You are on page 1of 10

Áreas funcionales de la empresa,

o cómo organizar tu negocio


para que sea mucho más fuerte
Luis Bobadilla

Un negocio sin organización es un negocio condenado al fracaso.

Que la misma persona se encargue de contratar nuevos empleados y


gestionar a la vez el servidor (por ejemplo) solo lleva a un camino: que no se
centre en su tarea principal.

Para evitar ese tipo de problemas, se crearon las áreas funcionales de una
empresa.

¿Quieres poner orden en tu negocio y conseguir trabajadores


superespecializados? Esta es la clave y te la desvelamos aquí.

Vamos a por ello.

Contenido del artículo [Mostrar]

¿Qué son las áreas funcionales de una


empresa?
Igual que venimos haciendo desde hace un tiempo, veamos primero cómo
define la Wikipedia este concepto para tener una base desde donde empezar:

Las áreas funcionales de la empresa son las diversas actividades


más importantes de la empresa, ya que por ellas se plantean y
tratan de alcanzar los objetivos y metas.

No es una descripción incorrecta, pero quizás sí se queda algo escasa…


Si nos preguntas a nosotros, te diremos que las áreas funcionales son las
encargadas de que cada “pata” que sostiene tu negocio funcione de
la mejor manera posible y alcance la posición que buscas en tu
mercado.

Podríamos resumirlo en que los objetivos de las áreas funcionales es


que la empresa funcione funcione tal y como tú quieres.

Ventajas y desventajas de estructurar tu


negocio así
Ahora que ya sabes en qué consisten las áreas funcionales de una, toca
conocer todo lo bueno y lo malo que aportan.

Ventajas
Especialización: si un departamento se encarga siempre de las
mismas tareas, es inevitable que con el tiempo las domine y dedique
menos tiempo y esfuerzos a realizarlas de forma correcta.
Flexibilidad: ante cualquier imprevisto o tarea será una, o varias, las
áreas que se dedicarán a tratarlo mientras el resto pueden seguir
funcionando con normalidad.

Desventajas

Falta de coordinación: si cada departamento va por su lado, puede


darse situaciones que afecten al buen funcionamiento de tu negocio. Por
eso es vital que fomentes el trabajo en equipo.
Aumento en los costes: al necesitar un número mayor de empleados,
pagarás más en sueldos. Algo que puede influir en tu margen de
beneficio.

¿Cuáles son las áreas funcionales


indispensables?
Una pregunta que a priori puede parecer sencilla de contestar, es en realidad
algo más complicada.

¿A qué se debe eso? A que cada empresa puede tener tantas áreas
como quiera. E incluso combinar varias de ellas en función de sus
necesidades.

Todo va en función del tamaño de tu compañía o de cómo te guste que


funcione.

Eso sí, existe un cierto consenso sobre 5 áreas funcionales que todo
negocio debe tener y que se consideran básica para cualquier persona:

Dirección.
Administración y recursos humanos.
Producción.
Ventas y marketing.
Contabilidad y finanzas.

Ahora las veremos en mayor profundidad y entenderás por qué se consideran


así.

1. Área de dirección

Como su nombre indica, es la encargada de dirigir a la empresa y fijar


los objetivos. Esto hace que, de forma común, esté asociada con la cabeza
del negocio.

Sus funciones son todas las relacionadas con los siguientes aspectos:

Planificar el rumbo que debe seguir.


Controlar que no se desvíe de éste.
Organizar y coordinar el resto de áreas.
Dirigir la empresa.

En resumen, sobre las espaldas de este departamento está la


responsabilidad de que el negocio alcance el éxito o el fracaso.

¿Quieres saber más? Entra aquí.

2. Área de administración y recursos humanos

Esta parte de la empresa será la encargada de todos los trámites burocráticos,


administrativos, etc. En definitiva, de lo todo el mundo conoce como
“papeleos”.

Y como si algo necesita de gestiones es la contratación de nuevos


trabajadores, es muy común que haga las veces de departamento de recursos
humanos.
Por eso, podríamos decir que en general sus labores son:

La selección de personal.
Pago de nóminas.
Conseguir un buen ambiente de trabajo.
Motivar a los empleados.
Cualquier gestión que haga falta para que la empresa siga funcionando.

