You are on page 1of 5

ARQUITECTURA 4-CATEDRA D’ANDREA-GOMEZ DIZ, exGaite

CURSO 2018

TEMA 1- 1º Y 2º CUATRIMESTRE
Vivienda con equipamiento Comunitario y Mediateca, a escala municipal.-

Síntesis del Tema:

Resolución de 100 unidades de vivienda, y equipamiento comunitario compuesto por


una Biblioteca Barrial y espacios públicos propios del conjunto y para uso general.
La propuesta, implantada en el Polo Audiovisual, contemplará el diseño –como un
equipamiento comunitario a tener en cuenta en la propuesta urbana general- de una
Mediateca con Sala de Proyección- a escala municipal, a resolver particularmente
durante el segundo cuatrimestre del año.

Implantación:

La Paternal. Ver plano de localización.

Objetivos Generales:

El alumno deberá resolver una propuesta urbana global que pueda tener distintas
etapas de materialización durante el año.
Partiendo de la base de entender que el nivel de Arquitectura 4 debe servir de nexo
hacia la posible enumeración de propuestas urbanas para grandes sectores de la
ciudad, a realizarse durante el cursado de Proyecto Urbano en el último año de la
carrera, y entendiendo que es necesario profundizar la metodología iniciada en el nivel
de Arquitectura 3 que entendía la problemática urbana como un elemento
indispensable de cualquier propuesta arquitectónica; es por ello que Arquitectura 4 se
abocará a la resolución de una porción de ciudad, que contemple diversas escalas de
uso de acuerdo a la temática requerida.
El nivel se concentrará en el completamiento de la trama urbana, aceptando la
multiplicidad de usos existente en cualquier ciudad como condición indispensable para
la supervivencia de la misma, reflexionando y desarrollando la correspondiente
propuesta urbano-arquitectónica que cumplimente dicho requerimiento.

Objetivos Pedagógicos:

Desde hace unos años, venimos desarrollando –en este nivel, dentro del taller-
algunas maneras diferentes de acercarse al problema a resolver, con el objetivo de
ayudar a formar, y –entre todos- a conformar un bagaje de sostenes teóricos que
trasciendan la mera repetición de formas estilísticas, vacías de contenido; que ayuden
a anclar las intervenciones a los contenidos ideológicos de sus autores,
independientemente de los vaivenes del momento.
Desde este esquema, nos interesa más la reflexión y su resultado, que la acción sin
reflexión; nos interesa más la concepción de ideas-fuerza, antes que el ejercicio
morfológico sin ideas; en definitiva nos interesa más la materialización de una idea,
que ideas no materializables.

El ejercicio pone de manifiesto una preocupación, que entendemos central para el


arquitecto: la reflexión sobre el Espacio Público, su comprensión desde el punto de
vista del diseñador pero aplicado a la percepción qué, del mismo, tiene el usuario.
Si, como decía Marina Waisman, “el arquitecto provee un marco que el usuario
completará”, entonces este conjunto conformará un espacio público ciudadano en
donde la representación de la sociedad se hará visible. “ Por lo tanto no es suficiente
con colocar un buen equipamiento para posibilitar un espacio público rico, diverso y
múltiple. Las relaciones y posibilidades de uso son posibilitadas o negadas desde los
proyectos arquitectónicos. Los edificios autistas, cerrados en sí mismos, le roban
energía y vida a la ciudad, a cambio de una imagen. La tendencia creciente a los
objetos ó productos urbanos van en detrimento de la calidad del espacio público y por
tanto de la ciudad. Los elementos impactantes, sin raices ni relación con el entorno, no
logran perdurar más allá de la novedad. Esta tendencia considera a la arquitectura y al
urbanismo como bienes de consumo y como tal no busca su perdurabilidad, a menos
que se crea posible que la apropiación real de un espacio se realice sobre la base de
imágenes mediáticas” (1).

El habitar, enseñar y aprender, y el arte como manifestación, serán los grandes temas
a reflexionar.
El espacio público y sus diversos contenedores morfológicos.
Los contenedores morfológicos y el espacio público contenido.
Los modos de apropiación del entorno
La influencia del contexto, no sólo físico sino también cultural; y su correspondencia
con los espacios; la cualificación de los mismos (público, semipúblico, intermedio,
privado, existencial) es un punto a debatir para definir un concepto de identidad de la
arquitectura diseñada.
Comprender y profundizar sobre el concepto de “marco ideológico” que subyace en
toda intervención que tienda a modificar ó consolidar conductas humanas a través del
estudio del espacio existencial.
Análisis del sitio. El contexto como generador de condicionantes que “regionalizan” al
elemento arquitectónico.
El Paisaje Urbano, lecturas e interpretaciones a partir de intervenciones similares en
distintas partes del mundo.
Introducción al concepto de los “pares”: espacio público-espacio privado; espacio
construido-espacio no construido; espacio abierto-espacio cerrado, materialización
morfológica-materialización significativa; siempre desde la reflexión ante las
condiciones de usos – culturales – del usuario posible.
Desarrollo del análisis como útil de diseño.
Concepto de “Idea Rectora” y “Partido”. De lo general a lo particular.
Reflexión sobre el espacio urbano y su relación con la obra construida.
Reflexión sobre el significado en la arquitectura.
La representación gráfica como expresión sintética de las ideas.
Los objetivos principales apuntan a la necesidad de entender la particularidad de la
intervención dentro de la generalidad de la ciudad.

Tal como pregona Campo Baeza, “la arquitectura es ideología construida”, por lo tanto,
el Taller hace marcado énfasis en el proceso de reflexión que ayude a descubrir y
materializar las ideologías subyacentes en los alumnos con relación al tema a resolver.
A partir de la presentación del tema, se trabaja en la conceptualización del mismo,
con el fin de sintetizar ideas que puedan materializarse en un “objeto síntesis”, sin
relación con el lenguaje arquitectónico, pero que evidencie un resultado ideológico que
es el “punto cero”, la idea rectora, que luego debe verse materializada a través del
partido en general, y en sus distintas variables (propuesta urbana y de relación con el
entorno, propuesta de estructuración del conjunto, propuesta formal y significativa,
propuesta espacial, propuesta tecnológica, propuesta de uso).
Este proceso se lleva a cabo sin programa, sin terreno y sin elementos del lenguaje
arquitectónico que puedan generar el uso de asociaciones cognoscitivas que
condicionen el resultado buscado.
Posteriormente se realiza la arquitecturización del objeto síntesis, incorporando las
diversas variables enunciadas anteriormente, a fin de validar ó reformular las ideas
fuerza expresadas. En esta instancia se ajusta el programa de necesidades en conjunto
con el grupo de alumnos, con el fin de plasmar un programa definitivo para el tema en
cuestión.

Notas: (1) Jordi Borja-Zaida Muxi “Espai públic: ciutat i ciutadanía”.

Metodología de Trabajo:

Trabajo Grupal en equipos de 4 personas (para la propuesta general y el 2º


cuatrimestre), individual para el diseño de la Biblioteca Barrial.

Programa Básico de Necesidades:

50 Unidades de vivienda de 4 ambientes (máximo 90 m2)


25 Unidades de vivienda de 3 ambientes (máximo 75 m2)
25 Unidades de vivienda de 2 ambientes (máximo 60 m2)
Biblioteca Barrial (máximo 1000 m2)
Mediateca con Sala de Proyección (máximo 3500 m2)
Estacionamiento

Total a Proyectar: 12.500 m2 aproximádamente

Indicadores Urbanísticos del Sector:

Superficie aproximada del terreno: 32.000 m2


Ocupación del suelo: 60%