarión Nadal, Antonio Soteldo, Daniel Quintana, Gonzalo Cárdenas,
Guillermo Tell Villegas, Manuel Hernández, Fermín Medina, y otros”.
Aulas que todavía, como alguien escribió recientemente, se mantienen
decorosas y refulgentes, fundiendo el presente y el pasado en el crisol de
una no interrumpida tradición de gloria.
Después de la Independencia vino la clausura de los Conventos, donde
los Religiosos formaban en la virtud y en el saber a las jóvenes generaciones.
Cerráronse aquellos claustros venerandos, que, durante varias centurias,
repitieron el eco bullicioso de voces juveniles, y fueron testigos de triunfos
y derrotas escolares. Ya no verán pasar las severas figuras de los Frailes,
ejemplos vivos de virtud. Quedaron mudas aquellas campanas que, con
sus voces graves y acompasadas, llamaban a las clases, tocaban a filas o
indicaban el término de las tareas escolares.
Y la Patria lloró desconsolada la muerte de muchos de sus hijos
esforzados y valientes, caídos en innúmeros campos de batalla, víctimas
de estériles contiendas fratricidas. Estas conmociones políticas, por
desgracia tan frecuentes, han sido la causa principal de nuestro atraso, de
la destrucción de gran parte de nuestra riqueza y de la ruina de muchas
regiones del país, porque, como escribe un renombrado poeta hispano:
[“]No es la revolución raudal de plata
[“]que fertiliza la extendida vega:
Mons. Rafael Arias Blanco
320
[“]Es sorda inundación que se desata.
[“]No es viva luz que se difunde grata,
[“]sino confuso resplandor que ciega,
[“]y tormentoso vértigo que mata[“].
No impidieron, sin embargo, del todo estos gravísimos sucesos las
actividades educacionales del Clero.
Barquisimeto nos ofrece el Colegio de San Agustín, dirigido por el
Pbro. Dr. Juan Pablo Wohnsiedler. Mons. Granadillo nos presenta el
Liceo La Divina Pastora, de Valencia. Se ufana Valera de poseer el Colegio
Santo Tomás de Aquino, creado por el entonces Pbro. Dr. Miguel Antonio
Mejía, hoy dignísimo Obispo de Guayana. En Escuque funda su Párroco,
el Pbro. J. Maximiliano Escalante, el Colegio Pío X.
Para cerrar con áureo broche este recuento, he dejado para último, el
Colegio del Sagrado Corazón de Jesús, fundado por Mons. Jesús Manuel
Jáuregui en la apacible ciudad del Espíritu Santo de La Grita.
Afirma Emilio Constantino Guerrero[,] que su organización llegó a
alcanzar la técnica educadora de los más afamados planteles europeos. Y
a fe que no exagera el ilustre escritor y eminente hombre público, ya que
sucesos posteriores ampliamente confirman el aserto. Cuidadosamente
repaso el libro de nuestra historia, y otro colegio no encuentro en sus
anales que, cual éste, en pocos años de existencia, pueda entre sus alumnos
presentar una admirable constelación de hombres ilustres que brillan con
luz propia en el firmamento de la Patria; Prelados eminentes, virtuosos
ministro del Altar, sabios pedagogos, grandes oradores y escritores, hábiles
diplomáticos, sagaces políticos, bizarros militares. Oíd los nombres de
algunos distinguidos ex-alumnos: Excmo. Sr. Acacio Chacón, dignísimo
Arzobispo de Mérida, Excmo. Sr. Enrique María Dubuc, ilustre mitrado
de Barquisimeto, General Eleazar López Contreras, ExPresidente de
la República, Antonio Rómulo Costa, Emilio Constantino Guerrero,
Diógenes Escalante, Vicente Dávila, Ramón Delgado Chalbaud y Régulo
Olivares ([Nota de pie de página:] De este Colegio salieron más de 50
sacerdotes, 21 generales, unos 40 doctores y muchos bachilleres.).
Cartas Pastorales y discursos
321
Lentamente se han ido restañando las hondas y múltiples heridas
sufridas por nuestra Iglesia. El corazón se ensancha a la esperanza de días
mejores al contemplar el afanoso laborío de insignes educadores de la
juventud que, en muchas y prestigiosas escuelas y colegios, esparcidos por
toda la nación, preparan el advenimiento de una Venezuela íntegramente
católica. En estos acreditados planteles, que dirigen dignos sacerdotes
seculares y distinguidos miembros de Órdenes y Congregaciones
Religiosas de indiscutible competencia, se echan los sólidos cimientos de
una sociedad profundamente cristiana.
Ésta es, señores, una síntesis de la inmensa y fructífera labor desarrollada
por la Iglesia en el campo educacional, con lo que ampliamente se
comprueba que nuestra Patria nació a la vida de la civilización y de la
educación en los brazos amorosos de la Iglesia, y que ésta siempre ha sido
la Gran Educadora de Venezuela.

[Boletín Eclesiástico de la Diócesis de San Cristóbal 20 (1943), pp. 99-108.]


EN EL ACTO DE CLAUSURA
DE LA IV ASAMBLEA NACIONAL
DE LA JUVENTUD CATÓLICA
FEMENINA VENEZOLANA
EN EL TEATRO BARALT DE MARACAIBO
[(1943)]
5

No ha mucho tiempo, fue vuestra hermosa ciudad teatro de uno de


los acontecimientos más grandiosos de la vida católica de Venezuela:
la celebración del III Congreso Mariano y la Coronación de la Reina
de vuestros corazones, de la Madre de vuestros encantos, de la dulce
Protectora del pueblo zuliano, la Virgen Santísima de Chiquinquirá. Y
ahora, a muy pocos meses de distancia, han acudido presurosas de las
diversas regiones de la Patria jóvenes entusiastas venciendo las duras
fatigas de los largos caminos y la general penuria de los actuales tiempos
para realizar en vuestro hospitalario y generoso suelo su IV Asamblea
Nacional.
Pertenecen ellas al blanco escuadrón de la Juventud Católica
Femenina que, en los pocos años que cuenta de existencia, ha orlado sus
sienes con la hermosa y resplandeciente diadema de repetidos triunfos,
ha segado muchas palmas de victoria y ha prestado grandes beneficios
a la Iglesia y a la Patria.
Esta escogida juventud es la arrojada vanguardia del ejército inmenso
y glorioso de la Acción Católica[,] que en el mundo entero combate
gallardamente por sostener en alto los ideales más puros[,] y en sus manos
lleva con firmeza la hermosa bandera de Cristo y de su Iglesia.
Aparece así, señores, con la institución de esta sagrada milicia,
universalmente conocida con el nombre significativo de Acción Católica,
la especial Providencia con que Dios vela por la conservación de su obra
predilecta, la Santa Iglesia.
Cuántas veces esta simbólica barca de Pedro, fuertemente batida por
las furiosas olas de las pasiones humanas y sacudida por el huracanado
Mons. Rafael Arias Blanco
324
viento de sangrientas persecuciones[,] estuvo a punto de naufragar... Pero
está escrito: “Las puertas del infierno no prevalecerán” [(Mt 16, 18)].
Cuántas veces ha parecido[,] que las aguerridas huestes que acaudillan
los enemigos de Dios llegarían a obtener la victoria definitiva, hasta borrar
de la superficie de la tierra el nombre mismo de cristiano... Pero escrito
está: “Yo estaré con vosotros hasta la consumación de los siglos” [(Mt 28, 20)].
Cuando el impío diácono Arrio, en el siglo IV, levantó el negro pendón
del error y de la herejía en el oriente cristiano, suscitó el Señor al gran
Patriarca de Alejandría Atanasio, llamado con justicia el Grande, para
hacer brillar en todo su esplendor la luz de la verdad.
Cuando en el siglo XIII[,] por la general corrupción de costumbres
y la predicación de falsas doctrinas[,] la casa del Señor amenazaba ruina
inminente fueron escogidos para su restauración Domingo de Guzmán
y Francisco de Asís.
Cuando la apostasía de Lutero, cuatro siglos más tarde, arrastró a
pueblos y naciones por la fatal pendiente de la desobediencia y de la
rebelión, el Señor eligió a Ignacio de Loyola para defender a la Iglesia
de las asechanzas de la nueva serpiente infernal [(cf. Gén 3, 1-5.14-15)].
Si comparamos, señores, las actuales manifestaciones de impiedad e
irreligión con los períodos más nefastos vividos por la Iglesia en los pasados
tiempos, concluiremos por afirmar[,] que el cristianismo soporta una de
las pruebas más graves a que ha sido sometido en su larga existencia de
veinte siglos.
¿No veis cómo los Congresos de muchas naciones, compuestos en su
mayoría por hombres que se dicen católicos, aprueban leyes que están en
abierta pugna con los preceptos divinos? ¿No veis los frecuentes atentados
que se cometen contra la indisolubilidad del sagrado vínculo matrimonial?
¿No veis la criminal conducta de muchos esposos que se resisten a dar
hijos para Dios y ciudadanos útiles para la Patria? ¿No veis el inmenso
daño que en las buenas costumbres produce el cine corruptor, la novela
inmoral y los muchos periódicos carentes de sana orientación?
“Desgraciadamente[”], repetiremos con el Eminentísimo Cardenal
Gonçalves Cerejeira, Patriarca de Lisboa, [“]hay muchos católicos, con
frecuencia la mayor parte de entre ellos, en nuestros países, donde el catolicismo
Cartas Pastorales y discursos
325
es herencia y no una conquista, que no viven católicamente. La fe no es la luz
divina que alumbra toda su vida; no es la regla suprema de sus pensamientos
y de sus actos; no es el criterio absoluto de acuerdo con el cual todo se juzga,
así la vida privada como la pública. En un gran número, por el contrario,
es la apostasía práctica de Cristo; es el retroceso y aun la degradación del
hombre al paganismo”.
“Nosotros lamentamos[”], escribía el fallecido Pontífice Pío XI al
Episcopado Español, [“]una sociedad cada día más paganizante en la cual
la luz de la fe católica se va extinguiendo en las almas y por consiguiente se
está obscureciendo en ellas, en forma verdaderamente alarmante, el sentido
cristiano, la pureza y la integridad de las costumbres”.
¿Y cuál será el medio más apropiado para combatir victoriosamente los
males que lamentamos? ¿Cómo podremos nosotros defender con éxito la
amenazada civilización cristiana y restablecer el dulce Reinado de Cristo
en el individuo, en la familia y en la sociedad? La Acción Católica, y sólo
la Acción Católica es el remedio señaladamente providencial de los graves
y profundos males que padecemos. La Acción Católica y sólo la Acción
Católica salvará a la civilización cristiana y restablecerá el Reinado de
Cristo en la tierra.
Así lo han afirmado en innumerables ocasiones y en repetidos
documentos y discursos los esclarecidos Pontífices que han ocupado la
Cátedra de Pedro en estos últimos tiempos y, señaladamente, Pío XI,
llamado con toda justicia el Papa de la Acción Católica.
“No hay esperanza de salvación sin la Acción Católica” —decía este gran
Pontífice a los peregrinos españoles—; y a los mejicanos y alemanes: [“]
Apenas se logrará algo de provecho sin la Acción Católica, porque nadie puede
sustituirla en realidad en la defensa de la Iglesia y en la conquista de las
almas”. Ya en la Encíclica “Ubi Arcano” afirmaba que[:] “La restauración
del Reinado de Cristo se conexiona indisolublemente a la Acción Católica”.
“La Acción Católica nos parece hoy día necesaria sobre toda medida[” ] —
escribía al Episcopado Alemán—, [“]sin que sea fácil realizar otra cosa que
reemplace cualquiera de sus obras o secciones”.
El éxito de una batalla bien dirigida depende, ante todo, de la fidelidad
en el cumplimiento de las órdenes del jefe. En esta lucha a muerte contra
Mons. Rafael Arias Blanco
326
las fuerzas del mal, todos tenemos señalado nuestro puesto. El no ocuparlo
es un vil acto de cobardía y de traición.
“Es necesario[”], ha dicho el Papa, [“ ]que el laicado católico no
permanezca inactivo, sino que unido a la Jerarquía y pronto a sus órdenes,
tome parte en esta santa batalla” (Carta al Cardenal Primado de España).
Los Obispos en sus Diócesis deben prestar todo favor y ayuda a la
Acción Católica y considerarla como la obra más importante después del
Seminario, porque, como afirmó Pío XI, ella “es indispensable, casi tanto
como el ministerio sacerdotal [( ]...[)] Es complemento del ministerio pastoral”
(Carta al Cardenal Van Roey, Primado de Bélgica).
Es voluntad clara y manifiesta del Supremo Jerarca de la Iglesia[,] que
los sacerdotes laboren incansablemente por la implantación y fomento de
este moderno apostolado[,] y que los Religiosos lo favorezcan “no sólo con
oraciones continuas, sino también prestando poderosamente su actividad”
(Carta al Episcopado Brasileño).
Es una consecuencia que fluye de lo anteriormente expuesto, que
el individuo que obstaculiza las labores de la Acción Católica, o es un
inconsciente[,] o es un verdadero quinta-columnista, porque “el que va
contra la Acción Católica[”], ha dicho Pío XI, [“]va contra la Iglesia, va
contra el Papa”, y, claro es, además, que ante la Acción Católica no es lícita
la indiferencia ni el cruzarse de brazos, pues, “ lo que se hace o se deja de
hacer en favor o en contra de la Acción Católica, se hace o se deja de hacer en
favor o en contra de los inviolables derechos de las conciencias o de la Iglesia”
(Alocución Consistorial, 23-v-32 [23 de mayo de 1932]).
Nosotros, que comprendemos y estamos firmemente persuadidos de la
altísima misión que toca desempeñar a la Acción Católica, nos llenamos de
íntimo regocijo al contemplar esta demostración de exuberante vitalidad,
prueba inequívoca de los notables avances[,] que en nuestra querida Patria
realiza el salvador movimiento del apostolado laico.
Surge en esta solemne oportunidad, sincera, espontánea y afectuosa[,]
la cálida palabra de felicitación que dirigimos a la Juventud Católica
Femenina, en nombre de todo el Episcopado, no como mera expresión
de urbanidad y cortesía, sino como manifestación de un alto sentido de
justicia.
Cartas Pastorales y discursos
327
El gran Napoleón Bonaparte, antes de emprender una batalla, arengó
a sus tropas con esta sencilla frase: [“]Soldados, os necesito[”]. Jóvenes de
la Acción Católica, el Episcopado patrio hoy, por mi boca, hace suya esta
frase y me encarga que os diga: Jóvenes de la Acción Católica, la Iglesia
os necesita.

