You are on page 1of 3

Estimado monseñor:

Nosotros formamos parte de un grupo de presbíteros que desde hace ya bastante tiempo nos reunimos,
reflexionamos, e intentamos mirar nuestra realidad. Sabiendo que en la próxima reunión de la Conferencia Episcopal
hablarán ustedes de los Presbíteros, nos pareció oportuno hacerles llegar los frutos de nuestra reflexión. No es
producto de una simple iniciativa, sino fruto de mucho de lo que hemos venido madurando en los últimos años; por
eso acompañamos a esta nota un anexo teológico que ilumina y da razones a esto que acá presentamos brevemente.
Esto que aquí les expresamos refleja en mucho el tipo de presbíteros que nosotros queremos ser en medio de
nuestros hermanos.

Nos parece central señalar que una característica fundamental de lo que deben ser los presbíteros radica en
su cercanía a la humanidad, especialmente a las víctimas de los sistemas de inhumanidad y muerte. Creemos que si
se pudiera hablar de “notas” del presbiterio, ésta no podría estar ausente. Esta cercanía lleva a tener como
característica fundamental la credibilidad y la misericordia. La credibilidad es una vida que nos vuelve creíbles. Y
no nos referimos aquí a credibilidad de “encuestas”, sino que los que sufran puedan acercarse a nosotros con libertad
porque les reflejamos sacramentalmente un “Padre rico en misericordia”. La misericordia lleva a padecer lo que los
demás padecen, a “latir con los míseros”, a esperar para nosotros lo que los demás sufren, o les hacen sufrir.

Otro elemento propio de esta “nota”, o quizá otra “nota”, es la semejanza. Nos parece importantísimo que
la gente, particularmente los pobres, experimenten a sus presbíteros como “uno más”, que “usted es como nosotros”,
como a veces nos dicen. Nos preocupa que con mucha frecuencia se ponga el acento precisamente en las diferencias
que nos deben caracterizar, o hasta en una aparente superioridad. Esto también lleva, con frecuencia, a un modo no
precisamente evangélico de ejercicio de la autoridad, sea de algunos miembros de la jerarquía entendiendo a los
presbíteros como sus “empleados”, como a presbíteros haciendo lo mismo en sus comunidades con los laicos.

La cada vez más importante en nuestros discursos “opción preferencial por los pobres”, debería
manifestarse desde la formación hasta en los destinos, desde el modo de vida hasta en nuestras homilías, para que no
sea “palabra hueca” sino fidelidad a lo que Jesús y la Iglesia nos piden. Nos parece que muchas veces los destinos, la
formación y el modo de vida no sólo no reflejan esto sino –con mucha frecuencia- revelan lo contrario.

Ciertamente hablar de los presbíteros sin hablar previamente de la Iglesia es un sin sentido. Creemos que se
impone una buena Eclesiología que permita hablar luego de los ministros. Sino, se corre el riesgo de una reflexión
desde “el poder” y “sobre el poder”, mientras pensamos que la Iglesia debe estar despojada de poder. Su “poder”
debe ser el Espíritu Santo, el mismo que ungió a Jesucristo “para anunciar la buena noticia a los pobres”.

Nos parece importante que los modelos que se propongan a los presbíteros den respuestas a los desafíos de
nuestra realidad. No negamos la santidad de otros, pero nos parece que muchas veces se proponen modelos que nada
tienen que ver con nuestro tiempo y espacio. Creemos que la Iglesia en Argentina y en América Latina es rica en
confesores y mártires como para desoír esta “palabra que Dios nos dirige”. Muchos de estos nos iluminan y
acompañan cotidianamente en nuestro propio ministerio.

Ciertamente esto que acá esbozamos, y presentamos con más detalle en nuestro aporte adjunto, supone una
serie de consecuencias concretas en la vida de los presbíteros que acá queremos presentarles a modo de sugerencia:

1C revisión de los destinos y “promociones” ministeriales para que sean


coherentes con la opción preferencial por los pobres;
2C revisión del modo de vivir y llevar los seminarios a fin de que sean casa de
los pobres, y que los modelos presbiterales para los que se forman también lo
sean;
3C revisión de los modos de vida que separan a los presbíteros del pueblo,
incluyendo trabajo, vestimenta, celibato obligatorio, casa, pobreza...
4C revisión de la liturgia a fin de alcanzar la inculturación creativa que
permita que el pueblo, y particularmente los pobres, la experimenten como
lenguaje propio para acercarse a Dios;
5C revisión de los modelos presbiterales que se presentan a los candidatos al
ministerio y a los ministros ordenados, a fin de que den respuesta a las realidades
que viven;
6C revisión de lo que se pide principalmente a los presbíteros, recordando que
la centralidad debe estar puesta en el reino y la evangelización antes que en el
culto;
7C revisión de la relación presbíteros – obispos, a fin de que se concrete el
proyecto de amistad, fraternidad y colaboración, recordando que nada es más
importante que ser hijos de Dios, y que tanto unos como otros estamos al servicio
del pueblo de Dios:
8C revisión de toda espiritualidad que no sea un verdadero “caminar según el
Espíritu” sino que se parezca más a una evasión platónica, y que esa espiritualidad
lleve a “poner un oído en el Evangelio y un oído en el corazón del pueblo” dando
así respuesta a los desafíos por los que Dios nos conduce.
Esperando haber aportado desde nuestra experiencia y ministerio, y deseando ser escuchados con un
corazón libre, nos despedimos de Ud. cordialmente