Así que ya sabes, si se mueve un papel en la empresa, este departamento lo


tiene que saber.
3. Área de producción

Como es obvio, si tienes un negocio y quieres que sea rentable, venderás


algún producto o servicio.

Eso es tan obvio, como que alguien tendrá que hacerse cargo de todo el
proceso que lleva crear eso con lo que tu empresa es sostenible. Pues ahí es
donde entra esta área, ya que es la responsable de:

Utilizar todos recursos de la empresa para crear los productos o


servicios.
Llevar un control de calidad.
Mantenimiento y reparación de las máquinas y herramientas que se
necesitan para la elaboración.
Un control sobre el almacén.
Inspeccionar la producción.
El diseño de lo que se vende.

Digamos que son los que hacen que todo sea real.

4. Ventas y marketing

Ya tienes quién dirige la empresa, quién se encarga del tema burocrático y de


generar los productos pero… ¿quién se encarga de que lleguen a tus clientes?

No podía ser otro que este departamento, que dedicará todos sus
esfuerzos para que tus productos o servicios salgan de tu negocio y
lleguen todo el que los compre.

A parte, también se preocupará de que tus usuarios estén satisfechos y que


hayas cubierto todas sus necesidades.

En resumen, sus labores son:

Controlar los puntos de venta.


Conocer las necesidades de tus clientes.
Establecer vías de comunicación con ellos.
Estrategias de publicidad.

Es decir, son los que se encargarán de que la relación con tus clientes sea lo
mejor posible.

5. Área de contabilidad y finanzas

Imaginamos que, por desgracia, el dinero no será un bien ilimitado en tu


negocio… ¡ojala nos equivoquemos!

Pero por si no es el caso, quiere decir que necesitas que alguien lleve el
control sobre cuánto gastas, cuánto ganas y demás aspectos
relacionados con la contabilidad.

Y, como ya habrás imaginado, de todo esto se encarga este departamento que,


de forma general, podríamos decir que es el que vigila en qué se utiliza el
dinero.

Es decir, que se preocupa de tareas como:

Pago y cobro de proveedores y clientes.


Dónde y cómo invierte la empresa.
Declarar los impuestos.
Préstamos y/o créditos de la compañía.

Como ves, es un trabajo muy parecido al área de administración, solo que


más enfocado al tema económico.

Otros tipos de áreas funcionales que pueden


existir
Como te hemos contado al principio, cada empresa puede tener distintas
áreas y organizarse como mejor le convenga.
Nosotros hemos nombrado las que, por pura lógica, son las más comunes.
Pero hay otros departamentos que puede existir en tu negocio sin
ningún tipo de problema como:

Seguridad laboral: es la que se encarga de cumplir la normativa que


exista sobre riesgos laborales y de que sus empleados estén lo más
seguros posible cuando trabajen.
Informática: si los ordenadores y servidores son indispensables para
tu empresa, puedes tener un área que se dedique en exclusiva a
mantenerlos a punto.
Investigación y desarrollo: para que tu negocio dure lo máximo
posible, debe estar a la última en las novedades de su sector. Contar con
un departamento en exclusiva para ese cometido puede ser una gran
idea.

Eso son solo algunos ejemplos, pero hay muchos más.

¿Qué te han parecido las áreas funcionales de


una empresa?
Llegados al final del artículo, solo nos queda una última cosa que hacer y es
preguntarte:

¿Tienes alguna duda?


¿Tu empresa ya está estructurada así?
¿Tienes pensado incorporar este tipo de organización?

En definitiva, lo que te pedimos (como siempre) es que no te vayas sin


dejar tu comentario más abajo.

Venga… ¡anímate!
También te puede interesar...

Analizar el entorno de una nueva empresa


Lograr un diseño web atractivo que dispare las ventas
4 estrategias de marketing B2B para vender más a otras empresas
Factores más importantes que influyen en el clima laboral
Las 7 tendencias de marketing que más se llevarán en el 2013
Aplicación de marketing
La obsolescencia programada
El estado de resultados en la empresa
Las habilidades y perfiles profesionales más demandados por las
empresas
Prepárate para todo tipo de entrevistas de selección, incluso raras y
humillantes: bailar en la entrevista