[Boletín Eclesiástico de la Diócesis de San Cristóbal 20 (1943), pp. 149-152.]


EN LA CONSAGRACIÓN
DE LA DIÓCESIS DE SAN CRISTÓBAL
AL INMACULADO CORAZÓN
DE MARÍA
[(13 de marzo de 1944)]
6

La Diócesis de San Cristóbal ha sido hoy el centro de las miradas


maternales de la Virgen. Su hermosísimo rostro, al contemplar el
espectáculo que ofrece este cristiano pueblo, al contemplar los miles
de corazones que, cual dorados cálices, han recibido en este día a Jesús
Sacramentado, se ha iluminado con una sonrisa más bella que el más
hermoso despertar del día, más suave y más encantadora que las plácidas
noches adornadas con la luciente pedrería de las estrellas.
Sus manos, que despiden rayos de luz intensa, ante los cuales sufren
palidez los haces luminosos que despide el astro rey, se han levantado
en esta oportunidad para bendecir a la ciudad de San Cristóbal, para
bendecir a todas las Parroquias de la Diócesis, a todas las familias e
individuos.
Ella ha aceptado complacida la Consagración de nosotros y de
nuestros hogares a su Inmaculado Corazón.
Esta ceremonia consecratoria no es un acto de enfermizo
sentimentalismo, no es acto de mujeril devoción, sino expresión muy
alta de sólida piedad, afirmación categórica de exuberante vida cristiana,
como lo demuestran los serios compromisos que de ella se derivan y la
gravedad de las obligaciones que son su consecuencia lógica.
Ante todo, de ahora en adelante, nuestra fe debe ser luz resplandeciente
que ilumine y presida los actos de nuestra vida y antorcha puesta sobre el
candelero [(cf. Mt 5, 15)] para indicar a los demás el camino que conduce
a Dios. Ella debe tener la firmeza granítica de las rocas milenarias que
Mons. Rafael Arias Blanco
330
sostienen, hace siglos, día a día, el continuo embate de las olas sin ceder
un palmo de terreno.
Debemos confesar nuestra fe no únicamente en el estrecho límite de la
habitación o de la casa o en el recinto del templo, sino en la calle y en la
plaza, en la escuela y en el trabajo, es decir, en todas partes; no únicamente
en la oscuridad de la noche o en apartada soledad, sino también en pleno
día, cuando estemos rodeados de nuestros semejantes. ¡Ay de aquél que
se avergüence de su fe! ¡Ay de aquél que por temor o cobardía niegue a
Cristo ante los hombres! Más le valdría no haber nacido [(cf. Mc 14, 21;
Mt 26, 24),] porque el Señor le desconocerá ante su Eterno Padre [(cf.
Mt 10, 33; 2 Tim 2, 12)].
En el celeste mensaje de que fueron portadores los humildes y sencillos
videntes de Fátima, primeros apóstoles de la Consagración al Corazón
Inmaculado de María, se encuentran las siguientes impresionantes
palabras, pronunciadas por la misma Virgen Santísima: “No sigáis pecando
porque el Señor está demasiado ofendido”. ¿Y cómo no ha de estarlo,
amadísimos hijos, con las películas inmorales que a diario presencian
los católicos? ¿Y cómo no ha de estarlo con tantos libros y novelas[,] que
corrompen las buenas costumbres y llevan a la juventud por caminos de
perdición y de ruina espiritual? ¿Y cómo no ha de estarlo con las modas
indecorosas y provocativas[,] que son una ofensa grave al pudor y un
escandaloso reclamo a la lujuria?
Por todos estos pecados y por los innumerables crímenes y maldades
que se cometen, el mundo ha sido visitado una vez más por el espantoso
flagelo de la guerra mundial, con su horrible cortejo de calamidades.
Saquemos, pues, el firme propósito de seguir a Cristo de cerca,
sin vacilaciones, sin claudicaciones, hasta la muerte. De esta manera
nuestra conducta guardará una completa armonía con las creencias que
profesamos[,] y no seremos del número de aquéllos que confiesan a Dios
con los labios y le niegan con sus obras perversas.
Hay un acto de devoción en honor de nuestra Madre María que,
practicado con fidelidad, es muro contenedor que se opone con éxito a
la impetuosa corriente de la inmoralidad, es escudo contra las fuerzas del
mal, es protección y defensa en la recia batalla de la vida, es bálsamo y
consuelo en las horas de la adversidad, es prenda segura de feliz arribo a
Cartas Pastorales y discursos
331
las riberas celestiales. Vosotros entendéis que me refiero al Santo Rosario,
a esa devoción tradicional de la familia tachirense, que aprendisteis en las
rodillas de vuestras santas y veneradas madres. Que todos los días suba
hasta el cielo el suave rumor de esta oración. Que de todos los hogares
llegue hasta el trono de la Madre de Dios el exquisito perfume de este
ramillete de flores espirituales[,] que conocemos con el nombre de Rosario.
Reina y Señora nuestra, Madre de todos los hombres, ¿qué cosa
podrás pedirle a tu Divino Hijo que no te sea otorgada? Ruega a Jesús[,]
que conceda muy pronto al mundo la suspirada paz[,] para que no siga
en aumento el cuadro desgarrador de los niños huérfanos, de las jóvenes
viudas, de las madres solas.
[“]Conmuévante, Señora[”], diremos con el Santo Padre Pío XII, [“]tantas
ruinas materiales y morales, tantos dolores, tantas lágrimas de los padres,
madres, esposos, hermanos y criaturas inocentes[”].
Bendice a nuestra Patria, a nuestra querida Venezuela, para que reine
siempre en ella el orden, la justicia y la caridad. Que no se vuelva a ver
despedazada por esas estériles luchas fratricidas[,] que son la causa de la
despoblación y de la ruina de los pueblos y de los campos.
Derrama tus celestiales favores sobre nuestra Diócesis, sobre nuestro
Clero y sobre nuestro cristiano pueblo.
Ilumina los magistrados, multiplica las vocaciones sacerdotales, suscita
muchas almas celosas[,] que se dediquen al sublime apostolado de la
Acción Católica.
En Vuestro Inmaculado Corazón confiamos ahora y en la hora de
nuestra muerte.

[Boletín Eclesiástico de la Diócesis de San Cristóbal 21 (1944), pp. 41-42.]