1. Pbro. Eduardo de la Serna (Quilmes) 34. R.P. Daniel Benítez (misionero de


2. R.P. Arnoldo Ederle svd (Jujuy) San Cayetano)(San Miguel)
3. Pbro.Marcelo Sarrailh (Córdoba) 35. R.P. Francisco Murray
4. R.P. Marcos Alemán sj (Buenos Aires) (pasionista) (Buenos Aires)
5. Pbro. Marcelo Ciaramella (Quilmes) 36. R.P. Bernardo Hughes (pasionista)
6. Pbro. David Meza (Quilmes) (Buenos Aires)
7. R.P. Pablo Javier Agüero fm (Quilmes) 37. R.P. Marcelo Prez (pasionista)
8. Pbro. José Piguillem (Merlo-Moreno) (Buenos Aires)
9. Pbro. Siverio Benítez (Merlo-Moreno) 38. R.P. Carlos Saracini (pasionista)
10. Pbro. Gustavo Alvarez (Merlo-Moreno) (Buenos Aires)
11. R.P. Alfredo H. Altamira sj (Buenos Aires) 39. R.P. Daniel Echeverría (misionero
12. R.P. José M. Meisegeier sj (Buenos Aires) de los SS.Corazones) (Merlo-
13. Pbro. Ramón Gómez (Quilmes) Moreno)
14. Pbro. Lucio Carvalho Rodrigues (Quilmes) 40. Pbro. Pablo Escariz (Merlo-Moreno)
15. Pbro. Hugo Finola (Quilmes) 41. R.P.Germán Pravia fm (Quilmes)
16. Pbro. Ignacio Blanco (Quilmes) 42. Pbro. Jorge Marenco (San Isidro)
17. R.P. Juan Luis Moyano sj (San Miguel) 43. Pbro. Jorge Aloi (Rosario)
18. Pbro. Nicolás Alessio (Córdoba) 44. Pbro. Jose Carlos Cortez (Rosario)
19. R. P. Miguel Angel Muñoz sdb (Quilmes) 45. Pbro. Jorge Talijancic (Rosario)
20. Pbro. Hernán Ingelmo (Neuquén) 46. Pbro. Daniel Siñeriz (Rosario)
21. Pbro. Carlos Ponce de León (Córdoba) 47. Pbro. Adolfo Segovia (Rosario)
22. Pbro. Juan Carlos Ortiz (Córdoba) 48. Pbro. Juan Carlos Aguiar (Rosario)
23. Pbro. José Mariani (Córdoba) 49. Pbro. Agustín Amantini (Rosario)
24. R.P. Juan José Romero (Córdoba) 50. Pbro. Salvador Yaco (Rosario)
25. R.P. José Antonio Farfán (Córdoba) 51. Pbro. Genaro Iachini (Rosario)
26. Pbro. Esteban Domingo (Córdoba) 52. Pbro. Juan José Gravet (Rosario)
27. Pbro. José Raimundo Alessio (Córdoba) 53. Pbro. Anibal Filippini (San Isidro)
28. Pbro. Alberto Garione (Córdoba) 54. R.P. Félix Gibbs fm (Quilmes)
29. Pbro. Julio Cesar Aguirre (Córdoba) 55. Pbro. Javier Buere (Quilmes)
30. R.P. Alfredo Constable sj (Córdoba) 56. R.P. Jorge Acosta (palotino)
31. Pbro. Víctor Acha (Córdoba) (Merlo-Moreno)
32. Pbro. Juan Manuel González (Córdoba) 57. R.P. Néstor Zubeldía sdb (La Pampa)
33. R.P. Juan Aversa sdb (La Plata) 58. Pbro. Vicente Reale (Mendoza)
59. Pbro. Angel M. Caputo (Quilmes)
60. Pbro. Juan José Olivera (Merlo-Moreno) 74. Pbro. Hugo Carrillo (Córdoba)
61. Pbro. Oscar Miñarro (Merlo-Moreno) 75. R.P. Rodolfo Viano ofm (Bahía Blanca)
62. R.P. Sergio Marcos Agüero fm 76. Pbro. Juan D'Amico (Bahía Blanca)
(Merlo-Moreno) 77. R.P. Aldo Pasqualotto misionero
63. R.P. Eduardo Germán Leuzzi fm scalabriniano (Bahía Blanca)
(Merlo-Moreno) 78. Pbro. Carlos Gómez (La Plata)
64. R.P. Ramón Insua sdb (Quilmes) 79. Pbro. Miguel Anquetil (Viedma)
65. Pbro. Rodolfo Taboada (San Isidro) 80. Pbro. Sergio Lamberti (Santiago
66. Pbro. Marcelo Eyheramendy (Quilmes) del Estero)
67. Pbro. Miguel Hrymacz (Quilmes) 81. Pbro. José Luis Calcagno (Quilmes)
68. Pbro. Claudio Faivre Duboz (Alto 82. R.P. Alberto Faraoni sdb (Buenos Aires)
Valle de Río Negro) 83. R.P. Germán Fernández, omi (Córdoba) 84.
69. Pbro. Gustavo Glería (Córdoba) R.P.Valentín Fernández, omi (Córdoba)
70. Pbro. Ulrich Theodor Timpte (Quilmes) 85. R.P. Sergio Daniel Menegoni, omi
71. R.P. Marcos Aguirre sdb (Córdoba) (Córdoba)
72. R.P. Othon Julio Li sj (Buenos Aires)
73. Pbro. Jorge Jara (San Isidro)