EN LA CLAUSURA
DE LA I ASAMBLEA NACIONAL
DE LA ACCIÓN CATÓLICA VENEZOLANA
[(1945)]
7

La bandera gloriosa de la sublime causa de Cristo que, felizmente


para la Iglesia y la Patria, enarbolasteis un día con decisión enaltecedora,
no ha caído jamás de vuestras manos. La habéis conservado pura y
limpia, preservándola del estigma de la prevaricación y de la mácula de
la cobardía.
Vuestra organización, cual otra piadosa Verónica, ha enjugado muchas
lágrimas a la Iglesia Venezolana, y en otras oportunidades le ha brindado
días de triunfo y de gloria.
Vuestra perseverante cooperación en todo género de obras, la ayuda
eficaz que prestáis al Clero en toda la extensión de nuestra Patria, y
vuestra generosa participación en el Apostolado, hablan con la irrebatible
elocuencia de los hechos, de la vitalidad de vuestra institución, de la
excelencia de sus distinguidos miembros y de la idoneidad de sus hábiles
dirigentes.
Acreedoras os han hecho tan extraordinarios merecimientos a la
acendrada gratitud de la Iglesia y de la Patria. Grande, por esto, es hoy
mi complacencia, grande mi satisfacción, al traeros la vibrante palabra
de felicitación del Episcopado patrio, la voz sincera de su aplauso y la
frase generosa de su estímulo para con crecidos entusiasmos proseguir
la siembra fecunda.
Con feliz éxito acabáis de celebrar vuestra I Asamblea Nacional. Deseo
aprovechar la magnífica oportunidad que me ofrece su solemne clausura
para llamaros vivamente la atención a vosotras, socias de la Unión de
Damas de Acción Católica y a toda la Acción Católica Venezolana, sobre
un grave peligro que amaga al mundo y que amenaza con sumergir la
nave de la Iglesia Católica: el comunismo.
Mons. Rafael Arias Blanco
334
“Impío” e “ injusto”, con sobrada razón, lo llamó Pío XI en su celebrada
Encíclica “Quadragesimo Anno”. [“]Impío[”], porque es enemigo de Dios
y de la Santa Iglesia, como se ha comprobado, por desgracia, en Rusia,
México y España. [“]Injusto[”], porque fomenta la lucha encarnizada de
clases y la desaparición completa de la propiedad privada.
Para conseguir sus perversos fines, nada hay a lo que no se atreva,
ni nada que respete; y, una vez conseguido su intento, se manifiesta tan
atroz e inhumano, que parece cosa increíble y monstruosa.
Este grave riesgo que amenaza al mundo, llega a su fase más crítica, a
su punto culminante, en nuestros días[,] con los grandes triunfos militares
de Rusia; y son sus síntomas reveladores el arbitrario e injusto tratamiento
de que es víctima la heroica y católica Polonia, la revolución que se hace
sentir en algunas naciones europeas, total o parcialmente liberadas del
ominoso yugo nazi-facista, y las atrevidas actividades que desarrollan sus
militantes en el mundo entero.
Confiesan, sin reboso, los corifeos de esta falaz doctrina, que el
mayor de los obstáculos con que tropiezan en su carrera de expansión lo
constituye la Iglesia Católica. El protestantismo, con sus cuatrocientas
o más sectas, no es un impedimento considerable por su falta de unión
en la doctrina y carencia de unidad en la dirección, y, porque, como dice
un escritor contemporáneo, ha llegado a un grado de inefectividad y de
contenido huero, que no tiene siquiera un programa para ninguna de las
realidades de la vida actual.
En esta lucha entre el comunismo y la Religión, toca a la Acción
Católica, flor y nata de los pacíficos ejércitos de la Iglesia, papel
preponderante y decisivo. Así lo afirmó Pío XI en una audiencia concedida
a un ilustre Arzobispo sudamericano: “No hay más; o el mundo se salva
por la Acción Católica, bien comprendida y sabiamente dirigida, o se hunde
en el comunismo ateo y salvaje”.
Pero, ¿cuáles son las armas conque el David de la Acción Católica
derribará a este nuevo gigante Goliat [(cf. 1 Sam 17, 4-51)]? ¿Qué medios
son los más aptos para prevenir y curar tan virulenta y contagiosa dolencia?
El comunismo, como toda falsa doctrina, necesita[,] para prosperar
entre las masas, del clima propicio que le ofrece la ignorancia religiosa.
Cartas Pastorales y discursos
335
Busca, por esto, los barrios más apartados, hasta donde no alcanza la
influencia del sacerdote, o débilmente se percibe; y donde es craso el
desconocimiento de las verdades eternas más fundamentales, para llenar
los corazones de odio y las mentes de errores los más funestos.
Urge, pues, una acción catequística más intensa, por medio de la
multiplicación de los centros de enseñanza, y más eficaz, por la adecuada
preparación de los encargados de impartirla.
Hace pocos meses, en célebre documento que, por trascendental,
constituye una brillante página de la historia americana, el Sr. Presidente
de México, teniendo en cuenta el alarmante número de analfabetos
existentes en su país, señaló[,] como deber grave de todo mejicano en la
hora actual, el enseñar a leer, por lo menos, a una persona.
¿Y no podríamos nosotros hacer lo mismo con la enseñanza religiosa?
¿No sería conveniente emprender una formal campaña para interesar a
todos los católicos en un movimiento general y organizado, que tuviese
por fin iluminar las mentes ignorantes con los vivos resplandores de la
doctrina de Cristo? [¿]Y quién más apto que la Acción Católica para
encabezar este salvador movimiento?
Ambiente es también propicio para la expansión comunista el dolor,
el hambre y la miseria. Enseña la experiencia que es tierra fecunda,
donde germina el odio, la desesperación[,] que producen las insatisfechas
necesidades de la vida.
Su remedio, en parte, es la caridad cristiana. Oíd al respecto lo que
dice el Santo Padre Pío XI, en la Encíclica [“]Divini Redemptoris[”]: “Aún
más importante es para el remedio de los males que hemos expuesto, o por lo
menos se encamina más directamente contra ellos, el precepto de la caridad.
Nos referimos a aquella caridad cristiana ‘paciente y benigna’ [(cf. 1 Cor 13,
4)], que sabe evitar todo aire de protección envilecedora y toda ostentación;
aquella caridad que, desde los comienzos del cristianismo[,] ganó para
Cristo los más pobres entre los pobres, los esclavos[,] y proclamamos nuestro
reconocimiento a todos aquéllos que han sabido ejercitar[,] y ejercitan aún
hoy, las obras de misericordia corporal [(cf. Mt 25, 31-46)] y espiritual en
las instituciones de beneficencia, desde las Conferencias de San Vicente de
Paúl, hasta las grandes organizaciones recientes de asistencia social. Cuanto
más experimenten los obreros y los pobres en sí mismos lo que el espíritu del
Mons. Rafael Arias Blanco
336
amor animado de la virtud de Cristo hace por ellos, tanto más se despojarán
del prejuicio de que el cristianismo ha perdido toda su eficacia y que la Iglesia
está aliada con aquéllos que explotan su trabajo”.
Látigo que fustiga sin misericordia, campana que toca a rebato son
las siguientes palabras del mismo documento pontificio: “Pero cuando
vemos de un lado la muchedumbre de indigentes, por varias razones que no
dependen de su libre albedrío, oprimidos así literalmente por la miseria, y de
otro, junto a ellos, tantos como se divierten loca e irreflexivamente, gastando
sumas enormes en cosas inútiles y baladíes, no podemos menos de reconocer
con dolor[,] que no sólo se descuida lo que ordena la justicia, sino que[,]
además, no se conoce con bastante profundidad, ni es vivido en la práctica
de cada día, el precepto de la caridad cristiana”.
Dos factores imprescindibles concurren a la riqueza y prosperidad de
los pueblos: el capital y el trabajo.
El capital, imbuido por la doctrina liberal manchesteriana, ha
reclamado para sí la mejor y mayor parte de las utilidades, “ dejando apenas
al obrero lo suficiente para reparar y reconstituir sus fuerzas”.
Como reacción a esas injustas pretensiones y a los abusos incalificables
del capitalismo, ha nacido la doctrina comunista.
A estos excesos de uno y otro bando debemos oponer la Doctrina
Social de la Iglesia[,] que defiende que el hombre, el trabajo y la propiedad,
además del aspecto individual, en que pueden ser considerados, ejercen
una función social, regulada por los principios de la justicia social.
Pide y exige esta justicia, a cuyos fecundos postulados tienen obligación
de someterse tanto los patronos, como los obreros, que se respete el bien
común, que se mire ante todo el bien de la sociedad.
De estos sencillos principios, como de fuente purísima, emana la
Doctrina Social de la Iglesia. Sobre ellos, a manera de inconmovibles
sillares, descansa la doctrina de redención que, conocida y practicada,
traerá, cual nuevo arco iris, la ansiada paz al mundo convulsionado [(cf.
Gén 9, 12-17)].
Uno de los principales deberes, que impone la justicia social, es “ dar
al obrero una remuneración que sea suficiente para su propia sustentación
Cartas Pastorales y discursos
337
y la de su familia”, porque el salario, como dijo Vermeersch, no está
determinado solamente por la productibilidad económica del trabajo,
sino por el destino providencial de este último, que es el de permitir al
obrero formar una familia y educarla.
Hay que respaldar, además, al obrero en su cesantía, vejez y
enfermedad[,] y facilitarle el acceso a la misma propiedad.
Los principios orientadores de la Iglesia se encuentran sabia y
dignamente expuestos en las inmortales Encíclicas “Rerum Novarum” y
“Quadragesimo Anno” y complementados en la “Divini Redemptoris”.
No obstante los años transcurridos desde la aparición de estos
documentos pontificios, todavía existen católicos[,] que confunden su
doctrina con los postulados comunistas[,] y califican con este nombre a
los seglares y periodistas, y aún a los mismos sacerdotes[,] que exponen
y defienden la sapiente doctrina de la Iglesia.
No obstante los años transcurridos, muchos patronos católicos dejan
bastante que desear en el campo económico social, por desconocer las
enseñanzas de la Iglesia.
No obstante los años transcurridos, muchos obreros católicos, por
ignorar todavía estos salvadores principios, abjuran de su fe[,] y se alistan
bajo el negro estandarte de la revolución, atraídos por las falsas promesas
de los seudo-redentores comunistas.
Es deber de la Acción Católica y de los que en ella militan, como
claramente aparece en la Encíclica “Divini Redemptoris”, el estudio de
los graves problemas sociales, contemplados a la luz de la doctrina de la
Iglesia, el desarrollar su apostolado entre los compañeros de trabajo y el
“sembrar en todas partes, por medio de la propaganda así oral, como escrita,
los principios fundamentales que sirven para la construcción de un orden
social cristiano, con arreglo a los documentos pontificios”.
No hay que olvidar, además que el problema social no es únicamente
de orden económico, sino que es fatal consecuencia del olvido y desprecio
de la Ley de Dios. Digamos con Pío X[,] que “a esta restauración social tan
deseada, debe preceder la renovación profunda del espíritu cristiano[( ]...[)];
de lo contrario, todos los esfuerzos serán estériles y el edificio se asentará, no
sobre roca, sino sobre arena movediza”.
Mons. Rafael Arias Blanco
338
De esta manera la Acción Católica[,] al trabajar por la recristianización
del individuo, de la familia y de la sociedad, está también laborando por
la solución del problema social en su raíz más profunda, en su propia
fuente de origen.
Trabajemos, pues, con incansable denuedo por restaurar todas las cosas
en Cristo [(cf. Ef 1, 10),] y constituyámonos en heraldos y propagandistas
de las doctrinas de la Iglesia, que pueden resumirse en las bellas frases
de Mons. d’Huls: “Un solo Padre para todos en el cielo; y un solo hermano
para todos en la tierra: el mismo Hijo de Dios, hecho hermano nuestro; unas
mismas promesas, y una misma Patria: para arribar a ella, la misma Ley, y
coronando la ley, el supremo mandato de la justicia y del amor”.

[Boletín Eclesiástico de la Diócesis de San Cristóbal 22 (1945), pp. 19-22.]


EN EL ACTO DE APERTURA
DEL CONGRESO DIOCESANO
DE VOCACIONES SACERDOTALES
EN LA CATEDRAL
DE SAN CRISTÓBAL
[(8 de febrero de 1950)]
8

Excelentísimos Señores Arzobispos y Obispos:


Señores Representantes del Ejecutivo del Estado y de la Ilustre
Municipalidad del Distrito:
Venerables sacerdotes:
Señores Delegados al Congreso:
Señoras, señores:
El Táchira está de fiesta. Su corazón, su inmenso y noble corazón,
palpita apresurado de contento y alegría. Es que el Seminario, el instituto
a quien regala el oro purísimo de su amor apasionado, el instituto a quien
protege y cubre con el regio manto de su admirable esplendidez, cumple
cinco lustros de muy feliz existencia, de callada y fructuosa labor tallando
en facetas diamantinas el alma generosa de los ministros del Santuario.
El Táchira palpita de intensa emoción. Jamás pensó que esta fiesta de
familia se viera tan honrada por la presencia de los Príncipes de la Iglesia,
que según frases de Bolívar, “son nuestros vínculos sagrados con el cielo y
con la tierra, cadena más sólida y brillante que los astros del firmamento,
que nos liga a la Iglesia de Roma, que es la fuente del cielo”.
Pero lo que nunca se pensó, es hoy una realidad, una felicísima
realidad. Y el Táchira ha abierto sus brazos, esos brazos ennoblecidos por
la ardua tarea del engrandecimiento de la Patria, para dar la bienvenida
más cordial a tan distinguidos huéspedes; y por esto ha batido palmas
en gesto de sinceridad y de cariño, y por los rostros de muchos de sus
hijos, esos rostros quemados por el frío de los páramos y por los rigores
del trabajo, han corrido lágrimas, que sólo saben verter los corazones
sacudidos por la emoción más intensa.
Mons. Rafael Arias Blanco
340
Vuestra presencia, Excelentísimos Señores y honorables representantes
de los poderes públicos, vuestra presencia, Venerables Rectores de
Seminarios y distinguidos invitados, vuestra presencia[,] amados
sacerdotes de la Diócesis, “mi gozo y mi corona”[(cf. Fil 4, 1),] y la presencia
de varias representaciones de las Parroquias, Acción Católica y sociedades
religiosas, nos está diciendo con voz clamorosa, cuál es la voz elocuente
de los hechos, que la Asamblea que estamos inaugurando, el Congreso
que en esta noche se inicia, es de trascendencia suma para la Iglesia y la
Patria; los ojos de Venezuela están fijos en San Cristóbal, los ojos de miles
de criaturas inocentes, que carecen del pan de la instrucción religiosa,
adquieren el resplandor de la alegría al mirar hacia las enhiestas cumbres
de los Andes. También nuestra Santa Madre la Iglesia dirige sus miradas
hacia este lugar sagrado, plenas de confianza en un risueño porvenir.
No nos extrañará el interés tan grande que ha despertado este
Congreso[,] si conocemos la aguda crisis de Clero nativo[,] que, desde
hace muchos, sufre nuestra Patria. Como sacerdote del Clero Secular en
la Arquidiócesis de Caracas, luego como Obispo Auxiliar de Cumaná y,
por último, como Administrador Apostólico de Barquisimeto, pude palpar
la triste realidad de Venezuela. Todavía recuerdo con el corazón oprimido
aquel caserío de pescadores llamado El Peñón, a pocos kilómetros de la
Primogénita del Continente. La primera vez que se llevó allí la Hostia
Santa, en una cabaña de pescadores adornada de redes y otros útiles
del oficio, con motivo de una Primera Comunión por mí patrocinada,
recibieron las aguas regeneradoras del Bautismo jóvenes hasta de
dieciocho años[,] y el que menos edad tenía, ya había llegado a los años
de la discreción. En dicha oportunidad se santificaron varias uniones
ilegítimas[,] y se casaron en el mismo acto, admiraos, los miembros de
tres generaciones: el abuelo, el hijo y el nieto.
Todavía resuena en mis oídos la voz cascada, de grato acento
venezolano, de aquella inmigrante italiana, robusta en su fe, cuyo mayor
obstáculo de adaptación era que en el pueblo de Sarare, donde ella se
encontraba, no había sacerdote, ni siquiera los domingos[,] y ella estaba
acostumbrada a frecuentar los sacramentos.
¿Cuántas veces, Venerables Hermanos, se os ha partido el corazón de
dolor ante las peticiones insatisfechas de los pueblos[,] que piden Párroco
y no se lo podéis proporcionar? Aunque ciertamente mejor, no es tan
Cartas Pastorales y discursos
341
feliz, como se cree, la situación de la Diócesis de San Cristóbal. Aquí
también se repite, aunque con menor frecuencia, la escena dolorosa de
las comisiones de los pueblos en demanda de pastores. Aquí también se
nota el exceso de trabajo que desgasta la fortaleza de los mejores obreros
de la viña del Señor [(cf. Mt 20, 1-16)], por no poderles proporcionar
un hermano sacerdote con quien compartir las múltiples atenciones del
ministerio parroquial. Aquí también la “mies es mucha y son pocos los
operarios” [(Mt 9, 37; Lc 10, 2)].
Si estudiamos con atención la historia de nuestra Patria, encontraremos
que, en este sentido, los tiempos pasados fueron mejores, ya que en
la Venezuela de la colonia jamás existió este problema. En abono de
nuestra afirmación podemos citar el testimonio irrefutable del Iltmo.
Sr. Mariano Martí, Obispo de Caracas y Venezuela, que en el espacio
de doce años, tres meses y veintidós días, visitó un inmenso dominio
espiritual comenzando por la Catedral de Caracas el 8 de diciembre de
1771 y terminando en el pueblo de Guarenas el 30 de marzo de 1784,
y cuya publicación se debió al magnífico esfuerzo del eminente hombre
de ciencia y de fe profunda, Dr. Caracciolo Parra León, cuya temprana
muerte lloran todavía inconsolables, no obstante los años transcurridos,
la Iglesia y la Patria.
En esta detallada relación del estado de nuestros pueblos, aparece
que casi todas las Parroquias están servidas por sus respectivos Curas[,]
y muchas de ellas gozaban del beneficio de un Teniente Cura[,] y aún
algunas se daban el lujo de tener por sacristán a un sacerdote.
En cambio, cincuenta años después estaban vacantes casi la mitad
de los 481 Curatos existentes en ese entonces. Oíd lo que con respecto
a este problema escribía el Libertador a Su Santidad León XII en carta
del 7 de noviembre de 1828, firmada en Bogotá: “Quedan aún vacantes
en Colombia, algunos Obispados. Para los de Quito y Guayana hemos ya
propuesto a Vuestra Santidad los eclesiásticos que por sus virtudes, saber y
méritos, hemos creído dignos de ocuparlos. Uno y otro, pero principalmente
el Obispado de Guayana por su larga vacante[,] por haber concluido las
Misiones, por la absoluta falta de ministros del Santuario, porque no hay
a quién encargar del gobierno de la Diócesis, exige una pronta provisión”.
Mons. Rafael Arias Blanco
342
¿A qué debe atribuirse esta mutación extraordinaria acaecida en
nuestra Patria?
Adentrémonos por breves momentos en el campo de la historia.
Inmensamente gloriosa fue para Venezuela la Guerra de la Independencia:
En ella se cubrieron de fama inmortal nuestros ejércitos, que salieron
victoriosos en mil batallas y en gesto de heroísmo llevaron sus pendones
hasta tierras remotas para dar la libertad a muchos pueblos. Pero es
evidente que un esfuerzo de tal magnitud y de muchos años produjo una
desorganización tremenda en todos los órdenes.
Nuestro capital humano, pobre de por sí, sufrió pérdidas irreparables
en su porción más preciada, que es la juventud, pues vencedores y vencidos
eran casi todos los venezolanos. A este mal inmenso, se añadió otro de
suma gravedad: la desorganización de la familia por el reclutamiento
forzado de los hombres en capacidad de llevar armas y por la imperiosa
necesidad de huir para salvar la vida en los tiempos de Rosete y Suazola
y Boves.
Recordemos con Pío XI, en su Encíclica sobre el sacerdocio católico
que “ la familia es el primero y más natural jardín, donde deben casi
espontáneamente germinar y brotar las flores del Santuario”. ¿Y cómo iba
la familia venezolana a ser el delicado jardín de producción tan exquisita,
cuando estaba mortalmente herida por la dispersión de sus miembros?
La misma intranquilidad que trae consigo la guerra y el temor a
represalias y venganzas, temor que se aumentó con el asesinato de los
Misioneros Capuchinos el 17 de mayo de 1817, hizo que muchos sacerdotes
españoles abandonasen el territorio venezolano.
A este cúmulo de circunstancias tristes y dolorosas, hay que añadir
dos hechos que agravaron la ya difícil situación religiosa: nos referimos
a la supresión de los Conventos llamados menores, donde hubiese un
número inferior a ocho religiosos de Misa, el 6 de agosto de 1821, y a la
ley del 7 de abril de 1826, en que se prohibía a las Órdenes religiosas la
admisión de novicios menores de veinticinco años.
[¿]No eran esas casas suprimidas auténticos colegios donde la juventud
estudiosa acudía con afán para adquirir los conocimientos necesarios?
¿Y no era frecuente que brotase el lirio de la vocación sacerdotal al calor
Cartas Pastorales y discursos
343
de las enseñanzas de los Frailes? ¿Y esa rara ley que asignaba la edad de
veinticinco años para ingresar al noviciado no equivalía prácticamente
a acabar con la vida de las Órdenes religiosas entre nosotros? Hay que
advertir[,] que en ese tiempo la vocación a la vida religiosa florecía entre
los hijos de las familias cristianas, como aparece en muchos documentos
de la época.
Los Conventos, que fueron permitidos nuevamente, recibieron el golpe
de gracia definitivo en 1837, desapareciendo de esta manera muchas casas
de estudio; donde los aspirantes al sacerdocio podían cursar Filosofía y
Teología. Entre otros, pertenecían a esta categoría el de la Inmaculada
Concepción de los Padres Franciscanos, abierto en la ciudad de Caracas en
1574[,] y los de Dominicos y Mercedarios fundados en esa misma ciudad
en 1597 y 1639 respectivamente[,] y el de los Franciscanos de Maracaibo.
Al separarse Venezuela de la Gran Colombia, no fueron pacíficas,
desgraciadamente, las relaciones entre la Iglesia y el Estado. El Iltmo. Sr.
Ramón Ignacio Méndez, dignísimo Arzobispo de Caracas, y los Obispos
de Trícala y Jericó, Vicarios Apostólicos, respectivamente, de Guayana
y Mérida[,] fueron extrañados del territorio nacional por defender los
derechos conculcados de la Iglesia el año de 1830. Repitióse el destierro
de[l] valiente e ilustrado Arzobispo, por las mismas razones, en 1836,
sorprendiéndole la muerte tres años después en la capital de Colombia.
¿Cómo iban a florecer los Seminarios en medio de un clima tan
adverso, en el que se llegó a irrespetar la Sagrada Jerarquía en forma grave?
Añadamos a esta sombría pintura los frecuentes levantamientos
militares con la secuela de daños que produce la guerra civil.
No es, pues, de extrañar que el año 1841 el Iltmo. Sr. Talavera, dijese:
“Temo estar condenado a ver desaparecer el sacerdocio en el Obispado”.
Apenas contaba el Sr. Obispo con catorce sacerdotes ancianos que frisaban
entre los sesenta y setenta años para atender a su extensa jurisdicción
eclesiástica “que comprendía entonces los hoy Estados Anzoátegui, Bolívar,
Monagas, Nueva Esparta, Sucre y los Territorios Federales Delta Amacuro
y Amazonas”.
Para acallar el clamor de los pueblos, y accediendo a las renovadas
peticiones de los Obispos, el Poder Ejecutivo, con fecha 19 de agosto
Mons. Rafael Arias Blanco
344
de 1841, comisionó al Pbro. José Manuel Alegría para que trajese de
España cien sacerdotes con pasajes pagados por el mismo Gobierno. Los
nombres de muchos de estos servidores de la Iglesia son repetidos por toda
Venezuela con inmenso cariño y su recuerdo, no obstante los muchos años
transcurridos, permanece vivo en la memoria de los pueblos.
Caracas todavía repite con gratitud el nombre de Fray Olegario de
Barcelona y Cantaura el de Nicolás de Odena y Petare [(…)] el de Fray
José de Macauri. ¿Pero para qué seguir fatigándoos con los nombres de
estos Frailes austeros y de las Parroquias por ellos servidas con gran celo
por la gloria de Dios y la santificación de las almas?
Esta solución temporal muy encomiable dada al angustioso problema
de la escasez de Clero debía ir acompañada de los mayores y más constantes
esfuerzos para levantar de su terrible decadencia a los Seminarios
Diocesanos.
Así lo comprendió y éste fue uno de los empeños más laudables del Sr.
Arzobispo Silvestre Guevara y Lira desde que tomó posesión canónica, el
6 de febrero de 1853, y sus esfuerzos fueron coronados por el éxito más
feliz, ya que logró reorganizar el Seminario de Caracas “ llevándolo[”], es
frase de Mons. Navarro, [“]a un rigor de disciplina y a un auge de estudios
que abrieron una era de magnífico brillo para el Clero venezolano”.
Para desgracia de la Iglesia y la Patria estas esperanzas se esfumaron,
se desvanecieron[,] cuando el ilustre Arzobispo de Caracas fue desterrado
violentamente, en 1870, por el Gobierno dictatorial de Guzmán Blanco,
el hombre más funesto para la Iglesia de Venezuela, que aunque hizo
innegable bien a la República en orden al progreso material, nunca podía
compensar ante la balanza de la conciencia de los hombres honrados los
gravísimos daños inferidos a la Religión Católica y los enormes atropellos
cometidos contra la Jerarquía.
Las propiedades eclesiásticas fueron también incautadas, con lo que se
privó a la Iglesia de los medios necesarios para el normal desenvolvimiento
de sus diversas actividades. No quedó todavía satisfecho el Presidente de
la República en su odio satánico contra la Religión, y quiso herirla en su
entraña más delicada, el Seminario, clausurando estos institutos con el
monstruoso Decreto de Extinción del 21 de septiembre de 1872, en el
que además se prohibía su reapertura.
Cartas Pastorales y discursos
345
Al año siguiente, 1873, por Decreto firmado el 19 de marzo, fue
desterrado el Sr. Juan Hilario Boset, Obispo de Mérida, por el crimen
de exponer la doctrina católica del matrimonio en Carta Pastoral del 12
de febrero de ese año y publicada en Maracaibo el 24 del mismo mes.
La muerte sorprendió a este ilustre Obispo muy cerca de La Grita, en
el campo llamado “Las Porqueras”[,] cuando emprendía el camino del
exilio, víctima de un accidente.
¡Admirémonos, señores, de cómo ha podido vivir la Iglesia en nuestra
Patria en medio de tantas persecuciones! [¡]Mayor vitalidad, mayor espíritu
de resistencia difícilmente podrá encontrarse! [¡]Sus luchas, sus vicisitudes,
las más negras injusticias cometidas contra ella, no fueron capaces de
destruirla! ¡Admirémonos, además, el acerado temple de carácter de
aquellos esforzados varones que regían los destinos espirituales de la Patria!
Sus lágrimas amargas regaron y fortalecieron entre nosotros el árbol de la
vida religiosa plantado con profusión por los valientes misioneros.
La inquebrantable constancia con que defendieron los derechos de
la Iglesia constituye un alto ejemplo de invicta fortaleza. [¡]Honor a su
virtud, honor a su heroísmo!
Ésta es la historia de nuestros Seminarios, triste historia por cierto,
tan olvidada con frecuencia en las injustas recriminaciones que a veces
se lanzan contra los Obispos por no disponer de Clero suficiente para
la atención espiritual de los pueblos; ésta es la realidad histórica que hay
que tener a la vista cuando se hacen comparaciones entre las grandes
obras realizadas por la Iglesia en otros países y las visibles deficiencias de
nuestra vida religiosa.
Pero no se cruzaron de brazos nuestros Obispos en los últimos cinco
lustros del pasado siglo. Cada uno de ellos fue buscando la solución
más adecuada. El Iltmo. Sr. José Antonio Ponte, sucesor del Arzobispo
Guevara, pudo abrir en el año 1878 un plantel de estudios eclesiásticos,
con el nombre de Escuela Episcopal. El Obispo Silva, cuando todavía
el Táchira formaba parte de la Diócesis de Mérida, fundó un Seminario
en la vecina isla de Curazao. ¡Hasta dónde llegan las aberraciones de los
hombres! Tener que abandonar su Patria los que aspiraban a ser ministros
de Dios y refugiarse en una colonia de una nación de mayoría protestante,
porque no era permitido en Venezuela, donde el catolicismo es Religión
Mons. Rafael Arias Blanco
346
de la mayoría, el funcionamiento de los Seminarios. Y todo esto se hacía
en nombre de la sagrada libertad. ¡Oh libertad![,] cuántos crímenes se
cometen en tu nombre. Felizmente para la región andina, Mons. Jáuregui,
eximio educador de juventudes, convirtió su Colegio “Sagrado Corazón
de Jesús”, fundado en la ciudad de La Grita en 1883, en un verdadero
cenáculo, de donde salieron más de cincuenta sacerdotes.
Por fin el año de 1900, gracias a las diligencias realizadas por el (…)
entonces Vicario General de la Arquidiócesis de Caracas, Dr. Juan Bautista
Castro, fue derogado el sectario Decreto que prohibía la existencia de
Seminarios en Venezuela. Desde entonces, abrieron nuevamente sus
puertas los antiguos Seminarios[,] y las Diócesis recién fundadas tuvieron
también el suyo.
Tocó en suerte al primer Obispo de San Cristóbal, Mons. Tomás
Antonio Sanmiguel, el inmenso honor de fundar el 2 de febrero de 1925
este Seminario Diocesano, cuyas Bodas de Plata estamos conmemorando
en forma tan solemne. A esta obra dedicó los mejores esfuerzos de su
indomable voluntad, las más delicadas palpitaciones de su inmenso
corazón, los más nobles pensamientos de su clara inteligencia. De ella
hizo el centro de su vida, en ella puso su alma de apóstol.
Señores, a los cincuenta años de la derogación del ominoso Decreto
que prohibía la existencia y funcionamiento de los Seminarios, tenemos
que confesar paladinamente que, no obstante los esfuerzos y sacrificios
realizados, el problema de la escasez de Clero sigue en pie, no se le ha
encontrado solución definitiva. Todavía surge el clamor de los pueblos
pidiendo sacerdotes que les presten los consuelos espirituales.
Han venido[,] de fuera, sacerdotes como en los tiempos del Dr.
Alegría[,] y sin embargo son muchos los pueblos que carecen de pastor.
Yo creo sinceramente, señores, que este problema ha de agravarse
en los próximos años por el aumento de la población, que tiene como
causas el mejoramiento de las condiciones higiénicas, la ampliación de
los servicios sociales y, sobre todo, la inmigración. Corresponde pues
a todos, no únicamente a los Obispos[,] sino también al Clero y a los
fieles trabajar por su pronta y satisfactoria solución. Hay que despertar el
espíritu de responsabilidad para librar esta batalla contra los prejuicios,
contra la cobardía, contra la inconstancia, la indiferencia y la apatía. Hay
Cartas Pastorales y discursos
347
que comenzar nuestro trabajo ahora mismo, no hay tiempo que perder.
Tengamos presente que el esfuerzo que hagamos ahora se convertirá en
resultados positivos dentro de muchos años.
Señores, que las labores de este Congreso, las proposiciones que
se aprueben y las disposiciones que se adopten, no sigan la suerte de
las huellas de los que caminan por el desierto, que al soplo del viento
desaparecen; que no sean bellas flores de las [que] cantó el poeta:
[“]Éstas que fueron pampa y alegría
[“]Despertando al albor de la mañana
[“]A la tarde serán lástima vana
[“]Durmiendo en brazos de la noche fría[”].
Señores, que la buena semilla que aquí se siembre no la coman las
aves del cielo [(cf. Mc 4, 4; Mt 13, 4; Lc 8, 5),] sino que se convierta en
árbol lozano de sabroso y abundante fruto. Así lo espera la Iglesia, así lo
reclama la Patria.

[Boletín Eclesiástico de la Diócesis de San Cristóbal 27 (1950), pp. 21-29.]


EN EL ACTO DE RECEPCIÓN
EN SAN CRISTÓBAL
DE LA IMAGEN
DE NTRA. SRA. DE LA CONSOLACIÓN
[(31 de octubre de 1950)]
9

Señora: la ciudad de San Cristóbal se siente muy honrada con tu


visita y exclama como tu prima Santa Isabel, en memorable oportunidad:
[“]¿De dónde a mí tanto bien que la Madre del Señor venga a visitarme?[”
(Lc 1, 43)].
Era tanta la ansiedad con que te esperábamos[,] que los minutos nos
parecían largas horas y las horas interminables días; pero al fin tenemos
la dicha de poseerte, de poderte contemplar, de arrodillarnos ante ti para
pedirte, ante todo, que después de este destierro nos muestres a Jesús,
fruto bendito de tu vientre.
Señora: el entusiasmo extraordinario y el júbilo desbordante que
manifiesta el Táchira entero por tu feliz llegada, es prueba irrefutable del
inmenso amor filial que palpita en el pecho del pueblo, de este pueblo
heroico y generoso, que siempre se ha distinguido por su profunda
fe religiosa y por la pública confesión y defensa de sus convicciones
cristianas, pueblo que no traiciona a su Dios[,] y que no cambia sus
creencias por ofrecimientos de mejoras terrenas, ni las vende por cómodos
puestos, ni por prebendas ni canonjías. Pueblo viril, que vive siempre
alerta y dispuesto a defender a la Iglesia, su Santa Madre, y a dar, si fuere
necesario, su misma sangre y su propia vida para que Cristo reine.
Madre queridísima: mañana 1º de noviembre, en ese gran escenario
del mundo, que se llama la Plaza de San Pedro, en Roma, ante una
multitud incontable, como las arenas del mar [(cf. Gén 22, 17; 32,
13; Jos 11, 4; 1 Sam 13, 5; 2 Sam 17, 11; Is 10, 22; 48, 19; Rom 9, 27;
Heb 11, 12; Ap 20, 8)], proveniente de todos los lugares de la tierra, Su
Santidad[,] el Papa Pío XII colocará en tus divinas sienes una corona
Mons. Rafael Arias Blanco
350
más, la de tu Asunción gloriosa a los cielos. Nosotros nos hemos querido
unir al júbilo desbordante de todos los pueblos cristianos del orbe con tal
motivo; y no hemos encontrado algo más grande, algo más digno para
conmemorarlo[,] que esta nueva visita tuya a la ciudad capital del Táchira.
Tú eres la Reina de estas montañas andinas, tú eres la dueña de todos
los corazones. Tú presidiste en la época de la conquista y la colonia la
formación de estos pueblos, y con los Padres misioneros fuiste la Divina
Pastora de las tribus indígenas; tú fuiste testigo de la dura lucha sostenida
por la Independencia de la Patria, y los soldados de nuestra magna gesta
de ti recibieron el aliento que les dio el triunfo; tú en la época turbulenta
de las revoluciones derramabas el bálsamo de tu celestial consuelo sobre
los corazones heridos. Cuando los azotes de las públicas calamidades
caían inmisericordes sobre las espaldas de los habitantes de la Villa de
San Cristóbal, tu imagen bendita era trasladada en imponente procesión
de penitencia, y, como Madre al fin, ponías cese a la desgracia. ¿Quién
no recuerda tu última visita al cumplirse veinticinco años de fundada la
Diócesis? Por tierra cayó el impío y blasfemo edificio[,] que los enemigos
de tu Hijo y de tu Iglesia, en su ciega soberbia, habían levantado.
Es costumbre de gente bien nacida el ofrecer a sus huéspedes algún
obsequio, ¿qué podremos, Señora, ofrecerte, en medio de nuestra pobreza?
Toma nuestro corazón; te lo damos entero, sin reservarnos siquiera una
mínima porción. ¡Fuera de él, por consiguiente, los amores impuros, los
amores pecaminosos! ¡Fuera de él los rencores, los odios y los deseos de
venganza! ¡Fuera de él las envidias y faltas de generosidad contra nuestro
prójimo! ¡Fuera de él la hipocresía y la maldad! Llénalo, en cambio, cual
ánfora preciosa, con las bellas flores del amor más puro e intenso de Dios.
Cual hermoso jardín, perfúmalo con la exquisita fragancia de la dilección
más acendrada a nuestro prójimo.
Madre bendita: cuando el Señor se refirió a ti en las Sagradas
Escrituras, dijo que tú quebrantarías la cabeza de la serpiente [(cf. Gén 3,
15)]; el mundo es testigo de cómo has vencido siempre al dragón infernal;
tú has sido el martillo que ha despedazado las herejías; tu nombre es
terrible para los enemigos de Dios, como un fuerte ejército puesto en
orden de batalla.
Cuando, para castigo de los pecados del mundo, el mal alcanza
extraordinarias proporciones, cuando parece que en su lucha contra el
Cartas Pastorales y discursos
351
bien ha de obtener una victoria total y decisiva, entonces es cuando tu
milagrosa intervención salva a los hombres, entonces es cuando el fin de
la maldad se avecina y el poder de los perversos es destruido.
Una doctrina impía, desde hace años, lucha y se esfuerza por arrojar
a tu Hijo de las conciencias de los hombres, por aniquilar a tu Iglesia,
por aprisionar y dar muerte a sus ministros. El mandamiento nuevo del
amor al prójimo [(cf. Jn 13, 34; 15, 12; 1 Jn 2, 7-8)] lo sustituye por el
odio de clases; el afecto entre los esposos por el amor libre, propio de
ciertos animales; el derecho que los padres tienen en sus hijos lo transfiere
al Estado, que es el dueño de las vidas, de las propiedades y hasta de la
misma libertad de los individuos.
Ese monstruo, que se llama comunismo, que amenaza con devorarlo
todo, con destruirlo todo, ese monstruo[,] que ha ido esclavizando pueblos
y naciones[,] y que por todas partes enciende las hogueras de los odios
fratricidas, ese monstruo[,] que está a punto de desatar la más cruel guerra
que seres humanos hayan presenciado, ese monstruo, Madre bendita, ese
monstruo insaciable del comunismo, destrúyelo, aplástalo, anonádalo con
tu planta virginal. Nosotros te prometemos luchar de ahora en adelante
con mayor denuedo y decisión para extirpar ese tumor canceroso de
doctrina tan perversa. Para eso declaramos guerra abierta y sin cuartel
a la prensa comunista; las puertas de nuestros hogares las cerraremos a
esos periódicos, vehículos de ideas nocivas y corruptoras. La escuela será
centro de nuestras principales preocupaciones: no queremos maestros
comunistas[,] que deformen las almas de las nuevas generaciones. Si es
norma de prudencia de la legislación escolar el exigir que las clases de
historia y geografía patrias estén en manos de maestros venezolanos,
¿quiénes más extranjeros que los comunistas? Para ellos su Patria es Rusia,
para Rusia trabajan y su sangre la derramarán en su defensa, darán las
espaldas a los ejércitos enemigos de su propia Patria, como lo han hecho
los más destacados comunistas franceses, y entregarán los secretos vitales,
como los perjuros comunistas del Canadá y de Estados Unidos.
Lucharemos de manera especial contra el comunismo procurando
mejores condiciones de vida para el trabajador. Él tiene derecho a fundar
un hogar, donde encuentre el afecto de la esposa y el cariño de los hijos.
El fruto de su labor debe ser proporcionado a estas obligaciones asumidas
de padre y de esposo.
Mons. Rafael Arias Blanco
352
El capital es necesario[,] pero debe contentarse con una ganancia
moderada: esas ganancias exorbitantes, que enriquecen a los individuos
en poco tiempo, generalmente son injustas[,] y muchas veces pertenecen a
los trabajadores, mal retribuidos en su diario esfuerzo. Así como el capital,
bien manejado por hombres de conciencia, contribuye a solucionar la
cuestión social, así también el mejor aliado que tiene el comunismo son
los malos patronos. Afortunadamente los gobiernos, por medio de una
avanzada legislación social, se esfuerzan por poner un fuerte dique a los
abusos del capitalismo[,] y procuran el mejoramiento de los empleados
y trabajadores. Mucho, no puede negarse, se ha hecho en este sentido,
pero también es verdad[,] que mucho falta por hacerse.
Ésta es la Doctrina Social de la Iglesia, enseñada por todos los Papas,
desde León XIII, que estamos obligados a difundir y también a defender;
estos son sus enemigos jurados[:] el comunismo y el capitalismo, a los que
debemos desenmascarar con valentía, como nos lo ha ordenado en fecha
reciente el actual Pontífice Pío XII.
Virgen de la Consolación, aquí tienes a tu pueblo, que te ama, de
rodillas está ante tu imagen venerada, como se postraron sus padres
y abuelos y, antes de regresar a sus hogares, te pide que lo bendigas.
Dígnate levantar esa mano diestra, Señora, esa mano poderosa, y traza
una gran cruz para que descienda sobre este Táchira querido, sobre esta
amada Diócesis de San Cristóbal, sobre este pueblo[,] que te aclama y
se regocija por el nuevo dogma de tu Asunción gloriosa a los cielos, tu
anhelada bendición.
Así sea.

[Boletín Eclesiástico de la Diócesis de San Cristóbal 27 (1950), pp. 177-180.]


EN LA BIENVENIDA
AL SR. NUNCIO APOSTÓLICO,
EXCMO. MONS. ARMANDO LOMBARDI,
EN LA PLAZA PÁEZ
DE SAN CRISTÓBAL
[(20 de abril 1951)]
10
Excelentísimo Señor Nuncio de Su Santidad:
Excelentísimos Señores:
Ciudadano Gobernador del Estado:
Ciudadano Comandante de la Primera Zona Militar:
Venerables sacerdotes:
Autoridades civiles y municipales:
Señoras y Señores:
El Táchira cual un solo hombre, se ha puesto de pie para dar la
bienvenida más cordial al muy ilustre representante del Pastor Supremo
de la cristiandad. Y no podía ser de otra manera, ya que la fe católica
tiene aquí cimientos tan profundos, tan sólidos, tan amplios[,] como los
que sostienen las empinadas cumbres de estas montañas andinas.
Sabe el pueblo, este pueblo noble y generoso, este pueblo que ha
defendido su fe con sacrificios heroicos, este pueblo que no ha vendido
jamás el rico tesoro de sus creencias por engañosos bienes materiales, que
no hay ni puede haber verdadero cristianismo sin Pontificado Romano;
que decirse católico y negar la autoridad del Papa es levantar un edificio
sin cimientos, arrojar a las olas embravecidas del mar una nave, sin capitán
que la gobierne, lanzar al combate un ejército, sin jefe, abandonar en un
campo poblado de fieras un rebaño de ovejas, sin pastor que las guíe y
las defienda.
El Papa, he aquí la roca de firmeza granítica sobre la que descansa la
Iglesia Católica; he aquí el hábil piloto que gobierna la frágil navecilla
de Cristo; he aquí el jefe que conduce a sus huestes a la batalla triunfal;
he aquí el pastor supremo que guía y conserva el fiel y numeroso rebaño.
Veinte siglos han pasado desde que Cristo dijo al primer Pontífice: [“]
Tú eres Pedro y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia [(…)]. Te daré las llaves
Mons. Rafael Arias Blanco
354
del Reino de los cielos y lo que atares[” (Mt 16, 18-19)] o desatares en la
tierra, en el cielo será fielmente ejecutado... Confirma a tus hermanos en
la fe [(cf. Lc 22, 32)]... [“]Apacienta mis corderos[” (Jn 21, 15)], [“]apacienta
mis ovejas[” (Jn 21, 17)]; veinte centurias han transcurrido de haber sido
pronunciadas estas frases y sin embargo, como observa un insigne escritor
protestante: “El Pontificado subsiste, no en estado de decadencia, no como
una ruina, sino lleno de vida y de juvenil vigor”.
Ejemplos de esta vitalidad[,] que admira a los mismos enemigos, de
estos latidos fuertes del corazón de la Iglesia, no hay que buscarlos en
épocas remotas, en los pasados siglos, cuando el nuestro está lleno de ellos,
los ofrece en abundancia. Es Pío XI que en el cuadragésimo aniversario
de la publicación de la “Rerum Novarum” del inmortal León XIII, hace
resonar su voz ante los pueblos y naciones de la tierra para recordar las
magnificas enseñanzas de la Iglesia sobre el trabajo, la propiedad y el
capital, e indicar los principios más eficaces para la solución de los agudos
problemas sociales de la hora presente. Es Pío XI que invita a los seglares
a participar en el apostolado jerárquico alistándose en los ejércitos de la
Acción Católica para acelerar el triunfo de Jesucristo en el individuo, en
la familia y en la sociedad. Es Pío XI que adoctrina al mundo con su
admirable Encíclica sobre el matrimonio y sus bienes, en la que condena
una vez más el nefasto y destructor divorcio y otros abusos graves que
pugnan contra la naturaleza y santidad del contrato matrimonial, elevado
por Jesucristo a la dignidad de sacramento. Es Pío XI, vencido por el
peso de los años, carcomida su robustez física por graves dolencias, que,
inerme, sin ejércitos que lo defiendan, sin tanques ni cañones que lo
respalden, con santa audacia se enfrenta a Hitler y a su inmenso poderío[,]
y condena con firmeza apostólica las reprobables doctrinas del nazismo.
Es Pío XI el gran Pontífice que se yergue en su lecho de dolor para decir
al mundo entero[,] que el comunismo es intrínsecamente malo, y que
ningún católico puede abrazar sus doctrinas engañosas y falsas sin hacerse
reo de alta traición a la Iglesia.
Es Pío XII que salva a Roma de la destrucción, en medio del caos y
de la locura de la guerra. Es Pío XII que congrega a su alrededor[,] con
motivo del Año Santo, a más de tres millones de peregrinos. Es Pío XII
que conmueve al mundo con la definición del dogma de la Asunción de
la Santísima Virgen a los cielos en cuerpo y alma.
Cartas Pastorales y discursos
355
Pueblo del Táchira: ante el Excmo. Sr. Nuncio Apostólico, que
representa en nuestra Patria con acierto y dignidad la figura muy amada
del Padre Santo Pío XII, renovemos nuestras promesas de fidelidad a la
Iglesia; ofrezcamos trabajar con denuedo por el triunfo de Dios en la
sociedad y en la familia, combatir como buenos soldados por la mejor y
la más noble de las causas. Digamos con un gran Obispo: “Iglesia romana,
madre y maestra de todas las Iglesias, mientras palpite mi pecho, mientras
me dure la vida, serás el objeto de mis cánticos y de mis himnos de amor”.
Repitamos con el gran Bossuet: “Si te olvido[,]¡oh Iglesia Romana![,] llegue
yo a olvidarme de mí mismo”.
Pueblo del Táchira, antes morir que traicionar nuestra fe.

[Diario Católico, 21 de abril de 1951.]


EN EL ACTO
DE SU TOMA DE POSESIÓN
COMO ARZOBISPO DE CARACAS
EN LA CATEDRAL DE CARACAS
[(2 de octubre de 1955)]
11

[“]Los sacerdotes deben estar unidos en espíritu a su Obispo como las


cuerdas de una lira[”].
Al dirigiros mi humilde y emocionada palabra desde este trono
arzobispal, honrado con el brillo de las virtudes y prestigiado con la
ciencia y el talento de los ilustres varones que me precedieron en el
elevado cargo de Arzobispo de Caracas, no puedo menos que confesar
mi propia debilidad e insuficiencia. Me consuela, sin embargo, el
pensamiento de que mi presencia en este lugar se debe a la voluntad de
Dios, manifestada por su más caracterizado representante en la tierra, el
Romano Pontífice. Me consuela el saber que el Señor adorna con gracias
especiales y enriquece con dones privilegiados a aquéllos que escoge para
desempeñar una alta misión entre los hombres. Me consuela también
la seguridad de las oraciones de los fieles, las plegarias fervorosas de las
vírgenes consagradas a Dios y el diario recuerdo[,] que en el momento
de la Misa tienen los sacerdotes para con sus Obispos.
Acude en estos momentos a mi memoria la imagen venerada y amable
de mi predecesor, cuya ausencia hemos llorado todos, yo el primero, pues
con su muerte perdí a un padre bondadoso[,] que siempre me distinguió
con las demostraciones más delicadas de su afecto.
En esa escuela del propio renunciamiento y de la oblación personal
que es el Palacio Arzobispal, recibí de Mons. Castillo, durante los tres
años de mi Coadjutoría, las lecciones más grandes de humildad, de
espíritu de sacrificio, de mansedumbre evangélica y de celo ardiente por
las almas. Por esto no me sorprende el dolor que ha causado su partida;
no me sorprende el desfile interminable y la devota actitud ante sus
restos mortales.
Mons. Rafael Arias Blanco
358
Estamos seguros de que desde el cielo seguirá velando por su
amadísima Arquidiócesis[,] y pedirá para su nuevo Pastor las abundantes
gracias que necesita.
Mi mejor saludo, el más afectuoso, es para vosotros, amadísimos
sacerdotes del Clero diocesano y religioso, que ocupáis con toda justicia
el primer puesto en mi pensamiento y el lugar de mayor preferencia en
mi corazón. Sois los más preciosos, los insustituibles colaboradores en el
ministerio pastoral; sois los apóstoles de la luz, que ilumináis las almas
con la doctrina del Evangelio.
Las múltiples y graves necesidades de los actuales tiempos reclaman
de vosotros nuevas formas de apostolado y mayores esfuerzos y sacrificios.
Por tales motivos os exhortamos con ardor, con las mismas palabras del
Pontífice reinante, a dedicaros con toda solicitud a la salvación de aquéllos
que la Providencia ha confiado a vuestros cuidados.
¡Cuán ardientemente deseamos que emuléis a aquellos santos que
en los tiempos pasados, con sus grandes obras, demostraron a cuánto
llega el poder de la divina gracia! Que todos y cada uno, con humildad y
sinceridad, podáis siempre atribuiros el dicho del Apóstol: “Con mucho
gusto me gastaré y me desgastaré hasta el agotamiento por el bien de vuestras
almas” [(2 Cor 12, 15)].
Para que vuestra labor sea fructuosa, para que Dios bendiga vuestro
apostolado, no olvidéis la íntima unión que debéis mantener con vuestro
superior eclesiástico, tan bellamente expresada por el anciano Obispo de
Antioquía, San Ignacio mártir: “Los sacerdotes deben estar unidos en espíritu
a su Obispo como las cuerdas de una lira”.
Creo innecesario el recordaros que el deber principal de todo
sacerdote es su propia santificación. Sin el diario esfuerzo por obtenerla,
con el desprecio de los abundantes medios de progreso espiritual que la
Providencia ha puesto en nuestras manos, el apostolado externo será de
poco provecho, aún más, peligroso y contraproducente. Se habrá caído
en la justamente llamada herejía de la acción.
Puesto de honor ocupáis en la Iglesia de Dios, amadísimos religiosos
y religiosas, que, junto con sacerdotes y seglares, ejercéis vuestro hermoso
apostolado, ya en el campo de la caridad, ya en el de la docencia. Yo os
Cartas Pastorales y discursos
359
bendigo a vosotros[,] y bendigo a vuestras obras[,] y pido al Señor que las
haga florecer y multiplicar[,] y que jamás decaiga en vosotros el espíritu
de vuestros santos y gloriosos fundadores.
Unas breves palabras para mis queridos seminaristas. En varios
documentos pontificios se afirma[,] que el Seminario debe ser la pupila
de los ojos del Obispo. Y esto habéis sido vosotros para mí, amadísimos
hijos. Sois testigos de mis esfuerzos y de los ingentes sacrificios que hace
la Arquidiócesis por vosotros. En pocos años se ha multiplicado vuestro
número y se ha construido un edificio[,] orgullo de nuestra Iglesia.
Pensamos en esta forma acudir al remedio de la mayor necesidad de la
Arquidiócesis de Caracas, que es la falta de sacerdotes. Pero notad que
queremos sacerdotes virtuosos, ejemplares, santos, como lo dice la plegaria
que recita el pueblo cristiano al terminar la Bendición con el Santísimo.
Esa es la meta que debéis proponeros alcanzar, el noble ideal que corone
vuestras aspiraciones, el programa para toda vuestra vida.
No puedo ocultar mi emoción al dirigirme a vosotros, amadísimos
hijos, que pertenecéis a las filas del glorioso ejército de la Acción Católica.
Con ánimo pronto y espíritu generoso habéis acudido al llamamiento
apremiante de la Iglesia para empuñar las armas en defensa de la Religión
y de Cristo. Sois la ayuda providencial dada por Dios a la Iglesia en estos
tiempos aciagos de peligros y de luchas. Me complazco en reconocer
públicamente la preciosa colaboración que habéis prestado a la Iglesia
venezolana en el campo del apostolado. La responsabilidad de las
deficiencias[,] que se puedan señalar en vuestro movimiento, generalmente
no provienen de los dirigentes. Se debe casi siempre a la falta de asesores
que se dediquen por entero a formar el espíritu de los socios de Acción
Católica, para después lanzarlos al apostolado. Se debe a la incomprensión
de muchos que no han querido prestar su colaboración[,] o que la han
prestado pobremente, sin entusiasmo, como para guardar una apariencia
o para llenar una fórmula. Estad seguros de que muy pronto, con la ayuda
de Dios, podréis contar con algunos asesores que se dediquen por entero
al trabajo de vuestra formación.
Hacen también acto de presencia en esta tarde representantes de las
[v]enerables Órdenes Terceras, de la Legión de María, de la Unión de
Cofradías del Santísimo, de la Sociedad de San Vicente de Paúl y de
muchas otras asociaciones dedicadas al bien espiritual de sus miembros[,] y
Mons. Rafael Arias Blanco
360
que se preocupan por realizar obras de apostolado. A todas ellas va dirigida
mi palabra de estímulo por la obra importante que llevan a cabo y mis
votos más sinceros porque continúen haciendo el bien en este dilatado
campo del padre de familia, donde tantos otros, por desgracia, siembran
la cizaña [(cf. Mt 13, 24-30)].
Amadísimos fieles: hasta ahora me correspondía en parte el cuidado
de vuestras almas; la responsabilidad estaba compartida. Pero de ahora
en adelante me corresponde totalmente. Grande es este peso y débiles
mis hombros. Ayudadme con vuestras diarias oraciones para obtener del
Señor las fuerzas necesarias y las luces requeridas para conservar incólume
y apacentar con eficiencia la mística grey que me ha sido encomendada,
para conducir a puerto seguro la barca de esta importante Arquidiócesis.
Para concluir debo expresar mi profunda gratitud al Muy Venerable
Sr. Deán y Cabildo Metropolitano por la pompa y solemnidad que ha
querido dar a este acto.
Mis gracias más expresivas y sentidas a vosotros, amadísimos sacerdotes
y religiosos[,] que con vuestra asistencia habéis deseado manifestarme
vuestro afecto y adhesión, y a vosotros todos, dilectísimos hijos[,] que con
vuestra presencia habéis querido expresar a vuestro Arzobispo vuestros
sentimientos de respeto, veneración y cariño.

[Adsum. Boletín Oficial del Arzobispado de Caracas 48 (1955), pp. 411-414.]


EN LA ENTREGA DEL PREMIO DE MEDICINA
“DR. JOSÉ GREGORIO HERNÁNDEZ”
EN EL AUDITORIO
DE LA UNIVERSIDAD CATÓLICA
“ANDRÉS BELLO”
[(26 de octubre de 1955)]
12

Sres. miembros de la Junta Administradora del Premio “Dr. José


Gregorio Hernández”:
Señores del jurado:
Profesores y alumnos de la Universidad Católica:
Veintiséis años han pasado desde aquel aciago día en que la muerte
cegó la preciosa existencia del Dr. José Gregorio Hernández. Día de dolor
profundo para el pueblo que lloró sinceramente la eterna ausencia del
médico caritativo y afectuoso; día de luto para la ciencia que vio alejarse
para siempre a uno de sus cultores más eximios; día de honda tristeza para
la Patria que perdió a uno de sus varones más eminentes; día de aflicción
para la Iglesia, que se vio privada de uno de sus hijos más adictos, de una
de sus columnas más firmes [(cf. Gál 2, 9; Ap 3, 12)].
El tiempo[,] losa pesada que cubre las reputaciones de los hombres,
ha sido impotente para hacer olvidar la ejemplaridad de su vida, sus
triunfos en la Universidad, sus brillantes éxitos en la medicina aplicada.
Los muchos días y años transcurridos, insectos devoradores de los mejores
recuerdos, no han podido destruir, ni siquiera debilitar, la doble aureola
de santo y sabio que brilló en sus sienes con sobrados títulos. Muy al
contrario, su reputación se ha ido aquilatando cada día más, como el
buen sabor del vino envejecido en las bodegas; su celebridad y buena
fama han ido creciendo como la sombra cuando el sol declina. Todo
esto demuestra la solidez de su vasta ciencia, la inmensa capacidad de
su preclara inteligencia y la sólida cimentación de sus heroicas virtudes.
La muy honorable Junta Administradora del Premio “[Dr.] José
Gregorio Hernández”, fuego que ha sabido conservar la cálida admiración
por el ilustre científico desaparecido, luz que derrama claridades sobre los
Mons. Rafael Arias Blanco
362
arduos caminos de superación por él transitados, ha venido cumpliendo
con devota fidelidad su honroso cometido.
Año tras año, cual si se tratase de un rito sagrado, en un día como éste,
fausto en los anales patrios por haber aparecido en el pueblo apartado
y poco conocido de Isnotú ese astro radiante, se venía adjudicando este
ambicionado Premio en el salón de honor del viejo Palacio Arzobispal.
Hoy no es ya el austero recinto de la vetusta morada arzobispal el lugar
escogido. De ahora en adelante le servirá de marco esta amplia sala de
reuniones de la Universidad Católica. Así la juventud estudiosa que acude
a las aulas de esta alta institución docente, que goza ya de gran prestigio[,]
recibirá el ejemplo estimulante de presenciar el triunfo de destacados
hombres de ciencia, que tras largas jornadas de dedicación al estudio, ven
coronados sus esfuerzos con un noble y merecido galardón.
La Junta que presido se siente satisfecha de que haya correspondido
en este año el Premio “[Dr.] José Gregorio Hernández” al Dr. Jacinto
Convit, prestigioso profesional de la medicina que ha sabido destacarse en
la lucha contra la lepra, uno de los males más temibles que han azotado a la
humanidad desde tiempo inmemorial y una enfermedad que ha hundido
sus terribles garras en los sufridos cuerpos de muchos compatriotas.
La Junta Administradora del Premio “[Dr.] José Gregorio Hernández”
lamenta la pérdida de su muy digno Presidente: Mons. Dr. Lucas
Guillermo Castillo, dignísimo Arzobispo de Caracas y Primado de
Venezuela. Su muerte[,] cual la del Dr. Hernández, ha cubierto de negros
crespones los hogares y los pueblos de nuestra Patria. Uno de sus últimos
actos fue la firma del honroso diploma que ha de ser entregado dentro
de breves instantes.
Hermoso pergamino que acredita a su poseedor un sonado triunfo
en el campo de la ciencia y que goza del raro privilegio de enaltecer la
memoria de un ilustre sabio que anhela nuestra Patria ver exaltado al honor
de los Altares y que lleva la firma del querido Arzobispo desaparecido,
cuya vida útil y sacrificada ha recibido del pueblo la atestación unánime
de[:] “era un santo”.

[Diario La Religión, 27 de octubre de 1955.]


ARMONÍA Y PAZ SOCIAL
EN EL PROGRAMA DE TELEVISIÓN
“VIDA Y DESTINO”
[(25 de enero de 1958)]
13

Amados televidentes:
No podía faltar la voz del Arzobispo de Caracas en esta hora crucial
de la Patria.
En la Carta Pastoral que dirigimos a nuestra querida grey el día 1º
de mayo del año pasado con motivo de la Fiesta de San José Obrero,
después de hablar de la obligación que le incumbe a la Iglesia de abordar
los modernos problemas sociales a la luz del Evangelio y de las enseñanzas
pontificias, y de exponer algunos puntos concretos de la realidad
venezolana, recordábamos la necesario colaboración del elemento obrero
con las otras clases de la sociedad, con vistas a un mundo mejor, en el cual
cada ciudadano pueda vivir como persona humana y como verdadero
hijo de Dios [(cf. Rom 8, 14-21; Gál 3, 26; 4, 4-7; Ef 1, 5; 5, 1; Fil 2, 15;
1 Jn 3, 1-2; 3, 10; 5, 2-3)]. Y añadíamos, según el pensamiento del Santo
Padre felizmente reinante, que no es en la violencia en donde hemos de
encontrar la salvación y la justicia, sino en una transformación o evolución
social sana y armónica. Bien sabido es que la violencia destruye en vez
de edificar, enciende las pasiones en vez de calmarlas, acumula odios y
ruinas en vez de hermanar más y más a los hijos de una misma Patria, y
lanza a los hombres a la dura necesidad de reconstruir lo derribado sobre
los escombros de la discordia. Por esto, sólo una evolución progresiva y
discreta, adaptada a la naturaleza humana, e inspirada en la equidad y
en la justicia, puede trocar en plausible realidad las honestas y legítimas
aspiraciones del pueblo.
Las actuales circunstancias invitan a insistir por unos momentos en
esta parte de nuestra enseñanza pastoral de entonces, que obtuvo[,] por
la misericordia divina, el eco más resonante en todos los confines de la
Mons. Rafael Arias Blanco
364
Patria venezolana, y fuera de ella. No olvidemos hoy que, al lado de todo
noble y legítimo derecho de que puede y debe disfrutar la ciudadanía,
hay siempre una serie de obligaciones y deberes, ya se hable simplemente
de comprensión ciudadana y de respeto a las instituciones, ya de estrictos
preceptos de caridad y de justicia.
Recuerde nuestro querido pueblo venezolano[,] que no es ésta la
hora de las represalias, contrarias al perdón cristiano, que hemos de
otorgar generosamente si queremos ser perdonados, según nos enseña la
Oración Dominical [(cf. Mt 6, 9-15; Lc 11, 1-4; Mc 11, 25; Mt 5, 23)],
sino el momento de la paz, de la armonía y de la convivencia de todos los
venezolanos, así como de los extranjeros que se acogen a nuestra generosa
hospitalidad.
Es el tiempo favorable y propicio de pedirle a la Santísima Virgen de
Coromoto, como nos decía el Sumo Pontífice en el día memorable de la
Coronación de la preciosa efigie, que la caridad de Jesucristo triunfe y
reine en las relaciones entre nuestros semejantes, haciendo llegar a todos
los ámbitos del país los beneficios del progreso y de un razonable bienestar,
a fin de que reconociendo todos los venezolanos la maternidad espiritual
de la Virgen guanareña, se sientan hermanos en Jesucristo, e hijos de un
mismo Padre que está en los cielos; y demuestren con su conducta noble
y patriótica que quieren y pueden vivir en paz, dando así al mundo de
hoy, agitado por el odio y por la violencia, el ejemplo de una República
modelo, que sabe disfrutar de los beneficios de la civilización y de la
fraternidad cristiana.
Lejos de mancillar los triunfos logrados con actos impulsivos que
repugnan a la conciencia cristiana, todos deben prestar la más amplia
cooperación a las legítimas autoridades, inspiradas en los mejores deseos
en bien del país, y contribuir con su ordenada conducta cívica al total
restablecimiento de la normalidad y de la paz, que es fuente copiosa de
prosperidad y de progreso.
Llevados de ese anhelo, nos complacemos en invitar muy cordialmente
a la Acción Católica, a las asociaciones de apostolado seglar, a los miembros
de las asociaciones religiosas y a los fieles en general a colaborar con el
más decidido entusiasmo en la saludable tarea de lograr la más completa
pacificación y armonía ciudadana.
Cartas Pastorales y discursos
365
Siendo, como decíamos en la referida Pastoral del 1º de Mayo, el
desempleo una de las causas del malestar moral y material en muchas
familias, no es de dudarse[,] que la Junta de Gobierno habrá determinado
abrir con urgencia nuevas obras públicas, con el fin de proporcionar el
honesto sustento a muchos desocupados. Ésta es una necesidad grave,
atendido el lamentable precedente de años anteriores, en que solamente
en mayo o junio solían empezar los trabajos públicos.
Del mismo modo queremos dirigirnos a las personas económicamente
posibilitadas para rogarles[,] que no cierren en los momentos actuales sus
empresas, sino, antes bien, abran a ser posible otras nuevas, con el objeto
de dar trabajo y ocupación o los necesitados. Será esa una obra de Religión
y de Patria[,] que no dejará sin la debida recompensa Aquél que no olvida
ni un vaso de agua dado en su nombre [(cf. Mc 9, 41; Mt 10, 42)].
En el día de mañana se hará una colecta extraordinaria en favor de las
víctimas de los trágicos acontecimientos de estos días. Nuestros Venerables
Párrocos, Rectores de Iglesias y demás sacerdotes visitarán asimismo los
hospitales[,] y organizarán comisiones de socorros, para llevar una palabra
de aliento a los heridos así como la voz de la condolencia a los familiares
de los que, en los sucesos mencionados, rindieron la jornada de la vida.
Finalmente hemos dispuesto que en todas las Iglesias y Capillas de
la Arquidiócesis se celebre el próximo martes 28 de enero, un funeral
por los caídos en las sangrientas jornadas a que hacemos referencia.
El correspondiente a la Santa Iglesia Metropolitana lo oficiaremos
personalmente, de Solemne Pontifical, el miércoles 27, con oración
fúnebre, que pronunciará el Iltmo. Mons. Dr. Francisco A. Maldonado.
Quiera el cielo escuchar los fervientes votos que elevamos en estos
momentos por la tranquilidad de Venezuela, y concedernos que reine
siempre entre nosotros la paz y la concordia de los espíritus, como fruto
regalado de la caridad y de la justicia, según el lema de Nuestro Santísimo
Padre[,] el Papa: “opus iustitiae, pax”: [“]la obra de la justicia es la paz[”
(Is 32, 17)].

[Adsum. Boletín Oficial del Arzobispado de Caracas 51 (1958), pp. 5-7.]


MENSAJE NAVIDEÑO
TRANSMITIDO POR TELEVISIÓN
[(17 de diciembre de 1958)]
14

La Arquidiócesis de Caracas posee un organismo llamado Secretariado


de Acción Social, que tiene por finalidad el ayudar a las familias pobres
en sus diversas necesidades. En este Secretariado colaboran trabajadoras
sociales graduadas, que estudian e investigan los casos, los treinta Comités
de Acción Social, que funcionan en casi todas las Parroquias eclesiásticas
de Caracas, los Centros de Acción Católica y otras asociaciones de
apostolado y los venerables sacerdotes que están al frente de las diversas
Parroquias del área metropolitana de nuestra capital.
Se cuenta[,] además, con la eficaz ayuda de los dispensarios médicos
y dentales y de las muchas obras benéfico-sociales dirigidas por el Clero
y por las Congregaciones Religiosas femeninas.
El Secretariado de Acción Social de la Arquidiócesis de Caracas es
una organización completa en el servicio del prójimo. Los recursos los
obtiene ya de los organismos oficiales[,] ya también de la generosidad
de entidades y personas particulares. Pero debemos confesar[,] que las
necesidades son tan graves y de tal magnitud y urgencia que reclaman
una más amplia e inmediata colaboración[,] tanto del Gobierno como
de todos los venezolanos económicamente más capaces.
Si algunos de nuestros televidentes quieren contribuir con su aporte
monetario, por una sola vez, o mensualmente con una contribución fija[,]
pueden avisarlo y mandarlo al propio Secretariado de Acción Social que
funciona en el Palacio Arzobispal. Los que deseen enviarlo a nombre mío
también pueden hacerlo.
Mucho podrían ayudar[,] en esta obra social, las fábricas de conservas
y preparados alimenticios así como las industrias de colchones, camas y
Mons. Rafael Arias Blanco
368
otros similares[,] enviándonos sus productos, pues las familias pobres y
cargadas de hijos no solamente padecen hambre[,] sino que por lo general
carecen de las cosas más necesarias para la vida.
Es bueno recordar en estos momentos que somos administradores de
los bienes que poseemos y que Dios ha puesto en nuestras manos para
que sirvamos mejor al prójimo que padece necesidad.
Con motivo de la proximidad de las fiestas navideñas el Secretariado
de Acción Social está empeñado en llevar un poco de alegría a los hogares
más necesitados de Caracas. Para esto está organizando las llamadas Bolsas
de Navidad, que contienen alimentos variados y abundantes, y que serán
entregadas a las familias que más requieran esta ayuda.
Gracias a la colaboración de organismos religiosos, entidades
comerciales y de algunos amigos[,] se repartirán dos mil Bolsas navideñas
y dos mil cobijas. Un rayo de alegría, de esa sencilla y cordial alegría que
trajo al mundo el Nacimiento de Jesucristo [(cf. Lc 2, 10)], iluminará
a dos mil ranchos de las colinas y quebradas caraqueñas[,] y hará un
homenaje magnífico rendido al Hijo de Dios en sus representantes, los
pobres [(cf. Mt 25, 40)].
Pero debo confesar que no estoy contento con estas dos mil Bolsas de
Navidad y estas dos mil cobijas[,] cuando pienso que el número de las
familias necesitadas es todavía mucho mayor. No puedo estar satisfecho
ante la seguridad de que estas Navidades serán días de hambre y de dolor
para muchos niños inocentes y para muchas madres sacrificadas, para
muchos enfermos, a menos que acudamos en su ayuda para trocar sus
lágrimas en sonrisas.
A las puertas de los corazones de los amables televidentes toco esta
noche con insistencia para pedirles la generosa colaboración a fin de
poder ampliar el radio de acción de esta simpática y necesaria campaña
de “Bolsas de Navidad” y multiplicar el número de las cobijas que se
van a repartir. Pensemos un poco en el frío que hace en esos ranchos
destartalados.
Recordemos que Navidad sin caridad no es Navidad. El Divino Infante
vino a traer al mundo la paz a los hombres de buena voluntad [(cf. Lc 2,
Cartas Pastorales y discursos
369
14)]. Es hombre de buena voluntad el que estando en capacidad de ayudar
a su hermano, lo hace con amplitud y generosidad.
Dígnese Dios conceder a nuestra Patria en estas Navidades y en el
próximo año el don inestimable de la paz y en la familia venezolana el
bienestar y la prosperidad que anhelamos para todos.

[Adsum. Boletín Oficial del Arzobispado de Caracas 52 (1959), pp. 245-246.]


LAUS DEO VIRGINIQUE MATRI
Este libro se terminó de imprimir
en Caracas en enero de 2014
en los talleres de Impresos Miniprés, C.A.